Manual de Balanza de Pagos

Manual de Balanza de Pagos
Chapter

II. Marco conceptual de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
June 1994
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Definiciones

12. La primera parte de este Manual abarca el marco conceptual de las cuentas de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional, examinándose su relación con las cuentas nacionales y con los conceptos de residencia, valoración, momento de registro, unidad de cuenta y conversión.

13. La balanza de pagos es un estado estadístico que resume sistemáticamente, para un período específico dado, las transacciones económicas entre una economía y el resto del mundo. Las transacciones, que en su mayoría tienen lugar entre residentes y no residentes1, comprenden las que se refieren a bienes, servicios y renta, las que entrañan activos y pasivos financieros frente al resto del mundo y las que se clasifican como transferencias (como los regalos), en las que se efectúan asientos compensatorios para equilibrar —desde el punto de vista contable—las transacciones unilaterales (véase el párrafo 28)2. Una transacción en sí se define como un flujo económico que refleja la creación, transformación, intercambio, transferencia o extinción de un valor económico y entraña traspasos de propiedad de bienes y/o activos financieros, la prestación de servicios o el suministro de mano de obra y capital.

14. En estrecha relación con el marco de la balanza de pagos, basado en los flujos, se encuentra la posición de inversión internacional, definida por las tenencias de recursos financieros. Esta última, que corresponde a una fecha específica como el fin del año, es un estado estadístico que representa: i) el valor y la composición de las tenencias de activos financieros de una economía, o de los créditos adquiridos por una economía frente al resto del mundo, y ii) el valor y la composición de las tenencias de pasivos de una economía a favor del resto del mundo. En algunos casos, puede ser de interés analítico calcular la diferencia entre los dos lados del balance para tener una medida de la posición neta. Dicha medida sería equivalente a la porción del patrimonio de una economía atribuible a su relación con el resto del mundo, o derivado de ella. Toda variación de las tenencias en cualquier período definido puede atribuirse a transacciones (flujos), a variaciones de valoración debidas a fluctuaciones del tipo de cambio, precios, etc., o a otros ajustes (por ejemplo, confiscaciones sin indemnización). En cambio, las cuentas de la balanza de pagos sólo reflejan transacciones.

Criterios y conceptos

15. El resto de este capítulo se refiere al marco conceptual de las cuentas internacionales, vale decir, al conjunto de criterios y convenciones básicos que permite el registro sistematizado y coherente de las transacciones internacionales y de las tenencias de activos y pasivos sobre el exterior. En los capítulos subsiguientes se analizarán detenidamente los aspectos sobresalientes de estos criterios, así como sus consideraciones y limitaciones prácticas.

Método de contabilidad por partida doble

16. El criterio básico aplicado a la preparación del estado de balanza de pagos es que toda transacción registrada está representada por dos asientos de igual valor. Uno de ellos se denomina crédito y tiene signo aritmético positivo. El otro se llama débito y tiene signo negativo. En principio, la suma de todos los asientos de crédito es igual a la suma de todos los asientos de débito y el saldo neto de la totalidad de los asientos del estado es igual a cero.

17. En la práctica, sin embargo, las cuentas no suelen estar en equilibrio. A menudo, los datos empleados para estimar la balanza de pagos suelen derivarse en forma independiente de diferentes fuentes; en consecuencia, puede haber un crédito neto o débito neto agregado (es decir, errores y omisiones netos en las cuentas). Para equilibrar las cuentas, se deberá efectuar un asiento separado por un monto equivalente pero de signo contrario. Debe observarse que, como hay estimaciones imprecisas o faltantes de signo contrario que suelen compensarse mutuamente, la magnitud del residuo neto no es indicativa de la exactitud relativa del estado de balanza de pagos. No obstante, la existencia de un residuo significativo y persistente que no se corrige debe ser motivo de preocupación, porque esta situación impide el análisis o la interpretación de las estimaciones y les resta credibilidad. Por otra parte, un residuo neto elevado también puede afectar a la interpretación del estado de la posición de inversión internacional. (Véase la explicación en el capítulo XXIII.)

18. La mayoría de los asientos de la balanza de pagos se refieren a transacciones en las que se entregan o reciben valores económicos a cambio de otros. Dichos valores comprenden recursos reales (bienes, servicios y renta) y financieros. Así, los asientos compensatorios de crédito y débito que exige el método de registro suelen resultar del hecho de que se han anotado montos iguales para los dos recursos que se han intercambiado. Si en vez de ser intercambiados se ceden gratuitamente, o si el registro es unilateral por otras razones, se efectúan asientos especiales —llamados transferencias—para saldarlos. En los párrafos 26 a 31 se describen las distintas clases de asientos que pueden figurar en la balanza de pagos.

19. Conforme a las convenciones del método contable, una economía compiladora registra asientos de crédito i) para los recursos reales que denotan exportaciones y ii) para los recursos financieros que indican reducciones de sus activos sobre el exterior o aumentos de sus pasivos sobre el exterior. A su vez, registra asientos de débito i) para los recursos reales que denotan importaciones y ii) para los recursos financieros que indican aumentos de los activos o disminuciones de los pasivos. En otras palabras, en los activos —reales o financieros—una cifra con signo positivo (crédito) representa una disminución de las tenencias y una cifra con signo negativo (débito) indica un incremento. En cambio, en los pasivos, una cifra con signo positivo significa un aumento, y una cifra con signo negativo, una disminución. Las transferencias aparecen como créditos si compensan asientos de débito, y como débitos si saldan asientos de crédito.

20. El contenido o la cobertura del estado de balanza de pagos depende, en cierto modo, de que las transacciones sean tratadas en base a valores brutos o netos. Las recomendaciones de este Manual especifican cuáles deberán registrarse en valores brutos y cuáles en valores netos, como se refleja en la lista de componentes normalizados y en las presentaciones suplementarias sugeridas.

Conceptos de territorio económico, residencia y centro de interés económico

21. Los conceptos de territorio económico, residencia y centro de interés económico que se utilizan en este Manual son idénticos a los del SCN y se describen detalladamente en el capítulo IV. El territorio económico puede no coincidir con las fronteras políticas reconocidas. El territorio económico de un país comprende el territorio geográfico administrado por un gobierno dentro del cual circulan libremente personas, bienes y capital. En el caso de países marítimos, incluye también las islas que están sujetas a las mismas autoridades fiscales y monetarias que el territorio continental.

22. Una unidad institucional tiene un centro de interés económico y es residente de un país cuando desde algún lugar (vivienda, planta de producción u otro establecimiento), ubicado dentro del territorio económico del país, dicha unidad realiza e intenta seguir realizando (indefinidamente o durante un período finito) actividades económicas y transacciones en gran escala. (Se sugiere emplear un año o más como referencia, aunque no se trata de una regla inflexible.)

Criterios de valoración y momento de registro

23. Para compilar de manera uniforme cualquier agregado de transacciones individuales y registrar la posición de los activos y pasivos que les corresponden, es necesario contar con una base uniforme de valoración de las cuentas internacionales (tanto los recursos reales como los activos y pasivos financieros). En general, en este Manual se utiliza como base para la valoración de las transacciones el precio efectivo de mercado acordado por las partes que intervienen en la transacción. (Este criterio coincide con el adoptado en el SCN.) Desde el punto de vista conceptual, todas las tenencias de activos y pasivos deberán valorarse de acuerdo a los precios de mercado vigentes en el momento al cual se refiere la posición de inversión internacional. En el capítulo V se presenta una exposición completa de los criterios de valoración, las prácticas recomendadas, las limitaciones y la valoración de transferencias, recursos financieros y tenencias de activos y pasivos. (Se incluyen también casos en que no existe un precio de mercado o no es posible suponerlo.)

24. En el Manual y en el SCN, el criterio que se aplica con respecto al momento de registro de las transacciones es el de contabilidad en valores devengados. Por lo tanto, las transacciones deben registrarse con referencia al momento en que se crea, transforma, intercambia, transfiere o extingue un valor económico. Se crean activos y pasivos cuando tiene lugar un traspaso de propiedad, ya sea de índole legal o física (económica). En la práctica, cuando no sea evidente el traspaso de propiedad, el momento en que éste ocurre puede determinarse de una forma aproximada utilizando la fecha en que las partes de una transacción la registran en sus libros o en sus cuentas. (El capítulo VI trata sobre los momentos de registro y convenciones recomendados para diferentes asientos de la balanza de pagos, e incluye excepciones y desviaciones del criterio de traspaso de propiedad.)

Concepto y clase de transacción

25. En general, las variaciones de las relaciones económicas que se registran en la balanza de pagos provienen básicamente de las transacciones realizadas entre dos partes. Dichas partes son, con una excepción (véase la nota 1), un residente y un no residente, y todas las transacciones de esta clase aparecen en la balanza de pagos. Las recomendaciones sobre los asientos específicos necesarios se hallan incorporadas en la lista de componentes normalizados (véase el capítulo VIII) y se detallan a partir del capítulo IX.

26. A pesar de su nombre, la balanza de pagos no se refiere a pagos en su acepción común, sino a transacciones. Algunas transacciones internacionales que revisten interés a efectos de la balanza de pagos pueden no entrañar un pago en efectivo y algunas no se pagan en ningún sentido. La inclusión de estas transacciones, además de las que tienen como contrapartida un pago, constituye la diferencia principal entre un estado de balanza de pagos y un registro de pagos externos.

Intercambios

27. Las transacciones más comunes e importantes de la balanza de pagos pueden caracterizarse como intercambios. Una parte (entidad económica) suministra un valor económico a otra y recibe a cambio un valor igual. Los valores económicos suministrados por una economía a otra pueden clasificarse en términos generales como recursos reales (bienes, servicios, renta) y recursos financieros. Las partes que intervienen en la transacción son residentes de distintas economías, salvo en el caso de intercambio de recursos financieros externos entre sectores residentes. El suministro de un recurso financiero puede suponer no sólo un traspaso de propiedad de un activo o de un pasivo existente sino también la creación de uno nuevo o la cancelación de uno existente. Es más, las condiciones de un contrato relativo a un recurso financiero (por ejemplo, el plazo de vencimiento contractual) pueden modificarse por acuerdo entre las partes, en cuyo caso se da por cumplido el primer contrato y se considera que éste ha sido remplazado por otro con condiciones distintas. Todos estos intercambios se deberán incluir en la balanza de pagos.

Transferencias

28. Las transacciones que comprenden transferencias difieren de los intercambios porque una de las partes entrega un valor económico a la otra sin recibir un quid pro quo que, según las normas y reglas adoptadas en el sistema, tiene valor económico. Esta ausencia de valor por un lado de la transacción está representado por un asiento denominado transferencia. Las transferencias de esta clase (valores económicos suministrados y recibidos sin quid pro quo) se registran en la balanza de pagos. Las transferencias corrientes se incluyen en la cuenta corriente (véase el capítulo XV), en tanto que las transferencias de capital aparecen en la cuenta de capital (véase el capítulo XVII).

Migración

29. Como una economía se define en función de las entidades económicas vinculadas a su territorio, su ámbito posiblemente se vea afectado por los cambios que tengan lugar en las entidades vinculadas a ella.

30. Se produce una migración cuando la residencia de una persona se traslada de una economía a otra por haber cambiado su domicilio. Ciertos bienes muebles del emigrante se importan, de hecho, a la nueva economía. Sus bienes inmuebles y ciertos bienes muebles que se encuentran en la economía anterior se transforman en activos de la nueva economía frente a la anterior. Sus activos o pasivos frente a residentes de otra economía distinta de la nueva pasan a ser activos o pasivos sobre el exterior de la nueva economía. Sus activos o pasivos frente a residentes de la nueva economía dejan de ser activos o pasivos de una economía frente al resto del mundo. La suma neta de todas estas variaciones es igual al patrimonio del emigrante, que también debe registrarse como asiento compensatorio, si se registran los demás cambios. Estos asientos se efectúan en la balanza de pagos donde, por norma, se incluyen en las transferencias.

Otras transacciones imputadas

31. En algunos casos, las transacciones pueden ser imputadas y pueden efectuarse asientos en las cuentas de la balanza de pagos cuando no exista un flujo efectivo. Cabe citar como ejemplo la atribución de las utilidades reinvertidas a inversionistas directos extranjeros. Las utilidades de una filial o sucursal extranjera incluyen utilidades atribuibles a un inversionista directo residente. Dichas utilidades, independientemente de que se hayan distribuido o reinvertido en la empresa, son proporcionales a la participación del inversionista directo residente en el capital de la empresa. Las utilidades reinvertidas se registran como parte de la renta de la inversión directa. Se efectúa un asiento compensatorio, con signo contrario, en el rubro inversión directa de la cuenta financiera para reflejar el hecho de que aumentó la inversión del inversionista directo extranjero en la filial o sucursal extranjera. (En los capítulos XIV y XVIII se trata el tema de las utilidades reinvertidas.)

Otras variaciones que no entrañan transacciones

Reclasificación de activos y pasivos

32. En este Manual, la clasificación de los recursos financieros se basa en características que revelan los motivos del acreedor o del deudor. Si cambian los motivos, varían también dichas características, de modo que los recursos financieros quedan sujetos a reclasificación en función de dichos cambios. Cabe destacar la diferencia que se establece entre la inversión directa y otras clases de inversión. Por ejemplo, varios tenedores independientes de inversiones de cartera (en forma de acciones y otras participaciones de capital social emitidas por una sola empresa en el extranjero) pueden asociarse para adquirir una participación efectiva duradera en la dirección de la empresa. Sus tenencias reúnen así las condiciones de una inversión directa y el cambio de situación de la inversión puede registrarse como reclasificación. Dicha reclasificación se reflejará, al final del período en el que tuvo lugar, en la posición de inversión internacional, pero no en la balanza de pagos. Análogamente, ciertos activos frente a no residentes pueden pasar al control de las autoridades monetarias residentes o quedar fuera de su control, lo cual da lugar a una reclasificación entre activos de reserva y activos que no constituyen reservas.

Variaciones de valoración

33. El valor de los recursos reales y financieros está sujeto a constantes cambios, que pueden atribuirse a una de las dos, o a las dos, causas siguientes: i) el precio habitual al que se efectúan transacciones de ciertos tipos de recursos puede variar en relación con la moneda en que se cotiza dicho precio; ii) el tipo de cambio de la moneda en que se cotiza el precio puede variar en relación con la unidad de cuenta utilizada. Las variaciones de valoración no se registran en la balanza de pagos, pero sí en la posición de inversión internacional.

    Other Resources Citing This Publication