Indicadores de solidez financiera
Chapter

2. Panorama general del sistema financiero

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
May 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1. Introducción

2.1 Como se señaló en el capítulo 1, los ISF se calculan y divulgan con el propósito de facilitar la evaluación y la supervisión de la solidez y vulnerabilidad de los sistemas financieros. En esas evaluaciones se deben tomar en cuenta factores propios de cada país, entre los que se destaca la estructura del sistema financiero. Dicho de manera sencilla, en toda evaluación es importante determinar si una economía tiene pocos o muchos bancos, si hay distintos intermediarios financieros, si el mercado de valores tiene profundidad y liquidez y si los intermediarios financieros realizan operaciones internacionales. En este capítulo se definen y describen los principales tipos de agentes y mercados que por lo general constituyen un sistema financiero.

¿Qué es un mercado financiero?

2.2 Un mercado financiero se compone de unidades institucionales1 y mercados entre los que se producen interacciones generalmente complejas con el fin de movilizar fondos para la inversión y brindar servicios, incluidos los sistemas de pagos, para el financia-miento de la actividad comercial. La función principal de las instituciones financieras dentro del sistema consiste en intermediar entre las partes que suministran fondos y las que los necesitan, y normalmente supone la transformación y la gestión del riesgo. Particularmente en el caso de una institución de depósito, este riesgo surge de la función que ejerce para transformar los plazos de vencimiento, dado que los pasivos suelen tener un vencimiento a corto plazo (por ejemplo, depósitos a la vista), mientras que los activos tienen un plazo de vencimiento más largo y suelen no ser líquidos (por ejemplo, préstamos). Los mercados financieros constituyen un foro que permite la negociación de los derechos financieros conforme a normas de conducta preestablecidas y facilita la gestión y transformación del riesgo. También cumplen una función importante en la determinación de los precios de mercado (“descubrimiento de precios”).

2.3 El papel que desempeñan las instituciones de depósito dentro de un sistema financiero es fundamental. En muchos casos ofrecen un lugar adecuado para la intermediación de fondos y, como tales, son una fuente de activos líquidos y financiamiento para el resto de la economía. Asimismo, brindan servicios de pago que todas las demás entidades utilizan para desarrollar su actividad. Por ese motivo, la quiebra de las instituciones de depósito puede repercutir significativamente en las actividades del resto de entidades financieras y no financieras, así como en la confianza que concita el sistema financiero y su funcionamiento en general. A esto se debe que el análisis de la salud y solidez de las instituciones de depósito sea un elemento central de toda evaluación de la estabilidad del sistema financiero.

Empresas financieras2

Instituciones de depósito3

2.4 El término “banco” se usa mucho para referirse a las instituciones financieras cuya actividad principal consiste en captar depósitos del público y volver a prestar esos fondos o invertirlos por cuenta propia. En muchos países, los “bancos” se definen en el marco de una legislación bancaria o normativa similar para fines de supervisión. En la Guía se incluye a los bancos y las demás instituciones de depósito (excepto los bancos centrales) dentro de un sector institucional conocido como “instituciones de depósito”. Estas se definen como unidades que se dedican principalmente a la intermediación financiera —es decir, a canalizar fondos de los prestamistas a los prestatarios realizando actividades de intermediación por cuenta propia—y que además:

  • tienen pasivos constituidos por depósitos pagaderos a la vista, transferibles mediante cheque o que se utilizan de algún otro modo para efectuar pagos; o

  • tienen pasivos constituidos por instrumentos que pueden no ser inmediatamente transferibles, tales como los certificados de depósito a corto plazo, pero que son sustitutos aproximados de los depósitos porque sirven para movilizar recursos financieros y se los incluye en las mediciones del dinero en sentido amplio.

2.5 Los bancos comerciales, que por lo general son los que captan depósitos y cumplen una función central en el sistema de pagos, se encuadran dentro de la definición de instituciones de depósito. A estos bancos, que participan en un sistema común de compensación, se los suele denominar también empresas de depósito de dinero. Otros tipos de entidades que pueden estar comprendidas en la definición son las instituciones descritas como bancos de ahorro (incluidas las cajas de ahorro en fideicomiso y las asociaciones de ahorro y préstamo), los bancos de desarrollo, las cooperativas o cajas de crédito, los bancos de inversión, los bancos hipotecarios y las sociedades de crédito inmobiliario (cuya especialización particular las distingue de los bancos comerciales), y las instituciones micro-financieras que captan depósitos. Los bancos bajo control estatal (por ejemplo, las cajas de ahorro postal y los bancos rurales o para la vivienda) también constituyen instituciones de depósito si son unidades institucionales separadas del Estado y se ajustan a la definición de institución de depósito a la que se hace referencia en el párrafo 2.6. Esta lista no es exhaustiva, y la clasificación como institución de depósito depende de la función que desempeña la empresa y no de su denominación.

2.6 Dentro de una economía, la definición de instituciones de depósito debe abarcar un grupo de entidades que se ajusten a la definición de bancos e instituciones similares, conforme a las leyes ban-carias o de otro tipo, porque al igual que en la definición estadística de instituciones de depósito, un criterio jurídico común de la definición de banco es la captación de depósitos. Si hay entidades que son bancos en un sentido jurídico pero no instituciones de depósito según la descripción que se ha dado aquí, en la presente Guía aún se las clasificará como “instituciones de depósito”, pero toda descripción conexa de los datos de los ISF deberá ir acompañada de una explicación sobre su condición y una indicación acerca de su importancia con respecto a los datos divulgados.

2.7 A la inversa, si existen otros grupos de entidades que se ajustan a la definición de institución de depósito que figura en la Guía, pero que no son bancos ni instituciones similares desde el punto de vista de la legislación pertinente, se los debe identificar en forma separada de modo que se pueda juzgar su importancia con respecto a la información divulgada.

2.8 Tal como se señala en el capítulo 1 y se explica más detalladamente en el capítulo 5, para fines analíticos las instituciones de depósito pueden agruparse según sus características comunes. En la Guía se distinguen en particular dos tipos de poblaciones declarantes: las instituciones de depósito constituidas jurídicamente y controladas dentro del país, incluida toda sucursal o filial del exterior, y todas las instituciones de depósito domiciliadas dentro del país.

Casos especiales

2.9 Las sociedades holding son entidades que controlan un grupo de empresas filiales y cuya actividad preponderante consiste en ejercer la propiedad y la dirección del grupo, no en captar depósitos. Como la Guía se centra en la salud y la solidez de las instituciones de depósito como sector, en principio en ella se considera que las sociedades holding deberían excluirse del sector de las instituciones de depósito, aun si la actividad comercial preponderante de las filiales es la captación de depósitos. En cambio, tales sociedades holding deberían clasificarse como otras empresas financieras. Esta clasificación quizá no sea coherente con la del SCN 1993, pero sí lo es con respecto a las actuales pautas de supervisión4. No obstante, puede haber interés en contar con información sobre conglomerados financieros dirigidos por sociedades holding, según se analiza en el apéndice III.

2.10 En la Guía se recomienda no clasificar los fondos del mercado monetario como instituciones de depósito, sino identificarlos en forma separada como fondos de inversión dentro de otras empresas financieras (véase más adelante), porque el carácter y la reglamentación de su actividad difieren de las correspondientes a las instituciones de depósito, aunque sus pasivos puedan incluirse dentro del concepto de dinero en sentido amplio. Se recomienda dar un tratamiento similar a toda otra institución que opere principalmente en valores y que emita pasivos que estén comprendidos en la definición de dinero en sentido amplio pero que no sean depósitos.

2.11 A escala internacional, hay poca correspondencia entre las diversas leyes y prácticas de regulación bancaria respecto del tratamiento de los bancos en dificultades, y las medidas oficiales para rehabilitarlos difieren tanto en el plazo como en su naturaleza, ya que van desde la aplicación de la legislación ban-caria y la restricción de nuevas actividades hasta la designación de síndicos y la liquidación de bancos (véase, por ejemplo, Asser [2001] y García [2000]). En la Guía se recomienda que las instituciones financieras en dificultades que, de no mediar tal circunstancia, se ajustarían a la definición de institución de depósito, queden incluidas en la población declarante a los fines del cálculo de los ISF. Sus activos y pasivos existen en el sistema de captación de depósitos y los costos de resolución pueden ser sustanciales. Por consiguiente, hasta que una institución de depósito sea liquidada (es decir, se rescatan todos los activos y pasivos y/o se reduce su valor en libros y la institución deja de existir) o se eliminen del balance todos los pasivos constituidos por depósitos (mediante reembolso o transferencia a otra entidad), su balance y su estado de resultados siguen estando incluidos en los datos utilizados para calcular los ISF del sector de las instituciones de depósito.

2.12 Si las posiciones de los bancos en dificultades son significativas, podrían considerarse datos en los que se incluyan y excluyan a dichas instituciones de depósito, especialmente si el proceso de liquidación es muy dilatado5. En toda descripción de los datos de ISF vinculados a estos casos se podría señalar la importancia de los bancos en dificultades con respecto a la información que se divulga.

Banco central

2.13 El banco central es la institución financiera nacional que ejerce control sobre aspectos fundamentales del sistema financiero y desempeña actividades tales como la emisión de moneda, la gestión de las reservas internacionales y la concesión de crédito a las instituciones de depósito. Para la compilación de los ISF, los bancos centrales quedan excluidos de la población declarante.

Otras empresas financieras

2.14 Se entiende por otras empresas financieras aquellas que se dedican principalmente a la intermediación financiera o a actividades financieras auxiliares que están estrechamente vinculadas a la intermediación financiera, pero que no se encuadran en la clasificación de instituciones de depósito6. Su importancia dentro de un sistema financiero varía según el país. Esta categoría está integrada además por las empresas de seguros, los fondos de pensiones, otros intermediarios financieros y los auxiliares financieros. Los otros intermediarios financieros comprenden los operadores de valores, los fondos de inversión (incluidos los fondos del mercado monetario) y otras instituciones, tales como las compañías financieras y de arrendamiento financiero. Asimismo, entre los otros intermediarios financieros se incluyen las compañías de administración de activos especiales, creadas con el objeto de administrar activos improductivos que han sido transferidos de otras empresas financieras, normalmente instituciones de depósito7. Cabe citar además los otros auxiliares financieros, como los creadores de mercado, que actúan más como agentes de terceros que como titulares. En el apéndice VII, Glosario de términos, figura una descripción detallada de todos estos tipos de empresas financieras.

Empresas no financieras

2.15 Como clientes, las empresas no financieras son importantes para la salud y solidez de las empresas financieras. Las empresas no financieras son entidades institucionales cuya actividad principal es la producción de bienes o servicios no financieros para su venta a precios económicamente significativos8. Incluyen las empresas no financieras, las cuasisocie-dades no financieras9 y las instituciones sin fines de lucro que producen bienes o servicios no financieros para su venta a precios económicamente significativos. Pueden estar controladas por el sector gobierno.

Hogares

2.16 Los hogares también son clientes de las empresas financieras. Se los define como pequeños grupos de personas que comparten la misma vivienda, acumulan en un fondo común una parte o la totalidad de sus ingresos y su riqueza, y consumen colectivamente ciertos tipos de bienes y servicios (por ejemplo, vivienda y alimentos). Se consideran también hogares los particulares que no pertenecen a un grupo. Los hogares pueden realizar cualquier tipo de actividad económica, incluida la producción.

Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH)

2.17 Las ISFLSH se dedican principalmente a suministrar bienes y servicios a los hogares o a la comunidad en general en forma gratuita o a precios que no son económicamente significativos (y por ende se las clasifica como productores ajenos al mercado); excepto las que están sujetas al control y financia-miento de unidades gubernamentales, las cuales se clasifican como parte del sector gobierno general (véase el párrafo 2.18). Las ISFLSH se financian principalmente mediante contribuciones, suscripciones de los miembros o renta generada por bienes reales o financieros. Son clientes de las empresas financieras, aunque la experiencia parece indicar que su efecto en la estabilidad financiera de la economía es limitado. Como ejemplos de ISFLSH se pueden citar las asociaciones de consumidores, los sindicatos y las organizaciones benéficas financiadas mediante transferencias voluntarias.

Gobierno general

2.18 Las unidades del gobierno general ejercen autoridad legislativa, judicial o ejecutiva sobre otras unidades institucionales dentro de un campo determinado. Los gobiernos tienen facultades para imponer gravámenes, contraer préstamos, asignar bienes y servicios a la comunidad en general o a particulares y redistribuir los ingresos. Afectan las actividades de las empresas financieras y pueden ser afectadas por ellas. El sector gobierno general está constituido por departamentos, secciones, organismos, fundaciones, institutos, instituciones sin fines de lucro ajenas al mercado controladas y financiadas principalmente por el gobierno, y otras organizaciones de control público que realizan actividades ajenas al mercado. Distintas unidades del gobierno general pueden operar en el ámbito del gobierno central, estatal o local.

Sector público

2.19 El sector público comprende el gobierno general, el banco central y entidades de los sectores de captación de depósitos y otros constituidos por empresas estatales. Una empresa estatal se define como una empresa financiera o no financiera sometida al control de unidades del gobierno, definiéndose el control sobre una empresa como la capacidad de determinar la política empresarial general mediante la elección de los directores correspondientes, en caso necesario. En el párrafo 5.7 se analiza más extensamente el tema del control.

Mercados financieros

2.20 Un mercado financiero puede definirse como aquel en el que las entidades pueden negociar derechos de crédito financieros en virtud de ciertas normas de conducta preestablecidas. Existen diversos tipos de mercados financieros según las características de los créditos que se negocian. Comprenden los mercados monetarios y de bonos, acciones, instrumentos derivados, productos básicos y divisas.

2.21 El mercado monetario es aquel en el que se otorgan y toman préstamos de dinero a corto plazo entre diversos participantes. Los instrumentos característicos que se negocian en el mercado monetario tienen un plazo de vencimiento breve e incluyen letras del Tesoro, letras del banco central, certificados de depósito, aceptaciones bancarias y efectos comerciales. También incluyen la toma de préstamos mediante acuerdos de recompra y mecanismos similares. Es este el mercado que puede suministrar liquidez de corto plazo a los gobiernos y a las empresas financieras y no financieras. Un mercado monetario activo permite a las entidades gestionar su liquidez de manera eficiente, facilitando la inversión de los excedentes de efectivo en activos que devenguen interés, de los cuales se puede disponer cuando se los necesite, y ofreciendo una fuente de fondos para quienes carecen de liquidez o desean financiar posiciones a corto plazo en otros mercados.

2.22 Un tipo específico de mercado monetario es el mercado interbancario, en el cual los bancos se prestan unos a otros. Este mercado les permite a los bancos con exceso de liquidez prestar esos excedentes a otros bancos que necesitan fondos, a menudo de un día para otro y generalmente sin que se exijan garantías. Un mercado interbancario eficiente mejora el funcionamiento del sistema financiero, al permitirle al banco central inyectar o quitar liquidez al sistema más eficazmente y a los bancos redistribuir sus respectivos excedentes o faltantes de liquidez entre ellos sin provocar una volatilidad excesiva de la tasa de interés. Si los fondos no fluyen libremente entre los bancos en el mercado interbancario, se entorpece la gestión de la liquidez de cada banco, lo cual pone en riesgo la estabilidad financiera; esto podría obligar al banco central a suministrar liquidez a los bancos caso por caso y complicaría la gestión de la política monetaria.

2.23 El mercado de bonos es el mercado de instrumentos de deuda a plazo más largo emitidos por los gobiernos y las empresas financieras y no financieras. El mercado de bonos permite al prestatario obtener fondos a largo plazo mediante la emisión de títulos de deuda, ofreciendo al mismo tiempo a los inversionistas la oportunidad de comprar y vender esos títulos. Para los prestatarios, este tipo de mercado ofrece una alternativa a los préstamos banca-rios como forma de financiamiento a largo plazo, y en el caso de los valores respaldados por activos, cuyos pagos de renta y amortización del capital dependen del agrupamiento de activos (préstamos, por ejemplo), le permite al prestamista convertir activos no líquidos en valores negociables10. Un mercado de bonos activo permite además distribuir el riesgo de crédito entre diversos inversionistas, lo cual reduce la posibilidad de que se produzca una concentración del riesgo crediticio y brinda a los prestatarios información actualizada sobre su solvencia en la opinión del mercado. Los bonos también ofrecen una oportunidad de inversión a los inversionistas que tengan un horizonte a largo plazo, como los fondos de pensiones cuyos pasivos son precisamente obligaciones a largo plazo.

2.24 El mercado de acciones es aquel en el que se negocian títulos de participación patrimonial. Un mercado de acciones activo puede constituir una importante fuente de capital que el emisor puede destinar a su empresa, y le permite al inversionista beneficiarse con el crecimiento futuro de la empresa mediante el cobro de dividendos y/o la apreciación de su participación. No obstante, el valor de mercado del título también puede disminuir. El volumen de operaciones (rotación) sirve como un indicador de la liquidez existente en los mercados de acciones.

2.25 La diferencia entre los mercados de derivados financieros y los mercados monetarios y de bonos y acciones es que los instrumentos —como los swaps y las opciones—se emplean para trasladar riesgos financieros, como el del tipo de cambio y la tasa de interés, a quienes tienen mayor capacidad o disposición para asumirlos. También es posible negociar el riesgo de crédito mediante instrumentos derivados sobre créditos. El valor de los derivados depende del precio del artículo subyacente, que es el precio de referencia. Estos mercados pueden ampliar la actividad de los mercados financieros dado que, por ejemplo, en un mercado de derivados los inversionistas pueden trasladar a otros el riesgo financiero inherente a un determinado valor, como el riesgo cambiario, que de otro modo los habría disuadido de comprar ese valor. Sin embargo, los derivados financieros pueden utilizarse para asumir riesgos y, por lo tanto, pueden amenazar la estabilidad financiera si se producen pérdidas sustanciales.

2.26 En los mercados financieros, la liquidez es importante porque permite a los inversionistas gestionar sus carteras y riesgos de forma más eficiente, lo cual tiende a reducir el costo del endeudamiento. La liquidez del mercado presenta varias dimensiones, a saber, rigidez, profundidad, inmediatez y capacidad de reacción. Rigidez se refiere a la capacidad del mercado de hacer calzar la oferta y la demanda de manera eficiente y se la puede medir mediante el diferencial entre los precios de oferta y demanda. La profundidad del mercado es su capacidad de absorber grandes volúmenes de operaciones sin repercusiones importantes en los precios, y su valor se puede deducir del volumen de operaciones en un período determinado y la magnitud de las cotizaciones. Inmediatez es la velocidad a la que se pueden ejecutar y liquidar las órdenes, y la capacidad de reacción es la velocidad a la que se disipan las fluctuaciones de precios derivadas de los desequilibrios de las operaciones.

Sistema de pagos

2.27 Un sistema de pagos comprende un conjunto de instrumentos, procedimientos bancarios y, por lo general, sistemas de transferencia interbancaria de fondos que garantizan la circulación del dinero. El sistema de pagos es un canal a través del cual las perturbaciones pueden transmitirse entre diferentes sistemas y mercados financieros. Contar con un sistema de pagos sólido es un requisito clave para mantener y fomentar la estabilidad financiera, y por ese motivo se ha llegado a un amplio consenso internacional sobre la necesidad de reforzar los sistemas de pagos promoviendo las normas y prácticas aceptadas internacionalmente para su diseño y funcionamiento (véanse BPI [2001a] y BPI [2003a]).

Mercados inmobiliarios

2.28 La experiencia ha demostrado que los mercados inmobiliarios pueden ser una fuente importante de inestabilidad financiera. Estos mercados permiten la negociación de derechos de crédito e inversiones inmobiliarias, y pueden abarcar además los mercados relacionados con el financiamiento de inmuebles. La definición de bienes inmuebles dada en la Guía comprende terrenos y edificaciones (incluidas otras estructuras utilizadas como vivienda; por ejemplo, las casas flotantes). Dado que los terrenos son un recurso más o menos fijo, como lo son las edificaciones en el corto plazo, tradicionalmente los inmuebles se han prestado a las actividades especulativas —cuando la demanda y los precios aumentan considerablemente en un período breve—y, a menudo en vinculación con ello, a la generación de grandes flujos de financiamiento. Asimismo, en el caso de los hogares, las variaciones en el valor de los inmuebles que estos poseen pueden tener un efecto significativo en su comportamiento económico.

Una unidad institucional es una entidad —como por ejemplo un hogar, una empresa o un organismo estatal—que está en condiciones, por derecho propio, de poseer activos, contraer pasivos y realizar actividades económicas y transacciones con otras entidades.

Se ha procurado que las definiciones de los sectores y subsectores institucionales contenidas en la Guía coincidan con las del SCN 1993, salvo indicación expresa en contrario.

En la Guía se emplea el término “instituciones de depósito” en lugar de la expresión “otras sociedades de depósito” que aparece en el MEMF (FMI, 2000a), no solo porque se ajusta bien al tipo de instituciones que se cubren, sino también porque prevé posibles diferencias en la cobertura de esas instituciones. En vista del interés analítico en el dinero en sentido amplio, la definición de “otras sociedades de depósito” abarca a todas las entidades que contraen pasivos previstos en la definición nacional de dinero. Esta categoría puede excluir (incluir) unidades institucionales que en cambio estén incluidas en la definición de la Guía (o excluidas de ella), como es el caso de ciertos bancos extraterritoriales. En particular, los fondos del mercado monetario están expresamente excluidos del concepto de instituciones de depósito de la Guía (véase el párrafo 2.10), pero pueden estar considerados como “otras sociedades de depósito” en el MEMF. Toda unidad institucional clasificada como “otra sociedad de depósito” que no se ajuste a la definición de institución de depósito establecida en la Guía deberá clasificarse como “otra empresa financiera”.

En la versión revisada del Acuerdo de Basilea se propone ampliar la declaración de información consolidada de modo que incluya a los holdings de bancos. En el párrafo 4.100 del SCN 1993 se atribuye a la sociedad holding (sociedad de cartera) la actividad preponderante a la que se dedica el grupo que controla, a menos que dentro del grupo no predomine ninguna clase determinada de actividad financiera, en cuyo caso se la clasifica como otro intermediario financiero. Por lo tanto, el hecho de que la sociedad holding se encuadre o no dentro del sector de captación de depósitos en el SCN 1993 depende de todas las actividades que realicen todas las entidades del grupo y no solamente de una filial que sea institución de depósito.

Por ejemplo, si los bancos que se encuentran en dificultades durante un lapso prolongado mantienen una exposición cambiaria neta elevada (pero no así las instituciones de depósito “activas”). Asimismo, debe reconocerse que durante un proceso de liquidación dilatado puede resultar difícil reunir información actualizada sobre los bancos afectados.

Siempre que no acepten depósitos, se encuadran como otras empresas financieras los fondos creados para invertir ingresos obtenidos de una fuente determinada, como la venta de petróleo, en beneficio de generaciones futuras.

Si dicha empresa contabiliza depósitos en su balance sería clasificada como una institución de depósito. En el apéndice III se analiza la idea de recopilar datos adicionales sobre la cartera de préstamos en mora de la empresa.

Los precios económicamente significativos son los que influyen de forma apreciable en las cantidades que los productores están dispuestos a suministrar y que los compradores están dispuestos a adquirir.

Una cuasisociedad es una entidad no constituida jurídicamente que funciona como si fuera una sociedad. Por lo general lleva una contabilidad separada de la del propietario o propietarios y/o, si pertenece a un no residente, genera un volumen importante de producción en la economía residente durante un lapso prolongado o indefinido.

Los valores respaldados por activos presentan varias características esenciales: el prestamista original por lo general vende los activos a un fideicomiso u otra forma de intermediario (unidades creadas para fines específicos) y de ese modo, en el caso de una institución de depósito, se libera el “capital” que dicha institución está obligada a mantener contra sus activos en virtud de reglamentaciones. El intermediario financia la compra de los activos emitiendo valores.

    Other Resources Citing This Publication