Balance of Payments Manual, Sixth Edition
Chapter

Apéndice 3. Acuerdos regionales: Uniones monetarias, uniones económicas y otros estados regionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Introducción

A3.1 Desde que salió a la luz la última edición de este Manual creció el número de acuerdos regionales de cooperación monetaria y económica, entre los que se destaca el lanzamiento del euro dentro del marco de la Unión Europea. Estos acuerdos comprenden uniones aduaneras, que mantienen aranceles y otras políticas comunes al comerciar con economías no miembros; uniones económicas, que armonizan ciertas políticas para fomentar la integración en ese ámbito, y uniones monetarias y cam-biarias, que permiten a los integrantes mantener una sola política monetaria. Aunque los conceptos y las recomendaciones expuestos en este Manual para la compilación de los estados de la balanza de pagos y la posición de inversión internacional (PII) se aplican a estos acuerdos regionales, también se plantean cuestiones estadísticas concretas que se abordan en este apéndice.

A3.2 El apéndice comienza por las uniones monetarias porque son las que originan la mayor parte de las dificultades metodológicas y porque las estadísticas de la balanza de pagos y la PII de las uniones monetarias son esenciales para la formulación de la política económica1. Contiene pautas metodológicas para la compilación de datos a nivel tanto de la unión monetaria como de las economías que la integran. Abarca también las uniones económicas y las uniones aduaneras. Como se indica en el cuadro A3.1, que enumera los temas metodológicos surgidos de los acuerdos regionales, los aspectos vinculados a las uniones económicas y aduaneras representan en gran medida un subgrupo de los vinculados a las uniones monetarias.

Cuadro A3.1.Cuestiones metodológicas planteadas por diferentes tipos de cooperación regional
CuestiónUnión aduaneraUnión económicaUnión monetaria
1. Definición del banco central de una unión monetarian.a.n.a.X
2. Situación interna/externa de la moneda común*n.a.n.a.X
3. Distribución de los derechos intraunión entre los bancos centrales de la unión monetarian.a.n.a.X
4. Activos de reserva*n.a.n.a.X
5. Organismos regionalesXXX
6. Territorio económicon.a.XX
7. Perspectiva de deudor/acreedor o perspectiva de las partes de la transacción*XXX
8. Distribución geográfica de los bienesXXX

Estos tres temas también tienen implicaciones estadísticas en las “economías dolarizadas”.

X = cuestiones relevantes.n.a. = no aplica.

Estos tres temas también tienen implicaciones estadísticas en las “economías dolarizadas”.

X = cuestiones relevantes.n.a. = no aplica.

A3.3 La compilación de las estadísticas de la balanza de pagos y la posición de inversión internacional de acuerdos regionales como las uniones monetarias y económicas implica la agregación de datos sobre dos o más economías2. Por el contrario, los “estados regionales” son los que compila una economía frente a un grupo determinado de economías (desglose geográfico de las estadísticas). Los problemas de esta categoría se tratan al final del apéndice.

A3.4 Los datos de la PII por economía socia se presentan desde la perspectiva del deudor-acreedor. Además, los aportes nacionales a la compilación de los datos sobre flujos financieros en las balanzas de pagos de las uniones cambiarias y económicas se distribuyen de acuerdo con esa misma perspectiva para que haya simetría bila-teral3. Esta convención significa que las transacciones transfronterizas de derechos financieros se atribuyen a la economía de residencia del deudor no residente y que las transacciones transfronterizas de pasivos se atribuyen a la economía de residencia del acreedor no residente.

B. Uniones monetarias

A3.5 Los estados completos de la balanza de pagos y la PII son fundamentales para poder analizar la política económica a nivel de una unión cambiaria. La política monetaria única significa que es necesario disponer de información sobre las principales variables que influyen en las condiciones monetarias y cambiarias de la unión en su conjunto, entre las cuales las estadísticas de la balanza de pagos tienen importancia primordial. En ese sentido, las necesidades estadísticas de una unión monetaria son iguales a las de una economía que emite su propia moneda.

A3.6 Como la política monetaria ya no se dirige a nivel de una economía, las necesidades estadísticas podrían parecer menos apremiantes para los miembros de una unión monetaria. Sin embargo, como las políticas económicas y fiscales a menudo siguen definiéndose en gran medida a nivel nacional, la experiencia demuestra que es necesario continuar elaborando estados nacionales de la balanza de pagos y la PII.

A3.7 Las cuestiones estadísticas concretas que se deben abordar son de tres tipos:

  • Cuestiones de definición fundamentales para el estudio de los estados de la balanza de pagos y la posición de inversión internacional de una unión monetaria.

  • Aplicación de los conceptos centrales de la balanza de pagos en el contexto de una unión monetaria.

  • Cuestiones metodológicas planteadas por los aspectos operacionales y técnicos de una unión monetaria.

1. Cuestiones de definición

a. Definición de una unión monetaria

A3.8 La adopción de una política monetaria única en más de una economía puede facilitarse por medio de una variedad de acuerdos monetarios. La presencia de una política monetaria única para varias economías, establecida por medio de un acuerdo jurídico intergubernamental, se define en este Manual como una unión monetaria4. Una unión monetaria que reemplaza las monedas nacionales por una moneda común para formar una unión cambiaria plantea cuestiones metodológicas concretas para la compilación de las estadísticas de la balanza de pagos y la PII, entre ellas, el tratamiento que hay que darle a la autoridad monetaria central, los mecanismos de gestión de las reservas y la definición de moneda nacional.

A3.9Para los efectos estadísticos, una unión monetaria se define como una unión a la que pertenecen dos o más economías y que tiene un órgano decisorio central regional, comúnmente conocido como el banco central de la unión, dotado de autoridad jurídica para conducir una política monetaria única y emitir la moneda única de la unión. La unión monetaria se establece por medio de un acuerdo jurídico intergubernamental (por ejemplo, un tratado). Para ingresar a la unión, una economía debe ser miembro del órgano decisorio central, participar regularmente en la elaboración de la política monetaria y someterse a las decisiones en ese ámbito. La participación incluye representación y derecho de voto, posiblemente con carácter rotatorio, en el órgano decisorio central.

A3.10 Los acuerdos monetarios concertados por una economía miembro de una unión monetaria (en nombre del banco central de la unión y de acuerdo con sus pautas) con una economía fuera de la unión monetaria—por ejemplo, un territorio dependiente de ultramar—para regular el uso de la moneda común no habilita a las economías externas a ingresar en la unión monetaria en virtud de la definición precedente. Análogamente, la adopción unilateral de una moneda ajena por parte de una economía (como ocurre en el caso de la dola-rización y la euroización) no se considera suficiente para determinar que la economía adoptante pertenece a la unión monetaria para efectos estadísticos. Si un grupo de economías crean una zona monetaria común que permite la libre circulación de corrientes financieras y un régimen común de control cambiario frente al resto del mundo, pero mantienen la moneda nacional como moneda de curso legal en las respectivas economías, no existe una unión cambiaria en virtud de la definición precedente, aun si una de las monedas sirve de moneda de referencia a la cual están vinculadas las demás. Lo mismo sucede en una zona monetaria común cuyos miembros coordinan un vínculo cambiario con una tercera economía.

b. Banco central de una unión monetaria

A3.11 El órgano decisorio central regional de este tipo de unión monetaria por lo general es el banco central de la unión. Este órgano es una institución financiera regional que sirve de banco central común para las economías que integran la unión. El banco central es una unidad institucional por derecho propio, es propietario de activos y pasivos por derecho propio, y es no residente de todas las economías miembros pero residente de la unión cambiaria.

c. Organismos regionales

A3.12 En términos más generales, los organismos regionales son un tipo de organismo internacional. Son las instituciones integradas por los gobiernos o las autoridades monetarias de las economías ubicadas en una región determinada del mundo. Los organismos regionales, entre los cuales se cuenta el banco central de la unión monetaria, tienen numerosas finalidades, entre ellas respaldar, guiar e incluso dirigir aspectos de las relaciones económicas o de los procesos de integración entre las economías de la región. Se crean por medio de acuerdos jurídicos intergubernamentales (por ejemplo, tratados). Pueden ser financieros (por ejemplo, bancos regionales de desarrollo) o no financieros (por ejemplo, encargados de la administración de una unidad económica).

d. Uniones monetarias centralizadas y descentralizadas

A3.13 En el momento de publicarse el presente Manual se reconocían dos tipos de unión monetaria. En un modelo, la unión monetaria tiene un banco central que es propiedad de los gobiernos de las economías miembros; la moneda común la emite el banco central, y las operaciones de banco central en cada economía la llevan a cabo sus sucursales o representaciones. Este modelo “centralizado” es el que se observa en África y el Caribe, y ya existía cuando se publicó la edición anterior de este Manual.

A3.14 En el otro modelo, la unión monetaria abarca un banco central de la unión que es propiedad de bancos centrales nacionales de las economías miembros. La política monetaria la fija el órgano decisorio del banco central de la unión, que también coordina la ejecución de las decisiones, responsabilidad principal de los bancos centrales nacionales. Este modelo “descentralizado” es el que creó la zona del euro en la década de 1990.

A3.15 En algunos casos, como se verá más adelante, las pautas específicas para la declaración de datos varían entre un modelo y el otro debido a las diferencias entre los mecanismos institucionales.

e. Definición de moneda nacional en una unión monetaria

A3.16 La moneda nacional se define en el párrafo 3.95. La moneda emitida por una unión monetaria es la moneda nacional de la unión. Se la debe considerar siempre como una moneda nacional desde el punto de vista de cada economía miembro, aun si la emite una institución no residente (otro banco central nacional o el banco central de la unión). Una de las consecuencias es que en una unión monetaria, desde el punto de vista nacional, las tenencias de moneda nacional pueden ser un derecho frente a un no residente5.

f. Aplicación de los conceptos fundamentales de la balanza de pagos

Residencia

Residencia en una unión monetaria

A3.17 El territorio económico de una unión monetaria consiste en el territorio económico de las economías que integran la unión, más el banco central de la unión. Todo otro organismo regional que abarca las mismas economías o un subgrupo de esas economías también pertenece a la unión monetaria. Dentro de ese territorio se aplican los principios de residencia expuestos en los párrafos 4.113–4.144.

A3.18 Por lo tanto, ser residente de una economía de una unión monetaria implica necesariamente ser residente de la unión monetaria, junto con su banco central. Otros organismos regionales que se encuentren dentro del territorio de la unión monetaria también son residentes, excepto los organismos cuyas economías miembros no son las mismas que las economías que integran la unión o un subgrupo de esas economías. Estos organismos regionales deben considerarse no residentes de la unión monetaria.

Residencia de empresas multiterritoriales ubicadas en una unión monetaria (o económica)

A3.19 La constitución jurídica de una empresa mul-titerritorial en una unión puede crear dificultades a la hora de determinar la residencia de las unidades y la asignación de actividades entre las economías miembros en las cuales opera la compañía, lo cual complica las estadísticas nacionales. En algunos casos, el lugar de constitución jurídica o inscripción no puede atribuirse con facilidad a una economía determinada si la jurisdicción que permite la creación de la entidad y la regula funciona a nivel de la unión. Sin embargo, como la atribución de la residencia de las empresas multiterritoriales también se plantea en otras circunstancias, se debe aplicar el tratamiento descrito en los párrafos 4.41–4.44 a las empresas multiterritoriales ubicadas en una unión monetaria (o económica).

Asignación por sector institucional

A3.20 La clasificación por sector institucional (y, cuando corresponda, subsector) de los organismos regionales que figuran en la balanza de pagos y la PII de la unión monetaria o económica y que no son residentes de las economías miembros, pero sí de la unión monetaria o económica, debe decidirse caso por caso. Sin embargo, en la balanza de pagos de la unión monetaria, el banco central de la unión siempre debe atribuirse al sector del banco central; un banco de inversión regional, por ejemplo, podría clasificarse como una sociedad financiera.

Asignación geográfica de posiciones y flujos

A3.21 La compilación de los estados de la balanza de pagos y la PII de una unión monetaria o económica tiene implicaciones para la recopilación de datos a nivel nacional, ya que la asignación geográfica de posiciones y flujos, que no es esencial para los datos nacionales, resulta fundamental para la compilación de la balanza de pagos y la PII de una unión cambiaria. Esa compilación no debe efectuarse mediante una simple agregación de datos nacionales.

A3.22 Las razones son varias. La compilación de la balanza de pagos y la PII de una unión monetaria mediante una simple suma de los datos brutos nacionales exageraría indebidamente los flujos y posiciones brutos de la unión, ya que incluiría transacciones y posiciones entre sus miembros (que denominaremos transacciones intraunión). Al añadir únicamente las transacciones y posiciones nacionales netas de los miembros de la unión se solucionaría ese problema pero el resultado sería apenas agregados netos, ya que no se verían más que los saldos netos, sin separar los débitos de los créditos en la cuenta corriente ni los activos de los pasivos en la cuenta financiera. Además, es muy probable que en la práctica las transacciones intraunión no se cancelen del todo entre sí debido a asimetrías en las cifras bilaterales, lo cual produciría datos agregados erróneos.

A3.23 Por lo tanto, la compilación de la balanza de pagos y la PII de una unión monetaria por lo general se lleva a cabo mediante la agregación de los aportes nacionales extraídos de la compilación de las transacciones y posiciones de la unión frente a no residentes (que denominaremos datos extraunión). Como se trata de agregar datos procedentes de distintas economías, es fundamental que las economías miembros se atengan siempre a las normas internacionalmente convenidas para la clasificación de transacciones y activos y pasivos, con metadatos adecuados sobre la metodología empleada.

A3.24 También pueden resultar esenciales los datos sobre las transacciones y las posiciones intraunión. Un ejemplo es la inversión de cartera, que en algunos casos requiere calcular los pasivos frente a no residentes de la unión monetaria como la diferencia entre el total de pasivos en títulos nacionales frente a no residentes y las transacciones y posiciones de esos títulos correspondientes a residentes de otras economías de la unión. La razón es que los sistemas nacionales de recopilación de datos sobre la balanza de pagos y la PII quizá no puedan determinar si los compradores o propietarios no residentes de los títulos nacionales son o no residentes de otras economías de la unión6. En tales casos, las asimetrías de los datos intraunión afectarían a la calidad de los datos de la balanza de pagos y la PII de la unión cambiaria.

A3.25 En el caso de la inversión directa, las transacciones intraunión entre una matriz y una sucursal o subsidiaria que se encuentren ubicadas en diferentes economías de la unión monetaria se clasificarían como transacciones internas de la unión. Como las entidades unidas por una relación de inversión directa reciben una clasificación diferente en las cuentas externas y las cuentas internas, quizá se requiera una cooperación estrecha entre los compiladores; por ejemplo, las utilidades reinvertidas entre entidades de distintas economías de una unión monetaria se asientan como transacciones transfronterizas en la balanza de pagos nacional, pero no figuran como transacciones en las cuentas nacionales de la unión.

Asignación geográfica de transacciones de bienes (importaciones y exportaciones)

A3.26 En la metodología de la balanza de pagos, el traspaso de propiedad es el principio que determina la cobertura y el momento de registro de las transacciones internacionales. La consecuencia de aplicar este principio al comercio de mercancías es que las exportaciones de bienes se atribuyen a la región de residencia del nuevo propietario, y las importaciones, a la región de residencia del propietario anterior. Sin embargo, las normas internacionales para las estadísticas del comercio internacional de mercancías, así como las declaraciones de aduana de la mayoría de las economías, están basadas en la circulación física de bienes a través de fronteras nacionales o aduaneras, y el registro de esa circulación no coincide necesariamente con el traspaso de propiedad.

A3.27 Para el registro de bienes en los datos aduaneros suelen utilizarse tres conceptos: economía de origen, economía de destino final y economía de consignación (véase el párrafo 4.150). Los conceptos de “economía de origen” (importación) y “economía de destino final” (exportación) por lo general son aproximaciones aceptables al principio de traspaso de la propiedad. Pero en el contexto de una unión monetaria o económica, dado que a menudo las declaraciones aduaneras corren por cargo de una tercera economía (la economía de consignación) que no asume la propiedad de los bienes, es probable que haya un doble registro de los flujos comerciales “extrau-nión”, primero en el puerto de entrada a la unión monetaria o económica y luego en la economía de destino final. En tales circunstancias se hace necesario conjugar los tres conceptos para efectuar el registro debido del comercio intraunión y extraunión. En el recuadro A3.1 se presenta un ejemplo numérico.

A3.28 Desde el punto de vista del registro en las uniones monetarias y económicas que conservan fronteras aduaneras internas, se puede utilizar los datos de aduana y complementarlos con los datos de la economía de consignación. Pero lo más probable es que las fronteras aduaneras nacionales hayan desaparecido, y en ese caso se necesitan datos sobre la economía de origen, la economía de último destino conocido y la economía de consignación.

Definición de activos de reserva

A3.29 Los activos de reserva que figuran en la balanza de pagos y la PII de la unión monetaria deben incluir únicamente los activos que a) representan derechos frente a no residentes de la unión y b) cumplen con los criterios enumerados en el capítulo 6. Además, la definición de activos de reserva a nivel de la unión monetaria y de la economía miembro debe ser la misma; en otras palabras, en los datos nacionales los activos de reserva deben abarcar únicamente los que se clasifican como tales a nivel de la unión7.

A3.30 Del mismo modo, los pasivos clasificados como pasivos vinculados a las reservas en los datos nacionales deben abarcar únicamente los que se clasifican como tales a nivel de la unión monetaria.

2. Aspectos operacionales de una unión monetaria

A3.31 Ocasionalmente surgen complicaciones en los aspectos operacionales del funcionamiento de una unión monetaria que tienen que ver principalmente con la atribución de transacciones y posiciones entre las economías miembros y el banco central de la unión, y que no influyen en los estados de la balanza de pagos ni de la PII de la unión.

a. Clasificación de las representaciones nacionales en una unión monetaria centralizada

A3.32 En una unión monetaria centralizada se considera que las funciones de la autoridad monetaria de cada economía miembro las lleva a cabo una autoridad monetaria (residente) nacional. Por lo general, el banco central de la unión tiene oficinas nacionales en cada economía miembro8. Esta unidad institucional, denominada representación nacional, actúa como banco central en la economía en cuestión y estadísticamente debe clasificarse como una unidad institucional separada de la sede del banco central de la unión.

A3.33 Las transacciones entre unidades residentes de la misma economía miembro que se liquidan a través de las cuentas del banco central de la unión monetaria no se registran en la balanza de pagos nacional, sino que se atribuyen a la representación nacional como transacciones y posiciones internas.

Recuadro A3.1.Registro de transacciones comerciales en las uniones monetarias y económicas

Al compilar los datos sobre comercio internacional se realiza una agregación de las transacciones brutas de las economías miembros con las economías socias ubicadas fuera de la unión monetaria o económica. De esa manera se puede elaborar el estado de la balanza de pagos de la unión en valores brutos (créditos y débitos). En este ejemplo, la economía A no pertenece a la unión, a diferencia de las economías B y C. La economía A (economía de origen) exporta bienes a la economía C (economía de último destino conocido) y la economía B es la economía de consignación.

1. Uso de la economía de origen y de la economía de último destino conocido:

Economía

declarante
Atribución a la economía socia
Extraunión

Economía A
Intraunión
Economía BEconomía C
Registros de la economía AExportación:
10
Registros de la economía BImportación:Exportación:
1010
Registros de la economía CImportación:
10
UniónImportación: 20Exportación: 10

En este ejemplo, la compilación de datos sobre el comercio exterior de la unión (economías B y C) arroja una sobrestimación de las importaciones (conteo doble de las importaciones procedentes de A) y un desequilibrio del comercio intraunión (exportación de B a C no registrada como importación por C). Pero si la unión no tiene fronteras aduaneras internas y los bienes se desaduanan en la frontera externa de la unión y se ponen en libre circulación, solo los datos aduaneros de la economía B registrarían la transacción (importación procedente de A pero no exportación a C). Los datos sobre despachos y entradas posteriores deberían recopilarse en base a encuestas a nivel de empresas.

2. Uso de la economía de consignación:

Economía

declarante
Atribución a la economía socia
Extraunión

Economía A
Intraunión
Economía BEconomía C
Registros de la economía AExportación:

10
Registros de la economía BImportación:Exportación:
1010
Registros de la economía CImportación

10
UniónImportación:Importación:Exportación:
101010

Si se opta por utilizar el concepto de la economía de consignación, el comercio extraunión se registra debidamente, pero el comercio intraunión aparece artificialmente exagerado. Además, en la balanza de pagos de las economías miembros la asignación geográfica de los flujos es incorrecta.

3. Combinación de ambos métodos:

En este caso, las economías registran las transacciones de bienes de la economía de origen y la economía de destino final como importación/exportación. Además, las transacciones de bienes con economías intermediarias se registran como entradas y despachos, que se pueden ignorar al compilar las transacciones extraunión.

Economía

declarante
Atribución a la economía socia
Extraunión

Economía A
Intraunión
Economía BEconomía C
Registros de la economía ADespachoExportación:
1010
Registros de la

economía B
Entrada:

10
Despacho:

10
Registros de la

economía C
Importación:

10
Entrada:

10
UniónImportación: 10

Por lo tanto, solo la combinación de ambos métodos produce un registro adecuado.

A3.34 Las transacciones con no residentes que se liquidan a través del banco central de la unión monetaria deben asentarse como transacciones de la representación nacional en la balanza de pagos nacional, de acuerdo con la índole de la transacción, con el asiento correspondiente en la partida de financiamiento en cuestión atribuido por el banco central de la unión, como por ejemplo activos de reserva (véase el ejemplo numérico que aparece al final del apéndice). Como las variaciones de los activos de reserva del banco central de una unión monetaria en un sistema centralizado por lo general reflejan las transacciones externas de las economías miembros, estas transacciones y posiciones de activos de reserva deben seguir constando en la balanza de pagos y la PII de las economías miembros.

A3.35 Las transacciones de los residentes con el banco central de una unión monetaria que actúa por cuenta propia deben asentarse en la balanza de pagos nacional, de acuerdo con la índole de la transacción. Por ejemplo, los títulos de deuda emitidos por el banco central de la unión y suscritos por residentes de una economía miembro de la unión se asientan como inversión de cartera en la balanza de pagos nacional.

A3.36 Las transacciones y las posiciones del banco central de una unión monetaria que actúa por cuenta propia con no residentes de la unión, como por ejemplo los intereses sobre la parte de los activos de reserva que no está asignada a ninguna economía miembro y los bonos emitidos por el banco central de la unión y suscritos por no residentes de la unión, no deben asentarse en la balanza de pagos nacional de las economías miembros, sino en la balanza de pagos de la unión monetaria.

A3.37 Los activos y pasivos brutos de las economías miembros al cierre del período deben reflejar la posición al comienzo del período más las transacciones y otros flujos entre residentes y no residentes (incluido el banco central de la unión) registrados durante el período. Por lo general, las economías miembros tendrán un derecho neto frente al banco central de la unión, que representa la parte que les corresponde de los activos de reserva del banco central. Sin embargo, si una economía tiene una posición neta de pasivo, se deben asentar transacciones bajo Pasivos, Otra inversión, Préstamos, Banco central, A corto plazo (y en la partida informativa “Pasivos relacionados con las reservas”), y no activos de reserva, porque la naturaleza de la posición es la de un giro en descubierto.

A3.38 Ese criterio para el registro de transacciones y posiciones refleja la práctica habitual de las uniones monetarias centralizadas, que llevan a cabo una encuesta monetaria en cada economía miembro. Al compilar los datos sobre la unión monetaria, los compiladores deben cerciorarse de que no se cuenten doble los activos y pasivos del banco central de la unión.

A3.39 Todos los activos que el banco central de la unión monetaria mantiene en nombre de las economías miembros—como el oro, la posición de reserva ante el FMI y los DEG, y en términos más generales los activos externos asignados a las economías miembros en las cuentas del banco central de la unión—deben aparecer en la balanza de pagos y la PII de la economía miembro. Cualquier pasivo atribuible a la economía, tal como el uso de crédito del FMI, debe figurar en la balanza de pagos de la economía miembro.

b. Clasificación de las representaciones nacionales y los activos de reserva en una unión monetaria descentralizada

A3.40 La metodología recomendada para una unión monetaria centralizada de hecho se aplica a un sistema descentralizado, en el cual las actividades monetarias de cada economía con los residentes de la unión las llevan a cabo bancos centrales nacionales con sus propios activos y pasivos.

A3.41 Cuando los activos de reserva se encuentran en manos de los bancos centrales nacionales de una unión monetaria (es decir, están registrados en sus balances), la configuración institucional en algunos casos puede limitar el control efectivo que tienen estos bancos. Por ejemplo, hay casos en los cuales los bancos centrales nacionales de una unión pueden efectuar transacciones únicamente con parte de los activos de reserva si cuentan con el acuerdo del banco central de la unión, que de esa manera se cerciora de coordinar esa actividad debidamente. Siempre que no haya un traspaso de la propiedad al banco central de la unión y que este pueda movilizar los activos externos que son propiedad de los bancos centrales nacionales para atender necesidades de la balanza de pagos—es decir, que sean activos de reserva de la unión cambiaria—, los bancos centrales nacionales deben clasificarlos como activos de reserva en la balanza de pagos y la PII nacional, aun si no ejercen pleno control de su uso debido a restricciones operacionales a nivel de la unión.

c. Transacciones y posiciones de billetes

A3.42 En las estadísticas de la balanza de pagos y la PII de una unión monetaria, las transacciones y posiciones de billetes deben clasificarse según los mismos principios que se utilizan para los datos nacionales, es decir, las compras de no residentes se asientan como un aumento de los pasivos externos (crédito) y el asiento correspondiente, como por ejemplo viaje, se registra según sea el caso. Desde el punto de vista nacional, las tenencias de billetes de la unión monetaria emitidos por un banco central nacional de la unión en otra economía miembro son activos externos al mismo tiempo, aun cuando los billetes y las monedas se clasifiquen como billetes y monedas nacionales.

A3.43 Si es posible determinar quién emite los billetes, como es el caso en las uniones monetarias de África y el Caribe en el momento de la publicación del presente Manual, la metodología descrita en el párrafo A3.42 se puede aplicar a los datos de la balanza de pagos y la PII nacional. Sin embargo, cuando no es posible determinar quién es el emisor de los billetes, tal como ocurre actualmente en Europa, donde los billetes los emite colectivamente el sistema sin indicar la economía de origen, esta metodología no se puede aplicar estrictamente entre los miembros de la unión monetaria y se necesitan aproximaciones en los datos nacionales.

d. Otros derechos y pasivos intraunión

Suscripción inicial del capital del banco central de una unión monetaria

A3.44 Las suscripciones iniciales del capital del banco central de una unión monetaria deben asentarse en la balanza de pagos y la PII de los países miembros en Activos, Otra inversión, Otras participaciones de capital. Todas las economías miembros y el banco central de la unión monetaria deben clasificar esta transacción y posición de la misma manera.

Transferencia inicial de activos de reserva

A3.45 Los derechos surgidos de una transferencia de activos de reserva al banco central de una unión monetaria deben clasificarse en Activos, Otra inversión, bajo Otras participaciones de capital o bien Billetes, monedas y depósitos, según la índole del derecho. Si un miembro de la unión monetaria no cumple plenamente sus obligaciones de transferir los activos de reserva al banco central de la unión, este declara un derecho frente a la economía miembro. Ese derecho debe clasificarse en la balanza de pagos o la PII como Pasivos, Otra inversión, Otras cuentas por pagar, Banco central (o Gobierno general), A corto plazo.

Saldos intraunión de bancos centrales nacionales y del banco central

A3.46 Las transacciones y posiciones correspondientes a derechos y pasivos entre los bancos centrales nacionales y el banco central de una unión monetaria (incluidos los derivados de los mecanismos de liquidación y compensación) deben asentarse en Banco central, bajo Otra inversión, Billetes, monedas y depósitos o Préstamos (según la índole del derecho) en la balanza de pagos o la PII de las economías miembros. Si las variaciones de estos derechos y pasivos intraunión no son producto de transacciones, se deben preparar los asientos correspondientes en la columna Otros ajustes de la PII. La remuneración de estos derechos y pasivos debe asentarse en la balanza de pagos de las economías miembros de la unión monetaria como ingreso, en valores brutos, bajo Cuenta corriente, Renta de la inversión, Otra inversión.

Asignación del señoreaje

A3.47 El señoreaje es el ingreso monetario generado por la emisión de billetes y monedas. Las reasignaciones del ingreso monetario entre las economías miembros y el banco central de la unión monetaria en las que no se reconoce una posición de activo o pasivo de base deben asentarse en Cuenta corriente, Transferencia corriente.

Distribución de utilidades

A3.48 La distribución de las utilidades del banco central de la unión monetaria debe clasificarse como ingreso procedente del activo financiero al cual se atribuyen las suscripciones de las economías miembros.

C. Uniones económicas

A3.49 Para los efectos de la coordinación y la cooperación macroeconómica, las uniones económicas formulan listas de datos necesarios—entre ellos estadísticas de la balanza de pagos—que ayudan a evaluar aspectos tales como el grado de integración del mercado interno de la unión económica y el porcentaje del comercio con economías fuera de la unión económica.

A3.50 A nivel de la unión, la cuenta corriente, la cuenta de capital y la cuenta de inversión directa sirven para supervisar el desempeño económico global. Sin embargo, como siguen coexistiendo varias monedas, y como las autoridades monetarias respectivas fijan los objetivos de la política monetaria en función de la evolución de las variables monetarias, las tasas de interés y los tipos de cambio, las categorías de inversión de cartera y otras inversiones son menos significativas a nivel de la unión económica. Por ejemplo, los activos de reserva de una unión que no sea una unión cambiaria son la suma del total de las reservas nacionales (sin consolidación) y ese total no tiene un significado concreto a nivel de la unión.

1. Cuestiones de definición

a. Definición de una unión económica

A3.51 Para fines estadísticos, una unión económica es una unión a la que pertenecen dos o más economías. Las uniones económicas se crean mediante un acuerdo jurídico entre los gobiernos de países o jurisdicciones soberanos con la intención de promover la integración económica. En este tipo de unión, diferentes países o jurisdicciones comparten algunas de las características jurídicas y económicas vinculadas a un territorio económico nacional, entre ellas: a) la libre circulación de bienes y servicios dentro la unión y un régimen tributario común de las importaciones procedentes de economías fuera de la unión (zona de libre comercio); b) la libre circulación de flujos financieros dentro de la unión, y c) la libre circulación de personas (físicas y jurídicas) dentro de la unión9. Además, en una unión económica se crean organismos regionales específicos que contribuyen a su funcionamiento en los tres ámbitos recién mencionados. Generalmente, existe también cierta forma de cooperación y coordinación de la política fiscal y monetaria.

b. Residencia en una unión económica

A3.52 El territorio económico de una unión económica consiste en el territorio económico de los países o jurisdicciones miembro, así como las instituciones regionales que comprenden esas mismas economías, o un subgrupo de esas economías, y que fueron creadas con el propósito de administrar el funcionamiento de la unión.

A3.53 Por lo tanto, ser residente de una economía de una unión económica implica necesariamente ser residente de la unión, y los organismos regionales que entran en la definición del territorio de la unión económica también son residentes. Sin embargo, los organismos regionales integrados por economías que no son las economías miembros de la unión económica, o un subgrupo de esas economías, deben considerarse no residentes de la unión económica.

2. Registro

A3.54 Como la compilación de las estadísticas de la balanza de pagos de una unión económica depende de los aportes nacionales—al igual que en las uniones monetarias—, es fundamental que las economías miembros de una unión económica se ciñan fielmente a las normas internacionalmente acordadas para la clasificación de transacciones y activos y pasivos, con metadatos adecuados sobre la metodología aplicada. La explicación de los párrafos A3.27–A3.28 sobre la asignación geográfica de las transacciones de bienes se aplica también a las uniones económicas.

D. Acuerdos aduaneros

A3.55 La integración regional puede adoptar la forma de acuerdos aduaneros entre varias economías. En general, estos acuerdos aduaneros, basados en un arancel común frente a las economías no miembro, no plantean dificultades especiales desde el punto de vista de la balanza de pagos. Sin embargo, cuando una unión aduanera genera flujos transfronterizos, como sucede con las fórmulas de coparticipación de los ingresos, el registro de transacciones y posiciones en las cuentas internacionales se ve afectado por los acuerdos institucionales y administrativos de la unión aduanera.

A3.56 En las uniones aduaneras como la Unión Aduanera del África Meridional puede haber cooperación entre los miembros en cuanto a la imposición, recaudación y distribución de los derechos de aduana. Para determinar la manera correcta de registrar estas funciones es necesario saber cómo y cuándo se las lleva a cabo. Se las puede asignar individualmente o en su totalidad a una economía determinada, a todas las economías miembros colectivamente o a un ente internacional creado y designado por los miembros. Fundamentalmente, conviene que las economías pertenecientes a una unión aduanera concierten un registro estadístico adecuado para facilitar la coherencia y la comparabilidad a escala regional.

A3.57 A continuación se describen algunas de las posibles modalidades.

1. Una agencia designada impone los derechos de aduana y cobra y distribuye el producto

A3.58 En este caso, la agencia designada tiene derecho a imponer y cobrar los derechos de aduana y a distribuir el producto. Si está reconocida como unidad institucional, en las cuentas internacionales los derechos de aduana se clasifican como ingreso tributario propio (ingreso primario) y se asientan en el momento en que ocurre el suceso económico que da lugar a los derechos de aduana, junto con un aumento de los activos financieros (tales como efectivo recibido). La economía importadora declara los impuestos devengados (ya que en la balanza de pagos los impuestos de importación corren por cuenta del importador) y asienta una reducción de los activos financieros o un aumento de los pasivos. Si el pago de los derechos de aduana tiene lugar después de ocurrido el suceso económico, la agencia designada asienta en las cuentas por cobrar de la cuenta financiera un derecho (débito) frente al importador de la economía importadora. La economía importadora registra un pasivo (crédito) en las cuentas por pagar.

A3.59 Si la agencia designada distribuye el ingreso entre las economías miembros en base a un suceso económico (importación de bienes), prepara un asiento deudor bajo transferencias corrientes (en tanto que las economías miembros preparan un asiento acreedor bajo transferencias corrientes) y un asiento acreedor bajo cuentas por pagar (en tanto que las economías miembros preparan un asiento bajo cuentas por cobrar) en el momento en que ocurre ese suceso económico; el valor de los asientos depende de la naturaleza del acuerdo de coparticipación de los ingresos. Sin embargo, si las distribuciones se efectúan siguiendo una fórmula convenida y negociada, la transferencia corriente se registra en el momento en que la economía miembro adquiere un derecho incondicional frente al ente designado10. En el momento de la distribución, la agencia designada cierra el asiento bajo cuentas por pagar (en tanto que las economías miembros cierran el asiento bajo cuentas por cobrar) y hace la reducción correspondiente bajo activos externos (en tanto que las economías miembros registran un aumento de los activos externos).

A3.60 La unidad institucional podría ser una agencia internacional (en cuyo caso todas las transacciones descritas en los párrafos precedentes ocurren entre la agencia internacional y las economías miembros) o un residente de una economía miembro (en cuyo caso todas las transacciones descritas en los párrafos precedentes ocurren entre esa economía y todas las demás economías miembros).

2. Una agencia designada impone los derechos de aduana pero las economías miembros los cobran

A3.61 En una variante, si las economías miembros actúan en nombre de la agencia designada como cobradores de los derechos de aduana que deben abonar los importadores en su respectiva economía, la economía cobradora asienta un pasivo en las cuentas por pagar de la cuenta financiera (crédito) frente a la agencia designada, que a su vez registra un derecho en las cuentas por cobrar a medida que se devengan los derechos de aduana. El asiento de contrapartida es un aumento de los impuestos (ingreso primario) que le corresponde pagar a la economía importadora y cobrar a la agencia designada. Cuando la economía miembro le paga a la agencia designada, registra una reducción de efectivo; el asiento de contrapartida elimina el pasivo en las cuentas por pagar de la cuenta financiera.

A3.62 Si la economía cobradora recibe ingresos aduaneros de importadores ubicados fuera de la economía—es decir, si les cobra derechos de aduana a importadores ubicados en otras economías de la unión aduanera—, asienta el cobro en las cuentas por pagar a la agencia designada, junto con un aumento de los activos financieros que refleja el efectivo recibido. La economía importadora asienta impuestos pagaderos a la agencia designada, junto con una reducción de los activos financieros (aumento de los pasivos externos) frente a la economía cobradora, que refleja el efectivo pagado. La agencia designada asienta impuestos (ingreso primario) procedentes de la economía importadora y cuentas por cobrar frente a la economía cobradora.

A3.63 Las distribuciones de los ingresos por parte de la agencia designada se clasifican de acuerdo con la descripción del párrafo A3.59.

3. Las economías miembros están colectivamente autorizadas a imponer y cobrar los derechos de aduana

A3.64 Si las economías miembros están colectivamente autorizadas a imponer derechos de aduana, el ingreso atribuido a cada economía miembro puede o no ser proporcional a la actividad económica que da lugar al derecho de aduana. Cada economía miembro registra los derechos de aduana aplicados a la importación sobre la base devengado, al margen de cómo esté dispuesta la coparticipación del ingreso o dónde se cobren los derechos de aduana.

A3.65 Si el acuerdo aduanero dispone que una economía miembro debe recibir un porcentaje de los derechos de aduana superior al que justifican las actividades económicas que los originan, existe una transferencia corriente entre las economías miembros. Esa transferencia corriente se registra en el momento en que se establecen los derechos incondicionales, con un asiento correspondiente bajo cuentas por cobrar o por pagar.

A3.66 Es posible que los puertos de ingreso a la unión aduanera estén ubicados en una o unas pocas economías miembros. En ese caso, podría haber una discrepancia entre el ingreso recaudado por un Estado miembro y el porcentaje de los derechos de aduana que le corresponde. Entonces, la economía importadora prepara un asiento en cuentas por cobrar y la economía cobradora prepara un asiento en cuentas por pagar11 en el momento en que surge ese derecho, con una reducción correspondiente de los activos financieros de la economía importadora y un aumento de los activos financieros de la economía que percibe ingresos aduaneros superiores al porcentaje que le corresponde. Las discrepancias entre el ingreso aduanero que cobra cada miembro de la unión aduanera y el total del porcentaje de los derechos de aduana que le corresponde a cada miembro deben ser cero a nivel de la unión, ya que el ingreso aduanero percibido por la unión aduanera es igual al ingreso coparticipado por todas las economías miembros.

4. Las economías miembros están colectivamente autorizadas a imponer derechos de aduana, pero los cobra solamente un miembro

A3.67 Si una de las economías miembros percibe la totalidad del ingreso aduanero, se efectúa el registro descrito en los párrafos precedentes. Solo la economía cobradora asienta la operación en las cuentas por pagar, ya que las demás economías tendrán un derecho frente a la economía cobradora por la parte del ingreso aduanero que les corresponde.

A3.68 En todos los casos citados, si hay acuerdos económicos entre un grupo pequeño de economías se recomienda que, a fin de evitar asimetrías bilaterales, todas las economías acuerden y apliquen los mismos procedimientos de registro.

E. Otros estados regionales

A3.69 Se pueden elaborar estados parecidos a escala regional para mostrar las transacciones o posiciones externas de una unión cambiaria o económica con respecto a otro grupo determinado de economías o a otra economía en particular. De eso se tratan en este Manual los datos por economía socia descritos en los párrafos 4.146–4.164.

1. Principios de registro

a. Generalidades

A3.70 Los conceptos y las recomendaciones indicados en los capítulos del Manual para la compilación de los estados de la balanza de pagos y la PII se aplican también a los estados regionales, pero en lugar de las referencias generales a no residentes o al resto del mundo se debe hacer referencia específicamente a residentes de la economía o del grupo de economías extranjeras que corresponda, en todas las transacciones y posiciones.

b. Cuenta corriente y cuenta de capital

A3.71 Como se señaló en los párrafos anteriores, en la cuenta corriente el comercio de bienes—que refleja el principio del traspaso de propiedad vinculado a la cobertura de esta partida—por lo general presenta las exportaciones atribuidas a la región de residencia del nuevo propietario y las importaciones atribuidas a la región de residencia del antiguo propietario. En el caso del comercio de servicios, la atribución se hace a la región de la que es residente la parte que suministra o adquiere el servicio, y en el caso del ingreso, a la región frente a la cual el residente tiene el derecho o el pasivo financiero correspondiente. En cuanto a las transferencias (corrientes y de capital), la atribución es a la región del donante o del receptor, según corresponda.

c. Cuenta y posiciones financieras

A3.72 En los datos de la cuenta y las posiciones financieras, la atribución se debe hacer conforme a la perspectiva del deudor/acreedor, como se señala en el párrafo A3.412.

2. Cuestiones concretamente vinculadas al registro

a. Liquidaciones multilaterales

A3.73 Aunque un estado de la balanza de pagos frente al resto del mundo, ya sea de una economía o de una unión cambiaria o económica, teóricamente debe estar equilibrado, ese no suele ser el caso frente a un subgrupo de no residentes. Por ejemplo, puede ocurrir un pago entre un residente de la economía compiladora y un no residente (residente de la economía A) en forma de un derecho frente a otro no residente (residente de la economía B). Esta situación se da en las transacciones internacionales cuando una moneda determinada es utilizada por otras economías para llevar a cabo una liquidación. Sin embargo, las discrepancias resultantes de atribuir las transacciones de recursos reales a la región del propietario o parte de la transacción no residente, y las variaciones de las partidas financieras a la región del acreedor o deudor no residente, se reconocen explícitamente al presentar un estado regional preparado de esta manera. Por lo tanto, se puede preparar un asiento en la partida de liquidaciones multilaterales para restablecer el equilibrio contable, compensando así las discrepancias del estado regional. Puede decirse que dicha partida representa el concepto de liquidación de un desequilibrio en las transacciones de la economía compiladora con una región mediante la transferencia hacia o desde la región de activos o pasivos frente a otra región o regiones.

A3.74 Sin embargo, los datos necesarios para compilar estadísticas sobre las liquidaciones multilaterales son rara vez fáciles de obtener, de modo que la partida se deriva normalmente como residuo. No obstante, solo puede calcularse en combinación con la partida de errores y omisiones netos, que también es una partida residual o equilibradora. Estas u otras discrepancias o errores en la clasificación regional de los asientos no deberían tener ningún efecto sobre la presentación global, que representa la suma total de todos los estados regionales, porque las liquidaciones multilaterales que aparezcan en las distintas presentaciones regionales se compensan entre sí cuando se combinan todas las regiones.

b. Selección de regiones

A3.75 Las pautas sobre la residencia presentadas en el capítulo 4 sirven para determinar la residencia de la entidad. Una región comprendería entonces un territorio económico o un grupo de territorios económicos, porque la residencia de una entidad se atribuye a un determinado territorio económico. En las transacciones y posiciones con uniones monetarias y económicas, los territorios se definen de la manera descrita anteriormente.

A3.76 Como la mayoría de los organismos internacionales no están incluidos en el territorio económico de una economía o región y por lo tanto no están considerados como residentes de esa economía, para los efectos de la atribución correspondería establecer una región separada. El desglose regional pertinente para una economía o un grupo de economías determinados depende principalmente del uso que se le dará al estado. El Manual no contiene una lista consagrada de economía o regiones sobre las cuales la economía o grupo declarante debería elaborar estados separados.

Ejemplo numérico: Transacciones y posiciones internacionales en los datos nacionales correspondientes a una economía miembro de una unión monetaria centralizada

1. Período de apertura

Supongamos que A y B son los únicos miembros de una unión monetaria y que la posición de apertura es la siguiente:

Balance del banco central de la unión monetaria
ActivosPasivos
Activos externos (activos de reserva)500Billetes1.600
Derechos frente a residentes de la unión monetaria1.500Depósitos de bancos de la unión monetaria400
Total2.000Total2.000

La creación de una autoridad monetaria hipotética en cada economía implica la atribución de activos internos (crédito a gobiernos y bancos) y pasivos (billetes) a cada economía, de la siguiente manera:

Balance de la representación nacional Economía A
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)300Billetes1.000
Activos internos (residentes de A)950Depósitos bancarios (residentes de A)250
Total1.250Total1.250
Balance de la representación nacional Economía B
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)200Billetes600
Activos internos (residentes de B)550Depósitos bancarios (residentes de B)150
Total750Total750

El banco central de la unión monetaria tiene 500 en activos externos, que en este caso son sin excepción activos de reserva, el total de reservas de la unión. A su vez, el derecho neto13 de la autoridad monetaria nacional frente al banco central de la unión monetaria representa los activos externos (nuevamente, activos de reserva en su totalidad) de la economía: A y B tienen 300 y 200 en activos de reserva, respectivamente.

En este ejemplo se presume que el banco central de la unión monetaria no tiene activos ni pasivos “por cuenta propia”, es decir, ni activos ni pasivos que no sean los que corresponden a posiciones con las economías nacionales.

Durante los períodos 1, 2 y 3 tienen lugar las operaciones descritas a continuación:

2. Período 1

La economía A importa 100 en bienes de la economía Y (que no es miembro de la unión monetaria) y paga en moneda extranjera (dólares de EE.UU.).

Por regla general, el residente de A compra la moneda extranjera que necesita en el banco central de la unión monetaria, por intermedio de un banco nacional. Ocurren las siguientes transacciones:

  • Sedebitan (100) de la cuenta bancaria del importador en su banco comercial residente y el importador adquiere (100) en moneda extranjera.

  • El banco comercial le compra (100) en moneda extranjera al banco central de la unión monetaria y se debita la cuenta del banco comercial en el banco central (de 250 a 150). Para los fines estadísticos, se presume que la representación nacional en la economía A tiene la cuenta del banco comercial y que la representación nacional le compra la moneda extranjera al banco central de la unión monetaria.

  • El banco central de la unión monetaria reduce sus activos de reserva (de 500 a 400) y debita la cuenta de la representación nacional en sus libros.

  • Los derechos netos de la economía A frente al banco central de la unión monetaria disminuyen debido al débito de la cuenta de la representación nacional. Esa disminución de los derechos netos (de 300 a 200) refleja la transacción de activos de reserva.

Por lo tanto, las importaciones aumentan con el asiento correspondiente bajo activos de reserva. La balanza de pagos y el balance de la economía A registrarían lo siguiente:

Balanza de pagos de la economía A
CréditoDébito
Cuenta corriente
Bienes100
Cuenta financiera
Activos de reserva100
Balance de la representación nacional Economía A
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)200Billetes1.000
Activos internos (residentes de A)950Depósitos bancarios (residentes de A)150
Total1.150Total1.150

3. Período 2

La economía A exporta los mismos bienes a B por 120 en moneda nacional.

La transacción se liquida en moneda nacional a través del sistema bancario. Ocurren las siguientes transacciones:

  • El banco del importador residente de la economía B hace una liquidación en moneda nacional con el banco del exportador a través de sus cuentas en el banco central de la unión cambiaria. Por lo tanto, se debita la cuenta del banco comercial de B en el banco central (de 150 a 30) y se acredita la cuenta del banco comercial de A (de 150 a 270). Al igual que en el período 1, para los fines estadísticos se presume que las cuentas de los bancos comerciales las tienen las respectivas representaciones nacionales.

  • Los derechos netos de la economía A frente al banco central de la unión monetaria aumentan (de 200 a 320) debido al crédito registrado en la cuenta de la representación nacional y los derechos netos de B disminuyen (de 200 a 80) debido al débito registrado en la cuenta de la representación nacional.

  • La transacción es neutral para el banco central de la unión monetaria, pero sí influye en la composición intraunión de los derechos netos frente al banco central, que en este caso se ve reflejada en la variación de los activos de reserva.

Por lo tanto, las balanzas de pagos de las economías A y B se presentarían de la siguiente manera:

Balanza de pagos

Economía A
Balanza de pagos

Economía B
CréditoDébitoCréditoDébito
Cuenta corriente
Bienes120120
Cuenta financiera
Activos de reserva120120
Balance de la representación nacional Eco nomía A
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)320Billetes1.000
Activos internos (residentes de A)950Depósitos bancarios (residentes de A)270
Total1.270Total1.270
Balance de la representación nacional Economía B
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)80Billetes600
Activos internos (residentes de B)550Depósitos bancarios (residentes de B)30
Total630Total630

4. Período 3

La economía B exporta los mismos bienes a la economía Z (que no es miembro de la unión monetaria) por 150.

La transacción se liquida en moneda extranjera (dólares de EE.UU.).

  • A continuación, el residente de B le vende la moneda extranjera recibida a su banco comercial residente de B, que le acredita (150) en su cuenta.

  • El banco comercial levende la moneda extranjera (150) al banco central de la unión monetaria y este acredita la cuenta del banco comercial (de 30 a 180). Al igual que en los períodos 1 y 2, para los fines estadísticos se presume que la representación nacional tiene la cuenta del banco comercial.

  • El banco central de la unión monetaria aumenta los activos de reserva (de 400 a 550), y acredita en sus libros la cuenta de la representación nacional.

  • Los derechos netos de la economía B frente al banco central de la unión monetaria aumentan debido al crédito asentado en la cuenta de la representación nacional.

Por lo tanto, las exportaciones aumentan con el asiento correspondiente bajo activos de reserva. La balanza de pagos y el balance de la economía B registrarían lo siguiente:

Balanza de pagos de la economía B
CréditoDébito
Cuenta corriente
Bienes150
Cuenta financiera
Activos de reserva150
Balance de la representación nacional Economía B
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)230Billetes600
Activos internos (residentes de B)550Depósitos bancarios (residentes de B)180
Total780Total780

5. Conclusión

Al final del período 3, las balanzas de pagos de las economías A y B se presentarían de la siguiente manera:

Economía AEconomía B
CréditoDébitoCréditoDébito
Cuenta corriente120100150120
Cuenta financiera
Activos de reserva2030

Estas transacciones producen un aumento de 50 en los activos de reserva del banco central de la unión monetaria, cuyo balance registra los siguientes movimientos:

Balance del banco central de la unión monetaria
ActivosPasivos
Activos externos (activos de reserva)550Billetes1.600
Derechos frente a residentes de la unión monetaria1.500Depósitos de bancos de la unión monetaria450
Total2.050Total2.050

Como se puede observar en este ejemplo numérico, la variación de los activos de reserva del banco central de la unión monetaria (+50) entre el período de apertura y el cierre del período 3 refleja solamente las transacciones con no residentes de la unión monetaria: la importación de bienes por 100 de la economía Y y la exportación de bienes por 150 a la economía Z.

Balance de la representación nacional Economía A
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)320Billetes1.000
Activos internos (residentes de A)950Depósitos bancarios (residentes de A)270
Total1.270Total1.270
Balance de la representación nacional Economía B
ActivosPasivos
Derecho neto frente al banco central de la unión monetaria (activos de reserva)230Billetes600
Activos internos (residentes de B)550Depósitos bancarios (residentes de B)180
Total780Total780

Esta sección abarca también las cuestiones estadísticas propias de la adopción unilateral de una moneda extranjera (como ocurre en una dolarización).

En este contexto, “regional” no significa una región dentro de una economía.

A diferencia de la perspectiva de las partes de la transacción, según la cual las transacciones transfronterizas de derechos se atribuyen a la economía de residencia de la parte no residente de la transacción. La información sobre la ubicación de las contrapartes (por ejemplo, los mercados en los cuales o con los cuales operan los residentes) puede ser de interés analítico.

Al compilar los datos de una unión monetaria que no es una unión cambiaria es necesario tener en cuenta los acuerdos institucionales específicos de cada caso, para determinar cuál de los principios aquí expuestos se debe aplicar.

En el caso de una economía dolarizada, los billetes y las monedas de curso legal deben considerarse moneda extranjera, como se explica en el párrafo 3.96.

En el caso de los títulos, es posible que el emisor desconozca la identidad o la residencia del acreedor. Esa información la puede proporcionar únicamente el intermediario o el acreedor. En vista de la importancia de ese dato, un número creciente de economías está creando sistemas de declaración que captan datos desde la perspectiva del deudor/acreedor, a menudo a través de mecanismos de cooperación como la Encuesta Coordinada sobre Inversión de Cartera y la Encuesta Coordinada sobre la Inversión Directa, del FMI.

En el caso de una economía dolarizada, los activos de reserva que figuran en la balanza de pagos y la PII deben cumplir los criterios descritos en el capítulo 6, “Categorías funcionales”.

En las raras excepciones, se crea una unidad institucional para fines estadísticos que registra las transacciones y posiciones del banco central con los residentes de la economía descritas en esta sección.

Como se señala en el capítulo 4, una economía—y, por extensión, una unión económica—puede incluir zonas físicas o jurídicas (especiales) regidas hasta cierto punto por leyes propias.

A veces las distribuciones de ingresos coparticipados se basan en estimaciones preliminares y requieren ajustes finales. Esos ajustes deben asentarse en el período en el que ocurren. Por lo tanto, si aumenta el ingreso que le corresponde recibir a una economía, dentro del período en cuestión se prepara un asiento acreedor bajo transferencias corrientes y un asiento deudor bajo cuentas por cobrar (o bajo efectivo si el pago coincide con el ajuste) por el valor del aumento; si disminuye el ingreso que corresponde recibir, dentro del período en cuestión se prepara un asiento deudor bajo transferencias corrientes y un asiento acreedor bajo cuentas por cobrar (o bajo efectivo si el pago coincide con el ajuste).

Posiblemente corresponda hacer el registro en cuentas por pagar o por cobrar en valores netos si una economía miembro tiene derecho a recibir un porcentaje mayor (menor) de los derechos aduaneros del que justifican las actividades económicas en cuestión y al mismo tiempo cobra un porcentaje mayor (menor) de los ingresos del que le corresponde.

Cabe reiterar que la información tomada desde la perspectiva de las partes de la transacción también puede ser de interés analítico.

Neto en el sentido de diferencia entre activos y pasivos.

    Other Resources Citing This Publication