Balance of Payments Manual, Sixth Edition
Chapter

Apéndice 5. Remesas

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Concepto económico de las remesas y por qué son importantes

A5.1 Las remesas representan ingresos de los hogares provenientes de economías extranjeras generados principalmente por la migración provisoria o permanente de personas a esas economías1. Las remesas están integradas por partidas en efectivo y no en efectivo a través de canales formales, como los giros electrónicos, o informales, como dinero y bienes transportados de una economía a otra. Consisten principalmente en fondos y artículos que no son efectivo enviados o transportados por personas que emigraron a otra economía y asumieron allí la residencia, así como la remuneración neta de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales que están empleados en una economía de la cual no son residentes.

A5.2 En muchas economías las remesas representan una fuente importante y estable de fondos y a veces superan la ayuda oficial o la inversión extranjera directa. Las remesas pueden tener un impacto significativo en la reducción de la pobreza y financiar el crecimiento de las economías receptoras.

A5.3 Este Manual presenta los componentes normalizados y las partidas suplementarias necesarias para compilar los agregados de las remesas. Ninguna partida de datos de la balanza de pagos capta por sí sola todas las transacciones de remesas. Este apéndice explica las diferentes partidas que intervienen en el cálculo de los agregados de las remesas y las relaciones entre esos agregados.

A5.4 Las remesas se derivan principalmente de dos partidas de la balanza de pagos: el ingreso percibido por trabajadores en economías de las cuales no son residentes (o pagado por empleadores no residentes) y las transferencias de residentes de una economía a residentes de otra. Las definiciones de esas partidas aparecen a continuación, junto con otras definiciones y conceptos útiles. Los componentes normalizados de las remesas se presentan en la sección B, y las partidas suplementarias, en la C. La sección D describe series de datos vinculadas que a menudo es necesario tener en cuenta cuando se clasifican las remesas pero que no forman parte de las definiciones propiamente dichas. La sección E expone cómo se aplican a las remesas los conceptos de la balanza de pagos, y la F aborda los datos por economía socia. El cuadro A5.1 muestra los componentes necesarios para compilar las partidas de remesas y sus fuentes, y el A5.2, la relación entre las distintas partidas.

B. Componentes normalizados del marco de la balanza de pagos vinculados a las remesas

Referencia:

    FMI, 2009, Transacciones Internacionales de Remesas: Guía para Compiladores y Usuarios.

A5.5 Las dos partidas de la balanza de pagos que están muy vinculadas a las remesas son “remuneración de empleados” y “transferencias personales”. Ambas son componentes normalizados de la cuenta corriente.

1. Remuneración de empleados

A5.6 La remuneración de empleados es el ingreso de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales que están empleados en una economía de la cual no son residentes, y de residentes empleados por entidades no residentes2. La remuneración de empleados representa la “remuneración a cambio del insumo de mano de obra en el proceso de producción contribuido por una persona que participa en una relación empleador-empleado con una empresa”. La remuneración de empleados se asienta en valores brutos, antes del pago de impuestos y otros gastos en la economía en que se lleva a cabo la actividad. Los párrafos 11.10–11.23 contienen más detalles. (Sin embargo, al derivar las remesas personales se deriva un indicador neto de la remuneración de empleados, como se explica en el párrafo A5.12).

Cuadro A5.1.Componentes necesarios para compilar las partidas de remesas y sus fuentes
PartidaFuente y descripción
1. Remuneración de empleadosCuenta del ingreso primario, componente normalizado
2. Transferencias personalesCuenta del ingreso secundario, componente normalizado
3. Viajes y transportes vinculados al empleo de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporalesCuenta de bienes y servicios, partida suplementaria
4. Impuestos y contribuciones sociales vinculados al empleo de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporalesCuenta del ingreso secundario, partida suplementaria
5. Remuneración de empleados menos gastos vinculados a trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporalesCuenta del ingreso primario (remuneración de empleados), componente normalizado



Cuenta de bienes y servicios (para gastos de viaje y y transporte) y cuenta del ingreso secundario (para impuestos y contribuciones sociales), partidas suplementarias
6. Transferencias de capital entre hogaresCuenta de capital, partida suplementaria
7. Prestaciones socialesCuenta del ingreso secundario, partida suplementaria
8. Transferencias corrientes a ISFLSHCuenta del ingreso secundario, partida suplementaria
9. Transferencias de capital a ISFLSHCuenta de capital, partida suplementaria
Las relaciones importantes son las siguientes:Remuneración de empleados “neta” (5): (1) menos la suma de (3) y (4).Remesas personales: (2) más (5) más (6).Remesas totales: (2) más (5) más (6) más (7).Remesas más transferencias totales a ISFLSH: (2) más (5) más (6) más (7) más (8) más (9).
Las relaciones importantes son las siguientes:Remuneración de empleados “neta” (5): (1) menos la suma de (3) y (4).Remesas personales: (2) más (5) más (6).Remesas totales: (2) más (5) más (6) más (7).Remesas más transferencias totales a ISFLSH: (2) más (5) más (6) más (7) más (8) más (9).

2. Transferencias personales

A5.7Las transferencias personales consisten en todas las transferencias corrientes en efectivo o en especie que los hogares residentes efectúan a favor de hogares no residentes o que reciben de hogares no residentes. Por lo tanto, abarcan todas las transferencias corrientes entre personas residentes y no residentes (párrafo 12.21). Es decir, las transferencias personales constituyen un subgrupo de las transferencias corrientes. Abarcan todas las transferencias corrientes que una persona le envía a otra3.

A5.8 Las “transferencias personales” reemplazan una partida llamada “remesas de trabajadores” en la presentación normalizada. De acuerdo con la quinta edición del Manual, las remesas de trabajadores son transferencias corrientes efectuadas por emigrantes que trabajan en otra economía de las que se los considera residentes. Para mantener la congruencia entre series cronológicas, las remesas de trabajadores siguen figurando como partida suplementaria. A diferencia de las remesas de trabajadores, las transferencias personales se definen independientemente de la fuente del ingreso del hogar originante, de la relación entre los hogares y de la finalidad de la transferencia. Eso simplifica la definición y la armoniza con las prácticas de compilación aplicadas en muchas economías (que no tienen en cuenta factores tales como la fuente del ingreso ni su finalidad). Por lo tanto, aun reconociendo que las transferencias personales las originan a menudo emigrantes que envían recursos a las economías de origen para mantener a sus familiares, la definición de transferencias personales utilizada en este Manual no se limita a esa actividad.

Cuadro A5.2.Presentación tabular de las definiciones de remesas
Remesas y transferencias totales a las ISFLSH: a+b+c+d+e+f
Remesas totales: a+b+c+def
Remesas personales: a+b+cd
abc
Transferencias personales (parte de transferencias corrientes)Remuneración de empleados menos impuestos, contribuciones sociales, transportes y viajesTransferencias de capital entre hogaresPrestaciones socialesTransferencias corrientes a ISFLSHTransferencias de capital a ISFLSH
Nota: “Transferencias personales” es una partida normalizada; las demás partidas son suplementarias.
Nota: “Transferencias personales” es una partida normalizada; las demás partidas son suplementarias.

C. Partidas suplementarias vinculadas a las remesas

A5.9 Hay varias partidas de datos suplementarias en las cuentas internacionales, como remesas personales, remesas totales, y remesas y transferencias totales a las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH). Como se puede ver en el cuadro A5.2, se trata de indicadores acumulativos. Por ser partidas suplementarias, su compilación y divulgación está recomendada, pero es voluntaria y depende de las necesidades de datos de cada economía.

1. Remesas personales

A5.10 Las remesas personales se definen como transferencias corrientes y de capital en efectivo o en especie entre hogares residentes y hogares no residentes, más remuneración de empleados, menos impuestos y contribuciones sociales pagadas por trabajadores no residentes en la economía de empleo, menos gastos de transporte y de viaje vinculados al empleo en el extranjero (párrafo 12.27). En resumen, esta partida incluye todas las transferencias de hogar a hogar y las entradas netas de trabajadores no residentes.

A5.11 Las transferencias de hogar a hogar figuran como parte de las transferencias corrientes o de capital, según corresponda, en las cuentas de la balanza de pagos. Los compiladores de ambas economías deben saber a qué sector pertenece la parte que interviene en la transacción de cada lado. Las transferencias personales son una partida normalizada de las transferencias corrientes, en tanto que las transferencias de capital entre hogares son una partida suplementaria de la cuenta de capital.

A5.12 Las entradas brutas de trabajadores no residentes se asientan como “remuneración de empleados”, un componente normalizado. A fin de derivar el componente necesario para el cálculo de las remesas personales, es necesario ajustar la remuneración descontando impuestos, contribuciones sociales y gastos de transporte y viaje de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales que se encuentran fuera de la economía de residencia. Las tres partidas que se descuentan son partidas suplementarias en el marco de la balanza de pagos. Las contribuciones sociales se definen como “las contribuciones efectivas o imputadas de los hogares a sistemas de seguros sociales para financiar el pago de prestaciones sociales” (párrafo 12.32). La remuneración de empleados se considera parte de las remesas personales porque se refiere a los ingresos de trabajadores geográficamente móviles y beneficia a hogares ubicados en un territorio que no es el territorio en el cual se lleva a cabo el trabajo. Los usuarios de los datos no siempre se interesan en la duración de la estadía de los trabajadores emigrantes (que es lo que define la residencia), sino más bien en la totalidad de los ingresos de estos trabajadores que benefician a las economías de origen, más allá de que haya o no residencia en la economía anfitriona.

A5.13 Cabe señalar que las remesas personales abarcan también las transferencias originadas por personas que no son trabajadores emigrantes. Por otro lado, no se incluyen los ingresos que reciben las personas por el suministro de servicios a otras economías. El párrafo 11.13 contiene una definición de la relación empleador-empleado que aclara la diferencia entre la remuneración de empleados y el pago de servicios.

2. Remesas totales

A5.14 Las remesas totales son la suma de las remesas personales y las prestaciones sociales. Las prestaciones sociales son las “prestaciones pagaderas en el marco de sistemas de seguridad social y planes de pensiones. Pueden ser en efectivo o en especie” (párrafo 12.40). Las remesas totales comprenden el ingreso recibido de personas que trabajan en el extranjero durante períodos breves, de personas que residen en el extranjero y envían transferencias, y prestaciones sociales del extranjero. Las prestaciones sociales son una partida suplementaria de la balanza de pagos y figuran dentro del ingreso secundario. Las remesas totales son una partida suplementaria del estado de la balanza de pagos.

3. Remesas y transferencias totales a las ISFLSH

A5.15 Esta partida incluye las remesas totales y las transferencias tanto corrientes como de capital a las ISFLSH procedentes de cualquier sector de la economía originante. Por ende, abarca donaciones, en efectivo o en especie, de sectores de los gobiernos y de las empresas a organizaciones filantrópicas en otra economía. Es decir, tiene una definición muy amplia que no está vinculada estrechamente a la migración. De hecho, gran parte de la ayuda privada y oficial, así como el patrocinio trans-fronterizo de actividades educativas y culturales (como becas, por ejemplo), se incluyen en esta partida. Las transferencias corrientes recibidas por ISFLSH y efectuadas a favor de ISFLSH son partidas suplementarias del ingreso secundario, en tanto que las transferencias de capital recibidas por ISFLSH y efectuadas a favor de ISFLSH son partidas suplementarias de la cuenta de capital4.

A5.16 No siempre es fácil determinar qué constituye una ISFLSH. Las ISFLSH forman parte del sector de los hogares, pero no así las instituciones sin fines de lucro que sirven a otros sectores. Aunque los compiladores pueden determinar correctamente cuáles son las ISFLSH residentes de su economía, les resultará más difícil identificarlas en las economías socias. Eso complica especialmente la compilación de las transacciones de débito de remesas y transferencias totales a las ISFLSH, porque la definición en parte está basada en la identificación del sector de la economía socia al que pertenece la parte interviniente en la transacción. “Remesas y transferencias totales a las ISFLSH” es una partida suplementaria del estado de la balanza de pagos.

D. Series de datos vinculadas

1. Inversiones de emigrantes

A5.17 Es común que los emigrantes inviertan en su respectiva economía de origen, independientemente de que tengan o no previsto regresar5. A veces el apego a la economía de origen y el deseo de invertir en esa economía subsisten de generación en generación. Esa inversión puede adoptar muchas formas, pero la inversión financiera (depósitos bancarios e inversión de cartera) y la inversión inmobiliaria probablemente sean las más comunes. La pequeña empresa, ubicada en la economía de origen y a veces administrada por familiares, también puede ser beneficiaria de la inversión de los emigrantes. Estas transacciones se consideran inversiones transfron-terizas y, en consecuencia, se asientan en la cuenta financiera. Aunque son de interés analítico en el contexto de los efectos económicos de la migración, no constituyen remesas dentro del marco de la balanza de pagos.

A5.18 Sin embargo, en algunos casos las transacciones de inversión de los emigrantes pueden servir de vehículo para el envío de remesas. Cuando un emigrante deposita fondos en una cuenta en la economía de origen y sus familiares tienen acceso a esos fondos, puede haber una transferencia personal. En el caso de las cuentas conjuntas, se puede asentar una transferencia cuando los fondos cruzan la frontera, no cuando se efectúa una extracción (véase el párrafo 4.145). Cuando un emigrante adquiere un inmueble y sus familiares lo ocupan sin pagar una renta de mercado, o cuando un emigrante inaugura una empresa que emplea a sus familiares y les paga un ingreso superior al del mercado, se podrían imputar transferencias personales. En todos estos casos el valor de las transferencias se calcularía como la diferencia entre las transacciones efectivas y los valores equivalentes de mercado. En la práctica resulta difícil identificar esas transferencias y calcular su valor. Si los compiladores observan patrones más amplios—si hay por ejemplo grandes cantidades de emigrantes que compran inmuebles para que los ocupen sus familiares en la economía de origen—se pueden hacer estimaciones en base a los parámetros y los datos agregados de las transacciones.

2. Viajes

A5.19 La partida de viajes se refiere a la adquisición de bienes y servicios en una economía por parte de personas que están de visita y no son residentes de esa economía. Las adquisiciones de bienes y servicios por parte de trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales en la economía en la que están empleados también se incluyen en esta partida (párrafo 10.89). Pero los viajes excluyen la adquisición de objetos valiosos, bienes de consumo duraderos y otros bienes de consumo que se incluyen en las mercancías generales (párrafo 10.90). La compilación de las definiciones suplementarias de las remesas exige sustraer los gastos de viaje de los trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales de la remuneración de empleados. En la práctica a veces resulta difícil separar los viajes vinculados al empleo de los demás viajes.

E. Conceptos

1. Residencia

A5.20 El marco de la balanza de pagos y el marco de las cuentas nacionales se basan en la identificación de los residentes y los no residentes de cada economía declarante. Como los conceptos de transferencia y remesas personales parten del concepto de residencia y no de la condición del emigrante, la balanza de pagos no define el concepto de emigración, lo cual es consecuente con el uso de los criterios de residencia en otras partes de la balanza de pagos y las cuentas nacionales.

A5.21 La residencia de los hogares se determina en función del centro de interés económico predominante de sus miembros. La pauta general para aplicar este principio es que estar presente en un territorio por un año o más, o tener intención de hacerlo, basta para ser considerado residente de la economía en cuestión (párrafo 4.117). Los viajes de corta duración a otras economías con fines de recreación o de negocios no producen un cambio de residencia, pero sí los viajes al extranjero con la intención de permanecer fuera un año o más. “Si un miembro de un hogar deja de residir en el territorio en el cual reside el hogar, deja de ser miembro de ese hogar” (párrafo 4.118). Por ende, las personas que emigran para trabajar pasan a ser residentes de la economía anfitriona (presumiendo que tienen intención de permanecer en el extranjero durante un año o más), pero pueden reintegrarse a su hogar de origen al regreso. Existen también pautas sobre la residencia de casos específicos, como estudiantes, pacientes, tripulaciones, diplomáticos, personal militar y funcionarios públicos que trabajan en enclaves de un gobierno en el extranjero. Independientemente de la duración de su estadía en la economía anfitriona, estos grupos se consideran residentes de la economía de origen (véanse los párrafos 4.120–4.123).

A5.22 La residencia es importante para los datos sobre las remesas porque el registro de las transacciones varía si la persona es o no residente de la economía anfitriona. Los trabajadores fronterizos, de temporada y otros empleados temporales no son residentes de la economía en la que trabajan y su ingreso bruto se registra como “remuneración de empleados”. En la balanza de pagos no se asientan los sueldos de los trabajadores que emigran por lo menos un año y son, en consecuencia, residentes de la misma economía que su empleador (presumiendo que el empleador es una entidad residente). Sin embargo, cuando envían remesas a un hogar ubicado en otra economía, las remesas se asientan como “transferencias personales”.

A5.23 En muchos casos se presume que las entidades que emplean trabajadores son residentes de la economía en la cual se llevan a cabo las actividades. Pero los empleadores no residentes pueden tener un impacto sustancial en los datos sobre remesas. Son empleadores no residentes las embajadas y otras misiones diplomáticas, los organismos internacionales y numerosas empresas (véanse los párrafos 4.131–4.144). Cuando los trabajadores residentes trabajan para empleadores no residentes, sus sueldos y otras prestaciones se asientan como “remuneración de empleados”.

A5.24 Además de las transferencias corrientes y de capital, hay otros flujos de recursos que pueden ser de interés analítico. Aun si los trabajadores emigrantes son residentes de la economía anfitriona, sus remesas se asientan como transferencias corrientes o de capital. Estas remesas pueden ser regalos en efectivo o en especie al hogar de origen. Al volver definitivamente a su economía de origen, muchos emigrantes regresan con bienes o con la propiedad de activos que pasan a ser propiedad del hogar de origen, pero esos activos no forman parte de las transacciones de la balanza de pagos y, por lo tanto, no son transferencias. Como cambia la residencia del propietario pero no hay traspaso de propiedad, ese paso de los activos (por ejemplo, saldos bancarios y propiedades inmobiliarias) de una economía a otra se registra como variación por reclasificación, y no como transacción.

A5.25 Aunque la distinción entre transacción y reclasificación de la residencia es importante para la estructura del sistema, el efecto en la posición de activos de los hogares y las economías es prácticamente el mismo, independientemente de que los recursos lleguen a través de remesas o de que los traigan los emigrantes que regresan a su hogar de origen. Los usuarios de datos que desean comprender todas las contribuciones que pueden efectuar los trabajadores emigrantes a sus hogares y economías de origen deben tener en cuenta este posible desfase entre sus necesidades de datos y las definiciones de la balanza de pagos, y realizar las estimaciones complementarias debidas.

2. Valoración

A5.26 Todas las valoraciones dentro del marco de la balanza de pagos se basan en valores de mercado (párrafo 3.68).

A5.27 La remuneración de empleados abarca sueldos y salarios en efectivo, sueldos y salarios en especie y contribuciones sociales de empleadores. También incluye las gratificaciones y asignaciones en todas sus modalidades (véanse los párrafos 11.18–11.19). Todas las transacciones en especie deben valorarse a precios de mercado corrientes, es decir, al valor de cambio corriente.

A5.28 Las transferencias en especie deben valorarse al valor de mercado de los bienes o servicios suministrados (véanse los párrafos 3.71–3.72). La valoración de las transferencias en efectivo es clara; las transferencias de otros activos financieros deben registrarse a valor de mercado.

3. Momento de registro

A5.29 La remuneración de empleados se registra sobre la base devengado (párrafo 11.16). Las transferencias también se registran sobre la base devengado (como se explica en el párrafo 3.50). En el caso de las transferencias voluntarias, el devengado y la liquidación muchas veces son idénticos (el párrafo 3.52 detalla el momento de registro de las transferencias). Sin embargo, las transferencias involuntarias (como los impuestos y las pensiones alimenticias) en principio deben registrarse en el momento en que se devengan, algo a veces difícil de lograr en la práctica. Las remesas son mayormente transferencias voluntarias.

F. Datos por economía socia

A5.30 La declaración de flujos de remesas entre grandes economías socias en los datos de la balanza de pagos puede hacerse a través de partidas suplementarias, sobre todo en el caso de los “corredores” más importantes.

1

Las definiciones de las remesas en las cuentas de la balanza de pagos son algo más amplias que las correspondientes al movimiento de personas porque no están basadas en los conceptos de migración, empleo y relaciones familiares.

2

Los empleadores no residentes son las embajadas y las instituciones internacionales, así como las compañías no residentes (párrafos 4.131–4.134). En algunas economías, el ingreso percibido de empleadores no residentes es significativo.

3

Las familias pueden proporcionar sostén financiero a sus integrantes que, sin ser residentes, se encuentran en otra economía; tal es el caso de las familias que mantienen a sus integrantes que están estudiando o recibiendo tratamiento médico en el extranjero. Esas transacciones son entre residentes de la misma economía y en consecuencia no forman parte de las transferencias personales. El gasto del familiar que se encuentra en el extranjero se clasifica en la partida de viajes.

4

Entre los nuevos agregados suplementarios de las remesas en las cuentas internacionales, algunos usuarios de datos consideran que las “remesas totales” son las que más se acercan al concepto económico de las remesas (véase la sección A). Esta medida es más amplia que los demás agregados porque incluye las transferencias corrientes y de capital a las ISFLSH procedentes de cualquier sector de la economía originante (como los hogares, las sociedades, los gobiernos y las instituciones sin fines de lucro). Por lo tanto, y a diferencia de los demás agregados suplementarios de las remesas, incluye los fondos y las partidas no monetarias que fluyen indirectamente hacia los hogares, a través de instituciones sin fines de lucro.

5

En este apéndice, el término “emigrante” se refiere a la persona que emigra de su economía de origen y se convierte en residente de otra economía.

    Other Resources Citing This Publication