Chapter

Apéndice II Residencia y unidades institucionales

Author(s):
Rita Mesias
Published Date:
August 2016
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

II.1 Para facilitar a las economías la tarea de participar en la ECID, en este apéndice se presentan definiciones y conceptos básicos, tomados principalmente del Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional (MBP6).

Residencia

II.2 La residencia de cada unidad institucional es el territorio económico1 con el cual tiene la conexión más fuerte. La residencia también puede definirse como el centro de interés económico predominante. Cada unidad institucional es residente de un solo territorio económico, que se determina según su centro de interés económico predominante. Las definiciones empleadas para determinar la residencia (que figuran a continuación) ilustran la aplicación del concepto de centro de interés económico predominante. Debe darse preferencia a estas definiciones, y no elegir en forma arbitraria uno de los diversos aspectos posibles del interés económico (véase el párrafo 4.113 del MBP6).

II.3 Una unidad institucional reside en un territorio económico cuando dentro de ese territorio económico existe una ubicación, una vivienda, un lugar de producción u otro tipo de instalación en el cual o desde el cual la unidad realiza y tiene previsto seguir realizando, ya sea indefinidamente y a lo largo de un período finito pero prolongado, actividades y transacciones económicas a una escala significativa. No es necesario que la ubicación sea fija, siempre y cuando siga estando dentro del territorio económico. La definición operativa se basa en la ubicación efectiva o prevista durante un año o más; si bien el período específico de un año es algo arbitrario, se adopta para evitar la incertidumbre y facilitar la coherencia internacional (véase el párrafo 4.114 del MBP6). En el párrafo II.6 se analiza el uso de otros criterios para los casos en que no existe una presencia física efectiva o prevista por más de un año.

II.4 Como principio general, una empresa es residente de un territorio económico cuando está dedicada a la producción de bienes o servicios en un volumen significativo o es propietaria de activos o contrae pasivos desde una localidad de ese territorio (véase el párrafo 4.131 del MBP6).

II.5 Debido a motivos tributarios o requisitos jurídicos suele utilizarse una entidad jurídica separada para operar en cada jurisdicción. Además, a los fines estadísticos se definen unidades institucionales distintas para los casos en que una misma entidad jurídica realiza operaciones sustanciales en dos o más territorios (por ejemplo, sucursales, tenencia de tierras y empresas multiterritoriales). Al dividir esas entidades jurídicas, la residencia de cada una de las entidades resultantes es clara. El uso de la expresión “centro de interés económico predominante” no significa que las entidades que realizan operaciones sustanciales en dos o más territorios no tengan que ser divididas (véase el párrafo 4.132 del MBP6).

II.6 En ciertos casos, la ubicación física de una sociedad no es el factor decisivo para determinar su residencia ya que la sociedad tiene poca o ninguna presencia física, por ejemplo, si su administración ha sido contratada en su totalidad con otras entidades (véase el párrafo 4.134 del MBP6).

II.7 La producción móvil ocurre cuando una empresa realiza la producción en una base ubicada en cierto lugar, y presta efectivamente los servicios en otro lugar. Los procesos de producción móvil incluyen algunas actividades de transporte, asesoramiento técnico y servicios de reparaciones in situ, y construcciones por plazos cortos. La residencia de esas empresas se determina a partir de la base de operaciones y no del lugar de entrega o ubicación del equipo móvil, salvo que las actividades realizadas en el punto de entrega sean de tal magnitud que equivalgan a las de una sucursal, como se define más adelante (véase sucursales). Véase también el párrafo 4.136 del MBP6.

Unidades institucionales

II.8 Los principales atributos de una unidad institucional son los siguientes:

  • 1) Puede ser propietaria de bienes o activos por derecho propio y, por lo tanto, puede intercambiar la propiedad de bienes o activos mediante transacciones con otras unidades institucionales.

  • 2) Es capaz de tomar decisiones económicas y realizar actividades económicas de las cuales es directamente responsable y rinde cuentas ante la ley.

  • 3) Tiene capacidad para contraer pasivos en nombre propio, aceptar otras obligaciones o compromisos futuros y suscribir contratos.

  • 4) O bien tiene un conjunto completo de cuentas que incluye un balance, o bien es económica y jurídicamente posible y relevante elaborar un conjunto completo de cuentas cuando sea necesario.

II.9 Sin embargo, se reconocen como unidades institucionales las sucursales y las unidades residentes hipotéticas aunque no cumplan totalmente los criterios 1), 2) y 3)2.

II.10 En el mundo real hay dos grandes tipos de unidades que pueden considerarse unidades institucionales:

  • 1) Hogares, o sea, personas o grupos de personas.

  • 2) Sociedades (incluidas las cuasisociedades), instituciones sin fines de lucro y unidades del gobierno.

II.11 A continuación se examinan los casos de unidades institucionales que son particularmente pertinentes en lo que respecta a la inversión directa3.

Cuasisociedades

II.12 Una cuasisociedad es una empresa no constituida en sociedad que opera como si fuese una entidad independiente de sus propietarios. Recibe el mismo tratamiento que una sociedad. Este tratamiento se aplica ya sea que se utilice una sucursal, una sociedad de responsabilidad limitada o de algún otro tipo, u otra estructura jurídica no constituida en sociedad. En los tipos de cuasisociedades se incluyen las sucursales, las unidades residentes hipotéticas aplicables a la propiedad de tierras, los fideicomisos, etc.4 Lo que se pretende con el concepto de cuasisociedad es separar de sus propietarios aquellas empresas no constituidas como personas jurídicas que son suficientemente autónomas, es decir, que se comportan como si fueran sociedades.

Sucursales

II.13 Cuando una unidad no residente tiene operaciones sustanciales a lo largo de un período considerable en un territorio económico, pero no una entidad jurídica propia, se puede reconocer una sucursal como unidad institucional. Esta unidad se reconoce para efectos estadísticos porque las operaciones están íntimamente vinculadas con la localidad en la cual ocurren en todo sentido, menos en el sentido de la constitución jurídica.

II.14 El reconocimiento de las sucursales tiene consecuencias para la declaración estadística tanto de la casa matriz como de la sucursal. Las operaciones de la sucursal deben ser excluidas de la unidad institucional correspondiente a su casa matriz en el territorio en que esta tiene su sede y deben ser declaradas de manera consistente en ambas economías. Cada sucursal es una empresa de inversión directa (EID).

Casos especiales relativos a sucursales

II.15Proyectos de construcción. Algunos proyectos de construcción emprendidos por un contratista no residente podrían ser considerados como sucursales. La construcción puede ser realizada o administrada por una empresa no residente, sin la creación de una entidad jurídica local. En el caso de grandes proyectos (como puentes, represas, estaciones de energía eléctrica) cuya construcción demora más de un año y que son administrados a través de una oficina local, la operación normalmente podría cumplir los criterios para reconocer una sucursal. En otros casos, las operaciones de construcción posiblemente no cumplan las condiciones necesarias para reconocer una sucursal; por ejemplo, un proyecto a corto plazo o un proyecto administrado desde el territorio de origen y no a través de una oficina local.

II.16Equipo móvil. El equipo móvil, que incluye embarcaciones, aeronaves, plataformas de perforación y material rodante ferroviario, podría operar en más de un territorio económico. Los criterios para reconocer una sucursal se aplican también a estos casos.

II.17 Un oleoducto multiterritorial que pasa a través de un territorio, pero que no es administrado por una entidad jurídica independiente en ese territorio, sería reconocido como sucursal o no, según tenga una presencia sustancial, existan cuentas separadas, etc.

Empresas multiterritoriales

II.18 Algunas empresas operan de manera indivisible en más de un territorio económico. Aunque la empresa tenga actividades sustanciales en más de un territorio económico, no puede ser dividida fácilmente entre matriz y sucursal(es) ya que se administra como una operación indivisible, sin cuentas ni decisiones separadas. Este tipo de empresas suele participar en actividades transfronterizas, e incluye líneas navieras, aerolíneas, proyectos hidroeléctricos en ríos fronterizos, oleoductos y gasoductos, puentes, túneles y cables submarinos. Algunas instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares funcionan en esta modalidad.

II.19 Los gobiernos por lo general exigen que se identifiquen a las sucursales o entidades separadas en cada territorio económico para facilitar su regulación y tributación. Las empresas multiterritoriales a menudo han sido exoneradas de esos requisitos, pero podrían establecerse mecanismos específicos, como las fórmulas de pago de impuestos a las autoridades respectivas.

II.20 En el caso de una empresa multiterritorial, es preferible identificar la casa matriz y la(s) sucursal(es) por separado en cada economía. De ser posible, se identificarían las empresas en cada uno de los territorios en que operan según los principios de identificación de sucursales examinados antes. Si esto no es factible porque la operación es tan indivisible que no se pueden crear cuentas separadas, será necesario prorratear5 las operaciones de la empresa asignándolas a cada territorio económico.

Empresas conjuntas

II.21 Una empresa conjunta es un acuerdo contractual entre dos o más partes que tiene por finalidad llevar a cabo una actividad comercial y en virtud del cual las partes convienen en participar en las pérdidas y las ganancias de la empresa, así como en la formación de capital y en el aporte para insumos y costos operativos. El concepto es parecido al de una sociedad no constituida como persona jurídica independiente, pero por lo general no hay intención de prolongar la relación más allá del objetivo original. Una empresa conjunta no implica necesariamente la creación de una nueva entidad jurídica.

II.22 Los arreglos entre las partes y los requisitos jurídicos son lo que determinan si una empresa conjunta constituye una cuasisociedad. La empresa conjunta es una cuasisociedad si cumple los requisitos de una unidad institucional, particularmente el hecho de tener sus propios registros. De lo contrario, si cada uno de los socios lleva a cabo por su cuenta cada una de las operaciones, la empresa conjunta no es una unidad institucional y se considera que los socios llevan a cabo las operaciones por separado. (En ese caso, serían empresas de inversión directa las que normalmente llevarían a cabo las operaciones de la empresa conjunta de cada uno de los socios). Por la ambigüedad en la situación de las empresas conjuntas, existe el riesgo de que sean omitidas o contabilizadas dos veces, de modo que se les debe prestar atención especial.

Fideicomisos

II.23 Las sucesiones y fideicomisos no son sociedades sino mecanismos jurídicos que tienen algunos aspectos de identidad jurídica separada de sus propietarios y fideicomisarios. Una sucesión es un instrumento jurídico mediante el cual se mantiene la propiedad de los bienes de una persona fallecida hasta que los bienes se distribuyan entre sus beneficiarios. Un fideicomiso es un instrumento jurídico por medio del cual se mantiene propiedad a nombre de una o más partes (el administrador o fideicomisario) que tienen la obligación de mantener los activos para el beneficio de otra parte o partes (el beneficiario o beneficiarios). Los administradores y fideicomisarios deben mantener los activos fiduciarios y sucesorios separados de sus propios bienes, y deben rendir cuentas de los ingresos y los activos ante los beneficiarios. Estos mecanismos jurídicos son considerados como unidades institucionales separadas. Este tratamiento es necesario ya que no tiene sentido, ni es factible, asignar los activos del fideicomiso a los beneficiarios para que luego estos se combinen con los activos de los beneficiarios que son residentes de otra economía. Los fideicomisos pueden utilizarse para negocios, gestión de activos e instituciones sin fines de lucro.

Estructuras corporativas flexibles con presencia física escasa o nula6

II.24 Las empresas multinacionales suelen diversificar geográficamente sus inversiones, valiéndose de estructuras orgánicas. Estas incluyen ciertas entidades con fines específicos (EFE) que facilitan el financiamiento de las inversiones de la empresa multinacional a través de fuentes internas y externas al grupo empresarial7. Además, las EFE también se utilizan para otras funciones como la administración regional, incluida la gestión de los riesgos cambiarios y otras actividades encaminadas a maximizar las ganancias. Entidad con fines específicos es un nombre genérico aplicable a estas estructuras orgánicas, pero también se las conoce con la denominación de subsidiarias financieras, sociedades vehículo o fondos de titulización, sociedad de cartera, empresa de base y casa matriz regional. En algunas ocasiones, las empresas multinacionales podrían utilizar empresas operativas existentes para realizar funciones que suelen estar relacionadas con las EFE. Si bien no hay una definición normalizada internacional para estas empresas, comúnmente se distinguen por el hecho de que sus propietarios no son residentes del territorio de su constitución en sociedad, sus balances constan de otras partidas frente a no residentes, tienen pocos empleados si no ninguno, así como también poca o ninguna presencia física.

II.25 Las EFE son residentes de las economías en que se han constituido en sociedad o se han organizado y, por consiguiente, podrían ser inversionistas directos o empresas de inversión directa. Aunque sean sociedades testaferro o unidades que realizan operaciones de financiamiento en tránsito sin otras actividades económicas productivas propias, reúnen los requisitos para ser ID o EID por el hecho de ser residentes en una economía y pertenecer, o ser propietarias de, una empresa en otra economía. Por consiguiente, las posiciones entre ID y EID que son EFE deben tratarse de igual forma que las posiciones frente a inversionistas y empresas que no son EFE. Es importante tener en cuenta que la mayoría de las EFE no cumplen la definición de “intermediario financiero” y por ende no es aplicable la exclusión de la inversión directa de las posiciones de deuda entre la mayoría de las EFE y otras instituciones financieras.

II.26 A fin de resolver algunas de las inquietudes con respecto a las posiciones de inversión directa relacionadas con las EFE, resulta útil identificar la economía anfitriona de última instancia y las economías inversionistas en última instancia para determinar la asignación geográfica de las posiciones. No obstante, dada la complejidad de algunas estructuras de inversión y las dificultades prácticas para su implementación, se recomienda utilizar únicamente el inversionista en última instancia como parte de los elementos “adicionales” de la ECID. Véase una explicación detallada de la economía inversionista en última instancia en la cuarta edición del documento Benchmark Definition of Foreign Direct Investment (BD4), anexo 10.

Intermediarios financieros

II.27 Cabe señalar que las posiciones de deuda de los intermediarios financieros se excluyen de los datos de inversión directa si involucran tanto a un intermediario financiero residente como a un intermediario financiero no residente, excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones. En el caso de la deuda externa de un intermediario financiero frente a una empresa de inversión directa o un inversionista directo que no es intermediario financiero, la deuda forma parte de la inversión directa.

Sociedades captadoras de depósitos8

II.28 En general, se clasifican en este subsector los siguientes intermediarios financieros: el banco central, bancos comerciales, bancos “universales”, bancos “multipropósito”, cajas de ahorro (incluidas las cajas de ahorro fiduciarias y las cooperativas de ahorro y crédito); instituciones de giros postales, bancos postales, bancos de giros, bancos de crédito rural, bancos de crédito agropecuario; bancos de crédito cooperativo, asociaciones de crédito; compañías que emiten cheques de viajero dedicadas principalmente a actividades financieras, y bancos especializados u otras instituciones financieras si captan depósitos o emiten sustitutos cercanos a los depósitos. Los pasivos de las sociedades captadoras de depósitos comúnmente se incluyen al medir el dinero en sentido amplio.

Fondos del mercado monetario (FMM)

II.29 Los fondos del mercado monetario son mecanismos de inversión colectiva que captan fondos mediante la emisión al público de acciones o participaciones. Los recursos captados se invierten principalmente en instrumentos del mercado monetario, acciones o participaciones en fondos del mercado monetario, instrumentos de deuda transferibles con un plazo de vencimiento residual inferior a un año, depósitos bancarios e instrumentos que apuntan a tasas de rendimiento cercanas a las tasas de interés de los instrumentos del mercado monetario. Las acciones en fondos del mercado monetario pueden transferirse mediante cheque o por otros medios de pago directo a terceros.

Fondos de inversión fuera del mercado monetario

II.30 Los fondos de inversión fuera del mercado monetario son mecanismos de inversión colectiva que captan fondos mediante la emisión al público de acciones o participaciones. Los recursos se invierten principalmente a largo plazo en activos financieros y activos no financieros (generalmente bienes raíces). No son transferibles mediante cheque o por otros medios de pago directo a terceros.

Fondos de inversión libre (hedge funds)

II.31 Los fondos de inversión libre, o de cobertura (hedge funds), son un tipo de fondo de inversión. La expresión “fondo de cobertura” o “fondo de inversión libre” (hedge fund) se refiere a un grupo heterogéneo de mecanismos de inversión colectiva, que comúnmente exigen una inversión mínima cuantiosa, están sujetos a poca regulación y comprenden una amplia gama de estrategias de inversión.

Otros intermediarios financieros, excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones

II.32 Otros intermediarios financieros, excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones, incluyen: sociedades financieras dedicadas a la titulización de activos; colocadores y agentes de títulos y derivados (por cuenta propia); sociedades financieras que participan en la concesión de préstamos, incluido el arrendamiento financiero, así como el financiamiento personal o comercial; contrapartes de compensación centralizada, sociedades financieras especializadas que ayudan a otras sociedades a movilizar fondos en los mercados de renta variable y fija, y que proporcionan servicios de asesoramiento estratégico para fusiones, adquisiciones y otros tipos de transacciones financieras y todas las demás sociedades especializadas que ofrecen financiamiento a corto plazo para las fusiones y absorciones de empresas; financiamiento de la importación/ exportación; empresas de factoring, y empresas de capital-riesgo y de capital para el desarrollo.

Véase la definición de territorio económico en los párrafos 4.3–4.6 del MBP6.

Véase más información sobre los principios generales relativos a las unidades institucionales en el párrafo 4.13 del MBP6.

En el MBP6 se analizan otros casos. Por ejemplo, véanse en los párrafos 8.24–8.26 del MBP6 orientaciones sobre cómo declarar datos sobre las EID creadas a los efectos de obtener préstamos para fines fiscales, y véanse los párrafos 6.93–6.98 del MBP6 en lo que respecta a los fondos soberanos de inversión.

Los tipos de cuasisociedades se analizan en los párrafos 4.26–4.49 del MBP6.

Véanse en los párrafos 4.43–4.44 del MBP6 las recomendaciones sobre cómo prorratear el total de operaciones de las empresas por cada territorio económico.

Véase más información sobre las estructuras corporativas flexibles con presencia física escasa o nula en los párrafos 4.134–4.135 del MBP6.

Algunos de los fines para los que se utilizan estas estructuras son la tenencia y administración del patrimonio de individuos o familias, la tenencia de activos para la titulización, la emisión de títulos de deuda en nombre de empresas relacionadas (que suelen llamarse sociedades instrumentales o conductos), como sociedades de cartera que poseen participaciones de filiales pero no toman parte activa en su dirección, vehículos de titulización, empresas auxiliares, y la realización de otras funciones financieras.

Una expresión más común para “sociedades captadoras de depósitos” es “bancos”. Sin embargo, cabe señalar que en algunas economías el término “bancos” puede abarcar diversas clases de instituciones, algunas de las cuales quizá no cumplan los criterios de “sociedades captadoras de depósitos”.

    Other Resources Citing This Publication