Perú
Chapter

Capítulo 23. Retos y avances en la formulación de la política social

Author(s):
Alejandro Werner, and Alejandro Santos
Published Date:
September 2015
Share
  • ShareShare
Show Summary Details
Author(s)
Yu Ching Wong

En el curso de la última década se han logrado importantes avances en la reducción de la pobreza y la desigualdad de ingreso en el Perú. Los indicadores de pobreza y desigualdad mejoraron gracias al efecto combinado de altos niveles de crecimiento, estabilidad macroeconómica, creación de empleos, aumento de los ingresos y fortalecimiento de la política social. Las autoridades se han comprometido a lograr un crecimiento con mayor inclusión social. En 2011 se creó con este propósito el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, y se han destinado crecientes recursos presupuestarios a financiar programas inclusivos. No obstante, aún queda mucho por hacer en áreas específicas como la desigualdad de género y las disparidades sociales entre las poblaciones rural y urbana. Para lograr un crecimiento inclusivo en el Perú será fundamental seguir fortaleciendo la eficiencia del gasto social mediante programas mejor focalizados y continuar movilizando mayores recursos para aumentar dicho gasto.

En este capítulo se pasa revista del progreso alcanzado en el Perú medido en base a diversos indicadores sociales del país, se comparan esos indicadores con los de otros países con nivel de desarrollo comparable dentro y fuera de la región, y se examinan los retos en materia de política para lograr un crecimiento más inclusivo. En la sección siguiente se analiza la evolución de los principales indicadores sociales del Perú en relación con otras economías de mercados emergentes de América Latina y otros países con nivel de desarrollo comparable. Seguidamente se examinan los principales obstáculos para seguir reduciendo las disparidades en el nivel de pobreza dentro del país o entre sus regiones y para satisfacer las necesidades básicas de la población. En este capítulo se presenta además un panorama general del gasto social en el sector público y se resumen las prioridades y los planes de acción del Gobierno (según se dieron a conocer al inicio de la gestión del Presidente Ollanta Humala en 2011) con miras a alcanzar los objetivos sociales fundamentales para 2016. También se describen las medidas necesarias para incrementar el tamaño y la eficiencia de las partidas de gasto social, tras lo cual se presentan algunas conclusiones.

Comparación De Los Indicadores Sociales Del Perú Con Los De Otros Países Latinoamericanos Seleccionados

En el curso de los últimos 10 años el crecimiento y la estabilidad macroeconómica en el Perú han contribuido a reducir considerablemente la pobreza1. El crecimiento económico del país ha sido uno de los más robustos entre los países de AL-62, y durante el período 2000–14 el PIB per cápita medido en paridad del poder adquisitivo registró un crecimiento promedio de 6% (gráfico 23.1).

Gráfico 23.1El Perú y países latinoamericanos seleccionados: PIB per cápita (2014) y crecimiento del PIB per cápita

Fuente: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO).

Nota: Los países de AL-6 son Brasil (BRA), Chile (CHL), Colombia (COL), México (MEX), Perú (PER) y Uruguay (URY).

En este contexto, la pobreza—medida según la proporción de población que vive con menos de US$2 al día (en paridad del poder adquisitivo) como cota de referencia internacional—se redujo en dos tercios durante el período 2000–12 (gráfico 23.2). Esto contuvo en gran medida el aumento de la pobreza observado durante el período 1990-2000 (la expansión económica de la década de 1990 no se tradujo en una reducción acelerada de la pobreza, que también aumentó debido a los efectos de la crisis asiática en el Perú). Entre las economías de AL-6, el nivel de pobreza en el Perú es menor que en Colombia, pero es más alto que en los otros cuatro países del grupo (tomando como base el umbral de pobreza de US$2 al día en paridad del poder adquisitivo) (gráfico 23.3).

Gráfico 23.2El Perú y países latinoamericanos seleccionados: Tasa de pobreza

Fuente: Banco Mundial, base de datos de Indicadores del desarrollo mundial (Banco de datos del Banco Mundial, 30 de enero de 2015).

Nota: Índice de recuento de la pobreza calculado al nivel de US$2 al día (paridad del poder adquisitivo).

Gráfico 23.3Reducción de la pobreza y variación del PIB per cápita, 2000–13

Fuentes: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO), y Banco Mundial, Indicadores del desarrollo mundial.

Nota: Países de AL-6 (Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay) y países con nivel de desarrollo comparable (Bulgaria, Malasia, Rumania, Sudáfrica, Tailandia y Turquía). Véase en la página vii la lista de los códigos de países de tres letras empleados en esta publicación. PPA = paridad del poder adquisitivo.

También se han hecho importantes avances en la reducción de las desigualdades en la distribución del ingreso (gráfico 23.4). Estas decrecieron continuamente a medida que aumentó el ingreso per cápita, y el coeficiente de Gini bajó a 45% en 2012, una mejora de alrededor de 11 puntos porcentuales desde fines de la década de 1990. Entre los países de AL-6, el Perú ocupa el segundo lugar en el índice de desigualdad de ingreso medido en base al coeficiente de Gini, aunque en América Latina la desigualdad es una de las más elevadas del mundo3,4.

Gráfico 23.4El incremento del PIB per cápita ha contribuido a reducir la desigualdad del ingreso (1990–2009)

Fuentes: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO), y Banco Mundial, base de datos de Indicadores del desarrollo mundial.

Asimismo, se ha registrado una fuerte mejora de numerosos indicadores sociales fundamentales y un continuo avance del desarrollo humano. En 2013, el Perú ocupó el 82° lugar entre 187 países (44° percentil) en el Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (gráfico 23.5). En términos relativos, esta clasificación representa una leve mejora si se compara con los resultados obtenidos a partir de 2005 (46° percentil), aunque en gran medida está a la par de su clasificación en 2000 (43° percentil).

Gráfico 23.5AL-6: Clasificación en el índice de desarrollo humano

Fuente: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Índice de Desarrollo Humano.

Nota: En 2013, Chile se situó en el 41° lugar en la categoría de “Desarrollo humano muy alto”; Uruguay (50°), México (71°), Brasil (79°), Perú (82°) y Colombia (98°) se situaron en la categoría de “Desarrollo humano alto”.

Los resultados del país en cuanto a otros indicadores sociales, especialmente los de salud y educación, también son comparables a los de otros países de AL-6 (gráfico 23.6). Por ejemplo, la mortalidad infantil se redujo en más de la mitad entre 2003 y 2013 (a 13 muertes por cada 1.000 nacidos vivos), lo cual representa un progreso extraordinario. Sin embargo, el Perú está a la zaga de otros países de AL-6 en cuanto al acceso a fuentes de agua mejoradas en las zonas rurales (que solo están disponibles para 72% de la población rural) y a las tasas de alfabetización de adultos (gráfico 23.6). Las tasas de matrícula de la enseñanza secundaria y superior no son especialmente bajas si se comparan con las de otros países, aunque en la última década el avance en este terreno ha sido lento.

Gráfico 23.6Indicadores sociales seleccionados

Fuente: Banco Mundial, base de datos de Indicadores del Desarrollo Mundial.

Nota: Los países se dividen en grupos de ingreso de acuerdo con su ingreso nacional bruto per cápita en 2010, que se calcula usando el método Atlas del Banco Mundial: Ingreso bajo: US$1.005 o menos; ingreso medio bajo: US$1.006–US$3.975; ingreso medio alto: US$3.976-US$12.275, e ingreso alto: US$12.276 o más. Véase en la página vii la lista de los códigos de países de tres letras empleados en esta publicación. IMA = países de ingreso medio alto.

1Los datos disponibles más recientes son de 2007 para el Perú y de 2008 para Brasil y Chile.

Disparidades Dentro Del País

En el Perú queda mucho por hacer con respecto a la desigualdad de género (gráfico 23.7). En 2013 ocupó el 77° lugar entre 152 países (51° percentil) en el índice de desarrollo humano ajustado por el índice de desigualdad de género (un índice compuesto que indica la desigualdad entre hombres y mujeres en cuanto a progreso en materia de salud reproductiva y empoderamiento, y en el mercado laboral). En particular, la tasa de mortalidad materna—67 muertes por cada 100.000 nacidos vivos—sigue siendo alta si se compara con la de otros países de AL-6 (aunque ha ido disminuyendo desde fines de la década de 2000). Por añadidura, en el Perú solo 83% de los nacimientos son asistidos por personal de salud calificado, el porcentaje más bajo entre los países de AL-65.

Gráfico 23.7Indicadores seleccionados de desigualdad de género

Fuente: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2014).

Nota: El índice de desigualdad de género es un indicador compuesto que indica la desigualdad entre hombres y mujeres en las áreas de salud reproductiva, empoderamiento y mercado laboral. ALC = América Latina y el Caribe. Véase en la página vii la lista de los códigos de países de tres letras empleados en esta publicación.

La reducción de la pobreza rural—que está muy extendida—sigue siendo uno de los principales problemas de política en el Perú. Si bien la población rural representa la cuarta parte de la población total del país, en 2013, 49% de los pobres estaban concentrados en zonas rurales (Cuadro 23.1)6. Mientras que 5% de la población nacional vivía bajo el umbral de la pobreza absoluta en 2013, el porcentaje de peruanos en la extrema pobreza en zonas rurales era de 16% (comparado con 1% en las zonas urbanas). En 2013, 47,2% de los pobres se concentraban en las regiones montañosas (la sierra), 35,9% en zonas costeras y 16,9% en zonas selváticas (la selva).

Cuadro 23.1Distribución de la pobreza y la extrema pobreza(porcentaje)
PobrezaExtrema pobreza
2010201320102013
Zona de residencia100,0100,0100,0100,0
Urbana47,950,717,916,7
Rural52,149,382,183,3
Región geográfica100,0100,0100,0100,0
Costa34,735,910,49,2
Sierra48,547,268,371,9
Selva16,816,921,318,9

Si bien en las zonas rurales sigue siendo elevada, la extrema pobreza ha disminuido considerablemente desde 2001 (gráfico 23.8). El porcentaje de población nacional que vive en la extrema pobreza se redujo en casi 20 puntos porcentuales durante el período 2001–13, a 4,7%. En las zonas rurales la extrema pobreza se redujo más rápido, en 35 puntos porcentuales (de 51% en 2001 a 16% en 2013). Entre 2001 y 2013 el porcentaje de población nacional que vivía bajo el umbral de la pobreza bajó casi 31 puntos porcentuales (a 23,9%). El porcentaje de población rural que vivía bajo el nivel de pobreza registró una reducción similar (de 78% en 2001 a 48% en 2013).

Gráfico 23.8Pobreza y extrema pobreza en el Perú, 2001, 2005, 2010 y 2013

Fuente: Instituto Nacional de Estadística e Informática del Perú.

La pobreza es especialmente elevada entre la población indígena, los trabajadores independientes y del sector primario y las personas con nivel de instrucción más bajo. En 2013 la incidencia de pobreza entre los que se clasifican a sí mismos como indígenas era de 27% (incluidos los de origen quechua, aimara y amazónico), a pesar de que significó la reducción del porcentaje de 30,2% registrado el año anterior. En lo que respecta al tipo de empleo, en 2013, 42,6% de los pobres (y 47,1% de los situados en la extrema pobreza) eran trabajadores independientes, comparado con 32% entre los que no eran pobres. Además, 54,3% de los pobres en edad de trabajar (y 80,4% de los situados en la extrema pobreza) trabajaban en los sectores agrícola, minero y de pesca, pero solo 18,3% de la población que no era pobre estaba empleada en dichos sectores. Los bajos niveles de instrucción tienen un efecto directo en la incidencia de la pobreza. En promedio, un adulto pobre cuenta con 7,3 años de enseñanza escolar y, si se encuentra en la extrema pobreza, con 5,7 años. En cambio, un adulto no pobre cuenta, en promedio, con 10,5 años de enseñanza (Instituto Nacional de Estadística e Informática, 2014).

La expansión del empleo ha sido un factor importante en la reducción de la pobreza. El ingreso de los hogares ha aumentado mediante el incremento del empleo y los salarios. En el período 2001–09, el porcentaje de población económicamente activa aumentó en 24,4% y, en el Área Metropolitana de Lima, en 30,3% (Instituto Nacional de Estadística e Informática, 2010). El ingreso real per cápita de la población en el tercer, cuarto y quinto decil más bajos de ingreso aumentó en más de 50% entre 2005 y 2010 (gráfico 23.9). De acuerdo con otros estudios (por ejemplo, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 2010), la reducción de la pobreza en el Perú durante el período 2002–09 fue, principalmente, efecto del crecimiento (78%), mientras que el efecto de la distribución fue mucho menor (22%).

Gráfico 23.9Ingreso real per cápita promedio por decil de ingreso

Fuentes: Banco Central de Reserva del Perú e Instituto Nacional de Estadística e Informática (2010).

Nota: Variación porcentual en dólares de EE.UU. constantes, a los precios del Área Metropolitana de Lima (2001).

El éxito de la gestión macroeconómica en los últimos años ha contribuido a reducir la pobreza y a crear empleos, lo cual probablemente seguirá ocurriendo si se aplican políticas macroeconómicas acertadas. Se han hecho numerosos estudios para determinar por qué el crecimiento económico no ha redundado en una reducción más acelerada de la pobreza (Banco Mundial, 2005 y 2011). Además de las diferencias geográficas y de recursos, el crecimiento se ha fundado en las industrias extractivas de recursos naturales, que tienen gran intensidad de capital, pero crean pocos empleos. Por su parte, la agricultura y el empleo informal en zonas urbanas se caracterizan por sus niveles relativamente más bajos de productividad y por el bajo nivel de crecimiento de los salarios. El fortalecimiento de los vínculos entre el crecimiento y la creación de empleos requeriría reformas microeconómicas para alcanzar niveles más altos de productividad y diversificar más la economía, incluidos los sectores con mayor intensidad de mano de obra. Por añadidura, una mayor eficiencia de la inversión pública reduciría las diferencias regionales de capital físico y humano, y mejoraría la redistribución en el mediano plazo.

Comparación Del Gasto Público

En el Perú, el gasto público en educación y salud es más bajo que en otros países de AL-6. De acuerdo con datos comparables de los Indicadores del desarrollo mundial (IDM) del Banco Mundial, en el Perú el gasto público total en educación y salud es inferior a 6% del PIB, el nivel más bajo entre los países de AL-6, donde, en promedio, el gasto oscila entre 8% y 10% del PIB (gráfico 23.10). En parte, esto se debe a que en el Perú el ingreso público—que apenas asciende a aproximadamente 20% del PIB—es más bajo (gráfico 23.11). Esto parece indicar que una mayor movilización del gasto público ayudaría a proveer los recursos adicionales que se necesitan para aumentar el gasto social por encima del nivel actual.

Gráfico 23.10El Perú y países latinoamericanos seleccionados: Gasto público en educación y salud, 2012

Fuente: Banco Mundial, base de datos de Indicadores del desarrollo mundial.

Nota: Los únicos datos disponibles sobre gasto en educación en años anteriores son de Brasil (2010), y México y Uruguay (2011).

Gráfico 23.11Ingreso público en el Perú y en países latinoamericanos seleccionados, 2009–14

Fuente: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO).

En el Perú, la política fiscal ha tenido un efecto limitado en la reducción de la desigualdad. De acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (2012) las transferencias monetarias han sido un instrumento eficaz para reducir las desigualdades de ingreso en países de otras regiones. No obstante, en el caso del Perú y otros países de AL-6, esas transferencias solo parecen tener un efecto limitado en la reducción de la desigualdad de ingreso (gráfico 23.12).

Gráfico 23.12Comparación entre la desigualdad de ingreso en países latinoamericanos seleccionados y la desigualdad de ingreso en países de otras regiones

Fuente: OCDE (2012).

Nota: OCDE = Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Se ha intentado aliviar la pobreza y promover el desarrollo de las poblaciones de bajo ingreso mediante programas sociales focalizados. En el Perú, la cobertura universal de la salud y la educación representa alrededor de 40% del gasto social. Los programas sociales focalizados para mitigar la extrema pobreza—que en promedio aumentaron en 14,5% durante el período 2005–10—registraron el mayor incremento entre las distintas categorías de gasto social (Cuadro 23.2). En 2010 el costo de dichos programas ascendió a 1,7% del PIB (alrededor de 16% del gasto social total). Los organismos estatales administran actualmente 22 programas sociales, incluidos algunos de gran alcance como el Programa de Transferencia Monetaria Condicionada Juntos, el Programa Integral de Nutrición, el Seguro Integral de Salud, el Programa del Vaso de Leche y el Programa Nacional de Infraestructura Educativa. Estos proyectos cuentan con presupuestos basados en los resultados desde que se adoptó la Ley de Presupuesto en 2007.

Cuadro 23.2Gasto social del sector público
Porcentaje del PIBIncremento promedioPorcentaje del gasto del gobierno generalPorcentaje del gasto total
20052010200520102005–102005201020052010
(Millones de nuevos soles)(Porcentaje)
Gasto social total y pensiones28.60746.36710,910,710,157,852,3100,0100,0
Cobertura universal (educación y salud)110.58718.9794,04,412,421,421,437,040,9
Educación7.52711.2922,92,68,415,212,726,324,4
Salud3.0607.6871,21,820,26,28,710,716,6
Programas focalizados (extrema pobreza)3.7117.3001,41,714,57,58,213,015,7
Programas sociales no focalizados12.95116.2154,93,74,626,218,345,335,0
ESSALUD3.6265.6091,41,39,17,36,312,712,1
Pensiones9.32410.6053,62,42,618,812,032,622,9
Fondo Nacional de Vivienda (FONAVI)100,00,00,00,00,00,0
Otro gasto social21.3583.8730,50,923,32,74,44,78,4
Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas.

Excluido el gasto en educación y salud que ya se incluye en los programas para combatir la extrema pobreza. Incluye el gasto social en los niveles de gobierno nacional, regional y local.

lncluye otro gasto social público en los niveles de gobierno local y regional.

Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas.

Excluido el gasto en educación y salud que ya se incluye en los programas para combatir la extrema pobreza. Incluye el gasto social en los niveles de gobierno nacional, regional y local.

lncluye otro gasto social público en los niveles de gobierno local y regional.

Las autoridades han puesto de relieve la necesidad de seguir mejorando la calidad y focalización del gasto social. Los defectos en la focalización de los programas reducen la eficacia del gasto social: la filtración (el suministro de prestaciones a poblaciones no beneficiarias) es superior a 40% en 4 de los 5 programas sociales más importantes, y la subcobertura (que se produce cuando la población destinataria no recibe beneficios) oscila entre 46% en el programa con la tasa más baja de exclusión y 97% en el peor caso. El Gobierno estima que el costo de la filtración en los cinco programas asciende a más de la tercera parte de su presupuesto total (Llanos y Rosas, 2010 y 2014). En este contexto, una mejor utilización del Sistema de Focalización de Hogares puede contribuir a mejorar la eficiencia del suministro. Por ejemplo, la adopción del documento nacional de identidad para menores de edad ha permitido identificar a los 11 millones de niños destinatarios de la mayor parte de los programas sociales (Ministerio de Economía y Finanzas, 2011).

Principales Prioridades y Plan De Acción Del Gobierno

Las autoridades peruanas se han comprometido a producir un crecimiento más inclusivo. En el curso de los últimos años se han incluido en los presupuestos aprobados recursos adicionales para fortalecer el capital humano y la inclusión social (Cuadro 23.3). El Gobierno ha dado a conocer también una serie de objetivos sociales cuantitativos que son fundamentales e incluyen reducir a 20% el índice global de pobreza (según su definición en el país), a la mitad la extrema pobreza—o sea, a 5%—y a 27% la pobreza rural para 2016 (Cuadro 23.4). Además, en agosto de 2011 se creó el nuevo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social a fin de coordinar mejor programas sociales que anteriormente eran administrados por el Ministerio de la Mujer, el Ministerio de Economía y Finanzas y el Gabinete7.

Cuadro 23.3Principales prioridades de política para un crecimiento con inclusión social
1. Primera infancia
  • Poner en marcha los programas Cuna Más (atención integral para niños de hasta tres años centrada en la nutrición y la educación temprana) y SAMU (un sistema de atención móvil de urgencias administrado por el Estado)

  • Ampliar el programa Articulado Nutricional (PAN)

  • Ampliar el Programa Salud Materno Neonatal

2. Educación para niños y adolescentes
  • Aumentar el número de escuelas y maestros en las zonas rurales

  • Proveer instrucción en la que se tomen en cuenta la diversidad, el multilingüismo y el multiculturalismo del país

  • Evaluar el progreso académico de los alumnos y el desempeño de los maestros

  • Proporcionar asistencia a la educación

3. Crear oportunidades para el progreso de los jóvenes mediante el suministro de becas en las universidades y escuelas técnicas (Programa Beca 18)
4. Prestar asistencia a familias pobres con ingreso mínimo (ampliación del programa Juntos)
5. Prestar asistencia a ancianos en la extrema pobreza que no reciben pensión de jubilación a través del programa Pensión 65
6. Desarrollo en zonas rurales
  • Iniciar proyectos coordinados de inversión en infraestructura (por ejemplo, carreteras rurales, electrificación y saneamiento) y ofrecerlos al licitador que pide la subvención más baja

Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas.
Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas.
Cuadro 23.4Indicadores sociales: Resultados y metas(porcentaje)
2010Meta para 2016
Pobreza
Índice de pobreza3120
Extrema pobreza105
Pobreza rural5427
Salud
Desnutrición crónica infantil185
Mortalidad neonatal (por cada 1.000 nacidos vivos)95
Educación
Cobertura de la educación inicial7095
Educación primaria en zonas rurales1840
Servicios sociales2
Electrificación rural6085
Abastecimiento de agua en zonas rurales3957
Saneamiento en zonas rurales1145
Fuentes: Macroconsult y estimaciones del personal técnico del FMI.

Terminada.

Cobertura de hogares.

Fuentes: Macroconsult y estimaciones del personal técnico del FMI.

Terminada.

Cobertura de hogares.

Las prioridades incluyen una mejor focalización en los distritos más pobres y mayor cobertura de los programas sociales exitosos. Las autoridades están concentrando sus programas en los 800 distritos más pobres a través del sistema de focalización de hogares. Otras medidas fundamentales comprenden la ampliación de programas sociales exitosos—como el Programa de Transferencia Monetaria Juntos—a nuevos distritos y el aumento de la cobertura de programas focalizados a personas mayores de 65 años (S/. 250 cada dos meses) que viven en la extrema pobreza y que no han recibido prestaciones públicas mediante la cobertura ampliada del programa de asistencia Pensión 65. Inicialmente, el programa se orientó a ampliar la cobertura de 70.000 personas en 2011 (con un presupuesto de S/. 47 millones) a 170.000 personas en 2012 (con un presupuesto de S/. 241 millones) y a 267.000 personas en 2013 (con un presupuesto de S/. 400 millones).

Deben fortalecerse más los programas de gasto social y obtenerse más recursos para poder elevarlo. Si bien el plan de gasto actual contempla un incremento inicial del gasto social, es necesario crear un margen de maniobra fiscal (cuando sea posible desde el punto de vista macroeconómico) para posibilitar un nivel más alto de gasto en el mediano plazo mediante un incremento de la movilización de ingresos. En este contexto, el régimen modificado de tributación minera establecido en 2011—que comprende el pago de regalías en base al margen de utilidad operativa, un nuevo impuesto especial a la minería destinado a crear ingresos para el Estado y un gravamen voluntario especial sobre las utilidades orientado a las empresas que suscriben contratos de estabilidad—podría generar un monto adicional de US$1.000 millones (alrededor de 0,5% del PIB) al año.

Conclusiones

Si bien los indicadores sociales fundamentales del Perú se asemejan a los de otros países con nivel de desarrollo comparable en la región—a pesar del bajo nivel de gasto social—, aún queda mucho por hacer en ciertas áreas específicas, como la desigualdad de género. Lo que es más, todavía existen grandes disparidades entre las regiones—y entre las zonas urbanas y rurales—y la reducción más profunda de la pobreza rural es uno de los principales dilemas en materia de política. El crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica siguen siendo las condiciones previas para reducir la pobreza, pero también es necesario fomentar la eficiencia del gasto social y movilizar nuevos recursos para poder aumentarlo. Por su parte, una inversión pública más eficiente reduciría los desequilibrios regionales en materia de capital físico y humano, y permitiría mejorar la redistribución en el mediano plazo.

Referencias

La autora desea agradecer a Madelyn Estrada y Zulima Leal por su destacada labor de asistencia en la investigación.

Se usan indicadores sociales del Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo para efectuar comparaciones entre el Perú y otros países.

El grupo de AL-6—Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay—comprende las economías latinoamericanas con mercados financieros más integrados y desarrollados que fijan metas de inflación como parte del marco monetario.

El Perú ocupa el 27° lugar en cuanto a la desigualdad de ingreso entre los 129 países para los cuales hay datos disponibles en relación con el coeficiente de Gini. Entre los 55 países con mayor desigualdad de ingreso, 22 son países de la región de América Latina y el Caribe (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2013).

El Perú ocupó el sexto lugar más bajo entre los países de América Latina y el Caribe. Los cinco países situados más abajo son Haití (26%), Honduras (67%), Bolivia (71%), Nicaragua (74%) y Paraguay (82%).

De hecho, entre los países de América Latina y el Caribe, el Perú ocupó el sexto lugar más bajo. Los cinco países situados más abajo son Haití (26%), Honduras (67%), Bolivia (71%), Nicaragua (74%) y Paraguay (82%).

En 2013, en un marco de creciente urbanización, 75% de la población del Perú residía en zonas urbanas y solo 25% en zonas rurales (Instituto Nacional de Estadística e Informática, 2014). En el Perú, los hogares se clasifican como “pobres” si su gasto total es inferior al costo de una canasta básica de alimentos más un monto estimado de gasto en productos no alimenticios, y se clasifican como “extremadamente pobres” si el total de su gasto es inferior al costo de una canasta básica de alimentos. En 2013, el umbral se fijó en 292 nuevos soles per cápita por mes para la pobreza y en 155 nuevos soles per cápita por mes para la extrema pobreza (Instituto Nacional de Estadística e Informática, 2010).

Véase el capítulo 26 en lo que respecta al establecimiento del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

    Other Resources Citing This Publication