Manual de Balanza de Pagos

Manual de Balanza de Pagos
Chapter

XXIV. Presentaciones regionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
June 1994
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

478. La tercera parte del Manual se refiere a cuestiones conceptuales y prácticas de la asignación regional de transacciones y tenencias de activos y pasivos frente al exterior.

479. Los capítulos precedentes versan sobre la compilación de estados de la balanza de pagos global y de la posición de inversión internacional (es decir, estadísticas sobre las transacciones externas y tenencias de activos y pasivos financieros externos de una economía frente al resto del mundo). Pueden compilarse también estados de cuentas similares de carácter regional o bilateral que describan un determinado grupo de economías o reflejen las transacciones externas y la posición de una economía específica ante otra economía o grupo determinado de economías. Desde la publicación de la cuarta edición del Manual han cobrado cada vez más importancia las compilaciones regionales —para fines estadísticos, analíticos y de formulación de políticas—reflejando circunstancias tales como grandes desequilibrios de pagos entre ciertas economías y grupos de ellas, así como la transición hacia la integración económica y monetaria, sobre todo en la Comunidad Europea. Precisamente, siempre y cuando se logre una plena integración, se destacará aún más la significación de las presentaciones regionales de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional, en tanto que perderán importancia las estadísticas individuales de los países miembros de las regiones integradas. En todo caso, se reforzarán mutuamente la armonización de los conceptos, la metodología y la recolección de datos para las presentaciones globales y regionales de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional a la vez que coadyuvarán a mejorar la calidad de las cuentas económicas internacionales.

480. Los conceptos y recomendaciones sobre la compilación de las presentaciones globales formulados en los capítulos precedentes pueden aplicarse también a las presentaciones regionales, sustituyendo toda referencia general a los no residentes o al resto del mundo por una referencia específica a los residentes de la economía o grupos de economías extranjeras en cuestión. Esto es valedero para los estados de balanza de pagos de la economía compiladora con respecto a las transacciones de bienes, servicios y renta, las transacciones de activos y pasivos financieros, las transacciones clasificadas como transferencias que tienen lugar con una economía en particular o un grupo de economías y para la posición frente a esas economías.

Criterios de asignación regional

481. En lo tocante a los componentes principales de las clasificaciones señaladas en los párrafos anteriores, el comercio de bienes —conforme a lo que establece el criterio de traspaso de propiedad—generalmente reflejará las exportaciones asignadas a la región de residencia del nuevo propietario y las importaciones asignadas a la región de residencia del propietario anterior15. En ciertos casos en que no ocurre un traspaso de propiedad (por ejemplo, en la transformación de bienes y en los arrendamientos financieros), las exportaciones e importaciones de bienes se tratan como si el traspaso ocurriera. En el caso del comercio de servicios, la asignación se hará a la región de la que es residente quien preste o adquiera el servicio; en el caso de la renta, será la región de la que el residente reciba o a la que pague dicha renta. Tratándose de transferencias, se efectuará la asignación a la región del donante o del beneficiario, según corresponda.

482. En cuanto a los flujos financieros, pueden aplicarse dos criterios a la asignación regional: el criterio del deudor/acreedor y el criterio de la contraparte. Conforme al primero, las variaciones de los activos financieros de la economía compiladora se asignan al país de residencia del deudor no residente, y las variaciones de los pasivos, al país de residencia del acreedor no residente. Si se observa el criterio de la contraparte, las variaciones de activos y pasivos se asignan al país de residencia de la parte no residente de la transacción.

483. En muchos casos coincide la asignación regional de transacciones de ambas bases (por ejemplo, en el caso de los activos y pasivos relacionados con depósitos bancarios, créditos comerciales y la mayoría de las transacciones de inversión directa). Sin embargo, en otros (como los títulos de crédito comerciables) las asignaciones regionales pueden ser muy diferentes, según el criterio que se observe. A título de ejemplo, cabe mencionar las transacciones de valores (en cartera) y las adquisiciones con fines de inversión directa en las que intervienen terceros.

484. A efectos de la posición de inversión internacional, los datos sobre tenencias de activos y pasivos financieros compilados a escala regional se asignan geográficamente conforme al criterio del deudor/acreedor. Los activos financieros de la economía compiladora se asignan al país de residencia del deudor no residente, y los pasivos, al país de residencia del acreedor no residente.

Problemas y limitaciones

Transacciones de valores

485. La asignación regional de transacciones de valores pone de manifiesto la diversidad de resultados que se obtienen al aplicar el criterio del deudor/acreedor o el de la contraparte y las limitaciones de los mismos. Las transacciones internacionales de valores se caracterizan por la extensión de los mercados secundarios y por la participación de una gran variedad de intermediarios financieros. El emisor (deudor) residente puede no enterarse de los resultados de las operaciones de compraventa que se realizan en el mercado secundario cuando se aplica el criterio del deudor/acreedor a transacciones internacionales de valores nacionales (los que emite la economía compiladora). Es decir, puede ignorar la identidad o residencia del comprador (acreedor) no residente. En los casos de intermediarios financieros que no actúan por cuenta propia (si eso pudiera determinarse), por lo general el emisor desconoce la identidad o la residencia del acreedor que adquiere los valores a través de un intermediario, sobre todo si la operación tiene lugar en un centro financiero internacional con un volumen de transacciones muy elevado. Por consiguiente, el criterio del deudor/acreedor, si bien es eficiente de un lado (el acreedor conoce la residencia del deudor), no lo es del otro (el deudor no necesariamente conoce la residencia del acreedor, a menos que el intermediario o el acreedor le den esa información). Esta situación se ajustaría al criterio del deudor/contraparte16.

486. Sin embargo, cuando se trata de transacciones de valores extranjeros, el criterio del deudor/acreedor sirve en ambos lados, porque el comprador o el vendedor conocen la identidad y la residencia del emisor (deudor) y pueden asignar la transacción a la economía del deudor17.

487. Conforme al criterio de la contraparte, cuando se trate de transacciones de valores nacionales, la venta de valores emitidos por el país A a un intermediario del país B, que actúa por cuenta propia, quedaría asignada por el país A al país B, porque B es la parte no residente de la transacción (la contraparte). Si el intermediario del país B los comprase en nombre de un residente del país C (si pudiese determinarse), el país A asignaría la transacción al país C. En ese caso no se registra ninguna transacción entre los países A y B. De la misma manera, si el país A vende valores extranjeros (emitidos por el país B) a un intermediario del país C, que los compra en nombre de un residente del país D (si pudiese determinarse), el país A asignará la venta al país D. El país A no registraría transacciones ni con el país B ni con el país C. Si el intermediario del país C actuara por cuenta propia, el país A asignaría la transacción al país C, pero no registraría ninguna transacción con el país B conforme al criterio de la contraparte.

488. En la práctica, rara vez puede determinarse si un intermediario extranjero está actuando por cuenta propia o en nombre de un residente de otro país y es difícil conseguir la información necesaria. Además, puede haber diferentes interpretaciones sobre el hecho de que el intermediario asuma efectivamente o no la propiedad de los valores antes de iniciar las transacciones subsiguientes. En consecuencia, y conforme al criterio de la contraparte, la economía compiladora suele asignar las transacciones de valores al país de residencia del intermediario financiero y no a la economía donde reside la contraparte de la transacción, en cuyo nombre ha adquirido los valores el intermediario.

Oro monetario y DEG

489. Las transacciones o tenencias de oro monetario y DEG no pueden asignarse a ninguna región concreta sobre la base del criterio del deudor/acreedor, porque se trata de activos que no tienen obligaciones financieras pendientes como contrapartida. Por lo tanto, las transacciones de dichos activos sólo pueden atribuirse a una categoría regional sin asignación o residual. Conforme al criterio de la contraparte, las compras/ventas de oro monetario se registrarán como aumentos/disminuciones de los activos de reserva de la economía compiladora, y viceversa, para la economía que constituye la otra parte de la transacción. Las transacciones de DEG, que no se consideran pasivos del FMI, se registran de la misma forma que las transacciones de oro monetario.

Transacciones de inversión directa en las que intervienen terceros

490. La inversión directa plantea algunas dificultades con respecto a la asignación regional de las transacciones. Por ejemplo, un inversionista directo del país A adquiere una empresa de inversión directa (o acciones de la misma) del país B de un residente del país C. Conforme al criterio del deudor/acreedor, el país A debería registrar una transacción con el país B, porque se modifica la posición de inversión directa del país A en el país B. Según el criterio de la contraparte, deberá registrarse una transacción entre el país A y el país C, que es donde reside la otra parte que interviene en la transacción. (En ese caso, será necesario agregar una partida conciliatoria para saldar la diferencia entre los asientos de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional, porque esta última se compila conforme al criterio del deudor/acreedor.) (Véase el párrafo 484.)

Liquidaciones multilaterales

491. La asignación regional no necesariamente da lugar a un estado de cuenta equilibrado para la región. Por ejemplo, un residente de la economía compiladora puede efectuar o recibir un pago de un no residente (residente del país A) en forma de un activo frente a otro no residente (residente del país B). Ello ocurre cuando otras economías utilizan como medio de pago activos frente a un país con moneda de reserva. Las asimetrías resultantes de la asignación de las transacciones de recursos reales a la región del propietario/contraparte no residente y de las variaciones de los recursos financieros a la región del acreedor o deudor no residente, se reconocen explícitamente en una presentación regional compilada de esa forma. En consecuencia, se prevé una partida de liquidaciones multilaterales para restablecer el equilibrio contable de la presentación regional compensando las discrepancias. Puede decirse que dicha partida representa el concepto de liquidación de un desequilibrio en las transacciones de la economía compiladora con una región mediante la transferencia a la región, o desde ella, de activos o pasivos frente a otra región o regiones.

492. Rara vez se cuenta con los datos necesarios para compilar las estadísticas relativas a liquidaciones multilaterales, de modo que la partida se deriva normalmente como residuo. No obstante, sólo puede calcularse en combinación con la partida de errores y omisiones netos, que también es una partida residual o equilibradora. Estas u otras discrepancias o errores en la clasificación regional de los asientos no deberían tener ningún efecto sobre la presentación global, que representa la suma total de todos los estados regionales, porque las liquidaciones multilaterales que aparezcan en las distintas presentaciones regionales se compensan entre sí cuando se combinan todas las regiones.

Consideraciones analíticas

493. Como se señala en el párrafo 484, los datos correspondientes a la posición de inversión internacional se asignan geográficamente en base al criterio del deudor/acreedor. Por consiguiente, si se observa ese criterio para la asignación de transacciones —aunque en la práctica suele ser difícil—se obtendrá un conjunto de datos de flujos y tenencias completo y conceptualmente coherente a nivel del país o de la región. Si se aplica el criterio de la contraparte será menester conciliar los datos de tenencias y de flujos.

494. Tanto el criterio del deudor/acreedor como el de la contraparte revisten interés para fines analíticos. El primero facilita el análisis de cuestiones tales como la propiedad de los valores que se compran y se venden, la importancia relativa de las transacciones de valores atribuibles a un país (y a sus entidades) y a una región, los tipos de ofertas, etc. El criterio de la contraparte permite analizar el lugar donde se efectúan transacciones de valores con no residentes, las variaciones de la importancia relativa y desarrollo de los centros financieros internacionales, etc. En la practica, ambos criterios tienen limitaciones en su aplicación para evaluar las transacciones regionales y bilaterales de cartera.

495. Toda vez que sea posible, los países deberán proporcionarse mutuamente datos sobre tenencias de ciertos activos y pasivos. Al contar con más información sobre la identidad de los acreedores no residentes que tienen en su poder títulos de crédito frente a las economías compiladoras, la asignación regional de las tenencias será más uniforme y útil.

Selección de regiones

496. Las presentaciones regionales se refieren por regla general a la clasificación de asientos que efectúa la economía compiladora según la residencia de la entidad económica extranjera que es propietaria/contraparte de la transacción o bien acreedora/deudora. Para determinar la residencia de la entidad se aplican las normas presentadas en este Manual (véase el capítulo IV). Una región comprendería entonces un territorio económico o un grupo de territorios económicos, porque la residencia de una entidad se basa en su vinculación a un determinado territorio económico. Los métodos de asignación descritos corresponden principalmente a una clasificación regional de este tipo. No obstante, la presentación regional se considera a veces de otra manera. Por ejemplo, puede elaborarse un estado regional con transacciones originalmente expresadas en una moneda dada o efectuadas con los residentes de una zona monetaria y no con un territorio económico.

497. Los organismos internacionales constituyen un caso especial, porque no se incluyen en el territorio económico del país donde se encuentran ni se consideran residentes de esa economía. Por consiguiente, sería conveniente considerar una región internacional o de organismos internacionales para fines de asignación.

498. El desglose regional que corresponda hacer para una economía o grupo de economías depende principalmente de la manera en que se van a utilizar las presentaciones. Este Manual no incluye una lista uniforme de países o regiones sobre las cuales la economía o grupo declarante debe compilar estados de cuenta separados.

    Other Resources Citing This Publication