Balance of Payments Manual, Sixth Edition
Chapter

Capítulo 3. Principios contables

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Introducción

3.1 En este capítulo se consideran las características de las partidas básicas de las cuentas internacionales y los principios contables que rigen su registro. Las partidas de las cuentas internacionales son o flujos o saldos. En el contexto de las cuentas internacionales, los saldos se denominan posiciones. Las partidas se registran conforme a un conjunto coherente de principios contables para garantizar una integración completa de los flujos y las posiciones así como un registro simétrico entre las contrapartes. En este capítulo primero se describen las características importantes de los flujos y las posiciones. A continuación se explican los sistemas de contabilidad por partida doble y por partida cuádruple en el contexto de las cuentas internacionales. Por último, se describen los principios generales relativos a momento de registro, valoración y agregación y registro neto. Los tipos específicos de flujos y posiciones y su registro conforme a los principios contables generales se describen en los capítulos pertinentes.

B. Flujos y posiciones

Referencias:

3.2Los flujos se refieren a las acciones económicas y los efectos de eventos que ocurren dentro de un período contable, en tanto que las posiciones se refieren al nivel de los activos o pasivos en un momento determinado. Los flujos internacionales se registran en las cuentas como transacciones (balanza de pagos) y en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros. Los flujos y las posiciones se integran de manera que los flujos registrados expliquen completamente todas las variaciones de posiciones entre dos momentos determinados. Las posiciones y los flujos de los activos y pasivos financieros se agrupan de acuerdo con las clasificaciones funcionales y por instrumento de los activos y pasivos financieros. Las transacciones no financieras por lo general se agrupan en función de su naturaleza y sus características. Las posiciones de activos y pasivos financieros frente al exterior figuran en la posición de inversión internacional. Los tipos específicos de flujos se describen en los capítulos pertinentes. La clasificación de los activos y pasivos financieros se analiza en los capítulos 5 y 6.

1. Flujos

3.3Los flujos reflejan la creación, la transformación, el intercambio, la transferencia o la extinción de valor económico; implican cambios en el volumen, la composición o el valor de los activos y pasivos de una unidad institucional. Esta clasificación es el fundamento de las cuentas de flujos, descritas en los capítulos 813. Los flujos también pueden clasificarse en a) los que están relacionados con transacciones y b) otros flujos.

a. Transacciones

3.4Una transacción es una interacción entre dos unidades institucionales que ocurre por mutuo acuerdo o en virtud de la ley y que implica un intercambio de valor o una transferencia. Las transacciones se clasifican de acuerdo con la naturaleza del valor económico proporcionado, a saber, bienes o servicios, ingreso primario, ingreso secundario, transferencias de capital, activos no financieros no producidos, activos o pasivos financieros. En los capítulos 8 y 1013 se analizan las transacciones. Acuerdo mutuo significa que existen conocimiento y consentimiento previos por parte de las unidades institucionales. Las transacciones establecidas por ley son aplicables principalmente a ciertas transacciones distributivas, como el pago de impuestos, multas y sanciones. Si bien los impuestos o las sanciones se aplican a unidades institucionales individuales en virtud de decisiones administrativas o judiciales, la comunidad reconoce y acepta de forma colectiva la obligación de pagar impuestos y sanciones. Debido al intercambio de valor, una transacción comprende dos flujos económicos, uno en cada sentido; por ejemplo, bienes suministrados por una parte a cambio de dinero proporcionado por la otra parte. La definición se extiende a acciones dentro de una unidad institucional que a efectos analíticos conviene tratar como transacciones, ya que con frecuencia la unidad opera en dos capacidades distintas, como cuando una parte opera como sucursal. La definición también abarca las transferencias unilaterales, para lo cual las transferencias se identifican como el flujo correspondiente al valor económico proporcionado. Las transacciones registradas en las cuentas internacionales se producen entre dos unidades institucionales, una residente de la economía compiladora y la otra no residente1.

3.5 Las transacciones ilegales se tratan de la misma manera que las acciones legales. Las transacciones ilegales son las que están prohibidas por la ley. Las acciones económicas ilegales son transacciones solo cuando las unidades institucionales involucradas participan en las acciones por acuerdo mutuo. Caso contrario, se las considera otros flujos. Las estadísticas macroeconómicas, incluidas las cuentas internacionales, abarcan todos los fenómenos económicos, ya sean ilegales o legales. Las discrepancias en la definición de transacciones ilegales entre las economías o dentro de una economía a la larga crearán incoherencias en las cuentas internacionales, si se omitiesen las transacciones ilegales. Además, las transacciones ilegales por lo general afectan otras transacciones legales (por ejemplo, la exportación ilegal de bienes puede dar lugar a ciertos derechos financieros legales frente al exterior). Por lo tanto, la exclusión de las transacciones ilegales podría provocar un desequilibrio en las cuentas internacionales.

3.6 Las transacciones registradas en la balanza de pagos son interacciones entre un residente y una unidad institucional no residente. Por la naturaleza de las cuentas internacionales, las transacciones intraunidad no se registran. Los flujos entre la sucursal y la matriz se registran como interacciones entre unidades institucionales, en las que la sucursal se considera una unidad institucional separada (una cuasisociedad). Análogamente, cuando una empresa hipotética (una cuasisociedad) se crea para la tenencia de tierras y edificaciones conexas por parte de propietarios no residentes, los flujos entre los propietarios no residentes y la empresa hipotética se consideran interacciones entre unidades institucionales.

3.7 Las transacciones en activos externos entre dos unidades institucionales residentes son transacciones internas. No obstante, estas transacciones afectan las posiciones en activos externos de las dos unidades residentes en cuestión. La posición de activos externos de una unidad residente se reduce y la posición en el mismo activo externo de otra unidad residente aumenta, provocando un cambio en el desglose sectorial interno si las dos partes pertenecen a sectores distintos. Esas transacciones producen cambios en la estructura de la posiciones en activos externos y deben registrarse en las cuentas internacionales como un reclasificación de sectores de tenencias (es decir, en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros)2. Si ambas unidades pertenecen al mismo sector institucional, las partidas de reclasificación se anulan entre sí, y por lo tanto no tienen ningún efecto en las posiciones sectoriales. De manera similar, cuando los instrumentos financieros emitidos por residentes son intercambiados entre no residentes, no se registra ninguna transacción en la balanza de pagos y no se produce ninguna variación en los pasivos externos en general3.

3.8 Para determinar si una transacción de un activo financiero externo es una transacción entre un residente y un no residente, el compilador tiene que conocer las identidades de ambas partes. Pero puede ser que la información disponible sobre transacciones de derechos que constituyen activos externos no permita identificar a las dos partes de la transacción. Es decir, puede ser que al compilador no le sea posible determinar si un residente que adquiere o cede un derecho sobre un no residente realiza la transacción con otro residente o con un no residente, o si un no residente trata con otro no residente o con un residente. Por lo tanto, las transacciones internacionales registradas pueden comprender no solo las que conciernen a activos y pasivos y que ocurren entre residentes y no residentes, sino también las que implican activos financieros de economías y que ocurren entre dos residentes, y, en menor medida, las transacciones que ocurren entre no residentes. (Véanse también los párrafos 4.152–4.153 sobre otras cuestiones relacionadas con la atribución entre las partes de transacciones de instrumentos financieros llevadas a cabo entre residentes y no residentes. Además, es posible que las transacciones de activos y pasivos externos entre residentes deban tenerse en cuenta para fines específicos, en particular los descritos en el párrafo 14.21).

3.9 Ciertos acuerdos mutuos implican a tres partes. Por ejemplo, las garantías implican al garante, el deudor y el acreedor. Las transacciones que ocurren entre dos partes (por ejemplo, entre el garante y el deudor, o entre el garante y el acreedor, o entre el deudor y el acreedor) siempre deben identificarse y registrarse como tales. En el caso de las garantías por una sola vez, la activación de la garantía da lugar a transacciones o, en ciertos casos, otros flujos (véase una definición y análisis de otros flujos en los párrafos 3.19–3.22) entre cada uno de los tres pares que forman las tres partes (véase el tratamiento de las garantías extraordinarias en los párrafos 8.42–8.45 y 13.27). Para cada par, las transacciones en las cuentas internacionales se registran si una parte es residente y la otra es no residente.

3.10 Las actividades de servicios pueden consistir en una unidad (un agente) que dispone la realización de una transacción entre otras dos unidades a cambio de una comisión pagada por una de las dos partes de la transacción. En tal caso, la transacción se registra exclusivamente en las cuentas de las dos partes que participan en la transacción y no en las cuentas del agente que facilita la transacción. Por lo tanto, en el caso de los agentes, las transacciones deben atribuirse a la economía del operador principal en cuyo nombre se realizan dichas transacciones y no a la economía del agente que representa o que actúa en nombre de ese principal. Las cuentas del agente muestran solo la comisión cobrada al principal por los servicios de intermediación prestados (véase también el párrafo 4.149).

3.11 Toda transacción implica dos asientos, un débito y un crédito, para cada una de las partes. Es decir, cada transacción consiste en dos flujos, que dan lugar a dos asientos contables para cada parte. (Como cada transacción implica dos asientos contables, sería más exacto que una frase como “transacción de bienes” se sustituyera por “transacción concerniente a bienes” o “asiento relativo a bienes” o “flujo de bienes”). Las reclasificaciones también implican dos asientos en cada economía. Todos los otros flujos que no son transacciones ni reclasificaciones implican un asiento para cada parte, ya que afectan directamente el patrimonio neto.

Tipos de transacciones

3.12 Las transacciones pueden ser de muy diversas formas. Las transacciones pueden clasificarse según sean intercambios o transferencias (véase el párrafo 3.13), y según sean monetarias o no monetarias (véase el párrafo 3.14). Por otro lado, ciertas transacciones se reorganizan mediante el redireccionamiento o la partición (véanse los párrafos 3.16–3.17), mientras que otras transacciones podrían ser imputadas para reflejar las relaciones económicas subyacentes (véase el párrafo 3.18).

Intercambios o transferencias

3.13 Toda transacción implica un intercambio o una transferencia. Un intercambio implica la entrega de algo de valor económico a cambio de un elemento correspondiente de valor económico. Las compras de bienes y servicios, la adquisición de activos, la remuneración de empleados, los dividendos, etc. son siempre intercambios. Un intercambio recibe a veces el nombre de una transacción de “algo por algo” o una transacción con quid pro quo. Una transacción que comprende una transferencia implica la entrega (o la recepción) de valor económico por parte de una de las partes sin recibir (o entregar) a cambio un elemento correspondiente de valor económico. El asiento de una transferencia sirve para proporcionar el asiento de contrapartida de un flujo unilateral. Los impuestos, la condonación de deudas, las donaciones y las transferencias personales son ejemplos de transferencias. Una transacción que implica una transferencia también se denomina una transacción de “algo por nada” o una transacción sin quid pro quo.

Transacciones monetarias y no monetarias

3.14 Toda transacción es una transacción monetaria o no monetaria. Una transacción monetaria es aquella en que una unidad institucional realiza un pago (recibe un pago) o contrae un pasivo (adquiere un activo) establecido en unidades de dinero. Una transacción no monetaria es aquella en que las partes de la transacción no la expresan inicialmente en unidades de dinero. Las transacciones no monetarias incluyen el truque, la remuneración en especie, los pagos en especie, la compensación en especie y las transferencias en especie. En especie significa que los recursos se proporcionan en formas diferentes de los fondos, como por ejemplo bienes, servicios e intereses no cobrados. Por ejemplo, el suministro de bienes de ayuda del exterior es una transferencia en especie. Como todos los flujos han de expresarse en términos monetarios, es necesario que los valores monetarios de las transacciones no monetarias se midan indirectamente o se estimen de otra manera. La principal característica distintiva de una transacción monetaria es que las partes implicadas expresan su acuerdo en términos monetarios, como por ejemplo un monto determinado de unidades de una moneda por cada unidad de un bien. Las transacciones monetarias y no monetarias pueden ser o intercambios o transferencias.

Reorganización de las transacciones para fines estadísticos

3.15 La mayoría de las transacciones pueden ser observadas claramente dado que la forma en que se efectúan también refleja las relaciones económicas subyacentes. Sin embargo, algunas transacciones (tal como aparecen ante las unidades institucionales) no reflejan las relaciones económicas subyacentes, y por lo tanto es necesario reorganizarlas a fin de que las cuentas reflejen la realidad económica. El redireccionamiento, la partición y la imputación son tres métodos de reorganización empleados en las cuentas internacionales.

Redireccionamiento

3.16 Mediante el redireccionamiento, una transacción se registra como si aconteciera en canales diferentes de los observados. Por ejemplo, una transacción directa entre la unidad A y la unidad C puede entenderse mejor como una transacción que ocurre primero entre la unidad A y la unidad B y posteriormente entre la unidad B y la unidad C. Esto sucede sobre todo cuando una unidad que participa en una transacción no figura en los registros contables por razones administrativas. Las contribuciones sociales pagadas por los empleadores directamente a un sistema de jubilación son un ejemplo (véase la explicación del registro de las contribuciones sociales en los párrafos 12.32–12.39). El redireccionamiento pone de manifiesto el hecho económico de una transacción de este tipo al mostrar las contribuciones sociales como parte de la remuneración pagadera por los empleadores a los empleados, quienes a su vez hacen contribuciones sociales al sistema de jubilación. De manera similar, los elementos de transferencia de las loterías y otros juegos de azar son transacciones efectuadas a través del operador de juegos de azar, pero que se redireccionan para que ocurran directamente entre los participantes de la lotería o los juegos de azar, es decir, entre los hogares y posiblemente las instituciones de beneficencia (véase el párrafo 12.25).

Partición

3.17 La partición desagrupa dos o más transacciones diferentes que aparecen como una sola transacción desde la perspectiva de las partes que intervienen en ella. Por ejemplo, los intereses por pagar y por cobrar de los intermediarios financieros se fraccionan en dos componentes. Un componente representa el rendimiento de la inversión (interés puro), mientras que el otro representa la compra de servicios de intermediación financiera que los intermediarios no cobran explícitamente (véase la explicación sobre la medición de los servicios de intermediación financiera en los párrafos 10.126–10.136). De igual manera, cuando un derivado financiero se liquida con la entrega del activo subyacente, este hecho debe dividirse en una transacción correspondiente al derivado financiero y una transacción aparte correspondiente al activo subyacente. Un ejemplo de partición y redireccionamiento es la valoración de bienes en términos f.o.b. (franco a bordo), con los servicios de transporte y seguro registrados por separado (véase la explicación sobre c.i.f. (costo, seguro y fletes) y los ajustes f.o.b. en el párrafo 10.34).

Imputación

3.18 La imputación de transacciones es la creación de asientos en las cuentas cuando las partes no especifican transacciones separadas. Como regla general, las transacciones han de imputarse solo en casos específicos para reflejar las relaciones económicas subyacentes. Las transacciones se imputan en las cuentas internacionales en los siguientes casos concretos:

  • a) Las utilidades no distribuidas de las empresas de inversión directa se atribuyen a los inversionistas directos como si dichas utilidades se hubieran distribuido en proporción a las participaciones de esos inversionistas en las utilidades de las empresas de inversión directa y como si los inversionistas las hubieran reinvertido en la empresa de inversión directa. La razón de este tratamiento es que, como por definición una empresa de inversión directa está sometida al control o la influencia de un inversionista o inversionistas directos, la decisión de retener una parte de sus utilidades dentro de la empresa constituye una decisión de inversión por parte del inversionista o los inversionistas directos. El tratamiento de las utilidades retenidas de las empresas de inversión directa se describe en los párrafos 11.40–11.47.

  • b) El ingreso de la inversión de las reservas técnicas que mantienen las compañías de seguro se considera pagadera a los titulares de las pólizas, y se considera que estos a su vez reembolsan los fondos a las compañías de seguro como primas suplementarias, aunque en términos de flujos de caja reales, el ingreso de la propiedad es retenido por las compañías de seguro. El mismo tratamiento se aplica al ingreso obtenido de la inversión de las reservas técnicas de las garantías normalizadas. El ingreso obtenido de la inversión de las reservas técnicas que mantienen las compañías de seguros de vida y los sistemas de pensiones de contribuciones definidas, así como del aumento de los derechos a prestaciones durante el período correspondiente a sistemas de pensiones de prestaciones definidas, también se considera pagadero a los titulares de las pólizas, y se considera que estos a su vez adquieren derechos financieros frente a las compañías de seguros de vida y los fondos de pensiones. Las reservas técnicas son pasivos de las compañías de seguro, los garantes y los fondos de pensiones, y son activos de los titulares de las pólizas. Por lo tanto, el ingreso de la inversión atribuible a los titulares de las pólizas es un indicador del ingreso por cobrar de los titulares de las pólizas con respecto a sus derechos. Esta imputación presenta una panorama más adecuado del ingreso disponible de los titulares de las pólizas, de su ahorro y de la producción y el comercio de los servicios de seguros.

  • c) Las utilidades retenidas de los fondos de inversión se tratan como si fueran distribuidas a los accionistas, y se considera que estos a su vez las rein-vierten en el fondo de inversión. El tratamiento y registro de estas transacciones se explica en los párrafos 11.37–11.39.

  • d) Si el gobierno dispone que una entidad no residente asuma funciones fiscales relacionadas con el endeudamiento o los desembolsos del gobierno en el exterior, sin los correspondientes flujos económicos, o con flujos incompletos, entre el gobierno y la mencionada entidad no residente, las transacciones se imputan en las cuentas del gobierno y de la entidad no residente para reflejar las actividades fiscales del gobierno. La imputación de estas transacciones se describe en los párrafos 8.24–8.26, 11.40 y 12.48.

  • e) Los impuestos o los subsidios implícitos relacionados con un régimen de tipos de cambio múltiples se analizan en el párrafo 3.107.

b. Otros flujos

3.19Los otros flujos son las variaciones en el volumen, el valor o la clasificación de un activo o un pasivo que no se derivan de una transacción entre un residente y un no residente. Los otros flujos constituyen fenómenos económicos legítimos y reflejan variaciones de los activos y pasivos entre las posiciones de apertura y de cierre que no se derivan de transacciones. En el contexto de las cuentas internacionales, los otros flujos se registran solo en los casos de activos y pasivos financieros que representan derechos u obligaciones frente a no residentes y oro en lingotes (véase el párrafo 3.24), dado que la posición de inversión internacional se refiere solo a los activos y pasivos financieros frente al exterior.

3.20 Los otros flujos abarcan diversas clases de variaciones de los activos y pasivos que analíticamente corresponden a dos categorías amplias:

  • a) Las otras variaciones en el volumen de los activos y pasivos reflejan entradas de activos nuevos en los balances y retiros de activos y pasivos existentes de dichos balances que no se deben a interacciones por mutuo acuerdo entre unidades institucionales (es decir, transacciones).

  • b) Revaloraciones (ganancias y pérdidas por tenencias) de activos o pasivos debidas a variaciones de precios o de los tipos de cambio. En las cuentas internacionales, las revaloraciones se subdividen en las que se deben a variaciones de los tipos de cambio y las que se deben a otras variaciones de precios.

3.21 Las otras variaciones en el volumen de activos y pasivos se registran cuando:

  • a) Aparecen en los balances de cierre activos nuevos que no figuraban en los balances de apertura.

  • b) Desparecen de los balances de cierre activos existentes que figuraban en los balances de apertura.

  • c) Estas apariciones o desapariciones no son producto de transacciones.

Se incluyen cancelaciones contables de derechos financieros por parte de acreedores, reclasificaciones de activos, monetización y desmonetización de oro en lingotes y otros sucesos. Si se realizan condonaciones de deuda, como por ejemplo en un entorno no comercial, las transacciones se registran (véanse los párrafos 13.22–13.23). En el caso de las cancelaciones de deuda, a veces puede no quedar claro si deben clasificarse como transacciones o como otros flujos. En entornos comerciales, si no se dispone de información específica, la cancelación de deuda puede tratarse como otras variaciones en el volumen de los activos (véanse también los párrafos 9.8–9.11). Los cambios en la condición de los activos y pasivos financieros existentes debidos a cambios de residencia de las personas de una economía a otra se tratan como otras variaciones en el volumen de los activos. Estos flujos son el resultado de un cambio de clasificación de la condición de residencia del propietario y, por ende, no deben clasificarse como transacciones (véanse también los párrafos 9.21–9.23). La asunción de deudas debida a la activación de garantías y la reprogramación de deudas son el resultado de acuerdos mutuos entre las partes y, por lo tanto, se clasifican como transacciones (véanse los párrafos 8.42–8.45 y 8.54, respectivamente).

3.22 Una cuenta independiente (cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros) muestra las variaciones de los activos y pasivos debidas a otros flujos. En el capítulo 9 se describe la estructura de esta cuenta, así como las diversas categorías de otros flujos y su tratamiento.

2. Posiciones

3.23Las posiciones se refieren al nivel de activos o pasivos financieros en un momento determinado. Se registran en la posición de inversión internacional, que es un balance de los activos y pasivos financieros frente al exterior. Por lo general, las posiciones se muestran al comienzo y al final de un período contable. Las posiciones entre dos períodos se conectan con flujos ocurridos en ese lapso, dado que las variaciones de las posiciones son producto de transacciones y otros flujos.

3.24 Los activos financieros son activos económicos que constituyen instrumentos financieros. Los activos financieros comprenden los derechos financieros y, por convención, el oro monetario mantenido en lingotes (incluido el oro mantenido en cuentas de oro asignadas). Un derecho financiero es un instrumento financiero que tiene un pasivo de contrapartida. El oro en lingotes no es un derecho y no tiene un pasivo de contrapartida. Sin embargo, es tratado como activo financiero debido a la función especial que desempeña como medio de intercambio financiero en los pagos internacionales que efectúan las autoridades monetarias y como activo de reserva mantenido por las autoridades monetarias.

3.25 La posición de inversión internacional comprende los activos y los pasivos financieros de carácter internacional. Todos los derechos financieros implican a dos partes, de manera que son de carácter internacional si el derecho es exigible frente a un no residente. Análogamente, todos los pasivos implican a dos partes, de manera que son de carácter internacional si la obligación compromete a un no residente. La posición de inversión internacional se describe en el capítulo 7.

C. Sistema contable

Referencias:

3.26 El sistema contable en el que se basan las cuentas internacionales se sustenta en principios de contabilidad generales. Para comprender el sistema contable de las cuentas internacionales, cabe distinguir tres principios de contabilidad:

  • a) El método de contabilidad por partida doble en forma vertical, también conocido en la contabilidad empresarial simplemente como contabilidad por partida doble.

  • b) El método de contabilidad por partida doble en forma horizontal.

  • c) El método de contabilidad por partida cuádruple.

Método de contabilidad por partida doble en forma vertical: Asientos correspondientes

3.27 La característica principal de la contabilidad por partida doble en forma vertical es que cada transacción da origen a por lo menos dos asientos correspondientes, denominados tradicionalmente asientos de crédito y débito, en el libro de la parte que efectúa la transacción. Las cuentas internacionales de una economía deben compilarse de acuerdo con la contabilidad por partida doble en forma vertical desde la perspectiva de los residentes de esa economía. Cada transacción es un intercambio o una transferencia, y por eso requiere dos asientos. Este principio garantiza que los totales de todos los asientos de crédito y débito correspondientes a todas las transacciones sean iguales, lo que permite confirmar la coherencia de las cuentas de una unidad determinada. Las reclasificaciones también dan origen a asientos de crédito y débito. Los asientos correspondientes a otros flujos se registran directamente en variaciones del patrimonio neto. Así, la contabilidad por partida doble en forma vertical garantiza la identidad fundamental del balance de una unidad, es decir, el valor total de los activos es igual al valor total de los pasivos más el patrimonio neto. El valor total de los activos de propiedad de una entidad menos el valor total de los pasivos arroja el patrimonio neto. En las cuentas internacionales, la posición de inversión internacional es un indicador de los derechos financieros netos frente a no residentes más el oro en lingotes mantenido como oro monetario. Estos términos de examinan en los párrafos 7.1–7.2.

Método de contabilidad por partida doble en forma horizontal: Asientos de contrapartida

3.28 El concepto de la contabilidad por partida doble en forma horizontal sirve para compilar cuentas que reflejen las relaciones económicas mutuas entre diferentes unidades institucionales de una manera coherente. Esto significa que si la unidad A proporciona algo a la unidad B, las cuentas de A y B muestran la transacción por el mismo monto: como pago en la cuenta de A y como ingreso en la cuenta de B. La contabilidad por partida doble en forma horizontal garantiza la coherencia de los registros correspondientes a la categoría de cada transacción que efectúan las partes. Por ejemplo, a nivel mundial, los dividendos por pagar de todas las economías deben ser iguales a los dividendos por cobrar de todas las economías.

Método de contabilidad por partida cuádruple

3.29 La aplicación simultánea de los asientos de contabilidad por partida doble en forma vertical y horizontal se traduce en un sistema contable por partida cuádruple, que sirve como base para el registro de las cuentas nacionales y las cuentas internacionales. Asimismo, las definiciones, las clasificaciones y los principios contables de las cuentas internacionales se derivan del punto de vista de la simetría conceptual y de la declaración simétrica por parte de las economías que comercian entre sí. El sistema de contabilidad por partida cuádruple trata en forma coherente situaciones con múltiples partes o grupos que participan en las transacciones, cada uno de los cuales practica la contabilidad por partida doble en forma vertical. Por lo tanto, una sola transacción entre dos partes da origen a cuatro asientos. A diferencia de la contabilidad empresarial, las cuentas internacionales abordan las interacciones entre una multitud de unidades en forma paralela, y por consiguiente se debe prestar especial atención a la coherencia. Por ejemplo, como un pasivo de una unidad es el reflejo de un activo financiero de otra unidad, su valoración, asignación en el tiempo y clasificación deben ser idénticas para evitar incongruencias a la hora de agregar los balances de las unidades en totales regionales o mundiales. Lo mismo sucede con todas las transacciones y los otros flujos que afectan los balances de dos partes. En las cuentas internacionales, el método de contabilidad por partida cuádruple es necesario para las comparaciones bilaterales y los datos mundiales integrados.

Tipos de asientos contables

3.30 En las cuentas internacionales los flujos se registran de acuerdo con las siguientes convenciones y terminología. En las cuentas corriente y de capital, un crédito denota asientos de exportaciones, de cuentas por cobrar correspondientes a ingreso primario, transferencias y disposiciones de activos no financieros no producidos. Un débito denota asientos de importaciones, de cuentas por pagar correspondientes a ingreso primario, transferencias y adquisiciones de activos no financieros no producidos.

3.31 En el caso de las transacciones sobre activos y pasivos financieros, se utilizan los términos “adquisición neta de activos financieros” y “emisión neta de pasivos”. Las partidas de la cuenta financiera se registran en cifras netas y por separado para cada activo financiero y pasivo (es decir, representan las variaciones suscitadas por todos los asientos de crédito y de débito en un ejercicio contable). El uso de los términos “adquisición neta de activos financieros” y “emisión neta de pasivos” destaca la forma en que la cuenta financiera repercute en la posición de inversión internacional, y simplifica asimismo la interpretación de los datos. Una variación positiva denota un aumento de los activos o los pasivos y una variación negativa denota una disminución de los activos o pasivos. Sin embargo, la interpretación de un aumento o una disminución según la noción de crédito o débito depende de si el aumento o la disminución se refiere a activos o pasivos (un débito en el caso de un activo es un aumento, mientras que un débito en el caso de un pasivo es una disminución). Si bien en las transacciones de la cuenta financiera no se hace hincapié en la presentación de débitos y créditos, es importante reconocer y mantener las identidades contables; por ejemplo, un crédito siempre se equipara concep-tualmente con el correspondiente débito, y este último se refiere a un aumento de un activo o a una disminución de un pasivo (véase el recuadro 2.1). Las convenciones para la agregación, consolidación y registro de los activos frente a los pasivos se describen en la sección F.

D. Momento de registro de los flujos

Referencias:

3.32 Una vez identificado un flujo, es necesario determinar el momento en que ocurrió para poder compilar el valor de todos los flujos dentro de un período contable dado. Las cuentas internacionales no muestran las transacciones ni otros flujos individuales, pero hay varias razones que obligan a establecer reglas precisas sobre su asignación temporal individual. En primer lugar, tienen que formularse reglas para determinar en qué período contable han de registrarse los flujos discretos. En segundo lugar, una asignación temporal precisa de los flujos individuales dentro del período contable es crucial para establecer la distinción entre las variaciones del valor neto debidas a las transacciones y otras variaciones (por ejemplo, otras variaciones en el volumen y revaloraciones). En tercer lugar, el carácter integrado del sistema implica que las posiciones registradas en el balance también son influenciadas por el momento de registro de los flujos. Por último, el sistema de contabilidad por partida cuádruple exige que las partes efectúen al mismo tiempo los asientos correspondientes a una transacción. Esto garantiza la coherencia de las cuentas de cada parte (por ejemplo, coherencia entre la partida de mercancías y los correspondientes asientos en la cuenta financiera) y la simetría de registro entre las economías que comercian entre sí.

3.33 Uno de los problemas que se presenta al determinar el momento de registro de las transacciones es que las actividades de las unidades institucionales a menudo se extienden a lo largo de períodos en los que pueden distinguirse varios momentos importantes. Por ejemplo, las exportaciones e importaciones de bienes comienzan con la firma de un contrato entre un vendedor y un comprador; abarcan las fechas en que los bienes cruzan las fronteras, una fecha de entrega y una fecha o fechas de vencimiento de los pagos, y se completan únicamente cuando el vendedor recibe el último pago. Cada uno de estos momentos distintos es en cierta medida económicamente pertinente y puede dar lugar a múltiples transacciones en las cuentas internacionales. Como se explica en los siguientes párrafos, todas las transacciones deben registrarse en base devengado, que determina el período al que debe atribuirse la transacción.

1. Otras bases de registro

3.34 En un sentido amplio, el momento de registro podría determinarse sobre cuatro bases: base devengado, base vencimiento de pago, base compromiso y base caja. Es posible que se usen otras bases de momento de registro con ciertas fuentes de datos, como el momento de traslado físico o el proceso administrativo. La base devengado se utiliza en las cuentas internacionales y en otros importantes sistemas estadísticos macroeconómi-cos (por ejemplo, cuentas nacionales, finanzas públicas y estadísticas monetarias y financieras).

3.35En la contabilidad base devengado, los flujos se registran en el momento en que el valor económico se crea, transforma, intercambia, transfiere o extingue. Esto significa que los flujos que implican un cambio de propiedad económica se contabilizan cuando se traspasa la propiedad y que los servicios se registran cuando se prestan. En otras palabras, los efectos de los eventos económicos se registran en el período en el que ocurren, independientemente de que se haya efectuado o esté pendiente el cobro o el pago de efectivo. Cuando un evento económico está acompañado de un pago posterior, como la importación de bienes con crédito comercial, el desfase se corrige registrando cada evento por separado, con un crédito comercial por pagar como asiento de contrapartida en el momento de la importación.

3.36En la contabilidad base vencimiento de pago se registran los flujos que dan lugar a pagos en efectivo en el momento de vencimiento de los pagos. Si se realiza un pago antes de la fecha de vencimiento, los flujos se registran cuando se efectúa el pago en efectivo.

3.37En la contabilidad base compromiso, los flujos se registran cuando una unidad se compromete a una transacción. Por lo general, esta base se aplica solo en el caso de la adquisición de activos financieros o la emisión de pasivos y las compras de bienes, servicios e insumos de mano de obra. El momento de registro suele ocurrir cuando se asume un compromiso o cuando se expide una orden de compra.

3.38En la contabilidad base caja, los flujos se registran cuando se recibe o se desembolsa efectivo. En su forma estricta, solo se incluyen los flujos en que el medio de cambio es el efectivo.

2. Uso de la contabilidad base devengado en las cuentas internacionales

3.39 En el Manual se recomienda el uso de la base devengado para determinar el momento de registro de los flujos. En la base devengado el momento de registro coincide con el momento en que ocurren los eventos que dan origen al flujo efectivo de recursos. En el método de base caja el momento de registro podría ser significativamente diferente del momento en que ocurren las transacciones y actividades económicas a las que están vinculadas los flujos de efectivo. En el registro en base vencimiento de pago las transacciones suelen registrarse después de que los flujos de recursos hayan tenido lugar, aunque las largas demoras relacionadas con la base caja se reducirían en la mayoría de los casos. Con la base compromiso, el momento de registro sería previo al flujo efectivo de los recursos.

3.40 La base devengado brinda la información más completa porque registra todos los flujos de recursos, incluidas las transacciones no monetarias, las transacciones imputadas y otros flujos. Este registro completo garantiza la integración de los flujos y las variaciones en los balances. La base devengado es coherente con la forma en que se definen las transacciones, los otros flujos y los principales agregados económicos (balanza de bienes y servicios, préstamo neto/endeudamiento neto). También se asemeja a la contabilidad empresarial.

a. Momento de registro de las transacciones

3.41 El traspaso de la propiedad económica es esencial a la hora de determinar el momento de registro en base devengado de las transacciones de bienes, activos no financieros no producidos y activos financieros. El término “propiedad económica” refleja la realidad subyacente que las cuentas económicas procuran medir. El término tiene en cuenta dónde se encuentran los riesgos y las recompensas de la propiedad. Los conceptos de propiedad económica y los riesgos y las recompensas conexas se examinan más a fondo en el párrafo 5.3. Un cambio de propiedad desde un punto de vista económico significa que en la práctica se transfieren todos los riesgos, las recompensas y los derechos y las responsabilidades de la propiedad. En general, el traspaso de la “propiedad legal” también implica un traspaso de la “propiedad económica”. En ciertos casos, el traspaso de la “propiedad económica” ocurre aunque no haya cambiado la “propiedad legal” (por ejemplo, los arrendamientos financieros y las transacciones entre una empresa y sus sucursales extranjeras). En otros casos no se produce un traspaso de propiedad económica, aunque sí se produce un traspaso de propiedad legal. Por ejemplo, en el caso de los acuerdos de recompra que implican la entrega de títulos a cambio de efectivo, los riesgos y las recompensas inherentes a los títulos permanecen en manos del tenedor original (como se explica en los párrafos 5.52–5.54) y la única transacción es un préstamo. De manera similar, en el caso de los préstamos de títulos sin garantía en efectivo, no se produce un traspaso de propiedad de los títulos, aunque pueden surgir comisiones relacionadas con los préstamos de títulos (véanse los párrafos 11.67–11.68).

3.42 Las transacciones en bienes, activos no financieros no producidos y activos financieros de propiedad de unidades institucionales se registran en el momento en que se traspasa la propiedad económica del activo subyacente. Cuando no sea evidente el traspaso de propiedad, se considera que el traspaso de propiedad ocurre en (o lo determina) el momento en que las partes de la transacción lo asientan en sus libros o cuentas.

3.43 Los principios generales para aplicar la base devengado al momento de registro de los diferentes flujos se describen en los párrafos 3.44–3.66. Las descripciones más específicas del registro en base devengado constan en los capítulos pertinentes.

Aplicación a los bienes

3.44Las transacciones de bienes deben registrarse al mismo tiempo que se produce el traspaso de propiedad económica. Se considera que el traspaso de propiedad económica ocurre en el momento en que las partes contabilizan los bienes y efectúan el cambio correspondiente en sus activos y pasivos financieros. En el caso de los bienes de capital de alto valor, como buques, maquinaria pesada y otros equipos, los traspasos de propiedad se registran en el momento en que las partes acuerdan que se produce el traspaso de propiedad (véase el párrafo 10.28). Cuando se firma un contrato para fabricación u otro tipo de construcción por adelantado, los trabajos en curso son objeto de un traspaso de propiedad progresivo, cuya conclusión puede tardar varios meses o años. Cuando el contrato estipula pagos escalonados (pagos a cuenta), a menudo se puede obtener un valor aproximado de la transacción tomando el valor de los pagos parciales efectuados en cada período (véanse los párrafos 5.71 y 10.107). Una diferencia entre el momento en que se produce el traspaso de la propiedad y el momento en que se efectúan los pagos puede dar origen a créditos y anticipos comerciales.

3.45 El momento de registro de las estadísticas de comercio internacional de mercancías en general se ajusta a los procedimientos de aduana, los cuales se establecen para registrar el movimiento de bienes entre fronteras. El momento en que los bienes cruzan la frontera puede tomarse únicamente como aproximación al momento en que se produce el traspaso de la propiedad económica. Un sistema de recolección de datos basado en la información de aduanas suele ofrecer opciones para las fechas en que pueden registrarse las transacciones (por ejemplo, el momento de radicación de la declaración de aduanas o el de despacho de los bienes por parte de la misma). Según las directrices internacionales para las estadísticas de comercio internacional, el registro debe producirse en el momento de radicación de la declaración de aduanas. Idealmente, para fines de las cuentas internacionales deberían ajustarse los datos de aduanas (véanse los párrafos 3.61–3.66). De la misma manera, un sistema en el que se registran pagos puede no reflejar el momento preciso del traspaso de la propiedad económica de los bienes.

3.46 Los bienes en consignación (es decir, bienes destinados a la venta pero no vendidos efectivamente cuando cruzan la frontera) deberán registrarse solo cuando se produzca el traspaso de propiedad. En el caso de los bienes sujetos a contratos de arrendamiento financiero, se considera que el traspaso de propiedad ocurre al inicio del contrato (véanse la definición de arriendo financiero en el párrafo 5.56 y la explicación sobre las posiciones y transacciones derivadas de arrendamientos financieros en los párrafos 7.57 y 10.17 f)). Los bienes enviados al extranjero para transformación que permanecen en poder de la misma parte no se tratan como si su propiedad económica hubiera sido traspasada. Los bienes pueden trasladarse entre la matriz y una de sus sucursales en el extranjero. En tal caso, es posible que se haya producido un traspaso de la propiedad económica de los bienes o que hayan sido enviados a transformación. El tratamiento estadístico correcto consiste en determinar la unidad que asume los riesgos y las recompensas más claramente (por ejemplo, a partir de criterios como si los bienes se incluyen en las cuentas, y la unidad que se encarga de la venta posterior de los bienes). En el caso de los bienes en compraventa, las compras y las ventas posteriores se registran en el momento en que se produce el traspaso económico.

Aplicación a los servicios

3.47Las transacciones de servicios se registran en el momento que se prestan los servicios. Ciertos servicios, como algunos servicios de transporte y hotelería, se prestan dentro de un período discreto, en cuyo caso la determinación del momento de registro no presenta problemas. Otros servicios se suministran o tienen lugar de manera continua. Por ejemplo, los servicios de construcción, los arrendamientos operativos y los servicios de seguro se registran de manera continua mientras se los suministra. Cuando se realiza una construcción con un contrato previo, la propiedad de la estructura se transfiere efectivamente por etapas, según se desarrollan los trabajos. Cuando los servicios se suministran a lo largo de un período determinado, pueden efectuarse pagos anticipados o liquidaciones diferidas por concepto de dichos servicios (por ejemplo, fletes, seguros, servicios portuarios). El suministro de servicios debe registrarse en base devengado en cada período contable (es decir, deben registrarse conforme se prestan y no cuando se efectúen los pagos). Los asientos correspondientes a pagos anticipados o liquidaciones diferidas deben registrarse en las cuentas adecuadas en el momento en que ocurran (como se explica en el párrafo 3.35 con respecto a la importación de bienes).

Aplicación al ingreso primario y las transferencias

3.48Las transacciones distributivas se registran en el momento en que surgen los correspondientes derechos. Así, por ejemplo, la remuneración de empleados, los intereses, las contribuciones y las prestaciones sociales se registran en todos los casos en el período durante el cual se generan los montos por pagar. (Véase la información sobre el registro de la remuneración de empleados relacionada con las opciones de compra de acciones en los párrafos 11.20–11.21). Con respecto a algunas transacciones distributivas, el momento del devengo depende de la decisión de la unidad sobre cuándo distribuir el ingreso primario o realizar la transferencia. Los dividendos se registran en el momento en que las acciones dejan de incluir dividendos. Hay tres fechas relacionadas con los dividendos:

  • a) La fecha en que se declaran.

  • b) La fecha en que se excluyen del precio de mercado de las acciones, que se conoce como “fecha ex dividendos”. Los receptores de dividendos se determinan a partir de la nómina de accionistas en ese momento y los accionistas posteriores no tienen derecho a los dividendos.

  • c) La fecha en que se pagan.

Si bien los dividendos a veces pueden estar relacionados con las utilidades de la empresa correspondientes al período previo, en otros casos la relación es tenue o inexistente. El precio de las acciones incluye los dividendos declarados hasta la fecha ex dividendos, de tal manera que el propietario de las acciones antes de la fecha ex dividendos es el propietario de la participación y no es propietario de un instrumento de deuda separado relacionado con dividendos declarados y no pagados. Entre la fecha ex dividendos y la fecha efectiva de liquidación, el monto por pagar se registra como otras cuentas por cobrar/pagar. Los retiros de ingreso de cuasisocieda-des, como las utilidades distribuidas de las sucursales, se registran cuando ocurren efectivamente. Las utilidades reinvertidas se derivan de las utilidades retenidas, y por lo tanto se registran en el período en que se devengan las utilidades retenidas. (Véase una explicación de las cuestiones relacionadas con el cálculo de las utilidades reinvertidas en los párrafos 11.33–11.47).

3.49 Los intereses se registran según el principio de base devengado de manera continua ya que los recursos financieros se proporcionan para uso de manera continua. Con respecto a algunos instrumentos financieros, el deudor no efectúa pago alguno al acreedor hasta el vencimiento del instrumento financiero, fecha en la cual el deudor cumple con su obligación con un pago único; el pago abarca el monto de los fondos proporcionados originalmente por el acreedor y los intereses acumulados durante la vigencia total del instrumento financiero. Los asientos correspondientes a los intereses devengados en cada período anterior al vencimiento deberán registrarse como transacciones financieras que representan una adquisición adicional del activo financiero por parte del acreedor y una emisión de un pasivo de igual monto por parte del deudor.

3.50 Los impuestos y demás transferencias obligatorias deberán registrarse cuando ocurren las actividades, transacciones u otros eventos que crean el derecho del gobierno a los impuestos u otros pagos. En principio, los impuestos sobre el ingreso y las contribuciones sociales basadas en el ingreso deben atribuirse al período en el cual se genera el ingreso. Sin embargo, en la práctica puede ser necesaria cierta flexibilidad para que los impuestos sobre el ingreso deducidos en la fuente y los pagos anticipados regulares de los impuestos sobre el ingreso puedan registrarse en los períodos en que se efectúan los pagos, y cualquier obligación tributaria final sobre el ingreso pueda registrarse en el período en que se determina la obligación.

3.51 Algunas transferencias obligatorias, como multas, sanciones y confiscación de propiedades se determinan en un momento específico. Estas transferencias se registran cuando se establece un derecho legal, lo cual puede suceder cuando un tribunal emite un fallo o cuando se publica una decisión administrativa.

3.52 La determinación del momento de registro de las donaciones y demás transferencias voluntarias puede ser complicada debido a la amplia gama de condiciones de elegibilidad con distinto poder legal. En algunos casos, el beneficiario potencial de una donación tiene un derecho legal si ha satisfecho ciertas condiciones, como haber asumido previamente gastos para un propósito determinado o haber aprobado una ley. Estas transferencias se registran cuando quedan satisfechos todos los requisitos y todas las condiciones. En otros casos, el beneficiario de la donación nunca tiene un derecho legal con respecto al donante, y la transferencia deberá atribuirse en el momento de la liquidación (por ejemplo, pago en efectivo). En general, el momento de registro de las transferencias voluntarias se determina en función del momento en que se produce un traspaso de la propiedad económica de los recursos (bienes, servicios o activos financieros) que son los asientos correspondientes a las transferencias.

Aplicación a las transacciones de activos no financieros no producidos

3.53 Las transacciones de activos no financieros no producidos se registran en el momento en que ocurre el traspaso de la propiedad económica de estos activos. El tratamiento es similar al de los bienes y los activos financieros, tal como se explicó en los párrafos 3.44 y 3.54–3.55, respectivamente.

Aplicación a las transacciones de activos financieros

3.54Las transacciones de activos financieros (incluidos los pagos en efectivo) se registran cuando se produce el traspaso de propiedad económica. Algunos activos financieros, como los créditos relacionados con el comercio, son el resultado implícito de una transacción no financiera. En tales casos se considera que el derecho financiero se origina cuando ocurre la correspondiente transacción no financiera. En algunos casos, las partes de una transacción pueden tener la impresión de que los traspasos de propiedad ocurren en distintas fechas porque adquieren la documentación que sirve de prueba de la transacción en distintos momentos. La causa de esta variación suele ser el proceso de compensación, o el tiempo que tarda en llegar el correo con los cheques. Las cantidades implicadas en ese “flotante” pueden ser importantes en el caso de los depósitos transferibles y de las otras cuentas por cobrar y por pagar. Si no fuese posible fijar una fecha determinada, el momento en que ocurre la transacción se determina de acuerdo con la fecha en que el acreedor recibe el pago o algún otro activo financiero.

3.55 Las transacciones de títulos se registran en el momento en que ocurre el traspaso de propiedad, que determina la fecha de transacción. Ambas partes deben registrar la transacción en el momento que se produce el traspaso de propiedad, no cuando se entrega el activo financiero. Si el pago ocurre después del traspaso de propiedad, se generan cuentas por cobrar o por pagar. En la práctica, si la demora entre el momento de la transacción y la liquidación es corta, la fecha de liquidación puede considerarse como un sustituto aceptable, de manera que no se generen cuentas por cobrar o por pagar. Sin embargo, si las demoras son más prolongadas, deben identificarse las cuentas por cobrar y por pagar.

3.56 Según la base devengado, los reembolsos de deudas se registran cuando estas se extinguen (como cuando el acreedor las paga, reprograma o condona). Si se producen atrasos en los pagos, no se debe imputar ninguna transacción, pero los atrasos deben seguir indicándose en el mismo instrumento hasta que se extinga el pasivo. Sin embargo, si el contrato dispone una modificación de las características del instrumento financiero cuando se producen atrasos, la modificación debe registrarse como una reclasificación en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros. La reclasificación se aplica a situaciones en que se mantiene el contrato original pero se modifican sus condiciones (por ejemplo, tasas de interés o plazos de reembolso). Si se renegocia el contrato o cambia la naturaleza del instrumento, en virtud de un acuerdo entre las partes, de una categoría a otra (por ejemplo, de bonos a participaciones de capital), las consecuencias han de registrarse como nuevas transacciones. De conformidad con el principio de base devengado, una obligación vencida de liquidación de un contrato de derivados financieros no se registra como una transacción; sin embargo, la obligación se reclasifica como pasivo de deuda debido al cambio en la naturaleza del activo (véase el párrafo 5.82).

3.57 Los datos sobre atrasos son importantes de por sí solos, y por lo tanto deben presentarse como partidas suplementarias, en los casos en que sean significativos (o en partidas informativas en el caso del financiamiento excepcional; véase el apéndice 1). Si bien es útil identificar ciertos atrasos que comúnmente revisten importancia (como los atrasos relacionados con deuda pública o con garantía pública), se necesita flexibilidad para determinar las partidas de atrasos cuya divulgación es importante, según las circunstancias de cada economía. Los atrasos también se describen en los párrafos 5.99–5.102.

3.58 La activación de garantías (no estándar) por una sola vez da lugar a transacciones financieras ya que implican la creación de un nuevo pasivo. El momento de registro de los flujos derivados de la activación de garantías por una sola vez (si corresponde, incluidas transferencias de capital y otras variaciones en el volumen de los activos) depende de que ocurran eventos que activan las garantías. El tratamiento de los flujos derivados de la activación de garantías por una sola vez se describe en más detalle en los párrafos 8.42–8.45.

3.59 Las opciones de compra de acciones por parte de empleados se reconocen en la fecha en que se conceden. La remuneración de empleados relacionada con opciones de compra de acciones por parte de los empleados debe registrarse como devengada a lo largo del período al que corresponde la opción, que es por lo general el período comprendido entre las fechas de concesión y ejercicio. A veces las opciones pueden comprender el período anterior a la fecha de concesión, lo cual también debe tenerse en cuenta a la hora de asignar la remuneración de los empleados.

b. Momento de registro de los flujos

3.60 Los otros flujos abarcan las variaciones en el volumen de los activos y las revaloraciones. Las otras variaciones en el volumen de los activos son normalmente hechos discretos que suceden en momentos precisos o en el transcurso de períodos muy breves de tiempo. Las otras variaciones en el volumen de los activos, incluidas las reclasificaciones, se registran a medida que se producen. Las revaloraciones pueden ocurrir continuamente a medida que varían los precios y los tipos de cambio. En la práctica, las revaloraciones suelen calcularse entre dos momentos determinados en los que se valoran los activos y pasivos en cuestión.

3. Ajustes del momento de registro

3.61 Las diferencias en el momento de registro por parte de las economías que comercian entre sí pueden deberse a varios factores. Uno de los problemas intrínsecos de las transacciones internacionales es la diferencia de husos horarios. Las diferencias en el momento de registro pueden obedecer a demoras en las entregas del correo o en los procesos de compensación de los pagos. Varias fuentes de datos a menudo solo se aproximan a la base requerida. Es importante ajustar el momento de registro en los casos en que existen divergencias importantes con respecto a la base requerida.

3.62 Cuando seleccionen las fuentes estadísticas, los compiladores deberían considerar la ventaja de utilizar datos con una fecha de registro correcta. Por ejemplo, los registros de giros efectivamente realizados sobre préstamos son preferibles a las fuentes que contengan fechas de autorización o de programas que no necesariamente se cumplen.

3.63 Es posible que deba ajustarse el momento de registro de las estadísticas de comercio internacional de mercancías, ya que estas no siempre reflejan los traspasos de propiedad económica. Además, es posible que no siempre reflejen correctamente los movimientos físicos. Los ajustes del momento de registro deben hacerse en los casos en que las prácticas de las estadísticas de aduanas provoquen distorsiones. Por ejemplo, en el caso de la compra o venta de buques y aeronaves, podría usarse la información del momento en que los bienes se registran en los libros del proveedor o el cliente. Una práctica recomendada consiste en determinar el momento en que ocurren entregas o transacciones individuales de gran tamaño (como un buque o una aeronave) para garantizar que el flujo de los bienes y las correspondientes transacciones de financiamiento se registren en el mismo período.

3.64 La fecha en que se produce el traspaso de la propiedad económica de los bienes y la fecha en que estos se registran en las estadísticas del comercio exterior pueden ser muy diferentes cuando el proceso de importación o exportación entraña un largo viaje. Si el valor unitario del comercio varía considerablemente desde el principio hasta el final del período que se declara, una diferencia de uno o más meses entre el embarque o la recepción de los bienes, por una parte, y el traspaso de propiedad, por la otra, puede generar errores en el balance de una economía y asimetrías entre las economías que comercian entre sí. Es preciso verificar, quizá por muestreo, las prácticas que se siguen y, en principio, efectuar ajustes de momento de registro, para corregir las estadísticas del comercio exterior, para las clases de bienes sujetos a un traspaso de propiedad en fecha distinta a la de su registro en dichas estadísticas.

3.65 Los bienes en consignación a menudo pueden registrarse en el momento en que cruzan la frontera, suponiendo que ha tenido lugar un cambio de propiedad o confiando en que está próximo a ocurrir. Si se sigue ese tratamiento y luego no ocurre efectivamente el traspaso de propiedad, tendrán que realizarse ajustes, preferiblemente revisando los asientos originales. En la práctica, estos ajustes pueden efectuarse en el período en que se devuelven los bienes, si se trata de casos de limitada importancia.

3.66 El registro de cambios proporciona datos en base caja. Para ciertas transacciones, el registro en base caja o devengado puede ser igual, pero para muchas otras será diferente. Concretamente, es posible que las transacciones de bienes, servicios e ingresos no coincidan con los pagos correspondientes a la liquidación de las transacciones. Se debe usar de forma rutinaria otra información para verificar o ajustar las categorías de transacciones seleccionadas. Los compiladores que usan un sistema de registro de cambios deben verificar todas las transacciones de liquidación de gran magnitud. Es posible que la información sobre los intereses, ya sea de los registros de pago o del calendario de servicio de la deuda, no sea apropiada para la contabilidad en base devengado. Deben estudiarse y aplicarse otros métodos para obtener el devengo de intereses, como el uso de datos sobre posiciones y tasas de interés contractuales.

E. Valoración

Referencias:

3.67Los precios de mercado se refieren al valor de cambio corriente, es decir, los valores a los que los bienes y otros activos, los servicios y la mano de obra o se intercambian de hecho o podrían intercambiarse por dinero. Los precios de mercado son la base para valorar las cuentas internacionales. En esta sección se describen los principios generales para la valoración de flujos y posiciones. La valoración de tipos específicos de flujos y posiciones se analizan en más detalle en los capítulos pertinentes.

1. Valoración de las transacciones

3.68El precio de mercado para las transacciones se define como la suma de dinero que un comprador paga por un bien a un vendedor en una transacción consensual; el intercambio se efectúa entre partes independientes entre sí y tiene motivos puramente comerciales, y a veces se denomina “en pie de igualdad”. En un sentido estricto, el precio de mercado es únicamente el precio adoptado para un intercambio realizado en las condiciones establecidas. Otro intercambio de una unidad igual, aun en casi idénticas circunstancias, podría resultar en un precio de mercado distinto. Definido de esta manera, el precio de mercado debe diferenciarse claramente del precio cotizado en el mercado, del precio de mercado mundial, del precio corriente, del precio justo de mercado o de cualquier otro precio que sirva para expresar la generalidad de los precios de una clase de intercambios supuestamente iguales y no el precio que realmente se aplicó a una determinada transacción. Tampoco debe interpretarse que equivale necesariamente a un precio de mercado libre, es decir, no debe suponerse que una transacción de mercado siempre tiene lugar en una situación de estricta competencia de mercado. De hecho, puede ocurrir en una estructura monopolista, monopsonista o en cualquier otra estructura de mercado. En realidad, el mercado puede definirse en un sentido tan estricto que se limite a una transacción única en su clase efectuada entre partes independientes.

3.69 Los valores de cambio efectivos en un contrato entre dos partes en la mayoría de los casos representarán los precios de mercado según la descripción del párrafo anterior, independientemente de impuestos y subsidios. En los párrafos 3.77–3.79 se describen casos en que los valores de cambio efectivos no representen los precios de mercado. Las transacciones que implican dumping y descuentos representan precios de mercado. El precio de mercado es el precio que paga el comprador después de tener en cuenta reintegros, reembolsos, ajustes, etc. efectuados por el vendedor. Las importaciones y exportaciones de mercancías generales se registran en valores f.o.b., que incluyen todos los impuestos a la exportación por pagar o las devoluciones de impuestos por cobrar.

3.70 Las transacciones de activos y pasivos financieros se registran de conformidad con los principios generales descritos en el párrafo 3.68. Concretamente, las transacciones de préstamos, depósitos y otras cuentas por cobrar o por pagar también deben valorarse a precios de mercado. Las transacciones de activos y pasivos financieros deben registrarse excluyendo comisiones, cargos e impuestos, ya sea que estos se cobren de forma explícita, se incluyan en el precio del comprador o se deduzcan de los ingresos del vendedor. Esto se debe a que tanto el deudor como el acreedor deben registrar el mismo monto para una transacción relativa al mismo instrumento financiero. Las comisiones, los cargos y los impuestos deben registrarse en forma separada de la transacción relativa al activo y el pasivo financieros, en las categorías apropiadas. La valoración de transacciones de instrumentos financieros, que excluyen los gastos por comisiones (registrados como servicios), difiere de la valoración de los transacciones de activos no financieros, que incluyen todos los costos de traspaso de propiedad, salvo que se paguen por separado.

3.71 Cuando los precios de mercado de las transacciones no son observables, la valoración a precios equivalentes a los de mercado ofrece una aproximación a los primeros. En tales casos, los precios de mercado de bienes iguales o similares, si existen, ofrecerán una buena base para aplicar el principio de los precios de mercado. En general, los precios de mercado deben obtenerse de los mercados en los que se comercian habitualmente los mismos artículos, u otros similares, en cantidad suficiente y en circunstancias análogas. Si no existe un mercado adecuado donde se negocie en el período en curso un bien o servicio determinado, la valoración de una transacción relativa a ese bien o servicio puede derivarse de los precios de mercado de bienes y servicios similares, con los ajustes debidos por diferencias de calidad y de otro tipo.

3.72 Algunos casos en que los precios de mercado no están disponibles o plantean problemas específicos son las transacciones de trueque, el suministro de bienes y servicios de forma gratuita y los bienes en régimen de arrendamiento financiero. Si un comprador y un vendedor efectúan una transacción de trueque—intercambio de bienes o servicios por otros bienes, servicios o activos (de igual valor)—los bienes o servicios intercambiados deben valorarse a los precios que les habrían correspondido si se hubiesen vendido en el mercado. De manera similar, las donaciones en especie pueden valorarse utilizando los precios de mercado de los bienes y servicios en el momento de la transferencia. El costo de la adquisición también puede usarse en ciertas situaciones, particularmente si no hay un desfase entre la adquisición y la transferencia. La adquisición de bienes en régimen de arrendamiento financiero debe valorarse a los precios de mercado vigentes en el momento de la adquisición, si esos precios están disponibles. Si no se determina un precio, quizá sea necesario utilizar estimaciones de los valores corrientes de adquisición depreciados o el valor presente neto de los rendimientos futuros esperados.

3.73 La valoración de mercado también plantea problemas en el caso de transacciones de bienes en que los contratos establecen un período de cotización a menudo meses después de que los bienes hayan cambiado de manos. En tales casos se debe estimar el valor de mercado en el momento del traspaso de propiedad, para ser revisado con el valor de mercado real, cuando se conozca. El valor de mercado está dado por el precio de contrato, aún si se desconoce en el momento de traspaso de la propiedad.

3.74 Los valores de las transacciones imputadas deberán derivarse de los valores de otras transacciones observas con las que están relacionadas. Por ejemplo, los valores de las transacciones de utilidades reinvertidas se derivan de las participaciones directas de los inversionistas en el ahorro neto de la empresa de inversión directa antes de que se distribuyan las utilidades reinvertidas. Las utilidades reinvertidas y el registro de los respectivos asientos en la cuenta financiera se describen en los párrafos 8.15–8.16 y 11.33–11.47.

3.75 Cuando el gobierno o las instituciones privadas sin fines de lucro de una economía proporcionan recursos no financieros sin un quid pro quo a no residentes, deberán aparecer los mismos valores en las cuentas internacionales del receptor y el donante. De conformidad con los principios generales, tales recursos deben valorarse al precio de mercado que les habrían correspondido si se hubieran vendido en el mercado. El donante puede tener una percepción del valor imputado de la transacción muy diferente al valor imputado por el receptor. Como regla general se sugiere que para el registro se utilice como base el valor asignado por el donante.

3.76 Es posible que en algunos casos los valores efectivos de cambio no representen los precios de mercado. Se pueden citar como ejemplo las transacciones que implican los siguientes factores: precios de transferencia entre las empresas filiales, convenios de manipulación con terceros y ciertas transacciones no comerciales, incluidas las tasas de interés concesionarias. Los precios pueden ser subfacturados o sobrefacturados (es decir, presentados a un precio distinto del precio real, por ejemplo, para evadir impuestos o controles de cambio), en cuyo caso es necesario evaluar un valor equivalente al de mercado. Debe efectuarse un ajuste cuando los valores de cambio efectivos no representen los precios de mercado, aunque quizá no sea práctico en muchos casos. El ajuste de los valores de cambio efectivos para reflejar los precios de mercado incidirá en otras cuentas. Por lo tanto, de efectuarse estos ajustes, también deberán efectuarse ajustes correspondientes en las otras cuentas, por ejemplo, si se ajustan los precios de los bienes, también se deberán ajustar las transacciones conexas en la cuenta del ingreso o la cuenta financiera.

3.77 Los precios de transferencia se refieren a la valoración de transacciones entre empresas afiliadas. En algunos casos, los precios de transferencia pueden obedecer a la distribución del ingreso o a acumulaciones o retiros de participaciones de capital. El reemplazo de los valores contables (precios de transferencia) por valores equivalentes de los precios de mercado es conveniente en principio, cuando las distorsiones son grandes y cuando la disponibilidad de los datos (como los ajustes realizados por funcionarios de aduanas o tributarios o por las economías asociadas) lo permite. La selección de los mejores equivalentes de los valores de mercado como sustitutos de valores contables requiere cautela y un criterio basado en la información recogida. El tratamiento de los precios de transferencia entre empresas afiliadas se examina más a fondo en los párrafos 11.101–11.102.

3.78 El intercambio de bienes entre empresas afiliadas a menudo puede ser de una índole tal que no figure en el intercambio entre partes independientes (por ejemplo, componentes especializados utilizables únicamente cuando están incorporados en el producto acabado). Análogamente, el intercambio de servicios, tales como los administrativos y de conocimientos técnicos, tal vez carezca de un equivalente aproximado en las clases de transacciones de servicios que comúnmente tienen lugar entre partes independientes. Por lo tanto, en transacciones entre partes afiliadas, puede ser difícil determinar un valor comparable al valor de mercado, y los compiladores tal vez no tengan otra alternativa que la de aceptar una valoración basada en costos de producción explícitos u otros valores asignados por la empresa. La valoración de los honorarios por administración y otros casos similares se examinan más a fondo en el párrafo 10.150.

3.79 Ciertas transacciones no comerciales, como una donación en especie, carecen de un precio de mercado, mientras que otras transacciones no comerciales pueden efectuarse a un precio implícito que incluye cierto elemento de donación o concesión, de modo que ese precio tampoco es de mercado. Tal sería el caso, por ejemplo, de los intercambios negociados de bienes entre gobiernos y los préstamos gubernamentales con intereses más bajos que los que se aplicarían a préstamos puramente comerciales con similares períodos de gracia, plazos de reembolso y otras condiciones. Los préstamos en condiciones concesionarias se describen en el párrafo 12.51. En principio, y aunque quizá no sea práctico en muchos casos, debería efectuarse un ajuste para registrar estas transacciones a precios de mercado y registrarse una transferencia correspondiente a la diferencia entre el precio implícito y el precio de mercado. Las transacciones efectuadas por órganos del gobierno general y por instituciones privadas sin fines de lucro, que no realizan actividades puramente comerciales, suelen estar regidas por consideraciones no comerciales. Sin embargo, las transferencias que implican el suministro de bienes y servicios también pueden ser efectuadas o recibidas por otros sectores de la economía.

3.80 En los casos en que un solo valor de intercambio refleja más de una categoría de transacción, las transacciones captadas en el intercambio tienen que ser desglosadas (desagrupadas) en transacciones individuales, como se describe en el párrafo 3.17. En ese caso, el valor total de las transacciones individuales desglosadas tiene que ser igual al valor de mercado del intercambio ocurrido. Por ejemplo, los valores de cambio relativos a divisas pueden incluir una comisión por conversión de la moneda. Toda porción relacionada con la conversión de divisas debe registrarse por separado como transacción de servicios.

2. Valoración de otros flujos

3.81 Los otros flujos en las cuentas internacionales captan las variaciones en la posición de inversión internacional de activos y pasivos financieros que no se deben a transacciones. Las ganancias y pérdidas por tenencias se derivan de fluctuaciones de los valores de mercado de de las posiciones en activos y pasivos financieros. Las ganancias y pérdidas por tenencias puede acumularse de forma continua. Se produce una ganancia por tenencia cuando aumenta el valor de un activo o disminuye el valor de un pasivo; se produce una pérdida por tenencia cuando disminuye el valor de un activo o aumenta el valor de un pasivo. El valor de las ganancias o pérdidas por tenencias durante un período contable indica las ganancias o pérdidas netas por tenencias correspondientes a activos y pasivos de forma separada. En la práctica, el valor de las ganancias y pérdidas por tenencias se calcula para cada activo y pasivo entre dos momentos determinados: el inicio del período (o el momento en que se adquiere el activo o se contrae el pasivo) y el final del período (o el momento en que se vende el activo o se extingue el pasivo).

3.82 En el caso de los préstamos, depósitos y otras cuentas por cobrar o pagar que se venden con descuento, los valores de las transacciones registrados en la cuenta financiera pueden diferir de los valores nominales registrados en la posición de inversión internacional. Estas diferencias se registran como cambios de valoración en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros (véase también el párrafo 9.33).

3.83 Las otras variaciones del volumen de los activos y pasivos financieros se registran a precios equivalentes al precio de mercado de instrumentos similares. En el caso de las cancelaciones contables de instrumentos financieros valorados según valores nominales, el valor registrado en la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros debe corresponder a su valor nominal previo a la cancelación contable. En el caso de todas las reclasificaciones de activos y pasivos, los valores de los instrumentos nuevos y viejos deben ser iguales.

3. Valoración de posiciones de activos y pasivos financieros

Referencia:

3.84Las posiciones en activos y pasivos financieros, en general, deberán valorarse como si hubieran sido adquiridas en transacciones del mercado en la fecha de declaración en el balance. Muchos activos financieros se negocian en los mercados con regularidad y, por consiguiente, pueden valorarse utilizando directamente las cotizaciones del mercado. Si los mercados financieros están cerrados en la fecha del balance, los precios que se deberán utilizar en la valoración son los que estaban vigentes en la fecha inmediatamente precedente en que los mercados estaban abiertos. Los títulos de deuda tienen un valor de mercado corriente y un valor nominal, y para ciertos fines puede ser útil contar con datos complementarios sobre los valores nominales de las posiciones de los títulos de deuda (véase la definición de valor nominal en el párrafo 3.88).

3.85 Es necesario utilizar el equivalente de los precios de mercado para valorar los activos y pasivos financieros que no se negocian en mercados financieros o que se negocian con muy poca frecuencia. En el caso de estos activos y pasivos, será necesario estimar los valores razonables que, en efecto, se aproximan a los precios de mercado. El valor presente de los flujos de caja también puede usarse como una aproximación a los precios de mercado, siempre que se pueda utilizar una tasa de descuento apropiada.

3.86 Las posiciones de los préstamos se registran según su valor nominal. El uso de los valores nominales depende en parte de consideraciones pragmáticas sobre la disponibilidad de los datos y la necesidad de mantener simetría entre deudores y acreedores. Además, dado que los préstamos no están concebidos para actividades negociables, la ausencia de un mercado activo hace que la estimación de un precio de mercado sea en cierta medida subjetiva. El valor nominal también es útil porque indica la obligación legal real y el punto de partida de las actividades de recuperación de los acreedores. En ciertos casos, los préstamos también pueden ser comercializados, a menudo con descuento, o es posible que exista o que se pueda estimar un valor razonable. Se reconoce que el valor nominal presenta un panorama incompleto de la posición financiera, sobre todo en el caso de los préstamos en mora. Por lo tanto, la información sobre el valor nominal de los préstamos en mora debe incluirse en una partida informativa o suplementaria (véase la definición de préstamos en mora en el párrafo 7.50). Los préstamos que se hayan vuelto negociables de hecho deberán reclasificarse como títulos de deuda (véanse los criterios de reclasificación en el párrafo 5.45).

3.87 Las posiciones relativas a los depósitos y las cuentas por cobrar o pagar también se registran según su valor nominal. Estas posiciones dan origen a los mismos problemas relativos a los valores nominal y razonable de los préstamos. Los depósitos en los bancos y otras sociedades captadoras de depósitos en proceso de liquidación también deben registrarse según su valor nominal hasta que se produzca su cancelación contable. Sin embargo, si esos depósitos son cuantiosos, deben presentare por separado como partida suplementaria. El mismo tratamiento es aplicable en cualquier otro caso de depósitos deteriorados, es decir, en los que la sociedad captadora de depósitos no está en liquidación pero se encuentra insolvente.

3.88 Los valores de mercado, los valores razonables y los valores nominales deben distinguirse de conceptos tales como los valores amortizados, los valores faciales, los valores contables y el costo histórico.

  • a) El valor razonable es un valor equivalente al valor de mercado. Se define como el monto en que un activo podría ser intercambiado o en que un pasivo podría ser liquidado entre dos partes informadas y dispuestas en una transacción en pie de igualdad. Por lo tanto, representa una estimación de lo que se podría obtener si el acreedor hubiera vendido el derecho financiero.

  • b) El valor nominal se refiere al monto pendiente que el deudor debe al acreedor, el cual incluye el monto del principal pendiente de reembolso y los intereses devengados. Por lo tanto, el valor nominal refleja la suma de fondos originalmente suministrados, más todos los anticipos posteriores, más los intereses devengados, menos los reembolsos (que incluyen todos los pagos correspondiente a intereses devengados)4. El valor nominal en moneda nacional de un instrumento de deuda denominado en moneda extranjera también incluye las ganancias y pérdidas por tenencias derivadas de fluctuaciones del tipo de cambio.

  • c) El valor amortizado de un préstamo refleja el proceso de eliminación gradual del pasivo mediante pagos regulares durante un período especificado de tiempo. En la fecha de cada pago programado, el valor amortizado es igual al valor nominal, pero puede ser distinto del valor nominal en otras fechas porque el valor nominal incluye los intereses devengados y no pagados.

  • d) El valor facial es el monto no descontado pagadero al tenedor en la fecha de vencimiento. También se conoce como “valor a la par” o simplemente “par”. Antes del vencimiento, el valor de mercado de un bono puede ser mayor o menor que el valor facial, dependiendo de la tasa de interés pagadera y la percepción de riesgo de incumplimiento de pago. Conforme se aproximan la fecha de vencimiento de los bonos, el valor de mercado se aproxima al valor facial. Por ejemplo, si las tasas de interés son más altas que la tasa de cupón del bono, el bono se vende con descuento (por debajo de par). En cambio, si las tasas de interés son más bajas que la tasa de cupón del bono, el bono se vende con una prima (por encima de par).

  • e) El valor contable en la contabilidad empresarial por lo general se refiere al valor registrado en los libros de la empresa. Los valores contables pueden tener diferentes significados porque dependen del momento de adquisición, las absorciones de empresas, la frecuencia de las revaloraciones y regulaciones tributarias y de otro tipo.

  • f) El costo histórico, en su sentido estricto, refleja el costo en el momento de adquisición, pero a veces también puede reflejar revaloraciones ocasionales.

3.89 La valoración de los activos y los pasivos financieros en los datos declarados por las empresas u otros declarantes pueden basarse en normas comerciales, de supervisión, tributarias o contables que no reflejen plenamente los precios de mercado de los activos y pasivos. En esos casos, deberán ajustarse los datos para reflejar, con la mayor aproximación posible, el valor de mercado de los activos y pasivos financieros, salvo cuando se registran en valores nominales (véanse los párrafos 3.86–3.87).

3.90 Cuando los títulos se cotizan en mercados con un margen entre el precio de compra y el de venta, debe utilizarse el punto medio para valorar el instrumento. El margen es un cargo implícito de servicio que pagan los compradores y vendedores al operador de valores (véanse los párrafos 10.122–10.123). De manera similar, las posiciones en activos y pasivos financieros denominados en moneda extranjera deberían valorarse utilizando el punto medio entre los tipos comprador y vendedor al cierre de las operaciones en la fecha de referencia.

3.91 Los casos específicos sobre la valoración de las posiciones de activos y pasivos financieros, en particular cuando los precios de mercado son inexistentes o plantean problemas, se analizan en el capítulo 7, relativo a la posición de inversión internacional.

4. Unidad de cuenta y conversión de monedas

a. Unidad de cuenta

3.92 Los valores de las transacciones no financieras y financieras y los valores de las posiciones de los activos y pasivos financieros pueden expresarse inicialmente en diversas monedas o en otras medidas estándar de valor, como los derechos especiales de giro (DEG). La conversión de estos valores a una unidad de cuenta de referencia es un requisito para la elaboración de cuentas uniformes y analíticamente significativas.

3.93 Las cuentas internacionales pueden compilarse en moneda nacional y también en otra moneda. Se necesitan datos en moneda nacional porque varios otros datos macroeconómicos y microeconómicos se compilan en moneda nacional, salvo en los casos en que la moneda de curso legal sea una moneda extranjera. Los análisis económicos a menudo utilizan datos de varios otros sistemas de estadísticas macroeconómicas. Por otra parte, los datos en una unidad de cuenta internacional (una moneda extranjera) pueden ser necesarios para la gestión internacional de la liquidez y para abordar problemas especiales de niveles elevados de inflación, fluctuaciones importantes del tipo de cambio y tipos de cambio múltiples. Además, se necesita una unidad de cuenta normalizada o internacional para facilitar la agregación de las cifras sobre una base mundial o regional y la comparación internacional.

3.94 Desde la perspectiva internacional, se requiere una unidad de cuenta normalizada para fines de presentación y análisis a escala mundial. Preferentemente, deberá ser una unidad de cuenta estable; es decir, los valores de las transacciones internacionales que se expresen en esa unidad no deberán verse significativamente afectados por fluctuaciones (en relación con la unidad de cuenta) de los valores de las monedas en las que tienen lugar dichas transacciones. Aun así, las transacciones expresadas en una unidad estable en ese sentido pueden reflejar variaciones de precios debido a otras causas. Por ejemplo, una serie expresada en una unidad de cuenta supuestamente estable no es equivalente a un indicador de volumen o una serie de precios constantes. En la práctica no existe un ideal teórico de una unidad de cuenta normalizada ampliamente reconocida y perfectamente estable.

b. Moneda nacional frente a moneda extranjera

3.95 En una economía se establece una distinción entre la moneda nacional y la moneda extranjera. Moneda nacional es la moneda de curso legal en la economía, emitida por la autoridad monetaria de dicha economía; es decir, la moneda de la economía individual o, en el caso de una unión monetaria, la moneda común de la zona a la que pertenece la economía. Todas las otras monedas son monedas extranjeras.

3.96 Según esta definición, una economía que use como moneda de curso legal una moneda emitida por la autoridad monetaria de otra economía—como el dólar de EE.UU.—o de una zona monetaria a la cual no pertenece debería clasificar esa moneda como extranjera, aun si las transacciones locales se liquidan en dicha moneda. El término “moneda” debe entenderse en su sentido amplio (es decir, la moneda comprende no solo los billetes y monedas sino también todas las formas de pago emitidas por instituciones financieras en un territorio económico). Las cuentas en oro sin asignación y otras cuentas en metales preciosos sin asignación que otorgan el derecho a exigir la entrega de oro o metal precioso se tratan como si estuvieran denominadas en moneda extranjera. El tratamiento de las cuentas sin asignación en otras materias primas se decidirá conforme dichos casos surjan en el futuro.

3.97 Los DEG siempre se consideran denominados en moneda extranjera, inclusive en el caso de las economías que emiten las monedas que conforman la cesta del DEG. Cualquier otra unidad de moneda emitida por una organización internacional, excepto en el contexto de una unidad monetaria (véase el párrafo 3.95), se considera moneda extranjera.

c. Moneda de denominación y moneda de liquidación

3.98 Debe establecerse una distinción entre la moneda de denominación y la moneda de liquidación. La moneda de denominación está definida por la moneda en que se fija el valor de los flujos y las posiciones, según el contrato suscrito entre las partes. Así, todos los flujos de caja se determinan usando la moneda de denominación, convertida de ser necesario a moneda nacional o a otra unidad de cuenta para fines de liquidación o compilación de cuentas. La moneda de denominación es importante para distinguir los valores de transacción y las ganancias y pérdidas por tenencia.

3.99 La moneda de liquidación puede ser diferente de la moneda de denominación. El uso de una moneda de liquidación diferente de la moneda de denominación significa simplemente que toda liquidación que se produce implica una conversión de moneda. La moneda de liquidación es importante para la liquidez internacional y la medición de los drenajes potenciales de divisas. La moneda de liquidación también es importante a la hora de definir los activos de reserva (véase el párrafo 6.64).

3.100 La moneda de denominación de las participaciones de capital y las participaciones en fondos de inversión suele ser la moneda nacional de la economía en que es residente el emisor. Pero si las participaciones de capital se emiten en una moneda distinta de la moneda nacional, aquella moneda es la moneda de denominación.

3.101 Los instrumentos de deuda cuyo monto a pagar a su vencimiento y cuyos pagos periódicos (como cupones) están indexados a una moneda extranjera se clasifican y se tratan en las cuentas internacionales como si estuvieran denominados en esa moneda extranjera.

3.102 Algunos activos y pasivos financieros están denominados en más de una moneda. Sin embargo, si los montos por pagar están vinculados a una moneda específica, el pasivo debería atribuirse a esa moneda. En caso contrario, se recomienda a los compiladores desglosar esos instrumentos de monedas múltiples en las monedas componentes.

3.103 La determinación de la moneda de denominación no siempre es clara en los contratos de derivados financieros de compra o venta de moneda extranjera a cambio de moneda nacional. El factor decisivo a la hora de determinar la moneda de denominación de dichos contratos es la exposición al riesgo de fluctuaciones cambia-rias. Si el pago de un contrato de derivados está vinculado a una moneda extranjera, aun cuando el pago deba efectuarse en moneda nacional, el derivado financiero debe clasificarse como denominado en moneda extranjera.

d. Principios de conversión de monedas

3.104 Los flujos denominados en moneda extranjera son convertidos a su valor en la moneda nacional al tipo de cambio vigente cuando se producen los flujos y las posiciones se convierten al tipo vigente en la fecha del balance. Se debe utilizar el punto medio entre los tipos comprador y vendedor al momento de la transacción (en el caso de las transacciones) y al cierre de operaciones en la fecha de referencia de las posiciones5. La valoración en moneda nacional de una compra o venta a crédito denominada en moneda extranjera puede ser diferente del valor del subsiguiente pago en efectivo en moneda nacional debido a variaciones del tipo de cambio en el intervalo transcurrido. Ambas transacciones deberán valorarse a sus valores de mercado corriente en las fechas cuando efectivamente ocurrieron, y toda ganancia o pérdida por tenencia causada por la variación en el tipo de cambio deberá registrarse en el período en que ocurra.

3.105 En principio, la conversión de monedas debería efectuarse con el tipo de cambio efectivo aplicable a cada transacción. El uso de un promedio diario del tipo de cambio para las transacciones diarias suele proporcionar una buena aproximación. Si no es posible aplicar tipos de cambio diarios, se deben usar los tipos de cambio medios correspondientes al período más corto. Algunas transacciones ocurren de manera continua durante un período determinado, como por ejemplo la acumulación de intereses. Para esos flujos, la conversión de monedas debe basarse en el tipo de cambio medio correspondiente al período en que ocurren los flujos.

3.106 Las medidas derivadas (véase la definición de medidas derivadas en la sección H) relativas a un período se calculan restando un tipo de flujo de otro. Por lo tanto, en principio, las medidas derivadas de flujos en una moneda (por ejemplo, moneda nacional) no deben convertirse directamente a otra moneda (por ejemplo, moneda extranjera). Primero deben convertirse los propios flujos subyacentes de moneda nacional a moneda extranjera. A continuación, las medidas derivadas en moneda extranjera pueden calcularse a partir de los flujos pertinentes denominados en moneda extranjera. Es posible que una medida derivada, como el saldo en cuenta corriente, denominada en una moneda sea diferente o incluso tenga el signo contrario a la medida denominada en otra moneda. Además de las fluctuaciones de los tipos de cambio, las variaciones del momento en que se producen los flujos subyacentes provocan las diferencias en una medida derivada denominada en distintas monedas.

3.107 En un régimen de tipos de cambio múltiples, se aplican dos o más tipos de cambio a diferentes categorías de transacciones, favoreciendo unas y desalentando otras. Dichos tipos incorporan elementos similares a los impuestos o los subsidios. Como los tipos múltiples influyen sobre los valores y la realización de las transacciones expresadas en moneda nacional, el producto neto que implícitamente devengan las autoridades como resultado de dichas transacciones se calculará como si fueran impuestos o subsidios implícitos. El monto del impuesto o subsidio implícito de cada transacción puede calcularse como la diferencia entre el valor de la transacción en moneda nacional al tipo de cambio efectivo aplicable y el valor de la misma transacción a un tipo unitario, que se calcula como un promedio ponderado de todos los tipos oficiales utilizado para las transacciones con el exterior. En un régimen de tipos de cambio múltiples, para la conversión de las posiciones de activos y pasivos financieros frente al exterior se utiliza el tipo de cambio efectivo aplicable a activos o pasivos específicos al principio o al final del período contable.

3.108 En el marco de un régimen de tipos de cambio múltiples, no se deberán pasar por alto los tipos del mercado negro o paralelo (no oficial). Por ejemplo, si existe un tipo de cambio oficial y un tipo de mercado paralelo, ambos deberán tratarse por separado. Las transacciones en los mercados paralelos deberán convertirse utilizando el tipo de cambio aplicable en ese mercado. Si coexisten tipos oficiales múltiples con un tipo paralelo, deberán tratarse como mercados diferentes al calcular un tipo unitario. Las transacciones que tienen lugar al tipo paralelo por lo general deberían convertirse por separado a ese tipo. En algunos casos, sin embargo, puede considerarse que el mercado paralelo está efectivamente integrado al régimen de tipos oficiales. Así ocurre cuando la mayor parte o la totalidad de las transacciones del mercado paralelo cuentan con la anuencia de las autoridades, y/o cuando las autoridades intervienen activamente en el mercado para influir en el tipo paralelo. En este caso, el cálculo del tipo unitario debe incluir tanto los tipos del mercado oficial como los del mercado paralelo. Si las autoridades permiten que se realice solo una cantidad limitada de transacciones en el mercado paralelo, el tipo de cambio de ese mercado no deberá incluirse en el cálculo del tipo unitario.

F. Agregación y registro neto

3.109 Las transacciones, los otros flujos y las posiciones de activos y pasivos financieros frente al exterior se presentan en cuentas internacionales agrupadas y significativas desde el punto de vista analítico. La clasificación de las transacciones, los otros flujos y las posiciones de activos y pasivos financieros tiene por objeto crear agregados que agrupen partidas similares y separar las partidas que tengan características diferentes. Los agregados y las clasificaciones están estrechamente vinculados, ya que las clasificaciones tienen como propósito producir los agregados que se consideran más útiles.

3.110Los agregados son sumas de partidas elementales de una clase de transacción, otros flujos o posiciones. Por ejemplo, la remuneración de los empleados es la suma de todos los flujos clasificados como remuneración de los empleados. En el caso de los activos y pasivos financieros, la agregación de datos sobre posiciones o flujos suele hacerse con respecto a todas las unidades institucionales de un subsector o sector. La agregación es jerárquica en el sentido de que los agregados de niveles más altos se derivan directamente de la suma de los agregados de niveles más bajos.

3.111 Las unidades individuales pueden participar en un mismo tipo de transacción registrada como crédito y débito, por ejemplo, pueden pagar o cobrar intereses o pueden comprar y vender divisas. De manera similar, pueden participar en un mismo tipo de instrumento financiero registrado como activo y pasivo, por ejemplo, pueden tener un derecho en forma de títulos de deuda y una obligación en forma de títulos de deuda.

3.112Las agregaciones o combinaciones en las que se incluyen todas las partidas elementales con sus valores plenos constituyen registro en cifras brutas (por ejemplo, todos los créditos por concepto de intereses se agregan en forma separada de todos los débitos por concepto de intereses). Las agregaciones o combinaciones en las que los valores de algunas partidas elementales se compensan frente a las mismas partidas que llevan signo opuesto constituyen registro en cifras netas (por ejemplo, las compras de divisas se saldan con las ventas de divisas).

3.113 En las cuentas internacionales se registran cifras brutas en las cuentas corriente y de capital. En el caso de los bienes en compraventa, tanto las compras como las reventas de dichos bienes se presentan en cifras brutas, si bien ambos asientos se registran bajo la partida de exportaciones, con signo negativo en el caso de las compras (véase una explicación más detallada en el párrafo 10.44). El registro en cifras brutas es aplicable en particular a los ingresos provenientes de la inversión en sentido contrario en la que la empresa de inversión directa posee menos del 10% del número de votos del inversionista directo (la inversión en sentido contrario se describe en los párrafos 6.39–6.40). Las adquisiciones y disposiciones de activos no producidos no financieros se registran en cifras brutas. Las transferencias de capital por cobrar y por pagar también se registran por separado en cifras brutas. Los flujos relativos a transacciones en activos no financieros no producidos y las transferencias de capital se registran en cifras brutas, ya que son importantes en el contexto de los análisis multinacionales. Al mismo tiempo, el registro en cifras brutas permite la derivación de flujos netos, en caso de que sean necesarios, siempre que se disponga de un nivel de detalle suficiente.

3.114 En el caso de los flujos de activos y pasivos financieros, el término “neto” puede tener un significado doble (suma de todos los débitos y créditos correspondientes a un tipo de activo financiero o pasivo o registro neto de un activo frente a un pasivo). Para evitar confusión, en este Manual se adoptan las siguientes convenciones:

  • a) En el caso de los flujos, el “registro en cifras netas” siempre se refiere a agregaciones en las que todas las partidas de débito de un determinado activo o pasivo se deducen de las partidas de crédito del mismo activo o pasivo (por ejemplo, las adquisiciones de divisas se saldan con las ventas de divisas; las emisiones de bonos se saldan con los rescates de bonos).

  • b) Cuando se utilizan cifras netas junto con una categoría de instrumento financiero (instrumento financiero neto), como por ejemplo “derivados financieros netos”, se entiende como el registro neto de un activo financiero frente al mismo tipo de pasivo.

  • c) El nombre de ciertas medidas derivadas también contiene el término “neto”. Se trata del “préstamo neto/endeudamiento neto” y la “posición de inversión internacional neta”.

3.115 En las cuentas internacionales se registran cifras netas en la cuenta financiera y la cuenta de otras variaciones de los activos y pasivos financieros. El registro en cifras netas, como se explicó anteriormente, se refiere a las agregaciones o combinaciones que indican variaciones netas (aumentos menos reducciones) en una determinada categoría de activos o pasivos financieros ubicados en el mismo lado del balance. Debe evitarse el registro neto de los activos financieros (variaciones de los activos financieros) contra los pasivos (variaciones de los pasivos), salvo en ciertas circunstancias que se explican en el párrafo 3.118.

3.116 Las transacciones y los otros flujos de activos y pasivos financieros se registran como variaciones netas en activos financieros y variaciones netas en pasivos, respectivamente. El principio de registro en cifras netas debe aplicarse en el nivel más bajo de la clasificación de los instrumentos financieros teniendo en cuenta las clasificaciones según función, sector institucional, vencimiento y moneda que sean aplicables. En general, el principio de registro en cifras netas debe aplicarse dentro de un determinado componente normalizado de activos o pasivos.

3.117 En general, para las cuentas internacionales se recomienda el registro en cifras netas de los flujos de activos y pasivos financieros desde los puntos de vista analítico y pragmático. La adquisición neta de derechos financieros frente al exterior y la emisión neta de pasivos frente al exterior por lo general revisten mayor interés analítico que los flujos brutos. La declaración de datos en cifras brutas quizá no sea posible para diferentes clases de unidades y ciertos instrumentos financieros. Además, las transacciones de ciertos activos y pasivos financieros a menudo tienen que derivarse a partir de datos de los balances porque no se dispone de las transacciones en cifras brutas. Aun así, los flujos brutos pueden ser pertinentes a la hora de analizar ciertos aspectos de la situación de los pagos de una economía o de sus mercados financieros (por ejemplo, transacciones de títulos) y pueden presentarse en declaraciones suplementarias, cuando sea necesario. Por ejemplo, en el caso de la inversión directa, los aumentos y las reducciones de las participaciones de capital pueden revestir interés analítico y pueden presentarse por separado en declaraciones suplementarias.

3.118 En algunos casos quizá no sea factible hacer una distinción clara entre los activos y los pasivos (como en el caso de los derivados financieros en forma de contratos a término, que pueden variar entre activos y pasivos). En esos casos, tal vez no sea posible aplicar el principio del registro neto, que exige que se presenten por separado las transacciones en activos y las transacciones en pasivos. En el caso de esos instrumentos financieros, las transacciones netas de activos y pasivos combinadas quizá tengan que registrarse en las cuentas internacionales.

3.119 Las posiciones de los activos y pasivos financieros se registran en cifras brutas. Las posiciones del mismo tipo de instrumento financiero que se mantienen como activo financiero y como pasivo deben presentarse en cifras brutas, de modo que los activos se registren en los activos y los pasivos en los pasivos. Por ejemplo, la tenencia de títulos de deuda a corto plazo como activos se presenta por separado de la tenencia de esos títulos como pasivo. Véase más información sobre los derivados financieros en el párrafo 6.60.

3.120 La consolidación es un método de presentar las estadísticas de un conjunto de unidades como si formaran una sola unidad. Como las cuentas internacionales reflejan transacciones con residentes y no residentes y activos y pasivos financieros frente al exterior, incluidos otros flujos asociados con ellos, la consolidación no es pertinente en el caso de las cuentas internacionales de una economía individual.

3.121 Las cuentas internacionales de una unión monetaria o económica o de otro tipo de acuerdo regional pueden compilarse eliminando todas las transacciones y relaciones entre activos y pasivos que ocurren entre las economías de la región. En otras palabras, en las cuentas internacionales, una transacción de una economía se empareja con la misma transacción registrada en otra economía de la unión o la región y se eliminan ambas transacciones. Por ejemplo, si una unidad en una economía es propietaria de un bono emitido por otra economía de la unión o la región, los saldos de los bonos que se mantienen como activos y pasivos se declaran excluyendo las posiciones emparejadas entre las unidades de las economías del grupo o la región. Al mismo tiempo, los intereses por cobrar y por pagar consolidados a nivel de la región o la unión monetaria excluyen los intereses que los residentes de la economía deudora deben pagar a los residentes de la economía acreedora en la región o la unión monetaria. Con el mismo criterio, se eliminan también las ventas de bienes y servicios entre economías consolidadas. (Véase más información en el apéndice 3, “Acuerdos regionales: Uniones monetarias, uniones económicas y otros estados regionales”).

G. Simetría de la declaración de datos

3.122 La simetría en la declaración de datos de contrapartida es importante para garantizar la coherencia, comparabilidad y utilidad analítica de las cuentas internacionales. El sistema de contabilidad por partida cuádruple descrito en el párrafo 3.29 sirve de base para la simetría de la declaración de datos. Las directrices acordadas internacionalmente con respecto a las definiciones, las clasificaciones, el momento de registro y los principios de valoración, y el sistema de contabilidad por partida cuádruple constituyen la base para la coherencia conceptual de la declaración de datos que realizan las partes o economías que intervienen en una transacción o una posición financiera. La aplicación correcta de estas directrices y estos principios es importante para las comparaciones bilaterales, los balances mundiales y los agregados regionales y mundiales. Las reglas de simetría se aplican a todos los instrumentos financieros, pero no son plenamente aplicables a las categorías funcionales de las posiciones y transacciones financieras. Por ejemplo, las transacciones y posiciones de los activos de reserva están reflejados en los pasivos de contrapartida en el resto del mundo bajo otras categorías funcionales, en particular la inversión de cartera y otra inversión.

3.123 En las cuentas internacionales, los datos sobre flujos y posiciones de unidades individuales se agrupan en agregados sectoriales y nacionales. También se pueden elaborar cuentas internacionales a escala regional o mundial. Si no se aplicaran reglas estrictas de coherencia sería imposible interpretar correctamente los diversos agregados. Estos requisitos se aplican independientemente de que los datos consoliden o no los flujos y las posiciones de las unidades cubiertas o de que presenten o no subgru-pos de unidades dentro del total general. No obstante, las consolidación es claramente imposible si los datos básicos no son coherentes, y los requisitos de coherencia son más evidentes cuando se utilizan desagregaciones de sectores.

3.124 Los datos microeconómicos a partir de los cuales se compilan las cuentas internacionales no reúnen necesariamente los requisitos de coherencia que exigen las cuentas internacionales. En muchos casos pueden ocurrir diferencias de valoración, momento de registro y clasificación. Las transacciones de trueque a menudo pueden presentar incoherencias. Los acreedores y deudores pueden usar diferentes bases de valoración para ciertos activos financieros, como los préstamos en mora. Las discrepancias en el momento de registro pueden ocurrir no solo por diferencias de husos horarios y demoras en la compensación de cheques, sino también porque la manera como las unidades perciben el momento en que se producen los cambios de propiedad, y en que reconocen los ingresos y gastos, puede variar.

3.125 Se han alcanzado avances significativos a nivel nacional e internacional en cuanto a la adopción de normas de contabilidad empresarial más uniformes, que han tendido a reducir las disparidades entre las cuentas microeconómicas individuales. Aun así, las normas de contabilidad empresarial están orientadas hacia las cuentas individuales y, por lo tanto, no garantizan necesariamente la coherencia entre unidades. Las normas de contabilidad empresarial vigentes disponen que los préstamos reciban un tratamiento diferente según aparezcan como créditos o débitos. Este método no puede aplicarse en un sistema coherente de contabilidad por partida doble en forma horizontal. Las regulaciones tributarias y de supervisión son una segunda fuente de armonización de las prácticas contables. Sin embargo, en la medida en que establezcan diferencias entre segmentos específicos de la economía, estas reglas también pueden causar discrepancias entre las cuentas microeconómicas.

H. Medidas derivadas

3.126 Las medidas derivadas no son transacciones ni otros flujos. Se trata de magnitudes económicas que se calculan restando uno o más agregados de uno o más agregados distintos. Son herramientas analíticas importantes que resumen los valores de ciertos flujos o posiciones registrados individualmente en las cuentas internacionales.

3.127 No es posible obtener una medida derivada independientemente de los demás asientos contables; al ser un asiento derivado, refleja la aplicación de las reglas contables generales a los asientos específicos de los que se deriva. Algunas medidas derivadas son esencialmente partidas equilibradoras, ya que se obtienen restando el valor total de los asientos de uno de los lados de una cuenta, del valor total del otro lado (por ejemplo, la posición de inversión internacional neta es igual al total de activos financieros externos menos el total de pasivos externos).

3.128 Las medidas derivadas contienen abundante información e incluyen algunos de los asientos más importantes de las cuentas internacionales. Sin embargo, son más fáciles de comprender y más útiles desde el punto de vista analítico si se consideran conjuntamente con los agregados de los que se derivan.

3.129 Algunas medidas importantes derivadas como saldos en las cuentas internacionales son las siguientes:

  • Saldo del comercio de bienes.

  • Saldo del comercio de servicios.

  • Saldo de bienes y servicios.

  • Saldo de bienes, servicios y del ingreso primario.

    • – Saldo en cuenta corriente.

  • Préstamo neto/endeudamiento neto:

    • – De las cuentas corriente y de capital.

    • – De la cuenta financiera.

  • Variaciones en la posición de inversión internacional debidas a otros flujos (en total, y correspondientes a cada una de las otras variaciones del volumen, del tipo de cambio y otras variaciones de precio).

  • Posición de inversión internacional neta.

Esta lista no es exhaustiva; se pueden obtener otros saldos de acuerdo con las necesidades analíticas. Por ejemplo, pueden revestir interés los saldos de componentes de la cuenta financiera, como la inversión directa neta o las inversiones de cartera netas.

Sin embargo, como se indica en el párrafo 3.6, las unidades institucionales hipotéticas se crean para tener en cuenta las transacciones transfronterizas que ocurren dentro una misma sociedad. En las cuentas nacionales, las transacciones también comprenden algunas acciones dentro de una unidad institucional (transacciones intraunidad), con el fin de proporcionar un panorama más útil a efectos analíticos sobre el producto, los usos finales y los costos. Pueden citarse como ejemplos el consumo de capital fijo, los movimientos de existencias y la producción de bienes para uso final de los mismos productores.

La transacción de residente a residente entre el comprador y el vendedor se registra en las cuentas nacionales.

Como se indicó en el párrafo A3.4, las contribuciones nacionales a la compilación de datos sobre flujos financieros en uniones monetarias y económicas se asignan de acuerdo con la perspectiva deudor/acreedor en aras de la simetría bilateral.

En el caso de los instrumentos de deuda indexados a un índice “estrecho”, el valor nominal también puede incluir las ganancias y pérdidas por tenencias derivadas de los movimientos del índice (véase el párrafo 11.61 b)). Pueden obtenerse más detalles sobre el valor nominal en Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios.

La diferencia entre los precios de compra y de venta y el punto medio representa la comisión de servicio; véanse los párrafos 10.122–10.123.

    Other Resources Citing This Publication