Chapter

2 Unidades que serán encuestadas

Author(s):
Rita Mesias
Published Date:
August 2016
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Tiene lugar una inversión directa cuando una unidad residente en una economía realiza una inversión que le otorga el control1 o un grado de influencia significativo sobre la dirección de una empresa residente en otra economía. Este concepto se concreta cuando la participación del inversionista directo (ID) le confiere un 10%2 o más del poder de voto3 en la empresa de inversión directa (EID) (el porcentaje suele equivaler a la propiedad de acciones ordinarias). Una vez alcanzado este umbral, se dice que las unidades en cuestión tienen una relación de inversión directa, y las posiciones en acciones y otras participaciones de capital e instrumentos de deuda entre el ID y la EID, y entre todas las EID del mismo ID, se incluyen en la inversión directa, salvo la deuda entre ciertas sociedades financieras afiliadas4. Se incluyen en la inversión directa las unidades sobre las cuales el mismo inversionista inmediato o indirecto ejerce control o influencia, pero que no ejercen control o influencia significativa entre sí. Estas unidades se denominan “empresas emparentadas”. Los datos de la ECID se registran por economía, según la ubicación de la contraparte inmediata en una posición de inversión directa.

2.1 El objetivo de este capítulo es explicar cómo establecer y actualizar el marco de la encuesta, que abarca las unidades de la economía que son EID, los ID y/o las empresas emparentadas. Es importante determinar las unidades que son EID, ID y/o empresas emparentadas por dos razones como mínimo. En primer lugar, ayuda a establecer el tipo/los tipos de encuesta/s que deberían realizarse (por ejemplo, un formulario modelo para la inversión directa en la economía declarante, o un formulario modelo para la inversión directa de la economía declarante en el exterior, como en el apéndice IV). En segundo lugar, facilita la compilación de datos sobre la inversión directa en la economía declarante y en el exterior. Tanto los ID como las EID deben ser unidades institucionales, o constituir un grupo de unidades institucionales con un propietario común, residentes en la economía en la cual se realiza la encuesta.

2.2 Al principio del capítulo se presentan ejemplos sencillos de unidades institucionales que son parte en una relación de inversión directa. Posteriormente, se examinan ejemplos con más de una unidad institucional residente, como los grupos empresariales locales, y otros ejemplos más complejos de relaciones de inversión directa. Por último, se ofrece una reseña de las fuentes que pueden utilizarse para elaborar un marco de la encuesta que abarque las unidades residentes que participan en actividades de inversión directa5.

2.3 Aunque es posible que los compiladores no cuenten con información suficiente para identificar los casos más complejos de inversión directa entre unidades institucionales, sobre todo si es la primera vez que llevan a cabo una encuesta de este tipo, deberán seguir adelante y realizarla, ya que frecuentemente la información sobre los casos más complejos puede elaborarse o derivarse a partir de casos más sencillos, o repitiendo la encuesta.

Unidades institucionales residentes en una economía

2.4 Las unidades que serán consideradas ID o EID o empresas emparentadas son unidades institucionales en sí mismas; es decir, satisfacen criterios específicos como el hecho de tener o poder llegar a tener un conjunto de cuentas propio6. Pueden ser unidades institucionales las sociedades (definidas en términos estadísticos para incluir entidades constituidas o no como persona jurídica, empresas públicas y privadas, fondos de inversión, sucursales, unidades hipotéticas residentes, fideicomisos y otras cuasisociedades), las instituciones sin fines de lucro, las unidades de gobierno, los organismos internacionales, los particulares y los hogares. Pueden ser ID cualquiera de las unidades antes mencionadas7.

2.5 Aunque las unidades institucionales de inversión directa suelen ser sociedades, las instituciones sin fines de lucro y las unidades de gobierno8 también pueden ser parte en la inversión directa, como también pueden serlo los hogares (las tres últimas solo como ID)9. Debe subrayarse que las unidades institucionales no son necesariamente autónomas, ya que las filiales o sucursales de propiedad absoluta se reconocen como unidades institucionales separadas de la unidad matriz. Cada unidad institucional es residente de un solo territorio económico, que se determina según su centro de interés económico predominante10. Aunque la residencia se establece generalmente en función de la presencia en un territorio económico11, no es necesaria una ubicación fija, siempre que permanezca dentro del territorio económico. La definición operativa se basa en una ubicación efectiva o prevista durante un año o más; si bien el período específico de un año como mínimo es algo arbitrario, se adopta para evitar incertidumbre y promover la coherencia internacional. En el apéndice II se proporciona información más detallada sobre cuestiones relacionadas con la residencia. También se analizan los sectores institucionales y se describen más detenidamente los diversos tipos de unidades institucionales, centrando el análisis en las relaciones de inversión directa, por ejemplo en el caso especial de la construcción y los operadores de equipo móvil en el exterior.

Unidades institucionales de inversión directa

2.6 Por definición, la propiedad de las unidades institucionales que realizan operaciones de inversión directa es de carácter transfronterizo12. En esta sección se examinan diversos tipos de sociedad (por ejemplo, entidades constituidas como persona jurídica y cuasisociedades, incluidas las sucursales) que participan en una relación de inversión directa. También se hace referencia a los hogares, el gobierno y las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH) en la medida en que pueden llegar a participar en relaciones de inversión directa. En el apéndice II (sección B) se proporciona información más detallada sobre las unidades institucionales.

2.7 En el caso de una entidad constituida como sociedad (es decir, una entidad jurídica), la identificación de la unidad institucional es generalmente una tarea sencilla (por ejemplo, las filiales de empresas extranjeras constituidas como sociedad, los fondos de inversión, etc.). La inversión directa se basa en el poder de voto13 derivado de la propiedad de participaciones de capital (10% o más). Con frecuencia, hay una correspondencia de uno a uno entre los votos y las acciones. Sin embargo, esa proporción puede ser mayor o menor que el porcentaje accionario si existen “acciones doradas” o dos categorías de acciones (por ejemplo, si algunas tienen una ponderación mayor que confiere a una o más partes un número de votos que no guarda proporción con su participación accionaria).

2.8 En algunos casos, el poder de voto puede ejercerse sin una correspondiente propiedad de las acciones. Por ejemplo, en el caso de las entidades no constituidas como persona jurídica, que abarcan las sucursales y otras cuasisociedades14, no hay acciones en el sentido de un instrumento negociable. En esos casos es importante distinguir las unidades de sus propietarios si estos son residentes en otra economía. Por ejemplo, las sucursales pueden formar parte de una misma entidad jurídica que realiza operaciones en más de una economía; la sucursal y su casa matriz no residente deben considerarse como dos unidades institucionales distintas: la primera, residente, y la otra, no residente. Como regla general, las entidades no deben aglomerarse con sus propietarios si uno o más de ellos es residente en otro territorio económico. El uso de un territorio económico como ámbito de delimitación de las estadísticas económicas significa que cada miembro de un grupo de empresas afiliadas es residente en la economía en que está ubicado, y no en la economía en que está situada la oficina central.

2.9 De ser posible, las operaciones de una empresa multiterritorial15 en cada territorio deben considerarse según los principios para la identificación de sucursales. Si esto no fuera factible porque las operaciones están tan bien integradas que no se mantiene un conjunto de cuentas separado, las operaciones globales de la empresa deben prorratearse, asignándolas a cada territorio económico. El prorrateo debe basarse en las contribuciones a las operaciones efectivas16 de la empresa en cada territorio económico, proceso que puede resultar difícil de implementar para los compiladores.

2.10 Las sociedades financieras abarcan todas las sociedades y cuasisociedades que se dedican principalmente a brindar servicios financieros a otras unidades institucionales, incluidos servicios de seguros y fondos de pensiones. Estos servicios financieros son el resultado de la intermediación financiera, la gestión del riesgo financiero, la transformación de la liquidez o la prestación de servicios financieros auxiliares. Es importante separar los intermediarios financieros de las otras sociedades financieras, ya que toda deuda entre intermediarios financieros (salvo las sociedades de seguros y los fondos de pensiones) se excluye de la inversión directa (es decir, ambas partes son intermediarios financieros distintos de sociedades de seguros o fondos de pensiones).

2.11 Los principales intermediarios financieros excluidos son las sociedades captadoras de depósitos, los fondos del mercado monetario (FMM), los fondos de inversión fuera del mercado monetario y otros intermediarios financieros, excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones. Véase una descripción más completa en el apéndice II.

Reconocimiento de unidades hipotéticas en la inversión directa17

Tierras y terrenos y otros recursos naturales de propiedad de no residentes

2.12 Se considera que los propietarios y compradores de tierras y terrenos y otros recursos naturales dentro del territorio económico tienen un centro de interés económico en la economía18. Si un propietario o un comprador no se puede calificar como unidad residente, se crea una unidad hipotética residente para esta finalidad. Se considera que la unidad hipotética residente ha comprado las tierras o recursos naturales no transables, en tanto que se considera que el no residente ha adquirido el capital de la unidad hipotética y por lo tanto adquiere un activo financiero en lugar de un activo no financiero. Se aplica también este tratamiento basado en la creación de una unidad hipotética residente cuando un no residente es propietario de edificios, estructuras y otras mejoras construidas sobre el terreno, cuando arrienda tierras por períodos prolongados o cuando es propietario de recursos naturales distintos de tierras. Como resultado de este tratamiento, el no residente es el propietario de la unidad hipotética residente, en lugar de ser el propietario directo de las tierras u otros recursos naturales. La unidad hipotética residente tiene un pasivo por participaciones de capital frente al no residente y, por lo tanto, las tierras y otros recursos naturales son activos de la economía en la cual están ubicados físicamente.

2.13 Las unidades hipotéticas residentes reciben el mismo tratamiento que las cuasisociedades. Si el propietario del capital de la unidad hipotética residente cumple con el requisito de ejercer el control o una influencia significativa sobre esta unidad, las transacciones entre el propietario no residente y la unidad hipótetica residente se clasifican como inversión directa. De lo contrario, estas transacciones se incluyen en otra inversión, otras participaciones de capital en la posición de inversión internacional (PII)19.

Arrendamiento a largo plazo

2.14 Un arrendamiento a muy largo plazo20 para el uso de tierras y terrenos y otros recursos naturales en general debe estar en poder de un residente21. Como se señaló antes, si un no residente es parte de un arrendamiento a largo plazo para el uso de este tipo de activo, se crea una unidad hipotética residente que recibe el mismo tratamiento que una cuasisociedad o sucursal22. Se supone que la unidad hipotética residente arrienda el activo. Según este método de registro, se trata de un arrendamiento entre dos residentes, y se considera que el no residente tiene una participación de capital en la unidad hipotética residente.

Vivienda

2.15 Si un residente es propietario de una vivienda en otra economía, se considera que la misma pertenece a un residente hipotético de esa economía. Se considera que el propietario jurídico tiene un derecho financiero sobre la unidad hipotética residente. Por lo tanto, se considera que la unidad hipotética residente es una EID de propiedad absoluta de un no residente. En general, el único activo de la unidad hipotética es la vivienda23.

Gastos preliminares realizados antes de crear una entidad jurídica

2.16 Una empresa se reconoce como residente cuando incurre en gastos preliminares, como la adquisición de derechos de explotación minera, derechos de licencia, costos de preparación del terreno, licencias de construcción, impuestos sobre las compras, gastos de las oficinas locales y honorarios de abogados antes de la creación de una entidad jurídica. Al reconocer una cuasisociedad, estos gastos preparatorios se registran en la economía en la cual tendrán lugar las operaciones futuras como transacciones de residente a residente financiadas por una entrada de inversión directa, y no como venta a no residentes de activos no producidos, exportación de servicios jurídicos, etc. Debido a la escala limitada de estas actividades, a menudo es posible compilar datos aceptables sobre estas empresas aunque no estén constituidas como persona jurídica. Si posteriormente el proyecto no entra en servicio, el valor de la inversión directa se elimina mediante un asiento en otras variaciones del volumen de activos y pasivos24.

Centros financieros internacionales, unidades que realizan operaciones de financiamiento “en tránsito” o “de transferencia”, e intermediarios financieros

2.17 El único propósito de algunas EID es transferir fondos, es decir, los fondos se traspasan25 de una empresa residente en una economía a una empresa en otra economía, y pueden adoptar la forma de entidades con fines especiales (EFE), sociedades de control (holding) e instituciones financieras que prestan servicios a otras empresas no financieras afiliadas26. Estas unidades se incluyen en la inversión directa de una economía, aunque es posible que los fondos que transfieren tengan escaso efecto en la economía local. Las unidades que realizan operaciones de financiamiento de transferencia (pass-through) se clasifican como unidades de inversión directa, y los fondos en tránsito también se incluyen en la inversión directa (salvo si se excluyen porque representan deuda entre tipos específicos de sociedades financieras afiliadas). Estos fondos constituyen una parte integral de las transacciones y posiciones financieras de un ID frente a sus empresas afiliadas; si estos fondos se excluyeran de la inversión directa se distorsionarían y subestimarían considerablemente los flujos financieros y posiciones de inversión directa a nivel agregado. Por el otro lado, la inclusión de estos datos en la inversión directa fomenta la simetría y la coherencia entre las economías. Cabe asimismo señalar que las EFE por lo general convierten las transacciones y posiciones de deuda a participaciones de capital, de largo plazo a corto plazo, de moneda local a moneda extranjera, etc., y que estas transformaciones dan lugar a alteraciones significativas de las características de riesgo. De ahí que las posiciones frente a EFE y las posiciones de las EFE frente a terceros sean importantes para fines analíticos. Asimismo, actualmente no existe ningún método acordado a nivel internacional que permita distinguir los fondos en tránsito de otros flujos de inversión directa.

2.18 La presencia física en una economía no es una condición previa para poder establecer la existencia de una unidad institucional. Por ejemplo, con frecuencia los bancos, las compañías de seguros, los fondos de inversión (a diferencia de sus gerentes), los vehículos de titulización y algunas EFE realizan sus operaciones sin una presencia física o con una presencia física reducida. Lo mismo sucede con la fabricación virtual, cuando todos los procesos físicos son subcontratados a otras unidades. Cuando una empresa no tiene una dimensión física significativa, su residencia se determina según el territorio económico cuyas leyes rigen su registro o constitución como sociedad27.

Sucesiones, fideicomisos y sociedades limitadas

2.19 Las sucesiones, los fideicomisos y las sociedades limitadas se tratan como unidades institucionales aparte si se constituyen en un territorio diferente del de sus propietarios o beneficiarios.

Zonas especiales

2.20 Cabe señalar que a veces las economías establecen zonas físicas o jurídicas aparte que están bajo su control, pero que en cierta medida se rigen por otras leyes. Por ejemplo, una zona de libre comercio o un centro financiero offshore pueden estar exentos de ciertas leyes, entre otras, las leyes tributarias. Estas zonas especiales siempre deben incluirse en el territorio económico porque es necesario tener una visión del conjunto de la economía, y contar con datos globales de gran alcance y compatibles con los datos de las economías de contraparte28.

Sociedades financieras seleccionadas

2.21 Como se señaló antes, las posiciones de deuda entre algunos tipos específicos de sociedades financieras deben excluirse de la inversión directa e incluirse en cambio entre las inversiones de cartera u otras inversiones, según corresponda29. Las sociedades financieras abarcan todas las sociedades y cuasisociedades que se dedican principalmente a prestar servicios financieros, incluidos los servicios de seguros y fondos de pensiones, a otras unidades institucionales. La producción de servicios financieros es el resultado de la intermediación financiera, del riesgo financiero, la transformación de la liquidez o la prestación de servicios financieros auxiliares. Las sociedades financieras se pueden dividir en tres clases generales: intermediarios financieros, auxiliares financieros y otras sociedades financieras.

2.22 Los intermediarios financieros seleccionados comprenden las sociedades captadoras de depósitos (incluido el banco central), los fondos del mercado monetario (FMM), los fondos de inversión fuera del mercado monetario y otros intermediarios financieros excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones. Todas las posiciones en instrumentos de deuda entre estos tipos seleccionados de sociedades financieras afiliadas están excluidas de la inversión directa (aunque las posiciones en participaciones de capital entre todos los tipos de sociedades financieras afiliadas deben incluirse en la inversión directa). Por ejemplo, los depósitos u otras sumas prestadas por la casa matriz de un banco u otro intermediario financiero a su EID ubicada en el exterior que también es un intermediario financiero, y los depósitos y otros empréstitos obtenidos de estas oficinas, no deben clasificarse en inversión directa. Aunque ambas partes afiliadas deben ser sociedades financieras de este tipo, no es necesario que sean el mismo tipo de sociedad financiera. En otras palabras, se aplican las definiciones usuales de inversión directa en el caso de las sociedades de seguros, los fondos de pensiones, los auxiliares financieros y “otras” sociedades financieras30.

2.23 En el apéndice II se presenta una descripción más completa de los cinco tipos31 de intermediarios financieros cuyas posiciones en instrumentos de deuda frente a otros intermediarios financieros en el exterior deben excluirse. Se recomienda que en el formulario de recopilación de datos se identifiquen por separado las unidades residentes que se encuadren en la definición de cualquiera de estos cinco tipos de intermediarios financieros. Esto facilitará la futura labor de investigación de los compiladores, porque es posible que haya posiciones de deuda muy significativas entre cualquiera de estas empresas residentes frente a una empresa extranjera relacionada que figuren erróneamente como inversión directa.

2.24 Las posiciones en instrumentos de deuda de intermediarios financieros frente a entidades relacionadas no residentes que no sean intermediarios financieros deben incluirse en la inversión directa. Asimismo, las posiciones en instrumentos de deuda de entidades residentes que no sean intermediarios financieros frente a intermediarios financieros no residentes relacionados deben incluirse en la inversión directa. Por lo tanto, todas las posiciones en instrumentos de deuda de sociedades residentes frente a sociedades no financieras no residentes relacionadas, así como todas las posiciones en instrumentos de deuda de sociedades no financieras residentes frente a sociedades no residentes relacionadas, deben incluirse en la inversión directa.

Gobiernos

2.25 Los gobiernos son entidades jurídicas de carácter único, establecidas por procesos políticos, con facultades legislativas, judiciales o ejecutivas sobre otras unidades institucionales dentro de una determinada zona. Considerado como unidad institucional, las principales funciones del gobierno son asumir la responsabilidad de proveer bienes y servicios a la comunidad o a los hogares financiando su prestación por medio de los impuestos u otros ingresos; redistribuir el ingreso y la riqueza mediante transferencias, y realizar operaciones de producción no de mercado. Los gobiernos pueden participar en operaciones de inversión directa solo como ID.

Hogares

2.26 Los hogares también son unidades institucionales. Un hogar es residente del territorio económico en el cual los miembros del hogar mantienen una vivienda o una sucesión de viviendas que los miembros del hogar consideran y utilizan como su vivienda principal. Al igual que otros tipos de unidades institucionales, los hogares pueden ser ID a través de su poder de voto en empresas. Asimismo, los hogares residentes pueden ser propietarios de bienes raíces en el exterior (y los hogares no residentes pueden ser propietarios de bienes raíces en la economía compiladora)32 que, por convención, se consideran inversión directa. Sin embargo, con frecuencia es difícil obtener datos sobre estas inversiones directamente de los hogares y, por lo tanto, posiblemente deban emplearse otros medios para compilar las estadísticas33.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares

2.27 Las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH) son unidades que se dedican en particular a proporcionar bienes y servicios a los hogares o a la comunidad en general, de forma gratuita o a precios que no son económicamente significativos (por lo tanto, se clasifican como productores no de mercado), con excepción de las que son controladas o financiadas principalmente por unidades de gobierno. Abarcan, por ejemplo, instituciones filantrópicas, organismos de socorro y asistencia financiados por transferencias voluntarias, así como sindicatos, asociaciones profesionales y eruditas, asociaciones de consumidores, instituciones religiosas, y asociaciones sociales, culturales y recreativas, que no cobran precios económicamente significativos. Una ISFLSH no puede ser una EID, ya que no ha sido creada con la intención de repatriar utilidades a su inversionista. Sin embargo, una ISFLSH puede ser ID en una entidad con fines de lucro no residente34.

Fuentes para determinar las unidades de inversión directa que serán encuestadas

2.28 Son diversas las fuentes de información sobre unidades que mantienen participaciones y/o inversiones en empresas extranjeras y que, por lo tanto, podrían ser objeto de una encuesta, y el trabajo requerido para compilar esa información dependerá del alcance de la información que ya tenga el organismo compilador en su base de datos. Por ejemplo, es posible que las oficinas centrales ubicadas en el país declaren información en nombre de todas las unidades de negocio que controlan en la economía compiladora. Cuando la información se declara colectivamente para el grupo, el número de unidades que debe consultarse se limita a las que están en mejores condiciones de proporcionar los datos requeridos. Si la información corresponde a un grupo de empresas, es importante que los encuestados indiquen qué unidades del grupo empresarial están comprendidas en el informe/los informes presentado/s. (Véase la sección siguiente, “Empresas de inversión directa e inversionistas directos”).

2.29 A continuación se presentan algunas de las fuentes de información para compilar una lista de empresas vinculadas por una relación de inversión directa:

  • Registros de empresas que mantienen la entidad estadística nacional u otros organismos de gobierno. A estas empresas se les puede remitir una breve encuesta de preselección, preguntándoles si son de propiedad extranjera o si tienen inversiones en empresas en el exterior.

  • Recopilaciones de datos empresariales que ya mantiene la oficina nacional de estadística u otros organismos de gobierno. La información necesaria para elaborar una base de datos sobre la inversión directa puede obtenerse mediante otra encuesta, ya sea a través de una inspección directa de los registros de esa encuesta o añadiendo una o dos preguntas exploratorias a la misma35.

  • Guías telefónicas.

  • Fuentes de la administración pública, que incluyen:

    • Información en poder de juntas de aprobación o control de inversiones extranjeras; informes que las empresas publican para cumplir con requisitos legales y datos sobre el registro de sociedades.

    • Registros de los sistemas de control de divisas o un sistema de notificación de transacciones internacionales (SNTI); por ejemplo, los registros que identifiquen a las entidades que originan o reciben flujos de inversión directa.

    • Registros, archivos o listas del sistema tributario36.

  • Otras fuentes oficiales y regulatorias pueden ser las cuentas anuales que, por ley, deben preparar las empresas del sector público.

  • Informes de medios de difusión. La prensa es una fuente especialmente valiosa para recabar información sobre entidades que son declarantes potenciales. En los medios de difusión quedan registradas una gran proporción de transacciones significativas, y esta información puede utilizarse no solo para actualizar la base de datos sino también para verificar los datos declarados en la encuesta. El uso de medios de comunicación tradicionales en formato impreso puede complementarse con datos obtenidos por medios electrónicos de servicios de noticias económicas o disponibles en Internet.

  • Las bases de datos e informes de dominio público pueden ofrecer una amplia variedad de información, por ejemplo, el registro de la bolsa de valores (también puede obtenerse información útil directamente del mercado de valores); servicios de información de registro de acciones comerciales; publicaciones de entidades internacionales de calificación crediticia; estudios e informes de investigación de mercado que elaboran empresas de contabilidad o corretaje, e información sobre EID no constituidas como personas jurídicas, incluidas las filiales de propiedad absoluta de empresas multinacionales.

  • Las asociaciones comerciales pueden ser una valiosa fuente de información. Al margen de los aspectos positivos desde el punto de vista de las relaciones públicas que reporta una estrecha relación entre el organismo de estadística y las asociaciones comerciales, muchas de estas asociaciones pueden proporcionar listas de sus miembros, con frecuencia indicando su tamaño financiero. Sobre todo en el sector financiero, sus miembros pueden ser importantes usuarios de estadísticas oficiales y, por lo tanto, pueden tener un interés intrínseco en fomentar la divulgación de datos correctos y en colaborar con entidades que recopilan datos.

  • La información de entidades de promoción de inversiones y de otras fuentes gubernamentales puede utilizarse para determinar la cobertura de la encuesta, aun cuando no todos los proyectos de inversión previstos estén en marcha. Análogamente, aunque en la prensa financiera se mencionen discusiones en torno a una inversión transfronteriza, es posible que no se cuente con suficiente información que confirme que dicha inversión se haya realizado. Estos datos también deben incluirse en el marco de la encuesta cuando sean de magnitud considerable. En muchos casos, los compiladores conocerán la estructura de propiedad de las empresas; por ejemplo, en el sector del gas y del petróleo, o en el sector bancario. En otros casos, como sucede en el sector de importaciones y exportaciones de bienes y servicios, puede ser difícil determinar el grado de propiedad extranjera, y los compiladores nacionales deberán considerar la posibilidad de encuestar a las empresas más grandes sobre la base de la información disponible (por ejemplo, el valor de los flujos comerciales, los balances, etc.). De hecho, la primera encuesta será en parte de carácter exploratorio.

2.30 Si es la primera vez que se realiza una encuesta de inversión directa, o se trata de una tarea relativamente nueva, en un inicio el análisis deberá centrarse en todos los ID y las EID potenciales que sean de gran tamaño. Más adelante se podrá proceder a identificar otras empresas pequeñas y medianas, en función de los recursos disponibles. La carga que representa responder a la encuesta y compilar los datos también deberá tenerse en cuenta al definir la cobertura y la labor de seguimiento necesaria si las empresas no responden a tiempo o declaran datos cuestionables.

Empresas de inversión directa e inversionistas directos

2.31 En muchos casos, sobre todo en las economías que realizan por primera vez una encuesta de inversión directa, los resultados de la encuesta ayudarán a determinar si una unidad es una EID, un ID o una empresa emparentada. En otros casos que se examinan en esta sección, los resultados de encuestas anteriores u otras fuentes pueden proporcionar información sobre la relación entre las unidades. En esta sección se ofrecen directrices sobre las unidades declarantes en esos casos. En los casos más sencillos, una EID puede ser una sola unidad institucional residente en la cual un ID no residente tiene al menos el 10% del poder de voto; análogamente, un ID puede ser una sola unidad institucional residente que tiene al menos el 10% del poder de voto en una EID no residente.

2.32 Tanto la EID como el ID pueden estar relacionados con varias unidades institucionales que son residentes en la misma economía. Cuando, a efectos estadísticos, estas unidades se consolidan o combinan en un solo ID o una sola EID, se denominan “grupos empresariales locales” (GEL).

2.33 En el caso de un ID residente, el grupo empresarial local incluye no solo la unidad institucional que ha realizado la inversión directa en el exterior, sino también las unidades institucionales que dicha unidad controla directamente o indirectamente en su propia economía (local). Más arriba en la cadena de propiedad, el grupo empresarial local incluye las unidades institucionales residentes que lo controlan directa o indirectamente; más abajo en la estructura de propiedad de cada una de estas empresas, el grupo empresarial local incluye las empresas residentes que conforman una cadena de control ininterrumpida. Por lo tanto, en el caso de un ID residente, los grupos empresariales locales incluyen únicamente las unidades residentes controladas.

2.34 En el caso de una EID residente, el grupo empresarial local incluye la empresa residente directamente controlada por un ID, o sobre la cual el ID ejerce un grado significativo de influencia, más las unidades institucionales que este controla directa o indirectamente en su propia economía (la economía local). Por lo tanto, dos EID de la misma economía, que son propiedad directa del mismo ID y directamente controladas por este, no forman parte del mismo grupo empresarial local.

Casos en que un grupo empresarial local es la EID o el ID

Ejemplos del tratamiento de las EID residentes en la misma economía

2.35 En el gráfico 2.1, la empresa A, residente en la economía 1, es propietaria de la totalidad del capital de la empresa B (50), que es residente en la economía 2. La empresa B es propietaria de la totalidad del capital de la empresa C (25), también residente en la economía 2. La empresa A otorgó un préstamo de 75 a la empresa C. En el caso anterior, las empresas B y C constituyen el grupo empresarial local, y las empresas B y C podrían presentar datos como empresa consolidada o por separado, con independencia de que la empresa B sea una empresa que realiza operaciones o una sociedad de control (holding company).

Gráfico 2.1Ejemplo 1: Grupo empresarial local de inversión directa en la economía declarante

2.36 En el gráfico 2.2, la empresa A, residente en la economía 1, es propietaria de la totalidad del capital de la empresa B (50), que es residente en la economía 2. La empresa A también es propietaria de la totalidad del capital de la empresa C (25), que también es residente en la economía 2. La empresa A otorgó un préstamo de 75 a la empresa C. En este caso, las empresas B y C no constituyen un grupo empresarial local, ya que la empresa B no controla a la empresa C, ni la empresa C controla a la empresa B. Se recomienda que estas empresas declaren datos por separado.

Gráfico 2.2Ejemplo 2: No es un grupo empresarial local a los efectos de la inversión directa en la economía declarante

2.37 Si un ID tiene varias empresas residentes relacionadas que invierten en el exterior en otras entidades relacionadas, el conjunto del grupo empresarial local puede considerarse como una sola unidad. En el gráfico 2.3, la empresa A es propietaria del 100% de la empresa D, y ambas son residentes de la misma economía. La empresa A tiene una participación en la empresa B que constituye una inversión directa, y la empresa D tiene una relación de inversión directa con la empresa C (porque la empresa A es propietaria directa o indirectamente de las empresas C y D). En este caso, las economías podrían considerar tanto a las empresas A y D, como a las empresas B y C, como una sola unidad desde el punto de vista estadístico.

Gráfico 2.3Ejemplo 3: Grupo empresarial local a los efectos de la inversión directa en el exterior

Cómo determinar si hay una relación de inversión directa

2.38 Como puede verse en el caso de los grupos empresariales locales, los vínculos de propiedad en que se sustenta la inversión directa pueden ser bastante complejos. A fin de comprender qué constituye y qué no constituye una inversión directa, se han desarrollado diferentes métodos que establecen criterios para determinar si una relación de propiedad transfronteriza constituye una relación de inversión directa, sobre la base del control o de un grado de influencia significativo.

2.39 Puede obtenerse el control o un grado de influencia significativo directamente mediante la adquisición de participaciones de capital que confieran poder de voto en la empresa, o indirectamente mediante la obtención de votos en otra empresa que tenga poder de voto en la primera. Por consiguiente, se reconocen dos formas de adquirir control o influencia significativa:

  • 1) Surgen relaciones de inversión directa inmediata cuando un ID posee directamente participaciones de capital que le confieren un poder de voto del 10% o más en la EID.

    • a. Se considera que existe control si el ID tiene más del 50% del poder de voto en la EID.

    • b. Se considera que existe un grado de influencia significativo si el inversionista directo tiene entre el 10% y el 50% del poder de voto en la EID.

  • 2) Se establece una relación indirecta de inversión directa por medio de la adquisición del poder de voto en una EID que tiene poder de voto en otra empresa o empresas; es decir, una entidad puede ejercer indirectamente control o influencia a través de una cadena de relaciones de inversión directa. Por ejemplo, una empresa puede tener una relación de inversión directa inmediata con una segunda empresa que tiene una relación de inversión directa inmediata con una tercera empresa. Aunque la primera empresa no es propietaria directamente de participaciones de capital de la tercera empresa, puede ejercer indirectamente control o una influencia significativa (véase el párrafo 6.14 del MBP6).

2.40 Además de las relaciones de inversión directa entre dos empresas que surgen por el hecho de que una empresa controle o ejerza directamente influencia significativa sobre la otra, también existen relaciones de inversión directa entre dos empresas que no se controlan ni ejercen influencia mutua significativa, pero que se encuentran ambas bajo el control o la influencia significativa del mismo inversionista.

2.41 En esta Guía se presentan tres métodos para determinar si existe una relación de inversión directa: el marco para las relaciones de inversión directa (MRID), el método de influencia directa/control indirecto (IDCI) y el método de multiplicación de la participación (MMP). Según el MBP6 y la publicación de la OCDE Benchmark Definition of Foreign Direct Investment, cuarta edición (BD4), el MRID constituye el método preferido desde el punto de vista conceptual para determinar si existe entre las entidades una relación de inversión directa. Las economías que actualmente no recopilan datos aplicando uno de estos tres métodos deberán, en un principio, considerar37 la adopción de uno de los métodos más sencillos (el método IDCI o el MMP) para identificar relaciones de inversión directa.

Marco de las relaciones de inversión directa

2.42 El MRID es una metodología generalizada para reconocer y determinar el alcance y tipo de las relaciones de inversión directa. En otras palabras, el MRID permite a los compiladores determinar la población de ID y EID que formarán parte de las estadísticas de inversión directa.

2.43 El MRID38 identifica a todas las empresas relacionadas con un ID. Por ejemplo, es posible que una EID tenga una participación de capital que le confiere el 10% o más del poder de voto en otra empresa, en cuyo caso la EID es en sí un ID en otra EID. La pregunta que surge es si existe una relación de inversión directa entre la empresa ulterior y la empresa original.

2.44 En el gráfico 2.4, las empresas A, B y C pertenecen a economías distintas. La empresa A es propietaria del 80% del poder de voto en la empresa B y es un ID en la empresa B. La empresa B, a su vez, es propietaria del 80% del poder de voto en la empresa C y es un ID en la empresa C. La empresa A ejerce control sobre la empresa B, y a través del control sobre la empresa B ejerce control sobre la empresa C. Como resultado, las transacciones financieras entre la empresa A y la empresa C no pueden considerarse desinteresadas, aun cuando la empresa A no tiene directamente ninguna participación en el capital de la empresa C. Es razonable considerar que entre las empresas A y C existe una relación de inversión directa en la cual la empresa A indirectamente es un ID en la empresa C. Las transacciones y posiciones financieras entre la empresa A y la empresa C deben incluirse en la inversión directa.

Gráfico 2.4MRID: Sucesión del control

2.45 En un caso relativamente sencillo como el del gráfico 2.4, en el que cada eslabón de la cadena de propiedad consiste en una sola participación de capital y en el que existe una participación mayoritaria (control) en cada nivel, queda claro que la relación de inversión directa se mantiene a lo largo de la cadena de propiedad. Sin embargo, cuando algunos de los vínculos no implican control y cuando los votos de una empresa están en poder de más de una de las partes de la relación de inversión directa, el alcance de la relación puede ser menos evidente.

2.46 No es raro que una entidad sea ID en más de una EID. En el gráfico 2.5 las empresas A, B y C pertenecen a economías distintas. La empresa A es propietaria del 80% del poder de voto en la empresa B y es un ID en la empresa B. La empresa A también es propietaria del 20% del poder de voto en la empresa C y es un ID en la empresa C. La empresa A ejerce control sobre la empresa B y ejerce una influencia significativa en la empresa C. Como resultado, las transacciones y posiciones financieras entre las empresas B y C también son relevantes para las estadísticas de inversión directa aún cuando ninguna de las dos empresas tenga una participación de capital en la otra. Por ejemplo, la empresa B puede obtener capital que otorga en préstamo a la empresa C a una tasa de interés concesionaria debido al control que ejerce la empresa A. Es razonable considerar que existe entre las empresas A, B y C la misma relación de inversión directa: se considera que las empresas B y C son “empresas emparentadas” entre sí.

Gráfico 2.5MRID: Empresas emparentadas

2.47 En el gráfico 2.6, hay dos relaciones de inversión directa superpuestas, una con la empresa A como ID y la otra con la empresa B como ID. La EID, empresa C, tiene una relación de inversión directa con las empresas A y B. La empresa C es controlada por la empresa A, el ID, que es propietaria del 70% del poder de voto de la empresa C, y la empresa B ejerce una influencia significativa sobre la empresa C, ya que es propietaria del 20% del poder de voto de la empresa B. Pese a tener propiedad común sobre la empresa C, las empresas A y B no mantienen entre sí una relación de inversión directa39.

Gráfico 2.6MRID: Múltiples inversionistas

Método de influencia directa/control indirecto (método IDCI)

2.48 El método IDCI incluye como inversión directa todas las empresas en que el 10% o más del número de votos es propiedad directa de otra entidad, más todas las empresas controladas por ellas (participación en el capital equivalente a más de un 50% del poder de voto), más todas las demás empresas que formen parte de una cadena continua de propiedad mayoritaria40.

2.49 En este método se admite que el primer vínculo de propiedad en cadena no implique control (solo influencia), pero todos los vínculos subsiguientes deben ser de control. En el gráfico 2.7, en que se aplica el método IDCI, las empresas B y C tienen una relación de inversión directa con la empresa A, y la una con la otra; las empresas E y G también tienen una relación de inversión directa con las empresas A (indirectamente), B y C, y la una con la otra, en tanto que la empresa D solo tiene una relación de inversión directa con las empresas B y E, y la empresa F únicamente con las empresas C y G.

Gráfico 2.7Método de influencia directa/control indirecto

2.50 Si el gráfico 2.7 se examina desde el punto de vista de la empresa A y se aplica el método IDCI, se constata que dicha empresa A tiene una relación de inversión directa con todas las empresas de la cadena, con excepción de las empresas D y F (porque son empresas asociadas que pertenecen indirectamente a la empresa A; las empresas asociadas son empresas en las que se tiene la propiedad de al menos 10%, pero no más de 50%.

2.51 Por consiguiente, el método IDCI interrumpe la propiedad en cadena en el segundo vínculo de influencia (al igual que el MRID). Por otra parte (y a diferencia del MRID), el método IDCI también interrumpe la propiedad en cadena en el primer vínculo de influencia si el primer vínculo con el ID es de control. Por lo tanto, las empresas en relación de inversión directa según el método IDCI siempre serán un subconjunto de las que se identifiquen aplicando el MRID.

Método de multiplicación de la participación (MMP)

2.52 El método de multiplicación de la participación incluye en la inversión directa todas las empresas en las que un inversionista tiene una participación accionaria equivalente a por lo menos el 10% del poder de voto. El cálculo del porcentaje de participación se basa en una simple multiplicación y suma de los porcentajes de participación directa e indirecta.

2.53 Más concretamente, para calcular una participación indirecta en una empresa dada que se encuentra al final de la cadena de propiedad, se toma la participación del inversionista en la primera empresa, multiplicada por la participación de la primera empresa en la siguiente empresa, multiplicada por los porcentajes correspondientes a todas las otras empresas que intervienen en la cadena, multiplicada por la participación de la última empresa de la cadena en la empresa dada. En el gráfico 2.8, según este método la empresa A tiene una participación de 16% en la empresa C (20% de 80%). Dado que esta participación equivale a por lo menos un 10%, se considera que entre las empresas A y C hay una relación de inversión directa.

Gráfico 2.8Método de multiplicación de la participación: Ejemplo 1

2.54 Si el inversionista tiene participaciones a través de más de una cadena de participaciones, los porcentajes de participación directa e indirecta a través de todas las cadenas se suman para determinar el porcentaje de participación total del inversionista. Si el porcentaje combinado de participación directa e indirecta en una empresa de otra economía es inferior al 10%, no se considera que exista una relación de inversión directa entre la empresa y el inversionista. En el gráfico 2.9, la empresa A tiene una participación del 3% en la empresa D, indirectamente a través de la empresa B, y del 9% en la empresa D, indirectamente a través de la empresa C, por lo tanto la empresa A tiene en total una participación del 12% en la empresa D, resultante de la combinación de sus participaciones de capital a través de las empresas B y C.

Gráfico 2.9Método de multiplicación de la participación: Ejemplo 2

El control o la influencia significativa pueden obtenerse directamente mediante la adquisición de participaciones de capital que confieren poder de voto en la empresa, o indirectamente mediante la adquisición de votos en otra empresa que tenga poder de voto en la primera. Véase el párrafo 6.12 de la sexta edición del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional (MBP6), FMI.

En la práctica, la influencia puede ser significativa en algunos casos con menos del 10% de los votos. Sin embargo, a efectos de la ECID, se emplea una participación de por lo menos 10% para mantener la coherencia con otras directrices internacionales y facilitar la comparación entre países (véase el párrafo 6.13 del MBP6).

El poder de voto en la inversión directa se explica en los párrafos 6.12 y 6.19 del MBP6.

La deuda entre ciertas sociedades financieras afiliadas no se clasifica como inversión directa porque no se considera tan estrechamente ligada con la relación de inversión directa (véanse los párrafos 2.21–2.23).

El marco de la encuesta se compone del conjunto de unidades que serán objeto de la ECID y de detalles sobre estas unidades que faciliten la realización de la encuesta (véase una explicación más extensa en el capítulo 5).

Las principales características de una unidad institucional son estar facultada para poseer bienes u otros activos por derecho propio; por lo tanto, ser capaz de traspasar la propiedad de estos bienes o de otros activos mediante transacciones con otras unidades institucionales; ser capaz de tomar decisiones económicas y realizar actividades económicas de las cuales es directamente responsable y rinde cuentas ante la ley; poder contraer obligaciones financieras por cuenta propia, asumir otras obligaciones o compromisos futuros y suscribir contratos, y tener un conjunto completo de cuentas, incluido un balance, o poder compilarlo de manera coherente, desde una perspectiva económica y jurídica, si fuese necesario. Véase información adicional sobre las unidades en los párrafos 4.12–4.56 del MBP6.

Véanse los párrafos 6.20 y 6.21 del MBP6.

La obtención de recursos en préstamo para fines fiscales se describe en los párrafos 8.24–8.26 del MBP6. En la edición de 2013 de Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios (Guía de las EDE 2013) se recomienda que la obtención de recursos en préstamo para fines fiscales por parte del gobierno general a través de una entidad no residente de propiedad del gobierno o bajo su control se clasifique como deuda del gobierno general y no como Inversión directa: Crédito entre empresas (véase el párrafo 8 del anexo 8 de la Guía de las EDE 2013).

Véase información adicional sobre estos sectores institucionales en los párrafos 6.22–6.24 del MBP6.

Los principios generales de residencia se presentan en la sección E, capítulo 4 del MBP6.

La noción de territorio económico se explica en la sección B, capítulo 4 del MBP6.

Esta propiedad puede ser directa o indirecta, o puede deberse a que ambas unidades son de propiedad de un inversionista común que es ID por lo menos en una de las unidades.

Véase el párrafo 6.19 del MBP6.

Véase información adicional sobre las cuasisociedades en los párrafos 4.16–4.17 del MBP6. Los tipos de cuasisociedades se analizan en los párrafos 4.26–4.49 del MBP6.

Véase más información sobre las empresas multiterritoriales en los párrafos 4.41–4.44 del MBP6.

Véanse las opciones para realizar el prorrateo en los párrafos 4.43–4.44 del MBP6.

Véase más información sobre las unidades hipotéticas residentes en los párrafos 4.34–4.40 del MBP6.

La única excepción son los terrenos y edificios en enclaves extraterritoriales de gobierno extranjeros (como embajadas, consulados y bases militares) que están sujetos a las leyes del territorio del gobierno al que pertenecen y no a las leyes del territorio en el que están ubicados físicamente.

Véase el párrafo 5.26 del MBP6.

En el Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008) se distinguen tres tipos de arrendamiento: operativo, financiero y de recursos. Un arrendamiento de tierras puede considerarse como venta de la tierra si el arrendamiento cumple con la mayoría o todos los criterios enumerados para que los pagos de licencias de telefonía móvil se consideren una venta de un activo, por ejemplo, el propietario puede permitir que el recurso en cuestión se utilice durante un período de tiempo prolongado de manera tal que, de hecho, el usuario controla el uso del recurso durante ese período, con poca intervención del propietario legal, si acaso alguna. Véase el párrafo 17.314 del SCN 2008.

Véase el párrafo 4.50 del SCN 2008.

La sucursal lleva a cabo o pretende llevar a cabo un proceso de producción en una escala significativa basado en un territorio que no es el de su oficina central durante un año o más (véase el párrafo 4.27 del MBP6) y cada sucursal es una EID (véase el párrafo 4.28 del MBP6).

Véase el párrafo 11.88 del MBP6.

Véase el párrafo 4.47 del MBP6.

Véanse los párrafos 6.33–6.34 sobre fondos “en tránsito” y el apéndice 4 de la Guía de Compilación del MBP6.

Véase en el apéndice II un análisis más completo de estas unidades institucionales en la sección Estructuras empresariales flexibles con poca o ninguna presencia física.

Véanse los criterios de residencia aplicables a las sociedades con presencia física mínima o inexistente en los párrafos 4.134–4.135 del MBP6.

Véase el párrafo 4.8 del MBP6.

Los derivados financieros también deben excluirse de la inversión directa e incluirse en cambio en derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados (OCAE).

Otras sociedades financieras incluye las instituciones financieras y prestamistas de dinero cautivos.

Estos son: las sociedades captadoras de depósitos, los FMM, los fondos de inversión fuera del mercado monetario, los fondos de inversión libre (hedge funds) y otros intermediarios financieros, excepto las sociedades de seguros y los fondos de pensiones.

Véase el concepto de unidad hipotética residente en el párrafo 2.10.

Por ejemplo, es posible que los corredores o agentes inmobiliarios, los abogados que intervienen en operaciones inmobiliarias u otros intermediarios puedan proporcionar información que facilite la compilación de datos sobre las tenencias de bienes raíces de los hogares.

Véase el párrafo 6.23 del MBP6.

Para las EFE, los datos fuente pueden obtenerse de las firmas de abogados que actúen como sus representantes jurídicos, de sus empresas de contabilidad o de registros tributarios (véase el apéndice 4 de la GC MBP6).

En algunos países, los registros tributarios de las empresas pueden ser una importante fuente de información para compilar una base de datos. Sin embargo, es posible que esta información se refiera sobre todo a operaciones con empleados. Además, llevar adelante una encuesta en forma aleatoria a partir de un conjunto de datos tan grande puede resultar ineficiente desde el punto de vista de la carga de trabajo que representa suministrar la información solicitada, y del uso de recursos públicos, ya que se obtendría un gran número de respuestas nulas de organismos que no realizan inversiones internacionales. Por último, es difícil garantizar la calidad de las mediciones de la inversión directa que se obtienen de este tipo de registros.

Se recomienda que con el tiempo las economías adopten el MRID.

En los párrafos 127–135 de BD4 se describe el MRID de manera más detallada.

En los párrafos 127–145 de BD4 se presentan casos más complejos.

Una vez identificado este grupo de empresas, si estas son residentes de la misma economía, pueden combinarse en un grupo empresarial local.

    Other Resources Citing This Publication