Chapter

2. Activos de reserva oficiales y otros activos en moneda extranjera (Valor aproximado de mercado)

Author(s):
Anne Kester
Published Date:
May 2001
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

58. El presente capítulo contiene pautas para ayudar a los países a declarar los activos en moneda extranjera de las autoridades (incluidos los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera) que se solicitan en la sección I de la planilla. Los rubros I.A.1) hasta I.A.5) se utilizan para declarar información sobre los activos de reserva, y el rubro I.B., para declarar otros activos en moneda extranjera. Todos los rubros de la sección I se refieren al saldo vivo de activos en la fecha de referencia. Como se señala en el párrafo 42, para facilitar el análisis de liquidez, se recomienda adjuntar a los datos notas con información sobre las características especiales de la política de gestión de las reservas y el origen principal de los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera del país. Para acrecentar la transparencia, también es importante indicar en las notas determinadas modificaciones del régimen cambiario del país (por ejemplo, la dolarización de la moneda) y su impacto sobre el nivel de activos de reserva del mismo.

Declaración de los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera

59. Los “activos de reserva” son los que poseen las autoridades monetarias para cubrir las necesidades de financiamiento de la balanza de pagos, para inter venir en los mercados cambiarios y para otros fines. “Otros activos en moneda extranjera” se refieren a los activos en moneda extranjera de las autoridades monetarias que no están incluidos en los activos de reserva, así como a los activos en poder del gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social). Para propósitos prácticos, con respecto a los activos en moneda extranjera del gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social), sólo deben incluirse en el rubro I.B. de la planilla aquellos activos que son fundamentalmente importantes (es decir, en los que se posee una posición sustancial).

60. La quinta edición del Manual de Balanza de Pagos del FMI (MBP5) contiene las directrices internacionales para la compilación de los activos de reserva: el MBP5 define los activos de reserva como los títulos de crédito de las autoridades monetarias frente a no residentes. La revisión de los datos que declaran al FMI algunos países miembros17, indica, sin embargo, que la cobertura de los datos de los países sobre reservas internacionales varía porque: 1) no todos los países interpretan en forma similar las directrices del MBP5: 2) algunos países no declaran en su totalidad sus reservas internacionales, y 3) los países pueden definir en forma diferente los activos de reserva por razones operativas, por ejemplo, manteniendo parte de sus activos de reserva como depósitos en instituciones financieras residentes18 o como inversiones en valores emitidos por instituciones residentes, e incluir dichos títulos de crédito frente a residentes entre sus activos de reserva.

61. Como herramienta de gestion de la liquidez, la planilla procura dar más transparencia a las prácticas de divulgaciôn de informaciôn sobre los activos de reserva de los países y facilita la compilación de esos datos para satisfacer las necesidades de gestión de las reservas y de declaración de datos de balanza de pagos. Para facilitar la divulgación de la cobertura operativa de los activos de reserva de los países declarantes, y mantener al mismo tiempo el concepto subyacente de activos de reserva establecido en el MBP5 para la declaración de datos de balanza de pagos, la planilla requiere la identificación de los depósitos en moneda extranjera de las autoridades monetarias en instituciones financieras residentes y sus tenencias de valores en moneda extranjera emitidos por las sucursales y filiales extranjeras de las instituciones que tienen su casa matriz en el país declarante. (Véase la sección D de este capítulo, “Identificación de instituciones con casa matriz en el país declarante e instituciones con casa matriz fuera del país declarante”).

62. El MBP5 no permite que los depósitos en moneda extranjera de las autoridades monetarias en entidades residentes se incluyan en los activos de reserva salvo en ciertos casos restringidos. De acuerdo con el MBP5, los valores en moneda extranjera emitidos por entidades “con casa matriz en el país declarante pero domiciliadas en el extranjero” son activos externos. Pueden considerarse como activos de reserva si se cumplen otros criterios aplicables a los activos de reserva. Los valores en moneda extranjera emitidos por entidades “con casa matriz y domicilio en el país declarante” no son activos externos y no deben incluirse en las reservas oficiales. Los depósitos en moneda extranjera y los valores en moneda extranjera que son activos de reserva deben declararse en la sección I.A. de la planilla. Aquéllos que no satisfacen los criterios correspondientes a los activos de reserva pero que son líquidos, deben incluirse en la sección I.B. (véase el análisis posterior sobre la declaración de “otros activos en moneda extranjera”). En ciertos casos, por motivos de prudencia y de solvencia, las autoridades monetarias colocan depósitos en moneda extranjera en instituciones domiciliadas en el país declarante o mantienen valores en divisas emitidos por instituciones domiciliadas en el país declarante, como parte de su política de gestión de las reservas. Esos activos deben declararse en la sección I.B. de la planilla en la partida “otros activos en moneda extranjera”. No obstante, si esos depósitos y valores se declaran entre los activos de reserva oficiales en la sección I.A., su inclusión debe aclararse en las notas de la planilla que el país adjunta a los datos, así como su valor. Esa información es esencial para imprimir más transparencia a los datos y facilitar la conciliación de los datos de la planilla con los que se declaran en el marco del MBP5. (Véase también “Conciliación del concepto de reservas de la planilla de declaración de datos con el del MBP5).

63. En el resto del capítulo:

  • Se examinan las consideraciones esenciales sobre la declaración de activos de reserva establecidas en el MBP5, se aclaran ciertos conceptos del MBP5, y se señala la necesidad de insistir en la declaración de datos sobre reservas internationales que permitan la comparación entre los distintos parses.

  • Se analiza el tratamiento de los diferentes tipos de instrumentos financieros en los activos de reserva.

  • Se analiza más a fondo el tratamiento de los activos de reserva en poder de instituciones finan-cieras residentes.

  • Se examina la concordancia entre los datos sobre reservas contenidos en la declaración y los principales componentes de los activos de reserva establecidos en el MBP5, con miras a facilitar el uso de los datos de la planilla para la declaración de datos sobre la balanza de pagos y la gestión de las reservas.

  • Se describe la información que puede declararse en la categoría correspondiente a “otros activos en moneda extranjera”.

  • Se presentan directrices para la derivación de valores aproximados de mercado para los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera.

Definición de activos de reserva

64. En el capítulo 1 se presenta la definición de activos de reserva contenida en el MBP5. Para facilitar la referencia, se repite a continuación. Los activos de reserva son “los activos sobre el exterior bajo el control de las autoridades monetarias, las cuales pueden disponer de ellos de inmediato para financiar directamente los desequilibrios de la balanza de pagos, para regular indirectamente la magnitud de dichos desequilibrios mediante la intervención en los mercados cambiarios modificando el tipo de cambio, y para otros fines” (MBP5, párrafo 424). Los países han interpretado de diferentes maneras los conceptos “bajo el control de la autoridades monetarias” y “disponer de ellos de inmediato”, al aplicar este concepto en la práctica. A continuación se indican algunas pautas para aplicar estos conceptos al declarar datos sobre los activos de reserva en la planilla.

Pautas para aplicar el concepto de reservas del MBPS

65. El concepto de reservas que se emplea en el MBP5 se basa en las nociones de “control efectivo” y “disponibilidad” de los activos por parte de las autoridades monetarias. Por consiguiente, los activos de reserva son, ante todo, activos líquidos (o negociables) de los que pueden disponer inmediatamente las autoridades monetarias19.

66. Si las autoridades van a utilizar los activos para financiar desequilibrios en los pagos y para respaldar el tipo de cambio, los activos de reserva deberán ser activos en moneda extranjera.

67. Además, para ser líquidos, los activos en moneda extranjera deben mantenerse en monedas extranjeras convertibles, es decir, que puedan utilizarse libremente para el pago de transacciones internacionales. Como corolario, los activos que pueden rescatarse únicamente en monedas extranjeras no convertibles no pueden constituir activos de reserva.

68. En general, sólo los activos externos que sean realmente propiedad de las autoridades monetarias se consideran activos de reserva. No obstante, la propiedad no es la única condición que confiere control. En los casos en que otras unidades institucionales (que no sean las autoridades monetarias) de la economía declarante posean legalmente activos externos en moneda extranjera únicamente bajo la autorización de las autoridades monetarias en condiciones especificadas o sólo con su expresa aprobación, esos activos se pueden considerar activos de reserva. Esto se debe a que se encuentran bajo el control directo y efectivo de las autoridades monetarias. Para que esos activos puedan contarse entre las reservas deben cumplir los demás criterios mencionados, entre ellos el que puedan utilizarse para satisfacer necesidades de la balanza de pagos.

69. Además, de conformidad con el concepto de residencia contenido en el MBP5. los activos “externos” se refieren a activos de las autoridades monetarias frente a no residentes. En cambio, los activos de las autoridades frente a residentes no son activos de reserva20. (Véase también el párrafo 62). Como se aclarará más adelante, los activos en moneda extranjera de las autoridades monetarias frente a residentes son “otros activos en moneda extranjera” y deberán declararse como tales en la sección I.B. de la planilla.

70. Los préstamos al FMI, que son de rembolso inmediato. son activos de reserva (véase más adelante “posición de reserva en el FMI”), pero otros préstamos a largo plazo concedidos por las autoridades monetarias a no residentes, de los cuales no podrá disponerse de inmediato cuando se necesiten, no constituyen activos de reserva. Los préstamos a corto plazo concedidos a no residentes, sin embargo, sí son activos de reserva si las autoridades pueden disponer de ellos de inmediato.

71. Las transferencias de activos en moneda extranjera efectuadas por otras unidades institucionales de la economía declarante a las autoridades monetarias exactamente antes de determinadas fechas de contabilidad o declaración y que posteriormente son revertidas (lo que se conoce como “retoque” del balance) no deberán considerarse como activos de reserva. Si esas transferencias se incluyen en las reservas, deberán declararse en las notas que el país adjunte a los datos.

72. Normalmente, los activos dados en prenda no están disponibles de inmediato. Si es evidente que no están disponibles de inmediato, los activos dados en prenda deben excluirse de las reservas. Un ejemplo de activos dados en prenda que claramente no están disponibles de inmediato son los activos de que quedan bloqueados cuando se utilizan como garantía de préstamos de terceros o pagos de terceros. Otros ejemplos de los activos dados en prenda que no deben incluirse en las reservas internacionales son los activos dados en prenda por las autoridades monetarias a los inversionistas como condición para que éstos inviertan en títulos emitidos por entidades nacionales (como organismos del gobierno central, etc.). También deben excluirse de los activos de reserva los activos prestados por las autoridades monetarias a terceros, que no se podrán usar antes de su vencimiento, y que no son negociables. Si los activos dados en prenda se incluyen en las reservas, su valor debe declararse en la sección IV como “Activos dados en prenda”. Los activos dados en prenda deben diferenciarse de los activos de reserva sujetos a gravámenes en virtud de acuerdos de préstamo de valores y acuerdos de recompra (repos). La declaración de los repos y transacciones afines se analiza en los párrafos 85-88. (Los activos dados en prenda se identifican en forma separada de los valores prestados o sujetos a acuerdos de recompra y swaps de oro en la sección IV “Partidas informativas” de la planilla. Véanse los detalles en el capítulo 5).

73. Ims activos de reserva deben existir realmente. Las líneas de crédito sobre las que pueden efectuarse giros y los recursos en moneda extranjera que pueden obtenerse mediante swaps no son activos de reserva porque no constituyen activos existentes. (No obstante, tales líneas de crédito deberán declararse en la sección III de la planilla y se explican al referirse a los recursos contingentes en moneda extranjera en el capítulo 4).

74. Los bienes raíces de propiedad de las autoridades monetarias no deben incluirse en los activos de reserva porque los bienes raíces no se consideran activos líquidos.

Declaración de instrumentos financieros en los activos de reserva

75. Los activos de reserva sólo incluyen algunos instrumentos financieros. En el MBP5 se enumeran los siguientes instrumentos como parte de los activos de reserva: divisas, oro monetario, derechos especiales de giro (DEG), posición de reserva en el Fondo y otros activos. En la planilla de datos, las divisas, el oro monetario y otros activos corresponden muy de cerca a “reservas en moneda extranjera”, “oro, incluido oro en préstamo” y “otros activos de reserva”.

76. El oro monetario, los DEG y las posiciones de reserva en el Fondo se consideran activos de reserva porque son activos propios y de libre disposición por parte de las autoridades monetarias en forma no condicionada. En muchos casos, las divisas y otros activos también son de libre disposición y por ende reúnen los requisitos para ser considerados como activos de reserva. A continuación se incluyen pautas para declarar estos instrumentos en la planilla.

Reservas en moneda extranjera: Rubro I.A. I) de la planilla

77. Si bien el MBP5 define a las divisas como las tenencias de valores, moneda y depósitos y de derivados financieros, la planilla sólo enumera explícitamente los valores y los depósitos en las reservas en moneda extranjera. El dinero legal no se identifica como componente separado de la planilla. La justificación de este tratamiento es que con frecuencia el dinero legal no constituye un componente importante de los activos de reserva de un país; al declarar los datos en la planilla, el dinero legal debe incluirse en los depósitos en el banco central en el rubro I.A. l)b)i). Sin embargo, en el caso de los derivados financieros, la planilla contempla la declaración por separado de sus valores netos revalorados al precio de mercado en los rubros I.A.5), I.B. y IV.1) e). según corresponda. (Véase un análisis en párrafos posteriores de este capítulo y en el apéndice III).

78. En este capítulo se examinará la conciliación de estas diferencias de presentación entre el MBP5 y la planilla de declaración de datos.

Valores: Rubro I.A. I)a) de la planilla

79. Los valores deben incluir participaciones de capital y títulos de deuda negociables y muy líquidos21, y títulos líquidos negociables a largo plazo (como los bonos del Tesoro a 30 años de Estados Unidos). Se excluyen los valores no cotizados en bolsa (es decir, títulos que no se han inscrito en una bolsa pública); se considera que tales valores no poseen la liquidez suficiente para ser considerados activos de reserva).

80. En este rubro de la planilla sólo deben incluirse valores en moneda extranjera emitidos por entidades no residentes. Por consiguiente, la categoría “el emisor tiene la casa matriz en el país declarante” debe utilizarse para declarar solamente valores en moneda extranjera expedidos por instituciones “con casa matriz en el país declarante pero domiciliadas en el extranjero”. Como se señaló anteriormente, se excluyen los valores en moneda extranjera emitidos por instituciones “con casa matriz y domiciliadas en el país declarante” que deben declararse en la sección I.B. de la planilla si son activos líquidos (véase más adelante en este capítulo el análisis de “otros activos en moneda extranjera”). (Véase también el párrafo 62).

81. Cuando los valores que se declaran en la planilla incluyan tenencias de valores directas y mediante acuerdos de recompra (repos) y acuerdos de préstamo de valores22, ello debe señalarse en la nota del país que acompañan a los datos. La planilla también contempla la declaración de los valores prestados o sujetos a acuerdos de recompra en la sección IV.I)d).

82. La expresión “acuerdos de recompra” (repos) en la planilla se refiere a los acuerdos de recompra y las operaciones de reporto pasivo. Un acuerdo de recompra es aquél en que la parte que es propietaria de los valores adquiere fondos vendiendo los valores especificados a otra parte acordando simultáneamente recomprar los mismos valores en una fecha y a un precio determinados23. Una operación de reporto pasivo es aquélla en la cual una parte proporciona fondos mediante la compra de valores especificados en virtud de un acuerdo simultáneo de reventa de dichos valores en una fecha y a un precio determinados24.

83. Se considera que los préstamos de valores son similares a los repos. Los préstamos de valores involucran el préstamo de valores garantizado con valores muy líquidos o a cambio de efectivo.

84. Las prácticas contables difieren entre los países en cuanto al tratamiento de los valores sujetos a acuerdos de recompra u operaciones de reporto pasivo y el préstamo de valores. Algunos países, por ejemplo, registran los acuerdos de recompra como transacciones en valores, en las cuales los valores se deducen del balance general y los fondos adquiridos se agregan al balance general. Otros, sin embargo, no deducen los valores del balance general sino que presentan los fondos obtenidos de las transacciones de recompra como un activo en el balance general, cuya contrapartida es un pasivo (un préstamo garantizado) que figura en el balance general, por el valor de los fondos adquiridos que deben amortizarse. En vista de las diferencias en el tratamiento dado a los acuerdos de recompra, la planilla requiere que los países proporcionen información sobre el tratamiento contable utilizado. Esa información debe consignarse en notas que el país adjuntará a los datos correspondientes a los acuerdos de recompra.

85. Al declarar los acuerdos de recompra y actividades afines, es importante verificar que no se contabilicen dos veces como activos de reserva los fondos recibidos y los valores sujetos a acuerdos de recompra. Asimismo, es esencial caracterizar fielmente la naturaleza de las transacciones de recompra y conservar la transparencia de los datos. Por estas razones, se recomienda que las actividades de recompra se declaren en la planilla del siguiente modo:

  • En el caso de un acuerdo de recompra, los fondos recibidos deben figurar como un incremento de los depósitos en los activos de reserva, y los valores sujetos a recompra deben eliminarse de la sección I.A. de la planilla y registrarse el rubro IV.l)d) (Valores prestados y en acuerdos de recompra) en la categoría “activos concedidos en préstamo o sujetos a acuerdos de recompra pero no incluidos en la sección I” (véase el formulario de muestra en el apéndice II).

  • En el caso de una operación de reporto pasivo, los fondos provistos a la contraparte deben reflejarse como disminuciones de los depósitos en los activos de reserva, y los valores adquiridos incluirse en el rubro IV.I)d) en la categoría “activos tomados en préstamo o adquiridos pero no incluidos en la sección I” (véase el formulario de muestra en el apéndice II). Además, si el activo (es decir, un activo proveniente de un acuerdo de recompra) resultante de los fondos provistos es líquido y las autoridades monetarias pueden disponer de él a la vista, la disminución de los depósitos debe tener como contrapartida un asiento de dichos activos en las reservas, en el rubro I.A.5) “otros activos de reserva”. (Para registrar los activos que no sean líquidos, véase el acápite iv, a continuación).

  • Cuando los países dejan los valores sujetos a acuerdos de recompra en los activos de reserva y al mismo tiempo registran el efectivo recibido en los depósitos correspondientes al rubro I.A.1)b) de la planilla (es decir, aplicando el método de los préstamos garantizados), las salidas futuras predeterminadas de moneda extranjera relacionadas con el rendimiento del efectivo (más los pagos por concepto de intereses) deben declararse en el rubro II.3 de la planilla. Los valores sujetos a recompra también deben indicarse en el rubro IV.1)d) como “valores prestados o comprometidos en acuerdos de recompra e incluidos en la sección I”. (Véase también en el capítulo 3 la declaración de las entradas y salidas de moneda extranjera relacionadas con acuerdos de recompra).

  • En el caso de las operaciones de reporto pasivo, cuando los valores recibidos no se incluyen en los activos de reserva y la disminución de moneda extranjera se recoge en los depósitos totales correspondientes al rubro I.A.1)b), siendo el activo adquirido en virtud de dicho acuerdo ilíquido y no disponible a la vista por las autoridades monetarias, la entrada futura predeterminada de efectivo relacionada con el rendimiento de los valores obtenidos en préstamo debe registrarse en el rubro 11.3. Los valores adquiridos en virtud de una operación de reporto pasivo deben registrarse en el rubro IV.1)d) de la planilla en la categoría “activos tomados en préstamo o adquiridos pero no incluidos en la sección I”. (Véase también el capítulo 5 y el apéndice III).

86. Cuando las autoridades monetarias realizan operaciones de reporto pasivo y posteriormente realizan un acuerdo de recompra de los valores (obtenidos en la operación de reporto pasivo) a cambio de efectivo, ello debe declararse de la siguiente manera: primero se declara una operación de reporto pasivo, como se ilustra en el párrafo 85, acápites ii) o iv); luego se registra un transacción de recompra, como se ilustra en el párrafo 85, acápites i) o iii); el valor de los respectivos títulos se declara por separado como reporto pasivo y acuerdos de recompra en el rubro IV.1)d) de la planilla. (Véase también el apéndice III).

87. Cuando las autoridades monetarias realizan operaciones de reporto pasivo y posteriormente venden los valores recibidos, ello debe declararse de la siguiente manera: primero se declara la operación de reporto pasivo, como se indica en el párrafo 85. acápites ii) o iv); posteriormente se registra una transacción de valores, en la cual el valor de mercado de los valores vendidos debe deducirse de I.A.1)a), agregándose a los depósitos totales los fondos recibidos por la venta de los valores.

88. El mismo tratamiento debe aplicarse a los valores prestados o los tomados en préstamo a cambio de efectivo. Cuando los valores se prestan o se toman en préstamo utilizándose otros valores como garantía y sin intercambio de efectivo, la transacción no debe declararse en la sección I de la planilla, sino en el rubro IV.1)d) como valores prestados o sujetos a acuerdos de recompra, adjuntando a los datos una nota del país en la que se indique que los valores se adquieren como garantía en actividades de préstamos de valores. (Véase el apéndice III, rubro 9). La justificación de este método es que las garantías generalmente no se incluyen en el balance. En los casos en que se presten o se tomen en préstamo valores utilizando otros valores como garantía y las transacciones se realicen mediante métodos afines a la subscripción de un acuerdo de recompra seguido de un reporto pasivo, la transacción puede registrarse en la sección I.A. indicando un descenso en los “valores”, compensado mediante un aumento de los activos correspondientes a acuerdos de recompra que se indicará en el rubro I.A.5) como “otros activos de reserva”, a condición de que los repos adquiridos se consideren activos líquidos y cumplan los criterios correspondientes a los activos de reserva. El registro en la sección I.A. de la planilla de estas actividades de préstamo de valores debe declararse claramente en las notas que acompañan a los datos del país.

89. El MBP5 no se refiere a la calidad de los activos de reserva en sí. En la práctica, sin embargo, para que los activos de reserva estén a la libre disposición de las autoridades para financiar sus necesidades de balanza de pagos y de otra índole en circunstancias adversas, los activos de reserva deben ser generalmente de alta calidad (de grado apto para inversión o superior)25. Si en los activos de reserva se incluyen valores de calidad inferior a la exigida, ello debe indicarse en una nota que acompañe a los datos del país.

90. Para el registro de los valores emitidos por entidades con casa matriz en el país declarante, véase la siguiente sección. “Identificación de instituciones con casa matriz en el país declarante e instituciones con casa matriz fuera del país declarante”.

Depósitos totales: Rubro I.A. I)b) de la planilla

91. Los depósitos se refieren a aquéllos que están disponibles a la vista; según el concepto de liquidez. éstos generalmente se refieren a depósitos a la vista. También pueden incluirse los depósitos a plazo rescatables a la vista.

92. Los depósitos incluidos en los activos de reserva son aquéllos que se mantienen en bancos centrales extranjeros, el Banco de Pagos Internacionales (BPI) y otros bancos. La expresión “bancos” generalmente se refiere a instituciones financieras de depósito26 incluidos los bancos comerciales, bancos de ahorro, asociaciones de ahorro y préstamo, asociaciones o cooperativas de crédito, sociedades de crédito inmobiliario, cajas postales de ahorro y otros bancos de ahorro en manos del Estado (si estos bancos son unidades institucionales al margen del Estado).

93. Puesto que los préstamos a corto plazo otorgados por las autoridades monetarias a otros bancos centrales, el BPI, el FMI (como la Cuenta de Préstamos del SRAE) y las instituciones de depósito son muy parecidos a los depósitos, resulta difícil diferenciarlos en la práctica. Por esta razón, los depósitos que se declaren en los activos de reserva deben incluir préstamos a corto plazo en moneda extranjera, que sean rescatables a la vista, concedidos por las autoridades monetarias a estas entidades bancarias no residentes. Los préstamos a corto plazo en moneda extranjera, disponibles a la vista, que las autoridades monetarias conceden a entidades bancarias no residentes pueden declararse en “otros activos de reserva” en el rubro I.A.5) de la planilla.

94. Como se señaló anteriormente, las tenencias de monedas deben declararse en los depósitos totales en el rubro I.A. 1)b)i). El dinero legal comprende los billetes y monedas en circulación que se usan comúnmente para realizar pagos. (Se excluyen las monedas conmemorativas y los billetes que no han entrado en circulación).

95. El registro de depósitos en instituciones con casa matriz en el país declarante se examina en la siguiente sección, “Identificación de instituciones con casa matriz en el país declarante e instituciones con casa matriz fuera del país declarante”.

Posición de reserva en el FMI: Rubro I.A.2) de la planilla

96. La posición de reserva en el FMI es la suma de: 1) DEG y montos en moneda extranjera que un país miembro puede girar del FMI con aviso a corto plazo y sin condiciones, contra su “tramo de reserva”27, y 2) deuda del FMI (en virtud de un acuerdo de préstamo) de la que el país miembro puede disponer de inmediato, incluidos los préstamos del país al FMI en virtud de los Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos (AGP) y los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAP).

Derechos especiales de giro (DEG): Rubro I.A.3) de la planilla

97. Los DEG son activos de reserva internacionales creados por el FMI para complementar las reservas de los países miembros del FMI. Los DEG se asignan en forma proporcional a las cuotas de los países miembros.

Oro (incluido el oro en préstamo): Rubro LA.4) de la planilla

98. En la planilla, el oro monetario se refiere al oro de propiedad de las autoridades monetarias. En este rubro28 se incluye el oro que mantienen las autoridades monetarias como activo de reserva (como el oro monetario). Las tenencias de otros tipos de oro (como el oro que se mantiene para operaciones financieras) no constituyen oro monetario y deben incluirse en la sección I.B. de la planilla “otros activos en moneda extranjera”. Además, las tenencias de plata no amonedada, los diamantes y otros metales y piedras preciosas29 no son activos de reserva y no deben registrarse en la planilla. La expresión “oro en préstamo” utilizada en la planilla se refiere a los depósitos de oro (y el oro objeto de swaps, si el swap se considera un préstamo garantizado; véase más adelante).

99. Los depósitos de oro deben incluirse en la categoría oro y no en los depósitos totales. En la gestión de las reservas, es común que las autoridades monetarias mantengan el oro en barras depositado físicamente en un banco de metales, que puede utilizar el oro para operaciones en los mercados mundiales de oro. El oro sigue perteneciendo efectivamente a las autoridades monetarias, que devengan intereses por sus depósitos en oro, y éste se devuelve a las autoridades al vencer los plazos de los depósitos. El vencimiento de los depósitos de oro suele ser de corta duración, de seis meses como máximo. Para que los depósitos de oro se puedan considerar como activos de reserva, las autoridades monetarias deben poder disponer de inmediato de los depósitos. Para reducir al mínimo el riesgo de incumplimiento, las autoridades monetarias pueden exigir garantías adecuadas al banco de metales (por ejemplo, valores). Es importante que los compiladores no incluyan en los activos de reserva esos valores dados en garantía para que no se contabilicen dos veces30.

100. En la gestión de reservas, las autoridades monetarias también pueden realizar swaps de oro31. En los swaps de oro, se intercambia oro por efectivo y las autoridades monetarias asumen un compromiso firme de recomprar la cantidad de oro intercambiado en una fecha futura. Las prácticas contables relacionadas con los swaps de oro varían en los distintos países. Algunos países registran los swaps de oro como transacciones en oro, en las que el oro y el efectivo intercambiado son partidas del activo que se compensan mutuamente en el balance. En otros países, los swaps de oro se registran como préstamos garantizados en los que los títulos de oro se mantienen en el balance32 y el efectivo intercambiado se registra en partidas respectivas del activo y el pasivo que se compensan mutuamente33.

101. Para los fines de la planilla, se recomienda que los swaps de oro que realizan las autoridades monetarias se traten de la misma forma en que se tratan los acuerdos de recompra y las operaciones de reporto pasivo. (Véanse el párrafo 85 y el apéndice III).

Otros activos de reserva: Rubro I.A.5) de la planilla

102. “Otros activos de reserva” incluye activos líquidos de los que las autoridades monetarias disponen de inmediato, pero que no están incluidos en otras categorías de activos de reserva. Tales activos incluyen los siguientes:

  • Las posiciones netas en derivados financieros, revaloradas a precios de mercado (incluidas, por ejemplo, las operaciones a término, los futures, los swaps y las opciones) frente a no residentes, si los derivados financieros corresponden a la gestión de los activos de reserva, son parte integral de la valoración de tales activos, y se encuentran bajo el control efectivo de las autoridades monetarias. Esos activos deben ser muy líquidos y estar denominados y liquidados en moneda extranjera. Sólo deben incluirse en esta partida las operaciones a término y las opciones de oro. El término “netas” se refiere a los saldos acreedores compensados con los saldos deudores34.

  • Los préstamos a corto plazo en moneda extranjera rescatables a la vista, concedidos por las autoridades monetarias a entidades no bancarias no residentes.

  • Activos provenientes de repos que sean líquidos y de los que las autoridades monetarias puedan disponer de inmediato. (Véase párrafo 85, acápite ii).

Identificación de las instituciones con casa matriz en el país declarante e instituciones con casa matriz fuera del país declarante

103. Para facilitar la comparación de los datos entre los países y proporcionar información adicional sobre los factores que pudiesen afectar la liquidez de los activos de reserva, la planilla distingue entre las instituciones que tienen su casa matriz en el país declarante y las que no la tienen en el país declarante. En la planilla, la expresión “instituciones que tienen su casa matriz en el país declarante” se refiere a instituciones controladas internamente, en contraposición a instituciones controladas desde el exterior. Estas últimas se consideran “instituciones que tienen su casa matriz fuera del país declarante”. Una razón para hacer esta distinción es que los activos en poder de instituciones con casa matriz en el país declarante pueden no ser líquidos o que las autoridades no puedan disponer de ellos en épocas de crisis financiera. Otra razón es que, en situaciones de crisis, las inquietudes con respecto al impacto de las operaciones cambiarías sobre la situación de liquidez de las instituciones nacionales podría limitar la actuación de las autoridades monetarias. Una tercera razón es que se piensa que las autoridades podrían influir sobre la disposición de activos que se mantienen en instituciones con casa matriz en el país declarante.

104. La expresión “con casa matriz en el país declarante” se refiere a las unidades institucionales integradas por una unidad matriz en el país declarante, junto con sucursales y filiales35 en el país declarante y en el extranjero. La expresión “con casa matriz en el país declarante pero domiciliadas en el exterior” se refiere a las sucursales y filiales extranjeras de la casa matriz.

105. La expresión “con casa matriz fuera del país declarante” se refiere a unidades institucionales integradas por una casa matriz domiciliada fuera del país declarante, junto con sucursales y filiales domiciliadas fuera del país declarante y en el país declarante. La expresión “con sede fuera pero domiciliadas en el país declarante” se refiere a las sucursales y filiales de la casa matriz que son residentes en el país.

Pautas para la compilación de los rubros I.A.I)a), I.A.b)ii) y I.A.b)iii) de la planilla

106. La diferenciación con respecto a ia casa matriz se aplica a los activos de reserva en forma de depósitos en bancos y, en menor medida, a los valores. Por sencillez, este desglose no se requiere para los datos correspondientes a la categoría de “otros activos de reserva”, pero debe tenerse presente que, de mantenerse cuantiosos activos en instituciones con casa matriz en el país, éstos deben declararse en una línea aparte.

107. Los depósitos en los bancos deben declararse por separado, según el domicilio de la casa matriz. De conformidad con el concepto de residencia que se define en el MBP5, los depósitos de las autoridades monetarias en bancos residentes (incluso los bancos que “tienen su casa matriz y están domiciliados en el país declarante” y los bancos “con sede fuera pero domiciliados en el país declarante”) no constituyen activos externos frente a no residentes y no se consideran activos de reserva. Sin embargo, el MBP5 autoriza la inclusión de los depósitos en moneda extranjera de las autoridades en bancos residentes (bancos domiciliados en el país declarante, ya sea que estén controlados nacionalmente o desde el exterior) como reservas en determinadas circunstancias. En particular, ello puede permitirse en caso de que los bancos domiciliados en el país declarante posean activos de contrapartida en moneda extranjera frente a entidades no residentes y los activos estén a la libre disposición de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos y otras necesidades.

108. Algunos países incluyen en los activos de reserva los depósitos en moneda extranjera de las autoridades monetarias en bancos residentes, se cumpla o no la condición mencionada en el punto anterior con respecto a los activos de contrapartida. (Como se señala en el párrafo 62, en esos casos, la inclusión de dichos depósitos entre los activos de reserva oficiales debe aclararse en las notas de la planilla que el país adjunta a los datos, así como su valor.) Otros países no incluyen ningún depósito en bancos residentes para el cálculo de los activos de reserva. En vista de la diversidad de prácticas de los países, el rubro I.A.b)ii), “bancos con casa matriz en el país declarante”, debe emplearse para declarar los depósitos de las autoridades monetarias en los bancos sujetos a control nacional; y el rubro “de los cuales, están domiciliados en el extranjero” debe utilizarse para declarar los depósitos de las autoridades monetarias en sucursales y filiales de bancos bajo control nacional. El rubro I.A.b)iii), “bancos con casa matriz fuera del país declarante”, debe emplearse para declarar depósitos en sucursales y filiales de bancos bajo control extranjero; la línea “de los cuales domiciliados en el país declarante” debe utilizarse para declarar depósitos en sucursales y filiales de bancos bajo control extranjero domiciliados en el país declarante. Cuando las autoridades monetarias posean una participación en instituciones con sede y domicilio en el exterior, sus depósitos en dichas instituciones, que son no residentes, no deben incluirse en los activos de reserva. Si se incluyen, los montos deben registrarse claramente en notas que el país adjuntará a los datos.

109. En el MBP5, las tenencias de valores en moneda extranjera emitidos por entidades “con casa matriz y domicilio en el país declarante” representan los activos de las autoridades frente a los residentes; tales activos, por lo tanto, no se consideran activos externos; cuando dichos activos son líquidos y puede disponerse de inmediato de ellos, deben declararse en la sección I.B. de la planilla. (Véase también el párrafo 62.) Las tenencias de valores emitidos por entidades “con casa matriz en el país declarante pero domiciliadas en el exterior” pueden incluirse en los activos de reserva si satisfacen los criterios pertinentes; estos valores deben declararse en el rubro I.A.l)a). (Como se señala en el párrafo 62, en los casos en que los títulos en moneda extranjera emitidos por instituciones domiciliadas en el país declarante se incluyan entre los activos de reserva oficiales, los títulos deben declararse en las notas de la planilla que el país adjunta a los datos, así como su valor.)

Conciliación del concepto de reservas de la planilla de declaración de datos con el del MBPS

110. En principio, los activos de reserva oficiales especificados en la sección I.A. de la planilla de declaración de datos debe corresponder a los datos sobre reservas internacionales que los países compilan para fines de balanza de pagos de acuerdo con las directrices del MBPS. Cuando los países no se guían por el MBP5, las directrices operativas provistas en el presente documento sirven para fomentar el cumplimiento de dicha norma internacional por parte de los países y la plena divulgación de la cobertura operativa total de los activos de reserva. (Véase también el párrafo 62).

111. Los activos de reserva oficiales incluidos en la sección I.A. de la planilla y los componentes de activos de reserva del MBP5 pueden conciliarse efectuando una comparación entre ambas presentaciones, como se analiza a continuación.

112. El MBP5 enumera los tipos de activos de reserva en este orden: oro monetario, derechos especiales de giro (DEG), posición de reserva en el FMI, divisas (moneda y depósitos, valores y derivados financieros) y otros activos. En la planilla de declaración de datos, los activos de reserva son los que incluyen las reservas en moneda extranjera (valores y depósitos), la posición de reserva en el FMI, los DEG, el oro y otros activos de reserva. El reordenamiento de los componentes que se efectúa en la planilla de declaración de datos refleja la importancia que revisten las divisas para la gestión de las reservas en el actual entorno financiero mundial. Como se señaló anteriormente, los componentes de las reservas en moneda extranjera y otros activos de reserva de la planilla de declaración de datos guardan una estrecha correspondencia con las divisas y otros activos del MBP5. (Véase el cuadro 2.1).

Cuadro 2.1.Concordancia entre la clasificación de los activos de reserva en el MBP5 y en la planilla de declaración de datos
MBP5planilla
Activos de reservaRubros correspondientes de la planillaActivos de reserva oficiales
Oro monetarioI.A.4)I. A. Activos de reserva oficiales
Derechos especiales de giroI.A.3)1) Reservas en moneda extrajera (en divisas convertibles)
Posición de reserva en el FMII.A.2)a) Valores
DivisasI.A.I), I.A.5)De los cuales:
Billetes y monedas y depósitos*I.A.I)b)El emisor tiene su casa matriz en el país declarante
En poder de las autoridades monetariasI.A.I)b)l)b) Depósitos totales en:
En poder de los bancosI.A.I)b)ii), iil)i) otros bancos centrales y el BPI
ValoresI.A.I)a)ii) bancos con casa matriz en el país declarante
Participaciones de capitalDe los cuales:
Bonos y pagarésDomiciliados en el exterior
Instrumentos del mercado monetarioiii) bancos con casa matriz fuera del país declarante
Derivados financieres**I.A.5)De los cuales:
Otros activos***I.A.S), I.A.I), I.B.Domiciliados en el país declarante
2) Posición de reserva en el FMI
3) DEG
4) Oro (incluido el oro en préstamo)
5) Otros activos de reserva (especificar)

No incluye depósitos en bancos domiciliados en el país declarante, a menos que se satisfagan ciertas condiciones (véase el texto).

Está estudiandose la posibilidad de incluir en el MBP5 una linea aparte para los derivados financieros.

Sólo en la medida en que los saldos de operación en el exterior de los organismos públicos no monetarios o los activos en poder de los bancos y sujetos al control de las autoridades monetarias se registren como “otros activos” en el MBPS.

No incluye depósitos en bancos domiciliados en el país declarante, a menos que se satisfagan ciertas condiciones (véase el texto).

Está estudiandose la posibilidad de incluir en el MBP5 una linea aparte para los derivados financieros.

Sólo en la medida en que los saldos de operación en el exterior de los organismos públicos no monetarios o los activos en poder de los bancos y sujetos al control de las autoridades monetarias se registren como “otros activos” en el MBPS.

113. En vista de que los países declaran sus tenencias de moneda en el rubro I.A.1)b) (depósitos totales) de la planilla, dicho rubro corresponde a las monedas y depósitos incluidos en los activos de reserva en moneda extranjera en el MBP5.

114. Al derivar los depósitos correspondientes a los activos de reserva de conformidad con el concepto del MBP5, generalmente se incluirían sólo los rubros que se incluyen en la sección LA. de la planilla: 1) depósitos en otros bancos centrales, el BPI y el FMI; 2) depósitos que se mantienen en sucursales y filiales extranjeras de bancos sujetos a control nacional, y 3) depósitos en bancos “con casa matriz y domicilio fuera del país declarante”. El MBP5 sólo permite, en muy pocos casos, la inclusión de los depósitos en bancos residentes en los activos de reserva.

115. Con respecto a los valores, las tenencias de valores en moneda extranjera emitidos por entidades no residentes, incluidas en el rubro I.A. la), y los valores netos, a precios de mercado, de las posiciones muy líquidas en derivados financieros frente a no residentes, incluidos en I.A.5) de la planilla, en su conjunto, corresponden en términos generales a los “valores” y derivados financieros incluidos en los activos de reserva en el MBP5. (Véase la nota al pie del cuadro 2.1).

116. Dada la cobertura de los rubros l.A.l) (“reservas en moneda extranjera”) y I.A.5) (“otros activos de reserva”) de la planilla de declaración de datos, estos dos rubros corresponden en términos generales al acápite “divisas” de los activos de reserva en el MBP5.

117. Tanto el MBP5 como la planilla de declaración de datos prescriben la valoración a precios de mercado de los activos de reserva. No debe haber diferencia entre el valor de los activos de reserva declarado de conformidad con el MBP5 y el que se indica en los activos de reserva oficiales correspondientes a la sección I.A. de la planilla de declaración de datos. Cuando los países aplican métodos de valoración para fines de declaración de la balanza de pagos que no son compatibles con los empleados para compilar los datos de la planilla las conciliaciones deberán tener en cuenta las diferencias en los métodos de valoración de las reservas internacionales.

Definición de otros activos en moneda extranjera

118. La liquidez de un país en moneda extranjera se determina mediante la comparación del total de recursos en moneda extranjera con los drenajes a corto plazo predeterminados y contingentes de dichos recursos. Los recursos en moneda extranjera incluyen los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera de las autoridades. Basándose en este concepto de liquidez, “otros activos en moneda extranjera”, como los activos de reserva, deben ser activos líquidos en moneda extranjera, que satisfagan el criterio de estar disponibles para ser utilizados por las autoridades monetarias en tiempos de crisis. Los activos dados en prenda que evidentemente no están disponibles de inmediato deben excluirse.

Otros activos en moneda extranjera: Rubro I.B. de la planilla

119. Al igual que los activos de reserva, estos activos deben estar denominados en monedas convertibles, de modo que pueda girarse contra ellos para satisfacer la demanda de moneda extranjera con plazos muy breves de preaviso.

120. Al igual que los activos de reserva, deben representar activos verdaderos; no se deben incluir las líneas de crédito ni las líneas de swap.

121. Como en el caso de los activos de reserva, deben liquidarse en moneda extranjera; los activos denominados en moneda extranjera que se liquidan en moneda local deberán declararse en las partidas informativas de la sección IV.

122. Al contrario de los activos de reserva, no tienen que ser activos externos; pueden ser activos frente a residentes.

123. Los activos líquidos en moneda extranjera frente a no residentes que no constituyan activos de reserva deben incluirse en “otros activos en moneda extranjera”.

124. Dichos activos deben declararse en el caso de las autoridades monetarias y del gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social). Como se señaló anteriormente, en vista de las dificultades para recopilar información del gobierno central, sólo deben incluirse los activos de estas entidades que sean fundamentalmente significativos.

125. Los ejemplos de “otros activos en moneda extranjera” incluyen:

  • Los depósitos en moneda extranjera de las autoridades en bancos “que tienen su casa matriz y domicilio en el país declarante”, que no se hayan incluido en los activos de reserva.

  • Los depósitos en moneda extranjera de las autoridades en bancos “que tienen su casa matriz en el exterior, pero que están domiciliados en el país declarante”.

  • Las inversiones de las autoridades en valores en moneda extranjera emitidos por entidades “que tienen su casa matriz y domicilio en el país declarante”.

  • El oro que mantienen las autoridades para operar en los mercados financieros.

  • Los valores netos, a precios de mercado, de derivados financieros muy líquidos que representan: 1) activos netos de las autoridades monetarias frente a residentes y 2) activos netos del gobierno central (excluidos los fondos de seguridad social) frente a residentes y no residentes.

  • Los saldos para operaciones en el exterior de entidades públicas disponibles para su uso inmediato. No obstante, si esos saldos no son elevados y su declaración supondría una gran carga administrativa, podrlían omitirse.

126. Al declarar los “otros activos en moneda extranjera” en la planilla, los países deben especificar las principales categorías de tales activos.

127. Si los activos de reserva se reclasifican como otros activos en moneda extranjera, ello debe indicarse explícitamente en las notas del país que se adjuntan a la planilla.

Aplicación del valor aproximado de mercado a los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera

128. En principio, los “activos de reserva” deben valorarse a precios del mercado. Para los propósitos de la planilla, los “otros activos en moneda extranjera” de las autoridades deben valorarse en la misma base. En la práctica, sin embargo, los sistemas contables tal vez no generen valores reales de mercado para todos los tipos de instrumentos en todas las fechas de declaración. En estos casos puede emplearse, en su lugar, valores aproximados de mercado. Al valorar los activos de reserva y otros activos en moneda extranjera, deben incluirse las ganancias por concepto de intereses devengados sobre esos recursos.

Directrices para aplicar la valoración de mercado a los activos

129. La valoración de mercado debe aplicarse a los activos de reserva y otros activos en moneda extran jera existentes (es decir, el volumen de los activos) en la fecha de referencia (es decir, al cierre del respectivo ejercicio sobre el cual se declaran los datos). De ser necesario, el volumen de los activos a la fecha de referencia puede aproximarse sumando al volumen existente al comienzo del ejercicio los flujos acumulados netos durante el ejercicio de la referencia.

130. Deben hacerse revaloraciones periódicas de los diferentes tipos de activos para establecer valores de referencia sobre los cuales se puedan fundar las aproximaciones futuras. Se recomienda que tales revaloraciones de referencia se realicen por lo menos trimestralmente. Al menos en cada ejercicio declarado, deberá ajustarse el valor de los instrumentos en moneda extranjera utilizando los tipos de cambio del mercado aplicables en la fecha de referencia para obtener el valor de mercado aproximado de los activos.

Valores

131. El volumen de los títulos de participación del capital de empresas inscritas en bolsas de valores puede revalorarse basándose en los precios de transacción36 vigentes en la fecha de revaloración. Si no se dispone de los precios de transacción, una aproximación útil podría ser el punto medio entre los precios comprador y vendedor de las acciones registrados en la principal bolsa de valores a la fecha de referencia.

132. En el caso de los títulos de deuda, el precio de mercado es el precio de negociación en la fecha de referencia, e incluye los intereses devengados. Si no se dispone de ese valor, otros métodos de aproximación incluyen el rendimiento hasta su vencimiento, el valor actualizado, el valor nominal menos (más) el valor escrito del descuento (prima) y el precio de emisión más la amortización del descuento (prima).

Dinero legal y depósitos

133. El valor de mercado de la moneda y los depósitos generalmente se recoge en su valor nominal.

Derivados financieros

134. Los derivados financieros que se declaren en la sección I deben registrarse a precios de mercado. En lo que se refiere a los contratos de futuros, ello supone revalorarlos al precio de mercado, que por lo general se efectúa antes de la liquidación diaria de las ganancias y pérdidas. El valor de mercado de los swaps y los contratos a término se deriva de la diferencia entre el precio contractual inicialmente convenido y el precio vigente (o previsto) en el mercado del instrumento subyacente. Los valores de mercado de las opciones dependen del número de factores incluidos en el precio de contrato (de ejecución), el precio y la inestabilidad del precio del instrumento subyacente, el tiempo que falta para la expiración del contrato y las tasas de interés. (Véase también el capítulo 5).

Oro monetario

135. El oro monetario se valora al precio corriente de mercado del oro mercancía. Debe declararse la base de la valoración, como el volumen y el precio utilizados en el cálculo. (El formulario de muestra que figura en el apéndice II comprende la declaración específica del volumen de oro, con la expectativa de que el precio pueda deducirse de los datos declarados).

DEG

136. Los DEG se valoran a un tipo administrativo determinado por el FMI. El FMI define a diario el valor de los DEG en dólares de EE.UU., sumando los valores, que se basan en tipos de cambio del mercado, de una cesta ponderada de monedas. La cesta y las ponderaciones se someten a revisión con cierta periodicidad.

Posición de reserva en el FMI

137. La posición de reserva en el FMI se valora a un tipo correspondiente a los tipos de cambio corrientes (del DEG frente a la moneda utilizada para declarar los datos de la planilla en el caso de la posición en el tramo de reserva, y de la moneda de denominación de los préstamos, en el caso de los préstamos pendientes de reembolso frente al FMI que tenga el país declarante).

    Other Resources Citing This Publication