Chapter

VII. Dimensiones regionales en las estadísticas macroeconómicas

Author(s):
Alfred Schipke, and Markus Rodlauer
Published Date:
September 2005
Share
  • ShareShare
Show Summary Details
Author(s)

En los últimos años, América Central ha realizado importantes esfuerzos para mejorar la calidad y el suministro de datos con vistas a garantizar un proceso sólido de formulación de políticas económicas y a fomentar la confianza de los inversionistas (véase el recuadro 7.1)1. Los países que ya son emisores de bonos soberanos en mercados internacionales de capitales son muy conscientes de la necesidad de ofrecer información estadística oportuna y apropiada a los participantes del mercado (véase el cuadro 7.A1)2. Es por ello que Panamá y Costa Rica, seguidos de El Salvador, se hallan a la vanguardia de la recopilación de datos y de la utilización de las metodologías más avanzadas.

El Salvador suscribió las Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD)3en 1998 y Costa Rica en 2001; Panamá comenzó a participar en el Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD) en 20004y Guatemala en 2004. Honduras y Nicaragua están adaptando sus marcos estadísticos a las normas internacionales, por ejemplo preparándose para participar en el SGDD y en iniciativas regionales para facilitar las comparaciones y los intercambios de datos entre países. Nicaragua y Honduras, además, mejoraron la calidad de sus estadísticas, en especial en lo que respecta a las cuentas nacionales y a las estadísticas monetarias. El impulso más importante para profundizar la armonización de las estadísticas se origina en la tendencia de la región hacia una mayor integración económica y coordinación de políticas.

A pesar del progreso alcanzado, sigue habiendo deficiencias estadísticas, y la calidad de los datos varía según el sector y el país. Cada país se ve afectado en diferente medida por metodologías desactualizadas, datos fuente insatisfactorios e inconsistencia entre los distintos sectores, lo que entorpece la formulación y la supervisión de las políticas. Una ventaja fundamental en toda la región es que las estadísticas fiscales suelen cubrir todo el sector público no financiero aunque, en algunos países, resulta complejo reconocer el saldo global por nivel de gobierno.

La calidad de los marcos jurídicos para la compilación y divulgación de estadísticas es variable. En Honduras, una nueva ley que entró en vigencia en 2000 establece un conjunto general de medidas que sirven de importante respaldo a la recopilación de estadísticas, mientras que en El Salvador la ley nacional de estadística está desactualizada y contiene brechas significativas. El marco jurídico de Costa Rica no otorga a los compiladores la facultad jurídica de recopilar datos del sector privado no financiero ni de imponer sanciones por incumplimiento. Estas limitaciones obstaculizan, por ejemplo, la recopilación y el análisis de los datos de la balanza de pagos, en especial sobre los flujos de capital. Las sanciones por incumplimiento son adecuadas solo en algunos países, como Honduras, donde el valor real de las multas está protegido mediante la indexación al salario mínimo. De todas maneras, los recopiladores rara vez hacen cumplir las leyes o aplican multas cuando solicitan datos, sino que suelen preferir la persuasión, con distintos grados de éxito. Por eso, para mejorar las estadísticas macroeconómicas es necesario tanto aplicar con mayor rigor las leyes vigentes como—en la mayoría de los países —modificar el marco jurídico.

En la mayoría de los países de la región hay margen para mejorar la coordinación entre las oficinas de estadística y para aumentar los recursos con metas claras para perfeccionar la producción estadística. En particular, una mayor coordinación entre el banco central, el ministerio de Hacienda y la oficina nacional de estadística permitiría a los gobiernos asignar mejor las responsabilidades entre los diferentes sectores estadísticos, fortalecer la recopilación de datos básicos y mejorar la puntualidad de determinados datos, como los de la administración pública. Existen diferencias significativas en cuanto a los recursos disponibles para apoyar la producción estadística. Por lo general, los bancos centrales están mejor equipados que las oficinas nacionales de estadística y los ministerios de Hacienda.

Recuadro 7.1.Principales cuestiones relacionadas con los datos en América Central

Las cuentas nacionales

Las metodologías desactualizadas y la obsolescencia del año base afectan a la calidad de las cuentas nacionales en El Salvador, Guatemala y Honduras. En El Salvador, los conceptos y las definiciones siguen el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) de 1968 y se toma 1990 como año base. En Honduras, la recopilación se realiza según el SCN 1953 con 1978 como año base. Actualmente, Guatemala está poniendo en práctica el SCN 1993 y cambiando el año base de las cuentas nacionales a 2001. Todos los países de la región continúan teniendo problemas por la limitación de los datos fuente, aunque se están tomando iniciativas para ampliar la cobertura. Panamá, por ejemplo, está completando una revisión de sus cuentas nacionales, adoptando el SCN 1993 y cambiando el año base de 1982 a 1996. La cobertura se extendió a actividades que no existían en 1982 y ahora las cuentas incluyen bancos residentes y empresas que operan en la Zona Libre de Colón (ZLC). Análogamente, Nicaragua acaba de realizar un censo de empresas en zonas urbanas y algunas encuestas de pequeñas empresas y del sector informal, en el contexto de la aplicación del SCN 1993 (véase el cuadro 7.A1).

Los precios

En general, el índice de precios al consumidor (IPC) se basa en prácticas y normas aceptadas internacionalmente. Asimismo, en la mayoría de los países se actualizaron las ponderaciones según encuestas recientes del gasto de los hogares. Además, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Panamá publican un índice de precios al productor (IPP), junto con datos relacionados (excepto en Honduras). De todos modos, la cobertura del IPP se limita, en la mayoría de los casos, al sector manufacturero y excluye sectores fundamentales como la maquila, la minería y la electricidad.

Las estadísticas de las finanzas públicas (EFP)

Para facilitar la programación financiera, los países recopilan datos fiscales en base caja según el Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas 1986 (MEFP 1986). Algunos países de la región notifican las EFP (en base caja) en el formato del Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas 2001 (MEFP 2001) para su publicación en el Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas (EFP). En Costa Rica, El Salvador y Panamá se está planificando una revisión de los sistemas contables para incorporar el marco analítico del MEFP 2001, que contabiliza las transacciones en base devengado. En la mayoría de los países, las desventajas más importantes se relacionan con la cobertura (la exclusión de determinadas operaciones extrapresupuestarias y los fondos de seguro social), la clasificación, el método de contabilización (un método mixto de base caja y base devengado) y las discrepancias entre el saldo global y los datos de financiamiento.

Las estadísticas monetarias

Las estadísticas monetarias son confiables, pero presentan el problema de una cobertura desigual. Costa Rica, El Salvador y Panamá siguen, en gran medida, el Manual de Estadísticas Monetarias y Financieras (MEMF), pero este aún no se ha adoptado en Guatemala, Honduras y Nicaragua. No obstante, estos últimos países están trabajando con el FMI para mejorar sus bases de datos. En general, las deficiencias más importantes son la falta de información acerca de las operaciones offshore de conglomerados bancarios y fondos de inversión (de particular importancia en Costa Rica) y las dificultades para obtener de los bancos datos detallados sectorizados sobre depósitos y créditos. Ello menoscaba la confiabilidad de las estimaciones del financiamiento del sector público por niveles de gobierno. En Costa Rica se publica un panorama monetario que comprende las autoridades monetarias y otras corporaciones de depósitos, junto con datos acerca de otras corporaciones financieras (como los bancos cooperativos de desarrollo y los bancos hipotecarios). En El Salvador, las estadísticas monetarias también incluyen datos acerca de empresas financieras no monetarias, mientras que en Panamá es necesario expandir la cobertura para que puedan incluirse datos acerca de otras instituciones no bancarias, como las cooperativas.

La balanza de pagos

En algunos países, la insuficiencia de los datos fuente menoscaba la confiabilidad de la balanza de pagos. En Costa Rica, El Salvador y Panamá se recopilan datos sobre la balanza de pagos según la metodología recomendada en la quinta edición del Manual de Balanza de Pagos (MBP5), que es más exigente en cuanto a la necesidad de contar con datos fuente confiables. En Honduras y Nicaragua, por el contrario, la recopilación aún se basa en el MBP4, si bien se está intentando adoptar el MBP5. Guatemala se halla en una transición entre el MBP4 y el MBP5 y ha adoptado recomendaciones importantes de este último, en especial respecto de la cuenta corriente. En Costa Rica y Panamá se recopilan y divulgan estadísticas trimestrales de la balanza de pagos y datos anuales de la posición de inversión internacional (PII), mientras que en El Salvador se divulgan datos anuales y trimestrales tanto de la balanza de pagos como de la PII. Pese al gran progreso alcanzado en cuanto a la cobertura y la puntualidad de los datos de la balanza de pagos en estos países, aún existen ciertas deficiencias a raíz de la falta de datos fuente confiables sobre servicios y transacciones de cuentas financieras. Ciertas revisiones importantes de datos indican que todavía puede mejorarse el control de calidad, aunque esto también puede reflejar mejoras en la cobertura, como en el caso de Panamá.

Recuadro 7.2.La República Dominicana:Temas relacionados con los datos

Principales temas relacionados con los datos y su idoneidad para fines analíticos

La República Dominicana ha progresado en cuanto a la calidad de su marco estadístico macroeconómico y, junto con Honduras y Nicaragua, está en proceso de integrarse a la iniciativa del SGDD. No obstante, aún quedan numerosas deficiencias que obstaculizan la utilización del SGDD para fines analíticos.

Se está llevando a cabo una revisión de las cuentas nacionales en conformidad con el SCN 1993 y se actualizó el año base (1991). Sin embargo, las series trimestrales tienen marcos conceptuales y metodológicos desactualizados que les restan confiabilidad para el análisis. Las estadísticas de precios incorporan nuevos índices de precios al consumidor basados en cestas de consumo actualizadas y que reflejan con más fidelidad el consumo, con ponderaciones basadas en la encuesta nacional de hogares de 1997–98.

Las estadísticas de las finanzas públicas se obtienen de diversas instituciones, pero la falta de coordinación interinstitucional genera problemas graves para equiparar los datos de ingresos y gastos por encima de la línea y los datos de financiamiento de fuentes externas e internas por debajo de la línea. En algunos años, esta brecha representa aproximadamente un 5% del PIB. Además, los datos acerca de las operaciones de las empresas públicas suelen ser parciales y estar disponibles con retrasos excesivos.

Junto con las estadísticas de precios, el conjunto de datos de las estadísticas monetarias es uno de los más confiables. En líneas generales se basa en el MEMF, aunque las deficiencias del sistema de recopilación de datos, que se están tratando de resolver mediante una nueva base de datos con procesamiento automatizado, no se solucionarán antes de fines de 2004.

Las estadísticas de la balanza de pagos, a pesar de recopilarse según las normas metodológicas del MBP5, padecen graves limitaciones en cuanto a las fuentes de datos, relacionadas sobre todo con la cobertura de las importaciones, las transferencias de capital y las cuentas financiera y de resultados, que generan importantes errores y omisiones.

El conjunto de datos de deuda tiene problemas de cobertura y clasificación que condujeron a subestimaciones considerables de los saldos de deuda (cuadros 7.A1 y 7.A2).

Asistencia técnica en materia de estadísticas

Desde el comienzo de las iniciativas relacionadas con los datos (1996), la República Dominicana recibió 16 misiones de asistencia técnica del Departamento de Estadística; por ello, en comparación con los países de América Central, queda ubicada junto con Costa Rica como uno de los principales beneficiarios de este programa (frente a un promedio de 10 misiones por cada país de América Central durante el mismo período). La mayoría de las misiones se ocuparon de las estadísticas de la balanza de pagos y de las cuentas nacionales. Como consecuencia, la recopilación de la balanza de pagos se basa en el MBP5, y las estadísticas de las cuentas nacionales fueron sometidas a revisión. Hasta el momento, ninguna misión se ocupó de las estadísticas de las finanzas públicas. En 2002 se llevó a cabo una misión multisectorial y las autoridades solicitaron una misión de IOCN que se ocupara de datos con posterioridad a una reciente misión dedicada a las estadísticas monetarias y financieras, que incluyó también un seguimiento en otras áreas estadísticas (cuadro 7.A3).

Idoneidad de los datos para fines analíticos

A pesar de los obstáculos mencionados, en líneas generales la calidad de los datos estadísticos es adecuada para fines analíticos, en particular en el caso de Panamá y Costa Rica. Los datos resultan algo menos adecuados en Guatemala y Honduras y han mejorado considerablemente en Nicaragua. Hasta hace poco tiempo, El Salvador gozaba de buena fama por su sistema estadístico, que superaba las prácticas regionales. Sin embargo, a partir de la dolarización establecida en 2001, la racionalización de las funciones del banco central—principal proveedor de estadísticas económicas —y la erosión de los recursos financieros y humanos destinados a la estadística provocaron algunos efectos adversos, como la interrupción de numerosas encuestas fundamentales. Ello afectó especialmente a las estadísticas de las cuentas nacionales y la balanza de pagos (véase el cuadro 7.A2).

Las estadísticas monetarias son las más confiables y apropiadas para el análisis y la programación financiera, aunque persiste la preocupación por las brechas en la cobertura y la sectorización. Para cerrar estas brechas se requeriría un gran esfuerzo, pues la cobertura de las operaciones offshore y las modificaciones necesarias en el plan de cuentas de las instituciones financieras de algunos países involucrarían costos importantes y requerirían más asistencia técnica (véase también la sección VI, acerca de las transacciones financieras offshore).

Los defectos del sistema de cuentas nacionales (SCN) y de la balanza de pagos dificultan el análisis de las fuentes del crecimiento económico, el ahorro nacional, la brecha de producción y la sostenibilidad externa. Las cuentas nacionales se consideran más confiables en Panamá y Costa Rica. En Nicaragua, la reciente aplicación del SCN 1993 actualizó el año base e introdujo numerosas encuestas para ampliar la cobertura y aumentar así la confiabilidad de los datos. Si bien la balanza de pagos se considera más confiable que las cuentas nacionales, la importancia y la volatilidad de los errores y omisiones crean incertidumbre en las estimaciones y proyecciones, sobre todo en el caso de Guatemala y Nicaragua.

En la mayoría de los países, las estadísticas fiscales se consideran aceptables para el análisis. No obstante, la cobertura de las empresas públicas es incompleta y, en algunos países, especialmente en Nicaragua, los datos no se obtienen con puntualidad. En ocasiones, las discrepancias entre el saldo global y los datos de financiamiento, en particular en El Salvador y Nicaragua, resultaron en una brecha de alrededor del 2% del PBI.

La coherencia intersectorial es un tema crucial en la región y afecta sobre todo a las estadísticas de las cuentas nacionales, la balanza de pagos y las finanzas públicas. Por ejemplo, en Costa Rica, los datos acerca de las operaciones de grandes empresas no financieras se vieron afectados por estimaciones no confiables acerca de cambios en las existencias y las importaciones. En Guatemala, las operaciones de las maquiladoras se incluyen en la balanza de pagos (aunque en términos netos) pero se excluyen de las cuentas nacionales. En Nicaragua, la nueva serie de cuentas nacionales incluye estimaciones de los gastos corrientes y de capital más exactas que las incluidas en las estadísticas de finanzas del gobierno, que tienen el problema de la sobrestimación del gasto de capital. En Panamá se está progresando en cuanto a la coherencia intersectorial: se están conciliando los datos sobre movimientos de capital de las estadísticas del sector bancario y de la balanza de pagos, después de que la Superintendencia de Bancos introdujera un método de recopilación en 2002.

Los analistas apoyan firmemente la aplicación de metodologías actualizadas, pero les preocupan las posibles rupturas en las series. Consideran que la aplicación de metodologías más avanzadas mejora la clasificación y sectorización de los datos y facilita así su utilización para fines analíticos. Por otra parte, los analistas advierten que las rupturas en las series podrían complicar el análisis intertemporal.

Hacia un marco estadístico armonizado

Es necesario respaldar la profundización de la integración económica de América Central mediante la recopilación de estadísticas macroeconómicas consolidadas. Al principio, la coordinación de políticas macroeconómicas requiere el intercambio de información estadística entre los miembros a fin de comparar fuentes de datos y metodologías de clasificación y sectorización. Ante la falta de una base de datos estadísticos integrada para los países de América Central, es necesario establecer un sistema estadístico coordinado, consolidado y armonizado.

El Consejo Monetario Centroamericano (CMCA) ha tomado algunas iniciativas en este sentido, mediante la creación de grupos de trabajo para tratar temas estadísticos. Estos grupos están preparando documentos de trabajo con el fin de estimar la circulación simultánea de moneda nacional y extranjera y analizar las operaciones de bancos offshore. Un grupo de trabajo que estudia las cuentas nacionales tiene la consigna de investigar los factores determinantes del crecimiento económico en la región, y otro grupo trabaja en una definición común de dinero para América Central5. Además, el CMCA está elaborando un proyecto para divulgar datos sobre deuda de los gobiernos y bancos centrales.

Las necesidades de los bancos centrales de la región en materia de política económica impulsaron un avance en la armonización de las estadísticas económicas. Actualmente se analizan diversos temas de política monetaria y financiera comunes a los países de América Central en el contexto del CMCA, en especial para evitar movimientos inesperados de capital dentro de la región. Para ello se evaluaron las fuentes de datos, el nivel de cobertura y la clasificación y sectorización de los datos en todos los países con el fin de determinar su grado de comparabilidad. Este proyecto se ejecutó con el apoyo del Departamento de Estadística del FMI en el marco de la iniciativa del SGDD.

La Colaboración en las Estadísticas para el Desarrollo en el Siglo XXI (París 21) también promueve la integración regional de las estadísticas de América Central6. En El Salvador (mayo de 2003) y Panamá (abril de 2004) se realizaron talleres para fortalecer la capacidad estadística de los países de América Central, organizados por la Secretaría de París 21. Entre las principales recomendaciones surgidas de estas reuniones se encuentran la creación de una autoridad regional para la coordinación estadística y la normalización de las definiciones y metodologías regionales.

La convergencia metodológica es necesaria para establecer un sistema estadístico consolidado y armonizado en toda la región. La aplicación del SCN 1993 en toda la región ayudaría a preparar cuentas consolidadas para América Central. Estas y otras mejoras a las cuentas nacionales requerirían mejores datos fuente, lo que se lograría fortaleciendo las instituciones estadísticas, estableciendo y manteniendo registros estadísticos y realizando en forma periódica encuestas y censos económicos. De manera similar, en el campo de las estadísticas fiscales, sería recomendable que los países actualizaran el Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas (MEFP), así como los sistemas presupuestario y contable basados en él. Algunos países deberían, además, mejorar la cobertura de los datos fiscales, especialmente incluyendo unidades extrapresupuestarias, fondos de seguro social y gobiernos locales. Guatemala, Honduras y Nicaragua deberían avanzar con respecto a la adopción del MEMF y la recopilación de la balanza de pagos de acuerdo con la metodología recomendada en el MBP5.

Asistencia técnica a la región

Desde el comienzo de las iniciativas relacionadas con la normalización de los datos (NEDD, SGDD y los informes sobre la observancia de los códigos y normas (IOCN) en materia de datos), el FMI envió 88 misiones a América Central y a la República Dominicana para ayudar a mejorar las estadísticas macroeconómicas. Costa Rica y la República Dominicana recibieron la mayoría de esas misiones (16 y 15, respectivamente), seguidas por Guatemala y Honduras (12 en cada caso), Panamá (11), El Salvador (10) y Nicaragua (9) (véase el cuadro 7.A3).

La mayoría de las misiones estaban vinculadas con las estadísticas monetarias y, en segundo lugar, con la balanza de pagos y las cuentas nacionales.

Las misiones de IOCN de datos visitaron Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua y prepararon evaluaciones detalladas de las prácticas relacionadas con las estadísticas sobre la base de normas internacionales7. Además, en 2004 se llevaron a cabo numerosas misiones y seminarios para ayudar a Guatemala, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana a prepararse para participar en el SGDD. A través de estas misiones y seminarios se explicaron las modalidades y las ventajas de utilizar el SGDD como marco para mejorar el sistema nacional de estadísticas; asimismo las misiones han ayudado a 1) documentar los métodos de recopilación y las fuentes (metadatos), 2) detectar deficiencias en los procesos de recopilación y divulgación, 3) registrar los proyectos de mejoras a corto y mediano plazo y 4) identificar las necesidades de asistencia técnica a corto y mediano plazo. Los metadatos para los sectores externo y monetario ya están completos, mientras que los correspondientes a los sectores real y fiscal están en proceso de elaboración.

La asistencia técnica contribuyó a fortalecer los sistemas estadísticos de América Central. Un buen ejemplo es Nicaragua, que tuvo un progreso considerable en cuanto a la actualización de sus metodologías estadísticas. Nicaragua mejoró en forma notable sus estadísticas monetarias (en especial, los agregados del banco central), publica datos de cuentas nacionales compatibles con el SCN 1993 y presenta datos fiscales al FMI conforme al formato del MEFP 2001.

La asistencia técnica podría desempeñar un papel importante a favor de la integración regional. Para ello, deberá priorizar el fortalecimiento de la convergencia metodológica y la comparabilidad de las estadísticas entre países. El FMI puede ofrecer asistencia técnica a las instituciones regionales para generar sistemas de estadística coordinados y armonizados. Dado el alto nivel de integración comercial de la región, en el futuro la asistencia técnica debe concentrarse también en armonizar las estadísticas de la balanza de pagos.

Conclusiones

La profundización de la integración económica y el aumento de la coordinación en la política macro-económica deberían reflejarse en el fortalecimiento y la convergencia metodológica de los sistemas de estadísticas de América Central. A mediano plazo, ello podría complementarse con la creación de una base de datos estadísticos integrada para la región. La convergencia de las estadísticas debería darse en el nivel más avanzado, guiada por aquellos países que ya tienen acceso a los mercados internacionales de capitales y están adheridos a las NEDD.

En líneas generales, América Central tiene buenos antecedentes en cuanto al suministro de datos al FMI y ha avanzado en el perfeccionamiento de los marcos estadísticos. Entre los países de la región, Costa Rica y Panamá están a la vanguardia de la recopilación de datos y la utilización de metodologías de avanzada. Costa Rica y El Salvador adoptaron las

NEDD y Panamá, el SGDD. Los demás países están preparándose para participar en el SGDD. No obstante, aún quedan deficiencias estadísticas, como la utilización de metodologías desactualizadas y la falta de uniformidad en la calidad de los datos entre los distintos sectores y países.

Apéndice. Temas de estadística, idoneidad de los datos para fines análiticos y misiones de asistencia técnica

Los siguientes cuadros suministran información detallada sobre los problemas de estadística de cada país.

Cuadro 7.A1.Países del CAFTA-DR: Cuestiones estadísticas
NEDD/SGDDCuentas nacionalesíndice de preciosEstadísticas de las finanzas públicasEstadísticas monetariasBalanza de pagos
Costa RicaSuscribió las NEDD en noviembre de 2001.Nueva serie de cuentas recopiladas según el SCN 1993 con 1991 como año base. Sigue habiendo debilidades en los datos fuente (el sector informal no está estimado explícitamente; se utilizan cocientes insumo-producto de 1991 para estimar el 80% del valor agregado; hay limitaciones en la cobertura y la calidad de los datos para recopilar el enfoque del gasto del PIB), que afectan a las estimaciones trimestrales.La estructura general del índice de precios al consumidor (IPC) se basa en prácticas y normas aceptadas internacionalmente. Los productos se clasifican según la clasificación del gasto de consumo de los hogares del SCN 1968. La cobertura del índice de precios al productor (IPP) se limita a la producción del sector manufacturero para el mercado interno (excluye a las empresas que operan bajo regímenes aduaneros especiales, como la maquila).El método de recopilación de la EFP para el análisis de políticas sigue las directrices del MEFP 1986. Se creó un comité en el Ministerio de Hacienda para preparar un plan de migración y para aplicar las directrices del MEFP 2001. El Ministerio de Hacienda divulgó datos en base caja según el formato del MEFP 2001 para su publicación en el Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas. El Ministerio de Hacienda no consolida datos sobre el gobierno general. No se incluyen datos de gobiernos locales ni de universidades. Existen problemas para reconciliar datos por encima de la línea (flujos de financiamiento). Las clasificaciones del financiamiento y de la deuda no están en total consonancia con el MEFP 1986. No se divulga con regularidad el desglose del financiamiento.El marco análitico sigue, en líneas generales, el MEMF luego de numerosas mejoras logradas a partir de la asistencia técnica en la clasificación, la cobertura y la puntualidad de las estadísticas monetarias y bancarias, especialmente las del banco central. Los datos monetarios mejorados para su publicación en EFI incluyen balances de cooperativas, de instituciones de ahorro y préstamo y de corporaciones privadas de financiamiento. Los principales problemas son que los datos fuente sectorizados de otras corporaciones de depósitos necesitan mejoras importantes y que las operaciones offshore de los bancos residentes necesitan cobertura.Se compila según los métodos recomendados en el MBP5 se avanzó notablemente en la aplicación de métodos apropiados para la recopilación de estadísticas de balanza de pagos (BDP), por ejemplo, con la preparación de datos, trimestrales de la BDP y de la Posición Internacional de la Inversión (PII). Problemas: 1) la cobertura incompleta de pasivos a largo plazo de bancos privados y de tenencia de acciones en el extranjero, 2) la cobertura limitada de los servicios, especialmente en las series trimestrales y 3) las técnicas estadísticas necesarias para eliminar los afectos de los cambios de valuación de los flujos bancarios.
El SalvadorSuscribió las NEDD en junio de 1998.Sus conceptos y definiciones siguen el SCN 1968 y toman a 1990 como año base. Las autoridades planifican migrar al SCN 1993. Los datos fuente son escasos. El último censo de la agricultura se realizó en 1971 y las encuestas económicas anuales se interrumpieron en 1999. La cobertura se redujo significativamente cuando la compilación de las cuentas del sector institucional se suspendió parcialmente en 1995.Los datos de precios mensuales para el IPC y para el índice de precios industriales (IPRI) son adecuados y se recopilan puntual y eficientemente. El IPC es metodológicamente sólido y su cobertura representa el 85% de la población urbana. Sus ponderaciones se basan en la encuesta nacional de ingreso y gasto de los hogares urbanos de 1990/91 Las ponderaciones del IPP se basan en el censo económico de 1993, que también incluía los bienes producidos bajo regímenes aduaneros especiales (como la maquila) (13% del sector manufacturero). Sin embargo, esta producción no está cubierta por el IPP ni por los bienes producidos para la exportación.Sus conceptos y definiciones se basan en el MEFP 1986 para uso interno y para la notificación al Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. El sistema contable está revisándose para su incorporación al marco analítico del MEFP 2001. Todas las unidades del sector público no financiero están cubiertas, excepto algunas instituciones decentralizadas como el Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal. Los fondos comunes de inversión están incluidos erróneamente. La clasificación sigue, en líneas generales, las recomendaciones del MEFP 1986 con algunas excepciones, como la falta de coherencia en el tratamiento de los ingresos generados por privatizaciones y la contabilización de la deuda garantizada en el gobierno central consolidado. El Ministerio de Hacienda divulgó datos de las EFO en base caja y en base devengado según el formato del MEFP 2001 para su publicación en el Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas.El marco analítico refleja conceptos y definiciones que siguen, en líneas generales, el MEMF. Los datos son periódicos y de buena calidad, aunque muchas instituciones financieras no distinguen entre las transacciones realizadas por residentes y por no residentes. Los principales problemas son el hecho de que la encuesta de corporaciones de depósito no incluye a las cooperativas de crédito y ahorro, que no se sectorizan completamente los préstamos y otras cuentas, que no se cubren las operaciones offshore de bancos residentes y que las estimaciones del dinero deben mejorarse agregando una medida de los dólares que circulan en la economía.Se recopila según las normas metodológicas del MBP5. Se divulga anual y trimestralmente e incluye la PII. Las fuentes de datos son, en general suficientes para recopilar los principales artículos de la balanza de pagos. En los últimos años, se lograron mejoras importantes en la cobertura y la puntualidad de los datos de la balanza de pagos. Se avanzó significativamente en la recopilación de datos relativos al comercio, a los seguros, a los servicios, a las remesas de los trabajadores, a la inversión extranjera directa, a la deuda externa privada y a los bienes en proceso, así como en la de los datos para las estadísticas de la PII. Los intereses, los dividendos y las transacciones de deuda externa continúan registrándose en base caja.
GuatemalaParticipa en el SGDD desde diciembre de 2004.La recopilación se basa en el SCN 1953 y el año base es 1958. La cobertura es limitada, en especial en cuanto a los servicios. Se utilizan cocientes insumo-producto de 1958 para estimar más del 80% del valor agregado. El Banco Central está en vías de aplicar el SCN 1993 con un año base reciente.Desde febrero de 2001, existe un nuevo IPC basado en ponderaciones tomadas de una encuesta del gasto de los hogares de 1998/99. No se elabora el IPP.Los métodos adoptan las directrices del MEFP 1986. No se planifica migrar al MEFP 2001. Hay problemas para reconciliar el balance del sector público (por encima de la línea) con el de los flujos de financiamiento (por debajo de la línea). No se avanzó demasiado en el mejoramiento de las estadísticas del fondo de seguro social y de las empresas públicas. Los datos generales del sector público no financiero se elaboran sin regularidad. El Ministerio de Finanzas Públicas ofreció datos de las EFP en base caja en formato MEFP 2001 para su publicación en el Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas.Existen problemas importantes en la aplicación del MEMF. Los principales son el hecho de que la cobertura excluye las cooperativas de depósito y crédito, que las corporaciones de depósito aún no pueden ofrecer datos completamente sectorizados y que las operaciones offshore de bancos residentes no están cubiertas. Los pasos hacia la creación de una base de datos integrada se retomaron en el contexto del SGDD.La clasificación y la presentación siguen el MBP4. Se registraron procesos en la transición hacia la metodología del MBP5. La fuente principal de datos para la recopilación de servicios, las transferencias y las transacciones de capital privado (a pesar de las importantes deficiencias de esta fuente de datos) es el sistema de notificación de transacciones internacionales, con declaraciones a cargo de los bancos. Guatemala no recopila estadísticas de la PII. Una misión reciente de asistencia técnica recomendó mejorar la calidad del sistema de notificación de transacciones internacionales y realizar encuestas de empresas.
HondurasEn vías de participar en el SGDD.La recopilación está basada en el SCN 1953 y el año base es 1978. El Banco Central de Honduras está llevando a cabo un programa a cuatro años para adoptar el SCN 1993 y tomar como base el año 2000. La cobertura es limitada y la calidad de las fuentes de datos es deficiente (el sector informal no se estima explícitamente; en algunas industrias se confía excesivamente los cocientes insumo-producto de 1978; las técnicas estadísticas para recopilar el enfoque del gasto del PIB son deficientes).El IPC se elabora siguiendo conceptos, prácticas y normas internacionalmente aceptadas. Desde abril de 2000, se publican nuevos índices con cestas revisadas y ponderaciones actualizadas según la encuesta de ingreso y gasto de los hogares de 1998/99. El IPC cubre ocho ciudades importantes y su cesta incluye 282 bienes y servicios. Aunque no se lo publica, el IPP sigue, en líneas generales, las directrices internacionales en cuanto a sus conceptos y definiciones. La cobertura, sin embargo, se limita al sector manufacturero y excluye sectores clave como la maquila, la minería y la electricidad.La clasificación de las EFP difiere en cierta medida de las recocomendaciones del MEMP 1986 No se planifica la adopción del MEFP 2001. Existen discrepancias entre los datos del Banco Central y los del Ministerio de Finanzas y discrepancias estadísticas entre las estimaciones de las partidas por encima de la línea y del financiamiento del déficit fiscal. Está elaborándose un sistema integrado de administración financiera, que no cuenta con un módulo de nómina de salarios. No hay una sectorización común entre las EFP dentro del Ministerio de Finanzas. En contraposición con lo recomendado por los manuales de EFP, no se preparan estadísticas del gobierno central y general consolidado. Solo se divulgan datos de la administración central, que excluyen las operaciones de los fondos de seguro social y de algunas unidades extrapresupuestarias.Aún no se adoptó completamente el MEMF. Se pretende revisar los métodos y los procedimientos de recopilación en relación con el MEMF. El panorama monetario consolida los balances del banco central, de los bancos comerciales, de los bancos en desarrollo, de las instituciones de ahorro y préstamo y de las empresas financieras, pero no incluye las cooperativas de crédito. Los principales problemas son la falta de cobertura de las cooperativas de crédito y depósito y de las operaciones offshore de los bancos residentes y la falta de balances completamente sectorizados para las corporaciones de depósitos.Se recopila en líneas generales, según el MBP4. Se está realizando una transición hacia el MBP5. Los principales problemas son las muchas desviaciones de la clasificación recomendada por el MBP5, como 1) el tratamiento de los bienes para transformación, 2) la falta de desglose de los servicios de transporte y 3) las transferencias no desagregadas en transferencias corrientes y de capital. Es necesario mejorar las técnicas estadísticas para estimar las remesas de los trabajadores, las utilidades de las empresas de la maquila, los fletes y seguros de los bienes importados y la cobertura insuficiente de bienes. También es necesario mejorar las encuestas de la BDP.
NicaraguaEn vías de participar en el SGDD.En marzo de 2003 se adoptaron nuevas series de cuentas nacionales para 1994–2000, compatibles con el SCN 1993 y con 1994 como año base. Las nuevas cifras implican una expansión de las fuentes de datos y una mayor cobertura de las industrias y del sector informal. También se presentan tablas de oferta y utilización.El IPC, que utiliza desde 2001 ponderaciones nuevas basadas en 1999, cubre a Managua y ocho ciudades más. El IPRI actual es una buena variable representativa del IPP, si bien solo cubre el sector de la agricultura, la pesca y la manufactura.Los métodos siguen las directrices del MEFP 1986. El Ministerio de Hacienda y Crédito Público ofreció datos de las EFP en base caja según el formato del MEFP 2001 para su publicación en el Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas. Algunos problemas son las discrepancias entre saldos deficitarios y superavitarios y las partidas de financiamiento (de fuentes internas y externas) y la clasificación deficiente de gastos corrientes y de capital. La cobertura institucional es incompleta debido a la exclusión de algunos fondos extra-presupuestarios. La cobertura del gobierno central y general consolidado es incompleta porque no incluye a las entidades descentralizadas y autónomas ni a las empresas paraestatales.Se realizaron mejoras importantes en la puntualidad de las cuentas analíticas del banco central. Los problemas principales son las dificultades para sectorizar correctamente las cuentas del sector público de los bancos de depósito (en gobierno central, empresas públicas no financieras y gobiernos locales), la falta de cobertura de las cooperativas de crédito y ahorro y las operaciones offshore de bancos residentes.Se está realizando una transición entre el MBP4 y el MBP5. Se aplicaron importantes recomendaciones del MBP5, especialmente para la cuenta corriente. Los datos se informan al Departamento de Estadística del FMI para su publicación en el Anuario de Estadísticas de la Balanza de Pagos, en el formato estándar del MBP5. No se elabora la PII. La cobertura es algo incompleta. La cuenta financiera es incompleta, especialmente debido a las insuficientes encuestas de empresas. En la cuenta corriente, no se dispone de detalles acerca de algunos servicios y partidas de ingresos. Los datos de la deuda del gobierno central son buenos. Es necesario mejorar los datos sobre la deuda externa de las empresas públicas, los bancos y el sector privado.
PanamáParticipa en el SGDD desde diciembre de 2000. Los meta-datos se publican en la CEDD.Las cuentas nacionales se publican según el SCN 1968 y el año base es 1982. Las autoridades están completando una revisión de las cuentas nacionales con un cambio en el año base de 1982 a 1996, según el SCN 1993. El proyecto implica una actualización de la medición de determinadas actividades y la aplicación de un nuevo sistema de clasificación sectorial. La cobertura se extendió a actividades que no existían en 1982, como la de los bancos residentes y las empresas que operan en la Zona Libre de Colón (ZLC) mediante la rigurosa aplicación del criterio de residencia de la balanza de pagos y las cuentas nacionales.Las ponderaciones utilizadas en el IPC se derivaron de una encuesta de presupuesto de los hogares realizada en 1983/84. Las autoridades planifican introducir un nuevo IPC en la primera mitad de 2004, basado en ponderaciones de la encuesta de hogares de 1997/98. Se dispone de datos de precios al consumidor hasta octubre de 2003.La metodología que utiliza el Ministerio de Economía y Finanzas y la Contraloría General de la República para recopilar las EFP sigue las directrices del MEFP 1986. Se planifica aplicar las directrices del MEFP 2001. La cobertura del Sistema Integrado de Administración Financiera de Panamá (SIAFPA) de las cuentas del gobierno central se completó en 2003. Se está trabajando para incorporar agencias descentralizadas como la Caja de Seguro Social al SIAFPA. El Ministerio de Economía y Finanzas recopila datos acerca del sector público no financiero en base caja y la Contraloría General de la República lo hace de manera combinada entre base devengado y base caja. En 2003, luego del traspaso del Canal de Panamá, las autoridades decidieron incluir su saldo operacional en las estadísticas del sector público no financiero. Es necesario ampliar el alcance de la cobertura del SIAFPA, tratar el tema de los gastos no contabilizados, algunos de ellos debido, probablemente, a la acumulación de atrasos en los pagos, y mejorar la calidad de las fuentes de datos y de las clasificaciones económicas y funcionales.El marco analítico sigue, en líneas generales, el MEMF. En los últimos dos años, el sistema bancario y la Superintendencia de Bancos realizaron un esfuerzo conjunto para mejorar la puntualidad de la producción de estadísticas monetarias y minimizar los errores mediante herramientas informáticas de mejor calidad. La ampliación de la cobertura de indicadores de solidez financiera mejoró la transparencia de las estadísticas del sistema bancario. Los principales problemas son la falta de datos armonizados acerca de la posición financiera del Banco Hipotecario Nacional y del Banco de Desarrollo Agropecuario.Se elabora en conformidad con la metodología recomendada en el MBP5. Se mejoró notablemente en la aplicación de métodos apropiados a la recopilación de estadísticas de la BDP; por ejemplo, mejorando los procedimientos y sistemas de recopilación, reduciendo los retrasos en la recopilación de datos, conciliando las discrepancias en las estadísticas de deuda externa con los prestamistas multilaterales y sistematizando los procedimientos de control de calidad. Se recopilaron los datos de la PII para 1995–2003. A pesar de las notables mejoras, un problema importante es la considerable revisión de los datos, especialmente los referidos a las importaciones y a la inversión extranjera directa. Las revisiones pueden reflejar mejoras en la cobertura, pero también sugieren que aún pueden mejorarse los procedimientos de control de calidad.
República DominicanaEstá en vías de participar en el SGDD.Se está llevando a cabo una revisión en consonancia con el SCN 1993 y se está adoptando un año base actualizado (1991).Se elaboran nuevos índices de precios al consumidor basados en cestas de consumo actualizadas y más precisas y de ponderaciones basadas en la encuesta nacional de ingreso y gasto de los hogares de 1997–98. No se dispone de series de precios al productor, producción industrial ni salarios (excepto del salario mínimo).Los datos fiscales se recopilan de diversas instituciones, pero su clasificación no es completamente coordinada ni consecuente. La información acerca de las empresas públicas suele ser incompleta y publicarse con grandes retrasos. Los datos se recopilan en base caja. Los datos de ingresos y gastos fiscales no son consecuentes con los datos sobre financiamiento, lo que provoca discrepancias estadísticas. Se espera que la aplicación del proyecto del Sistema Integrado de Gestión Financiera mejore tanto la cobertura como la clasificación de las cuentas públicas e introduzca el concepto de base devengado.El marco analítico refleja conceptos y definiciones que siguen, en líneas generales, el MEMF. La cobertura incluye a las instituciones bancarias y otras instituciones de depósitos. Una nueva base de datos, que comenzará a funcionar a fines de 2004, mejorará sensiblemente la puntualidad y la solidez metodológica de las estadísticas monetarias. Un problema importante es la falta de datos acerca de los bancos y cooperativas financieras offshore.Se elabora según las normas metodológicas del MBP5. Se espera que las estadísticas de la PII estén disponibles a partir de 2005. Los principales problemas son los de la cobertura de las importaciones, las transferencias de capital, los ingresos y la cuenta financiera, que dan lugar a errores y omisiones importantes.
Referencia: BDP = balanza de pagos; IPC = índice de precios al consumidor; SGDD = Sistema General de Divulgación de Datos; MEFP = Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas; Anuario EFP = Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas; EFI = Estadísticas Financieras Internacionales; PII = posición de inversión internacional; IPRI = índice de precios industriales; IPP = índice de precios al productor; NEDD = Normas Especiales para la Divulgación de Datos; SCN = Sistema de Cuentas Nacionales; CMCA = Consejo Monetario Centroamericano.
Referencia: BDP = balanza de pagos; IPC = índice de precios al consumidor; SGDD = Sistema General de Divulgación de Datos; MEFP = Manual de Estadísticas de Finanzas Públicas; Anuario EFP = Anuario de Estadísticas de las Finanzas Públicas; EFI = Estadísticas Financieras Internacionales; PII = posición de inversión internacional; IPRI = índice de precios industriales; IPP = índice de precios al productor; NEDD = Normas Especiales para la Divulgación de Datos; SCN = Sistema de Cuentas Nacionales; CMCA = Consejo Monetario Centroamericano.
Cuadro 7.A2.Idoneidad de los datos para propósitos analíticos
PaísesComentarios generalesCuentas nacionalesFinanzas públicasEstadísticas monetariasBalanza de pagos y deuda externa
Costa RicaEn general, estadísticas de buena calidad y publicadas con puntualidad, aunque a veces el Departamento del Hemisferio Occidental requiere que se realicen algunos ajustes. Las estadísticas económicas se producen principalmente en el Banco Central. Se considera más importante que las series cronológicas sean coherentes a lo largo del tiempo que adoptar metodologías avanzadas. Los manuales nuevos deberían incluir un resumen ejecutivo de las recomendaciones más importantes y los cambios que es urgente realizar para aumentar la calidad y la transparencia.En general, la calidad es buena y la cobertura es satisfactoria gracias a las encuestas periódicas. Sin embargo, quedan algunos defectos, como las correcciones constantes y significativas a lo largo del año y la falta de coherencia con los datos fiscales y de la BDP (si bien se concilian en la versión final). Un tema principal es el relacionado con el tratamiento de las operaciones de INTEL, en especial el registro adecuado de los cambios en existencias y exportaciones que afectan al sector real y las estadísticas de la BDP.La información del gobierno central es bastante confiable. No hay mayores problemas para conciliar los datos que están por encima de la línea con los que están por debajo (flujos de financiamiento). Las diferencias son menores e identificables. El principal defecto es la carencia de datos completos y entregados con puntualidad sobre las empresas controladas por el Estado.De buena calidad y confiables, excepto cuando no hay coherencia en la información sobre operaciones offshore (muy importante para Costa Rica). Los datos sobre operaciones offshore son deficientes debido a la variabilidad de cobertura y puntualidad.La calidad de los datos de la BDP es bastante buena, pero tiene problemas similares a los de las estadísticas del sector real. Es necesario fortalecer las iniciativas para registrar las operaciones de INTEL de manera adecuada. Otros defectos: cobertura insuficiente de los flujos de capital privado netos, en especial inversiones de cartera, que están subestimadas. La base de datos sobre deuda pública es buena por la disponibilidad de datos sobre la deuda consolidada externa e interna. Sin embargo, se necesita un desglose por tenedor (residentes y no residentes). Falta información sobre la deuda del sector privado. Por lo tanto, el personal debería diseñar su propia base de datos.
El SalvadorEn general, el sistema de estadísticas es de buena calidad. Sin embargo, desde la dolarización de 2001, dada la escasez de recursos humanos en el Banco Central de Reserva se suspendieron varias encuestas. Esto afecta la calidad de las estadísticas, principalmente las cuentas nacionales y la balanza de pagos. El uso del manual es especialmente importante en el caso de las estadísticas monetarias, ya que aumenta la transparencia.Las cuentas nacionales siguen normas desactualizadas. Las series cronológicas a precios corrientes se publican en dólares. Sin embargo, las series a precios constantes de 1990 están publicadas en colones o dólares. La cesta de bienes utilizada para medir la pobreza ya no es representativa.Importantes discrepancias estadísticas entre los datos que están por encima de la línea y las estimaciones del financiamiento del déficit fiscal (en 2003, cerca de dos puntos porcentuales del PIB).No se publican cuentas detalladas del Banco Central de Reserva; solo se puede acceder a ellas por pedido. Falta información sobre operaciones bancarias offshore.Sin comentarios importantes.
GuatemalaEn general, la calidad de las estadísticas presenta deficiencias importantes. En particular, las estadísticas del sector real no son confiables, ya que el año base es obsoleto. El problema de cobertura debería ser más prioritario que el uso de metodologías avanzadas.El uso de un manual obsoleto (SCN 1953) y un año base desactualizado (1958) hacen que las cuentas nacionales sean muy poco confiables. Las estimaciones del crecimiento del PIB sufren grandes cambios constantemente hasta el momento de la publicación final, lo que puede implicar graves problemas de calidad. Los datos comerciales no incluyen el sector de maquila, lo que reduce la cobertura de las cuentas nacionales.En general, los datos son de buena calidad, pero solo cubren el gobierno central presupuestario.En general, bien. Un tema importante que sigue sin solución es el del tratamiento de las operaciones bancarias offshore, que no están consolidadas con las operaciones territoriales.Principales defectos: grandes movimientos de montos de capital privados sin explicar.
HondurasLa calidad de las estadísticas presenta serias deficiencias. Se observaron importantes problemas en las estadísticas del sector real y las finanzas públicas. La grave falta de coherencia entre sectores dificulta el análisis y en general debe ser solucionada durante las misiones del Departamento del Hemisferio Occidental.A pesar de los intentos de cambiar el año base, consideramos que el uso de un año base desactualizado (1978) constituye un gran obstáculo para la utilización de las cuentas nacionales con fines analíticos. Esto se ve reflejado por las correcciones constantes y de consideración (por ejemplo, en algunos años, de hasta un punto porcentual del PIB).Graves problemas de responsabilización y coordinación institucional. Hubo iniciativas destinadas a superar estos defectos. Con la expansión del sistema integrado de administración financiera, la cobertura y la confiabilidad del gobierno central aumentaron sustancialmente. Aún existen graves dificultades para obtener datos de buena calidad y con puntualidad de las empresas públicas y las municipalidades, algo que se refleja en las grandes discrepancias sin explicar por encima de la línea y en estimaciones de financiamiento.Definitivamente, el conjunto de datos más confiable. La presentación facilita la tarea del usuario. Problema principal: las correcciones que se remontan a un año antes cambiaron los niveles de agregados. Los bancos comerciales no tienen los balances sectorizados recomendados y solo diferencian entre la administración central y el resto del sector público. Esto dificulta realizar análisis de coherencia.Aunque hubo iniciativas para aumentar la frecuencia, aún no se cuenta con datos trimestrales. El principal problema con las remesas de los trabajadores es que, dada su magnitud, generan una gran variabilidad en la cuenta corriente (hasta un punto porcentual del PIB). Las correcciones, constantes y de consideración (pueden tomar hasta dos años), hacen que las estadísticas de la BDP no sean adecuadas para propósitos analíticos.
NicaraguaMejora considerable en las estadísticas de las cuentas nacionales, al igual que en las bancarias y las monetarias. El sector fiscal es el área que presenta más defectos, seguida por la balanza de pagos. Las presentaciones estadísticas no siempre son útiles para propósitos analíticos. Las iniciativas actuales de la división monetaria del Departamento de Estadística están reduciendo la diferencia entre fines estadísticos y fines analíticos. Se necesita asistencia técnica para las bases de datos integradas.Mejoras considerables en las cuentas nacionales a partir de la aplicación del SCN 1993 con nuevo año base, cobertura expandida y tablas de insumoproducto. Mejor estimación de los gastos de capital y corrientes que la de las estadísticas de finanzas públicas. Es necesario terminar la presentación trimestral.Grandes discrepancias estadísticas entre los flujos que están por encima de la línea y los que están por debajo. Desglose deficiente. La cobertura institucional es incompleta: se incluyeron pocas corporaciones públicas no financieras (solo dos de las existentes, que son más de 30) y solo una municipalidad (Managua, que representa el 30% del país). El presupuesto no está en base devengado. Se sobrestimaron los gastos de capital. La información sobre la deuda pública interna es deficiente e insuficiente.Áreas con los defectos más importantes: importaciones sobrestimadas, quizá debido a los trasbordos no registrados (reexportaciones); transferencias realizadas por emigrantes subestimadas por la falta de datos fuente; IED disponible solo para empresas grandes. A raíz de esto, hay errores y omisiones importantes. Muy buenos datos sobre la deuda externa. Falta de datos sobre la deuda pública externa e interna consolidada.
PanamáEn general, las estadísticas son adecuadas para realizar análisis. El sistema de estadísticas de Panamá tiene una de las mejores calificaciones entre los países de América Central. Existe un calendario de correcciones, pero aun así persisten las importantes demoras en las publicaciones. El seguimiento de la asistencia técnica del Departamento de Estadística es importante para la continuidad de las mejoras.Mejoras considerables con la aplicación del SCN 1993 con 1996 como año base. En general, las cuentas nacionales son confiables. Los principales defectos son la falta de estadísticas del lado de la demanda y las correcciones, constantes y considerables, que en algunos años representan cerca de dos puntos porcentuales del PIB.Aunque se considera que son, en general, idóneas para realizar análisis, todavía hay muchos problemas con las fuentes de datos y las clasificaciones.Se considera que son de buena calidad y adecuadas para realizar análisis. Un defecto, aunque menor, es la falta de información sobre otras instituciones no bancarias, como las cooperativas.Las estadísticas de la BDP han mejorado considerablemente, aunque las importantes correcciones pueden ser una limitación para el análisis.
Partida informativa: República DominicanaEn general, la calidad de las estadísticas presenta serias deficiencias con vistas a utilizarlas con fines analíticos. Hay graves problemas con la coherencia entre sectores. Los flujos de deuda externa difieren entre los datos fiscales y los de la balanza de pagos. Las cifras de la inversión pública difieren entre los datos del sector real y los del sector fiscal. No hay coherencia respecto de las importaciones y las exportaciones entre el sector real y la BDP.Se espera que el proceso de corrección actual mejore la calidad de las cuentas nacionales. Una limitación importante son las series trimestrales, a las que se considera poco confiables debido a deficiencias en la medición.Serias deficiencias dificultan el análisis. Hay grandes discrepancias entre los datos que están por encima de la línea y los que están por debajo (en 2003 representaron cerca de cinco puntos porcentuales del PIB). Hay problemas significativos de cobertura y coherencia, debido principalmente a las trabas institucionales. La oficina presupuestaria trabaja relativamente bien, pero no recibe información de todo el sector público. Puntualmente, los gastos de capital están descentralizados y no se incluyen en el presupuesto.Sigue el MEMF. Gracias a la asistencia técnica del Departamento de Estadística se ha progresado considerablemente en la sectorización monetaria, pero el seguimiento es necesario. Existen problemas de información para el seguimiento del programa, principalmente debido a la falta de sistemas computarizados de información completos.A pesar del uso del MBP5, hay importantes defectos que dificultan el análisis. Los problemas están principalmente relacionados con el sector turístico y la contabilización de la deuda. A raíz de esto, los errores y las omisiones son considerablemente altos (primer trimestre de 2004: aproximadamente US$500 millones). Hay serios problemas con la base de datos de la deuda.
Cuadro 7.A3.Países de América Central: Misiones del Departamento de Estadística, 1995 a fines de enero de 2005 1
Costa RicaEl SalvadorGuatemalaHondurasNicaraguaPanamáRepública DominicanaMiembros del CMCATotal
NEDD1999, 200119983
SGDD2004200420041999200420046
Cuentas nacionales1999,200420041997, 1998 1999,20001999,20052000, 20011997,2001Ene. 2002Oct. 2002, Ene. 2004, Abr. 200417
Estadísticas de precios20001
Estadísticas de las finanzas públicas1999,200420042004,20052005*5 + 1*
Estadísticas monetarias y cambiariasAbr. 1998, Dic. 1998, 2001,200320011998,2001, 20041998,2000, 2001,20041997, 1999, 2001,20031997, 2003. 20041998,200121
Balanza de pagos1999,2000, 20051998,199920041995,200419981996, Jun. 1997, Oct. 1997, 1998, 1999, 2002Ene. 1996 Jun. 1996, 1998, 2002, 2003, 200421
Misiones multisectoriales19961998199720024
Bases de datos integradas20021
Marco legal e institucional1999,20002
Misiones IOCN200220032004200320055
IOCN seguimiento200420052
Total1610121291115 + 1*388 +1*

El asterisco representa “próximas misiones”.

El asterisco representa “próximas misiones”.

1

Si bien desde el punto de vista geográfico la República Dominicana no forma parte de América Central, participa en varias iniciativas regionales, como el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centro-américa y los Estados Unidos (CAFTA-DR). Los temas estadísticos pertinentes a la República Dominicana están resumidos en el recuadro 7.2 y se indican como partidas informativas en los cuadros.

2

Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá y la República Dominicana emitieron bonos soberanos en mercados internacionales de capitales. Si bien Honduras y Nicaragua no emitieron bonos soberanos, diversos residentes particulares de estos países emitieron títulos a escala internacional.

3

Las NEDD se pautaron en 1996 para guiar la divulgación de datos al público por parte de los países que tengan o busquen tener acceso a los mercados internacionales de capitales. Los suscriptores deben satisfacer todos los requisitos del programa en el momento de adherirse.

4

El SGDD se creó en 1997 para guiar a los países en la publicación de datos exhaustivos, puntuales, accesibles y confiables. El SGDD, que ofrece recomendaciones acerca de las buenas prácticas en cuanto a la recopilación y divulgación, es menos exigente que las NEDD porque requiere mejoras estadísticas a mediano plazo.

5

Para obtener información acerca de los documentos y grupos de trabajo, véase www.secmca.org/documentos.asp?mnu=11.

6

París 21 surgió en una reunión de estadísticos y autoridades responsables de política económica celebrada en París en noviembre de 1999. La reunión fue iniciativa de las Naciones Unidas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el FMI, el Banco Mundial y la Comisión Europea en respuesta a una resolución del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Este consorcio mundial apunta a promover la formulación de políticas y supervisión objetivamente fundamentadas, sobre todo en los países pobres. El énfasis inicial está puesto en ayudar a los países a preparar documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) a nivel nacional.

7

Desde 2001, el módulo de datos de los IOCN incluye una evaluación de la calidad de los datos según el Marco de Evaluación de la Calidad de los Datos (MECAD) del FMI.

    Other Resources Citing This Publication