Chapter

Apéndice 3. Deuda y operaciones conexas

Author(s):
Sage De Clerck, and Tobias Wickens
Published Date:
April 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En este apéndice se presentan directrices sobre temas específicos que pueden surgir al registrar los flujos y las posiciones de saldos relacionados con la deuda del sector público.

Introducción

A3.1 El registro de la deuda1 del gobierno general o del sector público puede dar lugar a cuestiones metodológicas complejas relacionadas con los flujos (es decir, transacciones y otros flujos económicos) y con las posiciones de saldos vinculadas a los pasivos de deuda. En el capítulo 4 de la EDSPG, se discuten en detalle algunas de las cuestiones más comunes, con ejemplos sobre su tratamiento. En este apéndice se presenta un resumen de los mismos temas y su tratamiento.

Reorganización de la deuda

A3.2 La reorganización de la deuda (también denominada reestructuración de la deuda) se define como un mecanismo en el que participan tanto los acreedores como los deudores (y a veces terceros) que modifica las condiciones establecidas para el servicio de una deuda existente. Los gobiernos suelen intervenir en la reorganización de la deuda, como deudores, acreedores o garantes.

A3.3 La reorganización de la deuda suele implicar alivio para el deudor con respecto a los términos y condiciones originales de las obligaciones de deuda. Esto puede ocurrir como respuesta a problemas de liquidez, en los que el deudor no dispone del efectivo necesario para realizar los pagos de servicio de la deuda que vencen, o tiene problemas de viabilidad que probablemente le impedirán satisfacer sus obligaciones de deuda a mediano plazo.

A3.4 El no pago de las obligaciones de deuda por parte del deudor (por ejemplo, incumplimiento) no constituye una reorganización de la deuda porque no implica un acuerdo entre el acreedor y el deudor. Del mismo modo, un acreedor puede reducir el valor de los derechos de deuda que posee frente a un deudor mediante la cancelación contable de la deuda, que es una medida unilateral que se aplica, por ejemplo, cuando el acreedor considera irrecuperable un derecho, quizá por la quiebra del deudor, de modo que la suprime de su balance. Esto tampoco constituye una reorganización de la deuda.

A3.5 Las cuatro modalidades principales de reorganización de la deuda son las siguientes:

  • Condonación de la deuda, que es una reducción del monto, o la extinción de esa obligación por parte del acreedor, en virtud de un acuerdo formal con el deudor.

  • Reprogramación o refinanciamiento de la deuda (o intercambio de deuda), que es una modificación de los términos y condiciones del monto adeudado, que puede traducirse en una reducción de la carga de la deuda en términos de valor presente.

  • Conversión de la deuda y pago anticipado de la deuda (o recompras de deuda a cambio de efectivo), en que el acreedor intercambia un derecho de deuda por un instrumento de valor económico, que no sea otro derecho de deuda frente al mismo deudor. Ejemplos de conversión de la deuda son las operaciones de canje de deuda por participaciones de capital, deuda por propiedad inmobiliaria, deuda por financiamiento para el desarrollo y deuda por naturaleza2.

  • Asunción de la deuda, cuando también participa un tercero.

A3.6 Un conjunto de medidas de reorganización de la deuda puede incluir más de una de las modalidades mencionadas; por ejemplo, la mayor parte de los paquetes de reorganización de la deuda que implican una condonación de la deuda también contienen una reprogramación de la parte de la deuda que no se condona o no se cancela.

Condonación de la deuda

A3.7 La condonación (o cancelación) de la deuda se define como la cancelación voluntaria de toda, o una parte, de una obligación de deuda en el marco de un acuerdo contractual entre un acreedor y un deudor. La condonación de la deuda implica un acuerdo mutuo entre las partes y la intención de transmitir un beneficio. En cambio, la cancelación contable de la deuda no implica un acuerdo de ese tipo ni esa intención; se trata de un reconocimiento unilateral por parte del acreedor de que el cobro del monto adeudado es improbable (véanse los párrafos A3.32-A3.34)3. La deuda condonada puede incluir la totalidad o parte del principal pendiente de pago, incluidos los intereses en atraso devengados (intereses que vencieron en el pasado), y todo otro costo de interés que se haya devengado. La condonación de deuda incluye la condonación de una parte o la totalidad del principal de un pagaré vinculado a un crédito que surja de un evento que afecte a la entidad en la que esté suscrito el derivado de crédito incorporado. También se incluye la condonación del principal que se produce cuando el contrato de deuda estipula la condonación de la deuda si ocurre un evento especificado, como la condonación en el caso de cierto tipo de catástrofe. No ocurre condonación de la deuda a raíz de la cancelación de pagos futuros de intereses que aún no son exigibles y que aún no se han devengado.

A3.8 La condonación de deuda siempre se registra como una donación o transferencia de capital del acreedor al deudor, la cual extingue el activo financiero y el correspondiente pasivo de deuda. Una unidad de gobierno o del sector público puede participar en la condonación de la deuda como acreedor o deudor. Los precios de mercado son la base para la valoración de la condonación de la deuda, excepto para los préstamos, en cuyo caso se usa el valor nominal.

A3.9 Si bien en base caja no se registran transacciones relativas a condonación de la deuda, las posiciones de saldos vinculadas al pasivo de deuda y al correspondiente activo financiero reflejarían la condonación de la deuda.

Reprogramación y refinanciamiento de la deuda

A3.10 La reprogramación y el refinanciamiento de la deuda implican una modificación del contrato de deuda vigente y su reemplazo con un nuevo contrato, por lo general con una prórroga de los pagos del servicio de la deuda4. La reprogramación de la deuda supone un reordenamiento sin modificar el tipo de instrumento, el valor del principal o el acreedor que tenía la deuda anterior. El refinanciamiento de la deuda implica un instrumento de deuda diferente, por lo general con un valor diferente, y posiblemente con un acreedor diferente5. Por ejemplo, un acreedor podría optar por aplicar las condiciones de un acuerdo del Club de París (véase la EDSPG, párrafos 10.125–10.134) ya sea a través de una opción de reprogramación de la deuda (modificación de los términos y condiciones de sus derechos existentes frente al deudor), o de un refinanciamiento (concesión al deudor de un préstamo nuevo que se utiliza para reembolsar la deuda existente).

Reprogramación de la deuda

A3.11 La reprogramación de la deuda es un acuerdo bilateral entre el deudor y el acreedor que constituye una postergación formal de los pagos del servicio de la deuda y la aplicación de vencimientos nuevos y, por lo general, extendidos. Las nuevas condiciones normalmente incluyen uno o varios de los siguientes elementos: extensión de los períodos de reembolso, reducciones de la tasa de interés contractual, adición o extensión de los períodos de gracia para el pago de los intereses y del principal, fijación del tipo de cambio a niveles favorables para la deuda en moneda extranjera y reprogramación del pago de los atrasos que puedan existir. En el caso específico de los títulos de cupón cero, una reducción del monto del principal pagadero al momento de rescate a un nivel todavía superior al monto del principal pendiente de pago al momento en que entra en vigor el acuerdo podría ser clasificada como una modificación efectiva de la tasa de interés contractual o como una reducción del principal manteniendo invariable la tasa de interés contractual. Este tipo de reducción del principal pagadero al vencimiento debe ser registrado como una condonación de la deuda, o una reprogramación de la deuda si el acuerdo bilateral reconoce explícitamente una modificación de la tasa de interés contractual. Los acreedores del Club de París ofrecen alivio de la deuda a los países deudores en la forma de reprogramación, que es alivio de la deuda mediante postergación o, en el caso de la reprogramación concesional, reducción de las obligaciones de servicio de la deuda durante un período determinado (tratamiento de flujos) o a una fecha fija (tratamiento de saldos).

A3.12 En la reprogramación de la deuda, la correspondiente deuda existente se registra como reembolsada y se crea un nuevo instrumento (o instrumentos) con nuevos términos y condiciones. Este tratamiento no es aplicable, sin embargo, a los intereses en atraso que sean objeto de reprogramación cuando se mantienen intactas las condiciones del contrato de deuda existente. En ese caso, no se considera que el contrato de deuda existente ha sido reprogramado, sino únicamente los intereses atrasados. Se registra un nuevo instrumento de deuda para los intereses en atraso reprogramados.

A3.13 La transacción de reprogramación de la deuda se registra en el momento acordado por ambas partes (el momento acordado contractualmente), y al valor de la deuda nueva (que en una reprogramación es el mismo valor que el de la deuda anterior). Si no se fija una fecha, el momento en que el acreedor registra la modificación de los términos es crucial. Si la reprogramación de obligaciones exigibles en una fecha posterior al período actual está vinculada al cumplimiento de ciertas condiciones al momento de hacerse exigibles dichas obligaciones (como ocurre con las reprogramaciones plurianuales del Club de París), los asientos se registrarán solo en el período en que se cumplan las condiciones exigidas.

Refinanciamiento de la deuda

A3.14 El refinanciamiento de la deuda consiste en el reemplazo de un instrumento o instrumentos de deuda existentes, incluidos los atrasos, si hubiere, por un nuevo instrumento o instrumentos de deuda. Puede implicar el intercambio por el mismo tipo de instrumento de deuda (como un préstamo por otro préstamo) o por diferentes tipos de instrumentos de deuda (como un préstamo por un bono). Por ejemplo, una unidad del sector público puede convertir varias deudas por créditos de exportación en un solo préstamo, o cambiar bonos vigentes por bonos nuevos mediante ofertas de canje presentadas por el acreedor (en lugar de modificar los términos y condiciones).

A3.15 El tratamiento de las transacciones de refinanciamiento de la deuda es similar al de la reprogramación de la deuda. La deuda objeto del refinanciamiento se extingue y es reemplazada por un nuevo instrumento o instrumentos financieros. La deuda vieja se extingue al valor del nuevo instrumento de deuda, excepto en el caso de la deuda no negociable (por ejemplo, un préstamo) frente a acreedores oficiales.

A3.16 Si el refinanciamiento implica un intercambio directo de la deuda, como en el caso de un canje de préstamos por bonos, el deudor registra una reducción de los pasivos en el instrumento de deuda correspondiente y un aumento de los pasivos para mostrar la creación de la nueva obligación. La transacción se registra al valor de la deuda nueva (que refleja el valor de mercado corriente de la deuda), y la diferencia entre el valor de los instrumentos de deuda nuevo y viejo se registra como una ganancia o pérdida por tenencia. No obstante, si la deuda es frente a acreedores oficiales y no es negociable, la deuda antigua se liquida a su valor original registrándose como condonación de la deuda la diferencia de valor con respecto al nuevo instrumento (véanse los párrafos A3.7–A3.9). Cuando no exista un precio de mercado para el nuevo bono, se utiliza un valor representativo apropiado. Por ejemplo, si el bono es semejante a otros bonos negociados, el precio de mercado de un bono negociado será un valor representativo adecuado del precio del nuevo bono. Si la deuda canjeada fue adquirida recientemente por el acreedor, el precio de adquisición podría ser un valor representativo adecuado. Por otra parte, si la tasa de interés del nuevo bono es inferior a la tasa de interés vigente, el valor descontado del bono, a la tasa de interés vigente, podría constituir el valor representativo. Si no se dispone de esa información, se podría utilizar como valor representativo el valor facial del bono emitido. (Véase también la conversión de la deuda en participaciones de capital en el párrafo A3.21).

A3.17 El balance refleja las variaciones de las posiciones de saldo debidas a transacciones que extinguen el anterior instrumento de deuda y crean uno nuevo, junto con cualquier cambio de valoración. Por ejemplo, el canje de un préstamo por un bono, por lo general, se traducirá en una reducción de los pasivos del deudor (reducción del derecho del acreedor sobre el deudor) porque el préstamo se registra a su valor nominal, mientras que el bono tiene un valor de mercado, que puede ser más bajo.

A3.18 Si los recursos provenientes de la nueva deuda se destinan a pagar parte de la deuda vieja (existente), la deuda vieja remanente se registra como extinguida y se crea un nuevo instrumento de deuda (de igual valor que el de la deuda vieja remanente extinguida), salvo que la deuda vieja se pague en su totalidad mediante una transacción separada.

A3.19 Si las condiciones de los nuevos créditos son concesionales, se podría considerar que el acreedor está otorgando una transferencia al deudor. La concesionalidad de la deuda se discute en los párrafos A3.39–A3.41.

Conversión de la deuda y pago anticipado de la deuda

Conversión de la deuda

A3.20 La conversión de la deuda es el canje de una deuda —comúnmente con un descuento— por un derecho que no constituye deuda, por ejemplo, una participación de capital, o por fondos de contrapartida que pueden ser utilizados para financiar un determinado proyecto o política. Básicamente, mediante una conversión de deuda, la deuda del sector público se extingue y se crea un pasivo que no constituye deuda.

A3.21 Un ejemplo común de conversión de la deuda son las operaciones de canje de deuda por participaciones de capital6. Si las participaciones de capital no se negocian activamente en el mercado puede ser difícil determinar su valor, lo cual es probable si la unidad que las emitió es una sociedad controlada por el sector público. Si las participaciones de capital no se negocian, su valoración debe basarse en uno de los métodos descritos en el párrafo 7.173.

A3.22 Otros ejemplos de conversión de la deuda son otros tipos de canjes de deuda (como obligaciones de deuda externa por exportaciones o “deuda por exportaciones”) o el canje de obligaciones de deuda por activos de contraparte que el deudor proporciona al acreedor para su uso en fines específicos, como protección de la flora y fauna, salud, educación y preservación del medio ambiente (deuda por desarrollo sostenible).

A3.23 Se debe diferenciar entre conversiones directas e indirectas de deuda. Un canje directo conduce directamente a la adquisición de un derecho que no constituye deuda frente al deudor (como un canje de deuda por participaciones de capital). Una conversión indirecta de deuda implica otro derecho frente a la economía, como un depósito, que se usa posteriormente para adquirir participaciones de capital.

Pago anticipado de la deuda

A3.24 El pago anticipado de la deuda consiste en una recompra, o prepago, de la deuda en condiciones convenidas entre el deudor y el acreedor. La deuda se extingue a cambio de un pago en efectivo convenido entre el deudor y el acreedor. La transacción se registra al valor de la deuda pagada por anticipado. Los pagos anticipados de la deuda podrían deberse a la necesidad del deudor de reducir el costo de su cartera de deuda aprovechando buenos resultados económicos o condiciones favorables del mercado para la recompra de la deuda.

A3.25 Si la deuda es frente a acreedores oficiales y no es negociable (por ejemplo, un préstamo), puede haber un componente de condonación de la deuda (es decir, si el pago anticipado ocurre en el marco de un acuerdo entre las partes con la intención de transmitir un beneficio). Como se explica en la sección sobre condonación de la deuda (véase el párrafo A3.8), en tal caso se registra una transferencia o donación de capital del acreedor al deudor, que reduce el valor del pasivo/ derecho pendiente de pago.

Asunción de la deuda y pagos de deuda en nombre de terceros

Asunción de la deuda

A3.26 La asunción de la deuda es un acuerdo trilateral entre un acreedor, un deudor anterior y un nuevo deudor (generalmente, una unidad de gobierno) en virtud del cual el nuevo deudor asume la obligación pendiente del deudor anterior frente al acreedor, y se hace responsable del reembolso de la deuda. La ejecución de una garantía es un ejemplo de asunción de deuda. Si el deudor original incumple sus obligaciones de deuda, el acreedor puede invocar las cláusulas del contrato que le permiten hacer exigible la garantía ofrecida por el garante. La unidad garante tendrá que reembolsar la deuda o asumir la responsabilidad por la deuda como deudor primario (es decir, el pasivo del deudor original se extingue). Una unidad del sector público puede ser el deudor que incumple o el garante. Un gobierno también puede, en virtud de un acuerdo, ofrecer proporcionar fondos para pagar la obligación de deuda que otra unidad de gobierno adeuda a un tercero7.

A3.27 El tratamiento estadístico de la asunción de deuda depende de: i) si el nuevo deudor adquiere o no un derecho financiero efectivo frente al deudor original; y ii) en el caso de que no exista un derecho financiero efectivo, de la relación entre el nuevo deudor y el deudor original, y de si el deudor original está en quiebra o ya no es una empresa viable8. Esto implica tres posibilidades (véase el gráfico A3.1):

Gráfico A3.1Árbol de decisiones para el tratamiento estadístico de la asunción de la deuda

1Por “derecho financiero efectivo” se entiende un derecho respaldado por un contrato entre el deudor nuevo y el deudor original, o (especialmente en el caso de los gobiernos) un acuerdo, con una expectativa razonable de cumplimiento, de que el deudor original reembolsará al deudor nuevo.

  • La parte que asume la deuda (deudor nuevo) adquiere un derecho efectivo frente al deudor original. La parte que asume la deuda registra un aumento de los pasivos de deuda frente al acreedor original, y un aumento de los activos financieros, por ejemplo, en la forma de préstamos, frente al deudor original como contraparte. El deudor original registra una reducción del pasivo de deuda original frente al acreedor y un aumento de los pasivos, por ejemplo, en la forma de préstamos, frente a la parte que asume la deuda. El valor del derecho de la parte que asume la deuda frente al deudor original es el valor presente del monto que espera recibir. Si este monto es igual al pasivo asumido, no se necesita registrar más asientos.

    Si el monto que se prevé recuperar es menor que el pasivo asumido, la parte que asume la deuda registra un gasto en la forma de transferencia/ donación de capital al deudor original por la diferencia entre el pasivo contraído y el activo financiero adquirido en la forma de préstamos. Para la parte que asume la deuda, la deuda bruta aumenta en el monto de la deuda asumida.

  • La parte que asume la deuda (deudor nuevo) no adquiere un derecho efectivo frente al deudor original. Este puede ser el caso si el deudor original está en quiebra o ya no es una empresa viable, o si la parte que asume la deuda busca transmitir un beneficio al deudor original. La parte que asume la deuda registra un gasto en la forma de una transferencia/donación de capital al deudor original, y un aumento de los pasivos de deuda frente al acreedor original. El deudor original registra un ingreso en la forma de una transferencia/donación de capital, que extingue el pasivo de deuda en su balance.

    La excepción a este caso es cuando el deudor original es una sociedad pública que sigue siendo una empresa viable, situación que se discute a continuación.

  • La parte que asume la deuda (deudor nuevo) no adquiere un derecho financiero efectivo y el deudor original es una sociedad pública que sigue siendo viable. La asunción de deuda equivale a un aumento en la participación de capital de la parte que asume la deuda en la sociedad pública (deudor original). La parte que asume la deuda registra un aumento de los pasivos de deuda frente al acreedor original, y un aumento de los activos financieros en la forma de participaciones de capital y en fondos de inversión. La sociedad pública registra una reducción del pasivo de deuda frente al acreedor original, y un aumento de los pasivos que no constituyen deuda en la forma de participaciones de capital y en fondos de inversión.

A3.28 Un caso especial se presenta cuando la asunción de deuda conlleva la transferencia de activos no financieros (como activos fijos o tierras y terrenos), por ejemplo, de una sociedad pública (deudor original) a la parte que asume la deuda (deudor nuevo). En este caso, la parte que asume la deuda registra un aumento de los pasivos de deuda frente al acreedor original y la adquisición de activos(s) no financiero(s). Si el valor de mercado de los activos no financieros es igual al valor del pasivo asumido, no se necesita registrar más asientos. Se registra una transferencia/donación de capital entre la parte que asume la deuda y el deudor original por cualquier diferencia entre el valor pasivo asumido y el valor de mercado de los activos no financieros.

A3.29 Si bien no se registra ninguna transacción de asunción de deuda cuando se usa el registro en base caja, las posiciones de saldos variarían debido a la asunción de la deuda. Todo pago posterior en efectivo relacionado con la deuda asumida se registraría como intereses, y/o transacciones en activos financieros distintos de efectivo y pasivos, según corresponda.

Pagos de deuda en nombre de terceros

A3.30 En lugar de asumir una deuda, una unidad del sector público puede optar por reembolsar esa deuda o hacer un pago específico en nombre de otra unidad institucional (deudor original), sin que medie ejecución de una garantía ni asunción de la deuda. En este caso, la deuda sigue registrada exclusivamente en el balance de la unidad institucional que es la única deudora legal. Si bien esta actividad es similar a la asunción de deuda, como las condiciones de la deuda vigente no cambian, el pago de deuda en nombre de terceros no se considera reorganización de la deuda. Esta situación podría presentarse en los casos en que un deudor está experimentando dificultades de liquidez temporales más que problemas permanentes de solvencia9.

A3.31 El tratamiento de los pagos de deuda en nombre de terceros depende de si la unidad del sector público que paga la deuda adquiere o no un derecho financiero efectivo frente al deudor.

  • Si la unidad que paga obtiene un derecho financiero efectivo frente al deudor original, la unidad que paga registra un aumento de los activos financieros (como préstamos) y una reducción de dinero legal y depósitos. El receptor (deudor) registra una reducción del pasivo de deuda original y un aumento de otro pasivo —que puede ser de deuda o que no constituye deuda— frente a la unidad que paga. Si el derecho de la unidad que paga frente al deudor es en la forma de un instrumento de deuda, la deuda bruta y la deuda neta de la unidad que paga y del receptor (deudor) no varían. Sin embargo, si el derecho de la unidad que paga frente al deudor es en la forma de un instrumento que no constituye deuda, por ejemplo, participaciones de capital:

    • Para la unidad que paga, la deuda bruta permanece invariable, pero la deuda neta aumenta (debido a la reducción de activos en la forma de dinero legal y depósitos).

    • Para el receptor (deudor), la deuda bruta y la deuda neta se reducen (debido a que la reducción del pasivo de deuda no es compensada con el aumento de otro pasivo de deuda).

  • Si la unidad que paga no obtiene un derecho financiero efectivo frente al deudor original, la unidad que paga registra un gasto en la forma de transferencia de capital, clasificado de acuerdo con la naturaleza del receptor, y una reducción de los activos financieros en la forma de dinero legal y depósitos. La unidad receptora (deudor) registra un ingreso en forma de transferencia de capital —clasificado de acuerdo con la naturaleza de la unidad que paga— y una reducción del pasivo de deuda original.

Otros temas relacionados con la deuda

Cancelaciones y reducciones contables de la deuda

A3.32 La cancelación o la reducción contable de la deuda se refiere a la decisión unilateral de un acreedor de reducir el monto que se le adeuda. Esto suele ocurrir cuando un acreedor concluye que la obligación de deuda no tiene valor, o tiene menos valor, porque parte o la totalidad de la deuda no se reembolsará (con frecuencia porque el deudor es insolvente). Por ejemplo, una sociedad pública que obtuvo un préstamo de una unidad del gobierno general puede estar en situación de insolvencia. Como resultado, el derecho de la unidad del gobierno general pierde parte o la totalidad de su valor, y se cancela o se reduce contablemente en el balance de la unidad de gobierno (acreedor)10. En cambio, la cancelación contable unilateral por parte de un deudor, o repudio de la deuda, no se reconoce en los sistemas estadísticos macroeconómicos.

A3.33 A diferencia de la condonación de deuda (véanse los párrafos A3.7–A3.9), que es un acuerdo mutuo y, por lo tanto, una transacción, una cancelación o reducción contable de la deuda es una medida unilateral y, por consiguiente, se registra como otras variaciones en el volumen de activos. El activo financiero se suprime del balance del acreedor y el pasivo correspondiente debe suprimirse del balance del deudor, también mediante otras variaciones en el volumen de activos, para preservar la consistencia en las estadísticas macroeconómicas11.

A3.34 Si bien con el método de base caja no se registran transacciones cuando una deuda se cancela o se reduce contablemente, las posiciones de saldos relativas a estas operaciones se reducirían, reflejando la cancelación contable o reducción contable de la deuda.

Servicios de provisión de nuevos fondos

A3.35 En algunos acuerdos de reorganización de la deuda que ayudan al deudor a superar dificultades temporales de financiamiento, el deudor acuerda con el acreedor servicios de provisión de nuevos fondos para reembolsar obligaciones de deuda que vencen. Los dos instrumentos de deuda que intervienen (la obligación de deuda que vence y el servicio de provisión de nuevos fondos) se tratan por separado.

A3.36 El acreedor registra una reducción del derecho original frente al deudor y un aumento del nuevo derecho frente al deudor. Análogamente, el deudor registra una reducción del pasivo original frente al acreedor y un aumento del pasivo nuevo frente al acreedor. Si las condiciones de los nuevos créditos son concesionales, se podría considerar que el acreedor está otorgando una transferencia al deudor. (La concesionalidad de la deuda se discute en los párrafos A3.39–A3.41).

Remoción contable de la deuda

A3.37 Mediante la remoción contable, una unidad deudora elimina pasivos de su balance pareándolos con activos financieros, cuyos ingresos y valor son suficientes para garantizar todos los pagos de servicio de la deuda. La remoción contable de deuda puede realizarse asignando los activos y pasivos a una cuenta separada dentro de la unidad institucional en cuestión o transfiriéndolos a otra unidad. En cualquier caso, los sistemas estadísticos macroeconómicos no reconocen la remoción contable de deuda como un procedimiento que afecta a la deuda pendiente del deudor. Por lo tanto, siempre que no se hayan modificado las obligaciones legales del deudor, no se registran transacciones por remoción contable de la deuda en el marco de las EFP. Cuando los activos y pasivos se transfieren a una cuenta separada dentro de la unidad, tanto los activos como los pasivos deberán declararse en valores brutos. Si para mantener estos activos y pasivos se crea una entidad separada residente en la misma economía, esta nueva unidad deberá tratarse como una entidad auxiliar y deberá consolidarse con la unidad que efectuó la remoción contable de la deuda.

A3.38 La sectorización de las entidades reestructuradoras (también denominadas “estructuras de remoción”) se analiza en los párrafos 2.129–2.131.

Concesionalidad de la deuda

A3.39 No existe una definición o una forma de medir consistente de la concesionalidad de la deuda en las estadísticas macroeconómicas. Sin embargo, es un hecho generalmente aceptado que los préstamos concesionales ocurren cuando ciertas unidades les conceden préstamos a otras unidades y la tasa de interés contractual se fija intencionalmente por debajo de la tasa de interés de mercado que se aplicaría normalmente. El grado de concesionalidad puede aumentarse con períodos de gracia12 y con frecuencias de pago y períodos de vencimiento favorables al deudor.

A3.40 Dado que las condiciones de un préstamo concesional son más favorables para el deudor que lo que permitirían las condiciones de mercado, los préstamos concesionales incluyen en la práctica una transferencia del acreedor al deudor. Sin embargo, los medios para incorporar el impacto de la transferencia en las estadísticas macroeconómicas aún no se han desarrollado plenamente, si bien se han realizado avances en varias alternativas. Por lo tanto, mientras no se llegue a un acuerdo sobre al tratamiento apropiado de la deuda concesional, la información sobre dicha deuda debe proporcionarse en partidas informativas del balance (véase el párrafo 7.246) y en cuadros complementarios.

A3.41 El caso de la concesionalidad de la deuda del Club de París se analiza en el capítulo 4 de la EDSPG.

Deuda resultante de operaciones de rescate financiero

A3.42 Un rescate financiero se refiere a un rescate de una crisis financiera. A menudo se emplea cuando una unidad de gobierno otorga ya sea ayuda financiera a corto plazo a una sociedad para ayudarla a sobrevivir un período de dificultad financiera, o bien una inyección más permanente de recursos financieros para ayudar a recapitalizar la sociedad. Un rescate financiero, de hecho, puede constituir una nacionalización si el gobierno adquiere control de la sociedad que está rescatando. Los rescates financieros de instituciones financieras son un ejemplo. Estos suelen implicar una transacción puntual muy publicitada que a menudo requiere grandes sumas y, por lo tanto, son fáciles de identificar.

A3.43 Los analistas por lo general se refieren a “inyecciones de capital” efectuadas por el gobierno en sociedades cuando se proporciona un apoyo financiero importante con el fin de capitalizar o recapitalizar una sociedad en dificultades financieras. En el SCN 2008 el término “inyecciones de capital” denota una intervención directa que se registra en las estadísticas macroeconómicas, ya sea como una transferencia de capital, un préstamo, una adquisición de participaciones de capital, o una combinación de estas posibilidades. La intervención directa por parte de unidades del gobierno general puede ocurrir de varias formas. Por ejemplo:

  • Proporcionar recapitalización a través de una inyección de recursos financieros (“inyección de capital”), o la asunción de los pasivos de una sociedad en quiebra.

  • Otorgar préstamos y/o adquirir participaciones de capital de sociedades en crisis (“recapitalización con contrapartida”), en condiciones favorables o no.

  • Comprar activos de la sociedad en dificultades financieras a precios superiores a su verdadero valor de mercado.

A3.44 Indirectamente, el gobierno general puede intervenir ampliando el rango de garantías que está dispuesto a ofrecer.

A3.45 En general, en las operaciones de rescate financiero surgen dos cuestiones principales:

  • La primera cuestión es la sectorización de la entidad o unidad creada para financiar o gestionar las ventas de activos y/o pasivos de la sociedad en dificultades. La sectorización es importante, en particular, para determinar si sus transacciones, otros flujos económicos y posiciones de saldos (pasivos de deuda y otros activos y pasivos) corresponden al sector gobierno general o al sector sociedades públicas.

  • La segunda cuestión es el tratamiento estadístico adecuado de las “inyecciones de capital”.

El tema de la sectorización

A3.46 Un gobierno podría crear una entidad reestructuradora (o “estructura de remoción”) en la forma de una entidad con fines especiales (EFE), u otro tipo de órgano público, para financiar o gestionar la remoción de activos deteriorados o para reembolsar los pasivos de una sociedad en dificultades13. Como sucede con todas las entidades en las estadísticas macroeconómicas, la sectorización de una entidad reestructuradora debe reflejar la naturaleza económica subyacente de la entidad. Por lo tanto, las reglas de sectorización, descritas en el capítulo 2, deben aplicarse para determinar si tal entidad o unidad debe ser tratada como parte del sector gobierno general o como parte del sector sociedades financieras públicas.

  • Si el gobierno crea una unidad institucional pública solo para asumir la gestión de los activos o pasivos de la sociedad en dificultades, y la unidad no es un productor de mercado, la unidad debe clasificarse en el sector gobierno general porque no participa en la intermediación financiera.

  • Si la nueva unidad tiene otras funciones y la gestión de los activos o pasivos de la sociedad en dificultades es una tarea temporal, su clasificación como unidad de gobierno o como sociedad financiera pública se efectúa conforme a las reglas descritas en la sección sobre entidades reestructuradoras en los párrafos 2.129–2.131.

Tratamiento estadístico de las “inyecciones de capital”

A3.47 La asistencia brindada por el gobierno (u otra unidad del sector público) a la unidad que atraviesa dificultades financieras suele registrarse como un préstamo, una transferencia de capital o una inyección de capital. El gráfico A3.2 presenta un árbol de decisiones para el tratamiento estadístico de las “inyecciones de capital”.

Gráfico A3.2Árbol de decisiones para el tratamiento estadístico de las “inyecciones de capital”

1Por “derecho financiero efectivo” se entiende un derecho respaldado por un contrato entre el deudor nuevo y el deudor original, o (especialmente en el caso de los gobiernos) un acuerdo, con una expectativa razonable de cumplimiento, de que el deudor original reembolsará al deudor nuevo.

2Lo que denota una tasa de rendimiento realista de los fondos es la intención de obtener una tasa de rendimiento que sea suficiente para generar dividendos o ganancias por tenencia en una fecha posterior, y que sea un derecho sobre el valor residual de la sociedad.

A3.48 Si una unidad del sector público (unidad inversionista), como una unidad del gobierno, interviene por medio de una inyección de capital que jurídicamente toma la forma de un préstamo a la sociedad en dificultades, el tratamiento estadístico depende de si la unidad inversionista obtiene o no un derecho financiero efectivo frente a la sociedad, tal como se describe en el párrafo A3.27.

A3.49 Si una unidad del sector público, como el gobierno, interviene por medio de una inyección de capital distinta de un préstamo a la sociedad en dificultades, el tratamiento estadístico depende de si se puede esperar o no un rendimiento realista14 de esta inversión:

  • Si la unidad del sector público (unidad inversionista) puede esperar un rendimiento realista de la inversión, la unidad inversionista registra un aumento de activos financieros en la forma de participaciones de capital y en fondos de inversión, y una reducción en activos financieros (por ejemplo, dinero legal y depósitos) o un aumento de pasivos, según cómo se financie la adquisición de participaciones de capital.

    La sociedad en dificultades financieras registra un aumento de activos financieros (por ejemplo, dinero legal y depósitos), y un aumento de pasivos que no constituyen deuda en la forma de participaciones de capital y en fondos de inversión.

  • La parte de la inversión de la que no se puede esperar un rendimiento realista —que puede ser toda la inversión— se trata como una transferencia de capital.

A3.50 Se registra una inyección de capital en la forma de una transferencia de capital (total o parcial) cuando los fondos se entregan:

  • Sin recibir a cambio algo de igual valor.

  • Sin una expectativa razonable de obtener una tasa de rendimiento realista.

  • Para compensar el deterioro de los activos o del capital como resultado de importantes déficits operativos acumulados en el transcurso de dos o más años, y pérdidas excepcionales debidas a factores fuera del control de la empresa.

A3.51 La unidad que proporciona la asistencia registra un gasto en la forma de una transferencia de capital y una reducción de activos financieros (por ejemplo, dinero legal y depósitos) o un aumento de pasivos, según cómo se financie la transferencia de capital. El receptor registra un ingreso en la forma de una transferencia de capital y un aumento de activos financieros en la forma de dinero legal y depósitos.

A3.52 Para determinar la magnitud de las transferencias de capital es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

  • Si el gobierno compra activos de la sociedad a la que brindará ayuda, el monto pagado puede ser superior al precio de mercado verdadero de los activos.

  • La compra de activos que no sean préstamos debe registrarse al precio de mercado corriente, y se debe registrar una transferencia de capital por la diferencia entre el precio de mercado y el monto efectivamente abonado.

  • Los gobiernos suelen comprar préstamos a las instituciones financieras durante un rescate financiero. A menos que el préstamo se torne negociable y se negocie al valor de mercado establecido, siempre se registra a valor nominal en el balance. Solo si se crea un mercado para los préstamos y si los préstamos se negocian con regularidad, se reclasifican como títulos (véanse los párrafos 7.157 y 7.163) y también se registran a valor de mercado.

  • Cuando el gobierno compra un préstamo cuyo valor justo es muy inferior a su valor nominal, no se registra una transferencia de capital por la diferencia de valor ya que los préstamos se registran a valor nominal en el balance. Cualquier diferencia entre el precio pagado y el valor nominal se registra como un cambio en la valoración (véase el MBP6, párrafo 9.33). Sin embargo, si hay información fidedigna de que algunos préstamos son irrecuperables, su valor se reduce a cero en el balance de la sociedad (con una “otra variación en el volumen”) y se registra una transferencia de capital igual al valor pagado por el gobierno a la sociedad. Si algunos de estos préstamos, o todos, luego se tornan recuperables, esto se refleja mediante una revaloración en el balance del gobierno.

  • Si el gobierno otorga una garantía como parte de un rescate financiero, la garantía debe registrarse según si es una garantía por una sola vez o si forma parte de un sistema de garantías estandarizadas (véanse detalles sobre el tratamiento estadístico de las garantías en los párrafos 7.254–7.260).

A3.53 En los casos dudosos se deben tener en cuenta otros factores, tales como los siguientes:

  • Si la inyección de capital cubre importantes déficits operativos acumulados en el transcurso de dos o más años o pérdidas excepcionales debidas a factores fuera del control de la empresa, la inyección de capital es, por definición, una transferencia de capital.

  • Si la inyección de capital beneficia a una cuasisociedad cuyas participaciones de capital tienen un valor negativo (véase el recuadro 6.3), la inyección de capital es siempre una transferencia de capital.

  • Si la inyección de capital se realiza para fines específicos relacionados con política pública para compensar a un banco que atraviesa dificultades financieras por incumplimientos previstos/activos malos/pérdidas en el balance, la inyección de capital es una transferencia de capital, salvo que se pueda esperar un rendimiento realista, en cuyo caso se registra una inversión en participaciones de capital.

  • Si accionistas privados aportan una proporción significativa (en relación con su participación accionaria existente) de la inversión en participaciones de capital durante la inyección de capital, entonces dicha inyección es una inversión en participaciones de capital dado que se supone que los inversionistas privados están buscando un rendimiento para su inversión.

Deuda de las entidades con fines especiales

A3.54 Las entidades con fines especiales (EFE) se describen en los párrafos 2.136–2.139. Para los efectos de las EFP, se debe determinar si la EFE es una unidad institucional y su sectorización institucional adecuada. Si la EFE forma parte del sector público, su deuda debe formar parte de la deuda del sector público, o del subsector que corresponda.

A3.55 Como se señala en los párrafos 2.41–2.45, los gobiernos pueden establecer sociedades públicas que venden bienes y servicios exclusivamente al gobierno, sin que se realice licitación de contratos con el gobierno en competencia con el sector privado. Tal sociedad pública se denomina subsidiaria artificial y debe clasificarse como parte del sector gobierno general (su unidad matriz). A menudo, dichas subsidiarias artificiales del gobierno se establecen como EFE. Estas unidades, que jurídicamente son sociedades, deben clasificarse como parte del sector gobierno general y, por ende, sus pasivos de deuda forman parte de la deuda del gobierno general.

A3.56 Un gobierno puede realizar actividades fiscales a través de una entidad residente en el exterior. Por ejemplo, un gobierno puede financiar sus erogaciones emitiendo títulos en el exterior a través de una EFE. Esta EFE no es parte del gobierno general, ni en la economía de origen ni en la economía anfitriona. Estas entidades no reciben el mismo tratamiento que las embajadas y otros enclaves territoriales porque funcionan de acuerdo con las leyes de la economía anfitriona. Los gobiernos pueden ser inversionistas directos de estas unidades o entidades. Sin embargo, se deben usar imputaciones especiales para las transacciones y posiciones de saldos entre el gobierno y la EFE en el exterior, para asegurarse que cualquier operación fiscal realizada a través de entidades no residentes quede reflejada en las transacciones y posiciones de saldos de las cuentas del gobierno de origen en cuestión15. Así, el gobierno mostrará una deuda efectiva, o imputada, frente a la EFE que se deriva de cualquier deuda que la EFE contraiga en nombre del gobierno.

A3.57 Cuando una EFE residente en una economía obtiene un préstamo en nombre del gobierno de otra economía, y el préstamo es para fines fiscales, el tratamiento estadístico de las cuentas de ese gobierno es el siguiente:

  • En el momento de obtener el préstamo: Se imputa una transacción que crea un pasivo de deuda del gobierno frente a la entidad prestataria, igual al monto obtenido en préstamo. El asiento de contrapartida es un aumento de las participaciones de capital del gobierno en la entidad prestataria.

  • En el momento en que los fondos o los activos adquiridos con los fondos (según corresponda) se transfieren al gobierno: Se registra una transacción por el flujo de fondos o activos, y como contrapartida, una reducción por el mismo monto de las participaciones de capital del gobierno en la entidad prestataria.

  • En el momento en que se incurre en gastos o la entidad prestataria transfiere activos a un tercero (es decir, no son transferidos al gobierno), cuando corresponda: Se imputa una transferencia corriente o de capital entre el gobierno y la entidad, que tendrá como contrapartida una reducción del valor de las participaciones de capital del gobierno.

A3.58 Estos asientos se efectúan en forma simétrica tanto para el gobierno como para la entidad prestataria. Estos asientos no afectan a las transacciones o posiciones de saldos entre la entidad prestataria y sus acreedores u otros terceros, que se registran tal como tienen lugar, sin imputaciones.

Deuda derivada de la titulización

A3.59 La titulización ocurre cuando una unidad, denominada originador, le concede los derechos de propiedad de activos financieros o no financieros, o el derecho a recibir determinados flujos futuros, a otra unidad, denominada unidad de titulización. A cambio, la unidad de titulización le paga una suma al originador, de su propia fuente de financiamiento. La unidad de titulización obtiene su propio financiamiento mediante la emisión de títulos de deuda utilizando como garantía los activos o derechos de flujos futuros transferidos por el originador16. Cuando una unidad del sector público emite títulos respaldados por activos, estos forman parte de la deuda del sector público.

A3.60 El resultado de la titulización son títulos de deuda cuyos pagos de cupón o de capital (o ambos) están respaldados por determinados activos financieros o no financieros, o corrientes de ingresos futuros. Se puede usar una variedad de activos o de corrientes de ingresos futuros para la titulización, incluidos préstamos hipotecarios residenciales y comerciales, préstamos de consumo, préstamos públicos y derivados de crédito. Una unidad del gobierno general puede emitir títulos de deuda respaldados por un determinado ingreso afectado a cierta finalidad. En los sistemas de estadísticas macroeconómicas, la capacidad de recaudar impuestos u otros ingresos no se reconoce como un activo del gobierno que pueda usarse para la titulización17. Sin embargo, la afectación de ingresos futuros (como los ingresos por peajes de carreteras) al servicio de títulos de deuda emitidos por una unidad del gobierno general (o del sector público) puede parecerse a la titulización (véanse los párrafos A3.64 y A3.66).

A3.61 Los sistemas de titulización varían dentro y entre los mercados de títulos de deuda. Al nivel más amplio, se hace una distinción entre si participa o no una unidad de titulización. En los sistemas de titulización en los cuales los títulos de deuda los emite una unidad de titulización, la unidad institucional emisora es un intermediario financiero en el sector sociedades financieras. La unidad de titulización suele ser una EFE. Sin embargo, como se describe en el párrafo 2.137, las EFE residentes que funcionan solo pasivamente en relación con el gobierno general y llevan a cabo actividades fiscales no se tratan como unidades institucionales separadas en los sistemas de estadísticas macroeconómicas. Estas EFE se tratan como parte del sector gobierno general, al margen de su condición jurídica. Por lo tanto:

  • Si participa una unidad de titulización, cabe distinguir cuatro tipos de sistemas desde el punto de vista de las estadísticas macroeconómicas:

    • Titulización con venta real18, o sistemas que comprenden una transferencia (venta) real de activos, desde el punto de vista de las estadísticas macroeconómicas19, desde el balance del propietario original del activo al balance de la unidad de titulización.

    • Titulización sin venta real20, o sistemas que no comprenden una transferencia real de activos —desde el punto de vista de las estadísticas macroeconómicas— desde el balance del propietario original del activo al balance de la unidad de titulización (véase la nota al pie de página 19).

    • Titulización sin activos21, o sistemas que comprenden la titulización de corrientes de ingresos futuros que no se reconocen como activos en las estadísticas macroeconómicas.

    • Titulización sintética con una unidad de titulización22, o sistemas que comprenden solamente la transferencia del riesgo de crédito (no la transferencia de activos), a través de una unidad de titulización.

  • Si no participa una unidad de titulización, son posibles dos tipos de titulización:

    • Titulización en el balance23, o sistemas en que el propietario original del activo emite nuevos títulos de deuda sin que se produzca una transferencia de activos.

    • Titulización sintética sin una unidad de titulización24, o sistemas que comprenden solamente la transferencia del riesgo de crédito (no la transferencia de activos), a través de la emisión directa de títulos de deuda por parte del propietario original del activo.

A3.62 La titulización con venta real comprende títulos de deuda emitidos por una unidad de titulización en que los activos subyacentes han sido transferidos del balance del propietario original del activo (es decir, el originador) al balance de la unidad de titulización. La unidad de titulización utiliza los recursos de la venta de los títulos de deuda a inversionistas para financiar la adquisición de los activos. La corriente de ingresos proveniente del fondo de activos (normalmente, pagos de intereses y reembolsos del principal de préstamos) se utiliza para efectuar pagos de cupón y reembolsos del principal con respecto a los títulos de deuda emitidos. En el caso de una titulización con venta real realizada por una unidad del sector público, la deuda bruta del propietario original del activo permanece invariable. La deuda bruta de la unidad de titulización aumenta como resultado de los títulos emitidos. Si esta unidad es una sociedad financiera pública, su deuda forma parte de la deuda del sector público. Una “unidad” de titulización residente, controlada por una unidad de gobierno que es una EFE, pero que no reúne las condiciones de una unidad institucional, es tratada como parte del gobierno general, independientemente de su condición jurídica. La deuda de una EFE de este tipo forma parte de la deuda del gobierno general (véase también el párrafo A3.61).

A3.63 Si no ha ocurrido una venta real desde el punto de vista de las estadísticas macroeconómicas (véase la nota de pie de página 19) el monto que la unidad del sector público, en calidad de originadora, recibe de la unidad de titulización es tratado como endeudamiento, normalmente en la forma de un préstamo25. Los títulos de deuda emitidos por la unidad de titulización forman parte de la deuda del sector público, si la unidad de titulización es parte del sector público.

A3.64 La titulización sin activos comprende una titulización de corrientes de ingresos futuros. Como se indica en el párrafo A3.60, la capacidad de recaudar impuestos u otros ingresos públicos no se reconoce como un activo del gobierno que podría emplearse para la titulización con venta real. En la mayoría de los casos, no son los derechos a los ingresos futuros los que se utilizan como garantía real, sino la obligación de la unidad del sector público de destinar una cantidad suficiente de los ingresos futuros al reembolso total del empréstito. Si se obtienen más ingresos que los necesarios para reembolsar el empréstito, la unidad del sector público retiene el excedente. De este modo, si los “derechos” a los ingresos futuros del gobierno se transfieren a una unidad de titulización, el monto que la unidad del sector público recibe de la unidad de titulización, proveniente de los recursos obtenidos de la emisión de títulos de deuda, es tratado como endeudamiento, normalmente en la forma de un préstamo26. Esta corriente de ingresos continúa devengándose para el gobierno, y el gobierno utiliza estos recursos para reembolsar el préstamo de la unidad de titulización. Los títulos de deuda emitidos por la unidad de titulización forman parte de la deuda del sector público, si la unidad de titulización es parte del sector público.

A3.65 La titulización sintética comprende la transferencia del riesgo de crédito vinculado a un fondo de activos sin una transferencia de los activos propiamente dichos, ya sea mediante una unidad de titulización o mediante la emisión directa de títulos de deuda por parte del propietario original del activo.

  • Titulización sintética con una unidad de titulización: El propietario de un conjunto de activos (comprador de protección) adquiere de la unidad de titulización (vendedor de protección) swaps de riesgo de incumplimiento crediticio (CDS, por sus siglas en inglés) a cambio de una prima, para obtener protección frente a posibles pérdidas por incumplimiento de ese conjunto de activos27. El vendedor de protección emite un instrumento de deuda. Los recursos obtenidos de la emisión de títulos de deuda realizada por la unidad de titulización se invierten en activos financieros de bajo riego y bajo rendimiento (como depósitos), y el ingreso devengado de esta inversión, junto con la prima del CDS, financia los pagos de cupón de los títulos de deuda que la unidad de titulización efectúa a favor de los inversionistas. En la fecha de vencimiento, los tenedores de deuda reciben un reembolso, siempre que no se haya producido un incumplimiento de pago relacionado con el fondo de activos. En caso de incumplimiento, el comprador de protección es compensado por el vendedor de protección por las pérdidas relacionadas con el fondo de activos, mientras que los tenedores de títulos de deuda (inversionistas) sufren pérdidas por el mismo valor.

    Los títulos de deuda emitidos por la unidad de titulización forman parte de la deuda del sector público, si la unidad de titulización es parte del sector público.

  • Titulización sintética sin una unidad de titulización: El propietario del activo emite pagarés vinculados con créditos (CLN, por sus siglas en inglés). Los CLN son títulos de deuda respaldados por activos de referencia (como préstamos y bonos), con un CDS incorporado que permite que el riesgo de crédito se transfiera del emisor a los inversionistas. La tasa de interés suele ser mayor para compensar a los inversionistas por asumir mayores riesgos. Al comprar el CLN, los inversionistas venden la protección crediticia del fondo de activos al comprador de protección (o emisor del CLN). El reembolso del principal y de los intereses sobre los pagarés está supeditado al desempeño del fondo de activos. Si no se produce incumplimiento durante la vida del pagaré, en la fecha de vencimiento los inversionistas reciben un pago equivalente al valor total de rescate del pagaré. Si se produce un incumplimiento, los inversionistas reciben el valor de rescate del pagaré menos el valor de las pérdidas debidas al incumplimiento.

    En una titulización sintética sin unidad de titulización, los títulos de deuda (CLN) emitidos por una unidad del sector público forman parte de la deuda de esa unidad.

A3.66 La titulización en el balance comprende títulos de deuda respaldados por una corriente de ingresos futuros generados por los activos. Los activos permanecen en el balance del emisor de los títulos de deuda (el propietario original del activo), normalmente en una cartera separada. No interviene una unidad de titulización. La emisión de títulos de deuda proporciona fondos al propietario original del activo, y los títulos de deuda forman parte de la deuda del propietario original del activo.

Deuda resultante de operaciones de canje fuera del mercado

A3.67 En las estadísticas macroeconómicas, los canjes dan origen a derivados financieros, que son instrumentos que no constituyen deuda (véase el párrafo 7.215). Sin embargo, las operaciones de canje fuera del mercado tienen un componente de deuda.

A3.68 Una operación de canje fuera del mercado es un contrato de canje que tiene un valor distinto de cero al inicio, dado que las tasas de referencia se valoran a precios diferentes de los valores de mercado corrientes, es decir, “fuera del mercado”. Esta operación de canje da lugar al pago de una suma global de una parte a la otra, normalmente al inicio. La naturaleza económica de una operación de canje fuera del mercado combina un empréstito (es decir, la suma global), en la forma de un préstamo, y una operación de canje de mercado (derivado financiero). El componente de préstamo de una operación de canje fuera del mercado es una deuda, y si una unidad del sector público recibe el pago de una suma global, esta forma parte de la deuda del sector público. Ejemplos de contratos de canje que pueden tener tasas de referencia fuera del mercado son las operaciones de canje de tasas de interés y monedas.

A3.69 Dado que la naturaleza económica de la operación de canje fuera del mercado es equivalente a una combinación de un préstamo con un derivado financiero, en el balance se registran dos posiciones de saldos:

  • Un préstamo —un instrumento de deuda— que es igual al valor distinto de cero del canje al inicio y con una fecha de vencimiento igual a la fecha de vencimiento del canje.

  • Un derivado financiero (canje) —un instrumento que no constituye deuda— que tiene un valor de mercado igual a cero al inicio.

A3.70 La posición de préstamos es un pasivo de la parte que recibe la suma global, mientras que la posición de derivados puede figurar ya sea en el lado del activo financiero o el pasivo, dependiendo de los precios de mercado en la fecha del balance.

A3.71 Las corrientes de flujos futuros relacionados con estas posiciones de saldos también se dividen entre las vinculadas al componente de préstamo y al componente de derivado financiero, respectivamente.

Représtamo de créditos obtenidos

A3.72 El représtamo de créditos obtenidos se refiere a una unidad institucional residente A (generalmente, el gobierno central), que capta crédito de otra unidad institucional B (generalmente, una unidad no residente), y luego represta esos fondos a una tercera unidad institucional C (generalmente, un gobierno estatal o local, o una sociedad pública), con el entendido de que la unidad A obtiene un derecho financiero efectivo frente a la unidad C. El représtamo de créditos obtenidos está motivado por varios factores. Por ejemplo:

  • La unidad institucional A puede estar en condiciones de obtener un préstamo de la unidad B en términos más favorables de los que la unidad C podría obtener de la unidad B.

  • La capacidad de endeudamiento de la unidad institucional C está limitada por factores como las regulaciones cambiarias; solo la unidad A puede obtener préstamos de no residentes.

A3.73 El représtamo genera (por lo menos) dos derechos financieros separados. Los derechos no deben compensarse mutuamente en las estadísticas de las finanzas públicas y en las estadísticas de la deuda del sector público; la unidad institucional B tiene un derecho de deuda frente a la unidad A, y la unidad A tiene un derecho de deuda frente a la unidad C, que puede consolidarse (véase el párrafo A3.76). Dependiendo de la residencia de las unidades institucionales B y C, respectivamente, estos pasivos de deuda (y los correspondientes derechos financieros) se clasifican como internos o externos.

A3.74 El tratamiento estadístico de los dos derechos que deben registrarse si la unidad institucional residente (A), que represta los fondos obtenidos a la unidad C, obtiene un derecho financiero efectivo frente a la unidad C, depende de lo siguiente:

  • La residencia del acreedor con el que la unidad A se endeuda (es decir, la unidad B).

  • La residencia de la unidad C a la que la unidad A represta los fondos obtenidos (véase el cuadro A3.1).

Cuadro A3.1Resumen del tratamiento estadístico del représtamo de créditos obtenidos por la unidad institucional A
1. La unidad A obtiene un préstamo de la unidad BDependiendo de la residencia de la unidad institucional B, la unidad A tiene un pasivo de deuda interno/externo frente a la unidad institucional B. (La unidad institucional B tiene un derecho financiero interno/externo frente a la unidad A).
2. La unidad A represta fondos a la unidad CDependiendo de la residencia de la unidad institucional C, la unidad A tiene un derecho financiero interno/externo sobre la unidad institucional C. (La unidad institucional C tiene un pasivo interno/externo frente a la unidad A).

A3.75 La clasificación del pasivo de deuda de la unidad institucional A frente a la unidad B depende del tipo de instrumento, o instrumentos, en cuestión: normalmente, este endeudamiento se da en la forma de préstamos y/o títulos de deuda. En tales casos, los pasivos de deuda de la unidad institucional A en la forma de préstamos y/o títulos de deuda aumentan (crédito) como resultado del endeudamiento contraído con la unidad B, con un aumento correspondiente (débito) de los activos financieros de la unidad A en la forma de dinero legal y depósitos. Estos eventos resultan en un aumento de la posición de deuda bruta de la unidad A, pero ninguna variación de la posición de su deuda neta.

A3.76 El pasivo de deuda de la unidad C frente a la unidad A, como resultado del représtamo de los fondos obtenidos, por lo general es en la forma de un préstamo. Es decir, los pasivos de deuda de la unidad institucional C aumentan (crédito) como resultado de los fondos obtenidos de la unidad A, con un aumento correspondiente (débito) de los activos financieros de la unidad C en la forma de dinero legal y depósitos. Los activos financieros de la unidad institucional A (por ejemplo, préstamos) aumentarán (débito) como resultado del représtamo a la unidad C y sus activos financieros en la forma de dinero legal y depósitos se reducirán (crédito). Si la unidad institucional C se clasifica en el mismo sector, subsector o grupo de unidades que la unidad A, este pasivo de deuda (y el correspondiente derecho financiero) se elimina en la consolidación.

A3.77 La amortización de cada uno de los pasivos de deuda (y los correspondientes activos financieros) se registra en los libros de la unidad en cuyo balance aparece el pasivo de deuda. Por lo tanto, si la unidad institucional A tiene un pasivo de deuda frente a la unidad B, la amortización de este pasivo (por lo general externo) (débito) se registra en los libros de la unidad A, incluso si los créditos obtenidos se represtan a la unidad C.

A3.78 De igual modo, la amortización del pasivo de deuda de la unidad institucional C (por lo general interna) (débito) frente a la unidad A se registra en los libros de la unidad C. La unidad A debería registrar una reducción (crédito) de sus derechos financieros (internos) frente a la unidad C. La amortización del pasivo de deuda de la unidad institucional C frente a la unidad A mejora la posición de deuda bruta de la unidad C, mientras que la posición de su deuda neta no varía.

Posiciones de saldo y flujos conexos con el FMI

A3.79 En esta sección se describen brevemente las posiciones de saldos y los flujos de activos financieros y pasivos derivados de ser países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI), y cómo se relacionan con las estadísticas de deuda del sector público. Los compiladores de datos de la deuda deben determinar primero en qué unidad del sector público registrar las posiciones de saldos y los flujos conexos con el FMI. Las posiciones de saldos y los flujos de activos financieros y pasivos de los países miembros con el FMI suelen registrarse en las cuentas de la unidad del sector público que determinan los arreglos jurídicos e institucionales del país miembro.

A3.80 El FMI conduce sus relaciones con el país miembro a través del agente fiscal y el depositario:

  • Cada país miembro designa un agente fiscal para que realice transacciones financieras con el FMI en nombre del país28.

  • A cada país miembro se le exige designar también a su banco central como depositario para las tenencias del FMI de moneda del país miembro29. En la mayoría de los países, el banco central hace las veces de agente fiscal y depositario.

A3.81 En las siguientes secciones se discuten las cuotas de los países miembros en el FMI, sus posiciones de reserva en el FMI, la remuneración (intereses) por cobrar del FMI, la cuenta que se emplea para los pagos administrativos (la “Cuenta No. 2”) y sus asignaciones y tenencias de DEG.

Cuotas

A3.82 A todo país que ingresa en el FMI se le asigna una cuota. La cuota es la suscripción de capital, expresada en DEG, que cada miembro debe pagar al adherirse al FMI. Tiene dos componentes:

  • Componente de activos de reserva: Todo país miembro debe pagar el 25% de su cuota en DEG o en monedas extranjeras especificadas por el FMI. Esta porción de 25% es un componente de los activos de reserva del país miembro y se conoce como “tramo de reserva”. En las cuentas de la unidad del sector público, la suscripción de esta porción se muestra como una transacción que implica un aumento de los activos financieros externos en la forma de dinero legal y depósitos, es decir, la posición del tramo de reserva, que es un derecho líquido frente al FMI (débito), compensada por una reducción de igual monto de los activos financieros existentes30 (crédito).

  • Componente de moneda nacional: El 75% restante de la cuota puede pagarse en la propia moneda del país miembro en el depositario designado. El pago se efectúa en moneda nacional (Cuenta No. 1 del FMI) o, si el país lo prefiere, mediante la emisión de un pagaré (que se registra en la Cuenta de Valores del FMI). La Cuenta No. 1 se utiliza para las transacciones operativas del FMI (por ejemplo, compras y recompras), y de esta cuenta se pueden efectuar pequeñas transferencias a la Cuenta No. 2, que se utiliza para el pago de gastos administrativos locales del FMI en la moneda del país miembro31. El FMI puede convertir los pagarés en efectivo a la vista. La porción interna del pago de la cuota no se registra en las cuentas de la unidad del sector público, porque en términos económicos se considera que es de índole contingente. No se pagan intereses ni sobre la cuenta de depósito ni sobre el pagaré.

A3.83 Periódicamente se examina la magnitud de las cuotas de los países miembros. El registro de transacciones que corresponden a modificaciones en la cuota de un país miembro es igual al registro correspondiente al pago inicial de la cuota.

Posición de reserva en el FMI

A3.84 La posición de reserva de un país miembro en el FMI es igual a la suma del tramo de reserva más todo crédito concedido al FMI (mediante acuerdos bilaterales de préstamo, pagarés o participación en acuerdos de préstamo tales como los Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos y los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos) en la Cuenta de Recursos Generales, que está fácilmente a disposición del país miembro (véanse más detalles en el MBP6, párrafo 6.85). El tramo de reserva representa un derecho incondicional de giro frente al FMI, creado en virtud de la porción en moneda extranjera de la suscripción de la cuota, más los aumentos (disminuciones) debidas a las ventas (recompras) de la moneda del país miembro realizadas por el FMI para satisfacer la demanda de recursos del FMI que tengan otros países miembros que necesitan financiamiento de balanza de pagos. La posición de reserva en el FMI de un país miembro constituye parte de sus activos de reserva (activos financieros externos).

A3.85 Para utilizar su tramo de reserva en el FMI, un país miembro debe presentar una declaración de necesidad de balanza de pagos y comprar divisas al FMI con su propia moneda. El monto en moneda nacional, por un valor igual al de las divisas, se paga depositándolo en la Cuenta No. 1 del FMI con el depositario del país miembro, o emitiéndole al FMI un pagaré que no devenga intereses y que se registra en la Cuenta de Valores del FMI. La transacción se registra en las cuentas de la unidad del sector público como una reducción de los activos financieros externos del país miembro en la forma de dinero legal y depósitos (es decir, la posición en el tramo de reserva en el FMI), que se compensa con un aumento de los activos financieros externos del país miembro (es decir, divisas).

Créditos y préstamos del FMI

A3.86 Un país miembro puede recurrir al crédito o préstamos concesionales en el marco de fondos fiduciarios administrados por el FMI (para el financiamiento de países de bajo ingreso) con el fin de adquirir divisas del FMI. El uso del crédito y los préstamos concesionales del FMI tiene el mismo resultado, es decir, el país miembro que celebra estos acuerdos obtiene acceso a divisas a cambio de comprometerse a cumplir un conjunto de condiciones.

Tanto el crédito como los préstamos concesionales del FMI se clasifican en las cuentas de la unidad del sector público como pasivos externos en la forma de préstamos, aunque los dos tipos de acuerdos se ejecutan de maneras diferentes:

  • Cuando utiliza el crédito del FMI, un país miembro “compra” divisas al FMI a cambio de moneda nacional depositada en la Cuenta No. 1 (o respaldada por la emisión de un pagaré). El uso del crédito del FMI aparece como pasivo de préstamo del país miembro (denominado en DEG) en las cuentas de la unidad del sector público, lo cual refleja la naturaleza económica de la transacción. Los pasivos creados en virtud de los mecanismos de crédito del FMI se extinguen cuando el país miembro utiliza divisas para “recomprar” su moneda nacional.

  • Como resultado de los préstamos concesionales, también denominados en DEG, el país miembro obtiene un préstamo en moneda extranjera con el compromiso de reembolsarlos. Estos préstamos no afectan la Cuenta No. 1 del FMI. Los reembolsos tienen que efectuarse en DEG o en monedas de libre uso.

A3.87 Si el valor de la moneda nacional del país miembro varía en relación al DEG, se efectúan “pagos de mantenimiento de valor” una vez al año, en moneda nacional, en la Cuenta No. 1, la Cuenta No. 2 o la Cuenta de Valores para mantener un pasivo constante en términos de DEG. Dado que el pasivo está denominado en DEG, los pagos de mantenimiento del valor no se registran como transacciones en las cuentas del banco central sino como ganancias y pérdidas por tenencia (revaloraciones) cuando la moneda nacional se usa como unidad de cuenta.

A3.88 Las siguientes circunstancias surgen cuando el banco central transfiere los recursos de un préstamo del FMI a una unidad del gobierno general:

  • El banco central tiene un derecho financiero interno (préstamo) frente a la unidad del gobierno general, y esta tiene un pasivo de deuda interno que reembolsar (principal e intereses).

  • El banco central tiene un pasivo de deuda externa que reembolsar, y puede utilizar los pagos del servicio de la deuda que recibe de la unidad del gobierno general para efectuar dicho reembolso.

Remuneración

A3.89 El FMI paga a los países miembros una “remuneración” trimestral (en DEG) en función de su posición en el tramo de reserva, exceptuando una pequeña porción relacionada con pagos previos de cuotas en oro que son recursos del FMI que no devengan intereses. Esta remuneración debe registrarse en base devengado como intereses (ingreso) de la unidad del sector público, que se realiza como un aumento de los activos financieros externos en la forma de dinero legal y depósitos.

Cuenta No. 2 del FMI

A3.90 Como se señala en el párrafo A3.82, el FMI usa la Cuenta No. 2 para realizar pagos administrativos, y la cuenta aparece reflejada como pasivo en las cuentas de la unidad del sector público. Las transacciones de la Cuenta No. 2 se registran como aumentos o reducciones de este pasivo, con asientos compensatorios en la fuente de los fondos (en el caso de un aumento) o el uso de los fondos (en el caso de una reducción). Cuando el FMI transfiere fondos de la Cuenta No. 1 a la Cuenta No. 2, las cuentas de la unidad del sector público registrarán un aumento en el tramo de reserva (es decir, dinero legal y depósitos). El aumento refleja la reducción de las tenencias del FMI de la moneda del país en la Cuenta No. 1, y está compensado por un aumento de los pasivos del país miembro relacionados con dinero legal y depósitos.

Derechos especiales de giro (DEG)

A3.91 El DEG es un activo de reserva internacional creado por el FMI en 1969. Es administrado por el Departamento de DEG del FMI, que por disposición del Convenio Constitutivo del FMI tiene que mantener sus cuentas completamente separadas del Departamento General. Los países miembros que participan en el Departamento de DEG del FMI asumen la posición de activo financiero o pasivo en sí. Dado que los derechos financieros y los pasivos frente a los miembros del sistema de DEG se atribuyen a título cooperativo, la contraparte de las tenencias y asignaciones de DEG es una categoría de socio residual, otros no residentes32.

A3.92 Las asignaciones de DEG recibidas por un país se registran como un pasivo en la forma de DEG (parte de la deuda bruta de la unidad del sector público), con un asiento correspondiente para tenencias de DEG como activo financiero. El cálculo de la deuda neta de una unidad del sector público tiene en cuenta las tenencias de DEG y las asignaciones de DEG. El ingreso por intereses sobre las tenencias de DEG y el gasto por intereses sobre las asignaciones de DEG se devengan en términos brutos al activo financiero y pasivo, respectivamente.

A3.93 La asignación de DEG es deuda del receptor (es decir, el participante en el Departamento de DEG), y forma parte de la deuda del sector público. Las tenencias de DEG forman parte de los activos financieros del sector público. Sin embargo, los sistemas estadísticos internacionales no especifican en qué balance se deben registrar las tenencias y asignaciones de DEG (por ejemplo, en el del banco central o en el de una entidad del gobierno general, como el Ministerio de Hacienda o el Tesoro). Esto se debe a que las asignaciones de DEG se realizan a favor de países miembros del FMI que participan en el Departamento de DEG, y estos países miembros deben ceñirse a sus propios arreglos jurídicos e institucionales internos para determinar la propiedad y el registro de asignaciones y tenencias de DEG en el sector público.

A3.94 En el caso de las EFP y las estadísticas de deuda del sector público, reviste particular importancia la unidad del sector público en cuyas cuentas se registran las tenencias y asignaciones de DEG. Si la asignación de DEG se registra en el balance del gobierno, la asignación forma parte de la deuda del gobierno general. Si la asignación de DEG está en el balance del banco central, la asignación no forma parte de la deuda del gobierno general, pero sigue siendo parte de la deuda del sector público.

A3.95 Los DEG están en poder exclusivo de los participantes, el FMI, a través de la Cuenta de Recursos Generales, y tenedores autorizados33, y son transferibles entre ellos. En el momento de la asignación de DEG, los montos registrados como asignaciones (pasivos) y tenencias (activos financieros) de DEG son idénticos y figuran en el balance de la misma unidad del sector público. Esta unidad del sector público —como tenedora oficial— puede, posteriormente, intercambiar una parte o la totalidad de sus tenencias de DEG (activo financiero) con otros tenedores oficiales por monedas de libre uso. En este caso, las asignaciones y tenencias de DEG en el balance de la unidad del sector público ya no son idénticas; las tenencias de DEG son menores que las asignaciones porque se han convertido a monedas de libre uso (es decir, dinero legal y depósitos). Como resultado, los intereses que se pagan sobre la asignación de DEG de la unidad del sector público serán mayores que los intereses que se cobran sobre sus tenencias de DEG. Los intereses que se cobran sobre las tenencias de DEG intercambiadas serán devengados por el nuevo tenedor.

La deuda bruta y la deuda neta se definen en los párrafos 7.236–7.245.

Algunos acuerdos descritos como canjes de deuda son equivalentes a una condonación de la deuda por parte del acreedor, junto con el compromiso del país deudor de incurrir en una serie de gastos en materia de desarrollo, protección del medio ambiente, etc. Tales transacciones deberán considerarse como condonaciones de la deuda, ya que no se entregan al acreedor fondos de contrapartida.

Es improbable que ocurra una condonación de la deuda entre entidades comerciales.

Si las condiciones originales del contrato estipulan que el plazo de vencimiento, los intereses, o ambos, cambian como resultado de hechos tales como un incumplimiento o una reducción en la calificación de crédito, ello supone una reclasificación. En la práctica, estas entradas de reclasificación se cancelan entre sí dentro de la misma categoría de instrumento, salvo que las condiciones originales y las nuevas tengan un principal diferente, una clasificación de los instrumentos diferente o una clasificación del vencimiento diferente. En cambio, si las condiciones originales de una deuda (por lo general, un préstamo o un título de deuda, pero también otros instrumentos de deuda) se modifican en virtud de una renegociación entre las partes, esto se trata como transacciones de reembolso de la deuda original y la creación de un nuevo pasivo de deuda.

Desde el punto de vista del deudor, el refinanciamiento de la deuda puede suponer un endeudamiento frente a un tercero para pagar al acreedor. La definición de refinanciamiento de la deuda usada aquí es más estricta, ya que se refiere a transacciones entre el deudor y el mismo acreedor únicamente.

En los canjes de deuda por capital suele haber un tercero que compra los derechos del acreedor y recibe participaciones de capital en una sociedad pública (el deudor).

Por ejemplo, una unidad del gobierno central ofrece proporcionar fondos para pagar la deuda de un gobierno local frente a un banco.

Por “derecho financiero efectivo” se entiende un derecho respaldado por un contrato entre el deudor nuevo y el deudor original, o (especialmente en el caso de los gobiernos) un acuerdo, con una expectativa razonable de cumplimiento, de que el deudor original reembolsará al deudor nuevo. Por “empresa viable” se entiende una entidad cuyo funcionamiento u operación continuará en el futuro previsible.

Los pagos de deuda en nombre de terceros son diferentes del caso en que la deuda puede considerarse como asumida desde el inicio cuando una garantía tiene una probabilidad muy alta de ser ejecutada, como se explica en el párrafo 7.258.

Si en una situación de quiebra aún puede liquidarse una parte de la deuda, es posible que el acreedor cancele contablemente solo una parte del derecho.

Las provisiones constituidas por el acreedor para deudas incobrables o pérdidas esperadas (a veces denominadas “reducciones contables”) no se registran en las estadísticas macroeconómicas.

El período de gracia es el período desde el desembolso del préstamo hasta que vence el primer pago del deudor.

En el caso de los bancos con activos deteriorados, estas entidades suelen denominarse “bancos malos”.

Lo que denota una tasa de rendimiento realista de los fondos es la intención de obtener una tasa de rendimiento que sea suficiente para generar dividendos o ganancias por tenencia en una fecha posterior, y que sea un derecho frente al valor residual de la sociedad.

Se utiliza un enfoque especial para las entidades de gobierno porque, a diferencia del sector privado, la entidad no residente desempeña funciones bajo mandato del gobierno general con fines de política pública, y no comerciales. Si no se aplicara este enfoque, podría darse una visión errónea de la deuda y las erogaciones del gobierno.

Véase una discusión detallada sobre la titulización en el Handbook on Security Statistics, Banco de Pagos Internacionales, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional, mayo de 2009; así como los párrafos 22.131–22.133 del SCN 2008. El Handbook también considera que la titulización puede ocurrir cuando no existe una unidad de titulización o transferencia de activos.

Por ejemplo, el ingreso tributario futuro todavía no se devenga, presumiblemente porque el evento que da lugar al pasivo tributario aún no ha ocurrido y, por lo tanto, no existe el activo en el balance del gobierno.

Sistemas “Tipo 2” en el Handbook on Security Statistics y el “primer caso” de titulización en el SCN 2008.

Para que reciba tratamiento de venta, el activo ya debe aparecer en el balance de la unidad del sector público (por ejemplo, el gobierno central) y deberá haber un cambio pleno de propiedad a la unidad de titulización, demostrado por la transferencia de los riesgos y retribuciones vinculados al activo. Se debe considerar lo siguiente: i) el precio de compra deberá ser igual al precio de mercado corriente, de lo contrario no se tratará de una venta; y ii) si el originador (por ejemplo, el gobierno central) garantiza el pago de toda deuda relacionada con el activo adquirido por la unidad de titulización, es improbable que se hayan transferido todos los riesgos vinculados al activo, y, por ende, no se trata de una venta.

Derivado del “primer caso” de titulización en el SCN 2008.

El “segundo caso” de titulización en el SCN 2008.

Sistemas “Tipo 3” en el Handbook on Security Statistics.

Sistemas “Tipo 1” en el Handbook on Security Statistics.

Sistemas “Tipo 3” en el Handbook on Security Statistics.

Si tanto el originador como la unidad de titulización pertenecen al sector público, este préstamo se eliminará de la deuda del sector público mediante la consolidación.

Si tanto el originador como la unidad de titulización pertenecen al sector público, este préstamo se eliminará de la deuda del sector público mediante la consolidación.

Un swap de riesgo de incumplimiento crediticio (CDS) es un derivado financiero cuyo fin principal es negociar el riesgo de incumplimiento crediticio.

El agente fiscal puede ser el Tesoro (Ministerio de Hacienda), el banco central, el organismo monetario oficial, un fondo de estabilización u otro organismo similar. El FMI solo puede negociar con el agente fiscal designado o a través del mismo.

Si el país miembro no tiene un banco central, debe designar como depositario a otra institución aceptable para el FMI.

El tipo de instrumento varía.

Cuando el FMI utiliza fondos de la Cuenta No. 2 para pagar por la adquisición de bienes y servicios, el país miembro muestra una reducción en esta cuenta compensada con una transacción en uso de bienes y servicios.

Véase en el párrafo 7.264 una discusión de la clasificación de la contraparte por sector institucional.

El FMI ha autorizado a un número limitado de instituciones financieras internacionales como tenedoras de DEG.

    Other Resources Citing This Publication