Chapter

3. Cobertura y clasificaciones

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2009
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

A. Cobertura de la población

A.1 Actividades económicas incluidas en la cobertura de la población

3.1 Si bien el IPP puede incluir todos los establecimientos internos productores de bienes y servicios, tradicionalmente se compila como medición de la variación de precios de los sectores productores de bienes de la economía interna, entre ellos la agricultura, la silvicultura y la pesca; la minería; la industria manufacturera, y las empresas de servicios públicos.

3.2 El clásico IPP basado en productos no suele incluir el sector de la construcción. Es posible que ello no se deba tanto a una cuestión de coherencia con la definición del índice sino que sea consecuencia de la dificultad de elaborar una medida exacta y fidedigna de los precios de este sector. En el capítulo 10 se analizan en detalle los problemas relativos a la medición de precios de este sector, en su mayor parte derivados de la complejidad y especificidad de los proyectos de construcción. Los enfoques empleados en las encuestas del sector de la construcción que dieron buenos resultados se basan en técnicas muy distintas de los métodos empleados para la industria manufacturera.

3.3 Los sectores de servicios incluidos en el IPP varían de país en país. A muchos países les interesa crear un índice de precios de servicios corporativos. Por ello, restringen la cobertura a los servicios brinda dos a empresas, entre ellos, los servicios profesionales, financieros, de seguros, inmobiliarios, de hotelería y comida, de información, de comunicaciones y de transporte de bienes. Una definición más amplia podría incluir todas las transacciones de servicios que conforman la demanda intermedia. De esta manera, la definición abarcaría el comercio mayorista y el componente de demanda intermedia del comercio minorista, el transporte de pasajeros y los servicios educativos. Por último, algunos países buscan elaborar un IPP que abarque toda la economía. Este IPP incluiría todos los sectores no productores de bienes, ya sea que su producción esté dirigida a la demanda final y/o a la demanda intermedia, los que también estarían abarcados en el dominio de un único IPP.

A.2 Cobertura del tipo de comprador

3.4 Las prácticas difieren mucho entre países en cuanto a incluir en el IPP todas o solo algunas transacciones de demanda final. Desde una perspectiva práctica, la decisión de incluir o no transacciones que comprenden directamente a los consumidores, la parte del PIB que corresponde a los gastos de consumo personal, guarda relación con la decisión de basar el IPP en las industrias o en los productos. Un diseño de la muestra basado en las industrias se prestaría fácilmente a incluir transacciones correspondientes a la demanda intermedia y a la demanda final. La unidad muestral y el encuestado casi siempre pueden brindar datos acerca de ambos tipos de transacciones. A menudo, es difícil para el encuestado informar solamente acerca de las transacciones de la demanda intermedia. En el caso del transporte aéreo de pasajeros, en general los registros no diferencian entre viajes de negocios y viajes de placer.

3.5 En el capítulo 5 se analizan con más detalle algunas cuestiones del marco muestral y la inclusión o exclusión de las ventas directas a consumidores. En última instancia, la decisión de incluir todas o algunas de las ventas a la demanda final es una cuestión referida al alcance del índice. Las fuentes del marco y los diseños de la muestra podrían realizarse de acuerdo con cualquiera de las dos opciones. Si el IPC abarca los gastos de consumo personal, incluirlos en el IPP duplicaría la información y elevaría los costos. Esto, si bien en cierta medida representa un problema en sectores de bienes como el suministro eléctrico a los hogares, es más significativo en los sectores de servicios, en los cuales las ventas directas a los hogares son habituales. Una alternativa podría ser la coordinación de ciertas actividades de realización de encuestas entre los programas del IPC y el IPP. Se recomienda resolver esta cuestión antes de ampliar la cobertura del IPP a fin de incluir el sector de servicios.

3.6 Para deflactar las cuentas del ingreso nacional, es muy recomendable calcular y publicar índices diferenciados según las categorías del PIB. Si un producto semiterminado, como las obleas semiconductoras, se vendiera al exterior, debería figurar en el componente de las exportaciones de la demanda final. Un producto similar vendido en el mercado interno figuraría en la demanda intermedia. Un automóvil vendido a una empresa para uso interno debería figurar en el componente de la inversión interna fija de la demanda final. El mismo vehículo vendido a un hogar figuraría en el componente de gastos de consumo personal de la demanda final. Los servicios contables impositivos prestados a los hogares en forma directa figurarían en los gastos de consumo personal, un componente de la demanda final, pero servicios similares prestados por una empresa a otra, aparecerían como demanda intermedia.

3.7 Es posible que las limitaciones de recursos y de la carga para los encuestados, así como la disponibilidad de los datos, impidan publicar el IPP ajustándose a las categorías del PIB. Dado un tamaño adecuado de encuesta, en esta instancia, la exactitud del índice puede mejorarse mediante el cálculo de índices por tipo de comprador que se ajusten a las categorías del PIB. Cuando ello no es posible, la alternativa es calcular un único índice, por ejemplo de automóviles, y distribuir la ponderación entre los distintos índices de automóviles publicados utilizando los datos de insumo/producto (I/P) de las cuentas nacionales. Por ejemplo, podría calcularse un único índice de contabilidad impositiva. Ese mismo índice podría corresponderse directamente con una estructura por etapas de procesamiento mediante la utilización de ponderaciones de I/P para distribuir la ponderación total de la producción de este producto entre la demanda intermedia y la demanda final.

A.3 Bienes y servicios ajenos al mercado

3.8 La mayoría de los países no incluyen en el IPP las actividades ajenas al mercado. Ejemplos de estas actividades son los servicios generales del gobierno, como la defensa nacional, y el valor de las estructuras ocupadas por sus dueños. Pueden existir situaciones en las cuales determinado tipo de cliente reciba el servicio gratuitamente y otro tipo de cliente pague el precio de mercado. Un ejemplo de ellas es el caso de los centros municipales de atención médica en Estados Unidos, donde la familia debe o no pagar por el servicio en función de si su ingreso supera un valor fijado por la legislación.

3.9 Otra cuestión a definir es si se incluye o no en el alcance del IPP toda actividad que genere ingresos, aun si esta representa solo una pequeña proporción de la actividad económica del establecimiento. Por ejemplo, ¿deberían incluirse en el IPP las ventas de una tienda de regalos ubicada en un museo estatal (supongamos que el ingreso al museo es gratuito)? ¿O debería excluirse este establecimiento del IPP debido a que la mayoría de sus actividades se financian con ingresos tributarios generales? Es habitual que la decisión de qué artículos incluir en el IPP se tome en función de los recursos de los que dispone el programa. En general, los establecimientos e incluso los sectores enteros con pocas actividades cuyos precios se determinan en el mercado, no se incluyen en el IPP. Se considera que se precisan demasiados recursos para encuestar un establecimiento del que se obtendrá tan poca información.

A.4 Cobertura de las importaciones y exportaciones

3.10 Desde un punto de vista conceptual, la inclusión de las exportaciones y la exclusión de las importaciones es coherente con la medición de la variación de precios del producto en función del uso del índice para deflactar el PIB. Por el contrario, la inclusión de las importaciones y la exclusión de las exportaciones es coherente con la utilización de un índice basado en la demanda. Las dos formulaciones tienen razón de ser para distintas clases de usuarios importantes. En el capítulo 2 se analizan los usos del IPP y sus principales agregaciones. De disponerse de recursos suficientes, podrían incluirse los datos de precios de importación y exportación a distintas agregaciones del IPP a fin de formar distintas familias de índices. Sin embargo, el concepto del IPP suele asociarse con la medición de la producción, que incluye las exportaciones y excluye las importaciones.

3.11 Las consideraciones sobre la superposición entre un programa de índices de precios de importación y exportación llevan a preguntarse si es posible evitar la duplicación de la determinación de los precios de las exportaciones. Debido a que las exportaciones son una categoría aparte dentro del PIB, aunque el IPP no incluya la determinación de los precios de las exportaciones igual podrá satisfacer ciertos requisitos para deflactar el PIB. Sin embargo, puede resultar difícil identificar los productos destinados a la exportación. La existencia de reintegros de IVA facilita sustancialmente esta identificación. En otros casos, es posible que exista discriminación de precios entre las ventas para el mercado interno y las exportaciones, y conseguir estos datos requerirá encuestar a distintas personas o sectores dentro del mismo establecimiento. La utilización de ponderaciones de la matriz de I/P resuelve al menos el problema de la ponderación.

A.5 Aspectos relacionados con la globalización y el comercio electrónico

3.12 La combinación de la revolución del comercio electrónico y la globalización está causando un efecto importante sobre la determinación de la cobertura de la población. Como consecuencia de la tercerización de la producción y la globalización el papel de muchas empresas comerciales está cambiando. Una empresa que alguna vez fue un fabricante importante ahora puede tercerizar toda la producción hacia establecimientos radicados en otros países. Es posible que la empresa ni siquiera entregue la materia prima a la unidad de producción porque es más eficaz en función de los costos permitirle a esta última obtener sus insumos utilizando técnicas de inventario del tipo “justo a tiempo”. Si la repatriación del producto elaborado se lleva a cabo antes de su comercialización, la actividad de la empresa interna se limita a la generación de un margen de comercialización mayorista. Sin embargo, la empresa se aboca con gran intensidad al desarrollo de nuevos productos y prototipos. Estas constituyen las principales actividades generadoras de riqueza de las empresas modernas. Pero la producción de las empresas se valoriza por el margen mayorista y no de acuerdo con el valor de las ventas brutas de los productos.

3.13 Un fenómeno relacionado es la creación de empresas virtuales para fabricar nuevos productos cuyo ciclo de vida esperado es muy corto. La empresa virtual tiene una infraestructura productiva que puede adaptarse fácilmente a distintas actividades industriales para producir artículos mediante acuerdos contractuales. La empresa virtual puede constituirse mediante un consorcio de empresas con distintas habilidades cuya asociación transitoria permite fabricar un nuevo producto con una vida esperada corta.

3.14 En los dos casos, el programa del IPP tiene como desafío revisar sus propios conceptos de producción e industria manufacturera interna. Puede ser necesario revisar los criterios de la industria manufacturera para sumarle importancia al diseño de nuevos productos y el desarrollo de prototipos, y en cambio, reducir la importancia de la producción real. Los límites entre la industria manufacturera y el comercio mayorista deben restablecerse a la luz de lo expuesto. Por último, es de esperar que la tarea de la oficina de estadística sea difícil debido a la velocidad con que se constituyen y disuelven estas asociaciones. Los métodos clásicos de encuestas pueden resultar demasiado lentos y engorrosos para permitir la inclusión de empresas virtuales de corta duración en el IPP. Quizá sea necesario desarrollar nuevos métodos de encuesta para asegurar la cobertura de esta parte tan dinámica de la economía.

B. Cobertura de precios

B.1 Precio de la orden de compra y precio de entrega

3.15 De acuerdo a la teoría, el precio que debería recopilarse, sería el precio al momento en que la titularidad se transfiere del productor al comprador. Lamentablemente, en la práctica, puede ser demasiado difícil cumplir siempre con este requisito teórico. Por ello, las oficinas de estadística suelen utilizar el concepto de precio de entrega para referirse a la transacción efectiva efectuada en la fecha más próxima posible al momento de la determinación del precio en la encuesta. En la mayoría de los casos, el precio de entrega se concreta en el momento de la entrega al cliente. Existen situaciones en las cuales el precio de entrega no se concreta hasta mucho después de la entrega. Un ejemplo de ello es el descuento por volumen acumulado. Casos como este podrían requerir la aplicación de un método de estimación como, por ejemplo, el recurrir al mismo descuento por volumen acumulado del período anterior para lograr una mejor aproximación al precio de la transacción corriente. El sector de la construcción presenta problemas especiales, porque, con frecuencia, los precios se renegocian al finalizar la actividad. A menudo surgen circunstancias imprevistas en el transcurso de la actividad que requieren una renegociación. En el capítulo 10 se analizan con más profundidad los problemas de medición de la variación de precios del sector de la construcción.

3.16 El precio de la orden de compra se refiere al precio cotizado cuando el cliente realiza la orden. Por lo general, no hay diferencia entre el precio de la orden y el precio de entrega. Sin embargo, para cierto tipo de bienes, como los aviones y los buques, entre la colocación de la orden y la entrega efectiva pueden transcurrir meses y hasta años. En el momento de la colocación de la orden la producción no ha comenzado aún, y es probable que el precio de entrega final refleje cierto aumento del precio para ajustar el precio de la orden de compra a fin de considerar los sucesivos aumentos de los costos. Dados los usos del IPP, por ejemplo, como deflactor del PIB, estas consideraciones tornan cuestionable el uso de precios de la orden de compra para productos cuya producción requiere períodos largos.

B.2. Precios netos de la transacción

3.17 Los precios netos de la transacción son precios de entrega efectivos percibidos por el productor por la venta de un producto o servicio a un cliente. Este precio tiene incorporados todos los descuentos, recargos, reembolsos y demás, para un único cliente o un único tipo de cliente. No siempre la oficina de estadística obtiene un precio de la transacción neto de los descuentos y que incluya los recargos. Es muy importante que la oficina de estadística tenga la habilidad necesaria para obtener una clase de precio cuyo movimiento sea representativo de la variación de los precios netos de la transacción. El no contar con la capacidad de incluir un descuento por pago en efectivo no afecta la medición de la variación de precios en la medida en que el descuento sea constante. Por el contrario, no incluir descuentos competitivos, de los cuales se espera una gran variabilidad en el tiempo, podría comprometer la exactitud del índice.

3.18 Existe una variedad de distintos tipos de precios a los cuales cabe definir como precios netos de la transacción. Algunos ejemplos son los precios de los contratos, los precios del mercado de entrega inmediata, los precios promedio y los precios de transferencia dentro de la empresa. A continuación, se examinan distintos tipos de precios y se analizan los problemas y limitaciones de su utilización.

B.2.1 Precios del contrato

3.19 En general la determinación del precio de los contratos requiere de un documento de venta que especifica el precio y las condiciones de entrega. El contrato puede contener cláusulas que dispongan una entrega única o múltiple y suele abarcar plazos mayores que 30 días. Por lo general, los contratos son únicos en el sentido de que no cabe esperar que las características que determinan el precio en un contrato se repliquen exactamente en otro. El desafío consiste en mantener en el tiempo una metodología de calidad constante, especialmente cuando el contrato llega a su término y es necesaria la sustitución de artículos.

3.20 Los términos contractuales pueden ser específicos de cada acuerdo en lo relativo a las características de un producto personalizado, al precio negociado ligado a la singular relación entre comprador y vendedor y a las diferencias de cantidad. Además, los contratos reflejan las condiciones de oferta y demanda correspondientes al momento en el que se celebran. En el mejor de los casos, los ajustes de precios de los contratos a largo plazo se realizan para contemplar las variaciones de los costos de los insumos. Pero un contrato a largo plazo no refleja las condiciones del mercado en el período corriente para nuevas transacciones.

3.21 Si se desea obtener un índice exacto cuando la determinación del precio de los contratos está muy generalizada, especialmente a corto plazo, es necesario extraer una muestra grande de artículos. Se requiere esto a fin de reflejar la proporción correcta entre los contratos nuevos y los contratos renegociados celebrados dentro de cada período de determinación de precios. Supongamos que todos los contratos para la compra de maquinaria nueva rigen por períodos de tres años. Si en la muestra del IPP se realiza el seguimiento de un solo artículo, pasarían tres años antes de que una variación de precios debida a modificaciones en las condiciones de oferta y demanda afectara el precio del artículo (en el momento de la renegociación del contrato). Un índice cuya muestra comprenda 10 contratos con distintas fechas de vencimiento reflejaría mejor las condiciones efectivas de precios para la venta de maquinaria mediante contratos, porque se detectarían las renegociaciones de los contratos con una frecuencia mayor que una vez cada tres años.

B.2.2 Precios del mercado de entrega inmediata

3.22 El precio del mercado de entrega inmediata es un término genérico para designar cualquier acuerdo de ventas a corto plazo. Por lo general, se trata de órdenes de una única entrega cuyo despacho se prevé antes de los 30 días. Los bienes que se venden de esta forma son generalmente bienes estándar que, por lo tanto, no ofrecen alternativas de personalización. Los precios están sujetos a descuentos y reflejan directamente las condiciones corrientes del mercado.

3.23 Los precios del mercado de entrega inmediata pueden ser sumamente volátiles. La metodología de fijación de precios es clave para la minimización de la volatilidad. Es aconsejable tomar varias mediciones durante el mes corriente y promediarlas. El petróleo crudo y los productos agrícolas suelen ser extremadamente volátiles a corto plazo. Como es lógico suponer, se vuelve muy difícil interpretar datos agregados cuando las subagregaciones altamente ponderadas, como los comestibles y la energía, están sujetas a una gran volatilidad de precios. No es posible saber si una variación de precios medida de un mes a otro se debe al día del mes elegido para la recopilación del dato o a una variación de precios sostenida durante todo o casi todo el mes. Frente a precios volátiles, puede ser mejor recopilar precios promedio, aunque estos también tienen sus desventajas.

3.24 Una distorsión más sutil del índice puede deberse a una combinación no representativa de precios del mercado de entrega inmediata y precios de los contratos. Si la meta del índice es reflejar con exactitud la variación de precios de la población de transacciones del período corriente, la proporción de artículos del índice asignada a cada categoría debe ser exacta. No puede esperarse que los precios de los contratos varíen a corto plazo de manera similar a los precios del mercado de entrega inmediata. Es posible que los usuarios comerciales del IPP prefieran un índice de precios del mercado de entrega inmediata porque refleja mejor las condiciones de oferta y demanda corrientes y les resulta muy útil a la hora de decidir nuevas compras. Sin embargo, para deflactar el PIB, se requiere una medición de precios que refleje todas las transacciones de ese sector de productos. El IPP no puede pretender satisfacer todas las necesidades de los usuarios, sino que debe poner el énfasis en su meta principal, es decir, representar con la mayor exactitud posible todas las transacciones.

B.2.3 Precios promedio

3.25 Los precios promedio reflejan entregas múltiples de un producto dado dentro de un período definido en forma constante. A menudo, los declarantes pueden brindar estos datos con una frecuencia semanal o mensual. Por lo general, es posible determinar los precios promedio de productos básicos o de productos manufacturados simples y estandarizados. La ventaja de determinar el precio promedio es que aumenta la cantidad de observaciones de precios que sirven para calcular el índice, con lo cual se reduce la varianza. Un precio promedio debe cumplir los siguientes dos requisitos:

  • El precio debe ser un reflejo del período corriente.

  • El precio debe corresponder a transacciones homogéneas.

3.26 A menudo, es imposible lograr que el precio cumpla ambos requisitos. Las empresas suelen computar los precios promedio una vez al mes, por ello cuando se computan y se entregan a la oficina de estadística, esos precios ya están un mes desfasados. Si el rubro de productos se caracteriza por su extrema volatilidad, ese desfase puede ser inaceptable.

3.27 También puede ser difícil superar el problema de la combinación de productos. Con frecuencia, se vende maquinaria y equipos con una variedad de opciones relativamente onerosas. Los automóviles ofrecen como opciones el aire acondicionado, el control de tracción, frenos ABS y tapizado de cuero. Si un fabricante informara el precio promedio de todos los autos de un modelo específico, incluiría determinada combinación de equipamiento optativo. La combinación de opciones podría variar mucho de un mes a otro. Esto aumenta en forma considerable la varianza del índice y compromete en gran medida la capacidad de realizar buenos análisis de precios a corto plazo.

3.28 Si bien los problemas asociados con los precios promedio suelen comprometer la capacidad analítica del índice a corto plazo, en ciertas circunstancias, los precios promedio pueden favorecer la exactitud de la variación del índice a largo plazo. Por ejemplo, el índice estadounidense de los servicios de telecomunicaciones se basa en precios promedio que se sabe tienen un problema relacionado a la combinación de productos. El sector se caracteriza por incorporar frecuentemente nuevos planes de llamadas a los cuales puede suscribirse cualquier cliente, en cualquier momento, sin restricción alguna. Estos nuevos planes son en realidad, descuentos competitivos. La metodología de determinación de precios promedio capta estos descuentos para el mes corriente. Cualquier otra metodología de determinación de precios como, por ejemplo, registrar el precio de determinada cuenta telefónica, no captaría estos descuentos. Por lo tanto, gracias a la utilización de precios promedio, este índice de precios a largo plazo refleja mejor las tendencias de los precios de la industria, aunque varía mucho de un mes a otro. El enfoque del precio promedio supone que las fluctuaciones de la combinación de productos son proporciones que se mantienen fijas a largo plazo. Cuando este supuesto no se cumple, lo cual ocurre con frecuencia, la alternativa de los precios promedio no resulta aceptable debido a los cambios en la combinación de productos que suelen producirse en las comparaciones a largo plazo. La oficina de estadística debe estudiar en detalle las características de un precio promedio antes de acordar emplear este mecanismo de determinación de precios con un nuevo encuestado.

3.29 Los precios promedio tienen la ventaja de ser representativos de la población total de transacciones de determinado producto o servicio. En consecuencia, no es necesario preocuparse por mantener constantes los términos de las transacciones, como ocurre cuando se registra el precio de una sola.

B.3 Precios subsidiados

3.30 Los precios subsidiados difieren de los precios de mercado porque una proporción significativa de los costos fijos y/o variables se afrontan con una fuente de ingresos distinta al precio de venta. Los siguientes son algunos de los posibles subsidios:

  • Subsidios fijos o variables por unidad vendida. Por ejemplo, un subsidio mensual para alquilar un departamento, establecido en función del ingreso familiar de los inquilinos.

  • Subsidios presupuestarios mediante los que el prestador del servicio, por ejemplo un hospital público, recibe un presupuesto operativo y una asignación de capital anual. Los pacientes con capacidad de pago fehaciente abonan un precio económico. Los pacientes con menores recursos abonan aranceles más bajos o reciben atención gratuita.

  • Subsidios cruzados mediante los cuales la actividad A del prestador de un servicio genera un ingreso tal que le permita cobrar un precio no económico por la actividad B. Por ejemplo, los aranceles universitarios pueden subsidiar la investigación1.

3.31 Debe analizarse los precios subsidiados para determinar si son representativos de los precios de mercado y, por ende puede utilizárselos directamente en el índice o, de lo contrario, será preciso ajustarlos previamente para mejorar su capacidad como variables representativas de los precios de mercado.

3.32 En el caso de los subsidios directos—fijos o variables—a la venta de un producto o servicio, el precio podría reflejar el precio al comprador más el monto del subsidio. Dependiendo del sistema contable del encuestado, los subsidios presupuestarios podrían estar imputados en función de las ventas por unidad. Esto ya es mucho más difícil de llevar a cabo.

3.33 La existencia de subvenciones cruzadas hace preciso depender del sistema contable del declarante para ajustar los precios o bien agrupar distintos servicios en un índice definido más ampliamente.

B.4. Precios de transferencia dentro de la empresa

3.34 Como se analiza en la sección A.5, a medida que avanza la globalización, los precios de transferencia dentro de la empresa cobran cada vez mayor importancia. Los precios de transferencia dentro de la empresa se definen como el valor asignado, por unidad o por entrega, a los productos entregados por un establecimiento a otro de una misma empresa. Como no se transfiere la titularidad, el valor asignado a la entrega no es un precio de mercado. Cuando la empresa está integrada verticalmente, estas entregas cruzan de una etapa industrial a otra y generan ingresos dentro de esa línea de productos. Por ello estos precios son indicativos de la actividad productora de bienes de la economía interna.

3.35 Uno de los objetivos principales del IPP es ayudar a determinar la magnitud y el sentido de la variación de los precios tanto a nivel micro como macroeconómico. Con frecuencia, las variaciones de precios en las primeras etapas de procesamiento o dentro de la demanda intermedia son las que más interesan a los responsables de formular políticas relativas a la inflación. En este contexto, se desconfía de cualquier índice que contenga precios ajenos al mercado y que no refleje la variación de los precios de mercado. Los precios de transferencia dentro de la empresa pueden distorsionar el análisis de precios de las tendencias del mercado en la economía interna.

3.36 Por lo general existe consenso respecto de que es responsabilidad de la oficina de estadística investigar la forma en la que se fijan los precios de transferencia dentro de la empresa a efectos de determinar cuán cerca están de ser una medida representativa de los precios de mercado. A menudo, las empresas integradas verticalmente establecen distintos centros de maximización de las utilidades independientes y utilizan indicadores de mercado para determinar el desempeño de cada unidad. En líneas generales, en esos casos los precios de transferencia dentro de la empresa suelen ser variables representativas satisfactorias de los precios de mercado.

3.37 Cuando las consideraciones impositivas influyen en la fijación de precios, los precios de transferencia dentro de la empresa suelen ser poco representativos de los precios de mercado. Los bienes comercializados internacionalmente pueden valorizarse a fin de minimizar los aranceles de importación y los impuestos sobre las sociedades. La oficina de estadística puede decidir excluir del índice estos precios de transferencia dentro de la empresa cuando considere que se trata de registros contables que no guardan relación con los precios de mercado o que los valores son modificados en función de consideraciones impositivas. Por otra parte, en la medida en que esta actividad constituya una proporción significativa de la producción industrial, es importante obtener los precios más representativos que sea posible, necesarios para calcular el IPP por industria que servirá como deflactor para elaborar el PIB. En el caso de los bienes de exportación, estos pueden ser los únicos precios disponibles, y reflejarán los valores de exportación efectivos.

B.5 Descuentos y recargos

3.38 Los descuentos y recargos son ajustes a los precios de lista disponibles para determinados clientes en circunstancias específicas. El precio de lista puede no ser el precio de mercado, si ningún artículo se vende a ese precio, o bien porque solo un subconjunto de clientes compra a ese precio. La mayoría o la totalidad de las transacciones pueden estar sujetas a ajustes del precio de lista que reflejen condiciones específicas del mercado que se mantengan por un período más o menos prolongado. Las variaciones en los descuentos son un problema importante a la hora de reflejar con precisión la variación de los precios. Estos ajustes suelen afectar a los clientes de distinta manera y revisten mucha importancia a la hora de estimar un indicador de precios que resulte exacto y representativo. La dependencia exclusiva de los precios de lista o de catálogo suele invalidar las mediciones de precios aun para el análisis a largo plazo. Como los precios publicados en Internet suelen ser precios reales de oferta y las transacciones por este canal se realizan a esos precios, será interesante observar si los negocios electrónicos mitigan este problema y derivan en que las empresas divulguen a través de este medio los precios de las transacciones. Ello eliminaría en gran medida la diferencia entre los precios de lista y los precios efectivos para la mayoría de los ajustes de precios (salvo, quizá, los descuentos por cantidad y por pronto pago), a la vez que sería posible tener en cuenta condiciones especiales ofrecidas a algunos clientes.

3.39 Los descuentos se clasifican en las siguientes categorías:

  • Los descuentos competitivos reflejan condiciones singulares de oferta y demanda, por lo general, en ciertos mercados específicos. Estos descuentos suelen ser de corta duración para un determinado segmento del mercado pero, con frecuencia, pueden aplicarse al menos en un segmento.

  • Los descuentos por pronto pago, que se otorgan por remitir el pago dentro de un período fijo, por ejemplo, 10 días. Estos descuentos no suelen ser de gran magnitud, se mantienen constantes por largos períodos y se pueden otorgar a cualquier cliente.

  • Los descuentos por cantidad suelen relacionarse con el volumen de la compra y aumentan en función de este. Se pueden otorgar a cualquier cliente.

  • Los descuentos por clase de cliente son específicos de ciertas clases de compradores. Se otorgan descuentos en publicidad a mayoristas para ayudarlos a cubrir los gastos de venta. A los minoristas, se les otorgan descuentos en publicidad para ayudarlos a cubrir los gastos de promoción. En general estos descuentos se expresan en porcentajes y permanecen constantes por largos períodos.

  • Los descuentos financieros se refieren a las facilidades que se le otorgan al cliente para pagar el bien adquirido. Pueden servir como una reducción de la tasa de interés del crédito bancario contraído para financiar la compra del bien. Las bonificaciones por la venta de automóviles del fabricante al concesionario consisten en rebajas que este último obtiene para reducir en la práctica la tasa de interés que le cobra el banco prestamista.

  • Los reembolsos son descuentos abonados al comprador una vez realizada la transacción.

  • Los descuentos por volumen acumulado se otorgan a los clientes que compran una determinada cantidad de unidades de un artículo o de ventas en varias entregas a lo largo de un período determinado.

3.40 Los recargos constituyen incrementos sobre el precio de lista. Suelen ser de corta duración y reflejan las presiones de costos inusuales para el fabricante. Algunos ejemplos son los recargos de combustible para las empresas transportistas.

3.41 El supuesto de la calidad constante que subyace a todo índice requiere que la oficina de estadística mantenga constantes los términos de las transacciones. Es necesario realizar un ajuste por calidad ante cualquier cambio de los descuentos estipulados en la especificación de la determinación de precios que resulte equivalente a un cambio en las características de los productos. Un problema relacionado es el cambio de las condiciones de descuento, por ejemplo, una variación de los intervalos de entrega en el caso de un descuento por cantidad. Una forma de evitar este problema es especificar la cantidad exacta despachada en la especificación del artículo. De manera similar, si se especifica una determinada clase de comprador, cualquier tipo posterior de descuento al comprador se considera una variación de precios que no requiere un ajuste por calidad.

3.42 La inclusión de todos los descuentos y recargos pertinentes es esencial para asegurar la exactitud y la utilidad del índice. Ciertos descuentos tienden a permanecer fijos por mucho tiempo, como los descuentos comerciales y los descuentos por pronto pago. Otros descuentos y la mayoría de los recargos son muy sensibles a las variaciones del costo de los insumos, las circunstancias competitivas y las tasas de interés. A menudo, los fabricantes mantienen fijos los precios de lista y realizan descuentos a los clientes favoritos o a los compradores más hábiles. La falta de información por parte de los compradores suele afectar significativamente las estrategias de determinación de precios. Es completamente factible que un índice de precios de lista y otro de precios netos de la transacción se muevan en distintas direcciones.

B.6 Precios agrícolas

3.43 En el caso de numerosos productos agrícolas, los precios que deberían recopilarse son los “precios en granja”, es decir, los precios unitarios percibidos por el agricultor por cada producto vendido en el momento en que el producto sale de la granja. En la mayoría de los casos, serán representativos de un precio promedio para cada producto. Tales precios promedio suelen servir para el IPP porque representan el costo unitario de un producto único y homogéneo. A menudo, este precio incluye los costos de transporte del producto por parte del agricultor a un punto de entrega designado por los compradores. En la medida en que no se facturen por separado, estos costos deberían incluirse en el precio de cada producto. Se sigue así el mismo principio que en el SCN 1993 respecto de los costos de transporte: en la medida en que los costos de envío no se facturen por separado, sino que se consideren parte de los usos comerciales normales, se toman como un componente del precio básico. La descripción del producto debería detallar estos aspectos entre las especificaciones del producto.

B.7 Descripciones estructuradas del producto

3.44 Para todas las transacciones de productos seleccionadas a efectos de la recopilación de precios, la oficina de estadística debería llevar una descripción detallada de las características importantes del producto y del tipo de transacción. Deberían incluirse todas las características que el establecimiento toma en cuenta a la hora de determinar el precio. En el capítulo 6, que trata sobre la recopilación de precios, se recomienda documentar las descripciones completas de todos los productos del IPP, cada una con las características más importantes que influyen sobre la determinación del precio del producto. En los capítulos 7 y 21 se enfatiza la necesidad de hacer constar esta documentación de manera estructurada, codificando las características en términos de variables binarias o continuas. Mediante el uso de descripciones codificadas o estructuradas se puede hacer un seguimiento sistemático de las especificaciones de los productos y detectar e identificar con mayor facilidad las variaciones en la especificación cuando los establecimientos dejan de producir o modifican los artículos que venden. Este tipo de descripciones también constituye un prerrequisito para el análisis estadístico de los efectos de las características sobre los precios de productos y, por ende, para utilizar, por ejemplo, métodos hedónicos de ajuste por calidad. Las descripciones estructuradas del producto se analizan en mayor detalle en el capítulo 6.

C. Cobertura geográfica

C.1 Tratamiento de las importaciones y exportaciones

3.45 Dado que el IPP de la producción es una medida de la variación de precios de los productos elaborados en el mercado interno, se excluyen los precios de importación y se incluyen los de exportación. Véase la sección A.4.

3.46 Por definición, esto requiere la exclusión de las compras extranjeras realizadas por residentes (importaciones) y la inclusión de las compras nacionales de no residentes (exportaciones).

3.47 Si el IPP se elabora como un índice de comprador, es casi imposible atenerse a los parámetros de cobertura geográfica. Las ventas de demanda intermedia se producen, en gran medida, en el sector del comercio mayorista. Cada vez se torna más difícil identificar artículos de importación cuando los insumos se compran a mayoristas. También es difícil aplicar ponderaciones de gasto interno adecuadas en el muestreo. Las exportaciones enviadas directamente por los fabricantes a compradores del exterior quedarían omitidas por completo. Estas razones de peso justifican la elaboración del IPP como un índice al productor.

3.48 Los índices regionales no suelen ser necesarios para el IPP. Las fábricas pueden distribuirse por todo el territorio nacional. Con frecuencia, sin embargo, están agrupadas en una única unidad de maximización de beneficios, encargada de fijar un único precio de venta. Es muy poco común que se fijen precios regionales. Si bien hay pruebas de que algunos sectores, como la construcción y la generación de electricidad de los servicios públicos y privados, fijan precios regionales, estos son casos excepcionales.

D. Unidades estadísticas

D.1 Características de las unidades estadísticas

3.49 Una unidad estadística del IPP debería referirse a una única entidad generadora de productos. Los establecimientos auxiliares separados, como las oficinas de ventas o administrativas, deben tenerse en cuenta en la medida en que sean centros de registro o unidades de notificación para actividades de varias entidades.

3.50 Una unidad estadística, análoga al concepto de establecimiento del SCN, está organizada como una única unidad de toma de decisiones. Todas las operaciones dentro de la unidad estadística se coordinan para lograr las metas y los objetivos de la unidad. Ello podría comprender actividades como la fijación de precios y el establecimiento de límites de producción.

3.51 La unidad estadística puede consistir en uno o más establecimientos organizados para utilizar los insumos de manera más eficiente y eficaz, compartimentar las actividades de producción y producir.

3.52 A los fines del muestreo, puede ocurrir una agrupación de unidades cuando diversas ubicaciones físicas responden a un único centro de registro. Se espera que este centro registre suficientes datos de producción, ingeniería, contabilidad y comercialización para permitir una participación plena y continua en el IPP. Esto incluiría datos de productos y transacciones y datos que posibiliten la revalorización de los precios y el ajuste de calidad.

D.2 Problemas operativos en la identificación de unidades muestrales

3.53 El comercio electrónico acorta el ciclo de vida de los nuevos productos. Las redes digitales que controlan todas las fases de la producción de bienes permiten la formación de empresas virtuales que se asocian exclusivamente para producir bienes cuya vida útil esperada es de corta duración. La empresa virtual es una asociación entre varias empresas para intercambiar conocimientos especializados complementarios. Una vez finalizado el ciclo de vida del producto, la empresa se disuelve.

3.54 Tradicionalmente, para la elaboración de un marco muestral, los programas de IPP siempre dependieron de registros administrativos o encuestas de producción. La muestra de los sectores industriales se modifica periódicamente y las actividades que ello conlleva insumen un lapso considerable de tiempo. De ahí que el enfoque clásico no sea el adecuado para incorporar empresas virtuales al índice a su debido tiempo. Es poco probable que tales empresas sean identificadas en el marco de la muestra o que accedan a brindar información sobre precios durante cierto período. Se precisan nuevos enfoques para identificar e incorporar estas entidades al IPP.

3.55 Otro problema relacionado con el comercio electrónico es la incorporación al IPP de las ventas por Internet y el intercambio electrónico de datos (EDI, por sus siglas en inglés)2. En el pasado, el IPP capturaba transacciones llevadas a cabo mediante un intercambio físico de papel. Ahora la oficina de estadística debe determinar si se efectúan transacciones por negocios electrónicos y qué centro de maximización de utilidades o centro de registro brindará datos que tengan en cuenta estas transacciones para la encuesta del IPP. Esto puede implicar la identificación de nuevos centros de registro dentro de la misma empresa.

3.56 Otro aspecto a considerar es si la estructura corporativa se alteró a fin de adaptarse a los negocios electrónicos. La empresa podría crear una empresa anexa de comercio electrónico con el propósito de ocuparse de todas las operaciones de negocios electrónicos. ¿Debería el IPP recopilar el precio de transferencia dentro de la empresa entre el centro de maximización de las utilidades y la empresa anexa de ventas, o el precio de venta de esta empresa anexa al cliente? Como regla general, según se señaló, debería utilizarse el precio que mejor refleje el precio de mercado neto de la transacción.

3.57 Un último factor al que se debe prestar atención es el referido a la tercerización de actividades productivas. ¿Qué actividades debe llevar a cabo la empresa originaria para seguir siendo considerada la unidad muestral productora? Si la unidad muestral diseña y elabora el prototipo del producto, terceriza la producción y luego comercializa el producto, ¿sigue dedicándose a la industria manufacturera? ¿No se convirtió en mayorista? ¿Qué ocurre si el diseñadorcomercializador no compra ni posee los insumos materiales? ¿Qué ocurre si la empresa que terceriza se halla en el exterior y el producto no es repatriado antes de su comercialización? La clásica definición de unidad muestral productora no brinda pautas que orienten el tratamiento de la determinación de precios en muchas de las nuevas relaciones organizacionales industriales cada vez más generalizadas.

E. Clasificación

E.1 El papel de la clasificación

3.58 En gran medida, la estructura de la clasificación determina el alcance de la recopilación de precios para la unidad muestral. Esta unidad se elige para brindar datos acerca de un sector económico específico definido por el sistema de clasificación. Si el marco de la muestra comprende una industria de cuatro dígitos de la CIIU (Clasificación Industrial Internacional Uniforme de todas las Actividades Económicas), la oficina de estadística se ocupa de seleccionar artículos representativos dentro del ámbito de los productos de cuatro dígitos.

3.59 El sistema de clasificación brinda una estructura organizativa y constituye el primer paso para realizar una encuesta. Una vez seleccionada la subagregación dentro del sistema de clasificación, se puede contar con un marco adecuado para seleccionar industrias o productos representativos para su inclusión en el índice.

3.60 De manera similar, la estructura de la clasificación forma la estructura del índice y define qué ponderaciones se asignarán a las líneas de productos, a las industrias o a los agregados. No es casual que el sistema de clasificación sirva como lenguaje básico para que exista correspondencia directa entre la encuesta de volumen de negocios y la encuesta del IPP. Ello beneficia, desde luego, al IPP, a quienes calculan el ingreso nacional y a los usuarios de datos sofisticados.

3.61 A fin de resultar de utilidad al especialista del IPP, un sistema de clasificación debe cumplir ciertos criterios. Principalmente, las clasificaciones deben reflejar la realidad de la estructura industrial y la producción del período corriente. Las clasificaciones deben mantener su utilidad por períodos largos, a efectos de posibilitar el análisis de series cronológicas. Las clasificaciones deben ser mutuamente excluyentes, fáciles de interpretar y comunicar, adecuarse a categorías del mundo real y ser omnicomprensivas. La estructura de agregación utilizada en el sistema de clasificación debe ajustarse al mundo real.

3.62 Cada especificación de producto seleccionada para la encuesta debe corresponder a una y solo una categoría de clasificación. En teoría, este nivel inferior de clasificación debería cumplir con la definición económica de una línea de producto (se le debería asignar un código de producto distintivo), lo cual se relacionaría con la homogeneidad del uso y el comportamiento de los precios. Mientras que este nivel inferior de clasificación (una línea de productos compuesta por productos relativamente homogéneos) sería probablemente demasiado detallado a los fines de la divulgación, satisfaría una serie de necesidades. El nivel detallado de línea de producto definiría la clase de bienes disponibles para cualquier sustitución de artículos requerida para reemplazar bienes cuya producción se haya discontinuado. Además, los niveles tan detallados no suelen verse afectados por las revisiones importantes del sistema de clasificación. Por lo tanto, la redefinición de las correspondencias de datos respecto de una estructura diferente es mucho más rápida si ya se asignaron las líneas de producto. Por último, las características importantes de los productos se especifican conforme a la definición de las líneas de producto y posibilitan la correspondencia automática, en términos de características, de los artículos con las líneas de producto.

3.63 El nivel de divulgación depende de varios factores. En primer lugar, está la cuestión de la disponibilidad de ponderaciones. Deben poder ponderarse con exactitud todas las categorías que se publicarán. En segundo lugar, la cobertura adecuada es una cuestión crítica para garantizar la exactitud, minimizar la varianza y asegurar la continuidad de las condiciones de divulgación. A fin de cumplir con las necesidades de los usuarios, los índices publicados deben ser aptos para la utilización y estar disponibles durante períodos prolongados. En tercer lugar, el nivel de difusión debería satisfacer las necesidades de los usuarios. Para la mayoría de los principales usos se requiere contar con datos del IPP con muy alto nivel de detalle, por ejemplo para la deflación del PIB, la indexación de los contratos, el análisis económico y la valorización de inventarios.

3.64 La estructura de agregación empleada por el sistema de clasificación debería satisfacer las principales necesidades de los usuarios. Si se utiliza una estructura industrial de uno, dos, tres o cuatro dígitos de la CIIU, ella debería cumplir las principales finalidades del índice. También pueden utilizarse otras estructuras de agregación si se considerara que son el mejor método de satisfacer las necesidades más importantes. Podría contarse con un conjunto de índices que respondieran a una estructura industrial jerárquica y otra familia de índices que obedeciera a una estructura de etapas de procesamiento.

E.2 Sistemas de clasificación internacional uniforme

3.65 Este apartado presenta los principales sistemas de clasificación internacionales que son de interés para la encuesta del IPP. Muchos sistemas nacionales son adaptaciones de estos sistemas de clasificación y suelen estar en concordancia con uno o varios de ellos. Las adaptaciones reflejan situaciones locales, agregando detalles o bien quitándolos mediante la agrupación de artículos. Estas modificaciones a las clasificaciones de referencia internacional dan como resultado sistemas derivados. Otros países formulan estructuras con diferencias más importantes pero permiten la clasificación cruzada a un nivel de agregación suficientemente detallado en el estándar de referencia. Estas estructuras se conocen como sistemas de clasificación vinculados. La comunidad internacional se beneficia con la adopción de estándares existentes y la colaboración con grupos de trabajo internacionales que mantienen la uniformidad de los sistemas para actualizarlos y lograr que sean tan pertinentes como sea posible. Esto debería aumentar el grado de aplicabilidad del sistema estándar y reducir la necesidad de variantes locales que imposibilitan las comparaciones internacionales.

E.2.1 Actividad de la producción

Clasificación Industrial Internacional Uniforme de todas las Actividades Económicas

3.66 La CIIU clasifica las unidades del productor según su actividad más importante, principalmente sobre la base de la clase principal de bienes producidos o servicios prestados; es decir que la CIIU clasifica, sobre todo, a partir del criterio de tipo de producto. Las categorías de la CIIU en el mayor nivel de detalle (clases) se delinean según la combinación tradicional de actividades de la mayoría de los países y se describen en unidades estadísticas. Los grupos y divisiones—los niveles de clasificación sucesivamente más agregados—combinan las unidades estadísticas por carácter, tecnología, organización y financiamiento de la producción. El uso de la CIIU se difundió ampliamente, tanto a nivel nacional como internacional, para la clasificación de datos según el tipo de actividad económica.

La Clasificación Industrial General de Actividades Económicas en las Comunidades Europeas

3.67 La NACE es la Clasificación Industrial General de Actividades Económicas en las Comunidades Europeas. Se corresponde con la CIIU pero, cuando la clasificación de los establecimientos de la Unión Europea lo requiere, agrega más detalles. Específicamente, la NACE es idéntica a la CIIU en el nivel más alto, designado por las letras de la A a la Q. Luego, la NACE subdivide la sección A de la CIIU en explotación de minas y canteras (C) e industrias manufactureras (D) mediante la utilización de una segunda letra. El segundo, tercero y cuarto nivel de la CIIU, representados cada uno por los dígitos del 0 al 9, también se utilizan en la NACE, pero esta clasificación subdivide los códigos detallados de la CIIU a niveles de tres y cuatro dígitos. En el cuadro 3.1. se presenta una comparación de la estructura de la NACE con la de la CIIU.

Cuadro 3.1.La CIIU y la NACE
CIIU, Revisión 3NACE, Revisión 1
17 secciones17 secciones
31 subsecciones (detalle dentro de las secciones C y D)
60 divisiones60 divisiones
159 grupos222 grupos
292 clases503 clases

Sistema Norteamericano de Clasificación Industrial

3.68 El NAICS se desarrolló para los miembros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): Canadá, México y Estados Unidos. Implica un profundo cambio del sistema de clasificación industrial de Estados Unidos y solo se corresponde con alrededor de la mitad de los códigos de cuatro dígitos de la vieja Clasificación Industrial Uniforme (CIU). La cantidad de industrias principales aumentó de 10 a 20, mejoró la cobertura de las industrias de servicios y se volvieron a clasificar ciertas categorías detalladas de industrias.

3.69 A diferencia del criterio predominantemente basado en productos propio de la CIIU y la NACE, el NAICS se basa en un principio orientado hacia los procesos. Se propone agrupar todos los establecimientos con procesos de producción similares, aun cuando la mayoría de los productos no pertenezcan a la misma categoría detallada de producto.

3.70 El NAICS se corresponde con la CIIU, Revisión 3, en 60 agrupamientos de nivel superior (generalmente divisiones de la CIIU). En el cuadro 3.2 se brinda una idea aproximada de la relación entre la CIIU y el NAICS a nivel de las secciones de la CIIU derivada de fuentes publicadas3. A la luz de la diversidad de códigos del NAICS incluidos en las secciones de la CIIU/NACE de este cuadro, queda claro que el NAICS tiene una estructura diferente cuando se lo compara con los niveles más altos de la CIIU, Revisión 3, y la NACE. Por ende, si bien la NACE surge de la CIIU y constituye una leve reorganización de esta clasificación (comprendido dentro de explotación de minas e industrias manufactureras), el NAICS es una reorganización sustancial de la CIIU, y trona dudosa su correspondencia. Por ello, estos dos sistemas regionales constituyen enfoques opuestos respecto de la provisión de datos nacionales para su comparación internacional.

Cuadro 3.2.La CIIU y el SCIAN
CIIU, Revisión 3/NACESCIAN
A. Agricultura, ganadería, caza y silvicultura11 Agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza excepto 1141 Pesca
B. Pesca1141 Pesca
C. Explotación de minas y canteras21 Minería
D. Industrias manufactureras31–33 Industrias manufactureras

511 Edición de publicaciones y de software excepto a través de Internet

56292 Instalaciones de recuperación de materiales

811212 Reparar y dar mantenimiento a computadoras y máquinas de oficina

811213 Reparar y dar mantenimiento a equipo de comunicaciones

811219 Reparar y dar mantenimiento a equipo electrónico y de precisión

8113 Reparación y mantenimiento de maquinaria y equipo agropecuario, industrial, comercial y de servicios excepto de automotores
E. Suministro de electricidad, gas y agua22 Electricidad, agua y suministro de gas por ductos al consumidor final
F. Construcción23 Construcción
G. Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores, motocicletas, efectos personales y enseres domésticos42 Comercio al por mayor

44–45 Comercio al por menor

8111 Reparación y mantenimiento de automóviles y camiones

811211 Reparación y mantenimiento de equipo electrónico de uso doméstico

8114 Reparación y mantenimiento de artículos para el hogar y personales
H. Hoteles y restaurantes72 Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas
I. Transporte, almacenamiento y comunicaciones48–49 Transportes, correos y almacenamiento

513 Radiodifusión y telecomunicaciones
J. Intermediación financiera52 Servicios financieros y de seguros
K. Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler514 Servicios de información y procesamiento de datos

53 Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles

54 Servicios profesionales, científicos y técnicos

55 Dirección de corporativos y empresas

561 Servicios de apoyo a los negocios
L. Administración pública y defensa, planes de seguridad social de afiliación obligatoria92 Administración Pública
M. Enseñanza61 Servicios educativos
N. Servicios sociales y de salud62 Servicios de salud y de asistencia social
O. Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales562 Manejo de desechos y servicios de remediación excepto

56292 Instalaciones de recuperación de materiales

71 Servicios de esparcimiento culturales y deportivos y otros servicios recreativos

81 Otros servicios excepto actividades del Gobierno excepto

811 Servicios de reparación y mantenimiento

81411 Hogares con empleados domésticos
P. Hogares privados con servicio doméstico81411 Hogares con empleados domésticos
Q. Organizaciones y órganos extraterritoriales99 Sin clasificar

3.71 El NAICS no se atiene tanto a la CIIU como la NACE ni es tan uniforme entre los miembros del TLCAN como sí lo es la NACE entre los estados miembros de la UE. Por otro lado, es un sistema muy moderno en cuanto a la importancia y la profundidad que otorga a la información y a otras actividades de servicios.

Clasificación Internacional Estándar de Australia y Nueva Zelandia (ANZSIC)

3.72 La Clasificación Internacional Estándar de Australia y Nueva Zelandia (ANZSIC) se elaboró entre la Oficina de Estadística de Australia y la Oficina de Estadística de Nueva Zelandia para la recopilación y divulgación de las estadísticas de ambos países. Esta clasificación se relaciona conceptualmente con la CIIU y contiene una estructura jerárquica de divisiones (17), subdivisiones (53), grupos (158) y clases (465). La Oficina de Estadística de Australia desarrolló una correspondencia entre la ANZSIC y la CIIU, Revisión 3.

E.2.2 Clasificación de Productos

Clasificación Central de Productos

3.73 La Clasificación Central de Productos (CCP) amplía el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA) utilizado en la clasificación de bienes comercializados internacionalmente para abarcar servicios y bienes no comercializados. Esta clasificación fue diseñada para mantener cierto grado de correlación con la CIIU, que, a su vez, se basa en el tipo de producto principal producido por una unidad o establecimiento productivo. Por lo tanto, se integra a ambos estándares internacionales.

3.74 En concreto, el sistema de codificación de la Clasificación Central de Productos consiste de cinco dígitos que indican 9 secciones, 70 divisiones, 305 grupos, 1.167 clases y 2.092 subclases. Cada una de las 2.092 subclases es un agregado de una o varias categorías o subcategorías del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías. Se realizó cierta integración con la CIIU, Revisión 3, mediante la agrupación de las subclases de la Clasificación Central de Productos según las actividades de la CIIU en las cuales estas constituyen los principales productos. Las subclases de cinco dígitos consisten, por lo general, en bienes y servicios producidos predominantemente en una o varias clases de cuatro dígitos de la CIIU, Revisión 3.

3.75 Sin embargo, como la CCP es una clasificación de productos, no puede utilizarse para identificar en forma unívoca la industria de origen de un producto: un código detallado de la CCP podría identificar productos elaborados en establecimientos clasificados en distintas categorías de actividad de la CIIU. Sin embargo, identificar el tipo de producto por actividad de origen sería posible, en principio, simplemente mediante la registración de los códigos de la CIIU y de la CCP para todo registro de producto recopilado en las encuestas empresariales que sirven como fuente de datos.

Clasificación de Productos por Actividad de Eurostat (CPA y PRODCOM)

3.76 La Clasificación de Productos por Actividad está diseñada para tener correlación con la NACE, la especialización de la CIIU de la Unión Europea, y por ende se basa en ella. La motivación para desarrollar la CPA surge del hecho de que la CCP carece de un nivel de detalle suficiente para constituir el único sistema de Clasificación Central de Productos de un sistema amplio de estadísticas económicas, y de que los usuarios europeos de la clasificación de productos prefirieron que la clasificación derivara de un sistema de actividades industriales. A fin de codificar estadísticas industriales, la CPA se especializó en el sistema de codificación de productos PRODCOM, especificando aún más la CPA o bien agregando algunos de sus componentes, conforme a la regla de que ningún agregado del PRODCOM traspase los límites de un agrupamiento más amplio de la CPA.

3.77 Como ya señalamos, el propósito de identificar el tipo de producto y la actividad de origen en el mismo registro de producto también podría lograrse ingresando el código de la CIIU (NACE) y el de la CCP, en lugar de crear un nuevo código de producto (CPA o PRODCOM). El último puede reducir la cantidad de caracteres de codificación y, por ende, el tamaño de la base de datos, y así en alguna medida simplificar, la capacitación del personal y las operaciones de codificación. Sin embargo, estos beneficios se adquieren en desmedro del objeto por el cual la Clasificación Central de Productos fue diseñada, es decir, su capacidad para agrupar, sobre la base de las características físicas e intrínsecas de los productos en vez de por su actividad de origen.

Sistema de Clasificación de Productos de América del Norte

3.78 No existe ninguna clasificación de productos que se corresponda con la estructura de actividades del NAICS y, por el momento, tampoco se prevé diseñarla. Se está desarrollando un nuevo Sistema de Clasificación de Productos de América del Norte basado, en términos generales, en el principio de agrupamiento del mercado o la demanda y no en el principio de agrupamiento por procesos. En consecuencia, puede esperarse que el nuevo sistema de productos para los países del TLCAN difiera del NAICS en un grado mayor que aquel en el que difieren entre sí la CCP y la CIIU. Con sistemas de codificaciones industriales y de producto diferentes, se requiere menos homogeneidad entre unidades productivas individuales dentro de una misma actividad en cuanto a la similitud entre los productos detallados y la especialización en la producción de esos productos. Además, la clasificación por actividad de un establecimiento dado puede ser más estable, a pesar de estar sujeta a cambios a medida que el establecimiento adapta o modifica su proceso productivo.

3.79 Al igual que la Clasificación Central de Productos, la futura Clasificación de Productos de América del Norte brindaría datos sobre productos por actividad, de ser estos de interés, solicitando códigos de productos del NAICS en todos los registros de productos recopilados en las encuestas en la industria que brindan datos para las cuentas nacionales y otras estadísticas económicas. En vista de la CCP actual, basada en el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías adoptado hoy en día en casi todo el mundo para artículos comercializados internacionalmente, cabe esperar que el sistema de América del Norte sea muy similar a la CCP o se corresponda con esta en un nivel detallado.

Las subvenciones cruzadas dentro de una misma unidad muestral suelen excluirse del IPP.

El intercambio electrónico de datos es un método seguro de comunicaciones digitales entre dos partes no relacionadas entre sí. Una parte importante de los negocios electrónicos se lleva a cabo a través del EDI porque es más seguro que Internet. No obstante, a medida que aumente la seguridad de Internet, es probable que el EDI pierda protagonismo.

El grupo de trabajo del NAICS está elaborando una correspondencia detallada entre el NAICS y la CIIU, Revisión 3.

    Other Resources Citing This Publication