International Reserves and Foreign Currency Liquidity: Guidelines for a Data Template
Chapter

1. Panorama general de la planilla de datos sobre reservas

Author(s):
International Monetary Fund. Statistics Dept.
Published Date:
January 2015
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1 Las crisis financieras internacionales como las de finales de los años noventa pusieron de manifiesto la importancia de divulgar de forma oportuna información completa sobre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera1 de los países. Las deficiencias de este tipo de información han hecho difícil prever las crisis y reaccionar ante las mismas, ya que tras ellas han quedado ocultas vulnerabilidades y desequilibrios financieros (véase el recuadro 1.1). Además, como resultado de la globalización de los mercados financieros y de las innovaciones financieras, esta información se ha tornado más compleja y ha cobrado mayor importancia. Las actividades financieras internacionales2 que emprenden los bancos centrales y las entidades gubernamentales de los países pueden adoptar innumerables formas, involucrar múltiples instituciones nacionales y extranjeras y abarcar distintos lugares en todo el mundo. La evaluación de la liquidez en moneda extranjera de los países requiere complementar los datos tradicionales sobre reservas internacionales, que abarcan mayormente actividades transfronterizas y actividades incluidas en el balance general, con datos relacionados con posiciones en moneda extranjera y actividades no incluidas en el balance.

2 La divulgación oportuna de información de esa índole tiene varios propósitos. Puede fortalecer el mecanismo de rendición de cuentas de las autoridades al permitir que el público tenga mayor conocimiento de las medidas de política que adopta el gobierno y de la exposición al riesgo en moneda extranjera. Puede estimular una corrección más rápida de las políticas insostenibles y quizá limitar los efectos adversos del contagio en caso de turbulencias financieras. Asimismo, puede permitir a los participantes del mercado formarse una visión más precisa de la situación de los distintos países, la vulnerabilidad de las regiones y las posibles consecuencias internacionales, lo cual limita la incertidumbre y la consiguiente volatilidad de los mercados financieros. Por otra parte, una mayor transparencia de los datos puede ayudar a las organizaciones multilaterales a prever con más claridad las necesidades que vayan surgiendo en los países.

Un marco de datos innovador para ayudar a fortalecer la arquitectura financiera internacional

3 La información sobre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera resulta más útil como base para la toma de decisiones públicas y privadas si se presenta en un marco común coherente. Para ello, y como parte del fortalecimiento de la arquitectura del sistema financiero internacional, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y un grupo de trabajo del Comité sobre el sistema financiero mundial de los bancos centrales del Grupo de los Diez elaboraron en 1999 una planilla que los países pueden utilizar para declarar datos3.

4 La planilla de datos sobre reservas, que se presenta en el apéndice 2, fue diseñada en consulta con autoridades de los países, compiladores de estadísticas, organismos internacionales, participantes del mercado y usuarios de datos. Esta planilla refleja los esfuerzos de todas las partes interesadas para encontrar un equilibrio entre los beneficios previstos de una mayor transparencia de los datos y los costos potenciales que representa una carga adicional de declaración de datos para las autoridades. Esta primera revisión de las Pautas de 2001 tiene en cuenta las actualizaciones incluidas en el Manual de Balanza de Pagos y Posición de Inversión Internacional, sexta edición (MBP6) y los cambios introducidos en la planilla original en 20094.

Recuadro 1.1Deficiencias en los datos reveladas por las crisis financieras de los años noventa

Las crisis financieras de los años noventa revelaron varias deficiencias en los datos:

Información incompleta sobre los activos de reserva

  • A menudo no se identificaban los activos dados en prenda (por ejemplo, los activos utilizados como garantía de préstamos otorgados a terceros) y los activos de naturaleza similar, como los valores en préstamo y los acuerdos de recompra1, en muchos casos se incluían en los activos de reserva sin identificarse separadamente, distorsionando la información sobre la posición de liquidez de las autoridades.

  • Los depósitos en bancos nacionales y sus filiales en el exterior cuyas finanzas son débiles, que no estaban disponibles para ser utilizados en una crisis, con frecuencia se incluían en los activos de reserva, lo que llevó a una sobrestimación de las reservas.

  • Las prácticas de valoración se apartaron considerablemente de los valores de mercado, complicando la evaluación del valor realizable de los activos de reserva.

  • La cobertura de los activos de reserva internacionales era distinta en cada país, lo que dificultaba las comparaciones.

Falta de información pública sobre los pasivos oficiales a corto plazo en moneda extranjera

  • En muchos países no se divulgaban públicamente las actividades no incluidas en el balance general que llevaban a cabo las autoridades, y que podían afectar los recursos en moneda extranjera. La falta de datos sobre los compromisos a término en moneda extranjera de los contratos en derivados financieros2, por ejemplo, podían llevar a la subestimación de los activos de reserva gravados.

  • La falta de información sobre las actividades de las autoridades en derivados financieros (por ejemplo, contratos a término y de futuros en moneda extranjera) también podía ocultar la exposición de las entidades gubernamentales a riesgos, que podía originar acusados y repentinos drenajes de recursos en moneda extranjera. Por ejemplo, podían producirse drenajes significativos a raíz de las variaciones de los tipos de cambio. De igual forma, la falta de información sobre opciones vendidas y compradas por las autoridades pudo dificultar la evaluación de las posibles entradas y salidas de moneda extranjera cuando se ejercieron las opciones.

  • La información inadecuada sobre los pasivos externos efectivos y potenciales de las autoridades monetarias y del gobierno central pudo dificultar la vigilancia de los drenajes de recursos en moneda extranjera. Tales deficiencias incluían información incompleta sobre los pagos por concepto de principal e intereses sobre los préstamos y bonos que vencían a corto plazo, sobre las garantías en moneda extranjera de las autoridades, y sobre las disposiciones contractuales de los instrumentos de deuda que permiten a los acreedores exigir pago anticipado ante los cambios de la situación económica.

  • Por lo general, la información disponible públicamente sobre las reservas no tenía en cuenta las líneas de crédito incondicionales no utilizadas, que podían representar una fuente complementaria de moneda extranjera en épocas de necesidad o un potencial drenaje de tales reservas.

1 Los valores en préstamo y los acuerdos de recompra se analizan en detalle en los capítulos 2 y 5.2 Los contratos a término, de futuros y de opciones son derivados financieros. En este y otros capítulos del presente documento se analizan diversos aspectos de estos instrumentos.

5 La planilla de datos sobre reservas es muy completa e integra en un único marco los conceptos de reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera. Además de abarcar la información tradicional que figura en el balance general sobre las reservas internacionales y otros activos y pasivos externos seleccionados de las autoridades, la planilla considera también las actividades no incluidas en el balance5 (como los contratos a término, los contratos de futuros y otros derivados financieros, las líneas de crédito no utilizadas y las garantías de préstamos). También incluye las entradas y salidas de divisas futuras y potenciales derivadas de posiciones que figuran o no en el balance. Comprende, asimismo, datos que tienen por objeto describir el grado de liquidez de los activos en moneda extranjera de un país (como la identificación de los activos dados en prenda o gravados de otra manera) y mostrar la exposición del país al riesgo de fluctuaciones cambiarias (incluidas las relacionadas con contratos de opciones e instrumentos indexados).

6 La planilla de datos sobre reservas incluye información que contempla el futuro. Abarca no solo los recursos en moneda extranjera de las autoridades en una fecha de referencia dada, sino también las entradas y salidas de divisas en un período futuro de un año. Este horizonte de un año es congruente con la convención de definir la expresión “corto plazo” como un período de 12 meses.

7 En el resto del capítulo se describe el marco básico de la planilla de datos sobre reservas y se presenta una sinopsis de las principales características y de la estructura empleada. En los capítulos 2 al 5 se presentan pautas sobre cómo declarar los datos en las distintas secciones de la planilla.

Conceptos de reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera

8 La estructura básica de la planilla de datos sobre reservas se fundamenta en dos conceptos conexos, las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera, que forman parte integral del marco y la cobertura de la planilla. A continuación se explican ambos conceptos y sus vinculaciones.

Reservas internacionales (activos de reserva)

9 El MBP6 establece el concepto básico de reservas internacionales. Las reservas internacionales de un país están constituidas por aquellos “… activos externos a disposición inmediata y bajo el control de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos, para intervenir en los mercados cambiarios a fin de influir sobre el tipo de cambio, y para otros fines conexos (como el mantenimiento de la confianza en la moneda y la economía y servir como base para el endeudamiento externo), MBP6, párrafo 6.64)6. Según esta definición, el concepto de reservas internacionales se basa en el marco del balance general, y los “activos de reserva” constituirían un concepto bruto. No incluye los pasivos externos de las autoridades monetarias7. Sin embargo, como análisis ulterior, el MBP6 define los pasivos relacionados con las reservas y presenta un marco analítico adicional para analizar la liquidez en moneda extranjera de las autoridades.

10 Subyacente al concepto de reservas internacionales está la distinción entre residentes y no residentes8. Los activos de reserva representan créditos específicos de las autoridades monetarias frente a no residentes. En los activos de reserva de los países de una unión monetaria deberán incluirse solo aquellos activos que representan créditos de no residentes de la unión monetaria y que en todos los demás aspectos se ajustan a la definición de activos de reserva (véase el MBP6, apéndice 3, párrafo A3.29).

11 También forma parte integral del concepto de reservas internacionales el hecho de poder “disponer de ellas de inmediato” y estar “bajo el control de” las autoridades monetarias. Es decir, solo aquellos activos que satisfacen estos criterios pueden considerarse activos de reserva.

12 Los activos de reserva comprenden el oro monetario, los derechos especiales de giro (DEG), la posición de reserva en el FMI y otros activos de reserva.

13 En el capítulo 2 se explican en detalle el concepto y la cobertura de los activos de reserva según el MBP6. También se analiza la forma en que las expresiones “disponer de ellos de inmediato” y “bajo el control de” pueden invocarse en la práctica para identificar los activos de reserva.

14 En la planilla de datos sobre reservas, los activos de reserva se denominan con frecuencia “activos de reserva oficiales”.

Liquidez en moneda extranjera

15 La liquidez en moneda extranjera es un concepto más amplio que el de reservas internacionales. En la planilla de datos sobre reservas, la liquidez en moneda extranjera tiene dos dimensiones. Se refiere a: 1) los recursos en moneda extranjera (que comprenden los activos de reserva oficiales y otros activos en moneda extranjera) a disposición de las autoridades y que pueden movilizarse de inmediato para satisfacer la demanda de divisas, y 2) las entradas y salidas predeterminadas (conocidas o programadas) y contingentes (potenciales) de recursos en moneda extranjera (que en adelante se llamarán “drenajes netos”)9, resultantes de los pasivos en moneda extranjera a corto plazo10 y las actividades no incluidas en el balance de las autoridades. El concepto de liquidez se basa en la noción de que la gestión prudente de este saldo exige que los activos en moneda extranjera se gestionen conjuntamente con las obligaciones en moneda extranjera a fin de reducir al mínimo la vulnerabilidad ante perturbaciones externas.

16 El concepto de liquidez en moneda extranjera es más amplio que el de reservas internacionales por lo menos en tres aspectos: 1) Si bien los activos de reserva se refieren a los activos externos de las autoridades monetarias, la liquidez en moneda extranjera se refiere a los recursos en moneda extranjera, y a los drenajes de esos recursos, de las autoridades monetarias y el gobierno central, que en adelante se combinan bajo la denominación de “autoridades” para diferenciarlas de las “autoridades monetarias” (véase en la sección siguiente cuáles son las “instituciones” comprendidas); 2) mientras que los activos de reserva representan créditos de las autoridades monetarias frente a no residentes, la liquidez en moneda extranjera se refiere a los créditos y obligaciones en moneda extranjera de las autoridades frente a residentes y no residentes, y 3) si bien el concepto de activos de reserva se basa en el marco del balance general, el concepto de liquidez abarca las entradas y salidas de moneda extranjera resultantes tanto de las actividades de las autoridades que figuran en el balance como de las que no figuran en el mismo.

17 El concepto de liquidez en moneda extranjera también es más amplio que la noción de reservas internacionales netas. Si bien no existe una definición estadística uniforme para las reservas internacionales netas, la definición de este término suele hacer referencia a los activos de reserva deducidos los pasivos pendientes relacionados con las reservas (usualmente solo se incluyen en el cálculo los pasivos a corto plazo) en un momento determinado, y tales activos y pasivos representan créditos disponibles de inmediato de las autoridades monetarias, y pasivos de estas frente a no residentes. La liquidez en moneda extranjera tiene en cuenta los drenajes de moneda extranjera contra los recursos existentes en moneda extranjera resultantes de actividades financieras de las autoridades frente a residentes y no residentes en los 12 meses siguientes. La información acerca de si los drenajes a corto plazo de moneda extranjera de un país son significativos en relación con sus recursos en moneda extranjera podría utilizarse, junto con otros datos, para analizar la vulnerabilidad externa del país.

18 Para realzar la transparencia de los datos sobre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera de los países, la planilla exige que las autoridades divulguen de manera integral: 1) los activos de reserva oficiales, 2) otros activos en moneda extranjera, 3) los drenajes netos predeterminados a corto plazo de activos en moneda extranjera, 4) los drenajes netos contingentes a corto plazo de activos en moneda extranjera, y 5) otra información conexa. Como se analiza posteriormente en este capítulo, estos componentes de los datos constituyen la estructura de la planilla de datos sobre reservas.

19 El gráfico 1.1 es una presentación esquemática del marco en que se basa la planilla de datos sobre reservas, que muestra los vínculos entre los conceptos de reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera.

Gráfico 1.1Vínculos conceptuales entre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera

(presentación esquemática)

Además, las partidas informativas en la sección IV de la planilla de datos sobre reservas presentan información más detallada sobre ciertas posiciones registradas y no registradas en el balance, como a) deuda a corto plazo en moneda nacional indexada al tipo de cambio, b) instrumentos financieros denominados en moneda extranjera y liquidados por otros medios, c) activos dados en prenda, d) títulos en préstamo o en acuerdos de recompra, e) activos en derivados financieros, f) instrumentos derivados con un vencimiento residual de más de un año, y g) composición de las reservas por monedas.

Características fundamentales de la planilla de datos sobre reservas

La planilla de datos sobre reservas establece las instituciones que se deben incluir y sus actividades financieras en un determinado horizonte cronológico a fin de facilitar el análisis de la liquidez en moneda en extranjera de las autoridades y su exposición al riesgo.

Instituciones comprendidas

20 La planilla de datos sobre reservas deberá ser utilizada por todas las entidades del sector público que tengan la responsabilidad de responder ante una crisis cambiaria o que participen en las medidas para responder a una crisis de este tipo. En la práctica, quedan comprendidas las autoridades monetarias, quienes mantienen y administran las reservas internacionales, y el gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social)11, el cual, junto con las autoridades monetarias, concentran la mayor parte de los pasivos oficiales en moneda extranjera. En otras partes del sector público también pueden surgir requerimientos contra los recursos en divisas de las autoridades. Estas otras entidades del sector público generalmente no están incluidas en la planilla debido a la dificultad para obtener datos de ellas en forma oportuna. No obstante, estas otras entidades del sector público deberían incluirse si sus actividades en moneda extranjera son significativas. Cuando se incluyan datos sobre estas otras entidades, deberán indicarse claramente en las notas de los países adjuntas a los datos. Debería evaluarse la cobertura de los fondos del gobierno con fines especiales, denominados a veces fondos soberanos de inversión, en la planilla de datos sobre las reservas, y sus actividades deberían registrarse teniendo en cuenta lo establecido en estas Directrices12. Por lo tanto, si las actividades de los fondos del gobierno con fines especiales figuran en los libros del banco central o un organismo del gobierno central, salvo que existan obstáculos jurídicos o administrativos, las actividades en moneda extranjera de estos fondos deben registrarse en la planilla de datos sobre reservas al igual que otras actividades en moneda extranjera del banco central y el gobierno central13. Si se trata de un fondo del gobierno con fines especiales constituido como fondo a largo plazo con identidad jurídica independiente, cuya propiedad y control corresponden al gobierno central, y cuyos recursos pueden utilizarse para fines de balanza de pagos, los activos líquidos en moneda extranjera de dicho fondo deberían incluirse en la sección I, pero dado que este tiene una identidad jurídica independiente, sus otras actividades en moneda extranjera no se incluyen en la planilla de datos sobre reservas a menos que estén relacionadas con la gestión de los activos de reserva.

21 De acuerdo con lo que prescribe el MBP6 (párrafo 6.66), la planilla de datos sobre reservas define a las “autoridades monetarias” como un “concepto funcional” que abarca el banco central (y otras unidades institucionales como una caja de conversión o junta monetaria, el organismo monetario, etc.) así como ciertas operaciones que por lo general se atribuyen al banco central pero que a veces son desempeñadas por otras instituciones públicas o por bancos comerciales. Estas operaciones incluyen la emisión de moneda, el mantenimiento y gestión de las reservas internacionales, incluidas las derivadas de transacciones con el FMI, y la operación de fondos de estabilización cambiaria. En algunos países y uniones monetarias, en la definición de la autoridad monetaria pueden estar incluidos los bancos centrales únicamente (como en el Eurosistema14 en la Unión Monetaria Europea); sin embargo, para el análisis de la liquidez es importante que en la planilla de datos sobre reservas se incluyan los pasivos a corto plazo en moneda extranjera de los gobiernos centrales.

22 De conformidad con las directrices internacionales actuales, para efectos de la planilla de datos sobre reservas el gobierno central está constituido por un grupo central de departamentos o ministerios que forman una sola unidad institucional, a los cuales se suman, en muchos países, otras unidades que realizan sus actividades bajo la autoridad del gobierno central, pero tienen personalidad jurídica propia y autonomía suficiente como para constituir otras unidades del gobierno (párrafo 2.50 del Manual de estadísticas de finanzas públicas 2001 (MEFP 2001). El gobierno central no incluye los gobiernos estatales o locales. Los fondos de seguridad social pueden fusionarse con su correspondiente nivel de gobierno o diferenciarse completamente como un subsector del sector gobierno general (Sistema de Cuentas Nacionales 2008 (SCN 2008), párrafos 4.128–4.132); el requisito de divulgar la información pertinente con puntualidad impide incluir estos elementos en los datos que han de declararse. Los fondos de seguridad social son “sistemas de seguros sociales que cubren a la comunidad en su conjunto, o a grandes sectores de la misma, y que son impuestos y controlados por unidades del gobierno” (SCN 2008, párrafo 4.124).

23 Resulta preferible que para cada país se prepare una sola planilla de datos sobre reservas que abarque las actividades en moneda extranjera de las autoridades monetarias y del gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social) (véase también el capítulo 2).

Actividades financieras comprendidas

24 A los efectos del análisis de la liquidez, la planilla de datos sobre reservas especifica que solo deben incluirse en los recursos y drenajes, los instrumentos liquidados (es decir, rescatables) en moneda extranjera (secciones I a III de la planilla). Esto se fundamenta en que, referente a las entradas y salidas de moneda extranjera derivadas de obligaciones contractuales de las autoridades, solo los instrumentos liquidados en moneda extranjera pueden acrecentar o reducir directamente la cantidad de recursos líquidos en moneda extranjera. Otros instrumentos, incluidos los que están denominados en moneda extranjera o aquellos cuyo valor está vinculado a una moneda extranjera (como las opciones en divisas), y que son liquidados en moneda nacional, no afectarán directamente a los recursos líquidos en moneda extranjera15.

25 Los instrumentos denominados en moneda extranjera o indexados en una moneda extranjera pero liquidados en moneda nacional (y por otros medios) deberán declararse como partidas informativas en la sección IV de la planilla de datos sobre reservas. Estos instrumentos pueden ejercer una considerable presión indirecta sobre las reservas durante una crisis, sobre todo cuando, ante las expectativas de una fuerte depreciación, quienes tienen en su poder instrumentos en moneda nacional los canjean por moneda extranjera. Entre dichos instrumentos figuran la deuda en moneda nacional y los derivados que están indexados en una moneda extranjera y se liquidan en moneda nacional.

Tratamiento de las actividades en derivados financieros16

26 La planilla de datos sobre reservas comprende varios aspectos de las actividades en derivados financieros, entre ellos: 1) los flujos predeterminados de moneda extranjera correspondientes a contratos a término (incluidos los contratos sin entrega efectiva (nondeliverable), futuros y swaps de las autoridades; 2) las transacciones potenciales que surgen de posiciones en opciones, y 3) el valor neto, revalorado a precios de mercado, de los contratos en derivados financieros pendientes de ejecución. La amplia cobertura que tienen las actividades en derivados financieros en la planilla obedece a que las mediciones de riesgos vinculados a dichas actividades revisten importancia solo cuando se basan en la cartera global, teniendo en cuenta los valores hipotéticos (y nominales) y las posiciones a precios del mercado al contado, y las compensaciones entre ambos.

27 La planilla de datos sobre reservas se centra en los derivados financieros liquidados en moneda extranjera (los contratos a término sin entrega efectiva, los futuros y las opciones liquidadas en moneda nacional se declararán como partidas informativas). Esta información es especialmente importante en épocas de crisis en que exista una fuerte presión para devaluar la moneda nacional y cuando ya haya un monto considerable de obligaciones oficiales en moneda extranjera.

28 Dado que las entradas y salidas de moneda extranjera como resultado de las actividades de las autoridades en derivados financieros pueden involucrar diferentes contrapartes, riesgos y vencimientos, en la planilla de datos sobre reservas deberá declararse información por separado sobre las posiciones cortas y largas. Las posiciones largas corresponden a entradas que incrementan los recursos en moneda extranjera de las autoridades, en tanto que las posiciones cortas representan salidas que reducen esos recursos.

29 Los valores netos revalorados al precio de mercado de los derivados financieros que deben declararse en la planilla de datos sobre reservas son los de los contratos vigentes que se liquidarán en moneda extranjera. En algunos casos, los derivados deben declararse a su valor de mercado, y en otros casos a su valor nominal/ hipotético (véanse las instrucciones específicas).

30 La planilla de datos sobre reservas incluye los resultados de “pruebas de esfuerzo” para evaluar la exposición de las autoridades al riesgo de fluctuaciones de los tipos de cambio (se recomienda que los suscriptores a las Normas Especiales para la Divulgación de Datos, del FMI, suministren esta información, aunque no están obligados a hacerlo). Las pruebas de esfuerzo consisten en examinar el efecto sobre una cartera de fuertes movimientos de las variables financieras fundamentales. A diferencia de la simulación histórica, pueden incluir situaciones que no aparecen en los datos históricos. La realización de pruebas de esfuerzo rigurosas puede alertar a las autoridades del riesgo al que están expuestas. En la planilla de datos sobre reservas se aplican pruebas de esfuerzo a las posiciones de las autoridades en opciones.

31 En el contexto de la prueba de esfuerzo de la planilla de datos sobre reservas, la información sobre el valor de las opciones con valor intrínseco positivo (in-the-money) debe declararse teniendo en cuenta diferentes escenarios con respecto al tipo de cambio. Las opciones con valor intrínseco positivo se refieren a los contratos de opciones que se ejercerían sobre la base de los supuestos especificados en dichos escenarios; es decir, son opciones que al ejercerse pueden dar lugar a flujos de moneda extranjera17. Dentro de la “prueba de esfuerzo”, los valores hipotéticos de las opciones deben declararse en la sección III de la planilla de datos sobre reservas, con la salvedad de que en el caso de las opciones que se liquidan en efectivo18 debe declararse el flujo de caja futuro estimado; véase el apéndice 4.

Principios de valoración

32 En la planilla de datos sobre reservas, la mayoría de los valores declarados en las secciones I y IV deberán reflejar los valores de mercado, o sea los valores de los recursos en moneda extranjera que podrían obtenerse en el mercado si se liquidase el instrumento; es decir, a precios de mercado en la fecha de referencia. Cuando por razones prácticas no sea posible determinar el valor de mercado con cierta frecuencia, podrán emplearse valores de mercado aproximados durante los períodos intermedios (véanse los detalles en el capítulo 2).

33 Los drenajes de recursos en moneda extranjera, incluidos los drenajes predeterminados y contingentes, deben valorarse en términos nominales; en este contexto, esto significa el valor del flujo de caja en el momento en que deben tener lugar los respectivos flujos. En general, esto significa que los reembolsos de principal reflejan el “valor facial” del instrumento y los pagos de intereses reflejan los montos contractuales que deben pagarse19.

34 Las entradas y salidas de moneda extranjera relacionadas con contratos a término (incluidos los contratos sin entrega efectiva), futuros y swaps deberán declararse a sus valores nominales o hipotéticos. En la planilla de datos sobre reservas las opciones deben presentarse a su valor hipotético. Los valores de mercado de los contratos de derivados financieros pendientes de ejecución (es decir, las posiciones) deberán declararse según su saldo neto reajustado al precio de mercado (véase también el capítulo 5).

Horizonte cronológico

35 Dado el énfasis en la liquidez, el horizonte considerado en la planilla de datos sobre reservas es el corto plazo. A los efectos prácticos, el “corto plazo” se define como “hasta un año”20. Se incluyen divisiones cronológicas más cortas de “hasta un mes”, “más de un mes y hasta tres meses” y “más de tres meses y hasta un año” para que los funcionarios encargados de formular las políticas y los participantes del mercado puedan evaluar las posiciones de liquidez de las autoridades dentro del marco cronológico de un año.

36 En la planilla de datos sobre reservas se utiliza la expresión “vencimiento residual” para indicar los tipos de flujos de moneda extranjera a “corto plazo” que deberán declararse para los diversos subperíodos del horizonte de un año. Por lo general, el vencimiento residual (remanente) se refiere al plazo que debe transcurrir hasta el último reembolso de las obligaciones pendientes. Por consiguiente, al aplicar el concepto de “vencimiento residual”, deberán incluirse: 1) los flujos que emanen de instrumentos a corto plazo con vencimiento original de un año o menos, y 2) los flujos derivados de instrumentos con vencimientos originales más largos pero cuyo vencimiento residual (remanente) sea de un año o menos. Además, para efectos de la planilla de datos sobre reservas, este concepto también incluye los pagos de principal e intereses que vencen dentro del plazo de un año con respecto a instrumentos con vencimientos originales de más de un año que no se hayan incluido en el punto 2).

Otras consideraciones sobre la declaración y divulgación de datos

37 La planilla de datos sobre reservas no especifica las monedas (nacional, dólar de EE.UU., euro, etc.) en las cuales deberán declararse los datos. No obstante, se recomienda que los datos de dicha planilla se declaren en la misma moneda que normalmente se utiliza para divulgar los datos sobre los activos de reserva oficiales. Esto acrecentará la utilidad analítica de los datos declarados en la planilla y facilitará la conciliación de los diferentes conjuntos de datos. Para facilitar la comparación de datos correspondientes a fechas y países distintos, es preferible que se declaren en una moneda de reserva o, por lo menos, en una moneda estable.

38 La fecha de referencia de la planilla de datos sobre reservas es la fecha de cierre del período de declaración de datos (por ejemplo, la fecha de referencia correspondiente a septiembre se refiere al último día de ese mes). En el caso de las posiciones, los datos que se declaran se refieren a las tenencias de activos (y pasivos, según corresponda) en esa fecha. En el caso de los flujos, los datos a declarar se refieren al monto previsto de las entradas y salidas futuras de moneda extranjera en la fecha de referencia, en relación con posiciones predeterminadas o contingentes conocidas en la fecha de referencia. Cuando corresponda, deberá utilizarse la convención de incluir un signo más (+) para indicar activos, posiciones largas y entradas de moneda extranjera y un signo menos (−) para los pasivos, posiciones cortas y salidas de moneda extranjera.

39 Al determinar los recursos y flujos de moneda extranjera pendientes, se recomienda utilizar las fechas de transacción (no las fechas de liquidación). Se prefieren las fechas de transacción como base de registro porque los plazos en los procedimientos de liquidación difieren entre los países y en el ínterin la exposición económica cambia. Cuando se utilicen las fechas de liquidación, deberán aplicarse de manera uniforme de un período a otro y deberá mencionarse en las notas de los países adjuntas a los datos (véase también el párrafo 3.55 del MBP6).

40 La planilla de datos sobre reservas está diseñada para utilizarse en diversas economías, incluidas las economías dolarizadas y aquellas en que funcionen cajas de conversión o juntas monetarias. Por lo tanto, no todos los rubros de la planilla de datos sobre reservas se aplican a todos los países. Por consiguiente, en la planilla deben dejarse en blanco los rubros que no sean aplicables (es decir, aquellos para los cuales no existan posiciones o transacciones). Cuando el valor de un rubro sea cero, deberá indicarse esa cifra.

41 Dada la variedad de información que exige la planilla de datos sobre reservas, no se deberán sumar ni restar las cifras de las diferentes secciones para obtener una sola cifra para toda la planilla. No obstante, pueden realizarse diversos análisis examinando los datos declarados por los países en las distintas secciones de la planilla.

42 Para que los datos tengan mayor utilidad analítica y para reducir al mínimo la posibilidad de que los usuarios malinterpreten la información declarada en la planilla de datos sobre reservas, se recomienda que, cuando corresponda, los países adjunten a los datos notas para explicar las particularidades de sus regímenes cambiarios (como el funcionamiento de una caja de conversión o junta monetaria o la aplicación de la dolarización), las características especiales de la política de gestión de las reservas (como el calce de los plazos de vencimiento de los activos y los pasivos en moneda extranjera y el uso de técnicas de cobertura de riesgos) y los procedimientos contables y tratamientos estadísticos especiales de ciertas transacciones financieras (que se analizarán a lo largo de este documento). También convendría dar a conocer las principales fuentes de las que provienen los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera, que podrían incluir los ingresos de exportación, la emisión de bonos en moneda extranjera y los depósitos en moneda extranjera en bancos internos (véase también el párrafo A5.5 del apéndice 5). Algunos países adjuntan notas adaptando el formato a sus circunstancias en una posible sección V. Sin embargo, la sección V no forma parte de la planilla de datos sobre reservas aprobada por el Directorio Ejecutivo del FMI.

43 La planilla de datos sobre reservas podrá darse a conocer públicamente por Internet o por otros medios. Asimismo, el FMI ha creado una base de datos común para recolectar los datos de las planillas sobre reservas divulgados por los países miembros del FMI, y para divulgar estos datos (en forma de series de tiempo) en el sitio web externo del FMI. La recolección y divulgación de los datos por parte del FMI se basa en la estructura de la planilla de datos sobre reservas que se presenta en el apéndice 2. La participación es voluntaria. El hecho de que el FMI divulgue los datos de las planillas no implica que la institución avale la calidad de dichos datos (véase http://www.imf.org/external/np/sta/ir/colist.htm).

44 Dada la amplia cobertura de la planilla de datos sobre reservas será necesario recurrir a diversas fuentes de datos para recolectar toda la información requerida. Para poder presentar datos exactos con puntualidad, habrá que establecer una estrecha colaboración entre las autoridades monetarias y otras entidades gubernamentales pertinentes.

Estructura de la planilla de datos sobre reservas

45 La planilla de datos sobre reservas se divide en cuatro secciones. La sección I abarca información sobre los recursos en moneda extranjera de las autoridades, incluidos los activos de reserva oficiales y otros activos en moneda extranjera. Las secciones II y III tratan sobre los datos necesarios para revelar los drenajes netos de esos recursos en moneda extranjera en el corto plazo. La sección IV especifica las partidas informativas respecto a las cuales se requiere información suplementaria.

46 En cada una de estas cuatro secciones deben declararse distintos tipos de datos. La sección I se refiere a los datos sobre saldos (posiciones); las secciones II y III comprenden las entradas y salidas de moneda extranjera vinculadas con distintas posiciones que figuran y que no figuran en el balance general. La sección IV presenta información suplementaria sobre posiciones y flujos.

47 Específicamente, la sección I de la planilla de datos sobre reservas se refiere a la composición y a la magnitud de los recursos en moneda extranjera de un país, incluidas las tenencias de las autoridades de distintos tipos de instrumentos financieros. Se establece una distinción entre los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera, lo que facilita la conciliación de los datos que declaran los países sobre las reservas internacionales con los que se declaran en la planilla de datos sobre reservas.

48 En las secciones II y III se hace referencia, respectivamente, a los drenajes (requerimientos) predeterminados y contingentes de recursos en moneda extranjera en el corto plazo, teniendo en cuenta su carácter diferente. Son ejemplos de drenajes predeterminados de recursos en moneda extranjera los relacionados con los pagos del servicio de la deuda correspondientes a la amortización de la misma y los compromisos conocidos relacionados con contratos a término, futuros y swaps. Son ejemplos de drenajes contingentes de recursos los vinculados con garantías estatales, opciones y otros pasivos contingentes del gobierno, como los depósitos a plazo que los depositantes mantienen en el banco central, que son rescatables, con sujeción al pago de multas. La declaración por separado de los drenajes predeterminados y contingentes de recursos en moneda extranjera tiene por objeto evitar la confusión entre los pasivos a corto plazo efectivos de las autoridades y los contingentes.

49 En la sección IV se proporciona información sobre: 1) las posiciones y flujos no declarados en las secciones I, II y III, pero que se consideran pertinentes para evaluar los saldos de reservas y la posición de liquidez en moneda extranjera de las autoridades y la exposición al riesgo en moneda extranjera (por ejemplo, la deuda en moneda nacional indexada en moneda extranjera), y 2) detalles adicionales sobre las posiciones y flujos declarados en las secciones I, II y III (por ejemplo, la composición por monedas de las reservas y los activos dados en prenda que se incluyen en las reservas).

50 Los derivados financieros se tratan explícitamente en cuatro secciones de la planilla: en la sección II se declaran las entradas y salidas de moneda extranjera vinculadas con contratos a término y futuros en valores nominales/hipotéticos; en la sección III se declaran los valores hipotéticos de las posiciones en opciones; en las secciones I y IV se declaran los valores netos, a precio de mercado, de varios tipos de derivados financieros, y en la sección IV se presenta información sobre el valor hipotético de los derivados financieros.

Estructura de estas Directrices

51 En el capítulo 2 se proporciona orientación para asegurar una mayor cobertura integral de los recursos en moneda extranjera de las autoridades, que incluya los activos de reserva oficiales y otros activos en moneda extranjera.

52 En el capítulo 3 se indican las maneras de declarar los drenajes netos predeterminados a corto plazo de activos en moneda extranjera de las autoridades, incluidos los vinculados con préstamos y títulos, compromisos contraídos en contratos a término y otras entradas y salidas de moneda extranjera.

53 En el capítulo 4 se explica cómo deberán declararse los requerimientos contingentes de dichos recursos en moneda extranjera, incluidos los vinculados con garantías estatales, títulos con opciones incorporadas y líneas de crédito incondicionales no utilizadas. También se establecen los pasos necesarios para declarar los valores hipotéticos de las posiciones en opciones y se explica cómo realizar las pruebas de esfuerzo.

54 En el capítulo 5 se presenta información sobre posiciones y flujos no declarados en otras secciones de la planilla pero que se consideran pertinentes para evaluar la situación de las reservas y la liquidez en moneda extranjera de las autoridades y la exposición al riesgo, incluidos la deuda interna a corto plazo indexada en moneda extranjera, los activos dados en prenda, los valores de mercado e hipotéticos de los derivados financieros, otras actividades pertinentes en moneda extranjera (en particular, títulos prestados y dados en prenda en acuerdos de recompra), y la composición por monedas de los activos de reserva.

55 En los capítulos respectivos se proporcionan directrices para cada rubro de cada sección de la planilla de datos sobre reservas. En el cuadro 1.1 se presenta un índice de referencia para ubicar en el documento las directrices para cada rubro.

Cuadro 1.1.Índice de referencia de las directrices para cada rubro
Párrafo No.1
I.A. Activos de reserva oficiales
1) Reservas en moneda extranjera77
a) Títulos79
b) Total de moneda y depósitos91
2) Posición de reserva en el FMI96
3) DEG97
4) Oro (incluidos depósitos y swaps de oro)98
5) Otros activos de reserva102
I.B. Otros activos en moneda extranjera119
II. Drenajes netos predeterminados a corto plazo
1) Préstamos, títulos y depósitos159
2) Contratos a término, de futuros y swaps167
3) Otros178
III. Drenajes netos contingentes a corto plazo
1) Pasivos contingentes191
a) Garantías prendarias193
b) Otros196
2) Títulos con opciones implícitas199
3) y 4) Líneas de crédito incondicionales no utilizadas206
5) Posiciones largas y cortas en opciones222
IV. Partidas informativas
1) a) Deuda en moneda nacional a corto plazo242
b) Instrumentos financieros denominados en moneda extranjera y liquidados por otros medios243
c) Activos dados en prenda251
d) Títulos prestados y en acuerdo de recompra252
e) Activos en derivados financieros (netos)259
f) Derivados financieros con un vencimiento residual de más de un año271
2) Composición de las reservas por monedas273

56 Para facilitar la divulgación por parte de los países de la planilla de datos sobre reservas, en el apéndice 2 figura un formulario modelo para presentar todos los rubros de la planilla y, al mismo tiempo, incorporar los detalles que exigen las notas de pie de página de dicha planilla y las directrices que se proporcionan en este documento. Para mayor comodidad del usuario, los rubros identificados en las directrices que se proporcionan en los capítulos 2, 3, 4 y 5 se refieren a las del formulario modelo del apéndice 2.

57 En el apéndice 1 se presenta información de referencia sobre las NEDD y sobre cómo mejorar el suministro de información sobre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera en el contexto de las NEDD. En el apéndice 3 se presenta un resumen de las directrices recomendadas para declarar determinados tipos de actividades en todas las secciones de la planilla de datos sobre reservas. En el apéndice 4 se presenta un ejemplo de las pruebas de esfuerzo para las opciones con valor intrínseco positivo. En el apéndice 5 se describe la divulgación por parte del FMI de los datos de las planillas sobre reservas en su sitio web para facilitar el acceso de los usuarios a la información. También se proporcionan directrices para que los países declaren datos al FMI a tales efectos. En el apéndice 6 se presentan directrices para la declaración de los activos de reserva por parte de los países que integran una unión monetaria. En el apéndice 7 se presentan preguntas frecuentes que resultan útiles para determinar si un determinado instrumento financiero debe considerarse un activo de reserva. El apéndice 8 aborda el tratamiento estadístico de los préstamos otorgados al FMI, los préstamos a las cuentas fiduciarias administradas por el FMI y los derechos especiales de giro (DEG).

Los conceptos de reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera se examinan en el presente capítulo y se tratan con más detenimiento en capítulos posteriores de estas Directrices.

En este contexto, las actividades financieras internacionales se refieren a las transacciones financieras y a los saldos en moneda extranjera.

En el apéndice 1 se presenta información de referencia sobre las NEDD y el fortalecimiento del suministro de información sobre las reservas internacionales y la liquidez en moneda extranjera en el marco de las NEDD.

El Directorio Ejecutivo del FMI tiene la facultad discrecional de disponer actualizaciones de la planilla de datos sobre reservas. Estas actualizaciones son muy infrecuentes. Puede consultarse la versión más reciente de la planilla en: http://www.imf.org/external/np/sta/ir/IRProcessWeb/sample.aspx.

Las actividades en moneda extranjera no incluidas en el balance general se refieren a las transacciones financieras y a los saldos en moneda extranjera no registrados en dicho balance.

En el caso de las economías dolarizadas (es decir, las economías que han adoptado como moneda de curso legal una moneda extranjera, normalmente el dólar de EE.UU. el euro, u otra moneda que se negocie ampliamente a escala internacional), la necesidad de mantener reservas para fines de intervención en los mercados de cambios no es un criterio pertinente para definir los activos de reserva de estas economías.

La expresión “autoridades monetarias” se define más adelante en este capítulo, en la sección titulada “Características fundamentales de la planilla de datos sobre reservas”.

En el MBP6, el concepto de residencia no se basa en la nacionalidad ni en criterios jurídicos; se basa en el centro de interés económico predominante del participante en la transacción. La residencia de cada unidad institucional es el territorio económico con el que tiene la conexión más fuerte, expresada como su centro de interés económico predominante. El territorio económico de un país generalmente corresponde a sus fronteras geográficas (aunque puede extenderse más allá de ellas). Si el centro de interés económico predominante del participante en la transacción está fuera del territorio económico del país se lo considera no residente.

Como se explicará con más detalle en el capítulo 3 de esta publicación, los “drenajes netos” se refieren a las salidas de moneda extranjera, una vez deducidas las entradas.

Véase la definición de “corto plazo” en la sección “Horizonte cronológico” de este capítulo.

La cobertura conjunta tanto de las autoridades monetarias como del gobierno central es explícita en la planilla. El hecho de que funcione una junta monetaria (y que se estipule que las obligaciones en moneda extranjera del gobierno central no pueden atenderse con recursos de las autoridades monetarias) no exime del requisito de declarar en la planilla datos sobre el gobierno central.

En los párrafos 6.93 a 6.98 del MBP6 se presenta una definición de los fondos del gobierno con fines especiales y se establecen los criterios para determinar si sus activos externos líquidos deben incluirse o no en los activos de reserva.

Se recomienda que las tenencias totales de activos de los fondos soberanos de inversión incluidos en la sección 1 de la planilla de datos sobre reservas se declaren en las notas de los países.

El Eurosistema es la autoridad monetaria de la zona del euro, la agrupación de Estados miembros de la Unión Europea que han adoptado oficialmente el euro como moneda única. El Eurosistema está integrado por el Banco Central Europeo y los bancos centrales de los Estados miembros de la zona del euro.

Si bien no hay un impacto directo, sí hay un fuerte impacto indirecto a medida que aumenta el tamaño de los créditos. Asimismo, las variaciones en la oferta y demanda agregada de moneda nacional influirán en la balanza de pagos y, por consiguiente, afectarán de manera indirecta a los recursos líquidos en moneda extranjera.

Los derivados financieros son instrumentos financieros vinculados a activos subyacentes, tasas de referencia o índices, como acciones, bonos, monedas y materias primas. Los derivados financieros permiten a los usuarios desagregar los riesgos, aceptar riesgos que están dispuestos a gestionar y transferir aquellos que no están dispuestos a asumir. Los derivados financieros comprenden los contratos a término, futuros, swaps y opciones (véase un tratamiento más detallado de este tema en los capítulos 3 y 4).

Como se explica en el capítulo 4, una opción de compra (call option) adquiere valor positivo si el precio de ejercicio (es decir, el precio previamente acordado) es inferior al precio de mercado del título subyacente. Una opción de venta (put option) adquiere valor positivo si el precio de ejercicio es mayor que el precio de mercado del título subyacente.

Las opciones que se liquidan en efectivo son contratos de opciones en los cuales la liquidación se realiza por medio de un pago en efectivo igual a la diferencia entre el valor de mercado y el valor contractual (precio de ejercicio) del activo subyacente en el momento de ejercicio o vencimiento. En cambio, las opciones que se liquidan mediante la entrega física implican la entrega del valor hipotético subyacente de la moneda extranjera.

El valor facial es el monto de principal no descontado que debe pagarse. En la mayoría de los casos, el valor nominal de los pagos de principal, expresado en la moneda de denominación del contrato, correspondería al valor facial del instrumento en cuestión.

Esta definición del corto plazo coincide con la que se utiliza en el MBP6.

    Other Resources Citing This Publication