International Reserves and Foreign Currency Liquidity: Guidelines for a Data Template
Chapter

Apéndice 6. Activos de reservas y uniones monetarias

Author(s):
International Monetary Fund. Statistics Dept.
Published Date:
January 2015
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A6.1 Este apéndice tiene por objeto presentar directrices metodológicas adicionales sobre los activos de reserva cuando una economía es miembro de una unión monetaria (UM). Se basa principalmente en el apéndice 3 del MBP6, “Acuerdos regionales: Uniones monetarias, uniones económicas y otros estados regionales”.

A6.2 El creciente número de economías que son miembros de una UM, y, especialmente la creación del euro en el contexto más amplio de la Unión Europea, han generado un mayor interés por las cuestiones relacionadas con los activos de reserva de los miembros de una UM. En particular, se ha planteado en qué medida difiere el asesoramiento metodológico para las economías que son residentes y las que no son residentes de una UM a la hora de determinar qué es una moneda nacional o extranjera, qué activos frente a no residentes pueden considerarse activos de reserva y cuáles son los pasivos relacionados con las reservas. En este apéndice se ofrecen directrices acerca de estos y otros temas conexos.

¿Qué es una moneda nacional o una moneda extranjera?

A6.3 Desde el punto de vista de las autoridades nacionales de una UM, la moneda emitida por una UM tiene algunas características de una moneda extranjera porque las autoridades nacionales no tienen el mismo grado de autonomía monetaria que la economía que emite su propia moneda. No obstante, para los países miembros de una UM, la moneda emitida por una UM es la moneda nacional de la UM. Se la debe considerar siempre como una moneda nacional desde el punto de vista de cada economía miembro, aun si la emite una institución no residente (por ejemplo, otro banco central nacional de la unión monetaria (BCNUM) o el banco central de la unión monetaria (BCUM))” (MBP6, párrafo A3.16).

A6.4 Los activos de reserva deben ser activos en moneda extranjera (MBP6, párrafo 6.64). Los activos denominados en moneda nacional no son activos de reserva. Según el MBP6, párrafo 3.95: “Moneda nacional es la moneda de curso legal en la economía, emitida por la autoridad monetaria de dicha economía; es decir, la moneda de la economía individual o, en el caso de una unión monetaria, la moneda común de la zona a la que pertenece la economía. Todas las demás monedas son monedas extranjeras”.

A6.5 Una de las consecuencias de lo anterior es que en una unión monetaria, desde el punto de vista nacional, las tenencias de moneda nacional pueden ser activos frente a no residentes, pero no pueden ser activos de reserva1.

¿Qué activos frente a no residentes se consideran activos de reserva?

A6.6 Los activos de reserva, salvo los lingotes de oro, deben corresponder a derechos sobre activos de no residentes (MBP6, párrafo 6.65). Según el párrafo A3.29 del MBP6, “los activos de reserva que figuran en la balanza de pagos y la PII de la unión monetaria deben incluir únicamente los activos que a) representan derechos frente a no residentes de la unión y b) cumplen con los criterios enumerados en el capítulo 6. Además, la definición de activos de reserva a nivel de la unión monetaria y de la economía miembro debe ser la misma; en otras palabras, en los datos nacionales los activos de reserva deben abarcar únicamente los que se clasifican como tales a nivel de la unión”2. Este enfoque con respecto al tratamiento de los activos de reserva refleja que las decisiones de política en relación con la moneda de una UM se toman a nivel de la UM y no a nivel nacional. Este enfoque es coherente con la práctica actual de las uniones monetarias.

A6.7 Esto significa que los activos de reserva de una economía miembro de una UM deben cumplir todos los criterios con respecto a los activos de reserva que debe cumplir una economía que no es miembro de una UM, y —salvo el oro en lingotes—y un criterio adicional de que solo los derechos de un miembro de una UM frente a no miembros de una UM pueden cumplir los criterios con respecto al tratamiento de los activos de reserva. Los derechos en moneda extranjera que cumplen todos los criterios con respecto a los activos de reserva pero son derechos frente a residentes de una UM deberán incluirse en la Sección I.B. (otros activos en moneda extranjera, en el instrumento financiero correspondiente) de la planilla de datos sobre reservas.

Tratamiento de los organismos nacionales en una UM

A6.8 El tratamiento estadístico de los organismos nacionales en una UM tiene implicaciones para la recopilación de la planilla a nivel del país miembro y de la unión. El MBP6 identifica dos tipos de UM: “centralizadas” y “descentralizadas”.

A6.9 En el modelo centralizado, el BCUM es propiedad de las economías miembros, la moneda común la emite el BCUM y las operaciones de banco central en cada economía las lleva a cabo una autoridad nacional (residente). Normalmente, el banco central de la UM mantiene una oficina nacional en cada país miembro que actúa como banco central de la economía en cuestión y estadísticamente debe clasificarse como una unidad institucional ubicada en esa economía y separada de la sede del banco central de la UM. (En las raras excepciones en que esto no suceda, se crea una unidad institucional (oficina nacional) para fines estadísticos que registra las transacciones y posiciones del banco central con los residentes de la economía nacional). Al registrar los activos de reserva a nivel nacional, los activos que el BCUM mantiene en nombre de las economías miembros (como el oro, la posición de reserva ante el FMI y los DEG, y en términos más generales, los activos externos que cumplen los criterios con respecto al tratamiento de los activos de reserva) que estén asignados a una economía miembro en las cuentas del BCUM, deben aparecer en la planilla de datos sobre reservas de la economía miembro. Este modelo es el que se observa en África y el Caribe.

A6.10. En el modelo descentralizado, la UM abarca un BCUM y los BCNUM de las economías miembros. El BCUM es propiedad de los BCNUM. (Por lo tanto, en este modelo, el BCUM es propiedad de los BCNUM, mientras que en el modelo centralizado, la autoridad monetaria en cada economía miembro es propiedad del BCUM). En el modelo descentralizado, en cada economía, las actividades monetarias con los residentes de la unión las llevan a cabo los bancos centrales nacionales con sus propios activos y pasivos. Cuando los activos de reserva se encuentran en manos de los BCNUM (es decir, están registrados en sus balances), la configuración institucional en algunos casos puede limitar el control efectivo que tienen estos bancos sobre estos activos. Por ejemplo, hay casos en los cuales los BCNUM pueden efectuar transacciones únicamente con parte de los activos de reserva si cuentan con el acuerdo del BCUM. Siempre que no haya un traspaso de la propiedad al BCUM y que este pueda movilizar los activos externos que son propiedad de los bancos centrales nacionales para atender necesidades de la balanza de pagos —es decir, que sean activos de reserva de la UM—, los BCNUM deben clasificarlos como activos de reserva en la planilla de datos sobre reservas nacional, aun si no ejercen pleno control de su uso debido a restricciones operacionales a nivel de la unión. Este modelo “descentralizado” es el que creó la zona del euro en la década de 1990.

¿Qué son los pasivos relacionados con las reservas?

A6.11 En el párrafo A3.30 del MBP6 se indica: “Del mismo modo, los pasivos clasificados como pasivos vinculados a las reservas en los datos nacionales deben abarcar únicamente los que se clasifican como tales a nivel de la unión monetaria”. Esto significa que, como en el tratamiento de los activos de reserva (que incluye determinados derechos frente a no residentes de la UM y excluye todos los derechos frente a residentes de la UM), los pasivos relacionados con las reservas deben incluir determinados pasivos frente a no residentes de la UM y excluir todos los pasivos frente a residentes de la UM.

A6.12 No obstante, los drenajes netos predeterminados y contingentes a corto plazo de activos en moneda extranjera (declarados en la sección II y III de la planilla de datos sobre reservas) deben incluir las obligaciones en moneda extranjera a corto plazo de las autoridades monetarias frente a todas las contrapartes, incluidas las otras economías de la UM, frente a economías fuera de la UM y a residentes de la misma economía. Este tratamiento es coherente con el utilizado en el caso de las economías que no pertenecen a una UM (véanse los párrafos 141 y 180 de estas Directrices).

Para fines operativos, en algunos casos el FMI puede proporcionar a una economía miembro de una UM asistencia financiera para atender necesidades de balanza de pagos en el marco de un programa respaldado por el FMI que dé lugar a un aumento de las tenencias de la economía miembro de su moneda nacional. Por ejemplo, desde la perspectiva jurídica del FMI, los euros adquiridos por las economías miembros de la zona del euro tienen una doble naturaleza: el euro tiene características de moneda nacional y extranjera para las economías miembros de la zona del euro. De hecho, las ventas de euros del FMI a una economía miembro de la zona del euro girados contra la cuenta de otra economía miembro en el FMI se consideran, con fines operativos, como una venta de la moneda de otra economía miembro, de conformidad con el Convenio Constitutivo (Artículo V, Sección 2(a)), dado que los euros mantenidos por las economías miembros de la zona del euro pueden ser derechos frente a no residentes.

Cuando se menciona el capítulo 6 en este párrafo se hace referencia a dicho capítulo del MBP6. Véase información adicional en el apéndice 7, “Preguntas frecuentes sobre las características de los activos de reserva”, de este documento.

    Other Resources Citing This Publication