Chapter

3. ¿Es sostenible el ritmo de crecimiento de América Latina?

Author(s):
International Monetary Fund. Western Hemisphere Dept.
Published Date:
May 2013
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

América Latina ha crecido a un ritmo sostenido durante la última década. Si bien la acumulación de factores de producción continúa siendo el principal motor del crecimiento del PIB, la reciente aceleración del crecimiento se explica principalmente por un aumento de la productividad total de los factores (PTF). Sin embargo, este ritmo de crecimiento podría no ser sostenible en el futuro debido a ciertas restricciones naturales que se espera limiten el crecimiento del empleo, pese a las tendencias recientes de acumulación de capital y crecimiento de la productividad.

Las sumamente favorables condiciones externas—interrumpidas solo temporalmente durante la crisis financiera mundial de 2008–09—, sumadas a políticas macroeconómicas prudentes, impulsaron el crecimiento del PIB en gran parte de América Latina durante la última década. La región de América Latina y el Caribe (ALC) ha crecido a una tasa promedio anual de 4 por ciento desde 2003, frente a menos de 2½ por ciento en 1980–2002 (gráfico 3.1). ¿Qué factores explican este notable ritmo de crecimiento desde la perspectiva de la oferta? ¿Podrá mantenerse este impulso en el futuro?

Gráfico 3.1.América Latina y el Caribe: Tasa de crecimiento del PIB real

(Porcentaje)1

Fuentes: FMI, Perspectivas de la economía mundial, y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Promedio ponderado de los países de América Latina y el Caribe.

Este capítulo aborda dichas interrogantes identificando las causas próximas del fuerte crecimiento reciente y estimando las tasas de crecimiento potencial a futuro aplicando metodologías estándar de contabilidad del crecimiento (siguiendo el enfoque de Solow)1. El análisis se basa en un grupo de 19 países de ALC a partir de 19802. En primer lugar, descomponemos las fuentes de crecimiento del producto en acumulación de factores de producción y PTF. Los resultados son comparados con el comportamiento de la región en el pasado así como con otras regiones con similar grado de desarrollo. A continuación, se analiza la sostenibilidad de las altas tasas de crecimiento recientes mediante la estimación de rangos de tasas de crecimiento potencial utilizando el enfoque de la función de producción. A tales efectos, se utiliza una serie de técnicas de filtrado comúnmente empleadas para medir la tendencia de los subcomponentes del producto (es decir, capital, trabajo y PTF), eliminando el componente cíclico de dichas series. Luego, las series de tendencia estimadas con los diversos métodos son utilizadas para calcular rangos de tasas de crecimiento del producto potencial para cada país, en lugar de estimar tasas puntuales específicas. Para investigar la sostenibilidad del reciente dinamismo del crecimiento, se exploran posibles limitaciones a la acumulación de factores que podrían afectar al crecimiento potencial de la región.

Este estudio es, a nuestro entender, el primero en analizar la descomposición del crecimiento y examinar las tasas de crecimiento del PIB potencial en ALC desde una perspectiva comparativa entre países, con datos que se extienden hasta 2012. Los estudios anteriores usualmente se focalizan en un solo país o en un pequeño grupo de países, típicamente analizando los efectos de largo plazo en un lapso de 30 a 40 años, y concentrándose en el período anterior a la crisis financiera mundial3. Para incorporar los últimos datos disponibles, creamos una nueva base de datos para los subcomponentes del producto usando datos de la World Penn Table 7.1 y la base de datos más reciente de Perspectivas de la economía mundial del FMI.

¿Qué factores explican el fuerte crecimiento reciente?

Aunque existe consenso en que el sólido crecimiento de los últimos años se ha debido en gran medida a las favorables condiciones externas (fuerte crecimiento mundial, altos precios de las materias primas y condiciones favorables de financiamiento externo) que estimularon la demanda externa e interna, es menos claro cuáles han sido los principales motores por el lado de la oferta. Para estudiar esto último, utilizamos una metodología sencilla que permite descomponer el crecimiento del producto en las contribuciones correspondientes a la acumulación de capital y de trabajo (ajustado por calidad) y las variaciones de la PTF (véase el anexo 3.1 para una descripción más detallada de la metodología y de los datos utilizados).

Los principales hallazgos pueden resumirse de la siguiente manera (gráfico 3.2):

Gráfico 3.2.Descomposición del crecimiento del PIB real

Fuentes: Banco Mundial, World Development Indicators; FMI, Perspectivas de la economía mundial; Organización Mundial del Trabajo; Penn World Table 7.1, y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Promedio simple de los países de cada grupo. América Latina incluye todos los países latinoamericanos de la muestra. AL-6 incluye Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay. Otros en América del Sur (AS) incluyen Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela. América Central (AC) incluye Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá y la República Dominicana. El Caribe incluye Barbados, Jamaica, y Trinidad y Tobago. Las economías emergentes de Asia incluyen China, Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia. Las economías avanzadas exportadoras de materias primas incluyen Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Noruega.

2 Para América Central: 1992-2002.

3 Se excluye a Paraguay y Nicaragua debido a limitaciones de datos.

  • La acumulación de factores (especialmente trabajo) continúa siendo el motor principal del crecimiento del producto, por encima del crecimiento de la PTF. En América Latina, la acumulación total de factores explica 3¾ puntos porcentuales del crecimiento anual del PIB en 2003–12, en comparación con ¾ puntos porcentuales atribuibles a la PTF. Vale resaltar que se observan patrones similares en toda América Latina, independientemente del grado de integración financiera del país, la base y destino de sus exportaciones o su estructura de mercado. Si bien la acumulación de factores también fue el principal motor de crecimiento en el Caribe, en esta región el crecimiento ha sido más débil en el período reciente que en la década anterior.

  • La reciente aceleración del crecimiento en América Latina se explica principalmente por un aumento de la productividad. Durante el período reciente, la PTF ha aumentado en la mayoría de los países, en contraste con el flojo desempeño registrado en los años noventa. Nuestras estimaciones sugieren que la PTF explica alrededor de 1–1½ puntos porcentuales del aumento del crecimiento a partir de 2003 en comparación con el período 1990–2002. La contribución del capital físico también aumentó, aunque en menor medida, en parte debido a las favorables condiciones financieras externas y al alto nivel de inversión (incluida la inversión extranjera directa) en el sector primario asociado al auge de precios de las materias primas.

  • El crecimiento de ALC se mantiene por debajo del registrado en las economías emergentes de Asia, obedeciendo la mayor parte del diferencial de crecimiento a diferencias en el crecimiento de la productividad. Como dato positivo, la brecha de crecimiento entre América Latina y los países emergentes de Asia se ha reducido en comparación con los años noventa, debido a las menores diferencias en la contribución del capital. Sin embargo, persisten grandes diferenciales de crecimiento de la PTF, que explican la mayor parte de la brecha de crecimiento del PIB en 2003–12. La contribución del factor trabajo, a su vez, ha sido históricamente más alta en América Latina (especialmente en América Central) que en las economías emergentes de Asia.

  • La disminución del desempleo explica la fuerte contribución del factor trabajo al crecimiento durante los últimos años. Al igual que en los años noventa, el factor trabajo ha sido el que más contribuyó al crecimiento en 2003–12. Sin embargo, los factores que explican esta alta contribución al crecimiento han variado significativamente. Mientras que el aumento de la población en edad de trabajar y el incremento de las tasas de participación laboral fueron los principales factores en 1990–2002, su contribución (aunque todavía positiva) ha sido menor en 2003–12. En cambio, el aumento de la tasa de empleo—un factor que limitó el crecimiento en el período anterior—ha jugado un papel clave más recientemente, lo cual es consistente con los bajos niveles de desempleo observados, que en muchos países se sitúan cerca de mínimos históricos. La contribución al crecimiento del producto de las mejoras en el capital humano ha sido generalmente positiva y, en términos generales, estable a través del tiempo, representando alrededor de ½ punto porcentual del crecimiento del PIB.

  • El desempeño de la productividad mejoró en 2003–12 en términos generales, aunque persisten importantes diferencias entre países. El crecimiento de la PTF, que en décadas anteriores había sido negativo en la mayor parte de la región, pasó a ser positivo en la mayoría de los países (con un crecimiento particularmente fuerte en Panamá, Perú y Uruguay), con algunas pocas excepciones (gráfico 3.3)4. Esto refleja en parte la fase expansiva del ciclo económico en la mayoría de esas economías en 2003–12, así como factores idiosincráticos en algunos casos (como ser la ampliación del canal en Panamá)5. En Chile, uno de los pocos países de América Latina con crecimiento positivo de la PTF durante los años ochenta y noventa, el crecimiento de la PTF se ha vuelto negativo en la última década, en parte como resultado de una caída de la productividad en el sector minero. Esto es consistente con la experiencia de las economías avanzadas exportadoras de materias primas (tales como Australia, Canadá y Noruega) en el pasado reciente, y se relaciona, en gran medida, con la expansión de la producción energética y minera hacia áreas (yacimientos o minas) de menor productividad marginal, donde la producción se ha tornado rentable debido al auge de precios de las materias primas.

Gráfico 3.3.América Latina y el Caribe: Crecimiento de la productividad total de los factores

(Promedio anual, porcentaje)

Fuentes: Barro-Lee (2010); FMI, Perspectivas de la economía mundial; Penn World Table 7.1; y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Para América Central: 1992-2002.

Cabe mencionar algunas salvedades acerca de la estimación de la PTF, que implican que los resultados deben interpretarse con cautela6. La medida de PTF es por definición un residuo: la diferencia entre el crecimiento del producto y el incremento de la cantidad (y calidad) de los insumos. Por ende, todo error de medición en las series de trabajo y capital es automáticamente imputado a la PTF. Por ejemplo, i) cambios en la calidad del stock de capital y de trabajo que no se logran capturar, ii) cambios en el nivel de utilización del capital y/o iii) cambios en el uso de la tierra (un factor que nuestra metodología no incluye) se verían reflejadas en el componente PTF.

¿Es sostenible la dinámica reciente de fuerte crecimiento?

Para responder a este interrogante, se estiman rangos de tasas de crecimiento potencial para 2013–17 en países de ALC usando una metodología sencilla que descompone el crecimiento tendencial del PIB en la contribución de las variaciones del capital y el trabajo, y la del crecimiento de la PTF.

Encontramos que, si las tendencias recientes de crecimiento de capital y PTF continúan, y dadas ciertas restricciones naturales sobre el factor trabajo, es poco probable que la actual dinámica de fuerte crecimiento se pueda mantener. Si bien la región ha crecido, en promedio, a una tasa anual de 4 por ciento durante 2003–12, nuestras estimaciones indican que la tasa anual promedio de crecimiento potencial del PIB en 2013–17 está más cercana al 3¼ por ciento7. De hecho, las altas tasas de crecimiento del PIB observadas en años recientes son mayores (o cercanas al límite superior) que los rangos de crecimiento potencial del producto para 2013–17 en la mayoría de los países (gráfico 3.4)8.

Gráfico 3.4.América Latina y el Caribe: Rangos de tasa de crecimiento del producto potencial (2013–17)1

(Promedio anual, porcentaje)

Fuentes: FMI, Perspectivas de la economía mundial; Penn World Table 7.1; Proyecciones de Población de las Naciones Unidas y cálculos del personal técnico del FMI.

1 Rangos estimados usando la ecuación (3) del anexo 3.1, con series de tendencia para K, L, h y A obtenidos en base a los cuatro métodos alternativos de filtrado.

Esta desaceleración prevista en el crecimiento (desde el fuerte crecimiento reciente hacia las tasas proyectadas de crecimiento potencial) refleja menores contribuciones de todos sus componentes en los años próximos:

  • Se espera que la expansión del capital físico se modere ligeramente, debido a la normalización de las condiciones favorables de financiamiento externo y la estabilización de los precios de las materias primas, dos factores claves del vigoroso aumento reciente de la inversión (interna e inversión extranjera directa) en la región.

  • En el futuro, la contribución del factor trabajo al crecimiento del producto probablemente esté restringida por algunas limitaciones naturales, como ser (gráfico 3.5): i) el envejecimiento de la población (se espera que en varios países la tasa de dependencia llegue a su nivel mínimo en los próximos años); ii) el limitado margen para continuar incrementando las tasas de participación laboral (incluidas las tasas de participación femenina), que ya son relativamente altas en comparación con los parámetros internacionales9; y iii) las tasas de desempleo históricamente bajas (que disminuyeron significativamente y ahora son un componente clave de la contribución del trabajo al crecimiento del producto). Para incrementar la contribución del capital humano se requerirán importantes mejoras en la calidad de la educación10.

  • El crecimiento de la productividad también se desaceleraría, a tono con la normalización del ciclo económico. Por lo tanto, la evolución de la PTF, que sigue siendo un motivo de preocupación pese a su mejora reciente, será crucial para que la región pueda mantener altas tasas de crecimiento.

Gráfico 3.5.Restricciones del factor trabajo para el crecimiento futuro del PIB

Los rangos de crecimiento del producto potencial varían significativamente entre países (véase el gráfico 3.4). Este capítulo no intenta explicar las diferencias de crecimiento potencial entre países, aunque estas a menudo reflejan diferencias en las instituciones económicas, dotación de recursos naturales, desigualdad del ingreso, profundidad del sector financiero y grado de apertura comercial.

Implicancias de política económica

En vista de la moderación que se anticipa para la acumulación de capital y las restricciones naturales sobre el factor trabajo, es poco probable que puedan sostenerse las altas tasas de crecimiento en la región a menos que la productividad mejore significativamente11. Aunque en los últimos años la PTF contribuyó positivamente al crecimiento del PIB en la mayoría de los países, su contribución fue modesta, especialmente teniendo en cuenta consideraciones cíclicas y en comparación con otras regiones. Por ello, aumentar la PTF continúa siendo un desafío y una prioridad para ALC.

Las causas del bajo crecimiento de la PTF en ALC son muchas y variadas, y el diseño de una agenda de políticas que estimule el crecimiento de la productividad es una tarea difícil. Las autoridades deberían centrarse en políticas que contribuyan a reducir las distorsiones en la asignación de recursos, algo que típicamente supone adoptar medidas que se acomoden a las circunstancias específicas de cada país.

Entre las políticas a considerar, se incluyen las siguientes: mejorar el clima de negocios y aumentar la competencia; reforzar las regulaciones de entrada y salida para facilitar la reasignación de recursos hacia sectores nuevos y de alta productividad; mejorar la infraestructura; promover mercados financieros más profundos y eficientes; incrementar las actividades de investigación y desarrollo e innovación, y fortalecer las instituciones para garantizar los derechos de propiedad y erradicar la corrupción. En el Caribe, también se necesita redoblar los esfuerzos para reducir el alto nivel de endeudamiento público y la baja competitividad, que han limitado el crecimiento económico.

Anexo 3.1. Datos y metodología

En este anexo se describen la metodología y los datos utilizados en la descomposición del crecimiento y en la estimación de los rangos de tasas de crecimiento potencial12.

El ejercicio de descomposición del crecimiento se basa en la siguiente función de producción estándar de tipo Cobb-Douglas:

donde Yt representa el producto en el período t, Kt el stock de capital físico, Lt la fuerza laboral empleada, ht el capital humano por trabajador, y At la productividad total de los factores (PTF)13.

Se utilizan datos anuales de Penn World Table 7.1 (PWT) para el período que se extiende de 1980 a 2010 y de otras fuentes, principalmente la base de datos de Perspectivas de la economía mundial (WEO) del FMI, para los años subsiguientes. Específicamente, los datos sobre el producto, medido por el PIB real, se obtienen de PWT hasta 2010 y se extienden utilizando WEO para 2011–12. La serie de stock de capital se construye con datos de inversión de la PWT usando el método de inventarios perpetuos hasta 2010, y los datos de inversión de WEO para 2011–12. Nuestra serie de datos sobre insumos de trabajo (medidos por el empleo) se refiere a insumos efectivamente utilizados en el proceso de producción. La serie de empleo se obtiene utilizando la serie de fuerza laboral de PWT y la tasa de empleo (uno menos la tasa de desempleo) de WEO. Para 2011–12, se parte del supuesto que la fuerza laboral aumenta de acuerdo con las Proyecciones de Población de las Naciones Unidas (escenario de fecundidad constante) para personas de 15 años o más. Para determinar el trabajo ajustado por calidad, seguimos el criterio de Bils y Klenow (2000) y de Ferreira, Pessoa y Veloso (2013) para modelar el capital humano como una función de los años promedio de escolaridad, a partir de datos de Barro y Lee (2010).

Usando la ecuación (1), se descompone el crecimiento del PIB de la siguiente manera (siendo x^ la tasa de crecimiento de la variable х):

Para estimar las tasas de crecimiento potencial, estimamos primero la PTF usando la ecuación (1). Luego obtenemos series de tendencia para el capital, el trabajo, el capital humano y la PTF (KT, LT, hT, AT) para el período 1980–2017 usando los filtros de Hodrick-Prescott (λ = 6.25 y λ = 100), Baxter y King, y Christiano y Fitzgerald14. Se formulan los siguientes supuestos acerca del comportamiento de K, L, h, y A en 2013–17: i) tanto el capital como la PTF crecen a la tasa anual promedio de 2000–12, y ii) para proyectar la evolución del factor trabajo se utilizan las tasas de desempleo proyectadas (de WEO) y se supone que la fuerza laboral crece al mismo ritmo que la población en edad de trabajar según la base de datos de Proyecciones de Población de las Naciones Unidas y que las tasas de participación en la fuerza laboral se mantienen constantes en los últimos valores observados. Por último, nuestra medida del capital humano aumenta a la tasa promedio de crecimiento anual 2005–2010. El crecimiento del producto potencial (ŶP) se calcula entonces de la siguiente manera:

Nota: Preparado por Sebastián Sosa, Evridiki Tsounta y Hye Sun Kim. Véase en Sosa, Tsounta y Kim (2013) una versión más detallada y técnica de este capítulo.

La tasa de crecimiento potencial es una buena aproximación teórica a la tasa de crecimiento sostenible de largo plazo.

La muestra incluye los siguientes países: Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, la República Dominicana, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. Están excluidos Argentina, Guatemala y la mayoría de las islas pequeñas del Caribe debido a limitaciones de datos.

Nuestras estimaciones de descomposición del crecimiento (en particular la contribución del aumento de la PTF) correspondientes a los años ochenta, noventa y principios de la década de 2000 concuerdan con lo observado en otros estudios (véanse Ferreira et al., 2013; Banco Interamericano de Desarrollo, 2010; y Loayza et al., 2005).

La productividad del trabajo ha sido particularmente alta en el sector de servicios en 2003–12, mientras que el sector minero ha mostrado tendencias decrecientes. Véase Sosa y Tsounta (2013).

La PTF mide la eficiencia con que se usan los factores de producción en el proceso productivo, e incluye el nivel tecnológico así como la eficiencia de los mercados.

Estas estimaciones se basan en el supuesto de que tanto el capital como la PTF crecerán a la tasa anual promedio observada en 2000–12. Este período cubre un ciclo económico completo para la mayor parte de los países, mientras que el período 2003–12 incluye mayormente la fase expansiva del ciclo. Véase el anexo 3.1 para una descripción más detallada de los supuestos para proyectar el capital, el trabajo y la PTF.

México (fuertemente afectado por la crisis financiera mundial de 2008–09 debido a sus estrechos vínculos con la economía de Estados Unidos) y Paraguay (debido a algunos shocks idiosincráticos) constituyen excepciones.

De hecho, la contribución al crecimiento del producto tanto de las variaciones en la población en edad de trabajar como de la tasa de participación en la fuerza laboral ya se han reducido significativamente en 2003–12 en comparación con la década de 1990. Cabe destacar que estas limitaciones sobre el factor trabajo representan una restricción menor en aquellos países con un amplio sector informal (por ejemplo, Colombia, México, Perú y varios países de América Central).

Si bien el desempeño de ALC es relativamente bueno en términos de años de escolarización promedio en comparación con otros países con un ingreso per cápita similar, existe amplio margen para mejorar la calidad de la educación (en general, los resultados de la región en las pruebas internacionales estandarizadas son más flojos).

La movilización de un mayor ahorro interno (que en ALC es bajo en comparación con estándares internacionales) podría aumentar la contribución del capital al crecimiento en el largo plazo. Mejorar la calidad de la educación también contribuiría a alcanzar un mayor crecimiento del producto potencial.

Nuestros supuestos con respecto a la proporción del capital en el producto, α, son específicos para cada país y se basan en Banco Mundial (2005), y típicamente se ubican alrededor de 0,40 (como en Gollin (2002)). Los principales resultados, sin embargo, son robustos a un rango de valores razonables para este parámetro.

Incluimos proyecciones hasta 2017 inclusive para evitar el sesgo característico del final de la muestra.

    Other Resources Citing This Publication