Chapter

Introducción

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
March 1994
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Los países desarrollados han suministrado asistencia financiera a los países que se encuentran en las primeras etapas de su desarrollo durante casi medio siglo. La medición del flujo de recursos externos es esencial para la formulación de estrategias de desarrollo y la evaluación de los programas de asistencia. A su vez, la disponibilidad de datos actualizados y precisos sobre flujos de deuda y financieros facilita la medición de los flujos de recursos. Este informe se centra en el componente de deuda de los flujos de recursos.

En el informe se ahonda en el tema de los saldos de deuda externa tratado en un informe previo1/ y se analiza en qué medida los datos sobre los saldos de la deuda forman parte del análisis del flujo de recursos externos que tiene lugar entre países acreedores y deudores. Las instituciones patrocinadoras, que cooperan a través del Grupo Internacional de Trabajo sobre Estadísticas de la Deuda Externa (GITEDE) son el Banco de Pagos Internacionales (BPI), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unión de Berna.

En la década de los años setenta, muchos países comenzaron a acumular cuantiosos montos de deuda externa. A principios de esa década, una parte considerable de la asistencia económica externa se recibió en forma de financiamiento oficial, renglón que incluye el respaldo oficial de los créditos a la exportación. Hacia fines de la década, el centro de atención había cambiado al financiamiento de acreedores privados, sobre todo bancos comerciales, que comenzaron a reciclar los petrodólares prestando grandes cantidades a los países en desarrollo a bajas tasas de interés nominales. Como resultado, los países en desarrollo adquirieron una proporción cada vez mayor de deuda a corto plazo y fue necesario ampliar la compilación de datos sobre la deuda más allá de las partidas tradicionales de financiamiento a largo plazo. Muchos de estos préstamos a corto plazo se utilizaron para financiar proyectos antieconómicos. Otros se destinaron a financiar déficit de balanza de pagos, déficit que los países debieron haber cubierto con medidas más prudentes de política económica en lugar de endeudarse cada vez más. En 1982, cuando México anunció que no estaba en condiciones de hacer frente a sus obligaciones corrientes de servicio de la deuda, se produjo un cambio drástico en el foco de la asistencia económica financiada por medio de empréstitos. La postura de México puso en evidencia que la deuda acumulada de muchos países en desarrollo había llegado a una magnitud tal que ponía en peligro la estabilidad del sistema financiero internacional. En esa etapa, y en el proceso subsiguiente de negociación, cobró una importancia crucial la compilación de datos precisos sobre la deuda pendiente de rembolso.

Cuatro de los organismos multilaterales que son miembros del GITEDE2/, recolectan y actualizan información sobre la deuda externa y los flujos de recursos que se emplea como fuente de datos para el análisis de la deuda externa. A continuación se describen brevemente los objetivos generales de los sistemas de información empleados por los cuatro organismos para seguir la evolución de la deuda externa:

Banco de Pagos Internacionales (BPI). El BPI compila datos agregados recolectados por las instituciones monetarias oficiales sobre los activos y pasivos internacionales de los bancos comerciales. Evalúa las fluctuaciones de los saldos financieros para hacer frente a las necesidades de información de los bancos centrales miembros en lo que respecta a la política monetaria, las normas de prudencia y el análisis económico general. Además, el BPI recolecta datos sobre bonos internacionales, emisiones de europagarés y ciertos instrumentos financieros derivados. Gran parte de esta información se publica en el informe trimestral del BPI titulado International Banking and Financial Market Developments.

Banco Mundial. El Banco Mundial, acreedor de grandes volúmenes de préstamos, lleva un registro minucioso de la deuda externa de sus países miembros. Compila asimismo datos sobre el flujo total de capital externo a las economías en desarrollo, que se utilizan en análisis económicos.

Fondo Monetario Internacional (FMI). El FMI se empeña en recolectar información precisa sobre el financiamiento global de la balanza de pagos de los países en desarrollo, como parte de su responsabilidad de compilar y analizar datos sobre la balanza de pagos global. Asimismo, compila datos sobre la deuda durante las consultas con los países miembros. Combina además las estadísticas bancarias del BPI con datos de otras fuentes y publica estadísticas bancarias internacionales.

Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). La OCDE hace hincapié en la plena medición de los flujos de recursos oficiales y privados hacia los países en desarrollo, los países de Europa central y oriental y los nuevos Estados independientes que constituían la antigua Unión Soviética, en respaldo a su Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) y el Centro de Cooperación con las Economías en Transición (CCET). Para ese fin, la OCDE prepara estadísticas en base a los datos que recibe a través del CAD y del sistema de notificación de la deuda por el acreedor (SNDA).

Estos organismos elaboran regularmente diferentes informes sobre el tema de la deuda externa, así como análisis más generales sobre lo que ocurre en el ámbito financiero internacional (véase el apéndice I). Ante la necesidad de mantener un diálogo para conciliar las diferencias en los sistemas de compilación de datos sobre la deuda, las cuatro instituciones y la Unión de Berna establecieron el GITEDE en 1984. En 1988, el GITEDE publicó un informe que contiene la definición de la deuda externa, su cobertura estadística y la metodología de análisis. En este informe se ahonda en el tema y se considera la manera en que los datos sobre la deuda externa forman parte del análisis del flujo de recursos externos que tiene lugar entre países acreedores y deudores.

El informe está estructurado de la siguiente manera:

  • En el resumen se presentan los temas principales y se indican las referencias a capítulos específicos.

  • En el capítulo I se definen algunos de los términos básicos empleados en el análisis de la deuda, se describen los diferentes sistemas de clasificación de la deuda y se esbozan las metodologías empleadas para conciliar las diferencias en los datos sobre saldos y flujos de deuda.

  • En el capítulo II se comparan los sistemas de información sobre la deuda que se utilizan en el FMI, la OCDE y el Banco Mundial.

  • En el capítulo III se presentan dos estudios de casos prácticos sobre problemas de análisis de datos y ejemplos de reestructuración de la deuda.

  • En el capítulo IV figuran las conclusiones del GITEDE.

    Other Resources Citing This Publication