Estadísticas de la Deuda Externa: Guía Para Compiladores y Usuarios
Chapter

Apéndice 7. Tratamiento de los atrasos en el saldo bruto de la deuda externa

Author(s):
International Monetary Fund. Statistics Dept.
Published Date:
December 2014
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

1. En la Guía de 2003, el impago del principal y/o los intereses en la fecha de vencimiento se traducía en una reducción del monto pendiente de pago del instrumento correspondiente, por ejemplo un préstamo, y en un aumento de los atrasos (un pasivo a corto plazo que se sumaba a otros pasivos de deuda), con lo cual el saldo de la deuda externa no se modificaba (véase la Guía de 2003, párrafo 2.29)1. En el saldo bruto de la deuda externa, la deuda se extinguía y se creaba un nuevo pasivo de deuda a corto plazo. Este tratamiento se cambió para hacerlo coincidir con el MBP6; cuando se producen atrasos vinculados al pago tardío del principal y los intereses de instrumentos de deuda, no se debe imputar ninguna transacción, y los atrasos deben seguir figurando en el mismo instrumento hasta la extinción del pasivo. Luego, los atrasos se identifican como una categoría suplementaria del activo o el pasivo original, en vez de tratarlos como el reembolso del pasivo original y la creación de un nuevo pasivo a corto plazo.

2. Este apéndice resume el tratamiento de los atrasos en el saldo bruto de la deuda externa, su clasificación y presentación, e identifica los principales cambios incluidos en la Guía. En resumen (véase la explicación que figura a continuación), el tratamiento de los atrasos en la Guía se ciñe estrictamente al MBP6, y como los datos sobre los atrasos son importantes de por sí, la Guía recomienda seguir presentando datos detallados al respecto (análogamente a los requisitos de la Guía de 2003) si son significativos.

3. Los atrasos se definen como los montos vencidos e impagados. Solo los montos vencidos se clasifican como atrasos. Un pasivo deja de estar en mora si se efectúan todos los pagos vencidos. Los atrasos pueden tener su origen en pagos atrasados por concepto de principal e intereses de instrumentos de deuda (que se registran en el instrumento de deuda original) o en pagos atrasados en relación con instrumentos que no constituyen deuda y con otras transacciones (que se asientan en un nuevo instrumento de deuda).

Atrasos en instrumentos de deuda

4. El incumplimiento en los pagos del servicio de la deuda puede producirse por diversos motivos además de la simple incapacidad o falta de disposición del deudor para cumplir con sus obligaciones de pago. El no pago de sus obligaciones de deuda por parte de una economía deudora (cesación de pagos, moratoria unilateral, etc.) no constituye una reorganización de la deuda, ya que no representa un acuerdo entre el acreedor y el deudor (véase el capítulo 8). Ese impago produce atrasos.

5. A continuación se enumeran distintos tipos de atrasos. Si el monto de estos tipos de atrasos es cuantioso, se recomienda que la economía compiladora registre y divulgue en forma separada los datos sobre estos montos.

  • Atrasos debidos a la incapacidad o falta de disposición del deudor para pagar (el tipo más común).

  • En algunos casos, los atrasos no se producen debido a la incapacidad del deudor original para proveer moneda nacional, sino porque las autoridades monetarias no pueden suministrar divisas a otra entidad residente, lo cual impide que esa entidad atienda el servicio de su deuda en moneda extranjera. Estos atrasos, que se denominan atrasos en la transferencia, siguen siendo atrasos del deudor original.

  • Otros atrasos se producen cuando el acreedor ha convenido, en principio, en reprogramar la deuda—es decir, en reprogramar los pagos que vencen—, pero el acuerdo no ha sido aún firmado ni ejecutado. Entre tanto, los pagos que vencen en el marco del acuerdo vigente no se efectúan, produciéndose atrasos, que se denominan atrasos técnicos. Normalmente, estos atrasos se producen en el contexto de los acuerdos del Club de París entre el momento en que tiene lugar la sesión de reprogramación y el momento en que se firman y ponen en práctica los acuerdos bilaterales. Si el principio de acuerdo caduca antes de la firma, los atrasos acumulados no constituyen ya atrasos técnicos.

  • Atrasos involuntarios derivados de sucesos en el país acreedor que le impiden al deudor realizar un pago (p. ej., en casos de guerra o de sanciones económicas internacionales contra el país acreedor)2.

  • Atrasos por convalidación resultantes de desacuerdos entre el acreedor y el deudor por el monto adeudado.

  • Atrasos por litigios resultantes de serias controversias sobre la legitimidad de los pasivos de deuda.

6. En el caso de los atrasos originados en los contratos de crédito, los intereses deben devengarse a la misma tasa de interés que en el caso de la deuda original, a menos que la tasa de interés para los atrasos se hubiera estipulado en el contrato de crédito original, en cuyo caso debe usarse la tasa de interés estipulada. Esta tasa podría incluir una tasa con sanciones pecuniarias, además de la tasa de interés sobre la deuda original. Por lo general, el primer tipo de atraso y los atrasos en la transferencia pueden generar recargos, pero no así los atrasos técnicos e involuntarios; la aplicación de tasas de sanción pecuniaria depende del caso en los atrasos por convalidación y por litigio.

7. Según el principio de base devengado, los reembolsos de deudas (tanto de pagos periódicos como del monto pagadero al vencimiento) se registran en el momento de la extinción (como cuando se pagan, reprograman o condonan). Cuando se producen atrasos debidos al pago tardío de principal e intereses de instrumentos de deuda, no se debe imputar ninguna transacción. Si los intereses no se saldan en el momento de su vencimiento, el saldo bruto de la deuda aumentará en una suma igual al monto de los intereses que se acumularon durante el período y que siguen pendientes de pago al finalizar el período. Sin embargo, si el contrato dispone una modificación de las características del instrumento financiero cuando se producen atrasos, la modificación debe registrarse como una reclasificación del saldo bruto de la deuda externa3.

8. Aunque un instrumento de deuda que incluya atrasos puede estar valorado tanto a valor nominal como a valor de mercado, si corresponde (esta Guía recomienda hacerlo; véase el párrafo 2.33), cuando los atrasos se presentan por separado (como en el cuadro 4.2) y/o se identifican como partidas informativas en los cuadros, deben valorarse al valor nominal4, ya que se trata de un indicador del monto que el deudor aún le debe al acreedor, según las condiciones del contrato entre ambas partes.

9. Incurrir en atrasos no implica una transacción porque es un acto unilateral de una parte. Por lo tanto, no se recomienda que dé origen a asientos en la presentación normalizada de la cuenta financiera de la balanza de pagos. Sin embargo, los atrasos relacionados con el financiamiento excepcional se asientan como transacciones en la presentación analítica de la balanza de pagos5.

Atrasos en instrumentos que no constituyen deuda y otras transacciones

10. Los atrasos también pueden ser resultado de pagos tardíos por instrumentos que no constituyen deuda y otras transacciones. Por ejemplo, aunque un contrato de derivados financieros no constituye un instrumento de deuda (véase el capítulo 3), si un contrato de este tipo vence y el pago es exigible pero no se efectúa, se crea un atraso.

11. De conformidad con el principio de base devengado, una obligación vencida de liquidación de un contrato de derivados financieros no se registra como una transacción; sin embargo, la obligación se reclasifica como pasivo de deuda debido al cambio en la naturaleza del activo (véanse el MBP6, párrafo 3.56, y el SCN 2008, párrafo 3.175). Cuando llega la fecha de liquidación del derivado financiero, todo monto vencido y no pagado se clasifica como otros pasivos de deuda en el saldo bruto de la deuda externa (en la PII se reclasifica como otras cuentas por pagar—otras), ya que su valor es fijo y, por lo tanto, cambia la naturaleza del derecho, que se convierte en deuda (véase el MBP6, párrafo 5.82).

12. Análogamente, los atrasos vinculados al pago de impuestos, compra y venta de títulos, cargos por préstamo de títulos, cargos por préstamos de oro, sueldos y salarios, dividendos y contribuciones sociales se clasifican como otros pasivos de deuda en la posición de deuda externa bruta (otras cuentas por pagar—otras en la PII; véanse el párrafo 3.42, y el MBP6, párrafo 5.73).

13. Del mismo modo, se crean atrasos cuando se proveen bienes y/o servicios que no se pagan en la fecha estipulada en el contrato o cuando se efectúa un pago por bienes y/o servicios que no se suministran en la fecha fijada. Estos nuevos pasivos de deuda por atrasos en el pago o en la entrega de bienes y/o servicios deberían registrarse como créditos y anticipos comerciales en el saldo bruto de la deuda externa (véase el párrafo 3.43), así como en la PII. Estos atrasos generalmente son instrumentos no negociables y su principal valoración es al valor nominal.

14. Si se compra un artículo a crédito y el deudor no efectúa el pago dentro del período estipulado en el momento de la compra, los cargos adicionales incurridos deben considerarse como intereses y devengarse hasta la extinción de la deuda (véase el MBP6, párrafo 11.71).

Presentación de datos sobre los atrasos

15. En las estadísticas macroeconómicas, los atrasos deberían continuar figurando en el mismo instrumento6 hasta que se extingue el pasivo, y no deben aparecer por separado como un instrumento de deuda. La información sobre los atrasos sirve para diversos tipos de análisis de políticas y evaluaciones de solvencia, y debería complementar las estadísticas de deuda cuando sea significativa. Los compiladores tendrán que recopilar y divulgar información sobre los atrasos en los pagos de servicio de la deuda porque esa información ya no se presenta por separado sobre el principio de base devengado de registro. Los atrasos deben empezar a registrarse desde el momento en que se generan, es decir, cuando no se efectúan los pagos, hasta que se extingan, ya sea porque se reembolsan, se reprograman o porque el acreedor los condona.

16. La Guía recomienda que el valor total de los atrasos por sector se identifique por separado en una partida informativa del cuadro 4.1 (los atrasos se registran hasta que el pasivo se extingue y se presentan al valor nominal en la partida informativa). Esa información reviste especial interés analítico para los analistas de la deuda externa, dado que la existencia de atrasos indica en qué medida una economía no ha podido cumplir con sus obligaciones externas. Esta información sobre los atrasos es básicamente la misma que aparece en el cuerpo del cuadro 4.1 de la Guía de 2003. Análogamente, el valor total de los atrasos por sector se identifica por separado en una partida informativa del cuadro 5.1 que presenta el saldo bruto de la deuda externa con un enfoque basado en el sector público.

17. La Guía de 2003 recomendaba una desagregación más detallada de los atrasos en atrasos de principal y de intereses en el cuadro sobre el saldo bruto de la deuda externa, en el caso de las economías con atrasos muy significativos (véase la Guía de 2003, párrafo 4.5). La Guía presenta un nuevo cuadro de partidas informativas, el cuadro 4.2, que muestra los atrasos al valor nominal por sector y desagregados en atrasos de principal y de intereses.

18. El valor de los atrasos también se identifica por separado en una partida informativa de los cuadros 4.3 (Saldo bruto de la deuda externa: vencimiento residual a corto plazo—Economía total) y 7.1 (Saldo bruto de la deuda externa: Vencimiento residual a corto plazo, por sector).

19. El tratamiento de los atrasos en la Guía es completamente coherente con el MBP6. Tanto en el saldo bruto de la deuda externa como en la PII, los atrasos por instrumentos de deuda se registran en el instrumento de deuda que corresponda, en tanto que los atrasos por instrumentos que no constituyen deuda y otras transacciones se registran como nuevos pasivos de deuda en el instrumento que corresponda; es decir, créditos y anticipos comerciales u otros pasivos de deuda en el saldo bruto de la deuda externa—véanse los párrafos 11–13 de este apéndice—y créditos y anticipos comerciales u otras cuentas por pagar—otras en la PII.

Recuadro A7.1Atrasos por sector

La Guía contiene un nuevo cuadro de partidas informativas (cuadro 4.2) que presenta los atrasos al valor nominal por sector, desagregados en atrasos de principal y de intereses. El primer nivel de desglose es por sector institucional. La principal desagregación es en los cuatro sectores de la economía compiladora descritos en el capítulo 3; a saber, gobierno general, banco central, sociedades captadoras de depósitos excepto el banco central, y otros sectores. Los otros sectores se desglosan en otras sociedades financieras, sociedades no financieras y hogares e instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares. El crédito entre empresas suscrito entre entidades en una relación de inversión directa se presenta por separado. El segundo nivel de desagregación es entre el principal y los intereses (que incluyen los intereses devengados por atrasos de principal e intereses).

Cuadro 4.2Saldo bruto de la deuda externa: Atrasos por sector1,2
Final del período
Gobierno general
Principal
Intereses
Banco central
Principal
Intereses
Sociedades captadoras de depósitos excepto el banco central
Principal
Intereses
Otros sectores
Principal
Intereses
Otras sociedades financieras
Principal
Intereses
Sociedades no financieras
Principal
Intereses
Hogares e instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH)
Principal
Intereses
Inversión directa: Crédito entre empresas
Principal
Intereses
De empresas de inversión directa frente a inversionistas directos
Principal
Intereses
Pasivos de deuda de inversionistas directos frente a empresas de inversión directa
Principal
Intereses
Pasivos de deuda frente a empresas emparentadas
Principal
Intereses
Economía total

Valorado al valor nominal.

Los intereses incluyen intereses devengados por atrasos de pagos de principal e intereses.

Valorado al valor nominal.

Los intereses incluyen intereses devengados por atrasos de pagos de principal e intereses.

Este tratamiento de los atrasos coincidía perfectamente con el MBP5 (véase el MBP5, párrafo 458).

Los atrasos involuntarios también pueden incluir casos en los cuales los pagos no se hacen porque el acreedor no le presenta una factura al deudor con puntualidad.

Esta reclasificación se asienta en las cuentas internacionales en la cuenta de otras variaciones de activos financieros y pasivos.

Si las deudas atrasadas se negocian en los mercados secundarios, como ocurre a veces, puede, en tal caso, establecerse un valor de mercado por separado.

Este tratamiento responde a que, si bien la acumulación de atrasos no constituye una transacción, es una acción que las autoridades pueden realizar para administrar sus obligaciones de pago (la presentación analítica de la balanza de pagos se centra en las acciones de las autoridades para atender las necesidades de la balanza de pagos, y acumular atrasos es una acción que las autoridades pueden realizar para esa finalidad). El financiamiento excepcional y el registro de atrasos dentro del financiamiento excepcional son temas que se analizan en el apéndice 1 del MBP6.

Como ya se mencionó, se crea un instrumento de deuda cuando surgen atrasos como consecuencia de pagos tardíos de instrumentos que no constituyen deuda y otras transacciones.

    Other Resources Citing This Publication