Manual de Balanza de Pagos

Manual de Balanza de Pagos
Chapter

I. Introducción

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
June 1994
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Propósitos del Manual de Balanza de Pagos

1. La quinta edición del Manual de Balanza de Pagos (Manual), como las ediciones previas de 1948, 1950, 1961 y 1977, tiene por objeto fijar una norma internacional para establecer el marco conceptual de las estadísticas de balanza de pagos y servir de guía para la declaración periódica de información sobre la balanza de pagos que los países miembros deben enviar al Fondo Monetario Internacional (FMI). En esta quinta edición se han considerado e incorporado las necesidades y opiniones de los compiladores nacionales y de los diferentes usuarios de las estadísticas de balanza de pagos y de la posición de inversión internacional.

2. Los objetivos centrales del Manual son: i) fijar normas sobre conceptos, definiciones, clasificaciones y convenciones, y ii) facilitar la recolección, organización y comparabilidad, de manera sistemática y a nivel nacional e internacional, de las estadísticas de balanza de pagos y de la posición de inversión internacional. Esta edición viene acompañada de la Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos (Guía), cuyo cometido es dar a los compiladores nacionales orientación práctica sobre la recolección, presentación y sistematización de las estadísticas del sector externo, sobre todo en aquellos países cuyos sistemas estadísticos están en las etapas iniciales de su evolución o en transición.

Cambios con respecto a la cuarta edición

3. La presente edición del Manual difiere de la cuarta edición en varios aspectos de su alcance y de su orientación. Una de las modificaciones importantes es la ampliación del marco conceptual a efectos de incorporar los flujos (transacciones) de la balanza de pagos y las tenencias de activos y pasivos financieros externos (posición de inversión internacional). Se establece una clara distinción entre: i) transacciones y ii) otras variaciones que tienen lugar en las cuentas, tales como variaciones de valoración, variaciones por reclasificación y otros ajustes. Las transacciones u otras modificaciones pueden provocar cambios en las tenencias, pero sólo se reflejarán las transacciones en las cuentas de la balanza de pagos. Por ejemplo, en la quinta edición, la asignación/cancelación de derechos especiales de giro (DEG) y la monetización/desmonetización del oro (con su respectivo asiento de contrapartida) no se incluyen en las transacciones de las cuentas de la balanza de pagos. En cambio, se incluyen en las partidas de ajuste que afectan a la posición de inversión internacional.

4. Además, se ha hecho todo lo posible para que la posición de inversión internacional y las cuentas de la balanza de pagos guarden una relación más estrecha y armónica con la cuenta del resto del mundo de la nueva versión del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) de las Naciones Unidas. Por ejemplo, se da idéntico tratamiento a los conceptos de residencia, valoración, momento de registro y utilidades reinvertidas de la inversión directa en ambos sistemas. Además, para favorecer la coincidencia con el SCN, en esta quinta edición del Manual se hace la distinción entre las transferencias corrientes y de capital y lo que era la cuenta de capital se denomina ahora cuenta de capital y financiera. Estos y otros cambios reflejan las actividades realizadas por los grupos de expertos internacionales y de coordinación, en los que participaron compiladores de cuentas nacionales y de balanza de pagos. La labor de dichos grupos coadyuva a la integración del Manual con otros sistemas estadísticos que se utilizan en el FMI, como los de moneda y banca, finanzas públicas y banca internacional.

5. Se efectuaron asimismo cambios en el tratamiento de servicios internacionales, renta y ciertas transacciones financieras. En primer lugar, a diferencia de la cuarta edición, en la quinta se hace una distinción precisa entre las transacciones internacionales de servicios y las transacciones en renta en la cuenta corriente. En la cuarta edición se agrupaba la renta del trabajo y de la propiedad no financiera junto con servicios salvo embarques, viajes y transportes, en tanto que se cubría por separado la renta de la inversión. En la quinta edición, los dos componentes principales de los flujos de renta entre residentes y no residentes —remuneración de empleados y renta de la inversión—se identifican por separado como componentes de la cuenta corriente. Este tratamiento es consecuente con el concepto de ingreso del SCN y fortalece los vínculos entre la cuenta de renta y la cuenta financiera de la balanza de pagos y entre los flujos de la balanza de pagos y las tenencias de activos y pasivos que constituyen la posición de inversión internacional. En segundo lugar, se amplía la lista de componentes de las transacciones de servicios, habida cuenta de su importancia creciente y de los aportes de varios foros internacionales a la elaboración de una lista codificada para satisfacer las necesidades de diferentes sistemas estadísticos y establecer los vínculos entre ellos.

6. En la quinta edición se ha ampliado y reestructurado considerablemente la cobertura de los flujos y tenencias de carácter financiero. Esto tiene por objeto, en primer lugar, lograr mayor compatibilidad con otros sistemas estadísticos del FMI y con el SCN y, en segundo lugar, reflejar los grandes cambios que se han registrado en la índole y composición de las transacciones financieras internacionales desde que se publicó la cuarta edición en 1977. Cabe mencionar, por ejemplo, la aparición de innovaciones financieras y nuevos instrumentos y participantes en las transacciones, de alguna manera relacionados con la tendencia hacia una mayor bursatilidad de los activos. En muchos casos, las nuevas situaciones tienden a restar claridad a la distinción entre vencimientos a largo y a corto plazo, haciendo más difícil la identificación de transacciones entre residentes y no residentes, sobre todo cuando en dichas transacciones se utilizan varias monedas y diferentes instrumentos o acuerdos financieros efectivos y contingentes. Aunados a la reducción o eliminación de controles cambiarios en muchos países y a la desregulación progresiva de los mercados financieros nacionales, estos acontecimientos suscitaron nuevas dificultades para los compiladores y usuarios. Se presentan, asimismo, otras complicaciones ocasionadas por los problemas de la deuda externa que sufren varios países (por ejemplo, la contabilidad de los atrasos, los mecanismos de condonación o reducción de la deuda y los innovadores acuerdos financieros con esos fines). En parte como respuesta a la nueva situación, se reorientó la clasificación de la cuenta financiera, se amplió la cobertura de la inversión de cartera en valores salvo acciones y otras participaciones de capital a fin de incluir valores a largo y a corto plazo para tomar en cuenta los nuevos instrumentos financieros, y se introdujeron clasificaciones suplementarias para declarar transacciones que denotan financiamiento excepcional (con ciertos asientos relacionados con los atrasos de pagos en cuentas de la balanza de pagos) y otras partidas de interés analítico.

Usos de la información que se presenta en la balanza de pagos y en la posición de inversión internacional

7. Sin duda, uno de los usos más importantes de la información que se presenta en la balanza de pagos y en la posición de inversión internacional es la formulación de medidas de política nacional e internacional. Los aspectos externos —como los desequilibrios de pagos y los flujos de inversión extranjera desde y hacia los países—desempeñan un papel protagónico en las decisiones económicas y de otra índole en una economía mundial cada vez más interdependiente. Dichos datos se utilizan también para estudios analíticos, es decir, para determinar las causas de los desequilibrios de pagos y la necesidad de adoptar medidas de ajuste; la relación entre el comercio de mercancías y la inversión directa; ciertos aspectos del comercio internacional de servicios; los flujos y las tenencias de la banca internacional; la bursatilización de los activos y la evolución de los mercados de capitales; los problemas de la deuda externa, los pagos de renta y su crecimiento, y los vínculos entre los tipos de cambio y los flujos de la cuenta corriente y de la cuenta financiera. Además, los datos del sector externo se utilizan mucho, junto con otras variables, para elaborar proyecciones de balanza de pagos y estimar su interrelación con las variaciones de las tenencias de activos y pasivos externos de los distintos países. Por último, los datos de balanza de pagos y de la posición de inversión internacional constituyen un enlace indispensable en la compilación de información sobre diferentes componentes de las cuentas nacionales (por ejemplo, cuentas de producción, de renta y de capital y financiera y la medición del patrimonio nacional).

8. Las breves referencias anteriores a los cambios de cobertura, clasificación y orientación no constituyen una lista exhaustiva de las diferencias entre la cuarta y la quinta edición del Manual. Se han hecho, además, otras modificaciones en el tratamiento de componentes específicos, que se explican con detenimiento en los capítulos correspondientes. En el rubro inversión directa, por ejemplo, se han modificado los criterios para clasificar los flujos entre bancos afiliados (y las respectivas posiciones de las tenencias) y para distinguir entre transacciones a largo y a corto plazo entre empresas afiliadas. Algunos aspectos de la presentación regional, que en la cuarta edición se trataban en un apéndice, constituyen un capítulo en este Manual debido al interés creciente que el tema ha suscitado a nivel internacional. A efectos de reflejar la ampliación del marco conceptual que abarca las tenencias de activos y pasivos externos, la quinta edición incluye un nuevo capítulo sobre la posición de inversión internacional y una exposición completa de la clasificación, componentes y vínculos con cuentas de la balanza de pagos y rubros de los balances del SCN.

9. El examen de ciertos aspectos del análisis de la balanza de pagos se presenta en el apéndice V de la quinta edición, en lugar de ocupar una posición central como en la cuarta edición. Es más fácil entender dichos aspectos y las características y limitaciones de las diferentes presentaciones una vez cubiertos los conceptos, la estructura y la clasificación de los componentes normalizados. Dado que el examen exhaustivo del material analítico requiere una cobertura mucho mayor que la de este Manual, sólo se han destacado algunos puntos para ayudar a identificar las causas de los desequilibrios de pagos, determinar las necesidades de financiamiento y centrarse en las medidas adecuadas de ajuste.

10. Si bien existen diferencias significativas entre la cuarta y la quinta edición del Manual, en esta última se mantiene la continuidad del marco para la recolección y presentación de datos al FMI. Se ha hecho todo lo posible para delinear con claridad los criterios y conceptos, para relacionarlos adecuadamente con consideraciones y limitaciones prácticas, y para establecer los convenios que podrán aplicarse, cuando lo permitan las fuentes de datos, dentro de un marco uniforme. Cabe señalar que, como la evolución de los sistemas estadísticos es desigual, los componentes normalizados y las clasificaciones que se presentan en el Manual pueden ser excesivamente detallados para algunos países miembros del FMI y poco detallados para otros. Sin embargo, el marco conceptual es flexible, dado que los primeros pueden presentar información limitada sobre algunos componentes —y posteriormente agregar más datos, si fuese posible—en tanto que los otros pueden enviar datos suplementarios si así lo desean.

Estructura del Manual

11. En la primera parte del Manual se examina el marco conceptual de las cuentas internacionales. La segunda parte trata sobre la estructura y clasificación de cuentas, y la tercera parte se refiere a la asignación regional.

    Other Resources Citing This Publication