Chapter

4. Integración comercial en América Latina y el Caribe: Entusiasmo, esperanza y realidad

Author(s):
International Monetary Fund. Western Hemisphere Dept.
Published Date:
October 2015
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La región de América Latina y el Caribe (ALC) está menos abierta al comercio exterior que la mayoría de las otras regiones de mercados emergentes. En este capítulo se observa que en la mayoría de los países de la región el comercio se ha situado por debajo del nivel que sería de esperar dados sus fundamentos económicos, a pesar de que varios de esos países han realizado esfuerzos para lograr una mayor apertura comercial. Los países con buen desempeño han sido capaces de penetrar los principales mercados internacionales, incluidas las economías avanzadas, lo cual exige niveles más altos de productividad y competitividad. ALC puede beneficiarse de una integración más profunda en las cadenas mundiales de valor, aunque se observa que el impacto directo en el comercio parece ser limitado en el corto plazo. Por último, los acuerdos comerciales deberían centrarse en potenciar la competitividad en los mercados internacionales, evitando la creación de bloques comerciales con una visión de protección a nivel regional.

El crecimiento en América Latina y el Caribe (ALC) ha venido desacelerándose por varios años, en medio de un deterioro general de los términos de intercambio y de desafíos apremiantes en materia de política (capítulo 2). En este contexto, una estrategia que se ha planteado para reimpulsar el dinamismo económico de la región consiste en profundizar la integración comercial—dentro de la región y con el resto del mundo (gráfico 4.1) (Banco Mundial, 2014; De la Torre et al., 2015).

Gráfico 4.1Comercio: ALC y otras regiones

Fuentes: Eora MRIO; Comtrade; CEPPI; FMI, base de datos del informe WEO, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: EED = economías emergentes y en desarrollo; ALC = América Latina y el Caribe. EED de Asia* excluye China. La apertura (bruta) es la suma de las exportaciones e importaciones brutas dividida por el PIB nominal obtenido de la base de datos de Perspectivas de la economía mundial del FMI.

Las economías de ALC, al igual que otras economías emergentes de Asia y Europa, han incrementado significativamente su participación en las exportaciones mundiales en los últimos 25 años, ya sea en términos de flujos brutos (exportaciones de bienes y servicios, finales o intermedios) o de valor agregado de las exportaciones (gráfico 4.1)1. No obstante, el fuerte crecimiento de las cifras de exportaciones en ALC se ha debido en parte al repunte de precios durante el boom de las materias primas que dio lugar a una tendencia subyacente de mayor concentración de las exportaciones. Ante estas circunstancias, resulta ahora oportuno hacer un balance de las principales tendencias comerciales en ALC, inclusive comparándolas con otras regiones de mercados emergentes, y analizar el potencial de una integración comercial más profunda y sus ventajas.

El contexto

En este capítulo se destacan tres antecedentes importantes a la hora de analizar las políticas para promover el comercio en ALC: El carácter heterogéneo de la orientación de las políticas, las tendencias del comercio intrarregional y la función de los potenciales centros de comercio exterior (trade hubs) de la región (Brasil y México).

1. La región se distingue por la heterogeneidad de la apertura comercial y de la orientación de sus políticas comerciales.

En términos de apertura comercial, en América Latina y el Caribe se observan vastas diferencias entre los países, con cifras de importaciones y exportaciones brutas que varían de 25 por ciento del PIB a 125 por ciento del PIB. La variación de la apertura comercial medida en función del valor agregado no deja de ser importante, pero es menor (gráfico 4.2).

Gráfico 4.2Apertura y políticas de comercio

Fuentes: Eora MRIO; Comtrade de Naciones Unidas; CEPPI; FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial; base de datos arancelarios WDI del Banco Mundial, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: EED = economías emergentes y en desarrollo; ALC = América Latina y el Caribe. La apertura (valor agregado) utiliza las exportaciones de valor agregado según la definición de Koopman, Wang y Wei, 2014, divididas por el PIB nominal. Los aranceles se calculan como promedio ponderado de todos los sectores. En el caso de Asia, se usa el promedio simple de todas las economías emergentes y en desarrollo. Véanse las abreviaturas de los nombres de países y regiones en la página 95.

En lo que respecta a las políticas comerciales (gráfico 4.2), la región presenta también un alto grado de diversidad, con niveles arancelarios que van desde 1,5 por ciento hasta casi 14,5 por ciento. Aun así, todos los países de la región han dado pasos con vista a reducir las restricciones comerciales desde 1990 (gráfico 4.2).

Si bien propician un comercio más intenso, los aranceles medios más bajos de por sí solos quizá no basten para lograr una mayor y más homogénea apertura comercial en toda ALC. Este proceso posiblemente tenderá a ser particularmente difícil en el actual contexto de desaceleración del comercio mundial (FMI, 2015b).

2. El comercio intrarregional en ALC—como proporción de las exportaciones totales de la región—es comparable con el de otras regiones de países emergentes y en desarrollo. Pero su composición es diferente: está sesgada hacia los bienes finales.

El comercio intrarregional como proporción de las exportaciones en ALC es menor que en otras regiones (como Europa o Asia), pero si las comparaciones se restringen únicamente a los países emergentes y en desarrollo, ALC parece tener niveles similares de integración comercial (gráfico 4.3). Pero una diferencia clara está en la composición de los flujos comerciales dentro de la región, que están más orientados hacia los bienes finales que en otras regiones (gráficos 4.3 y 4.6).

Gráfico 4.3Comercio intrarregional

Fuentes: Eora MRIO; FMI, base de datos de Direction of Trade Statistics, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: EED = economías emergentes y en desarrollo; ALC = América Latina y el Caribe.

1 Las barras denotan las exportaciones cuyos destinos están dentro de la región, divididas por las exportaciones totales de la región. Los círculos corresponden a la mediana de la relación entre exportaciones intrarregionales y exportaciones totales, de cada región.

2 Las economías seleccionadas de Asia incluyen Camboya, China, Filipinas, Indonesia, Malasia, la provincia china de Taiwan, Tailandia y Vietnam.

3 Promedio ponderado basado en las exportaciones por sector. Asia comprende solo países emergentes y en desarrollo.

Gráfico 4.4Vínculos regionales y entorno empresarial

Fuentes: Eora MRIO; cálculos del personal técnico del FMI, y Doing Business 2015, Banco Mundial.

Nota: El sombreado de países en el mapa indica el nivel de exportaciones intrarregional de cada país, es decir el total de exportaciones brutas dentro de ALC. Las flechas indican los 10 flujos de exportación bilateral principales para cada subregión, con destino en las Américas. El grosor de cada flecha denota el valor del flujo de exportaciones bilaterales en 2012, en dólares de EE.UU. corrientes. Véanse las abreviaturas de los nombres de los países y regiones en la página 95.

Gráfico 4.5Países de importancia sistémica en el comercio de ALC

Fuentes: Eora MRIO; FMI, base de datos de Direction of Trade Statistics, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Los puntos denotan el número de veces que aparece dentro de los cinco principales destinos de exportaciones dentro de ALC, para cada país, en 2014 y 1990. Véanse las abreviaturas de los nombres de países y regiones en la página 95.

1 Solo se consideran destinos dentro de ALC.

Gráfico 4.6Bienes intermedios y finales; principales socios

(Flecha: dólares de EE.UU. corrientes; sombreado: porcentaje de las exportaciones del país)

Fuentes: Eora MRIO y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: BI = bienes intermedios, BF = bienes finales. El sombreado de los países en el mapa denota las exportaciones de bienes intermedios de cada país como proporción de las sus exportaciones totales. Las flechas indican los tres principales destinos de las exportaciones y las tres principales fuentes de importaciones, para ALC en su conjunto en 1990 y 2012, para bienes finales e intermedios. El grosor de cada flecha denota el valor del flujo de exportaciones (importaciones) agregadas en 1990 y 2012, en dólares de EE.UU. corrientes.

Estas tendencias del comercio exterior son consistentes con las ventajas comparativas y las dotaciones de recursos naturales de la región, como se deduce de las contribuciones de los sectores agrícola y minero al contenido interno de las exportaciones (gráfico 4.3).

Las similares estructuras de producción en ALC, que están concentradas en el sector de las materias primas, limitan el margen disponible en el corto plazo para incrementar el comercio de bienes intermedios. Las desventajas estructurales de la región (gráfico 4.4) también complican la materialización de las capacidades productivas complementarias y la diversificación económica. Aun así, cabe recalcar que se observa una considerable heterogeneidad en los diferentes países de ALC en cuanto al alcance del comercio intrarregional.

3. Brasil y México no están desempeñando el papel de centros del comercio exterior dinámicos de ALC, como China lo hace entre las economías emergentes de Asia.

Ninguna economía de ALC ha desempeñado el doble papel de exportador competitivo a los principales mercados internacionales e importador de relevancia sistémica dentro de la región (en particular, en relación a los bienes intermedios), es decir, un centro de comercio exterior. Concretamente:

  • Brasil y México están entre los cinco principales socios comerciales de solamente 12 países de la región (gráfico 4.5). Los vínculos de México con Estados Unidos son muy sólidos, pero la integración con el resto de ALC sigue siendo limitada. La relevancia de Brasil como destino del comercio regional ha aumentado (véase el gráfico 4.5), pero sus importantes vínculos con Argentina y otras economías vecinas no se han complementado con un aumento de la penetración de mercado que vaya más allá de los países inmediatamente adyacentes.

  • En marcado contraste, China se ha convertido en un catalizador de capacidades productivas complementarias más amplias, al mismo tiempo en que experimentó una importante transformación estructural. China ha pasado a ser un centro de comercio exterior y de procesamiento de bienes intermedios con creciente acceso a los principales mercados internacionales de las economías avanzadas, así como un motor indispensable de dinamismo regional que en la actualidad no existe en ALC (Blyde, 2014; Baumann, 2008).

Estados Unidos sigue siendo un socio comercial fundamental para los países de ALC. No obstante, el desarrollo de un sólido centro de comercio exterior en los mercados emergentes podría mejorar aún más las perspectivas de intercambio comercial de la región.

Dados los fundamentos, ¿podría el desempeño comercial de ALC considerarse deficiente?

Aplicamos modelos de gravedad a los flujos comerciales bilaterales con el fin de evaluar formalmente la evolución del comercio en un conjunto amplio de economías; véase Anderson, 2011; Shepherd, 2013; Noguera, 20122. El modelo de gravedad ofrece un parámetro de referencia útil que permite tener en cuenta los factores comunes que determinan el comercio, los cuales empleamos para caracterizar las “brechas” de intensidad del comercio en las distintas regiones y países en función de los valores residuales estimados. Se consideraron diferentes especificaciones basadas en la siguiente ecuación:

La variable eijt corresponde al logaritmo de las exportaciones bilaterales entre los países i y j en el período t. El modelo I incluye un conjunto limitado de variables comunes explicativas en el vector X (a saber, PIB de los países i y j, distancia, contigüidad, existencia de un idioma común, existencia de una previa relación colonial, falta de salida al mar del país exportador y efectos fijos de tiempo) (véase el cuadro 4.1).

Cuadro 4.1.Ecuación de gravedad
Variables(1) MCO exportaciones brutas(2) MCO valor agregado(3) MCO exportaciones brutas(4) MCO valor agregado(5) POISSON exportaciones brutas(6) POISSON valor agregado
Rezago Ln PIB declarante1,202***0,967***0,430***0,247***0,516***0,435***
(0,006)(0,005)(0,024)(0,007)(0,037)(0,022)
Rezago Ln PIB socio0,904***0,836***0,578***0,439***0,635***0,739***
(0,006)(0,004)(0,017)(0,006)(0,035)(0,029)
Ln distancia ponderada−1,316***−0,648***
(0,020)(0,017)
Contigüidad0,972***0,876***
(0,104)(0,110)
Idioma oficial común0,615***0,453***
(0,047)(0,040)
Relación colonial1,082***0,580***
(0,103)(0,096)
Colonizador común después de 19450,988***0,245***
(0,067)(0,057)
Falta de salida al mar−0,326***0,001
(0,037)(0,025)
Ln precios de exportación de materia prima0,1580,467***0,869***0,327***
(0,104)(0,022)(0,133)(0,076)
Acuerdo comercial0,0450,018**0,067*0,020
(0,034)(0,009)(0,040)(0,019)
EED de Asia0,174*0,109***0,0570,058
(0,096)(0,037)(0,060)(0,045)
EED de Europa0,238***0,028**−0,028−0,004
(0,061)(0,014)(0,064)(0,032)
ALC−0,211***−0,135***0,030−0,008
(0,078)(0,017)(0,072)(0,032)
Rezago FVA_exports−0,005−0,011***0,017**−0,012***
(0,003)(0,001)(0,007)(0,003)
EED de Asia0,058***0,014***0,050***0,041***
(0,005)(0,002)(0,008)(0,005)
EED de Europa0,034***0,009***0,032***0,004
(0,005)(0,001)(0,006)(0,003)
ALC0,032***−0,008***0,019*0,032***
(0,005)(0,002)(0,010)(0,004)
Rezago VA_exports (intermedio reexportados)−0,039**−0,039***0,011−0,066***
(0,019)(0,006)(0,040)(0,016)
EED de Asia0,139***0,071***0,084**0,160***
(0,021)(0,007)(0,041)(0,020)
EED de Europa−0,0110,085***0,124***0,018
(0,027)(0,007)(0,037)(0,016)
ALC0,171***0,084***0,169***0,130***
(0,025)(0,007)(0,040)(0,025)
Constante−1,595***−5,776***−10,779***−9,804***
(0,182)(0,151)(0,488)(0,102)
Observaciones397,826316,047371,609337,368510,843563,731
R20,6350,790
R2 efectos fijos0,2320,417
Log pseudo-verosimilitud−75117−59389
Efecto fijo de tiempo/Efecto fijo para bilateralSÍ/NOSÍ/NOSÍ/SÍSÍ/SÍSÍ/SÍSÍ/SÍ
Número de id23,41922,19123,41927,222
Nota: Muestra: Período 1990–2013 para las exportaciones brutas y período 1990–2012 para las exportaciones de valor agregado. Estimación por MCO con errores estándar robustos agrupados - *** p<0,01, ** p<0,05, * p<0,1. Los efectos fijos en el tiempo no se muestran pero están incluidos en todos los modelos. Se estima conjunto completo de variables dummy para acuerdos comerciales, valor agregado externo (FVA) y valor agregado (VA) para todas las regiones (modelos 3–6), pero se muestran solo los correspondientes a economías emergentes y en desarrollo de Asia, Europa y ALC. Los efectos fijos de pares bilaterales se incluyen en los modelos 3–6. Las series de términos de intercambio de las materias primas se basan en Gruss (2014).

Más adelante en el capítulo se introduce el modelo II, que incluye efectos fijos de pares bilaterales (vector U), y un conjunto de variables adicionales, como cadenas de suministro y medidas relacionadas con la política comercial, incluidas en el vector W3.

Los residuos estimados obtenidos del modelo I captan la intensidad del comercio a nivel bilateral después de controlar el efecto del conjunto básico de determinantes. El modelo se estima tanto para las exportaciones brutas como para las exportaciones de valor agregado4. Los valores residuales resultantes pueden interpretarse como desviaciones de las intensidades observadas de las exportaciones con respecto a las predicciones basadas en determinantes geográficos y culturales y efectos fijos de tiempo. En el gráfico 4.7 se muestra un resumen de esos residuos, o brechas de la intensidad del comercio.

Gráfico 4.7Brechas estimadas de intensidad del comercio

(Basadas en residuos de las regresiones de gravedad)

Fuentes: CEPPI; FMI, base de datos del informe WEO; Comtrade de Naciones Unidas, y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Las barras corresponden a los residuos medios estimados en el modelo de gravedad que incluye las siguientes variables independientes: distancia, contigüidad, idioma, país colonizador, falta de salida al mar y efectos fijos de tiempo.

2 Promedio ponderado en función del PIB.

Nota: La barra de las economías seleccionadas de Asia (2001-13) tiene tope: el valor alcanza 0,6 (exportaciones brutas, panel 1) y 0,4 (exportaciones de valor agregado, panel 2). Las barras de América Central, el Caribe y América del Sur también son medias ponderadas en función del PIB.

Nota: EED = economías emergentes y en desarrollo. Las economías seleccionadas de Asia son Camboya, China, Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam.

En promedio, siempre que las demás condiciones no varíen, los países de ALC se destacan por presentar brechas de intensidad del comercio bilateral en ambos períodos de la muestra (1990–2000 y 2001–13), observándose un empeoramiento de su situación comparativa más recientemente; este resultado es válido en los casos de las exportaciones brutas y de valor agregado (gráfico 4.7), y América del Sur es el principal factor detrás de este resultado.

Heterogeneidad en ALC

Las estimaciones de los residuos del modelo básico de gravedad también pueden usarse para resaltar la heterogeneidad regional en lo que se refiere a la intensidad del comercio (gráfico 4.8). Argentina y Brasil, por ejemplo, presentan residuos negativos relativamente importantes, lo cual indica que su comercio está por debajo de lo que se esperaría en función de sus fundamentos económicos, algo que parece ser coherente con sus políticas comerciales más restrictivas. No obstante, varias economías con políticas más favorables al comercio, como por ejemplo, Colombia, Costa Rica o Perú, tampoco logran colmar las expectativas.

Gráfico 4.8Heterogeneidad en ALC, 2000–131

(Unidades, residuos medios)

Fuentes: CEPPI; FMI, base de datos del informe WEO; Comtrade de Naciones Unidas, y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Basada en estimación PPML de la ecuación de gravedad. Las barras corresponden a la media de los residuos estimados en el modelo I. Venezuela tiene un alto residuo de valor agregado debido a las exportaciones de petróleo. Véanse las abreviaturas de los nombres de países y regiones en la página 95.

Un factor que parece afectar el desempeño medio del comercio en comparación con el parámetro de referencia del modelo es cuán bueno (o malo) es el desempeño de las economías en los principales mercados internacionales. Esto puede ilustrarse examinando los residuos con respecto a socios específicos de países en extremos opuestos del gráfico 4.8.

  • Por ejemplo, por un lado, el sólido desempeño medio del comercio de México obedece abrumadoramente a los flujos de comercio bilateral con Estados Unidos. En el caso de Brasil, en cambio, un residuo negativo particularmente abultado de los flujos comerciales con Estados Unidos es la razón de la amplia brecha media de su intensidad del comercio.

  • En el caso de Chile, las fuentes de los residuos son un poco más variadas, e incluyen no solo el comercio con China, como es de prever, sino también con Corea y Japón. En Colombia, las flojas exportaciones bilaterales a los dos principales países de la región (Brasil y México) pesan sobre los residuos medios.

El análisis asimismo corrobora el limitado papel que Brasil y México cumplen como centros de comercio exterior regionales. Los residuos de las exportaciones de países de ALC a Brasil y México son bajos, en especial en comparación con los residuos de las exportaciones de los países asiáticos a China (gráfico 4.9).

Gráfico 4.9Centros de comercio regionales: Brasil, China y México

(Residuos medios de las ecuaciones de gravedad, 2001–13)

Fuentes: CEPPI; FMI, base de datos del informe WEO; Comtrade de Naciones Unidas, y cálculos del personal técnico del FMI, basándose en la estimación de pseudo-máxima verosimilitud de Poisson.

Nota: Véanse las abreviaturas de los nombres de países y regiones en la página 95.

La importancia del desempeño en las principales economías mundiales no se debe meramente al tamaño, ya que en este marco se tiene en cuenta el PIB tanto del país declarante como de sus socios. No obstante, por definición, los residuos reflejan una serie de factores que inciden en la competitividad y que no están incluidos directamente en la regresión. Por lo tanto, recurrimos a un marco con efectos fijos de pares bilaterales, para tener en cuenta la heterogeneidad no observada5.

La función de las cadenas de valor y los acuerdos comerciales

El surgimiento de cadenas de valor en distintos países ha contribuido a los crecientes volúmenes comerciales y ha dado lugar a efectos derrame positivos en el crecimiento de varias economías asiáticas6. Para examinar la función que cumplen las cadenas de suministro mundiales se amplió el modelo I con dos variables (incluidas en el vector W de la ecuación 4.1): 1) valor agregado externo en las exportaciones brutas y 2) valor agregado interno de las exportaciones de bienes intermedios que se reexportan a terceros países7. La especificación incluye efectos fijos de pares bilaterales (vector U en la ecuación 4.1). Ambas variables de CMV (cadenas mundiales de valor) se utilizan a nivel de país (no a nivel de pares bilaterales), se miden como porcentaje de las exportaciones brutas y se rezagan en la estimación. Con ellas se pretende captar el impacto que las características predeterminadas de toda una economía relacionadas con las cadenas mundiales de valor tienen sobre la evolución del comercio bilateral.

Un mayor valor agregado externo en las exportaciones brutas suele captar un aumento en la integración en las cadenas mundiales de valor. Por ejemplo, las importaciones de bienes intermedios para ensamblar y exportar un producto final incorporarían un mayor valor agregado a la producción. Los países que están en las etapas más avanzadas de la cadena mundial de producción tienden a tener un mayor valor agregado externo en sus exportaciones, mientras que las economías ricas en materias primas ocupan los segmentos iniciales de la cadena de producción y, como es natural, la proporción de valor agregado externo en sus exportaciones es menor.

La otra variable de la cadena de suministro mundial que se usa en el análisis es menos conocida: el valor agregado interno incorporado en exportaciones de bienes intermedios que se reexportan a terceros países. Este indicador capta el grado en que las economías suministran insumos intermedios a terceros países, gracias a lo cual participan en cadenas productivas más largas.

Los resultados econométricos indican que los países con un mayor contenido externo en las exportaciones (mayor integración en las cadenas mundiales de valor) suelen presentar un mejor rendimiento en términos de flujos de exportaciones bilaterales brutas. Sin embargo, el impacto cuantitativo directo es pequeño y más fuerte en el caso de las economías emergentes y en desarrollo de Asia que en el caso de ALC. Un avance del percentil 5 al percentil 95 del valor agregado externo en la muestra está vinculado a un aumento de las exportaciones brutas de aproximadamente 3 por ciento en el caso de Asia, frente a 2 por ciento en el caso de ALC.

Los resultados también indican que las economías que participan en el comercio de cadenas de suministro más largas presentan un rendimiento más sólido del comercio bilateral. Aquí también el impacto cuantitativo directo es relativamente pequeño, pero más fuerte en ALC que en Asia. Un avance del percentil 5 al percentil 95 en la muestra está vinculado a un aumento de las exportaciones brutas de aproximadamente 2 por ciento en ALC, frente a 1 por ciento en el caso de las economías emergentes y en desarrollo de Asia8.

El impacto directo a corto plazo de las variables agregadas de las CMV, que es económicamente reducido pero estadísticamente significativo, indica que se necesita más que una mera integración comercial. Para cosechar frutos a largo plazo, ALC debe aprovechar el comercio exterior para fomentar la propagación de conocimientos y la innovación, un desafío al que la región se enfrenta desde hace mucho tiempo (De la Torre, Lederman y Pienknagura, 2015).

Por último, después de controlar la dinámica de CMV de cada país a lo largo del tiempo y la heterogeneidad no observada a nivel de los pares bilaterales, se investigó el efecto de los acuerdos comerciales en la evolución de las exportaciones bilaterales9. Los resultados (cuadro 4.1) obtenidos del modelo II indican que los acuerdos comerciales no han sido eficaces como mecanismos para mejorar el desempeño de las exportaciones de ALC. Sin embargo, este resultado se invierte si se usan los efectos fijos de país en lugar de los efectos fijos de pares bilaterales10. Estos resultados contrastantes sobre el efecto de los acuerdos comerciales son comunes en otros estudios11. En general, la conclusión que se extrae de estos resultados y de los estudios conexos es que un aumento del número de acuerdos comerciales quizá no estimule el comercio exterior. Los beneficios reales dependerán de los aspectos específicos de cada acuerdo y de sus reformas.

Conclusiones de políticas

Mejorar el desempeño de las exportaciones en ALC es una tarea crítica y a la vez compleja. Muchas economías de la región están enfrentando fuertes desaceleraciones acompañadas de un empeoramiento de las perspectivas a mediano plazo. Los ajustes de los tipos de cambio en toda la región seguirán desempeñando una función importante, pero el aprovechamiento del comercio exterior como un motor del crecimiento a mediano plazo es una propuesta más compleja.

A lo largo de los últimos 25 años, ALC ha permanecido más cerrada al comercio exterior que otras regiones de mercados emergentes, y el comercio de la mayoría de las economías de la región se sitúa por debajo del nivel que sería de esperar en virtud de sus fundamentos económicos. Esto ha sucedido pese a los esfuerzos de política para reducir las barreras comerciales en la región. Si bien mantenemos una postura realista frente a la posibilidad de lograr una mejoría notable, en el capítulo planteamos algunas formas en que las políticas podrían resultar útiles:

  • Son importantes los esfuerzos para penetrar en los principales mercados internacionales, tanto a través de las economías avanzadas como de los centros regionales comerciales de mercados emergentes. Para ir ganando cuotas de participación en los mercados en un entorno competitivo, se precisan avances más firmes de las reformas estructurales dentro a ALC12.

  • ALC debería procurar ampliar su participación en las cadenas de producción integradas por varios países, y eliminar las barreras al comercio de bienes intermedios. No obstante, el efecto cuantitativo directo de estas reformas en el comercio seguirá siendo reducido en el corto plazo, si la integración comercial no da lugar a un crecimiento sostenido de la productividad. Para lograrlo, la mejor ruta es preparar el terreno de tal manera que se facilite la reasignación de recursos, la propagación de conocimientos y la innovación, sobre todo al destrabar el comercio intrasectorial (De La Torre, Lederman y Pienknagura, 2015). En este sentido, los estudios han demostrado que las instituciones (el cumplimiento de los contratos y la calidad del sistema judicial, en particular) son importantes vehículos para fomentar el comercio, sobre todo en los que se refiere a los insumos intermedios (Nunn, 2007).

  • Los acuerdos comerciales no representan una panacea para fomentar el comercio exterior. La reducción de los aranceles es una medida necesaria pero no suficiente; tiene que ir acompañada de reformas estructurales y de reducción de las barreras no arancelarias. Los acuerdos comerciales deberían ser una herramienta para potenciar la competitividad en los mercados internacionales, y ALC debería evitar el riesgo de crear bloques regionales protegidos o de reintroducir políticas cerradas (inward looking policies) (Taylor, 1998). En las negociaciones de comercio a escala multirregional, los países de ALC se enfrentan a un desafío a la hora de promover sus intereses; Chile, México y Perú, que participan en el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), son un claro ejemplo de ello13. Una observación final, pero no por eso menos importante, es que la proliferación de los acuerdos comerciales exige una mayor coordinación de las múltiples iniciativas vigentes y previstas, algo que es especialmente pertinente en el caso del MERCOSUR y la Alianza del Pacífico.

Nota: Preparado por Natalija Novta y Fabiano Rodrigues Bastos, con la excelente asistencia de investigación de Steve Brito.

Las exportaciones brutas pueden ser descompuestas en contenido (o valor agregado) interno y contenido externo (para más detalles véase Koopman, Wang y Wei, 2014). El desempeño de China es especialmente sólido, ya que su proporción de las exportaciones mundiales ha aumentado aproximadamente 10 puntos porcentuales durante este período.

En la última década, las investigaciones se han centrado en los fundamentos teóricos de la ecuación de gravedad; véase Anderson y van Wincoop, 2003.

La muestra incluye las exportaciones bilaterales desde 1990 hasta 2012 o 2013 (dependiendo de la variable). Se usaron los siguientes conjuntos de datos: COMTRADE, EORA, WEO y CEPPI. El modelo se estima usando mínimos cuadrados ordinarios (MCO) con errores estándar robustos agrupados, y también mediante el modelo de pseudo-máxima verosimilitud de Poisson (PPML, por sus siglas en inglés). Santos Silva y Tenreyro (2006) sostienen que la PPML tiene un mejor desempeño porque toma en cuenta los casos de flujos comerciales iguales a cero.

Los datos sobre exportaciones de valor agregado incluyen bienes y servicios, en tanto que los datos sobre exportaciones brutas abarcan únicamente bienes. Esta es una característica importante que conviene tener en cuenta ya que un creciente número de estudios sobre exportaciones de servicios documentan importantes idiosincrasias (véase Sáez et al., 2015).

También utilizamos especificaciones con efectos fijos de exportadores e importadores; véase Novta y Rodrigues Bastos, de próxima publicación.

Véase en la edición de octubre de 2015 de Perspectivas de la economía mundial, capítulo 3, un análisis sobre cómo la evolución de las cadenas mundiales de valor ha alterado la elasticidad de las exportaciones con respecto al tipo de cambio.

Este indicador, propuesto por primera vez por Koopman, Wang y Wei (2014), se basa en una descomposición del valor agregado interno que identifica los países en los que los bienes finales e intermedios son absorbidos.

Los resultados de las dos variables sobre CMV incluidas son robustos con respecto a la estimación de pseudo-máxima verosimilitud de Poisson (cuadro 4.1). Los resultados también son robustos cuando se usan efectos fijos de exportadores e importadores en lugar de los efectos fijos de pares bilaterales.

Introdujimos una variable dummy para acuerdos comerciales en el vector W de la ecuación 4.1. El conjunto de datos sobre acuerdos comerciales proviene de Sousa (2012).

Los resultados de esta especificación alternativa se analizan en Novta y Rodrigues Bastos (de próxima publicación). Básicamente, la especificación de efectos fijos a nivel de país controla la heterogeneidad no observada a través de efectos fijos del exportador e importador, en lugar del efecto fijo de los pares bilaterales. De esta forma, la especificación aprovecha no solo la variación a lo largo del tiempo, sino también la variación entre los pares bilaterales de cada país. La desventaja de este enfoque es que la heterogeneidad no observada a nivel de los pares bilaterales podría introducir en las estimaciones el sesgo de variables omitidas. Algunos estudios también han detectado un impacto reducido de los acuerdos comerciales en los flujos de exportaciones—Frankel, Stein y Wei, 1995; Frankel, 1997—, en tanto que otros autores—Baier y Bergstrand, 2007—han sostenido que se puede observar un impacto mayor si se considera la endogeneidad potencial de la política comercial.

Cipollina y Salvatici (2012) analizaron más de 80 distintos estudios sobre el tema, y resaltaron la variabilidad del impacto estimado, pero estuvieron de acuerdo con la opinión de que los acuerdos comerciales sí contribuyen al comercio.

Esta cuestión ya ha se ha subrayado en ediciones anteriores de esta publicación, concretamente, las de abril de 2015 y abril de 2013, donde también se analizan estrategias de política para mejorar las perspectivas de crecimiento a largo plazo.

En el TPP participan 12 países de Asia y América, entre ellos Estados Unidos.

    Other Resources Citing This Publication