Chapter

Capítulo V. Cuentas de activos

Author(s):
United Nations;European Commission;Food and Agricultural Organization of the United Nations;International Monetary Fund;Organization for Economic Co-operation and Development;World Bank
Published Date:
April 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

5.1 Introducción

5.1 La sociedad considera que los activos son valiosos. Desde hace mucho tiempo en economía los activos se han definido como depósitos de valor que, en muchos casos, también proveen insumos para procesos productivos. Más recientemente, se ha considerado el valor intrínseco de los elementos que componen el ambiente así como el de los insumos que proporciona a la sociedad en general, y a la economía en particular. La expresión “activo ambiental” se usa para señalar la fuente de estos insumos, que pueden ser medidos en unidades físicas y monetarias.

5.2 Una motivación para considerar los activos ambientales es la preocupación de que las tendencias actuales de la actividad económica están agotando y degradando los activos ambientales disponibles con una rapidez mayor de la que admite su regeneración. En consecuencia, también preocupa su disponibilidad a largo plazo. Las generaciones actuales pueden considerarse, por lo tanto, custodios del conjunto de activos ambientales, en representación de las generaciones futuras. Existe un propósito generalizado por mejorar la gestión de los activos ambientales, teniendo en cuenta el uso sostenible de los recursos y la capacidad para continuar proporcionando insumos a la economía y la sociedad.

5.3 Esta aspiración general ha sido un factor fundamental para el desarrollo del SCAE y, en particular, para la medición de los activos y la compilación de sus cuentas. En este sentido, el propósito de la contabilidad de activos en el SCAE es medir su cantidad y su valor, y registrar y explicar sus cambios en el tiempo.

5.4 Para los activos ambientales, los cambios físicos y monetarios que se producen a lo largo del tiempo incluyen incrementos (debidos, por ejemplo, a descubrimientos o a su crecimiento natural) y disminuciones (debidas, por ejemplo, a la extracción o a pérdidas naturales) de su stock.

Estructura del capítulo

5.5 Este capítulo describe la contabilidad de activos ambientales. La sección 5.2 presenta un análisis detallado del concepto de activo ambiental en el Marco Central del SCAE, elaborado a partir de la definición general presentada en el capítulo II. La sección 5.3 describe la estructura de las cuentas y las partidas contables requeridas para compilar cuentas de activos ambientales, incluidos el stock de apertura y el de cierre, sus incrementos y disminuciones y sus revalorizaciones.

5.6 La sección 5.4 examina dos aspectos fundamentales de la compilación de las cuentas de activos: los principios para definir el agotamiento de activos ambientales en términos físicos, en especial el agotamiento de activos ambientales renovables, como los recursos acuáticos y madereros; y, en relación con las cuentas de activos en unidades monetarias, los métodos de valoración de activos ambientales y, en particular, el método del valor presente neto (VPN). En el anexo de este capítulo presenta con más detalle el VPN.

5.7 En las secciones 5.5 a 5.11 se expone la contabilidad de activos ambientales individuales. Se proporcionan detalles sobre el ámbito de medición de cada uno de ellos, la estructura de las cuentas de activos y otras cuestiones prácticas y conceptuales relevantes. Aunque existen principios de aplicación general a todos los activos ambientales, cada uno de ellos tiene características específicas que es necesario considerar en forma individual.

5.2 Activos ambientales en el Marco Central del SCAE

5.2.1 Introducción

5.8 Como fueron definidos en el capítulo II, los activos ambientales presentes en la naturaleza son elementos vivos o inertes de la Tierra, que en conjunto constituyen el entorno biofísico que puede proporcionar beneficios a la humanidad. En el Marco Central del SCAE, los activos ambientales se consideran como los componentes individuales del ambiente, sin tener en cuenta las interacciones entre ellos como partes de los ecosistemas.

5.9 Esta sección explica las fronteras de medición generales para los activos ambientales en el Marco Central del SCAE, incluida una descripción de la clasificación de los activos ambientales y la relación entre activos ambientales y económicos.

5.2.2 Ámbito de los activos ambientales

5.10 En el Marco Central del SCAE, el ámbito de los activos ambientales está determinado sobre la base de los elementos que constituyen el ambiente. Este comprende componentes individuales que pueden proveer recursos para ser utilizados en actividades económicas. Por lo general, los recursos pueden ser cosechados, extraídos o trasladados de alguna manera para utilizarlos directamente en la producción económica, en el consumo o en la acumulación. Este ámbito incluye la tierra y las aguas interiores que proporcionan espacio para el empren-dimiento de las actividades económicas.

5.11 En el Marco Central del SCAE existen siete componentes individuales que se consideran activos ambientales. Estos son los recursos minerales y energéticos, la tierra, los recursos del suelo, los recursos madereros, los recursos acuáticos, otros recursos biológicos (distintos de los madereros y acuáticos) y los recursos hídricos. Estos componentes individuales han sido el objeto tradicional de la medición de activos ambientales por medio de cuentas de activos o recursos específicos. Este capítulo analiza las cuentas de cada uno de esos activos ambientales y las correspondientes fronteras de medición en términos físicos y monetarios.

5.12 En el Marco Central del SCAE la cobertura de los componentes individuales no se extiende a elementos incorporados en los recursos naturales y biológicos enumerados. Por ejemplo, el Marco Central no considera como activos ambientales individuales al carbono y al nitrógeno.

5.13 El ámbito de la medición de los activos ambientales de un país se limita a los que están comprendidos en el territorio económico que está bajo su control. Esto incluye toda la superficie terrestre, incluidas las islas; las aguas costeras, incluidas las aguas y el lecho marino de su zona económica exclusiva (ZEE); y cualquiera otra agua o lechos marinos en aguas internacionales sobre los cuales el país tenga derechos reconocidos. La extensión del ámbito geográfico más allá de los activos ambientales sobre la tierra es de particular relevancia para la medición del stock de recursos acuáticos, de minerales y de energía.

5.14 En términos físicos, el ámbito de la medición de cada componente individual es amplio y se extiende a todos los recursos que pueden proporcionar beneficios a la humanidad. Sin embargo, en términos monetarios, su ámbito se limita a aquellos componentes individuales que tienen valor económico según los principios de valoración del SCN. Por ejemplo, en términos físicos, el ámbito del SCAE incluye toda la tierra de un país, a fin de permitir un análisis completo de los cambios en su uso y en su cobertura. En cambio, en término monetarios existen tierras que pueden tener un valor económico nulo y, en consecuencia, deberían excluirse. El ámbito más amplio aplicado en términos físicos tiene por objeto considerar mejor las características ambientales de sus componentes individuales. Los problemas sobre valoración de activos ambientales se describen con mayor detalle en la sección 5.2.3.

Clasificación de los activos ambientales en el Marco Central del SCAE

5.15 En el Marco Central del SCAE, la clasificación de los activos ambientales que se presenta en el cuadro 5.1 se refiere a componentes individuales. Con propósitos contables, debe fijarse una frontera de medición en términos físicos y en términos monetarios, para cada uno de estos activos ambientales. Esas fronteras se describen en las secciones 5.5-5.11.

Cuadro 5.1Marco Central del SCAE: clasificación de los activos ambientales
1Recursos minerales y energéticos
1.1Recursos del petróleo
1.2Recursos de gas natural
1.3Recursos del carbón y turba
1.4Recursos minerales no metálicos (con exclusión del carbón y de la turba)
1.5Recursos minerales metálicos
2Tierra
3Recursos del suelo
4Recursos madereros
4.1Recursos madereros cultivados
4.2Recursos madereros naturales
5Recursos acuáticos
5.1Recursos acuáticos cultivados
5.2Recursos acuáticos naturales
6Otros recursos biológicos (excepto los madereros y los y acuáticos)
7Recursos de agua
7.1Agua superficial
7.2Agua subterránea
7.3Agua del suelo

5.16 En el Marco Central del SCAE el volumen de agua de los mares no se considera comprendido entre los recursos de agua porque su stock es demasiado voluminoso como para tener importancia analítica desde el punto de vista económico. Esta exclusión en modo alguno limita la medición de los componentes individuales relacionados con los mares, como los recursos acuáticos (incluido el stock de peces en alta mar sobre el cual un país tiene derechos de captura) y los recursos minerales y energéticos sobre o bajo el lecho marino. El volumen del aire de la atmósfera tampoco está comprendido entre los activos ambientales del Marco Central.

5.17 Aunque se excluyen los mares y la atmósfera, interesa medir los intercambios e interacciones con ellos. En este contexto, en el Marco Central del SCAE las interacciones entre la economía y el mar, y entre la economía y la atmósfera, se registran de varias maneras. Por ejemplo, las mediciones de extracciones de agua del mar se incluyen en las cuentas de flujos de agua en unidades físicas, y las mediciones de emisiones de la economía a la atmósfera y a los mares se registran en cuentas de flujos de emisiones en unidades físicas.

Recursos naturales

5.18 Los recursos naturales son un subconjunto de los activos ambientales. Los recursos naturales comprenden todos los recursos naturales biológicos (incluso los madereros y los acuáticos), recursos minerales y energéticos, recursos del suelo y recursos de agua. La tierra y todos los recursos biológicos cultivados se encuentran fuera del ámbito del concepto.

Tierra y otras superficies

5.19 Para la mayoría de activos ambientales del Marco Central del SCAE definir la oferta de materiales para la actividad económica —por ejemplo, en forma de madera, peces o minerales—es sencillo; la tierra es la excepción.

5.20 En el SCAE, la función primordial de la tierra es la de proporcionar espacio. La tierra y el espacio que representa definen los lugares en que se emprenden las actividades económicas y se ubican los activos. Aunque no es de índole física, esta función es un insumo fundamental para la actividad económica y puede tener considerable valor, como es común observar en las distintas valoraciones dadas a viviendas similares situadas en lugares que disponen de diferentes paisajes, acceso a los servicios, etc. Esta idea también es aplicable a las superficies marítimas sobre las cuales un país tiene derechos reconocidos, incluida su zona económica exclusiva.

5.21 En el SCAE la palabra “tierra” también cubre las superficies de aguas interiores, como ríos y lagos. Para determinados propósitos de medición puede ser apropiado modificar esta frontera, por ejemplo, al considerar el uso de superficies marítimas para la acuicultura, la conservación u otros fines específicos. Estas consideraciones se analizan en la sección 5.6.

5.22 Se distingue con claridad entre la tierra y los recursos del suelo. Los insumos físicos del suelo se reflejan en su volumen y en su composición, en forma de nutrientes, agua del suelo y materia orgánica. Esta distinción se analiza con mayor detalle en las secciones 5.6 y 5.7.

5.23 En la valoración de la tierra son consideraciones importantes su ubicación y sus atributos físicos (como topografía, altitud y clima). La valoración de la tierra se analiza en la sección 5.6.

Recursos madereros, acuáticos y otros recursos biológicos

5.24 Los recursos biológicos incluyen los recursos madereros, los acuáticos y un conjunto de otros recursos de origen animal y vegetal, como ganado, huertos, cultivos y los animales salvajes. Como la mayoría de activos ambientales, proporcionan insumos físicos para actividades económicas. Sin embargo, entre los recursos biológicos se distingue los recursos cultivados de los naturales, en función del alcance de la gestión activa de su crecimiento.

5.25 En el Marco Central del SCAE es importante mantener esta distinción para asegurar que se puedan establecer vínculos claros en el tratamiento de esos recursos y las cuentas de producción y de activos del SCN.

5.26 El cultivo de recursos biológicos puede asumir formas muy diversas. En algunos casos, la gestión de la actividad es muy intensa, como ocurre con la cría intensiva de pollos y los invernaderos para la producción hortícola. En estas situaciones, la unidad que emprende la producción crea un entorno controlado, diferente al ambiente físico y biológico circundante.

5.27 En otros casos, la actividad de gestión puede ser relativamente menor, como ocurre por ejemplo con la ganadería extensiva y las plantaciones de maderera en crecimiento. En estos casos, el recurso biológico está permanentemente expuesto e interactúa con el entorno físico y biológico del que forma parte. También hay situaciones en las que el cultivo de diversas zonas durante cientos de años ha transformado el entorno natural.

5.28 En la práctica puede resultar difícil distinguir entre recursos biológicos cultivados y naturales. En las secciones 5.8 y 5.9 se presentan las consideraciones pertinentes sobre recursos madereros y acuáticos.

5.29 La mayoría de los recursos biológicos cultivados crece y se cosecha en períodos breves. Cuando el cultivo dura un período contable, no es pertinente registrar el stock de apertura y el de cierre. Sin embargo, según el tiempo de crecimiento y de cosecha en relación con el período contable, puede haber recursos biológicos cultivados registrables y, en estos casos, deben consignarse como parte de los activos ambientales.

Bosques

5.30 En el Marco Central del SCAE, los bosques se consideran una forma de cobertura y la silvicultura una clase de uso de la tierra. Con frecuencia, los bosques se consideran predominantemente como recursos madereros, es decir como el volumen de la madera en pie; sin embargo, los bosques se utilizan en la producción de un amplio conjunto de productos, por lo que los recursos de los bosques no deben equipararse a los madereros. También ocurre que los recursos madereros no solo se encuentran en los bosques; en muchos países otras coberturas de la tierra, como por ejemplo las tierras boscosas, contienen recursos madereros. Dada la distinción entre bosques y recursos madereros, y dado que en el Marco Central los activos ambientales deben ser considerados fundamentalmente por su condición de recursos, la clasificación de los activos ambientales del cuadro 5.1 incluye los bosques como una subcategoría de la tierra y distingue los recursos madereros situados en esas tierras como un activo ambiental distinto. Las cuentas de activos para bosques y otras tierras boscosas se describen en la sección 5.6 y las cuentas de activos para recursos madereros en la sección 5.8.

5.2.3 Valoración de activos ambientales

5.31 En principio, todos los beneficios entregados por los activos ambientales pueden valorarse en términos monetarios. Sin embargo, estas valoraciones generales plantean múltiples complejidades, inclusive la cuantificación misma de los beneficios y el análisis de su valor para la sociedad en su conjunto así como para los individuos que la componen. En el Marco Central del SCAE estos problemas de medición no se analizan con mayor detalle.

5.32 Consistentemente con el SCN, en el Marco Central del SCAE el ámbito de la valoración se limita a los beneficios que corresponden a los propietarios económicos. Un propietario económico es la unidad institucional con derecho a reclamar los beneficios asociados al uso de un activo en el curso de una actividad económica en virtud de aceptar los riesgos correspondientes. Además, según el SCN, un activo es un depósito de valor que representa un beneficio o una serie de beneficios correspondientes a su propietario económico por su posesión o su uso durante un período de tiempo47. Son ejemplos de activos económicos las casas, edificios de oficinas, maquinaria, programas de informática, activos financieros y muchos activos ambientales.

5.33 Los beneficios subyacentes a la definición de activo económico son beneficios económicos. Un beneficio económico refleja la ganancia o utilidad positiva resultante de la producción económica, el consumo o la acumulación. En las cuentas, los beneficios económicos de los activos ambientales se registran en forma de excedentes de explotación derivados de la venta de recursos naturales y recursos biológicos cultivados, en forma de rentas obtenidas por autorizar el uso o la extracción de un activo ambiental, o en forma de ingresos netos (es decir, libres de costos de transacción) por la venta de un activo económico (la tierra, por ejemplo).

5.34 En el SCN los activos económicos se clasifican en activos producidos, activos no producidos y activos financieros. Los conceptos y métodos relevantes de medición para estimar activos económicos se describen en detalle en el SCN. Los activos producidos son el resultado de procesos de producción comprendidos dentro de la frontera de producción del SCN. Incluyen activos fijos (como edificios y maquinaria); existencias (como las reservas de trigo para su futura utilización); y otros bienes que se conservan como objetos de valor que se espera que se revaloricen con el tiempo (como obras de arte y metales preciosos).

5.35 En el SCN los recursos biológicos cultivados son activos producidos y en el SCAE también son activos ambientales. Pueden ser tanto activos fijos (como el ganado ovino para lana, el stock de peces en criaderos y las huertas) como existencias (como el ganado destinado al sacrificio y ciertos árboles maderables). Con frecuencia, otro tipo de activos producidos son de interés para la medición de la actividad económica relacionada con el ambiente pero no se consideran activos ambientales (por ejemplo, el equipo minero, las embarcaciones de pesca y las represas para almacenar agua).

5.36 Los activos no producidos son activos cuya existencia ocurre por causas distintas a los procesos de producción. Incluyen recursos naturales; contratos, arrendamientos y licencias; y los fondos de comercio y activos de comercialización. El SCN incluye todos los recursos naturales considerados como tales en el en el SCAE. La tierra también se considera parte de los recursos naturales en el SCN48. Si bien algunos contratos, arrendamientos y licencias, y fondos de comercio y activos de comercialización pueden ser relevantes para evaluar la actividad económica relacionada con el ambiente, ninguno de estos activos no producidos son activos ambientales.

5.37 Los activos financieros, y los correspondientes pasivos financieros, se refieren a pagos futuros, o a series de pagos entre unidades económicas. Se definen en detalle en el SCN. Si bien algunos activos financieros pueden ser relevantes para la evaluación de la actividad económica relacionada con el ambiente, no existen activos financieros que también sean activos ambientales.

Relación entre activos ambientales y económicos

5.38 Muchos activos ambientales son también activos económicos. En particular, los recursos naturales y la tierra se consideran activos no producidos, y los recursos biológicos cultivados pueden ser activos fijos o existencias, según su función en la producción. El gráfico 5.1 expone la relación entre las categorías de activos ambientales y los activos económicos considerados en el SCN, al mayor nivel de agregación. Todos los activos ambientales clasificados como cultivados deben registrarse como activos fijos o como existencia.

Gráfico 5.1Relación entre activos ambientales y económicos

a Excepto recursos biológicos cultivados.

5.39 En el Marco Central del SCAE, la cobertura de los activos ambientales medidos en términos físicos puede ser mayor que su ámbito en términos monetarios según la definición de activo económico del SCN. Esto se debe a que en términos físicos no se requiere que los activos ambientales generen beneficios económicos para su propietario económico. Por ejemplo, las tierras y los recursos madereros situados en lugares remotos deben incluirse entre los activos ambientales de un país aunque actualmente no generen beneficios para su propietario ni se espere que los generen.

5.40 Por consiguiente, en el Marco Central del SCAE puede haber activos ambientales registrados en términos físicos sin medición de su valor monetario que, por lo tanto, se excluyen de los activos ambientales expresados en unidades monetarias. Si esos activos se registran en unidades físicas, esas cantidades deben registrarse separadamente de los de activos ambientales que generan beneficios económicos para sus propietarios.

Activos económicos usados en actividades relacionadas con el ambiente

5.41 Son de interés los activos económicos, principalmente activos producidos usados en actividades relacionadas con el ambiente aunque no sean, en sí mismo, activos ambientales, Incluyen activos imprescindibles para emprender actividades de protección ambiental y de gestión de recursos, utilizados para extraer y cosechar recursos naturales, como represas, embarcaciones pesqueras y equipo minero de corte y perforación. El capítulo IV incluye un análisis de estos activos en el contexto de las cuentas de gastos en protección ambiental (CGPA). Los activos producidos destinados a la extracción de recursos naturales también son importantes para el cálculo de la renta de los recursos y de la valoración de los activos ambientales. Las cuestiones relevantes sobre su medición se exponen en la sección 5.4.

5.3 Estructura de la cuenta de activos

5.3.1 Introducción

5.42 Las cuentas de activos registran el stock de apertura y el de cierre y sus variaciones durante el período contable. Esta sección presenta el formato básico de las cuentas de activos en unidades monetarias y físicas y describe las partidas pertinentes. Las secciones 5.5 a 5.11 describen con más detalle las cuentas de activos para cada tipo de activo ambiental.

5.3.2 Estructura de la cuenta de activos en unidades físicas

5.43 Las cuentas de activos en unidades físicas usualmente se compilan para tipos específicos de activos y no para un conjunto de activos diferentes pues, por lo general, cada uno se registra en unidades diferentes. Esto significa que no es posible agregar en unidades físicas diferentes tipos de activos. Si bien esta agregación solo puede efectuarse en unidades monetarias, cuando no ocurren transacciones de activos ambientales los registros contables en unidades físicas son esenciales en la compilación de estimaciones monetarias.

5.44 En condiciones ideales, la estimación del stock de apertura y de cierre de un activo deberían compilarse con información correspondiente a las fechas de referencia del período contable. Si ésta no se encuentra disponible en forma directa, la información relevante puede necesitar ajustes en función del tiempo. De tiempo en tiempo se dispondrá nueva información que hará modificar los supuestos de base del conjunto de estimaciones. Al incorporar nueva información, es importante que las estimaciones sigan reflejando las cantidades y los valores que se esperan razonablemente para las fechas de referencia.

5.45 Los registros de las variaciones del stock de apertura y de cierre de cada activo se dividen en a) incrementos del stock y b) reducciones del stock. Sin embargo, dentro de estas grandes categorías existen numerosos tipos diferentes de partidas que a menudo se denominan en forma diferente según el tipo de activo. [NdT. El texto en inglés distingue entre la extracción de recursos minerales y energía (extraction) y la extracción del recurso agua (abstraction); esta distinción no es necesaria en español].

5.46 El cuadro 5.2 presenta la gama de partidas de las cuentas de activos en unidades físicas, por tipo de activo. Provee una visión general de la estructura de esas cuentas, que se elabora en detalle para cada activo en las secciones 5.5 a 5.11.

Cuadro 5.2Estructura general de la cuenta de activos ambientales en unidades físicas
Recursos madererosRecursos acuáticos
Recursos minerales y energéticosTierra (incluidos los bosques)Recursos del sueloCultivadosNaturalesCultivadosNaturalesRecursos de agua
Stock de apertura
Incrementos del stock
Crecimiento del stockn.a.*Formación del sueloCrecimientoCrecimiento naturalCrecimientoCrecimiento naturalPrecipitaciones
Precipitación del sueloFlujos de retorno
Descubrimiento de nuevo stockn.a.n.a.n.a.n.a.***
Reconsideraciones al alza*****
Cambios de clasificaciones
Total de incrementos al stock
Reducciones del stock
ExtracciónExtraccionesn.a.Extracción del sueloExtracciónExtracciónCapturaCaptura brutaExtracción
Reducciones normales del stockn.a.n.a.ErosiónPérdidas naturalesPérdidas naturalesPérdidas normalesPérdidas normalesEvaporación Evapo-transpiración
Pérdidas por catástrofes****
Reconsideraciones a la baja*****
Cambios de clasificacionesn.a.
Total de reducciones del stock
Stock de cierre
Nota: n.a. significa no aplicable.

Un asterisco indica que el registro generalmente no es significativo para el recurso o que no suele identificarse por separado en las fuentes estadísticas. En la práctica, no todas las celdas tienen que indicarse por separado en las cuentas de activos que se publican, para cada tipo de recurso.

Nota: n.a. significa no aplicable.

Un asterisco indica que el registro generalmente no es significativo para el recurso o que no suele identificarse por separado en las fuentes estadísticas. En la práctica, no todas las celdas tienen que indicarse por separado en las cuentas de activos que se publican, para cada tipo de recurso.

5.47 El cuadro presenta una lista completa de los registros posibles para cada tipo de activo. En la práctica, para cada tipo de activo es más probable que se publiquen solo ciertos registros importantes y no todos ellos.

5.48 Los incrementos al stock de un activo ambiental pueden ser de cuatro tipos:

  • a) Crecimiento del stock. Estos incrementos reflejan aumentos del stock de recursos durante el período contable debido a su crecimiento. Para los recursos biológicos, el crecimiento puede ser natural o cultivado y a menudo se lo estima en términos netos de las pérdidas normales del stock.

  • b) Descubrimientos de nuevo stock. Estos incrementos se refieren al ingreso al stock de nuevos recursos y habitualmente resultan de la exploración y evaluación.

  • c) Reconsideraciones al alza. Estos incrementos reflejan cambios debidos al uso de información actualizada que permite evaluar nuevamente la magnitud física del stock. Las reconsideraciones también pueden referirse a cambios en la evaluación de la calidad o grado atribuidos al recurso natural, o a modificaciones en la viabilidad económica (incluidos aquellos debidos a los cambios en la tecnología de extracción) que no se deben exclusivamente a cambios de precio del recurso natural. El uso de información actualizada puede significar la revisión de las estimaciones de períodos anteriores para asegurar la continuidad de las series de tiempo.

  • d) Cambios de clasificaciones. Por lo general, los cambios de clasificaciones ocurren cuando los activos ambientales se utilizan con un propósito diferente; por ejemplo, el incremento de los bosques debidos a la reforestación. El aumento de una categoría de activo ambiental debe compensarse con la disminución equivalente en otra, lo que significa que, respecto del total, los cambios de clasificaciones no tienen impacto en la cantidad física total de un tipo específico de activo.

5.49 Existen cinco tipos de reducciones del stock de un activo ambiental:

  • a) Extracción. Es la disminución del stock debido a la extracción o cosecha de un activo ambiental mediante un proceso productivo. La extracción incluye tanto las cantidades que continúan fluyendo en la economía como productos, como aquellas cantidades del stock que retornan de inmediato al ambiente, luego de su extracción porque no se las desea, como es, por ejemplo, el caso de la captura de peces que se descarta.

  • b) Reducciones normales del stock. Estas reducciones reflejan pérdidas esperadas del stock durante el transcurso de un período contable. Pueden deberse a la muerte natural de recursos biológicos o a causas accidentales que no tienen suficiente importancia como para considerarlas catastróficas y que razonablemente puede esperarse que ocurran sobre la base de experiencias previas.

  • c) Pérdidas por catástrofes. Se registran pérdidas debidas a acontecimientos excepcionales y por catástrofes cuando ocurren eventos discretos, de gran escala y reconocibles que pueden destruir una cantidad importante de activos de cualquier categoría. Por lo general, estos eventos son de fácil identificación. Incluyen los terremotos de gran intensidad, erupciones volcánicas, tsunamis, huracanes y otros desastres naturales; actos de guerra, disturbios y otros acontecimientos políticos; y accidentes tecnológicos, como derrames tóxicos masivos o la fuga de partículas radiactivas a la atmósfera. También se incluyen pérdidas importantes de recursos biológicos por inundaciones o epidemias.

  • d) Reconsideraciones a la baja. Estas reducciones reflejan cambios debidos al uso de información actualizada que permite evaluar nuevamente la magnitud física de un stock. Las revaluaciones también pueden referirse a cambios en la evaluación de la calidad o grado atribuidos al recurso natural, o a modificaciones en la viabilidad económica de la extracción (incluidos aquéllos debidos a cambios en la tecnología de la extracción) que no solo se deben a cambios de precio del recurso natural. El uso de información actualizada puede significar la revisión de las estimaciones de períodos anteriores para asegurar la continuidad de las series de tiempo.

  • e) Cambios de clasificaciones. Por lo general, los cambios de clasificaciones ocurren cuando los activos ambientales se utilizan con un propósito diferente; por ejemplo, las reducciones de los bosques debidas a la permanente deforestación. La reducción de una categoría de activo ambiental debe compensarse con el aumento equivalente en otra, lo que significa que, respecto del total, los cambios de clasificaciones no tienen impacto en la cantidad física total de un tipo específico de activo.

5.50 Por lo general las partidas relacionadas con cambios de cobertura y uso de la tierra —por ejemplo, en una cuenta de activos para bosques y otras tierras boscosas— son cambios de clasificaciones. En consecuencia, para el análisis de la cobertura y uso de la tierra puede ser útil definir partidas para los distintos tipos de cambios de clasificaciones. Las partidas relevantes para las cuentas de la tierra se describen en la sección 5.6.

5.51 El agotamiento de recursos naturales se refiere a la utilización física total de un recurso natural provocada por la extracción lo que, en consecuencia, limita la posibilidad futura de continuar extrayéndolo. Para recursos no renovables la cantidad agotada es igual a la cantidad extraída, pero no ocurre lo mismo con los recursos biológicos naturales, que pueden regenerarse con el tiempo. La definición de agotamiento en términos físicos se trata en detalle en la sección 5.4.

5.52 Puede resultar imposible observar directamente todas las partidas presentadas en el formato conceptual de la cuenta de activos en unidades físicas del cuadro 5.2. Por consiguiente, algunos registros requerirán estimaciones usando modelos o derivándolos de otros registros contables. Según la partida que se trate, y según su importancia para la contabilidad general de los cambios del stock de un recurso, también puede ser conveniente combinar algunos registros para preparar la publicación de cuentas de activos en unidades físicas.

5.53 Todos los detalles relativos a la definición y medición de estos flujos en relación con activos ambientales individuales se exponen en las secciones 5.5 a 5.11.

Registros contables en las cuentas de los sectores institucionales

5.54 La compilación de cuentas de activos por sector institucional puede ser deseable para determinados tipos de activos ambientales donde la propiedad de los recursos interesa para el análisis o la política, incluida la distribución de los recursos minerales y energéticos entre unidades del gobierno y las unidades que los extraen, y para la evaluación de la propiedad de la tierra.

5.55 Para elaborar cuentas por sectores institucionales se requiere de dos tipos de registros adicionales a los indicados en el cuadro 5.2, con el propósito de contabilizar las transacciones y otros flujos entre sectores. Estos son:

  • a) Adquisición y disposición de activos ambientales. Estas partidas se registran cuando ocurren transacciones de activos ambientales entre unidades institucionales de diferentes sectores. La adquisición de activos ambientales constituye un incremento del stock del sector comprador y una reducción del stock del sector vendedor.

  • b) Apropiaciones sin indemnización. Estas variaciones en el stock ocurren cuando las unidades institucionales toman posesión o extraen activos ambientales sin una indemnización apropiada para su propietario original. Se registra un incremento del stock en el sector que se apropia del activo ambiental y una disminución correspondiente del stock del sector al que pertenecía.

5.56 También cabe señalar que los cambios de clasificaciones de activos ambientales entre sectores pueden constituir registros comunes en las cuentas de los sectores institucionales.

5.57 Aunque no es algo frecuente, también puede ocurrir que se requiera registros a nivel nacional para la adquisición, la disposición o la apropiación sin indemnización de activos ambientales. Esto puede ocurrir cuando los países realizan acuerdos sobre sus territorios o cuando en virtud de cambios políticos se producen modificaciones de la superficie total de un país. Puesto que estos registros no son frecuentes, no se los incorpora en la cuenta de activos en unidades físicas presentada en el cuadro 5.2.

5.3.3 Estructura de la cuenta de activos en unidades monetarias

5.58 El cuadro 5.3 presenta el formato general de la cuenta de activos monetaria en unidades monetarias. Tiene vínculos estrechos con la estructura de la cuenta física de activos.

Cuadro 5.3Estructura básica de la cuenta de activos en unidades monetarias
Stock de apertura
Incrementos del stock de recursos
Crecimiento del stock
Descubrimiento de nuevo stock
Reconsideraciones al alza
Cambios de clasificaciones
Total de incrementos al stock
Reducciones del stock de recursos
Extracciones
Pérdidas normales del stock
Pérdidas por catástrofes
Reconsideraciones a la baja
Cambios de clasificaciones
Total de reducciones del stock
Revalorizaciones del stock de recursos
Stock de cierre

5.59 Las definiciones de las partidas que figuran en las cuentas de activos expresadas en unidades monetarias se ajustan plenamente a los correspondientes registros definidos en unidades físicas en los párrafos 5.48 y 5.49. Así, la cuenta en unidades monetarias refleja la valoración de los flujos físicos registrados en la cuenta de activos expresada en unidades físicas, aunque cabe señalar que para algunos activos ambientales el ámbito de la medición es más amplio en términos físicos (por ejemplo, los recursos madereros no utilizados como oferta de madera figuran en términos físicos, pero no en términos monetarios). Para la mayor parte de activos ambientales, la medición exigirá una estimación de los flujos físicos seguida por una estimación de los flujos monetarios.

5.60 El único registro adicional de la cuenta de activos en unidades monetarias que no figura en la cuenta de activos en unidades físicas se refiere a las revalorizaciones. Éstas describen cambios de valor de los activos debido exclusivamente a modificaciones de los precios y reflejan ganancias y pérdidas nominales por tenencia de activos ambientales. La ganancia nominal por tenencia de activos ambientales se calcula como el incremento del valor que corresponde al propietario del activo como consecuencia de una modificación de su precio durante el período contable.

5.61 Como se señaló en la sección 2.7, las variaciones de precio deben distinguirse tanto de los cambios en la cantidad como en la calidad de un activo. Para los activos ambientales, la calidad del activo, como la de la tierra o de los recursos de agua, puede modificarse debido a los efectos de la contaminación o del tratamiento de daños ambientales anteriores. Teóricamente, si el precio de un activo cambia en respuesta a un cambio cualitativo, este debería considerarse una variación en el volumen del activo y no una revalorización. En este caso, ha ocurrido un cambio de clasificación por la diferente calidad del mismo activo.

5.62 Además de determinar la ganancia nominal por la posesión, es interesante comparar el cambio de valor con la tasa general de inflación. Si el valor de un activo aumenta en un período contable en la misma medida que la tasa de inflación, esa ganancia se conoce como una ganancia neutral. La diferencia entre la ganancia nominal y la neutral se conoce como ganancia real por tenencia.

5.63 Las revalorizaciones deben incorporar los cambios en el valor de los activos ambientales debidos a cambios en los supuestos de los métodos de valoración usados para estimar el valor económico de los activos ambientales, en especial, el método del valor presente neto. Los supuestos que deben tenerse en cuenta son los referentes a las tasas de extracción y de crecimiento natural futuras, la duración de la vida útil del activo o recurso y la tasa de descuento. Los cambios del stock físico de los recursos debidos a descubrimientos, pérdidas por catástrofes, etc., que conducen a modificaciones de la vida útil esperada de los activos, deben registrarse por separado.

5.64 Como ocurre con las cuentas de activos en unidades físicas, puede ser imposible estimar directamente todas las partidas incluidas en el formato conceptual de la cuenta de activos expresados en unidades monetarias del cuadro 5.3. En consecuencia, algunos registros pueden necesitar estimaciones realizadas mediante modelos o calculadas a partir de otros registros contables. Según la partida, y según su importancia para la contabilidad general de los cambios del stock de un recurso, al preparar la publicación de cuentas en unidades monetarias también puede resultar conveniente combinar algunos registros contables.

Relación con los registros contables del SCN49

5.65 Antes que realizar una separación neta entre incrementos y reducciones del stock, el SCN se centra en: a) las variaciones debidas a transacciones; y b) otras variaciones en el volumen de activos. Como medios para respaldar los vínculos entre el SCAE y el SCN, los registros relevantes de este último pueden anexarse a la cuenta de activos expresados en unidades monetarias; los datos pueden derivarse directamente de la información presentada en esa cuenta. Esta derivación se describe en el cuadro 5.4.

Cuadro 5.4Cálculo de los agregados ambientales y económicos
Agregados contablesRecursos biológicos cultivadosActivos ambientales naturales
Activos fijosExistencias
Formación bruta de capital fijoIncremento del stock menos extraccionesn.a.n.a.
Variaciones de existenciasn.a.Incremento del stock menos extraccionesn.a.
Aparición económican.a.n.a.Incremento del stock más descubrimiento de nuevo stock más reconsideraciones al alza
Desaparición económican.a.n.a.Extracciones más pérdidas por catástrofes más reconsideraciones a la baja
Nota: n.a. significa no aplicable.
Nota: n.a. significa no aplicable.

5.66 Los registros contables del SCN son diferentes, según se trate de activos ambientales producidos o no producidos. En el SCAE, esta distinción se manifiesta solo si el activo ambiental es cultivado (es decir producido, en términos del SCN) o natural (no producido, en términos del SCN). En el SCN es necesario además distinguir si los activos cultivados son activos fijos o existencias50.

5.67 Para los activos fijos, la partida relevante es la formación bruta de capital fijo; para las existencias, las variaciones de existencias. Para activos ambientales naturales, las partidas relevantes del SCN son la aparición y la desaparición económica de activos no producidos. En el SCN también existen partidas para la gama de incrementos y reducciones del stock. Estas partidas se definen de forma equivalente en la cuenta de activos en unidades monetarias del cuadro 5.3 y en el SCN.

5.68 Además de los registros contables indicados en los cuadros 5.3 y 5.4, existen dos (agotamiento y consumo de capital fijo) que se refieren al agotamiento físico de activos en el tiempo. El consumo de capital fijo se refiere al agotamiento de activos fijos y, cuando se trata de recursos biológicos cultivados, se refleja en el valor de las reducciones normales del stock, basadas en los índices de mortalidad del ganado, por ejemplo51.

5.69 El agotamiento se refiere a la utilización total de los recursos naturales mediante su extracción. En términos monetarios representa la disminución de ingresos futuros que pueden obtenerse de un recurso debido a su extracción. La sección 5.4 presenta detalles sobre la definición y la medición del agotamiento.

Cuentas de los sectores institucionales expresadas en unidades monetarias

5.70 Las cuentas de activos para los sectores institucionales también pueden compilarse en unidades monetarias, y pueden ser de particular interés pues pueden relacionarse directamente con la secuencia completa de cuentas de los sectores institucionales presentada en el SCN. Los principales agregados que pueden compilarse a partir de un registro completo de cuentas de activos para los sectores institucionales son el ahorro neto ajustado por agotamiento y el valor neto.

5.71 Los registros contables necesarios para compilar cuentas de activos en unidades monetarias para los sectores institucionales son los mismos requeridos para compilar cuentas de activos para los sectores institucionales en unidades físicas, con la única adición de los registros para las revalorizaciones (tal como se indicó en el párrafo 5.60).

5.4 Principios de contabilidad de los activos

5.4.1 Introducción

5.72 La contabilidad de las variaciones del stock de activos ambientales plantea varios desafíos de medición, entre ellos la medición precisa del stock físico de activos ambientales, pues cada uno de estos tiene características peculiares propias, como ocurre en el caso de la capacidad de regeneración en el tiempo de los recursos biológicos. Comprender la dinámica poblacional es, en consecuencia, importante para hacer evaluaciones razonables de ciertos activos ambientales.

5.73 Además de estimaciones expresadas en unidades físicas, también deben realizarse estimaciones del valor de los activos ambientales en unidades monetarias. Al margen de los recursos de la tierra y del suelo, pocos activos ambientales son negociados activamente en los mercados antes de su extracción; en consecuencia, la determinación de su valor in situ no es una tarea sencilla.

5.74 Aunque existen desafíos, se ha desarrollado una gama de técnicas y conceptos que posibilitan la compilación de cuentas de activos. La sección 5.4.2 describe un reto fundamental de la contabilidad de activos en términos físicos: la medición del agotamiento en términos físicos. Las secciones 5.4.3 y 5.4.4 analizan los principios de valoración de los activos y el método del valor presente neto, respectivamente. La sección 5.4.5 explica los métodos de estimación de la renta de los recursos y los principales pasos para aplicar el método de VPN. El anexo A5.1 presenta detalles sobre el VPN, y el anexo A5.2 expone un análisis sobre las tasas de descuento. La sección 5.4.6 contiene una explicación sobre la medición en términos de volumen de los activos ambientales. Las aplicaciones de las diversas definiciones y principios sobre contabilidad de activos se exponen en las secciones 5.5 a 5.11, para cada activo ambiental.

5.4.2 Definición del agotamiento en unidades físicas

5.75 En la contabilidad de los activos ambientales, especial atención merece la medición del agotamiento. El agotamiento de los recursos ambientales se refiere a la extenuación física de activos ambientales por medio de su extracción y cosecha por parte de unidades económicas, incluidos los hogares, que da lugar a una menor disponibilidad del recurso. El agotamiento no da cuenta por completo de todos los cambios posibles del stock de un activo durante un período contable y, en consecuencia, no se lo debe vincular directamente con mediciones de sostenibilidad. La evaluación de la sostenibilidad de activos ambientales debe tener en cuenta un conjunto más amplio de factores, como la magnitud de las pérdidas por catástrofes o los descubrimientos, y los cambios potenciales en la demanda de insumos de activos ambientales.

5.76 En términos físicos, el agotamiento es la disminución de la cantidad del stock de un recurso natural durante un período contable, debido a su extracción por parte de unidades económicas a un ritmo superior al de su regeneración.

5.77 Para recursos naturales no renovables, como los minerales y energéticos, el agotamiento es igual a la cantidad del recurso que se extrae porque el stock del recurso no puede regenerarse en escalas cronológica humana. Los incrementos del stock de recursos naturales no renovables (vía nuevos descubrimientos, por ejemplo) pueden permitir una extracción continua de recursos. Sin embargo, estos incrementos de volumen no se consideran regeneración y en consecuencia no compensan la magnitud del agotamiento. Estos incrementos deben registrarse en algún otro lugar de la cuenta de activos.

5.78 Para los recursos biológicos naturales, como los madereros y los acuáticos, en términos físicos no se cumple la igualdad entre agotamiento y extracción. La capacidad de estos recursos para regenerarse naturalmente significa que en ciertas situaciones de gestión y extracción, la cantidad del recurso extraído puede ser compensada por la cantidad regenerada y, en este caso, no ocurre el agotamiento físico general del activo ambiental. En forma más amplia, solo se registra como agotamiento la cantidad extraída que supera el nivel de regeneración. Más adelante se presenta una descripción detallada de la medición del agotamiento en términos físicos para los recursos biológicos naturales.

5.79 Cuando se produce una disminución de la cantidad de un activo ambiental debido a acontecimientos imprevistos, como pérdidas por condiciones climáticas extremas o brotes pandémicos de enfermedades, no se registra agotamiento. Estas reducciones se registran como pérdidas por catástrofes. En cambio, el agotamiento debe considerarse una consecuencia de la extracción de recursos naturales por unidades económicas.

5.80 El agotamiento también puede medirse en unidades monetarias valorando los flujos físicos de agotamiento sobre la base del precio in situ de los recursos naturales. Esto se explica en detalle en el anexo A5.1. Debe notarse que el valor monetario del agotamiento es equivalente al cambio de valor del recurso natural debido al agotamiento físico.

Agotamiento físico de recursos biológicos naturales

5.81 Los recursos biológicos naturales son capaces de reproducirse y crecer con el tiempo. Por lo tanto, en la estimación del agotamiento de esos recursos es necesario considerar tanto su extracción como su regeneración. Mientras las tasas de extracción se pueden observar directamente, la medición de las tasas de regeneración puede ser compleja y, por lo general, requiere el apoyo de modelos biológicos. Esos modelos usualmente considerarán la estructura y el tamaño de las poblaciones; por lo general, cuando se trata de poblaciones pequeñas, la tasa de crecimiento es pequeña pero, conforme se incrementa la población, también incrementa su tasa de crecimiento. Al final, cuando la población de un área determinada alcanza su capacidad de carga, es decir, cuando su densidad alcance un máximo, la tasa de crecimiento de la población se reducirá sustancialmente.

5.82 En base a este modelo general es posible calcular, para cualquier población dada, el número de animales o el volumen de plantas, por categorías de edad o de tamaño, que se puede retirar de la población sin afectar su capacidad de regenerarse (es decir, un stock de apertura igual al stock de cierre). En efecto, existe un “excedente” o exceso que puede extraerse del stock existente. En los modelos biológicos ese excedente se conoce como extracción sostenible.

5.83 El nivel de extracción sostenible aumenta y disminuye según el tamaño global y la estructura de la población. Por ejemplo, en las poblaciones cuya tasa de crecimiento es baja, también lo es su extracción sostenible. Esas relaciones se muestran en el gráfico 5.2, que usa el tamaño de la población como proxi de su tamaño y estructura. Se observa que con un mismo nivel de extracción se puede tener distintas relaciones con la extracción sostenible dependiendo del tamaño de la población. Según el gráfico 5.2, un nivel dado de extracción puede estar por encima o por debajo de la curva de extracción sostenible.

Gráfico 5.2Curva de extracción sostenible: versión estilizada

5.84 Para una población dada, si la cantidad extraída es menor que la extracción sostenible, es decir se encuentra debajo de la curva del gráfico 5.2, no se debe registrar agotamiento. En este caso, suponiendo que no se produzcan pérdidas por catástrofes ni otros cambios durante el período contable, debería esperarse que el stock aumente.

5.85 En principio, se registra agotamiento siempre que la cantidad extraída sea mayor que la extracción sostenible correspondiente al tamaño y estructura de la población. Esto corresponde a puntos situados por encima de la curva del gráfico 5.2 y representa el caso en que las cantidades extraídas son mayores que la regeneración o el crecimiento de una población dada.

5.86 Sin embargo, para la mayoría de poblaciones de recursos biológicos naturales, la estimación de la extracción sostenible es difícil, pues los procesos naturales de crecimiento y muerte, las relaciones con otras especies (incluidas las predadoras) y los impactos de la extracción suelen ser no lineales, variables (debido a cambios de las condiciones climáticas, por ejemplo) y a menudo no están plenamente entendidas científicamente. En consecuencia, se recomienda considerar normal alguna variación de la estimación de la extracción sostenible entre uno y otro año. Por consiguiente, en la práctica debería registrarse agotamiento cuando la extracción rebasa las variaciones normales de la extracción sostenible de una población determinada.

5.87 La estimación de las variables requeridas supone el uso de modelos biológicos y de supuestos acerca del crecimiento, muerte y otros cambios de la población. Si eso modelos no están disponibles, pueden emplearse otros indicadores y cambios del tamaño del stock. En la sección 5.8 se analizan métodos aplicables a los recursos madereros, y en la sección 5.9 a recursos acuáticos.

Relación entre el agotamiento y la degradación

5.88 Aunque el Marco Central del SCAE no pretende medir la degradación en términos físicos y monetarios, existen vínculos con la definición y la medición del agotamiento que son explicados. La medición de la degradación es analizada en el SEEA Experimental Ecosystem Accounting.

5.89 La atención en la medición del agotamiento se dirige a la disponibilidad futura de activos ambientales individuales y a las variaciones de esa disponibilidad resultantes de la extracción y cosecha realizada por unidades económicas. Se presta atención especial a los beneficios específicos que generan los materiales extraídos, incluida la capacidad de extracción de los recursos para generar ingresos para el extractor.

5.90 La degradación considera los cambios en la capacidad de los activos ambientales para suministrar un amplio rango de beneficios conocidos como servicios de los ecosistemas (por ejemplo, la filtración del aire en los bosques) y la magnitud en que esa capacidad puede reducirse por la actividad de las unidades económicas, inclusive la de los hogares. En ese sentido, como el agotamiento se refiere a tipos específicos de servicios de los ecosistemas, puede considerarse una forma específica de degradación.

5.91 Medir la degradación es complicado porque la capacidad de los activos ambientales para suministrar servicios de los ecosistemas no es atribuible solamente a activos individuales, y porque éstos pueden suministrar varios servicios diferentes. Además, mientras los activos ambientales individuales, como los recursos de agua y los del suelo pueden sufrir degradación a lo largo del tiempo, puede no ser fácil separar la degradación de uno de ellos de la degradación de todo el ecosistema.

5.92 La medición de la degradación en términos físicos también se complica en vista de que por lo general depende de una evaluación detallada de las condiciones de los ecosistemas y no de los relativamente más simples cambios de cantidades de activos ambientales individuales, usados para estimar las cuentas de activos en unidades físicas y su agotamiento. Por ejemplo, para evaluar si un cuerpo de agua está siendo degradado, pueden efectuarse evaluaciones de los diversos contaminantes que existen en el agua como parte de una evaluación más amplia del cambio global de su condición. Si bien se puede emprender mediciones específicas para cada uno de los contaminantes, esto no estará relacionado directamente con el volumen del agua en metros cúbicos usado para cuantificar los recursos hídricos en una cuenta de activos.

5.93 Aunque identificar por separado la degradación en términos físicos es complicado, implícitamente el valor monetario de los activos ambientales individuales que se han degradado resultará afectado por los cambios de su calidad. En teoría, si el precio del activo cambia por consecuencia de su calidad diferente, esto debería considerarse una variación en el volumen del activo y no una revalorización. Sin embargo, en la práctica probablemente sea difícil aislar los cambios causados por la degradación, de otras causas que influyen en la evolución de los precios.

5.4.3 Principios de valoración de los activos

5.94 Una ventaja general de la aplicación de métodos de valoración consiste en que los diferentes activos ambientales pueden ser comparados usando una unidad de medida común, lo que no es posible empleando datos puramente físicos. Además, los activos ambientales pueden compararse con otros activos para evaluar sus rendimientos relativos, la riqueza nacional y otros análisis similares. Dado que con frecuencia los gobiernos tienen un elevado nivel de derechos de propiedad o influencia sobre la extracción de activos ambientales, la valoración en unidades monetarias de esos activos puede proporcionar información útil para evaluar flujos futuros de ingresos para los gobiernos, como la estimación de ingresos fiscales futuros derivados de la extracción de petróleo o gas natural, por ejemplo.

5.95 También ocurre que en la contabilidad empresarial las empresas que participan en la extracción evalúan sus flujos de ingresos futuros y, en este sentido, cobra importancia la capacidad de posicionar esas valoraciones en un contexto nacional más amplio. También se da un uso cada vez mayor a mecanismos de mercado, como las cuotas, para asignar derechos de acceso a activos ambientales. Estos mecanismos pueden referirse en forma directa a valoraciones agregadas de activos ambientales.

5.96 Como muchos activos ambientales no se adquieren en el mercado y, a diferencia de los edificios o el equipo, no han sido producidos, por lo general no existen precios observados para valorar el stock de apertura y el de cierre de activos ambientales ni los flujos entre esos dos momentos.

5.97 Si no existen precios de mercado, la estimación de los valores obliga a recurrir a supuestos y modelos. En general, esos modelos han probado ser instrumentos robustos para el desarrollo de valoraciones significativas de activos producidos. Al mismo tiempo, existen complicaciones relacionadas con la aplicación de estos modelos, de las que deben ser conscientes los usuarios y compiladores antes de ponerlos en práctica.

5.98 A continuación se explican los principios de valoración de activos y los métodos que pueden usarse para estimar esos valores en unidades monetarias52. Más adelante en este capítulo se tratan problemas de medición específicos en el caso de algunos activos ambientales individuales.

Principios generales de valoración

5.99 Los precios de compra y de venta de los activos en los mercados son la base de las decisiones de inversionistas, productores, consumidores y otros agentes económicos. Los precios de mercado son evaluados por los inversionistas y los productores en relación con sus expectativas de los flujos de ingresos que pueden obtener de los activos. Por ejemplo, los inversionistas en activos de infraestructura de captación de energía renovable (como generadores eólicos) y activos ambientales (como la tierra) toman sus decisiones sobre adquisición y venta a la luz de sus valores de mercado en relación con los ingresos esperados por su uso en el tiempo.

5.100 En teoría, los precios de mercado observados deberían emplearse para valorar todos los activos, y cada uno de ellos debería valorarse como si se lo adquiriera en la fecha a la que hace referencia la estimación del stock. Estas dos recomendaciones permiten comparar en forma significativa los diferentes tipos de activos, incluidos los ambientales, financieros y otros activos económicos, y permiten establecer valores del stock de apertura y de cierre que pueden ser usados para estimar en unidades monetarias la riqueza de los sectores institucionales y del país en su conjunto.

5.101 Al mismo tiempo, las estimaciones del valor de los activos basadas en el mercado habitualmente no toman en cuenta todos los aspectos que se consideran relevantes. Por ejemplo, el valor de mercado de un automóvil de segunda mano, a menudo, será inferior al valor que su propietario actual le adjudica según los beneficios de utilidad y flexibilidad asociados a su propiedad. Al mismo tiempo, el valor que tiene ese automóvil para su propietario puede no reflejar los impactos de su uso en el ambiente por las emisiones que genera. Así, si bien el uso de precios de mercado permite comparaciones entre distintos tipos de activos, esos precios pueden no reflejar el valor del activo desde el punto de vista del individuo o de la sociedad. Este aspecto de los precios de mercado suele mencionarse frecuentemente en relación con la valoración de los activos ambientales.

5.102 Otra consideración adicional importante para la aplicación de los principios generales de valoración de los activos ambientales es que su objetivo consiste en estimar el valor del activo in situ y no después de su desplazamiento.

5.103 Los métodos descritos en el SCAE, en particular el método del valor presente neto, proporcionan aproximaciones razonables a los precios observados en el mercado y son consistentes con el SCN, pero no toman en cuenta todo el rango de beneficios (y de costos) que podrían considerarse relevantes.

Métodos de valoración de los activos

5.104 Las fuentes ideales para observar los precios de mercado de activos son los valores observados en los mercados, en donde cada activo negociado es completamente homogéneo, suele negociarse con frecuencia en volúmenes importantes y sus precios de mercado se publica a intervalos regulares. Estos mercados producen datos de precios que pueden multiplicarse por indicadores del stock físico para permitir el cálculo del valor total de mercado de las diferentes clases de activos. Este tipo de observaciones de precios están disponibles para la mayoría de activos financieros, los activos producidos adquiridos nuevos, incluidos numerosos tipos de medios de transporte (como automóviles y camiones), y el ganado.

5.105 Además de proporcionar observaciones directas de precios de activos efectivamente negociados, la información de esos mercados también puede usarse como precios de activos similares no intercambiados. Por ejemplo, la información sobre venta de casas y de tierras puede usarse para estimar el valor de casas y tierras que no se han vendido.

5.106 Cuando no existen precios observados porque se trata de activos que en el pasado reciente no han sido comprados ni vendidos en el mercado, se debe tratar de estimar los precios que tendrían si existiera un mercado regular y si tales activos se hubieran negociado en la fecha en la que correspondía estimar el stock.

5.107 Una forma de hacerlo es el costo de reposición depreciado. Con el tiempo, el valor de un activo disminuirá al reducirse su valor de adquisición, o precio de compra, debido al consumo de capital fijo (denominado habitualmente “depreciación”) a lo largo de la vida útil del activo. Además, los precios de adquisición de activos nuevos equivalentes sufrirán cambios. En teoría, el valor de un activo en cualquier momento determinado equivale al precio actual de adquisición de un activo nuevo equivalente, menos el consumo de capital fijo acumulado durante su vida útil. Cuando no se dispone de precios de activos usados observados directamente y confiables, este procedimiento ofrece una aproximación razonable a los precios de mercado si ese activo fuese ofrecido en venta.

5.108 En el contexto de los activos ambientales, este método puede aplicarse para estimar el valor del stock de recursos biológicos cultivados que constituyen activos fijos, como los huertos.

5.109 Un segundo método es el del valor descontado de los rendimientos futuros. Para muchos activos ambientales no existen transacciones de mercado relevantes ni conjuntos de precios de compra que permitan aplicar los métodos anteriores. Por lo tanto, aunque se encuentren precios para valorar la producción resultante de la extracción o cosecha de un activo ambiental, no se dispone de valores sobre el activo mismo, in situ.

5.110 En este caso, el método del valor descontado de los rendimientos futuros, más conocido como método del valor presente neto (VPN), usa proyecciones de la tasa de extracción futura del activo, y proyecciones de su precio, para generar una serie de tiempo del rendimiento esperado. Normalmente estas proyecciones están basadas en los rendimientos históricos obtenidos por utilizar el activo ambiental. Suponiendo que el rendimiento obtenido en el período presente sea mayor que el rendimiento logrado en el futuro, se descuenta el flujo esperado de rendimientos para reflejar el valor que un comprador estaría dispuesto a pagar por el activo en el período presente.

5.111 La sección siguiente expone los principales componentes del VPN. El Anexo A5.1 presentará detalles adicionales, incluidas el cálculo matemático relacionado.

5.4.4 Método del valor presente neto (VPN)

5.112 El VPN tiene cinco componentes que requieren explicación: a) la medición del rendimiento de los activos ambientales; b) la determinación de la tendencia esperada de la renta del recurso basada en los precios y en los perfiles de extracción esperados; c) la estimación de la vida útil del activo; d) la determinación de una tasa de rendimiento de los activos producidos, y e) la elección de una tasa de descuento.

Medición del rendimiento de activos ambientales

5.113 En el SCAE el rendimiento se define aplicando el concepto de renta económica. La mejor forma de considerar la renta económica es como el valor excedente que corresponde al extractor o usuario de un activo, calculado después de haber considerado todos los costos y rendimientos normales.

5.114 El valor excedente, que en el contexto de los activos ambientales se denomina renta del recurso, puede considerarse el rendimiento atribuible al activo mismo. La lógica del VPN requiere estimar el flujo de rentas del recurso que se espera obtener en el futuro, para aplicarle un descuento y ajustarlo al período contable actual. Esto proporciona una estimación del valor del activo en ese momento53.

5.115 Una característica común de las definiciones de la renta de un recurso es que su cantidad se establece siempre en relación con el rendimiento medio obtenido por otras empresas, es decir, el rendimiento normal. Siendo un residuo, la renta de un recurso puede ser positiva o negativa. La teoría económica sugiere que, en el largo plazo, debería ser positiva.

5.116 La medición de la renta de los recursos proporciona una medida bruta del rendimiento de los activos ambientales. Al igual que para activos producidos, también es pertinente calcular medidas de rendimiento netas, deduciendo de la renta del recurso su agotamiento, es decir, la renta del recurso ajustada por agotamiento. En el caso de activos producidos, la deducción equivalente es la depreciación. Como se definió en esta sección, el agotamiento refleja el cambio de valor de un activo ambiental debido a una extracción que excede su regeneración. Dejando de lado cambios de expectativas sobre rendimientos futuros o diferencias entre resultados esperados y efectivos, la medición de la renta del recurso ajustada por agotamiento corresponde, en términos económicos, al rendimiento neto del capital, o al rendimiento neto de los activos ambientales. Además, en Anexo A5.1 se demuestra que la renta de recursos ajustada por agotamiento equivale al rendimiento nominal (o total) de los activos ambientales menos sus revalorizaciones esperadas.

5.117 En el marco de las cuentas nacionales, la renta de recursos y el rendimiento neto de activos ambientales pueden derivarse del excedente de explotación de las empresas extractoras. En este contexto se considera que el excedente de explotación obtenido por una empresa incluye un rendimiento de la inversión en activos producidos y un rendimiento de los activos ambientales utilizados en la producción.

5.118 El cuadro 5.5 presenta las relaciones entre las variables relevantes. El cuadro muestra el cálculo estándar del excedente bruto de explotación basado en el SCN usando medidas de producción, consumo intermedio, remuneración de los asalariados y otros impuestos y subsidios a la producción.

Cuadro 5.5Relación entre los diferentes flujos e ingresos
Producción (ventas a precio básico de activos ambientales extraídos, incluye todos los subsidios a los productos y excluye los impuestos sobre los productos)
MenosCostos de operación
Consumo intermedio (costos de insumos de bienes y servicios, a precio de comprador, incluidos los impuestos sobre el producto):
Remuneración de los asalariados (costo de los insumos de mano de obra)
Otros impuestos sobre la producción más otros subsidios a la producción
IgualExcedente bruto de explotación – según el SCNa
MenosSubsidios específicos a la extracción
MásImpuestos específicos sobre la extracción
IgualExcedente bruto de explotación – para el cálculo de la renta de los recursos
MenosCostos de uso de los activos producidos
Consumo de capital fijo (depreciación) + rendimiento de los activos producidos
IgualRenta de los recursos
Agotamiento + rendimiento neto de los activos ambientales b

En rigor, esta identidad contable también incluye el ingreso mixto bruto (excedente obtenido por empresas no constituidas como personas jurídicas) y debería ajustarse por el neto de los impuestos y los subsidios a la producción. Estos detalles no afectan la lógica de la explicación presentada.

En principio, el rendimiento neto de los activos ambientales derivado de esta manera también incorpora el rendimiento de otros activos no producidos (por ejemplo marcas y activos comerciales), ya que también intervienen en la generación del excedente de explotación. Esos rendimientos se ignoran en la formulación expuesta en este cuadro.

En rigor, esta identidad contable también incluye el ingreso mixto bruto (excedente obtenido por empresas no constituidas como personas jurídicas) y debería ajustarse por el neto de los impuestos y los subsidios a la producción. Estos detalles no afectan la lógica de la explicación presentada.

En principio, el rendimiento neto de los activos ambientales derivado de esta manera también incorpora el rendimiento de otros activos no producidos (por ejemplo marcas y activos comerciales), ya que también intervienen en la generación del excedente de explotación. Esos rendimientos se ignoran en la formulación expuesta en este cuadro.

5.119 Antes de calcular medidas de renta del recurso, es necesario considerar los efectos de cualquier impuesto y subsidio específicos relacionados con la actividad extractiva. Se consideran impuestos y subsidios específicos aquellos que se aplican exclusivamente a las empresas extractivas y que no son de aplicación general a toda la economía54. Son ejemplos los subsidios basados en la cantidad de recursos vendidos y los impuestos que gravan únicamente los insumos empleados en las industrias extractivas. La deducción de los subsidios específicos y la adición de los impuestos específicos a las mediciones estándar de excedente bruto de explotación permiten que la medición resultante de la renta de recursos sea neutral respecto de esos flujos; es decir, si bien esos flujos afectan los ingresos de las industrias extractivas, de hecho son flujos redistributivos dentro de la economía y no deben influir en la estimación del rendimiento del activo ambiental correspondiente.

5.120 Por lo tanto, la renta del recurso se deriva de las mediciones estándar de excedente bruto de explotación del SCN deduciendo los subsidios específicos, sumando los impuestos específicos y deduciendo los costos de uso de los activos producidos (compuestos a su vez por el consumo de capital fijo y el rendimiento de los activos producidos). Como se señaló, la renta del recurso está formada por el agotamiento y el rendimiento neto de los activos ambientales.

5.4.5 Métodos para estimar la renta de los recursos y el valor presente neto

Métodos para estimar la renta de los recursos

5.121 En la práctica, existen tres métodos principales para estimar la renta de un recurso: el método del valor residual, el método de apropiación y el método del precio de acceso.

5.122 El más común es el método del valor residual. Con este método se estima la renta del recurso deduciendo los costos de uso de los activos producidos al excedente bruto de explotación ajustado en función de los subsidios e impuestos específicos.

5.123 Las estimaciones del valor del excedente bruto de explotación y de los subsidios e impuestos específicos pueden obtenerse de las cuentas nacionales. Las estimaciones de los costos de uso de activos producidos suelen no estar disponibles y tienen que calcularse para obtener las rentas de los recursos correspondientes a cada período. Estas estimaciones están compuestas por dos variables: el consumo de capital fijo de activos producidos, y su rendimiento normal. Ambas variables pueden estimarse con los modelos de cuentas nacionales usados para determinar el valor del stock de capital fijo y variables relacionadas, incluidos los análisis de productividad. Si esos modelos no se han desarrollado, cada variable puede estimarse a partir de supuestos sobre tasas de depreciación, vida útil de los activos y tasas de rendimiento de activos producidos. En Measuring Capital: OECD Manual—2009 (OCDE, 2009) se presenta una descripción completa de los factores y métodos aplicables a la medición de esos costos de uso.

5.124 Una dificultad de este método de estimación de rentas de recursos consiste en que, por lo general, la información original, sobre todo de cuentas nacionales, no permite aislar la actividad extractiva o de cosecha; y en ciertos casos, en particular en la minería, se extraen al mismo tiempo múltiples recursos. Por lo general, los datos del excedente bruto de explotación (EBE) de las industrias que extraen y cosechan activos ambientales incorporan algunas actividades ulteriores de elaboración, refinación u otras que agregan valor emprendidas por la unidad que efectúa la extracción, de manera previa la venta. Dado que todas esas actividades requieren insumos de mano de obra y capital, desagregar el EBE de la actividad empresarial puramente extractiva no siempre resulta sencillo. No obstante, deben hacerse todos los esfuerzos para aislar el EBE específico correspondiente a las actividades de extracción de cada recurso específico.

5.125 Puede ser motivo de preocupación que, en casos de sobreexplotación de recursos, el excedente bruto de explotación resultante generará una estimación de la renta de los recursos más alta de la que puede sostenerse en un plazo mayor. Aunque esta observación es correcta, no invalida el método de medición. El método no tiene por objeto medir lo que debería o podría ocurrir en condiciones ideales, sino registrar el comportamiento esperado en relación al activo ambiental. Por lo tanto, si persiste la sobreexplotación, ésta debería manifestarse en una vida útil más breve del activo y en un agotamiento mayor (como componente de la renta más alta del recurso) en comparación con lo que ocurriría de otra manera.

5.126 El método de apropiación estima la renta del recurso usando los pagos efectivos realizados a los propietarios de los activos ambientales. En muchos países, los gobiernos son propietarios legales de los activos ambientales, en representación del país. En cuanto propietarios, en teoría los gobiernos podrían percibir íntegramente la renta de un recurso, resultante de su extracción. En principio esa cantidad sería equivalente al EBE menos los costos de uso de los activos producidos del extractor, según se ha definido.

5.127 Por lo general, los gobiernos perciben las rentas de los recursos por medio de mecanismos como tarifas, impuestos y regalías. En la práctica, tarifas, impuestos y regalías tienden a subestimar las rentas totales de los recursos, porque pueden fijarse teniendo en mente otras prioridades, como alentar la inversión y el empleo en industrias extractivas, por ejemplo. Estas motivaciones alternativas deben considerarse antes de emplear el método de apropiación.

5.128 El método del precio de acceso se basa en el hecho de que el acceso a los recursos puede controlarse mediante la compra de licencias y cuotas, como se observa con frecuencia en la silvicultura y en la pesca. Cuando esos derechos de acceso son negociados libremente, es posible estimar el valor del activo ambiental correspondiente a partir de los precios de mercado de esos derechos. La lógica económica es similar a la del método del valor residual, pues es de esperar que en el libre mercado el valor de los derechos debe ser equivalente al rendimiento futuro del activo ambiental (luego de deducidos todos los costos, incluidos los costos de uso de los activos producidos).

5.129 Si los derechos de acceso a los recursos otorgan acceso por muy largo plazo o por tiempo indefinido, el valor de mercado de esos derechos debe proveer una estimación directa del valor total del activo, más que una simple estimación de la renta de los recursos. En este caso no hace falta descontar el flujo futuro de renta de los recursos. Si los derechos otorgados corresponden a plazos más limitados (por ejemplo, por un año), estos pueden proveer una estimación directa de la renta del recurso para ese período.

5.130 En la práctica, en muchos casos los gobiernos pueden conceder derechos de acceso libres o a precios inferiores al verdadero valor de mercado, directamente a quienes efectúan la extracción. Además, su negociación puede estar limitada o prohibida. En estos casos no existe valoración de mercado directamente observable.

Resumen de los métodos para estimar la renta de los recursos

5.131 Si bien en teoría todos estos métodos generarán las mismas estimaciones de renta de recursos, ocurre que la aplicación de los métodos de apropiación y de acceso están más influidos por los arreglos institucionales de un país. Por esta razón, debería compilarse estimaciones de rentas de recursos sobre la base del método del valor residual y, cuando sea posible, conciliarlas con las obtenidas por medio de los otros métodos. En realidad puede ser de interés analítico específico comparar estimaciones de rentas de recursos según los tres métodos.

Determinación de la tendencia esperada de las rentas del recurso

5.132 En la valoración de activos, el factor decisivo no es el rendimiento pasado ni el actual, sino el rendimiento futuro esperado. Un activo del que no se espera rendimientos carece de valor económico. Por definición, un rendimiento esperado no es una variable observada y, por lo tanto, es necesario establecer supuestos sobre esos flujos.

5.133 Las rentas de un recurso están en función de las cantidades extraídas, del costo unitario de su extracción y del precio del producto. Por lo general, el punto de partida es la estimación de las rentas del recurso en el período actual o en el inmediato anterior. En ausencia de cualquier otra información adicional sobre cambios futuros esperados de precios o de probables cambios de la tasa de extracción, se recomienda que las estimaciones de la renta esperada del recurso se establezcan basadas en las estimaciones actuales de la renta del recurso, suponiendo, en consecuencia, que no se producirán cambios de precios por sobre el nivel general de inflación, y una tasa realista de extracción del recurso.

5.134 En general, la volatilidad de los precios unitarios de los recursos es muy alta como para incorporar supuestos significativos sobre cambios futuros de precios. Además, a falta de otra información, puede ser razonable suponer que la extracción proseguirá al mismo ritmo que en el pasado, que es el correspondiente a la cantidad adquirida de activos producidos. Al mismo tiempo si, por ejemplo, se conoce que la mayor parte de la renta esperada del recurso sería devengada entre el quinto y el décimo año de la vida útil total de un activo de 30 años, debería tomarse en cuenta esa expectativa.

5.135 Es necesario considerar de manera especial las situaciones en las que las tasas de extracción de determinado período pueden considerarse anormales, incluso cuando bajan a cero, o a niveles cercanos a cero. En la práctica, esto es posible en cualquier período contable, por ejemplo, cuando los cambios en las circunstancias económicas son tales que la extracción deja de ser económicamente rentable, si los desastres naturales hacen inaccesible el recurso o imposible cosecharlo, o si se restringe su acceso para permitir la recuperación de su stock.

5.136 Si se altera el plan de extracción previsto, las estimaciones del VPN pueden generar resultados de difícil interpretación. Sin embargo, esto solo destaca el hecho de que, cuando por cualquier motivo se modifica el plan de extracción previsto, incluso simplemente por recibir información adicional, las estimaciones del VPN deben revisarse, pues deben reflejar una valoración basada en toda la información disponible en ese momento.

Estimación de la vida útil del activo

5.137 La vida útil del activo (o del recurso) es el tiempo esperado durante el cual se puede utilizar un activo en la producción, o el tiempo esperado durante el cual puede efectuarse la extracción de un recurso natural. Las estimaciones de vida útil deben basarse en la consideración del stock físico disponible del activo y en supuestos sobre sus tasas de extracción y crecimiento, en el caso de los recursos renovables. En un caso muy sencillo, la vida útil del activo puede calcularse dividiendo el stock físico final por el exceso de las extracciones anuales esperadas sobre el crecimiento anual esperado. Sin embargo, en especial para recursos biológicos naturales como los acuáticos, es necesario considerar modelos biológicos y la correspondiente extracción sostenible de forma que se asegure que se ha tomado en cuenta el impacto de los cambios de estructura por edades y por sexos para determinar la vida útil del activo. La sección 5.4.2 contiene las consideraciones pertinentes.

5.138 Puede ocurrir que usando modelos biológicos y económicos se logre calcular trayectorias óptimas de extracción que determinen efectivamente la vida útil del activo alineando el stock disponible a las tasas de extracción. Con frecuencia, en la determinación de esas trayectorias de extracción, en especial para recursos naturales renovables, se encuentran implícitos supuestos sobre la sostenibilidad del recurso, por ejemplo, que la gestión futura del stock de peces garantice capturas que no excedan el crecimiento.

5.139 Para el SCAE es problemático hacer esos supuestos de sostenibilidad, porque pueden ignorar información ambiental importante y suponer la adopción de comportamientos que no han sido adoptados en el pasado. A menos que exista evidencia en contrario, es recomendable que las estimaciones de la vida útil de activos se basen en tasas de extracción y crecimiento que han ocurrido en el pasado reciente y no en el uso de supuestos generales sobre sostenibilidad o prácticas de gestión que se tiene la intención de seguir.

5.140 La estimación de la vida útil de activos es indispensable para establecer el marco temporal de aplicación del método del VPN. En la práctica, dependiendo de la tasa de descuento adoptada, si la vida útil de los activos supera los 20 años, las estimaciones del VPN son relativamente estables; es decir, los valores de los rendimientos esperados de los años finales son relativamente bajos. El Anexo A5.2 analiza la sensibilidad de las estimaciones del VPN a la tasa de descuento elegida para diferentes vidas útiles de activos.

Tasa de rendimiento de los activos producidos

5.141 Para estimar el costo de uso de los activos producidos utilizados en la extracción de un activo ambiental se requiere una tasa de rendimiento esperada. Si ese costo no es deducido, las estimaciones de la renta del recurso resultantes estarán sobre estimadas.

5.142 Puede seguirse dos métodos para estimar tasas de rendimiento de activos producidos: uno endógeno y otro exógeno. El método endógeno establece que dicho ratio sea igual al excedente de explotación neto (el excedente bruto de explotación menos el consumo de capital fijo), dividido por el valor del stock de activos producidos. Este método implícitamente asume que no existe rendimiento atribuible a activos no producidos, incluidos los activos ambientales, y por consiguiente no es recomendable. Sin embargo, debería constituir el límite máximo de la tasa de rendimiento estimada para activos producidos.

5.143 El SCAE recomienda el método exógeno. Éste asume que la tasa de rendimiento esperada de activos producidos es igual a una tasa de rendimiento exógena (externa). En teoría, la tasa de rendimiento esperada debería referirse a rendimientos de actividades específicas, teniendo en cuenta por lo tanto los riesgos de la inversión en cada actividad. Sin embargo, en muchos casos los mercados financieros pueden no estar suficientemente desarrollados como para ofrecer estimaciones sólidas de esas tasas de rendimiento específicas.

5.144 Por esta razón, un método realista consiste en usar una tasa de rendimiento global de la economía, eventualmente basada en títulos de deuda pública, si existen55. En todos los casos debe emplearse una tasa de rendimiento real. Si bien no es probable que las tasas de rendimiento exógenas sean proxi perfectas de tasas de rendimiento de cada activo producido, es probable que puedan proporcionar una expresión razonable de rendimientos normales para calcular estimaciones mediante el método del VPN.

Elección de la tasa de descuento

5.145 Se requiere tasas de descuento para convertir los flujos esperados de las rentas del recurso en una estimación del valor total correspondiente al período actual. La tasa de descuento expresa una preferencia temporal: —la preferencia del propietario del activo por recibir los ingresos en el presente y no en el futuro. También expresa la actitud del propietario frente al riesgo. En general, las personas y las empresas tendrán tasas de preferencia temporal mayores que la sociedad; es decir, tenderán a demandar rendimientos más rápidos por la propiedad del activo, de lo que haría el conjunto de la sociedad. Tasas más altas de preferencia temporal se traducen en tasas de descuento más altas.

5.146 La tasa de descuento usada para calcular el VPN puede interpretarse como la tasa de rendimiento esperada de los activos no producidos. En una empresa que ha identificado todos sus activos y los ha medido con precisión, y donde prevalecen condiciones de competencia perfecta, la tasa de descuento y la tasa de rendimiento deberían ser iguales. Esto se debe a que la empresa invertiría solo si la tasa de rendimiento de todos sus activos está alineada con sus propias preferencias en materia de riesgo y de tiempo a efectos de obtener sus ingresos.

5.147 Para asegurar una valoración ajustada al concepto general de precios de mercado, se recomienda usar una tasa de descuento de mercado, equivalente a la tasa de rendimiento atribuida a los activos producidos (véase más arriba).

5.148 Al mismo tiempo, para valorar activos ambientales también se recomienda usar tasas sociales de descuento. La lógica de esto radica en que los activos ambientales son valores más amplios y de largo plazo para el conjunto de la sociedad y deben valorarse en esa óptica, antes que solo en relación con el valor para su extractor actual.

5.149 Uno de los principales argumentos de apoyo al uso de tasas sociales de descuentos es que, por lo general, son inferiores a las tasas de descuento de mercado, y tasas inferiores atribuirán mayor importancia relativa a los ingresos devengados por las generaciones futuras. Con frecuencia se infiere de esto que las estimaciones del VPN que usan tasas de descuento de mercado no valoran a las generaciones futuras y que el valor total obtenido es demasiado pequeño, pues no se ponderan adecuadamente los ingresos futuros.

5.150 El Anexo A5.2 presenta un análisis detallado de las tasas de descuento y su aplicación, incluido un cuadro que ilustra la sensibilidad de la valoración basada en el VPN a la tasa de descuento aplicada.

Cálculo del valor presente neto

5.151 Con estos elementos, y suponiendo que se usa el método del valor residual para calcular la renta del recurso, la estimación del valor de un activo ambiental se obtiene a partir de los siguientes pasos:

  • a) En función de las fuentes adecuadas, más probablemente basadas en las cuentas nacionales, información específica sobre la actividad y supuestos sobre la tasa de rendimiento de los activos producidos, se estima el excedente bruto de explotación, los impuestos y subsidios específicos sobre la extracción, y el costo de uso de los activos producidos usados en la actividad de extracción;

  • b) Se estima la renta del recurso como el excedente bruto de explotación menos los subsidios específicos más los impuestos específicos, menos el costo de uso de los activos producidos;

  • c) Se estima la vida útil del activo basada en la evaluación física del stock y las tasas proyectadas de extracción y crecimiento;

  • d) Se proyecta la renta del recurso durante la vida útil del activo, teniendo en cuenta cualquier cambio previsto en el patrón de extracción;

  • e) Se aplicar la fórmula del VPN usando una tasa de descuento apropiada:

    donde Vt es el valor del activo en el tiempo t; N es la vida útil del activo; RR es la renta del recurso y r es una tasa de descuento nominal (véase anexo A5.1 para los detalles).

5.152 De ser posible, los compiladores deberían comparar los resultados del cálculo del VPN que serían obtenidos aplicando distintas estimaciones de la tasa de descuento y también diferentes métodos para estimar la renta del recurso. Esto puede ser posible donde existan derechos de acceso negociables o se registren pagos de renta. Estas diferentes estimaciones de la renta del recurso pueden sustituirse en la fórmula del VPN para permitir la derivación de distintas valoraciones.

5.153 Si después del ajuste por impuestos y subsidios específicos la renta esperada del recurso resulta negativa, se debería asumir que el VPN estimado del activo sería nulo. Esta conclusión no debería basarse en una única renta del recurso negativa observada, sino que debería considerar las probables tendencias futuras del excedente de explotación y de los impuestos y subsidios específicos. En algunos casos, la extracción puede continuar porque el nivel de los subsidios específicos es suficiente para asegurar un ingreso adecuado para el extractor. Sin embargo, en estos casos los ingresos no deben atribuirse al rendimiento del activo ambiental subyacente, sino que deben considerarse como redistribución del ingreso dentro de la economía.

5.154 Donde se encuentren disponibles precios de mercado, por ejemplo de transacciones efectivas de activos ambientales, esa información debe emplearse con preferencia a las valoraciones basadas en el VPN. Al incorporar esa información se deben efectuar ajustes adecuados al ámbito y cobertura de las transacciones, en comparación con las estimaciones del VPN.

5.155 El cálculo del VPN debería, idealmente, realizarse para un stock específico, como un yacimiento mineral determinado o determinado stock de peces. A ese nivel de detalle, las variaciones del stock pueden considerarse con más precisión y evaluarse los supuestos con mayor exactitud. De manera más general, es necesario realizar todo esfuerzo para probar los supuestos usados en la formulación del VPN y, de ser posible, debe tenerse en cuenta toda información adicional sobre stock individuales específicos —por ejemplo, grandes descubrimientos de recursos minerales y energéticos, o pérdidas de recursos madereros por catástrofes originadas en eventos meteorológicos excepcionales.

5.156 La contabilidad de las variaciones en el valor de los activos durante un período es parte esencial de la contabilidad de esos activos. Como la valoración de un activo al comienzo y al final de un período, la valoración de las variaciones del stock, tales como descubrimientos o pérdidas por catástrofes, también depende del impacto que tienen esos cambios en los rendimientos esperados. Como esos cambios usualmente no se evidencian en transacciones de los activos mismos, su valoración requiere usar el método del VPN para asegurar el ajuste entre las valoraciones del stock y las valoraciones de sus variaciones.

5.157 El Anexo A5.1 presenta un ejercicio contable completo del VPN y sus variaciones. Este anexo destaca la relación entre las cantidades del recurso natural, la cantidad extraída, el precio obtenido por el recurso extraído (deducidos los costos de extracción), es decir, la renta unitaria del recurso, y su precio in situ, antes de su extracción. Una conclusión fundamental presentada en ese anexo es que no es correcto usar la renta unitaria del recurso para valorar el stock de recursos naturales; más bien debe usarse el precio in situ. Al mismo tiempo, existe una clara relación entre esos dos precios y, en consecuencia, es posible estimar el precio in situ a partir de la medición de la renta del recurso.

5.158 La segunda conclusión fundamental desarrollada en ese anexo es que la valoración de todos los cambios del stock de un recurso natural (agotamiento, extracción, descubrimientos y pérdidas por catástrofes, por ejemplo) también debe efectuarse usando los precios medios del recurso in situ. El uso de estos precios permite una contabilidad equilibrada y completa de los cambios de valor de los recursos naturales durante un período contable.

5.159 Por último, el Anexo A5.1 demuestra que la valoración de recursos naturales, renovables y no renovables, puede realizarse dentro del mismo marco contable. Por lo tanto, la medición del crecimiento de los recursos naturales biológicos puede considerarse dentro del marco del VPN, y se puede obtener mediciones adecuadas del agotamiento.

5.4.6 Medición de los activos ambientales en volumen

5.160 Como se explicó en el capítulo II, las mediciones de activos en volumen no son mediciones de cantidades, sino estimaciones de los cambios de valor de los activos después de eliminar los efectos de las variaciones de precio. En consecuencia, las medidas de volumen consideran cambios debidos a variaciones de las cantidades y de la calidad.

5.161 Se compila medidas de activos ambientales en volumen para contribuir al análisis de las variaciones en el tiempo de esos activos. Se elimina el efecto de las variaciones de precio por dos razones principales: en primer lugar, para obtener un indicador del poder de compra de los activos ambientales, es decir, una estimación de la capacidad de un conjunto de activos ambientales para adquirir un conjunto dado de bienes y servicios; en segundo lugar, para evaluar si se ha producido algún cambio en el stock físico subyacentes de los diferentes activos ambientales. Estas dos razones pueden considerarse importantes al realizar el análisis agregado de la riqueza de un país y al evaluar la importancia relativa de los activos ambientales comparada con otros activos económicos y sociales.

5.162 Para estimar el poder de compra de un conjunto de activos ambientales, la medida de volumen es igual al valor total de los activos ambientales dividido por una estimación de la tasa general de inflación, como el índice de precios al consumidor, por ejemplo.

5.163 Para estimar las variaciones del stock físico agregado, puede hacerse una primera evaluación mediante el análisis del cambio del stock físico de cada activo ambiental. Sin embargo, este método no permite agregar activos diferentes, pues cada uno será medido en unidades físicas diferentes, como hectáreas (para la tierra) y toneladas (para el carbón).

5.164 Para obtener una medida de volumen que refleje el stock físico agregado puede recurrirse a diversos métodos de medición. En primer lugar, puede compilarse una medida de volumen que sea la agregación de las variaciones del stock físico de cada activo, ponderadas por su valor relativo en un momento determinado. Con frecuencia, ese momento es el inicio o el final del período contable, pero los valores relativos también pueden calcularse basados en un promedio de los valores iniciales y finales del período.

5.165 Un segundo método de compilación puede aplicarse cuando se ha usado el VPN. Consiste en reestimar, para cada activo ambiental, el VPN al término del período, usando el mismo precio in situ del recurso usado al inicio del período. La suma de esos VPN reestimados proporciona una estimación del volumen de los activos ambientales al término del período. Esta estimación puede compararse con el valor de los activos ambientales al inicio del período para obtener una estimación del cambio de volumen. En efecto, si el stock físico inicial y el final del período se valoran usando el mismo conjunto de precios, cualquier cambio refleja la variación en el volumen de los activos ambientales.

5.166 Es posible, a partir de una serie de tiempo de activos expresados en valor, usar el precio in situ del recurso de un período de referencia para recalcular esa serie. Esto proporciona una serie de tiempo expresada en valores del activo a precios in situ constantes. Sin embargo, el uso de precios constantes puede encubrir cambios de precios y de la correspondiente renta del recurso debidos a cambios tecnológicos y de los costos de extracción.

5.167 Un tercer método para obtener volúmenes de activos consiste en dividir los valores de cada activo al final del período por un índice de precios específico para cada activo. En muchos casos, éste puede ser un índice de precios de las ventas de los productos extraídos (por ejemplo, un índice de precios del carbón usado para deflactar el valor del stock de carbón). Sin embargo, se obtiene un resultado más preciso si el índice de precios refleja las variaciones del precio del recurso in situ. Esto requiere tomar en cuenta no solo las variaciones de precios de los productos extraídos, sino también las variaciones de los costos de la extracción. Tal como con en el segundo método, el índice de precios que exprese las variaciones de costos de producción asumiría una tecnología constante, de manera que esos cambios sean captados en las variaciones de volumen.

5.5 Cuentas de activos de los recursos minerales y energéticos

5.5.1 Introducción

5.168 Los recursos minerales y energéticos son un tipo singular de activos ambientales que pueden extraerse y utilizarse en actividades económicas pero que no se renuevan a escala cronológica humana. Dado que no pueden renovarse, es de particular interés entender la tasa de extracción y agotamiento de esos activos, su disponibilidad general y la sostenibilidad de las industrias que los explotan.

5.169 Las cuentas de activos de recursos minerales y energéticos organizan información relevante que incluye cantidades y valores del stock de recursos y de sus variaciones en los períodos contables. Flujos extraídos, agotamiento y descubrimientos son fundamentales para las cuentas de activos y éstas, a su vez, pueden facilitar información valiosa sobre la disponibilidad de cada recurso.

5.170 La valoración del stock y de los flujos de recursos minerales y energéticos permite establecer nexos importantes con agregados monetarios como el valor agregado y el excedente de explotación de las industrias extractivas, así como también el cálculo de medidas de valor agregado ajustadas por agotamiento. Esas medidas proveen una visión de la actividad extractiva que reconoce un conjunto más completo de costos de producción. Además, dado que en muchos países el gobierno es el propietario colectivo de esos activos en nombre de la sociedad, sus estimaciones monetarias pueden ser de interés para establecer impuestos y regalías.

5.171 Esta sección define los recursos minerales y energéticos y las fronteras de medición del Marco Central del SCAE. Para ello se presentan cuentas de activos en unidades físicas y monetarias, y se incluye un análisis sobre la estimación de la renta de los recursos. Además, esta sección analiza dos problemas de medición específicos de los recursos minerales y energéticos: a) la asignación del ingreso originado en la extracción; y b) el registro de los flujos y del stock de energía de fuentes renovables.

5.5.2 Definición y clasificación de los recursos minerales y energéticos

5.172 Los recursos minerales y energéticos incluyen los yacimientos de recursos de petróleo, recursos de gas natural, carbón y turba, y minerales metálicos y no metálicos. Dado que esos recursos generalmente se encuentran bajo el suelo (por lo que suelen denominarse activos subterráneos), la cantidad de recursos que razonablemente se esperaría extraer no es conocida con precisión. En consecuencia, un factor fundamental en la medición de los recursos minerales y energéticos es el grado de concentración y la calidad de los recursos que contienen los yacimientos, pues este factor influirá en la probabilidad de extracción y en sus costos, y en el grado de confianza de la cantidad que podría extraerse en el futuro.

5.173 Los recursos minerales y energéticos comprenden las reservas conocidas de recursos de petróleo, recursos de gas natural, recursos de carbón y turba, minerales metálicos y no metálicos.

5.174 El marco usado para definir el ámbito de los yacimientos conocidos es la Clasificación Marco de las Naciones Unidas para la energía fósil y los recursos y reservas minerales 2009 (CMNU-2009) (Naciones Unidas, Comisión Económica para Europa, 2010). La CMNU-2009 es un sistema genérico y flexible para clasificar y evaluar cantidades de recursos minerales y de energía fósil.

5.175 Muchos países tienen sus propios sistemas nacionales de clasificación basados, por ejemplo, en sistemas desarrollados por la Society of Petroleum Engineers (SPE, 2007), el Committee for Mineral Reserves International Reporting Standards (CRIRSCO, 2007) y el Organismo Internacional de Energía Atómica/Agencia Internacional de Energía (OIEA/AIE). Por lo tanto, puede ser necesario realizar conversiones para facilitar las comparaciones internacionales56.

5.176 La CMNU-2009 clasifica los recursos minerales y energéticos determinando si, y en qué medida, los proyectos de exploración y explotación de recursos han sido confirmados, desarrollados o proyectados. Los correspondientes recursos se clasifican sobre la base de la maduración de los proyectos. El CMNU-2009 se basa en un desglose de los recursos según tres criterios que afectan su extracción:

  • Viabilidad económica y social E)

  • Status y factibilidad del proyecto de campo F)

  • Conocimiento geológico G)

5.177 El criterio E determina el nivel de viabilidad de las condiciones económicas y sociales para establecer la viabilidad económica del proyecto. El criterio F determina la madurez de los estudios y los compromisos necesarios para implementar los planes de extracción o los proyectos de desarrollo, desde los primeros esfuerzos exploratorios anteriores a la confirmación de existencia de un yacimiento o su acumulación, hasta los proyectos de extracción y venta de un producto. El criterio G establece el grado de certidumbre de los estudios geológicos y el potencial de recuperación del respectivo recurso.

5.178 Los yacimientos conocidos pueden ser de tres clases, en función de una combinación de los criterios de la CMNU-2009:

  • a) Clase A: Recursos económicamente recuperables. Esta clase incluye los yacimientos comprendidos en las categorías E1 y F1, y donde el nivel de confianza de los estudios geológicos es alto (G1), moderado (G2) o bajo (G3);

  • b) Clase B: Recursos con potencial económico de recuperación. Esta clase incluye yacimientos de proyectos de las categorías E2 (o E1, eventualmente) y al mismo tiempo en las categorías F2.1 o F2.2, y donde el nivel de confianza de los estudios geológicos es alto (G1), moderado (G2) o bajo (G3);

  • c) Clase C: Yacimientos no económicos y otros yacimientos conocidos. Son los recursos comprendidos en la categoría E3 y respecto de los cuales la factibilidad se clasifica como F2.2, F2.3 o F4, y donde el nivel de confianza en los conocimientos geológicos es alto (G1), moderado (G2) o bajo (G3).

5.179 En los yacimientos no se incluyen los potenciales yacimientos que no se espera que lleguen a ser económicamente viables y respecto de los cuales falta la información necesaria para determinar la factibilidad de la extracción o la confianza en el estudio geológico. El cuadro 5.6 presenta una visión general de cómo se definen las categorías de recursos sobre la base de los criterios de la CMNU. La CMNU se explica más detalladamente en Anexo A5.3.

Cuadro 5.6Clasificación de las reservas de los recursos minerales y energéticos
Clases del SCAECategorías de proyectos correspondientes de la CMNU-2009
EFG
Viabilidad económica y socialStatus y factibilidad del proyecto de campoConocimientos geológicos
Clase A: Recursos económicamente recuperables aE1. Viabilidad económica confirmada de la extracción y la ventaF1. Factibilidad confirmada de la extracción, por un proyecto de desarrollo definido o por una operación minera
Clase B: Recursos con potencial económico de recuperación bE2. Se espera que la extracción y la venta sean económicamente viables en un futuro previsible cF2.1 Actividades del proyecto en curso justifican su desarrollo en un futuro previsible

O

F2.2 Actividades del proyecto suspendidas y/o su justificación como un desarrollo comercial puede sufrir retraso significativo
Cantidades asociadas a un yacimiento conocido que pueden estimarse con un grado de confianza alto (G1), moderado (G2) o bajo (G3)
Yacimientos conocidosClase C: Yacimientos no económicos y otros yacimientos conocidos dE3. No se espera en un futuro previsible que la extracción y la venta sean económicamente viables, o la evaluación se encuentra en una etapa demasiado temprana como para determinar su viabilidad económicaF2.2 Actividades del proyecto suspendidas y/o, su justificación como un desarrollo comercial puede sufrir retraso significativo

O

F2.3 Debido al limitado potencial, no hay planes actuales para desarrollar o adquirir información adicional

O

F4. No se han identificado proyectos de desarrollo ni operaciones mineras
Potenciales yacimientos (no incluidos en el SCAE)Proyectos de exploración Cantidades adicionales en el lugarE3. No se espera que la extracción y la venta sean económicamente viables en un futuro previsible, o la evaluación se encuentra en una etapa demasiado temprana para determinar la viabilidad económicaF3. Debido a la limitación de datos técnicos no se puede evaluar la factibilidad de la extracción en un proyecto de desarrollo o en una operación minera

O

F4. No se han identificado proyectos de desarrollo ni operaciones mineras
Cantidades estimadas de un yacimiento potencial, basadas principalmente en pruebas indirectas (G4)
Notas:

Incluye proyectos en producción, proyectos aprobados para desarrollo y proyectos justificados para su desarrollo.

Incluye proyectos de desarrollo económicos y marginales, y proyectos suspendidos pendientes y en desarrollo.

Los proyectos económicos potenciales también pueden satisfacer los requisitos de E1.

Incluye proyectos de desarrollo no aclarados, no viables, y cantidades adicionales en el lugar.

Fuente: CMNU-2009, gráficos 2 y 3.

Notas:

Incluye proyectos en producción, proyectos aprobados para desarrollo y proyectos justificados para su desarrollo.

Incluye proyectos de desarrollo económicos y marginales, y proyectos suspendidos pendientes y en desarrollo.

Los proyectos económicos potenciales también pueden satisfacer los requisitos de E1.

Incluye proyectos de desarrollo no aclarados, no viables, y cantidades adicionales en el lugar.

Fuente: CMNU-2009, gráficos 2 y 3.

5.180 El ámbito de los yacimientos conocidos es más amplio que el de los yacimientos que sustentan la medición de los recursos minerales y energéticos en el SCN. En éste, el ámbito está limitado a los yacimientos económicamente explotables, dada la tecnología actual y los precios relativos57. El SCAE considera un ámbito más amplio para asegurar una comprensión más completa de la disponibilidad del stock de recursos minerales y energéticos.

La sección 5.5.4 analiza las cuestiones relacionadas con el ámbito de la valoración de los recursos minerales y energéticos.

Clasificación de los recursos minerales y energéticos

5.181 Existen varios tipos diferentes de recursos minerales y energéticos, como petróleo, gas natural, carbón y turba, y minerales metálicos y no metálicos, aunque no se dispone de una clasificación detallada de esos recursos, acordada internacionalmente apropiada para fines estadísticos.

5.5.3 Cuentas de activos de los recursos minerales y energéticos en unidades físicas

5.182 Debe compilarse cuentas de activos para recursos minerales y energéticos en unidades físicas por tipo de recurso, con estimaciones del stock de apertura y de cierre, y de sus variaciones durante el período contable.

5.183 Las unidades de medida usadas para compilar y presentar la información variarán según el tipo de recurso. Es probable que sean toneladas, metros cúbicos o barriles. Para fines contables, para cada recurso debe usarse una misma unidad de medida para registrar el stock de apertura y el de cierre y sus variaciones durante el período.

5.184 Corresponde señalar que debido al uso de diferentes unidades de medida para los diferentes tipos de recursos, no pueden estimarse de manera significativa agregados totales para todos los diferentes tipos de recursos. Para algunos subconjuntos, como los recursos energéticos, sería posible agregarlos usando una unidad de medida común, como los joules u otras unidades de energía.

Medición del stock de apertura y de cierre

5.185 En condiciones ideales, el stock de apertura y el de cierre de cada recurso mineral y energético deberían clasificarse por clase de recurso, es decir: clase A: Recursos económicamente recuperables; clase B: Recursos con potencial económico de recuperación; o clase C: Yacimientos no económicos y otros yacimientos conocidos, según la estructura del cuadro 5.7.

Cuadro 5.7Stock de recursos minerales y energéticos
Clase de yacimiento conocido
Tipo de recurso mineral o energéticoClase A: Recursos económicamente recuperablesClase B: Recursos con potencial económico de recuperaciónClase C: Yacimientos no económicos y otros yacimientos conocidos
Recursos del petróleo (miles de barriles)800600400
Recursos del gas natural (m3)1 2001 0001 500
Recursos del carbón y turba (miles de toneladas)6005050
Recursos minerales no metálicos (toneladas)150200100
Recursos minerales metálicos (miles de toneladas)604060
Nota: Se usarán distintas unidades físicas para los diferentes tipos de recursos (por ejemplo, toneladas, metros cúbicos o barriles).
Nota: Se usarán distintas unidades físicas para los diferentes tipos de recursos (por ejemplo, toneladas, metros cúbicos o barriles).

5.186 No se recomienda compilar totales que incluyan todos los recursos individuales. Dado que cada clase tiene diferente probabilidad de ser extraído, la simple suma de recursos disponibles de un recurso determinado (carbón, por ejemplo) puede proporcionar una señal errónea del total disponible del recurso.

5.187 En este contexto, es importante especificar aquellos recursos para los cuales se realizarán valoraciones monetarias. Si no se hace esa distinción, la posterior comparación entre cuentas expresadas en unidades físicas o monetarias para recursos individuales puede generar datos incorrectos sobre los precios medios y la disponibilidad relativa de esos recursos.

Cuenta de activos de los recursos minerales y energéticos en unidades físicas

5.188 El cuadro 5.8 presenta una versión básica de una cuenta de activos de recursos minerales o energéticos en unidades físicas.

Cuadro 5.8Cuenta de activos de los recursos minerales y energéticos en unidades físicas
Tipo de recurso mineral o energético
(Clase A: Recursos económicamente recuperables)
Petróleo (miles de barriles)Gas natural (m3)Carbón y turba (miles de toneladas)Minerales no metálicos (toneladas)Minerales metálicos (miles de toneladas)
Stock de apertura de los recursos minerales y energéticos8001 20060015060
Incrementos del stock
Descubrimientos20
Reconsideraciones al alza20040
Cambios de clasificaciones
Total de incrementos del stock2004020
Reducciones del stock
Extracciones405060104
Pérdidas por catástrofes
Reconsideraciones a la baja60
Cambios de clasificaciones
Total de reducciones del stock4050120104
Stock final de los recursos minerales y energéticos7601 35048018076
Nota: Se usará distintas unidades físicas para los diferentes tipos de recursos (toneladas, metros cúbicos o barriles, por ejemplo).
Nota: Se usará distintas unidades físicas para los diferentes tipos de recursos (toneladas, metros cúbicos o barriles, por ejemplo).

Incrementos y reducciones del stock de recursos minerales y energéticos

5.189 Las variaciones del stock en unidades físicas deben considerar la siguiente tipología:

  • a) Descubrimientos. Los descubrimientos deben incorporar estimaciones de las cantidades de nuevos yacimientos encontrados durante el período contable. Para registrarse como descubrimiento, el nuevo yacimiento debe ser conocido, es decir perteneciente a las clases A, B o C. Los descubrimientos deben registrarse según el tipo y la clase de recurso.

  • b) Reconsideraciones. Las reconsideraciones pueden ser al alza o a la baja. Solo pueden referirse a yacimientos conocidos. En general, las reconsideraciones se referirán a incrementos o reducciones del stock disponible estimado de determinado yacimiento o a cambios de clasificación entre las clases A, B y C, de determinados yacimientos sobre la base de cambios en la información geológica, la tecnología, el precio del recurso o a una combinación de estos factores.

  • c) Extracción. Las estimaciones de extracción deben reflejar la cantidad del recurso físicamente retirada del yacimiento. Deben excluir las cantidades de suelo y otros materiales retirados para extraer el recurso. Más todavía, la cantidad extraída debe estimarse antes de cualquier refinación o procesamiento del recurso. Las estimaciones de la extracción deben incluir estimaciones de extracciones ilícitas, por residentes o por no residentes, ya que reducen la disponibilidad del recurso. Cabe señalar que en la extracción de gas natural puede resultar más difícil medir las cantidades extraídas debido a la naturaleza del proceso de extracción en algunos yacimientos. En los casos en que el gas natural se encuentra junto con petróleo, es la presión ejercida por el gas natural la que expulsa el petróleo (así como también algún gas natural). Algo del gas natural expulsado puede quemarse en lugar de usarse en forma directa. Sobre todo cuando la extracción ya es prolongada, cierta parte del gas natural puede reinyectarse para acrecentar la presión del petróleo restante, lo que hace posible su expulsión. En esos casos, si se contabiliza el gas natural junto con el petróleo, deben considerarse las cantidades reinyectadas.

  • d) Pérdidas por catástrofes. Las pérdidas por catástrofes son excepcionales en relación con la mayoría de recursos minerales y energéticos. Pueden ocurrir inundaciones y derrumbes de minas, pero los yacimientos siguen existiendo y, en principio, pueden recuperarse: el problema es la viabilidad económica de la extracción, más que de pérdida real del recurso en sí mismo. Una excepción a este principio general ocurre con los pozos de petróleo, que pueden resultar destruidos por incendios o quedar en condiciones inestables por otras razones, lo que provoca pérdidas importantes de recursos de petróleo. En estos casos, las pérdidas de petróleo y otros recursos relacionados deben considerarse pérdidas por catástrofes.

  • e) Cambios de clasificaciones. Pueden producirse cambios de clasificaciones cuando determinados yacimientos se habilitan o se clausuran para la actividad minera debido a decisiones gubernamentales relativas a derechos de acceso. Todos los demás cambios cuantitativos de los yacimientos conocidos deben tratarse como reconsideraciones. También pueden registrarse cambios de clasificaciones cuando se compilan cuentas de activos de recursos minerales o energéticos por el sector institucional.

5.190 Es creciente el interés por la capacidad de obtener diversos metales y otros minerales mediante el reciclado de bienes producidos (de vehículos y computadores, por ejemplo). El stock de los metales y minerales correspondientes, implícitamente contenidos en la economía, no se considera dentro del ámbito de las cuentas de activos presentadas en esta sección. No obstante, según sea el ámbito del reciclado asumido en un país, se puede compilar información sobre metales y otros minerales reciclados para proveer un cuadro más completo de la disponibilidad de esos recursos y, por consiguiente, de las demandas de extracción en el ambiente.

5.5.4 Cuentas de activos de los recursos minerales y energéticos en unidades monetarias

5.191 Las cuentas de activos para los recursos minerales y energéticos expresadas en unidades monetarias se basan en la disponibilidad de información sobre el stock físico de recursos. Por lo tanto, la estructura de las cuentas de activos expresadas en unidades monetarias es muy similar a la de las cuentas de activos expresadas en unidades físicas. El cuadro 5.9 presenta su diseño básico.

Cuadro 5.9Cuenta de activos de los recursos minerales y energéticos en unidades monetarias
Tipo de recurso mineral y energético
(Clase A: Recursos económicamente recuperables)
PetróleoGas naturalCarbón y turbaMinerales no metálicosMinerales metálicos
Valor del stock de apertura24 46319 05941 3661 6686 893
Incrementos del valor del stock
Descubrimientos1 667
Reconsideraciones al alza3 100391
Cambios de clasificaciones
Total de incrementos al stock3 1003911 667
Reducciones del valor del stock
Extracciones1 2347754 46798333
Pérdidas por catástrofes
Reconsideraciones a la baja4 467
Cambios de clasificaciones
Total de reducciones del stock1 2347758 93498333
Revalorizaciones412− 9725 945− 442−4 287
Valor del stock de cierre23 64120 41238 3771 5193 940

5.192 La partida adicional de la cuenta de activos expresada en unidades monetarias se refiere al registro de las revalorizaciones debido a cambios de precios de los recursos durante el período contable o a modificaciones de los supuestos en que se basa el método del VPN usado habitualmente para valorar recursos minerales y energéticos.

5.193 Si bien la frontera de medición en unidades físicas abarca todos los yacimientos conocidos, puede ser imposible valorar todos estos yacimientos en unidades monetarias debido al grado de incertidumbre de los perfiles esperados de extracción e ingresos. En consecuencia, las rentas de recursos correspondientes a yacimientos de las clases B y C no pueden determinarse con certeza. Se recomienda, en consecuencia, solo valorar los yacimientos de la clase A: recursos económicamente recuperables. Si se valora yacimientos de las clases B y C, el valor de cada una de ellas debe distinguirse claramente. Al valorar yacimientos en cada clase es importante tener en cuenta la probabilidad y el momento de la extracción para determinar las tendencias esperadas de la extracción y la renta del recurso.

Valoración del stock de recursos minerales y energéticos

5.194 Dado que son pocas las transacciones in situ sobre recursos minerales y energéticos, la valoración de estos activos requiere el uso del método del VPN, presentado en la sección 5.4. Los cálculos deben efectuarse a nivel de cada tipo de recurso, de preferencia para yacimientos específicos, sumando después el conjunto de los distintos recursos para obtener el valor total de recursos minerales y energéticos.

5.195 La aplicación del método de VPN a la valoración de recursos minerales y energéticos requiere considerar varios factores específicos, la mayoría de ellos referentes a la estimación de la renta de esos recursos.

a) Estimación de la renta del recurso

5.196 En general, la renta de los recursos será estimada sobre la base de información de los ingresos y los costos operativos de la industria extractiva. El objetivo consiste en definir una renta específica para un tipo determinado de recurso, como el carbón, por ejemplo. El esfuerzo para alcanzar este objetivo debe tomar en cuenta varios factores.

5.197 Ámbito de la operación. Consistentemente con la definición de la cantidad extraída, el ámbito de los ingresos y de los costos operativos a ser considerados para calcular la renta del recurso debe limitarse al proceso de extracción en sí mismo y no debe incluir ningún otro ingreso adicional o costos incurridos en posteriores refinaciones o procesos del recurso extraído. Se considera que el proceso de extracción incluye la actividad de exploración y evaluación mineras, y esos costos deben deducirse al derivar la renta del recurso.

5.198 Para ciertos recursos minerales y energéticos, un único yacimiento puede contener varios tipos de recursos. Por ejemplo, un pozo de petróleo a menudo contiene gas; y frecuentemente la plata, el plomo y el cinc se extraen juntos. En estos casos, la renta usada para calcular el valor de los recursos deber asignarse a cada materia prima. Sin embargo, como por lo general solo se dispone de datos de una única unidad extractiva, el cálculo de la renta de los recursos según su tipo, basada en los costos de extracción conocidos de cada tipo de recurso, puede no ser posible a menos que se use conocimientos detallados de la actividad o reglas prácticas para asignar los costos totales de extracción.

5.199 Fluctuaciones de precios. Si bien los costos operativos de la extracción de recursos pueden ser relativamente estables, es probable que los ingresos obtenidos de la venta de los recursos extraídos fluctúen. En consecuencia, la renta del recurso (calculada como saldo), puede implicar una serie de tiempo considerablemente volátil. Además, en cualquier período de tiempo la cantidad agregada de renta de un recurso puede verse afectada por tasas de extracción que a su vez sufren los efectos de factores esporádicos, como el colapso de una mina, por ejemplo. Como el objetivo consiste en definir una renta del recurso que pueda pronosticarse, se recomienda: en primer lugar, calcular rentas unitarias de recursos dividiendo la renta total correspondiente a un recurso determinado por la cantidad extraída en el período; y, en segundo lugar, a falta de otra información sobre los precios futuros del recurso, usar una proxi de la renta unitaria del recurso como base para la estimación de rentas futuras del recurso (estimaciones por regresiones y por promedios móviles, por ejemplo). Como ayuda para la interpretación de la información, deben explicitarse todos los supuestos sobre los precios y los costos futuros esperados.

5.200 Tratamiento de la exploración y evaluación minera. La exploración minera se emprende para descubrir nuevos yacimientos de minerales y recursos energéticos que puedan ser explotados económicamente. Esa exploración puede efectuarse por cuenta propia por empresas dedicadas a actividades mineras. En forma alternativa, empresas especializadas pueden llevar a cabo la exploración para sus propios fines o a cambio de una retribución. La información obtenida de la exploración y la evaluación influye por algunos años en las actividades de producción de quienes la realizan. En consecuencia, esos gastos se consideran como formación bruta de capital fijo que da lugar a un producto de propiedad intelectual, un tipo de activo producido.

5.201 La exploración y evaluación minera está constituida por el valor de los gastos en exploración de petróleo y gas natural y de los yacimientos no petrolíferos, y la subsecuente evaluación de los descubrimientos realizados58.

5.202 Esos gastos incluyen los costos de obtención de las licencias previas, de la licencia y adquisición, de los estudios de viabilidad, de las perforaciones de prueba y sondeo efectivas, así como los costos de reconocimiento aéreo o de otro tipo, de transporte, y otros costos para hacer posible el desarrollo de las pruebas. Las revalorizaciones pueden realizarse una vez iniciada la explotación económica de la reserva y una vez incluido el costo de esas revalorizaciones.

5.203 Para ese activo debe calcularse el consumo de capital fijo, lo que puede hacerse usando promedios de vida útil análogos a los usados por las empresa mineras o petroleras en sus propias contabilidades.

5.204 Con el fin de estimar la renta de un recurso es necesario deducir los costos de uso de esos activos producidos, incluyendo el consumo de capital fijo y un rendimiento para el activo producido.

5.205 Es evidente que un resultado de la exploración minera es el descubrimiento de recursos minerales y energéticos y, por tanto, en los balances contables el valor de esos recursos puede, en parte, considerarse un resultado de la exploración minera. Sin embargo, según el SCN, el resultado de la actividad de exploración se considera un producto de propiedad intelectual y no un recurso natural. La deducción de los costos de uso de la exploración y evaluación minera en la determinación de la renta de un recurso asegura que el valor registrado de recursos minerales y energéticos únicamente refleje el valor de los recursos ambientales no producidos.

5.206 Costos de desmantelamiento de minas y plataformas de perforación. Consistentemente con el SCN 2008, se reconoce que en muchos casos al término de la vida productiva de un yacimiento, las empresas de extracción incurren en gastos, por lo general para restaurar el entorno natural circundante al lugar de extracción. Debe considerarse que esos costos, cuando razonablemente sea posible estimarlos o preverlos, reducen la renta del recurso obtenida en ese sitio por el extractor a lo largo de su vida, aun cuando los gastos efectivos probablemente ocurran al término de la operación de esos activos. Los detalles sobre la contabilidad de estos costos se analizan en el capítulo IV.

5.207 Agregación de un mismo recurso en diferentes yacimientos. Hasta aquí implícitamente se ha asumido que los recursos minerales y energéticos constituyen un único yacimiento, de modo que cualquier extracción o descubrimiento afecta a la totalidad de los recursos disponibles del país. En la práctica, desde luego, esto no ocurre: algunos campos petrolíferos se agotarán en un plazo relativamente breve y para entonces las empresas de extracción se desplazarán hacia otros campos.

5.208 Muchas reconsideraciones se aplican a campos establecidos en los que la extracción está en curso. Las revisiones cuantitativas al alza extenderán la vida de los recursos, y los incrementos de valor en gran medida reflejarán los cambios de vida útil atribuidos a un recurso en distintos momentos, ya que sin nuevas inversiones es probable que el ritmo de extracción se mantenga constante.

5.209 Una situación en cierto modo diferente corresponde a un descubrimiento completamente nuevo. Supóngase que se descubre un yacimiento con una vida esperada de 20 años, igual a las reservas ya existentes del país. No es realista suponer automáticamente que el recurso del nuevo yacimiento forzosamente será extraído en los años 21 a 40. Por otro lado, tampoco es realista suponer automáticamente que será extraído entre los años 1 a 20, duplicando las extracciones totales de esos años. Por estas razones es conveniente, de ser posible, proyectar por separado los efectos de los descubrimientos y de las reconsideraciones e, idealmente, hacerlo en forma individual, para cada yacimiento.

b) Tasa de extracción

5.210 Independientemente de los supuestos sobre la renta de un recurso, es necesario suponer una tendencia de extracción a seguir en el futuro. El supuesto generalmente más usado es que la tasa de extracción física permanece constante, aunque no hay razón alguna para que necesariamente sea así. Cuando los recursos se aproximan a su extinción, puede declinar su producción a medida que algunos yacimientos se agotan por completo si no hay otros nuevos que los reemplacen. También puede ocurrir que una empresa ajuste el ritmo de extracción para obtener los mismos ingresos todos los años, o que reduzca las cantidades extraídas a medida que disminuye el recurso, suponiendo que al mismo tiempo se incrementa el precio. Puede haber información disponible en el gobierno o en las empresas sobre los niveles esperados de extracción, aunque con frecuencia esta tiende a basarse en proyecciones conservadoras sobre los probables niveles de nuevos descubrimientos y reconsideraciones.

5.211 A falta de información más precisa, que la tasa física de extracción se mantenga constante parece un supuesto razonable, lo que en los hechos significa suponer que la eficiencia del proceso de extracción se mantiene estable y que la relación entre el stock de activos producidos relacionados con la extracción permanece constante como proporción del stock disponible del recurso.

c) Vida útil del recurso

5.212 En cualquier momento, la vida útil de un recurso es igual a su stock en ese momento dividido por la tasa de extracción esperada. En el curso de un año, la vida útil del recurso disminuirá un año debido a las extracciones y cambiará en función de las cantidades descubiertas y reconsideraciones del período divididas por la tasa promedio de extracción. Si al final el saldo se dispone más reconsideraciones a la baja que descubrimientos y reconsideraciones al alza, la vida útil del recurso se reducirá.

5.213 La cantidad del stock usada para calcular la vida útil del recurso debe guardar consistencia con la cantidad valorada. Dado que solo deben valorarse recursos de la clase A, la vida útil del recurso debe calcularse solo sobre la base de los recursos de esa clase y no sobre el total de los yacimientos conocidos (es decir, los recursos de las clases B y C).

Valoración de los flujos de los recursos minerales y energéticos

a) Valor de los descubrimientos, reconsideraciones, extracciones, agotamiento y pérdidas por catástrofes

5.214 El valor de los incrementos y reducciones del stock debe calcularse empleando los precios promedio del recurso in situ durante el período, multiplicado por la cantidad descubierta, reconsiderada, extraída, agotada o perdida. Esto es consistente con el método expuesto en la sección 5.4 y explicado en detalle en Anexo A5.1.

b) Adquisiciones y disposiciones de los recursos minerales y energéticos

5.215 Estas transacciones son raras, pero cuando se producen deben registrarse. La estimación del valor de estas transacciones debe tener en cuenta el costo de la transferencia de la propiedad, que debe registrarse como la compra de un activo producido: costos de la transferencia de propiedad de activos no producidos. En el balance, ese activo producido se considera incorporado en el valor del respectivo recurso mineral o energético59.

5.5.5 Otros problemas sobre la medición de los recursos minerales y energéticos

Asignación del ingreso de la extracción de los recursos minerales y energéticos

5.216 Una característica general de los recursos minerales y energéticos es que los ingresos derivados de su extracción se distribuyen entre unidades económicas. Con frecuencia, parte de los ingresos corresponde al extractor de los recursos en forma de excedente de explotación, y otra parte al gobierno en forma de renta. El gobierno gana esos ingresos, en nombre de la sociedad, permitiendo el acceso a esos recursos minerales y energéticos.

5.217 Según la naturaleza de los acuerdos, muchas veces el extractor del recurso y el gobierno tendrán activos importantes en forma de ingresos futuros esperados por la extracción de los recursos. Según lo descrito en la sección 5.4, los ingresos esperados (equivalentes al total de la renta del recurso) pueden separarse en dos componentes: el agotamiento y el rendimiento neto de los activos ambientales. Los cambios de valor de los activos para cada unidad reflejarán las disminuciones debidas al agotamiento, mientras que el rendimiento de los activos ambientales se reflejará en las cuentas de generación y distribución del ingreso.

5.218 Un objetivo específico del SCAE es mostrar, en el marco general de las cuentas nacionales, cómo afectan los costos del agotamiento a los ingresos obtenidos por la extracción de recursos naturales. En particular, el SCAE aspira a definir estimaciones de excedentes de explotación, valor agregado y ahorro ajustadas por agotamiento, a nivel de toda la economía y para los sectores institucionales. Puesto que solo hay un agotamiento por cada recurso mineral o energético, este debe ser asignado entre las unidades relevantes dentro del marco contable60.

5.219 En estas condiciones, la contabilización de esos ingresos y el agotamiento correspondiente en el marco estandarizado de las cuentas nacionales resulta problemática por dos razones principales. En primer lugar, los flujos de ingresos se registran en cuentas diferentes, con el valor agregado y el excedente de explotación del extractor en las cuentas de producción y de generación del ingreso, y la renta obtenida por el gobierno en la cuenta de asignación primaria del ingreso. En segundo lugar, en la estructura de las cuentas estandarizadas no se registra ningún costo por agotamiento contra los ingresos obtenidos (a diferencia del costo de los activos producidos, que se registra como consumo de capital fijo). En cambio, en el SCN el agotamiento se registra en la cuenta de otras variaciones en el volumen de activos61.

5.220 El SCAE recomienda el siguiente tratamiento contable:

  • a) Registrar el costo total del agotamiento en las cuentas de producción y generación del ingreso del extractor como deducciones al valor agregado y al excedente de explotación. Así se asegura que el análisis de la actividad de extracción y los agregados de excedente de explotación y de valor agregado de toda la economía consideren todo el costo del agotamiento. Además, dado que el gobierno no tiene excedente de explotación por la actividad extractiva, al no registrar el agotamiento en la cuenta de producción del gobierno se asegura que las estimaciones de la producción del gobierno (que son calculadas por suma de costos) no se incrementen debido al agotamiento.

  • b) Registrar en la cuenta de asignación primaria del ingreso los pagos de renta al gobierno, efectuados por quien realiza la extracción. Este es el método estándar en las cuentas nacionales.

  • c) Registrar una partida titulada “Agotamiento cargado al gobierno”, en la cuenta de asignación primaria del ingreso para reflejar: i) que la renta percibida por el gobierno incluya la participación de éste en el agotamiento total, que debe deducirse para medir el ahorro ajustado del gobierno en función del agotamiento; y ii) que el ahorro ajustado en función del agotamiento que obtiene el extractor estaría subvalorado si se dedujera de sus cuentas todo el agotamiento. Otra forma de concebir esta partida es considerar que en el cálculo del ahorro del gobierno ajustado por agotamiento la renta percibida por el gobierno debe registrarse neta de agotamiento.

5.221 Estas partidas se muestran en el cuadro 5.10. Es importante señalar que este tratamiento asegura que la suma de los agregados ajustados por agotamiento de los sectores institucionales sea igual a la suma calculada para el total de la economía.

Cuadro 5.10Registro de la asignación del ingreso y del agotamiento de los recursos minerales y energéticos
GobiernoUnidad extractora
TransacciónRecursosUsosRecursosUsos
Cuenta de producción
Producción – ventas de la extracción100
Consumo intermedio50
Valor agregado bruto50
Consumo de capital fijo−15
Valor agregado neto35
Agotamiento−6
Valor agregado neto ajustado por agotamiento29
Cuenta de generación del ingreso
Remuneración de los asalariados20
Excedente bruto de explotación30
Consumo de capital fijo−15
Excedente neto de explotación15
Agotamiento−6
Excedente de explotación ajustado por agotamiento9
Cuenta de asignación primaria del ingreso
Excedente de explotación ajustado por agotamiento
Renta55
Agotamiento cargado al gobierno33
Ahorro ajustado por agotamiento27

5.222 Los valores de agotamiento de cada unidad deben ser consistentes con la variación del valor neto de cada unidad en relación con los recursos minerales y energéticos (suponiendo que no existan otros cambios en el stock de recursos, como descubrimientos). Por lo tanto, si el gobierno percibe un 40% de la renta del recurso (como pagos de rentas efectuados por el extractor), entonces la parte del agotamiento “cargado” al gobierno será del 40% del agotamiento total medido. Al efectuar este cálculo se asume que la participación del gobierno en las futuras rentas del recurso se mantendrá constante. Si se espera que en el futuro esa participación se modifique, entonces la renta percibida y el agotamiento cargado al gobierno deberían ajustarse para reflejar esos cambios.

5.223 Los registros correspondientes en los balances pueden hacerse en diferentes formas según la naturaleza del análisis y las disposiciones institucionales vigentes en cada país. En cualquier presentación, la asignación de activos y las consiguientes estimaciones del valor neto del sector institucional deben reflejar los flujos de ingresos futuros esperados por la extracción de los recursos, para cada unidad.

5.224 Este método de asignación del ingreso y del agotamiento por la extracción de recursos minerales y energéticos también puede aplicarse para compilar cuentas de otros recursos naturales sujetos a agotamiento.

Tratamiento de las fuentes de energía renovables

5.225 En muchos países, las fuentes renovables son importantes fuentes de energía y, en grado cada vez mayor, se las considera una fuente alternativa de energía en países que han utilizado principalmente energía de fuentes no renovables. Las fuentes renovables para la generación de energía son múltiples e incluyen, no exclusivamente, la energía eólica, generación de energía por fuerza hidráulica (incluida la de caudal del río), solar y geotérmica. El cuadro 3.2 del capítulo III presenta una lista completa de fuentes renovables reconocidas en el SCAE.

5.226 Las fuentes renovables no pueden agotarse como los recursos de energía fósiles y, a diferencia de los recursos biológicos, no se regeneran. Por lo tanto, en sentido contable, no existe un stock físico de fuentes de energía renovable que puedan ser vendidos o agotados.

5.227 En consecuencia, respecto de estas fuentes de energía, el ámbito de medición del SCAE se refiere a la cantidad de energía generada dada la inversión actual en activos producidos y su tecnología asociada. No se incluyen las potenciales cantidades de energía que podrían generarse a partir de fuentes renovables si la inversión y la tecnología fuesen a incrementarse en el futuro.

5.228 La presencia de inversiones en instalaciones y equipos destinados a la captación de energía renovable afecta al valor de la tierra asociado a estas actividades. Por ejemplo, al realizar inversiones para la construcción de generadores eólicos y captar la energía eólica, las superficies de una región particularmente ventosa tendrán mayor precio que las similares de regiones que no tienen esa característica. Por lo tanto, las oportunidades de obtener rentas de recursos sobre la base de fuentes como el viento, el sol y la energía geotérmica se esperaría que se reflejen en el precio de la tierra.

5.229 Ahí donde el único ingreso obtenido del uso de la tierra proviene de la generación de energía de fuentes renovables, su valor será, en teoría, equivalente al valor presente neto del flujo futuro de ingresos. Sin embargo, también es posible que otros ingresos sean obtenidos en la misma superficie, por ejemplo, en parques eólicos pueden desarrollarse actividades agrícolas. En tales casos, la valoración de la tierra debe tener en cuenta también los ingresos derivados de esas otras actividades. No obstante, en la medida de lo posible, el valor de la tierra debe desglosarse para establecer una estimación de su valor imputable a ingresos derivados de la generación de energía de fuentes renovables. Este tratamiento se analiza en la sección 5.6.

5.230 Mención especial merece la valoración de los flujos de ingresos futuros derivados de la generación de energía por fuerza hidráulica. En este caso, es más apropiado considerar el flujo de ingresos en relación con un stock de agua y no con la tierra. Por lo tanto, en el caso de la generación de energía por fuerza hidráulica es el valor del recurso de agua el que debe desglosarse para establecer una estimación del valor de ese recurso que puede imputarse a los ingresos derivados de la generación de energía renovable. La valoración de los recursos de agua relacionados con la generación de energía por fuerza hidráulica se analiza en la sección 5.11.

5.231 Se reconoce que algunas inversiones para captar energía de fuentes renovables se realizan mar adentro (por ejemplo, parques eólicos marinos). Por convención, el valor de los flujos de ingresos de esas fuentes se atribuye al valor de la tierra.

5.232 En general, dado que las fuentes renovables no se negocian en los mercados, para valorarlas es necesario usar el método del VPN. Al realizar estas valoraciones deben deducirse todos los costos, incluidos los costos de activos fijos usados para captar la energía.

5.233 Este tratamiento contable no se aplica en los casos de la energía conseguida de la madera y otros recursos de la biomasa. A diferencia de las fuentes de energía renovables enumeradas, puede observarse y medirse un stock de recursos madereros. Conceptualmente, el volumen y el valor de los recursos madereros (considerados en detalle en la sección 5.8) abarcan todos sus usos posibles, incluso como fuente de energía. El registro de los flujos de energía de la biomasa es analizado en detalle en la sección 3.4.

5.234 Los diversos valores de activos relacionados con la generación de energía pueden ser combinados para obtener un valor global de activos ambientales relacionados con la generación de energía. Este agregado puede incluir valores de recursos minerales y energéticos (por ejemplo carbón, petróleo y gas natural), el valor de la tierra atribuible a fuentes de energía renovables (por ejemplo, eólica, solar y geotérmica), el valor de los recursos madereros usados para generar energía y el de los recursos de agua utilizados para generación de energía por fuerza hidráulica.

5.6 Cuentas de activos de la tierra62

5.6.1 Introducción

5.235 La tierra es fundamental en la contabilidad económica y ambiental. Algunos de los temas que se puede considerar en el contexto de las cuentas de la tierra, más allá de la evaluación de su propiedad y uso como parte de la producción económica, son los impactos de la urbanización, la intensidad de la producción agrícola y la cría de animales, la forestación y deforestación, el uso de recursos de agua y otros usos directos e indirectos.

5.236 Mientras que una evaluación amplia de las cambiantes proporciones de los distintos usos y cobertura de la tierra de un país puede facilitar indicadores útiles de los cambios producidos, el potencial de las cuentas de la tierra se refleja cada vez más en el uso de tecnologías cartográficas que permiten identificar las áreas de cambio. Las clasificaciones y estructuras presentadas en esta sección están diseñadas para apoyar trabajos de este tipo.

5.237 La tierra también es un elemento importante para la evaluación de la riqueza nacional y de los sectores institucionales. La tierra se compra y se vende junto con sus características físicas (edificios, suelo, árboles) y su valor combinado incorporará un valor por el espacio en sí mismo (su ubicación) así como por el valor de sus características físicas.

5.238 La presente sección está estructurada para definir el ámbito de las cuentas de la tierra y dos aspectos primordiales para propósitos de contabilidad ambiental: su uso y su cobertura. Se presentan las categorías y clases para la organización de los datos sobre uso y cobertura de la tierra, seguidas de una descripción de las cuentas de la tierra en unidades físicas. Se destacan en particular las cuentas de la tierra en unidades físicas para bosques y otras tierras boscosas, que complementan las cuentas de activos para recursos madereros explicadas en la sección 5.8. A continuación se exponen las cuentas de la tierra en unidades monetarias. Al final de esta sección se analizan las posibilidades de extender estas cuentas hacia las cuentas de los ecosistemas construidas sobre la base de las definiciones de las clases de cobertura.

5.6.2 Definición y clasificación de la tierra

5.239 La tierra es un activo ambiental único, que define el espacio en el que ocurren las actividades económicas y los procesos ambientales y en el que se ubican los activos ambientales y económicos.

5.240 Con frecuencia, el término “tierra” hace referencia solo a la superficie terrestre; no obstante, en el SCAE se aplica también a superficies cubiertas de agua. Por lo tanto, las cuentas de la tierra del SCAE abarcan superficies cubiertas por recursos de agua interiores como ríos y lagos y, en algunas aplicaciones, estas cuentas pueden extenderse para incluir superficies de aguas costeras y la zona económica exclusiva (ZEE) de un país. Unidas, la superficie terrestre, las aguas interiores y las aguas costeras constituyen la superficie de un país. El área total de un país debería definirse como la superficie incluida en todas las fronteras internas y, cuando corresponde, las líneas de base normales (de bajamar) y las líneas de base directas de costa63.

5.241 La superficie terrestre puede analizarse de varias formas. Con frecuencia, el análisis estadístico se hará compilando datos correspondientes a regiones de un país definidas administrativamente. Desde el punto de vista económico puede ser de interés determinar las superficies pertenecientes a distintos sectores institucionales, como tierras del gobierno y la tierra utilizada por las diferentes industrias.

5.242 Desde la perspectiva de la contabilidad ambiental y económica, existen otros factores de interés, que incluyen la topografía (por ejemplo, la presencia de montañas y llanuras), la elevación, y la clasificación del uso de la tierra (por ejemplo, residencial, industrial o destinada a la conservación). Los enfoques adicionales del SCAE son el uso y la cobertura terrestres. En esta sección se describen estas clasificaciones. En particular, para las estadísticas organizadas por cobertura, las tradicionales fronteras administrativas se hacen menos importantes, mientras que las relaciones entre las diferentes características del ambiente y las influencias recíprocas que esas características tienen con la economía y la sociedad asumen mayor significado.

5.243 Los patrones de uso y cobertura de la tierra que se registran en los países presentan considerables diferencias. Por ejemplo, los bosques pueden tener mayor o menor importancia según el país, y algunos tipos de tierra, como los desiertos, pueden no existir en un país determinado. Por consiguiente, para fines nacionales las clasificaciones presentadas en el SCAE pueden requerir mayores detalles para destacar características especiales y satisfacer las necesidades de información.

5.244 Para las estadísticas sobre uso y cobertura de la tierra tienen especial interés los medios de recolección de los datos. En general se usan dos fuentes: estudios de campo e imágenes satelitales. Los estudios de campo son importantes porque pueden proveer un alto grado de especificidad sobre la cobertura terrestre y, en especial, sobre el uso de la tierra en un lugar determinado. También son importantes las imágenes satelitales porque posibilitan una evaluación más amplia de todas las zonas de un país y resoluciones de imágenes más detalladas están facilitando nuevas formas de análisis intertemporal. Cada vez con más frecuencia se compilan datos basados en combinaciones de ambas fuentes. En el SCAE las clasificaciones y las estructuras contables se definen y se describen independientemente del origen de los datos. En la práctica, sin embargo, el tipo de datos y el grado de detalle con que se pueden compilar pueden depender de las fuentes usadas.

Clasificación de los usos de la tierra

5.245 Las estimaciones de la superficie terrestre clasificada según su uso pueden ser de considerable interés para comprender los problemas de la producción agrícola, la gestión forestal y la expansión de las superficies edificables. Beneficios adicionales se pueden obtener del análisis de los cambios de uso de la tierra a lo largo del tiempo.

5.246 El uso de la tierra refleja tanto a) las actividades realizadas como b) los acuerdos institucionales vigentes en una determinada superficie, con fines de producción económica o para mantenimiento y restauración de sus funciones ambientales. En efecto, el “uso” de una superficie supone la existencia de alguna gestión o intervención humanas. Por lo tanto, los usos de la tierra comprenden, por ejemplo, superficies protegidas que se encuentran bajo la gestión activa de unidades institucionales de un país con el fin de excluirlas de las actividades humanas o económicas.

5.247 No todo el territorio de un país se usa conforme a la definición precedente. Algunas superficies “no están en uso” aunque puedan ser útiles como apoyo de ecosistemas y de la diversidad biológica. Para proveer una contabilidad completa del uso de la tierra en un país debe incluirse la tierra en uso y la que no lo está.

5.248 Las cuentas de uso de la tierra comprenden las superficies terrestres y las aguas interiores. Para algunos fines analíticos, y dependiendo de la composición del territorio económico de un país, la frontera de medición del uso de la tierra puede extenderse para incluir aguas costeras y las superficies comprendidas en su ZEE64. Es probable que esa frontera ampliada sea importante para la gestión de derechos de pesca, la minería y la exploración mar adentro, la protección de los arrecifes de coral y la comprensión de problemas marinos. Esta extensión del análisis del uso de la tierra es particularmente apropiada en países en que la superficie de las aguas costeras y la ZEE constituyen una parte importante de su territorio económico.

5.249 El cuadro 5.11 presenta la clasificación de usos de la tierra del SCAE. En su primer nivel, la tierra se clasifica por tipos primarios de superficie: tierra y aguas interiores. Esta clasificación refleja su uso primario como medio para comparar usos alternativos. En general, los tipos de uso de superficies terrestres y de aguas interiores son muy distintos, y es probable que se gestionen de forma distinta.

Cuadro 5.11Clasificación del uso de la tierra
1Tierra
1.1Agricultura
1.2Silvicultura
1.3Tierra usada para la acuicultura
1.4Superficies edificables y conexas
1.5Tierra usada en funciones de mantenimiento y recuperación ambientales
1.6Otros usos de la tierra n.c.p.
1.7Tierras no usadas
2Aguas interiores
2.1Aguas interiores usadas para la acuicultura o reservorios
2.2Aguas interiores usadas en funciones de mantenimiento y recuperación ambientales
2.3Otros usos de las aguas interiores n.c.p
2.4Aguas interiores no usadas

5.250 La tierra se clasifica en siete categorías principales de uso: agricultura, silvicultura, tierra usada para la acuicultura, superficies edificables y conexas, tierra usada para funciones de mantenimiento y recuperación ambientales, otros usos n.c.p., y tierra no usada. Las aguas interiores se clasifican en cuatro categorías principales: aguas interiores usadas para acuicultura o reservorios; aguas interiores usadas para funciones de mantenimiento y recuperación ambiental; otros usos n.c.p.; y aguas interiores no usadas.

5.251 El Anexo I presenta descripciones detalladas de subcategorías y categorías de la clasificación de usos de la tierra, incluidas aquellas relevantes para el análisis ampliado de las aguas costeras y de la ZEE. Esas descripciones ofrecen un punto de partida para la compilación de las correspondientes estadísticas. No obstante, hacen falta más pruebas y mayor desarrollo de esas categorías. Esta labor forma parte del programa de investigaciones del Marco Central del SCAE (véase el Anexo 2).

5.252 Dentro de cada tipo de superficie, la clasificación comprende varias categorías de usos. Las categorías no se definen sobre la base de la actividad económica, sino más bien conforme a la consideración del propósito y papel generales del usuario de la superficie. En muchos casos esto concuerda con el ámbito de la actividad económica; pero algunas veces, en particular en la silvicultura, la superficie que se considera en uso puede ser mayor que la utilizada para la producción económica.

5.253 Al mismo tiempo, es más probable que el uso primario de superficies de bosques no destinadas a la producción económica sea en funciones de mantenimiento y recuperación ambientales, o que constituyan tierras no usadas, según las denominaciones relevantes asociadas a esa superficie (por ejemplo, las reservas naturales rigurosamente demarcadas donde no existe el propósito de extraer madera).

5.254 En ciertos casos, una superficie puede tener varios usos al mismo tiempo o, en un solo período contable la misma superficie puede tener diferentes usos en distintos momentos, y puede ser de interés registrar todos los usos de superficies determinadas. Sin embargo, en general debe aplicarse el principio del uso primario o predominante para asegurar la clasificación de toda la superficie.

5.255 Dado que puede haber gran interés analítico en comprender la variada gama de usos, los compiladores deben considerar este aspecto al elaborar las cuentas de la tierrra. En estos casos puede ser posible clasificar superficies menores usadas con fines determinados. Por ejemplo, si en áreas definidas de un establecimiento agrícola se plantan árboles para reducir la erosión hídrica o mejorar la calidad del agua (por ejemplo, en los márgenes de ríos), esa superficie menor puede clasificarse como usada para el mantenimiento y restauración de funciones ambientales, en lugar de asignar la totalidad de la superficie del establecimiento a la agricultura.

5.256 En algunas superficies, particularmente las cubiertas por agua, puede no haber un uso definido, por lo que no será posible identificar un uso primario o dominante. Por ejemplo, las superficies internas de los puertos pueden usarse para proveer espacio para la recreación, para el transporte de pasajeros o de carga, o para la pesca. Para que una superficie se defina como superficie en uso, su utilización debe tener un grado importante de continuidad. En general, las superficies de agua se considerarán “en uso” solo cuando han sido claramente zonificadas o delimitadas para un uso específico.

Clasificación de la cobertura de la tierra

5.257 La cobertura de la tierra es la cobertura física y biológica observada en la superficie terrestre que incluye la vegetación natural y las superficies abióticas (inertes). En su nivel más básico, comprende todas las características que cubren la superficie de un país. Para propósitos estadísticos sobre cobertura de la tierra, la superficie relevante de un país solo comprende superficies terrestres y de aguas interiores. Se excluyen las superficies de agua costeras.

5.258 La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha desarrollado un sistema de clasificación uniforme, el Sistema de clasificación de la cubierta terrestre, versión 3 (LCCS 3) (FAO, 2009)65,66 que puede usarse para registrar sistemáticamente las características biofísicas de toda superficie terrestre en cualquier territorio.

5.259 La cobertura terrestre actual está determinada por su uso anterior y actual, así como por cambios naturales del ambiente, en particular en zonas agrícolas y boscosas. Aunque las características de la vegetación (si es natural o cultivada) influyen en la cobertura de una superficie, no constituyen rasgos inherentes a ella. Así, una descripción sistemática y clara de las clases de cobertura de la tierra permite que esa clasificación sea comparada con la clasificación de los tipos de uso de la tierra, manteniendo, al mismo tiempo, los criterios de cobertura de la tierra. El LCCS de la FAO proporciona la base teórica para este método.

5.260 Con el LCCS es posible crear una gran cantidad de características de la cobertura terrestre. Con el propósito de estandarizar y normalizar los conjuntos de datos estadísticos, se ha establecido una clasificación que comprende 14 clases, expuesta en el cuadro 5.12.

Cuadro 5.12Clasificación de la cobertura de la tierra
Categoría
1Superficies artificiales (incluye áreas urbanas y conexas)
2Cultivos herbáceos
3Cultivos madereros
4Cultivos múltiples o estratificados
5Pastizales
6Áreas cubiertas por árboles
7Manglares
8Áreas cubiertas por arbustos
9Vegetación arbustiva y/o herbácea, acuática o periódicamente inundada
10Áreas de vegetación natural dispersa
11Tierras desérticas
12Nieve permanente y glaciares
13Cuerpos de aguas interiores
14Agua costera y zonas intermareales

5.261 Las 14 clases constituyen un conjunto completo de tipos de cobertura de la tierra mutuamente excluyentes e inequívocos, con nítidas fronteras basadas en definiciones del LCCS. Esta clasificación puede usarse a cualquier escala, con independencia del método de observación, lo que permite referencias cruzadas de mapas locales y regionales con mapas continentales y mundiales, sin pérdida de información.

5.262 La clasificación de la cobertura de la tierra se complementa con un conjunto de reglas básicas de clasificación para permitir la traducción de los conjuntos de datos nacionales. Esas reglas se presentan en Anexo I; reflejan la estructura lógica del LCCS y establecen, como primer paso para efectuar la traducción de datos, que se considere el objeto principal (el “objeto básico”). Los objetos básicos son elementos de la cobertura terrestre simple e intuitivamente distinguibles (como árboles, arbustos, edificios, etc.). Las descripciones se complementan con información sobre las “propiedades” (como la altura, la cobertura, etc.) y las “características” (natural, cultivado, etc.) de los objetos básicos. El Anexo I también presenta descripciones más completas67.

5.6.3 Cuentas de activos de la tierra en unidades físicas

5.263 Las cuentas de la tierra en unidades físicas tienen por objetivo describir la superficie terrestre y sus cambios durante un período contable. Puede concebirse una gama de diferentes cuentas de la tierra en unidades físicas —por ejemplo, cuentas para uso de la tierra, para cobertura o según propietario (por industria o sector institucional). Las unidades de medida de la tierra en términos físicos son unidades de superficie como la hectárea o el metro cuadrado.

5.264 Por lo general, la superficie total de un país permanecerá invariable entre un período y el siguiente. Por lo tanto, los cambios entre el stock físico de la tierra de apertura y de cierre, serán principalmente cambios entre diferentes categorías de la tierra, relacionados a su propiedad, a su uso o a su cobertura.

5.265 Sin embargo, existen situaciones en las que la superficie de un país puede cambiar. Puede aumentar, por ejemplo, por tierras ganadas al mar mediante la construcción de diques u otras obras de contención. También puede disminuir, por ejemplo, por hundimientos de tierra o por elevación del nivel del agua.

5.266 Además, pueden ocurrir cambios en la superficie del país por factores políticos. Por ejemplo, la superficie total puede aumentar o disminuir como consecuencia de guerras u otros eventos asociados; adicionalmente, existen superficies de territorios en disputa que pueden originar cambios. Para evitar confusiones, la superficie considerada en las estadísticas de uso y cobertura de la tierra debe estar definida con claridad.

Cuentas físicas de la cobertura de la tierra

5.267 En primer lugar se recomienda que los países elaboren datos de la superficie total clasificada por su cobertura al inicio y al final de cada período contable. Esto se debe a que suele contarse con datos sobre cobertura obtenidos mediante teledetección (ya sea por fotografía aérea o imágenes satelitales), que requieren menos interpretación que el uso de la tierra. Debe notarse que la cobertura y el uso de la tierra están interrelacionados. Por ejemplo, la producción agrícola está estrechamente vinculada con la superficie cultivada. Sin embargo, no siempre ocurre así; por ejemplo, superficies cubiertas de árboles pueden ser usadas para la silvicultura o para la conservación y restauración de las funciones ambientales, o pueden no estar en uso (y constituir “tierras no usadas”).

5.268 Con datos organizados en formato de cuentas es posible vincular la cobertura con el uso de la tierra, incluso mediante presentaciones matriciales que muestren los cambios de cobertura y de uso durante un período. Para evaluar los cambios de cobertura y de uso de la tierra puede ser útil determinar la proporción del stock de apertura de la tierra cuya cobertura o uso ha permanecido constante. Para emprender este tipo de análisis, los datos deben basarse en fuentes georreferenciadas.

Ámbito de las cuentas de la cobertura de la tierra

5.269 La superficie de un país define el ámbito de la cuenta de cobertura de la tierra. Para la mayoría de propósitos ésta será la superficie terrestre y de aguas interiores, según se definió en la clasificación de la cobertura de la tierra del cuadro 5.12. La cuenta puede ampliarse a los cuerpos de aguas costeras y a las zonas intermareales.

5.270 El cuadro 5.13 presenta una cuenta de la cobertura de la tierra en unidades físicas. Muestras las superficies de apertura y de cierre para los diferentes tipos de cobertura de la tierra y los diferentes incrementos y reducciones de esas superficies durante el ejercicio contable. Estos se explican en los párrafos siguientes.

Cuadro 5.13Cuenta de la cobertura de la tierra en unidades físicas(hectáreas)
Superficies artificialesCultivosPastizalesSuperficies cubiertas de árbolesManglaresSuperficies cubiertas de arbustosSuperficies inundadas periódicamenteSuperficies con vegetación natural dispersaTierras desérticasNieve permanente, glaciares y cuerpos de agua interioresAgua costera y zonas inter-mareales
Stock de apertura12 292,5445 431,0106 180,5338 514,0214,566 475,573,51 966,512 949,519 351,5
Incrementos del stock
Expansión administrada184,59 355,5
Expansión natural64,51,5
Reconsideraciones al alza4,5181,5
Total de incrementos del stock184,59 355,569,0181,51,5
Reducciones del stock
Reducción administrada4 704,03 118,59,01 560,01,5
Reducción natural1,564,5
Reconsideraciones a la baja4,5
Total de reducciones del stock4 704,03 118,510,51 629,01,5
Stock de cierre12 477,0454 786,5101 545,5335 577,0204,064 846,572,01 966,512 949,519 353,0
Nota: En cultivos se incluyen los herbáceos, los madereros y los múltiples y estratificados.
Nota: En cultivos se incluyen los herbáceos, los madereros y los múltiples y estratificados.

5.271 La expansión administrada representa un incremento de la cobertura de la superficie terrestre ocasionado por actividades humanas. Por ejemplo, las áreas cultivadas pueden convertirse en superficies cubiertas por árboles como consecuencia de actividades silvícolas como la plantación o la siembra, y después de la tala las zonas cubiertas de árboles pueden convertirse en tierras agrícolas o pastizales. Por lo general, el registro de una expansión administrada de un tipo de cobertura de la tierra también dará lugar a un registro compensatorio por reducción administrada. No se realizan registros compensatorios cuando se verifica un aumento de la superficie total considerada en la cuenta (en el caso de tierras ganadas al mar, por ejemplo).

5.272 La expansión natural es un incremento de la superficie resultante de procesos naturales como la germinación, el rebrote, la propagación por chupones y la acodadura. En el caso de la vegetación natural dispersa y de tierras desérticas, la pérdida natural de vegetación de otros tipos provocaría incrementos de estas superficies. Las variaciones de las superficies de nieve permanente, glaciares y cuerpos de agua interiores también pueden deberse a cambios naturales, como las precipitaciones, por ejemplo. En general, el registro de una expansión natural de un tipo de cobertura de la tierra también dará lugar a un registro compensatorio correspondiente. No se realizan registros compensatorios cuando se produce una expansión natural de la superficie total considerada en el ámbito de la cuenta (por ejemplo, cuando se genera tierra por actividad volcánica o deslizamientos).

5.273 La reducción administrada representa una disminución de la superficie del tipo de cobertura de la tierra ocasionada por una actividad humana. Así como en el caso de la expansión administrada, en todos los casos de reducción administrada se realiza un registro compensatorio, salvo si se produce una reducción administrada en la superficie total.

5.274 Se debe registrar una reducción natural cuando la superficie de un tipo de cobertura de la tierra disminuye por razones naturales. Así como en el caso de una expansión natural, en todos los casos de reducción natural se realiza un registro compensatorio, excepto si la reducción natural se produce en el total de la superficie terrestre (por ejemplo, la pérdida de tierras debido a erosión causada por el mar).

5.275 Las reconsideraciones pueden ser al alza o a la baja y pueden reflejar cambios debidos al uso de información actualizada que permite reconsiderar la dimensión de las superficies de diferentes coberturas de la tierra, mediante nuevas imágenes satelitales o su reinterpretación, por ejemplo. El uso de información actualizada puede exigir la revisión de estimaciones anteriores para asegurar continuidad en las series de tiempo.

5.276 La matriz de cambios de cobertura de la tierra del cuadro 5.14 muestra la cobertura del suelo en dos momentos diferentes. Muestra la superficie de los diferentes tipos cobertura al inicio del período de referencia (superficie de apertura), los incrementos y reducciones de esas superficies según los tipos de cobertura a partir del cual se convirtieron (en el caso de incrementos) o de los tipos a los cuales se convirtieron (en el caso de reducciones) y, por último, la superficie de los diferentes tipos de coberturas de la tierra al término del período de referencia (superficie al cierre).

Cuadro 5.14Matriz de cambios de la cobertura de la tierra(hectáreas)
Incrementos (números positivos) y reducciones (números negativos) a partir de otras cubiertas terrestres
Cobertura terrestreSuperficie inicialSuperficies artificialesCultivosPastizalesSuperficie cubierta de árbolesManglaresSuperficies cubiertas de arbustosSuperficies periódicamente inundadasSuperficies con vegetación natural dispersaTierras desérticasNieve permanente, glaciares y cuerpos de agua interioresAgua costera y zonas intermarealesCambio neto (incremento – disminución)Superficie al cierre
Superficies artificiales12 292,5147,027,09,0183,012 475,5
Cultivos445 431,0147,04 675,53 118,51 560,01 800,011 301,0456 732,0
Pastizales106 180,51 620,04 675,569,06 364,5112 545,0
Superficies cubiertas de árboles338 514,03 118,53 118,5341 632,5
Manglares214,5− 9,0− 1,5− 10,5204,0
Superficies cubiertas de arbustos66 475,51 560,0− 69,01 491,067 966,5
Superficies periódicamente inundadas73,5− 1,5− 1,572,0
Superficies con vegetación natural dispersa1 966,51 966,5
Tierras desérticas0,00,0
Nieve permanente, glaciares y cuerpos de agua interiores12 949,512 949,5
Agua costera y zonas interma-reales19 351,51,51,519 353,0
Nota: Se incluyen cultivos herbáceos, madereros y múltiples y estratificados.
Nota: Se incluyen cultivos herbáceos, madereros y múltiples y estratificados.

5.277 El cuadro 5.14 muestra cambios netos, que pueden ocultar información importante. Por ejemplo, cuando se pierde bosques naturales en un lugar pero se añade plantaciones forestales en cualquier otro, no aparecería ningún cambio neto de la superficie cubierta de árboles. Del mismo modo, cuando la tierra agrícola de alta calidad se convierte en tierra edificable pero, al mismo tiempo, por medio de la deforestación se incrementa la tierra agrícola menos productiva, no cambiará la cobertura agrícola total. Donde estos fenómenos se tornen importantes, el formato del cuadro 5.14 puede ampliarse para mostrar los incrementos y las reducciones en cuadros separados, para facilitar análisis más detallados.

5.278 Un paso adicional en el análisis de los cambios de la cobertura de la tierra podría ser la elaboración de cuadros que muestren sus causas. Por ejemplo, los cambios de la cobertura de la tierra podrían clasificarse para indicar si se relacionan con el desarrollo urbano y de infraestructuras (mediante la conversión de áreas de cultivo o cubiertas de árboles), la intensificación e industrialización de la agricultura (mediante la conversión de la agricultura familiar y los paisajes en forma de mosaico), la extensión general de la agricultura (mediante la conversión de superficies cubiertas de árboles), el drenaje de superficies periódicamente inundadas (pantanos) para convertirlas en superficies de cultivos o artificiales (tierra urbana), la deforestación (de superficies cubiertas de árboles para la producción de madera o el desarrollo agrícola) y la desertificación (a expensas de superficies que anteriormente tenían vegetación).

5.279 La estructura de las cuentas de uso de la tierra puede ser similar a la de las cuentas de la cobertura de la tierra. A continuación se presenta un ejemplo de cuenta de uso de la tierra para bosques y otras tierras boscosas.

5.6.4 Cuentas de activos de los bosques y otras tierras boscosas en unidades físicas

Introducción

5.280 Como para otros recursos, también es posible elaborar cuentas básicas de activos en unidades físicas para determinados usos o cobertura de la tierra. El ejemplo mejor desarrollado es el de bosques y otras tierras boscosas. Con frecuencia, la compilación de cuentas de activos para bosques y otras tierras boscosas expresados en unidades físicas se realiza junto con la compilación de cuentas de activos para recursos madereros, como se describe en la sección 5.8. Sin embargo, en principio, las cuentas para bosques y otras tierras boscosas son un tipo de cuentas de la tierra.

5.281 Una distinción fundamental entre la cuenta de activos para bosques y otras tierras boscosas en unidades físicas y la cuenta de activos para recursos madereros consiste en que el ámbito de los recursos madereros no está limitado a la madera de los bosques y de otras tierras boscosas. Así, según la importancia que tengan, los huertos podrían estar en el ámbito de los recursos madereros, aunque no se considere superficies de bosques y otras tierras boscosas.

5.282 Otra distinción fundamental es que la cuenta de activos para recursos madereros se enfoca al volumen de esos recursos y no a la superficie cubierta por bosques y otras tierras boscosas. Por lo tanto, la cuenta para bosques y otras tierras boscosas se refiere a cambios en la superficie terrestre, por forestación y deforestación por ejemplo, y no a la cantidad ni al valor de la madera extraída de esas superficies.

5.283 A pesar de estas claras distinciones de propósito y ámbito, existen estrechas conexiones entre las cuentas de activos para recursos madereros y para bosques y otras tierras boscosas. Esto se debe a que la mayor parte de los recursos madereros se encuentran en esas superficies. En consecuencia, existen vínculos estrechos entre los dos conjuntos de cuentas que deben considerarse al compilarlas.

Ámbito de la cuenta de los bosques y otras tierras boscosas

5.284 El ámbito de la cuenta de los bosques y otras tierras boscosas está definido de conformidad con la Evaluación de los recursos forestales mundiales 2010 de la FAO68. El bosque se define como la tierra con extensión superior a 0,5 hectáreas, con árboles de más de 5 metros de altura y un dosel de más del 10%, o árboles capaces de alcanzar in situ esos umbrales. El ámbito de la cuenta de bosques y otras tierras boscosas sigue una perspectiva de uso de la tierra. Por tanto, no comprende la superficie predominantemente dedicada a usos agrícolas o urbanos, y no se define estrictamente sobre la base de los cambios de la superficie de árboles.

5.285 Los bosques se clasifican según diferentes tipos. La primera distinción se hace entre bosques regenerados naturalmente y bosques plantados. Los bosques regenerados naturalmente están constituidos principalmente por árboles regenerados naturalmente. En este contexto “principalmente” significa que se espera que para su madurez, el stock en crecimiento de árboles regenerados naturalmente constituya más de 50% de todos los árboles.

5.286 Se distingue dos grandes tipos de bosques naturalmente regenerados:

  • a) El bosque primario es el bosque naturalmente regenerado de especies nativas, donde no hay indicios claramente visibles de actividades humanas y los procesos ecológicos no han sido perturbados de manera significativa. Los bosques primarios presentan las siguientes características fundamentales: a) tienen la dinámica de los bosques naturales, como la composición natural de las especies de árboles, la presencia de madera muerta, una estructura natural de edades y procesos naturales de regeneración; b) su superficie es suficientemente grande como para mantener sus características naturales; y c) no se ha producido ninguna intervención humana significativa conocida, o la última de ellas ocurrió hace tiempo suficiente como para permitir la recuperación de los procesos naturales y la composición natural de las especies.

  • b) Otros bosques regenerados naturalmente son bosques regenerados naturalmente que presentan claros y visibles indicios de actividades humanas. Se incluyen: a) superficies de bosques aprovechadas selectivamente, superficies en regeneración después de usadas en la agricultura y superficies en recuperación luego de incendios causados por el hombre, etc.; b) bosques donde no es posible distinguir si han sido plantados o regenerados naturalmente; c) bosques con una mezcla de árboles regenerados naturalmente y árboles plantados, donde se espera que los primeros constituyan en su madurez más del 50% del stock en crecimiento; d) sotos de árboles establecidos por regeneración natural; y e) árboles de especies introducidas, regenerados naturalmente.

5.287 Los bosques plantados están constituidos principalmente por árboles establecidos mediante siembra deliberada, o plantados. Se espera que en su madurez esos árboles incluidos los rebrotes de árboles que originalmente fueron plantados o sembrados constituyan más del 50% del stock en crecimiento.

5.288 Las otras tierras boscosas son superficies no clasificadas como bosques, con extensiones superiores a 0,5 hectáreas, con árboles de más de 5 metros de altura y un dosel de 5%-10%, o árboles capaces de alcanzar in situ esos umbrales, o con una cubierta combinada de matorrales, arbustos y árboles superior al 10%. No se incluye tierra predominantemente usada para uso agrícola o urbano.

5.289 En lo posible, debe compilarse cuentas reflejando las diferencias entre los tipos de bosques y otras tierras boscosas. Además, a los países puede interesarles compilar cuentas basadas en la superficie total de diferentes especies de árboles.

5.290 El cuadro 5.15 presenta una cuenta de activos para bosques en unidades físicas. Muestra el stock de apertura y el de cierre, según superficie y cambios de superficie de bosques y de otras tierras boscosas. La medición de la superficie de bosques y otras tierras boscosas debe incluir los caminos de acceso importantes, los ríos y riachuelos.

Cuadro 5.15Cuenta de activos de los bosques y otras tierras boscosas en unidades físicas(hectáreas)
Tipo de bosque u otras tierras boscosas
Bosque primarioOtros bosques naturalmente regeneradosBosques plantadosOtras tierras boscosasTotal
Stock de apertura de bosques y otras tierras boscosas20100150130400
Incrementos del stock
Forestación257
Expansión natural33
Total de incrementos al stock5510
Reducciones del stock
Deforestación210517
Reducción natural33
Total de reducciones del stock2100820
Stock de cierre de bosques y otras tierras boscosas1895155122390

Incrementos y reducciones del stock

5.291 La forestación representa un incremento del stock de bosques y otras tierras boscosas, sea por el establecimiento de nuevos bosques en tierra que previamente no clasificaba como tierra forestal, o como resultado de actividades de silvicultura como la plantación y la siembra. En particular, la tierra antes clasificada como otra tierra boscosa puede convertirse en tierra de bosques como consecuencia de actividades de silvicultura.

5.292 La expansión natural es un incremento de la superficie resultante de procesos naturales de germinación, rebrote, propagación por chupones o acodadura. Donde la expansión ocurre en superficies de otro tipo de bosques u otras tierras boscosas (por ejemplo, la expansión natural de otros bosques naturalmente regenerados en otras tierras boscosas), debe registrarse la correspondiente reducción natural.

5.293 La deforestación reduce el stock de bosques y otras tierras boscosas debido a la pérdida total de la cobertura boscosa y el cambio a otros usos de la tierra de bosques (por ejemplo, su uso como bosque agrícola, o tierra bajo edificios o carreteras) o a un uso no identificable. La extracción de madera en pie no causa reducciones de los bosques y otras tierras boscosas si el uso de la tierra no cambia después de la tala.

5.294 Debe registrarse una reducción natural cuando por causas naturales se produce una disminución del stock de bosques u otras tierras boscosas. Cuando se han producido cambios naturales en la superficie de los diferentes tipos de bosques y otras tierras boscosas (por ejemplo, la expansión natural de otros bosques naturalmente regenerados que se convierten en bosques, es decir, una reducción natural de otras tierras boscosas), el registro de la reducción natural debe ir junto a otro para la expansión natural.

5.295 En la subsección siguiente no se describen en forma separada las cuentas de activos para bosques y otras tierras boscosas en unidades monetarias, sino que están comprendidas entre las cuentas de activos de la tierra en unidades monetarias.

5.6.5 Cuentas de activos de la tierra en unidades monetarias

5.296 La cuenta de activos de la tierra en unidades monetarias sigue la estructura indicada en el cuadro 5.16. Los cambios en el valor total de la tierra se refieren principalmente a revalorizaciones, pues en gran medida la superficie total se mantendrá invariable. Sin embargo, dado que a un nivel más detallado habrá cambios de los fines a los que se destina la tierra (a menudo, debido a compras y ventas entre unidades económicas), es probable que ocurran cambios importantes en el valor de los distintos tipos de tierra debido a transacciones y cambios de clasificaciones.

Cuadro 5.16Cuenta de activos de la tierra en unidades monetarias
Tipo de uso de la tierra
AgriculturaSilviculturaTierras usadas para la acuiculturaEdificación y zonas conexasTierra usada en funciones de mantenimiento y recuperación ambientalesOtros usos de la tierra n.c.p.Tierra no usadaAguas interioresTotal
Valor de apertura del stock de tierras420 000187 500386 0002 000995 500
Incrementos del stock
Adquisiciones de tierras3 5003 500
Cambios de clasificaciones2002 5002 700
Total de incrementos del stock3 5002002 5006 200
Reducciones del stock
Ventas de tierras3 5003 500
Cambios de clasificaciones1 2502001 450
Total de reducciones del stock4 7502004 950
Revalorizaciones18 25015 35065 00098 600
Valor de cierre del stock de tierras441 750198 300453 5001 8001 095 350

5.297 El cuadro 5.16 muestra el valor de la tierra por tipo de uso. También puede ser de interés estimar el valor total de la tierra según tipo de propietario o sector institucional. En ese caso, las transacciones y cambios de clasificaciones entre sectores tienden a ser registros contables importantes.

Valoración de la tierra

5.298 A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los activos ambientales, en los países existe un activo mercado de compra y venta de tierrras de todo tipo, incluidas los de vivienda, industriales y agrícolas. Sin embargo, la determinación del valor de la tierra representa una tarea compleja.

5.299 Por lo general, el valor de mercado de la tierra incorpora el valor de su localización, el valor de sus atributos físicos y los activos producidos que pueden localizarse en ella (edificios, por ejemplo). Puede ser difícil separar esos diferentes elementos, Además, aunque existe un mercado para la tierra, la proporción que se negocia cada año es relativamente pequeña y, por lo tanto, los precios observados pueden no ser representativos. En consecuencia, pocas veces o nunca se dispone de un conjunto completo de precios para todos los tipos de tierra en todos los lugares. Por último, hay tierras que nunca se transan en el mercado. Esto puede incluir áreas de carácter público, áreas sujetas a patrones de propiedad comunitaria tradicionales, y superficies remotas e inhóspitas.

a) Activos compuestos

5.300 Es necesario describir y definir el tratamiento contable apropiado para varias situaciones comunes en las que los activos se encuentran ligados a la tierra.

5.301 Recursos del suelo. Aunque la tierra y el suelo se distinguen como activos ambientales separados, en términos de su valoración siempre son considerados conjuntamente. Por lo tanto, el valor de toda tierra, en especial de la agrícola, implícitamente incluye el valor del suelo.

5.302 Edificios y estructuras. Los valores de apertura y de cierre del stock de la tierra deben registrarse sin incluir el valor de los edificios y estructuras que albergan.

5.303 En algunos casos el mercado proporcionará directamente datos sobre el valor de la tierra subyacente a los edificios. Sin embargo, es más habitual que esos datos no estén disponibles y es más usual calcular relaciones entre el valor del lugar y el valor de la estructura (con frecuencia usando datos administrativos). Otro método es usar estimaciones del valor depreciado del stock de viviendas y demás edificios y estructuras que muchas veces se compilan en las cuentas nacionales, y deducir ese valor del valor del activo compuesto.

5.304 Cuando no es posible separar el valor de la tierra del valor el edificio o estructura asentada en él, corresponde clasificar el valor total del activo compuesto en la categoría de activo que represente la mayor parte de ese valor.

5.305 Mejoras de la tierra. Además de los edificios y estructuras, puede haber mejoras de la tierra debido a actividades como el desbroce, cultivos en andenes o la creación de pozos o perforaciones para riego agrícola que forman parte integral de la tierra. Esas actividades, consideradas como “mejoras de la tierra”, se caracterizan por sus resultados: dan lugar a una mayor productividad de determinada superficie de tierra, posiblemente mediante la prevención del deterioro de su calidad. En principio, el valor de las mejoras de la tierra debe registrarse como un activo producido, independiente del valor de la tierra anterior a esa mejora.

5.306 Si no es posible separar el valor de las mejoras de la tierra de su valor en su estado natural, el valor de la tierra puede asignarse a una u otra categoría, dependiendo de cuál de ellas se presume representa la mayor parte de su valor. (Detalles sobre el tratamiento contable de las mejoras de la tierra se encuentran en los párrafos 10.79 a 10.81 del SCN 2008.)

5.307 Recursos biológicos. Como ocurre con edificios y estructuras, en principio el valor de estos activos ambientales debe separarse de la tierra en el que se encuentran. Por ejemplo, en el caso de los bosques, la separación debe basarse en el valor del stock de recursos madereros (véase los detalles en la sección 5.8). En el caso de recursos biológicos cultivados distintos de los madereros, también son aplicables las técnicas que permiten la distinción respecto de edificios y estructuras.

5.308 Tierra ocupada por caminos y tierras públicas. En principio, la tierra ocupada por caminos, vías férreas y otras rutas de transporte debe valorase del mismo modo que las demás tierras. Sin embargo, dadas las características compartidas de estos activos, puede resultar difícil efectuar una valoración adecuada.

5.309 En forma más general, se recomienda que las valoraciones adoptadas en las estadísticas de finanzas públicas se usen para valorar el la tierra subyacente a los caminos y a la tierra pública. El valor de los caminos y vías férreas, etc., debe determinarse por separado, posiblemente sobre la base del costo de construcción según lo requiere la estimación del stock de capital para las cuentas nacionales.

5.310 Energía de fuentes renovables. De acuerdo a lo descrito en la sección 5.5, el valor de algunas tierras puede estar influenciado por los ingresos obtenidos mediante la generación de energía renovable (por ejemplo, las tierras en las que se ubican los parques eólicos). El valor sube por la escasez de lugares usados para generar energía. De ser posible, se debe desglosar el valor de la tierra para estimar el valor atribuible a los ingresos derivados de la generación de energía de fuentes renovables. La valoración debe basarse en el cálculo del flujo esperado de ingresos usando el método del VPN, con deducciones del costo de los activos fijos empleados para captar la energía.

b) Variaciones del valor de la tierra debido a cambios en la calidad de la tierra

5.311 Las variaciones de valor de la tierra pueden deberse a muchos factores, incluso a cambios de la calidad de la tierra. En ocasiones pueden producirse pérdidas catastróficas en la calidad de la tierra por contaminación causada por residuos radiactivos o grandes inundaciones, por ejemplo. Los cambios en la calidad de la tierra que provocan variaciones del valor de la tierra no deben registrarse como revalorizaciones aunque no cambie la superficie. Más bien, las variaciones de valor deben registrarse como cambios de clasificaciones (cuando cambia el uso de la tierra), como reconsideraciones (cuando el uso de la tierra sigue siendo el mismo) o como pérdidas por catástrofes, si es lo más apropiado.

Contabilidad de las transacciones relacionadas con las tierras

5.312 Por lo general, todas las transacciones de tierras se efectúan entre unidades económicas residentes. Si una unidad no residente adquiere tierra, la convención contable consiste en establecer una unidad residente ficticia que la adquiere, y presentar a la unidad no residente como propietaria exclusiva del capital de esa unidad ficticia. En ocasiones existen excepciones a este tratamiento, como cuando los gobiernos adquieren tierra en otros países. Esto debe registrarse como adquisiciones y disposiciones entre países.

Tratamiento de los costos de transferencia de la propiedad

5.313 Siempre que se vende tierra existen costos de transacción. Normalmente surgen por la participación de los abogados registradores de la transferencia de propiedad y de los agentes inmobiliarios que vinculan al comprador con el vendedor. También puede haber impuestos que deban pagarse por la compra de la tierra. A estos gastos el SCN denomina “costos de transferencia de la propiedad”. El nuevo propietario no puede recuperar estos costos: cualquier venta posterior cubrirá el valor subyacente de la tierra más los nuevos costos de transferencia de la propiedad. En la transacción, los costos para el comprador de la tierra se tratan como adquisición de un activo fijo y se amortizan en el tiempo mediante el consumo de capital fijo.

5.314 En general, al tratarlos como un activo separado, los costos de transferencia de la propiedad no se incluyen en la valoración en la cuenta de activos. Sin embargo, es necesario aclarar algunos detalles respecto de este tratamiento general. Si la transacción se refiere solo a la tierra y a las mejoras de la tierra (si no se considera la venta de edificios o bosques, por ejemplo), los costos de transferencia de la propiedad se asignan al activo producido que constituye las mejoras de la tierra. Si la transacción abarca tanto la tierra como los activos producidos (como edificios o recursos biológicos cultivados), los costos se asignan a esos activos producidos. En ambos casos, esos costos también se registran contra los valores de apertura y cierre del stock del respectivo activo producido.

5.315 También se destaca que, cuando los costos de transferencia de la propiedad se refieran a un activo no producido distinto de la tierra (por ejemplo, en la venta de recursos minerales o energéticos, o recursos madereros naturales), se capitalizan como activo producido “costos de transferencia de la propiedad de activos no producidos”, pero se los registra en el balance respecto del activo no producido correspondiente.

5.6.6 Vínculos con las cuentas de los ecosistemas

5.316 Como se describió en el capítulo II, las cuentas de los ecosistemas se basan en el estudio de la capacidad del ambiente para entregar servicios de los ecosistemas. Son las interacciones entre distintos activos ambientales existentes en una zona determinada las que generan servicios de los ecosistemas.

5.317 En la medida en que puedan definirse agrupamientos de la superficie terrestre en zonas, esas zonas serían usadas para proveer una base de medición para las cuentas de los ecosistemas en forma similar a unidades estadísticas como los establecimientos que proveen una base para la medición en las estadísticas económicas. El SEEA Experimental Ecosystem Accounting desarrolla en detalle estas ideas para ofrecer un marco de evaluación de la capacidad de los ecosistemas para proveer servicios de los ecosistemas.

5.7 Contabilidad de los recursos del suelo

5.7.1 Introducción

5.318 Los recursos del suelo son una parte fundamental del ambiente. Proporcionan la base física requerida para mantener la producción de los recursos biológicos y su evolución cíclica; proveen la base para los edificios y la infraestructura; son fuente de nutrientes y el agua de los sistemas agrícolas y forestales; suministran el hábitat para diversos organismos; juegan una función esencial en la fijación del carbono y cumplen un complejo papel de amortiguación de la variabilidad ambiental (desde la moderación de los cambios de temperatura diurnos y estacionales y el suministro de agua, hasta el almacenamiento y fijación de diversos agentes químicos y biológicos).

5.319 Por lo tanto, la contabilidad de los recursos del suelo tiene muchas dimensiones. En un nivel puede proveer información sobre la superficie y el volumen de los recursos del suelo perdidos debido a su erosión, o que dejan de estar disponibles por cambios en la cobertura de la tierra (por ejemplo, la tierra cubierta por edificios o caminos) y otras causas (como cambios de la estructura del suelo por compactación, acidez o salinidad, por ejemplo). En términos más generales, la contabilidad de los recursos del suelo según su tipo, su contenido de nutrientes o de carbono y otras características es relevante para un análisis detallado de la condición de los sistemas del suelo y las vinculaciones entre sus recursos y la producción agrícola o forestal.

5.320 En el SCAE, la contabilidad de activos para recursos del suelo se concentra en sus capas superiores (horizontes) que constituyen un sistema biológico. Por lo tanto, no se consideran las cantidades de suelo extraídas para construir, las tierras ganadas al mar, las obras de ingeniería y para otros fines similares, salvo en la medida en que reducen las superficie y el volumen de los recursos del suelo disponibles para el funcionamiento de un sistema biológico. Donde el suelo siga operando como un sistema biológico, las cantidades extraídas con fines paisajísticos u otros similares se consideran comprendidas en el marco contable.

5.321 En muchos países se realizan desde hace tiempo investigaciones sobre la cantidad y la calidad del suelo. En el plano internacional se han realizado importantes esfuerzos para crear sistemas armonizados de registro de la información sobre diferentes tipos de suelo, y recientemente se han realizado trabajos encaminados a facilitar un registro más completo de la información sobre el suelo en todos los países, en reconocimiento del papel fundamental que los recursos del suelo desempeñan en los sistemas ambientales y económicos69.

5.322 Al mismo tiempo, han sido pocas las conclusiones resultantes de investigaciones que relacionen los cambios del volumen físico y las características del suelo con la medición de la actividad económica aplicando marcos contables como el SCAE. Se están desarrollando trabajos en los que se consideran los cambios de los recursos del suelo con la perspectiva de capital natural70, pero hasta ahora esa labor no ha sido traducida al Marco Central del SCAE.

5.323 Algunos aspectos de la contabilidad para recursos del suelo calzan fácilmente en el marco general de la contabilidad de activos descrito en el Marco Central del SCAE. Además, algunos flujos físicos relacionados con los recursos del suelo, como los flujos de nutrientes, por ejemplo, están comprendidos en el marco de los flujos físicos descrito en el capítulo III. En términos más amplios, la contabilidad de los recursos del suelo como un sistema proveedor de múltiples beneficios forma parte del objetivo más amplio de la contabilidad de los ecosistemas, descrita en el SEEA Experimental Ecosystem Accounting.

5.324 Esta sección presenta una breve caracterización de los recursos del suelo y la información relacionada. Luego describe cómo contabilizar el volumen y la superficie de recursos del suelo en las cuentas de activos del Marco Central del SCAE. Concluye presentando los aspectos de la medición del suelo que pueden considerarse en otras partes del SCAE, incluidos los balances de nutrientes y la medición de los recursos del suelo como sistema.

5.7.2 Caracterización de los recursos del suelo

5.325 Los diferentes tipos de suelo se definen por sus componentes y propiedades. Los componentes del suelo reflejan su composición biológica, geológica y química: minerales, líquidos, gases y materia orgánica presentes. Las propiedades del suelo reflejan sus características físicas, químicas y biológicas, como la porosidad, la textura, el nivel de pH y la biomasa microbiana, por ejemplo.

5.326 Se puede definir diversos tipos de suelo usando la información sobre diferentes combinaciones de sus componentes y propiedades. Son estos diversos tipos (grupos) de suelos los que pueden proveer la base para una contabilidad generalizada de recursos del suelo —no porque cambien los tipos de suelo, sino porque tienen diferentes líneas de base y potenciales. Los tipos de suelo son categorías necesarias para comprender la importancia de la medición de los cambios y el potencial de mejoramiento. En Harmonized World Soil Database se describen 28 grupos de suelos principales que pueden usarse para clasificar y mapear el suelo a escala mundial. Varias tipologías nacionales y regionales pueden ser convenientes para las mediciones nacionales y subnacionales.

5.327 Los recursos del suelo se miden mediante una serie de procesos de inventario conocidos como relevamiento. Normalmente un relevamiento produce mapas de tipos de suelo, su aptitud para diversos fines y sus potenciales de degradación y peligros y, en ciertos casos, mapas de propiedades específicas. Otras actividades importantes y complementarias relacionadas con la contabilidad de los recursos del suelo incluyen la medición de los procesos de erosión o pérdida de suelo según lugares o superficies, y modelos de simulación sobre la relación de los tipos de suelo con diversos climas y usos.

5.328 También la medición de la calidad y el valor del suelo puede desarrollarse usando diversos criterios. En la mayoría de casos, la aptitud del suelo para fines específicos se evalúa mediante un procedimiento de indexación estándar. La mayoría de países y regiones tienen procedimientos similares, optimizados para aplicarlos a sus métodos cartográficos y de clasificación de suelos. Por lo general, el suelo se clasifica según sus propiedades (contenido de carbono, por ejemplo), capacidad productiva (agricultura, por ejemplo) o tendencia a la degradación en el tiempo. Con esto, los modelos de simulación que consideran las condiciones locales pueden usarse para extrapolar, a partir de lugares bien estudiados, mediciones cuantitativas de rendimiento, escorrentía y erosión.

5.329 La disponibilidad de este conjunto de mediciones varía entre países y dentro de ellos. En general, si bien la mayor parte de la información sobre el suelo no está dispuesta en formatos contables, existe un gran potencial para compilar los marcos contables agregados usando la información disponible.

5.7.3 Contabilidad de la superficie y del volumen de los recursos del suelo

5.330 El primer paso de la contabilidad de los recursos del suelo es medir la superficie de los diferentes tipos de suelo de un país. Este tipo de contabilidad es una extensión de la contabilidad de la tierra descrita en la sección 5.6. El cuadro 5.17 presenta un ejemplo de cómo puede estructurarse una cuenta de activos para superficies de recursos del suelo. El cuadro presenta el stock de apertura y el de cierre de recursos según tipos de suelo, y los incrementos y reducciones de su superficie. Con el fin de enfocar los recursos del suelo disponibles como sistema biológico, el ámbito de esta cuenta debería restringirse a la tierra usada para agricultura y silvicultura, y además a volúmenes del suelo extraídos para usarlos como sistemas biológicos. En ciertos casos se puede poner énfasis en determinados paisajes o sistemas de uso de tierra que se encuentran presionados.

Cuadro 5.17Cuenta de activos de los recursos del suelo en unidades físicas, por superficie(hectáreas)
Tipo de recurso del suelo
Superficie total
Stock de apertura de los recursos del suelo
Incrementos al stock
Debido a cambios en la cobertura de la tierra
Debido a cambios en la calidad del suelo
Debido a cambios ambientales del suelo
Total de incrementos al stock
Reducciones del stock
Debido a cambios en el uso de la tierra
Debido a cambios en la calidad del suelo
Debido a cambios ambientales del suelo
Total de reducciones del stock
Stock de cierre de los recursos del suelo

5.331 En términos de registros contables, lo más importante es la superficie de los diferentes tipos de suelo al comienzo y al final del período y los cambios en la disponibilidad de los diferentes tipos de suelo usados para la agricultura y la silvicultura. Los recursos del suelo pueden medirse con distinto enfoque, según el propósito del análisis. Por ejemplo, para analizar la fijación de carbono en el suelo, lo apropiado sería una cobertura muy amplia de los recursos del suelo del país.

5.332 Se distingue entre cambios por incrementos y reducciones debidos a cambios en la cobertura de la tierra (como la pérdida de recursos del suelo para la agricultura causada por la expansión urbana, también conocida como alienación o sellamiento del suelo, por ejemplo); a cambios en la calidad del suelo (por la compactación o la acidificación, por ejemplo); y, los cambios ambientales del suelo (por desertificación o desbroce, por ejemplo). En la práctica, puede resultar difícil distinguir entre estos diferentes tipos de cambios, por lo que la estructura de la cuenta podría destacar las razones principales de los cambios de mayor interés ambiental, económico o social.

5.333 Adicionalmente a una cuenta de activos como la del cuadro 5.17, puede ser de interés tabular tipos de recursos de suelo según el uso o la cobertura de la tierra en un determinado momento. Esa información puede ayudar a determinar si se está emprendiendo usos de la tierra en suelos de alta calidad o marginales, y puede en consecuencia proveer los fundamentos para evaluar usos alternativos para la tierra. Importantes beneficios analíticos podrían obtenerse al mapear la información de los tipos de la tierra, uso y cobertura del suelo mediante datos referenciados espacialmente.

5.334 Una segunda etapa en la contabilidad de los recursos del suelo implica la medición del volumen de esos recursos. La contabilidad del cambio de volumen del suelo puede permitir la evaluación del grado de erosión y los efectos de grandes desastres como inundaciones o sequías, así como proveer información útil para evaluar el agotamiento del suelo, es decir la pérdida de recursos del suelo causada por las actividades económicas.

5.335 El cuadro 5.18 presenta una cuenta de activos para recursos del suelo en volumen. Su estructura muestra los volúmenes del stock de apertura y de cierre del suelo y sus cambios. Se supone que los incrementos de volumen por procesos naturales (formación de suelo) son muy lentos y, en este sentido, puede considerarse que el suelo constituye un recurso no renovable. En cambio, el desplazamiento de suelo causado por medios naturales (como el viento y el agua) puede determinar que el suelo perdido en una zona de un país se deposite en otra zona o en otro país, o en el mar y el océano. Con frecuencia, la pérdida es perjudicial (por construcción de infraestructura o por la contaminación de arrecifes de coral, por ejemplo) pero hay casos en que una región se beneficia con el desplazamiento de sedimentos. Donde sea posible determinar los beneficios generados por sedimentación del suelo, ese flujo se consideraría parte de los incrementos del stock, mientras que la erosión del suelo se consideraría una reducción de su stock.

Cuadro 5.18Cuenta de activos de los recursos del suelo en unidades físicas, por volumen(metros cúbicos)
Tipo de recurso del suelo
Stock de apertura de recursos del suelo
Incrementos del stock
Formación y depósito de suelo
Reconsideraciones al alza
Cambios de clasificaciones
Total de incrementos del stock
Reducciones del stock
Extracciones
Erosión del suelo
Pérdidas por catástrofes
Reconsideraciones a la baja
Cambios de clasificaciones
Total reducciones del stock
Stock de cierre de recursos del suelo

5.336 Los recursos del suelo del cuadro 5.18 se clasifican por tipo de suelo, pero también puede ser conveniente organizar los cambios de volumen de los recursos del suelo por regiones geográficas o por tipos de uso o cobertura de la tierra. Es probable que las diferentes regiones y los diferentes usos de la tierra tendrán impactos diferentes en -y sufrirán de forma diferente por- la erosión y la sedimentación del suelo.

5.337 Los cambios de volumen de los recursos del suelo también deben registrarse cuando, por diversas razones, se efectúan excavaciones y se mueve del suelo. Por ejemplo, el suelo puede excavarse para construir represas y diques, para ganar terreno al mar o para construir caminos u otras obras. Dado que las cuentas de recursos del suelo tienen por objeto registrar los cambios de volumen de los recursos del suelo que pueden actuar como sistema biológico, la pérdida de las capas superiores del suelo debido a estas extracciones debe registrarse como reducciones permanentes de recursos del suelo, a menos que tengan por objeto crear nuevos sistemas biológicos en otros lugares. Las pérdidas de acceso a recursos del suelo debidas a cambios de la cobertura de la tierra (como consecuencia de la expansión urbana o de la inundación permanente, como en el caso de la construcción de reservorios, por ejemplo) deben registrarse como extracciones.

5.338 Pueden producirse pérdidas por catástrofes de recursos del suelo en casos de grandes inundaciones u otros fenómenos meteorológicos severos. Esto también puede dar lugar a depósitos de sedimentos, según la calidad del suelo trasladado. Tal como en el caso de otras reconsideraciones de activos ambientales, las reconsideraciones del volumen de suelo deben registrarse cuando se dispone información complementaria.

5.7.4 Otros aspectos de la contabilidad de los recursos del suelo

5.339 Además de las cuentas de activos en unidades físicas analizadas en esta sección, los recursos del suelo se contabilizan en los cuadros de oferta y utilización en unidades físicas descritos en el capítulo III. Existen dos aspectos principales de los registros para recursos del suelo en los COU-F. En primer lugar, el movimiento de recursos del suelo para construcción, para ganar terreno al mar, para paisajismo y para otras utilizaciones similares en la economía debe registrarse como insumos de recursos naturales que pasan del ambiente a la economía. Esos registros también deben considerar los movimientos de suelo como parte de las operaciones de dragado en ríos y puertos y los movimientos de suelo contaminado para tratamiento o eliminación.

5.340 En segundo lugar, los flujos de componentes específicos del suelo, como el carbono y los nutrientes (nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K)) pueden registrarse como parte de la contabilidad de flujos materiales. La sección 3.6 presenta una introducción a los balances netos de nutrientes en el contexto del SCAE.

5.341 Los balances de nutrientes consideran el registro de cuestiones relacionadas con el funcionamiento general de los recursos del suelo, como sistema biológico y, además, esas cuestiones relacionadas con la valoración de los recursos del suelo y las mediciones relacionadas con su agotamiento o degradación. Sin embargo, el marco contable presentado en el Marco Central del SCAE no describe todo el estado o situación general de los recursos del suelo, los cambios en su condición o su capacidad para continuar prestando los beneficios generados por los recursos del suelo.

5.342 En el Marco Central del SCAE, el valor de los recursos del suelo está relacionado directamente con el valor de la tierra, según se describe en la sección 5.6. En este contexto, se puede establecer relaciones entre los cambios del valor combinado de la tierra y el suelo y los cambios del ingreso relacionados con el uso de los recursos del suelo.

5.8 Cuentas de activos de los recursos madereros

5.8.1 Introducción

5.343 En muchos países los recursos madereros son importantes activos ambientales. Proporcionan insumos para la construcción y la producción de papel, muebles y otros productos, y son a la vez una fuente de combustible y un importante sumidero de carbono.

5.344 La compilación de cuentas de activos de recursos madereros es una herramienta de medición que provee información usada en la evaluación y gestión de los cambios de esos recursos y de los servicios que prestan. Para una evaluación completa de los recursos madereros también es conveniente elaborar cuentas de activos para el stock de tierras relacionadas con esos recursos, en especial de los bosques y otras tierras boscosas. Pueden ser de especial interés los cambios del stock de los bosques y otras tierras boscosas provocados por la forestación y la deforestación. Estas cuentas de activos se describen en la sección 5.6.

5.345 Esta sección se organiza con el fin de facilitar detalles sobre las definiciones de los recursos madereros y las clasificaciones y problemas de frontera relacionados, incluida la relación entre los recursos madereros y los bosques y otras tierras boscosas. Un aspecto importante es la diferenciación de los recursos madereros cultivados y naturales. Luego se presentan cuentas de activos para los recursos madereros en unidades físicas y monetarias, y se concluye con una introducción a la contabilidad del carbono en recursos madereros. Esta es una extensión de la contabilidad de activos de los recursos madereros en unidades físicas.

5.8.2 Ámbito y definición de los recursos madereros

5.346 Los recursos madereros pueden encontrarse en una amplia variedad de lugares, y pueden estar disponibles o no para su tala y utilización como oferta de madera, para fabricar productos de madera o como combustible. Los recursos madereros pueden no estar disponibles como oferta de madera porque los árboles i) se encuentran en áreas en las que las operaciones de tala están limitadas o prohibidas; ii) están en áreas remotas o inaccesibles, por lo que la tala no es económicamente viable; o iii) por no pertenecer a especies aprovechables económicamente.

5.347 Si bien los recursos madereros que no se encuentran disponibles como oferta de madera no tienen valor económico, en término físicos permanecen en el ámbito de los recursos madereros considerados por el SCAE, pues cumplen con la definición de activo ambiental y pueden proveer beneficios. Sin embargo, como carecen de valor económico, no se registran en las cuentas de activos de recursos madereros en unidades monetarias. En consecuencia, debe identificarse con claridad el volumen de esos recursos en términos físicos de manera que se produzca plena consistencia entre las cuentas de activos en unidades físicas y monetarias.

5.348 Lo común es que los recursos madereros se encuentren en bosques u otras tierras boscosas, lo que a menudo puede facilitar un buen punto de partida para compilar sus datos. Con el fin de medir los recursos madereros, las superficies clasificadas como bosques y otras tierras boscosas deben definirse en forma consistente con las mismas superficies de bosques y otras tierras boscosas consideradas en las cuentas de activos en unidades físicas, según se ha descrito en la sección 5.6.4.

5.349 También se encuentran recursos madereros en otras superficies, como huertos, plantaciones de caucho, junto a caminos y vías férreas y en parques urbanos. Teóricamente, los recursos madereros existentes en todas esas áreas también están dentro del ámbito de medición del SCAE. En la práctica, los países deben determinar el ámbito de sus cuentas de recursos madereros basándose en la importancia relativa de los tipos de superficies que proveen esos recursos. Deben diferenciarse con claridad los recursos madereros provenientes de distintas áreas.

5.350 Para las superficies pertinentes, los recursos madereros se definen por el volumen de los árboles, vivos o muertos, e incluyen todos los árboles, cualquiera sea su diámetro, la parte superior de su tronco, el largo de sus ramas, y los árboles abatidos que aún pueden aprovecharse como madera o combustible. El volumen debe medirse como el volumen del tallo con corteza, al menos a la altura del pecho desde el nivel del suelo o a la altura del tocón hasta la copa. No se incluyen las ramas pequeñas, los gajos, las flores, las semillas ni las raíces71.

5.351 Los umbrales de altura mínima del pecho, la copa y las ramas pueden variar entre países. Esas diferencias reflejan la diversidad de especies, condiciones de crecimiento, la gestión forestal y las prácticas de tala aplicadas en diferentes lugares del mundo. La determinación precisa del volumen de una conífera en Europa septentrional, por ejemplo, será diferente a la aplicada a un árbol de teca en un bosque tropical. El principio general que debe considerarse para determinar el volumen de los recursos madereros es el del volumen económicamente aprovechable. Todas las estimaciones de los recursos madereros, incluidas las de su valor monetario, deben considerar las prácticas y las condiciones específicas de cada país.

5.352 A menudo, el volumen de los recursos madereros hace referencia al volumen de madera en pie. Esta definición incluye los árboles tirados en el suelo, sea porque han sido talados pero todavía no retirados del área, o porque han caído por causas naturales (por ejemplo, enfermedades o rayos) pero todavía son útiles para productos de madera o como combustible. El volumen de recursos madereros en pie también incluye los árboles muertos que permanecen en pie. El volumen de madera en pie debe distinguirse del stock en crecimiento, que se refiere a árboles vivos que forman la base para el cálculo del crecimiento natural de los recursos madereros durante un período.

La frontera entre los recursos madereros cultivados y naturales

5.353 Para la aplicación del tratamiento contable adecuado es importante determinar si los recursos madereros son cultivados o naturales. El crecimiento de los recursos madereros cultivados se considera un proceso bajo control, responsabilidad y gestión directos de unidades institucionales. En consecuencia, ese crecimiento se registra como ocurrido dentro de la frontera de producción, de manera permanente, como un incremento de las existencias de las empresas que han emprendido ese cultivo. (La extracción de recursos madereros cultivados se registra como una disminución de esas existencias y una cantidad equivalente de sus ventas.) Por otra parte, el crecimiento de los recursos madereros naturales no se considera ocurrido dentro de la frontera de producción y se registra como ingresado en la frontera de producción solo en el momento en que el árbol es extraído del bosque o de otras tierras boscosas.

5.354 Tratar los recursos madereros como cultivados o naturales depende de las prácticas de gestión aplicadas a las superficies en que se encuentran esos recursos. Para que se los clasifique como cultivados las prácticas de gestión deben constituir un proceso de producción económica. Esto probablemente incluya actividades como a) el control de la regeneración, por ejemplo, la siembra, la plantación de plántulas o el raleo de plantas jóvenes; y b) la supervisión periódica y frecuente de los árboles para eliminar malezas o parásitos, o para atender enfermedades. El nivel de estas actividades debe ser importante en relación con el valor de los recursos madereros y deben estar directamente relacionadas con el crecimiento de esos recursos.

5.355 En la práctica, un punto de partida común para determinar si los recursos madereros son cultivados o naturales es el tipo de tierra en el que se encuentran. Por ejemplo, en la tierra de bosques, por lo general, los recursos madereros de bosques primarios se consideran recursos naturales, mientras que generalmente los recursos de plantaciones se consideran cultivados.

5.356 Sin embargo, las reglas para diferenciar las distintas áreas de bosques pueden no ajustarse eficientemente a la frontera de producción del SCAE. Por ejemplo, siguiendo las definiciones de las diferentes tierras forestales presentados en la sección 5.6.4: tan pronto como un bosque primario es talado por primera vez se convierte en otro bosque regenerado naturalmente y en consecuencia cae en una categoría de tierra forestal que probablemente sea una combinación de tierra bajo gestión y control activos, y tierra en el cual la intervención humana es relativamente poco frecuente. Además, en algunos países existen grandes extensiones de bosques plantados donde se dejan crecer los árboles hasta que estén listos para su cosecha sin que sean objeto de gestión directa ni frecuente. Esos árboles se considerarían recursos madereros naturales según la frontera de producción del SCAE, a pesar de que la expresión “bosques plantados” sugiera de inmediato un alto nivel de actividad económica.

5.357 Dado que las prácticas de gestión forestal pueden ser muy variadas entre los distintos países y dentro de ellos, se recomienda que ellos determinen si los recursos madereros son naturales o cultivados basados en la aplicación de la frontera de producción considerada más arriba. Probablemente este procedimiento requiera una evaluación según tipo de área en que se encuentran los recursos madereros, incluyendo la tierra de bosques, otras tierras boscosas y otras tierras que proveen madera.

5.8.3 Cuentas de activos de los recursos madereros en unidades físicas

5.358 La cuenta de activos de los recursos madereros en unidades físicas registra el volumen de esos recursos al inicio y al final de un período contable y las variaciones del stock durante ese período. Interesa en especial el análisis del crecimiento natural de los recursos, comparados con las extracciones.

5.359 El cuadro 5.19 presenta la estructura básica de la cuenta de activos de los recursos madereros en unidades físicas. Esta cuenta debe distinguir entre los tipos de recursos, en especial cultivados y naturales. Para los recursos madereros naturales se debe distinguir entre los disponibles y los no disponibles para la oferta de madera, a fin de asegurar que puedan reconciliarse los diferentes ámbitos de las cuentas de activos en unidades físicas y monetarias. Según el propósito del análisis y de la disponibilidad de datos, puede compilarse cuentas por especies de árboles.

Cuadro 5.19Cuenta de activos de los recursos madereros en unidades físicas(miles de metros cúbicos con corteza)
Tipo de recursos madereros
Recursos cultivadosRecursos naturales
Disponibles para la oferta de maderaNo disponibles para la oferta de madera
Stock de apertura de los recursos madereros8 4008 0001 600
Incrementos del stock
Crecimiento natural1 2001 10020
Cambios de clasificaciones50150
Total de incrementos al stock1 2501 25020
Reducciones del stock
Extracciones1 3001 000
Residuos de la tala170120
Pérdidas naturales303020
Pérdidas por catástrofes
Cambios de clasificaciones150150
Total de reducciones del stock1 5001 150170
Stock de cierre de los recursos madereros8 1008 1001 450
Información complementaria
Tala1 2501 050

5.360 Las cuentas de activos presentadas en el SCAE se enfocan en los recursos madereros localizados en superficies de bosques y otras tierras boscosas. Sin embargo, puede haber interés en desarrollar estimaciones del volumen de recursos madereros de otras áreas, según las condiciones del país.

Incrementos del stock

5.361 El stock de recursos madereros se incrementará debido a su crecimiento natural. Este se mide en términos anuales brutos, es decir, el volumen incrementado en todos los árboles, sin considerar algún diámetro mínimo, durante el período de referencia.

5.362 El cálculo del crecimiento natural debe basarse en los recursos madereros disponibles al comienzo del período contable. No deben considerarse crecimiento natural los incrementos de la superficie de bosques, otras tierras boscosas y de otras tierras que provocan incrementos del volumen de los recursos madereros disponibles, sino que deben registrarse como cambios de clasificaciones. Éstas pueden producirse como consecuencia de cambios de las prácticas de gestión que modifican los recursos madereros de naturales en cultivados, o viceversa.

Reducciones del stock

5.363 El stock de recursos madereros se reducirá durante un período contable por la extracción y por pérdidas naturales. Las extracciones se estiman como el volumen de recursos madereros extraídos de los bosques, otras tierras boscosas y otras tierras durante el período contable. Incluyen extracciones de árboles talados en períodos anteriores y de árboles muertos o dañados por causas naturales. Las extracciones pueden registrarse según el tipo de producto (madera en rollo industrial o leña, por ejemplo) o por especies de árboles (por ejemplo, coníferas o latifoliados).

5.364 La extracción constituye la variable relevante para medir la cantidad de recursos madereros aprovechados, porque la definición del stock de esos recursos incluye los árboles que han sido talados y se encuentran en el suelo, pero que todavía no han sido retirados.

5.365 Para que el registro de las variaciones en el volumen de los recursos madereros durante un período contable sea completo es necesario deducir los residuos de la tala. Estos se relacionan con el hecho de que, en el momento de la tala, cierto volumen de recursos madereros se encuentra podrido, dañado o excede los requerimientos de tamaño. Los residuos de la tala no incluyen las ramas pequeñas y otras partes del árbol que también se excluyen del ámbito de los recursos madereros. Las estimaciones de los residuos de la tala también pueden proporcionar información importante sobre la naturaleza de las prácticas forestales.

5.366 Las pérdidas naturales son las pérdidas del stock en crecimiento (es decir, de árboles vivos en pie) por mortalidad debido a causas diferentes a la tala durante el período contable. Los ejemplos incluyen pérdidas debidas a mortalidad natural, ataques de insectos, incendios, caídas por el viento u otros daños físicos. Entre las pérdidas naturales se incluyen solo aquellas que pueden razonablemente esperarse al considerar todos los recursos madereros. Se las debe registrar solo cuando no es posible extraer esos recursos, y toda la madera extraída debe registrarse como extracción.

5.367 Deben registrarse pérdidas por catástrofes cuando se producen pérdidas importantes y excepcionales de recursos madereros por causas naturales. Estas solo deben registrarse cuando no es posible extraer esos recursos, y toda la madera extraída debe registrarse como extracción.

Agotamiento

5.368 Según la definición general, el agotamiento de los recursos madereros naturales se relaciona con la extracción sostenible de esos recursos generados en los bosques, otras tierras boscosas y otras tierras con recursos madereros naturales. En forma más exacta, la extracción sostenible de los recursos madereros es la cantidad de madera que puede ser cosechada en el futuro, a la misma tasa, asegurando al mismo tiempo que se mantenga el potencial productivo. La extracción sostenible será una función de la estructura del stock en crecimiento, y necesita tomar en cuenta tanto el crecimiento natural esperado como las pérdidas naturales de árboles. Para estimar la extracción sostenible se necesitará considerar varios modelos biológicos y forestales.

5.369 En términos físicos, el agotamiento de los recursos madereros naturales es igual a la extracción menos la extracción sostenible. Como se explicó en la sección 5.4, entre un año y otro cabe esperar algunas variaciones en la relación entre la estimación de la extracción sostenible y las cantidades efectivas de crecimiento natural (menos las pérdidas naturales). Por lo tanto, debe registrarse agotamiento solo cuando las extracciones superan las variaciones interanuales normales de las cantidades de crecimiento natural.

5.370 Debe observarse que el concepto de extracción sostenible empleado para definir el agotamiento no tiene en cuenta la sostenibilidad ecológica más amplia de los ecosistemas circundantes, que puede resultar afectada por la tala y extracción de recursos madereros.

Tala

5.371 Si bien estos registros dan cuenta de los cambios en el volumen de los recursos madereros durante un período contable, puede haber interés particular en el volumen de árboles talados durante el período en relación con el volumen extraído de recursos madereros. La tala anual es igual al volumen de recursos madereros talados durante un período contable. La tala incluye el raleo y la limpieza silvícolas pre-comerciales. Donde se cuente con estimaciones del volumen de la tala, se las puede añadir como información complementaria de la cuenta de activos en términos físicos.

Recursos madereros como fuente de energía

5.372 Con frecuencia, los recursos madereros se utilizan como fuente de energía. Los insumos de energía procedentes de recursos madereros naturales o cultivados se registran en el cuadro de oferta y utilización de energía en unidades físicas (sección 3.4). La base de registro es la medida de la cantidad de energía efectivamente obtenida sacada de los recursos madereros, y no la medida de la energía total que podría obtenerse de esos recursos. Conceptualmente, el stock de recursos madereros medido en las cuentas de activos incorpora el volumen y el valor de los recursos madereros que podrían usarse con fines energéticos, pero no se realizan estimaciones por separado. Donde exista interés analítico y la información necesaria, sería posible elaborar cuentas de activos para recursos madereros enfocadas a los recursos usados con propósitos energéticos. En este contexto se pondrá atención a aquellos recursos madereros que se consideren fuentes renovables de energía.

5.8.4 Cuentas de activos de los recursos madereros en unidades monetarias

5.373 Las cuentas de activos de los recursos madereros en unidades monetarias contienen medidas del valor del stock de apertura y de cierre y los cambios de valor de esos recursos durante un período contable. El cuadro 5.20 presenta la cuenta de activos para recursos madereros en unidades monetarias.

Cuadro 5.20Cuenta de activos de los recursos madereros en unidades monetarias
Tipo de recursos madereros
CultivadosNaturales (disponibles para la oferta de madera)Total
Stock de apertura de los recursos madereros86 54982 428168 977
Incrementos del stock
Crecimiento natural12 36411 33423 698
Cambios de clasificaciones5151 5462 061
Total de incrementos del stock12 87912 87925 759
Reducción del stock
Extracciones13 39510 30323 698
Residuos de la tala1 7521 2362 988
Pérdidas naturales309309618
Pérdidas por catástrofes
Cambios de clasificaciones1 5461 546
Total de reducciones del stock17 00111 84928 850
Revalorizaciones16 69216 692
Stock de cierre de los recursos madereros82 428100 150182 578

5.374 La mayoría de los cambios del stock se refiere directamente a cambios registrados en la cuenta de activos en unidades físicas, pero también existen partidas para las revalorizaciones de los recursos madereros, que se registran cuando cambian los precios de dichos recursos durante el período contable.

5.375 Puede ser que no todos los recursos madereros estén disponibles para su tala debido a la legislación forestal y/o por razones económicas y ambientales. Se recomienda que el volumen de los recursos madereros que no puedan talarse se identifique por separado y que no forme parte de los cálculos del valor total de esos recursos.

5.376 Se realizan estimaciones del valor del crecimiento natural y del valor de las extracciones. Para los recursos madereros cultivados, el crecimiento natural se considera un incremento del stock y las extracciones de árboles se tratan como reducciones. Según el SCN, normalmente solo se consideran los cambios, pero en el SCAE también se consideran los registros en términos brutos.

5.377 En los recursos madereros naturales, el crecimiento natural no se considera un incremento del stock, pues el crecimiento de esos árboles no se considera parte de un proceso de producción. La extracción de esos recursos determina el momento en que ingresan a la economía y la producción se registra en ese momento.

Valoración del stock de los recursos madereros

5.378 En concordancia con la definición general (véase la sección 5.4), la renta de recursos madereros puede calcularse como el excedente bruto de explotación de la cosecha de los recursos madereros (después de considerar impuestos y subsidios específicos), menos el valor de los costos de uso de los activos producidos empleados en el proceso de extracción.

5.379 Así definida, la renta de estos recursos incluye implícitamente una parte que debería atribuirse a la tierra en que se yerguen esos árboles. Esto refleja el carácter compuesto del activo, según se analizó en la sección 5.6. En muchos casos, debido a la ubicación de la tierra o a la calidad del suelo, el rendimiento correspondiente puede no ser importante en comparación con el rendimiento de los recursos madereros; donde sea relevante (por ejemplo, donde la tierra podría tener valor para otros fines), al estimar la renta de los recursos madereros debe deducirse la estimación de la renta atribuible a la tierra.

5.380 La renta del recurso puede estimarse más directamente usando estimaciones del precio de los árboles en pie, que es la cantidad pagada por metro cúbico de madera al propietario del recurso por parte de quien la extrae. A su vez, este precio también puede derivarse deduciendo los costos de extracción, de los precios de la maderera puesta en la carretera. Los costos de extracción deben incluir los de la tala, así como los del raleo (neto de cualquier gasto), otros costos de gestión y la renta atribuible a la tierra. En el caso de los recursos madereros naturales esos costos adicionales pueden ser muy reducidos, o hasta nulos. Si los recursos madereros se venden antes de la tala, también pueden usarse los precios contractuales correspondientes, ajustados apropiadamente para que concuerden con el concepto de renta del recurso.

5.381 Los precios de los recursos madereros en pie pueden multiplicarse por las estimaciones del volumen esperado de madera en pie por hectárea, a la edad de cosecha esperada, para obtener una estimación de los ingresos futuros. A éstos se aplica un descuento (por el tiempo comprendido entre el momento actual y la fecha prevista de extracción) a fin de estimar un valor por hectárea para cada categoría de edad. A su vez, esos valores se multiplican por la superficie total de cada categoría de edad y se suman para obtener el valor del stock total de madera en pie. Este método debería garantizar que los árboles extraídos luego de alcanzar su madurez se contabilicen separadamente. Un método simplificado consiste en usar la estructura de edades actual y suponer que cada árbol de determinada edad alcanzará la madurez y se extraerá en ese momento.

5.382 La principal dificultad para aplicar el método del VPN reside en la disponibilidad de información sobre la estructura de edades de los árboles se encuentra disponible y en cómo madurarán en el futuro. Si se dispone de estos detalles necesarios, se debería usar el VPN, teniendo en cuenta la modelación de los recursos madereros futuros.

5.383 Si no se cuenta con información detallada sobre la futura estructura de edades, es común aplicar dos procedimientos. El método de valoración de la madera en pie consiste en multiplicar el precio medio de los árboles en pie en todos los grados de madurez por una estimación del volumen actual de los recursos madereros. El método del valor de consumo requiere datos de la estructura actual de edades de los recursos madereros y los precios de la madera en pie para los diferentes grados de madurez.

5.384 Si bien estos dos métodos son variantes del VPN básico, los supuestos en los que se apoyan pueden resultar restrictivos, en particular en casos de estructuras de edades cambiantes de los recursos madereros, sea por sobreexplotación o por forestación activa.

5.385 También pueden estar disponibles otras fuentes de datos sobre el precio de los recursos madereros. Para los recursos madereros en bosques jóvenes puede haber valoraciones con fines de aseguramiento, ya que los bosques jóvenes tienen una probabilidad mayor de ser destruidos. Además, en algunos países existen mercados bastante desarrollados para la compraventa de bosques. En estos casos, se han establecido modelos de fijación de precios para determinar valoraciones adecuadas, teniendo en cuenta la ubicación, el tipo y estructura de edades de los árboles, etc. Es necesario tener cuidado al usar estos modelos para valorar los recursos madereros, pues el valor del bosque puede incluir estimaciones del valor de usos alternativos de la tierra y no solo del flujo esperado de ingresos futuros resultante de los recursos madereros.

Valoración de las extracciones, el crecimiento natural, el agotamiento y otros flujos

5.386 En general, la valoración de los flujos de los recursos madereros (incluso extracciones, crecimiento natural, agotamiento y otros flujos) debe emprenderse usando in situ los mismos precios en que se basa la valoración del stock de apertura y de cierre de los recursos madereros. El Anexo A5.1 describe los métodos apropiados.

5.387 Con respecto a pérdidas catastróficas, como las provocadas por el viento o los incendios forestales, cuando no destruyen totalmente la madera es necesario tener en cuenta el valor maderero que podría salvarse. Tras la destrucción de los recursos causada por el fuego, los precios pueden aumentar, o disminuir si las tormentas matan árboles sin destruirlos. Los cambios de precios reflejarán las variaciones de las tendencias de la disponibilidad de madera para la oferta. Además, el valor de los recursos madereros en pie salvados debe tenerse en cuenta para valorar el stock del período antes de ser extraídos, lo que en ciertos casos puede demorar algunos años.

5.388 Otros cambios que afectan al valor del stock de madera en pie como recurso para la industria forestal son las modificaciones del uso o de la condición, cuando se protegen los bosques y se prohíbe su tala, por ejemplo. En este caso, el valor de la madera en pie, en términos de ingresos por la venta de recursos madereros, se reduce a cero.

5.8.5 Cuentas del carbono en los recursos madereros

5.389 La evaluación de la fijación de carbono es un tema cada vez más importante. Las estimaciones de la cantidad de carbono fijada en recursos madereros y sus cambios durante un período contable pueden obtenerse usando la información de apertura y de cierre de los volúmenes de madera en pie y sus cambios, como parte de la más amplia contabilidad de la fijación de carbono y de otros flujos y stock. Las estimaciones pueden obtenerse aplicando coeficientes promedio adecuados tanto a la relación entre el volumen de madera en pie y la biomasa total (incluso la biomasa superficial y la subterránea) como a la relación entre la biomasa y la cantidad de carbono. Esos coeficientes variarán según las especies de árboles y otros factores72.

5.390 Una cuenta del carbono para recursos madereros puede elaborarse sobre la base de la estructura de la cuenta de activos en unidades físicas para esos recursos (véase el cuadro 5.19).

5.391 Debe notarse que reducciones de stock de carbono en recursos madereros, por ejemplo por extracciones, no implican que el carbono haya sido descargado a la atmósfera. En general, el carbono seguirá fijado en la madera hasta que se queme o se descomponga naturalmente, y esas descargas de carbono no se registrarán en una cuenta de carbono para recursos madereros.

5.392 Una articulación completa de la contabilidad del carbono, que incluya la fijación de carbono en el suelo, por ejemplo, está fuera del ámbito del Marco Central del SCAE, pero se la analiza en SEEA Experimental Ecosystem Accounting. Esto refleja el hecho de que los métodos de cálculo todavía se encuentran en desarrollo y que para proveer información para las políticas se requiere un método contable con fundamentos ecológicos para realizar una contabilidad completa de todo el stock y flujos de carbono. Al mismo tiempo, debe señalarse que los modelos contables en los que se basa el Marco Central están suficientemente desarrollados para usarlos en la contabilidad del carbono en la madera y en otros depósitos de este elemento.

5.9 Cuentas de activos de los recursos acuáticos

5.9.1 Introducción

5.393 Los recursos acuáticos son un importante recurso biológico. Incluye peces, crustáceos, moluscos, mariscos y otros organismos acuáticos como esponjas y algas, y mamíferos acuáticos como las ballenas. Los recursos acuáticos se extraen por motivos económicos, con fines de subsistencia y en actividades de pesca recreativa. También la abundancia y condición de los recursos acuáticos naturales marinos y de aguas interiores se ven cada vez más afectados por la contaminación del agua y la degradación de los hábitat, la construcción de represas o desvío de ríos, liberaciones restringidas de agua de los embalses a los ríos, eliminación de manglares, sedimentación, minado de corales, deforestación del entorno, urbanización y otras actividades. Los efectos combinados de los altos niveles de explotación y la degradación del hábitat provocan la pérdida, o la disminución, del valor económico de los bienes y servicios de los ecosistemas acuáticos y la pérdida de la diversidad biológica y de los recursos genéticos.

5.394 En la mayor parte del mundo, la capacidad de pesca ha alcanzado un nivel en el cual la pesca irrestricta resultará en sobreexplotación y provocará capturas más reducidas y menos beneficios económicos de los que serían posibles si las capturas se gestionaran evitando la sobreexplotación. En casos extremos existe riesgo de extinción económica de algunos recursos acuáticos, con los consiguientes efectos en el ecosistema acuático.

5.395 Las cuentas de activos de los recursos acuáticos organizan la información sobre el stock y sus cambios, en cantidad y valor, dentro del territorio económico de un país, incluyendo el stock de su ZEE o de alta mar donde el país ejerce derechos de propiedad. En principio, el ámbito de las cuentas de activos del Marco Central del SCAE comprende todos los recursos acuáticos, pero en la práctica se limita a los recursos acuáticos que son objeto de la actividad económica. Las cuentas de activos comprenden recursos cultivados y naturales, lo que permite la comparación de las tendencias de unos y otros recursos.

5.396 Las cuentas de activos presentadas en esta sección no consideran la evaluación de los ecosistemas acuáticos que sustentan los diversos recursos y que prestan una amplia gama de servicios de los ecosistemas. La medición de ecosistemas se describe en el SEEA Experimental Ecosystem Accounting.

5.397 En esta sección se presenta una definición y una clasificación de los recursos acuáticos que incluye un análisis de la delimitación entre los cultivados y los naturales. Luego se presenta una cuenta de activos en unidades físicas, con un enfoque especial en la medición de los recursos acuáticos naturales. La sección concluye con la presentación de una cuenta de activos en unidades monetarias, con un análisis del papel que cumplen las cuotas y las licencias en la estimación del valor de esos recursos.

5.9.2 Definición y clasificación de los recursos acuáticos

5.398 Para un país determinado, sus recursos acuáticos comprenden todos los que se considera que viven en su zona económica exclusiva (ZEE), tanto en aguas costeras como en aguas interiores, durante su ciclo vital. El stock de peces migratorios y compartidos se considera perteneciente a un país durante el período en que habitan en su ZEE.

5.399 Cuando se ha establecido una explotación controlada del stock de peces migratorios y compartidos, y del stock de peces que completan su ciclo vital en aguas internacionales (alta mar), y se han definido los derechos de un país mediante acuerdos internacionales, se puede considerar que esa porción de los derechos de acceso acordados le pertenece al país.

5.400 En ciertos casos, los acuerdos internacionales especifican expresamente la porción de la captura total que puede ser asignada a cada país. En estos casos, la porción del stock común del recurso acuático puede determinarse sobre la misma base. A falta de esta información, la captura realizada por cada país puede emplearse como indicador de la porción que le corresponde.

5.401 Estos aspectos de la frontera de medición están definidos en función de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y, en particular, del Acuerdo sobre la Aplicación de las Disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de Diciembre de 1982 relativas a la Conservación y Ordenación de las Poblaciones de Peces Transzonales y las Poblaciones de Peces Altamente Migratorios (Naciones Unidas, 2004) y el Código de Conducta para la Pesca Responsable (FAO, 1995). En conjunto, estos acuerdos establecen el marco jurídico para la gestión internacional de la pesca.

Clasificación de los recursos acuáticos

5.402 El cuadro 5.21 presenta el nivel superior de la clasificación de los recursos acuáticos.

Cuadro 5.21Clasificación de los recursos acuáticos
Recursos acuáticos
Recursos acuáticos cultivados
Para captura (inventarios)
Para cría (activos fijos)
Recursos acuáticos naturales

5.403 La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otras instituciones relacionadas con la pesca y la acuicultura han compilado datos sobre los recursos acuáticos obtenidos mediante la captura y la producción de la acuicultura, desglosándolos por especies en la medida de lo posible. Los datos incluyen capturas de especies marinas, de agua dulce y salobre de crustáceos, moluscos y otros animales y plantas marinos, con fines comerciales, industriales, recreativos y de subsistencia.

5.404 La lista de especies del Sistema de Información sobre las Ciencias Acuáticas y de Pesca (ASFIS) contiene más de 11.500 especies de uso común como estándar de referencia para la producción del sector pesquero. Está vinculado a la Clasificación Internacional Uniforme de Animales y Plantas Acuáticos (ISCAAP) de la FAO, que clasifica las especies comerciales en 50 grupos, según sus características taxonómicas, ecológicas y económicas73.

5.405 Los recursos acuáticos pueden además clasificarse en las siguientes nueve divisiones:

  • Peces de agua dulce

  • Peces diádromos

  • Peces marinos

  • Crustáceos

  • Moluscos

  • Ballenas, focas y otros mamíferos acuáticos

  • Animales acuáticos diversos

  • Productos de animales acuáticos diversos

  • Plantas acuáticas

5.406 Los peces diádromos son los que normalmente viven en agua salada y se reproducen en agua dulce (como el salmón) o que normalmente viven en agua dulce y se reproducen en el mar (como las anguilas). Los productos de animales acuáticos diversos incluyen las perlas, madreperlas, valvas, corales y esponjas.

Cosecha de los recursos acuáticos y frontera de la producción

5.407 Los recursos acuáticos pueden ser recursos biológicos naturales o cultivados. Su tratamiento depende de la medida en la que el crecimiento y la regeneración del recurso biológico estén bajo el control, la responsabilidad y la gestión directos de una unidad institucional.

5.408 La frontera de la producción incluye todas las actividades llevadas a cabo bajo la responsabilidad, el control y la gestión de una unidad institucional residente en la cual se utiliza mano de obra y activos para transformar insumos de bienes y servicios en otros bienes y servicios. En el caso de los recursos acuáticos, la cría de peces en piscifactorías y otras instalaciones para la acuicultura se trata como un proceso de producción.

5.409 La FAO define la acuicultura en los siguientes términos:

La acuicultura es la cría de organismos acuáticos, incluidos peces, moluscos, crustáceos y plantas. La cría supone alguna forma de intervención humana en el proceso de crecimiento para incrementar la producción, repoblaciones periódicas, alimentación, protección de depredadores, etc. La cría también supone la propiedad personal o corporativa del stock que se cultiva. Para fines estadísticos, los organismos acuáticos cosechados por una persona individual o corporativa que han sido de su propiedad desde su período de crianza forman parte de la acuicultura, mientras que los organismos acuáticos que son aprovechables por el público como un recurso de propiedad común, con o sin licencias especiales, son la cosecha del sector pesquero.

5.410 Según la definición de acuicultura de la FAO, todos los recursos acuáticos producidos en instalaciones de acuicultura se consideran recursos biológicos cultivados. Todos los demás recursos acuáticos cosechados como parte de procesos de producción mediante captura se consideran recursos biológicos naturales. En algunos casos, el ciclo de vida de los recursos acuáticos puede comenzar en establecimientos de acuicultura antes de ser transferidos al medio natural. En otros casos se capturan peces en el medio natural para continuar su cría en establecimientos de acuicultura. Siguiendo los métodos estándar, debe separarse la proporción que corresponde a la cría en el medio natural de la que corresponde a la cría en instalaciones de acuicultura para clasificarlas adecuadamente.

5.411 Mientras todos los recursos acuáticos de las instalaciones de acuicultura son recursos biológicos cultivados, no toda la acuicultura se realiza de la misma forma. En ríos o en el litoral algunas actividades acuícolas se emprenden usando áreas aisladas mediante redes; se produce, por lo tanto, una interacción entre los peces y el entorno acuático de esas áreas. En otras modalidades de acuicultura, se cría peces en tanques en los que quedan sustraídos por completo del ambiente natural. Por lo tanto, puede haber recursos acuáticos cultivados que no se consideran activos ambientales. Sin embargo, la información de estos distintos tipos de recursos acuáticos cultivados sería útil, dado que las interacciones entre el ambiente y la economía probablemente sean muy diferentes. En la práctica, puede ser imposible distinguir entre recursos acuáticos cultivados según las prácticas de cría.

5.9.3 Cuentas de activos de los recursos acuáticos en unidades físicas

5.412 Una cuenta de activos de los recursos acuáticos en unidades físicas muestra la biomasa total de todas las especies cultivadas o sujetas a captura dentro de las fronteras del país, en su ZEE, y la proporción de los recursos de la biomasa compartidos sobre la cual ese país tiene derechos de acceso en virtud de prácticas tradicionales, acuerdos internacionales o estipulaciones sobre áreas de distribución. El ámbito de la captura comprende las operaciones económicas marítimas y de agua dulce, la acuicultura y la pesca recreativa y de subsistencia de recursos acuáticos. No deben incluirse en las cuentas de activos los recursos acuáticos situados en la ZEE de otros países pero que son extraídos por residentes del país. Las cuentas en unidades físicas también muestran los cambios provocados por las capturas, pérdidas normales, el crecimiento (en dimensión y en número) y otros cambios.

5.413 El cuadro 5.22 presenta una cuenta básica de activos para recursos acuáticos en términos físicos.

Cuadro 5.22Cuenta de activos de los recursos acuáticos en unidades físicas(toneladas)
Tipo de recurso acuático
Recursos acuáticos cultivados – activos fijosRecursos acuáticos cultivados – inventariosRecursos acuáticos naturales
Stock de apertura de los recursos acuáticos4061501 393
Incrementos del stock
Crecimiento del stock19192457
Reconsideraciones al alza33
Cambios de clasificaciones4011
Total de incrementos al stock59192501
Reducciones del stock
Capturas / cosechas brutas183321
Pérdidas normales375183
Pérdidas por catástrofes429
Apropiaciones no compensadas7
Reconsideraciones a la baja5
Cambios de clasificaciones935
Total de reducciones del stock55190555
Stock de cierre de los recursos acuáticos4101521 339

5.414 En todos los casos, las unidades usadas para registrar el stock y sus cambios deben ser las mismas, aunque la unidad de medición puede variar según el tipo de recurso acuático. Puede ser necesario convertir algunas estimaciones de masa en cantidades, o viceversa. Para esto se requiere factores de conversión según especie y tamaño.

Recursos acuáticos cultivados

5.415 En el caso de los recursos acuáticos cultivados es razonable suponer que el stock y sus cambios pueden estimarse por el propietario u operador del recurso. Las cuentas deberían organizarse por especie, cuando corresponda. Los incrementos resultan de crecimiento del stock (en cantidad y en tamaño) y las reducciones de la cosecha y de pérdidas normales.

5.416 Cuando se introducen recursos acuáticos naturales en forma de alevines o stock para cría, deben registrarse como cambios de clasificaciones de recursos naturales en cultivados. En los casos de crianza en libertad o densificación de recursos acuáticos, los alevines cultivados liberados en la naturaleza deben registrarse como cambios de clasificaciones de recursos cultivados en naturales. Un riesgo de la acuicultura emprendida en ríos y en ambientes marinos consiste en que los peces puedan escapar al ambiente circundante. Esas fugas también deberían considerarse cambios de clasificaciones de recursos acuáticos cultivados, en naturales, si los peces se encuentran aptos para integrarse al stock natural. Cuando esto no sea posible, esas fugas deberían registrarse como pérdidas normales o por catástrofe.

5.417 Pérdidas inesperadas de grandes proporciones debidas a enfermedades o desastres naturales deben considerarse pérdidas por catástrofes.

5.418 La mayor parte de los cambios del stock de recursos acuáticos cultivados debe considerarse como variaciones de existencias. Sin embargo, habrá una proporción de los recursos acuáticos cultivados considerados como stock para reproducción y cría. En principio, estos recursos deberían considerarse activos fijos y no existencias, y su crecimiento debe registrarse como formación bruta de capital fijo, con los registros correspondientes al consumo de capital fijo.

Recursos acuáticos naturales

a) Medición del stock de recursos acuáticos naturales y de sus cambios

5.419 Las cuentas de activos de los recursos acuáticos naturales de un país deben compilar por separado los recursos acuáticos de agua dulce y los recursos marinos comprendidos dentro de su ZEE o sobre los cuales tiene derechos de propiedad. La compilación también puede distinguir los recursos acuáticos marinos y de los de agua dulce.

5.420 Los ictiólogos definen un “stock” como un grupo de individuos de la misma especie que constituye una unidad para criar a su descendencia. Si el apareamiento entre miembros de diferentes grupos alcanza el nivel requerido para modificar en el largo plazo su acervo genético, esos grupos deben considerarse como pertenecientes a un solo stock. La gestión de los recursos debe basarse en este concepto. En este sentido, la frontera de un stock no se ajusta a las fronteras nacionales; cuando los recursos acuáticos pertenecientes a un stock se desplazan entre las fronteras de varios países, se necesita una gestión internacional colaborativa, y para cada país la cuenta de ese activo referente a ese stock puede definirse sobre la base de la participación en el acceso a él.

5.421 Son varios los aspectos que deben considerarse al medir la magnitud de los recursos. Uno importante es la medición de la porción sexualmente madura de la población (es decir, la biomasa reproductora). Esto es importante porque, por lo general, un objetivo primordial de la gestión de pesquerías es mantener un nivel adecuado de biomasa reproductora capaz de generar el crecimiento natural y de minimizar la probabilidad de colapso. Para obtener una evaluación completa del stock, la medición de la población sexualmente madura debe complementarse con la de la población inmadura.

5.422 Otro aspecto importante de la medición es la magnitud utilizable del stock. Esta corresponde a la proporción del stock que puede capturarse, que no considera las cohortes más jóvenes que las capturadas, sobre las que se conoce poco. En este sentido es importante registrar por separado la captura del recurso maduro y la del recurso no maduros de una misma especie. Así mismo, cuando periódicamente se siembran alevines cultivados, como habitualmente se observa con recursos de agua dulce, es importante incluir la cantidad liberada de alevines como un cambio de clasificación de recursos acuáticos cultivados a fin de evaluar sus potenciales impactos en el ecosistema y en el acervo genético.

5.423 Los ictiólogos puede recurrir a diversos métodos para estimar la magnitud absoluta del stock acuático natural, como el análisis de la población virtual (APV), el análisis de ejemplares marcados y recapturados, y la medición directa e indirecta por líneas de muestreo o en áreas de muestra aleatoria (por ejemplo, mediante ecosondas, estudios de las redes de arrastre y observación visual), según el comportamiento y la distribución de las especies estudiadas, las tendencias de captura y otros datos disponibles.

5.424 Sin embargo, la estimación de la dimensión absoluta del stock puede ser imprecisa. En la práctica, es poco lo que puede hacerse para estimar la variabilidad de los nacimientos y la supervivencia antes de su incorporación al stock, los efectos de los factores ambientales sobre el crecimiento individual de los peces o la tasa de mortalidad natural por accidentes, enfermedades, vejez, depredadores u otros factores. Además, pequeñas modificaciones de estos parámetros en las ecuaciones y modelos de evaluación pueden bastar para producir diferencias considerables en la estimación de la dimensión de un stock. Por lo tanto, en las cuentas de activos es importante registrar los impactos de los cambios en los parámetros del modelo como reconsideraciones, para distinguir esas variaciones de otros cambios físicos en el tamaño del stock.

5.425 Cuando no se cuenta con una evaluación científica de la dimensión absoluta de un stock, un método alternativo consiste en medir, para una especie determinada, el volumen bruto de la captura de cierta operación en relación con el esfuerzo requerido para obtenerla (por ejemplo, días de navegación, cantidad y tipo de artes de pesca, tamaño y potencia de la embarcación y gasto en el esfuerzo de la captura, incluso salarios y combustible). La relación entre la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) puede dar un buen indicador de los cambios relativos de la dimensión del stock, suponiendo que la densidad y dimensión de la población están correlacionadas y que la CPUE es mayor con densidades poblacionales mayores. Es importante señalar que no todas las especies tienen similares correlaciones entre estructuras poblacionales y la correspondiente CPUE, y que esto debe tomarse en cuenta al usar esta técnica. Además, las mediciones de la CPUE pueden verse afectadas por innovaciones tecnológicos, cambios de cuotas y otras disposiciones administrativas. Estos factores también deben tenerse en cuenta. Como la CPUE se calcula con información sobre la actividad durante un período contable, ofrece un indicador del stock en el punto medio de ese período contable.

5.426 Puede haber estimaciones del stock de especies individuales, ya que las cuotas suelen determinarse sobre esa base. Sin embargo, puede ser más conveniente considerar la dimensión del stock de determinada zona (o pesquería), cualquiera que sea el número de especies capturadas en ella. Comúnmente, en especial en zonas tropicales, pueden capturarse muchas especies al mismo tiempo, y el método de medición más apropiado puede ser el acceso a indicadores y modelos de la dimensión del stock total de todas las especies que mantienen las capturas.

b) Contabilidad de la captura de los recursos acuáticos naturales

5.427 En términos físicos, debe registrarse todos los recursos acuáticos extraídos y todos los esfuerzos usados (por ejemplo, expresados en días de pesca multiplicados por la potencia de las embarcaciones). Los registros deben distinguir las especies y los tipos de flotas de pesca (es decir, las embarcaciones que operan de forma similar y con artes de pesca similares). Además, los recursos acuáticos capturados en alta mar, en aguas costeras o interiores por pescadores comerciales, de subsistencia o deportivos deben considerarse como producción el momento de la captura, sea que se vendan en el mercado o se destinen a autoconsumo.

5.428 La FAO ha definido las diferentes etapas de la captura, desde el momento en que el pez encuentra el arte de pesca hasta el momento de su desembarco. Esas etapas se resumen a continuación, y el Anexo A5.4 presenta un diagrama con la descripción completa de las relaciones.

  • a) Extracción bruta: peso vivo total del pescado capturado o muerto durante las operaciones de pesca;

  • b) Captura bruta: peso vivo total del pescado capturado (extracción bruta menos pérdidas previas a la captura);

  • c) Captura retenida: peso vivo total del pescado retenido (captura bruta menos captura descartada);

  • d) Desembarcos: peso neto de las cantidades desembarcadas registradas en el momento del desembarco;

  • e) Captura nominal: peso vivo equivalente de los desembarcos.

5.429 El concepto de captura usado comúnmente en la práctica es el de “desembarcos”. Los desembarcos se vinculan directamente con el valor económico del producto. Sin embargo, esta medida excluye los descartes de organismos capturados accidentalmente durante la actividad de extracción (captura descartada), así como la cantidad capturada utilizada en autoconsumo. Para el SCAE, la medición de la captura descartada es un factor importante que contribuye a la plena comprensión de las relaciones entre la actividad económica y sus impactos en los recursos acuáticos. Por esta razón se recomienda usar el concepto de “captura bruta” para medir la extracción de recursos pesqueros.

5.430 En teoría, el concepto de “extracción bruta” es el más adecuado para medir el impacto en los recursos acuáticos y el daño a los ecosistemas acuáticos, como los arrecifes de coral, provocados por las actividades pesqueras. Sin embargo, en la práctica, la medición de la extracción bruta es imposible.

c) Agotamiento

5.431 En principio, el agotamiento de los recursos acuáticos naturales se calcula siguiendo el método descrito en la sección 5.4 y en el Anexo A5.1, donde el agotamiento de recursos renovables se presenta como equivalente a la captura bruta menos la extracción sostenible. Como los factores causales de los cambios de la población de los recursos acuáticos solo se pueden modelar, puede ser difícil obtener mediciones precisas y consistentes de la extracción sostenible a lo largo del tiempo. En estos casos, se recomienda comparar las estimaciones de los modelos biológicos con indicadores de la magnitud del stock, como la CPUE, y también estimaciones permanentes, de modo que pueda comprenderse mejor la dinámica de las diversas poblaciones (crecimiento natural, pérdidas naturales, etc.).

5.432 Con esta información se puede establecer una extracción sostenible para compararlo con las capturas brutas de un período dado. Como se señaló en la sección 5.4, algunas variaciones anuales de los cambios reales de la población deben aceptarse como parte de la contabilidad y, por consiguiente, solo debe registrarse el agotamiento cuando la extracción supera el nivel normal del crecimiento natural (menos las pérdidas naturales).

d) Pesca por no residentes

5.433 Dada la naturaleza de los recursos acuáticos y de las actividades de extracción, habrá pesca emprendida por no residentes en la ZEE de otro país. De conformidad con los principios del SCN, la ubicación del recurso acuático no es el principal factor determinante en la atribución de la producción económica. Viceversa, la producción se asigna al país de residencia de la unidad que efectúa la extracción.

5.434 Por lo tanto, al evaluar durante un período contable los cambios de los recursos acuáticos pertenecientes a un país no es suficiente ni preciso considerar solo las capturas efectuadas por residentes de ese país. Esta estimación no incluirá los cambios en los recursos acuáticos nacionales provocados por capturas de no residentes, e incluirá capturas realizadas por residentes en aguas de otros países. Con el fin de contabilizar los recursos acuáticos nacionales es necesario considerar la captura total efectuada en los recursos acuáticos del país, incluidos los recursos de alta mar sobre los que tenga derechos de propiedad, cualquiera que sea el lugar de residencia de la unidad que realiza la extracción.

e) Pesca ilegal

5.435 Si los residentes extraen recursos acuáticos más allá del límite de sus licencias, están extrayendo ilegalmente. Sin embargo, según los principios del SCN, esa extracción debe registrarse como producción con el correspondiente ingreso para el pescador.

5.436 Deben registrarse las extracciones físicas en los casos en que no residentes extraen ilegalmente recursos acuáticos, sin licencia o en exceso de la cuota asignada. Esos flujos deben asentarse como capturas sin compensación. Al registrarlos, es necesario cuidar de no excluirlos de la estimación de la captura bruta del país en cuya ZEE se efectuó la pesca.

f) Otros flujos físicos

5.437 Es improbable que por separado se pueda obtener información directa sobre el crecimiento y la pérdida normal de recursos acuáticos naturales. Por consiguiente, si se encuentran disponibles cálculos de la magnitud absoluta del stock, esas estimaciones deberían establecerse a partir de las estimaciones de apertura y cierre del stock de los recursos acuáticos y del alcance de las capturas. De lo contrario, los cambios de la CPUE durante los períodos contables deberían indicar si los cambios totales (es decir, crecimiento menos capturas brutas menos pérdidas normales) son positivos o negativos.

5.438 Además, es probable que se producirán reconsideraciones en la cantidad de recursos acuáticos, tanto al alza como a la baja, lo que suele obedecer a revisiones de los parámetros empleados en los modelos de medición del stock.

5.9.4 Cuentas de activos de los recursos acuáticos en unidades monetarias

5.439 Una cuenta de activos de los recursos acuáticos expresada en unidades monetarias registra los valores de apertura y de cierre de esos recursos, y sus cambios durante un período contable, en forma de adiciones, reducciones y revalorizaciones del stock. Con excepción de las revalorizaciones, todos los flujos monetarios de la cuenta de activos tienen un paralelismo directo con los flujos físicos registrados en la cuenta de activos en unidades físicas.

5.440 El cuadro 5.23 presenta una cuenta de activos de los recursos acuáticos en unidades monetarias.

Cuadro 5.23Cuenta de activos de los recursos acuáticos en unidades monetarias
Tipo de recurso acuáticoTotal
Recursos acuáticos cultivados – activos fijosRecursos acuáticos cultivados – inventariosRecursos acuáticos naturales
Stock de apertura de los recursos acuáticos3 2501 1259 75014 125
Incrementos del stock
Crecimiento del stock1501 4403 2004 790
Reconsideraciones al alza00250250
Cambios de clasificaciones280075355
Total de incrementos del stock4301 4403 5255 395
Reducciones del stock
Capturas / cosechas brutas01 3752 2503 625
Pérdidas normales275351 4601 770
Pérdidas por catástrofes301570115
Apropiaciones no compensadas005050
Reconsideraciones a la baja350035
Cambios de clasificaciones750280355
Total de reducciones del stock4151 4254 1105 950
Revalorizaciones16050480690
Stock de cierre de los recursos acuáticos3 4251 1909 64514 260

Valoración de los recursos acuáticos cultivados

5.441 Los recursos acuáticos criados en instalaciones acuícolas son activos producidos, ya sea que se trate de existencias o de activos fijos (en el caso del stock de cría). En la mayoría de casos, pueden obtenerse precios de mercado para estimar el valor de los recursos y de sus flujos durante un período contable.

Valoración de recursos acuáticos naturales

5.442 La valoración de los recursos acuáticos naturales es compleja. Hay dos alternativas principales. Donde se cuente con valores de mercado realistas, la primera consiste en valorar el recurso acuático usando el valor de largo plazo de las cuotas y licencias de pesca. La segunda alternativa consiste en basar el cálculo del valor del recurso acuático natural en el valor presente neto de la renta de ese recurso. Para el VPN existen dos medios principales para estimar la renta del recurso: usar la información de las licencias anuales, y usar la información de las cuentas nacionales siguiendo el método del valor residual (ver detalles en la sección 5.4).

5.443 Si el mercado de licencias funciona perfectamente, si esas licencias cubren todo el stock y si es posible estimar con precisión la renta de ese recurso, entonces las distintas alternativas de valoración deberían dar los mismos resultados. Sin embargo, no es probable que esto ocurra en la práctica, debido a imperfecciones de mercado (obstáculos de acceso en forma de activos fijos especializados, conocimiento de los lugares de pesca, etc.), a falta de liquidez en los mercados y a la incertidumbre de los supuestos estadísticos requeridos para calcular el valor presente neto.

Valoración de los recursos acuáticos naturales usando información sobre cuotas y licencias

5.444 En muchos países se requiere una licencia expedida por el gobierno para practicar la pesca marina o en agua dulce. Una licencia puede expedirse para otorgar un derecho general de pesca, para hacerlo con determinado equipo, o para capturar determinadas especies. Si esas licencias rigen por un período que no excede a un año, en el SCN se las registra como impuestos. En el caso de las empresas, se tratan como impuestos sobre la producción; en el caso de la pesca recreativa individual se registran como impuestos sobre el ingreso.

5.445 El otorgamiento de cuotas de captura es un método cada vez más común para controlar los recursos acuáticos marinos con el fin de prevenir su sobreexplotación. Las cuotas son porciones de una captura máxima permitida, especificadas como porcentajes o como cantidades absolutas. Son usualmente expedidas por el gobierno (que también es responsable de la vigilancia de su cumplimiento) y pueden aplicarse tanto a la captura en aguas de la ZEE del país como a la pesca en alta mar. Las cuotas normalmente se aplican a una especie determinada.

5.446 Las cuotas pueden venderse o asignarse a determinadas empresas, personas o comunidades (por ejemplo, a la población de lugares en que la pesca constituye la principal fuente de subsistencia), o a otros grupos. Una cuota puede tener validez solo por un año o por períodos más prolongados —a veces por toda la vida de su titular. Puede o no ser negociable a terceros. En algunos casos, puede ser transferible de una generación a la siguiente, por ejemplo, incluso si no es negociable.

5.447 Si el titular de una cuota puede venderla a un tercero, entonces esa cuota se registra como un activo totalmente separado de los recursos acuáticos a los que se refiere.

5.448 Es posible estimar el valor de los recursos acuáticos a partir de los precios de mercado de los derechos de pesca o extracción, si esos derechos, evidenciados por la existencia de licencias y cuotas, son libremente negociados. En muchos casos cuando el gobierno otorga derechos de acceso a los pescadores, prohíbe negociarlos y, por lo tanto, no existe valoración de mercado directamente observable. En algunos casos, los derechos de pesca pueden vincularse a algún activo de libre negociación (a menudo una embarcación y, en algunos casos, una propiedad). En estos casos, puede ser posible inferir un valor de mercado de los derechos de acceso comparando los precios de los activos relacionados cuando los derechos de pesca están fijados a ellos, con precios de activos similares que no incluyen ninguno de esos derechos.

5.449 Son comunes dos tipos de sistemas de cuotas individuales transferibles (CIT). El más común otorga derecho a una proporción fija de un total que, a su vez, puede variar de año en año según las disposiciones de acuerdos internacionales, por ejemplo. El otro tipo da derecho a un nivel absoluto de capturas.

5.450 En teoría, el valor de la cuota representa el VPN de los ingresos esperados del propietario por su uso durante el período de validez. Si el recurso acuático se gestiona con esas cuotas y éstas son válidas a perpetuidad, entonces el valor de todas las cuotas, a precios de mercado, debería ser igual al valor del recurso acuático.

5.451 Si las cuotas son válidas por un solo año, el total debería dar una aproximación de la renta del recurso en ese año. Al proyectar una estimación del valor de la cuota con validez de un año, estimando la vida del recurso y aplicando la tasa de descuento pertinente, es posible calcular un valor global del recurso acuático usando el método del VPN.

5.452 Sin embargo, en la mayoría de los casos en que los recursos acuáticos se gestionan usando CIT y acuerdos similares, los mercados de cuotas son imperfectos y puede haber restricciones (por ejemplo, la validez de la cuota puede tener duración limitada). En consecuencia, los derechos de acceso no pueden reflejar el valor íntegro del recurso. A menudo, cuando en el sector pesquero se presenta un considerable exceso de capacidad, se establecen licencias y cuotas. A menos que quienes establezcan el nivel total de las cuotas lo hagan sobre la base del conocimiento de la captura máxima consistente con la preservación del stock, los ingresos resultantes de la captura no corresponderán al nivel de ingresos que mantiene intactos los recursos acuáticos. Una captura permitida total que dé lugar a ingresos superiores a ese nivel significará que una parte de esos ingresos debería considerarse como agotamiento de los recursos acuáticos.

Valoración de recursos acuáticos naturales mediante el VPN de la renta esperada de los recursos

a) Estimación de la renta del recurso

5.453 De acuerdo con los criterios resumidos en la sección 5.4 y en el Anexo A5.1, el excedente de explotación de la extracción de recursos acuáticos naturales puede usarse como base para calcular la renta de esos recursos. El monto total del excedente bruto de explotación debe repartirse entre el costo de uso de los activos producidos, como la embarcación, las redes y otro equipo utilizado, y la parte que representa la renta del recurso acuático.

5.454 Existen complicaciones específicas de la industria pesquera que deben tomarse en cuenta. Una surge del hecho de que en los países en desarrollo la pesca artesanal es muy común. En este caso, la cuenta de generación del ingreso produce como saldo contable un ítem denominado “ingreso mixto” en lugar del excedente de explotación. Esta denominación representa no solo el rendimiento de los activos producidos usados y de los recursos acuáticos naturales, sino también la remuneración del pescador por cuenta propia. Frente a esta situación, debe realizarse un ajuste para eliminar la remuneración del trabajo.

5.455 También puede resultar difícil separar las actividades de captura de las de procesamiento, tanto con respecto a los buques factoría como con las empresas cuya actividad principal es el procesamiento en tierra, que también realizan algunas operaciones de captura. Aunque es deseable asignar los datos sobre producción y costos a la actividad relevante, en la práctica esto puede resultar difícil.

5.456 Además, en lugar de permitir capturas por sobre el nivel sostenible, algunas veces los gobiernos pueden subvencionar la pesca, de modo que continúe, incluso cuando la renta esperada del recurso sea negativa. En estos casos, según la metodología descrita en la sección 5.4, se debe asumir que el valor de los recursos acuáticos es igual a cero, ya que el ingreso para el pescador sería básicamente una redistribución dentro de la economía y no un rendimiento del recurso natural subyacente.

b) Estimación de la vida del activo

5.457 La estimación de la vida útil de los recursos acuáticos presenta un difícil desafío. Si el recurso acuático debe preservarse a perpetuidad, las capturas no deben exceder la tasa de renovación de una población estable, es decir, la extracción sostenible. En general, las preguntas sobre la extracción sostenible de un recurso acuático se responden usando modelos biológicos (descritos en la sección 5.4) o mediante el análisis de las tendencias de indicadores relevantes como las capturas brutas, la CPUE y las especies y el tamaño de los ejemplares capturados. En particular, una tendencia declinante de la CPUE puede ser una señal de que la tasa de extracción está excediendo la tasa de renovación del stock de peces74 y, por tanto, la vida útil del activo puede estimarse extrapolando la tendencia declinante de la CPUE hasta el punto en que la población sea igual a cero. En forma más general, se debe comprender las trayectorias esperadas de la magnitud poblacional en relación con las tasas de captura pasadas y esperadas

Valoración del agotamiento y de otros cambios de los recursos acuáticos

5.458 El valor de los recursos acuáticos puede cambiar por muchos factores. Cuando no es posible identificar motivos específicos de los cambios de magnitud o de valor del stock y esos cambios se atribuyen a causas naturales o a la actividad de captura, solo será posible preparar una cuenta de activos mínima. Por ejemplo, la cuenta de activos en unidades físicas puede consistir de extracciones (sobre la base de datos de las capturas) de diversas especies, pero sin estimaciones del stock correspondiente a todas las especies75. Por lo tanto, puede ser imposible valorar el stock de cada especie, lo que producirá, en consecuencia, solo un agregado regional o nacional del valor de los recursos.

5.459 El valor de los recursos acuáticos extraídos debe basarse en el precio promedio del stock de apertura y de cierre de los recursos acuáticos relevantes. En condiciones ideales, los cambios debidos al crecimiento, pérdidas normales, agotamiento y otras variaciones también deben medirse directamente usando los mismos precios. Sin embargo, debido a las limitaciones de datos, es frecuente que estos flujos solo estén disponibles como un registro compuesto medido como la diferencia entre el valor de los recursos extraídos y el cambio del stock inicial y del final, o sobre la base de tendencias de la CPUE.

5.10 Contabilidad de los otros recursos biológicos

5.10.1 Introducción

5.460 En su mayoría, los otros recursos biológicos son plantas cultivadas y animales criados, incluidos el ganado, los cultivos anuales como los de trigo y arroz, y cultivos perennes como las plantaciones de caucho, los huertos y los viñedos. En conjunto, en todos los países estos recursos biológicos constituyen la base de la producción de alimentos.

5.461 Si bien la gran mayoría de los otros recursos biológicos son cultivados, existen recursos biológicos naturales que proveen insumos a la economía y que también constituyen una parte importante de la diversidad biológica local. Esos recursos pueden incluir bayas silvestres, hongos, bacterias, frutas y otros recursos vegetales cosechados para la venta o el autoconsumo. También animales salvajes como ciervos, jabalíes o alces, que son sacrificados para su venta o autoconsumo.

5.462 Dado que la mayoría de otros recursos biológicos son cultivados, las estimaciones de su producción y acumulación son parte de las estimaciones del producto interno bruto. La contabilidad de activos de estos recursos está tratada en detalle en el SCN.

5.463 Esta sección presenta la contabilidad de activos para los recursos biológicos naturales. No se proponen cuadros porque la compilación de estas cuentas depende por completo de los recursos relevantes en cada país.

5.10.2 Contabilidad de los recursos biológicos naturales

5.464 Los recursos biológicos naturales se distinguen de los cultivados porque su crecimiento natural y su regeneración no están bajo el control, responsabilidad y gestión directos de una unidad institucional.

5.465 Como no se encuentran bajo control directo de unidades institucionales, no es fácil contabilizar los recursos biológicos naturales. Recursos acuáticos y madereros aparte, la mayor parte de plantas y animales que proveen beneficios económicos significativos son cultivados. Por lo tanto, si bien existe una gama de recursos animales y vegetales que se cosechan sin ser cultivados, normalmente solo hay mediciones de animales, plantas y otra biota sobre los cuales se controlan los derechos de acceso (mediante licencias de caza, por ejemplo) o para los cuales rigen otros acuerdos de gestión o conservación. Más aún, muchos de los ejemplos que es posible considerar corresponden a cosechas para autoconsumo o a la agricultura de subsistencia.

5.466 Al mismo tiempo, en algunos países existen especies que sostienen actividades comerciales razonablemente significativas, posiblemente ilegales, donde opera una extracción considerable de animales y plantas silvestres. Ejemplos de esto incluyen la caza de elefantes por el marfil (ilegal) o de canguros por su carne (legal). Por consiguiente, puede haber interés en organizar los datos y otra información sobre la cantidad y el valor de los recursos disponibles, las tasas de extracción y el posible alcance de las pérdidas de poblaciones animales o vegetales sobreexplotadas.

5.467 La estructura y la lógica de la contabilidad de estos recursos es consistente con la contabilidad presentada en los cuadros de las secciones 5.8 y 5.9 para los recursos madereros y de la pesca.

5.468 Como en algunas regiones, los recursos biológicos naturales son parte importante de los ecosistemas y de la diversidad biológica, y puede haber interés en compilar datos sobre la disponibilidad y extracción de estos recursos en regiones específicas de un país. Además, la información sobre estos recursos puede ser un insumo apropiado para mediciones más amplias de ecosistemas que presenta el SEEA Experimental Ecosystem Accounting.

5.11 Cuentas de activos de los recursos de agua

5.11.1 Introducción

5.469 A diferencia de otros activos ambientales, como los minerales o los madereros, que están sujetos a lentos cambios naturales, el agua se encuentra en permanente movimiento gracias a procesos de precipitación, evaporación, escorrentía, filtración y caudales rumbo al mar. El ciclo natural del agua, el ciclo hidrológico, involucra relaciones entre la atmósfera, los océanos, la superficie de la tierra y el espacio subterráneo, como se muestra en el gráfico 5.3.

Gráfico 5.3Elementos del sistema hidrológico

5.470 Las cuentas de activos de los recursos de agua se centran en las entradas y salidas de agua hacia y desde la superficie de la tierra y el espacio subterráneo, y en el destino de esos flujos. La información sobre la utilización del agua en sus cauces (por ejemplo, para la cría de peces y el uso de su caudal para la generación hidroeléctrica), las variaciones estacionales de las corrientes de agua y otros factores, permiten evaluar las disponibilidades de agua para cumplir las demandas de la economía y evaluar si esas demandas son consistentes con la sostenibilidad de largo plazo del abastecimiento de agua.

5.471 Las cuentas de activos presentan información sobre el stock de agua al inicio y al final de un período contable, sea que se encuentre en reservorios artificiales, lagos o ríos, o recogida como agua subterránea o agua del suelo. Las cuentas registran los flujos de agua extraída, consumida, ingresada por precipitación o intercambiada por medio de flujos hacia y desde otros países, y su retorno al mar.

5.472 Los recursos de agua como activos figuran en dos lugares en la clasificación de activos ambientales del Marco Central del SCAE: como parte de “tierra y otras superficies” y como parte de los “recursos de agua”. Como parte de la tierra, se considera su uso pasivo, como provisión de espacio para transporte o recreación, por ejemplo. En consecuencia, interesa la superficie del agua. Como recurso hídrico, lo que importa es la cantidad de agua existente en el ambiente, su extracción y su uso en la economía; en este caso, lo que interesa es el volumen del agua y sus cambios en el tiempo.

5.473 Esta sección define los recursos de agua y sus clases, considerados en las cuentas de activos; presenta la cuenta de activos para recursos de agua en unidades físicas y describe sus asientos relevantes; concluye con un análisis de los problemas de medición relacionados, como la medición del valor de los recursos de agua.

5.11.2 Definición y clasificación de los recursos de agua

5.474 Los recursos de agua están constituidos por el agua dulce y salobre de los cuerpos de agua interiores, incluidos el agua subterránea y del suelo. El cuadro 5.24 presenta la clasificación de los cuerpos de agua interiores.

Cuadro 5.24Clasificación de los cuerpos de agua interiores
Cuerpos de aguas interiores
1Agua superficial
1.1Reservorios artificiales
1.2Lagos
1.3Ríos y arroyos
1.4Glaciares, nieve y hielo
2Agua subterránea
3Aguas del suelo

5.475 El agua dulce se presenta en forma natural con baja concentración de sal. El agua salobre tiene una salinidad intermedia entre la del agua dulce y la del agua de mar. Las definiciones de agua, salobre y dulce, no son precisas, ya que los niveles de salinidad usados varían entre países76. El agua salobre está incluida dentro de la frontera del activo porque a menudo se la utiliza, con o sin tratamiento, para algunos fines industriales, como refrigerante, para desalinización o riego de algunos cultivos, por ejemplo. Los países pueden optar por presentar cuentas por niveles de salinidad, o solo para agua dulce.

5.476 La definición de recursos de agua no incluye el agua de los océanos, los mares y la atmósfera. Al mismo tiempo, en las cuentas se registran en varios lugares los flujos de agua hacia los océanos, mares y a la atmósfera. La extracción de agua del océano y las devoluciones, mientras que la evaporación de recursos de agua interiores hacia la atmósfera se registran en la cuenta de activos. Los flujos desde y hacia los recursos de agua interiores también se registran en las cuentas de flujos físicos de agua (véase el cap. III).

5.477 Las aguas superficiales comprenden toda agua que fluye sobre la superficie del suelo o que está almacenada sobre ella, con independencia de su grado de salinidad. Incluyen el agua de embalses artificiales, es decir los reservorios especialmente construidos para almacenar, regular y controlar los recursos de agua; los lagos, es decir esos grandes cuerpos de agua estancada que ocupa una depresión en la superficie terrestre; los ríos y arroyos, que son cuerpos de agua que fluyen continua o periódicamente por sus cauces; la nieve y el hielo, que incluyen las capas permanentes o estacionales de nieve o de hielo en la superficie del suelo; y los glaciares, que son acumulaciones de hielo de origen atmosférico, que por lo general se desplazan lentamente sobre la superficie terrestre durante un período prolongado. Los flujos superficiales, es decir los flujos de agua que fluyen sobre la superficie terrestre antes de entrar en un cauce, también forman parte de las aguas superficiales, pero en un momento determinado el stock correspondiente a estos flujos es pequeño, y no se lo registra por separado.

5.478 Aunque los embalses artificiales no son elementos naturales de la superficie terrestre, una vez instalados ese stock y esos flujos de agua se tratan de la misma manera que las reservas naturales de agua, en particular de los lagos naturales. Así, los flujos por precipitaciones, la extracción y evaporación afectan a los embalses artificiales del mismo modo que a los lagos naturales y, por consiguiente, los reservorios artificiales forman parte del sistema hidrológico. Se los identifica por separado en la clasificación de recursos de agua interiores por la importancia analítica de los flujos relacionados con los embalses artificiales, en especial, la evaporación.

5.479 Las aguas subterráneas se acumulan en capas porosas del suelo denominadas acuíferos. Un acuífero es una formación geológica, un grupo de formaciones o parte de una formación, que contiene material permeable saturado suficiente para producir cantidades significativas de agua en pozos y vertientes. Puede no estar aislado, al tener una capa freática y una zona no saturada, o puede estar aislado cuando se encuentra entre dos capas impermeables o formaciones casi impermeables.

5.480 El agua del suelo está suspendida en la capa superior del suelo o en la zona de aeración cercana a su superficie. Las aguas del suelo pueden descargarse en la atmósfera por evapotranspiración (el proceso por el cual una cantidad de agua se transfiere del suelo a la atmósfera por evaporación y transpiración de las plantas), absorberse por las plantas, fluir hacia aguas subterráneas o a ríos (escorrentía). Una parte de la transpiración y la absorción de agua por parte de las plantas se usa en la producción (por ejemplo, en los cultivos).

5.11.3 Cuentas de activos de los recursos de agua en unidades físicas

5.481 Las cuentas de activos de los recursos de agua en unidades físicas deben compilarse por tipos de recursos de agua y registrar el stock de agua y sus variaciones al inicio y al final del período contable. Por lo general, se las compila en millones de metros cúbicos de agua.

5.482 Las variaciones del stock de agua deben considerar los incrementos, las reducciones y otras variaciones. La estructura de la cuenta de activos para recursos de agua en unidades físicas se presenta en el cuadro 5.25.

Cuadro 5.25Cuenta de activos de los recursos de agua en unidades físicas(metros cúbicos)
Tipo de recurso de agua
Agua superficialAgua subterráneaAgua del suelo
Embalses artificialesLagosRíos y arroyosGlaciares, nieve y hieloTotal
Stock de apertura de los recursos de agua1 5002 7005 000100 000500109 700
Incrementos del stock
Retornos30053315669
Precipitación1242465023 01523 435
Entrada desde otros territorios17 65017 650
Entradas desde otros recursos de agua interiores1 0543392 48743704 317
Descubrimientos de agua en acuíferos
Total de incrementos del stock1 47858520 24075223 01546 071
Reducciones del stock
Extracción2802014147650967
Para generación hidroeléctrica
Para enfriamiento
Evaporación y evapotranspiración efectiva802155421 12521 474
Salida a otros territorios9 4309 430
Salida al mar10 00010 000
Salida a otros recursos de agua interiores1 0001001 343871 7874 317
Total de reducciones del stock1 36033520 96856322 96246 188
Stock de cierre de los recursos de agua1 6182 9504 272100 189553109 583
Nota: Las celdas en gris oscuro tienen valor nulo por definición.
Nota: Las celdas en gris oscuro tienen valor nulo por definición.

Definición del stock de agua

5.483 El concepto de stock de agua superficial se refiere a la cantidad de agua del territorio en referencia, medida en un momento determinado (al inicio o al final del período contable, usualmente). El nivel del stock de un río se mide como el volumen de su lecho activo, establecido sobre la base del perfil geográfico del lecho y del nivel de agua. Esa cantidad suele ser muy pequeña al compararla con el stock total de los recursos de agua y con los flujos anuales de los ríos.

5.484 El stock de aguas subterráneas y del suelo se mide conforme a estas definiciones. La medición del agua del suelo puede extenderse para abarcar todo el suelo pero también puede limitarse (por ejemplo, a las aguas de superficies agrícolas y forestales), según los fines analíticos de la cuenta. En cualquier cuenta de activos para recursos de agua, el ámbito de medición de las aguas del suelo debe estar claramente definido.

5.485 En los países donde el año hidrológico es consistente y regular, con una estación seca bien definida, el stock de agua del suelo al final del año hidrológico puede ser insignificante en comparación con el agua subterránea o con la superficial. Mientras en teoría el agua del suelo puede distinguirse de las aguas subterráneas y de las superficiales, puede ser difícil medirla directamente, aunque se la puede estimar en forma indirecta usando una variedad de datos77.

Incrementos y reducciones del stock de los recursos de agua

5.486 Los incrementos del stock de recursos de agua son causados por los siguientes flujos:

  • a) Retornos, que representa el volumen total de agua que las unidades económicas devuelven al ambiente durante el período contable como aguas superficiales, del suelo y subterráneas. Pueden desagregarse según el tipo de agua devuelta: por ejemplo, agua de riego y agua residual tratada y no tratada. En este caso, el desglose debe reflejar la desagregación de las devoluciones de los cuadros de oferta y utilización en unidades físicas del capítulo III.

  • b) Precipitación, que consiste en el volumen de las precipitaciones atmosféricas (lluvia, nieve, granizo, etc.) sobre el territorio de referencia durante el período contable y antes de que ocurra la evapotranspiración. La mayor parte de las precipitaciones cae al suelo. Una parte de éstas fluye a ríos y lagos y se registra como incremento de las aguas superficiales. Las cantidades de agua retenidas en el suelo deben registrarse como incrementos del agua del suelo. Algunas precipitaciones caen directamente sobre cuerpos de agua superficiales. Se supone que el agua llegaría a los acuíferos después de haber pasado como agua del suelo o superficial (ríos, lagos, etc.), por lo que en la cuenta de activos para aguas subterráneas no deben registrarse las precipitaciones. En las cuentas, la filtración de las precipitaciones hacia las aguas subterráneas se registra como una entrada procedente de otros recursos de agua.

  • c) Entradas, que representan la cantidad de agua que fluye hacia los recursos de agua durante el período contable. Las entradas se desglosan según su origen: i) entradas desde otros territorios/países; y ii) entradas desde otros recursos de agua dentro del territorio. Las primeras ocurren en recursos de agua compartidos. Por ejemplo, en el caso de un río que entra en el territorio de referencia, la entrada es el volumen total del agua que fluye dentro de ese territorio en el punto de entrada durante el período contable. Si un río bordea dos países sin penetrar en ninguno de ellos, cada país puede reclamar un porcentaje del flujo que puede atribuirse a su territorio. Si no existe ningún acuerdo formal, una solución práctica es atribuir 50% del flujo a cada país. Las entradas procedentes de otros recursos comprenden transferencias, tanto naturales como artificiales, entre recursos de un territorio. Incluyen, por ejemplo, flujos de instalaciones de desalinización y fugas y filtraciones.

  • d) Descubrimientos de agua en nuevos acuíferos. Estos flujos deben registrarse sobre la base de la cantidad del agua existente en los nuevos acuíferos descubiertos, separada de la capacidad total del acuífero. Los aumentos de volumen de agua de un acuífero conocido deben incluirse como una entrada de recursos de agua a las aguas subterráneas.

5.487 Las reducciones del stock de los recursos de agua son causadas por los siguientes flujos:

  • a) Extracción, que es la cantidad de agua extraída de cualquier fuente, en forma permanente o temporal, en un período de tiempo determinado. Incluye la extracción de agua realizada por los hogares para autoconsumo, el agua usada para generación hidroeléctrica y la empleada para enfriamiento. Dados los grandes volúmenes de agua extraídos para generación de energía hidroeléctrica y para enfriamiento, estos flujos se identifican por separado como parte de la extracción de agua. También se incluye en la extracción el agua del suelo absorbida por las plantas en la agricultura de secano y por los recursos madereros cultivados, conforme a la definición de extracción del COU-F para agua (véase la sección 3.5). El agua extraída del suelo es absorbida por las plantas o devuelta al ambiente por medio de la transpiración.

  • b) Evaporación y evapotranspiración efectiva es la cantidad de evaporación y evapotranspiración efectiva ocurrida en el territorio de referencia durante el período contable, sin incluir las cantidades ya registradas como extraídas del agua del suelo. La evaporación se refiere a la cantidad de agua evaporada en cuerpos de agua como ríos, lagos, embalses artificiales, etc. La evapotranspiración efectiva es la cantidad de agua que se evapora de la superficie terrestre y es transpirada por las plantas y la vegetación existentes cuando el suelo se encuentra con su contenido de humedad natural determinado por las precipitaciones y sus propiedades. Normalmente la evapotranspiración efectiva se calculará usando modelos78.

  • c) Salidas de agua, representan la cantidad de agua que mana de los recursos de agua durante el período contable. Las salidas se desagregan según el destino del flujo en: i) salidas a otros recursos de agua dentro del territorio; ii) salidas a otros países o territorios; y iii) salidas a los mares o al océano.

5.11.4 Otros problemas de la medición de los recursos de agua

Cuentas de activos de los recursos de agua en unidades monetarias

5.488 La medición del stock de agua en unidades monetarias es particularmente difícil. El principal problema consiste en que históricamente el agua con frecuencia ha sido suministrada en forma gratuita como un bien público ofertado a menos de su costo de producción, para apoyar la producción agrícola, o suministrada a una tarifa plana porque se la consideraba ilimitada. En consecuencia, los precios monetarios han tendido a referirse a los costos fijos de infraestructura para almacenarla y transportarla a los puntos designados y no al volumen real de agua utilizada, que podía variar considerablemente.

5.489 Dada esta situación, los métodos estándar de valoración de activos ambientales, y en particular el método del valor presente neto (descrito en la sección 5.4) no son aplicables porque la renta del recurso que se obtiene conforme a la definición estándar resulta negativa. Las estimaciones negativas de la renta del recurso surgen cuando los ingresos percibidos por la venta del agua extraída no cubren el costo de mantenimiento de los activos producidos requeridos para distribuir el agua. En consecuencia, en sí mismo, el valor del recurso de agua se considera nulo.

5.490 Existe tendencia a fijar precios que reflejen los costos totales de la gestión, extracción y distribución de los recursos de agua. Por consiguiente, puede haber casos en que métodos como el VPN sean aplicables. En estos casos, esos valores deben incorporarse al valor monetario total de los activos ambientales y al valor de los activos económicos.

5.491 Un caso específico donde existe potencial para efectivamente usar el método del VPN para valorar los recursos de agua es aquel en que es usada para generar electricidad. Para estos recursos de agua, los flujos de ingresos futuros por la venta de energía pueden estimarse aplicando los criterios estándar del VPN presentados en la sección 5.4. Donde sea posible realizar esas valoraciones, los valores de activos resultantes deberían atribuirse a los recursos de agua.

5.492 Otro método para valorar los recursos de agua es considerar el valor de los derechos de acceso al agua que, en algunos países, se negocian en mercados especiales. Con frecuencia, el valor de esos títulos puede vincularse estrechamente al correspondiente valor de la tierra. Calcular la proporción del valor atribuible a los derechos de acceso al agua sobre el valor de la tierra, puede ser un medio para establecer el valor correspondiente del agua. Estos métodos de valoración probablemente sean los más apropiados en contextos agrícolas, donde el acceso de los agricultores al agua adquiere una importancia significativa.

Detalles espaciales y temporales

5.493 Las estadísticas sobre el agua pueden proporcionar datos para la gestión del recurso a diversos niveles geográficos que van desde el local o de las cuencas fluviales hasta el nacional o multinacional. En última instancia, la referencia espacial para la compilación de cuentas del agua depende de la información requerida por los usuarios y los recursos disponibles por quienes producen los datos. La elección de la escala espacial es importante porque los países pueden experimentar variaciones geográficas significativas en la disponibilidad de agua (por ejemplo, regiones con precipitaciones muy copiosas o muy reducidas) y los agregados nacionales pueden no reflejar con precisión los problemas que enfrentan algunos países.

5.494 Se reconoce internacionalmente que la cuenca fluvial constituye la referencia espacial más adecuada para la gestión integrada de los recursos hídricos (véase, por ejemplo, el Programa 21 (Naciones Unidas, 1993); y la Directiva Marco sobre el Agua (Parlamento Europeo y Consejo Europeo, 2000). Esto se debe a que la población y las actividades económicas de una cuenca fluvial repercuten en la cantidad y calidad del agua de la cuenca y viceversa, el agua disponible en una cuenca afectará a las personas y las actividades económicas que dependen de ella. En regiones donde el agua subterránea es una fuente importante de agua, los acuíferos también pueden constituir referencias espaciales adecuadas para la compilación de estadísticas sobre el agua.

5.495 Aunque con frecuencia los datos referentes a determinada escala espacial dentro de un país son más adecuados para el análisis de los recursos de agua, la integración de los datos físicos sobre el agua a niveles espaciales convenientes, como las cuencas fluviales, puede no ajustarse al detalle de la información económica disponible (que usualmente se compila sobre la base de fronteras administrativas). En tales situaciones deberían definirse áreas comunes para la observación y la captación de datos79.

5.496 Cuando se agrupan o recogen datos sobre el agua es importante que los períodos de referencia de los distintos datos se encuentren alineados. En las estadísticas económicas y sobre el agua, el año calendario constituye el marco temporal recomendado. Sin embargo, en la práctica, los datos económicos y sobre el agua pueden no estar disponibles para el año calendario. Por ejemplo, en las cuentas nacionales de algunos países se usa el ejercicio financiero mientras que para las estadísticas sobre el agua puede usarse un año hidrológico. Los años financiero e hidrológico pueden coincidir o no con el año calendario. También es necesario notar que en algunos casos la alta variabilidad estacional de la relación entre la oferta y la demanda de agua puede determinar que los datos anuales (sea que correspondan al ejercicio económico o al año hidrológico) sean insuficientes y, en su lugar, se requiera de datos infraanuales.

Anexo A5.1. El método del valor presente neto para la valoración del stock, la medición del agotamiento y la revalorización de los recursos naturales

Introducción

A5.1 Este anexo explica, en detalle, los supuestos y principios matemáticos relevantes para el uso del método del valor presente neto (VPN), para valorar el stock de recursos naturales y establecer mediciones coherentes de los flujos de agotamiento, ingresos y revalorización. En particular, este último aspecto suele omitirse en las exposiciones sobre el VPN. Además, cabe señalar que este método no se aplica en condiciones de previsión perfecta. Por lo tanto, es necesario revisar en cada período contable el conjunto de datos que dispone el compilador. Este anexo no es una guía detallada de compilación, aunque la lógica y coherencia del método descrito debería apoyar las aplicaciones prácticas.

Definición de la renta unitaria de un recurso

A5.2 Considérese una empresa que extrae y vende recursos madereros de un bosque natural no cultivado. En el proceso de extracción, la empresa usa activos producidos (camiones, sierras, etc.), así como mano de obra e insumos intermedios (como combustible). Esa empresa recibe ingresos por la venta de la madera y paga los costos de sus insumos de mano de obra e intermedios, y de los activos producidos.

A5.3 La empresa también debe considerar los recursos madereros por extraer. Esta variable se entiende mejor como el precio unitario de la madera extraída que la empresa tendría que pagar si el recurso perteneciese a otra unidad (al gobierno, por ejemplo). Aunque en principio esta cantidad es observable, en la práctica es frecuente que no esté disponible, en particular cuando la empresa extractora es la propietaria del recurso.

A5.4 Frecuentemente ese monto se denomina renta del recurso natural (RRt) y equivale al valor total del recurso natural ingresado en el proceso de producción durante un período contable. Consta de dos partes: a) la cantidad de madera extraída (St) y b) el precio unitario de la madera extraída (PSt). La variable PSt es equivalente a la renta unitaria del recurso, es decir, a la renta del recurso por unidad de madera extraída.

A5.5 En forma empírica, si no existe más que un único tipo de recurso natural por empresa o por industria, es posible medir ex post la renta del recurso como residuo (es decir, al final del período contable). En este caso RRt es equivalente al excedente bruto de explotación más el componente del ingreso mixto que no es mano de obra, menos los costos de uso de los activos producidos. En forma alternativa, RRt puede ser observado en los pagos de rentas que efectúan las empresas extractoras a los propietarios de los recursos naturales (Los diferentes métodos para estimar RRt se analizan en la sección 5.4.). Dados RRty St, el cálculo de la renta unitaria del recurso (PSt) es directo.

A5.6 Una vez calculada la renta unitaria del recurso, queda por realizar dos tareas importantes: en primer lugar, es necesario establecer el valor del stock del recurso natural; y, en segundo término, hace falta dividir el ingreso bruto atribuido al recurso en cada período, RRt, en una parte que represente el valor del agotamiento y otra que represente el ingreso neto. Estas tareas están directamente relacionadas y necesitan abordarse de manera forma consistente.

Valoración del stock de un recurso natural

A5.7 La valoración del stock de un recurso natural inicia con la condición fundamental de equilibrio de mercado o VPN, según la cual el valor de un activo (los recursos madereros, en este ejemplo), al final del período t, Vt, es igual al valor presente de las rentas futuras del recurso RRt+τ (τ=1,2,…Nt) durante Nt períodos. La estimación del número de períodos de extracción restantes puede variar con el tiempo; por lo tanto, Nt depende de t. En el caso más simple, y para un período de explotación finito y fijo, Nt disminuye cada período a medida que avanza t. Si la explotación de un recurso natural se considera sostenible, Nt asumirá un valor infinito. Se asume que la renta del recurso se devenga al final del período contablea. La ecuación (1) presenta la fórmula estándar del VPN.

donde rt es una tasa nominal de descuento válida en el momento t, pero no necesariamente constante durante todo el tiempo.

A5.8 RRt+τ (τ = 1,2,…Nt)es el valor nominal de las rentas futuras esperadas del recurso natural, y el perfil temporal proyectado de esa renta {RRt+1, RRt+2,…}puede no ser constante. Obsérvese que la secuencia de rentas del recurso {RRt+1,RRt+2,…} es una secuencia esperada, y que la expectativa se configura al final del período t.

A5.9 La información puede ir cambiando con el paso del tiempo y es posible esperar una secuencia diferente de rentas del recurso. Del mismo modo, el valor del stock al inicio del período t puede haberse determinado con un conjunto de expectativas distintas sobre las rentas futuras del recurso o sobre la tasa de descuento. Estos cambios del conjunto de información deben tomarse en consideración y se tratarán más adelante.

A5.10 Vt es el valor del stock al final del período t. Conceptualmente, ese valor está determinado por un precio y un componente cuantitativo: se denominarán, respectivamente, Pt y Xt. De hecho, si no se efectúa esta distinción entre precio y cantidad, el significado de “V” resulta impreciso. En el ejemplo de la madera, si Vt es el valor del recurso maderero, Pt equivale a su precio por metro cúbico al final del período t, y Xt es el número de metros cúbicos al final de ese período. (En el caso de un campo petrolífero, Xt sería la cantidad estimada de petróleo existente en el yacimiento). Por lo tanto:

A5.11 Para obtener una estimación del precio Pt y, por tanto, de Vt, se aplica la fórmula del VPN de la ecuación (1) junto con la definición de la renta de los recursos naturales RRt =PStSt:

A5.12 A continuación debe adoptarse una hipótesis sobre el perfil futuro de las extracciones y las variaciones esperadas de PSt. Una posibilidad es suponer que la cantidad de extracción más reciente es la mejor estimación de las extracciones futuras, de modo que St+τ = St (τ=1, 2, 3,… Nt). Esta es solo una de las posibilidades, y se puede adoptar otros supuestos si la extracción del año t fue excepcionalmente grande o pequeña y si es probable que no se repita en el futuro, por ejemplo. Otra posibilidad es suponer una tasa de extracción constante, de modo que St+τ/Xt+τ sea constante para τ=1, 2, 3,…Nt. Para efectos de esta exposición se asume una tasa constante.

A5.13 Del mismo modo, es necesario formular una hipótesis sobre la evolución del precio PSt, que en este caso se propone considerar la tendencia de largo plazo de la renta unitaria del recurso o, en forma aún más simple, suponer que PSt evoluciona siguiendo la tasa general esperada de inflación, ρt.

A5.14 Con estas dos hipótesis, la condición del VPN puede reescribirse del siguiente modo:

A5.15 Ωt es un factor de descuento que vincula la renta futura del recurso con el valor presente del activo. La ecuación (4) proporciona la estimación del valor del stock, Vt, así como el nivel de precio del valor unitario del recurso in situ, Pt = RRtΩt/Xt. La expresión precedente también indica la relación entre la renta unitaria del recurso PSt y el precio del activo in situ Pt: este último es el valor presente del primero, multiplicado por el índice de extracción actual St/Xt:

A5.16 Una de las conclusiones de esta relación es que no es correcto usar la renta unitaria del recurso, PSt como precio del activo, por ejemplo, para valorar el stock del recurso. También es útil observar que con la hipótesis simplificadora asumida, el principal elemento de Ωt, (1+ρt)/(1+rt), es la inversa de una tasa de interés real. En muchos países, las tasas de interés real tienden a ser relativamente estables y no debería ser difícil estimarla.

A5.17 El uso de la tasa interés real también se relaciona con la regla de Hotelling para los recursos no renovables. Esta regla establece que bajo ciertas condiciones de mercado, la renta de los recursos no renovables aumentará de acuerdo a la tasa de descuento nominal, a medida que el recurso se vuelva escaso. En estas condiciones, el valor del stock del recurso puede calcularse simplemente como la renta unitaria del recurso multiplicada por la magnitud de su stock. Como la renta nominal del recurso aumenta a un ritmo exactamente suficiente para compensar la tasa de descuento nominal, no hace falta actualizar los ingresos futuros derivados del recurso. Según la notación adoptada, esto corresponde al caso en que ρt=rt de modo que Ωt=1 y Pt=NtPStSt/Xt, la renta unitaria del recurso multiplicada por el número de períodos de extracción. En el SCAE no se recomienda aplicar la regla de Hotelling para la valoración de activos ambientales.

Estimación del valor del agotamiento, los descubrimientos y las pérdidas de recursos naturales no renovables

A5.18 El paso siguiente consiste en valorar los cambios de los recursos naturales durante el período contable. Esta sección examina los flujos relacionados con los recursos naturales no renovables. En la siguiente sección se analiza la contabilidad de los recursos naturales renovables.

A5.19 Como en el ejemplo anterior, se asume que se conoce la cantidad de recursos naturales al final del período t, Xt, y que hay una secuencia prevista de extracciones, sobre la base de la información disponible al final del período t. En ese momento también se conoce la cantidad al final del período anterior, Xt-1. Ex post, la diferencia entre Xt y Xt-1 puede descomponerse en tres elementos: el agotamiento, los descubrimientos y otros incrementos (a lo cual se hará referencia a continuación como “descubrimientos”) y las pérdidas por catástrofes y otras disminuciones (que a continuación se denominan “pérdidas por catástrofes). Ex ante, es decir con la información disponible al final del período precedente, t-1, no se conocerán los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes.

A5.20 Para poner en práctica la medición de estos tres elementos, es necesario distinguir entre la información disponible al final del período t-1 y al final del período t. La notación usada con este propósito es Xt, que se refiere a la cantidad del recurso natural al final del período t, dada la información disponible al final del período t-1. Así, por ejemplo, usando esta notación, Xt-1=Xt-1 si en el período t no surge ninguna información nueva sobre el stock al final del período t-1; pero en general no ocurre que Xt = X ni que Pt=Pt, pues durante el período t ocurrirán eventos impredecibles y se presentará nueva información. En este contexto, Xt y Pt representan cantidades y precios esperados.

A5.21 Con esta notación es posible definir el agotamiento, los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes. El agotamiento, es decir las reducciones regulares y previsibles del stock del activo, se definen como S=Xt-1-Xt, donde St es la extracción del período t (como se trata de un recurso no renovable, la extracción equivale al agotamiento). Por lo tanto, el agotamiento es la cantidad del recurso existente al final del período t-1, menos la cantidad del recurso que se prevé que subsistirá en el lugar al final del período t (sin considerar los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes).

A5.22 Los descubrimientos constituyen una adición inesperada de recursos naturales durante el período contable. En la parte sustantiva del capítulo V se describen, para cada tipo de recursos naturales, las categorías de descubrimientos que deben reconocerse como tales. Las pérdidas por catástrofes se refieren a disminuciones inesperadas e importantes de recursos naturales durante el período. Constituyen pérdidas excepcionales y significativas. El efecto combinado de los descubrimientos y pérdidas por catástrofes puede medirse como Xt-Xt, es decir, la diferencia entre las cantidades esperadas y las efectivas al final del período.

A5.23 Para contabilizar por separado los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes, se denominará It a la cantidad física de descubrimientos y Lt a la cantidad física de pérdidas por catástrofes, de modo que Xt-Xt = It-Lt. Recuérdese que Xt-1=Xt-1, cuando no surge ninguna información nueva durante el período t sobre los recursos naturales al final del período t-1. El mismo razonamiento es válido para los precios y los valores del activo: Pt-1 = Pt-1 y Vt-1 = Vt-1. Con estas notaciones, los cambios físicos totales de los recursos no renovables entre el inicio y el final del período contable son los siguientes:

A5.24 Usando las ecuaciones (2) y (7), el cambio en el valor de los recursos naturales entre el inicio del período t, con la información disponible en ese momento, y su valor al final del período con la información disponible en ese momento, puede descomponerse del siguiente modo:

A5.25 En la ecuación (8), la variación de valor del recurso natural (Vt-Vt-1) ha sido descompuesta en un efecto cantidad y en un efecto revalorización. El efecto cantidad Pt-1ΔX mide la variación de la cantidad del recurso, valorada al precio del comienzo del período; el efecto revalorización XtΔPt = Xt(Pt-Pt-1) capta la variación del precio del recurso multiplicada por la cantidad existente al final del período.

A5.26 Existe una forma alternativa de descomponer el término (PtXt-Pt-1Xt-1) en un efecto cantidad PtΔXt y un efecto revalorización Xt-1ΔPt. Como en principio ninguna de las dos soluciones es superior a la otra, puede usarse un promedio aritmético de ambas:

A5.27 La expresión final del valor de los descubrimientos sería 0,5(Pt-1 + Pt)It; el valor de las pérdidas por catástrofes es 0,5(Pt-1 + Pt)Lt; el valor del agotamiento es 0,5(Pt-1 + Pt)St; y el de la revalorización es 0,5(Xt-1 + Xt)ΔPt. Cabe señalar r que la valoración del agotamiento con el precio promedio del período es consistente con las reglas del SCN usadas para valorar el consumo de capital fijo. Además, los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes también se valoran con precios de mitad de período, lo que supone que esos eventos ocurren, en promedio, a mitad de año. Por último, cabe señalar que cuando se estima Pt, aplicando el método del VPN de la ecuación (4) al final del período t, se incorporan las modificaciones del perfil esperado de extracción {St+τ} (τ=1,2,…Nt+1) que pudieran surgir como consecuencia de descubrimientos o pérdidas por catástrofes durante el período contable. En consecuencia, Pt constituye la valoración correcta para el registro contable del activo considerado. Pt también incorpora cualquier otro cambio de la información, como la tasa de descuento, por ejemplo.

Estimación del valor del agotamiento para un activo renovable

A5.28 A diferencia de los recursos no renovables, los recursos naturales animales y vegetales se reproducen y crecen en el tiempo y este crecimiento natural entra como un flujo adicional que determina la evolución del recurso natural durante el período contable. En términos físicos, el agotamiento es la reducción de la cantidad del recurso natural provocada por su extracción a una tasa que no permitirá extraer la misma cantidad del recurso en todos los períodos futuros. Por lo tanto, el agotamiento se determina como una relación entre la extracción o cosecha y la extracción sostenible, es decir, la mayor cantidad que puede extraerse de una población determinada sin reducir la viabilidad de largo plazo del recurso. En su forma más simple, la extracción sostenible es igual al crecimiento natural del activo. Estos temas se analizan detalladamente en la sección 5.4.

A5.29 Para efectos de este anexo, se asume que es posible estimar la extracción sostenible y que, en consecuencia, se dispone de una estimación del agotamiento en términos físicos. En adelante, la extracción sostenible en el período t se denominará Gt. Entonces, el agotamiento físico Dt se estima como Dt = St-Gt y en consecuencia Xt-Xt-1 = -St+Gt, la variación (esperada) del stock que no se debe a descubrimientos ni pérdidas por catástrofes. Nótese que el agotamiento de los recursos no renovables puede considerarse como un caso particular en el que Gt = 0.

A5.30 Es posible mejorar (7) para el caso de recursos naturales renovables:

A5.31 Siguiendo el cálculo para los recursos naturales no renovables, el agotamiento en términos monetarios es el agotamiento en términos físicos valorado al precio promedio del período, 0,5(Pt-1 + Pt)Dt.

A5.32 En síntesis, las partidas entre el inicio y el final del período contable, t, son las siguientes:

Saldo final del balance del período t-1 sobre la base de la información disponible al final del período t-1:Vt-1=Pt-1Xt-1
+ Descubrimientos (y otros incrementos):0,5(Pt-1 + Pt)It
− Agotamiento:0,5(Pt-1 + Pt)(St-Gt)
Del cual: por crecimiento natural0,5(Pt-1 + Pt)Gt
Del cual: por extracción− 0,5(Pt-1 + Pt)St
− Pérdidas por catástrofes (y otras reducciones)− 0,5(Pt-1 + Pt)Lt
+ Revalorizaciones por variación de precios:0,5(Xt-1 + Xt) ΔPt
= Saldo final del período t sobre la base de la información disponible al final del período t:= Vt = PtXt

Ingresos netos y agotamiento

A5.33 Como etapa final, el valor del agotamiento puede restarse de la renta del recurso para obtener una expresión de la renta del recurso ajustada por agotamiento:

A5.34 La renta del recurso ajustada por agotamiento representa el ingreso neto generado por el recurso natural. Dejando de lado los cambios de expectativas o las diferencias entre las variables esperadas y las efectivas, la renta del recurso ajustada por agotamiento representa el rendimiento del capital o el rendimiento de los recursos naturales. Esto puede demostrarse en la forma que sigue. Si se multiplica Vt-1 por se resta Vt (el valor esperado del activo al final del período) y se aplica la fórmula (1) del VPN, se obtiene:

A5.35 Nótese que todas estas relaciones están expresadas en términos del conjunto de información del final del período t-1 y que, por lo tanto, se ignoran los descubrimientos y las pérdidas por catástrofes. Al combinar (12) y (9) se obtiene:

A5.36 y la renta del recurso ajustada por agotamiento:

A5.37 Por consiguiente, el ingreso neto consiste en el rendimiento normal del capital rtVt-1 menos la revalorización (esperada) del activo. Esto no implica que la revalorización forme parte de la medición de los ingresos. Debe recordarse que r representa el rendimiento que esperaría obtener un inversionista o accionista por el uso de un activo en la producción; es decir, es una tasa futura esperada. Si en última instancia, ese rendimiento proviene de la actividad empresarial normal o de ganancias o pérdidas por tenencia, es indiferente para el inversionista (financiero). Por lo tanto, conceptualmente la tasa de rendimiento esperada r incluye las ganancias o pérdidas esperadas por tenencia. Por consiguiente, para obtener una medición de los ingresos coherente con su definición en cuentas nacionalesb, deben deducirse las revalorizaciones. Luego de esta deducción, la expresión (14) expresa el rendimiento de la “actividad empresarial normal” con exclusión de las ganancias o pérdidas por tenencia.

A5.38 Los cálculos precedentes son válidos para los recursos renovables y también para el caso limitado de los recursos no renovables. Cuando existe agotamiento, el término St-Gt aumentará en términos absolutos con una tasa de agotamiento creciente. En general, cuanto mayor sea la rapidez con que se agota el recurso, mayor será la variación del precio del recurso in situ. Cuando el crecimiento natural excede a la extracción, el agotamiento debe registrarse como igual a cero y el exceso debe añadirse a los incrementos del stock.

A5.39 Cabe señalar que las especificaciones precedentes no dejan margen para ninguna ambigüedad en cuanto a la valoración del stock y de los flujos; es decir:

  • Los insumos de recursos naturales para la producción, las extracciones, deben valorarse conforme a la renta unitaria del recurso PSt

  • El valor del stock de los recursos naturales y los flujos relativos a su agotamiento, deben valorarse aplicando el precio del activo in situ (Pt).

Medidas de volumen

A5.40 Con el precio, la cantidad y el valor del recurso natural in situ, resulta bastante sencillo calcular el volumen del stock del recurso natural. En el caso de un único activo homogéneo, la medida del volumen simplemente es equivalente a la evolución de la cantidad física en el terreno, {Xt}. Si se trata de diferentes tipos de recursos naturales, debe establecerse un procedimiento de agregación para elaborar un índice de volumen válido para los distintos tipos de activos naturales.

A5.41 El valor del saldo de los recursos naturales al final del año t-1 a precios de final de ese período es sencillamente Σzi=1Pit-1 Xit-1, para z diferentes tipos de activos. Con un índice encadenado de Laspeyres, como es habitual en cuentas nacionales, el cambio de volumen entre t-1 y t estará dado por:

Anexo A5.2. Tasas de descuento

Introducción

A5.42 En el SCAE, una tasa de descuento es una tasa de interés usada para ajustar el valor de un flujo futuro de ingresos, costos o rendimientos de modo que el valor de los flujos futuros pueda ser comparado con el valor de los flujos del período presente.

A5.43 El uso de las tasas de descuento se basa en la noción de que el valor del dinero en el futuro no es igual a su valor actual. Una explicación conocida de este concepto implica considerar cuánto dinero sería necesario ahora para adquirir determinada cantidad de bienes y servicios dentro de un año.

A5.44 Esta pregunta se puede responder considerando la tasa de interés a la que un consumidor debería invertir su dinero ahora para ganar en un año el interés suficiente para adquirir los bienes y servicios en ese plazo. Con esos elementos, el consumidor puede optar por consumir los bienes y servicios en el período actual o esperar, recibir los intereses de la inversión de su dinero, y comprar los bienes y servicios dentro de un año. Al hacer su elección, ese consumidor expresa una preferencia temporal y el alcance de esa preferencia está dado por la tasa de interés, o tasa de descuento. Se aplicará una tasa de descuento más baja si el consumidor es relativamente indiferente frente a los beneficios de consumir ahora o dentro de un año. Se aplicará una tasa de descuento mayor si el consumidor tiene una mayor preferencia por el consumo en el período presente.

A5.45 Cuando las preferencias temporales se consideran no en la perspectiva de un consumidor individual, sino del conjunto de la sociedad, conducen a efectuar comparaciones del nivel de bienestar entre distintas generaciones. No hay ninguna razón obvia para que deban coincidir las preferencias temporales de las personas y de la sociedad.

A5.46 Las tasas de descuento también están influenciadas por las preferencias en materia de riesgo, lo que plantea el problema de decidir si la renuncia al consumo en el período presente se traducirá en una utilidad mayor o menor en períodos futuros. También en este caso, estos dos factores pueden ser valorados en forma diferente por una persona o por el conjunto de la sociedad.

A5.47 La aplicación del concepto general de una tasa de descuento a temas económicos ha generado muchas controversias (aun no resueltas) entre los economistas (Arrow, Nordhaus y Stiglitz entre otros). La elección de la tasa de descuento se ha convertido en objeto de discusión en la economía ambiental debido a los efectos que tiene en los resultados económicos de los modelos de largo plazo, además de considerar que esa elección -y la naturaleza de las preferencias- tiene fundamentos éticos.

A5.48 Este anexo examina, en forma general, los principales aspectos de la discusión sobre las tasas de descuento y la lógica de su elección ajustada al criterio adoptado en el SCAE para la valoración en unidades monetarias.

Categorías de tasas de descuento

A5.49 Existen dos grandes categorías de tasas de descuento: las individuales y las sociales, con diferencias conceptuales considerables. Una tasa de descuento individual hace referencia a las preferencias individuales de un consumidor o de una empresa, y está directamente relacionada con los precios de los bienes, servicios o activos demandados por un individuo. Además, por lo general, las preferencias se consideran en los marcos temporales normales de decisión de una empresa o de un consumidor. Por último, la tasa de descuento relevante para un determinado consumidor o empresa supone tener en cuenta la probabilidad de ganar intereses (o, en términos generales, un rendimiento) de forma que en el futuro sea posible consumir esos bienes o servicios. Expresado de otra manera, si a una persona se le plantea una probabilidad menor de obtener un rendimiento, entonces debería buscar una tasa de descuento mayor para compensar ese riesgo.

A5.50 Por su parte, una tasa social de descuento refleja las preferencias temporales y de riesgo de la sociedad en su conjunto. A diferencia de los individuos, las sociedades deben considerar con más cuidado a las generaciones futuras y, además, deben ponderar los beneficios correspondientes a los distintos sectores de la sociedad en los períodos actual y futuros (es decir, la distribución del ingreso y del consumo). Asimismo, los riesgos de la obtención de rendimientos son mucho más dispersos y equilibrados a nivel de la sociedad que en el plano individual y, en consecuencia, la compensación por el riesgo suele ser menor para una sociedad considerada globalmente. A menudo, las tasas sociales de descuento se aplican en el contexto del gobierno para la toma de decisiones en nombre de la sociedad.

A5.51 La diferencia entre las tasas de descuento individual y social puede caracterizarse por las preferencias sobre eficiencia y equidad. En general, las tasas de descuento individuales solo tienen en cuenta aspectos de eficiencia en la asignación de recursos a lo largo del tiempo desde el punto de vista de un consumidor o productor individual. En cambio, las tasas de descuento sociales pueden considerar solo aspectos de eficiencia o considerar, además, aspectos de equidad entre sociedades o entre generaciones. La mayor parte de la discusión sobre las tasas de descuento gira en torno a aspectos referentes a la equidad, sea porque no se la considera en absoluto (por ejemplo, en las tasas de descuento individuales) o porque los fundamentos filosóficos de los supuestos relativos a la equidad subyacentes a las tasas de descuentos sociales pueden ser controversiales.

A5.52 La diferencia entre las tasas de descuento individual y social también puede caracterizarse en términos de su contenido descriptivo o prescriptivo. Una tasa de descuento determinada en forma descriptiva se basa únicamente en los precios que enfrentan las personas y los gobiernos, u otros factores mensurables, mientras que una tasa de descuento prescriptiva incorpora supuestos sobre las preferencias de las personas y las sociedades, en particular, sobre equidad intra e inter generacional.

Tasas de descuento individuales

A5.53 La determinación de las tasas de descuento para los agentes económicos requiere concentrarse en la información sobre el rendimiento que necesita una empresa o un consumidor para justificar la inversión en el período actual con el fin de obtener ingresos u otros beneficios en el futuro. Las consideraciones relevantes son el rendimiento esperado que un individuo podría obtener invirtiendo en activos diferentes, y el riesgo asociado a esas inversiones. En condiciones perfectas de mercado sería de esperar que el precio de un activo (por ejemplo, un edificio) refleja el rendimiento esperado por el comprador durante la vida útil del activo y tiene en cuenta la probabilidad de obtener esos rendimientos (es decir, el nivel de riesgo). Por lo tanto, existe una vinculación entre la elección de las tasas de descuento y el concepto de precios de mercado de los activos.

A5.54 Como en el SCN, en el SCAE las tasas de descuento se aplican a la valoración de activos no negociados en los mercados. Para esos activos no se dispone de precios de mercado, y para estimarlos puede usarse el método del VPN (véase el Anexo A5.1). Ese método supone elegir una tasa de descuento. La elección de una tasa de descuento descriptiva que solo considere los precios enfrentados por una empresa o consumidor individual, el rendimiento esperado y considere el nivel de riesgo asociado a la inversión, es la tasa de descuento que mejor se ajusta al principio de valoración de los precios de mercado usado en el SCAE.

A5.55 Para las empresas o consumidores individuales, la relevancia de una tasa de descuento puede estar reflejada en el costo del financiamiento. Así, la tasa de interés necesaria para financiar una inversión, sea mediante préstamos, emisiones de acciones o de obligaciones, puede ser una tasa de descuento que refleje en forma apropiada la tasa de rendimiento requerida por el individuo y también el nivel de riesgo de la inversión, según la evalúa el mercado. Sin embargo, a nivel más agregado, que es en el que opera el SCAE, considerando la variedad de formas de financiamiento de la inversión, el método de financiamiento de los costos resulta de difícil aplicación a la valoración de activos específicos no comercializados de las distintas empresas y personas que participan en una actividad, sobre todo cuando los mercados financieros de un país no son desarrollados. También debe advertirse que el rendimiento de los instrumentos financieros, en particular de las acciones, puede estar influenciado por múltiples factores externos, lo que limita su aplicabilidad a la valoración de activos que no se negocian.

A5.56 Otro método para estimar una tasa de descuento es considerar la información sobre los rendimientos reales correspondientes a actividades específicas, como por ejemplo, la minería, cuyos ingresos tienen similares perfiles de riesgo. Esto puede hacerse con la información de las cuentas nacionales sobre los excedentes de explotación de empresas representativas y el stock de activos producidos asociado. Este método se apoya en la idea de que el excedente de explotación total constituye el rendimiento que obtiene la empresa por el uso de una combinación de activos producidos, como el equipo de extracción y los recursos naturales no comercializados.

A5.57 En teoría, si fuese conocido el valor de los recursos naturales relevantes, la tasa de rendimiento implícita (el excedente de explotación total dividido por el valor total de los activos) sería aplicable tanto a los activos producidos como a los recursos naturales. Pero como no se conoce el valor de los recursos naturales, se debe considerar dos alternativas. En la primera, para una actividad determinada (por ejemplo, la minería del carbón), se puede calcular una tasa de rendimiento igual al excedente de explotación total dividido por el valor del stock de activos producidos; la tasa de rendimiento de los recursos naturales y la tasa de descuento pueden establecerse sobre esa base. Por la forma en la que es calculada, esa tasa sobre estimará el rendimiento, pues el denominador (el valor del stock de activos producidos) no incluye el valor de los recursos naturales. Al mismo tiempo, esa tasa de rendimiento tiene en cuenta los beneficios de la actividad específica, y, por lo tanto, los riesgos a ella asociados.

A5.58 La otra alternativa implica suponer que la tasa de rendimiento de los activos producidos debe ser equivalente a la tasa de rendimiento que obtendría la empresa si hubiera invertido en activos diferentes. Se asume entonces que esa tasa también se aplica a los recursos naturales. Dado que esta tasa de rendimiento considera la inversión en un conjunto más amplio de activos en toda la economía, es menos probable que tome en consideración los riesgos de la inversión propios de la actividad.

A5.59 Aunque ninguno de estos métodos relativamente directos genera una tasa de descuento que mida cabalmente el concepto deseado, la comparación entre ambos resultados puede ofrecer información útil. En particular, puede ser útil usar como punto de partida una tasa de rendimiento general y externa y ajustarla aplicando información de la industria para considerar los riesgos específicos de la inversión. Pueden efectuarse ajustes basados en los costos de financiamiento relacionados o en la diferencia relativa de rendimiento entre los activos producidos de la industria analizada y el rendimiento obtenido por los activos producidos en toda la economía.

A5.60 Cabe señalar que al valorar en forma individual los activos pertenecientes a cada empresa la elección de una tasa de rendimiento externa conforme a la segunda alternativa debe considerar algún grado de riesgo, aunque solo sea el riesgo general de la inversión en esa economía. A menudo se sugiere usar tasas de rendimiento relativamente libres de riesgo, como la de los títulos de la deuda pública de largo plazo; pero esas tasas no consideran el riesgo individual que se enfrenta al determinar las preferencias de consumo y de inversión.

Tasas de descuento sociales

A5.61 Las tasas de descuento sociales se usan en el contexto de la evaluación de medidas y activos que tienen valor desde la perspectiva de la sociedad en su conjunto. Con frecuencia se aplican para evaluar decisiones gubernamentales así como los costos y beneficios de la inversión en infraestructura pública, pues éstos suelen distribuirse entre muchas personas durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, las tasas de descuento sociales también pueden usarse en la valoración social de activos pertenecientes y explotados por empresas y personas.

A5.62 Como se señaló, los métodos descriptivo y prescriptivo pueden usarse para determinar una apropiada tasa social de descuento. El método descriptivo sigue la misma lógica que rige la determinación de las tasas de descuento individuales en cuanto se las establece sobre la base de los precios y rendimientos obtenidos por la sociedad, y no mediante una consideración explícita de cuestiones relacionadas con equidad.

A5.63 Las tasas sociales de descuento prescriptivas, que tienen en cuenta consideraciones sobre equidad, no pueden determinarse siguiendo la lógica aplicada a las tasas de descuento individual. Más bien, éstas consideran las preferencias relativas de las generaciones actuales y futuras y, en condiciones ideales, las preferencias relativas de los distintos sectores sociales. Un método común usado por los economistas para determinar tasas sociales de descuento prescriptivas es la aplicación del modelo de crecimiento de Ramsey (Ramsey, 1928), que toma en cuenta específicamente las opciones de consumo y ahorro de la economía en su conjunto. Muchas evaluaciones recientes de los efectos de problemas ambientales se apoyan en este modelo, en particular la de Stern, de 2006, sobre los efectos económicos del cambio climático, realizada en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

A5.64 La fórmula para una tasa de descuento prescriptiva resultante del modelo de Ramsey requiere información o supuestos sobre a) la tasa “pura” de preferencia temporal; b) la tasa de crecimiento del consumo por habitante; y c) la medida de cómo mayores beneficios derivados del consumo disminuyen conforme aumentan los ingresos (la utilidad marginal del ingreso). La tasa de descuento se obtiene multiplicando el segundo y el tercero de estos términos y luego sumándolo al primero.

A5.65 Gran parte de la discusión sobre las tasas sociales de descuento prescriptivas se ha centrado en el primer término, que plantea la cuestión de si las preferencias de las generaciones actuales son más importantes que aquellas de las generaciones futuras. Si el valor del primer término se fija en cero, entonces se supone que las preferencias de todas las generaciones tienen igual peso. Esto contradice la premisa básica de las tasas de descuento individuales que se apoyan en el supuesto de que siempre es preferible el año actual (y, con mayor razón, la generación actual), a menos que haya un rendimiento conveniente. Las consecuencias de la preferencia temporal “pura” se analizan en la siguiente sección

A5.66 Es una idea equivocada considerar que fijar en cero la tasa “pura” de preferencia temporal implica una tasa de descuento igual a cero. De hecho, según el modelo de Ramsey, existen otros dos supuestos que es necesario considerar. Se entiende, en general, que a medida que aumentan los ingresos, disminuyen los beneficios marginales o adicionales percibidos por una persona al gastar una parte mayor de sus ingresos. Dicho de otra manera, una persona con pocos ingresos obtiene mayor beneficio al gastar un dólar, que una persona que tiene mayores ingresos. Al aplicar el mismo concepto en el tiempo, si se supone que una persona tiene un mayor nivel de ingresos en el futuro que otra persona en el momento actual, entonces ocurriría que esa persona obtendría un beneficio relativamente menor al gastar ese ingreso adicional, en comparación con la persona que gastara ahora la misma cantidad. En consecuencia, incluso suponiendo que todas las personas tienen las mismas preferencias, puede haber una preferencia general por el consumo presente pues el beneficio marginal obtenido al realizar el mismo consumo en el futuro es menor (suponiendo un ingreso creciente). Las diferentes opciones de tasas de crecimiento del ingreso y del consumo, y de la utilidad marginal del ingreso, darán lugar a estimaciones diferentes (y distintas de cero) de la tasa social de descuento según el modelo de Ramsey.

A5.67 Un método diferente para tener en cuenta las preferencias de las generaciones futuras es el uso de tasas de descuento decrecientes. Pueden usarse diferentes modelos, y en la literatura se mencionan tasas de descuento hiperbólicas, descuentos gamma y tasas geométricamente decrecientes. También se han propuesto funciones escalonadas simples, en las que la tasa de descuento se fija en niveles cada vez más bajos al alejarse en el tiempo. El propósito general de las tasas de descuento decrecientes es contrarrestar el efecto del descuento de tasas constantes que implícitamente fija la relación de las preferencias entre generaciones. Las tasas decrecientes efectivamente otorgan preferencias relativamente mayores a la generaciones futuras, de lo que resultaría de otro modo (aunque las preferencias de las generaciones futuras generalmente tienen menor peso que las de las generaciones actuales). La relación exacta depende de la función asumida como patrón decreciente.

Estimaciones de las tasas de descuento

A5.68 En la práctica, los métodos de elección de las tasas de descuento son muy variados. Con frecuencia se usan los métodos prescriptivos y descriptivos, y dentro de ambos enfoques se adopta una amplia variedad de soluciones. Si bien las tasas de descuento determinadas con fundamentos más prescriptivos son inferiores a las que tienen fundamentos descriptivos, no siempre ocurre así.

A5.69 Una consideración importante consiste en determinar si la tasa de descuento debe expresarse en términos reales o nominales. Una tasa de descuento real es ajustada para eliminar el efecto de la inflación; la tasa nominal no es objeto de dicho ajuste. La elección depende de los supuestos adoptados en relación con los flujos futuros. Si esos flujos futuros (por ejemplo, de ingresos) se miden a precios del período al que se refieren (por ejemplo, un flujo de ingresos para 2050 expresado a precios de ese año), se dice que están en términos nominales y se debería aplicar una tasa de descuento nominal.

A5.70 Sin embargo, si los flujos se expresan a precios del período actual, debe emplearse una tasa real de descuento. Como es muy difícil proyectar precios en el futuro, es usual suponer que los flujos futuros son iguales a los del período en curso; y, si se hace este supuesto, debe emplearse una tasa real de descuento.

A5.71 La elección de una tasa de descuento —como sea que se determine— puede tener un impacto significativo en el valor de un activo. El cuadro A5.1 ilustra las diferencias de valor de un activo para distintas tasas de descuento y vidas útiles de diferente duración. Suponiendo que un flujo de ingresos sea de 100 dólares por año, en diez años el VPN (véase el anexo A5.1) puede oscilar entre 614 dólares con una tasa de descuento de 10% y un valor de 853 dólares con una tasa de descuento de 3%. En 100 años, las diferencias son más pronunciadas, con un VPN de 1.000 dólares para una tasa de descuento del 10%, hasta 3.160 dólares si la tasa de descuento es de 3%.

Cuadro A5.1Valor presente neto (en dólares) para un flujo constante de ingresos de 100 dólares con distintas vidas útiles y tasas de descuento
Tasa de descuento (porcentajes)Vida útil (en años)
103050100
3853196025733160
5772153718261985
8671112612231249
106149439911000

A5.72 Cabe señalar que con mayores tasas de descuento, la prolongación de la vida útil repercute poco en el valor del VPN del activo; es decir, con tasas de descuento más altas, la diferencia entre el VPN de un activo cuya vida útil es de 30 años y otro de 100 años es relativamente pequeña.

Implicaciones analíticas de la elección de una tasa de descuento

A5.73 La elección de una tasa de descuento puede percibirse de diferentes formas. En primer lugar, la elección de un criterio para seleccionar una tasa de descuento puede ser motivo de preocupación para los usuarios. Optar por un método descriptivo consistente con las valoraciones de mercado puede generar la preocupación de que aspectos de equidad —en especial intergeneracional— no han sido adecuadamente considerados. Al mismo tiempo, optar por un método prescriptivo puede despertar inquietudes sobre el papel de los estadísticos al definir las preferencias implícitas de la sociedad.

A5.74 En segundo lugar, las estimaciones resultantes de cada tasa de descuento pueden provocar diferentes interpretaciones. Por ejemplo, puede ser preocupante el uso de tasas de descuento relativamente altas (usualmente usadas por los métodos basados en el mercado), pues asignan valores relativamente bajos a activos de larga duración, como muchos recursos naturales, y esto puede implicar una preferencia en favor de su uso inmediato o de su sustitución por activos producidos.

A5.75 Al mismo tiempo, el uso de métodos basados en el mercado para determinar la tasa de descuento permite establecer un paralelismo más fuerte con la valoración de los activos producidos y, en consecuencia, considerar de forma más consistente las disyuntivas entre unos y otros activos. A este respecto, la estimación de agregados como la riqueza nacional neta puede realizarse de forma más consistente para todo tipo de activos. Además, el uso de métodos de mercado descriptivos no necesariamente implica desconocer los temas intergeneracionales y de equidad. Implica que, como se manifiestan en las tasas de inversión y de ahorro, las actitudes de la generación actual en materia de preferencias temporales y desigualdades de ingresos, continuarán en el futuro.

A5.76 Una preocupación general respecto del uso de tasas de descuento basadas en el mercado es que tienden a ser relativamente más altas, lo que a su vez tiende a proveer valores relativamente bajos en términos absolutos, más allá de períodos de planificación normales, dígase de 30 años. En consecuencia, para recursos de larga duración y potencialmente perpetuos, el uso de tasas relativamente inferiores tenderá a reconocer valores futuros más altos. Con independencia de cualquier preferencia social implícita, tasas de descuento más bajas pueden reflejar mejor, por lo tanto, los valores probables de esos recursos. Además, en especial para los recursos ambientales, el reconocimiento de su valor en períodos más prolongados puede contribuir a la comprensión del problema de que, mientras los beneficios recibidos del ambiente tienden a ser inmediatos, los costos ambientales pueden ser evidenciados solo mucho tiempo después. El uso de tasas de descuento decrecientes puede ser un modo de tratar estos problemas.

Conclusiones

A5.77 Para propósitos del SCAE se recomienda determinar una tasa de descuento consistente con el criterio general de valoración del SCN y del SCAE, es decir, consistente con la valoración a precios de mercado. Esto sugiere la elección de una tasa de descuento individual que refleje el rendimiento requerido por quienes realizan una actividad para justificar la inversión en ella. En consecuencia, la tasa relevante debería ser descriptiva y, en lo posible, debería incluir cualquier riesgo específico de la actividad.

A5.78 En el caso de los recursos naturales resulta difícil el cálculo de una tasa de rendimiento específica para cada actividad, pues no se conocen sus valores. Sin embargo, debería ser posible determinar tasas de descuento relevantes basadas en los datos de las cuentas nacionales y en la información del sector financiero.

A5.79 Dado que se requieren juicios sobre las preferencias sociales, no se recomienda usar métodos prescriptivos para la determinación de las tasas de descuento para las estadísticas oficiales.

A5.80 Pueden elegirse diferentes tasas de descuento, por cualquier método, para determinar las tasas de descuentos para valorar activos ambientales. Para compilar las valoraciones de los activos ambientales usando el método del VPN se recomienda realizar análisis de sensibilidad con diferentes tasas, dada la importancia de la elección de una tasa de descuento. Las diversas estimaciones pueden publicarse para proveer información a los usuarios sobre los impactos de la elección de una tasa de descuento.

Anexo A5.3. Descripción de la Clasificación Marco de las Naciones Unidas para la energía fósil y los recursos y reservas minerales 2009 (CMNU2009)

A5.81 La Clasificación Marco de las Naciones Unidas para la energía fósil y los recursos y reservas minerales 2009 (CMNU2009) categoriza los recursos minerales y energéticos considerando si, y en qué medida, los proyectos de extracción o exploración de los recursos han sido confirmados, desarrollados o planificados. Los subyacentes recursos naturales se clasifican sobre la base de la madurez de los proyectos. La CMNU-2009 está basada en un desglose de los recursos conforme a tres criterios que afectan a su extracción:

  • Viabilidad económica y social E)

  • Factibilidad y estado de los proyectos de campo F)

  • Conocimiento geológico (G)

A5.82 El primer criterio E) indica el grado de favoritismo de las condiciones sociales y económicas para establecer la viabilidad económica del proyecto. El segundo criterio F) indica la madurez de los estudios y compromisos necesarios para poner en práctica planes mineros o desarrollar proyectos de explotación. Esto considera desde los primeros esfuerzos exploratorios antes de confirmar la existencia de un yacimiento o acumulación hasta un proyecto que está extrayendo y vendiendo un producto. El tercer criterio G) indica el nivel de certidumbre del conocimiento geológico y del potencial de recuperación de las cantidades del recurso..

A5.83 Cada uno de los tres criterios se subdivide en categorías que caracterizan los proyectos para explorar y extraer un recurso. Las categorías para los criterios económicos y sociales se numeran de E1 al E3:

  • E1 incluye proyectos en los que la extracción y venta son económicamente viables, es decir, se asume que la extracción es rentable dadas las condiciones actuales del mercado y supuestos realistas sobre las condiciones futuras del mercado. Incluye la consideración de los precios, los costos del marco jurídico y fiscal y los factores ambientales, sociales y otros no técnicos que pueden impactar directamente en la viabilidad de un proyecto de desarrollo. La viabilidad económica no se ve afectada por condiciones de mercado adversas de corto plazo, siempre que el pronóstico de largo plazo siga siendo favorable.

  • Para los proyectos de la categoría E2 todavía no se ha confirmado que la extracción y venta sean económicas pero, basándose en supuestos realistas de las condiciones futuras del mercado, existen perspectivas razonables para la extracción y venta rentable en un futuro previsible.

  • En E3 no se espera que la extracción y la venta sean económicamente viables en un futuro previsible o la evaluación se encuentra en una etapa demasiado temprana como para determinar la viabilidad económica.

A5.84 Las categorías para la situación y factibilidad de los proyectos se numeran de F1 a F4, con subcategorías en algunos casos:

  • F1 incluye proyectos donde se ha iniciado la extracción (F1.1); o en que se ha comprometido capital y está en marcha el desarrollo del proyecto o la operación minera (F1.2); o donde se han realizado estudios suficientemente detallados para demostrar la factibilidad de la extracción mediante un proyecto u operación minera definidos (F1.3).

  • Tanto F2.1 como F2.2 incluyen proyectos en los que la factibilidad de la extracción depende de nuevas evaluaciones. En F2.1 se ejecutan actividades del proyecto para justificar la explotación en un futuro previsible; y en F2.2 las actividades del proyecto se han detenido y/o la justificación de la explotación económica puede sufrir un retraso importante. F2.3 indica que debido a que el potencial es limitado en la actualidad no existen planes de desarrollo o para obtener datos adicionales.

  • F3 indica que no puede determinarse la factibilidad de la extracción mediante un proyecto de explotación u operación minera definidos debido a la limitación de los datos técnicos.

  • F4 indica que no se ha identificado ningún proyecto de desarrollo u operación minera.

A5.85 Las categorías para conocimiento geológico están numeradas de G1 a G4. Las cantidades asociadas con un alto nivel de confianza (o bajo nivel de incertidumbre) se clasifican como G1; las cantidades asociadas a un nivel de confianza moderado se clasifican como G2 y las cantidades asociadas con un bajo nivel de confianza se clasifican como G3. Las cantidades asociadas a un yacimiento potencial, basadas principalmente en indicios indirectos, se clasifican como G4.

Anexo A5.4. Captura: un diagrama explicativo

Fuente: Tomado de Handbook of National Accounting: integrated environmental and economic accounting for fisheries” (United Nations and Food and Agriculture Organization of the United Nations, 2004)

    Other Resources Citing This Publication