Chapter

Capítulo I. Introducción al Marco Central del SCAE

Author(s):
United Nations;European Commission;Food and Agricultural Organization of the United Nations;International Monetary Fund;Organization for Economic Co-operation and Development;World Bank
Published Date:
April 2017
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1.1 ¿Qué es el Marco Central del Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica?

1.1 El Marco Central del Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica (SCAE) es un marco conceptual multipropósito que describe las interacciones entre la economía y el ambiente, así como el stock de activos ambientales y sus variaciones.

1.2 Empleando una amplia gama de datos, el SCAE permite comparar y contrastar fuentes de información y desarrollar agregados, indicadores y tendencias de un extenso conjunto de temas ambientales y económicos. A título de ejemplo, baste mencionar la evaluación de las tendencias de uso y disponibilidad de recursos naturales, la intensidad de las emisiones y descargas en el ambiente resultantes de las actividades económicas, y la descripción de las actividades económicas que tienen finalidades ambientales.

1.3 En el núcleo del Marco Central del SCAE se encuentra un enfoque sistemático para organizar la información ambiental y económica que cubre, del modo más completo posible, los flujos y el stock relevantes para el análisis de problemas ambientales y económicos. En el Marco Central del SCAE se aplican los conceptos contables, estructuras, reglas y principios del Sistema de Cuentas Nacionales. En la práctica, la contabilidad ambiental y económica incluye la compilación de cuadros de oferta y utilización expresados en unidades físicas, de cuentas por función (como las cuentas de gasto en protección ambiental) y de cuentas de activos de los recursos naturales.

1.4 La integración de la información sobre la economía y el ambiente exige un enfoque interdisciplinario. El Marco Central del SCAE reúne, en un sistema de medición único, información sobre agua, minerales, energía, madera, recursos pesqueros, suelo, tierra y ecosistemas, contaminación y residuos, producción, consumo y acumulación. Cada una de estas áreas tiene criterios de medición detallados y específicos, pero integrados en el Marco Central del SCAE para proporcionar una visión exhaustiva.

1.5 Los conceptos y definiciones del Marco Central del SCAE están diseñados para ser aplicados en todos los países, cualquiera que sea su nivel de desarrollo económico y estadístico, su estructura económica o la composición de su ambiente.

1.6 El Marco Central del SCAE también proporciona los fundamentos para elaborar publicaciones estadísticas sobre temas relacionados y específicos. En temas como agua, energía y pesquerías ya se ha realizado una labor sustancial.

1.7 El Marco Central del SCAE se complementa con dos publicaciones: SEEA Experimental Ecosystem Accounting y SEEA Applications and Extensions. Su contenido se reseña más adelante.

Antecedentes históricos del Marco Central del SCAE

1.8 El informe de la Comisión Brundtland de 1987, Nuestro futuro común (Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, 1987), evidenció las vinculaciones entre el desarrollo económico y social y la capacidad del ambiente. En 1992, la Agenda 21, uno de los documentos finales de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Naciones Unidas, 1993), recomendó que los países implementaran lo antes posible cuentas ambientales y económicas.

1.9 Para responder a esta demanda, la División de Estadística de las Naciones Unidas publicó el Manual de contabilidad nacional: contabilidad ambiental y económica integrada (Naciones Unidas, 1993), citado habitualmente como SCAEI. Este manual se publicó como una versión “provisional” de un trabajo en curso, ya que el análisis de los métodos y conceptos relevantes aún no había concluido.

1.10 Tras la publicación del SCAEI, varios países en desarrollo y desarrollados comenzaron a experimentar en la compilación de datos basados en sus recomendaciones técnicas. Con el patrocinio de la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas, en 1993 se fundó el Grupo de Londres sobre Contabilidad Ambiental, a fin de facilitar un foro en el que los especialistas pudieran compartir sus experiencias sobre el desarrollo y la aplicación de cuentas ambientales y económicas. La ampliación de la discusión sobre conceptos y métodos de contabilidad ambiental y económica, acompañada por experiencias nacionales, condujo a una convergencia metodológica cada vez mayor en varios módulos del SCAEI.

1.11 La publicación Contabilidad ambiental y económica integrada: Manual de operaciones (Naciones Unidas, 2000) fue elaborada por la División de Estadística de las Naciones Unidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre la base de materiales preparados por el Grupo de Nairobi (constituido en 1995 como grupo de expertos de organismos nacionales e internacionales y organizaciones no gubernamentales). Esa publicación reportaba las discusiones iniciadas en 1993, y ofrecía una guía para la aplicación paso a paso de varios módulos, proponiendo formas de usar la contabilidad ambiental y económica integrada en la formulación de políticas.

1.12 En forma paralela, organismos internacionales en cooperación con el Grupo de Londres trabajaron en una revisión del SCAEI de 1993. Esta revisión se llevó a cabo mediante una serie de reuniones de expertos y se apoyó en un amplio proceso de consultas. La actualización resultante, titulada Manual de contabilidad nacional: contabilidad ambiental y económica integrada, 2003 (SCAEI-2003), publicada por las Naciones Unidas, la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos y el Grupo Banco Mundial, significó un considerable avance en cuando a cobertura y a la armonización de conceptos, definiciones y métodos de contabilidad ambiental y económica.

1.13 Sin embargo, el SCAEI-2003 presentaba diversas alternativas metodológicas y un conjunto de ejemplos nacionales que mostraban prácticas diferentes en los distintos países. Por esa razón, nunca fue adoptado formalmente como estándar estadístico internacional y no fue reconocido como sistema estadístico. A pesar de esto, el SCAEI-2003 proporcionó un marco robusto y de gran aceptación para la compilación de cuentas económicas y ambientales, usado por numerosos países en todo el mundo.

1.14 En reconocimiento de la creciente importancia de la información ambiental y de la necesidad de ordenarla en un contexto económico comprensible para los tomadores de decisiones de política pública, la Comisión de Estadística decidió en su 38° período de sesiones, en 2007, iniciar un segundo proceso de revisión con el fin de adoptar el SCAEI como un estándar estadístico internacional para la contabilidad ambiental–económica, en un plazo de cinco años.

1.15 Este proceso fue gestionado con el patrocinio del Comité de Expertos de las Naciones Unidas en Contabilidad Ambiental y Económica. Se reconoció que en lo fundamental el contenido del SCAEI-2003 contaba con aceptación tanto respecto de su ámbito como de sus tratamientos y, en consecuencia, la revisión debía concentrarse en aquellas áreas específicas en las cuales los acuerdos y los tratamientos necesitaban ser reforzados. Al Grupo de Londres se le encargó los 21 temas identificados para revisar el SCAEI. El Grupo de Oslo sobre Estadísticas de Energía participó en las deliberaciones sobre cuestiones referentes a energía. El principal resultado de este proceso es el Marco Central del SCAE.

Publicaciones relacionadas con el Marco Central del SCAE

1.16 Durante el proceso de revisión se evidenció que en el SCAEI-2003 persistían algunos temas, en particular relacionados con la medición de la degradación y su valoración, en los que no era probable llegar a acuerdos. En consecuencia, la Comisión de Estadística determinó que la revisión procediera en primer lugar a desarrollar un Marco Central que abarque los temas sobre los cuales existía acuerdo internacional general, para después asumir los temas que requerían investigación y discusión adicionales y en los que no era probable lograr consensos dentro de los plazos disponibles.

1.17 La segunda área de trabajo se concentró en la contabilidad ambiental desde la perspectiva de los ecosistemas. Sus resultados se presentan en SEEA Experimental Ecosystem Accounting, publicación que describe la medición de los flujos de servicios proporcionados a la humanidad por los ecosistemas, y la medición del estado de los ecosistemas desde el punto de vista de su capacidad para prestar servicios. Aunque no es un estándar estadístico, ofrece una síntesis coherente de los conocimientos contables disponibles para medir ecosistemas dentro de un modelo que complementa el Marco Central del SCAE. El SEEA Experimental Ecosystem Accounting proporciona las bases necesarias para que los países impulsen la investigación sobre la contabilidad de los ecosistemas empleando términos y conceptos que facilitan la comparación de las estadísticas y el intercambio de experiencias.

1.18 El SEEA Experimental Ecosystem Accounting describe la medición de los ecosistemas en términos físicos y su valoración, en la medida en que sea consistente con los principios de valoración de mercado. Cabe señalar que se incluyen únicamente aquellos temas en los cuales surgieron orientaciones relativamente amplias. En términos contables, buena parte de las estructuras de contabilidad de los ecosistemas se basa en la estructura del Marco Central del SCAE y, por consiguiente, existe plena consistencia.

1.19 Durante el proceso de revisión, surgió la necesidad de disponer de materiales para posibles ampliaciones y aplicaciones con datos basados en el SCAE, que satisficieran el objetivo de promover y apoyar su amplia adopción entre los estadísticos oficiales, investigadores y autoridades. Con este propósito se desarrolló el SEEA Applications and Extensions. Esta publicación presenta diversos métodos de análisis y seguimiento y reporta maneras de usar los datos del SCAE para respaldar el análisis político. Tampoco es un estándar estadístico.

1.20 Los temas cubiertos incluyen indicadores de productividad y eficiencia de los recursos, análisis de la riqueza neta y su agotamiento, del consumo y producción sostenibles, el análisis insumo-producto y los modelos de equilibrio general, el análisis de datos georreferenciados, y las extensiones para vincular la información basada en el SCAE con conjuntos de datos sobre los hogares. Para una descripción más detallada de las técnicas, reporta resúmenes de los temas junto a sus referencias.

1.21 El Marco Central del SCAE también se apoya en publicaciones que desarrollan mucho más detalladamente sus conceptos para aplicarlos a los recursos o actividades específicos. Estas incluyen, por ejemplo, el SCAE-Agua y el SCAE-Energía. Estas publicaciones también se apoyan en recomendaciones internacionales que ofrecen orientación sobre los datos, sus fuentes y métodos para desarrollar estadísticas básicas que, entre otras finalidades, pueden usarse para compilar los cuadros contables. Entre estos figuran, por ejemplo, Recomendaciones Internacionales para las Estadísticas del Agua (RIEA), así como Recomendaciones Internacionales para las Estadísticas de Energía (RIEE).

Relevancia política y utilidad del Marco Central del SCAE

1.22 Los efectos de la actividad humana sobre el ambiente se han constituido en uno de los problemas políticos de mayor importancia. Por un lado, existe una creciente preocupación por los efectos de las actividades económicas de los países en el ambiente local y mundial. Por otro, es cada vez mayor el reconocimiento de que el crecimiento económico persistente y el bienestar humano dependen de los beneficios obtenidos del ambiente.

1.23 Se han planteado interrogantes acerca de la forma en que se está usando el patrimonio ambiental. Por ejemplo: ¿No se están extrayendo los recursos en forma demasiado acelerada, y sin perspectivas de sustitución? o ¿No excede la capacidad de absorción del ambiente, o afecta a la salud humana y al bienestar, el nivel de contaminación generado por las actividades económicas? Donde pudieren presentarse, estas situaciones constituirían una amenaza para el desarrollo económico actual o futuro. En el plano político, estas preguntas podrían sustentar la formulación de respuestas de diversa índole.

1.24 El SCAE es un sistema multipropósito útil para tomar decisiones, y para planificar y evaluar el desarrollo sostenible. En primer lugar, la información sintética (presentada como agregados e indicadores) puede aplicarse a aspectos y problemas ambientales que constituyen el foco de atención de las autoridades de gobierno. En segundo lugar, la información detallada, que abarca varios de los principales factores de cambio ambiental, puede usarse para obtener una comprensión más exhaustiva de los problemas políticos. En tercer término, la información del SCAE puede emplearse en modelos diseñados para evaluar los efectos ambientales y económicos, nacionales e internacionales, en diversos escenarios de política dentro de un país, entre países y en el plano mundial.

1.25 La utilidad de la información del SCAE en el proceso de formulación de políticas y de toma de decisiones puede comprobarse en áreas específicas como la gestión de los recursos hídricos y la energía, los efectos ambientales de las tendencias de consumo y producción, la denominada economía verde y la actividad económica relacionada con la adopción de políticas ambientales. De manera más amplia, sus resultados se pueden aplicar a las políticas de desarrollo sostenible, uno de los problemas más apremiantes para las actuales y futuras generaciones.

1.2 Reseña del Marco Central del SCAE

1.26 El Marco Central del SCAE se analiza en los capítulos II a VI de esta publicación. El capítulo II, titulado “Estructura contable”, describe en detalle los componentes fundamentales del Marco Central del SCAE y el enfoque contable empleado. Tomando como base la metodología del SCN, trata de explicar con claridad los tipos de cuentas y cuadros que figuran en el Marco Central del SCAE y los principios básicos relacionados con la contabilidad de los flujos y del stock, la definición de unidad económica y los principios de registro y valoración.

1.27 Un aspecto importante del capítulo II es que destaca el carácter integrado del Marco Central del SCAE y el hecho de que todos sus componentes están incluidos dentro de una estructura contable común. El contenido de ese capítulo también se aplica a publicaciones relacionadas, como el SEEA Experimental Ecosystem Accounting.

1.28 El capítulo III, “Cuentas de flujos en unidades físicas”, explica en detalle el registro de los flujos físicos. Sus diversos tipos —insumos naturales, productos y residuos — se sitúan dentro de la estructura de los cuadros de oferta y utilización expresados en unidades físicas y, a partir de esto, la medición de los flujos físicos puede ampliarse o reducirse para aplicarse a un conjunto heterogéneo de materiales o a flujos específicos.

1.29 La segunda parte del capítulo III reporta en detalle la estructura de los cuadros de oferta y utilización en unidades físicas para energía (sección 3.4), agua (sección 3.5) y los diversos flujos de materiales, incluidos cuadros para emisiones al aire y al agua, y para residuos sólidos (sección 3.6).

1.30 El capítulo IV, “Cuentas de las actividades ambientales y transacciones asociadas”, identifica las transacciones económicas incluidas en el SCN que pueden considerarse de naturaleza ambiental. De especial interés son las transacciones relativas a actividades ambientales, es decir, aquellas actividades económicas cuyo objetivo primordial es reducir o eliminar presiones sobre el ambiente o hacer más eficiente el uso de los recursos naturales. Estas transacciones se condensan en las cuentas de gasto en protección ambiental (CGPA) y en las estadísticas del sector de bienes y servicios ambientales (SBSA).

1.31 El capítulo IV también considera los impuestos y subsidios ambientales, y otras transferencias similares, y un conjunto de otros pagos y transacciones relacionadas con el ambiente. Todas estas transacciones figuran en el SCN, pero a menudo no se las identifica expresamente como ambientales.

1.32 El capítulo V, “Cuentas de activos”, trata sobre el registro del stock de activos ambientales y sus flujos. Los activos ambientales incluidos en el Marco Central del SCAE comprenden los recursos minerales y energéticos, la tierra, los recursos del suelo, los madereros y acuáticos, otros recursos biológicos y los recursos hídricos. La contabilidad de activos y, en especial la medición del agotamiento de recursos naturales y la valoración de activos ambientales, se analizan en las secciones 5.1 a 5.4.

1.33 En las secciones 5.5 a 5.11 se analiza la medición del stock de cada uno de los activos ambientales y sus flujos relacionados. Para cada tipo de activo se define el ámbito de la medición y se describe el registro contable en unidades físicas y monetarias.

1.34 Los cuatro anexos del capítulo V explican en detalle el método del valor presente neto (VPN) para valorar activos ambientales y un análisis de las tasas de descuento, que son un componente importante de la formulación del VPN.

1.35 El capítulo VI, “Integración y presentación de las cuentas”, destaca el carácter integrado del Marco Central del SCAE y vincula las normas contables detalladas en los capítulos III a V con la presentación de la información para los usuarios. Un aspecto relevante del capítulo VI es la explicación de la presentación combinada de datos físicos y monetarios, con varios ejemplos. Este capítulo también presenta los diversos tipos de indicadores que pueden compilarse a partir de los datos calculados en el Marco Central del SCAE.

1.36 Para ejemplificar los tipos de cuentas que pueden compilarse y explicar las relaciones conceptuales expuestas en el texto, el Marco Central del SCAE incluye varios cuadros y cuentas. Estos no constituyen un formato para la presentación internacional de reportes de contabilidad ambiental y económica, y su compilación no es obligatoria.

1.37 Los cuadros contienen cifras ilustrativas. Se ha tratado de establecer órdenes de magnitud verosímiles para cada tema, reconociendo que los distintos países pueden presentar diferencias importantes por su extensión territorial, población, PIB por habitante, estructura económica o dotación de recursos naturales (como madera, petróleo o gas), por ejemplo. No se elaboró un conjunto de datos totalmente coherente para los distintos temas y capítulos. En consecuencia, el uso analítico de esos datos ilustrativos, en los distintos temas y capítulos, no necesariamente arroja resultados realistas.

1.3 Características fundamentales del Marco Central del SCAE

1.3.1 Relación entre el Marco Central del SCAE y el Sistema de Cuentas Nacionales

1.38 El Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) es un marco de medición que ha venido evolucionando desde la década de 1950 para convertirse en el enfoque predominante para medir la actividad económica, la riqueza y la estructura general de la economía. El Marco Central del SCAE aplica a la información ambiental los conceptos, la estructura, las reglas y los principios contables del SCN. En consecuencia, integra en un único marco la información sobre el ambiente (frecuentemente expresada en términos físicos) con la información económica (expresada en términos monetarios). La eficacia del Marco Central del SCAE se deriva de su capacidad para presentar en forma coherente información en términos físicos y monetarios.

1.39 El Marco Central del SCAE es, en general, coherente con el SCN pues usa las mismas convenciones contables. Sin embargo, dado que está específicamente dedicado al análisis del ambiente y sus vinculaciones con la economía, así como a la medición del stock y sus flujos relacionados, en unidades físicas y monetarias, entre ellos existen algunas diferencias, que se detallan a continuación.

Flujos físicos y monetarios

1.40 En el Marco Central del SCAE los flujos de insumos naturales, productos y residuos son fundamentales para medir los flujos físicos. Las fronteras de medición empleadas se definen por las fronteras de producción establecidas en el SCN. En consecuencia, la definición de producto se ajusta a la del SCN: los bienes y servicios creados mediante un proceso de producción, que tienen valor económico.

1.41 Asimismo, desde el punto de vista geográfico la frontera de medición para los flujos físicos y monetarios se ajusta a la definición de territorio económico de cada país, y las actividades económicas se atribuyen sobre la base de la residencia de las unidades económicas al momento de la producción, consumo o acumulación, según lo establece el SCN, y no por su ubicación.

1.42 El criterio adoptado en el Marco Central del SCAE para registrar los flujos de productos tiene dos diferencias con el SCN. En primer lugar, según el ámbito analítico de la cuenta que se pretenda compilar, se registran todos los flujos internos de las empresas, es decir, se registra la producción y el uso de bienes y servicios por cuenta propia dentro de las empresas. En el SCN el registro de estos flujos se limita a la producción de bienes para uso final propio (como la formación de capital por cuenta propia, por ejemplo) y a los flujos internos intra empresa relacionados con actividades auxiliares.

1.43 De su lado, el Marco Central del SCAE recomienda registrar la producción de energía (mediante la incineración de residuos, por ejemplo) y la extracción de agua de un establecimiento para su propio consumo intermedio. En forma análoga, en las cuentas por función recomienda registrar toda la producción de bienes y servicios ambientales de un establecimiento para su propio consumo intermedio (ya sea para la protección del ambiente o para la gestión de recursos, según el ámbito de la cuenta).

1.44 El Marco Central del SCAE también alienta a registrar el consumo final y la producción por cuenta propia de los hogares; por ejemplo, la extracción de agua o la generación de energía. Respecto de esta producción por cuenta propia de los hogares la frontera de producción aplicada es la misma establecida en el SCN.

1.45 En todos los casos de producción por cuenta propia e intra establecimiento registrados en el Marco Central del SCAE, la valoración de los flujos es consistente con la valoración de la producción por cuenta propia y auxiliar del SCN.

1.46 En segundo lugar, en los casos en que se envían bienes a otros países para su elaboración o reparación, o para comercio minorista de bienes sin transferencia de propiedad, que siguen perteneciendo a un residente del país de origen, el Marco Central del SCAE recomienda registrar los flujos físicos reales. No se recomienda ningún cambio en el registro monetario de esos flujos. Esta modificación es particularmente aplicable al registro de flujos físicos relacionados con el tratamiento de materias primas (como la refinación de petróleo), cuando esos flujos permanecerían invariantes, según relaciones contractuales que en el SCN y en el Manual de Balanza de Pagos son fundamentales para el registro de flujos monetarios.

Stock y flujos de activos

1.47 En términos monetarios, las fronteras de activos del Marco Central del SCAE y del SCN son las mismas. En consecuencia, solamente se incluyen en el Marco Central del SCAE aquellos activos—incluidos los recursos naturales y de la tierra—que tienen valor económico conforme a los principios de valoración del SCN.

1.48 En términos físicos, la frontera de activos del Marco Central del SCAE es más amplia y comprende todos los recursos naturales y la tierra de un territorio económico que pueden suministrar recursos y espacio para las actividades económicas. Por lo tanto, en términos físicos el ámbito no se limita a aquellos activos con valor económico. Se recomienda distinguir con claridad los activos ambientales carentes de valor económico.

1.49 En relación con los activos ambientales, el Marco Central del SCAE asume una terminología algo diferente a la del SCN. En este, la expresión “recursos naturales” comprende los recursos biológicos naturales (como la madera y los recursos acuáticos), los recursos minerales, energía, los recursos hídricos y de la tierra, mientras que en el Marco Central del SCAE la tierra se diferencia de otros recursos naturales a fin de reconocer su peculiar papel en la provisión de espacio. Más aún, en el SCN la tierra y los recursos del suelo se consideran un único tipo de activo, mientras que en el Marco Central del SCAE se reconocen dos activos separados, para destacar la función de la tierra como proveedor de espacio. Los recursos del suelo se consideran un recurso natural diferente.

1.50 Este tratamiento permite una articulación más clara del uso de los activos ambientales, ya que por lo general la extensión de la superficie terrestre no cambia considerablemente conforme pasa el tiempo (aunque se modifique su uso o su cobertura), mientras que la capacidad de los recursos del suelo y de los demás recursos naturales para suministrar beneficios puede reducirse.

1.51 La valoración de los activos ambientales constituye una compleja tarea. El Marco Central del SCAE adopta los mismos principios de valoración de precios de mercado del SCN. Sin embargo, dado que en el caso de los activos ambientales no suele haber precios de mercado observables, se presenta un detenido análisis de las técnicas aplicables para valorarlos. Esto es muy importante para la explicación del método del valor presente neto y para el análisis de las tasas de descuento.

1.52 El Marco Central del SCAE y el SCN reconocen los cambios de valor atribuibles al agotamiento de los recursos naturales. Desde el punto de vista físico, el agotamiento es la disminución de las reservas de recursos naturales durante un período contable, debido a su extracción por parte de unidades económicas, a un ritmo superior al de su regeneración (lo cual considera el crecimiento natural de recursos biológicos como la madera y las poblaciones de peces). La medición física del agotamiento de un recurso natural puede valorarse para estimar el costo de su agotamiento provocado por la actividad económica. En el SCN el valor del agotamiento se registra en la cuenta de otras variaciones en el volumen de activos, junto a flujos como pérdidas por catástrofes y expropiaciones no indemnizadas. Por lo tanto, no se lo considera un costo de los ingresos obtenidos por las empresas extractoras de recursos naturales.

1.53 En el Marco Central del SCAE el valor del agotamiento se considera un costo del ingreso. Por lo tanto, en la secuencia de cuentas el cálculo de los saldos y agregados ajustados por agotamiento supone deducirlo del valor agregado, del ingreso y del ahorro. Estas deducciones por agotamiento se suman a las deducciones por consumo de capital fijo correspondientes al costo de uso de los activos fijos que se realizan en el SCN al valor agregado, al ingreso y al ahorro. Según la estructura de propiedad de determinados recursos naturales, esta forma de tratar el agotamiento puede requerir registros adicionales en la secuencia de las cuentas económicas de los sectores institucionales que propone el Marco Central del SCAE.

1.3.2 Información combinada en unidades físicas y monetarias

1.54 Una de las características más importantes del Marco Central del SCAE es la capacidad de organizar datos físicos y monetarios en ámbitos, definiciones y clasificaciones comunes, en presentaciones combinadas. La estructura de las presentaciones combinadas depende del objetivo (por ejemplo, agua, energía, emisiones al aire o productos forestales), de las preguntas que interesan y de la disponibilidad de datos. No obstante, existen características y ventajas comunes:

  • En primer lugar, las presentaciones combinadas permiten al usuario encontrar la información de su interés en un solo lugar, con la coherencia y consistencia estadística lograda mediante la confrontación de fuentes en el Marco Central del SCAE.

  • En segundo lugar, las presentaciones combinadas fomentan la discusión entre quienes están familiarizados con los datos organizados en estructuras de contabilidad económica y quienes son versados en información expresada en flujos específicos expresados en unidades físicas.

  • En tercer término, las presentaciones combinadas estructuran la información de modo que permiten calcular indicadores combinados, por ejemplo, indicadores de desacoplamiento que establecen la relación entre el uso de recursos y el crecimiento de la producción y el consumo.

  • En cuarto lugar, las presentaciones combinadas ofrecen la base informativa para desarrollar modelos y para el análisis detallado de las interacciones entre la economía y el ambiente.

1.3.3 Implementación flexible

1.55 El Marco Central del SCAE es un sistema concebido como una serie de cuentas internamente consistentes e integradas. Al mismo tiempo, su diseño permite una implementación total o por partes. Según las cuestiones ambientales concretas que se planteen, cada país puede optar por aplicar únicamente una selección de las cuentas que figuran en el Marco Central del SCAE. Aunque se decida aplicar íntegramente el sistema, se puede concentrar los esfuerzos iniciales en aquellas cuentas con mayor interés para los problemas actuales.

1.56 Los países con abundantes recursos pueden comenzar con las cuentas de activos como parte de la gestión de su patrimonio natural. El seguimiento del agotamiento de los recursos, en relación con la sostenibilidad ambiental y económica, puede proveer un marco para desarrollar políticas. Las cuentas de activos también pueden facilitar información sobre la forma en que el gobierno obtiene ingresos de la extracción de recursos naturales.

1.57 Los países con altos niveles de elaboración de materiales pueden encontrar útil compilar cuentas físicas de flujos de materiales aunque, también en este caso, pueden elaborarse de forma selectiva, por ejemplo, comenzando por las cuentas para determinados materiales.

1.58 Si un país impone normas ambientales rigurosas, con costos significativos para productores y consumidores, la primera prioridad puede ser las cuentas de gastos en protección ambiental. Los países en que la protección ambiental todavía es incipiente pueden optar, en cambio, por concentrar sus esfuerzos en la medición de los flujos de residuos a fin de determinar la urgencia de la regulación sobre protección ambiental.

1.59 Estos ejemplos ilustran la flexibilidad de implementación del Marco Central del SCAE, facilitada por su estructura. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que cualesquiera sean las partes del sistema que se implementen, deberían aplicarse de modo que mantengan su consistencia interna y su complementariedad.

1.60 Aunque la implementación del sistema puede hacerse en forma flexible, gran parte de las ventajas del Marco Central del SCAE se derivarán de su adopción como estándar estadístico internacional. Por consiguiente, la aptitud para comparar y contrastar información procedente de diversos países representa una ventaja importante, al apoyarse en la adopción compartida de módulos específicos del Marco Central del SCAE, en particular si se relacionan con cuestiones ambientales que por su naturaleza son multinacionales o mundiales.

    Other Resources Citing This Publication