Chapter

4. Después del boom: Precios de las materias primas y crecimiento económico en América Latina y el Caribe

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
April 2014
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En este capítulo se le da una nueva mirada al boom de las materias primas que experimentó América Latina y el Caribe (ALC) desde principios de la década de 2000, y se analiza cómo se vería afectada la región ante un panorama de precios más moderados. El análisis sugiere que el crecimiento económico de los próximos años podría ser significativamente menor que el registrado durante el boom de las materias primas, incluso si los precios se estabilizaran en los niveles relativamente altos en que se encuentran hoy en día. Los resultados argumentan en contra de compensar la desaceleración económica actual con políticas de estímulo de la demanda, y resaltan la necesidad de aplicar reformas estructurales ambiciosas para lograr un crecimiento sólido a mediano plazo.

Introducción

Luego de una década de aumentos sustanciales y generalizados, los precios internacionales de las materias primas se han estado debilitando desde 2012. Muchos analistas sostienen ahora que la fase ascendente del superciclo de las materias primas que comenzó a principios de la década de 2000 ha llegado a su fin1. De hecho, el mercado de futuros sugiere que los precios de las materias primas seguirían disminuyendo a corto plazo. Este panorama refleja, por un lado, el anticipo de un aumento de la oferta de materias primas y, por otro, una perspectiva de menor demanda por parte de algunos de los principales países importadores de materias primas, en especial China2. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias para los países exportadores de materias primas de ALC? Algunos analistas sostienen que la reciente desaceleración del crecimiento económico en la región se debe, en gran parte, al hecho de que los precios de las materias primas dejaron de crecer, lo que genera preocupaciones obvias de cara al futuro. Otros, en cambio, le restan importancia a esos temores, señalando que los precios siguen siendo más elevados que a mediados de la década pasada.

Este capítulo analiza las posibles consecuencias de una moderación del precio de las materias primas para el futuro crecimiento económico de la región. En primer lugar se documenta la magnitud de la escalada reciente de precios de las materias primas para cada país. Luego, se investiga si el crecimiento económico en la región en los próximos años se verá más afectado por el menor crecimiento de los precios de las materias primas o por el nivel todavía alto de esos precios.

El boom de las materias primas en ALC y su desenlace

Los precios internacionales de las materias primas, medidos en dólares corrientes de EE.UU., casi se triplicaron entre 2003 y 2013. Aunque el aumento fue generalizado, su magnitud difiere significativamente entre categorías: el precio del petróleo prácticamente se cuadruplicó y los precios de los metales se triplicaron, mientras que los de los productos agrícolas crecieron aproximadamente un 50 por ciento. Como se ilustra en ediciones anteriores de estas Perspectivas Económicas, el efecto que tuvo el aumento abrupto de los precios de las materias primas en cada país de ALC depende de la combinación específica de materias primas que exporta e importa cada uno de ellos3. A los efectos de este capítulo y a fin de reflejar esas características, se utilizan índices de precios netos de las materias primas (IPMP) específicos por país, combinando precios internacionales con datos de comercio exterior para cada materia prima4.

El boom de las materias primas en la década de 2000

Los IPMP de ALC aumentaron de manera abrupta desde mediados de la década de 2000. La tasa de crecimiento anual del IPMP para el exportador de materias primas promedio de ALC pasó a ser positiva en 2003, alcanzó tasas de dos dígitos en 2004 y se mantuvo en niveles positivos y elevados hasta 2011 (con la excepción de 2009)5. Parece adecuado, entonces, referirse al período 2003–11 como un período de “boom de las materias primas” para ALC.

Durante el boom, los IPMP de la región crecieron en promedio un 5½ por ciento por año (gráfico 4.1), un aumento similar al registrado en el caso de países exportadores de materias primas de otras regiones, como Australia e Indonesia. Venezuela registró la mejora más abrupta en términos de su IPMP entre los exportadores de materias primas de ALC, con una tasa de crecimiento anual promedio de más del 10 por ciento, una cifra similar a la experimentada por productores de petróleo de otras regiones. El único país exportador de materias primas de la muestra que no registró mejoras en su IPMP en ese período fue Uruguay, debido a su alta dependencia con respecto de las importaciones de petróleo6.

Gráfico 4.1.ALC: Aumento de los precios de las materias primas, 2003–111

(Variación porcentual anual promedio del IPMP)

Fuentes: Banco Mundial, Monitor económico mundial; FMI, informe WEO; ONU, Comtrade, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC = América Latina y el Caribe; IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

1 Véase una dicusión del IPMP en el texto. La muestra incluye los 12 mayores exportadores de materias primas en ALC. Se incluyen otros exportadores de materias primas de fuera de la región a modo de referencia (barras azules y rojas; estas últimas corresponden a los exportadores de petróleo).

Antecedentes históricos

La comparación del aumento de los IPMP durante 2003–11 con los de otros períodos comparables desde 1970 sugiere que el boom de los 2000 fue realmente excepcional para la mayoría de las economías de la región. En el gráfico 4.2 se muestra la distribución de las variaciones anuales promedio de los IPMP en períodos móviles de nueve años para los 12 principales exportadores de materias primas de ALC. En todos los casos, con excepción de Uruguay, la tasa de crecimiento anual promedio del IPMP durante el boom reciente se ubicó por encima del 8° decil de la distribución. Además, en muchos casos, el crecimiento promedio del IPMP del período 2003–11 se ubica próximo al máximo de la muestra. Los niveles promedio de los IPMP observados en la última década, en cambio, no se destacan en términos históricos (gráfico 4.3), con excepción de los casos de Chile y Venezuela. De hecho, en algunos países como Honduras y Uruguay, el nivel promedio del IPMP en 2003–11 se ubica próximo al mínimo de la muestra.

Gráfico 4.2.ALC: Aumento de los precios de las materias primas, 1970–20131

(Variación porcentual anual promedio del IPMP durante períodos móviles de 9 años)

Fuentes: Banco Mundial, Monitor económico mundial; FMI, informe WEO; ONU, Comtrade, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC = América Latina y el Caribe; IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

1 Las líneas negras denotan el rango del promedio de la variacion porcentual anual del IPMP en las ventanas de 9 años; el rectángulo denota el rango del 2o al 8o decil de la distribución, y los círculos denotan la variación porcentual anual promedio del IPMP en 2003–11.

Gráfico 4.3.ALC: Nivel de precios de las materias primas, 1970–20131

(Nivel promedio del IPMP durante períodos móviles de 9 años; 2012 = 100)

Fuentes: Banco Mundial, Monitor económico mundial; FMI, informe WEO; ONU, Comtrade, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC = América Latina y el Caribe; IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

1 Las líneas negras denotan el rango del promedio del nivel del IPMP en las ventanas de 9 años; el rectángulo denota el rango del 2o al 8o decil de la distribución, y los círculos denotan el nivel promedio del IPMP en 2003–11.

¿Se acabó el boom de las materias primas?

La incertidumbre que rodea las proyecciones sobre los precios de las materias primas hace que sea muy difícil tener certeza respecto de tendencias futuras. Sin embargo, la mayoría de los pronósticos sugieren que los precios de las materias primas se continuarán debilitando en los próximos años. En concreto, los pronósticos actuales sobre IPMP basados en los precios de los futuros de materias primas sugieren que hemos dejado atrás la cima del superciclo actual. Las perspectivas para el período 2014–19, basadas en los precios de los futuros, se caracterizan por una contracción abrupta de las tasas de crecimiento de los IPMP en ALC, con una tasa de crecimiento anual (promedio de las economías y a lo largo del tiempo) aproximadamente 6½ puntos porcentuales más baja que durante el boom y, en realidad, negativa para la mayoría de los países (gráfico 4.4). Sin embargo, los niveles promedio de los IPMP en el período 2014–19 se mantendrían más de 10 por ciento por encima de los niveles promedio observados durante el boom. A la luz de este panorama para las materias primas, resulta importante entender si son los precios elevados per se, o los aumentos sostenidos en los precios, lo que le imprime el mayor impulso al crecimiento económico de los países exportadores de materias primas.

Gráfico 4.4.ALC: Perspectivas de los precios de las materias primas, 2014–191

(Variación porcentual anual promedio del IPMP)

Fuentes: FMI, informe WEO; ONU, Comtrade, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC = América Latina y el Caribe; IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

1 Los IPMP de 2014–19 se construyen a partir de los precios de los futuros de las materias primas prevalecientes a fines de febrero de 2014.

2 Diferencia porcentual entre niveles promedio del IPMP en 2014–19 vs 2003–11.

Crecimiento en ALC tras el boom de las materias primas

¿Cuál sería el efecto sobre el crecimiento económico de ALC si los precios de las materias primas se mantienen elevados pero dejan de crecer? En esta sección se procurará responder esta pregunta en base a la evidencia histórica de las últimas cuatro décadas.

Marco de referencia

Antes de abordar el análisis empírico, parece útil repasar brevemente los posibles vínculos conceptuales entre los precios de las materias primas y el crecimiento económico. Considérese un exportador de materias primas que está creciendo a su tasa de estado estacionario cuando inesperadamente enfrenta un shock positivo de precios de las materias primas que se prevé que persista. El mayor ingreso asociado a la mejora en los términos de intercambio promovería la demanda de consumo, impulsando el crecimiento del producto interno (al mismo tiempo que aumentarían las importaciones). Ese impulso cíclico positivo se vería reforzado por el aumento de la inversión en el sector de materias primas en respuesta al aumento de la rentabilidad. El aumento de la inversión, a su vez, expandiría la capacidad productiva de la economía. De este modo, tanto el producto potencial como el real crecerían más rápido que en ausencia del shock de precios de materias primas. Sin embargo, este efecto sería temporal. Una vez que la inversión y el consumo se hayan ajustado al nuevo panorama de precios de las materias primas, el crecimiento del producto volvería a su nivel previo al shock, a menos que la nueva inversión genere un crecimiento permanentemente mayor de la productividad.

Los precios de las materias primas y el crecimiento: Una primera mirada

El gráfico 4.5 muestra un diagrama de dispersión entre los IPMP y el crecimiento del producto en los países exportadores de materias primas en ALC7. Los datos del panel superior no señalan ninguna relación significativa entre los niveles del IPMP y el crecimiento del producto en ALC, al menos desde la década de 1970. En contraste, el panel inferior sugiere la presencia de una relación positiva entre el crecimiento en los IPMP y el crecimiento del producto, en especial desde mediados de la década de 1990. Este simple análisis ofrece un indicio prima facie de que el estancamiento de los precios de las materias primas podría ser un obstáculo para el crecimiento de ALC en los próximos años, aún si los precios se mantuvieran estables en los niveles relativamente altos de hoy en día. No obstante, es necesario recurrir a un análisis multivariado más sofisticado para explorar las relaciones subyacentes y obtener predicciones cuantitativas sobre el crecimiento económico bajo escenarios concretos de precios de las materias primas.

Gráfico 4.5.ALC: Precios de las materias primas y crecimiento del PIB1

(Desviación porcentual respecto del promedio de la muestra)

Fuentes: Banco Mundial, Monitor económico mundial; FMI, informe WEO; ONU, Comtrade, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: ALC = América Latina y el Caribe; IPMP = Índice de precios netos de las materias primas.

1 Con el fin de identificar el impacto económico efectivo de los precios de las materias primas en el PIB en una comparación entre países, los IPMP se ajustan en base a la proporción del comercio de materias primas en el producto. Las tasas de crecimiento y los niveles del IPMP, así como las tasas de crecimiento del PIB, corresponden al promedio observado en ventanas de tres años y se reportan como desviaciones con respecto al promedio de la muestra del respectivo país.

Análisis multivariado

Nuestro análisis multivariado de la relación entre los precios de las materias primas y el crecimiento del producto se basa en una variante del modelo de vectores autorregresivos globales (GVAR, por sus siglas en inglés) propuesto en Pesaran, Schuermann y Weiner (2004). En particular, el análisis se lleva a cabo mediante una especificación que combina modelos de vectores de corrección de errores (VECM) estimados individualmente para 30 países que representan aproximadamente el 80 por ciento del PIB mundial, incluidas 13 economías de ALC8. El VECM a nivel de cada país permite captar los efectos sobre el producto tanto de los niveles como de los cambios en los precios de las materias primas, así como contemplar factores idiosincrásicos. A su vez, al combinar los VECM individuales en un modelo global se intenta tener en cuenta las interdependencias existentes entre economías (producto de enfrentar factores comunes, observados y no observados, pero también derivadas de efectos derrame de medidas de política o de índole comercial) y las dinámicas de equilibro general. El modelo se estima con datos anuales que van de 1970 a 2013 (a fin de capturar la mayor cantidad posible de ciclos de materias primas). El siguiente análisis se concentra en los resultados para un subconjunto de exportadores de materias primas de ALC, a saber: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay9.

En relación a las principales implicaciones del modelo, en primer lugar se analiza la respuesta del PIB a un shock de precios de las materias primas. En el gráfico 4.6 se muestra que un aumento del 10 por ciento en el IPMP de un país dado implicaría, en promedio, un aumento de su producto luego de tres años del 1 por ciento10. El efecto estimado es aproximadamente el doble para el caso de Chile y de Perú: un resultado plausible al tratarse de economías muy abiertas, en las que las materias primas representan una proporción elevada de sus exportaciones. En el caso de Brasil, con una proporción mucho más baja de exportaciones de materias primas en el PIB, la respuesta estimada no es sino la mitad de la del exportador de materias primas promedio de ALC.

Gráfico 4.6.Países seleccionados de América Latina: Respuesta del PIB a un aumento del 10 por ciento en los IPMP

(Respuesta acumulada después de 3 años; porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

La demanda de China ha sido un determinante clave de los precios internacionales de las materias primas en los últimos años (véase Erten y Ocampo, 2013b). En consecuencia, también consideramos la respuesta de los precios de las materias primas en el modelo frente a una disminución hipotética en el crecimiento del PIB de China. En el gráfico 4.7 se muestran los resultados: una caída del 1 por ciento en el PIB de China (con respecto a la tendencia) reduciría el IPMP promedio de los países de ALC aproximadamente un 4 por ciento al momento del impacto. Además, el IPMP promedio se mantendría cerca de un 2 por ciento por debajo de la tendencia dos años después del shock. Como en el caso previo, los resultados parecen cuantitativamente plausibles y son consistentes con resultados anteriores en la literatura especializada11.

Gráfico 4.7.Países seleccionados de América Latina: Respuesta del IPMP a una reducción del 1 por ciento del PIB de China con respecto a la tendencia1

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: IPMP = Índice de precios netos de las materias primas.

1 Desviación porcentual con respecto a la tendencia de los IPMP de países exportadores de materias primas seleccionados (Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay).

La pregunta clave, no obstante, es cómo se vería afectado el crecimiento económico de los exportadores de materias primas de ALC ante distintos escenarios de los precios de las materias primas. A fin de responderla, se utiliza el modelo de GVAR para obtener proyecciones del PIB para el período 2014–19, condicionadas por las sendas futuras de los IPMP y el precio del petróleo correspondientes a tres escenarios alternativos para los precios de las materias primas: i) un escenario de “precios estables”, que supone que los precios de las materias primas se mantienen estables en dólares de EE.UU. en los niveles promedio de 2013; ii) un escenario de “futuros”, en el que los precios de las materias primas evolucionan de acuerdo con los precios de mercado de los futuros de materias primas vigentes a fines de febrero de 201412, y iii) un escenario “adverso”, en el que todos los precios de las materias primas se asumen un 10 por ciento por debajo de los que implica el escenario de “futuros” al final del horizonte de proyección. Los IPMP de cada país asociados a los distintos escenarios de precios se exhiben en el gráfico 4.8.

Gráfico 4.8.Países seleccionados de América Latina: Crecimiento proyectado del IPMP bajo escenarios alternativos, 2014–19

(Variación porcentual anual promedio)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: IPMP = Índice de precios netos de las materias primas. En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

Resultados e implicancias de política

En líneas generales, los resultados sugieren que el crecimiento del producto en los próximos años se verá más afectado por el menor crecimiento proyectado para los precios de las materias primas que por los niveles aún elevados de esos precios. Esto es, incluso si los precios de las materias primas se mantuvieran estables en los niveles actuales, el crecimiento anual promedio del PIB en estos siete exportadores de materias primas de ALC sería aproximadamente 0,9 puntos porcentuales menor que en el período 2012–13 y 1,3 puntos porcentuales menor que durante el boom de las materias primas (gráfico 4.9). La desaceleración con respecto al boom afectaría a todos estos países, con caídas que van desde 0,8 puntos porcentuales en Chile a cerca de 2 puntos porcentuales en Perú (gráfico 4.10). El modelo también proyecta que el crecimiento promedio del PIB del período 2014–19 será más moderado que el del período 2012–13 en todos los países, con la excepción de Brasil. El crecimiento promedio en los escenarios de “futuros” y “adverso” sería aproximadamente ¾ de punto porcentual y 1¼ puntos porcentuales más bajo, respectivamente, que en el escenario de “precios estables”, lo cual sugiere un riesgo a la baja adicional.

Gráfico 4.9.Países seleccionados de América Latina: Crecimiento promedio proyectado del PIB, 2014–191

(Variación porcentual anual promedio)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

1 Promedio simple de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay.

Gráfico 4.10.Países seleccionados de América Latina: Crecimiento proyectado del PIB, 2014–19

(Variación porcentual anual promedio)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: En la pág. 73 se incluye una lista con las abreviaturas de los nombres de los países.

Hay que tener en cuenta que si bien este análisis arroja resultados interesantes, no deja de estar sujeto a limitaciones importantes. En primer lugar, el modelo estimado asume relaciones estables, incluyendo respuestas de política económica a shocks externos, durante el período 1970–2013. La mayoría de las economías en ALC, sin embargo, experimentaron transformaciones estructurales importantes en las últimas cuatro décadas, y muchas de ellas han fortalecido significativamente sus marcos de política más recientemente (por ejemplo, han flexibilizado sus regímenes cambiarios y reducido la prociclicalidad de su política fiscal). En la medida en que esos cambios tengan un efecto directo sobre el crecimiento económico a futuro, es probable que las proyecciones del modelo tengan un sesgo a la baja. En segundo lugar, el modelo no tiene en cuenta cambios futuros que, aunque ya son conocidos, no han sido capturados todavía por las principales relaciones macroeconómicas (por ejemplo, reformas estructurales planificadas que se espera que aumenten el producto potencial a futuro).

A pesar de esas consideraciones, los resultados del modelo ofrecen dos conclusiones importantes en términos de medidas de políticas para los exportadores de materias primas en ALC. En primer lugar, a fin de evitar las dinámicas de auge y depresión frecuentemente asociadas con los ciclos de las materias primas, los países deberían tratar de atenuar el vínculo entre los precios de las materias primas y la actividad económica. La política fiscal debe jugar un rol preponderante en este sentido, asegurando un equilibrio justo entre acumular defensas financieras y adelantar gasto de capital para elevar el crecimiento potencial. Este rol se puede ver facilitado mediante la adopción de un marco fiscal que considere explícitamente aspectos vinculados a los recursos naturales, por ejemplo mediante el uso de un fondo de estabilización. Un tipo de cambio más flexible, sobre la base de marcos de política monetaria y macropru-dencial sólidos, constituye una defensa adicional para hacer frente a shocks de términos de inter-cambio13. En segundo lugar, la desaceleración reciente de muchas economías de ALC podría ser producto, en gran medida, de haber dejado atrás la cima del superciclo de las materias primas. Si este es el caso, mantener el crecimiento económico en tasas comparables a las de hace unos años en base a políticas de estímulo de la demanda podría crear desequilibrios macroeconómicos problemáticos. En vez, la atención debería centrarse en impulsar reformas estructurales que promuevan el crecimiento de la productividad.

Apéndice 4.1. Detalles técnicos14

Índice de precios netos de las materias primas

La construcción del índice de precios netos de las materias primas (IPMP) a nivel de cada país se basa en Deaton y Miller (1996) y Cashin, Céspedes y Sahay (2004). Dado que la canasta de materias primas comercializada por algunos países puede haber cambiado significativamente desde la década de 1970, nuestros índices utilizan promedios móviles de tres años de los pesos de cada materia prima. Estos pesos, a su vez, están basados en las exportaciones netas de cada materia prima, a fin de capturar los efectos de los cambios en sus precios sobre el ingreso neto (una estrategia similar es utilizada, por ejemplo, en Spatafora y Tytell, 2009). Por último, las ponderaciones entran con un rezago de un año, a fin de que los cambios en el índice reflejen los cambios en los precios de las materias primas, en lugar de los cambios endógenos en los volúmenes. La variación anual en el IPMP del país i se obtiene a partir de:

donde Pj,t es el logaritmo del precio relativo de la materia prima j en el momento t (en dólares de EE.UU. y dividido por el índice de valor unitario del FMI para exportaciones manufacturadas)15; ∆ denota primeras diferencias; Xi,j,t–1 (Mi,j,t–1) denota el valor promedio de las exportaciones (importaciones) de la materia prima j del país i entre t–1 y t–3 (en dólares, según la base de datos Comtrade de las Naciones Unidas), y Ai,t–t es el promedio móvil de tres años, rezagado un año, del comercio total de materias primas (exportaciones más importaciones) del país i, con la excepción de los índices utilizados en el gráfico 4.5, donde es el promedio móvil de tres años, rezagado un año, del PIB en dólares del país i.

Especificación del modelo de GVAR

El modelo cubre 30 economías, cinco de las cuales se modelan como una región (Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido)16. Las otras 25 economías incluyen 13 países de ALC, abarcando a los 12 principales exportadores de materias primas (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Honduras, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela) y a México; a otros exportadores de materias primas fuera de la región (Australia, Indonesia, Irán, Nigeria, Noruega, Qatar y Arabia Saudita), y a otras economías grandes (Canadá, China, India, Japón y Estados Unidos).

En un primer paso, se estima un modelo de vectores de corrección de errores (VECM) para cada país/región, en el que las variables internas se relacionan con variables externas específicas para cada economía (construidas como el promedio de las variables internas de las demás economías ponderado en base a los flujos comerciales) y variables globales17. La mayoría de los VECM incluyen el PIB real, el tipo de cambio real (definido como el tipo de cambio nominal deflactado por el índice de precios al consumidor) y la relación cuenta corriente/PIB (como proxy de los cambios en los activos externos netos) como variables endógenas, y el PIB real de las otras economías (ponderado por los flujos comerciales) y el IPMP específico del país (o el precio real del petróleo, en el caso de los puramente exportadores de petróleo o los países no exportadores de materias primas) como variables débilmente exógenas. Las variables globales, a saber, el precio del petróleo y los IPMP, se modelan en tres VECM adicionales, los que incluyen el producto de todas las economías del modelo, ponderado en función de los flujos comerciales, como variable débilmente exógena. En un segundo paso, los VECM estimados a nivel de país se combinan en un modelo global a través de una matriz de vínculos transfronterizos predeterminados y basados en los flujos comerciales promedio entre países durante 2010–12.

A fin de calcular las proyecciones del producto condicionadas por la senda futura de un conjunto de variables endógenas del modelo (todos los IPMP y el precio del petróleo), utilizamos el método basado en el filtro de Kalman propuesto en Camba-Méndez (2012).

Nota: Preparado por Bertrand Gruss. Anayo Osueke, Carlos Rondón y Ben Sutton brindaron una excelente asistencia en la investigación. Para más detalles, véase Gruss (de próxima publicación).

Véase el “Análisis de los mercados de materias primas” en la edición de octubre de 2013 de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés, FMI, 2013).

Véanse, por ejemplo, el capítulo 3 de la edición de octubre de 2011 de Perspectivas económicas: Las Américas y Adler y Sosa (2011).

El IPMP se construye en términos relativos, dividiendo el precio de cada materia prima por los precios internacionales de las manufacturas, y en términos netos, ponderando los precios en función de las exportaciones netas de cada materia prima (véase el apéndice 4.1). Así, un aumento del precio de una materia prima implicaría un shock de ingreso positivo (negativo) si el país es un exportador neto (un importador neto) de esa materia prima, lo que se traduciría en un aumento (una caída) de su IPMP.

Se define a un país como “exportador de materias primas” si su proporción de exportaciones de materias primas en el total de exportaciones es superior a la media para una muestra de 169 países durante 2000–12.

El caso de Uruguay resalta la importancia de concentrarse en los precios netos de las materias primas: el IPMP de Uruguay bajó un 15 por ciento durante 2003–2011, pero un índice basado únicamente en las exportaciones habría registrado un aumento del 23 por ciento.

Se utiliza el IPMP en lugar de medidas tradicionales de términos de intercambio ya que, en el caso de las economías exportadoras de materias primas, los precios internacionales de las mismas han demostrado ser mas idóneos para captar el componente exógeno de los shocks a los términos de intercambio (véase Chen y Rogoff, 2003).

Véanse el apéndice 4.1 y Gruss (de próxima publicación), donde se presentan más detalles.

No se incluyeron a los países puramente exportadores de petróleo, ya que su dinámica de producto difiere bastante de las de otros exportadores de materias primas. En particular, las variaciones históricas en los precios del petróleo tienden a reflejar shocks de oferta idiosincrásicos (como shocks geopolíticos) que distorsionan el análisis. También se omite a Argentina, debido a las dudas acerca de la calidad de los datos oficiales sobre el PIB (véase el apéndice 2.1).

Dado el tamaño del modelo y en línea con otros estudios que utilizan modelos de GVAR, se reportan funciones de impulso-repuestas generalizadas (Pesaran y Shin, 1998) en las que los shocks no están identificados (es decir, no se trata de identificar la fuente primaria de la perturbación). En el capítulo 4 del informe WEO de abril de 2012 (FMI, 2012b) puede encontrase una discusión sobre los efectos diferenciales de shocks de oferta y de demanda de las materias primas.

Por ejemplo, en el Informe sobre efectos de contagio de China del FMI (FMI, 2011) se concluye que un shock positivo del 1 por ciento del PIB en la actividad real de China generaría un aumento de los precios del petróleo y de los metales de aproximadamente un 6 por ciento tras seis meses.

Si bien este escenario basado en precios de mercado podría tomarse como un escenario neutral, el uso de los futuros para proyectar precios al contado puede implicar cierto sesgo a la baja (véase, por ejemplo, la “Sección especial: Análisis de los mercados de materias primas” en el informe WEO de abril de 2014 (FMI, 2014a)).

Puede consultarse una discusión sobre marcos de política macroeconómica adecuados para países ricos en recursos naturales en FMI (2012a).

Véase Gruss (de próxima publicación), donde se presentan más detalles.

Utilizamos los precios de 33 materias primas (tomados de International Financial Statistics del FMI) desde 1970: aluminio, banana, cebada, carne vacuna, carbón, cacao, aceite de coco, café, cobre, maíz, algodón, petróleo crudo, harina de pescados, pieles, mineral de hierro, cordero, plomo, gas natural, caucho, níquel, aceite de palma, arroz, camarón, harina de soja, aceite de soja, soja, azúcar, girasol, té, estaño, trigo, lana y zinc.

Véanse Pesaran, Schurmann y Weiner (2004) y Dees et al. (2007), donde se presentan descripciones detalladas de los GVAR. El modelo se estimó utilizando los códigos de Smith y Galesi (2011).

A fin de tomar en cuenta los cambios registrados en los vínculos comerciales a lo largo del período de la muestra, se utilizó el promedio móvil de tres años de los flujos comerciales entre países para construir las variables externas.

    Other Resources Citing This Publication