Indicadores de solidez financiera
Chapter

6. Especificación de los indicadores de solidez financiera de las instituciones de depósito

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
May 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

6.1 En este capítulo se presentan los conceptos y las definiciones de la parte I de la Guía para explicar la forma de calcular los ISF de las instituciones de depósito. En los siguientes dos capítulos se explica el cálculo de los ISF de los demás sectores y de los mercados financieros, respectivamente. En el último capítulo de la parte II se describen los índices de precios inmobiliarios.

Principios de contabilidad

6.2 Con el fin de resumir las pautas presentadas en los capítulos 2 y 3:

  • En el capítulo 2 se presenta la definición de las instituciones de depósito (párrafos 2.4 a 2.12).

  • Las transacciones y las posiciones deben contabilizarse en base devengado y solo deben registrarse los activos y pasivos reales existentes (párrafos 3.3 a 3.9).

  • En la Guía se recomienda usar métodos de valoración que brinden la evaluación más realista del valor de un instrumento o una partida en cualquier momento. La base recomendada para la valoración de las transacciones, así como para las posiciones en valores negociables, es el valor de mercado. En el caso de los instrumentos no negociables, en la Guía se reconoce que el valor nominal (respaldado por políticas adecuadas de constitución de provisiones) puede ser un indicador más realista del valor que el valor razonable (véanse los párrafos 3.20 a 3.33).

  • El concepto de residencia se define en función del lugar en que la unidad institucional tiene su centro de interés económico (véanse los párrafos 3.34 a 3.36).

  • Las transacciones y las posiciones en moneda extranjera deben convertirse a una sola unidad de cuenta con base en el tipo de cambio del mercado (véanse los párrafos 3.44 a 3.48).

  • El vencimiento a corto plazo se define como de un año o menos (o pagadero a la vista) y el de largo plazo como de más de un año (véanse los párrafos 3.49 y 3.50). También se define la duración (véanse los párrafos 3.51 a 3.56).

6.3 Salvo indicación contraria, a continuación se detallan los conceptos que deben emplearse en la compilación de las series subyacentes para calcular los ISF.

Series subyacentes

6.4 Las series subyacentes para el cálculo de los ISF individuales se definen en el capítulo 4. Más adelante, en la descripción de los indicadores, se proporcionan algunas descripciones breves de las series subyacentes, con referencias a las definiciones más detalladas que figuran en los capítulos anteriores. Los datos de los sectores deben compilarse de manera consolidada como se describe en el capítulo 5, es decir, incluyendo los datos consolidados de grupo y los ajustes de consolidación a nivel sectorial (recuadro 5.1).

Cálculo de los indicadores de solidez financiera

6.5 En su mayoría, los ISF se calculan comparando dos series subyacentes para generar un coeficiente, como se explica más adelante. Para calcular cada coeficiente se deben emplear datos de la misma periodicidad para el numerador y el denominador, ya sean flujos reconocidos durante el período o a final del mismo o saldos medios del período, según el coeficiente que se calcule. En la Guía se recomienda que para elaborar las series cronológicas se deben utilizar los datos correspondientes al período más corto disponible (por ejemplo, datos trimestrales). Sin embargo, auque se disponga de datos más frecuentes, también podrían considerarse los cálculos anuales, entre otras razones para reducir el efecto de los factores estacionales1.

6.6 Dado que se trata de un nuevo campo de la estadística económica y financiera, y que la experiencia en la compilación y el uso de ISF a nivel nacional e internacional es relativamente limitada, se reconoce que las definiciones en que se basan las series de datos disponibles para calcular los indicadores pueden variar de un país a otro, así como con respecto a las pautas establecidas en la Guía. Toda divulgación de estos datos de los ISF deberá complementarse con metadatos para que la base del cálculo sea transparente.

6.7 En el capítulo 5 (párrafos 5.31 y 5.33) de la Guía se analiza la compilación de datos consolidados a nivel internacional que se controlan a nivel nacional y datos consolidados a nivel nacional. Sin embargo, la compilación de los ISF según la Guía requiere datos consolidados a nivel internacional que se controlan a nivel nacional. Existen otras posibilidades; por ejemplo, podrían calcularse coeficientes independientes para todas las instituciones de depósito constituidas a nivel nacional, las instituciones de depósito controladas desde el extranjero, las que son bancos comerciales y las que son cajas de ahorro. Para todos los ISF, podrían calcularse coeficientes por grupos con base en estas u otras desagregaciones estructurales del sector financiero2.

6.8 Según las necesidades de análisis de los usuarios, la orientación que presta la Guía tiene como objeto conceder a los compiladores la flexibilidad necesaria para calcular ISF adicionales que no estén descritos expresamente en esta Guía, aprovechando los conceptos y definiciones que se proporcionan de las series subyacentes.

Indicadores de solidez financiera

6.9 Existen 12 ISF básicos y 14 recomendados para las instituciones de depósito. Además de los dos indicadores basados en las tasas de interés descritos en el capítulo 8, los indicadores acordados se resumen en el cuadro 6.1 y se describen en el presente capítulo. Los ISF básicos están resaltados. Se presentan primero los ISF con base en el capital, seguidos de los ISF con base en los activos y los ISF con base en ingresos y gastos3. En el apéndice V figuran ejemplos numéricos sobre cómo compilar y presentar estas series de datos4.

Cuadro 6.1.Instituciones de depósito: Indicadores de solidez financiera
Con base en el capital
i)Capital regulador/activos ponderados en función del riesgo (básico)
ii)Capital regulador de nivel 1/activos ponderados en función del riesgo (básico)
iii)Capital/activos
iv)Cartera en mora neta de provisiones/capital (básico)
v)Rendimiento del patrimonio neto (ingreso neto/capital medio [patrimonio neto]) (básico)
vi)Grandes exposiciones crediticias/capital
vii)Posición abierta neta en moneda extranjera/capital (básico)
viii)Posiciones activa bruta y pasiva bruta en derivados financieros/capital
ix)Posición abierta neta en acciones y otras participaciones de capital/capital
Con base en los activos
x)Activos líquidos/activos totales (coeficiente de activos líquidos) (básico)
xi)Activos líquidos/pasivos a corto plazo (básico)
xii)Depósitos de clientes/cartera total (no interbancarias)
xiii)Rendimiento de los activos (ingreso neto/promedio de activos totales) (básico)
xiv)Cartera en mora/cartera total bruta (básico)
xv)Distribución sectorial de la cartera/cartera total (básico)
xvi)Préstamos inmobiliarios residenciales/cartera total
xvii)Préstamos inmobiliarios comerciales/cartera total
xviii)Distribución geográfica de la cartera/cartera total
xix)Cartera en moneda extranjera/cartera total
xx)Pasivos en moneda extranjera/pasivos totales
Con base en ingresos y gastos
xxi)Margen financiero/ingreso bruto (básico)
xxii)Ingresos por operaciones en mercados financieros/ingreso total
xxiii)Gastos no financieros/ingreso bruto (básico)
xxiv)Gastos de personal/gastos no financieros

6.10 Durante las fases de redacción y consulta de la Guía, se proporcionaron ideas para desarrollar o redefinir aún más los ISF que se describen más adelante. Las ideas aparecen en el apéndice III como ejemplos de coeficientes adicionales que trascienden la lista acordada, pero que podrían ser pertinentes a las circunstancias de cada país.

6.11 La supervisión del riesgo de la tasa de interés en el sector de las instituciones de depósito es importante, y en versiones preliminares de la Guía se incluyeron dos ISF con este fin: duración de los activos y duración de los pasivos. Sin embargo, como las técnicas de supervisión del riesgo de las tasas de interés para todo el sistema aún se encuentran en etapa de desarrollo, inclusive en el CSBB5, en este momento resulta prematuro incluir indicadores específicos de riesgo de las tasas de interés en la lista de ISF que se compilarán. Están en curso investigaciones sobre las diversas técnicas que pueden servir para evaluar el riesgo de las tasas de interés, incluidos los análisis de duración y de diferencias (o gaps), que se describen en el apéndice VI.

6.12 Salvo indicación contraria, todas las referencias de línea de esta sección se refieren al cuadro 4.1.

Indicadores de solidez financiera con base en el capital

6.13 El capital se define en función del capital de nivel 1 (línea 32), el capital regulador total (línea 36) y capital y reservas (línea 30).

6.14 Según el Acuerdo de Capital de Basilea, el capital de nivel 1 es una característica común de los sistemas bancarios de todos los países; en ella basan los bancos y organismos de supervisión sus decisiones sobre la suficiencia de capital, y su incidencia en los márgenes de utilidades y la capacidad de competencia de los bancos es crucial. Es menos susceptible que el capital y reservas a las variaciones de valoración no realizadas de un período a otro.

6.15 Los datos de capital y reservas (compilados a partir de los datos de los balances) representan el interés remanente de los propietarios en los activos del sector después de deducir los pasivos. Estos datos proporcionan una medida completa de los recursos de capital de los que dispone el sector, sobre todo para absorber las pérdidas. Por ejemplo, cuando se utiliza el capital total en el ISF “rendimiento del patrimonio neto”, se obtiene una idea de la medida en que los recursos de capital disponibles se aprovechan para fines rentables, mientras que, cuando el capital total se emplea en el coeficiente “cartera en mora neta de provisiones/capital”, lo que se obtiene es una indicación de la medida en que se pueden absorber las pérdidas antes de que el sector se torne técnicamente insolvente.

6.16 Si no hay datos del capital de nivel 1, se podrían utilizar los fondos aportados por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas) (párrafo 4.64).

i) Capital regulador/activos ponderados en función del riesgo

6.17 Este ISF (al igual que el segundo) mide la suficiencia de capital de las instituciones de depósito y se basa en las definiciones del Acuerdo de Capital de Basilea. La fuente debe ser el conjunto de datos de supervisión. En los metadatos proporcionados, debe describirse el tratamiento que da el país en el capital de nivel 1 a las inversiones en participaciones de capital de otros bancos e instituciones financieras, ya que de conformidad con el Acuerdo de Capital de Basilea tales inversiones pueden excluirse del capital de nivel 1 a discreción de las autoridades nacionales.

6.18 Este ISF se calcula: 1) agregando datos del capital regulador de la población declarante, 2) agregando los activos ponderados en función del riesgo, y 3) dividiendo 1) entre 2). El capital regulador (línea 36) y los activos ponderados en función del riesgo (línea 37) se definen en base a normas y conceptos reglamentarios y no corresponden directamente a capital y activos como se muestra en el balance financiero. El concepto de capital regulador se describe en los párrafos 4.68 a 4.73 y 4.75, y el concepto de activos ponderados en función del riesgo se describe en el párrafo 4.74.

ii) Capital regulador de nivel 1/activos ponderados en función del riesgo

6.19 Este ISF es más concreto que el anterior y se calcula: 1) agregando datos del capital regulador de nivel 1 de la población declarante, 2) agregando los activos ponderados en función del riesgo de la población declarante como denominador, y 3) dividiendo 1) entre 2). Los conceptos de capital de nivel 1 (línea 32) y de activos ponderados en función del riesgo (línea 37) se definen en los párrafos 4.70 y 4.73, y 4.74, respectivamente. El capital de nivel 1 puede considerarse como un indicador básico del capital (por ejemplo, CSBB 1988, pág. 3). Como se señaló, el capital regulador y los activos ponderados en función del riesgo se definen en base a normas y conceptos reglamentarios y no corresponden directamente a capital y activos como se muestra en el balance financiero.

iii) Capital/activos

6.20 Este ISF mide el apalancamiento financiero —es decir, la medida en que los activos están financiados por fondos que no son propios—y es otro indicador de la suficiencia de capital del sector de las instituciones de depósito.

6.21 Este indicador se calcula utilizando el capital y reservas como numerador, además del capital de nivel 1, que se utiliza en el caso de datos consolidados a nivel internacional. Si no se dispone de datos de capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (inclusive las utilidades asignadas a reservas). En el caso del denominador, los activos totales (línea 14) son todos los activos financieros y no financieros que se definen en los párrafos 4.37 y 4.38.

iv) Cartera en mora neta de provisiones/capital

6.22 Este ISF se emplea para comparar el efecto potencial de la cartera en mora, neta de las provisiones, en el capital. Suponiendo que existe un reconocimiento adecuado de los préstamos en mora, este coeficiente puede servir como indicador de la capacidad del capital del banco para soportar los efectos de pérdidas relacionadas con préstamos en mora. Sin embargo, el efecto de estas pérdidas en el capital es incierto en la mayoría de los casos ya que, por diversas razones, el prestamista podría prever una recuperación parcial de las pérdidas potenciales; por ejemplo, puede ser que el prestatario haya proporcionado al prestamista una garantía o algún otro mecanismo para reducir el riesgo de crédito6.

6.23 El indicador se calcula utilizando el valor de la cartera en mora (línea 42) después de las provisiones específicas (línea 18(ii)) como numerador, y el capital como denominador. El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también se incluye el capital regulador total. La cartera en mora y las provisiones específicas se definen en los párrafos 4.84 y 4.50, respectivamente7.

6.24 Es importante entender cómo las provisiones afectan al numerador y al denominador. Utilizando los datos del balance como se describe en el capítulo 4, se deducen las provisiones específicas al calcular el numerador, y se incluyen las provisiones genéricas en el denominador. Por lo tanto, si se constituye una reserva genérica, el numerador y el denominador resultan mayores de lo que serían si se constituyera una reserva específica. En cambio, ambos serían menores si se constituyera una reserva específica en lugar de una genérica. En el caso del capital regulador, la posición es más complicada. Según el Acuerdo de Basilea vigente, el resultado es similar al de los datos del balance, dado que el capital regulador total puede incluir provisiones genéricas de hasta 1,25% de los activos ponderados en función del riesgo. Sin embargo, según el método de calificaciones internas propuesto en el nuevo Acuerdo de Basilea8, si no se cubren las pérdidas previstas, el denominador podría ser más bajo de lo normal a causa del “déficit” del numerador. En otras palabras, el coeficiente daría una indicación a posteriori, y no a priori, de la medida en que el capital cubre las pérdidas previstas, según el indicador de la cartera en mora deducidas las provisiones específicas. En tales circunstancias, las autoridades podrían vigilar el grado en que la constitución de provisiones fue insuficiente y cómo esto incide en el capital regulador total (véanse las series informativas del cuadro 4.1 y del cuadro A3.2 en el apéndice III).

v) Rendimiento del patrimonio neto (ingreso neto/capital medio)

6.25 Con este ISF se mide la eficiencia con que las instituciones de depósito usan su capital. Con el tiempo, también puede utilizarse para obtener información sobre la sostenibilidad de la posición de capital de las instituciones de depósito. Este coeficiente debe interpretarse junto con los ISF relativos a la suficiencia de capital, ya que un valor alto del coeficiente podría significar una alta rentabilidad y/o una baja capitalización, y un valor bajo podría indicar una baja rentabilidad y/o una alta capitalización.

6.26 El rendimiento del patrimonio neto se calcula dividiendo el ingreso neto (ingreso bruto menos gastos brutos) entre el valor medio del capital correspondiente al mismo período. Como mínimo, el denominador puede calcularse utilizando el promedio de los saldos al principio y al final del período (por ejemplo, al principio y al final del mes), pero se recomienda a los compiladores utilizar las observaciones más frecuentes disponibles para calcular el promedio. La definición de ingreso neto que se prefiere es antes de partidas extraordinarias e impuestos (línea 8), porque refleja el ingreso neto por operaciones. Pero a modo de sustitución o complemento, también podría utilizarse el ingreso neto después de partidas extraordinarias e impuestos (línea 11)9. En los párrafos 4.17 a 4.35 se definen el ingreso neto y sus componentes. El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como capital de nivel 110. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas).

vi) Grandes exposiciones crediticias/capital

6.27 Este ISF sirve para detectar los factores de vulnerabilidad derivados de la concentración del riesgo crediticio. Una gran exposición crediticia consiste en una o más exposiciones ante un solo individuo o grupo que excede de un porcentaje determinado del capital regulador, como el 10%. Esta herramienta de supervisión se debe aplicar a nivel de cada institución de depósito. En la Guía se detallan tres métodos para vigilar las grandes exposiciones crediticias a nivel sectorial.

6.28 Un método consiste en declarar el número total de grandes exposiciones de las instituciones de depósito identificadas en el régimen nacional de supervisión (línea 38). En este caso, la información sobre la distribución del número de grandes exposiciones crediticias entre las instituciones de depósito es de particular interés para determinar si dichas exposiciones están concentradas en pocas o muchas instituciones de depósito. El método de supervisión que se usa en el país para supervisar las grandes exposiciones crediticias debe describirse en todo conjunto de metadatos11.

6.29 Otro método consiste en evaluar las grandes exposiciones crediticias en el contexto de los préstamos a las entidades más grandes de los demás sectores, como el de otras empresas financieras y no financieras, ya que la insolvencia de las entidades más grandes en la economía podría tener repercusiones sistémicas. Puede elaborarse una estimación de la exposición total de las (aproximadamente) cinco instituciones de depósito más grandes con respecto a las (aproximadamente) cinco entidades residentes no de depósito más grandes según el tamaño del activo (incluidas todas las sucursales y filiales) en los sectores de otras empresas financieras y empresas no financieras, y con respecto al gobierno general (línea 51). La cifra resultante se divide entre el capital de (aproximadamente) cinco de las instituciones de depósito más grandes para obtener el ISF. El capital se mide como su capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como su capital de nivel 1. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas).

6.30 Además, es importante vigilar el crédito a prestatarios relacionados, ya que los datos indican que las normas que rigen esos créditos podrían no ser estrictas y dar lugar a un apalancamiento importante de capital dentro de un mismo grupo de empresas, lo cual aumentaría la vulnerabilidad del sector de las instituciones de depósito. El crédito a prestatarios relacionados puede usarse como indicador de las grandes exposiciones crediticias. Se calcula tomando el total de exposiciones frente a entidades afiliadas y otras contrapartes “relacionadas” (línea 52) como porcentaje del capital. El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como capital de nivel 112. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas).

vii) Posición abierta neta en moneda extranjera/capital

6.31 Este ISF se utiliza para determinar la exposición de las instituciones de depósito al riesgo cambiario en comparación con el capital. Mide el descalce (posición abierta) entre las posiciones activa y pasiva en moneda extranjera con el fin de evaluar la vulnerabilidad potencial de la posición de capital de las instituciones de depósito ante las fluctuaciones del tipo de cambio. Aun si el sector en general no tiene una posición en moneda extranjera expuesta al riesgo, puede ser que no suceda lo mismo con las instituciones o grupos de instituciones de depósito individuales, y en tal caso podría utilizarse el análisis de grupos o de dispersión, descritos en el capítulo 15, para identificar los riesgos que afectan a los segmentos principales del sector.

6.32 La posición abierta en moneda extranjera de una institución de depósito debe calcularse sumando las posiciones en moneda extranjera en una sola unidad de cuenta, como se señala más adelante13. Como se describe en el párrafo 3.46, las partidas de moneda extranjera son las que se deben pagar (cobrar) en una moneda distinta de la moneda local (denominadas en moneda extranjera) y las que se deben pagar en moneda local pero cuyos pagos están vinculados a una moneda extranjera (vinculadas a una moneda extranjera). Las posiciones en moneda extranjera deben convertirse a la unidad de cuenta utilizando el tipo de cambio intermedio al contado vigente en la fecha de la declaración de los datos.

6.33 El ISF requiere una sola posición neta. En el cuadro 6.2 se presenta un desglose de la posición neta según el tipo de exposición al riesgo y según la moneda que pueden utilizar los compiladores. El cuadro permite identificar las exposiciones significativas a monedas específicas y los descalces entre monedas (como el dólar de EE.UU. y el euro). Asimismo, permite compilar información parcial sobre posiciones en moneda extranjera, como la posición abierta neta de las partidas incluidas en el balance. Es por esto que en la Guía se recomienda utilizar este cuadro para la presentación de datos de la posición abierta neta. Los elementos que integran la posición neta, según se presentan en el cuadro 6.2, se describen a continuación y se basan en el método recomendado por el CSBB (1996, pág. 23). Según las pautas del CSBB, el oro se clasifica como moneda extranjera14.

Cuadro 6.2.Posición abierta neta en monedas extranjeras1(Unidad de cuenta)
Instrumentos financierosMonedas
Dólar de

EE.UU.
EuroYen japonésOtrasTotal
1. Activos financieros de deuda
2. Pasivos de deuda (–)
3. Posición neta en instrumentos de deuda en moneda extranjera (1 + 2)
4. Principal de contratos de derivados financieros en posición comprada (+)
Del cual: Opciones en posición comprada
5. Principal de contratos de derivados financieros en posición vendida (–)
Del cual: Opciones en posición vendida
6. Posición neta en deuda en moneda extranjera sin cobertura después de instrumentos derivados (3 + 4 + 5)
7. Activos por participaciones de capital
8. Posición abierta neta en moneda extranjera correspondiente a partidas en el balance (6 + 7)
9. Cobros netos (+) y pagos netos (-) aún no devengados pero con cobertura total
10. Garantías (e instrumentos similares) que con certeza van a ser exigidos y que probablemente no se recuperarán (–)
11. Otras exposiciones al riesgo
12. Posición abierta neta en moneda extranjera (8 + 9 + 10 + 11)

Este cuadro se basa en el trabajo de Australian Bureau of Statistics (2001).

Notas:a) Este cuadro comprende solo partidas de moneda extranjera. Las partidas de moneda extranjera son las que se deben pagar (cobrar) en una moneda distinta de la local, incluidos los instrumentos denominados en moneda extranjera y los vinculados a una moneda extranjera, según se describe en el párrafo 3.46.b) Los importes a declarar deben convertirse a la unidad de cuenta utilizando el tipo de cambio intermedio al contado a la fecha de la declaración.c) Podrían identificarse otras monedas específicas, teniendo en cuenta, por ejemplo, las que revisten un interés especial para la economía y/o las utilizadas por las instituciones de depósito en las posiciones más sobrecompradas o sobrevendidas.d) Partidas 1 y 2: Los instrumentos de deuda comprenden billetes y monedas y depósitos, préstamos, títulos de deuda y otros pasivos, según se define en el párrafo 4.61.e) Partidas 4 y 5: Los derivados financieros comprenden futuros, swaps y opciones, según se define en el párrafo 4.56. Debe declararse el valor nominal (subyacente) del contrato para comprar (positivo) o vender (negativo) moneda extranjera. Si está disponible, puede declararse la cantidad nominal subyacente de las opciones en moneda extranjera o el equivalente basado en “delta”.f) Partida 7: Los activos por participaciones de capital comprenden todos los instrumentos y registros en los que se reconocen, tras la cancelación de los créditos presentados por todos los acreedores, los créditos sobre el valor residual de una empresa, tales como acciones, valores y participaciones, según se define en el párrafo 4.54.g) Partida 9: Los importes que deben declararse son los que aún no se han devengado pero que se prevé cobrar con certeza razonable y que ya tienen cobertura total de riesgos.h) Partida 10: Incluye garantías y compromisos de crédito, según se define en los párrafos 3.14 a 3.17, que con seguridad serán exigidos.i) Partida 11: Dependiendo de las convenciones contables locales, comprende importes que representan utilidades o pérdidas en moneda extranjera que no se incluyen en otras partes del cuadro.

Este cuadro se basa en el trabajo de Australian Bureau of Statistics (2001).

Notas:a) Este cuadro comprende solo partidas de moneda extranjera. Las partidas de moneda extranjera son las que se deben pagar (cobrar) en una moneda distinta de la local, incluidos los instrumentos denominados en moneda extranjera y los vinculados a una moneda extranjera, según se describe en el párrafo 3.46.b) Los importes a declarar deben convertirse a la unidad de cuenta utilizando el tipo de cambio intermedio al contado a la fecha de la declaración.c) Podrían identificarse otras monedas específicas, teniendo en cuenta, por ejemplo, las que revisten un interés especial para la economía y/o las utilizadas por las instituciones de depósito en las posiciones más sobrecompradas o sobrevendidas.d) Partidas 1 y 2: Los instrumentos de deuda comprenden billetes y monedas y depósitos, préstamos, títulos de deuda y otros pasivos, según se define en el párrafo 4.61.e) Partidas 4 y 5: Los derivados financieros comprenden futuros, swaps y opciones, según se define en el párrafo 4.56. Debe declararse el valor nominal (subyacente) del contrato para comprar (positivo) o vender (negativo) moneda extranjera. Si está disponible, puede declararse la cantidad nominal subyacente de las opciones en moneda extranjera o el equivalente basado en “delta”.f) Partida 7: Los activos por participaciones de capital comprenden todos los instrumentos y registros en los que se reconocen, tras la cancelación de los créditos presentados por todos los acreedores, los créditos sobre el valor residual de una empresa, tales como acciones, valores y participaciones, según se define en el párrafo 4.54.g) Partida 9: Los importes que deben declararse son los que aún no se han devengado pero que se prevé cobrar con certeza razonable y que ya tienen cobertura total de riesgos.h) Partida 10: Incluye garantías y compromisos de crédito, según se define en los párrafos 3.14 a 3.17, que con seguridad serán exigidos.i) Partida 11: Dependiendo de las convenciones contables locales, comprende importes que representan utilidades o pérdidas en moneda extranjera que no se incluyen en otras partes del cuadro.
  • La posición neta en instrumentos de deuda en moneda extranjera incluidos en el balance. Todas las partidas de activos de deuda en moneda extranjera, menos todas las partidas de pasivos de deuda en moneda extranjera, incluidos los intereses devengados. Los instrumentos de deuda incluyen billetes y monedas y depósitos, préstamos, títulos de deuda y otros pasivos, según se define en el párrafo 4.61.

  • Las posiciones hipotéticas netas en derivados financieros. Importes en moneda extranjera por cobrar, menos todos los importes en moneda extranjera por pagar en operaciones de cambio a término15, incluidos: 1) los futuros en moneda y el principal de los swaps de moneda no incluido en la posición al contado, 2) los montos hipotéticos de capital de los contratos a término y de futuros en que no se intercambia el monto hipotético, y 3) la posición hipotética de las opciones en moneda extranjera. El equivalente delta es una medida más exacta de la posición en opciones, y se obtiene multiplicando el valor de mercado de la posición hipotética subyacente por el “delta” de la opción, que es la aproximación de primer orden o lineal de las variaciones del valor de la opción con respecto a los tipos de cambio16. Si es posible compilar estos datos, se prefiere este indicador de la posición en opciones. En vista de las posibles incer-tidumbres a las que está sujeta la medición de las posiciones en opciones, se recomienda identificarlas por separado17.

  • Activos por participaciones de capital: tenencias de activos por participaciones de capital en moneda extranjera incluidas en el balance, según se definen en los párrafos 4.54 y 4.55, junto con las inversiones en empresas asociadas y filiales no consolidadas (e inversiones de filiales en la matriz).

6.34 La posición neta de los tres conceptos arriba mencionados conforma la posición abierta neta en moneda extranjera de partidas incluidas en el balance. Las restantes son partidas fuera del balance y su compilación podría ser más difícil. Las partidas son:

  • Ingresos y gastos netos futuros en moneda extranjera aún no devengados pero que ya tienen una cobertura de riesgo completa; este elemento debe aplicarse de manera uniforme. En la Guía se recomienda limitar los ingresos y gastos previstos a los que tienen vencimiento a corto plazo —es decir, de hasta un año—ya que la fiabilidad de las proyecciones probablemente disminuirá con el tiempo. Sin embargo, se entiende que el Acuerdo de Basi-lea no impone tal restricción.

  • Las garantías en moneda extranjera y los instrumentos similares que con certeza serán exigidos y que probablemente no se recuperarán corresponden a un subconjunto de garantías definidas en los párrafos 3.14 a 3.17.

6.35 Según las prácticas contables de cada país, las partidas restantes de ganancias/pérdidas en moneda extranjera deben incluirse en la partida de otras exposiciones.

6.36 Para calcular la posición abierta neta general, primero se convierten las posiciones netas en cada moneda extranjera y oro en una sola unidad de cuenta (moneda de cuenta), usando el tipo de cambio al contado18, y luego se suman tal como se indica en el cuadro 6.319.

Cuadro 6.3.Ejemplo de la medición de la posición abierta neta en moneda extranjera
YenEuroLibra

esterlina
Dólar de

EE.UU.
OroPosición

abierta neta
+50+100+150–180–35+85

6.37 Para el cálculo de este ISF, el numerador es la posición abierta neta en moneda extranjera de partidas incluidas en el balance (línea 49 del cuadro 4.1) o la posición abierta neta en moneda extranjera total (línea 50), según la disponibilidad de datos de todas las instituciones de depósito. Si existen datos, se prefiere la posición abierta neta total. Al divulgar los datos, debe especificarse la medición de la posición abierta neta que se utiliza. El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como capital de nivel 1. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas).

6.38 Si bien una posición calzada de monedas protegerá a una institución de depósito contra pérdidas por las fluctuaciones en los tipos de cambio, no servirá necesariamente para proteger el coeficiente de suficiencia de capital. Si una institución de depósito tiene su capital en moneda local y tiene una cartera de activos y pasivos en moneda extranjera completamente calzada, su coeficiente capital/activos se reducirá si la moneda local se devalúa. Al mantener una posición sobrevendida en moneda local, la institución de depósito puede proteger su coeficiente de suficiencia de capital, aún cuando la posición provocaría una pérdida si la moneda local se apreciara.

viii) Posiciones activa bruta y pasiva bruta en derivados financieros/capital

6.39 Estos ISF reflejan la exposición de las posiciones en derivados financieros de las instituciones de depósito con respecto al capital. Si bien una posición calzada neta podría ser señal de que la exposición es limitada, el riesgo de la contraparte reviste un interés especial en el mercado de derivados financieros y, por lo tanto, es importante vigilar la magnitud de las posiciones brutas.

6.40 Esta categoría comprende dos ISF. En el primero, el numerador es el valor de mercado de los activos en derivados financieros (línea 21), y en el segundo el numerador es el valor de mercado de los pasivos en derivados financieros (línea 29). En ambos casos el denominador es el capital. El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como capital de nivel 1. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas). Los derivados financieros se definen en los párrafos 4.56 a 4.58.

ix) Posición abierta neta en acciones y otras participaciones de capital/capital

6.41 Este ISF se utiliza para determinar la exposición al riesgo de las acciones y otras participaciones de capital de las instituciones de depósito con respecto al capital. Aun si el sector en general no tiene una posición en acciones y otras participaciones de capital expuesta al riesgo, puede ser que no suceda lo mismo con las instituciones o grupos de instituciones de depósito individuales.

6.42 Esta exposición consiste en el riesgo de que las variaciones en los precios de las acciones y las participaciones de capital afecten el valor de la cartera de las instituciones de depósito y, por ende, la posición del capital. Tiene un componente específico (las fluctuaciones de precio de una acción determinada) y uno general (los movimientos del mercado de valores en general). Como este indicador se basa en datos de la posición neta, el interés gira en torno al riesgo de mercado en general.

6.43 Este ISF se calcula utilizando la posición abierta en acciones y otras participaciones de capital de las instituciones de depósito (línea 48) como numerador, y el capital como denominador. La posición abierta se debe calcular sumando las tenencias de acciones y participaciones en el balance y las posiciones hipotéticas en instrumentos derivados sobre acciones y participaciones de capital. La posición neta tiene signo positivo si es una posición sobrecomprada y signo negativo si es sobrevendida. Las posiciones en el mercado se calculan con base en el valor de mercado. Se excluyen del cálculo las acciones propias emitidas por la institución de depósito, así como las acciones y participaciones en empresas asociadas y filiales no consolidadas (y las inversiones de las filiales en la matriz). El método adoptado se basa en la recomendación del CSBB (1996, pág. 19). El capital se mide como capital y reservas y, en el caso de los datos consolidados a nivel internacional, también como capital de nivel 1. Si no hay datos del capital de nivel 1, podrían utilizarse los fondos contribuidos por los propietarios y las utilidades retenidas (incluidas las utilidades asignadas a reservas).

6.44 Con respecto a las posiciones hipotéticas de instrumentos derivados sobre acciones y participaciones (que en ciertos casos pueden ser difíciles de compilar), conviene tener en cuenta lo siguiente:

  • Las posiciones hipotéticas de los futuros y contratos a término relacionados con acciones y participaciones individuales deben declararse, en principio, utilizando los precios de mercado corrientes de las acciones y participaciones individuales.

  • Los futuros vinculados a los índices bursátiles deben declararse con base en el valor ajustado al valor del mercado de la cartera hipotética subyacente de acciones y participaciones.

  • Los swaps de acciones y participaciones deben tratarse como dos posiciones hipotéticas. Por ejemplo, un swap de acciones en el que un banco recibe una cantidad basada en la variación del valor de una acción o un índice bursátil concreto, y paga una cantidad basada en la variación del valor de otro índice, se tratará como una posición sobre-comprada en el primero caso y como una posición sobrevendida en el segundo. Si un lado del swap se basa en una tasa de interés, en el cálculo solo debe incluirse la porción del swap basada en acciones o participaciones.

  • Se puede utilizar el valor de mercado de las posiciones en acciones sobre las que se basan las opciones. Sin embargo, al igual que las opciones sobre moneda extranjera, una forma más precisa de medir la posición de la opción es el equivalente “delta”, que se calcula multiplicando el valor de mercado de la posición subyacente por el “delta” de la opción, que es la aproximación de primer orden o lineal de las variaciones del valor de la opción con respecto a los tipos de cambio20. Si es posible compilarlos, estos datos tienen preferencia (y todo conjunto de metadatos asociados proporcionados junto con la información divulgada debe indicar claramente el método utilizado)21.

Indicadores de solidez financiera con base en los activos

x) Activos líquidos/activos totales (coeficiente de activos líquidos)

6.45 Este ISF mide la liquidez disponible para cumplir las demandas previstas e imprevistas de efectivo. Como se señala en el capítulo 4, la determinación del grado de liquidez de un activo es cuestión de criterio y, sobre todo en el caso de los valores, depende de la liquidez de los mercados secundarios, los cuales pueden vigilarse usando indicadores basados en el mercado, como los diferenciales entre el precio de demanda y el precio de oferta y los volúmenes de rotación en los mercados de valores.

6.46 Se calcula usando el indicador básico de los activos líquidos (línea 39) como numerador y los activos totales (línea 14) como denominador. También puede calcularse a partir de los activos líquidos en sentido amplio (línea 40). Los activos líquidos se definen en los párrafos 4.78 a 4.81, y en los párrafos 4.37 y 4.38, los activos no financieros y financieros.

xi) Activos líquidos/pasivos a corto plazo

6.47 Este ISF sirve para medir el descalce de liquidez de los activos y pasivos, e indica el grado en que las instituciones de depósito podrían hacer frente a retiros de fondos a corto plazo sin sufrir problemas de liquidez.

6.48 Se calcula usando el indicador básico de los activos líquidos (línea 39) como numerador y los pasivos a corto plazo (línea 41) como denominador. También puede calcularse utilizando el indicador de los activos líquidos en sentido amplio (línea 40) como numerador. Los activos líquidos se definen en los párrafos 4.78 a 4.81, y los pasivos a corto plazo se definen en el párrafo 4.8322.

6.49 Para complementar el ISF acordado, en el cuadro 6.4 se presenta un marco para el suministro de información sobre los flujos de caja previstos en los que se basan los derivados financieros, y los generados de la liquidación de las posiciones al contado en moneda extranjera. Estas posiciones cobran cada vez más importancia en el análisis de liquidez que realizan las instituciones de depósito. Se establecen tres categorías de riesgo para los derivados financieros: basados en tasas de interés, mediante los cuales se negocian riesgos de tasas de interés en una sola moneda; basados en divisas, que entrañan exposiciones a más de una moneda; y otros, mediante los cuales se negocian principalmente los riesgos de crédito, productos básicos y de acciones y participaciones. Si los compiladores tienen dudas en cuanto a la clasificación de instrumentos derivados expuestos a múltiples riesgos, deben utilizar el siguiente orden de prelación: otros, basados en divisas y basados en la tasa de interés de una sola moneda23.

Cuadro 6.4Flujos de caja futuros según el vencimiento de contratos de derivados financieros1(En miles de unidades de cuenta; al final de xxxx)
Primer mesSegundo mesTercer mesMás de 3 meses

y hasta 12 meses
1-15 días16-31 días1-15 días16-31 días
Dólar de

EE.UU.
EuroOtraTotalDólar de

EE.UU.
EuroOtraTotalDólar de

EE.UU.
EuroOtraTotalDólar de

EE.UU.
EuroOtraTotalDólar de

EE.UU.
EuroOtraTotalDólar de

EE.UU.
EuroOtraTotal
Instrumentos derivadosBasados en la tasa de interésCobro
Pago
Basados en moneda extranjera2Cobro
Pago
Otros tiposCobro
Pago
SubtotalCobro
Pago
Transacción liquidada no al contadoCobro
Pago
TotalCobro
Pago

Las cantidades que deben registrarse son los pagos y cobros previstos para cada uno de los intervalos que se indican en las columnas. Todos los datos de este cuadro deben expresarse en la misma unidad de cuenta (por ejemplo, la moneda nacional).

Instrumentos derivados que suponen pagos y cobros en moneda extranjera o que están vinculados a una moneda extranjera.

Las cantidades que deben registrarse son los pagos y cobros previstos para cada uno de los intervalos que se indican en las columnas. Todos los datos de este cuadro deben expresarse en la misma unidad de cuenta (por ejemplo, la moneda nacional).

Instrumentos derivados que suponen pagos y cobros en moneda extranjera o que están vinculados a una moneda extranjera.

xii) Depósitos de clientes/cartera total (no interbancaria)

6.50 Este ISF sirve para medir la liquidez, porque compara la base de depósitos “estables” con la cartera bruta de préstamos (excluida la actividad interban-caria). Si los depósitos estables son bajos en comparación con los préstamos, se recurre más a fondos volátiles para cubrir los activos no líquidos en las carteras de las instituciones de depósito. En tales circunstancias, si surgieran presiones, el riesgo de falta de liquidez sería más grave que si los préstamos se financiaran principalmente con una base de depósitos estable24.

6.51 Este indicador se calcula utilizando los depósitos de clientes (línea 24(i)) como numerador y los préstamos no interbancarios (línea 18(i.ii)) como denominador. Los depósitos de clientes se definen en los párrafos 4.42 a 4.44, y los préstamos en los párrafos 4.45 a 4.48.

xiii) Rendimiento de los activos (ingreso neto/promedio de activos totales)

6.52 Con este ISF se mide la eficiencia con que las instituciones de depósito usan sus activos. Puede interpretarse junto con el indicador de rendimiento del patrimonio neto descrito anteriormente.

6.53 El rendimiento de los activos se calcula dividiendo el ingreso neto entre el valor medio de activos totales (línea 14) correspondiente al mismo período. Como mínimo, el denominador puede calcularse utilizando el promedio de las posiciones al principio y al final del período (por ejemplo, al principio y al final del mes), pero se recomienda a los compiladores utilizar las observaciones más frecuentes disponibles para calcular el promedio. La definición de ingreso neto que se prefiere es antes de partidas extraordinarias e impuestos (línea 8), tal como consta en los párrafos 4.17 a 4.34. Pero a modo de sustitución o complemento, también podría utilizarse el ingreso neto después de partidas extraordinarias e impuestos (línea 11, definido en el párrafo 4.35)25. La definición de activos totales (no financieros y financieros) aparece en los párrafos 4.37 y 4.38.

xiv) Cartera en mora/cartera total bruta

6.54 Este ISF se emplea para detectar problemas de calidad de los activos de la cartera de préstamos. Puede interpretarse junto con el coeficiente de cartera en mora neta de provisiones/capital descrito anteriormente. Un coeficiente en aumento puede ser una señal de deterioro de la calidad de la cartera de créditos, aunque, por lo general, este es un indicador retrospectivo porque identifica los préstamos en mora cuando ya han surgido los problemas. El reconocimiento adecuado de los préstamos en mora es esencial para que el coeficiente sea útil. El indicador puede compararse paralelamente con los indicadores del sector de las empresas no financieras, ya que, concretamente, el deterioro de la posición financiera de dichas empresas podría reflejarse en este coeficiente.

6.55 Este ISF se calcula utilizando el valor de la cartera en mora como numerador y el valor total de la cartera de préstamos (incluidos los préstamos en mora y antes de la deducción de las provisiones específicas para préstamos incobrables) como denominador. La cartera en mora (línea 42) y los préstamos (línea 18(i)) se definen en los párrafos 4.84 y 4.45 a 4.48, respectivamente.

xv) Distribución sectorial de la cartera/cartera total

6.56 Este ISF proporciona información sobre la distribución de la cartera (incluidos los préstamos en mora y antes de la deducción de las provisiones específicas para préstamos incobrables)26 a los sectores de residentes y a no residentes. Una alta concentración de crédito agregado en un sector o una actividad económica residente específica puede ser un indicio de un importante factor de vulnerabilidad del sector de las instituciones de depósito en lo que se refiere a actividad, precios y rentabilidad en ese sector o actividad.

6.57 Los numeradores y el denominador de este indicador son, respectivamente, los préstamos a cada uno de los sectores institucionales (líneas 18(i.i) y 18(i.ii))27 y préstamos brutos (línea 18(i)). En vista de que se abarcan todos los sectores, la suma de los coeficientes de los sectores debe ser igual a 1. Los sectores residentes se definen principalmente en el capítulo 2: instituciones de depósito (párrafos 2.4 a 2.7); banco central (2.13); gobierno general (2.18); otras empresas financieras (2.14); empresas no financieras (2.15)28; otros sectores internos (hogares (2.16) e ISFLSH (2.17)); y no residentes (3.35 y 3.36). Los préstamos se definen en los párrafos 4.45 a 4.48.

xvi) Préstamos inmobiliarios residenciales/cartera total

6.58 Este ISF sirve para medir la exposición de las instituciones de depósito en el sector inmobiliario residencial, y se centra en los prestatarios particulares. La experiencia ha demostrado que los auges de los mercados inmobiliarios, caracterizados por una rápida subida de los precios de los inmuebles, suele estar precedido o acompañado de un auge del crédito bancario al sector privado, incentivado quizá por políticas monetarias expansivas. Tras una posterior contracción de estas políticas, y/o un colapso de los precios en el mercado, el sector financiero ha atravesado problemas, por lo general debido a las dificultades que enfrentan los deudores para cumplir sus pagos. Es más, la caída del valor de las garantías inmobiliarias residenciales, sobre todo si va más allá del valor de los préstamos, agrava la situación. A la hora de determinar el grado de exposición del sector de las instituciones de depósito al mercado inmobiliario residencial, es importante conocer el volumen de las exposiciones crediticias que cuenta con garantías inmobiliarias residenciales y observar el grado de riesgo de la exposición, por ejemplo, vigilando los precios inmobiliarios residenciales.

6.59 El indicador se calcula tomando los préstamos inmobiliarios residenciales como numerador (línea 43 en el cuadro 4.1) y los préstamos brutos (línea 18(i)) como denominador. Los préstamos inmobiliarios residenciales se definen en el párrafo 4.88 y los préstamos en los párrafos 4.45 a 4.48.

6.60 Se puede utilizar como numerador la deuda de los hogares con garantía inmobiliaria (línea 25 del cuadro 4.4). No todos los préstamos inmobiliarios tienen garantía inmobiliaria residencial, pero es el tipo de deuda que predomina.

xvii) Préstamos inmobiliarios comerciales/cartera total

6.61 Este ISF mide la exposición de los bancos al mercado inmobiliario comercial. Se aplican muchas de las mismas consideraciones descritas en el apartado anterior sobre inmuebles residenciales, pero las repercusiones económicas de los altibajos del mercado inmobiliario comercial pueden ser distintas, porque la gama de prestatarios es más reducida que en el mercado residencial. Por otro lado, las condiciones que propician los auges de crédito en el mercado residencial también pueden ocasionar excesos en la concesión de préstamos en el mercado inmobiliario comercial.

6.62 Este indicador se calcula utilizando como numerador los préstamos con garantía inmobiliaria comercial, los préstamos a compañías de construcción y los préstamos a compañías de promoción inmobiliaria (línea 44). Los préstamos brutos (línea 18(i)) son el denominador. Entre los inmuebles comerciales se incluyen los edificios, las estructuras y los terrenos asociados utilizados por las empresas para el comercio minorista o mayorista, la fabricación u otros fines similares (párrafo 4.88). En el numerador se incluyen los préstamos a compañías dedicadas a la construcción de viviendas multifamiliares. Los préstamos se definen en los párrafos 4.45 a 4.48.

xviii) Distribución geográfica de la cartera/cartera total

6.63 Este ISF proporciona información sobre la distribución geográfica de la cartera bruta de préstamos en función de grupos regionales de países. Facilita la supervisión del riesgo de crédito relacionado con exposiciones a un grupo de países, y puede ser útil para evaluar el efecto que los acontecimientos perjudiciales en estos países tienen en el sistema financiero interno. Si los préstamos a un país o a una subregión de un país en concreto son particularmente significativos, es conveniente realizar una desagregación más detallada e identificar el país o la subregión29. La distribución geográfica de créditos se define en el párrafo 3.36. Los préstamos brutos (línea 18(i)) se definen en los párrafos 4.45 a 4.48. La agrupación regional de países que consta en los cuadros de divulgación del capítulo 12 se basa en el método utilizado en Perspectivas de la economía mundial del FMI.

6.64 En el caso de los datos consolidados a nivel internacional, la concesión de préstamos se atribuye en función de la residencia de la entidad nacional declarante. Por lo tanto, los préstamos que cualquier sucursal y/o institución de depósito filial extranjera de la entidad declarante otorgue a residentes de la economía local (incluidos los préstamos en moneda local) se clasifican como préstamos a no residentes y se asignan a la región geográfica mundial correspondiente, mientras que los préstamos a los residentes de la economía sobre la cual se están compilando los datos de los ISF se clasifican como préstamos a la economía nacional.

xix) Cartera en moneda extranjera/cartera total

6.65 Este ISF mide el tamaño relativo de los préstamos en moneda extranjera con respecto a los préstamos brutos. Sobre todo en los países en que están permitidos los préstamos en moneda extranjera, es importante vigilar el coeficiente entre préstamos en moneda extranjera y préstamos brutos de los residentes, en vista del mayor riesgo de crédito vinculado a la capacidad de los prestatarios locales para cumplir con el servicio de sus pasivos denominados en moneda extranjera, concretamente en el contexto de devaluaciones importantes o falta de ingresos de divisas30.

6.66 Este indicador se calcula utilizando el componente de la cartera bruta denominado en moneda extranjera o vinculado a ella31 y otorgado a residentes y no residentes (línea 46) como numerador, y los préstamos brutos (línea 18(i)) como denominador. En los párrafos 3.44 a 3.48 constan las definiciones de moneda extranjera, instrumentos en moneda extranjera, unidad de cuenta y conversión del tipo de cambio. Los préstamos en moneda extranjera se definen en el párrafo 4.90. Los préstamos totales se definen en los párrafos 4.45 a 4.48. En el caso de los datos consolidados a nivel internacional, el domicilio de la entidad nacional declarante es el factor que determina lo que constituye una moneda extranjera.

xx) Pasivos en moneda extranjera/pasivos totales

6.67 Este ISF mide la importancia relativa del finan-ciamiento en moneda extranjera con respecto a los pasivos totales. La magnitud de este coeficiente debe considerarse junto con el valor del indicador anterior: cartera en moneda extranjera/cartera total. La práctica extendida de conceder préstamos en moneda extranjera financiándolos con endeudamiento en esa misma divisa puede ayudar a reducir la exposición al riesgo de tipo de cambio de las instituciones de depósito (pero si los beneficiarios de los préstamos fueran prestatarios nacionales que tuvieran dificultades para cumplir con las obligaciones de servicio, en la práctica las instituciones de depósito seguirían expuestas). Sin embargo, una fuerte dependencia de los préstamos en moneda extranjera (especialmente con vencimientos a corto plazo) puede ser una señal de que las instituciones de depósito están asumiendo riesgos mayores, al aumentar su exposición a los movimientos del tipo de cambio y a los retrocesos del financiamiento en moneda extranjera32.

6.68 Este indicador se calcula utilizando los pasivos en moneda extranjera (línea 47) como numerador y la deuda total (línea 28) más los pasivos en derivados financieros (línea 29) menos los activos en derivados financieros (línea 21)33 como denominador. Los pasivos en moneda extranjera se definen en el párrafo 4.90. En los párrafos 3.44 a 3.48 constan las definiciones de moneda extranjera, instrumentos en moneda extranjera, unidad de cuenta y conversión del tipo de cambio. La deuda total se define en el párrafo 4.61, y los derivados financieros se definen en los párrafos 4.56 a 4.58.

Indicadores de solidez financiera con base en ingresos y gastos

xxi) Margen financiero/ingreso bruto

6.69 Este ISF mide el ingreso financiero neto —ingresos financieros menos gastos financieros—como proporción del ingreso bruto. Este coeficiente puede verse afectado por el coeficiente capital/activos de las instituciones de depósito, en vista de que, para un nivel determinado de activos, un capital más alto se traduce en menores necesidades de endeudamiento, lo cual reduce los gastos financieros e incrementa el ingreso financiero neto.

6.70 Para el cálculo de este indicador, el numerador es el ingreso financiero neto (línea 3) y el denominador es el ingreso bruto (línea 5). El ingreso financiero neto y sus componentes se definen en los párrafos 4.17 a 4.19, y el ingreso bruto se define en el párrafo 4.20.

xxii) Ingresos por operaciones en mercados financieros/ingreso total

6.71 Este ISF capta la proporción del ingreso de las instituciones de depósito que proviene de actividades en el mercado financiero, incluidas las operaciones cambiarias, y por lo tanto ayuda a evaluar la sosteni-bilidad de la rentabilidad.

6.72 Para el cálculo de este indicador, las ganancias o pérdidas por instrumentos financieros (línea 4(ii)) son el numerador y el ingreso bruto (línea 5) es el denominador. Las ganancias y pérdidas por instrumentos financieros se definen en los párrafos 4.22 a 4.27, y el ingreso bruto se define en el párrafo 4.20.

xxiii) Gastos no financieros/ingreso bruto

6.73 Este ISF mide el monto de los gastos administrativos en relación con el ingreso bruto (margen financiero más ingresos no financieros).

6.74 Este indicador se calcula utilizando los gastos no financieros (línea 6) como numerador y el ingreso bruto (línea 5) como denominador. Los gastos no financieros se definen en el párrafo 4.30, y el ingreso bruto se define en el párrafo 4.20.

xxiv) Gastos de personal/gastos no financieros

6.75 Este ISF mide la incidencia de los costos de personal en los costos administrativos totales.

6.76 Este indicador se calcula utilizando los gastos de personal (línea 6(i)) como numerador y los gastos no financieros (línea 6) (es decir, sin incluir las provisiones) como denominador. Los gastos no financieros y los costos de personal se definen en los párrafos 4.30 y 4.31.

Véase también el análisis del capítulo 11 sobre disponibilidad de datos, interrupciones de las series y factores estacionales.

En el capítulo 12 se describe una serie de posibles indicadores estructurales que podrían divulgarse.

Esta presentación también se adoptó en los cuadros de divulgación del capítulo 12. Sin embargo, se reconoce que se pueden presentar de otras maneras, como por ejemplo, agrupando el rendimiento del patrimonio neto y el rendimiento de los activos.

En los comentarios sobre un borrador anterior, algunos expertos propusieron que se podría considerar el uso de marcos de referencia para algunos ISF específicos. Así, los países podrían evaluar sus propios coeficientes contra estos marcos de referencia internacionales. No obstante, en vista de la experiencia limitada en cuanto al uso de los ISF al momento de la redacción presente, la Guía no incluye tales marcos de referencia y no se la considera como el vehículo adecuado para la presentación de tal información.

Véase, por ejemplo, CSBB (2003c). En esta publicación se describen los modelos de diferencias y de duración, así como los modelos híbridos en los que se emplean ponderaciones basadas en la duración junto con una tabla de vencimientos/nueva fijación de precios.

De acuerdo con la terminología del Acuerdo de Capital de Basilea, es poco probable que la recuperación prevista en caso de incumplimiento sea cero.

La divulgación de datos correspondientes a este indicador se podría complementar con metadatos detallados de las reglas nacionales de supervisión que se aplican a la garantía. En el apéndice III se menciona brevemente otro indicador de la cartera en mora neta de provisiones específicas y neta del valor de la garantía con respecto al capital.

Véase en el párrafo 4.71 una explicación sobre las provisiones y pérdidas previstas según la versión revisada del Acuerdo de Capital de Basilea.

En los comentarios y deliberaciones sobre la Guía, hubo una división igual de opiniones con respecto a la medición de ingreso que debía adoptarse, pero cabe sostener que el valor antes de impuestos permite una mejor comparación de los datos entre los países porque no se ve afectado por las diversas políticas fiscales.

Si la consolidación se realiza a nivel internacional, puede ser que algunos países opten por emplear el capital regulador total para calcular los demás coeficientes basados en el capital, en lugar de sustituirlo o complementarlo con el capital de nivel 1. Las mediciones utilizadas deben detallarse en los metadatos que se adjunten a cualquier divulgación de datos, y se insta a los países declarantes a que usen un método uniforme a lo largo del tiempo.

Algunos supervisores también miden el valor de las grandes exposiciones crediticias con respecto al capital regulador total. Esta medición podría considerarse como complemento, pero no es indicativa del alcance de las grandes exposiciones dentro del sector en general.

Si la consolidación se realiza a nivel internacional, puede ser que algunos países opten por emplear el capital regulador total para calcular los demás coeficientes basados en el capital, en lugar de sustituirlo o complementarlo con el capital de nivel 1. Las mediciones utilizadas deben detallarse en los metadatos que se adjunten a cualquier divulgación de datos, y se insta a los países declarantes a que usen un método uniforme a lo largo del tiempo.

En el caso especial de una economía en que la única moneda de curso legal es una moneda extranjera, la posición abierta neta podría calcularse en relación con la moneda de curso legal.

Según las pautas del CSBB, el oro se considera como una posición de moneda extranjera y no una posición de un producto básico, dado que su volatilidad se asemeja más a la de las monedas extranjeras y las instituciones de depósito lo administran de manera similar a las monedas extranjeras.

Las posiciones a término deben valorarse a los tipos de cambio al contado vigentes en el mercado, ya que el uso de los tipos de cambio a término generarían resultados en las posiciones medidas que reflejarían, en cierta medida, diferenciales en las tasas de interés vigentes. Sin embargo, se prevé que las instituciones de depósito cuya contabilidad se basa en valores actuales netos utilizarán los valores actuales netos de cada posición (descontada en función de tasas de interés vigentes y valorada a tipos de cambio al contado) para calcular sus posiciones a término en monedas y en oro.

En el caso de las instituciones de depósito con posiciones sobrevendidas importantes en opciones en moneda extranjera, puede emplearse una aproximación de segundo orden más precisa (“gama”, por ejemplo) en lugar de la aproximación de primer orden (“delta”).

Según los datos que el BPI publica semestralmente, los valores hipotéticos de las opciones en moneda extranjera corresponden a aproximadamente el 20% del monto hipotético en moneda extranjera de los derivados extrabursátiles en moneda extranjera.

En los casos en que una institución de depósito evalúa el riesgo cambiario en base a una consolidación a nivel internacional, quizá resulte impráctico desde el punto de vista técnico, en el caso de algunas operaciones marginales, incluir las posiciones en monedas de una sucursal o filial en el extranjero. Según las pautas del CSBB, en tales casos se puede emplear el límite interno en cada moneda como variable representativa de las posiciones.

De conformidad con el “método abreviado” del CSBB, este mecanismo brinda el mismo tratamiento a todas las monedas. Para efectuar el cálculo de los cargos de capital reglamentario, se utiliza la suma de todas las monedas en posiciones sobrevendidas netas o, si es mayor, la suma de todas las monedas en posiciones sobrecompradas netas, junto con la posición neta en oro.

En el caso de las instituciones de depósito con posiciones importantes en opciones sobre acciones y participaciones, puede emplearse una aproximación de segundo orden más precisa (“gama”, por ejemplo) en lugar de la aproximación de primer orden (“delta”).

El CSBB también permite que se excluyan del cálculo las opciones sobre acciones y participaciones, junto con la posición subyacente de cobertura de riesgos.

“Corto plazo” se define como un período de un año o menos, pero el denominador puede calcularse para pasivos de tres meses o menos. Esta posibilidad se analiza en el apéndice III.

Este orden coincide con el que utiliza el BPI en sus estudios de los mercados de derivados extrabursátiles.

Véase, por ejemplo, el análisis en Dziobek, Hobbs y Marston (2000).

Véase también el párrafo 6.26.

Se reconoce que para algunos países los únicos datos disponibles son de los préstamos después de provisiones especificas.

En la compilación de datos sobre la distribución sectorial de la cartera, los préstamos a las instituciones de depósito no residentes (línea 18 (i.i.ii)) deben excluirse de los préstamos interbancarios e incluirse en préstamos a no residentes.

Tal como se explica con más detalle en el apéndice III, el sector no financiero puede desagregarse según el tipo de industria.

El BPI recopila y publica estadísticas bancarias internacionales a nivel local (residencia) y sobre una base consolidada a partir de un grupo de economías que realizan una gran cantidad de operaciones bancarias internacionales. Lo que se procura es que las definiciones y la cobertura institucional que se presentan en la Guía sean congruentes con las del BPI. En el caso de los países que cumplen los requisitos de datos del BPI, tales datos son compatibles con el propósito de este indicador.

En el caso especial de una economía en que la única moneda de curso legal es una moneda extranjera, este coeficiente podría compilarse excluyendo los préstamos en esa moneda o vinculados a ella.

Tal como sucede con los préstamos denominados en moneda extranjera, la devaluación de la moneda local incrementará el valor, en términos de la moneda local, de los préstamos vinculados a una moneda extranjera.

En el caso especial de una economía en que la única moneda de curso legal es una moneda extranjera, este coeficiente podría compilarse excluyendo los préstamos en esa moneda o vinculados a ella.

Para el caso de los pasivos en derivados financieros, se recomienda incluir la posición neta del valor de mercado (pasivos menos activos) en lugar de la posición pasiva bruta, en vista de la práctica del mercado de generar contratos compensatorios y la posibilidad de que instrumentos a término cambien de una posición activa a pasiva de un período al otro.

    Other Resources Citing This Publication