Manual de Balanza de Pagos

Manual de Balanza de Pagos
Chapter

XX. Otra inversión

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
June 1994
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Cobertura

411.Otra inversión forma una categoría residual que comprende todas las transacciones financieras no incluidas en inversión directa, inversión de cartera o activos de reserva (tema, este último, del capítulo XXI).

Clasificación

412. Como ocurre con inversión de cartera, los activos y pasivos de otra inversión se clasifican principalmente por instrumentos. Los sectores del acreedor o deudor interno, que constituyen la base secundaria para la clasificación, son las autoridades monetarias, el gobierno general, los bancos y otros sectores. (Véase el apéndice II, donde se definen los sectores.) A diferencia de la inversión directa y de la inversión de cartera, se hace una tercera subclasificación por plazos de vencimiento: a largo plazo y a corto plazo.

413. El desglose por instrumentos de otra inversión, tal como en la inversión de cartera, está muy vinculado a los componentes de los activos financieros del SCN. (Véase el capítulo III.) Si bien la importancia relativa de las clases de inversión difiere considerablemente de una economía a otra, se incluyen casi todos los instrumentos y canales financieros utilizados al adquirir activos y al contraer pasivos con excepción de la inversión directa y de cartera y de los activos de reserva. La clasificación por instrumentos distingue entre créditos comerciales, préstamos (incluido el uso del crédito del FMI y préstamos del FMI), moneda y depósitos (transferibles y otros) y otros activos y pasivos (por ejemplo, cuentas varias por cobrar y por pagar).

Definiciones y registro

414. Los créditos comerciales comprenden activos y pasivos relacionados con la concesión directa de créditos por parte de proveedores y compradores en transacciones de bienes y servicios y pagos anticipados por productos en elaboración (o que aún no se fabrican), en relación con dichas transacciones. (No se incluyen los préstamos para financiar el comercio, porque se clasifican como préstamos. Véase el párrafo 415.) Si no se cuenta con información específica sobre créditos comerciales, éstos pueden medirse calculando la diferencia entre los asientos correspondientes a las transacciones de bienes y servicios registrados en la fecha del traspaso de propiedad y los asientos correspondientes a los pagos en virtud de dichas transacciones. Aunque, por naturaleza, los créditos comerciales y los anticipos son a corto plazo, se subdividen en dos categorías: a corto y a largo plazo.

415. En préstamos se incluyen los activos financieros creados cuando un prestamista (acreedor) presta fondos directamente a un prestatario (deudor), mediante un acuerdo en virtud del cual el prestamista no recibe un certificado de la transacción o bien recibe un documento o instrumento no negociable. Comprenden los préstamos para financiar el comercio, otros préstamos y anticipos (incluidas las hipotecas), el uso del crédito del FMI y préstamos del FMI, etc. Los arrendamientos financieros y los acuerdos de recompra (véanse los párrafos 417 y 418) también se tratan como préstamos, aunque desde el punto de vista jurídico no encajan en la definición. En la clasificación de préstamos se mantiene el criterio de vencimiento mencionado previamente, haciéndose la distinción entre corto y largo plazo.

416. Los préstamos a largo plazo y los créditos comerciales se registran en cifras netas. Sin embargo, se recomienda agregar con carácter de información suplementaria el registro bruto de los giros y rembolsos de dichos instrumentos. Esta información es muy útil para analizar transacciones relacionadas con la deuda y conciliar los datos sobre deuda declarados en la balanza de pagos con datos procedentes de otras fuentes.

417. Los arrendamientos financieros se tratan como préstamos porque estos acuerdos se consideran evidencia presuntiva de que ha ocurrido un traspaso de propiedad de los bienes. (Véase también el párrafo 206.) Esencialmente, el arrendamiento financiero es un método por el cual el arrendatario financia la compra de los bienes, creándose un crédito financiero, que constituye un activo para el arrendador y un pasivo para el arrendatario. En el momento en que se produce el traspaso de propiedad imputado, se registra el valor de mercado de los bienes con sus correspondientes contrapartidas, como activos/pasivos, en la cuenta financiera. En períodos subsiguientes, los pagos efectuados por el arrendamiento se dividen en intereses —que se registran como renta por pagar/cobrar en la cuenta corriente—y rembolso de principal (deuda) —que se registra en la cuenta financiera—reduciendo a la vez el valor del activo del arrendador y el pasivo del arrendatario.

418. Los acuerdos de recompra (repos) son mecanismos mediante los cuales se venden valores a un precio especificado con el compromiso de recomprar los mismos valores u otros similares a un precio fijo en una fecha futura especificada (generalmente a muy corto plazo, por ejemplo, un día) o en una fecha que el comprador decida. La naturaleza económica de un repo es similar a la de un préstamo con garantía, porque el comprador de los valores le entrega al vendedor fondos garantizados por los valores durante el período del acuerdo y recibe una compensación incluida en el precio fijo cuando se efectúa la recompra. A menudo, los valores no se entregan y el comprador no adquiere el derecho de venderlos, de manera que desde el punto de vista jurídico es cuestionable la existencia de un traspaso de propiedad. Por esa razón, en este Manual (así como en el SCN y en las estadísticas de moneda y banca del FMI) se trata al acuerdo de recompra como un nuevo activo financiero que no guarda relación con los valores que se utilizaron como garantía, sino que es, en efecto, un préstamo con garantía. A la luz de esta interpretación, los acuerdos de recompra deberán clasificarse como préstamos, a menos que entrañen pasivos bancarios y se clasifiquen conforme a directrices nacionales como dinero en sentido amplio, en cuyo caso corresponden a moneda y depósitos. En algunas situaciones, debido a consideraciones de índole jurídica, institucional o de otra clase, es posible que los compiladores nacionales deban darles otro tratamiento; si fuera posible, esta información deberá identificarse y declararse por separado al FMI.

419. El uso del crédito del FMI y préstamos del FMI comprende los giros que efectúa un país miembro sobre el FMI con excepción de los que efectúa sobre su posición en el tramo de reserva. (Véase el párrafo 441.) Incluye también las compras y préstamos al amparo de un acuerdo de derecho de giro, de un acuerdo en el marco del servicio ampliado, del servicio de ajuste estructural, del servicio reforzado de ajuste estructural, del servicio para la transformación sistémica y los préstamos del Fondo Fiduciario. Cualquier disminución de las tenencias del FMI en la moneda de un país miembro en exceso de su cuota en el FMI menos su posición en el tramo de reserva equivale a un rembolso del crédito concedido por el FMI.

420. Los componentes moneda y depósitos deberán sumarse en la misma partida, si bien los países que lo deseen podrán compilarlos independientemente para fines analíticos y de otra índole. El primer componente comprende los billetes y las monedas que están en circulación y que se utilizan comúnmente para efectuar pagos. (Se excluyen las monedas conmemorativas y los billetes que no están en circulación.) Si se utilizan para ese fin la moneda nacional (pasivo) en poder de no residentes y la extranjera (activo) en poder de residentes, es conveniente identificarlas por separado como información suplementaria.

421. En la categoría de depósitos se incluyen depósitos transferibles y de otra clase. Los primeros son los que pueden negociarse a la vista y a la par sin restricciones ni sanciones, pueden transferirse libremente mediante cheques u órdenes de giro o se utilizan comúnmente para efectuar pagos. Pueden estar denominados en moneda nacional o extranjera. Se incluyen asimismo todos los activos que representen depósitos que no sean transferibles, como los depósitos de ahorro, los depósitos a plazo fijo, las participaciones de capital (evidencia de depósito) —que sean legal o prácticamente rescatables a la vista o con un período breve de preaviso—en las sociedades de ahorro y préstamo, cooperativas de crédito, sociedades de crédito inmobiliario, etc.

422. Todas las demás partidas que no sean préstamos o moneda y depósitos se agrupan como otros activos u otros pasivos; por ejemplo, las suscripciones de capital a organizaciones internacionales no monetarias y diversas cuentas por cobrar y por pagar.

423. Como se indica en el párrafo 372, las transacciones de bancos y otros intermediarios financieros que tengan una relación de inversión directa, salvo las relativas a la deuda permanente y a la inversión de capital, se incluyen en inversión de cartera u otra inversión. Por consiguiente, los préstamos y depósitos de dichas instituciones se clasifican tal como se describe en los párrafos 415 y 421.

    Other Resources Citing This Publication