Estadísticas de la Deuda Externa: Guía Para Compiladores y Usuarios
Chapter

14. Análisis de sostenibilidad de la deuda externa1

Author(s):
International Monetary Fund. Statistics Dept.
Published Date:
December 2014
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

14.1 La creación de deuda es una consecuencia natural de la actividad económica. Siempre existen algunas entidades económicas cuyo ingreso supera su consumo corriente y sus necesidades de inversión, mientras que para otras su ingreso es insuficiente. Mediante la creación de deuda, ambos grupos de entidades pueden satisfacer mejor sus preferencias en materia de consumo y producción, estimulando con ello el crecimiento económico.

14.2 La creación de deuda está fundamentada en el supuesto de que el deudor cumplirá con las condiciones del contrato de deuda. No obstante, cuando el ingreso del deudor es insuficiente, o no se cuenta con los activos necesarios para utilizarlos en caso de que resulte insuficiente, surgen problemas en relación con la deuda. En estas circunstancias, o cuando se prevén estas circunstancias, los beneficios derivados de los flujos financieros internacionales—tanto para los acreedores como para los deudores—podrían no producirse plenamente. Por ello los países necesitan contar con procedimientos adecuados de gestión del riesgo y mantener la deuda externa en niveles sostenibles.

14.3 El análisis de la sostenibilidad de la deuda externa (ASD) tiene por objeto evaluar la capacidad de un país para financiar sus objetivos de política económica y el consiguiente servicio de la deuda. Los ASD son un elemento integral de la evaluación de las políticas de los países miembros que realiza el FMI, tanto en el contexto de los exámenes de los programas como de la supervisión de los países. Con ese fin, el FMI ha creado dos marcos para llevar a cabo análisis de la sostenibilidad de la deuda pública y externa, uno centrado en los países de bajo ingreso, y el otro, en los países con acceso al mercado, tanto economías avanzadas como de mercados emergentes.

14.4 Este capítulo analiza los principales conceptos vinculados a la sostenibilidad de la deuda externa, incluidas las dimensiones de solvencia y liquidez, enumera los pasos básicos para la elaboración de un análisis de sostenibilidad de la deuda externa, y traza un breve panorama de los marcos que utiliza el FMI para llevar a cabo un ASD.

Conceptos básicos

14.5 El capítulo 2 de la Guía analiza la definición de la deuda externa, así como los principios contables para medirla. Por ende, para los efectos del análisis de sostenibilidad de la deuda externa, la deuda externa se refiere a los pasivos de deuda de los residentes de una economía (tanto sector público como sector privado) frente a no residentes. Los recursos financieros externos pueden ser importantes para economías en crecimiento, ya que complementan el ahorro interno para financiar la inversión. Sin embargo, el acceso al financiamiento externo también podría conducir a la acumulación de una deuda externa insostenible, que es costosa para un país y puede perturbar el buen funcionamiento de los mercados internacionales de capital. El análisis de sostenibilidad de la deuda externa pretende ayudar a las autoridades a detectar los desequilibrios a medida que se forman.

14.6 Un componente clave del análisis de sostenibilidad de la deuda externa es la estimación de la trayectoria del saldo (o posición) de la deuda externa de un país a lo largo del tiempo. Para calcular la evolución de la deuda, se necesitan los valores de partida del saldo inicial de la deuda externa pública y privada, su perfil de vencimientos y el calendario de pagos en concepto del servicio de la deuda. Es necesario hacer una proyección del endeudamiento externo futuro y de las tasas de interés. La trayectoria proyectada del nivel de deuda se compara a continuación con otros indicadores de la capacidad de un país para reembolsar la deuda externa a mediano y largo plazo.

14.7 Los ASD generalmente se hacen sobre la base de la deuda bruta2. Sin embargo, en los países con un nivel significativo de activos líquidos (tales como los países con fondos extrapresupuestarios sustanciales), un ASD que utilice valores brutos podría exagerar los problemas de deuda de un país. En estos casos, el componente de deuda pública de la deuda externa podría tener en cuenta estos activos.

Solvencia

14.8 Desde el punto de vista del país, la solvencia puede definirse como su capacidad para cumplir en forma continua con sus deudas. Es relativamente fácil—aunque no muy útil—definir la capacidad de pago teórica de un país. En teoría, dando por supuesto que la deuda puede renovarse a su vencimiento, un país es solvente si el valor presente de los pagos netos de intereses no excede del valor presente de otras entradas en cuenta corriente (principalmente los ingresos de exportación) excluidas las importaciones3. En la práctica, los países interrumpen el servicio de su deuda mucho antes de alcanzar ese punto, es decir, cuando perciben que el costo de servirla es demasiado elevado en relación con sus objetivos económicos y sociales. Por consiguiente, en general el factor más importante es la voluntad de pagar, no la capacidad de pago teórica en términos macroeconómicos. No es fácil determinar si un país es solvente, ni si está dispuesto a pagar.

Liquidez

14.9 Los problemas de liquidez—que surgen cuando la escasez de activos líquidos afecta a la capacidad de una economía para cumplir con sus obligaciones externas inmediatas—en general, pero no necesariamente, generan inquietudes en torno a la insolvencia. Los problemas de liquidez pueden producirse, por ejemplo, debido a una disminución pronunciada de los ingresos de exportación, o a un aumento de las tasas de interés (externas y/o internas)4 o del precio de las importaciones, o a una desmejora de las condiciones internacionales de liquidez. La composición de la deuda en términos de monedas y tasas de interés, su estructura de vencimientos y la disponibilidad de activos para pagar las deudas son factores determinantes de la vulnerabilidad de una economía a las crisis de liquidez externa; estos factores se examinan en el siguiente capítulo.

¿Cómo se evalúa la sostenibilidad de la deuda?

14.10 La sostenibilidad de la deuda se evalúa sobre la base de indicadores del saldo de la deuda o del servicio de la deuda que tienen que ver con diversas medidas de la capacidad de reembolso (generalmente, PIB, exportaciones o ingresos públicos). La ecuación básica es la siguiente:

14.11 A continuación se describen las distintas series de datos que pueden utilizarse en esta ecuación básica para calcular los diversos indicadores de deuda. Cada uno de los indicadores brinda una perspectiva diferente de la sostenibilidad de la deuda, lo cual sugiere que se los debería usar combinados.

Indicadores de endeudamiento (el numerador)

14.12 Se utilizan distintos indicadores de endeudamiento para detectar los riesgos de solvencia y liquidez. Delinear los riesgos de liquidez y solvencia puede ser una tarea difícil, especialmente porque los problemas de liquidez pueden transformarse en problemas de solvencia si no se los aborda debidamente.

14.13 Los indicadores basados en los saldos de la deuda (p. ej., el saldo bruto de la deuda externa) sirven para detectar posibles problemas de solvencia. Los indicadores del saldo de la deuda reflejan la capacidad de un país para generar recursos que le permitan reembolsar la deuda. En el caso de los países de bajo ingreso, los largos plazos de vencimiento y de gracia de la deuda concesionaria significan que un indicador del saldo de la deuda basado en el valor presente (VP) de la deuda resulta más adecuado, ya que refleja las condiciones favorables de los préstamos concesionarios al descontar la corriente de pagos futuros en concepto de servicio de la deuda (véase el apéndice 3, Valor presente). En el caso de los países con acceso al mercado, el análisis se basa en valores nominales.

14.14 Los indicadores basados en el servicio de la deuda (pagos de intereses y amortización) generalmente sirven para evaluar problemas de liquidez. Representan la proporción de los recursos de un país que se dedica al reembolso de la deuda (y que, por ende, no se destinan a otros fines). Los coeficientes del servicio de la deuda son el mejor indicio de los derechos que comprometen la utilización de los recursos del país y del correspondiente riesgo de dificultades y problemas de pago. Análogamente, un coeficiente bajo y estable del servicio de la deuda es el indicio más claro de que la deuda probablemente resulte sostenible5.

Indicadores de la capacidad de reembolso (denominador)

14.15 Los indicadores de la capacidad de reembolso incluyen, entre otros, el PIB, las exportaciones y el ingreso público. El PIB nominal refleja el monto de los recursos globales de la economía, en tanto que las exportaciones proporcionan información sobre la capacidad de una economía para generar divisas. Por último, el ingreso público mide la capacidad del gobierno para generar recursos fiscales. En determinados casos, pueden añadirse las remesas de los trabajadores6 al PIB y a las exportaciones para evaluar la sostenibilidad de la deuda externa.

14.16 La selección del indicador más relevante de la capacidad de reembolso depende de las limitaciones que más pesen en el país. En general, es útil hacer un seguimiento de indicadores de la deuda externa y el servicio de la deuda en relación con el PIB, las exportaciones y el ingreso fiscal.

Indicadores de la carga de la deuda Indicadores basados en saldos

14.17 El saldo de la deuda se mide según el valor nominal de la deuda o su valor presente. Los indicadores más utilizados son los siguientes:

  • Coeficiente deuda/exportaciones: Definido como la relación entre la deuda pendiente total al final del año y las exportaciones de bienes y servicios de una economía durante el mismo año. Un coeficiente deuda/exportaciones creciente a lo largo del tiempo, dada una tasa de interés determinada, implica que la deuda total está aumentando con mayor rapidez que la fuente básica de ingresos de la economía, lo cual significa que el país podría tener dificultades para pagar sus obligaciones de deuda en el futuro.

  • Coeficiente deuda/PlB: Definido como la relación entre la deuda externa pendiente total al final del año y el PIB anual de ese mismo año. Al utilizar el PIB como denominador, el coeficiente podría proporcionar un indicador de las perspectivas de cumplir con el servicio de la deuda externa al reorientar recursos de la producción de bienes nacionales a la producción de exportaciones. De hecho, un país puede registrar un elevado coeficiente deuda/exportaciones y una baja relación deuda/PIB si los bienes exportables representan una proporción muy pequeña del PIB. Sin embargo, este coeficiente es vulnerable a la presencia de sobrevaluaciones o subvaluaciones del tipo de cambio real, que podrían distorsionar significativamente el PIB del denominador. Además, tal como ocurre con el coeficiente deuda/exportaciones, es importante tener en cuenta la etapa de desarrollo del país y los porcentajes de deuda concesionaria y no concesionaria (es decir, la relevancia de indicadores al valor nominal o al valor presente).

  • Coeficiente deuda/ingreso fiscal: Definido como la relación entre la deuda externa pendiente total al final del año y el ingreso fiscal anual. Esta relación puede servir de indicador de sostenibilidad en los países con una economía relativamente abierta que enfrentan una pesada carga fiscal de deuda externa. En tales circunstancias, la capacidad del gobierno para movilizar ingreso interno es relevante y no quedará reflejada en el coeficiente deuda/exportaciones ni en el coeficiente deuda/PIB.

Indicadores basados en flujos

14.18 El servicio de la deuda proporciona información sobre los recursos que un país debe dedicar al servicio de la deuda y la carga que puede imponer al desplazar otros usos de los recursos financieros. La comparación de la capacidad de reembolso de un país en términos del servicio de la deuda produce el mejor indicador para analizar si tiene probabilidades de sufrir problemas de servicio de la deuda en el período corriente. Por lo general se examinan dos indicadores principales:

  • Coeficiente servicio de la deuda/exportaciones: Definido como la relación entre los pagos en concepto de servicio de la deuda externa (principal e intereses) y las exportaciones de bienes y servicios en un año cualquiera7. Indica la proporción de los ingresos de exportación de un país que se destinará al servicio de su deuda y, por consiguiente, muestra en qué medida el pago de las obligaciones de servicio de la deuda que vencen en un año cualquiera es vulnerable a una caída inesperada de dichos ingresos.

  • Coeficiente servicio de la deuda/ingreso (público): Mide la carga del servicio de la deuda externa en relación con el ingreso público. Pone de relieve en qué medida el servicio de la deuda les obstaculiza a los países deudores el uso de los recursos financieros.

14.19 Estos indicadores de la carga de la deuda se centran en los indicadores típicos de la capacidad de reembolso (PIB, exportaciones e ingreso). Sin embargo, las remesas de los trabajadores también pueden influir en la evaluación de la sostenibilidad de la deuda al mejorar la capacidad de un país para reembolsar la deuda externa. En los países cuyas remesas son cuantiosas y representan una fuente fiable de divisas, es aún más relevante incluir las remesas en el PIB y las exportaciones8.

14.20 Si bien estos indicadores se usan comúnmente para evaluar la sostenibilidad de la deuda externa, hay otros que ayudan a analizar las vulnerabilidades asociadas a la composición de la deuda, la evolución de la cuenta corriente, las percepciones de los mercados y los movimientos de liquidez internacional, así como el historial de servicio de la deuda del propio país. Algunos de estos indicadores se mencionan en el cuadro 14.29.

Cuadro 14.1Indicadores comunes de la carga de la deuda utilizados para evaluar la sostenibilidad de la deuda externa
Saldo (nominal o VP)Flujo
Deuda/PIB

Deuda/exportaciones

Deuda/ingreso
Servicio de la deuda/exportaciones

Servicio de la deuda/ingreso
Cuadro 14.2Otros indicadores para el análisis de vulnerabilidad del sector externo1
PropósitoIndicadores
Indicadores de la solvencia externaNecesidad bruta de financiamiento
Indicadores de la liquidez externaReservas medidas en meses de importaciones de bienes y servicios
Indicadores de desequilibrios en los saldos (riesgos de solvencia)Déficit no financiero de la cuenta corriente que estabiliza el coeficiente deuda externa/PIB
Indicadores de desequilibrios de los flujos (riesgos de refinanciamiento- Reservas oficiales brutas/deuda externa a corto plazo (vencimiento residual)2
- Cobertura ampliada de las reservas3
- Depósitos en moneda extranjera/activos externos del sistema bancario

Pasos básicos para llevar a cabo un análisis de sostenibilidad de la deuda externa

14.21 La sostenibilidad de la deuda externa se evalúa llevando a cabo un análisis prospectivo de la evolución de los indicadores de la carga de la deuda con escenarios de base y escenarios de tensión. En la práctica, esto requiere proyectar los flujos de ingreso y gasto, incluidos los del servicio de la deuda así como las variaciones del tipo de cambio (dada la denominación de la moneda de la deuda). Por lo tanto, las proyecciones de la dinámica de la deuda dependen, a su vez, de la evolución de la situación macroeconómica y de los mercados financieros, que es intrínsecamente incierta y sumamente variable. Aunque las evaluaciones de la deuda pueden presentarse en muchas maneras, un ASD típico consiste en tres elementos básicos:

  • Escenario de base: Este paso implica evaluar la dinámica de la deuda suponiendo la trayectoria más probable de las variables macroeconómicas críticas (p. ej., crecimiento del PIB, exportación neta, inversión extranjera directa, y tasas de interés).

  • Pruebas de tensión/sensibilidad: El objetivo de las pruebas de tensión es someter a prueba la solidez de la coyuntura de base evaluando la evolución de los indicadores de la carga de la deuda en diferentes escenarios. Por lo tanto, las pruebas de estrés estudian la resiliencia de la coyuntura de base frente a shocks y revelan las vulnerabilidades del país. Al diseñar las pruebas de tensión, es importante tener en cuenta las características específicas de cada país para poder reflejar debidamente los riesgos a los que está expuesto un país. El impacto de las pruebas de estrés se canaliza de dos maneras: cambiando la evolución de los indicadores de endeudamiento y cambiando la capacidad de reembolso en comparación con el escenario de base.

  • Interpretación de los resultados: Este paso implica analizar los principales riesgos resultantes de la evaluación de la dinámica de la deuda según las proyecciones de base y las pruebas de tensión. Esto incluye una evaluación de las implicaciones que tendría en la formulación de las políticas la dinámica de la deuda proyectada y los ajustes necesarios para lograr su sostenibilidad, cuando corresponda. Este paso debería tener en cuenta las circunstancias propias de cada país e incluir una evaluación que determine si otros factores (p. ej., la evolución de la deuda interna, los pasivos contingentes, o el sector financiero) influyen en la capacidad de un país para atender pagos futuros del servicio de la deuda, y cómo se canaliza ese impacto. La evaluación de factores como la estructura del saldo pendiente de la deuda en términos de moneda y vencimiento (véase el párrafo 15.16) puede ser necesaria para cubrir los riesgos y las vulnerabilidades derivados de la deuda externa.

¿Cuáles son los principales impulsores de la dinámica de la deuda?

14.22 Como se mencionó en las secciones precedentes, la evolución de la deuda externa se enmarca en el contexto del marco macroeconómico global. Esto implica una proyección de variables macroeconómicas clave y derivar de dicha proyección la evolución implícita de la deuda externa.

14.23 La ecuación básica de la evolución de la deuda externa tiene en cuenta las fuentes de divisas/entradas de capital de un país (exportaciones de bienes y servicios, transferencias netas e ingreso neto10) y los gastos/salidas de capital (importaciones de bienes y servicios). La evolución del saldo de la deuda externa también tiene en cuenta las fuentes de financiamiento no generadoras de deuda que forman parte de la balanza de pagos (en particular, las fuentes vinculadas a la inversión directa que no generan deuda). Otros factores (residuales) que contribuyen a la evolución del saldo de la deuda externa incluyen el alivio de la deuda (financiamiento excepcional), la reducción de las reservas de divisas y los errores y omisiones11.

14.24 La evolución del saldo de la deuda externa está determinada por los siguientes componentes: déficit no financiero en cuenta corriente, inversión extranjera directa neta, dinámica endógena de la deuda y un valor residual. El efecto combinado de los tres primeros se denomina “flujos netos generadores de deuda identificados” (gráfico 14.1). El valor residual capta todos los factores que determinan las proyecciones de la deuda externa pero que no pueden atribuirse a los “flujos netos generadores de deuda identificados”. La descomposición ayuda a determinar qué variación de los indicadores de la carga de la deuda se debe principalmente al ajuste de la cuenta corriente o más bien a los comportamientos de las tasas de interés, las tasas de crecimiento y/o las fluctuaciones de los precios y los tipos de cambio.

Gráfico 14.1Evolución de la deuda externa

14.25 La dinámica de la cuenta corriente es importante porque, de persistir el déficit, la posición externa del país puede terminar volviéndose insostenible (como lo refleja un creciente coeficiente deuda externa/PIB). En otras palabras, el financiamiento de déficits en cuenta corriente continuamente profundos a través de la deuda externa conducirá a una creciente carga de la deuda, lo que podría poner en peligro la solvencia y generar vulnerabilidades externas en términos de liquidez, debido a la necesidad de reembolsar montos de deuda elevados.

Evaluación de la sostenibilidad de la deuda en el contexto del seguimiento de los programas del FMI y la supervisión de los países

14.26 El FMI ha creado un marco para llevar a cabo análisis de sostenibilidad de la deuda pública y externa como una herramienta para detectar, prevenir y resolver mejor las crisis. El marco también ayuda a evaluar la evolución de la deuda de acuerdo con distintas trayectorias de política.

14.27 Como ya se mencionó en otras secciones, los resultados de un ASD deben evaluarse teniendo en cuenta las circunstancias propias de cada país; entre ellas, las características específicas de la deuda, así como la trayectoria que han seguido sus políticas y el margen de maniobra del que disponen. Habida cuenta de todo esto, se han concebido dos tipos de marco: uno para los países con acceso al mercado, y el otro, para los países de bajo ingreso.

Marco de ASD para los países con acceso al mercado

14.28 El Directorio del FMI avaló un marco estándar para la sostenibilidad de la deuda pública y externa de los países con acceso al mercado en junio de 2002, con miras a mejorar la congruencia y la disciplina del ASD.

14.29 El marco consiste en un escenario de base a mediano plazo (cinco años), generalmente el conjunto de proyecciones macroeconómicas que forman la base de los entendimientos de un programa respaldado por el FMI o la expresión de las políticas programadas por las autoridades y analizadas junto con el personal técnico en el contexto de la supervisión. Sumado a una presentación detallada de los escenarios de base, el marco también facilita la evaluación de la sensibilidad de la dinámica de la deuda a una serie de supuestos, y básicamente sirve así de herramienta para someter la coyuntura de base a una prueba de tensión.

14.30 En agosto de 2011, el Directorio del FMI aprobó un marco modernizado para el análisis de la sostenibilidad de la deuda pública, que adoptaba un enfoque basado en el riesgo, manteniendo al mismo tiempo algunos elementos de estandarización para poder hacer comparaciones imparciales entre países12. La parte del análisis de sostenibilidad de la deuda externa no cambió.

Marco de ASD para los países de bajo ingreso13

14.31 El Banco Mundial y el FMI, instituyeron conjuntamente un marco de ASD para los países de bajo ingreso en 2005. El marco conceptual que sirvió de base al ASD de los países de bajo ingreso es básicamente el mismo que se utilizó para los países con acceso al mercado. Sin embargo, entran en juego en su implementación distintos datos y cuestiones operacionales, y el marco refleja la prevalencia del financiamiento concesionario de acreedores oficiales. Por ejemplo, emplea un horizonte de proyección a 20 años, en lugar de los 5 años que contempla el ASD de los países con acceso al mercado, atendiendo al hecho de que la deuda de los países de bajo ingreso tiene plazos de vencimiento más largos. Además, los indicadores de la deuda de los países de bajo ingreso se expresan en valor presente porque la deuda es preponderantemente concesionaria. Además, los países de bajo ingreso enfrentan una serie de retos únicos, como el de subsanar profundas lagunas en la infraestructura, lo cual obliga a plantearse cuál es la mejor manera de reflejar el impacto de la inversión pública en el crecimiento y la sostenibilidad de la deuda.

14.32 El ASD de los países de bajo ingreso se prepara conjuntamente con el Banco Mundial, y el marco se amplía para incluir una calificación explícita del riesgo de problemas relacionados con la deuda externa. El ASD de los países de bajo ingreso se publica anualmente en los sitios web del FMI y del Banco Mundial.

14.33 El marco del ASD de los países de bajo ingreso ha sido adoptado como una herramienta para ayudar a las autoridades a encontrar un equilibrio entre lograr los objetivos de desarrollo y mantener la sostenibilidad de la deuda. Dicho marco guía el diseño de políticas que contribuyen a impedir que aparezcan o reaparezcan problemas de deuda en los países de bajo ingreso. Descansa sobre tres pilares:

  • Un análisis prospectivo estandarizado de la deuda externa y del sector público, y de su vulnerabilidad a shocks (se calculan un escenario de base, otros escenarios y escenarios de pruebas de tensión estandarizadas).

  • Una evaluación de la sostenibilidad de la deuda, incluida una calificación explícita del riesgo de problemas de deuda externa.

  • Recomendaciones para una estrategia de endeudamiento que limite el riesgo de problemas de deuda.

14.34 Existen importantes diferencias conceptuales y metodológicas entre la evaluación del alivio de la deuda que forma parte de la Iniciativa para los PPME (EAD PPME) y el ASD de los países de bajo ingreso. Aunque ambos responden al objetivo de evitar un endeudamiento excesivo, el EAD PPME es una herramienta para calcular el alivio de la deuda que brinda la Iniciativa para los PPME. Los umbrales de la Iniciativa para los PPME en cuanto al VP de los coeficientes deuda/exportaciones y deuda/ingresos son los mismos para todos los países; sus denominadores (exportaciones e ingresos) se derivan de promedios retrospectivos trienales para limitar el impacto de efectos pasajeros; y se utilizan tasas de descuento específicas para cada moneda y determinadas de antemano para calcular los VP dentro de la respectiva moneda, a fin de evitar tener que recurrir a proyecciones del tipo de cambio. Ese análisis se describe con más detalle en el apéndice 5. El ASD de los países de bajo ingreso es prospectivo, usa denominadores basados en un solo año, incorpora proyecciones del tipo de cambio y una tasa de descuento uniforme, y aplica umbrales indicativos que dependen de las políticas. El alivio de la deuda que ofrecen la Iniciativa para los PPME y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM; véase el apéndice 5) deben tenerse en cuenta en el escenario de base o el escenario alternativo, según la situación del PPME. Por ejemplo, para los países que han superado el punto de culminación, el ASD de los países de bajo ingreso debería incorporar el alivio de la Iniciativa para los PPME y la IADM en el escenario de base; mientras que en el caso de los países que se encuentran en el período intermedio, el escenario de base debe suponer alivio provisional de la Iniciativa para los PPME, y un escenario alternativo debe suponer alivio irrevocable de la Iniciativa para los PPME y la IADM, más allá de la fecha prevista para el punto de culminación.

Este capítulo está sustancialmente basado en los siguientes estudios: François Painchaud y Tihomir (Tish) Stucka, Stress Testing in the Debt Sustainability Framework (DSF) for Low-Income Countries (Banco Mundial, 2011); Modernizing the Framework for Fiscal Policy and Public Debt Sustainability Analysis (FMI, 2011); Staff Guidance Note on the Application of the Joint Fund-Bank Debt Sustainability Framework for Low-Income Countries (de próxima publicación) (FMI, 2013), y Staff Guidance Note on Debt Sustainability Analysis for Market Access Countries (FMI, 2008).

No siempre se dispone de datos coherentes y oportunos sobre las posiciones netas de inversión. Además, incluso si determinadas entidades de la economía poseen activos externos, estas pueden no corresponderse con las entidades que tienen pasivos externos. También es probable que el aspecto de liquidez de la sostenibilidad, es decir, el riesgo de no poder refinanciar las deudas existentes, se relacione con las necesidades brutas de financiamiento.

Es necesario tener en cuenta que las importaciones son endógenas y están sujetas a una compresión (reducción) potencialmente sustancial.

Como cuando las tasas internas suben debido al aparente deterioro de la capacidad de crédito de una economía.

En el caso de los países de bajo ingreso, los indicadores del servicio de la deuda pueden resultar menos esclarecedores que en otras economías, ya que el reembolso de los préstamos concesionarios usualmente ocurre hacia finales del plazo de crédito. Aunque un período de proyección prolongado puede mitigar este problema, la fiabilidad de una proyección tiende a disminuir en función del plazo que abarca.

Las remesas de los trabajadores son transferencias corrientes efectuadas por empleados a favor de residentes de otra economía; en el MBP6 son una partida complementaria de las transferencias personales (MBP6, párrafos 12.21–12.24).

Este coeficiente aparece, junto al coeficiente deuda total/exportación y deuda total/PNB (producto nacional), en la publicación anual International Debt Statistics del Banco Mundial.

Para más detalles sobre la inclusión de las remesas en los ASD de los países de bajo ingreso, véase Staff Guidance Note on the Application of the Joint Bank-Fund Debt Sustainability Framework for LIC (FMI, 2013).

Las crisis financieras internacionales también han puesto de relieve la importancia de divulgar con puntualidad información exhaustiva sobre las reservas internacionales de los países y su liquidez en moneda extranjera (véase el párrafo 15.28 para más información sobre la planilla de datos sobre reservas).

El ingreso neto y las transferencias netas corresponden al saldo del ingreso primario y el ingreso secundario, respectivamente, en el MBP6.

Para consultar una explicación detallada de la ecuación de la dinámica de la deuda externa, véase Painchaud y Tihomir (2011), Stress Testing in the Debt Sustainability Framework (DSF) for Low-Income Countries.

Para más información, véase Modernizing the Framework for Fiscal Policy and Public Debt Sustainability (FMI, 2011).

Para más información, véase el sitio web del FMI (www.imf.org/external/np/exr/facts/jdsf.htm).

    Other Resources Citing This Publication