Estadísticas de la Deuda Externa: Guía Para Compiladores y Usuarios
Chapter

8. Reorganización de la deuda

Author(s):
International Monetary Fund. Statistics Dept.
Published Date:
December 2014
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

8.1 Las transacciones de reorganización de la deuda son comunes en las operaciones relacionadas con la deuda externa (véase el recuadro 8.1). A veces a las economías les resulta difícil satisfacer sus obligaciones de deuda externa, o los deudores pueden querer modificar la estructura del calendario del reembolso de sus obligaciones externas por diferentes razones, como disminuir el riesgo de dificultades futuras de pagos o reducir el costo de su endeudamiento. En este contexto, pueden emprender reestructuraciones o conversiones de la deuda. En este capítulo se define la reorganización de la deuda, se analizan diversos tipos de operaciones de reorganización de la deuda y se establecen lineamientos sobre la forma en que tales operaciones afectan a la medición del saldo bruto de la deuda externa. También se define el alivio de la deuda y se recomienda la medición y presentación de estadísticas sobre reducción de la deuda, concepto que también se define.

8.2 En el capítulo se hace referencia al registro de las transacciones de reorganización de la deuda en los datos sobre flujos que mide la balanza de pagos, el sistema del Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la OCDE y el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial. En el MBP6 (FMI, 2009)1, el estudio Handbook for Reporting Debt Reorganization on the DAC Questionnaire de la OCDE (OCDE, 2000)2 y el estudio Debtor Reporting System Manual (Banco Mundial, 2000)3, se explican en detalle los distintos enfoques en materia de registro.

Definiciones

8.3 La reorganización de la deuda (también denominada reestructuración de la deuda) se define como los mecanismos en los que participan tanto los acreedores como los deudores (y a veces terceros) que modifican las condiciones establecidas para el servicio de una deuda existente. Los diferentes tipos de reorganización de la deuda comprenden la condonación, la reprogramación, el refinanciamiento, la conversión, el pago anticipado y la asunción de la deuda. Los gobiernos suelen intervenir en la reorganización de la deuda, como deudores, acreedores o garantes, pero el sector privado también participa en la reorganización de la deuda, por ejemplo, en los casos de canjes de deuda.

8.4 Un acreedor también puede reducir la deuda cancelándola en el balance, acción unilateral que se produce, por ejemplo, cuando el acreedor considera que un crédito es irrecuperable, quizá por quiebra del deudor, y de esta manera lo elimina de sus libros. Esta operación no constituye una reorganización de la deuda, tal como se define en la Guía, ya que no involucra un acuerdo bilateral. De igual forma, tampoco se considera reorganización de la deuda cuando una economía deudora no cumple sus obligaciones de deuda (cesación de pagos, moratoria, etc.).

8.5 En general, la reorganización de la deuda se realiza con el fin de proporcionar cierto alivio al deudor, y puede abordar los problemas de liquidez y/o sostenibilidad derivados de obligaciones de pago futuras y corrientes. Existe alivio de la deuda cuando se produce: 1) una reducción del valor presente de esas obligaciones del servicio de la deuda, y/o 2) una prórroga de los pagos adeudados, originando de esta manera obligaciones menos cuantiosas del servicio de la deuda a corto plazo (esto puede efectuarse en la mayoría de los casos mediante un aumento de la duración de dichas obligaciones; es decir, los pagos se concentran más en la última parte de la vida del instrumento de deuda). Sin embargo, si la reorganización de la deuda se traduce en variaciones del valor presente y de la duración, que compensan su impacto sobre la carga de la deuda, no se produce alivio de la deuda, salvo cuando el impacto neto es significativo, lo que podría ocurrir en el caso de que se produzca una fuerte reducción del valor presente (junto con una pequeña disminución en la duración) o un marcado aumento en la duración (junto con un reducido incremento del valor presente).

8.6 La reducción de la deuda se define como una reducción del valor nominal de la deuda externa derivada de un acuerdo de reorganización de la deuda, excluidos los pagos de valor económico efectuados por el deudor al acreedor como parte del acuerdo. Esta es la definición que debe utilizarse para compilar los datos en el cuadro 8.1: reducción de la deuda derivada de una reorganización de la deuda. La reducción de la deuda en términos de su valor presente se define como la reducción del valor presente de las obligaciones del servicio de la deuda derivadas de una reorganización de la deuda, calculada descontando los pagos futuros proyectados de intereses y principal antes y después de la reorganización a una tasa de interés común, y comparando la diferencia. Para ilustrar la diferencia entre reducción de la deuda y reducción de la deuda en términos de su valor presente, si la tasa de interés contractual se reduce sin que se produzca un efecto sobre el valor nominal de la deuda externa, no se registra una reducción de la deuda sino una reducción de la deuda en términos de su valor presente.

Cuadro 8.1Reducción del valor nominal de la deuda derivada de una reorganización de la deuda: Por sectores deudores y acreedores
Posición de la deuda antes de la reorganización de la deuda (1)Reducción de la deuda derivada de:Posición de la deuda después de la reorganización de la deuda (7) = (1) - (2)
Total (2) = (3) + (4) + (5) + (6)Condonación de la deuda (3)Reprogramación y refinanciamiento de la deuda (4)Conversión de la deuda y pago anticipado (5)Asunción de deuda (6)
Deuda externa del sector público
De la cual: Instituciones multilaterales
Acreedores bilaterales oficiales
Bancos comerciales1
Títulos de deuda
Deuda externa del sector privado con garantía pública
De la cual: Instituciones multilaterales
Acreedores bilaterales oficiales
Bancos comerciales1
Títulos de deuda
Deuda externa del sector privado sin garantía pública
De la cual: Instituciones multilaterales
Acreedores bilaterales oficiales
Bancos comerciales1
Títulos de deuda

8.7 Los canjes de deuda (swaps) son intercambios de instrumentos de deuda, como préstamos o valores, por un nuevo contrato de deuda (el canje de una deuda por otra) o las permutas de deuda por capital, deuda por exportaciones, o deuda en divisas por deuda en moneda local, como las que se utilizan para financiar proyectos en el país deudor (también denominadas conversión de la deuda)4. Esta definición incluye las conversiones de deuda en financiamiento para el desarrollo, en las que el valor económico es provisto por el deudor al acreedor para ser utilizado en proyectos de desarrollo en la economía del deudor.

Tipos de reorganización de la deuda

8.8 Las cuatro modalidades principales de reorganización de la deuda son las siguientes:

  • Una reducción del monto o la extinción de una obligación de deuda por parte del acreedor, mediante un acuerdo contractual con el deudor. Es el concepto de condonación de la deuda descrito en el MBP6 y en el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial, y también se clasifica como condonación de la deuda en el sistema del CAD si tiene lugar en el marco de un acuerdo bilateral o existe un motivo de desarrollo o bienestar.

  • Una modificación de los términos y condiciones del monto adeudado, que puede traducirse, o no, en una reducción de la carga en términos de valor presente. Según la índole de la transacción efectuada, la reorganización puede describirse como una reprogramación de la deuda o como un refinanciamiento (o canje de la deuda). Se incluyen transacciones que modifican el tipo de instrumento de deuda—por ejemplo, los canjes de préstamos por bonos—, pero no se incluyen las transacciones de condonación de deuda.

  • El acreedor intercambia un derecho de deuda por un instrumento de valor económico, que no sea otro derecho de deuda frente al mismo deudor. Se incluye la conversión de la deuda, en la que, por ejemplo, se intercambia la deuda por participaciones de capital, por bienes inmobiliarios, por financiamiento para el desarrollo o por naturaleza5, y el pago anticipado de la deuda (o la recompra de la deuda en efectivo).

  • Un nuevo deudor asume la obligación pendiente del deudor anterior frente al acreedor, y se hace responsable del reembolso de la deuda. Se trata de una asunción de deuda que también involucra un tercero.

8.9 Los programas de reorganización de la deuda pueden comprender más de un tipo de operación: por ejemplo, la mayor parte de los programas de reorganización de la deuda que involucran la condonación de deuda también dan lugar a una reprogramación de la parte de la deuda que no se ha condonado o anulado.

8.10 Al analizar el tratamiento estadístico de la reorganización de la deuda, cada uno de los cuatro tipos de reorganización debe considerarse en forma separada. Ello presenta varias ventajas: cada uno de ellos plantea diferentes problemas estadísticos, lo que hace conveniente adoptar un enfoque distinto para cada tipo de reorganización; las actuales directrices sobre estadísticas internacionales, en las que se basan las recomendaciones contenidas en este capítulo, se prestan mejor para algunos tipos de reorganización de la deuda que para otros, y como existe interés en los diferentes tipos de reorganización, desde el punto de vista analítico conviene, cuando sea posible, medir y declarar separadamente cualquier reducción de la deuda resultante de su aplicación.

Condonación de la deuda

8.11 La condonación de la deuda se define como la anulación voluntaria de la totalidad o parte de una deuda en el marco de un acuerdo contractual celebrado entre un acreedor situado en una economía y un deudor situado en otra6. Más específicamente, el acuerdo contractual anula o condona la totalidad o parte del principal pendiente, incluidos los atrasos de intereses (intereses que vencieron en el pasado) y cualquier otro costo por intereses que se haya devengado. No ocurre condonación de deuda a raíz de la anulación de pagos futuros de intereses que aún no han vencido y no se han devengado.

8.12 Si la reorganización de la deuda modifica efectivamente la tasa de interés contractual—como en el caso en que se reducen los pagos futuros de intereses pero se mantienen los pagos futuros de principal, o viceversa—se clasifica como reprogramación de la deuda. Sin embargo, en el caso específico de los títulos de cupón cero, la reducción del principal a pagar en el momento del rescate a un monto que todavía exceda el principal pendiente en el momento de entrar en vigencia el acuerdo podría clasificarse como un cambio efectivo de la tasa de interés contractual o como una reducción del principal sin modificación de la tasa de interés contractual. A menos que el acuerdo bilateral reconozca explícitamente un cambio de la tasa de interés contractual (en cuyo caso el cambio debería registrarse como reprogramación de la deuda), tal reducción del pago del principal a efectuarse al vencimiento deberá registrarse como condonación de la deuda.

Tratamiento recomendado

Posición de la deuda externa y reducción de la deuda

8.13 La condonación de la deuda reduce el saldo bruto de la deuda externa en un monto equivalente al valor del principal pendiente que ha sido condonado. Cualquier reducción del principal se registra bajo el instrumento apropiado de deuda cuando se recibe, es decir, cuando el deudor y el acreedor registran la condonación en sus libros. Cuando sea posible, la condonación de la deuda en términos nominales deberá identificarse en forma separada, y registrarse como reducción de la deuda en el cuadro 8.1.

8.14 Si la condonación se relaciona con pagos de deudas que están vencidos y todavía no se han pagado—es decir, atrasos de interés y principal—, se registra una reducción del saldo bruto de la deuda externa bajo el instrumento de deuda que corresponda. La condonación de los costos por intereses devengados durante el período o los montos de las disposiciones en el período actual de registro no tiene efecto alguno en el saldo bruto de la deuda externa al final del período, porque cualquier incremento del valor pendiente del instrumento de deuda se compensa mediante la condonación de la deuda. Sin embargo, tal condonación deberá registrarse como reducción de la deuda en el cuadro 8.1.

8.15 Un caso especial de condonación de la deuda se produce cuando el acreedor otorga una donación al deudor, que se utiliza para efectuar los pagos del servicio de la deuda cuando vencen. En tales casos, el saldo bruto de la deuda externa solo se ve afectado cuando se realizan los pagos del servicio de la deuda, o sea, lo mismo que ocurre en el caso de todos los instrumentos de deuda que están sujetos a pagos. No obstante, tal asistencia se registra en el cuadro como reducción de la deuda cuando se efectúan los pagos del servicio de la deuda.

Datos sobre flujos

8.16 En términos de flujos, la condonación de la deuda se registra en la balanza de pagos como el ingreso de una transferencia de capital en la economía deudora (pago de transferencia de capital de la economía acreedora), y en el sistema del CAD y el de notificación de la deuda al Banco Mundial como una donación mediante condonación de deuda. La transacción de contrapartida en la balanza de pagos y en el CAD es un asiento compensatorio por el monto de principal adeudado. Cuando la condonación de la deuda se realiza en forma de una donación otorgada por el acreedor al deudor (como en el párrafo anterior), no se registra ninguna transacción en el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial; el monto condonado se presenta como una reducción en los datos sobre posiciones.

Reprogramación y refinanciamiento de la deuda

8.17 La reprogramación y refinanciamiento de la deuda implican la modificación de un contrato de deuda existente y su reemplazo por otro contrato, generalmente con un plazo más largo para atender el servicio de la deuda7. La reprogramación de la deuda es un acuerdo bilateral entre el deudor y el acreedor que constituye un aplazamiento formal de los pagos del servicio de la deuda y la aplicación de nuevos vencimientos a más largo plazo al monto diferido. Esto se logra mediante una modificación de los términos y condiciones de los contratos existentes. Los nuevos términos de la reprogramación normalmente incluyen uno o más de los siguientes elementos: prórroga de los períodos de reembolso, reducción de la tasa de interés contractual, incorporación o prórroga de períodos de gracia para el reembolso del principal, fijación del tipo de cambio en niveles favorables para la deuda en moneda extranjera y reprogramación del pago de atrasos, si los hubiera. La reprogramación puede o no traducirse en una reducción del valor presente de la deuda, calculado descontando el anterior y el nuevo programa de pagos a una tasa de interés común.

8.18 El refinanciamiento de un pasivo de deuda comprende el reemplazo (total o parcial) del instrumento (o los instrumentos) de deuda existente, incluidos los atrasos, por un nuevo instrumento (o instrumentos) de deuda. Por ejemplo, el sector público puede convertir en un solo préstamo diversas deudas por créditos de exportación que adeuda. El refinanciamiento puede comprender el intercambio de un tipo de instrumento de deuda, como un préstamo, por otro tipo, como por ejemplo un bono. Algunos acuerdos de refinanciamiento de deuda incluyen servicios de provisión de nuevos fondos (véase el párrafo 8.54). También puede decirse que ha habido refinanciamiento cuando los países que tienen acreedores de bonos del sector privado intercambian los bonos existentes por nuevos bonos a través de ofertas de conversión (en vez de modificar los términos y condiciones).

8.19 La reprogramación (por ejemplo, conforme a un acuerdo con el Club de París) puede caracterizarse como una reprogramación de flujos o de saldos. Típicamente, una reprogramación de los flujos se refiere a la reprogramación del servicio de la deuda que vence en un determinado período y, en algunos casos, a atrasos específicos pendientes al comienzo de ese período. Una reprogramación del saldo entraña pagos de principal que aún no han vencido, y atrasos si los hubiera y, como en el caso de la reprogramación de los flujos, puede incluir tanto un elemento de condonación de deuda como una reprogramación de los montos que no fueron reducidos8.

8.20 La moratoria del servicio de la deuda implica que un acreedor permite al deudor la suspensión formal de los pagos del servicio de la deuda que serán exigibles durante un período determinado. La moratoria del servicio de la deuda puede ser concedida en casos de desastres naturales, como en los países afectados por el tsunami de 2005, y suele suponer un intercambio oficial de cartas pero no necesariamente un acuerdo bilateral formal. Puesto que la intención de la medida es proporcionar al deudor un alivio a corto plazo de la deuda, la moratoria del servicio de la deuda concedida por los acreedores debe clasificarse como una reprogramación de la deuda, siempre y cuando exista algún proceso formal que demuestre la existencia de un acuerdo por parte del deudor y el acreedor, como el intercambio de cartas, para aplazar el pago. En esos casos, no se crean atrasos.

8.21El servicio de la deuda que vence entre la fecha convenida en las actas del Club de París y una fecha de implementación determinada es otro caso especial de reprogramación de la deuda. En virtud de los acuerdos de reprogramación de la deuda del Club de París, los países acreedores en su conjunto suelen convenir y firmar un “Acta aprobada” no vinculante, según la cual los términos y condiciones para la deuda aplicable exigible antes de la fecha efectiva (de entrada en vigor) del acuerdo bilateral del Club de París podría no ser pagada en la fecha programada. No obstante, los intereses siguen acumulándose en virtud de las condiciones actuales del préstamo, pero no se efectúan pagos hasta el momento en que se suscribe un acuerdo bilateral formal. Cuando vencen estos pagos, se consideran atrasos técnicos (véase el párrafo 3.44) y se clasifican en la economía deudora como deuda a corto plazo reprogramada.

Tratamiento recomendado

Posición de la deuda externa

8.22 Cualquier cambio acordado en los términos de un instrumento de deuda debe registrarse como creación de un nuevo instrumento de deuda, en el que la deuda original se extingue en el momento en que ambas partes registran en sus libros la modificación de las condiciones. Si no se define ninguna fecha exacta, el factor decisorio será el momento en que el acreedor registra la modificación de las condiciones en sus libros. Si la reprogramación de obligaciones exigibles en una fecha posterior al período actual está vinculada al cumplimiento de ciertas condiciones al momento de vencimiento de dichas obligaciones (como ocurre con las reprogramaciones plurianuales del Club de París), los asientos de la balanza de pagos solo se registrarán en el período en que se cumplan las condiciones exigidas. El saldo bruto de la deuda externa—tanto en una reprogramación como en un refinanciamiento de la deuda—aumentará, disminuirá o permanecerá igual dependiendo de que el valor del nuevo instrumento (o los nuevos instrumentos) sea mayor, menor o igual que el valor de la deuda original que se reemplaza, independientemente del método de valoración empleado para medir los instrumentos de la deuda externa9. En otras palabras, antes y después de la reprogramación de la deuda, el valor del saldo bruto de la deuda externa está determinado simplemente por el valor de los pasivos de deuda pendientes de los residentes frente a no residentes en la fecha de referencia.

8.23 Como se explicó en el capítulo 2, y como lo ilustran los ejemplos contenidos en ese capítulo, el volumen de la deuda externa en cualquier momento puede calcularse descontando los pagos futuros a una determinada tasa de interés. Esta puede ser la tasa contractual (para el valor nominal) o una tasa de mercado para el prestatario específico (para el valor de mercado), u otra tasa. La utilización de estas diferentes tasas para descontar los pagos proporcionará distintos datos sobre la posición en base al mismo programa de pago. La reducción de la deuda en términos de su valor presente resultante de la reprogramación podría calcularse utilizando cualquiera de estas tasas (en la Iniciativa para los PPME se utiliza una tasa de mercado).

8.24 Si, como parte de programas de reducción de la deuda oficial y privada, los préstamos denominados en moneda extranjera se canjean por títulos de deuda denominados en moneda nacional, la diferencia entre el valor del préstamo y el valor del título de deuda en moneda nacional se reflejará en la presentación del saldo bruto de la deuda externa. La extinción del pasivo de deuda anterior, el préstamo, se traduce en la disminución del valor de los préstamos a corto plazo o a largo plazo, según corresponda, mientras que se registra un incremento de los títulos de deuda.

Datos sobre flujos

8.25 En los datos sobre transacciones de la balanza de pagos se registran tanto la extinción del pasivo de deuda anterior como la creación de la(s) nueva(s) deuda(s). En el sistema del CAD también se registran estos flujos, excepto cuando no cambia la categoría de deuda, en cuyo caso solo la capitalización de los intereses da lugar a un nuevo flujo. En el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial no se registran estas transacciones en los datos sobre flujos (pero se reflejan en los datos sobre saldos). En la balanza de pagos, la transacción se registra por el valor del nuevo instrumento de deuda y toda diferencia entre el valor de las deudas anteriores y las nuevas se registra como un ajuste por valoración10, como en el caso del intercambio de bonos Brady por nuevos bonos globales (véase el recuadro 8.1). Sin embargo, cuando se trata de deuda no negociable contraída frente a acreedores oficiales, toda reducción del valor nominal de la deuda se registra como condonación de deuda11.

Reducción de la deuda

8.26 En la Guía se recomienda que la reducción de la deuda resultante de la reprogramación y el refinanciamiento de la deuda—es decir, una reducción del monto nominal pendiente, excluido cualquier pago del servicio de la deuda externa efectuado por el deudor como parte del acuerdo—se mida y se presente como se indica en el cuadro de reducción de la deuda que figura en este capítulo. Si el nuevo pasivo de deuda externa está denominado en una moneda diferente de la moneda en que estaba denominado el pasivo de deuda externa al que reemplaza, cualquier reducción de la deuda deberá determinarse utilizando el tipo de cambio de mercado entre ambas monedas vigente en la fecha de la transacción (es decir, el punto medio entre los tipos de cambio comprador y vendedor al contado).

Recuadro 8.1Reestructuración de la deuda soberana con acreedores privados*

Las operaciones de reestructuración de la deuda soberana han sido un fenómeno generalizado: más de 600 casos en 95 países entre 1950 y 2010. Una tercera parte de estas reestructuraciones de deuda externa fueron canjes de deuda con acreedores privados (bancos comerciales y tenedores de bonos) y alrededor de dos tercios han sido acuerdos con el Club de París respecto a la deuda bilateral oficial (véase el recuadro 8.2). También se han realizado operaciones de reestructuración de la deuda en el marco de las iniciativas para los PPME y para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM) que proporcionaron un amplio alivio y condonación de la deuda (véase el apéndice 5).

Operaciones de reestructuración de la deuda soberana por tipo de acreedor
Acreedores privadosAcreedores oficiales
AcreedorBancos comercialesTenedores de bonosBilaterales (gobiernos)Multilaterales (Banco Mundial, FMI)
Vehículo de reestructuraciónClub de Londres (comités de acreedores)Ofertas de conversiónClub de ParísTratamiento preferencial; restructuración solamente para los países más pobres

El 90% de los canjes de deuda con acreedores privados afectaron a préstamos bancarios, mientras que el 10% restante correspondió a reestructuraciones de bonos soberanos.

El proceso de renegociación de la deuda entre gobiernos y bancos comerciales normalmente se denomina reestructuración del “Club de Londres” (véase el recuadro 8.2). A pesar de su denominación, el Club de Londres no es ni una institución constituida por ley con sede en Londres ni un club organizado. En cambio, este término describe de forma general el proceso de reestructuración adoptado caso por caso entre los principales bancos occidentales y los gobiernos de países en desarrollo a finales de los años setenta y principios de los ochenta. A pesar de las cuestiones jurídicas, de coordinación y logísticas, los acreedores disidentes y las disputas entre acreedores, se han llevado a cabo más de 100 restructuraciones entre 1980 y 1990 en el marco del Club de Londres.

El Plan Brady se puso en marcha en marzo de 1989 para abordar los casos de insolvencia de deudores y la exposición de bancos comerciales. Este plan representó un cambio en la orientación de la política oficial sobre las operaciones de reestructuración de la deuda, pasando de un enfoque basado en el alivio a corto plazo a un enfoque centrado en la reducción del valor nominal de la deuda para restablecer la solvencia del deudor. Este plan constaba de tres elementos principales: primero, los bancos intercambiaron sus préstamos por bonos soberanos; segundo, se ofreció a los acreedores un menú de opciones respecto de los instrumentos que incluía diferentes condiciones e implicaciones para reducciones del valor presente y del valor nominal, y tercero, previó la capitalización de los atrasos de intereses que no fueron cancelados contablemente por los bancos comerciales. En el marco de este plan, se alcanzaron 17 acuerdos (principalmente en América Latina) entre 1989 y 1997; los países deudores normalizaron sus relaciones con los acreedores, y los acuerdos también les permitieron obtener acceso a los mercados de capitales.

Reestructuración de los bonos soberanos

La reestructuración de la deuda externa denominada en bonos soberanos de un país (Eurobonos y bonos Brady) comenzó con Pakistán al final de 1999, tras la ampliación del principio de “comparabilidad de tratamiento” a los tenedores de bonos en el acuerdo de Pakistán con el Club de París en enero de 1999. A partir de entonces, una nueva generación de operaciones de reestructuración de la deuda denominada en bonos soberanos se ha ampliado a varios países de mercados emergentes, entre ellos Ucrania (2000), Rusia (2000), Ecuador (2000 y 2009), Moldova (2002), Uruguay (2003), Dominica (2004), Argentina (2005), República Dominicana (2005), Granada (2005), Belice (2007), Seychelles (2010) y Cote D’Ivoire (2010).

Los bonos soberanos normalmente se reestructuran a través de una oferta de canje. Esto implica identificar a los tenedores de bonos, verificar sus acreencias, preparar una oferta de canje (con toda probabilidad después de consultar con los tenedores de bonos), poner en marcha la oferta de canje, esperar a la participación de los tenedores de bonos y canjear la deuda.

En términos de restructuración de la deuda, los bonos soberanos tienen una serie de características que los distinguen de otros tipos de instrumentos de deuda:

  • En primer lugar, normalmente existe una gama de inversionistas mucho más amplia que para los instrumentos de deuda externa no negociables, y, por ende, varios grupos de inversionistas que posiblemente tengan todos ellos motivaciones de inversión diferentes, por ejemplo, las de los inversionistas minoristas—instituciones no financieras—pueden ser distintas de las de las instituciones financieras.

  • En segundo lugar, siempre se cotizan los precios de mercado. Así pues, aquellos inversionistas que utilizan frecuentemente la valoración a precios de mercado—y han soportado la pérdida en el valor de mercado del precio en el mercado secundario de los bonos que serán canjeados, o han comprado a un valor de mercado bajo—podrían comparar el valor presente de la oferta de canje (descontando los pagos a una tasa de interés determinada) con el precio de mercado corriente de los bonos que serán canjeados; en el caso más simple, si el valor presente del bono de canje es mayor que el precio de mercado del bono original, el tenedor del bono que será canjeado no tendrá ningún incentivo para ofrecer sus bonos para el canje.

  • Por último, la mayor parte de los Eurobonos tienen cláusulas de incumplimiento cruzado o de aceleración cruzada en sus acuerdos, siendo entonces imposible que un deudor soberano pueda elegir qué tenedores serán rembolsados y cuáles no, de manera que los mercados debaten la cuestión de si una reestructuración de deuda externa en bonos también debe abarcar otros instrumentos de deuda externa en moneda extranjera.

Como consecuencia de este sistema, el éxito de las operaciones de reestructuración de bonos—principalmente canjes de bonos—ha implicado canjes de títulos a un precio más alto que el de mercado, aunque muy por debajo del valor facial, u otros incentivos para alentar a los tenedores de bonos a participar. En el caso de los bonos con un porcentaje mayor de inversionistas minoristas la prima ha sido más alta. Pero, al igual que los acreedores de otros tipos de instrumentos de deuda, una consideración clave para todos los acreedores en una operación de reestructuración es determinar si el prestatario soberano tiene un problema de liquidez o de solvencia, o ninguno de los dos.

Las reestructuraciones de bonos soberanos no siempre han sido fáciles, y en ciertos casos las negociaciones han sido prolongadas. Se argumenta a menudo que la presencia de cláusulas de acción colectiva (CAC) puede facilitar las negociaciones deudoracreedor en situaciones de reestructuración, dado que reducen los obstáculos para alcanzar la unanimidad sobre un acuerdo de reestructuración (a través de la cláusula sobre reestructuración por mayoría) y pueden limitar el posible riesgo de litigio relacionado con los acreedores disidentes. Sin embargo, el uso efectivo de CAC en anteriores operaciones de reestructuración de la deuda ha dado resultados variados (véase Das, Papaioannou y Trebesch, 2012). Las CAC especifican cómo están representados los acreedores en las negociaciones, definen los procedimientos de votación por mayoría para modificar los términos financieros de instrumentos de deuda en circulación y pueden limitar la posibilidad de que ciertos acreedores entablen un litigio contra el deudor. El uso de CAC constituye ahora una práctica de mercado bien establecida para las emisiones de bonos internacionales.

*Este recuadro se basa principalmente en Das, Papaioannou y Trebesch (2012), “Sovereign Debt Restructurings 1950–2010: Literature Survey, Data, and Stylized Facts”, IMF Working Paper 12/203.

8.27 En muchos casos de reprogramación de deudas, el método mediante el cual se provee alivio de la deuda es mucho más complejo que una simple reducción del monto nominal pendiente. Por ejemplo, una deuda puede reprogramarse con el mismo valor nominal pero a una tasa de interés menor o con vencimientos más largos. Si simplemente se comparan los montos nominales pendientes antes y después de la reprogramación, no sería evidente una reducción de la deuda, aunque esta podría existir en términos de valor presente, que se calcula descontando los pagos futuros del servicio de la deuda anterior y el de la nueva a una tasa común. En tales circunstancias, un elemento clave es qué tasa se utiliza. En las operaciones de reorganización de la deuda como la Iniciativa para los PPME y otros mecanismos similares, la reducción de la deuda en términos de su valor presente se calcula utilizando una tasa de interés igual a la llamada tasa libre de riesgo basada en el mercado, como la tasa de interés comercial de referencia de la OCDE12. En otros casos, la reducción del valor presente de la deuda puede basarse en una tasa que incluya una prima de riesgo, que refleje la evaluación del acreedor acerca del valor de su derecho de crédito (esto es generalmente lo que ocurre cuando se reestructuran títulos de crédito en manos de acreedores privados).

8.28 Asimismo, en algunas reprogramaciones de deuda, como en el caso de los acuerdos en condiciones concesionarias del Club de París (recuadro 8.2), se ofrece a los acreedores la posibilidad de elegir entre diferentes opciones, una de las cuales es una reducción parcial de la deuda, y la otra es una reprogramación a una tasa de interés reducida (reducción de la deuda en términos de su valor presente). Algunos acreedores pueden condonar parte de las deudas y reprogramar la parte restante a la tasa de mercado que corresponda (opción de “reducción de la deuda”), mientras que otros acreedores reprograman la totalidad de la deuda a una tasa de interés menor (opción de “reducción del servicio de la deuda”), lo que se traduce en una reducción del valor presente de la deuda equivalente a la concedida por los acreedores que han elegido la opción de “reducción de la deuda”. En el cuadro 8.2 se indican las distintas condiciones para la reprogramación de la deuda ofrecidas por el Club de París y su evolución.

Cuadro 8.2Evolución de las condiciones de reprogramación del Club de París
Período de aplicaciónPaíses de mediano ingreso113Países de ingreso mediano bajo (condiciones de Houston)13Países de bajo ingreso2
Opciones en las condiciones de TorontoOpciones en las condiciones de Londres3Opciones en las condiciones de Ñapóles4Opciones en las condiciones de Lyon5Opciones en las condiciones de Colonia5
RDRSDVLRDRSDCIMVLRDRSD (vencimientos pendientes)RSD (saldos)CIMVLRDRSDCIMVLRD
Desde septiembre de 1990Oct. de 1988–jun. de 1991Die. de 1991–dic. de 1994Desde enero de 1995Desde diciembre de 1996Desde diciembre de 1999
Créditos no relacionados con la AOD
Período de gracia (en años)5–61Hasta 8188146516663820688206
Vencimiento (en años)911511414252323232523333333402340404023
Calendario de vencimientosUniforme/EscalonadoUniforme/EscalonadoUniforme––Escalonado––––Escalonado––––Escalonado–––Escalonado–
Tasa de interés7MMMR8MMR9R9MMR10R10R10MMR11R11M11M
Reducción del valor presente (porcentaje)3320-305050506767676780808090
Partidas informativas
Créditos de la AOD
Período de gracia (en años)5–6Hasta 101414141212121616161616201616162016
Vencimiento (en años)10202525253030302540404040404040404040
Fuente: Secretaría del Club de París.12 La reducción del valor presente depende de la reducción de las tasas de interés y, por consiguiente, varía. Véase la nota 8.

8.29 Dadas las complejidades involucradas, y las diferentes tasas de interés que pueden emplearse, las normas sobre estadísticas internacionales no han llegado a un acuerdo general sobre la forma de medir y de hacer comparables los diferentes métodos de facilitar reducción de la deuda en términos del valor presente.

8.30 En vista de lo anterior, en la Guía no se recomiendan directrices para medir y presentar la reducción de la deuda resultante de la reprogramación y el refinanciamiento de la deuda en términos de su valor presente. No obstante, se alienta a las economías que emprendan una reprogramación y un refinanciamiento de la deuda a que divulguen los siguientes datos: 1) los montos nominales totales involucrados, 2) el monto de la reducción del valor presente de la deuda que hayan logrado—la diferencia entre los valores presentes (utilizando una tasa de interés común) de los pagos del servicio de la deuda reprogramada/refinanciada antes y después de la reprogramación o el refinanciamiento (método del valor presente)13 y 3) información detallada sobre la forma en que se calculó el monto de la reducción del valor presente, incluyendo la tasa o las tasas de interés utilizadas.

Recuadro 8.2El alivio de la deuda frente al Club de París y los bancos comerciales

El Club de París ha venido creando procedimientos para la reprogramación colectiva de la deuda bilateral oficial desde los años cincuenta, cuando Argentina comenzó a negociar con sus acreedores bilaterales. Entre 1956 y 2011, se alcanzaron 426 acuerdos con 89 países diferentes, y se renegoció deuda en el marco de acuerdos del Club de París por un monto de US$563.000 millones. El Club de París es una organización con fines específicos formada por países acreedores (principalmente países miembros de la OCDE) que atiende solicitudes de alivio de la deuda relacionada con la deuda contraída (contratada o garantizada) por el gobierno o el sector público—o ambos—del país deudor frente a los países acreedores o sus instituciones pertinentes: créditos a la exportación y préstamos bilaterales con garantía oficial.

Por lo general, las deudas frente a los acreedores oficiales del Club de París se reestructuran a través de ese organismo. Las deudas frente a bancos comerciales generalmente se reestructuran a través de consorcios de bancos comerciales (a menudo denominados “Club de Londres”). Los créditos de proveedores no asegurados y las deudas frente a gobiernos que no son miembros del Club de París generalmente se reestructuran a través de negociaciones bilaterales.

Club de París

El Tesoro de Francia mantiene una secretaría permanente en el Club (el Presidente del Club es un alto funcionario del Tesoro). El Club tiene 19 miembros permanentes; otros países acreedores que no son miembros pueden ser invitados a participar en las reuniones a fin de examinar la deuda de un determinado país si tienen un volumen importante de créditos frente a ese país. El Club se reúne todos los meses en París, para que los miembros permanentes puedan examinar cuestiones relativas a la deuda y para reprogramar la deuda de un determinado país deudor. El Club de París puede instrumentar dos tipos de “negociación”:

  • Sobre los flujos, que generalmente incluye la amortización programada y los pagos de intereses que vencen durante el período de consolidación, es decir, el período en que se hará efectivo el alivio de la deuda.

  • Sobre los saldos, que incluye todo el principal pendiente en una fecha determinada.

Las negociaciones del Club de París culminan en un acuerdo marco multilateral (acta aprobada), que debe complementarse con acuerdos bilaterales de ejecución con todos los organismos acreedores.

Al comienzo del proceso de alivio de la deuda, los países acreedores del Club de París fijan una “fecha de corte”. Ello significa que todos los contratos de préstamo suscritos después de esa fecha no serán admisibles para el alivio de la deuda por parte del Club de París. El objetivo es ayudar al país deudor a restablecer su capacidad crediticia mediante el pago de las nuevas obligaciones en los plazos originales. El alivio de la deuda puede extenderse por muchos años mediante una sucesión de acuerdos del Club de París, pero la fecha de corte seguirá siendo la misma, aunque en el marco de las condiciones de Evian (véase más abajo en este recuadro) esta política está evolucionando.

En los años ochenta comenzó a reconocerse, en medida creciente, que algunos países de bajo ingreso con un alto nivel de deuda externa afrontaban, además de problemas de liquidez, problemas de solvencia. Con el correr de los años, el Club de París ha suministrado condiciones de reprogramación cada vez más concesionarias a los países de bajo ingreso. El nivel de reducción de la deuda por concepto de créditos comerciales fue aumentando de manera gradual, a medida que se aplicaron las condiciones de Toronto (1988, reducción del 33,33%), las condiciones de Londres (1991, reducción del 50%), las condiciones de Nápoles (1995, reducción de entre el 50% y el 67%), las condiciones de Lyon (1996, reducción del 80%) y las condiciones de Colonia (1999, reducción del 90% o más de ser necesario en el marco de la Iniciativa para los PPME). En el cuadro 8.2 se indica la evolución de las condiciones del Club de París.

En 1996 se estableció la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME), lo cual se tradujo, por primera vez, en el suministro de alivio de la deuda a un país por parte de los acreedores multilaterales. Los programas de alivio de la deuda del Club de París se aplican en el contexto de la Iniciativa para los PPME, inicialmente mediante el uso de las condiciones de Lyon y, actualmente, las de Colonia. La Iniciativa para los PPME demostró la necesidad de que los acreedores adoptaran un enfoque más adaptado a las circunstancias específicas a la hora de decidir la negociación de la deuda con los países deudores.

En octubre de 2003, los acreedores del Club de París adoptaron las “Condiciones de Evian” con el objetivo de adaptar la negociación a las necesidades de los países no habilitados para recibir asistencia en el marco de la Iniciativa para los PPME. Las consideraciones de sostenibilidad de la deuda se tienen en cuenta conforme al marco estándar de sostenibilidad de la deuda creado por el FMI, y la respuesta del Club de París se adapta a la situación financiera de los países deudores. Las condiciones de Evian tienen por objeto contribuir a los esfuerzos a escala mundial por lograr una resolución de las crisis financieras más ordenada, oportuna y previsible.

Los países que reciben alivio de la deuda del Club de París se comprometen a tratar de obtener condiciones al menos similares de sus otros acreedores externos (distintos de los acreedores multilaterales, que solo proveen alivio de la deuda a países habilitados para recibir asistencia en el marco de la Iniciativa para los PPME). Ello se aplica a los acreedores bilaterales que no son miembros del Club de París, que generalmente celebran negociaciones bilaterales con el país deudor, y a los acreedores privados (proveedores, bancos, tenedores de bonos, etc.).

Los acuerdos del Club de París pueden incluir una cláusula sobre conversión de la deuda, generalmente dentro de un límite del 20% de los créditos comerciales. Los acreedores bilaterales del Club de París llevan a cabo operaciones de conversión de la deuda.

Alivio de la deuda frente a los bancos comerciales

Para los bancos comerciales resulta mucho más difícil organizar el alivio de la deuda multilateral que para los acreedores oficiales. Si bien un asegurador nacional de créditos a la exportación puede negociar en nombre de cualquier acreedor, no existe ninguna forma de consolidar los créditos de los bancos comerciales nacionales. En cambio, cada uno de los bancos acreedores que, en el caso de los préstamos sindicados, muchas veces superan el centenar, debe aprobar los acuerdos consiguientes.

La pauta de las negociaciones fue establecida en 1970 mediante un acuerdo entre Filipinas y sus acreedores de la banca comercial. Los bancos acreedores establecen un comité (que a veces se denomina el Club de Londres) formado por alrededor de 12 representantes de los principales bancos acreedores. La composición del comité—que puede diferir totalmente de un caso a otro—considera la nacionalidad de los bancos que participan en el consorcio, a fin de que en las negociaciones puedan tomarse en cuenta los diferentes sistemas tributarios y regulatorios que afectan a los bancos de distintos países. El comité negocia un “principio de acuerdo” con los representantes del país deudor. El acuerdo se firma una vez que ha sido aprobado por todos los bancos acreedores, y entra en vigor al cumplirse ciertas condiciones, como el pago de tasas y la liquidación de pagos atrasados. Como en el caso de la reprogramación de deudas frente a los acreedores oficiales, generalmente los bancos proveen alivio de la deuda en el contexto de un programa de ajuste respaldado mediante un acuerdo con el FMI. A diferencia de los acreedores del Club de París, los bancos no imponen una “fecha de corte”.

Los acuerdos con bancos comerciales reestructuran el principal; pocas veces incluyen la consolidación de los intereses originales. Al igual que los acuerdos del Club de París, la consolidación de la deuda a corto plazo es inusual (pero cuando una parte importante de los atrasos se deriva de la deuda a corto plazo, a menudo no hay otra opción que la reestructuración). Entre las iniciativas para reducir la carga de la deuda comercial cabe señalar el Plan Brady (1989).

Nota: PPME = País pobre muy endeudado.

8.31 Del mismo modo, no se proporcionan directrices para medir el alivio de la deuda en términos de un incremento en la duración debido a la dificultad que supone medir dicho alivio y presentarlo en forma comparable con otras formas de reorganización de la deuda.

Conversión de la deuda y pago anticipado de la deuda

8.32 La conversión de la deuda externa es un intercambio de deuda—en general con descuento—por un derecho que no constituye deuda externa, como los títulos de participación en el capital, o por fondos de contrapartida, como los que pueden utilizarse para financiar determinados proyectos o políticas. Las conversiones de deuda en capital, las conversiones de deuda en naturaleza y las conversiones de deuda en financiamiento para el desarrollo son ejemplos de conversión de la deuda. Un pago anticipado de la deuda es la recompra, generalmente con descuento (en cuyo caso los pagos anticipados se denominan recompras), por una economía deudora (o una entidad por cuenta de una economía deudora) de la totalidad o parte de su deuda externa. Puede realizarse en el mercado secundario o mediante negociaciones con los acreedores.

Conversión de la deuda

8.33 En vez de intercambiar deuda por deuda, los países pueden iniciar un proceso de conversión de la deuda, que consiste en la transformación jurídica y financiera de los pasivos de una economía. En general, las conversiones de deuda involucran un intercambio de deuda externa en moneda extranjera por instrumentos que no constituyen deuda, denominados en moneda nacional, con un descuento. En esencia, la deuda externa se paga anticipadamente, y se modifica el carácter del activo frente a la economía. Un ejemplo es la conversión de la deuda en divisas por capital social, que reduce los créditos en instrumentos de deuda frente a la economía deudora, e incrementa las inversiones de no residentes en participaciones de capital. Las conversiones de deuda en capital social con frecuencia involucran a un tercero, por lo general una organización no gubernamental o una sociedad, que compra los derechos al acreedor y recibe del deudor acciones de una sociedad o moneda local (para utilizarla en inversiones de capital). Otros tipos de canje de deuda como el intercambio de deuda externa por exportaciones, de deuda externa por activos de contrapartida provistos por el deudor al acreedor con un propósito específico, como la protección de la vida silvestre, la salud, la educación o la conservación del medio ambiente (deuda por desarrollo sostenible), también constituyen conversiones de deuda.

Pagos anticipados y recompras de deuda

8.34 Los pagos anticipados consisten en una recompra de deuda, o pago antes de la fecha, en condiciones acordadas entre el deudor y el acreedor; es decir, la deuda se extingue a cambio de un pago en efectivo convenido entre el deudor y el acreedor. Cuando existe un descuento en relación con el valor nominal de la deuda, los pagos anticipados se denominan recompras de deuda. Los deudores pueden también recomprar su propia deuda en el mercado secundario si debido a las condiciones del mercado esto resulta financieramente ventajoso. No obstante, la reducción de la deuda derivada de este tipo de recompras no deberá registrarse como reducción de la deuda en el cuadro 8.1 a menos que la transacción haya sido convenida por el deudor y el acreedor (véase el párrafo 8.39).

Tratamiento recomendado

Posición de la deuda externa

8.35 Tanto en las conversiones como en el pago anticipado de la deuda, se registra una reducción del saldo bruto de la deuda externa por el valor de los instrumentos de deuda extinguidos, independientemente del valor de los derechos (o activos) de contrapartida que se provean. Esta reducción debe registrarse en el momento en que se extingue el instrumento de deuda; más exactamente, el saldo bruto de la deuda externa ya no incluye la deuda que ha dejado de existir.

Datos sobre flujos

8.36 En los datos sobre transacciones de la balanza de pagos, la reducción del instrumento de deuda pendiente se registra por el valor de los derechos (o activos) de contrapartida. Toda diferencia entre el valor de la deuda liquidada y los correspondientes derechos o fondos suministrados se registra como un ajuste por valoración en los datos sobre posiciones en el estado integrado de la PII (así como en el estado integrado de la posición de la deuda externa: el estado en el que se destaca cómo las variaciones en la posición se deben a transacciones, ajustes por valoración y otras variaciones de volumen durante el período de referencia; véase el cuadro 7.15). Por ejemplo, si el valor de mercado de los títulos de participación en el capital es inferior al valor de la deuda anterior, se registra un ajuste por valoración en el estado integrado de la posición en el instrumento pertinente que se extingue. Se presenta una excepción en el caso de la deuda no negociable contraída con acreedores oficiales, cuando el título (o activos) de contrapartida tiene un valor más bajo que la deuda, en cuyo caso el instrumento de deuda y el título (o activo) de contrapartida se valoran separadamente, y cualquier diferencia de valor se registra como condonación de la deuda (una transferencia de capital) en la balanza de pagos. El sistema del CAD utiliza un enfoque similar, con la excepción de que todas las diferencias de valor se clasifican como transacciones y no como ajustes por valoración, siempre que sean el resultado de negociaciones bilaterales y exista un motivo de desarrollo para la operación. En el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial se registran la reducción del valor nominal del instrumento de deuda y el valor al cual fue recomprada la deuda, lo que permite medir el descuento.

Reducción de la deuda

8.37 Cuando la deuda oficial se intercambia por títulos de participación en el capital o fondos de contrapartida que se utilizarán con propósitos de desarrollo, la diferencia entre el valor de la deuda que se extingue y el crédito o los fondos de contrapartida provistos se clasifica como reducción de la deuda14. Incluye los casos en que la recompra de la deuda es efectuada por un tercero, como una organización no gubernamental o una sociedad, que luego vuelve a vender la deuda al deudor, con descuento, en una negociación acordada en el marco de un acuerdo bilateral entre el deudor y el acreedor gubernamental.

8.38 En otros casos, el reemplazo de un instrumento de deuda por otro tipo de instrumento puede ser solo el reconocimiento de la realidad. En otras palabras, y particularmente en el caso de los instrumentos negociables, el precio al cual el deudor está dispuesto a recomprar la deuda puede ser superior al precio al que se negociaba previamente la deuda. De manera que si el acreedor compró el título a un precio de mercado menor, el acreedor puede estar realizando una ganancia por tenencia.

8.39 En la Guía se recomienda que al medir y presentar los datos sobre reducción de la deuda resultantes de tales transacciones se realice una distinción entre 1) los acuerdos de colaboración derivados de las negociaciones entre el (los) acreedor(es) y el deudor y 2) las recompras iniciadas por el deudor mediante compras en el mercado secundario. Cuando las recompras provienen de acuerdos de colaboración, cualquier diferencia entre el valor de los derechos (o activos) de contrapartida provistos por el deudor y el monto nominal recomprado debe registrarse como reducción de la deuda en el cuadro 8.1. La reducción de la deuda derivada de recompras en el mercado secundario iniciadas por el deudor no deberá registrarse como reducción de la deuda en dicho cuadro15.

8.40 En el caso de las transacciones de los sectores público y privado, si la deuda externa y los derechos (o activos) de contrapartida están denominados en diferentes monedas, cualquier reducción de la deuda deberá determinarse utilizando el tipo de cambio de mercado entre ambas monedas vigente a la fecha de la transacción (el punto medio entre los tipos de cambio comprador y vendedor al contado).

Asunción de deuda

8.41 La asunción de deuda es un acuerdo trilateral entre un acreedor, un deudor anterior y un nuevo deudor, en virtud del cual el nuevo deudor asume la obligación pendiente del deudor anterior frente al acreedor, y se hace responsable del reembolso de la deuda. La activación de una garantía es un ejemplo de asunción de deuda. Si el deudor original incumple sus obligaciones de deuda, el acreedor puede invocar las cláusulas del contrato que le permiten hacer exigible la garantía ofrecida por un garante. La unidad garante tendrá que reembolsar la deuda o asumir la responsabilidad por la deuda como deudor primario y el pasivo del deudor original se liquida. Un gobierno puede ser el deudor que entra en cesación de pagos o el garante, es decir, la unidad que debe asumir la responsabilidad por la deuda en caso de incumplimiento.

Tratamiento recomendado

Posición de la deuda externa y reducción de la deuda

8.42 La asunción de deuda se registra—en los datos sobre transacciones y posiciones—cuando el acreedor invoca las condiciones del contrato que permiten exigir la ejecución de una garantía. Si la asunción de deuda se produce en otras circunstancias, se registra cuando la obligación se elimina efectivamente del balance del deudor, y se realiza el correspondiente asiento en el balance del nuevo deudor, y no necesariamente en el momento en que se celebró el acuerdo en virtud del cual se asume la deuda. La entidad que asume la deuda debe efectuar el registro en un solo momento: las fechas sucesivas de reembolso previstas en el contexto de la deuda anterior dejan de tener vigencia.

8.43 Después de haber sido asumida, la deuda, que originalmente era una obligación del deudor anterior, se convierte en una obligación del nuevo deudor. La deuda puede contener los mismos términos que la deuda original o pueden entrar a regir nuevos términos porque se ha invocado la garantía. El monto que debe registrar el nuevo deudor es el monto total de la deuda pendiente que se asume. No se registra reducción de deuda, a menos que exista un acuerdo con el acreedor en virtud del cual se reduce la deuda externa. El registro de las posiciones depende de si las dos entidades—la entidad que asume la deuda y el deudor original—residen en la misma economía o no, y si la entidad que asume la deuda recibe o no un derecho financiero frente al deudor original por la deuda que ha sido asumida. En muchos casos, es probable que la entidad que asume la deuda y el deudor original sean residentes de la misma economía. Si el deudor original y el nuevo deudor pertenecen a diferentes sectores institucionales en la misma economía, se reduce la deuda externa del sector institucional del deudor original, y se incrementa la deuda externa del sector institucional del nuevo deudor. No obstante, el saldo bruto de la deuda externa de la economía permanece invariable.

8.44 No obstante, si la entidad que asume la deuda está en una economía diferente a la del deudor original, entonces la deuda externa de la economía que asume la deuda (nuevo deudor) aumenta, y la deuda externa del deudor original se reduce por el monto total de la deuda pendiente que se asume. Los términos de la asunción de deuda pueden incluir una obligación legal por parte del deudor original de reembolsar al nuevo deudor el monto de la deuda asumida. De ser así, la economía del deudor original registraría este nuevo pasivo en la posición de la deuda externa, en el (los) instrumento(s) de deuda correspondiente(s)16, y por lo tanto, su saldo bruto de la deuda externa permanecería invariable. Si no se estableció ningún derecho, entonces no se registra ningún nuevo pasivo en la posición de la deuda externa del deudor original. Todas las transferencias de obligaciones entre una cuasisociedad y su propietaria se reflejan en el valor de su participación en el capital17.

Datos sobre flujos

8.45 Si la entidad que asume la deuda y el deudor original son residentes de la misma economía, no se registra ninguna transacción de balanza de pagos. Si son residentes de distintas economías, la economía que asume la deuda registraría la creación del nuevo pasivo frente al acreedor. A partir de entonces, las transacciones de la balanza de pagos dependen de si la economía que asume la deuda obtiene un crédito frente al deudor original y, en caso contrario, de la relación entre las dos entidades, es decir, si el deudor original tenía o no una relación de inversión directa con la entidad de la economía que asume la deuda. Si se establece un derecho frente al deudor original, el nuevo deudor registra un aumento del derecho de deuda frente al deudor original. Si no se establece ningún derecho, se registra una transferencia de capital (condonación de la deuda) de la economía deudora que asume la deuda a la economía deudora original18, a menos que el nuevo deudor y el deudor original tengan una relación de inversión directa, en cuyas circunstancias se registra un aumento (o disminución) de las participaciones de capital19. El sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial registrará una transferencia de pasivo como una reducción de la posición del deudor original y un aumento de la posición del nuevo deudor, si la entidad que asume la deuda y el deudor original son residentes en la misma economía. Si ambas entidades son residentes de economías diferentes, y se establece un derecho entre el deudor original y el nuevo deudor, la asunción de deuda se registrará en la economía del deudor original como una reducción en la posición del monto adeudado al acreedor original y un aumento de la posición del nuevo acreedor. Las estadísticas del CAD incluyen las garantías—en los casos en que se invoquen—como asunción de deuda20.

Presentación de los datos sobre reducción de la deuda

8.46 En el cuadro 8.1, en lo posible, las economías deberán presentar información sobre reducción de la deuda según el sector del deudor (enfoque basado en el sector público) y según el tipo de acreedor. Además, el cuadro contiene información sobre la reducción de la deuda resultante de la reorganización de la deuda denominada en títulos de deuda.

8.47 Los datos referentes a la reducción de la deuda también podrían presentarse de acuerdo con el tipo de reorganización de la deuda: 1) reprogramación de la deuda, 2) condonación de la deuda, 3) conversión y pago anticipado de la deuda y 4) asunción de deuda. Cuando el conjunto de medidas de alivio de la deuda incluye elementos que corresponden a más de un tipo, se recomienda identificar separadamente cada tipo. Por ejemplo, si una parte de la deuda se reembolsa en efectivo, deberá registrarse un pago anticipado; si parte de la deuda se anula, deberá registrarse una condonación de la deuda; si se modifican las condiciones de reembolso de parte de la deuda, deberá registrarse una reprogramación de la deuda. Pero si no es posible identificar separadamente cada tipo, toda la reducción de la deuda deberá incluirse junto con el tipo dominante de reorganización en el conjunto.

8.48 En el cuadro 8.1, la reducción de la deuda deberá registrarse en el momento en que se reduce la deuda externa. Si toda la reducción de la deuda se produce al mismo tiempo, deberá registrarse en ese momento, y no cuando hubieran vencido los pagos del servicio de la deuda. Sin embargo, se reconoce que las prácticas nacionales pueden diferir en este sentido, y si se sigue el último enfoque, deberá indicarse en una nota que acompañe a la presentación de los datos sobre reducción de la deuda.

8.49 La reorganización de la deuda también podría escalonarse a lo largo de un determinado período, como en los contratos de múltiples etapas, contratos vinculados a resultados y cuando la reducción de la deuda depende de circunstancias contingentes. En tales casos, la reducción de la deuda se registra cuando tiene lugar el cambio en el calendario de pago del servicio de la deuda. Por ejemplo, si la reducción de la deuda se produce en el momento del vencimiento de los pagos del servicio de la deuda, es en ese momento cuando debe registrarse21.

8.50 Como se señaló anteriormente, el tipo de cambio utilizado para calcular la reducción de la deuda deberá ser el tipo de cambio de mercado a la fecha de la transacción (el punto medio entre los tipos de cambio comprador y vendedor al contado).

8.51 Se recomienda que la presentación de las estadísticas de reducción de la deuda esté acompañada de notas metodológicas. Entre otras cosas, dichas notas deberán cubrir cada tipo de reorganización de la deuda.

8.52 En el cuadro 8.1, la reducción de la deuda se mide solo en términos de su valor nominal, porque la utilidad analítica de presentar los datos sobre reducción de la deuda en términos de valor de mercado es incierta. Por ejemplo, cuando una economía enfrenta dificultades de pago (lo que ocurre sistemáticamente cuando un país recibe una reducción de la deuda), su deuda se valora generalmente con un fuerte descuento, ya que en el mercado sigue habiendo incertidumbre sobre las perspectivas de pago. En tales circunstancias, la reorganización de la deuda puede hacer que la nueva deuda tenga más valor que la antigua. Igualmente, en la mayor parte de los casos (y en todos los acuerdos multilaterales, como los del Club de París o del Club de Londres—véase el recuadro 8.2—o la Iniciativa para los PPME), el alivio de la deuda tiene por finalidad restablecer la solvencia del país deudor, aumentando así la posibilidad de reembolso de las deudas existentes, y en consecuencia elevando su valor de mercado. Si bien desde el punto de vista analítico puede resultar interesante medir el efecto de la reorganización de la deuda sobre el valor de la deuda pendiente—que es el monto en que aumenta el valor de mercado—, el enfoque preferible para medir la reducción de la deuda resultante de la reorganización de la deuda es utilizar las variaciones del monto nominal pendiente en vez del valor de mercado.

Otras transacciones relacionadas con la reorganización de la deuda

Préstamos para fines de balanza de pagos

8.53 Los préstamos para fines de balanza de pagos se refieren a los préstamos (incluidas las emisiones de bonos) que obtienen el gobierno o el banco central (u otros sectores por cuenta de las autoridades) para satisfacer necesidades de balanza de pagos22. En el estado de la deuda externa, a diferencia de la presentación analítica de la balanza de pagos, no se requiere un registro especial “por debajo de la línea” de estos préstamos ni de su reembolso anticipado. Este tipo de endeudamiento no se considera reorganización de la deuda porque no modifica los términos establecidos para el servicio de una deuda existente.

Servicios de provisión de nuevos fondos

8.54 Algunos planes de reorganización de la deuda incluyen servicios de provisión de nuevos fondos (nuevos préstamos que pueden utilizarse para el pago de las obligaciones existentes del servicio de la deuda). No obstante, estos préstamos no se consideran reorganización de la deuda porque no modifican los términos establecidos para el servicio de una deuda existente. En la presentación del saldo bruto de la deuda externa, la utilización de estos servicios por parte del deudor se registra generalmente como préstamos a largo plazo. Si los pasivos de deuda existentes siguen pendientes, deberán seguir declarándose como parte del saldo bruto de la deuda externa, hasta que se hayan reembolsado. Los servicios de provisión de nuevos fondos no deben registrarse como reducción de la deuda.

Pagos de la deuda de otros

8.55 En vez de asumir la deuda, un gobierno puede decidir reembolsar un determinado empréstito o efectuar un pago específico por cuenta de otra unidad institucional, sin que se invoque la garantía ni se asuma la deuda. En este caso, la deuda sigue registrada exclusivamente en el balance de la unidad institucional que es la única deudora legal. Puesto que la deuda existente sigue igual, y las condiciones se mantienen invariables, esto no se considera reorganización de la deuda, y la deuda sigue siendo deuda externa de la economía si el acreedor es no residente. Esta situación podría presentarse en los casos en que un deudor esté experimentando dificultades financieras temporales más que problemas financieros permanentes.

8.56 Si se crea una nueva obligación en la forma de un título de crédito del gobierno frente al deudor, este se clasifica como deuda externa solo si el gobierno y la otra unidad institucional son residentes de diferentes economías (y el deudor no es una cuasisociedad del gobierno). Al igual que en el caso de la asunción de deuda, si la economía pagadora no establece ningún derecho, se registra una transferencia de capital o una transacción de inversión directa en participaciones de capital. La economía pagadora no registra el pago del servicio de la deuda como pago de intereses o principal porque dichos pagos no guardan relación con un pasivo de su balance.

Remoción de deuda

8.57 La remoción de deuda es una técnica mediante la cual un deudor equipara exactamente las salidas del servicio de la deuda correspondientes a un conjunto de pasivos suyos con activos financieros que tienen las mismas entradas del servicio de la deuda, y elimina de su balance tanto los activos como los pasivos. Aunque un deudor desee considerar esta deuda trasladada como efectivamente liquidada, la Guía no reconoce los efectos de la remoción sobre la deuda del deudor mientras que no se modifiquen las obligaciones legales del deudor, es decir, la deuda debe seguir incluyéndose en el saldo bruto de la deuda externa. Si se crea una unidad por separado para mantener los activos y pasivos, el saldo de deuda externa pendiente se reduce, si la segunda unidad es residente de otra economía. En este caso, las transacciones mediante las cuales los activos y pasivos se trasladan a la segunda unidad institucional se registran en la balanza de pagos. Si las dos unidades son residentes de la misma economía, pero se clasifican en sectores diferentes, mientras que el saldo bruto de la deuda externa permanece invariable, el sector en que se clasifica al deudor cambiará (se registra una reclasificación en la cuenta de otras variaciones del volumen).

Cancelación de deuda

8.58 Un acreedor puede decidir unilateralmente condonar la deuda que le es adeudada, y por lo tanto la elimina de sus libros. Esta medida unilateral del acreedor ocurre, por ejemplo, cuando el acreedor considera que un crédito es irrecuperable, quizá debido a la quiebra del deudor. Como se señala en el párrafo 8.4, esta operación no constituye una reorganización de la deuda, tal como se define en la Guía, ya que no involucra un acuerdo bilateral. El acreedor registra la reducción de sus activos financieros y el deudor registra la correspondiente reducción de sus pasivos de deuda en su posición de deuda externa. No se registra ninguna transacción, y la variación de las posiciones tanto de la posición de deuda externa de la economía deudora como la posición de activos financieros externos de la economía acreedora, se contabiliza a través de “otras variaciones de volumen” en la conciliación de los saldos brutos de la deuda externa en dos fechas de referencia diferentes. El hecho de que una economía deudora no cumpla sus obligaciones de deuda—incumplimiento o suspensión de pagos, moratoria, etc.—también es una decisión unilateral que no se considera reorganización de la deuda (véase el párrafo 8.4). Sin embargo, a diferencia de las cancelaciones contables, dicha falta de cumplimiento no entraña una reducción de la deuda en la posición de deuda externa del país deudor, y da lugar a atrasos.

En el apéndice 2 del MBP6 se examinan los distintos tipos de reorganización de la deuda y cómo se registran en la balanza de pagos y la posición de inversión internacional.

En el momento en que se redactó la Guía, la OCDE ya había puesto en marcha un proceso de convergencia de los distintos conjuntos de directrices hacia un único conjunto.

Véase también más información sobre el sistema de notificación de la deuda por parte de los países deudores en el apéndice 3 y www.tffs.org.

Los canjes (swaps) de deuda son distintos de los swaps (instrumentos financieros derivados). Estos últimos suponen que dos partes acuerden intercambiar flujos de caja futuros, mientras que el canje de deuda supone el intercambio del propio instrumento de deuda por valor económico.

Algunos acuerdos descritos como canjes de deuda son equivalentes a una condonación de la deuda por parte del acreedor, junto con el compromiso del país deudor de incurrir en una serie de gastos en materia de desarrollo, medio ambiente, etc. Tales transacciones deberán considerarse condonaciones de la deuda, ya que no se proveen al acreedor fondos de contrapartida.

Se incluye aquí la condonación, en su totalidad o en parte, del monto principal de los pagarés vinculados con créditos en virtud de un hecho que afecta a la entidad responsable del derivado incorporado, así como la condonación del principal que surge cuando ocurre un tipo de suceso especificado en un contrato de deuda, como por ejemplo la condonación en caso de un tipo de catástrofe.

La reprogramación de la deuda puede implicar un nuevo contrato de deuda o una enmienda al contrato de deuda existente que cambia el calendario de pagos del servicio de la deuda.

Las negociaciones sobre los flujos tienen por objeto cerrar la brecha de financiamiento del país deudor. Las negociaciones sobre los saldos se aplican no solo a los pagos que vencen en un período determinado, sino a todo el saldo de ciertas deudas. Los acuerdos que abarcan los saldos de deuda tienen por objeto proporcionar al país una negociación definitiva con el Club de París (denominada “solución definitiva”).

Si la deuda externa es menor o mayor porque en el momento de la reprogramación el deudor y el acreedor acordaron que el monto de los intereses por mora sería mayor o menor que el devengado, los datos retroactivos sobre el saldo bruto de la deuda externa no deberán revisarse para reflejar este acuerdo, siempre que el costo de los intereses devengados sobre los atrasos en los períodos anteriores haya estado de acuerdo con el(los) contrato(s) que estaba(n) en vigencia en ese momento.

Tanto el estado integrado de la PII como el estado de la posición de la deuda externa (es decir, el estado en el que se destaca cómo los cambios en la posición se deben a transacciones, ajustes por valoración, y otras variaciones de volumen durante el período de referencia; véase el cuadro 7.16) recogen las transacciones que liquidan el anterior instrumento de deuda y la creación del nuevo instrumento de deuda, junto con todo cambio de valor registrado como revaloración.

Véanse los párrafos A2.12-A2.13 y A2.16-A2.19 del MBP6.

Estas tasas se determinan mensualmente para 15 monedas en base a los rendimientos en el mercado secundario de los bonos públicos. Estos datos se publican mensualmente en Internet: http://www.oecd.org. En el caso de la Iniciativa para los PPME, en el caso de la deuda denominada en monedas para las cuales no se conoce la tasa de interés comercial de referencia, si la moneda está ligada a otra moneda, como el dólar de EE.UU., deberá utilizarse la tasa de interés comercial de referencia para esta última; en ausencia de un régimen cambiario, así como para las unidades de cuenta utilizadas por diversas instituciones multilaterales, deberá emplearse la tasa de interés comercial de referencia para el DEG.

El calendario de pago de la deuda original y la reprogramada también podría darse a conocer como partida informativa.

En el sistema del CAD se clasifica como condonación de la deuda, y en el sistema de notificación de la deuda al Banco Mundial, como reducción de la deuda.

Solo las recompras de deuda que forman parte de una negociación integral de la deuda y que cumplen ciertos criterios pueden registrarse como asistencia oficial para el desarrollo (AOD) en las estadísticas del CAD. Todo descuento proporcionado en recompras independientes no se registra como AOD.

La economía que asume la deuda registraría un aumento de sus activos financieros por el mismo monto.

No obstante, si el deudor original estuviera en una relación de inversión directa con la entidad de la economía que asume la deuda, se registraría un aumento de la participación de capital del inversionista directo (o una disminución, si su casa matriz es el deudor original) en la empresa de inversión directa.

A menos que no exista el deudor original, en cuyo caso la deuda original del deudor al acreedor se cancela en ambas cuentas (se registra otra variación del volumen en el estado de la PII), se registra una transferencia de capital de la parte que asume la deuda al acreedor como el asiento correspondiente a la creación de un pasivo.

Véase una descripción de estas transacciones en el MBP6, párrafos 8.42–8.45 y A2.48-A2.53.

En las estadísticas del CAD, el sector público en un país donante puede proporcionar garantías al sector privado dentro del país donante. Si se invoca la garantía, el sector oficial se hace cargo de la deuda y puede contarla como asistencia oficial para el desarrollo (según el alivio de la deuda proporcionado).

En las estadísticas del CAD, la reducción de la deuda se registra cuando el acuerdo bilateral entra legalmente en vigor.

La necesidad de balanza de pagos se define más específicamente en los párrafos A1.14 y A1.15 del MBP6.

    Other Resources Citing This Publication