Manual de Transparencia Fiscal

Chapter

Panorama general

Author(s):
Dawn Rehm, and Taryn Parry
Published Date:
June 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Antecedentes

1. En 1998, El Fondo Monetario Internacional (FMI) introdujo el Código de buenas prácticas de transparencia fiscal (en lo sucesivo, el Código), lo cual propició un programa voluntario de evaluaciones de la transparencia fiscal denominado módulos de transparencia fiscal de los Informes sobre la Observancia de los Códigos y Normas (IOCN). Esta labor fue reflejo de un consenso manifiesto en torno a la importancia de la transparencia fiscal para el buen gobierno, que a su vez es crucial para lograr la estabilidad macroeconómica y un crecimiento de alta calidad. El mismo año se publicó la primera edición de este Manual de Transparencia Fiscal (en lo sucesivo, el Manual) con el fin de ampliar y explicar los principios del Código y de contribuir a orientar la preparación de los IOCN fiscales1.

2. Los objetivos originales que guiaron la elaboración del programa de transparencia fiscal siguen siendo válidos y son el fundamento de las revisiones del Código y del Manual efectuadas en 2007. Primero, para lograr la transparencia fiscal es necesario proveer información completa y confiable sobre las actividades pasadas, presentes y futuras del gobierno; su disponibilidad potencia las decisiones en materia de política económica. Además, la transparencia fiscal facilita la identificación de los posibles riesgos para las perspectivas fiscales, permitiendo la adopción de medidas más oportunas y metódicas de política fiscal frente a las cambiantes condiciones económicas y reduciendo, por tanto, la frecuencia e intensidad de las crisis. Segundo, la transparencia fiscal beneficia a la ciudadanía al proveer la información que necesita para exigir que el gobierno rinda cuentas de sus decisiones sobre política. Tercero, un gobierno más transparente tiene un mejor acceso a los mercados internacionales de capital2. Una mayor fiscalización por parte de la sociedad civil y los mercados internacionales promueve el primer objetivo, al alentar a los gobiernos a adoptar políticas económicas apropiadas y al logro de una mayor estabilidad financiera.

3. La transparencia fiscal es una meta importante para todos los países. Por consiguiente, en el Código se indican prácticas óptimas que los países pueden adoptar con independencia de su nivel de desarrollo económico. El Código es una de las 12 normas financieras reconocidas por la comunidad internacional y sirve de base para la preparación de los IOCN3. Además de la transparencia fiscal, el FMI ha elaborado normas que abarcan los datos y la transparencia de la política monetaria y financiera, como un componente integral de sus objetivos de supervisión. La observancia de las normas sobre transparencia por parte de los países miembros es un aspecto complementario de la supervisión, que conlleva una labor de seguimiento y consulta con las autoridades nacionales en torno a una amplia gama de políticas económicas a fin de evaluar las vulnerabilidades económicas.

Recuadro 1.Algunas iniciativas en materia de transparencia

Código de transparencia fiscal del FMI

El Código, que fue revisado en 2007, es de carácter voluntario. Constituye un marco general para el logro de la transparencia fiscal y se concentra en la claridad de las funciones y las responsabilidades, la transparencia del proceso presupuestario, el acceso del público a la información y las garantías de integridad.

Prácticas óptimas de transparencia presupuestaria de la OCDE

Las prácticas óptimas de la OCDE se publicaron en 2001 como instrumento de referencia. Propugnan una divulgación exhaustiva de toda la información fiscal pertinente de manera oportuna y sistemática y presentan una serie de prácticas óptimas en lo relativo a los principales informes presupuestarios, los aspectos específicos que deben divulgarse, la calidad y la integridad. http://www.oecd.org/dataoecd/33/13/1905258.pdf (en inglés).

Declaración de Arusha de la Organización Mundial de Aduanas (OMA)

La Declaración de Arusha, revisada en 2003, ofrece directrices sobre los aspectos fundamentales necesarios para sostener programas nacionales de integridad aduanera eficaces. Contiene una sección específica sobre transparencia, que se ocupa de la legislación aduanera, las reglamentaciones, los procedimientos, la administración, los mecanismos de análisis y las normas sobre resultados. http://www.wcoomd.org/ie/index.html (en inglés).

Open Budget Initiative (Iniciativa de Transparencia Presupuestaria)

El índice de transparencia presupuestaria (2005) permite clasificar el nivel de acceso del público a la información sobre el presupuesto en 59 países. El programa se basa en un estudio minucioso y sistemático de las prácticas en vigor realizado por especialistas del país. El índice se usa para evaluar la disponibilidad de documentos presupuestarios fundamentales, la cantidad de información que contienen y la puntualidad de su divulgación a la ciudadanía, a fin de dar una idea fidedigna del grado de compromiso y rendición de cuentas en materia presupuestaria en cada uno de los países. http://www.openbudgetindex.org (en inglés).

Iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas (EITI)

Este es un programa iniciado en 2002, en el que participan varias partes interesadas, que tiene por finalidad promover la publicación de informes periódicos recibidos por el gobierno y financiados por el sector de industrias extractivas con respecto a determinados recursos naturales. Exige la participación de la sociedad civil y la fijación de plazos para la adopción de las normas contenidas en la Iniciativa. Los informes serán verificados por un auditor independiente, y la situación existente en cada país se verificará a través de un proceso de validación. Una vez que los países aspirantes han adoptado las normas pertinentes, podría considerarse que se adhieren a los principios prescritos en la Iniciativa. http://www.eitransparency.org (en inglés).

4. El interés por promover la transparencia fiscal ha aumentado considerablemente desde la introducción del Código. Se han establecido numerosos programas de transparencia en el área fiscal, incluidos los siguientes: las prácticas óptimas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre transparencia presupuestaria, publicadas en 2001; la Iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas (EITI, por sus siglas en inglés), en la que participan varias partes interesadas y que fue emprendida en 2002 para abordar los aspectos relacionados con la transparencia de los ingresos derivados de los recursos naturales en países ricos en recursos, y la publicación, por parte de Open Budget Initiative, de evaluaciones de la información proporcionada a la ciudadanía en documentos presupuestarios esenciales de 59 países en el año 2005 (véase el recuadro 1). Además, en los países que reciben asistencia oficial para el desarrollo, las evaluaciones realizadas en el marco del Programa de gasto público y rendición de cuentas (PEFA, por sus siglas en inglés), en el que participan varios donantes, incluyen una serie de indicadores de resultados—en parte derivados del Código—que abarcan diversos aspectos de la transparencia fiscal esenciales para una gestión financiera eficaz. El Código ha sido utilizado también por el sector privado como marco de evaluación de la transparencia fiscal4.

5. Dados los problemas específicos de los países en los que una parte importante de los ingresos provienen del uso de recursos naturales, en 2005 el FMI publicó la Guía sobre la transparencia del ingreso proveniente de los recursos naturales (en lo sucesivo, la Guía). En ella se reseñan las buenas prácticas o prácticas óptimas generalmente aceptadas en materia de transparencia en la gestión del ingreso proveniente de los recursos naturales, que son compatibles con los principios formulados en el Código. La Guía, que ofrece un marco para el análisis de problemas relacionados con los recursos naturales como parte de un IOCN fiscal, ha sido actualizada de acuerdo con las versiones revisadas del Código y el Manual.

Los IOCN fiscales (módulos sobre transparencia fiscal de los Informes sobre la Observancia de los Códigos y Normas)

6. El IOCN fiscal tiene como objetivo identificar los aspectos sólidos y los aspectos vulnerables de un país en el área fiscal y establecer prioridades para el fortalecimiento de sus instituciones fiscales a fin de realzar la transparencia fiscal5. Permiten detectar los riesgos fiscales y crear conciencia de su importancia y, por consiguiente, desempeñan un papel valioso en el proceso de fiscalización. Las evaluaciones y recomendaciones contenidas en los IOCN fiscales han demostrado su utilidad al ayudar a los gobiernos a determinar los requisitos para el fortalecimiento de la capacidad y, por tanto, se han convertido en un recurso importante para establecer prioridades en el posible suministro de asistencia técnica por parte del FMI y otros proveedores. En algunos casos, los países podrían solicitar también asistencia técnica en materia de gestión financiera pública, administración tributaria o transparencia fiscal antes de iniciar la preparación de un IOCN fiscal.

7. Los IOCN fiscales se preparan a solicitud de las autoridades de un país. Tanto la decisión de preparar un IOCN como la de publicarlo tienen carácter totalmente voluntario. La publicación del IOCN fiscal representa un compromiso, por parte del país, de mejorar la transparencia fiscal. Estas mejoras pueden observarse periódicamente en las actualizaciones o las reevaluaciones de la transparencia fiscal que se publican, y pueden reforzarse si el IOCN genera una reacción positiva en los mercados privados o entre los donantes. En general, se considera que esto aumenta la confianza pública en la gestión fiscal, y una sociedad civil más informada puede adoptar y promover mejores decisiones fiscales.

8. Los IOCN fiscales se elaboran y publican de acuerdo con un formato determinado. Tras la confirmación de una solicitud escrita de las autoridades nacionales por parte del personal técnico del FMI, el país participante debe llenar y enviar de vuelta un cuestionario normalizado sobre instituciones fiscales6. Seguidamente, una misión de funcionarios técnicos del FMI realiza una visita al país, normalmente por un período de alrededor de dos semanas, y prepara un informe preliminar en que se describe a grandes rasgos la observancia de las prácticas óptimas especificadas en el Código. En algunos casos, el FMI también prepara un módulo sobre el ingreso derivado de los recursos. En un comentario del personal incluido en el borrador del informe se resumen los logros alcanzados de conformidad con el Código y se formulan recomendaciones para mejorar la transparencia. Estas recomendaciones se formulan tomando en cuenta las circunstancias específicas del país, y se indican los posibles plazos y prioridades. El borrador del informe se examina con las autoridades nacionales y es objeto de un análisis interno antes de su finalización.

9. A fines de 2006, alrededor de la mitad de los países miembros del FMI habían comenzado a preparar un IOCN fiscal y casi la mitad de los informes habían sido publicados en el sitio del FMI en Internet. Participaron países de las principales regiones del mundo y de todo nivel de desarrollo económico. A medida que los países refuerzan sus instituciones fiscales y mejoran la observancia de las buenas prácticas enunciadas en el Código, se hace cada vez más importante complementar los IOCN fiscales de manera sistemática, ya sea mediante la preparación de un nuevo informe completo (es decir, una reevaluación del IOCN fiscal) o mediante la publicación de una actualización del IOCN, que en muchos casos tiene lugar en el contexto de una misión de supervisión o asistencia técnica del FMI. La publicación de reevaluaciones o actualizaciones del IOCN en el sitio del FMI en Internet contribuye a asegurar la exactitud de la información y permite reconocer los esfuerzos del país por mejorar la transparencia fiscal.

10. La información disponible sobre los IOCN fiscales preparados hasta la fecha parece indicar que, en general, ciertas prácticas óptimas de transparencia fiscal son observadas adecuadamente en todos los países. Por ejemplo, los datos sobre resultados presupuestarios anuales generalmente se notifican oportunamente. También se declaran con regularidad datos exhaustivos sobre la deuda pública. En muchos países, incluidos los países en desarrollo y en transición, se usa una clasificación presupuestaria uniforme que es compatible con el Manual de estadísticas de finanzas públicas (MEFP 2001).

11. En general, otros aspectos sólidos y vulnerables en materia de transparencia fiscal varían según la región y el grado de desarrollo económico7. Hay indicios de que los países están recogiendo las enseñanzas derivadas de los programas de reforma fiscal emprendidos en sus propias regiones. Los países participantes en el proceso de adhesión a la Unión Europea (UE) fueron los primeros en mostrar interés en la preparación de IOCN y lograron importantes avances, lo cual se evidencia en varias actualizaciones hechas para esos países8. También ha surgido un fuerte interés en América Latina y en los países de la Comunidad de Estados Independientes. En estos últimos, lo más importante es definir mejor la función que debe desempeñar el gobierno y detectar y reducir las actividades cuasifiscales de las corporaciones públicas. En todas las regiones, los países pueden aumentar la transparencia fiscal si incrementan el realismo del presupuesto, simplifican el sistema tributario y reducen la discrecionalidad en la administración tributaria. En muchos países de mercados emergentes es necesario también mejorar la notificación de los pasivos contingentes y las actividades cuasifiscales, ampliar la cobertura del gobierno general y elaborar marcos a mediano plazo para facilitar el proceso presupuestario. Los países de bajo ingreso se enfrentan a problemas más básicos a la hora de elaborar datos de calidad y potenciar las funciones internas y externas de auditoría. Finalmente, en general, los países más descentralizados necesitan mejorar la transparencia de las relaciones intergubernamentales.

El Código revisado (2007)

12. El Código revisado (2007) es una versión actualizada del Código de 2001. También es resultado de varios acontecimientos recientes. En julio de 2005, los Directorios Ejecutivos del FMI y el Banco Mundial evaluaron la Iniciativa sobre códigos y normas, incluidos los IOCN fiscales9. Los directores ejecutivos del FMI observaron que la Iniciativa había sido especialmente exitosa en la identificación de los factores de vulnerabilidad y en el establecimiento de prioridades para reforzar las instituciones nacionales, aunque todavía no había tenido un efecto importante en la ejecución concreta de reformas. Al mismo tiempo, el personal técnico del FMI, al evaluar los resultados de los IOCN fiscales obtenidos hasta la fecha, advirtió que la evaluación de los informes podría facilitarse con mejoras en la estructura y el contenido del Código. Por ejemplo, un ordenamiento diferente de los pilares de la transparencia fiscal (en virtud del cual los procedimientos presupuestarios se abordarían antes que el problema del suministro de información al público) podría reducir la duplicación de documentos durante las evaluaciones del IOCN. Además, una descripción explícita en el Código de cierta información que anteriormente solo estaba incluida en el Manual aumentaría la transparencia del proceso. El Código podría someterse a una revisión a fin de complementar más explícitamente la Guía, que contiene buenas prácticas relacionadas con los problemas de transparencia en los países que reciben importantes ingresos provenientes de los recursos naturales, que son particularmente complejos, y para responder a la evolución en el área de la contabilidad y las normas de auditoría en el sector público y los problemas incipientes en materia de gestión financiera pública.

13. En octubre de 2006 se publicó un borrador del Código revisado a fin de realizar consultas públicas, y se envió un cuestionario a autoridades nacionales, organismos de desarrollo, especialistas del área académica, usuarios de IOCN fiscales en los sectores público y privado y organizaciones no gubernamentales que trabajan en el área de la transparencia presupuestaria. Todos los documentos se publicaron en el sitio del FMI en Internet10. Seguidamente, el Código fue sometido a una nueva revisión en base a los numerosos comentarios recibidos. Las sugerencias formuladas están reflejadas en las versiones revisadas del Manual y la Guía.

14. Los comentarios públicos sobre el Código revisado abarcaron una amplia gama de temas. En general, los encuestados aplaudieron el reforzamiento de las referencias—en el borrador publicado del Código—sobre el ingreso proveniente de recursos naturales, la transparencia de los contratos públicos y la divulgación del costo de las garantías del gobierno y otras obligaciones contingentes. Además, las sugerencias formuladas durante el proceso de consulta culminaron en nuevas revisiones del Código. Estas incluyeron la necesidad de preparar un compendio (una “guía para los ciudadanos”) de amplia disponibilidad sobre el presupuesto, la ampliación del análisis a largo plazo más allá del cambio demográfico y la inclusión en el Código de los derechos de los contribuyentes. Las siguientes propuestas también quedaron reflejadas en las revisiones del Código: suministrar estimaciones sobre el impacto económico general de las nuevas políticas, esclarecer la importancia de la accesibilidad de la información y la aplicación efectiva de las políticas, y fortalecer las funciones del órgano nacional de auditoría, incluido el seguimiento de las reacciones frente a los resultados de la auditoría. Otros aspectos destacados en el proceso de consulta pública condujeron a un análisis más amplio de temas específicos que constan en el Manual revisado, incluidos problemas relacionados con la notificación de los cambios en la política tributaria, una mayor cobertura de la gestión tributaria, la importancia de las asociaciones entre los sectores público y privado y la necesidad de abordar el problema de la transparencia fiscal en los niveles subnacionales de gobierno.

¿Qué cambios se han incorporado en el Código?

15. La definición original de transparencia fiscal—que hace hincapié en informar al público sobre la estructura y las funciones del gobierno, las intenciones de la política fiscal, las cuentas del sector público y las proyecciones fiscales (Kopits y Craig, 1998)—sigue siendo el fundamento del Código. Los cuatro pilares del Código se mantienen sin cambios11. La única diferencia es el orden en que se presentan y una cierta reorganización destinada a dar mayor coherencia al texto.

16. El primer pilar del Código—Clara definición de funciones y responsabilidades—comprende dos prácticas fundamentales relativas a las actividades del gobierno y a las actividades comerciales y al marco legal que rige la administración fiscal. Las prácticas complementarias relativas a un marco legal bien definido han sido ampliadas o fortalecidas y presentan de manera más explícita las cuestiones de transparencia que atañen a las actividades relativas a los recursos naturales y otros aspectos similares relacionados con los acuerdos contractuales entre el gobierno y los agentes públicos o privados. La práctica relativa a los fondos extrapresupuestarios se trasladó al segundo pilar del Código.

17. El segundo pilar del Código—Procesos presupuestarios transparentes—ha sido reestructurado y reclasificado, y abarca las prácticas básicas para la preparación, ejecución y seguimiento del presupuesto. Los nuevos componentes de este pilar incluyen un período obligatorio adecuado para las consultas legislativas y un mayor énfasis en la importancia de la transparencia con respecto a la calidad de los supuestos y el realismo del presupuesto en general, así como en la presentación de cuentas definitivas auditadas al Poder Legislativo. Algunas de las prácticas han sido traspasadas al tercer y cuarto pilar del Código.

18. El tercer pilar—Acceso del público a la información—sigue destacando la importancia de publicar información fiscal completa. Este pilar contiene ahora una lista más exhaustiva de requisitos de información que podrían estar incluidos en los documentos presupuestarios o en otros informes fiscales, y abarca diversas prácticas, en gran medida relacionadas con el suministro de información, que anteriormente estaban contempladas en el segundo pilar. Las buenas prácticas para la declaración de información fiscal se han clarificado o reforzado, y se ha añadido una nueva práctica a fin de cubrir las evaluaciones a largo plazo.

19. El cuarto pilar—Garantías de integridad—se refiere a la calidad de los datos fiscales y a la necesidad de someter esa información a una rigurosa evaluación independiente. Varias de las prácticas para otras áreas enunciadas en el Código original se han traspasado a este pilar y se han agrupado dentro de un nuevo principio básico sobre salvaguardias y supervisión interna, a fin de realzar su importancia.

20. El Código se ha reforzado con la introducción de nuevas prácticas óptimas y el mejoramiento de otras. Muchos de estos cambios se efectuaron para facilitar un tratamiento más íntegro de la transparencia del ingreso proveniente de los recursos naturales (1.2.4, 1.2.5, 3.1.4) y la gestión transparente del ingreso (1.2.1, 1.2.2, 1.2.3, 4.2.6). Algunas de las nuevas prácticas son:

  • Un período de consulta pública sobre los cambios propuestos en la política o las reformas reglamentarias (1.2.3).

  • La suscripción de acuerdos contractuales claros entre el gobierno y las entidades públicas o privadas, e información accesible al público sobre esos acuerdos (1.2.4).

  • Una base jurídica para las prácticas sobre gestión de pasivos y activos, incluido el derecho a usar o explotar activos públicos (1.2.5).

  • Un calendario para la preparación de presupuestos que se cumpla en la práctica, con suficiente tiempo para el análisis legislativo (2.1.1).

  • Propuestas de ingreso o gasto complementario que se clasifican de manera coherente con el presupuesto original (2.2.3).

  • Una identificación independiente en los documentos presupuestarios de los ingresos más importantes, entre ellos el ingreso proveniente de actividades relacionadas con los recursos naturales y la ayuda externa, (3.1.4).

  • La publicación de un informe periódico sobre el estado de las finanzas públicas a largo plazo (3.1.7).

  • Amplia distribución de un resumen simple y preciso del presupuesto anual (3.2.1).

  • Transparencia en la compra y venta de activos públicos e identificación por separado de las transacciones más importantes (4.2.4).

21. En otras revisiones del Código se amplían ciertas prácticas a fin de incorporar nuevos requisitos: la presentación del presupuesto conforme a un marco fiscal a mediano plazo (2.1.2); la auditoría de las cuentas definitivas (2.2.4); la notificación específica de “pasivos significativos distintos de deuda”, incluidas las garantías del gobierno y las obligaciones de fondos de pensiones sin financiamiento (3.1.5); la justificación de las revisiones de datos históricos o los cambios en la clasificación (4.1.3); y un mecanismo de seguimiento para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en los informes de auditoría externa (4.3.2).

La función del Manual

22. En el Manual se procura ampliar y explicar los pilares y principios del Código y exponer las prácticas óptimas de una manera más detallada. En general, las mejoras en la gestión financiera pública y la administración tributaria realzan la transparencia fiscal y, dada esta relación positiva, el Manual contiene referencias pertinentes a estos aspectos. No obstante, no es objetivo del Manual servir de directriz para una buena gestión financiera. Del mismo modo, se evita formular recomendaciones generales en materia fiscal, aunque se establecen pautas sobre cómo aumentar la transparencia de ciertas actividades. En casos como los de las asociaciones entre los sectores público y privado, los fondos extrapresupuestarios y las leyes de responsabilidad fiscal, no deberá considerarse que la inclusión de requisitos de transparencia constituye un pronunciamiento a favor de las prácticas propiamente dichas. Si bien algunas de estas prácticas son relativamente sencillas, otras requieren una explicación más detallada. Por tanto, la extensión del análisis de cada una de ellas en el Manual no debe interpretarse como indicación de su mayor o menor importancia.

23. El Manual tiene por finalidad informar a un público muy diverso. En primer lugar, las autoridades nacionales interesadas en promover la transparencia fiscal pueden examinar las descripciones detalladas, los ejemplos de países y las investigaciones, y usarlos para encauzar la creación de prácticas de transparencia fiscal más sólidas12. En segundo lugar, el Manual es un instrumento integral para el FMI, y facilita al personal técnico las evaluaciones de IOCN fiscales y otras actividades de supervisión en los países. En tercer lugar, las organizaciones de la sociedad civil han utilizado el Manual para complementar sus esfuerzos por promover la transparencia fiscal. En el Manual también se mencionan iniciativas complementarias sobre transparencia. En cuarto lugar, el Manual es un documento de referencia útil en el sector académico. Finalmente, y en particular, es un instrumento valioso al que el Poder Legislativo puede recurrir para exigir al Ejecutivo la adopción de prácticas más transparentes.

24. La transparencia fiscal es importante en todos los niveles de gobierno. La mayor parte del Código es igualmente aplicable a los gobiernos subnacionales, cuya observancia de las prácticas óptimas deberá alentarse. Del mismo modo, muchas prácticas óptimas también son aplicables a las corporaciones públicas, que, en particular, deberán funcionar con transparencia, publicar informes anuales y ser objeto de auditoría externa todos los años. Aunque en el Código la atención se centra principalmente en las prácticas de transparencia del gobierno central, también se estipula que el gobierno central debe tener acceso a informes de los gobiernos subnacionales y las corporaciones públicas para poder fiscalizar el gobierno general y las finanzas del sector público. Se reconoce que esto puede resultar difícil en algunos países, sobre todo en aquellos donde el sistema de gestión financiera en los niveles subnacionales de gobierno es deficiente. Por consiguiente, en ciertos casos, la aplicación de algunos elementos del Código podría estar limitada, al menos en primera instancia, al gobierno central. También se admite que, en algunos países, la relación constitucional entre el gobierno central y los gobiernos subnacionales limita la declaración de las actividades y finanzas del gobierno general por parte del gobierno central.

25. En muchos países, la adopción de todas las prácticas óptimas contenidas en el Código podría resultar difícil debido a la falta de capacidad para la gestión financiera pública. Para ayudar a esos países a establecer prioridades, en el Manual se describen algunos requisitos básicos de transparencia fiscal, que deben contribuir a crear un fundamento sólido que permita lograr esa transparencia. Estos requisitos básicos no deben ser vistos como un nivel mínimo aceptable, sino más bien como un punto de partida para poner en práctica todas las prácticas enunciadas en el Código. En el Manual se destacan también varias prácticas óptimas complementarias, de aplicación en los países en los que ya se aplican buenas prácticas y aún así existe interés en mejorar aún más la transparencia fiscal13. Se recomienda que, en los países que ya han adoptado muchas o la mayoría de estas prácticas, las prácticas óptimas se consideren como el objetivo fundamental en materia de transparencia fiscal.

Revisiones del Manual

26. Si bien la estructura del Manual y gran parte de sus componentes básicos siguen intactos, se han hecho importantes modificaciones en varias secciones. En parte, esto se debe a la reorganización y profundización de ciertos aspectos a fin de mantener la necesaria coherencia con el Código revisado. Sin embargo, también se han efectuado revisiones detalladas del texto para ampliar el contenido, documentar nuevos casos de países en base a los resultados de los IOCN y añadir referencias. Como en el pasado, el Código y el Manual se basan en la labor de otros organismos normativos, tales como la Comisión de Normas Internacionales de Contabilidad, la Federación Internacional de Contadores, la Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI), y la labor de organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la Unión Europea, la Organización Mundial del Comercio y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. El Manual ha sido ampliado a fin de incluir enlaces con la Guía y abordar de manera más específica las dificultades excepcionales que afrontan los países en los que una parte importante del ingreso proviene de los recursos naturales.

27. Los ejemplos prácticos de buenas prácticas y prácticas óptimas de transparencia fiscal que se presentan en el Manual para compartirlos con los países miembros han sido actualizados con información reciente. También se ha simplificado la descripción de los requisitos básicos de la transparencia fiscal (anexo); el objetivo, más que indicar buenas prácticas específicas, es dar a conocer los principios generales que deben observarse.

28. Como en su versión anterior, en el primer capítulo del Manual se examinan las funciones y responsabilidades, y se presentan definiciones precisas del sector público y sus componentes y de otras expresiones usadas en el Código y el Manual. Sin embargo, el análisis y la definición del gobierno se han ampliado y son coherentes con la definición de gobierno general contenida en el Manual de estadísticas de finanzas públicas 2001 del FMI. El Manual contiene además información y recuadros adicionales sobre instituciones sin fines de lucro no de mercado, relaciones intergubernamentales, asociaciones entre los sectores público y privado, gestión transparente de deuda y activos y cuestiones relacionadas con la transparencia del ingreso proveniente de recursos naturales.

29. En el segundo capítulo, que en esta versión se concentra en el proceso presupuestario, se presenta nueva información sobre requisitos para el calendario presupuestario, la necesidad de elaborar un presupuesto realista y la transparencia de los presupuestos complementarios. También se han añadido nuevos recuadros sobre temas relacionados con las leyes de responsabilidad fiscal y transparencia, el análisis de la pobreza y el impacto social, las actividades extrapresupuestarias, la elaboración de presupuestos en base a resultados y las normas contables internacionales para el sector público.

30. El tercer capítulo, en el que ahora se examinan los requisitos de contenido en la publicación y declaración de datos, contiene nuevas observaciones sobre la identificación por separado de las entradas de ingresos más importantes, una guía sobre presupuesto para la sociedad civil, diferentes tipos de pasivos distintos de deuda, la transparencia de los activos de recursos naturales, la declaración periódica de datos de finanzas públicas a largo plazo, garantías gubernamentales y leyes sobre libertad de información.

31. El capítulo cuarto abarca nuevamente cuestiones relacionadas con la calidad de los datos y las garantías de integridad, pero ahora incluye nueva información sobre normas contables, transparencia en la revisión o reclasificación de datos históricos, requisitos de transparencia en la venta de activos públicos, incluida la privatización, la Declaración de Lima de la INTOSAI, y las directrices para las normas de control interno de la INTOSAI.

    Other Resources Citing This Publication