Chapter

Capítulo IV. Cuentas de las actividades ambientales y transacciones asociadas

Author(s):
United Nations;European Commission;Food and Agricultural Organization of the United Nations;International Monetary Fund;Organization for Economic Co-operation and Development;World Bank
Published Date:
April 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

4.1 Introducción

4.1 Un componente importante de la contabilidad económica y ambiental es el registro en unidades monetarias de las transacciones entre unidades económicas que se consideran ambientales. En general, esas transacciones se refieren a actividades asumidas para proteger y preservar el ambiente. Además, existe un conjunto de transacciones como impuestos y subsidios, que reflejan los esfuerzos de los gobiernos, efectuados en nombre de la sociedad, para influir en los comportamientos de productores y consumidores que tienen efectos ambientales.

4.2 La mayor parte de estas transacciones ambientales se registran en el marco central de las cuentas nacionales, pero muchas no pueden identificarse con facilidad por la estructura de las cuentas o los tipos de clasificaciones usadas. Este capítulo presenta métodos que se han desarrollado para reconocer esas transacciones y provee definiciones y cuentas apropiadas para organizar la información sobre las transacciones ambientales.

4.3 Una motivación importante para emprender esta labor es identificar el componente ambiental en los principales agregados del SCN. Además, en combinación con información relacionada con la evolución de las presiones sobre el ambiente, la información de estas transacciones puede usarse para evaluar si efectivamente los recursos económicos se están usando para reducir las presiones sobre el ambiente y para mantener su capacidad de generar beneficios. También se puede comparar y contrastar diferentes políticas.

4.4 En el SCN el enfoque general para identificar transacciones relacionadas con un campo o asunto específico es el de las cuentas satélite. Una cuenta satélite se forma adaptando y reorganizando la estructura central del SCN para adecuarla a un objetivo determinado. Para identificar las transacciones ambientales, la principal reorganización se basa en considerar el propósito subyacente a cada transacción usando las denominadas clasificaciones funcionales. La compilación de cuentas por función, empleando estas clasificaciones alternativas, requiere que las estadísticas también sean aptas para su reorganización de forma que puedan proveer la información requerida.

4.5 Como se explica en este capítulo, la primera tarea (realizada en la sección 4.2) es definir las actividades consideradas ambientales y los productos y productores asociados.

4.6 En la sección 4.3 se describe la compilación de dos conjuntos de información necesarios para el análisis de las transacciones ambientales: la cuenta de gastos en protección ambiental (CGPA) y las estadísticas del sector de bienes y servicios ambientales (SBSA). La CGPA y el SBSA proveen información que ayuda a comprender la respuesta de la sociedad ante el desafío de la degradación del ambiente y del agotamiento de los recursos naturales, y el potencial que tienen las actividades económicas para desarrollar actividades más respetuosas del ambiente y más eficientes en el uso de recursos. Sin embargo, cada conjunto de información presenta alcances y perspectivas distintas sobre las actividades ambientales. En esta sección también se señala que la estructura de la CGPA puede aplicarse para evaluar los gastos relacionados con actividades de gestión de recursos.

4.7 La sección 4.4 considera otras transacciones, como impuestos y subsidios ambientales, permisos y licencias de uso de activos ambientales, y transacciones relacionadas con activos fijos utilizados en actividades económicas relacionadas con el ambiente.

4.2 Actividades ambientales, productos y productores

4.2.1 Introducción

4.8 Las clasificaciones tradicionales de industrias y productos no permiten identificar las actividades económicas, los productos y los productores característicos considerados ambientales. Se necesita otras clasificaciones para distinguir la finalidad de las actividades, productos e industrias frecuentemente asociadas con el ambiente. Aplicando un criterio basado en la finalidad, en esta sección se examina las actividades ambientales comprendidas en el Marco Central del SCAE y se analiza su ámbito y su clasificación.

4.9 Es necesario distinguir entre actividades económicas que deben considerarse ambientales y otras actividades económicas estrechamente asociadas al ambiente o que lo utilizan directamente en sus procesos de producción, como la extracción de recursos minerales o energéticos. Esas actividades pueden considerarse “relacionadas con el ambiente”, pero todas las actividades económicas requieren, en diverso grado, un ambiente con el que interactúan de alguna forma. Por lo tanto, en el SCAE no se persigue la descripción y categorización exhaustivas de todas las actividades relacionadas con el ambiente.

4.10 Esta sección concluye con una presentación de los diferentes conjuntos de bienes y servicios ambientales que son relevantes para medir el alcance de las actividades ambientales y de los grupos de productores ambientales asociados.

4.2.2 Ámbito y definición de las actividades ambientales

4.11 El ámbito de las actividades consideradas ambientales comprende aquellas actividades económicas cuya finalidad primordial es reducir o eliminar las presiones sobre el ambiente o hacer más eficiente el uso de los recursos naturales. Son ejemplos de estas actividades la recuperación de ambientes contaminados, la conservación y gestión de recursos, y la inversión en tecnologías diseñadas para prevenir o reducir la contaminación.

4.12 Estas diversas actividades se agrupan en dos grandes tipos de actividades ambientales: protección ambiental y gestión de recursos. Las actividades de protección ambiental son aquellas cuya finalidad principal es la prevención, la reducción y la eliminación de la contaminación y otras formas de degradación del ambiente. Esas actividades incluyen, pero no se limitan a, la prevención, reducción o tratamiento de residuos y aguas residuales; la prevención, reducción o eliminación de emisiones a la atmósfera; el tratamiento del suelo y las aguas subterráneas contaminadas; la prevención o reducción de los niveles de ruido y vibraciones; la protección de la biodiversidad y de los paisajes, incluso de sus funciones ecológicas; el seguimiento de la calidad del entorno natural (aire, agua, suelo y aguas subterráneas); la investigación y desarrollo de protección ambiental; y, las actividades de la administración general, formación y enseñanza orientadas a la protección del ambiente.

4.13 Las actividades de gestión de recursos tienen por finalidad principal preservar y mantener el stock de recursos naturales y, en consecuencia, evitar su agotamiento. Estas actividades incluyen, pero no se limitan a, la reducción de las extracciones de recursos naturales (mediante la recuperación, la reutilización, el reciclado y la substitución de recursos naturales); la recuperación del stock de recursos naturales (incrementos o recargas del stock); la gestión general de los recursos naturales (incluidos la vigilancia, el control, la supervisión y la recolección de datos); y la producción de bienes y servicios utilizados para gestionar o conservar recursos naturales.

4.14 Las actividades de gestión de recursos pueden producir beneficios ambientales secundarios, como la protección y la restauración de la vida salvaje y del hábitat natural. Sin embargo, las actividades emprendidas específicamente para proteger la biodiversidad o los paisajes (como la gestión de bosques protegidos) y las destinadas a preservar ciertas funciones o la calidad del entorno natural deben tratarse como actividades de protección ambiental.

Determinación de la finalidad principal

4.15 Si bien algunas actividades económicas pueden emprenderse con una sola finalidad, muchas se realizan con diversos fines. Según los principios generales de clasificación, una actividad es considerada ambiental solo si su objetivo principal es consistente con las definiciones de los dos tipos de actividades consideradas como ambientales, es decir, la protección del ambiente y la gestión de recursos naturales. En la práctica, la finalidad principal debe atribuirse a transacciones específicas o a grupos de transacciones según figuran en la cuenta.

4.16 Para determinar la finalidad principal puede ser relevante considerar una variedad de motivaciones para emprender la actividad. Esta puede emprenderse con carácter puramente voluntario, o para cumplir normas legales o reglamentarias, o en el marco de un convenio voluntario.

4.17 En algunos casos es necesario considerar la idoneidad de los diversos bienes y servicios para alcanzar objetivos ambientales, según sus características técnicas. Esto es especialmente relevante para evaluar si determinados bienes son más “limpios”, o más respetuosos con el ambiente, que otros bienes similares. La determinación de la finalidad principal se analiza en detalle en la sección 4.3.

4.2.3 Otras actividades económicas relacionadas con el ambiente

4.18 Muchas actividades económicas pueden considerarse relacionadas con el ambiente. Históricamente se han estudiado dos grandes tipos de actividades económicas en este contexto, además de las actividades definidas de protección ambiental y de gestión de recursos. Se trata de las actividades de uso de recursos naturales y las relacionadas con la minimización de impactos de las amenazas naturales.

4.19 Las actividades de uso de recursos naturales comprenden la extracción y cosecha de esos recursos, incluidas las actividades conexas de exploración y desarrollo. Estas actividades no se consideran ambientales, pero por los efectos ambientales directos y específicos de sus procesos de producción pueden ser de especial interés para la evaluación de impactos y el desarrollo de la política ambiental.

4.20 Un tema específico de especial interés en el área de las actividades de uso de recursos naturales es el relacionado con la extracción y distribución de agua. Se han desarrollado cuentas por función que cubren la utilización y la gestión de los recursos hídricos. Esas cuentas consideran las inversiones en extracción de agua, sistemas de almacenamiento y distribución, y la actividad económica asociada de extracción, gestión y distribución de recursos de agua.

4.21 Con frecuencia, la información sobre actividades de uso de recursos naturales se encuentra en las presentaciones estandarizadas de las estadísticas económicas y en las cuentas nacionales, según las clasificaciones vigentes de las actividades económicas. Sin embargo, el nivel de detalle requerido para enfocar exclusivamente las actividades de uso de los recursos naturales puede quedar oculto por los niveles de integración de las actividades económicas asociadas emprendidas por los establecimientos involucrados (por ejemplo, el procesamiento de la captura de peces en el mar). La información sobre las actividades de uso de recursos naturales es particularmente importante para la compilación de cuentas de activos ambientales, como se describe en el capítulo V.

4.22 El segundo conjunto de actividades económicas relativas al ambiente comprende las relacionadas con la minimización del impacto de los riesgos naturales sobre la economía y la sociedad. Estas actividades pueden incluir redes de medición, seguimiento, e investigación; vigilancia y administración de sistemas de alerta; sistemas de abastecimiento en casos de inundaciones, incendios forestales y otros riesgos naturales (incluido equipo); operativos para la evacuación de poblaciones; y, construcción de estructuras para la prevención de riesgos naturales (por ejemplo, cortafuegos en los bosques, barreras para la prevención de aludes, represas para contener desbordes de agua y estructuras asociadas al recuperación de riberas de ríos y otros paisajes). Si la finalidad principal de esas actividades fuere la protección ambiental, deben registrarse como actividades de protección ambiental, tal como se había señalado.

4.23 La recolección y organización de información sobre actividades que minimizan el impacto de riesgos naturales puede tener especial interés para comprender la repuesta económica ante esas amenazas y también puede proveer indicadores de los efectos económicos de los cambios en los entorno y en los sistemas hídricos, incluidos los problemas ambientales debidos al cambio climático. Si bien las actividades económicas relacionadas con la adaptación al cambio climático no se consideran en sí mismas actividades ambientales, se reconoce que la información sobre ellas puede ser de especial interés.

4.24 Hasta el momento, son pocos los avances en el desarrollo de cuentas o clasificaciones por función sobre actividades que minimizan los efectos de los riesgos naturales. En consecuencia, en el Marco Central del SCAE no se formulan recomendaciones sobre el ámbito de la medición, la clasificación ni la compilación de cuentas.

4.25 Además de las actividades económicas destinadas a proteger el ambiente y a gestionar recursos naturales, existen actividades que apuntan a evitar o a tratar los daños resultantes de un ambiente contaminado. Son ejemplos los gastos relacionados con medidas para evitar los ruidos o la contaminación atmosférica mediante el cambio de lugar de residencia o de trabajo; los gastos de limpieza y restauración de edificios deteriorados o dañados por la contaminación del aire; y, los gastos de tratamiento hospitalario de personas afectadas por ambientes de mala calidad. El común denominador de estas actividades y gastos es la protección y la gestión de los efectos de los cambios ambientales sobre las personas y los activos producidos, y no la protección y la gestión del ambiente mismo. Por consiguiente, estas actividades no se consideran actividades ambientales y no son objeto de análisis en el Marco Central del SCAE.

4.26 Es cada vez mayor el número de empresas que actúan dentro de estructuras industriales tradicionales que tratan de obtener los mismos productos pero con medios que pueden considerarse más respetuosos desde el punto de vista ambiental o ecológico, como el ecoturismo, la manufactura eficiente en el uso de recursos y la agricultura orgánica. En el SCAE estas actividades se consideran ambientales, solo si satisfacen la definición de actividades de protección ambiental o de gestión de recursos.

4.2.4 Clasificación de las actividades ambientales

4.27 En la sección 4.2.2 se presentaron las actividades ambientales en el ámbito del Marco Central del SCAE. En esta sección se resume la clasificación de esas actividades ambientales dentro de la estructura de la Clasificación de Actividades Ambientales (CAA).

4.28 La CAA es una clasificación funcional usada para clasificar actividades ambientales, productos ambientales, gastos y otras transacciones ambientales. Cubre los dos tipos de actividades ambientales (las de protección ambiental y las de gestión de recursos). La estructura general de la CAA se presenta en el cuadro 4.1. La estructura del primer grupo -actividades de protección ambiental- refleja la estructura de la Clasificación de Actividades y Gastos de Protección Ambiental (CAPA) (Naciones Unidas, 2000). En este grupo, las actividades se clasifican de acuerdo al dominio ambiental, como la atmósfera, los residuos y el agua. La estructura del segundo grupo, de actividades de gestión de recursos, se basa en los diferentes tipos de recursos, como minerales, energéticos, madereros y acuáticos. En ambos grupos, las actividades de amplio rango, como las referentes a gestión e investigación, se localizan en la última categoría. El detalle de las clases y las definiciones asociadas del grupo I son consistentes con la CAPA. El detalle de las clases y definiciones para las actividades del grupo II se reportan en el Anexo I de esta publicación para establecer un punto de partida para la compilación de las estadísticas relevantes. Sin embargo, las clases todavía requieren mayor análisis desarrollo. Esta tarea es parte del programa de investigación del Marco Central del SCAE (véase el Anexo II).

Cuadro 4.1Clasificación de actividades: resumen de grupos y categorías
GrupoClases
I: Protección ambiental (PA)1 Protección de la atmósfera y el clima
2 Gestión de aguas residuales
3 Gestión de residuos
4 Protección y recuperación del suelo y aguas subterráneas y superficiales
5 Reducción de ruidos y vibraciones (no incluye la protección de lugares de trabajo)
6 Protección de la biodiversidad y de los paisajes
7 Protección contra las radiaciones (no incluye la seguridad exterior)
8 Investigación y desarrollo para protección ambiental
9 Otras actividades de protección del ambiente
II: Gestión de recursos (GR)10 Gestión de recursos minerales y energéticos
11 Gestión de recursos madereros
12 Gestión de recursos acuáticos
13 Gestión de otros recursos biológicos (excepto los madereros y los acuáticos)
14 Gestión de recursos de agua
15 Actividades de investigación y desarrollo para la gestión de recursos
16 Otras actividades de gestión de recursos

4.29 El tratamiento de las actividades relacionadas con la producción de energía de fuentes renovables y el tratamiento de las actividades relacionadas con el ahorro de energía plantea un problema particular de delimitación. En buena medida es probable que el tratamiento dependa de la estructura de la oferta de energía de cada país. El tratamiento debe determinarse sobre la base de la finalidad principal de la actividad, que puede ser de protección ambiental, de gestión de recursos o de generación de energía en general.

4.30 En caso en el que la actividad relacionada con el ahorro de energía y las fuentes de energía renovables sea de considerable importancia, la ubicación de esta actividad en clases diferentes puede repercutir en la comparabilidad de los agregados sobre protección ambiental y gestión de recursos en el tiempo y entre países. Los países deben aplicar el principio de asignación de estas actividades basado en la finalidad principal. No obstante, en algunos casos puede ser de interés para el análisis clasificar todas esas actividades como gestión de recursos, a pesar de la finalidad principal, para facilitar comparaciones internacionales.

4.2.5 Bienes y servicios ambientales

4.31 Sobre la base de las definiciones de las actividades ambientales es posible definir los bienes y servicios ambientales y los productores ambientales. Los bienes y servicios ambientales son diferentes de los servicios de los ecosistemas. “Servicios de los ecosistemas” es la expresión usada para describir las contribuciones de los ecosistemas en beneficio de las actividades económicas y otras actividades humanas (por ejemplo, recursos naturales extraídos, la fijación de carbono y las oportunidades de recreación). Por contraste, en el SCAE los bienes y servicios ambientales solo comprenden el flujo de productos dentro de la economía.

4.32 Los bienes y servicios ambientales incluyen servicios específicos, productos conexos y bienes adaptados. En la práctica, la definición y la medición de estos productos varían según el tipo de cuenta o el conjunto de estadísticas compiladas. Por lo tanto, el ámbito y la definición de los bienes y servicios ambientales para propósito de medición se describen por separado para las CGPA y para el SBSA en la sección 4.3.

4.2.6 Productores ambientales

4.33 También es posible definir conjuntos relevantes de productores ambientales pero, como ocurre con los bienes y servicios ambientales, el ámbito de medición varía según el tipo de cuenta o el conjunto de estadísticas compiladas. El más importante tipo de productor reconocido en las diferentes cuentas y estadísticas es el productor especializado cuya actividad principal es la producción de bienes y servicios ambientales. También identificados por separado figuran los productores no especializados (que producen bienes y servicios ambientales para la venta, aunque esta no sea su actividad principal) y los productores por cuenta propia. Las definiciones relevantes de productores ambientales, para efectos de medición, se indicarán por separado para las CGPA y para el SBSA en la sección 4.3.

4.34 Sin embargo, son necesarias algunas observaciones generales acerca de los productores ambientales. Los productores por cuenta propia son unidades que producen productos ambientales que no los venden a otras unidades económicas, sino que los consumen ellos mismos. Son ejemplos de este tipo de producción la descontaminación de gases de escape y la incineración de residuos sólidos por cuenta propia. Como la producción por cuenta propia no es la actividad principal de estas unidades, no se las trata como productores especializados.

4.35 Según el SCN, la producción por cuenta propia normalmente no se identifica en forma separada y los costos de estas actividades se consideran parte de los costos generales de la producción primaria o secundaria del establecimiento. Sin embargo, en el SCAE, dada la necesidad de enfocar las actividades específicamente ambientales, cualquiera que sea el lugar de la economía en que ocurran, se recomienda que las actividades de producción por cuenta propia se identifiquen separadamente cuando sea posible. La identificación por separado permite una cobertura completa de las actividades ambientales y también analizar los cambios del grado en que esas actividades se cumplen mediante contratación externa en comparación con las actividades internas (in house).

4.36 Muchos productores de bienes y servicios ambientales son unidades del gobierno que pueden haber sido especialmente creadas para realizar esa producción (en cuyo caso se las considera productores especializados) o que forman parte de organismos gubernamentales más amplios. La mayoría de esas unidades gubernamentales son productoras no de mercado. Dado que la producción de las unidades no de mercado se mide de manera muy diferente (por la suma de sus costos), se recomienda separar claramente a todos los productores gubernamentales relevantes.

4.37 Muchas actividades de protección ambiental y de gestión de recursos las realizan los hogares. Cuando la producción se efectúa para la venta, esas unidades se tratan en la misma forma que cualquier otro productor especializado o no especializado. Cuando la producción se emprende por cuenta propia, debe reconocérsela como producción por cuenta propia, según se ha expuesto más arriba. En este caso, el valor de la producción por cuenta propia se registrará como consumo final de los hogares o formación bruta de capital fijo, según el tipo de producto generado.

4.3 Estadísticas y cuentas de las actividades ambientales

4.3.1 Introducción

4.38 Esta sección describe dos conjuntos de información diferentes sobre actividades ambientales. El primero se refiere al registro, en un marco contable, de gastos y transacciones relacionadas de las cuentas nacionales sobre actividades ambientales. Se han desarrollado cuentas de este tipo en relación con la protección del ambiente. Estas cuentas de gastos en protección ambiental (CGPA) y las estadísticas de apoyo tienen amplia difusión. Cuentas y estadísticas similares para la gestión de los recursos no tienen el mismo grado de desarrollo, pero es posible compilarlas aplicando los mismos conceptos y definiciones de las CGPA.

4.39 El ámbito de las CGPA se define a partir de la demanda, en función de los gastos efectuados por unidades económicas con la finalidad de proteger el ambiente. Además, en este marco, los servicios específicos de protección ambiental característicos o típicos, se registran tanto en la oferta como en la utilización. Así, aunque las CGPA no ofrecen una visión completa de la oferta de bienes y servicios relevantes, provee información sobre la oferta de algunos de los servicios más importantes de protección del ambiente. En consecuencia, una versión completa de las CGPA requiere información de los proveedores y de los compradores de servicios de protección ambiental.

4.40 Las CGPA es un tipo de cuenta por función conforme lo indicado en el SCN29. Su elaboración se ajusta a los conceptos, definiciones y reglas contables del marco central de las cuentas nacionales. Sin embargo, es necesario apartarse del SCN al considerar las particularidades de lo ambiental y los objetivos de medición de la CGPA, que son más específicos que el más amplio enfoque macroeconómico del marco central de las cuentas nacionales.

4.41 El segundo conjunto de información se enfoca en la oferta de bienes y servicios ambientales y está formado por estadísticas que describen el sector de los bienes y servicios ambientales (SBSA). Esas estadísticas presentan información sobre la producción de bienes y servicios ambientales, incluidos servicios específicos de protección del ambiente y de gestión de recursos, productos de uso exclusivamente ambiental y bienes adaptados. A diferencia de las CGPA, las estadísticas del SBSA no se compilan en un formato contable completo, aunque se definen y miden consistentemente con los principios de las cuentas nacionales.

4.42 Si bien existe un grado razonable de superposición entre las estadísticas de las CGPA y el SBSA, también hay diferencias importantes. La sección 4.3.4 contiene una descripción de las relaciones estadísticas entre las CGPA y el SBSA.

4.43 La compilación de estadísticas de CGPA y de SBSA requiere recolectar y organizar datos de diversas fuentes. Esta sección no proveerá detalles sobre la forma en que pueden obtenerse esos datos; mayor orientación y detalles adicionales para la compilación de estas cuentas se puede encontrar en SERIEE Environmental Protection Expenditure Accounts: Compilation Guide (Comisión Europea y Eurostat, 2002a) y The Environmental Goods and Services Sector: A Data Collection Handbook (Comisión Europea y Eurostat, 2009).

4.44 La sección 4.3.5 presenta una cuenta de gastos en gestión de recursos. Aunque no desarrollada con amplitud, la elaboración de esta cuenta puede efectuarse aplicando los criterios usados para las CGPA. Las cuentas de gastos en gestión de recursos pueden ser de particular relevancia para la evaluación de respuestas ante el cambio climático y la gestión de los recursos naturales.

4.3.2 Cuentas de gastos en protección ambiental (CGPA)

Propósito de las CGPA

4.45 El propósito de establecer cuentas de gastos en protección ambiental es posibilitar la identificación y medición de las respuestas de la sociedad ante las preocupaciones ambientales mediante la oferta y la demanda de servicios de protección ambiental y mediante la adopción de conductas productivas y de consumo que aspiran a prevenir la degradación del ambiente. Con este fin, las CGPA facilitan información sobre la producción de servicios específicos de protección ambiental producidos en toda la economía, y sobre el gasto en bienes y servicios con propósitos ambientales de las unidades residentes.

4.46 Con esta información, las CGPA pueden emplearse para analizar el alcance de las actividades de protección ambiental y para evaluar la forma en que se financian esos gastos. También pueden usarse para obtener indicadores destinados a destacar los cambios en aspectos fundamentales, como el gasto para prevenir y reducir la contaminación, la contribución de las actividades de protección ambiental a la economía, y el cambio hacia tecnologías que previenen la contaminación.

4.47 La medición del compromiso de una economía con el financiamiento de la protección ambiental puede facilitar la evaluación de los efectos de los costos de protección ambiental en la competitividad internacional, el cumplimiento del principio de que “quien contamina paga” y la eficiencia de los mecanismos de control ambiental. Los datos monetarios también pueden usarse para examinar el grado en que los diversos agentes económicos internalizan en sus decisiones los costos efectivos de la protección ambiental. A este respecto, los datos sobre impuestos ambientales pueden ofrecer una útil información complementaria (véase la sección 4.4).

4.48 Análisis adicionales se pueden basar en el vínculo de los gastos en protección ambiental con datos físicos, como la cantidad de residuos tratados o de emisiones a la atmósfera. Pueden desarrollarse modelos que vinculen posibles cambios de las presiones sobre el ambiente, como las emisiones a la atmósfera, de actividades económicas futuras, con un monto determinado de gasto en protección ambiental.

Los cuadros de las CGPA

4.49 Las CGPA se estructuran en cuatro cuadros principales interrelacionados. El primero es una cuenta combinada de producción y generación del ingreso que presenta información sobre la producción de productos característicos de protección del ambiente, es decir, servicios específicos prestados con ese fin por productores residentes. El segundo es un cuadro de oferta y utilización de esos servicios específicos, que describe la oferta total de los productores residentes y del resto del mundo, y su utilización por las unidades económicas.

4.50 El tercer cuadro amplía el ámbito de las CGPA incluyendo productos conexos y bienes adaptados comprados por quienes emprenden actividades de protección ambiental. También incluye la formación de capital para actividades de protección ambiental de productores especializados, no especializados y por cuenta propia, y transferencias relevantes para protección ambiental. La inclusión de estos flujos provee una estimación del gasto total de una economía para protección ambiental, reflejada en el agregado de gasto nacional en protección ambiental.

El cuarto cuadro es una ampliación del tercero, diseñado para presentar el financiamiento del gasto nacional en protección ambiental.

4.51 Todos los cuadros de las CGPA están integrados en la secuencia más general de cuentas económicas que define las relaciones entre diversas transacciones. El uso de la estructura de la secuencia de cuentas significa que las diversas transacciones sobre protección ambiental pueden relacionarse fácilmente entre sí y con otras transacciones, aplicando las mismas convenciones contables del SCN.

4.52 Las transacciones sobre bienes y servicios ambientales que figuran en los cuadros de esta sección pueden desglosarse con más detalle clasificando la producción y los gastos según la Clasificación de Actividades Ambientales presentada en la sección 4.2.

Producción de servicios específicos de protección ambiental

4.53 Los servicios específicos de protección ambiental son productos “característicos” o típicos de la actividad de protección ambiental. Por lo tanto, los servicios específicos de protección ambiental son servicios de protección ambiental producidos por unidades económicas para la venta o para su propio uso. Son ejemplos los servicios de gestión y tratamiento de residuos y de aguas residuales.

4.54 La producción de servicios específicos de protección ambiental se presenta en el cuadro 4.2. Esa producción se desglosa por productores especializados, productores no especializados y productores por cuenta propia. Los productores especializados del gobierno se identifican por separado.

Cuadro 4.2Producción de servicios específicos de protección ambiental(unidades monetarias)
Productores
Productores especializados
Productores del gobiernoOtros productores especializadosProductores no especializadosProductores por cuenta propiaTotal
Producción de servicios específicos de protección ambiental3 0006 5002 4001 60013 500
Consumo intermedio2 0003 0006004006 000
Servicios específicos de protección ambiental1 8001 5005003004 100
Otros bienes y servicios2001 5001001001 900
Valor agregado bruto1 0003 5001 8001 2007 500
Remuneración de los asalariados6002 0001 2008004 600
Impuestos menos subvenciones a la producción
Consumo de capital fijo4001 0006004002 400
Excedente neto de explotación500500
Partidas complementarias
Mano de obra (horas trabajadas)4 00010 0004 5004 00022 500
Formación bruta de capital fijo1 1001 0002 0005004 600
Adquisiciones menos disposiciones de activos no producidos no financieros200

4.55 En las CGPA los productores especializados son establecimientos cuya actividad principal es la producción de servicios específicos de protección ambiental. Los productores no especializados son establecimientos que producen esos servicios como producción secundaria, pero tienen una actividad primaria diferente. Las CGPA no presentan información sobre los productores de otros bienes y servicios ambientales.

4.56 El cuadro presenta la producción de servicios específicos de protección ambiental y continúa presentando un conjunto completo de variables relacionadas con la producción, que incluye el consumo intermedio, el valor agregado y la remuneración de los asalariados. Siempre que sea posible, el consumo intermedio de estos productores debe separarse entre consumo intermedio de servicios específicos de protección del ambiente y consumo intermedio de otros bienes y servicios.

4.57 Se presenta una fila adicional para la formación bruta de capital fijo y las adquisiciones menos disposiciones de activos no producidos no financieros (como la tierra) empleados en la producción de servicios específicos de protección ambiental. Debe incluirse la formación bruta de capital fijo destinada a la producción de servicios específicos, tanto de productores especializados como de otros productores.

4.58 Todos los valores del cuadro 4.2 se registran según las convenciones contables del SCN. Por consiguiente, agregados como el valor agregado bruto y el excedente neto de explotación pueden compararse de manera significativa con agregados macroeconómicos como el producto interno bruto (PIB) calculado en el marco central de las cuentas nacionales.

4.59 Sin embargo, cabe señalar que la inclusión de la producción por cuenta propia amplía el alcance de los registros en comparación con el de las cuentas nacionales y, en consecuencia, el valor de la producción y el consumo intermedio serán mayores en las CGPA en comparación con las cuentas del marco central del SCN, que lo que sería si la producción por cuenta propia no fuera identificada por separado. Para los productores de mercado, la valoración de la producción por cuenta propia depende de la índole del uso de esa producción dentro de la unidad productora. Si la producción se utiliza como parte del consumo intermedio, entonces la producción se valora como la suma del consumo intermedio, la remuneración de los asalariados, otros impuestos sobre la producción (menos subvenciones) y el consumo de capital fijo. Si la producción se utiliza como formación de capital por cuenta propia, el valor del producto es la suma de los costos señalados más un rendimiento neto de los activos fijos utilizados en la producción. Respecto de los productores no de mercado, como las unidades del gobierno, la producción se calcula como la suma de los costos enumerados y, por convención, no se incluye ningún rendimiento de activos fijos.

Oferta y utilización de servicios específicos de protección ambiental

4.60 Para medir la oferta total, la producción de servicios específicos de protección ambiental se complementa con las importaciones. La oferta total es utilizada por otras unidades económicas del país y también puede ser exportada. Esos flujos se registran en el cuadro 4.3. La parte superior del cuadro, el cuadro de oferta, presenta la oferta de servicios específicos de los productores residentes y las importaciones, y la relación entre la producción de los servicios específicos valorada a precio básico y su valoración a precios de comprador. Esto sigue las relaciones estándar de valoración descritas en el capítulo II.

Cuadro 4.3Oferta y utilización de servicios específicos de protección ambiental(unidades monetarias)
Cuadro de oferta
Producción a precio básicoImpuestos sobre productos menos subvencionesMárgenes de comercio y transporteProducción a precios de compradorImportacionesOferta total
Servicios específicos de protección ambiental13 50027013 77013 770
Cuadro de utilización
Consumo intermedioConsumo final
Productores especializadosOtros productoresHogaresGobiernoFormación bruta de capital fijoExportacionesUtilización total
Servicios específicos de protección ambiental1 5007 4002 9701 80010013 770

4.61 En la segunda parte del cuadro, el cuadro de utilización, la oferta total de servicios específicos se desglosa en: a) consumo intermedio de productores especializados y no especializados; b) consumo final de los hogares y del gobierno; c) formación bruta de capital fijo; o d) exportaciones al resto del mundo. Todos los registros del cuadro de utilización se expresan a precio de comprador.

Gastos con fines de protección ambiental

4.62 El cuadro 4.4 es relevante para la evaluación de los gastos con fines de protección ambiental. El ámbito de la información sobre esos gastos no se limita a la utilización de servicios específicos de protección ambiental, como se presentan en el cuadro 4.3. Abarca los gastos en todos los bienes y servicios utilizados para protección ambiental, incluidos a) el gasto en servicios específicos de protección ambiental; b) los gastos en productos conexos a la protección ambiental; y c) los gastos en bienes adaptados.

Cuadro 4.4Gasto nacional en protección ambiental(unidades monetarias)
Usuarios
Industria
Productores de servicios específicos de protección ambiental
Productores especializadosProductores no especializados y por cuenta propiaOtros productoresHogaresGobierno generalISFLSHaTotal
Tipo de gasto, por producto
Servicios específicos de protección ambiental
Consumo intermedioNI4 0003 4007 400
Consumo final2 9701 8004 770
Formación bruta de capital fijoNI100100
Productos conexos
Consumo intermedioNI200200
Consumo final
Formación bruta de capital fijoNI
Bienes adaptados
Consumo intermedioNI
Consumo final600600
Formación bruta de capital fijoNI
Formación de capital para actividades características2 1002 5004 600
Transferencias para protección ambiental no incluidas arriba
Transferencias para protección ambiental hacia y desde el resto del mundo (valor neto)200200
Gasto nacional total en protección ambiental2 1006 5003 7003 5702 00017 870
Nota: Las celdas en gris oscuro tienen valor nulo por definición.“NI” significa “no incluido en el cálculo del gasto nacional total en protección ambiental”.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

Nota: Las celdas en gris oscuro tienen valor nulo por definición.“NI” significa “no incluido en el cálculo del gasto nacional total en protección ambiental”.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

4.63 El gasto puede referirse a consumo intermedio, consumo final o formación bruta de capital fijo. Existe la posibilidad de registrar la formación bruta de capital fijo por ejemplo para servicios específicos de protección ambiental, para investigación y desarrollo en protección ambiental (I&D) (en la medida en que la I&D sea considerada formación de capital en el SCN) o cuando provoca mejoramientos de la tierra que, conforme al SCN, se tratan como formación bruta de capital fijo. En el cuadro 4.4 no se incluyen las exportaciones, pues representan gastos de unidades económicas no residentes.

4.64 Además el cuadro incluye la formación bruta de capital fijo y las adquisiciones menos disposiciones de activos no producidos no financieros por productores especializados y otros productores con el fin de producir servicios específicos de protección ambiental. Por último, el cuadro incluye subvenciones y transferencias similares, en la medida en que no estén incluidas en el valor de los bienes y servicios ya registrados (por ejemplo, las subvenciones que reducen los precios de mercado de los productos se vuelven a incorporar y se incluyen las transferencias hacia y desde el resto del mundo).

4.65 En párrafos anteriores fueron definidos los servicios específicos de protección ambiental. Los productos conexos de la protección ambiental son productos cuyo uso sirve directamente para propósitos de protección ambiental, pero que no constituyen servicios ni insumos específicamente destinados a la protección ambiental en actividades características. Son ejemplos de productos conexos las fosas sépticas, los servicios de mantenimiento y otros productos para fosas sépticas, catalizadores de vehículos, bolsas para basura, recipientes diversos, contenedores de desperdicios y recipientes para compost.

4.66 En el caso de los productos conexos es importante comprender los acuerdos productivos vigentes dentro del país. Por ejemplo, al estimar el gasto relacionado con la utilización de recipientes, contenedores de desperdicios con ruedas, etc., aquellos adquiridos por los hogares deben tratarse como productos conexos, mientras que los adquiridos por productores especializados dedicados a la recolección de residuos no deben considerarse como productos conexos, sino que deberían registrarse como consumo intermedio o formación bruta de capital fijo de los productores especializados.

4.67 Los productos adaptados son productos que han sido especialmente modificados con el fin de hacerlos más “respetuosos con el ambiente” o más “limpios”, y cuyo uso en consecuencia es beneficioso para la protección ambiental. Son ejemplos de productos adaptados los combustibles sin azufre, las baterías sin mercurio y los productos libes de CFC. Solo los costos adicionales pagados por adquirir productos adaptados se consideran gastos en protección ambiental. Algunas dificultades particulares en la medición de productos adaptados se analizan más adelante.

4.68 En el cuadro 4.4 se incluyen todos los usuarios residentes de bienes y servicios de protección ambiental. Comprenden productores de servicios específicos de protección ambiental, otros productores, los hogares, el gobierno general e instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares. En este cuadro, los registros de las columnas de los hogares, el gobierno general y las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares solamente consideran el consumo de productos para la protección ambiental. Cualquier producción de productos para la protección ambiental a cargo de esos sectores institucionales, incluso la producción por cuenta propia, debe incluirse en la columna de la industria relevante.

4.69 Si bien el cuadro 4.4 ofrece el marco general para el cálculo del gasto nacional total en protección ambiental, es necesario considerar varios factores.

a) Medición de la formación bruta de capital fijo

4.70 El gasto en activos necesarios para la producción de servicios ambientales específicos efectuado por productores especializados y otros productores se registra por separado. En la medida en que los productores especializados no realizan en grado significativo otras actividades distintas de la protección ambiental, todos sus gastos en activos, incluidos la compra de activos fijos para la producción y la adquisición menos la disposición de activos no producidos no financieros, en especial tierra, se consideran dentro del ámbito del gasto en protección ambiental. Esta inclusión de todos los gastos en activos no se aplica a productores no especializados o por cuenta propia.

4.71 Dado que en el cuadro 4.4 se registra en filas separadas la formación bruta de capital fijo para actividades características realizadas por productores especializados, no especializados y por cuenta propia, en principio cualquier gasto de este tipo que incluya la adquisición de bienes y servicios para la protección ambiental no debe registrarse por segunda vez. En el cuadro 4.4 la celda correspondiente a la formación bruta de capital fijo para bienes y servicios de protección ambiental de los productores especializados aparece como “NI” (no incluido). Este tipo de gastos, de productores no especializados o por cuenta propia también deben registrarse una sola vez.

4.72 Para productores no especializados y por cuenta propia se puede distinguir dos tipos particulares de formación bruta de capital fijo para protección ambiental:

  • a) Gastos de inversión en tecnología “al final del tubo” usada para tratar, manipular o eliminar emisiones y residuos resultantes de la producción. Este tipo de gasto suele ser fácilmente identificable, incluso si se trata de actividades por cuenta propia, porque habitualmente son tecnologías “incorporadas” que eliminan, transforman o reducen emisiones y descargas al final del proceso productivo;

  • b) Gastos de inversión en tecnologías integradas, también llamadas tecnologías más limpias. Son instalaciones productivas nuevas o modificadas, diseñadas para asegurar que la protección ambiental sea parte integrante del proceso de producción, lo que reduce o elimina emisiones y descargas y, en consecuencia, la necesidad de equipo al final del tubo.

4.73 Según la naturaleza de las inversiones integradas, los gastos pueden estimarse sobre la base del costo de modificación del equipo ya existente o del costo adicional que implica el control de la contaminación, el ahorro de energía y similares (es decir, el costo de un equipo “no contaminante o menos contaminante” se compara con un equipo “contaminante o más contaminante” tomado como referencia). Debe señalarse que la estimación de los gastos en inversiones integradas obliga a considerar en general problemas relacionados con la medición de productos adaptados, según se describe a continuación.

b) Medición de productos adaptados

4.74 Si bien el concepto general de bienes adaptados es comprensible, la compilación de sus estimaciones plantea significativos desafíos de medición. La primera dificultad consiste en que los bienes adaptados tienen que definirse con referencia a un bien normal o básico equivalente. A partir de ese bien normal puede determinarse si otro bien similar es más limpio o más inocuo para el ambiente. Estas evaluaciones son difíciles cuando los bienes que pueden servir de referencia ya no existen o los nuevos bienes ofrecen otras ventajas adicionales en términos de beneficios para el ambiente. Esas ventajas pueden incluir ahorros en, o sustitución de, materias primas y mayor productividad, lo que no es posible aislar en términos de costos.

4.75 La continua integración de estándares ambientales al equipo y a los procesos hace más difícil distinguir en el tiempo un bien más limpio de uno normal equivalente. Dados los diversos ritmos con que en cada país se incorporan nuevos estándares ambientales para los diferentes tipos de equipos, la posibilidad de efectuar comparaciones de series largas para distintos países e industrias puede ser limitada.

4.76 Una vez definido un conjunto de bienes adaptados, es necesario determinar el valor apropiado de lo gastado en ellos. En las CGPA solo se incluye el costo neto adicional de los bienes adaptados, ya que desde el punto de vista del comprador solo el costo extra se considera representativo de la suma gastada con la finalidad de proteger el ambiente.

4.77 El método habitual usado para estimar los gastos asociados a la compra de bienes adaptados se basa en información física sobre el volumen del mercado (por ejemplo, la cantidad utilizada de combustibles sin azufre). Esas estimaciones son valoradas por el costo adicional asociado a los artículos para protección ambiental. Como esos costos adicionales pueden ser difíciles de investigar en forma directa, para su estimación puede recurrirse a conocimientos técnicos o la opinión de expertos (por ejemplo, el costo adicional de producir combustibles sin azufre o de las adaptaciones ambientales de los vehículos).

4.78 A pesar de que existen estas dificultades de medición, si no se tuviese en cuenta el valor de los bienes adaptados se obtendría un cuadro impreciso del gasto con fines de protección ambiental. Para apoyar la medición de los bienes adaptados se ha elaborado listas de bienes relevantes para conformar la base de la medición30. Aunque pueden existir muchos bienes adaptados, la experiencia de los países que han compilado CGPA indica que son pocos los bienes con importancia cuantitativa que implican gastos adicionales significativos. De hecho, muchos bienes adaptados no generan costos adicionales.

c) Contabilidad del consumo intermedio

4.79 En términos generales, el consumo intermedio equivale al gasto de los establecimientos en bienes y servicios destinados a producir sus productos. El consumo intermedio de otros productores registrado en el cuadro 4.4 corresponde, por lo tanto, a la adquisición de bienes y servicios para la protección ambiental (incluidos servicios específicos, productos conexos y productos adaptados) como parte de su producción de otros bienes y servicios. Esos bienes y servicios para la protección ambiental pueden ser suministrados por productores especializados o no especializados, o importados.

4.80 En el caso de los productores por cuenta propia, su producción de bienes y servicios para la protección ambiental se valora como la suma de los costos de producción. Esos costos incluirán la adquisición de diversos bienes y servicios (como consumo intermedio), así como los salarios asociados y el consumo de capital fijo. El valor registrado como consumo intermedio de servicios específicos para la protección ambiental de los productores de la columna de productores no especializados y por cuenta propia del cuadro 4.4 es el valor total de la producción por cuenta propia, ya que ese valor representa el valor del consumo intermedio de servicios para protección ambiental en la actividad principal del establecimiento.

4.81 Para los productores especializados y no especializados, dado que su producción se vende a otros establecimientos, los costos de producirla, incluido el consumo intermedio, no necesitan registrarse por separado, porque ese valor se registra en el gasto en bienes y servicios para protección ambiental de otras unidades.

4.82 El consumo intermedio de bienes y servicios para protección ambiental exige especial consideración. Para evitar una doble contabilidad en los productores especializados, es necesario excluir el consumo intermedio de bienes y servicios de protección ambiental, del gasto nacional total en protección ambiental, pues ya se lo incluye en el gasto de otras unidades que han adquirido servicios específicos de protección ambiental a productores especializados. Por lo tanto, las celdas correspondientes a consumo intermedio de bienes y servicios para protección ambiental de productores especializados figuran en el cuadro 4.4 con la anotación “NI” (no incluidos).

4.83 En principio, este ajuste también debería efectuarse al consumo intermedio de bienes y servicios para la protección ambiental utilizados por productores no especializados y por cuenta propia, en la medida en que estos productos son empleados como insumos de actividades características, es decir, son empleados para actividades por cuenta propia o para producir y vender en el mercado bienes y servicios para protección ambiental. En la práctica se supone que esas utilizaciones no son significativas y, en consecuencia, este ajuste no es necesario para productores no especializados y por cuenta propia.

d) Ajustes por trasferencias y financiamiento del resto del mundo

4.84 Puede haber trasferencias entre unidades económicas que afectan el nivel de gasto en protección ambiental pero que no quedan registradas en las partidas de gasto del cuadro 4.4. Por ejemplo, si el gobierno subvenciona algún gasto en protección ambiental, la magnitud de esa subvención no figurará en el registro de gastos a precios de comprador. En general, esas trasferencias se relacionan con subvenciones a la producción y, en muchos países, no constituyen flujos importantes dentro de las CGPA. También cabe señalar que pueden efectuarse transferencias significativas al resto del mundo o procedentes de él. Las partidas correspondientes a esas transferencias se registran en las filas respectivas, en la parte inferior del cuadro 4.4.

e) Gasto nacional total en protección ambiental

4.85 Con estas consideraciones, el gasto nacional total en protección ambiental se define como:

  • Consumo final, consumo intermedio y formación bruta de capital fijo en todos los bienes y servicios para protección ambiental (servicios específicos, bienes conexos y bienes adaptados), con excepción del consumo intermedio y de la formación bruta de capital fijo para actividades características

  • Más formación bruta de capital fijo (y adquisición, menos disposición de activos no financieros no producidos) para actividades características de protección ambiental

  • Más transferencias para protección ambiental efectuadas por unidades residentes y no registradas en los puntos anteriores

  • Más transferencias para protección ambiental pagadas al resto del mundo,

  • Menos transferencias para protección ambiental recibidas del resto del mundo.

Financiamiento de la protección ambiental

4.86 Las estimaciones del gasto nacional en protección ambiental muestran el gasto como si lo hicieran los diferentes usuarios, pero no pueden mostrar quién soporta directamente el costo, dadas las transferencias para protección ambiental realizadas entre distintas unidades. Sin embargo, esa información proporciona un conocimiento valioso sobre la fuente de los recursos que financia el gasto nacional en protección ambiental y sobre la forma en que los cambios de las estructuras de financiamiento pueden influir en las decisiones de gasto. Por ejemplo, si no se cuenta con un subsidio para inversión en protección ambiental, una empresa estaría mucho menos dispuesta a realizar inversiones en procesos y tecnología de protección ambiental.

4.87 El gasto efectuado por los usuarios, que se registra en el cuadro 4.4, puede ser reclasificado para mostrar las unidades que son directamente responsables del gasto y en cuáles recae directamente el costo de su financiamiento. Esto se indica en el cuadro 4.5. Para las transferencias corrientes y de capital relacionadas con la protección ambiental, la unidad que realiza la transferencia tiene un incremento de sus gastos y la unidad que la recibe tiene una disminución.

Cuadro 4.5Financiamiento del gasto nacional en protección ambiental(unidades monetarias)
Usuarios
Productores de servicios específicos de protección ambiental
Unidades financiadorasProductores especializadosProductores no especializados y por cuenta propiaOtros productoresHogaresGobiernoISFLSHaResto del mundoTotal
Gobierno1 3001 1001 7003004 400
Sociedades
Productores especializados8005 4006 200
Otros productores3 7003 700
Hogares3 5703 570
Gasto nacional2 1006 5003 7003 5701 70030017 870
Resto del mundo100100
Utilización total de unidades residentes2 1006 5003 7003 5701 80030017 970

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares

4.88 Muchas transferencias para protección ambiental serán subvenciones o subsidios a la inversión para las cuales el gobierno es quien paga y las industrias, hogares o ISFLSH quienes se benefician. Un ejemplo de transferencia que beneficia a los hogares es un subsidio para mejorar el aislamiento térmico. En estos casos, el gasto se atribuye al gobierno que otorga los recursos y no al usuario o beneficiario.

4.89 Otro tipo de mecanismo de financiamiento para el que se puede efectuar ajustes se refiere a los impuestos preasignados. Estos impuestos se registran cuando existe una relación directa entre los impuestos recaudados y los gastos en proyectos ambientales específicos. Si el propósito del gasto es la protección ambiental, la cuantía financiada mediante este tipo de impuestos debe registrarse como financiada por las unidades que pagan esos impuestos31.

4.90 En el campo de la protección ambiental, los flujos financieros relevantes con el resto del mundo corresponden a transferencias de cooperación internacional. Esas transferencias pueden ser financiadas por el gobierno, organizaciones internacionales, sociedades u hogares, por medio de organizaciones no gubernamentales.

4.91 El registro de este tipo de transferencias proporciona información sobre la fuente de los recursos, pero no determina sobre quién recae, en última instancia, el costo de la protección ambiental. Los costos que en un inicio están cargados a las empresas eventualmente pueden ser trasladados a sus clientes. Esto se aplica al consumo intermedio y a los costos de nueva formación de capital. Además, todos los gastos gubernamentales se financian (al menos en gran medida) con impuestos, y en consecuencia el costo recae en última instancia en quienes los pagan. Sin embargo, el SCAE no considera más ajustes para determinar sobre quién recae el costo neto de la protección ambiental.

4.3.3 Sector de bienes y servicios ambientales (SBSA)

Propósito de las estadísticas del SBSA

4.92 El sector de bienes y servicios ambientales (SBSA) considera las actividades ambientales desde una perspectiva de oferta, y sus estadísticas presentan información sobre la producción de esos bienes y servicios con el mayor detalle posible. Esta información es importante para comprender la respuesta económica ante los desafíos de la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales. Las estadísticas del SBSA proporcionan indicadores sobre la producción de tecnologías, bienes y servicios ambientales; la contribución de esa producción en el conjunto de la economía; y la importancia del empleo, las inversiones y las exportaciones del sector.

4.93 Las estadísticas del SBSA también son fuente de información para evaluar: a) el potencial de basar la actividad económica y el empleo sobre actividades más respetuosas con el ambiente y más eficientes en el uso de recursos; y b) el grado en que la economía responde a las diversas políticas públicas e iniciativas que tienen este objetivo. Al definir estas estadísticas en forma internacionalmente comparable además permiten comparaciones entre países y evaluaciones de mejores prácticas. Las estadísticas del SBSA también pueden ser una valiosa fuente de datos para las CGPA o para las cuentas de gastos en gestión de recursos.

4.94 En principio, existe un amplio número de variables económicas que podrían considerarse en el contexto del SBSA; pero debido a la complejidad de las mediciones en este campo, el Marco Central del SCAE se enfoca en las variables que indican la dimensión económica relativa y la contribución del SBSA. Por consiguiente, las principales variables son la producción, el valor agregado, el empleo, las exportaciones y la formación bruta de capital fijo relacionados con la producción de bienes y servicios ambientales. Todavía no se ha definido una cuenta por función completa para el SBSA.

Ámbito y definiciones del SBSA

4.95 El SBSA está constituido por los productores de todos los bienes y servicios ambientales. En consecuencia, todos los productos producidos, diseñados y fabricados con fines de protección ambiental y de gestión de recursos están dentro del ámbito del SBSA. Esto se vincula directamente con el propósito del SBSA de facilitar información sobre el grado en que la economía puede hacerse más respetuosa con el ambiente y más eficiente en el aprovechamiento de los recursos. Los tipos de bienes y servicios ambientales comprendidos en el SBSA son servicios específicos de protección ambiental, productos con propósito exclusivamente ambiental, bienes adaptados y tecnologías ambientales. A continuación se indican las definiciones de estos bienes y servicios.

4.96 El primer tipo de bienes y servicios ambientales incluidos en el SBSA es el de servicios específicamente ambientales. Comprende productos para protección ambiental y gestión de recursos que son “característicos” o típicos de tales actividades. Por consiguiente, son servicios destinados específicamente a la protección del ambiente y a la gestión de recursos, producidos por unidades económicas para la venta o su uso propio. Son ejemplos de servicios específicamente ambientales los de gestión de residuos y de gestión y tratamiento de aguas residuales, y las actividades relacionadas con la energía y destinadas al ahorro de agua.

4.97 En línea con la definición de actividades de protección ambiental y gestión de recursos (véase la sección. 4.2), son servicios específicamente ambientales aquellos que tienen como propósito principal:

  • a) Prevenir o minimizar la contaminación, la degradación o el agotamiento de recursos naturales (incluida la generación de energía de fuentes renovables);

  • b) Tratar y gestionar la contaminación, la degradación y el agotamiento de recursos naturales;

  • c) Reparar daños causados al aire, al suelo, al agua, a la biodiversidad y a los paisajes;

  • d) Realizar otras actividades como medición y seguimiento, control, investigación y desarrollo, educación, entrenamiento, información y comunicación relacionadas con la protección ambiental o la gestión de recursos.

4.98 El segundo tipo de bienes y servicios ambientales es el de los productos con propósito exclusivamente ambiental. Los productos con propósito exclusivamente ambiental son bienes (durables o no durables) o servicios cuyo uso sirve directamente al logro de objetivos de protección ambiental o gestión de recursos y que no tienen ninguna otra aplicación. Ejemplos de estos productos son los catalizadores, las fosas sépticas (incluidos sus servicios de mantenimiento) y la instalación de tecnologías para la generación de energía renovable (como paneles solares).

4.99 El tercer tipo de bienes y servicios ambientales es el de los bienes adaptados. Son bienes adaptados los que han sido específicamente modificados para ser más “respetuosos con el ambiente” o más “limpios”, y cuyo uso resulta en consecuencia beneficioso para la protección del ambiente o para la gestión de recursos. Para los efectos del SBSA, los bienes adaptados pueden ser:

  • a) Bienes “más limpios”, que contribuyen a prevenir la contaminación o la degradación ambiental porque son menos contaminantes en el momento de su consumo o de su fragmentación, en comparación con bienes equivalentes “normales”. Los bienes equivalentes normales son bienes que proporcionan una utilidad similar, salvo por sus efectos en el ambiente. Son ejemplos las pilas sin mercurio y los automóviles o autobuses con menores emisiones;

  • b) Bienes “recurso-eficientes”, que contribuyen a prevenir el agotamiento de recursos naturales porque contienen menor cantidad de ellos en su etapa de producción (por ejemplo, el papel reciclado o la energía renovable, el calor despedido por las bombas de agua y los paneles solares); o en su etapa de uso (por ejemplo, los aparatos con uso eficiente de recursos y los artefactos que ahorran agua como los filtros de grifo).

4.100 Los bienes adaptados se diferencian de los servicios específicamente ambientales y de los productos con propósito exclusivamente ambiental porque, si bien cumplen un propósito de protección ambiental o de gestión de recursos (por ser más limpios o aprovechar los recursos más eficientemente), esa no es la razón primordial para su producción (por ejemplo, los autobuses con menor cantidad de emisiones se fabrican con el propósito primordial transportar personas).

4.101 En comparación con la definición de bienes adaptados en las CGPA, el ámbito de los bienes adaptados en el SBSA es más amplio por la inclusión de bienes beneficiosos para la gestión de recursos y también porque se incluye el valor total de los bienes adaptados y no solo el costo adicional al costo del bien normal equivalente. Una consecuencia de estas diferencias es que la cantidad de bienes adaptados comprendidos en el SBSA es mucho mayor. Algunas de las dificultades de medición de bienes adaptados descritas en la sección 4.3.2 se aplican por igual en el contexto del SBSA.

4.102 El cuarto tipo de bienes y servicios es el de las tecnologías ambientales. Las tecnologías ambientales son procesos técnicos, instalaciones y equipo (bienes), y métodos o conocimientos (servicios), cuyo propósito o naturaleza técnica es la protección del ambiente o la gestión de recursos. Las tecnologías integradas pueden ser:

  • a) Tecnologías (de tratamiento de la contaminación) al final del tubo, son principalmente equipos e instalaciones técnicas producidos para medir, controlar, tratar y o reparar los efectos de la contaminación, la degradación ambiental y/o el agotamiento de recursos. Son ejemplos las plantas de tratamiento de aguas residuales, los equipos para la medición de la contaminación atmosférica y las instalaciones para la contención de residuos con alto nivel de radiactividad;

  • b) Tecnologías (de prevención de la contaminación) integradas, son procesos técnicos, métodos o conocimientos empleados en procesos de producción menos contaminantes y menos intensivos en el uso de recursos que las tecnologías equivalentes “normales” empleadas por otros productores. Su uso es menos dañino para el ambiente que el de las alternativas pertinentes.

4.103 Nótese que algunas tecnologías ambientales pueden estar incluidas en las anteriores categorías de bienes con propósito exclusivamente ambiental o de bienes adaptados.

4.104 No se incluyen entre los bienes y servicios ambientales los bienes producidos con propósitos que, si bien benefician al ambiente, satisfacen principalmente necesidades técnicas, humanas y económicas o responden a necesidades de salud y seguridad. Los bienes y servicios relacionados con la reducción de los efectos de los riesgos naturales y con la extracción, movilización y explotación de recursos naturales también se excluyen.

4.105 En la práctica, la medición de bienes con propósitos exclusivamente ambientales y de bienes adaptados se apoya en el desarrollo de listas de bienes y servicios pertinentes. Para los bienes con propósito exclusivamente ambiental, su propósito se determina principalmente basándose en la naturaleza técnica del producto y en su aptitud técnica para ser usado en la protección del ambiente o en la gestión de recursos. En algunos casos límite, cuando la naturaleza técnica del producto no proporciona una orientación definitiva, cabe considerar la intención del productor. Para los bienes adaptados, las listas se conforman sin referencia al propósito primordial del bien, pero basados en una evaluación acerca de si, en virtud de su naturaleza técnica, el bien es más limpio o respetuoso con el ambiente.

4.106 Muchos de los productos considerados en el SBSA también se registran en las CGPA descritas en la sección 4.3.2. Las CGPA pueden ser una importante fuente de datos para el SBSA (y viceversa) y, en principio, los dos sistemas pueden conciliarse plenamente. Esa conciliación debe tener en cuenta, por ejemplo, que las CGPA incluyen toda la formación bruta de capital fijo para actividades características de protección ambiental, pero que no todos los productos empleados en la formación bruta de capital fijo pueden identificarse como espe cíficamente fabricados con propósitos ambientales en el SBSA. Por lo tanto, el resultado del SBSA para bienes de capital diseñados para protección ambiental diferirá de la formación bruta de capital fijo total registrada en las CGPA. En la práctica, la conciliación total es una operación compleja que raras veces se lleva a cabo.

4.107 En el SBSA son productores especializados aquellos cuya actividad principal es la producción de bienes y servicios ambientales, incluidos los servicios específicos, los productos con propósito exclusivamente ambiental, los productos adaptados y las tecnologías ambientales. Este ámbito es más amplio que el de los productores especializados en las CGPA, que se limita a productores cuya actividad principal es la producción de servicios específicos de protección ambiental.

4.108 Los productores del gobierno se registran por separado como una importante clase de productores especializados. En el SBSA los productores no especializados y por cuenta propia, incluidos los hogares, también figuran separadamente. La producción por cuenta propia se mide aplicando el tratamiento indicado en la sección 4.2.

4.109 Dado que las estadísticas del SBSA se enfocan en la producción, puede ser de interés organizar la información por tipo de actividad económica según la CIIU, o por sectores institucionales (sociedades, gobierno, hogares, instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares).

Estadísticas del SBSA

4.110 La estructura básica de las estadísticas del SBSA sigue el formato presentado en el cuadro 4.6. Cada tipo de producto de bienes y servicios ambientales puede clasificarse siguiendo las partes relevantes de la Clasificación de Actividades Ambientales, atribuyendo el valor de la producción a las respectivas categorías de actividades de protección ambiental o de gestión de recursos.

Cuadro 4.6Sector de bienes y servicios ambientales(unidades monetarias)
Productores
Productores especializados
Productores del gobiernoOtros productores especializadosProductores no especializadosProductores por cuenta propia
Producción de bienes y servicios ambientales
Servicios específicamente ambientalesProtección ambiental3 0006 5002 4001 600
Gestión de recursos3 1004 5003001 600
Productos con propósito exclusivamente ambientalProtección ambiental250
Gestión de recursos400
Bienes adaptadosProtección ambiental1 000
Gestión de recursos3 000
Tecnologías al final del tuboProtección ambiental1002001 200100
Gestión de recursos1003001 500
Tecnologías integradasProtección ambiental800
Gestión de recursos700
Total bienes y servicios ambientales producidos6 30011 50011 5503 300
Consumo intermedio3 8006 5006 7001 450
Valor agregado bruto2 5005 0004 8501 850
Remuneración de asalariados2 1004 2004 3001 500
Formación bruta de capital fijo1 5001 8201 500590
Exportaciones de bienes y servicios ambientales2002 300
Empleo (miles de personas)12021022080

4.111 El tamaño del SBSA no es igual a la producción total de todos los productores comprendidos en el sector. La mayor parte de los productores del SBSA también producirá un diverso número de otros bienes y servicios y, por lo tanto, la producción de bienes y servicios ambientales solo será una parte relativamente pequeña de su producción total. Esto puede establecerse al incluir datos sobre la producción total de otros bienes y servicios y calcular la participación de los bienes y servicios ambientales en la producción total.

4.112 Todas las variables se miden según los principios y las convenciones estándar de las cuentas nacionales. Variables distintas a la producción, como consumo intermedio, valor agregado bruto, remuneración de asalariados, empleo, formación bruta de capital fijo y exportaciones deben reflejar cantidades relacionadas solo con la producción de bienes y servicios ambientales del establecimiento. Donde no sea posible obtener estimaciones directas de esas variables respecto de la producción de bienes y servicios ambientales, puede emplearse un método de estimación que implica multiplicar la estimación de la variable (por ejemplo, el consumo intermedio total) por la proporción de la producción correspondiente a los bienes y servicios ambientales. Dado que esto supone que la función de producción del productor sea la misma para bienes y servicios ambientales y para los demás bienes y servicios, en lo posible las estimaciones obtenidas mediante este método deben evaluarse con el asesoramiento de expertos. Este es particularmente el caso de las estimaciones de formación bruta de capital fijo, pues la relación entre las tendencias de inversión y de producción de bienes y servicios ambientales puede variar considerablemente.

4.3.4 Relación entre las CGPA y el SBSA

4.113 Si bien tanto las CGPA como el SBSA tienen por objeto medir las actividades ambientales, lo hacen con perspectivas diferentes. En consecuencia, entre ellos existen diferencias importantes. Las principales se indican a continuación y se resumen en el cuadro 4.7.

Cuadro 4.7Comparación entre las CGPA y el SBSA
DiferenciasCGPASBSA
Estructura contableCuenta por función completaCuadro de estadísticas relacionadas con la producción
Cobertura de las actividades ambientalesActividades características de protección ambientalProducción de bienes y servicios usados en la protección del ambiente y en la gestión de recursos
Cobertura de bienes y serviciosTodos los bienes y servicios de protección ambiental y todos los gastos en otros bienes y servicios con propósitos de protección ambientalTodos los bienes y servicios para la protección ambiental y la gestión de recursos
Cobertura de productores ambientalesSolo se incluyen productores de servicios específicos de protección ambientalSe incluyen productores de todos los bienes y servicios ambientales
Valoración de productos adaptadosSolo el costo adicional netoValor total (a precio básico)
Cobertura del comercio internacionalLas importaciones se incluyen en el gasto de residentesLas exportaciones se incluyen en la producción de residentes
Tratamiento de impuestos y subvencionesValoración del gasto a precios de compradorValoración de la producción a precio básico

4.114 Estructura contable. Las CGPA siguen una estructura funcional contable más completa. Vinculan en la secuencia de cuentas la oferta y la utilización de servicios específicos de protección ambiental con el gasto correspondiente a productos conexos, bienes adaptados y otras transacciones relevantes sobre protección ambiental (incluidos impuestos y subvenciones). En su estado actual de desarrollo, el SBSA solo cubre estadísticas sobre producción de bienes y servicios ambientales.

4.115 Cobertura de las actividades ambientales. Las CGPA cubren solo actividades características de protección ambiental, mientras que el SBSA cubre la actividad productiva de protección ambiental y la gestión de recursos. Cabe señalar, sin embargo, que la estructura contable de las CGPA puede aplicarse en el desarrollo de una cuenta de gastos en gestión de recursos.

4.116 Cobertura de bienes y servicios. Dada su perspectiva de demanda, las CGPA incluyen todos los bienes y servicios empleados para realizar actividades de protección ambiental, pero no todos ellos son bienes y servicios ambientales. Por ejemplo, en los gastos en protección ambiental la formación de capital incluirá no solo cualquier equipo especializado que se adquiera, sino también gastos más generales en edificios, vehículos, equipo informático, etc., requeridos por los productores de servicios específicos de protección ambiental. Por su lado el SBSA considera a los bienes y servicios ambientales desde una perspectiva basada en la producción y define el ámbito de los bienes y servicios con una perspectiva técnica basada en los productos.

4.117 Cobertura de los productores ambientales. En las CGPA, como la información sobre la producción se limita a los servicios específicos de protección ambiental, sus productores especializados solo son aquellos establecimientos cuya actividad principal es la producción de servicios específicos de protección ambiental. En el SBSA, el criterio principal es la producción y, en sus estadísticas, los productores especializados son aquellos cuya actividad principal es la producción de cualquier bien o servicio ambiental.

4.118 Valoración de bienes adaptados. Cuando se valora la producción, el SBSA incluye el valor total de los bienes adaptados. Para las CGPA, lo que importa son los costos incurridos con propósitos de protección ambiental y, por lo tanto, solo se incluye los costos adicionales asociados a la adquisición de bienes adaptados. En consecuencia, el gasto en productos más limpios que no son más costosos no se incluye en las CGPA.

4.119 Cobertura del comercio internacional. Tanto el SBSA como las CGPA registran las importaciones y exportaciones de bienes y servicios según las cuentas nacionales. Sin embargo, en las CGPA, el gasto de residentes incluye las importaciones procedentes del resto del mundo, mientras que en el SBSA la producción de los productores residentes incluye las exportaciones enviadas al resto del mundo. La comparación de los agregados de gasto y producción entre ambos conjuntos de estadísticas debe considerar esta diferencia.

4.120 Tratamiento de impuestos y subvenciones. Al valorar la producción, las mediciones del SBSA se realizan a precio básico y por lo tanto se excluyen los impuestos sobre la producción netos de las subvenciones. La medición del gasto en las CGPA se efectúa a precios de comprador, y por tanto se incluyen los impuestos sobre la producción netos de las subvenciones. Además, la medición del gasto nacional en protección ambiental incluye cualquier subvención adicional que no haya sido incluida en el gasto en bienes y servicios ambientales, así como las transferencias al resto del mundo o precedentes de él.

4.3.5 Cuentas de los gastos de gestión de recursos

4.121 Aunque en la práctica no han sido desarrolladas ampliamente, es posible elaborar cuentas para registrar gastos con fines de gestión de recursos, aplicando la misma estructura básica de las CGPA. Las cuentas para gastos de gestión de recursos pueden comprender, por lo tanto, cuentas que abarquen la producción de servicios específicos de gestión de recursos, la oferta y utilización de esos servicios, el gasto nacional en gestión de recursos y su financiamiento. También se aplican similares consideraciones sobre la medición de los gastos.

4.122 Puede ser relevante compilar cuentas de gastos para la gestión de determinado tipo de recursos (por ejemplo, recursos madereros o recursos de agua), antes que para toda clase de recursos. Una vez más, puede aplicarse la misma estructura de cuentas.

4.123 El desarrollo de cuentas para gastos de gestión de recursos puede beneficiarse con el desarrollo de estadísticas del SBSA que abarquen la producción de bienes y servicios para la gestión de recursos.

4.4 Contabilidad de otras transacciones asociadas al ambiente

4.4.1 Introducción

4.124 Existe un amplio número de transacciones relacionadas con el ambiente que se registran en el marco central de las cuentas nacionales. Muchas de ellas han sido analizadas en la sección precedente, sobre medición de las CGPA y del SBSA. En esa sección se enfatizó en el propósito de la transacción desde el punto de vista del productor o del comprador. Los tipos de transacciones examinadas se relacionaron principalmente con la producción, el consumo intermedio, el consumo final y la formación bruta de capital fijo.

4.125 Esta sección se centra en otras transacciones del marco central de las cuentas nacionales que pueden ser de interés para el análisis de los aspectos económicos del ambiente. Al respecto, son de particular importancia las transacciones de impuestos y de subsidios ambientales.

4.126 A muchos interesa el papel del gobierno en las interacciones entre la economía y el ambiente. Para políticos y autoridades de gobierno es de particular interés determinar si diversos incentivos o sanciones pueden ser usados efectivamente para influir sobre el comportamiento humano y económico relacionado con el ambiente. A los hogares y a las empresas les interesa conocer los costos y los beneficios relacionados con el uso de recursos naturales (como los madereros) y con los servicios de los ecosistemas (como la atmósfera, en su función de sumidero de contaminación).

4.127 Muchos de los mecanismos mediante los cuales se influye en el comportamiento económico a fin de alcanzar objetivos de política ambiental consisten en pagos al gobierno, por lo general en forma de impuestos, permisos y rentas; y pagos efectuados por el gobierno en forma de subsidios y otras transferencias. Esas transacciones se registran en el marco de las cuentas nacionales, pero por lo general no se las identifica por separado como relacionadas con el ambiente. Esta sección describe las definiciones relevantes y los problemas de delimitación para facilitar la organización de la información sobre estas transacciones y para permitir la comparación en el tiempo y entre distintos países.

4.128 Los impuestos y los subsidios ambientales deben considerarse en el más amplio marco de los pagos al y del gobierno. Esto es necesario pues, según los lineamientos de las cuentas nacionales y de las finanzas públicas, en general se suele destacar la relación entre los pagos y los procesos de producción o de consumo antes que sobre el propósito del pago. Así, por ejemplo, los impuestos sobre el ingreso se distinguen claramente de los impuestos que gravan sobre bienes y servicios.

4.129 El SCAE solo registra impuestos y subsidios para los que en realidad ha ocurrido una transacción entre unidades institucionales. En algunos casos interesa conocer el valor de los llamados “subsidios implícitos”, por ejemplo mediante exenciones fiscales o tipos impositivos preferenciales. Sin embargo, conforme a los principios estándar de las cuentas nacionales, como no se registra ninguna transacción respecto de esas sumas, en el SCAE no se incluyen las estimaciones de los valores de esos flujos.

4.130 Además de los pagos al y del gobierno, existen otras transacciones de naturaleza similar registradas en las cuentas nacionales que pueden ser de interés para el análisis de cuestiones ambientales. Son ejemplos las donaciones de los hogares y las empresas a entidades ambientales sin fines de lucro. El cuadro 4.8 describe un marco más amplio de pagos al y del gobierno, y transacciones similares entre otros sectores.

Cuadro 4.8Transacciones del gobierno relacionadas con el ambiente
Pagos recibidos por:
GobiernoSociedadesHogaresISFLSHaResto del mundo
GobiernoTransferencias entre niveles de gobiernoSubsidios y subvenciones a la inversiónTransferencias corrientes y de capitalSubsidios; transferencias corrientes y de capitalTransferencias corrientes y de capital
SociedadesImpuestos, multas, derechos, obligaciones y rentasRentasRentasDonacionesDonaciones a ISFLSH del resto del mundo
Pagos realizados por:HogaresImpuestos, derechos, obligaciones y multasDonacionesDonaciones
ISFLSHaImpuestosTransferencias corrientes y de capitalTransferencias corrientes y de capitalTransferencias corrientes y de capital
Resto del mundoImpuestos y transferencias corrientesDonaciones

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

4.131 El último tipo de transacciones analizado en el Marco Central del SCAE es el de las transacciones relacionadas con la extracción y el uso de activos ambientales (principalmente recursos naturales), y las referentes a activos fijos usados en actividades económicas relacionadas con el ambiente. Las primeras incluyen pagos de rentas, la concesión de permisos y licencias, y otros pagos similares. Un tema de atención particular en esta sección es el de los registros apropiados para contabilizar los permisos de uso de activos ambientales usados como vertederos.

4.132 Las transacciones sobre activos fijos usados en actividades económicas relacionadas con el ambiente se refieren principalmente a las partidas contables necesarias para considerar todos los costos de los activos fijos y, en particular, el costo de su eliminación y de la restauración del entorno circundante al término de su vida útil.

4.133 Aunque el conjunto de las transacciones comprendidas en esta sección es muy amplio, todas ellas caben en la estructura de la secuencia de cuentas presentada en la sección 6.2. Esta secuencia destaca las relaciones entre los diferentes tipos de transacciones y asegura que todas ellas puedan relacionarse con determinados agregados económicos y saldos contables como el PIB, el ingreso nacional bruto y el ahorro neto.

4.134 A continuación se analiza los pagos realizados por el gobierno; los pagos al gobierno, en especial los impuestos ambientales; los pagos por la extracción y el uso de activos ambientales; y por último las transacciones sobre activos fijos usados en actividades económicas relacionadas con el ambiente.

4.4.2 Gastos del gobierno relacionados con el ambiente

4.135 Los pagos realizados por el gobierno se registran en varios lugares de las cuentas nacionales y de las estadísticas de finanzas públicas. En gran medida, su tratamiento depende de cómo se relacionan los pagos con la producción y el consumo, y si, por su naturaleza, son corrientes o de capital.

4.136 Todos los pagos considerados en esta sección constituyen transferencias. Una transferencia es una transacción en la que una unidad institucional (el gobierno en este caso) proporciona un bien, un servicio o un activo a otra unidad sin recibir de ésta ningún bien, servicio ni activo como contrapartida directa32. En consecuencia, esta sección no incluye pagos del gobierno por la compra de bienes y servicios.

4.137 Las transferencias del gobierno suelen genéricamente considerarse como “subsidios”. Sin embargo, en la contabilidad económica solo ciertas transferencias son tratadas como subsidios. Las definiciones de las diversas transferencias de los gobiernos se exponen a continuación.

Subsidios ambientales y transferencias similares

4.138 Un subsidio ambiental o transferencia similar es una transferencia que apoya las actividades de protección ambiental o reduce el uso y la extracción de recursos naturales. Comprenden las transferencias definidas por el SCN como subsidios, prestaciones sociales para los hogares, subvenciones a la inversión y otras transferencias corrientes y de capital33. Más específicamente:

  • Los subsidios son pagos corrientes sin contrapartida que las unidades de gobierno, incluidas las no residentes, hacen a las empresas en función de los niveles de su actividad productiva, o de las cantidades o valores de los bienes o servicios que producen, venden o importan.

  • Las prestaciones sociales a los hogares son transferencias corrientes recibidas por los hogares, con el propósito de atender las necesidades surgidas por determinados acontecimientos o circunstancias, como enfermedad, desempleo, jubilación, vivienda, educación o circunstancias familiares.

  • Las subvenciones a la inversión son transferencias de capital hechas por los gobiernos a otras unidades residentes o no residentes para financiar total o parcialmente el costo de sus adquisiciones de activos fijos.

  • Las otras transferencias corrientes son todas las transferencias corrientes entre unidades institucionales residentes, o entre unidades residentes y no residentes, que no son impuestos sobre el ingreso, la riqueza, etc., prestaciones y contribuciones sociales, y prestaciones sociales en especie. Comprenden las transferencias entre distintos niveles de gobierno, entre el gobierno general y otros gobiernos extranjeros, y transferencias de y hacia instituciones sin fines de lucro.

  • Las otras transferencias de capital consisten en todas las transferencias de capital con excepción de los impuestos sobre el capital y de las subvenciones a la inversión. Son ejemplos las transferencias del gobierno central a unidades de niveles de gobierno inferiores; y las herencias, grandes obsequios y donaciones efectuados por hogares o empresas a instituciones sin fines de lucro para financiar la adquisición de activos fijos.

4.139 Determinar si una transferencia realizada por el gobierno tiene o no carácter ambiental depende de su propósito. Desde una perspectiva analítica, la principal atención es determinar cuánto gasto se asigna al logro de resultados ambientales. Así, un subsidio u otra transferencia similar deben tratarse como ambientales cuando la intención o propósito primordial del gobierno consiste en que los recursos se utilicen para propósitos de protección ambiental o de gestión de recursos.

4.140 En principio, la decisión sobre si el objetivo primordial de una transferencia es ambiental debería tomarse para cada transferencia individualmente considerada. Entonces, una vez adoptada la decisión sobre el objetivo primordial, el valor total de la transferencia se considera como destinado a ese objetivo.

4.141 En la práctica, la información sobre las transferencias del gobierno habitualmente figura en el presupuesto y en otros datos sobre los gastos gubernamentales. Por lo general, esos datos no presentan las transacciones individuales y es más común que proporcionen información por tipo de programa, lo que incluye numerosas transferencias. Suele ocurrir que esos programas tengan múltiples propósitos, lo que obliga a recabar más información para determinar el número y valor de las transferencias individuales cuyo propósito primordial es la protección ambiental o la gestión de recursos.

4.142 En estas situaciones, puede ser necesario estimar la proporción del valor de las transferencias de determinado programa gubernamental que refleje el valor de las transferencias individuales del programa cuyo propósito primordial sea la protección del ambiente o la gestión de recursos.

4.143 La determinación del objetivo primordial no debe basarse en si el uso de los recursos por parte de quien recibe la transferencia tiene un resultado positivo para el ambiente. Si bien es razonable considerar que el propósito del gobierno al efectuar la transferencia y el propósito del beneficiario es el mismo, puede ocurrir que el desembolso de los recursos transferidos no dé lugar a resultados beneficiosos para el ambiente, incluso si esa era la intención.

4.144 Con fines analíticos, debe compilarse una medida agregada de estos pagos. La medida agregada de los subsidios ambientales y transferencias similares pagadas por el gobierno es la sumatoria de todas las transferencias enumeradas más arriba, que se consideran ambientales según el propósito primordial del pago.

a) Clasificación de los subsidios ambientales y transferencias similares

4.145 Dado que la definición de los subsidios ambientales y las transferencias similares se basa en la evaluación del propósito de protección ambiental o gestión de recursos, en principio es posible clasificar estas transferencias usando la Clasificación de Actividades Ambientales (CAA), parte I (Actividades de protección ambiental) y parte II (Actividades de gestión de recursos). Sin embargo, dada la naturaleza multipropósito de estas transferencias, en la práctica puede resultar difícil compilar estadísticas con niveles de desagregación detallada.

4.146 Con fines contables y analíticos es necesario separar las transferencias según sean corrientes o de capital, de manera consistente con el SCN34. También puede ser útil clasificar las transferencias por industrias o por sector institucional beneficiario, según la CIIU o según la clasificación estándar de sectores institucionales del SCN.

b) Subsidios potencialmente perjudiciales para el ambiente

4.147 La definición de subsidios ambientales y transferencias similares se refiere al propósito del gobierno y no a los efectos ambientales resultantes del uso de los recursos suministrados. Otra perspectiva que puede adoptarse consiste en establecer si el volumen y la estructura de los pagos realizados por el gobierno son beneficiosos o perjudiciales para el ambiente. Un indicador que refleja esta perspectiva es la de los subsidios potencialmente perjudiciales para el ambiente (SPPA), que abarca los subsidios y transferencias similares que alientan actividades consideradas perjudiciales para el ambiente. En algunas definiciones, este indicador también incluye los subsidios llamados “implícitos” (o indirectos), como las tasas impositivas preferenciales. El SCAE no incluye una definición de los SPPA.

4.4.3 Ingresos del gobierno relacionados con el ambiente

Impuestos ambientales

4.148 La mayoría de los pagos al gobierno son impuestos. Los impuestos pueden tener varias denominaciones, por lo que es necesario asegurar la correcta comprensión de los fundamentos del pago.

4.149 Los impuestos son pagos obligatorios sin contrapartida, en dinero o en especie, realizados por las unidades institucionales a unidades del gobierno35. Se agrupan en las siguientes categorías:

  • a) Impuestos sobre productos, son impuestos pagaderos por unidad de un bien o servicio. Se incluyen los impuestos tipo valor agregado, impuestos y derechos sobre la importación e impuestos a la exportación.

  • b) Otros impuestos sobre la producción, que comprenden todos los impuestos, excepto los que gravan productos, que recaen sobre las empresas por el hecho de dedicarse a una actividad productiva. Son ejemplos los impuestos sobre la tierra, sobre los activos fijos o sobre la mano de obra empleada en el proceso productivo.

  • c) Impuestos sobre el ingreso, que gravan los ingresos, las utilidades y las ganancias de capital.

  • d) Otros impuestos corrientes, que son impuestos corrientes sobre el capital y otros impuestos corrientes (como los pagos de los hogares para obtener determinadas licencias).

  • e) Impuestos sobre el capital, que son impuestos que se recaudan a intervalos irregulares e infrecuentes sobre el valor de los activos o sobre el patrimonio neto de propiedad de las unidades institucionales, o sobre el valor de los activos transferidos entre unidades institucionales como consecuencia de herencias, donaciones entre vivos u otras transferencias.

4.150 La decisión sobre si un pago considerado por el SCN como impuesto es o no ambiental se sustenta en el examen de la base imponible. En concreto, un impuesto ambiental es un impuesto cuya base imponible es una unidad física (o su proxi) de algo que tiene comprobado impacto negativo en el ambiente. En la práctica, esta definición se aplica a la totalidad de los diversos impuestos que se recaudan en un país, evaluando en cada caso si la base imponible se refiere a algo que tiene un impacto ambiental negativo.

4.151 Como la aplicación de esta definición puede variar entre países, para efectos de comparación internacional de los impuestos ambientales, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y Eurostat han elaborado listas de los impuestos que satisfacen esta definición36.

4.152 La consideración de la base imponible para determinar el carácter ambiental de un impuesto constituye una excepción al criterio general para definir ese carácter según el propósito de la transacción. Sin embargo, en el caso de los impuestos, por lo general, el contribuyente no conoce anticipadamente cómo será utilizado por el gobierno el impuesto pagado; tampoco los argumentos de los legisladores por los que se crea un impuesto, son una base confiable para comparaciones internacionales. En ocasiones, el objetivo primordial del gravamen puede ser introducir incentivos para reducir las presiones sobre el ambiente, o recaudar ingresos con el fin de financiar la protección ambiental. Sin embargo, en muchos casos, la razón específica puede no ser explícita y a menudo el propósito primordial del impuesto es recaudar fondos para financiar servicios sociales generales como salud o educación.

4.153 En los casos en los que se conoce el destino de los ingresos tributarios, esos impuestos se consideran “especiales.” Estos impuestos con destino anticipado para protección ambiental son importantes para calcular el gasto en protección ambiental y se analizan en la sección 4.3.

4.154 El criterio asumido en el SCAE para definir impuestos ambientales difiere del criterio común de la literatura económica, donde los impuestos ambientales se definen por gravar las externalidades negativas, es decir los impuestos tipo Pigou. Estos impuestos se basan en la evaluación del motivo para establecer las tasas impositivas; o sea la magnitud de la externalidad negativa que reducirá una determinada tasa impositiva. Los impuestos tipo Pigou no consideran los impuestos recaudados por motivaciones fiscales. Como determinar con exactitud la motivación precisa de un impuesto plantea difíciles problemas de medición, el criterio del SCAE consiste en considerar la respectiva base imponible.

a) Bases y clases de impuestos ambientales

4.155 Existen cuatro grandes clases de impuestos ambientales (sobre la energía, el transporte, la contaminación y los recursos), que se exponen a continuación:

  • a) Impuesto sobre la energía:

    • i) Esta clase incluye impuestos sobre productos energéticos utilizados con propósitos de transporte y estacionarios. Los impuestos sobre el combustible utilizado en el transporte deben mostrarse como una subcategoría separada de impuestos sobre la energía. Los impuestos sobre la energía utilizados con propósitos estacionarios comprenden el gasóleo, el gas natural, el carbón y la electricidad;

    • ii) Los impuestos sobre el carbón se incluyen entre los impuestos sobre la energía y no entre los impuestos sobre la contaminación. Si es posible identificarlos, deben mostrarse como una subcategoría separada de los impuestos sobre la energía. Un tipo especial de impuestos sobre el carbón es el de los pagos por los permisos negociables de emisión. El tratamiento de estos permisos se analiza más adelante.

  • b) Impuestos sobre el trasporte. Esta categoría comprende principalmente impuestos relacionados con la propiedad y el uso de vehículos a motor. Los impuestos sobre otros medios de transporte (como aeronaves) y servicios de transporte relacionados (como impuestos sobre vuelos fletados o regulares) también se incluyen, así como los relacionados con el uso de carreteras. Los impuestos sobre el transporte pueden ser gravámenes por una sola vez a la importación o a la venta de equipo, o impuestos recurrentes, como el impuesto anual sobre el transporte por carretera. Los impuestos sobre la gasolina, el diésel y otros combustibles para el transporte se incluyen entre los impuestos sobre la energía.

  • c) Impuestos sobre la contaminación. Esta categoría incluye impuestos sobre emisiones a la atmósfera o al agua, medidas o estimadas, y la generación de residuos sólidos. Los impuestos sobre el carbón constituyen una excepción y se incluyen entre los impuestos sobre la energía, como se indicó. Los impuestos sobre el azufre se incluyen aquí.

  • d) Impuesto sobre recursos. Esta categoría incluye impuestos sobre la extracción de agua, la extracción de materias primas y otros recursos (como arena y grava). De manera consistente con el ámbito general de los impuestos ambientales, los pagos al gobierno por el uso de la tierra o de recursos naturales se tratan como rentas y, en consecuencia, se excluyen de los impuestos sobre recursos. Para una detallada explicación del tratamiento de las rentas véase los párrafos 4.160 a 4.163.

4.156 El cuadro 4.9 muestra un ejemplo de registro de impuestos ambientales según el tipo de impuesto. Los tipos de impuestos indicados en las columnas siguen la estructura del nivel superior de los impuestos que usa el SCN. Donde existan otros pagos importantes al gobierno, pueden añadirse en un cuadro de este tipo. Para algunos impuestos ambientales, en particular los impuestos sobre la energía, la desagregación por industrias puede ser interesante. En condiciones ideales, esta desagregación debería adaptarse a la desagregación usada para registrar los flujos físicos relacionados, según se indicó en el capítulo III. Por ejemplo, para los impuestos sobre la energía puede ser de interés una desagregación por industrias según la estructura de las cuentas de emisiones al aire por industria.

Cuadro 4.9Impuestos ambientales, por tipo
Tipo de impuesto ambientalTipo de impuesto
Impuestos sobre productosOtros impuestos sobre la producciónImpuestos sobre el ingresoOtros impuestos corrientesImpuestos sobre el capitalTotal
SociedadesHogares
Impuestos sobre la energía10 8001 50030012 600
Impuesto sobre el carbón4 6004 600
Impuestos sobre combustibles para el transporte4 7004 700
Otros impuestos sobre la energía1 5001 5003003 300
Impuestos sobre la contaminación2 6008001 4001004 900
Impuestos sobre la contamination4005002001 100
Impuestos sobre recursos200400300900
Total de impuestos ambientales14 0003 2001 90040019 500
Impuestos no ambientales79 00015 40023 00074 0005 8001 600198 800
Total de impuestos93 00018 60023 00074 0007 7002 000218 300
Participación de los impuestos ambientales en el total (porcentaje)17,720,80,00,032,825,09,8

b) Tratamiento de los impuestos sobre el valor agregado (IVA)

4.157 En general, los impuestos sobre el valor agregado se excluyen de la definición de impuestos ambientales porque se considera que, a diferencia de otros gravámenes con bases impositivas ambientales, no influyen sobre los precios relativos (es decir, el IVA se recauda sobre un amplio conjunto de bienes y servicios con independencia de sus efectos en el ambiente). Esta falta de influencia directa también se manifiesta en la posibilidad de deducir el IVA que tienen muchos contribuyentes.

4.158 Existe una sola excepción, relativamente específica, a este régimen general. En principio, cuando el IVA se calcula sobre un precio que ya incluye un derecho o impuesto que fue considerado como un impuesto ambiental, la cuantía correspondiente de IVA no deducible (equivalente a la tasa del IVA multiplicada por la cuantía del impuesto ambiental, excluyendo la parte deducible por el contribuyente) también puede considerarse como parte de los impuestos ambientales y clasificarse sobre la base imponible subyacente. Esta situación puede ocurrir cuando el IVA sobre la gasolina se calcula incluyendo un derecho sobre los combustibles pagado sobre los derivados del petróleo. En la práctica, la posibilidad de aislar esta cuantía del IVA puede requerir información adicional.

Otros pagos al gobierno

4.159 Solo los pagos que se consideran impuestos según las definiciones del SCN están en el ámbito de los impuestos ambientales del SCAE. Al mismo tiempo puede haber interés en registrar otros pagos al gobierno, como las rentas, algunas ventas de bienes y servicios y algunas multas y sanciones. Para determinar si estos pagos son ambientales, es necesario analizar la base del pago, y no la denominación usada para calificarlo ni el propósito para el que se destinen los ingresos recaudados. Estos otros tipos de pagos al gobierno se describen a continuación.

a) Rentas

4.160 Existen ciertos activos ambientales, en particular recursos minerales y energéticos, que son de propiedad del gobierno y cuya extracción a menudo requiere ser pagada. Estos pagos se tratan como rentas. Es usual que los pagos de rentas por recursos minerales y energéticos se consideren regalías y, en los países dotados con recursos, pueden representar un componente importante de los ingresos fiscales totales.

4.161 La renta es el ingreso percibido por el propietario de un activo ambiental por ponerlo a disposición de otra unidad institucional. Se paga por el uso en la producción de activos no producidos como la tierra o los recursos minerales y energéticos. Estas rentas son distintas a los alquileres pagados por usuarios de activos fijos a sus propietarios. Son ejemplos de alquileres los pagos por el arrendamiento de edificios o equipo, o de automóviles por turistas para su transporte. Los alquileres se tratan como pagos por servicios.

4.162 La renta corresponde a un pago debido por el uso de un activo ambiental durante un período contable. El permiso del extractor puede facultarle a operar durante un plazo mayor, pero habitualmente el pago de la renta se pacta por plazos anuales. Los pagos de rentas suelen depender del nivel de producción del extractor, usualmente determinado sobre la base del valor de las ventas de los recursos extraídos (cantidad extraída multiplicada por el precio del recurso).

4.163 Puesto que el gobierno ejerce la potestad tributaria, es posible establecer diferentes acuerdos por medio de los cuales el gobierno capta la renta que le corresponde como propietario del activo ambiental. Algunos de estos acuerdos pueden tomar la forma de impuestos sobre las utilidades, según la definición del SCN. En principio, los montos de los impuestos sobre utilidades relacionadas con ingresos obtenidos de la extracción de activos ambientales deben tratarse como renta. En la práctica, puede resultar difícil separar los impuestos sobre las utilidades relacionadas con ingresos de actividades de extracción, de los otros ingresos obtenidos por la empresa extractora. El capítulo V analiza la estimación de la renta de recursos y la determinación de la proporción que corresponde a las distintas unidades económicas.

b) Venta de bienes y servicios

4.164 En diversas situaciones, el gobierno asume actividades para suministrar bienes y servicios a hogares y empresas. Ese suministro de bienes y servicios es producción de unidades de gobierno y los pagos efectuados por sus usuarios a menudo se denominan “tarifas”. Un caso común es el de los pagos a unidades de gobierno que operan sistemas de recolección y eliminación de residuos. En ciertos casos puede ser difícil distinguir si esos pagos son adquisiciones de bienes y servicios o impuestos, puesto que es necesario determinar si el comprador ha recibido un servicio del gobierno a cambio del pago. Debe seguirse la guía general del SCN37.

c) Multas y sanciones

4.165 Las multas y sanciones se distinguen de los impuestos en que son pagos obligatorios gravados a las unidades institucionales por tribunales de justicia u órganos cuasi-judiciales38. Estos pagos a los gobiernos se tratan como transferencias corrientes diversas. Puede ocurrir que algunas multas y sanciones estén relacionadas con actividades ilícitas de interés, como la contaminación de cuerpos de agua. El registro de las multas y demás sanciones también ocurre en el caso del uso de activos ambientales como vertederos (véase la sección 4.4.5).

4.4.4 Transferencias de unidades institucionales no gubernamentales relacionadas con el ambiente

4.166 Mientras que los impuestos y los subsidios son transacciones que, por definición, se reciben o se pagan por unidades del gobierno, los demás tipos de transferencias que se indican en esta sección ocurren entre otras unidades institucionales, como se muestra en el cuadro 4.8. Por ejemplo, los hogares pueden donar dinero a organizaciones conservacionistas, que se registra como otras transferencias corrientes.

4.167 Donde la información sobre estos flujos sea de interés, el registro de las sumas consideradas ambientales debe ajustarse a los mismos principios aplicados a los flujos del gobierno, es decir, las transferencias pagadas a otras unidades institucionales deben sustentarse en que el pago tiene como propósito primordial la protección del ambiente o la gestión de recursos.

4.168 Un caso particular de transferencias entre unidades institucionales es el que considera los flujos entre organizaciones internacionales y gobiernos nacionales y otras unidades institucionales residentes. En algunos países, esos flujos pueden ser significativos. De acuerdo con los principios generales expuestos, las transferencias pagadas por organizaciones internacionales a unidades institucionales de un país deben considerarse ambientales si el propósito primordial de la organización internacional es que el dinero sea gastado en objetivos de protección ambiental o de gestión de recursos.

4.4.5 Permisos de uso de los activos ambientales

4.169 Un mecanismo común e importante para gestionar la interacción entre la economía y el ambiente es el uso de permisos y licencias para acceder, extraer o usar activos ambientales. En unos casos, los permisos y licencias pueden referirse a la extracción material de activos ambientales, como ocurre con los permisos de pesca; en otros, pueden referirse a la utilización del ambiente como vertedero de emisiones.

4.170 Los permisos y las licencias se relacionan con el concepto general de derechos de propiedad y, en este contexto, es importante distinguir el derecho de uso de un activo del activo en sí mismo. El derecho de uso o de ejercer control sobre un activo ambiental puede ocurrir por diversos mecanismos. Por ejemplo, el derecho de propiedad puede surgir del reconocimiento de derechos tradicionales; la propiedad de algunos activos ambientales puede ser objeto de regulación pública y el gobierno puede asignar o vender derechos de uso o de control; o, el gobierno puede emitir derechos de uso de un activo a título gratuito, o puede subastarlos o venderlo de otro modo.

4.171 En ciertos casos, los derechos de propiedad obtenidos constituyen un activo de su titular. Para que se cumpla la definición de activo, los derechos de propiedad deben otorgarse por un plazo superior a un año. Además, existe un conjunto de factores que debe tomarse en consideración para determinar si un acuerdo determinado representa un activo. Estos factores se analizan en detalle en la parte 5 del capítulo 17 del SCN 2008.

4.172 Los pagos por derechos de propiedad mediante la adquisición de permisos, licencias o acuerdos similares son transacciones importantes en el contexto de una contabilidad ambiental y económica completa. Cada vez más, los permisos otorgados pueden negociarse en los mercados, lo que puede originar potenciales beneficios para su titular más allá de los obtenidos mediante el uso de esos activos ambientales.

4.173 Esta subsección destaca el conjunto de mecanismos que suelen encontrarse y describe el tratamiento apropiado de los pagos, conforme a lo definido en el SCN. Cabe señalar que a menudo los compiladores se verán obligados a adoptar decisiones sobre el régimen aplicable ponderando distintos factores, según la naturaleza exacta de la forma en que se otorgan los permisos o licencias y en que pueden ejercerse los correspondientes derechos. Esta sección considera en primer lugar los pagos por la extracción y cosecha de recursos naturales, y luego el uso del ambiente como vertedero de emisiones.

Permisos de extracción de recursos naturales

4.174 El SCN destaca un conjunto de consideraciones generales que deben tenerse en cuenta para determinar un tratamiento adecuado39. Se examinarán a continuación las cuestiones relevantes que se plantean en relación con diversos tipos de recursos naturales y los mecanismos habituales de otorgamiento de licencias y permisos.

a) Recursos minerales y energéticos

4.175 Los recursos minerales y energéticos se diferencian de otros recursos naturales en que toda extracción forzosamente reduce la cantidad del recurso disponible en el futuro. El propietario (el gobierno en muchos casos, pero no en todos) no suele tener una actividad productiva relacionada con la extracción y, por lo general, los pagos de renta se efectúan periódicamente según la cantidad del recurso extraído. Los pagos de renta se analizan en los párrafos 4.160 a 4.163, y los registros apropiados en las cuentas de activos y de ingresos para contabilizar la propiedad y el uso de recursos minerales y energéticos se analiza en la sección 5 del capítulo V, titulada “Cuentas de activos de recursos minerales y energéticos”.

b) Tierras

4.176 La tierra (y los recursos naturales asociados) puede ser vendida inmediatamente cuando su propiedad legal se transfiere de una unidad institucional a otra. La adquisición y la disposición de tierra deben registrarse en la cuenta de capital. La tierra también es el tipo de activo que más frecuentemente es objeto de arrendamiento. Es habitual que los agricultores que arriendan tierra paguen periódicamente un alquiler a su propietario, y esos flujos se registran en la cuenta de asignación primaria del ingreso.

c) Recursos madereros

4.177 Es común que la tala se autorice dentro de límites estrictos mediante el pago de una tarifa por unidad de volumen de madera extraída. Los límites suelen ser los que permiten que la extracción de madera no impida una cosecha sostenible en el largo plazo (entre otras condiciones posibles); en consecuencia, los pagos se registran como rentas en la cuenta de asignación primaria del ingreso. La adquisición y enajenación de tierras forestales, incluido el valor de los recursos madereros, deben registrarse en la cuenta de capital.

d) Recursos acuáticos

4.178 Las cuotas de pesca establecidas por acuerdos nacionales e internacionales se pueden asignar a perpetuidad o por largos períodos a unidades institucionales. Bajo estas circunstancias, las cuotas pueden ser transferibles y, si lo son, puede existir un mercado desarrollado para su negociación. Por lo tanto, las cuotas de pesca pueden considerarse permisos transferibles de uso de un recurso natural y, en estos casos, se tratan como activos.

4.179 En un régimen alternativo, se otorgan permisos por plazos estrictamente limitados, inferiores a un año, a una unidad institucional determinada, que a menudo es no residente. Esto es práctica común, en algunas islas del Pacífico Sur, por ejemplo. En estos casos, los ingresos de las licencias deben registrarse como rentas en la cuenta de asignación primaria del ingreso.

4.180 Una licencia para pesca recreativa otorgada a un hogar se considera, por convención, como el pago de un impuesto.

e) Recursos hídricos

4.181 Un cuerpo de agua con valor económico puede venderse íntegramente, sea como parte de la tierra que lo rodea o como un activo separado. Por ejemplo, es posible que el uso de un área de agua sea concedida para fines recreacionales, bajo un acuerdo de largo plazo. El tratamiento de los pagos según estos acuerdos debe ser el mismo que para la tierra. Los pagos periódicos por extracción de agua deben tratarse como rentas (a diferencia de su distribución).

Permisos para uso del ambiente como sumidero

4.182 El registro de las transacciones relacionadas con la utilización del ambiente como sumidero implica un conjunto de consideraciones especiales. Específicamente, esto se refiere al derecho de usar el ambiente, es decir el suelo, el agua, la atmósfera y los activos ambientales relacionados, como sumidero de emisiones resultantes de actividades económicas.

4.183 Según la naturaleza de las disposiciones se pueden aplicar diversos tratamientos. Estos se adaptan a las definiciones de los distintos pagos al gobierno señalados. Los siguientes escenarios y tratamientos son los más comunes:

  • a) El gobierno puede exigir pagos cuando se efectúan emisiones ilícitas de sustancias cuando exceden determinados niveles. Si esos pagos tienen por objeto reducir o inhibir futuras descargas y emisiones, deben tratarse como multas.

  • b) Si los pagos están relacionados con medidas de recuperación subsiguientes a la liberación de las emisiones o descargas, se tratan como pagos por un servicio, a menos que su monto esté fuera de proporción con el costo de las respectivas medidas de recuperación, en cuyo caso el pago debe tratarse como impuesto.

  • c) Si se emite una cantidad limitada de permisos para las descargas o emisiones con el propósito de restringir en última instancia la cantidad global de esas descargas y emisiones, el tratamiento de cualquier pago relacionado con los permisos depende de la propiedad del activo ambiental en el que se ha liberado o se liberará la emisión:

    • i) Donde exista un activo económico según los principios del SCN (esto ocurre con frecuencia con la tierra y el suelo) y se cumplen las condiciones necesarias para que la descarga esté permitida, el pago por el permiso debe tratarse como el pago por una licencia de uso de un activo ambiental;

    • ii) Donde no exista un activo económico según los principios del SCN, el pago por el permiso debe tratarse como un impuesto, como habitualmente ocurre con la atmósfera, los recursos hídricos interiores y los mares, y generalmente este tratamiento se aplica a los esquemas de permisos de emisiones de carbono.

4.184 En todos estos escenarios se parte del supuesto de que los permisos expedidos no son negociables. Por lo tanto, el momento oportuno para registrar los pagos y las unidades económicas involucradas puede determinarse en forma relativamente directa, usando los principios contables estándar.

4.185 La expedición de permisos negociables es creciente, y para ellos existe un mercado activo. En la mayoría de los países los permisos para emisiones de carbono son los más importantes. La posibilidad de negociarlos origina varias situaciones contables complejas en cuanto al momento del registro, al tratamiento de las variaciones de valor y a la determinación de las unidades económicas involucradas. El SCAE sigue las recomendaciones del SCN sobre el régimen contable adecuado. Los detalles acerca del tratamiento de los permisos de emisión en el SCN figuran en SNA News and Notes (Naciones Unidas, 2012).

4.186 En síntesis, los aspectos fundamentales del tratamiento contable son los siguientes:

  • a) Los pagos por permisos de emisión, expedidos por los gobiernos bajo sistemas de cupos, deben registrarse como impuestos sobre la producción con base devengado, en el momento en que se producen las emisiones;

  • b) La diferencia de tiempo entre el momento en que el gobierno recibe los pagos por los permisos y el momento en que se producen las emisiones da lugar a un pasivo financiero (cuentas por pagar) del gobierno y a un activo financiero (cuentas por cobrar) para el titular del permiso. La diferencia entre el valor del pago anticipado del impuesto por el permiso y el valor de mercado en cualquier punto del tiempo representa para el titular un contrato negociable (un activo no producido no financiero). La creación y la extinción del activo no producido no financiero se registran como otras variaciones en el volumen de activos;

  • c) El criterio aplicable a los pagos devengados por los permisos de emisión debe basarse en el supuesto de que los permisos otorgados por un determinado país tienen más probabilidades de ser cancelados en el mismo país que en otro;

  • d) En el caso sencillo de un sistema totalmente nacional, los impuestos deben considerarse devengados del siguiente modo: el impuesto registrado para cada permiso cancelado por emisiones ocurridas en el período t equivale al stock total de otras cuentas por pagar por parte del gobierno relacionadas con permisos de emisión, dividido por el número total de permisos vigentes otorgados (y que permanecen en circulación) en el período t;40,41

  • e) En los sistemas multinacionales la situación es más compleja, pues en un solo país el número de permisos cancelados puede ser mayor o menor que el de los otorgados inicialmente al país.

4.187 Los impuestos pagados por permisos de emisión negociables se tratan como impuestos ambientales y cuando se refieren a emisiones de dióxido de carbono se clasifican como impuestos sobre la energía. En lo posible, estos impuestos deben identificarse por separado entre los impuestos sobre la energía. Cuando los permisos negociables se refieren a otros tipos de emisiones, los impuestos deben clasificarse como impuestos por contaminación.

4.188 El cuadro 4.10 presenta el tipo de información que puede compilarse con respecto a la cantidad de permisos de emisión — expresada en millones de toneladas de dióxido de carbono. El cuadro está organizado como si fuera una cuenta de activo, mostrando el stock apertura y el de cierre, y las diferentes variaciones del stock resultantes de nuevas emisiones, compras, ventas y cancelaciones. En lo posible, deberían registrarse en forma diferenciada los flujos de permisos gratuitos, no gratuitos y los de sistemas multinacionales.

Cuadro 4.10Cuenta de permisos de emisión negociables(millones de toneladas de dióxido de carbono)
Sector institucional
SociedadesGobierno generalHogaresISFLSHaTotal
Stock de apertura1 13322551 363
Permisos asignados gratuitamente2 3559873 342
Permisos comprados1 8516162 467
Permisos vendidos9251 1692 094
Pérdidas (permisos cancelados)9211
Permisos utilizados para emisiones compensadas3 6121443 756
Stock final79351531 311

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.

4.189 Según los objetivos del análisis y los datos disponibles, las columnas del cuadro pueden reflejar la tenencia de permisos por industria (clasificadas conforme a la CIIU) o por sector institucional (como se muestra en el cuadro 4.10). Aunque por lo general los sistemas de negociación de permisos de emisión tienen por actores a los gobiernos y las sociedades, una porción significativa de ellos puede ser comprada por instituciones sin fines de lucro.

4.4.6 Transacciones de activos fijos usados en actividades económicas relacionadas con el ambiente

4.190 Los activos fijos son activos producidos que contribuyen a los procesos productivos durante varios períodos contables. Incluyen edificios, maquinaria, diversos tipos de equipo —incluso equipo de transporte— las mejoras de la tierra y productos de propiedad intelectual como el software y el gasto en investigación y desarrollo. Las diferentes actividades económicas supondrán el uso de diverso tipo de activos fijos. Muchas veces interesan los activos fijos usados para extraer y cosechar recursos naturales, así como el monto de las inversiones en activos fijos con fines de protección del ambiente o de gestión de recursos. La información sobre el monto de las inversiones en equipo para la captación de energía de fuentes renovables puede ser de interés, por ejemplo.

4.191 No existen fronteras precisas para determinar los activos fijos de interés y, en el SCAE, no se define un agregado para los activos fijos relacionados con el ambiente. Más bien, el ámbito de la medición dependerá de las actividades económicas de interés. Por ejemplo, los activos fijos relacionados con gastos en protección ambiental abarcarán cualquier equipo especializado que se adquiera y también el gasto en activos más genéricos, como los edificios, automóviles, computadoras, etc., que necesitan los productores especializados en servicios de protección ambiental. En todo caso, la contabilidad de activos fijos debe regirse al tratamiento establecido en el SCN. Esos activos se incluyen en las cuentas descritas en la sección 4.3.

4.192 Cabe señalar que al mismo tiempo algunos activos fijos también se consideran activos ambientales. Este es el caso de los animales que producen en forma permanente (como animales de cría, vacas lecheras y ganado lanar) y las plantas que producen varias cosechas (como viñedos, huertas y plantaciones de caucho). La contabilidad de estos activos se explica en el capítulo V.

4.193 Un problema específico de la contabilidad ambiental es el de la apropiada contabilidad de los costos de eliminación de activos fijos, proceso que puede tener importantes impactos ambientales. Debido su importancia, este tema se tratará en detalle en el resto de esta sección.

Efectos ambientales de la eliminación de activos fijos

4.194 Para producir una contabilidad completa de los activos fijos es necesario considerar los costos incurridos en la prevención de problemas ambientales cuando cesa la producción o la operación y termina el uso de los activos fijos; por ejemplo:

  • Cuando se desmantelan centrales nucleares y debe organizarse el almacenamiento definitivo de los residuos nucleares

  • Cuando se desmantelan y retiran plataformas petroleras y otros equipos mineros

  • Cuando se sellan vertederos o cierran sistemas de transporte de gas y captación de fugas, y se instalan equipos de seguimiento

  • Cuando se cierran minas y se tratan las acumulaciones de escoria para minimizar la lixiviación.

4.195 Los costos incurridos en estas situaciones se denominan costos de desmantelamiento. Estos se pueden clasificar en de clausura y correctivos. Los costos terminales son costos que pueden y deben anticiparse durante los períodos de producción previos a la clausura; durante la vida útil del activo fijo se deben provisionar. Se incurre en costos de reparación cuando la producción ya ha terminado, sin que se haya hecho provisión para adoptar medidas correctivas mientras la producción estaba en marcha. Son ejemplos la rehabilitación de lugares contaminados por actividades pasadas, por ejemplo, el almacenamiento de combustibles y antiguos vertederos y minas abandonadas.

4.196 La distinción fundamental entre costos terminales y correctivos se basa en el momento en que se generan (véase más adelante) y en quién debe sufragarlos, ya que la naturaleza de los bienes y servicios adquiridos puede ser muy similar. Los costos terminales son asumidos por la empresa propietaria del activo fijo asociado (plataforma petrolera, central nuclear, etc.) y forman parte del vínculo entre el valor del activo fijo para la empresa y el valor de los servicios que ha prestado durante su vida útil. En principio, deberían ser anticipados por el propietario del activo, incluso si el gasto ocurre al finalizar su vida útil.

4.197 Por otro lado, los costos de reparación se incurren después de las operaciones y con frecuencia son asumidas por una unidad distinta al operador del lugar42.

a) Consumo de capital fijo

4.198 Como en el SCN los costos de desmantelamiento se vinculan con la medición del uso de los activos fijos, este análisis comienza con una breve introducción al concepto de consumo de capital fijo y sus relaciones con el valor de los activos fijos. En general, el supuesto económico es que el costo de adquisición de un activo, en cualquier momento de su vida útil, es igual al valor presente neto del flujo esperado de ingresos por el uso del activo durante el resto de su vida útil.

4.199 El desgaste de un activo a lo largo del tiempo debido a su uso en la producción se explica como el pago por el consumo de capital fijo (conocido comúnmente como depreciación). Este pago debe deducirse del ingreso y reconocerse como un costo de producción.

b) Tratamiento de los costos terminales

4.200 En principio, una vez considerados la variación de precios y otras variaciones del volumen43, la diferencia entre los valores de adquisición y disposición de un activo fijo debería ser equivalente al valor del consumo de capital fijo acumulado durante su vida útil. En el caso de activos que generan costos reales al momento de su eliminación, el consumo de capital fijo debería cubrir los costos terminales anticipados, ya que reducen el valor de la eliminación. Por lo tanto, los costos terminales deberían amortizarse durante toda la vida útil del activo, cualquiera que haya sido el número de sus propietarios.

4.201 Inmediatamente antes de su eliminación, el activo tendrá un valor negativo que vuelve a cero cuando los costos terminales incurridos se tratan como formación bruta de capital fijo. La aparente rareza de un activo con valor negativo refleja el hecho que su propietario no solo no ha podido venderlo, sino que se ve obligado a pagar a otra unidad para que lo releve de la responsabilidad sobre el activo44.

4.202 Para estimar los costos terminales anticipados es necesario estimar no solo la cuantía de esos costos, sino también su probabilidad. En este sentido, los costos terminales plantean un problema doble: a) a menudo es difícil anticipar su cuantía definitiva; y b) el propietario u operador original puede no ser una empresa activa capaz de cubrir esos costos, si ha terminado el negocio, declarado su quiebra, o si tenía una garantía basada en una subestimación de los costos terminales.

4.203 Existe un factor adicional, y es que entre la estimación inicial de los costos terminales y el momento en que realmente se los incurre, pueden haber cambiado los estándares de la comunidad, lo que significaría que los costos terminales se refieren a estándares diferentes a los inicialmente anticipados. Esto es especialmente cierto en actividades desarrolladas durante largos períodos.

4.204 A pesar de ello, diversos indicios hacen posible prever razonablemente los costos terminales: a) la existencia de una fianza (u otro tipo de garantía); b) que la empresa sea requerida a realizar contribuciones progresivas para financiar las actividades de desmantelamiento final; c) indicios basados en los antecedentes de la empresa; y d) el compromiso en favor de la restauración ambiental del gobierno del país en que se realizan las actividades.

4.205 Los costos terminales deben registrarse como formación bruta de capital fijo solo cuando se incurre en ellos, pero la deducción al ingreso de esos costos, por medio del consumo de capital fijo, debe realizarse en forma progresiva durante la vida útil del activo; es decir, el consumo de capital fijo debe cargarse contra el ingreso antes de que se incurra (o se conozca plenamente) en costos terminales o de desmantelamiento. Una dificultad práctica para estimar costos terminales surge del hecho de que la vida útil del activo fijo subyacente puede cambiar en el tiempo, lo que requiere modificar las estimaciones de los costos terminales.

4.206 Como los costos terminales deben estimarse antes de incurrir en ellos, es necesario considerar cuatro escenarios contables:

  • a) Cuando los costos terminales exceden el monto acumulado asignado como consumo de capital fijo, la totalidad de los costos se tratan como formación bruta de capital fijo y cualquier cantidad no cubierta por el consumo de capital fijo durante la vida útil del activo se cancela el momento en el que se incurre en el consumo adicional de capital fijo. Esta es una recomendación práctica que exagerará el valor agregado neto durante los períodos de uso del activo y lo subestimará en el período en que se incurra en los costos restantes45.

  • b) Cuando durante la vida útil del activo no se han estimado costos terminales, cualquier costo de este tipo debe tratarse como formación bruta de capital fijo y cancelarse de inmediato como consumo de capital fijo, siempre que sean pagados por el operador del activo.

  • c) Cuando se han previstos costos terminales y se ha registrado una asignación por consumo de capital fijo, pero en realidad el operador nunca asume los costos terminales, la estimación inicial de esos costos debe eliminarse del balance mediante la cuenta de otras variaciones en el volumen de activos, lo que da lugar a un aumento en el balance del valor del activo fijo46. Cualquier costo posterior de desmantelamiento incurrido por otras unidades diferentes al operador se trata como costo de reparación.

  • d) Si los costos terminales han sido sobreestimados en relación a los costos terminales en que en realidad se incurre, la diferencia se corrige mediante una partida en la cuenta de otras variaciones en el volumen de activos, lo que da lugar a un aumento en el balance del valor del activo fijo.

c) Tratamiento de los costos de reparación

4.207 Los costos de naturaleza correctiva con frecuencia se incurren luego de que el operador se ha ido y el lugar ha sido cerrado. Existen dos tipos principales de costos de reparación: a) los gastos para recuperar la tierra y permitir su uso con algún otro propósito; y b) los gastos para asegurar que no se produzcan emisiones dañinas de depósitos de contaminantes y que otros residuos de actividades pasadas no lixivien al ambiente circundante causando daños ambientales. En ambos casos, los gastos relevantes deben tratarse como formación bruta de capital fijo y dan lugar a un activo fijo: el mejoramiento de la tierra.

4.208 Para los costos de reparación no se requieren consideraciones especiales sobre el momento del registro ni sobre su previsión, ya que por definición se incurre en estos costos después de que han cesado las actividades y no recaen en el operador del lugar, que causó la necesidad de las medidas correctivas.

4.209 En casos en que se incurre en gastos en protección ambiental efectuados de manera permanente, de forma que el daño ambiental es inhibido o reducido constantemente, esos gastos deben tratarse como consumo intermedio o como formación bruta de capital fijo del propietario al momento en que se incurre en ellos y no registrarse como costos terminales ni correctivos.

    Other Resources Citing This Publication