Balance of Payments Manual, Sixth Edition
Chapter

Capítulo 7. Posición de inversión internacional

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Conceptos y cobertura

Referencias:

7.1La posición de inversión internacional (PII) es una cuenta estadística que presenta el valor y la composición, en un momento determinado, de los siguientes elementos:

  • a) Activos financieros de residentes de una economía que son títulos de crédito frente a no residentes y el oro en lingotes mantenido en calidad de activo de reserva.

  • b) Pasivos de residentes de una economía frente a no residentes.

La diferencia entre los activos y pasivos financieros externos de una economía es la PII neta, que puede ser positiva o negativa.

7.2 La PII es un subconjunto del balance nacional. La PII neta más el valor de los activos no financieros equivale al valor neto de la economía, que es la partida equilibradora del balance nacional. En el cuadro 5.1 consta la clasificación de activos no financieros, con referencia a las correspondientes partidas de ingreso en el cuadro 5.2.

7.3 La PII se refiere a un momento específico en el tiempo, por lo general al comienzo del período (valor de apertura) o al final del período (valor de cierre).

7.4 En este capítulo se explican cuestiones relacionadas con la cobertura, la presentación, la clasificación, el momento de registro y la valoración de la PII, y su relación con cuentas de transacciones y la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos.

7.5 El contenido de la PII puede presentarse de diversas maneras. El cuadro 7.1 muestra un panorama general de la estructura y los componentes de la PII según la categoría funcional y según los instrumentos financieros en sentido amplio. Se destaca cómo las variaciones en la PII se deben a transacciones en la cuenta financiera (analizada en el capítulo 8) y la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros (analizada en el capítulo 9) durante un período.

Cuadro 7.1.Estado integrado de la posición de inversión internacional(incluidas categorías funcionales, instrumentos y relación con las cuentas financiera y de otras variaciones)
Cuenta de otras variaciones en los activos y pasivos financieros
Variaciones de posición debidas a:
PIIdel comienzo del períodoCuenta financieraOtras variaciones de volumenVariaciones del tipo de cambioOtras variaciones de preciosPIIdel final del período
Transaccione
Activos
Por categoría funcional
Inversión directa
Inversión de cartera
Derivados financieros (distintos de reservas) y OCAE
Otra inversión
Activos de reserva
Por instrumento
Acciones y participaciones de capital y participaciones en fondos/unidades de inversión
Instrumentos de deuda
Derechos especiales de giro
Moneda y depósitos
Títulos de deuda
Préstamos
Seguros, pensiones y mecanismos normalizados de garantía
Otras cuentas por cobrar/por pagar
Otros activos y pasivos financieros
Oro monetario
Derivados financieros y OCAE
Activos totales
Pasivos
Por categoría funcional:
Inversión directa
Inversión de cartera
Derivados financieros (distintos de reservas) y OCAE
Otra inversión
Por instrumento
Acciones y participaciones de capital y participaciones en fondos/unidades de inversión
Instrumentos de deuda
Derechos especiales de giro
Moneda y depósitos
Títulos de deuda
Préstamos
Seguros, pensiones y mecanismos normalizados de garantía
Otras cuentas por cobrar/por pagar
Otros activos y pasivos financieros
Derivados financieros y OCAE
Pasivos totales
PII neta
Nota: Este cuadro es ilustrativo; los componentes normalizados figuran en el apéndice 9.OCAE: Opción de compra de acciones por parte de empleados. PPI = Posición de inversión internacional.

7.6 En el cuadro 7.2 figura otra presentación en la que se destaca el desglose de la PII por sector institucional y categoría funcional. Los sectores institucionales se refieren al sector de residentes, no al sector de contrapartida (es decir, el sector del tenedor o prestamista interno en el caso de los activos; y el sector del emisor o prestatario interno en el caso de los pasivos).

Cuadro 7.2.Panorama general de la posición de inversión internacional(con desglose por sector institucional residente)
ActivosPasivos
Economía totalHogarese ISFLSHGobierno generalSociedades financierasSociedades no financierasSociedades no financierasSociedades financierasGobierno generalHogares e ISFLSHEconomía total
Inversión directa
Inversión de cartera
Derivados financieros (distintos de las reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados
Otra inversión
Activos de reserva
Activos/pasivos totales
PII neta
Nota: Este cuadro es ilustrativo; los componentes normalizados figuran en el apéndice 9.PII: posición de inversión internacional; ISFLSH: instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares.Partidas informativas:Valor razonable de los activos correspondientes a préstamos (o valor nominal de los activos correspondientes a préstamos en mora)Pasivos a corto plazo relacionados con las reservasComposición monetaria

Detalles adicionales

7.7 La presente edición del Manual refleja la creciente importancia que se asigna a la PII en la compilación y los análisis de las cuentas internacionales. Cada vez se reconoce más la incidencia del análisis del balance en la comprensión de cuestiones relacionadas con la sostenibilidad y la vulnerabilidad, como los descalces de monedas, las implicaciones de la composición de la deuda por sectores y por tasas de interés y el efecto de la estructura de vencimientos en la liquidez. Los datos sobre la PII sirven para otras cosas, como la medición de las tasas de rentabilidad, el análisis de la estructura económica y el estudio de la relación con las fuentes internas de financiamiento.

7.8 Por lo tanto, se recomiendan los análisis de composición monetaria y vencimientos residuales como fuentes de información adicional. A tales efectos, en el apéndice 9, a continuación de los componentes normalizados, constan cuadros informativos y complementarios que permiten presentar la composición monetaria de los activos y pasivos por sector y con una distribución de las principales monedas extranjeras, entre ellas el dólar de EE.UU., el euro, el yen y otras, junto con un desglose según el vencimiento original. Los cuadros presentan asimismo información sobre los vencimientos residuales de los pasivos de deuda a largo plazo, desglosados por sector. Estos cuadros están armonizados con los componentes normalizados de la PII y con la presentación adoptada en Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios.

Información adicional

7.9 Varias otras guías brindan orientación especializada sobre aspectos concretos de la PII y estadísticas conexas:

  • BPI, Guide to the International Financial Statistics (BIS Paper No. 14, febrero de 2003).

  • FMI, Guía de la Encuesta Coordinada sobre la Inversión Directa.

  • FMI, Guía de la Encuesta Coordinada sobre Inversión de Cartera.

  • FMI et al., Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios.

  • FMI, La posición de inversión internacional: Guía para el uso de las fuentes de datos.

  • FMI, Reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera: Pautas para una planilla de datos.

  • OCDE, OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment.

Estas guías se basan en los mismos principios fundamentales, con algunos elementos adicionales entre los que se encuentran, por ejemplo, descripciones más detalladas, valoraciones alternativas, análisis de cuestiones relacionadas con la implementación, y partidas adicionales tales como contingencias, garantías y otras partidas fuera del balance.

1. Definición de activos económicos

Referencia:

7.10 La PII abarca el conjunto de activos y pasivos financieros de carácter internacional. En la mayoría de los casos, el carácter internacional de un activo o pasivo financiero se debe a que una de las dos partes es residente y la otra es no residente. El componente de oro en lingotes del oro monetario es el único caso de un activo financiero que no tiene pasivo de contrapartida. El alcance y las definiciones de los diferentes tipos de activos económicos figuran en los párrafos 5.2–5.14.

7.11 El concepto de propiedad de los activos en la PII se basa en la propiedad económica, según se define en el párrafo 3.41. El propietario económico es la parte a la que le corresponden los riesgos y las recompensas de la tenencia del activo. La propiedad de activos financieros puede ser compleja en ciertos acuerdos jurídicos, por ejemplo, en un contrato de arrendamiento financiero el título de propiedad es del arrendador, mientras que la mayor parte de los riesgos y usufructo de la propiedad le corresponden al arrendatario. (Véanse más detalles sobre los arrendamientos financieros en los párrafos 5.56–5.59 y 7.57).

2. Clasificación

7.12 Las posibles dimensiones de la clasificación de la PII son las siguientes:

  • a) Categoría funcional: Inversión directa, inversión de cartera, derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados, y activos de reserva, conforme a la definición del capítulo 6.

  • b) Instrumentos financieros: De acuerdo con categorías amplias (participaciones de capital y participaciones en fondos de inversión, instrumentos de deuda y otros activos y pasivos financieros) o el desglose completo, conforme a la definición del capítulo 5.

  • c) Sector institucional de la parte residente: Como mínimo, banco central, sociedades captadoras de depósitos distintas del banco central, gobierno general y otros sectores; otros sectores se divide en otras sociedades financieras y los demás sub-sectores no financieros (sociedades no financieras, hogares e ISFLSH), conforme a la definición en la sección D del capítulo 4. Puede realizarse una subdivisión adicional de los sectores financieros y no financieros si resulta pertinente desde el punto de vista analítico.

  • d) Vencimiento (en el caso de los instrumentos de deuda): Corto plazo o largo plazo, según el vencimiento original o el vencimiento residual, conforme a las definiciones en los párrafos 5.103–5.105.

  • e) Moneda: Moneda nacional o extranjera, conforme a las definiciones de los párrafos 3.95–3.97 en el caso de la deuda y 3.100 en el caso de las participaciones de capital; y (en el caso de los derivados financieros) para recibir o entregar moneda extranjera, conforme a la definición del párrafo 5.108.

  • f) Estructura de las tasas de interés (en el caso de los instrumentos de deuda): Variable o fija, conforme a las definiciones en los párrafos 5.109–5.114.

Los sectores, los vencimientos y las monedas son factores pertinentes en los estudios de sostenibilidad, vulnerabilidad y exposición a las fluctuaciones del tipo de cambio (después de tener en cuenta las coberturas de riesgos). El vencimiento residual reviste importancia para el deudor, pero no tanta para el acreedor que tiene instrumentos líquidos, ya que los activos pueden venderse antes del vencimiento. Además del sector institucional de la parte residente que se describe en c), el sector institucional de la contraparte no residente también puede ser de interés en ciertos casos (por ejemplo, los gobiernos pueden optar por distinguir entre otros gobiernos, organizaciones internacionales y otras fuentes de endeudamiento).

7.13 Se debe usar en la medida de lo posible una clasificación coherente para la PII y otras cuentas conexas. El saldo de activos y pasivos, las transacciones de la cuenta financiera y otras variaciones en los activos y pasivos financieros están relacionados con los mismos instrumentos, y por eso se necesita una clasificación coherente para realizar análisis exhaustivos de las interrelaciones. De igual manera, un grado uniforme de detalle sobre el ingreso (y quizá las ganancias o pérdidas por tenencia, para ciertos fines) y sobre las posiciones permite estimar las tasas de rentabilidad. Si bien la clasificación funcional de las cuentas internacionales de activos y pasivos no se usa ni en el SCN ni en las estadísticas financieras, las clasificaciones por instrumento y sector institucional son las mismas. La incorporación de detalles sobre instrumentos y sectores en los datos de la PII facilita la comprensión y verificación de los vínculos con otros conjuntos de datos, como las estadísticas monetarias y financieras.

B. Inversión directa

7.14 La definición de inversión directa consta en los párrafos 6.8–6.24. Otros aspectos de la inversión directa se tratan en los párrafos 6.25–6.41. La presentación del principio direccional de la inversión directa puede usarse en la PII de manera complementaria, como se indica en los párrafos 6.42–6.45 y en el recuadro 6.4. En los siguientes párrafos se analizan otras cuestiones específicas relativas a la inversión directa en la PII.

1. Valoración de otras participaciones de capital no cotizadas en bolsa y de otro tipo

Referencias:

7.15 Las acciones y otras participaciones de capital pueden valorarse sin inconvenientes a sus precios corrientes cuando se negocian regularmente en las bolsas de valores u otros mercados financieros. No obstante, es posible que no existan precios de mercado observables relativos a posiciones en participaciones de capital que no se cotizan en bolsa (es decir, las partidas b) y c) en el párrafo 5.24). Esta situación surge a menudo en el caso de las empresas de inversión directa, las participaciones de capital privadas, las participaciones en sociedades no cotizadas en bolsa o retiradas de la bolsa, sociedades cotizadas en bolsa pero ilíquidas, empresas conjuntas y empresas no constituidas en sociedad.

7.16 Cuando no se dispone de los valores de mercado reales es necesario realizar una estimación. Algunos de los métodos que pueden utilizarse para estimar el valor de mercado de las participaciones de capital de los accionistas en una empresa de inversión directa son los siguientes:1

  • a) Precios de transacción recientes. Los instrumentos no cotizados en bolsa pueden negociarse periódicamente, y pueden utilizarse los precios recientes del último año a los que se negociaron. Estos precios son un buen indicador de los valores de mercado corrientes, en la medida en que las condiciones no hayan variado. Este método puede usarse siempre que no se hayan registrado variaciones sustanciales en la posición de la sociedad desde la fecha de transacción. Los precios de transacción se tornan más inexactos conforme pasa el tiempo y varían las condiciones.

  • b) Valor de los activos netos. Las valoraciones de las participaciones de capital no comercializadas pueden ser realizadas por gerentes o directores experimentados de la empresa, o pueden ser proporcionadas por auditores independientes para obtener la cifra de activos totales a valor corriente menos los pasivos totales (excluidas las participaciones de capital) a valor de mercado. Las valoraciones deben ser recientes (efectuadas el último año) y preferiblemente deben incluir los activos intangibles.

  • c) Valor presente y coeficientes precio-utilidades. El valor presente de las participaciones de capital no cotizadas puede estimarse descontando las utilidades futuras previstas. La aproximación más simple de este método puede obtenerse aplicando un coeficiente precio-utilidades de mercado o industria a las utilidades recientes (suavizadas) de la empresa no cotizada para calcular un precio2. Este método es más apropiado cuando se dispone de poca información del balance pero hay mayor disponibilidad de datos sobre utilidades.

  • d) Método de capitalización del mercado. El compilador de las estadísticas puede ajustar los valores contables declarados por las empresas a nivel agregado. En el caso de las participaciones de capital no cotizadas, la información sobre el “valor contable de los recursos propios” (véase el párrafo 7.16 e)) puede recopilarse a partir de las empresas, para después ser ajustado mediante coeficientes basados en indicadores de precios adecuados, como el coeficiente de capitalización de mercado/valor contable de empresas cotizadas en bolsa en la misma economía y que realizan actividades similares. Como alternativa, los activos que las empresas registran a costo (como terrenos, instalaciones, equipos y existencias) pueden revalorarse a precios del período corriente utilizando índices apropiados de precios de activos.

  • e) Valor contable de los recursos propios. Este método para valorar las participaciones de capital se basa en el valor de la empresa registrado en los libros de la empresa de inversión directa, y equivale a la suma de a) el capital desembolsado (excluidas todas las acciones emitidas que mantiene la empresa misma e incluidas las cuentas de primas de emisión); b) todas las categorías de reserva identificadas como participaciones de capital en el balance de la empresa (incluidas las ayudas a la inversión cuando las directrices contables recomiendan considerarlas como reservas de la empresa), c) las utilidades reinvertidas acumuladas, y d) las ganancias o pérdidas por tenencia incluidas en los recursos propios en las cuentas, ya sea como reservas de revaloración o como utilidades o pérdidas. Cuanto más frecuente sea la revaloración de los activos y pasivos, más cercana será la aproximación a los valores de mercado. Los datos que no hayan sido revalorados en varios años pueden reflejar erróneamente los valores de mercado.

  • f) Prorrateo del valor global. El valor de mercado corriente del grupo global de empresas puede basarse en el precio de mercado de sus acciones en la bolsa en que se cotizan las participaciones, si la empresa se cotiza en bolsa. En los casos en que se puede identificar un indicador adecuado (por ejemplo, ventas, ingreso neto, activos o empleo), el valor global puede ser prorrateado para cada una de las economías en las que el grupo tiene empresas de inversión directa en función de ese indicador, suponiendo que la relación entre el valor neto de mercado y las ventas, el ingreso neto, los activos o el empleo sea constante en todo el grupo transnacional de empresas. (Cada indicador puede arrojar resultados muy diferentes del resto).

7.17 En los casos en que ninguno de los métodos mencionados es factible, es posible usar datos menos adecuados para la estimación. Por ejemplo, puede ser que las únicas fuentes disponibles sean los flujos acumulados o un balance previo ajustado en función de flujos posteriores. Como estas fuentes se basan en los precios de ejercicios anteriores, deben ajustarse en función de la evolución posterior de los precios, por ejemplo, usando precios agregados de acciones o índices de precios de activos, y teniendo en cuenta las fluctuaciones del tipo de cambio, según sea pertinente. El uso de sumatorias no ajustadas de transacciones anteriores no es recomendado. Las participaciones de capital representan los recursos de los propietarios. Las participaciones de capital pueden generarse por diversos medios: emisiones de acciones, inyecciones de capital sin ninguna emisión equivalente de acciones (denominada a veces “superávit donado” o “contribuciones de capital”), primas de emisión de acciones, utilidades acumuladas reinvertidas o revaloraciones. Si bien estas categorías deben tenerse en cuenta cuando los flujos acumulados se usan para medir el valor de las participaciones de capital, todas las diferentes categorías son componentes de las participaciones de capital y no es necesario identificarlas por separado.

7.18 Si el valor corriente de mercado no es directamente observable, la decisión sobre los métodos que han de adoptarse debe tener en cuenta la disponibilidad de información y las opiniones acerca de cuál de los métodos disponibles ofrece la mejor aproximación a los valores de mercado. La idoneidad de cada método depende de las circunstancias, y aquí no se propone un orden de preferencia de los diferentes métodos de valoración de los instrumentos para cuando los precios corrientes de mercado no son directamente observables. Los compiladores deben ejercer transparencia y deben comunicar claramente el o los métodos utilizados. Los métodos para valorar las posiciones de participaciones de inversión directa se analizan en más detalle en la definición básica de inversión extranjera directa de la OCDE (OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment). Estos métodos también pueden ser útiles para valorar otros valores accionarios no cotizados y otras participaciones de capital.

7.19 El valor de los pasivos de una empresa de inversión directa no correspondientes a participaciones de capital puede ser superior al de sus activos; esta situación suele ocurrir con más frecuencia en las etapas iniciales o finales de existencia de la empresa.

2. Entidades que obtienen préstamos a nombre de sus filiales

Referencia:

7.20 Una entidad residente en una economía puede endeudarse en nombre de empresas afiliadas en una o más economías. Entre las filiales pueden estar compañías holding, casas matrices, empresas de inversión directa y empresas emparentadas. Entre los ejemplos figuran las entidad con fines especiales, a veces denominadas sociedad instrumental o conducto, que pueden ser usadas para obtener un préstamo, o una entidad que realiza actividades sustanciales propias puede obtener el préstamo. En estos casos, el pasivo suele estar garantizado por la matriz o una empresa emparentada. Otra posibilidad es que la empresa afiliada comprometa flujos futuros de ingresos. Las ventajas regulatorias o tributarias pueden inducir a este tipo de operaciones. En tales casos, el acreedor registra un derecho frente a la entidad que obtiene el préstamo directamente. Es decir, el derecho del acreedor no se registra frente a la empresa que a la larga recibe los fondos o constituye la garantía.

7.21 Cuando la entidad prestataria transfiere los fondos obtenidos a la empresa afiliada, la entidad prestataria original tiene un derecho frente a la empresa afiliada. Se puede suponer que este tipo de operación da origen a un préstamo, salvo que se demuestre que se trata de un título de deuda o una participación de capital. Este tipo de préstamo puede surgir en el caso de los fondos en tránsito (analizados en los párrafos 6.33–6.34), los conductos (párrafo 4.86) y las entidades con fines especiales y estructuras jurídicas similares (párrafo 4.87). En muchos casos, este tipo de inversión es una inversión en sentido contrario o una inversión entre empresas emparentadas, como se explica en los párrafos 6.39–6.41 y 6.43, respectivamente.

7.22 Se aplican reglas especiales al caso de entidades de propiedad del gobierno general o bajo su control cuando dicha entidad es residente en otro territorio y es utilizada para fines fiscales. Estas reglas se analizan en los párrafos 8.24–8.26.

3. Cuasisociedades

7.23 En los párrafos 4.26–4.49 se analiza la identificación de unidades institucionales en el caso de sucursales, unidades residentes hipotéticas en el caso de la propiedad de tierras y recursos naturales, ciertas empresas conjuntas y operaciones preparatorias previas a la constitución en sociedad y otras cuasisociedades. El efecto de la identificación de tales unidades institucionales es que los propietarios aparecen como titulares de un derecho frente a la unidad institucional, y no como propietarios directos de varios activos individuales.

7.24 Los derechos de los propietarios frente a las cua-sisociedades que son residentes en otras economías por lo general se clasifican como inversión directa. En los casos poco frecuentes en que la proporción de la participación en tierras o en una empresa conjunta es inferior al 10%, el derecho se clasifica como otra inversión, es decir, otra participación de capital.

7.25 La valoración de las participaciones de capital en cuasisociedades debe ser igual al valor de mercado de los activos de la cuasisociedad menos el valor de mercado de los pasivos distintos de participaciones de capital frente a residentes y no residentes. (La aplicación de este método significaría que las cuasisociedades no tienen patrimonio neto residual.) Como alternativa, las participaciones de capital en cuasisociedades pueden valorarse con los mismos métodos que se utilizan en el caso de las participaciones de inversión directa, analizadas en los párrafos 7.16–7.17.

C. Inversión de cartera

1. Participación de capital con dividendos declarados pero pendientes de pago

7.26 En las cotizaciones de mercado, los dividendos declarados por pagar pero aún no pagados se tienen en cuenta en el precio de la acción. Después de la fecha en que se determina la propiedad de las acciones para fines de pago de dividendos, las acciones pasan a ser “ex dividendo”. (Ex dividendo es el momento en que las acciones dejan de tener derecho a los dividendos declarados más recientes; es decir, el dividendo se separa de la acción y el precio baja consecuentemente). Después de ese momento, los dividendos declarados deben incluirse en las cuentas por pagar o por cobrar hasta que se efectúe el pago.

2. Instrumentos de deuda que devengan intereses

7.27 Los intereses devengados pero aún no pagados de los títulos de deuda deben incluirse en el saldo pendiente del activo o pasivo financiero. Los intereses devengados aún no pagados incluyen los intereses devengados pero no vencidos, o vencidos pero atrasados. Los intereses devengados aún no pagados no deben declararse por separado (como por ejemplo en otras cuentas por cobrar/por pagar). En las cotizaciones de mercado, una cifra que incluye intereses devengados pero aún no pagaderos se denomina “precio sucio”, y es adecuado para la valoración de partidas en la PII (siempre que también se incluyan los intereses vencidos y aún no pagados). En cambio, en el caso del “precio limpio” se requiere que se agreguen los intereses devengados y aún no pagados para uso en la PII. Los métodos para calcular el devengo de intereses se analizan en los párrafos 11.48–11.76.

3. Posiciones cortas

7.28 Las posiciones cortas se producen cuando una unidad institucional vende títulos de los cuales no es el propietario económico. Por ejemplo, la parte que recibe el título puede revenderlo sujeto a un acuerdo de recompra (véanse los párrafos 5.52–5.54 sobre acuerdos de recompra). La entrega al comprador se realiza usando un título prestado. La parte que tiene la posición corta registra un valor negativo por la tenencia del activo. La posición corta aparece como un activo negativo, no como un pasivo. (Las posiciones cortas son uno de los temas de las investigaciones futuras; véase el párrafo 1.43).

4. Títulos no cotizados de deuda y de participaciones de capital

7.29 Las posiciones de los títulos accionarios en inversiones de cartera que no se cotizan y que carecen de un precio de mercado observable pueden valorarse utilizando los métodos descritos en los párrafos 7.16–7.17 para las participaciones de inversión directa. También puede darse el caso de títulos de deuda que se comercian en bolsa pero cuyos precios no se cotizan, por ejemplo, si el mercado sufre de iliquidez o si el título deja de comercializarse debido a suspensión, incumplimiento o quiebra. Pude estimarse un precio de mercado de esos títulos de deuda descontando los flujos de efectivo esperados en función de una tasa de descuento que tenga en cuenta el riesgo de incumplimiento (método de valor presente).

5. Títulos de deuda a valores nominales

7.30 El método básico de valoración de los títulos de deuda es el valor de mercado, pero se recomienda el valor nominal como partida suplementaria. En Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios se recomienda usar ambos métodos de valoración. El valor nominal de los títulos de deuda es un indicador útil del valor desde el punto de vista del deudor, pues constituye en todo momento el monto que el deudor adeuda a los acreedores.

6. Bonos de cupón cero y bonos con fuerte descuento

7.31 Un bono de cupón cero tiene un solo pago al vencimiento y ningún pago con cupón. El bono se vende con descuento con respecto al valor facial (o par), y a su vencimiento se reembolsa un monto igual al valor facial. La diferencia entre el precio de emisión descontado y el valor facial refleja la tasa de interés del mercado en el momento de la emisión; cuanto más largo sea el plazo de vencimiento del bono y cuanto más alta sea la tasa de interés del mercado, mayor será el descuento con respecto al valor facial. El devengo de intereses de los bonos de cupón cero se analiza en el párrafo 11.55 y se ilustra en el recuadro 11.2.

7.32 Un bono con fuerte descuento es un bono que tiene un cupón reducido en comparación con la tasa de interés de mercado, de manera que se emite con un descuento considerable con respecto al valor facial. Al igual que en el caso del bono de cupón cero, la diferencia entre el precio de emisión y el valor facial se devenga como intereses durante la vigencia del bono, y el valor de mercado del bono aumenta a medida que se devengan los intereses. El devengo de intereses de los bonos con fuerte descuento se analiza en el párrafo 11.56.

D. Derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados

7.33 Los derivados financieros y las opciones de compra de acciones por parte de empleados se valoran a los precios que rigen en el mercado en las fechas de registro en el balance. Si no se dispone de datos sobre precios de mercado, pueden emplearse otros métodos de valoración (como los modelos de opciones o valores presentes). Los compiladores por lo general solo pueden usar las cuentas de las partes.

7.34 En el caso de las opciones (incluidos los certificados para compra de valores o warrants), el valor de mercado registrado es el valor corriente de la opción, es decir, el precio que rige en el mercado. Si no hay un precio que rija en el mercado, debe usarse el costo estimado de compra de los derechos del tenedor de la opción. Por convención, el pasivo de contrapartida es atribuible al emisor de la opción y se valora al costo corriente de compra de los derechos del tenedor de la opción. En el caso de un warrant, el pasivo de contrapartida del emisor es el desembolso corriente necesario para comprar los derechos de ejercicio del tenedor. Un contrato a término se registra a valor de mercado; cuando se efectúan los pagos se registra una transacción y la variación de valor del activo y el pasivo correspondiente queda reflejada en la posición (véase un análisis de la compensabilidad en el párrafo 5.81).

7.35 Una característica fundamental de muchos de los contratos de derivados financieros es que las partes se comprometen a efectuar una transacción en activos subyacentes en una fecha futura y a precios convenidos. El valor actual (o precio de mercado) de un instrumento derivado se calcula a partir de la diferencia entre el precio contractual acordado de un activo subyacente y el precio de dicho activo que rige en el mercado (o que se prevé que rija), con su debido descuento. En el caso de las opciones, el precio depende de la volatilidad potencial de los precios del instrumento subyacente, el tiempo que transcurre hasta el vencimiento, las tasas de interés y la diferencia entre el precio de ejercicio y el precio de mercado del activo subyacente. El valor de un contrato de swap se obtiene a partir de la diferencia, con su debido descuento, entre los ingresos brutos y los pagos brutos previstos.

7.36 El valor de mercado de un contrato a término puede cambiar de una posición acreedora a una posición deudora (y viceversa) entre las fechas de declaración. El cambio obedece a las variaciones de precio del o los activos subyacentes de los que se deriva el valor del contrato a término. Cuando ocurre un cambio de posición (sin que medien pagos de liquidación), el valor de mercado de la posición acreedora o deudora bruta al cierre del ejercicio contable precedente se revalora a cero, y la posición deudora o acreedora bruta se revalora de cero al valor del mercado al cierre del ejercicio contable corriente.

7.37 Los datos sobre los activos brutos y los pasivos brutos deben compilarse sumando, respectivamente, los valores de todos los contratos individuales en posiciones acreedoras y los valores de todos los contratos individuales en posiciones deudoras. Preferentemente, los derivados financieros deben declararse por separado tanto en el caso de los activos como de los pasivos, como se indica en los párrafos 3.119 y 6.60. Los valores hipotéticos de los derivados financieros se presentan en los formatos que constan en los cuadros I–III del apéndice 9. El valor hipotético (a veces denominado monto hipotético o monto nominal) de un derivado financiero es el monto subyacente de un contrato de derivados financieros que es necesario para calcular los pagos que deben efectuarse o recibirse en relación con el contrato. Ese monto puede o no ser intercambiado. Los valores hipotéticos son útiles para fines de análisis porque proporcionan información sobre la exposición al riesgo y ayudan a entender la relación entre los derivados financieros y los activos subyacentes a los que están vinculados.

7.38 Las transacciones acumuladas nunca deben usarse para estimar las posiciones en derivados financieros. Las transacciones están vinculadas en gran medida a las transacciones en opciones y liquidaciones. Las liquidaciones eliminan posiciones, mientras que el valor de las posiciones en derivados obedece en gran medida a las revaloraciones.

7.39 Las opciones de compra de acciones por parte de empleados se valoran de manera coherente con la remuneración acumulada de los empleados hasta la fecha de traspaso de las opciones (véanse los párrafos 11.20–11.21); de ahí en adelante, se valoran a precios de mercado (véase el párrafo 9.30). Las opciones de compra de acciones por parte de empleados pueden medirse a partir de un valor de mercado de opciones equivalentes o de acuerdo con un modelo de determinación de precios de opciones, como el modelo Black-Scholes. Las normas internacionales de contabilidad brindan orientación sobre los métodos, y normalmente el registro en las cuentas internacionales sigue al de las cuentas de las empresas.

E. Otra inversión

1. Valoración de instrumentos no negociables

a. Valor nominal

7.40 Los instrumentos no negociables comprenden préstamos, depósitos y otras cuentas por cobrar/por pagar. La valoración primaria de las posiciones en estos instrumentos es el valor nominal, que se define en el párrafo 3.88. En el caso de otras participaciones de capital incluidas en otra inversión, se pueden usar los métodos de valoración de las participaciones no cotizadas en inversiones directas y de cartera, como se explica en los párrafos 7.16–7.17 y 7.25.

7.41 Los intereses devengados aún no pagados deben incluirse en el saldo pendiente de pago del activo o pasivo financiero, en lugar de clasificarse por separado (como por ejemplo en otras cuentas por cobrar/por pagar). Los intereses devengados aún no pagados también incluyen los servicios de intermediación financiera medidos indirectamente (SIFMI) devengados y aún no pagados.

7.42 Los valores nominales no se ajustan en función de las pérdidas previstas o las variaciones de las tasas de interés. El valor de mercado puede diferir del valor nominal, sobre todo debido a variaciones de las tasas de interés de mercado y a la posibilidad de que ciertos pasivos no sean reembolsados. La posible diferencia entre el valor nominal y el valor de mercado afecta a los préstamos, pero también puede afectar a los depósitos y las otras cuentas, por cobrar/por pagar.

7.43 El uso en la PII de valores nominales en el caso de ciertos instrumentos no negociables, en lugar de valores equivalentes a los de mercado, obedece en parte a consideraciones pragmáticas sobre disponibilidad de datos y de coherencia de las declaraciones de datos de los deudores y acreedores. Sin embargo, la valoración en cifras nominales también es útil por sí sola, porque indica la obligación legal real y el punto de partida de las actividades de recuperación de los acreedores.

7.44 El valor nominal puede disminuir debido a una cancelación contable, una reestructuración o un condonación de deuda:

  • El acreedor elimina o cancela contablemente los pasivos, parcial o totalmente, declarándolos incobrables, por lo general debido a quiebra o liquidación del deudor, como se explica en los párrafos 9.8-9.11.

  • En el caso de una reorganización formal de la deuda, el pasivo antiguo se considera extinto y se crea un nuevo pasivo. Véase el apéndice 2 “Reorganización de la deuda” y transacciones relacionadas.

b. Datos adicionales sobre préstamos y otros instrumentos no negociables

7.45 El valor nominal es el principal método de valoración de los instrumentos no negociables, pero ofrece un panorama incompleto de la posición financiera del acreedor, sobre todo en los casos en que los instrumentos están deteriorados. Por consiguiente, en el caso de los préstamos se incluyen partidas adicionales para proporcionar información más completa. Las posible partidas son las siguientes:

  • a) Valor razonable.

  • b) Préstamos en mora.

  • c) Reservas para pérdidas por préstamos incobrables.

Todas estas se analizan en los párrafos 7.48–7.53. Los datos sobre deudas con atrasos se analizan en los párrafos 5.99–5.102. Estos son indicadores alternativos que pueden usarse para evaluar el efecto que tienen el deterioro y otras variaciones entre los valores nominales y los valores equivalentes a los de mercado. El valor razonable expresa una valoración de la posición equivalente a la de mercado. Los préstamos en mora indican el valor de los préstamos deteriorados, y las reservas para pérdidas por préstamos incobrables indican los montos que se deducen del valor nominal para tener en cuenta las pérdidas previstas en las cuentas de las empresas.

7.46 El valor razonable de los préstamos se muestra como una partida informativa para los acreedores. Si los datos sobre el valor razonable de los préstamos no están disponibles, el valor nominal de los préstamos en mora debe proporcionarse en una partida informativa. Estas partidas informativas se presentan en el caso de los activos, pero no en el de los pasivos. Si los datos sobre el valor razonable están disponibles, los préstamos en mora constituyen una partida suplementaria. Los datos sobre reservas para pérdidas por préstamos incobrables y los atrasos también pueden ser proporcionados en partidas suplementarias.

7.47 El mismo problema del deterioro se presenta en el caso de los depósitos y los créditos comerciales. Por ejemplo, es posible que un banco insolvente haya cerrado sus puertas, de manera que el valor de sus depósitos puede ser inferior al valor nominal, y en tal caso pueden elaborarse indicadores alternativos de los depósitos y los créditos comerciales, de ser necesario.

c. Valor razonable

Referencia:

7.48El valor razonable se define como el monto en que un activo podría ser intercambiado o en que un pasivo podría ser liquidado entre dos partes informadas y dispuestas en una transacción en condiciones de igualdad. En otras palabras, el valor razonable representa un valor equivalente al de mercado, es decir, es una estimación de lo que se podría obtener si el acreedor hubiera vendido el préstamo. Este es el indicador preferente del efecto que tiene el deterioro de los préstamos, ya que lo que pretende medir es el valor realizable. El valor razonable de los activos correspondientes a préstamos se presenta como una partida informativa de los activos, cuando esté disponible.

7.49 El cálculo del valor razonable tiene en cuenta las pérdidas previstas por préstamos. Además, en el caso de los préstamos con tasas de interés fijas, el valor razonable tiene en cuenta las variaciones en las tasas de interés de mercado. En la práctica, la disponibilidad de estimaciones del valor razonable está limitada por las prácticas de contabilidad de las empresas. Una transacción reciente del préstamo o una transacción con un plazo, riesgo de crédito u otra característica similar permite formarse una buena idea del valor razonable. En la medida en que transcurra el tiempo desde la transacción y en que varíen las condiciones, los valores de esas transacciones pasan a ser precios históricos y dejan de ser valores equivalentes a los de mercado.

d. Préstamos en mora

7.50Los préstamos en mora son los que cumplen una de las siguientes condiciones:

  • a) Los pagos de principal e intereses han vencido hace tres meses (90 días) o más.

  • b) Los pagos de intereses iguales a tres meses (90 días) o más se han capitalizado (reinvertido en el monto de principal), o el pago se ha postergado por acuerdo3.

  • c) Existe evidencia para clasificar un préstamo como en mora aun cuando no haya ningún pago vencido hace más de 90 días, como cuando el deudor se declara en quiebra4.

7.51 Los préstamos en mora se registran a su valor nominal, lo que permite compararlos con el valor total de los préstamos en cifras nominales. El valor debe incluir los intereses devengados pero aún no pagados. Los préstamos siguen incluyéndose en préstamos en mora hasta que sean cancelados contablemente (párrafos 9.8–9.11), condonados (párrafos 13.22–13.23), reorganizados (párrafo 9.29 y apéndice 2), o si dejan de estar en mora.

7.52 El criterio de tres meses (o 90 días) es el período usado más comúnmente, aunque se usan otros períodos. Si no se usa la definición estandarizada de préstamos en mora, se aceptan otras definiciones basadas en marcos reglamentarios. Puesto que la determinación de los préstamos en mora es un concepto de regulación bancaria, es posible que su uso no esté generalizado entre otros acreedores. El valor nominal de los activos correspondientes a préstamos en mora es una partida informativa si no se dispone del valor razonable de los activos correspondientes a préstamos; en otras circunstancias, es una partida suplementaria.

7.53 Puede proporcionarse información sobre los préstamos sustitutivos además de la información sobre los préstamos en mora. Entre los préstamos sustitutivos se incluyen los préstamos derivados de la reprogramación o el refinanciamiento del préstamo original y los préstamos otorgados para realizar pagos del préstamo original. Aunque estos préstamos pueden otorgarse en condiciones comerciales más favorables que las normales, dejan de considerarse en mora si el deudor cumple las condiciones contractuales del préstamo sustitutivo, de acuerdo con las directrices de los organismos supervisores nacionales.

e. Reservas para préstamos incobrables

7.54 Las reservas para préstamos incobrables son asientos contables internos que efectúan los acreedores para tener en cuenta posibles pérdidas por préstamos. Estas reservas pueden usarse como un indicador de la diferencia entre los valores nominales y los valores razonables. Las normas internacionales de contabilidad permiten usar varios métodos para calcular estas reservas, y por eso los procedimientos pueden diferir entre empresas y entre economías. Las reservas para préstamos incobrables pueden ser diferentes de la pérdida de valor de los préstamos en mora, por ejemplo, porque el préstamo en mora cuenta con una garantía adecuada, o porque existe la expectativa de que una proporción de los préstamos productivos entrarán en incumplimiento posteriormente.

f. Depósitos y otras cuentas por cobrarlpor pagar

7.55 Las posiciones en depósitos y en otras cuentas por cobrar/por pagar dan origen a las mismas disyuntivas con respecto a los valores nominal y razonable de los préstamos. Por ejemplo, los depósitos pueden mantenerse en un banco que está en liquidación o los pasivos por créditos comerciales pueden incluir las obligaciones de deudores insolventes. Estos instrumentos deben registrarse a su valor nominal. Sin embargo, si existe una diferencia significativa entre el valor nominal y el valor razonable, los indicadores similares a los indicadores de los préstamos deben presentarse en partidas suplementarias.

g. Metadatos sobre indicadores de deterioro

7.56 Dadas las diversas formas que existen para medir el deterioro de los préstamos y otros instrumentos no negociables, es particularmente importante que los metadatos proporcionen información sobre las definiciones y las fuentes utilizadas. A medida que los procedimientos contables se vuelvan más estandarizados, los manuales sobre estadísticas ofrecerán directrices más estrictas para la adopción de indicadores específicos de deterioro de los préstamos.

2. Arrendamientos financieros

7.57 Los arrendamientos financieros se definen en el párrafo 5.56. El tratamiento de los arrendamientos financieros está concebido para captar la realidad económica de los contratos. Se aleja de la forma legal, y trata a los bienes sujetos a arrendamiento financiero como si fueran comprados por el usuario y de su propiedad. El arrendamiento financiero se presenta como un préstamo del arrendador al arrendatario, el cual lo usa para financiar la adquisición de un activo fijo. Los arrendamientos financieros se aplican a bienes, servicios, ingresos, transacciones financieras y posiciones.

3. Registro de posiciones relacionadas con acuerdos de recompra de valores y otras transacciones de reporto pasivo

7.58Las transacciones de reporto pasivo son acuerdos que implican un traspaso de la propiedad legal de títulos u oro con el compromiso de recomprar los mismos títulos u otros similares o el oro a un precio fijo en una fecha futura especificada o con un vencimiento abierto. Comprenden los acuerdos de recompra de títulos, los swaps de oro, los préstamos de títulos y los préstamos de oro. El compromiso de revertir el cambio de la propiedad legal en el futuro a un precio fijo significa que el propietario original retiene los riesgos y los beneficios de las variaciones en el precio del activo. Por consiguiente, se considera que no se produce un cambio en la propiedad económica del título o el oro, y por lo tanto no se registra ninguna transacción de ese título o ese oro, y la propiedad del activo en la PII se presenta como invariada.

7.59 Una transacción de reporto pasivo puede o no implicar el suministro de efectivo. Si se suministra efectivo, como en el caso de un acuerdo de recompra (repo o préstamo de títulos con garantía en efectivo), y a cambio la otra parte proporciona títulos, se considera que el acuerdo da origen a un préstamo o a un depósito. (La clasificación del efectivo proporcionado se analiza en los párrafos 5.52–5.54.) En forma análoga a los repos, un swap de oro por efectivo se trata como un préstamo, en el que el oro es la garantía y sin que se produzca un cambio en la propiedad económica del oro.

7.60 La atribución de la propiedad de los títulos puede presentar problemas cuando se usan custodios como fuentes de datos, porque es posible que los custodios no sepan si los títulos se mantienen en virtud de un acuerdo de recompra o no.

7.61 Si la parte que recibe los títulos mediante una transacción de reporto pasivo los revende a un tercero, entonces la parte tiene una posición corta. El tratamiento de las posiciones cortas se analiza en el párrafo 7.28. Las comisiones pagaderas a una de las partes en virtud de una transacción de reporto pasivo se analizan en los párrafos 11.67–11.68.

4. Depósitos día a día

7.62Los depósitos día a día (o cuentas sweep) se componen de fondos que se trasladan día a día de un lugar a otro. En ciertos casos, estas cuentas día a día se mantienen en otra economía. Los fondos son devueltos al comienzo del siguiente día hábil, y pueden regresar al cierre de la jornada. Las posiciones deben medirse después de que los fondos hayan sido trasladados al final del día. El cálculo de los principales agregados estadísticos—incluidas las posiciones en activos y pasivos externos y transacciones financieras—puede variar sustancialmente dependiendo de si las posiciones si miden antes o después del traslado de los fondos. La medición de las posiciones y transacciones después de que se hayan transferido los fondos garantiza la congruencia entre la medida de los flujos de intereses y las posiciones. Además, a los principales usuarios de datos les interesa el tamaño y la ubicación de estos saldos y flujos para poder realizar evaluaciones de riesgo y para otros fines.

5. Reservas técnicas de seguros, derechos a prestaciones jubilatorias y rentas vitalicias, y reservas de garantías normalizadas

7.63 Estas reservas comprenden lo siguiente:

  • a) Pago anticipado de primas y reservas contra indemnizaciones pendientes de seguros no de vida (para indemnizaciones declaradas e indemnizaciones asumidas y no declaradas). Se incluyen las reservas de equiparación (explicadas más a fondo en el párrafo 5.64 b)) para eventos ocurridos, en tanto que se excluyen las reservas para eventos que no han ocurrido.

  • b) Derechos a prestaciones de los beneficiarios en virtud de pólizas de seguros de vida y planes de jubilación.

  • c) Las provisiones para ejecuciones de garantías normalizadas.

7.64 Las reservas técnicas de seguros se consideran como pasivos de las compañías de seguros y activos de los titulares de las pólizas y sus beneficiarios. En el caso de las economías que son fuertes exportadoras o importadoras de servicios de seguros, las reservas de seguros transnacionales pueden ser considerables. En el caso de las economías que son origen o destino importante de trabajadores temporales y origen o destino de jubilados que cambian de residencia, los derechos a prestaciones de seguros de vida y jubilatorias pueden ser componentes importantes de la PII. Las reservas técnicas de seguros pueden clasificarse como inversión directa, como en los casos examinados en el párrafo 6.27.

7.65 La naturaleza de los pasivos por derechos a prestaciones jubilatorias de fondo de pensiones y el activo correspondiente de los beneficiarios depende de la naturaleza del plan de jubilación:

  • a) En un sistema de contribuciones definidas las prestaciones se definen exclusivamente en función del nivel de acumulación del fondo a partir de las contribuciones efectuadas durante la vida laboral del empleado y los aumentos de valor derivados de la inversión de los fondos por parte del administrador del sistema de pensiones. Por lo tanto, la totalidad del riesgo que supone para el sistema proporcionar ingresos adecuados de jubilación lo asume el empleado. El pasivo de un fondo de contribuciones definidas, y el activo correspondiente de los beneficiarios, equivalen al valor de mercado corriente de los activos del fondo, incluido cualquier derecho frente al empleador. Los sistemas de contribuciones definidas siempre tienen asignados fondos especiales.

  • b) En un sistema de prestaciones definidas las prestaciones que son pagaderas al empleado en su jubilación se determinan mediante una fórmula, de manera independiente o como un monto mínimo por pagar. El pasivo de un sistema de prestaciones definidas, y el activo correspondiente de los beneficiarios, equivale al valor presente de las prestaciones definidas. En los sistemas de prestaciones definidas, las prestaciones a las que tienen derecho los titulares de las pólizas están garantizadas, pero el sistema puede tener o no tener asignados fondos especiales.

7.66 El cálculo del valor de los derechos a prestaciones jubilatorias puede ser directo o actuarial. Las obligaciones de los sistemas de jubilación sin fondos especiales también se reconocen como pasivos, en función de estimaciones actuariales del pasivo acumulado de los beneficiarios en virtud del sistema. Los pagos potenciales de los sistemas de seguridad social no se reconocen como activos o pasivos financieros. (Véanse más detalles sobre los derechos a prestaciones jubilatorias como instrumento financiero en los párrafos 5.66–5.67).

7.67 Las provisiones para ejecuciones de garantías normalizadas se calculan como se describe en el caso de las reservas técnicas de seguros no de vida. Son iguales al valor presente de las ejecuciones previstas de garantías pendientes, netas de cualquier recuperación que el garante espere recibir de las partes en situación de incumplimiento5.

7.68 En la medida en que estas reservas, derechos a prestaciones y provisiones se midan a partir de las cuentas de las compañías de seguros, los sistemas de pensiones y los emisores de garantías normalizadas, es posible que deban dividirse en pasivos frente a residentes y no residentes de acuerdo con un indicador adecuado, como por ejemplo las primas pagaderas. La prioridad que se asigne a la estimación de los porcentajes internacionales de las reservas de seguros depende de la importancia que tengan en cada economía.

F. Reservas

7.69 Los activos de reserva se valoran en general a los precios de mercado corrientes en la fecha de referencia pertinente. El oro monetario se valora al precio de mercado en vigor; los DEG se valoran a los tipos de cambio de mercado calculados por el FMI, y los depósitos y préstamos se valoran en cifras nominales.

7.70 Las tenencias de DEG son un activo de reserva, mientras que las asignaciones de DEG a los países miembros del FMI se registran como la emisión de un pasivo del país miembro que las recibe y se incluyen en otra inversión. Por lo tanto, en el caso de una economía que solo tiene su asignación original, sus activos de reserva aumentan en función del valor de las tenencias de DEG, pero su PII neta permanece invariada.

7.71 Los pasivos relacionados con reservas se presentan como partida informativa de la PII en el corto plazo (vencimiento residual) (véase el cuadro V del apéndice 9). Se definen en los párrafos 6.115–6.116. Se puede presentar un panorama completo de los activos y pasivos en moneda extranjera de las autoridades monetarias y del gobierno central, incluidas las posiciones frente a residentes y no residentes, en el formato que consta en el cuadro V del apéndice 9.

7.72 Las posiciones frente al FMI comprenden activos de reserva, pasivos relacionados con reservas, otra inversión y pasivos no incluidos en el balance (véanse más detalles en el anexo 7.1).

7.73 Algunos gobiernos tienen fondos con fines especiales, generalmente conocidos como fondos soberanos de inversión o fondos soberanos, según se explica en los párrafos 6.93–6.98. Algunos de estos activos pueden incluirse en los activos de reserva, o tal vez en otras categorías funcionales. En los casos en que un fondo es significativo, los activos externos con fines especiales del fondo del gobierno no incluidos en los activos de reserva pueden presentarse por separado en como partidas suplementarias.

G. Pasivos no incluidos en el balance

7.74 Como se señala en los párrafos 5.10–5.14, ciertas obligaciones efectivas y potenciales no son reconocidas como pasivos en la PII. Como ejemplo se pueden citar los pasivos potenciales en virtud de garantías por una sola vez, compromisos de préstamo no cumplidos y otros pasivos contingentes explícitos (véanse más detalles en el capítulo 9, “Pasivos contingentes”, de Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios). Si esas obligaciones frente a no residentes son cuantiosas, los compiladores deben proporcionar datos suplementarios sobre el riesgo máximo de pérdida según el tipo de pasivo contingente.

Anexo 7.1

Posiciones y transacciones con el FMI

Cuotas

7.75 A todo país que ingresa en el FMI se le asigna una cuota. La suscripción de la cuota tiene dos componentes:

  • a) Componente de moneda extranjera. Todo país miembro debe pagar el 25% de su cuota en DEG o en monedas extranjeras que el FMI considere aceptables. Este 25% forma parte de los activos de reserva del país miembro. En la balanza de pagos, la suscripción de esta porción se presenta como una transacción que implica una reducción de otros activos de reserva (crédito), compensada por un aumento de la posición en el tramo de reserva en el FMI (débito).

  • b) Componente de moneda nacional. El 75% restante de la cuota puede pagarse en la moneda del país miembro en un depositario designado, por lo general el banco central del país miembro. El pago se efectúa en moneda nacional (Cuentas No. 1 y No. 2 del FMI) o mediante la emisión de un pagaré (Cuenta de Valores del FMI). La Cuenta No. 1 se usa para las transacciones operativas del FMI, por ejemplo, compras y recompras, mientras que la Cuenta No. 2 se usa para el pago de gastos administrativos locales que el FMI contrae en la moneda del país miembro. El FMI puede convertir los pagarés en efectivo a la vista. La porción de la cuota en moneda nacional no se registra ni en la balanza de pagos ni en la PII del país miembro (véase el párrafo 6.85), excepto en el caso de la Cuenta No. 2 (véase más adelante). No se pagan intereses ni sobre la cuenta de depósito ni sobre el pagaré.

7.76 Periódicamente se examina la magnitud de las cuotas de los países miembros. El registro de transacciones que corresponden a modificaciones en la cuota de un país miembro es igual al registro correspondiente al pago inicial de la cuota.

Posición de reserva en el FMI

7.77La posición de reserva de un país en el FMI es la suma del tramo de reserva más toda la deuda del FMI (contraída en virtud de un convenio de préstamo) en la Cuenta de Recursos Generales que está a disposición inmediata del país miembro (véanse más detalles en el párrafo 6.85). El tramo de reserva representa un derecho incondicional de giro frente al FMI, creado en virtud de la porción en moneda extranjera de la suscripción de la cuota, más los aumentos (disminuciones) debidas a las ventas (recompras) de la moneda del país miembro realizadas por el FMI para satisfacer la demanda de recursos del FMI que tengan otros países miembros que necesitan financiamiento de la balanza de pagos. La posición de reserva de un país miembro en el FMI es parte de sus activos de reserva en la PII.

7.78 Para utilizar su tramo de reserva en el FMI, un país miembro puede comprar divisas al FMI con su propia moneda, siempre que tenga una necesidad de balanza de pagos. El monto en moneda nacional, por un valor igual al de las divisas, se paga depositándolo en la Cuenta No. 1 del FMI con el banco central del país miembro, o emitiéndole al FMI un pagaré que se registra en la Cuenta de Valores del FMI. La transacción se registra en la balanza de pagos como una reducción del tramo de reserva del país miembro en el FMI, que se compensa por un aumento en los otros activos de reserva del país miembro.

Crédito y préstamos del FMI

7.79 Un país miembro puede recurrir al crédito del FMI o a préstamos en el marco del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (SCLP) para adquirir divisas adicionales de la institución. Desde el punto de vista económico, el uso de crédito del FMI y los préstamos en el marco del SCLP tienen el mismo resultado, es decir, el país miembro que celebra estos acuerdos obtiene acceso a divisas a cambio de comprometerse a cumplir un conjunto de condiciones. Tanto el crédito como los préstamos del FMI se clasifican como préstamos en la categoría de otra inversión, aunque cada mecanismo se ejecuta de diferente manera:

  • Un préstamo en el marco del SCLP da origen a un endeudamiento del país miembro en moneda extranjera con un compromiso de reembolso. Estos préstamos no afectan la Cuenta No. 1 del FMI.

  • Cuando utiliza el crédito del FMI, un país miembro “compra” divisas al FMI a cambio de moneda nacional. El uso del crédito del FMI se registra como pasivo del país miembro (en DEG) en la balanza de pagos y la PII, mientras que la venta de moneda nacional al FMI en la Cuenta No 1 no se registra ni como una transacción en la balanza de pagos ni en la PII. Los pasivos creados en virtud de los mecanismos de crédito del FMI se extinguen cuando el país miembro utiliza divisas para “recomprar” su moneda nacional.

7.80 En el caso de uso de crédito del FMI, si el valor de la moneda nacional del país miembro varía en relación con el DEG, se efectúan “pagos de mantenimiento de valor” una vez al año, en moneda nacional, en la Cuenta No. 1, para mantener un pasivo constante en DEG. Puesto que el pasivo se denomina en DEG, los pagos de mantenimiento de valor no se registran como transacciones en la balanza de pagos.

7.81 Un miembro también puede concederle créditos o hacerle préstamos al FMI que no se consideran como parte de la posición de reserva en el FMI. Esto ocurre, por ejemplo, en los casos en que los derechos de un país miembro sobre activos del FMI no son inmediatamente realizables en un momento de necesidad de balanza de pagos.

Remuneración

7.82 El FMI paga a los países miembros una “remuneración” trimestral en función de su posición en el tramo de reserva, exceptuando una pequeña porción relacionada con pagos previos de cuotas en oro que son recursos del FMI que no devengan intereses. Esta remuneración se clasifica en base devengado como ingreso de inversión-activos de reserva-intereses (crédito), el cual es compensado por un aumento los activos de reserva (débito).

Cuenta No. 2 del FMI

7.83 Como se indicó anteriormente, el FMI usa la Cuenta No. 2 para realizar pagos administrativos. A diferencia de la Cuenta No. 1, esta otra cuenta aparece reflejada como pasivo en la balanza de pagos de un país miembro. Las transacciones de la Cuenta No. 2 se registran como aumentos o disminuciones de este pasivo, con asientos compensatorios en la fuente de los fondos (en el caso de un aumento) o el uso de los fondos (en el caso de una disminución). Por ejemplo, cuando el FMI transfiere fondos de la Cuenta No. 1 a la Cuenta No. 2 en un país miembro, la balanza de pagos del país registra un aumento en el tramo de reserva (débito). El aumento refleja la reducción de las tenencias del FMI de la moneda del país en la Cuenta No. 1, y está compensado por un aumento de otros pasivos de inversión del país miembro relacionados con billetes y monedas y depósitos (crédito). Cuando el FMI utiliza fondos de la Cuenta No. 2 para pagar la adquisición de bienes y servicios, la balanza de pagos del país miembro registra una reducción en esta cuenta (débito) y un asiento compensatorio (crédito) en bienes y servicios del gobierno, n.i.o.p.

Derechos especiales de giro

7.84 El DEG es un activo de reserva internacional creado por el FMI en 1969. Es administrado por el Departamento de DEG del FMI, que por disposición del Convenio Constitutivo del FMI tiene que mantener sus cuentas completamente separadas de la Cuenta de Recursos Generales. El DEG no es un título de crédito frente al FMI. Más bien, los miembros del Departamento de DEG asumen las posiciones de activos y pasivos. En otros capítulos se presenta más información sobre los DEG:

  • Los DEG son instrumentos, y su definición figura en los párrafos 5.34-5.35.

  • Las asignaciones de DEG que recibe un país se declaran como pasivos en las partidas de otra inversión (párrafo 6.61) y pasivos relacionados con reservas (párrafo 6.116).

  • Las tenencias de DEG se clasifican como activos de reserva (párrafo 6.84).

Información adicional sobre las operaciones del FMI

Véase más información sobre las operaciones del FMI en Organización y operaciones financieras del FMI, Serie de folletos, No. 45-S.

No se enumeran en orden de preferencia, y cada uno debe ser evaluado en función de las circunstancias y la plausibilidad de los resultados.

El indicador de utilidades y las utilidades en la relación precio-utilidades deben definirse de la misma manera. Es preferible excluir de los indicadores de utilidades y de las relaciones los factores excepcionales, como las ventas de activos, ya que pueden distorsionar el cálculo.

Si el préstamo es reprogramado, se clasifica como un instrumento nuevo, véase el párrafo 7.53. La reprogramación de los intereses atrasados no es suficiente para considerar que el préstamo ha sido reprogramado, véase el párrafo A2.12.

Vé as e Indicadores de solidez financiera: Guía de compilación, párrafo 4.84.

Estos montos pueden representar una sobrestimación de los activos y pasivos. Por ejemplo, las instituciones financieras realizan 1.000 préstamos de 20 unidades cada uno, cubiertos por garantías normalizadas, de las cuales se estima que se recibirán ejecuciones equivalentes a 200. Los activos (y pasivos) combinados de las partes involucradas se registran como 20.200—20.000 en préstamos y 200 en ejecuciones previstas de las garantías—, a pesar de que el monto máximo que se puede obtener es 20.000. La sobrestimación se debe a que los préstamos se registran a su valor nominal.

    Other Resources Citing This Publication