Chapter

6: Evaluaciones internacionales de las UIF

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
February 2005
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Los marcos ALD/LFT han sido objeto de evaluaciones desde que en 1992 se llevó a cabo la primera ronda de evaluaciones mutuas de los miembros del GAFI, y las UIF han sido parte de estas evaluaciones desde el principio. En un examen de las dos primeras rondas de evaluaciones mutuas de sus miembros, el GAFI indicó que el sistema de notificación de operaciones sospechosas y las UIF conexas eran el motor de muchos regímenes de lucha contra el lavado de dinero y que la UIF desempeñaba una función crucial en las campañas contra el lavado de dinero en casi todos los países176. Hoy en día, las evaluaciones de los regímenes ALD/LFT, incluidas las UIF, se llevan a cabo a escala mundial utilizando un conjunto reconocido de normas y procedimientos.

Normas relativas a las UIF

Antes de la adopción de las Recomendaciones del GAFI de 2003, en la norma ALD/LFT no se hacía mención expresa de las UIF. En ciertos contextos de las Recomendaciones de 1996, la expresión “autoridades competentes” incluía a las UIF. Sin embargo, como lo demuestra el párrafo anterior, las UIF se consideraban un aspecto clave del régimen ALD/LFT. Por lo tanto, si bien hasta 2003 no existía ninguna norma oficial específica sobre las UIF, estas fueron un elemento básico de las evaluaciones del marco de la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Una vez que la mayoría de las instituciones a cargo de las evaluaciones adoptó la Metodología de evaluación del cumplimiento de normas de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo en 2002, las evaluaciones se llevaron a cabo aplicando una metodología en la que las UIF se mencionaban expresamente, a pesar de que oficialmente ello no formaba parte de la norma internacional177.

En un comienzo, las Recomendaciones del GAFI atañían únicamente a los miembros del GAFI. Sin embargo, con el tiempo las recomendaciones han ido ganando reconocimiento como la norma mundial para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Las Recomendaciones de 1996 fueron adoptadas por varios órganos regionales tipo GAFI y avaladas por los Directorios Ejecutivos del FMI y del Banco Mundial para uso en sus respectivas labores.

En julio de 2002, los Directorios Ejecutivos del FMI y del Banco Mundial avalaron condicionalmente las Recomendaciones del GAFI como norma operativa de ambas instituciones para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Avalaron además un programa piloto de 12 meses de evaluaciones de las actividades ALD/LFT basado en dicha norma y en la metodología conexa. Los informes sobre la observancia de los códigos y normas (IOCN) se preparan de acuerdo con esta norma.

Asimismo, ambos Directorios Ejecutivos hicieron hincapié en que todos los procedimientos de evaluación deben ser compatibles con el carácter uniforme, voluntario y cooperativo del proceso de los IOCN; las evaluaciones se realizarán de acuerdo con una metodología exhaustiva e integrada, y se les dará seguimiento con la asistencia técnica adecuada que soliciten los países evaluados para fortalecer su capacidad institucional y fomentar sus sectores financieros.

En marzo de 2004, los Directorios Ejecutivos del FMI y el Banco Mundial adoptaron incondicionalmente las Recomendaciones del GAFI de 2003 como la nueva norma para sus tareas, conjuntamente con una metodología de evaluación revisada. Por consiguiente, ALD/LFT es ahora un componente permanente de la labor de ambas instituciones. Se prevé que los órganos regionales tipo GAFI examinarán las Recomendaciones y la metodología de 2003 en el curso de 2004.

Evaluación del cumplimiento de las normas relativas a las UIF

En virtud del programa piloto de 12 meses del FMI y el Banco Mundial se emprendieron unas 53 evaluaciones, unas a cargo de estas instituciones y otras a cargo del GAFI y órganos regionales tipo GAFI. Conforme a la metodología en vigencia en ese momento, se evaluaron 27 de las 40 Recomendaciones del GAFI y siete de las ocho Recomendaciones Especiales sobre la financiación del terrorismo178. Siguiendo un orden decreciente de cumplimiento, cada recomendación recibió una calificación “cumplida”, “mayormente cumplida”, “sustancialmente incumplida” o “incumplida”.

Los datos recopilados en el curso de 41 evaluaciones respecto de las cuales se disponía de informes detallados se analizaron y resumieron en un documento conjunto del FMI y el Banco Mundial de marzo de 2004179. Las Recomendaciones del GAFI que revisten más interés para las UIF obtuvieron en general una calificación alta. En conjunto, las Recomendaciones 16 (protección legal de notificaciones de buena fe), 17 (prohibición de las advertencias) y 18 (cumplimiento de las instrucciones) recibieron calificaciones muy elevadas, considerándose “cumplidas” en el 88%, 86% y 76% de las jurisdicciones, respectivamente180.

La aplicación de las Recomendaciones Especiales sobre la financiación del terrorismo se ha retrasado con respecto a las relacionadas con el lavado de dinero. Por ejemplo, la Recomendación 15 sobre la notificación de operaciones sospechosas se consideró “cumplida” o “mayormente cumplida” en un 68% de las jurisdicciones, mientras que en un 22% y un 10% de las jurisdicciones se la consideró, respectivamente, “sustancialmente incumplida” e “incumplida”. En cambio, la Recomendación Especial VII sobre la notificación de operaciones que se sospecha están relacionadas con el financiamiento del terrorismo recibió una calificación de “cumplida” o “mayormente cumplida” en apenas 59% de las jurisdicciones, mientras que en un 13% y un 28% de las jurisdicciones se la calificó, respectivamente, como “sustancialmente incumplida” e “incumplida”.

Otros resultados relativos a las UIF se refieren a su independencia, sus empleados, la definición de sus funciones con respecto a los supervisores, el fortalecimiento de su estructura organizativa, la ampliación del acceso a las bases de datos oficiales, la capacitación de los funcionarios de la UIF, y la creación de sistemas de gestión de notificaciones para evaluar la eficacia de la UIF.

Al mismo tiempo que se llevaban a cabo las evaluaciones del FMI, dicha institución, el Banco Mundial y otros organismos prestaron un volumen importante de asistencia técnica a los países que deseaban robustecer sus marcos ALD/LFT. La asistencia técnica del FMI y el Banco Mundial aumentó considerablemente en el período de dos años comprendido entre enero de 2002 y diciembre de 2003. En ese lapso, las dos instituciones llevaron a cabo 117 proyectos de asistencia técnica, de los cuales 85 estuvieron directamente destinados a países específicos y 32 fueron de carácter regional y beneficiaron a 130 países181. El aumento de la asistencia técnica estuvo impulsado en gran medida por las evaluaciones, mediante las cuales las autoridades pueden determinar las necesidades de asistencia de sus respectivos países. Más de una cuarta parte de los proyectos de asistencia técnica consistieron en la prestación de distintos tipos de asesoramiento para la creación y afianzamiento de las UIF.

    Other Resources Citing This Publication