Balance of Payments Manual, Sixth Edition
Chapter

Capítulo 6. Categorías funcionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Introducción

6.1 Las categorías funcionales1 son la clasificación primordial utilizada para las transacciones financieras, las posiciones y las partidas de ingreso de las cuentas internacionales. En las cuentas internacionales se distinguen cinco categorías funcionales para la inversión:

  • a) Inversión directa.
  • b) Inversión de cartera.
  • c) Derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados.
  • d) Otra inversión.
  • e) Activos de reserva.

6.2 Las categorías funcionales se encuentran implícitas en la clasificación de activos y pasivos financieros examinada en el capítulo 5, pero tienen una dimensión adicional que recoge ciertos aspectos de la relación entre las partes y la motivación de la inversión. Las categorías funcionales están diseñadas para facilitar el análisis ya que hacen una distinción por categorías que corresponden a diferentes motivos económicos y patrones de comportamiento.

6.3 Si bien las categorías funcionales guardan relación con la clasificación de activos y pasivos financieros, ellas resaltan características que son particularmente importantes para comprender los flujos y posiciones financieros transfronterizos. Por ejemplo, un préstamo puede figurar como inversión directa o como otra inversión, pero la índole distinta de la relación entre las partes en estos dos casos tiene un significado analítico, ya que los riesgos y motivaciones en cada transacción pueden ser diferentes.

6.4 La relación entre los inversionistas de cartera y sus contrapartes es diferente a la de los inversionistas directos y sus contrapartes. La inversión directa guarda relación con el hecho de ejercer un control o un grado importante de influencia y tiende a asociarse con una relación duradera. Además de fondos, los inversionistas directos podrían aportar factores adicionales, como conocimientos técnicos, tecnología, administración y marketing. Además, las empresas que participan en una relación de inversión directa tienen más probabilidades de comerciar entre sí y financiarse mutuamente.

6.5 Al contrario de los inversionistas directos, los inversionistas de cartera comúnmente desempeñan una función menos importante en la toma de decisiones de la empresa con implicaciones posiblemente importantes para los flujos futuros, y para la volatilidad del precio y el volumen de sus posiciones. La inversión de cartera difiere de otras inversiones en el hecho de que constituye una forma directa de acceder a los mercados financieros, de modo que puede proporcionar liquidez y flexibilidad. Se la asocia con los mercados financieros y sus proveedores de servicios especializados como las bolsas, los operadores bursátiles y los entes reguladores. El carácter que tienen los derivados financieros de ser instrumentos a través de los cuales se comercian riesgos por sí solos en los mercados financieros los distingue de otros tipos de inversión. Si bien otros instrumentos también pueden tener elementos de transferencia de riesgos, estos instrumentos también proporcionan recursos financieros o de otro tipo.

6.6 Los activos de reserva se indican por separado ya que desempeñan una función diferente y, por lo tanto, se administran de manera distinta a la de otros activos. Los activos de reserva incluyen una gama de instrumentos que se presentan en otras categorías cuando no son de propiedad de las autoridades monetarias. No obstante, en su calidad de activos de reserva, tienen como función especial satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos y permitir la intervención en el mercado para influir sobre el tipo de cambio.

6.7 Las estadísticas monetarias y financieras y los datos de flujo de fondos utilizan primordialmente la clasificación por instrumentos, como se indica en el capítulo 5, así que resulta deseable poder derivar datos de las cuentas internacionales sobre la misma base a efectos de compatibilidad. En el cuadro 6.1 se muestran los vínculos entre la clasificación de activos financieros presentada en el capítulo 5 y las categorías funcionales que se presentan en este capítulo.

Cuadro 6.1.Vínculo entre la clasificación de los activos financieros y las categorías funcionales
Clasificación de los activos y pasivos financieros en el SCN 2008Categorías funcionales
IDICDFOIAR
AF1 Oro monetario y DEG
AF11 Oro monetario
Oro en lingotesX
Cuentas en oro sin asignaciónX
AF12 Derechos especiales de giroX1X1
AF2 Moneda y depósitos
AF21 MonedaXX
AF221 Posiciones interbancariasXX
AF229 Otros depósitos transferiblesXXX
AF29 Otros depósitosXXX
AF3 Títulos de deudaXXX
AF4 PréstamosXXX
AF5 Participaciones de capital y en fondos de inversión
AF51 Participaciones de capital
AF511 Acciones inscritas en bolsaXXX
AF512 Acciones no inscritas en bolsaXXx2
AF519 Otras participaciones de capitalXx
AF52 Participaciones/unidades de fondos de inversión
AF521 Participaciones/unidades de fondos del mercado monetarioxXX
AF522 Otras participaciones/unidades de fondos de inversiónxXxX
AF6 Seguros, pensiones y mecanismos normalizados de garantía
AF61 Reservas técnicas de seguros no de vidaxX
AF62 Seguros de vida y derechos a rentas vitaliciasxX
AF63 Derechos a prestaciones jubilatoriasX
AF64 Derechos de los fondos de pensiones sobre activos de sus administradoresXX
AF65 Derechos a prestaciones no jubilatoriasX
AF66 Provisiones para las peticiones de fondos en virtud de garantías normalizadasXX
AF7 Derivados financieros y opciones de compra de acciones por parte de empleados
AF71 Derivados financieros
AF711 Contratos de tipo a términoXX
AF712 OpcionesXX
AF72 Opciones de compra de acciones por parte de empleadosX
AF8 Otras cuentas por cobrar/por pagar
AF81 Créditos y anticipos comercialesXX
AF89 Otras cuentas por cobrar/por pagarXX
Nota: ID: inversión directa; IC: inversión de cartera; DF: derivados financieros y opciones de compra de acciones por parte de empleados (distintas de reservas); OI: otra inversión; AR: activos de reserva. X indica la categoría funcional aplicable (x indica casos considerados relativamente poco comunes) para las categorías más detalladas de instrumentos.

DEG: Activos = Activos de reserva; Pasivos = Otra inversión.

Las acciones no inscritas en bolsa deben ser líquidas, como se afirma en el párrafo 6.87.

Nota: ID: inversión directa; IC: inversión de cartera; DF: derivados financieros y opciones de compra de acciones por parte de empleados (distintas de reservas); OI: otra inversión; AR: activos de reserva. X indica la categoría funcional aplicable (x indica casos considerados relativamente poco comunes) para las categorías más detalladas de instrumentos.

DEG: Activos = Activos de reserva; Pasivos = Otra inversión.

Las acciones no inscritas en bolsa deben ser líquidas, como se afirma en el párrafo 6.87.

B. Inversión directa

Referencias:

    Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment, cuarta edición.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    FMI, Guía de la Encuesta coordinada sobre la inversión directa.

1. Definición de la inversión directa

6.8La inversión directa es una categoría de la inversión transfronteriza relacionada con el hecho de que un inversionista residente en una economía ejerce el control o un grado significativo de influencia sobre la gestión de una empresa que es residente en otra economía. Además de la participación de capital que entraña control o influencia, la inversión directa también incluye inversiones conexas con esa relación, incluidas la inversión en empresas bajo el control o influencia indirectos (párrafo 6.12), la inversión en empresas emparentadas (véase el párrafo 6.17), deuda (excepto cierta deuda que se define en el párrafo 6.28) y la inversión en sentido contrario (véase el párrafo 6.40). El Marco para las Relaciones de Inversión Directa (MRID) ofrece criterios para determinar si una propiedad transfronteriza se traduce en una relación de inversión directa, según el grado de control e influencia ejercidos2. La definición de inversión directa es la misma que se utiliza en la cuarta edición de OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment, que ofrece detalles adicionales sobre el MRID y la recopilación de datos sobre la inversión directa. En el apéndice 6a, “Resumen por tópicos: Inversión directa”, se presentan referencias a los párrafos de este Manual en que se examinan los diversos aspectos de la inversión directa.

a. Definición de una relación de inversión directa

6.9Unarelación de inversión directasurge cuando un inversionista residente en una economía hace una inversión que le confiere control o un grado significativo de influencia sobre la gestión de una empresa que es residente de otra economía. En el párrafo 6.12 se plantean definiciones operativas del control y la influencia. Las empresas que mantienen una relación de inversión directa entre sí se denominan empresas afiliadas o filiales. Además, todas las empresas que están bajo el control o influencia de un mismo inversionista directo se consideran parte de una relación mutua de inversión directa.

6.10 Puesto que existe un grado significativo de control o influencia, la inversión directa tiende a obedecer a motivos diferentes y a comportarse de manera distinta a la de otras formas de inversión. El inversionista directo podría suministrar, además de capital (que guarda relación con el poder de voto), otros tipos de financia-miento, así como conocimientos técnicos. La inversión directa tiende a suponer una relación duradera, aunque en algunos casos puede ser una relación de corta duración. Otra característica de la inversión directa es que las decisiones de las empresas pueden afectar a todo el grupo al que pertenecen.

b. Definiciones de inversionista directo y empresa de inversión directa

6.11Uninversionista directoes una entidad o grupo de entidades relacionadas que pueden ejercer control o ejercer un grado significativo de influencia sobre otra entidad que es residente de una economía diferente. Unaempresa de inversión directaes una entidad sujeta al control o a un grado significativo de influencia por parte de un inversionista directo. En ciertos casos, una sola entidad puede ser, al mismo tiempo, inversionista directa, empresa de inversión directa y empresa emparentada (como se define en el párrafo 6.17 c)) en sus relaciones con otras empresas.

c. Definiciones de control e influencia: Definiciones de relaciones inmediatas e indirectas

6.12 El control e influencia pueden obtenerse directamente mediante la adquisición de participaciones de capital que confieren poder de voto en la empresa, o indirectamente mediante la adquisición de suficientes votos en otra empresa que tenga poder de voto en la primera. Por consiguiente, se reconocen dos formas de adquirir control o influencia:

  • a) Las relaciones deinversión directa inmediatasurgen cuando un inversionista directo posee directamente participaciones de capital que le confieren un poder de votodel 10% o másen la empresa de inversión directa.
    • Se considera que existe control si el inversionista directo posee más del 50% de los votos en la empresa de inversión directa.
    • Se considera que existe un grado de influencia importante si el inversionista directo posee entre el 10% y el 50% de los votos en la empresa de inversión directa.
  • b) Surgen relaciones deinversión directa en forma indirectacuando se poseen suficientes votos en una empresa de inversión directa que a su vez posee suficientes votos en otra empresa o empresas, es decir, una entidad que puede ejercer control o influencia indirectos a través de una cadena de inversiones directas. Por ejemplo, una empresa puede tener una relación de inversión directa inmediata con una segunda empresa que tiene una relación de inversión directa inmediata con una tercera empresa. Aunque la primera empresa no tenga participaciones de capital en la tercera empresa, podría ejercer un control o influencia indirectos sobre ella, de conformidad con los criterios del MRID definidos en el párrafo 6.14.

Recuadro 6.1.Ejemplos de la determinación de relaciones de inversión directa en el MRID

Cada empresa es residente de una economía distinta a la de las demás. Las cajas sombreadas corresponden a empresas de inversión directa del inversionista directo A (de modo que todas son filiales entre sí).

Véanse más ejemplos en OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment. Allí se consideran, en particular, casos más complejos, como el de una empresa que recibe inversión de dos integrantes del mismo grupo.

Además de las relaciones de inversión directa entre dos empresas que surgen a raíz del hecho de que una empresa controle o ejerza influencia sobre la otra, también existen relaciones de inversión directa entre dos empresas que no se controlan ni ejercen influencia mutua, pero que se encuentran ambas bajo el control o la influencia del mismo inversionista (es decir, las empresas emparentadas que se mencionan en el párrafo 6.17).

6.13 En la práctica, puede haber casos en que se ejerza control o influencia con un porcentaje de propiedad inferior a los mencionados. No obstante, para mantener la congruencia de las cuentas entre los distintos países y evitar juicios subjetivos, conviene utilizar estas definiciones en todos los casos.

6.14 Los principios para la transmisión indirecta del control y la influencia a través de una cadena de propiedad a los efectos mencionados en el párrafo 6.12b) son los siguientes:

  • a) Se puede traspasar el control a través de una cadena de propiedad si se mantiene el control en cada etapa.
  • b) Se puede generar influencia en cualquier punto de la cadena de control.
  • c) La influencia puede traspasarse solo en una cadena de control, pero no más allá de ella.

Si bien el MRID aplica un criterio del 10% o más en el poder de voto para considerar una inversión como directa inmediata, la transmisión a través de cadenas de propiedad no está vinculada a ningún porcentaje específico de participación del capital, sino a la existencia de una cadena de control. Por ejemplo, una cadena de propiedad de empresas en las que cada eslabón representa un poder de voto del 60% supone una cadena de control, aunque la propiedad accionaria por parte de la primera empresa sea del 36% al segundo nivel (es decir, 60% de 60%), 21,6% al tercer nivel (es decir, 60% del 36%), y así sucesivamente. La aplicación de estos principios puede observarse mejor mediante ejemplos numéricos (véanse el recuadro 6.1 y OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment).

d. Definición de empresas subsidiarias, asociadas, emparentadas y afiliadas

6.15 En su relación con un inversionista directo, una empresa de inversión directa puede ser subsidiaria o asociada:

  • a) Una subsidiaria es una empresa de inversión directa sobre la cual el inversionista directo puede ejercer control.
  • b) Una empresa asociada es una empresa de inversión directa sobre la cual el inversionista directo puede ejercer un grado significativo de influencia, pero no de control.

El control y la influencia se definen en el párrafo 6.12 y pueden derivarse de una relación inmediata o de una relación indirecta a través de una cadena de propiedad. Los términos subsidiarias y asociadas se refieren a empresas constituidas y no constituidas en sociedad. El MRID no hace ninguna distinción sobre la base de la constitución en sociedad, de modo que las sucursales de propiedad directa siempre son tratadas como subsidiarias.

6.16 En el MRID, una entidad es inversionista directa de otra entidad cuando la segunda es:

  • a) Una subsidiaria inmediata del inversionista directo.
  • b) Una empresa asociada inmediata del inversionista directo.
  • c) Una subsidiaria de una subsidiaria del inversionista directo (también se considera una subsidiaria indirecta del inversionista directo).
  • d) Una subsidiaria de una empresa asociada del inversionista directo (también se considera una empresa asociada indirecta del inversionista directo).
  • e) Una empresa asociada de una subsidiaria del inversionista directo (también se considera una empresa asociada indirecta del inversionista directo).

No obstante, no existe ninguna relación entre el inversionista directo y la empresa de inversión directa en los casos en que la entidad es una empresa asociada de una empresa asociada del inversionista directo. En estos casos, se considera que la capacidad del inversionista para influir sobre la administración de la entidad está demasiado diluida para que revista importancia.

(Estos principios se ilustran en el recuadro 6.1).

6.17 Las empresas filiales de una empresa son:

  • a) Su(s) inversionista(s) directo(s), ya sean inmediatos o indirectos.
  • b) Sus empresas de inversión directa, ya sean subsidiarias (incluidas sucursales y otras cuasisocie-dades), asociadas y subsidiarias de asociadas, tanto inmediatas como indirectas.
  • c) Empresas emparentadas, es decir aquellas que están bajo la influencia o control del mismo inversionista inmediato o indirecto pero ninguna de las empresas emparentadas controla o influye sobre otra. A menudo, el inversionista directo y las empresas emparentadas se encuentran en economías distintas, pero a veces el inversionista directo está en la misma economía que una de las empresas emparentadas (en cuyo caso, no es inversionista directo de esa empresa emparentada). Esta situación es más probable en economías que no utilizan un grupo empresarial local como la unidad estadística para la inversión directa.

Las filiales se encuentran siempre en una relación de inversión directa entre sí. También se utiliza la expresión “empresas afiliadas”, porque las filiales casi siempre son empresas; los casos en que el inversionista directo es un individuo, un hogar o un gobierno constituyen una excepción.

6.18 En la práctica podrían surgir dificultades para aplicar plenamente el MRID, de modo que se pueden adoptar métodos semejantes, como el de multiplicación de la participación, el de la influencia directa y el del control indirecto. Véanse más detalles en OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment, y en FMI, Guía de la Encuesta coordinada sobre la inversión directa.

e. Requisitos para que exista una relación de inversión directa

6.19 El poder de voto se obtiene como resultado de la propiedad de una participación en el capital. Cuando las decisiones se toman siguiendo la regla de un voto por cada acción, el poder de voto tiene la misma proporción que el número de acciones ordinarias propiedad del votante. En algunos casos se puede ejercer un poder de voto que no es proporcional a la propiedad de las acciones. Por ejemplo, en los casos de las entidades no constituidas en sociedad, como las fundaciones, no existen acciones en el sentido de instrumentos negociables. Además, el poder de voto puede ser mayor o menor que el porcentaje de propiedad de las acciones cuando existen “acciones preferenciales” o dos clases de acciones (por ejemplo, los casos en que las acciones sin derecho a voto o algunas acciones tienen una ponderación mayor que les permite a una o más partes ejercer un poder de voto que no guarda relación con su participación en la propiedad). Sin embargo, no se reconoce poder de voto en los casos en que este se obtiene temporalmente a través de acuerdos de recompra (porque no se ha producido ninguna variación en la propiedad económica de las acciones) o mediante la tenencia de certificados para compra de valores (warrants), ya que su tenedor no posee derechos de voto mientras no ejerza el warrant. Además, como se aclara en el MRID, una entidad puede obtener poder de voto en una empresa de manera indirecta mediante la posesión de acciones en una entidad intermedia o a través de cadenas de entidades intermedias que, a su vez, poseen acciones de la empresa.

Recuadro 6.2.Relaciones de inversión directa con una combinación de inversionistas

A es inversionista directo en D porque su propiedad inmediata de votos en D, combinada con el control que ejerce sobre la participación de B y C en D, significa que A tiene un 15% de los votos en D.

Por la misma razón, B también es inversionista directo en D (10% de los votos).

C no es inversionista directo en D, pero es una empresa emparentada de D (ya que C y D tienen a A y a B como inversionistas directos comunes).

D es inversionista directo en E, pero E no tiene relación de inversión directa con A, B ó C, ya que estas, en combinación, no controlan a D y D no controla a E.

Si el poder de voto de A en B fuera solo de 49%, A no sería inversionista directo en D, porque no ejerce control sobre B, de modo que las participaciones de A y B en D no se combinan.

6.20 Un inversionista directo podría ser: a) Un individuo o un hogar.

  • b) Una empresa, constituida o no constituida en sociedad, pública o privada.
  • c) Un fondo de inversión.
  • d) Un gobierno u organismo internacional. Tratamientos especiales para los gobiernos que tienen empresas de inversión directa para fines fiscales, como se analiza en los párrafos 8.24–8.26.
  • e) Una institución sin fines de lucro en una empresa que opera con fines de lucro; no obstante, la relación entre dos instituciones sin fines de lucro no se incluye en la inversión directa.
  • f) Una sucesión, un síndico de una quiebra u otro fideicomiso.
  • g) Una combinación cualquiera de dos o más de los anteriores.

6.21 Para que dos o más individuos o entidades sean considerados como un conjunto, y por consiguiente sean vistos como un solo inversionista directo, deben estar en una relación de inversión directa o de familia (en el caso de los individuos). Los individuos o entidades deben ser residentes de una misma economía. No se pueden incluir inversionistas que sean residentes de la misma economía de la empresa de inversión directa. La participación accionaria en una empresa por parte de un grupo de inversionistas relacionados que actúan en forma concertada puede agregarse para definir la existencia de control o influencia. No obstante, la participación de capital de una empresa asociada no se añade a la de ninguna otra empresa para definir control o influencia porque la influencia no se puede traspasar a menos que haya control sobre la siguiente filial (este concepto se ilustra en el recuadro 6.2).

6.22 Un gobierno puede ser inversionista directo. En los casos en que los gobiernos tienen empresas de inversión directa que se utilizan para fines fiscales se usan tratamientos especiales de las posiciones y transacciones, como se analiza en los párrafos 8.24–8.26. Si las tenencias de participaciones de capital de un gobierno se pueden clasificar como inversión directa y activos de reserva al mismo tiempo, se incluyen en la inversión directa, mientras que los instrumentos de deuda se clasifican como activos de reserva si se cumplen los criterios relativos a los activos de reserva (véase también el párrafo 6.98).

6.23 Una institución sin fines de lucro no puede ser empresa de inversión directa, ya que no ha sido creada con la intención de repatriar utilidades a su inversionista. No obstante, una institución sin fines de lucro puede ser inversionista directa en una entidad con fines de lucro.

6.24 Una empresa de inversión directa siempre es una sociedad que, como término estadístico, incluye a las sucursales, unidades residentes hipotéticas, fideicomisos, otras cuasisociedades y fondos de inversión, así como a las entidades constituidas en sociedad. Puesto que las empresas de inversión directa son de propiedad de otra entidad, los hogares o gobiernos pueden ser inversionistas directos, pero no pueden ser empresas de inversión directa. Las empresas estatales, como se definen en los párrafos 4.108–4.112, también pueden ser, en ciertos casos, empresas de inversión directa.

2. Cobertura de los flujos y posiciones de inversión directa

6.25 La inversión directa comprende la mayoría de las transacciones y posiciones financieras entre filiales residentes en economías distintas. El ingreso de la inversión relacionada con las posiciones de inversión directa también se incluye en la inversión directa. Las excepciones se señalan en los párrafos 6.28–6.32.

a. Cobertura de la deuda entre filiales

Definición del crédito entre empresas

6.26El crédito entre empresas se utiliza para describir posiciones de deuda de inversión directa entre empresas afiliadas. Incluye las transacciones y posiciones en instrumentos de deuda que no hayan sido excluidas en el párrafo 6.28; no se limita a los préstamos. Como se indica en los cuadros I y III del apéndice 9, “Componentes normalizados y otras partidas seleccionadas”, y en Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios, el crédito entre empresas se indica por separado de las demás formas de deuda en el análisis de la deuda, ya que este tipo de crédito tiene diferentes implicaciones en términos del riesgo y la vulnerabilidad en comparación con la deuda entre partes no relacionadas. Los desgloses del crédito entre empresas por tipo de instrumento y plazos de vencimiento son partidas suplementarias que facilitan la comparación con las cuentas nacionales y las estadísticas financieras.

6.27 Si bien la deuda y otros derechos crediticios que no confieren votos no resultan pertinentes para definir una relación de inversión directa, se incluyen en las transacciones y posiciones de inversión directa si ya existe una relación de inversión directa entre las partes. Sería posible incluir en la inversión directa los instrumentos de deuda distintos del oro monetario, DEG, monedas, posiciones interbancarias y derechos jubilatorios y afines. No obstante, las transacciones entre filiales en activos financieros emitidos por un tercero no relacionado no constituyen transacciones de inversión directa. Las reservas técnicas de seguro se incluyen en la inversión directa cuando las partes se encuentran en una relación de inversión directa. Por ejemplo, los contratos de reaseguro entre compañías de seguros afiliadas pueden dar origen a reservas. También se dan en el caso de los seguros directos cautivos. (Una compañía de seguros que emite pólizas principalmente o exclusivamente para sus propietarios u otras filiales).

Cobertura de la deuda entre ciertas sociedades financieras afiliadas

6.28 La deuda entre ciertas sociedades financieras afiliadas no se clasifica como inversión directa porque no se considera tan estrechamente ligada con la relación de inversión directa. Las sociedades financieras comprendidas en este caso son las siguientes:

  • a) Sociedades captadoras de depósitos (tanto los bancos centrales como las sociedades captadoras de depósitos distintas del banco central).
  • b) Fondos de inversión.
  • c) Otros intermediarios financieros, excepto sociedades de seguros y fondos de pensiones.

En otras palabras, las definiciones habituales de inversión directa son aplicables al caso de las instituciones financieras y prestamistas de dinero cautivos, sociedades de seguros, fondos de pensiones y auxiliares financieros. (Estos subsectores se definen en la sección D del capítulo 4; los instrumentos de deuda se definen en los párrafos 5.31–5.33). Se excluyen de la inversión directa y se incluyen en la inversión de cartera o de otro tipo todas las posiciones deudoras entre las clases seleccionadas de sociedades financieras afiliadas. Ambas partes afiliadas deben ser alguna de las clases seleccionadas de sociedad financiera, pero no tienen que ser del mismo tipo.

b. Cobertura de otros instrumentos financieros

6.29 Los derivados financieros y las opciones de compra de acciones por parte de empleados no se incluyen en la inversión directa y se incluyen en la categoría funcional derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados.

6.30 Los fondos de inversión pueden ser inversionistas directos o empresas de inversión directa. Un “fondo de fondos” es un fondo de inversión que invierte en otros fondos de inversión, de modo que se puede convertir en inversionista directo en uno de los fondos. En un sistema constituido por un fondo principal (master fund) y uno o más fondos alimentadores (feeder funds), los fondos alimentadores reúnen sus carteras en el fondo principal. En este caso, un fondo alimentador con un 10% o más de los votos en el fondo principal cumpliría la definición de inversionista directo de conformidad con el MRID. Del mismo modo, los fondos al por menor que mantienen un 10% o más de los votos en una empresa son inversionistas directos.

6.31 La inversión directa puede incluir inversiones inmobiliarias, entre ellas bienes raíces y casas de vacaciones para inversión. Como se plantea en los párrafos 4.26–4.40, se define la existencia de sucursales o unidades hipotéticas en los casos en que no residentes poseen bienes raíces u otros recursos naturales. Se aplican los umbrales normales de propiedad del MRID para determinar el grado de influencia o control. Si la inversión inmobiliaria es considerable, quizá los compiladores deseen publicar los datos sobre ella por separado en forma de suplemento, ya que dicha inversión puede tener motivos e impacto económico diferentes de los de otra inversión directa.

6.32 Las participaciones de capital en organismos internacionales no se incluyen en la inversión directa, aun en los casos en que el poder de voto sea del 10% o más, de modo que los aportes de capital se incluyen en la inversión de cartera (si figuran en forma de títulos) o en otra inversión—participaciones de capital (si no figuran en forma de títulos). (Las participaciones de capital en organismos internacionales generalmente no constituirían activos de reserva debido a la falta de disponibilidad inmediata; véase el párrafo 6.69).

c. Fondos en tránsito

6.33Los “fondos en tránsito” o “de paso” son fondos que pasan a través de una empresa residente en una economía para llegar a una filial en otra economía, de modo que los fondos no se quedan en la economía de esa empresa. Estos fondos suelen asociarse con inversión directa. Este tipo de flujos producen poco impacto en la economía por la que pasan. Las entidades con fines especiales, las sociedades de cartera y las instituciones financieras que sirven a otras filiales no financieras son las que particularmente se asocian con los fondos en tránsito, pero otras empresas también pueden tener fondos en tránsito dentro de sus flujos de inversión directa.

6.34 Los fondos en tránsito se incluyen en las presentaciones normalizadas de la inversión directa por las siguientes razones:

  • a) Constituyen una parte integral de las transacciones financieras y las posiciones de un inversionista directo en sus empresas afiliadas.
  • b) Su exclusión de la inversión directa distorsionaría y subestimaría considerablemente los flujos financieros y las posiciones de inversión directa a nivel agregado.
  • c) La inclusión de estos datos en la inversión directa fomenta la simetría y la congruencia entre las economías.

No obstante, para las economías a través de las cuales pasan los fondos, resulta útil reconocer las entradas y salidas que la entidad en cuestión no pretende utilizar. Al momento de publicarse la presente versión del Manual, no se conocen definiciones o métodos estandarizados para distinguir los fondos en tránsito de otros flujos de inversión directa. Los compiladores en economías que tienen un gran volumen de fondos en tránsito deberían consideren la posibilidad de compilar datos suplementarios sobre los fondos en tránsito, basándose en las definiciones nacionales.

d. Efecto de los vínculos internos de propiedad sobre las relaciones de inversión directa

6.35 A los efectos de identificar las relaciones de inversión directa, el MRID no excluye los vínculos de propiedad entre empresas residentes en una misma economía. Si bien las transacciones y posiciones entre empresas de una misma economía no se incluyen en las cuentas internacionales, es posible que un inversionista directo tenga una cadena de control o de influencia en la cual un eslabón corresponde a una relación entre residentes. Esta relación no impide que exista una relación de inversión directa entre dos empresas que son residentes de diferentes economías. (Este caso se ilustra en el recuadro 6.3).

e. Comienzo y fin de las relaciones de inversión directa

6.36 En la inversión directa se incluye la totalidad de la transacción que alcanza o sobrepasa el umbral del 10% o más de los votos. Toda transacción previa a ese punto generalmente no se clasifica como inversión directa (exceptuando la inversión en sentido contrario—que se define en el párrafo 6.37 b)—y la inversión en otras filiales). Al momento de producirse la relación de inver sión directa, las posiciones anteriores aparecen reclasifi-cadas (las reclasificaciones se examinan en los párrafos 9.13–9.20). Por ejemplo, si el inversionista directo anteriormente poseía el 9% de los votos y posteriormente adquirió un 2% adicional, el resultado sería una transacción de inversión directa por parte del comprador del 2% de los votos y en los asientos de reclasificación en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros se registraría una reducción de la inversión de cartera en virtud de la cual al 9% existente se le agregaría el correspondiente aumento de la inversión directa. Las transacciones posteriores, incluida la transacción que reduzca el poder de voto a un nivel inferior al 10%, se clasifican como inversión directa. Una vez que se ha cruzado el umbral de participación de capital correspondiente a la inversión directa (ya sea al alza o a la baja), toda posición deudora entre las partes también debe ser modificada mediante un asiento de reclasificación en la cuenta de otras variaciones del volumen.

3. Tipos de transacciones y posiciones de inversión directa

6.37 En los componentes normalizados, la inversión directa se clasifica según la relación entre el inversionista y la entidad que recibe la inversión, a saber:

  • a) Inversión de un inversionista directo en su empresa de inversión directa (ya sea a través de una relación inmediata o no).
  • b) Inversión en sentido contrario por una empresa e inversión directa en su propio inversionista directo inmediato o indirecto, como se explica en los párrafos 6.39–6.40.
  • c) Inversión entre empresas emparentadas residentes y no residentes, como se explica en el párrafo 6.17.

6.38 Estas tres categorías obedecen a diferentes tipos de relaciones y motivaciones. Por ejemplo, la adquisición de activos de inversión directa por parte de un inversionista directo se interpreta de manera diferente que el caso de la adquisición de activos de inversión directa por parte de una empresa de inversión directa. Mientras que el primer tipo de inversión implica influencia o control, esto podría no ocurrir en los otros dos tipos, porque el inversionista no es un inversionista directo. Es importante que los compiladores hagan un seguimiento de las tendencias en el segundo y tercer caso a fin de determinar si ellos están cobrando importancia.

a. Inversión en sentido contrario

6.39 Una empresa de inversión directa podría adquirir una participación de capital o algún otro derecho sobre su inversionista directo inmediato o indirecto. Estas transacciones pueden producirse como forma de retirar inversiones, o como forma de organizar las finanzas dentro de un grupo transnacional. Por ejemplo, en el caso de una empresa que asume deudas de su casa matriz y en los casos en que las funciones de Tesorería se concentran en una subsidiaria (véanse los párrafos 4.83 d) y 4.86), la subsidiaria podría prestar dinero a su inversionista directo.

Recuadro 6.3.Relación de inversión directa en la que interviene un vínculo nacional

A es dueña de la totalidad de B, que es dueña de la totalidad de C, que es dueña de la totalidad de D.

En este ejemplo, pese al vínculo nacional que existe entre B y C, A y B se encuentran ambos en una relación de inversión directa con D.

6.40La inversión en sentido contrario ocurre cuando una empresa de inversión directa le presta fondos a su inversionista directo inmediato o indirecto, o adquiere una participación de capital en él, siempre y cuando no posea una participación de capital equivalente al 10% o más de los votos en ese inversionista directo. En cambio, si dos empresas tienen cada una el 10% o más de los votos en la otra, no existe inversión en sentido contrario sino dos relaciones mutuas de inversión directa. Es decir, cada empresa es al mismo tiempo inversionista directa y empresa de inversión directa de la otra.

6.41 Los datos sobre la inversión en sentido contrario y la inversión entre empresas emparentadas deben publicarse por separado, de ser significativos, a fin de ayudar a los usuarios a comprender la naturaleza de la inversión directa. Las inquietudes relacionadas con los ingresos por inversiones en sentido contrario y las inversiones entre empresas emparentadas se analizan en los párrafos 11.99–11.100.

b. Presentación de los datos según el principio direccional

6.42El principio direccional es una presentación de los datos relativos a la inversión directa ordenados de acuerdo con el sentido de la relación de inversión directa. Puede compararse con la presentación de los agregados por activos y pasivos utilizada para los componentes normalizados de este Manual, que se ordenan según si la inversión se refiere a un activo o un pasivo. La diferencia entre la presentación por activos-pasivos y la presentación direccional se deriva de diferencias en el tratamiento de la inversión en sentido contrario y algunas inversiones entre empresas emparentadas. El principio direccional puede ser aplicado a la PII, la cuenta financiera y el ingreso de la inversión. En virtud del principio direccional, la inversión directa se presenta como “inversión directa en el extranjero” o como “inversión directa en la economía declarante”.

  • a) La inversión directa en el extranjero comprende activos y pasivos entre inversionistas directos residentes y sus empresas de inversión directa. También comprende activos y pasivos entre empresas emparentadas residentes y no residentes si la casa matriz que ejerce el control final es residente. La inversión directa en el extranjero también se denomina inversión directa en el extranjero por parte de residentes.
  • b) La inversión directa en la economía declarante incluye todos los activos y pasivos entre las empresas de inversión directa residentes y sus inversionistas directos. También comprende activos y pasivos entre empresas emparentadas residentes y no residentes si la casa matriz que ejerce el control final es no residente. La inversión directa en la economía declarante también se denomina inversión directa de no residentes en la economía.

6.43 El tratamiento de las empresas emparentadas en virtud del principio direccional es el siguiente:

  • En principio, todos los activos y pasivos entre empresas emparentadas se reúnen en la inversión directa en el extranjero cuando la casa matriz que ejerce el control final es residente. En ese caso, el control y la influencia son ejercidos desde la economía del residente, así que resulta útil considerar la inversión en una empresa emparentada en el extranjero como si fuera una inversión en el extranjero por parte de residentes.
  • En principio, todos los activos y pasivos entre empresas emparentadas se reúnen en la inversión directa en la economía declarante cuando la casa matriz que ejerce el control final es no residente. En este caso, el control y la influencia son ejercidos desde otra economía, así que resulta útil considerar la inversión en la empresa emparentada en el extranjero del mismo modo que una inversión de no residentes en la economía.
  • No obstante, sino se conoce la residencia de la casa matriz que ejerce el control final, los activos se tratan como inversión directa en el extranjero y los pasivos como inversión directa en la economía declarante. Se permite este tratamiento por motivos prácticos. Se reconoce que, en algunos casos, las economías tal vez no puedan aplicar la base de presentación preferida o “de conformidad con el principio” a sus datos acerca de la inversión directa, ya que no pueden identificar a la casa matriz que ejerce el control final.

c. Uso analítico de las distintas presentaciones de la inversión directa

6.44 Tanto los datos presentados en forma de activos y pasivos como los datos presentados según el principio direccional resultan útiles para diferentes tipos de análisis.

  • Los datos basados en los activos y pasivos son congruentes con los datos monetarios, financieros y otros datos del balance, lo cual facilita la comparación entre los conjuntos de datos. Para hacer un seguimiento adecuado de los flujos y posiciones, se requieren estos datos basados en la contraparte inmediata. Por ejemplo, si una jurisdicción de conveniencia que es sede de grandes entidades con fines específicos (EFE) sufriera una crisis cambiaria o cualquier otro tipo de crisis de carácter financiero, los conjuntos de datos que omiten a las EFE (o que expresan los datos correspondientes a las EFE en cifras netas sin indicar por separado los niveles brutos) serían de poca ayuda para los usuarios de los datos. Las EFE y otras entidades pueden transformar la deuda en capital, un instrumento a largo plazo en otro a corto plazo, moneda local en moneda extranjera, tasas fijas en tasas variables, etc., y estas transformaciones modifican las características de riesgo de manera importante.
  • Los datos basados en el principio direccional ayudan a comprender la motivación para la inversión directa y toman en cuenta el grado de control e influencia. En la presentación direccional, la inversión en sentido contrario puede interpretarse como un equivalente de retiro de inversión. El principio direccional puede ser particularmente útil para una economía con sumas elevadas de fondos en tránsito u operaciones de ida y vuelta de fondos, porque los grandes flujos de inversión que entran y salen de la economía tal vez no sean el principal interés de los analistas de la inversión directa.

Recuadro 6.4.Derivación de información según el principio direccional

En el cuadro siguiente se indican los componentes normalizados correspondientes a las posiciones y transacciones de la inversión directa. Pueden estar reorganizados para ajustarse a diversos tipos de presentaciones y análisis.

Componentes de la inversión directa (presentación por activos/pasivos)
ActivosPasivos
De inversionistas directos en empresas de inversión directaDe empresas de inversión directa hacia inversionistas directos
Participación de capital de L1Participación de capital de L1
Instrumentos de deuda de L2Instrumentos de deuda de L2
De empresas de inversión directa hacia inversionistas directos—Inversión en sentido contrarioDe inversionistas directos en empresas de inversión directa—Inversión en sentido contrario
Participación de capital de L3Participación de capital de L3
Instrumentos de deuda de L4Instrumentos de deuda de L4
De empresas emparentadas residentes en empresas emparentadas en el extranjeroDe empresas emparentadas residentes hacia empresas emparentadas en el extranjero
Participación de capital de A5Participación de capital de L5
Participación de capital de A5.1 (si la casa matriz que ejerce el control final es residente)1Participación de capital de L5.1 (si la casa matriz que ejerce el control final es no residente)2
Participación de capital de A5.2 (si la casa matriz que ejerce el control final es no residente)2Participación de capital de L5.2 (si la casa matriz que ejerce el con trol final es residente)1
Instrumentos de deuda de A6Instrumentos de deuda de L6
Instrumentos de deuda de A6.1 (si la casa matriz que ejerce el control final es residente)1Instrumentos de deuda de L6.1 (si la casa matriz que ejerce el control final es no residente)2
Instrumentos de deuda de A6.2 (si la casa matriz que ejerce el control final es no residente)2Instrumentos de deuda de L6.2 (si la casa matriz que ejerce el control final es residente)1

Es decir, residente en la economía compiladora.

Es decir, no residente en la economía compiladora.

Es decir, residente en la economía compiladora.

Es decir, no residente en la economía compiladora.

Presentación por activos y pasivos

  • Activos de inversión directa:
    • Participaciones de capital: A1 + A3 + A5
    • Instrumentos de deuda: A2 + A4 + A6
  • Pasivos de inversión directa:
    • Participaciones de capital: L1 + L3 + L5
    • Instrumentos de deuda: L2 + L4 + L6

Presentaciones según el principio direccional

En principio:

  • Inversión directa en el extranjero (inversión directa saliente):
    • Participaciones de capital: A1 – L3 + A5.1 – L5.2
    • Instrumentos de deuda: A2 – L4 + A6.1 – L6.2
  • Inversión directa en la economía declarante (inversión directa recibida):
    • Participaciones de capital: L1 – A3 + L5.1 – A5.2
    • Instrumentos de deuda: L2 – A4 + L6.1 – A6.2

Alternativa práctica aceptable:

  • Inversión directa en el extranjero:
    • Participaciones de capital: A1 – L3 + A5
    • Instrumentos de deuda: A2 – L4 + A6
  • Inversión directa en la economía declarante:
    • Participaciones de capital: L1 – A3 + L5
    • Instrumentos de deuda: L2 – A4 + L6

6.45 Los cálculos y la relación entre las presentaciones por activos y pasivos y el principio direccional se presentan en el recuadro 6.4. En este Manual, la presentación según el principio direccional aparece en partidas suplementarias. Según el principio direccional, la inversión directa en el extranjero y la inversión directa en la economía declarante incluyen tanto activos como pasivos, y por consiguiente pueden aparecer cifras negativas.

4. Otras cuestiones relativas a las transacciones, las posiciones y el ingreso de la inversión directa

a. Ida y vuelta de fondos

6.46La ida y vuelta de fondos consiste en la inversión de fondos que hace una entidad de una economía en una entidad residente en una segunda economía, que son posteriormente reinvertidos en otra entidad de la primera economía. La entidad de la segunda economía suele tener pocas operaciones propias. (Las economías intermedias que participan en la ida y vuelta de fondos pueden ser dos o más). Su índole especial significa que, en los casos en que sea considerable, los compiladores deben evaluar la posibilidad de publicar información suplementaria sobre la magnitud de la ida y vuelta de fondos. (La ida y vuelta de fondos da como resultado que una economía sea su propia economía anfitriona en última instancia o economía inversionista en última instancia en los datos por países que comercian entre sí).

b. Relaciones distintas de la inversión directa

6.47 Algunas relaciones suponen una cooperación entre empresas que se asemeja a las relaciones de inversión directa. No obstante, esos casos no deben ser clasificados como inversión directa a menos que cumplan la definición de control o influencia a través del poder de voto. Por ejemplo, podría existir una representación en el directorio de la empresa, un directorio común pero sin que haya ninguna relación formal, participación en el desarrollo de las políticas, transacciones importantes entre las empresas, intercambio de personal gerencial, suministro de información técnica o suministro de préstamos a largo plazo a tasas menores que las del mercado. Los acreedores de una empresa insolvente podrían ejercer influencia o incluso un control efectivo, pero estos no se calificarían como inversionistas directos a menos que su deuda se convierta a participaciones de capital con poder de voto. Además, una empresa puede tener una gran cantidad de propietarios extranjeros sin que uno solo de los inversionistas o grupo de inversionistas relacionados tenga una participación de inversión directa.

c. Detalles adicionales de la inversión directa

6.48 Las clasificaciones por instrumento financiero, plazo de vencimiento y moneda que figuran en el capítulo 5 pueden ser utilizadas para la inversión directa. Los compiladores deben desglosar, con carácter suplementario, los instrumentos de deuda correspondientes a las relaciones de inversión directa de conformidad con la clasificación por instrumentos del SCN/MEMF. El desglose por tipo de instrumento resulta necesario para la conciliación con la cuenta financiera, los flujos de fondos y los balances sectoriales, ya que estos datos utilizan la clasificación por instrumentos y no la clasificación funcional de las cuentas internacionales. No obstante, debido a la relación entre las dos partes, la rigurosidad de los términos y los factores de riesgo y vulnerabilidad de la deuda relacionada con la inversión directa podrían ser diferentes de los correspondientes a otro tipo de deuda. Por esas razones, el crédito entre empresas se indica por separado en Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios (véase también el párrafo 6.26).

6.49 La clasificación por economías socias se examina en los párrafos 4.146–4.164, y la inversión directa en los párrafos 4.156–4.157. Los datos sobre la inversión directa por economías socias pueden clasificarse según la economía inversionista o anfitriona final o inmediata. La clasificación por sector institucional (descrita en la sección D del capítulo 4) también puede aplicarse a la inversión directa. Estos asuntos se examinan más a fondo en OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment.

6.50 La clasificación por clase de actividad económica (industria) puede ser de interés para la inversión directa. La CIIU o alguna clasificación regional o nacional equivalente puede ser utilizada para compilar datos sobre el tipo de actividad económica. Aunque esta clasificación no se utiliza para otras categorías funcionales, es útil para la inversión directa. Es preferible preparar estimaciones sobre la inversión directa recibida y la efectuada en el extranjero sobre una base doble: según la industria de la empresa de inversión directa y según la industria del inversionista directo. Si los datos apenas pueden prepararse sobre una sola base, la clasificación por industria sería preferiblemente la de la empresa de inversión directa. La clasificación industrial se aplica a unidades, no a transacciones. A menudo, en el caso de los datos sobre la inversión directa, la clasificación por industria se aplica a grupos empresariales de una economía determinada, o a grupos empresariales de un mismo sector institucional en una economía determinada. Si una empresa de inversión directa o grupo de empresas interviene en diversas actividades económicas, se clasifica según la actividad predominante.

d. Cuestiones adicionales relativas a la inversión directa

6.51 Además de las cuestiones de clasificación que se discuten en este capítulo, la inversión directa se examina en los capítulos relativos a las posiciones, transacciones de la cuenta financiera e ingreso primario (capítulos 7, 8 y 11, respectivamente). Los aspectos cruzados y vinculados se indican en el apéndice 6a.

6.52 Ciertos aspectos de la inversión directa, además de los que están directamente relacionados con las estadísticas de balanza de pagos y de la posición de inversión internacional, pueden ser de interés para el análisis y la formulación de la política económica, sobre todo en la economía anfitriona. Si bien los datos de las cuentas internacionales muestran los flujos y posiciones transfronterizos, otro aspecto del impacto de la inversión directa es aquel que se produce sobre variables internas como el empleo, las ventas, el valor agregado y la formación bruta de capital fijo. Estas estadísticas se denominan “actividades de las empresas multinacionales” y se discuten en el apéndice 4.

6.53 El subsector de las sociedades bajo control extranjero del SCN coincide en muchos aspectos con la inversión directa. El subsector de las sociedades bajo control extranjero incluye todas las subsidiarias y sucursales residentes en la economía, así como las asociadas u otras empresas residentes en la economía que se encuentran de hecho bajo control extranjero.

C. Inversión de cartera

6.54La inversión de cartera se define como las transacciones y posiciones transfronterizas que implican títulos de deuda o de participación en el capital, distintos de los incluidos en la inversión directa o los activos de reserva. Los títulos se definen en el párrafo 5.15. La negociabilidad de los títulos es una forma de facilitar su intercambio, lo que les permite tener diferentes dueños en el curso de su vida útil. La negociabilidad permite a los inversionistas diversificar sus carteras y retirar sus inversiones de inmediato. La inversión de cartera incluye las acciones o unidades en fondos de inversión (es decir, las emitidas por fondos de inversión) que se evidencian mediante títulos que no son activos de reserva ni inversión directa. Si bien los derivados financieros negociados en bolsa son instrumentos negociables, no se incluyen en la inversión de cartera porque están incluidos en una categoría especial.

6.55 Las participaciones de capital que no revisten la forma de títulos (por ejemplo las de empresas no constituidas en sociedad) no se incluyen en la inversión de cartera sino en la inversión directa o en otra inversión. Las participaciones de capital en hospedajes de tiempo compartido que se certifican mediante un título de propiedad suelen ser inversión de cartera (si bien las tenencias que otorgan un poder de voto del 10% o más constituirían inversión directa, y las tenencias que no revisten la forma de títulos y que no se incluyen en la inversión directa serían otra inversión). En unos pocos casos, que se señalan en el párrafo 6.28, los títulos de deuda que representan derechos sobre empresas afiliadas se incluyen en la inversión de cartera.

6.56 La inversión de cartera comprende, pero no se limita a, los títulos negociados en mercados organizados u otros mercados financieros. La inversión de cartera suele suponer una infraestructura financiera, por ejemplo, un marco jurídico, regulatorio y de liquidación adecuado, junto con agentes creadores de mercado, y un volumen suficiente de compradores y vendedores. No obstante, la adquisición de acciones en fondos de cobertura (hedge funds), fondos de capital privado y fondos de capital de riesgo son ejemplos de inversión de cartera que se realiza en mercados menos públicos y menos regulados. (No obstante, las acciones en estos fondos se incluyen en la inversión directa cuando las tenencias alcanzan el umbral del 10%, y en otro capital en otra inversión cuando la inversión no reviste la forma de un título y no se incluye ni en la inversión directa ni en los activos de reserva). La inversión de cartera es singular por la naturaleza de los fondos utilizados, la relación en gran medida anónima entre los emisores y los tenedores y el grado de liquidez de las operaciones en cada instrumento.

6.57 La inversión de cartera puede presentarse por instrumentos, por plazo de vencimiento original o residual, o por sector institucional. En el capítulo 7 (relativo a las posiciones), el capítulo 8 (relativo a las transacciones de la cuenta financiera) y el capítulo 11 (relativo al ingreso primario) se encuentra más información sobre la inversión de cartera.

D. Derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados

6.58 La definición de la categoría funcional correspondiente a los derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados coincide en gran medida con la respectiva clase de instrumentos financieros, que se examina más detalladamente en los párrafos 5.79–5.98. La diferencia de cobertura entre la categoría funcional y por instrumento financiero es que los derivados financieros relacionados con la gestión de activos de reserva no se incluyen en la categoría funcional sino en la de activos de reserva (véase el párrafo 6.91). Esta categoría se indica en forma separada de las demás categorías porque se refiere a la transferencia de riesgos y no al suministro de fondos u otros recursos.

6.59 Al contrario de otras categorías funcionales, de los derivados financieros no se devenga ningún ingreso primario. Todo monto devengado en virtud del contrato se clasifica como revaloraciones y se incluye en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos. (Estos asientos se examinan en los párrafos 9.30–9.31). Además, como se señala en la nota de pie de página correspondiente al párrafo 10.121, un intermediario puede suministrar servicios relacionados con transacciones en derivados.

6.60 Se insta a registrar los derivados financieros por separado tanto en el caso de los activos como los pasivos para las posiciones y las transacciones. No obstante, se reconoce que posiblemente no sea factible medir las transacciones en cifras brutas, en cuyo caso es aceptable la declaración en cifras netas. En el capítulo 7 (relativo a las posiciones), el capítulo 8 (relativo a las transacciones de la cuenta financiera) y el capítulo 9 (relativo a las revaloraciones) se encuentra información sobre los derivados financieros (distintos de reservas) y opciones de compra de acciones por parte de empleados; no se crea ningún ingreso de la inversión (véase el párrafo 11.95).

E. Otra inversión

6.61Otra inversión es una categoría residual que incluye las posiciones y transacciones que no se incluyen en la inversión directa, la inversión de cartera, los derivados financieros y las opciones de compra de acciones por parte de empleados, y los activos de reserva. En la medida en que las siguientes clases de activos y pasivos financieros no se incluyen ni en la inversión directa ni en los activos de reserva, otra inversión incluye los siguientes componentes:

  • a) Otras participaciones de capital.
  • b) Moneda y depósitos.
  • c) Préstamos (incluido el uso de crédito del FMI y préstamos del FMI).
  • d) Reservas técnicas de seguros no de vida, seguros de vida y derechos a rentas vitalicias, derechos en fondos de pensiones y provisiones para las peticiones de fondos en virtud de garantías normalizadas.
  • e) Créditos y anticipos comerciales.
  • f) Otras cuentas por cobrar/por pagar.
  • g) Asignaciones de DEG (las tenencias de DEG se incluyen en los activos de reserva).

6.62 Otras participaciones de capital se incluye en otra inversión cuando no constituye ni inversión directa ni activos de reserva. Otras participaciones de capital, según la definición del párrafo 5.26, no tienen forma de títulos, de modo que no se incluyen en la inversión de cartera. La participación en algunos organismos internacionales no tiene forma de títulos, de modo que se clasifica como otras participaciones de capital. En la mayoría de los casos, las participaciones de capital en cuasisociedades para el caso de sucursales y unidades hipotéticas para la propiedad de tierras se incluyen en la inversión directa, pero se incluyen en otra inversión si la participación otorga un poder de voto inferior al 10%.

6.63 Otra inversión puede desglosarse por clase de activo o pasivo financiero, por plazo de vencimiento original o residual, o por sector institucional. En el capítulo 7 (relativo a la valoración de las posiciones, particularmente los préstamos), el capítulo 8 (relativo a las transacciones de la cuenta financiera) y el capítulo 11 (relativo al ingreso primario) se encuentra más información sobre otra inversión.

F. Reservas 3

Referencia:

    FMI, Reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera: Pautas para una planilla de datos.

1. Activos de reserva

a. Definición general

6.64Los activos de reserva se definen como activos externos que están disponibles de inmediato y bajo el control de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos, para intervenir en los mercados cambiarios a fin de influir sobre el tipo de cambio y para otros fines conexos (como el mantenimiento de la confianza en la moneda y la economía y servir como base para el endeudamiento externo)4. Los activos de reserva deben ser activos en moneda extranjera y estar realmente constituidos. Se excluyen los activos potenciales. El concepto de activos de reserva se basa en las condiciones de “control efectivo” y “disponibilidad” de los activos por parte de las autoridades monetarias5. La composición de los activos de reserva y los pasivos relacionados con las reservas se ilustra en el recuadro 6.5.

b. Residencia

6.65 De conformidad con el concepto de residencia, los activos de reserva, salvo los lingotes de oro, deben corresponder a derechos sobre activos de no residentes. A la inversa, los derechos de las autoridades sobre activos en moneda extranjera de residentes, incluidos los derechos sobre activos de bancos residentes, no constituyen activos de reserva. No obstante, los derechos sobre activos en moneda extranjera de bancos residentes pueden estar a disposición de las autoridades monetarias y ser movilizados de inmediato para satisfacer la demanda de divisas. Esos derechos sobre activos se presentan como partida suplementaria de la PII. Véase una explicación de la residencia en la sección E del capítulo 4.

c. Definición de autoridades monetarias

6.66El concepto funcional de las autoridades monetarias es esencial para la definición de los activos de reserva. Las autoridades monetarias comprenden al banco central (que abarca otras unidades institucionales incluidas en el subsector del banco central, como las cajas de conversión) y a ciertas operaciones que por lo general se atribuyen al banco central pero que a veces son desempeñadas por otras instituciones públicas o por bancos comerciales (como los bancos comerciales de propiedad del Estado). Dichas operaciones incluyen la emisión de moneda, el mantenimiento y gestión de los activos de reserva, incluidas las derivadas de transacciones con el FMI, y la operación de fondos de estabilización cambiaria. En las economías en que se poseen considerables activos de reserva fuera del banco central, se debe suministrar información suplementaria sobre el sector institucional de las tenencias de dichos activos de reserva.

d. Control

6.67 En general, solo los derechos sobre activos externos que sean realmente propiedad de las autoridades monetarias se pueden considerar activos de reserva. No obstante, la propiedad no es la única condición que confiere control. En los casos en que otras unidades institucionales (distintas de las autoridades monetarias) en la economía declarante poseen derechos jurídicos sobre activos externos en moneda extranjera y solo pueden efectuar transacciones con ellos en las condiciones especificadas por las autoridades monetarias o solo con su expresa aprobación, esos activos se pueden considerar activos de reserva, porque se encuentran bajo el control directo y efectivo de las autoridades monetarias. Para ser incluidos en los activos de reserva, estos deben cumplir las tres condiciones siguientes:

Recuadro 6.5.Componentes de los activos de reserva y los pasivos relacionados con las reservas

Activos de reserva
Oro monetario
Oro en lingotes
Cuentas en oro sin asignación
Del cual: Oro monetario en swap con garantía en efectivo1
Derechos especiales de giro
Posición de reserva en el FMI
Otros activos de reserva
Moneda y depósitos
Derechos sobre activos de las autoridades monetarias
Derechos sobre activos de otras entidades
Títulos
Títulos de deuda
A corto plazo
A largo plazo
Participaciones de capital y en fondos de inversión
De los cuales: Títulos en repos con garantía en efectivo1
Derivados financieros
Otros derechos sobre activos
Pasivos relacionados con las reservas frente a no residentes (partidas informativas)
A corto plazo (según el vencimiento residual)
Crédito y préstamos del FMI
Títulos de deuda
Depósitos
Préstamos
Préstamos con repos
Otros préstamos
Otros pasivos a corto plazo en moneda extranjera frente a no residentes
(Véanse también otras partidas suplementarias de los pasivos relacionados con las reservas en el cuadro V del apéndice 9).

En la PII únicamente.

(Véanse también otras partidas suplementarias de los pasivos relacionados con las reservas en el cuadro V del apéndice 9).

En la PII únicamente.

  • La entidad residente puede efectuar transacciones con esos derechos con no residentes solo bajo las condiciones determinadas por las autoridades monetarias o únicamente con su consentimiento expreso.
  • Las autoridades tienen acceso inmediato a estos derechos sobre activos de no residentes para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos y otros fines relacionados.
  • Existe una ley previa o algún tipo de disposición contractual con fuerza de ley vigente que corrobore expresamente la función de agente de la entidad residente.

6.68 Si esos activos se incluyen entre los activos de reserva, para evitar una doble contabilización no deben clasificarse también como activos, o como transacciones en activos, en otros componentes de la PII y la balanza de pagos. Se clasifican entre los activos de reserva según su naturaleza (por ejemplo, los depósitos y títulos se clasifican como tales). Salvo en circunstancias excepcionales, no debe interpretarse que el control directo y efectivo puede extenderse más allá de los activos en poder de sociedades captadoras de depósitos.

e. Disponibilidad para su uso

6.69 Los activos de reserva deben estar disponibles en la forma más incondicional. Un activo de reserva es líquido en el sentido de que el activo puede ser comprado, vendido y liquidado a cambio de moneda extranjera (efectivo) a un costo mínimo de dinero y tiempo, y sin que se afecte indebidamente el valor del activo6. Este concepto abarca los activos no negociables, como los depósitos a la vista, y los negociables, como los títulos para los cuales existen compradores y vendedores dispuestos a negociarlos. La capacidad de recaudar fondos mediante el uso del activo como garantía no basta para considerarlo como activo de reserva. Algunos depósitos y préstamos pueden ser líquidos y ser incluidos en los activos de reserva, aunque no sean necesariamente negociables.

6.70 Para que los activos de reserva estén a disposición inmediata de las autoridades, de modo que estas puedan utilizarlos en caso de necesidad de financia-miento de balanza de pagos y otros fines relacionados con circunstancias adversas, los activos de reserva generalmente deben ser de alta calidad.

f. Aclaraciones adicionales sobre los activos de reserva

6.71 Por su finalidad de satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos y de apuntalar el tipo de cambio, los activos de reserva deben ser denominados y liquidados en moneda extranjera. La denominación se define como la moneda que se estipula en el contrato. (La moneda de denominación y la moneda de liquidación se analizan en los párrafos 3.98–3.103).

6.72 Además, para que los activos de reserva sean líquidos, deben estar denominados y ser liquidados en monedas extranjeras convertibles, es decir monedas de libre uso que pueden utilizarse para la liquidación de transacciones internacionales7. Asimismo, los activos denominados en oro y DEG pueden reunir las condiciones para ser considerados activos de reserva.

6.73 En algunos casos, las economías podrían mantener activos denominados en la moneda de una economía vecina en vista de que los riesgos que corre, por la estructura de su comercio internacional, están estrechamente relacionados con su vecino aunque la moneda no sea ampliamente negociada. Estos activos deben ser excluidos de los activos de reserva (e incluidos en el instrumento y categoría funcional adecuados) si la moneda no cumple la definición de moneda extranjera convertible que figura en el párrafo 6.72, pero se pueden incluir en datos suplementarios. Se contemplan estas circunstancias en los casos en que el comercio internacional de una economía depende mucho del comercio regional con un vecino de mayor tamaño8.

6.74 Los activos denominados o indexados a la moneda nacional pero liquidados en moneda extranjera no pueden ser activos de reserva, porque el valor de dichos activos disminuiría junto con el de la moneda nacional en caso de una crisis de la moneda nacional.

6.75 Un activo existente que se encuentra comprometido para un uso futuro pero no está gravado puede ser incluido siempre que el activo esté a disposición inmediata para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos (y otros fines relacionados que se determinan en el párrafo 6.64). No se debe negar el uso de un activo como activo de reserva simplemente porque el uso que se le dará al activo es previsible. No obstante, cuando un activo no está a disposición inmediata—como en el caso de un activo cuyo uso está bloqueado—el activo no debe ser contabilizado como activo de reserva.

g. Clasificación de los activos de reserva

6.76 Los activos de reserva comprenden el oro monetario, las tenencias de DEG, la posición de reserva en el FMI, moneda y depósitos, títulos (incluidos los títulos de deuda y participación en el capital), los derivados financieros y otros derechos sobre activos (préstamos y otros instrumentos financieros).

6.77 El oro monetario, las tenencias de DEG y la posición de reserva en el FMI se consideran activos de reserva porque son activos de libre disposición para las autoridades monetarias de manera incondicional. En muchos casos, la moneda y depósitos, los títulos y otros activos también son de libre disposición y por ende reúnen los requisitos para ser considerados como activos de reserva.

6.78El oro monetario es oro sobre el cual las autoridades monetarias (u otras entidades sujetas al control efectivo de las autoridades monetarias) tienen título de propiedad y lo mantienen como activo de reserva. Comprende el oro en lingotes (incluidos monedas de oro, lingotes y barras, con una pureza mínima de 995/1.000 y el oro en lingotes mantenido en cuentas de oro con asignación, sin importar la ubicación de la cuenta)9 y cuentas de oro sin asignación contra no residentes que otorgan el derecho a exigir la entrega de oro10. Los lingotes de oro suelen ser negociados en mercados organizados o mediante acuerdos bilaterales entre bancos centrales. Para que las cuentas de oro se puedan considerar como activos de reserva, deben estar a la disposición inmediata de las autoridades monetarias.

6.79 Las cuentas de oro con asignación y sin asignación deben distinguirse de las cuentas que están vinculadas a oro (cuentas indexadas al oro) pero que no otorgan el derecho a obtener oro. Estas últimas se clasifican como moneda y depósitos y se incluyen entre los activos de reserva si cumplen los criterios fijados para las reservas.

6.80 Si las autoridades monetarias depositan oro en lingotes en una cuenta de oro sin asignación, el oro en lingotes se desmonetiza (véase el párrafo 9.18) y esto se registra en la cuenta de otras variaciones de los activos de las autoridades monetarias, y si la cuenta es con un no residente, se registra una transacción en oro no monetario en la cuenta de bienes y servicios. No obstante, las transacciones en oro en lingotes como activos de reserva entre autoridades monetarias e instituciones financieras internacionales se registran como transacciones en oro en lingotes y no se registran como otras variaciones de los activos. Si la cuenta de oro sin asignación es con un no residente y está disponible a la vista, se registra una transacción en moneda y depósitos y luego se reclasifica como oro monetario (cuentas de oro sin asignación) si se mantiene como activo de reserva11, pero si el depósito es con otra autoridad monetaria o una institución financiera internacional, se registra una transacción en cuentas de oro sin asignación.

6.81 Para reducir al mínimo el riesgo de incumplimiento en las transacciones de préstamo de oro12, las autoridades monetarias pueden exigir garantías idóneas a la depositaría (por ejemplo, títulos). Las garantías de títulos recibidas no deben ser incluidas en los activos de reserva a fin de evitar una doble contabilización, ya que el oro prestado sigue siendo activo de las autoridades monetarias13.

6.82 Las cuentas de oro con asignación y sin asignación con no residentes por swap de las autoridades monetarias a cambio de una garantía en efectivo son a) incluidas como activos de reserva del propietario original declarándose el préstamo generado como un pasivo relacionado con reservas (partida informativa) si el pasivo es frente a un no residente14 o b) excluidas de los activos de reserva y desmonetizadas (oro en lingotes) o reclasificadas como otra inversión, moneda y depósitos, activo (cuentas de oro sin asignación). En ambos casos, todo pasivo de crédito frente a un no residente se registra en “otra inversión”, registrándose la moneda extranjera recibida (siempre y cuando corresponda a un derecho sobre un activo de un no residente) y como aumento de moneda y depósitos en los activos de reserva15. Para facilitar el cálculo del nivel de las reservas ajustado en función de los swaps, en la PII se determina el valor de las cuentas de oro con asignación y sin asignación incluidas en los activos de reserva y que se han dado en swap (véanse los párrafos 7.58–7.59) a cambio de una garantía en efectivo.

6.83 Los pasivos en cuentas de oro sin asignación de entidades residentes frente a autoridades monetarias no residentes deben ser clasificados como otra inversión, moneda y depósitos.

6.84 Las tenencias de DEG son activos de reserva creados por el FMI y son equivalentes en casi todos sus aspectos a los saldos líquidos en monedas convertibles. En los párrafos 5.34–5.35 se ofrece más información sobre los DEG.

6.85 La posición de reserva en el FMI es la suma de a) el “tramo de reserva”, es decir, los montos de moneda extranjera (incluidos los DEG) que un país miembro puede girar contra el FMI con un plazo de preaviso muy breve16 y b) toda deuda del FMI (en virtud de un acuerdo de préstamo) en la Cuenta de Recursos Generales que esté a disposición inmediata del país miembro, incluidos los préstamos de países declarantes al FMI en virtud de los Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos (AGP) y los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAP). Si bien los países miembros deben presentar una declaración de necesidad de financiamiento de la balanza de pagos para efectuar una compra en el tramo de reserva (reducción de la posición de reserva), el FMI no cuestiona ninguna solicitud de compra en el tramo de reserva de los países. Las monedas convertibles provenientes de compras en el tramo de reserva pueden estar disponibles en cuestión de días.

6.86 Los depósitos se refieren a los que están disponibles a la vista; también se pueden incluir los depósitos a término fijo que son rescatables a la vista o con un plazo de preaviso muy corto sin que se afecte mucho el valor del depósito. Los depósitos incluidos en los activos de reserva son los que se mantienen en bancos centrales extranjeros, el BPI, otras sociedades no residentes captadoras de depósitos y los acuerdos de depósito con las cuentas fiduciarias del FMI que son inmediatamente utilizables para satisfacer una necesidad de financia-miento de la balanza de pagos. Puesto que los préstamos a corto plazo otorgados por las autoridades monetarias a otros bancos centrales, el BPI y otras sociedades cap-tadoras de depósitos son muy parecidos a los depósitos, en la práctica resulta difícil diferenciar entre estos dos. Por esta razón, por convención y de conformidad con el tratamiento de las posiciones interbancarias (véase el párrafo 5.42), los depósitos que se declaren como activos de reserva deben incluir préstamos en moneda extranjera a corto plazo rescatables a la vista y concedidos por las autoridades monetarias a estas sociedades no residentes captadoras de depósitos. Los préstamos a corto plazo en moneda extranjera que están disponibles a la vista sin que se afecte mucho el valor del activo, y los concedidos por las autoridades monetarias a sociedades no captado-ras de depósitos no residentes, así como los préstamos a largo plazo a las cuentas fiduciarias del FMI que son reembolsables de manera incondicional para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos, pueden considerarse como activos de reserva (“otros derechos sobre activos”). Pero otros préstamos a largo plazo de las autoridades monetarias a no residentes, que no están disponibles de inmediato para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos no constituyen activos de reserva.

6.87 Los títulos incluyen participaciones de capital y títulos de deuda negociables y líquidos, y títulos a largo plazo (como los bonos del Tesoro a 30 años de Estados Unidos). En principio, los títulos no inscritos en bolsa (es decir, los títulos no cotizados en la bolsa) se excluyen, a menos que los títulos sean líquidos.

6.88 Los títulos que han sido transferidos en virtud de acuerdos de recompra o similares por las autoridades monetarias a cambio de una garantía en efectivo son activos de las autoridades originales y son a) incluidos como activos de reserva del propietario original, declarándose el préstamo generado como un pasivo relacionado con reservas (partida informativa) si el pasivo es frente a un no residente17 o b) excluidos de los activos de reserva y reclasificados como activos de inversión de cartera. En cualquier caso, todo pasivo de préstamo frente a un no residente se registra en “otra inversión” y la moneda extranjera recibida, siempre que constituya un derecho sobre activos de no residentes, y se registra en los activos de reserva como aumento de moneda y depósitos. En la PII se indica el valor de los títulos incluidos en los activos de reserva y dados en repos (o acuerdos similares, véase el párrafo 7.58) a cambio de garantías en efectivo a fin de facilitar la evaluación del nivel de las reservas ajustadas en función de los repos.

6.89 En el caso de los acuerdos de reporto pasivo, los fondos suministrados a la contraparte deben registrarse como una disminución de moneda y depósitos en los activos de reserva, pero si el derecho sobre los activos (es decir, los activos provenientes de un repo) es líquido y está a disposición de las autoridades monetarias a la vista, se considera parte de los activos de reserva y se incluye en “otros derechos sobre activos” (o “depósitos” si se clasifica en las medidas nacionales del dinero en sentido amplio).

6.90 Cuando los títulos son prestados o tomados en préstamo a cambio de otros títulos sin intercambio de efectivo, no se debe declarar ninguna transacción. Los títulos prestados son activos pertenecientes a las autoridades originales y los títulos recibidos en garantía no se incluyen entre los activos de reserva de las autoridades monetarias receptoras.

6.91 Los derivados financieros se registran como activos de reserva únicamente si guardan relación con la gestión de los activos de reserva, son parte integral de la valoración de dichos activos y están sujetos al control efectivo de las autoridades monetarias. Puesto que corresponden a la gestión de los activos, estas transacciones y posiciones se registran en cifras netas (activos menos pasivos) a precios de mercado.

6.92 Otros derechos sobre activos incluye los préstamos concedidos a sociedades no captadoras de depósitos no residentes, préstamos a largo plazo a una cuenta fiduciaria del FMI que son reembolsables de manera incondicional para satisfacer necesidades de financia-miento de la balanza de pagos (véase el párrafo 6.86), los préstamos generados por operaciones de reporto pasivo (a menos que se clasifiquen como depósitos) (párrafo 6.89) y otros activos financieros no incluidos anteriormente pero que constituyen activos en moneda extranjera que están disponibles de inmediato (como las acciones o unidades de fondos de inversión que se describen en el párrafo 6.101).

h. Casos específicos

Fondos del gobierno con fines especiales

6.93 Algunos gobiernos crean fondos con fines especiales, generalmente denominados fondos soberanos de inversión (FSI). Los FSI son fondos pertenecientes al gobierno general creados con fines macroeconómicos. Los FSI mantienen, administran o negocian activos

para alcanzar objetivos financieros y utilizan una serie de estrategias de inversión que incluyen la inversión en activos financieros externos. Estos fondos comúnmente se crean a partir de superávits de la balanza de pagos, operaciones cambiarias oficiales, productos de privatizaciones, superávits fiscales y/o ingresos resultantes de la exportación de materias primas. La creación de un fondo del gobierno con fines especiales genera dudas sobre si los activos externos mantenidos en el fondo se deben incluir o no entre los activos de reserva.

6.94 Un factor clave será determinar si existe alguna regla jurídica o administrativa que estipule que los activos están sujetos a algún tipo de gravamen que impide que estén a disposición inmediata de las autoridades monetarias.

6.95 Si los activos externos de los fondos del gobierno con fines especiales se encuentran en los libros del banco central, o de un organismo del gobierno central, de modo que las autoridades monetarias pueden ejercer control sobre la disposición de los fondos, se presume que los activos son activos de reserva (siempre y cuando se cumplan todos los demás criterios establecidos para los activos de reserva). Por otra parte, si los fondos se mantienen en un fondo a largo plazo con identidad jurídica independiente, se presume que no deben ser incluidos en los activos de reserva, sobre todo porque es menos probable que se cumpla el criterio de libre disponibilidad.

6.96 En ciertos casos, si bien los activos se invierten en una sociedad de inversión independiente, podría existir un convenio mediante el cual dichos activos pueden ser retirados de manera incondicional en caso de necesidad. En otros casos, los fondos podrían ser retirados en el curso de la ejecución anual del presupuesto.

6.97 El que un activo de propiedad de un fondo soberano sea clasificado como activo de reserva o no dependerá de un examen detallado de las circunstancias, a saber: ¿está el activo a la disposición inmediata de las autoridades monetarias y existe un derecho líquido en moneda extranjera de una entidad residente sobre los activos de una entidad no residente? Pero, de no existir impedimentos jurídicos o administrativos, y dada la fungibilidad de los activos, incluso los activos que hayan sido afectados como parte de un fondo del gobierno con fines especiales—pero que podrían ser utilizados para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos y otros fines relacionados—pueden constituir activos de reserva (con sujeción al cumplimiento de los demás criterios, siendo muy importante el control por parte de las autoridades monetarias sobre la disposición de los fondos).

6.98 Los activos mantenidos en fondos del gobierno con fines especiales que cumplen la definición de activos de reserva se clasifican dentro de los activos de reserva según su carácter. Por consiguiente, si los fondos del gobierno con fines especiales contienen depósitos, títulos y otros activos de reserva, estos se clasifican como tales dentro de los activos de reserva. Los activos mantenidos en un fondo residente del gobierno con fines especiales y que constituyen derechos sobre activos de no residentes, pero que no cumplen los criterios para ser clasificados como activos de reserva, se clasifican en la cuenta financiera y en la PII en la respectiva categoría funcional y por instrumentos. Si los fondos del gobierno con fines especiales poseen títulos de deuda y participación de capital de inversión directa que podrían ser clasificados como inversión directa o activos de reserva, a título de orientación general, en la jerarquía de la balanza de pagos y la PII entre la inversión directa y los activos de reserva, los títulos de participación de capital deben ser clasificados como inversión directa más que activos de reserva, y los títulos de deuda deben ser clasificados como activos de reserva más que inversión directa.

Activos mancomunados

6.99 Las autoridades monetarias de varias economías podrían invertir activos en forma mancomunada, creando un fondo común que les facilite la gestión de los activos de reserva. Estos convenios de mancomuna-ción de activos son mecanismos de inversión colectiva mediante los cuales los fondos suministrados por los participantes se mantienen en un vehículo de inversión (generalmente no residente de las economías que participan en él) a través del cual se realizan las inversiones. Los participantes tienen un derecho sobre los activos del mecanismo de inversión colectiva. Algunos mecanismos de mancomunación de activos tienen características que restringen la utilización del derecho como activo de reserva. Para determinar si el derecho sobre activos del fondo mancomunado cumple la definición de activos de reserva se necesita, al igual que en el caso de los fondos del gobierno con fines especiales, un examen del marco jurídico e institucional del mecanismo.

6.100 Al igual que los demás activos de reserva, el derecho sobre los activos mancomunados debe estar a disposición inmediata de las autoridades monetarias y ser un derecho líquido sobre moneda extranjera de no residentes. Además, deben considerarse otros factores para determinar si el derecho constituye un activo de reserva, entre ellos:

  • La capacidad de utilizar activos mancomunados para obtener liquidez externa en moneda extranjera. Aunque el derecho esté denominado en moneda extranjera, una elevada concentración de los activos subyacentes en derechos sobre activos internos que restringen la capacidad de esa economía para generar liquidez externa o que resultarían en un importante menoscabo del valor en moneda extranjera del instrumento en un momento de crisis (como en el caso de una elevada concentración de activos denominados en moneda nacional) generaría muchas dudas con respecto a la posibilidad de incluir el instrumento entre los activos de reserva.
  • Si los activos son verdaderamente derechos sobre activos en moneda extranjera. Un conjunto de activos podría estar estructurado de tal modo que, si bien los activos están denominados en moneda extranjera, la autoridad monetaria tiene de facto un derecho sobre activos en moneda nacional. En ese caso es inapropiado clasificar el activo como activo de reserva por las razones descritas en el párrafo 6.74.

6.101 Los activos mancomunados se clasifican entre los activos de reserva según su carácter. Por ejemplo, si el participante puede negociar de inmediato estos derechos solamente vendiéndolos al mismo vehículo de inversión, quizás el derecho deba ser clasificado como participación en un fondo de inversión no negociable (como “otros derechos sobre activos”). Los activos mancomunados que constituyen derechos sobre activos de no residentes pero que no cumplen los criterios para ser clasificados como activos de reserva se clasifican en la cuenta financiera según su índole, seguramente como activo de participación en el capital, en la categoría funcional indicada.

Mecanismos de swap del banco central

6.102 Cabe mencionar los activos creados en virtud de acuerdos de crédito recíproco (acuerdos swap) para el intercambio temporal de depósitos entre los bancos centrales de dos economías. Los depósitos (en divisas) adquiridos por el banco central que inicie el acuerdo se tratan como activos de reserva, ya que dicho intercambio proporciona al banco central activos que pueden ser utilizados para atender necesidades de financiamiento de la balanza de pagos de la economía y otros fines relacionados. Los depósitos recíprocos adquiridos por el banco central de la contraparte también pueden ser considerados activos de reserva, siempre y cuando cumplan los criterios generales para los activos de reserva, si están denominados y son liquidados en una moneda convertible.

6.103 Los acuerdos de apoyo cambiario entre bancos centrales también podrían adoptar la forma de un acuerdo de recompra de títulos. En este caso, un banco central transfiere títulos (a veces denominados en su propia moneda nacional) a otro banco central a cambio de moneda extranjera, conviniéndose en efectuar la misma transacción, pero a la inversa, comúnmente tres meses después. Este tipo de transacción debe considerarse como un préstamo con garantía real, en el que el banco central que inició la transacción paga los intereses correspondientes sobre la moneda extranjera recibida. Acto seguido, el banco central que recibe el dinero podrá entonces incluir la moneda extranjera recibida entre sus activos de reserva si se cumplen los criterios correspondientes a los activos de reserva. El banco central que proporciona el dinero no debe incluir entre sus activos de reserva los títulos recibidos como garantía ya que se considera que no ha cambiado la propiedad económica de los títulos (véase el párrafo 5.54). Véase también el párrafo 6.90 relativo a las transacciones en activos de reserva correspondientes a los préstamos de títulos.

6.104 Cuando un banco central adquiere, o enajena, de un nacional un derecho líquido sobre divisas de un banco no residente (por ejemplo, en un intercambio de depósitos en moneda nacional y en moneda extranjera, una modificación del encaje para los depósitos en moneda extranjera o cualquier otra transacción interna que incremente o modifique la composición de los activos de reserva) la transacción deberá registrarse en la cuenta de otras variaciones del volumen. No se registra en la balanza de pagos por que se trata de una transacción entre dos residentes (véase el párrafo 3.6).

i. Activos externos que no reúnen las condiciones para ser activos de reserva

6.105 Las líneas de crédito sobre las que pueden efectuarse giros y los recursos en moneda extranjera que pueden obtenerse mediante acuerdos de swap no son activos de reserva porque no constituyen derechos sobre activos existentes. Los bienes raíces de propiedad de las autoridades monetarias no deben incluirse entre los activos de reserva porque los bienes raíces no se consideran activos líquidos. La plata en lingotes, los diamantes y otros metales y piedras preciosos no se incluyen en los activos de reserva porque se consideran bienes y no activos financieros.

6.106 Las suscripciones de capital en organismos internacionales que no están a disposición inmediata de las autoridades monetarias no cumplen la definición de activos de reserva. Estas suscripciones se incluyen en otra inversión, a menos que sean en forma de títulos, en cuyo caso se clasifican como inversión de cartera.

6.107 Normalmente, los activos dados en prenda no están disponibles de inmediato. Los activos dados en prenda que están gravados y por consiguiente no están disponibles de inmediato deben ser excluidos de los activos de reserva. Los activos gravados se distinguen de los activos de reserva dados en prenda en virtud de acuerdos de préstamo de títulos y acuerdos de recompra.

6.108 Un ejemplo de los activos dados en prenda son las garantías utilizadas para préstamos a terceros y pagos de terceros. Si estos activos están gravados deben ser excluidos de los activos de reserva. No obstante, los activos pueden ser dados en prenda para proporcionar garantías en caso de incumplimiento de otra entidad, o para líneas de crédito, y pueden no estar gravados sino hasta que ocurran hechos que activan la garantía. Estos activos pueden ser incluidos en los activos de reserva hasta el momento en que queden gravados. Otros ejemplos de los activos dados en prenda que deben excluirse de los activos de reserva incluyen a) los activos dados en prenda por las autoridades monetarias a inversionistas como condición para que éstos inviertan en títulos emitidos por entidades nacionales (como organismos del gobierno central, por ejemplo), si esos activos en prenda se consideran gravados, y b) los activos prestados por las autoridades monetarias a terceros que no estarán disponibles sino hasta después de su vencimiento.

6.109 Los activos dados en prenda deben ser excluidos únicamente hasta por el valor de la prenda; es decir, si la prenda está valorada en 100, el monto máximo que deberá excluirse de los activos de reserva es 100.

6.110 En ciertas circunstancias, los activos mantenidos como activos de reserva pueden ser “congelados”, por ejemplo, por un gobierno extranjero en cuya jurisdicción estén ubicados los activos, lo cual restringe su disponibilidad. En esos casos, los activos de reserva que se vean afectados deberán ser reclasificados en la correspondiente categoría funcional, por ejemplo, “otra inversión” si los depósitos bancarios están “congelados”.

6.111 Los derechos sobre activos en moneda extranjera que son transferidos a las autoridades monetarias por otras unidades institucionales de la economía declarante inmediatamente antes de determinadas fechas de contabilidad o declaración y que posteriormente son devueltos (lo que se conoce comúnmente como “retoque” del balance) no deberán contarse como activos de reserva.

6.112 Las posiciones acreedoras netas en mecanismos de pagos regionales que implican líneas de crédito recíprocas—una característica de los acuerdos de préstamo (véase el párrafo 5.51)—se clasifican como préstamos en otra inversión18 y no se incluyen entre los activos de reserva, excepto en los casos en que se considere que están a disposición inmediata de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de la balanza de pagos y otros fines relacionados. Los saldos acreedores netos en los convenios de pagos bilaterales tienen mucho en común con otras clases de préstamos vinculados que las autoridades conceden para estimular la exportación, proporcionar asistencia o promover otros aspectos de la política gubernamental. Por consiguiente, se ha convenido en excluir de los activos de reserva los saldos resultantes de esos convenios bilaterales de pagos. Asimismo, por su naturaleza, los saldos para operaciones de entidades públicas no se incluyen en los activos de reserva.

j. Otras cuestiones

6.113 Los activos pertenecientes a las autoridades monetarias que no cumplen los criterios para ser clasificados como activos de reserva se clasifican en la correspondiente categoría funcional y por instrumentos de la cuenta financiera.

6.114 Las uniones monetarias y economías que adoptan otra moneda (como la dolarización y la euroización) plantean cuestiones especiales para el concepto de los activos de reserva. Estas cuestiones se analizan en el apéndice 3.

2. Pasivos relacionados con las reservas

6.115Los pasivos relacionados con las reservas se definen como pasivos en moneda extranjera que pueden ser considerados como derechos directos de no residentes sobre activos de reserva de una economía. Aunque los pasivos relacionados con las reservas no se identifican con este nombre en los componentes normalizados de la balanza de pagos y la PII, donde se incluyen en otras categorías (principalmente en la inversión de cartera y otra inversión), su seguimiento es importante. Los pasivos relacionados con las reservas pueden presentarse por instrumentos y por plazos de vencimiento (véase el cuadro V del apéndice 9). Los pasivos a corto plazo relacionados con las reservas y sobre la base del vencimiento residual son una partida informativa de la PII (como se indica en el recuadro 6.5). Algunas economías podrían preferir la presentación de todo el cuadro de activos y pasivos en moneda extranjera del cuadro V del apéndice 9, indicando por separado los pasivos a corto plazo relacionados con las reservas.

6.116 El valor de la asignación de DEG y préstamos del FMI a las autoridades monetarias se incluye entre los pasivos relacionados con las reservas. Entre otros, se incluyen los siguientes pasivos:

  • Pasivos por préstamos y depósitos en moneda extranjera de las autoridades monetarias frente a no residentes, incluidos los generados por swaps de divisas con otros bancos centrales, préstamos del BPI y otras instituciones captadoras de depósitos.
  • Pasivos por préstamos en moneda extranjera frente a no residentes relacionados con títulos que las autoridades monetarias han entregado en repos.
  • Títulos en moneda extranjera emitidos por las autoridades monetarias y que se adeudan a no residentes.
  • Otros pasivos en moneda extranjera frente a no residentes, incluidos cuentas por pagar y derivados financieros en moneda extranjera (registrados en cifras netas (pasivos menos activos)), liquidados en moneda extranjera y relacionados con los activos de reserva, pero no dentro de su definición (véase el párrafo 6.91). Dichos derivados financieros podrían incluir aquellos que no son suficientemente líquidos o que no son un elemento integral de la valoración de los activos de reserva.

No se incluyen los pasivos frente a residentes ni los pasivos que están denominados y son liquidados en moneda nacional.

1

La expresión “clasificación funcional” también se utiliza en diversos contextos en otras áreas de las estadísticas, como la clasificación de las funciones del gobierno.

2

La cobertura de la inversión directa está determinada por la relación entre el propietario y el emisor del instrumento financiero. Es decir, no está determinada por la relación entre el comprador y el vendedor del instrumento. Por ejemplo, si un inversionista directo compra acciones de su empresa de inversión directa a una contraparte no relacionada, el inversionista directo clasificará la compra como inversión directa.

3

Se presenta un cuadro más completo de la posición de liquidez internacional de las autoridades monetarias en Reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera: Pautas para una planilla de datos (Pautas). En las Pautas se abordan varias cuestiones clave, que se retoman en este texto.

4

En el caso de las economías dolarizadas, la necesidad de mantener reservas para fines de intervención en los mercados cambia-rios no resulta pertinente para definir los activos de reserva de la economía. La dolarización y euroización se definen en el párrafo A3.10.

5

En ciertos casos, las autoridades monetarias podrían emplear administradores de fondos para la gestión de los activos de reserva. Si ese es el caso, los administradores de fondos actúan como agentes y reciben un pago por sus servicios.

6

No se establece ningún límite de tiempo, pero, para que un activo pueda ser considerado como reserva, debe estar disponible en un plazo muy corto en vista de la rapidez con que puede surgir una necesidad de divisas en circunstancias desfavorables, como se ha observado en la historia.

7

La expresión “de libre uso” no se utiliza en un sentido restrictivo para referirse exclusivamente a las monedas integrantes de la cesta de los DEG.

8

Es posible pero poco probable que surja este tipo de dependencia con una economía que no sea vecina.

9

No obstante, las transacciones en lingotes de oro con residentes no se registran en la balanza de pagos (véase el párrafo 9.18).

10

Véanse en los párrafos 5.76–5.77 las definiciones de las cuentas de oro asignadas y no asignadas.

11

Del mismo modo, las autoridades monetarias registran los intereses devengados por las cuentas de oro sin asignación como una transacción en moneda y depósitos dentro de los activos de reserva. Si la práctica nacional consiste en incluir esos intereses en el oro monetario, el monto de los intereses devengados se reclasifica en la cuenta de otras variaciones de los activos.

12

A veces denominados depósitos de oro o préstamos de oro.

13

Si los valores recibidos como garantía están sujetos a acuerdos de reporto por efectivo, debe declararse una transacción de reporto pasivo, como se señala en los párrafos siguientes bajo el acápite de “títulos”.

14

Si el pasivo es frente a un residente, el pasivo no se incluye en la balanza de pagos ni en la PII, sino que se declara en préstamos de repos en otros pasivos en moneda extranjera (véase el cuadro V del apéndice 9).

15

Si la moneda extranjera recibida de un no residente es un derecho sobre un activo de una entidad residente, el asiento correspondiente al pasivo de crédito del no residente es una reducción en los pasivos de moneda y depósitos de la entidad residente, ya que la transacción reduce el derecho del no residente.

16

Las posiciones en el tramo de reserva en el FMI son derechos de los países miembros sobre activos líquidos del FMI, derivados no solo de los pagos de activos de reserva por suscripción de cuotas, sino también de la venta de sus monedas por parte del FMI para satisfacer la demanda de recursos del FMI que tengan otros países miembros para reforzar su balanza de pagos. Los reembolsos de recursos del FMI en estas monedas reducen los derechos líquidos del país miembro cuya moneda fue suministrada. En el cuadro A9-I-1 del apéndice 9 relativo a la composición por monedas, las posiciones en el tramo de reserva del FMI deben ser clasificadas en la “cesta del DEG”. El componente en moneda nacional de la cuota se considera, en términos económicos, como de índole contingente y por consiguiente no se clasifica como activo o pasivo en las cuentas internacionales.

17

Si el pasivo es frente a un residente, el pasivo no se incluye en la balanza de pagos ni en la PII, sino que se declara como préstamos de repos en la partida de otros pasivos en moneda extranjera (véase el cuadro V del apéndice 9).

18

Las posiciones deudoras netas en esos acuerdos también se clasifican como préstamos.

    Other Resources Citing This Publication