Estadísticas de la deuda externa
Chapter

14. La experiencia de los países

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
April 2004
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

14.1 En este capítulo se presentan estudios de casos sobre la experiencia de los países en diversos aspectos de la compilación y utilización de los datos sobre la deuda externa. Asimismo, en el recuadro 14.1 se analiza el procedimiento que la Unión Europea aplica a las estadísticas sobre déficit excesivos. Los estudios de casos se presentan en orden alfabético:

  • Australia: La experiencia acumulada en la compilación de datos de la deuda externa: compilación de registros y diseño de formularios.

  • Austria: La medición de la PII.

  • Canadá: La medición de la inversión extranjera de cartera en bonos canadienses.

  • Chile: La conciliación de las estadísticas de deuda externa con las estadísticas bancarias internacionales del BPI.

  • Filipinas: El sistema de seguimiento de la deuda externa del sector privado.

  • India: La utilización de sistemas de información de la deuda en la gestión de la deuda externa.

  • India: El seguimiento y la gestión de los depósitos de ciudadanos no residentes.

  • Israel: La medición de la deuda externa.

  • México: El registro de la deuda privada.

  • Nueva Zelandia: La experiencia acumulada en la recopilación de datos sobre la cobertura del riesgo cambiario.

  • Turquía: La medición de la deuda externa a corto plazo.

  • Uganda: Requisitos de datos para la Iniciativa para los PPME.

Recuadro 14.1.Unión Europea (UE): Estadísticas para el procedimiento aplicable en caso de déficit excesivo

En el Artículo 104c del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea, suscrito en 1991 (el Tratado), se indica que los países de la UE deberán evitar déficit públicos excesivos, y que la Comisión Europea (la Comisión) supervisará la evolución de la situación presupuestaria y del nivel de endeudamiento público. En particular, la Comisión deberá examinar la observancia de la disciplina presupuestaria atendiendo a dos principios, a saber, si la razón entre el déficit público previsto o real y el PIB, y la razón entre la deuda y el PIB, sobrepasan un valor de referencia. Los valores de referencia son del 3% en lo referente al déficit público y del 60% en lo referente a la deuda, como se indica en el Protocolo sobre el procedimiento aplicable en caso de déficit excesivo (el Protocolo), un anexo del Tratado.

En el Protocolo se entiende por público lo perteneciente a la administración pública (es decir, la administración central, la administración regional o local y los fondos de la seguridad social); el déficit se define como el volumen de endeudamiento neto, de acuerdo a la definición del Sistema Europeo de Cuentas: SEC 1995 (Eurostat, 1996), o SEC95; por deuda se entiende la deuda bruta total, a su valor nominal, pendiente a final de año, consolidada dentro de los sectores del gobierno general, y entre dichos sectores. En el Protocolo se establece también que los países de la UE comunicarán a la Comisión, sin demora y de forma periódica, sus déficit previstos o reales y el nivel de su deuda. La Comisión, a su vez, suministrará los datos estadísticos utilizados para la aplicación del Protocolo al Consejo de Ministros.

La legislación fundamental se amplía mediante el Reglamento No. 3605/93 del Consejo sobre la aplicación del Protocolo (Reglamento del Consejo). El Consejo modificó este reglamento a través del Reglamento No. 475/2000 a fin de incorporar las referencias en el SEC95. El reglamento define la deuda pública como el valor nominal (valor facial) de las obligaciones brutas de las administraciones públicas pendientes a final de año, a excepción de las obligaciones cuyos activos financieros correspondientes estén en manos del sector del gobierno general.

La deuda pública está constituida por pasivos del gobierno general en las siguientes categorías: moneda y depósitos; valores distintos de acciones (sin incluir instrumentos financieros derivados), y préstamos, tal como se definen en el SEC95.

Ciertos instrumentos de deuda, como los créditos comerciales, y otras cuentas por pagar, no se incluyen en la lista de pasivos de deuda (por razones prácticas). Los pasivos denominados en moneda extranjera, o intercambiados de una moneda extranjera a otras monedas extranjeras mediante un acuerdo contractual, deben convertirse a la otra moneda extranjera al tipo de cambio acordado en esos contratos y se convertirán a la moneda nacional en base al tipo de cambio representativo del mercado registrado el último día laborable de cada año. Ello se aplicará también en el caso de los pasivos denominados en moneda nacional que se convierten a una moneda extranjera mediante acuerdos contractuales. Por último, para los pasivos denominados en una moneda extranjera que se convierten a moneda nacional mediante un acuerdo contractual, se utilizará el tipo de cambio convenido en los contratos.

El reglamento del Consejo establece también el procedimiento para transmitir los datos a la Comisión. Desde comienzos de 1994, se exige a los Estados miembros de la UE que notifiquen a la Comisión su déficit público previsto y real y el nivel de su deuda pública dos veces al año, la primera vez antes del 1 de marzo del año corriente, y la segunda vez antes del 1 de septiembre del año corriente. Antes del 1 de marzo del año n, los Estados miembros notifican a la Comisión su estimación del nivel de la deuda pública real al final del año n–1 y los niveles reales de deuda pública correspondientes a los años n–2, n –3 y n–4. En lo que respecta al déficit, deben notificar a la Comisión su déficit público previsto para el año n, una estimación actualizada de su déficit público real para el año n–1 y su déficit público real correspondiente a los años n –2, n –3 y n–4. Al mismo tiempo, notifican a la Comisión el correspondiente déficit presupuestario de las cuentas públicas para los años n, n –1 y n–2 de acuerdo con la definición más prominente en el país y proveen cifras que explican la diferencia entre estos datos sobre el déficit presupuestario de las cuentas públicas y su déficit público. Antes del 1 de septiembre los datos requeridos son los mismos, pero en lugar de la estimación del nivel de la deuda pública real al final del año n–1, deben suministrarse datos reales. Esta labor hace necesaria una estrecha colaboración entre el ministerio de Hacienda, el instituto nacional de estadísticas y el banco central de los Estados miembros.

Los Estados miembros de la UE también suministran a la Comisión datos sobre el gasto de inversión pública y el gasto por concepto de intereses (para calcular otros coeficientes, por ejemplo, el déficit primario, es decir, el monto del déficit sin gasto por concepto de intereses). Por último, los Estados miembros también presentan un pronóstico del PIB correspondiente al año n y el monto real de su PIB para los años n–1, n –2, n –3 y n–4 (a fin de calcular los coeficientes).

Como se señaló anteriormente, el SEC95 es el marco conceptual utilizado para calcular el déficit público y la deuda. En los últimos años ha sido difícil lograr un registro coherente, en todos los Estados miembros de la UE, de las transacciones económicas y financieras que no están bien definidas en el SEC95. Con el fin de garantizar la coherencia en el registro, la Oficina Estadística de las Comunidades Europeas (Eurostat) creó un procedimiento claramente delineado para registrar estas transacciones, que incluye una labor conjunta de estadísticos de todos los Estados miembros en grupos de estudio, grupos de trabajo y otros comités. Posteriormente, Eurostat lleva a cabo consultas con el Comité de Estadísticas Monetarias, Financieras y de Balanza de Pagos (CMFB), en el que participan representantes de alto nivel de bancos centrales e institutos nacionales de estadísticas, del Banco Central Europeo, de Eurostat y de otras entidades de la Comisión. Tras escuchar la opinión de sus miembros, el CMFB formula y da a conocer su opinión (sin fuerza jurídica) a Eurostat, que adopta la decisión final con absoluta independencia y neutralidad, de conformidad con criterios puramente técnicos. Eurostat no adopta decisiones sobre casos específicos relacionados con los Estados miembros de la UE, sino sobre los principios de contabilidad para determinadas transacciones. Una vez adoptada, la decisión de Eurostat se aplica automáticamente a otros casos similares en todos los países de la UE. Las decisiones sobre todos los problemas examinados se registran en una nota metodológica que se envía a las instituciones correspondientes, especialmente la Comisión, el CMFB, los bancos centrales y los institutos nacionales de estadísticas. También se divulga a través de comunicados de prensa e Internet. Las principales decisiones en el área metodológica se han incorporado en el denominado Manual del SEC 95 sobre la deuda pública y el déficit público (Eurostat, 2000).

Australia

Experiencia acumulada en la compilación de datos de la deuda externa: Compilación de registros y diseño de formularios1

14.2 La Oficina de Estadísticas de Australia (ABS) compila y publica estadísticas trimestrales sobre la balanza de pagos y la posición de inversión internacional (PII) de conformidad con las recomendaciones del MBP5 y el SCN 1993. Los datos sobre la deuda externa forman parte de un conjunto de datos sobre la PII, que ha sido ampliado para proporcionar series de datos que satisfagan las necesidades prioritarias de los usuarios nacionales.

14.3 La principal fuente de datos para compilar información sobre la PII es la Encuesta sobre la inversión internacional (SII). Esta encuesta trimestral recopila información de empresas, el gobierno, administradores de inversiones y custodios, según proceda, sobre las entradas y salidas de inversión del país. Este estudio de caso, que se basa en la larga experiencia acumulada por Australia, proporciona orientación sobre la compilación de un registro de declarantes que podrían participar en una encuesta acerca de la deuda externa y sobre el diseño de formularios que contribuyen a asegurar la coherencia y la calidad de los datos. También se presentan, a título informativo, algunas de las series de datos sobre la deuda externa que Australia divulga para complementar la información sobre la PII.

Preparación de un registro de entidades declarantes

14.4 Puesto que Australia es una economía abierta con un tipo de cambio flotante desde hace casi 20 años, los flujos de inversión hacia y desde el país no están sujetos a controles ni a autorización regulatoria (la propiedad extranjera de ciertos tipos de sociedades, sin embargo, debe ser autorizada). A efectos de cuantificar la deuda externa, se realizan encuestas de los organismos de los cuales es más factible obtener datos. Algunos organismos se seleccionan de acuerdo a su papel de inversionistas finales o empresas en que se invierte, en tanto que otros se eligen como intermediarios (administradores de inversiones o custodios) que declaran datos en nombre de sus clientes. Para llevar a cabo estas encuestas, la ABS ha preparado y mantiene un registro de entidades a las que se les puede solicitar información.

14.5 El principal registro empresarial de la ABS—que se utiliza en las encuestas económicas y generalmente se prepara a partir de las declaraciones impositivas de las empresas—se concentra principalmente en las empresas con empleados y no en grupos empresariales. Aunque incluye un gran número de organismos que no realizan inversiones internacionales, la cobertura de las subentidades sin empleados que efectúan operaciones de financiamiento y canalizan todo el financiamiento internacional del grupo al que pertenecen es deficiente. Por lo tanto, toda población muestral seleccionada al azar de este amplio registro para cuantificar la inversión internacional resultará ineficiente en cuanto al registro de la carga, los recursos públicos y el control de la calidad. Por consiguiente, la ABS ha preparado un registro aparte de grupos empresariales que realizan actividades a escala internacional. La información sobre las empresas que integran este registro especializado de inversión internacional procede, entre otras, de las siguientes fuentes:

  • Los registros corrientes de empresas que mantienen el organismo estadístico u otros organismos gubernamentales. Las empresas incluidas pueden ser consultadas por medio de encuestas breves de tipo exploratorio para determinar si sus pasivos de deuda externa son significativos.

  • Los datos sobre las empresas que mantienen el organismo estadístico u otras entidades gubernamentales de recopilación de datos. La información necesaria para elaborar un registro de inversión internacional puede obtenerse de otra encuesta, ya sea por inspección directa del registro de esa encuesta o agregando una o dos preguntas exploratorias a la misma. La ABS utiliza una serie de encuestas que incluyen preguntas que permiten identificar posibles declarantes a las encuestas sobre la deuda externa, y viceversa.

  • Fuentes administrativas gubernamentales. Dependiendo de la legislación nacional y los mecanismos administrativos, o de las atribuciones de la entidad de recopilación, estas fuentes podrían incluir:

    • – Registros, archivos o listas de carácter impositivo.

    • – Información en manos de las juntas que autorizan y efectúan el seguimiento de la inversión extranjera.

    • – Información en manos de otras autoridades regulatorias, por ejemplo, listas de las entidades que supervisan y datos sujetos a controles por medio de requisitos de supervisión (por ejemplo, bancos registrados, otras instituciones que aceptan depósitos, corredores de valores, administradores de inversiones, asesores de inversión y fondos de jubilación e inversión autorizados).

    • – Listas de empresas registradas de custodia facultadas para mantener títulos de deuda y otros activos en nombre de no residentes, y listas de administradores de inversiones autorizados a efectuar operaciones en nombre de no residentes.

    • – Informes que las empresas deben preparar por ley y datos sobre el registro de empresas.

    • – Registros de los sistemas de control cambiario y de declaración de transacciones internacionales, como datos que identifican las partes que realizan o reciben grandes flujos de inversión de cartera (en Australia no se cuenta con ese tipo de información).

    • – Información presentada a la Junta de Revisión de la Inversión Extranjera, información en manos del Banco de Reserva de Australia e informes anuales de otras entidades gubernamentales.

    • – Otras fuentes oficiales y regulatorias, muchas de las cuales son de acceso público, incluyen las cuentas anuales que por ley debe mantener la Comisión de Valores e Inversión de Australia.

  • Los medios de comunicación. La prensa es una fuente especialmente valiosa para recabar información sobre entidades en condiciones de declarar datos. Una gran proporción de las transacciones por montos significativos se declaran en los medios de comunicación y esa información se utiliza no solo para actualizar el registro, sino también para verificar los datos declarados en la SII. La cobertura de la información divulgada en los medios de comunicación incluye, además de las transacciones por montos significativos, un gran número de transacciones por montos menores y una elevada proporción de transacciones con características poco comunes. La información divulgada en los medios de comunicación tradicionales en forma impresa puede complementarse con información distribuida electrónicamente por servicios comerciales de noticias y por medio de Internet.

  • También puede recurrirse al gran volumen de información que contienen las bases de datos de acceso público. La calidad de esta información varía en cuanto a su cobertura, precisión y la medida en que resulta útil para una encuesta sobre la inversión internacional. Estas fuentes incluyen los registros del mercado bursátil, los cuales posiblemente estén incluidos en otra información recopilada por la Bolsa de Valores; los servicios comerciales que divulgan información bursátil; las publicaciones de entidades internacionales de calificación del crédito (Moody’s, Standard & Poor’s, etc.), e informes y servicios de investigación de mercado, como los informes que preparan empresas contables y sociedades de corretaje de valores. La ABS recurre a diversas publicaciones de la Bolsa de Valores, como los informes mensuales actualizados sobre la emisión de acciones que cotizan en la bolsa, sus precios e índices.

  • Las asociaciones gremiales y las comunicaciones e informes que éstas divulgan pueden constituir una fuente útil. Además de proporcionar información en el contexto de las relaciones públicas y de enlace que caracterizan a la estrecha relación entre la entidad estadística y las asociaciones gremiales, muchos de estos grupos divulgan o cuentan con listas de sus integrantes, en las que frecuentemente se indica la importancia de los mismos o la gama de servicios que prestan. Sobre todo en el sector financiero, es probable que los integrantes de estas asociaciones sean importantes usuarios de estadísticas oficiales, y por lo tanto tengan un interés propio en la calidad de los datos y en colaborar con entidades estadísticas o de recopilación de datos.

14.6 En la medida en que las empresas de las diversas fuentes ya señaladas se identifican como entidades que posiblemente realizan operaciones de financiamiento externo, se incluyen en una “encuesta exploratoria” en la que se indica si realizan actividades de inversión extranjera y, en tal caso, si están afiliadas a alguna entidad matriz en Australia a la que debe recurrirse para obtener datos. Esta “encuesta exploratoria” también se emplea para recopilar información de referencia general sobre la inversión que posteriormente se va incorporando en el diseño de la encuesta que está realizándose sobre la inversión.

14.7 En el registro de inversión internacional deben identificarse las entidades jurídicas del grupo empresarial no solo a efectos de la eficiencia y la calidad de la recopilación de datos2, sino también para identificar las relaciones de inversión directa y la clasificación de algunas deudas como capital de inversión directa. Periódicamente se solicita a los organismos declarantes que identifiquen en los formularios de la encuesta las entidades jurídicas que han incluido. Ello asegura que a medida que se realizan nuevas adquisiciones, los informes de la encuesta capten su deuda externa, y que a medida que las empresas de un determinado grupo se enajenan, puedan establecerse procedimientos para seguir captando la deuda externa de esas empresas.

14.8 Entre las otras fuentes de que se dispone para mantener el registro de las empresas incluidas en la encuesta sobre la inversión internacional se cuentan el examen regular de la estructura social de las empresas más importantes de Australia, así como las fuentes generales ya señaladas que ofrecen la prensa y los datos sobre el registro de sociedades.

Diseño del formulario de la encuesta

14.9 Al recabar y compilar datos sobre la deuda externa, la ABS asigna gran importancia a la conciliación y la coherencia de la información. En primer lugar, las estadísticas sobre la deuda externa forman parte de un sistema más amplio de cuentas financieras, que permite efectuar un gran número de verificaciones de la coherencia de los datos. Por ejemplo, la comparación de los datos compilados sobre el tamaño total de los mercados correspondientes a los diversos instrumentos de deuda con los activos y pasivos individuales de los sectores institucionales puede facilitar la identificación de posibles discrepancias que quizá guarden relación con la deuda externa. En segundo lugar, a las empresas que participan en la encuesta se les exige proporcionar datos de balanza de pagos que muestren un balance contable a efectos de la preparación de las cuentas nacionales, lo cual ayuda a garantizar una cobertura completa y la exactitud en la declaración, y establece un marco para recopilar datos más pormenorizados sobre los saldos externos.

14.10 Concretamente, para cuantificar la deuda externa de Australia, en el formulario de la SII deben declararse las entradas y salidas de inversión correspondiente a todos los instrumentos de deuda utilizados por los inversionistas directos, de cartera y de otro tipo. El formulario de la encuesta está organizado de tal forma que los datos de cada instrumento de deuda se declaran en el mismo formato utilizado para conciliar la PII3, y abarca la siguiente información:

  • La posición (nivel o saldo) de los activos y pasivos financieros externos de los residentes al principio y al final del trimestre objeto de la encuesta.

  • Las transacciones financieras (flujos de inversión) que dan lugar a aumentos o disminuciones del nivel de estos activos y pasivos en cada trimestre.

  • Otras variaciones de los niveles de estos activos y pasivos.

  • Los ingresos que devengan estos activos y pasivos.

14.11 Además de obligar a los declarantes a examinar la coherencia de la información declarada, el uso del formato de recopilación de la PII permite a los compiladores identificar fácilmente toda incoherencia en los datos y solicitar aclaraciones al respecto. La ABS ha determinado que, en la mayoría de los casos, se cuenta con datos completos sobre las transacciones e información sobre la variación de los saldos en cada trimestre.

14.12 El formato y la redacción de los formularios de recopilación, así como la redacción de las minuciosas notas explicativas que reciben los declarantes, se ajustan a la redacción del MBP5. Estas notas explicativas incluyen numerosos ejemplos de la información que debe incluirse (o excluirse) para cada tipo de instrumento de deuda.

14.13 Una de las ventajas de recopilar los datos sobre la inversión internacional en el mismo formulario (en el caso de la encuesta sobre inversión internacional, en la misma página, para cada instrumento) es que se elimina la posibilidad de doble contabilización. Puesto que las definiciones que distinguen entre deuda y participaciones de capital, e inversiones directas, de cartera o de otro tipo, pueden interpretarse de distintas formas, y presentar errores o fallas de medición, se exige que la suma de los datos desagregados cuadre con un determinado total, la cual constituye un valioso mecanismo de verificación; de este modo, se logra que el formulario de declaración sea internamente coherente. El hecho de que los datos sobre deuda y participaciones de capital se recopilen separadamente, en algunos casos incluso por entidades distintas, crea inevitablemente el riesgo de subcontabilización y/o de doble contabilización.

14.14 Otro de los procedimientos que contribuye a la calidad de las estadísticas sobre la deuda externa consiste en medir una proporción sustancial de los títulos de deuda externa emitidos en Australia sobre la base de la declaración de los títulos de propiedad de no residentes. Estos títulos-valores son mantenidos por custodios en nombre de clientes no residentes y se cuenta con una completa identificación de dichas tenencias. Se utiliza información sobre los precios para estimar el valor de las transacciones y las variaciones de precios entre los saldos declarados.

Ampliación de los datos sobre la PII

14.15 Como se indicó anteriormente, la ABS ha ampliado el conjunto de datos sobre la PII para poder satisfacer las necesidades de los usuarios internos en materia de estadísticas sobre la deuda externa. Entre las ampliaciones más importantes, cabe destacar que actualmente se emplean:

  • Un desglose institucional más detallado de los deudores, de modo que la deuda externa de los sectores financieros, por ejemplo, pueda analizarse en forma más puntual que sobre la base de los criterios del MBP5.

  • Una clasificación minuciosa basada en la propiedad pública/privada de los deudores australianos.

  • Una presentación de los activos externos mantenidos en forma de instrumentos de deuda, y de los pasivos de deuda externa para que la deuda bruta de los sectores institucionales pueda apreciarse en el contexto de la deuda externa neta de cada sector.

  • Una presentación de la deuda externa, desglosada de acuerdo con el lugar de emisión (por ejemplo, deuda emitida en Australia y deuda emitida en el extranjero).

  • Una clasificación de los activos y pasivos de la deuda externa, por tipo de moneda y por vencimiento residual (basado en la fecha de vencimiento final de la deuda).

14.16 La presentación de datos sobre el vencimiento residual en base a la fecha de vencimiento final permite estimar los pagos programados del servicio de la deuda correspondientes al principal, ya que en Australia el monto de los pagos parciales de principal de la deuda externa es reducido y no se recopila por separado. La declaración “título por título” en el caso de la deuda emitida por entidades domiciliadas en Australia proporciona datos exactos sobre el componente de flujo de caja en los calendarios de amortización de la deuda, pero el requisito de separar el principal e intereses en los calendarios de amortización exige pronosticar las tasas de interés de otros instrumentos.

Austria

Medición de la PII4

14.17 Las estadísticas sobre la deuda externa de Austria se recopilan a partir de la información divulgada sobre la PII. En el presente estudio de caso se explican el proceso de compilación de los datos sobre la PII de Austria y la relación entre estos datos y los de la deuda externa y las cuentas financieras. Esta parte del capítulo consta de tres secciones que abarcan: el sistema de recopilación de los datos sobre la PII y la balanza de pagos (ya que algunas partidas de la PII se compilan a partir de flujos acumulados), el método para compilar la PII, incluida toda la información específica sobre partidas individuales, y los vínculos entre la PII, la deuda externa y los datos de las cuentas financieras.

Sistema de recopilación

14.18 El sistema actual utilizado para recopilar datos de balanza de pagos y de la PII se adoptó en 1991. Es un “sistema cerrado” de tipo autorregulado en que los saldos de apertura y cierre se declaran junto con las transacciones. Los datos sobre los saldos se utilizan para compilar la PII (principalmente otra inversión), y las transacciones se incorporan en todas las áreas de la balanza de pagos. Los pagos externos son objeto de un control continuo.

14.19 Los bancos y las entidades no bancarias presentan diversos informes: los de los bancos incluyen datos sobre las cuentas que mantienen en el extranjero, y sobre las cuentas que mantienen bancos extranjeros y entidades no bancarias en los bancos nacionales. Las entidades no bancarias declaran información sobre las cuentas mantenidas en el extranjero, los balances contables entre empresas y las cuentas de compensación. Los datos detallados sobre las transacciones abarcan las características de la contraparte, ya sea austríaca o extranjera y, en este último caso, el país de residencia. Deben declararse datos sobre todas las monedas, países y tipos de cuenta relacionados con la balanza de pagos (corto/largo plazo, depósitos/préstamos, activos/pasivos, etc.). Los datos de las encuestas anuales y trimestrales del crédito comercial se incorporan a la balanza de pagos y la PII.

14.20 El Banco Nacional de Austria (Oesterreichische Nationalbank, u ONB) mantiene bases de datos completas sobre las empresas y los títulos. La base de datos de las empresas se utiliza para asignar las transacciones declaradas a sus respectivos sectores, sobre todo en lo que se refiere a los ingresos, las transferencias y la cuenta financiera. La base de datos de títulos se utiliza junto con las cifras de inversión de cartera que se obtienen de los bancos y las entidades no bancarias para elaborar datos sobre los saldos pendientes de la inversión de cartera (véase la sección “Medición de la inversión de cartera”, más adelante).

14.21 Se realizan encuestas anuales de los saldos de la inversión directa, y la información sobre las relaciones de inversión directa entre Austria y las empresas extranjeras que se obtienen de estas encuestas se utiliza para identificar las transacciones y los saldos correspondientes a préstamos y flujos de ingresos provenientes de la inversión directa registrados en otros estados contables. Los indicadores económicos generales (como el PIB nominal) y la información sobre las expectativas se emplean conjuntamente con los datos de la encuesta para estimar las utilidades reinvertidas. Para pronosticar e identificar las transacciones de inversión directa se recurre a la información que proporcionan los diversos servicios de noticias.

Organismos notificadores

14.22 A fin de reducir la carga para los declarantes, por debajo de un cierto umbral (menos de ATS 5 millones en el caso de las inversiones del exterior y menos de ATS 10 millones en el caso de la inversión en el exterior), la inversión directa solo se declara cada dos años en el marco de otras encuestas, es decir, la mitad de las empresas declaran el primer año y la otra mitad proporciona información el segundo año. Para las empresas que no declaran saldos de inversión directa en un período determinado, se elaboran estimaciones sobre la base del informe presentado el año anterior.

i)Sector bancario: Deben declarar las siguientes entidades: instituciones de crédito, asociaciones de préstamo y crédito hipotecario (Bausparkassen), empresas que realizan actividades de factoraje y toda empresa que realice actividades de tipo bancario. Conforme a la Ley de régimen cambiario (Kundmachung, DL 1–3/91, 2/93, 1/96), los bancos deben declarar en forma diaria/mensual todas las transacciones que realizan por medio del sistema bancario nacional, incluidas las que realizan en nombre de sus clientes. Más específicamente, deben proporcionar datos sobre las siguientes operaciones:

  • Todos los pagos efectuados por medio de cuentas de bancos nacionales mantenidas en el extranjero, y por medio de cuentas de bancos extranjeros y entidades no bancarias en bancos nacionales, así como los saldos mensuales de apertura y de cierre correspondientes de estas cuentas (Devisentableaumeldung).

  • Todas las ventas/adquisiciones y saldos (mensuales, de apertura/cierre) correspondientes a transacciones en moneda extranjera (Valutentableaumeldung, fondos extrabursátiles).

  • Los saldos mensuales de títulos, según la definición del MBP5, que los bancos mantienen, en calidad de custodios primarios, por cuenta propia o en nombre de clientes residentes y no residentes (Wertpapierstandmeldung).

14.23 Además, los bancos (en calidad de inversionistas directos y/o empresas de inversión directa) deben responder a una encuesta anual sobre la inversión directa si el valor del capital nominal de la misma es mayor que el umbral de ATS 1 millón y el 10% del monto global del capital nominal, o si el capital nominal es inferior a ATS 1 millón, pero el saldo del balance de la empresa de inversión directa es mayor que ATS 500 millones y se cumple la condición del 10%.

ii)Sector no bancario (las empresas y los hogares no incluidos en el punto i): De conformidad con la ley de régimen cambiario (Kundmachung, DL 1–3/91, 2/93, 1/96), las entidades no bancarias deben declarar mensualmente todos los pagos y saldos correspondientes a cuentas mantenidas en bancos en el exterior así como los préstamos a corto y largo plazo concedidos a no residentes, o concedidos por no residentes a residentes, si el volumen anual de transacciones supera un determinado umbral Auslandskontenmeldung), y en caso contrario, sobre una base anual. Las empresas privadas no bancarias y los hogares (en calidad de inversionistas directos y/o empresas de inversión directa) deben responder a una encuesta anual sobre la inversión directa si el valor del capital nominal de la misma supera el umbral de ATS 1 millón y el 10% del monto global del capital nominal. Además, las empresas deben proporcionar datos sobre el crédito comercial en encuestas trimestrales y anuales que abarcan, respectivamente, una muestra seleccionada de empresas y la totalidad de las empresas. Asimismo, las entidades no bancarias (incluido el gobierno general) deben declarar anualmente sus tenencias de títulos nacionales y extranjeros que no estén bajo la custodia de bancos nacionales, a menos que el valor total de mercado de estas tenencias sea inferior al umbral de ATS 1 millón al final del año.

iii)Gobierno general: Las autoridades públicas declaran todas las transacciones relacionadas con la balanza de pagos al ONB. Además, el Ministerio Federal de Hacienda proporciona datos que se utilizan con fines de verificación (sobre todo, en lo que respecta a los pagos corrientes y de capital entre el sector público y las instituciones de la Unión Europea).

iv)Autoridad monetaria: Al igual que el sector bancario, el ONB declara datos sobre los saldos monetarios externos y los flujos y saldos mensuales. Asimismo, el Departamento de Contabilidad del ONB prepara informes trimestrales especiales sobre los saldos y flujos a efectos de la balanza de pagos y la PII. Estos informes se utilizan principalmente para verificar los flujos mensuales, obtener datos en valores devengados y calcular los activos de reserva para la PII.

Medición de la inversión de cartera

14.24 Los saldos y flujos de inversión de cartera se miden por medio de un sistema de compilación fiable y de gran alcance basado en datos sobre títulos declarados siguiendo un enfoque de “título por título”. Para facilitar esa labor, se mantiene una base de datos de títulos individuales (véase más adelante). Además de ser fiable, este sistema, creado en 1988–89, permite atender en forma flexible los cambios en las necesidades de los usuarios y las circunstancias del mercado. Anteriormente se observaba que, debido a la velocidad con que se desarrollaban los mercados financieros internacionales, las instrucciones que se enviaban a los organismos notificadores eran cada vez más complejas para satisfacer las necesidades de balanza de pagos y de la PII.

14.25 Con el sistema actual, los bancos declaran transacciones y saldos correspondientes a títulos individuales e identifican cada uno con su correspondiente código ISIN (Sistema Internacional de Numeración para la Identificación de Valores). A los bancos austríacos les resulta útil emplear estos códigos porque también los utilizan en sus propias actividades comerciales (por ejemplo, en la liquidación de las operaciones en títulos). Una vez que los títulos se declaran con el código ISIN, pueden identificarse en la base de datos de títulos que mantiene el ONB. Esta base de datos emplea las clasificaciones de balanza de pagos y de la PII (las características de los instrumentos financieros, y el sector y el país del emisor, etc.). El hecho de que los títulos se declaren individualmente permite conciliar las transacciones con los saldos.

14.26 El ONB creó esta base de datos de títulos y se encarga de mantenerla. La información esencial de la base de datos fue adquirida de las entidades numeradoras nacionales (ENN) de Austria y Alemania, el Oesterreichische Kontrollbank (OKB) y el Wertpapiermitteilungen, respectivamente. El OKB proporciona datos sobre los valores emitidos por residentes en el mercado nacional y sobre valores denominados en chelines austríacos o euros emitidos por no residentes en Austria; el Wertpapiermitteilung, en cambio, proporciona datos sobre los valores emitidos en los mercados extranjeros, incluidos los títulos emitidos por residentes austríacos y denominados en monedas que no sean el chelín austríaco o el euro. Asimismo, los bancos declarantes deben proporcionar información sobre valores para los cuales no han podido determinar el código ISIN correspondiente, denominados títulos internos. Si se recibe información sobre el mismo título de más de una institución, generalmente se da preferencia a los datos proporcionados por el OKB. La información sobre los precios corrientes de mercado procede de Telekurs. La base de datos se actualiza semanalmente.

14.27 A partir de la información sobre valores individuales, el Departamento de Estadística almacena los datos en un “archivo central interno” que el ONB utiliza para compilar los datos sobre las transacciones y los saldos de la inversión de cartera. A principios de 2000, este archivo central incluía unos 150.000 títulos de deuda y unos 50.000 títulos de participación, con lo cual abarca aproximadamente un 99% de los valores externos negociados por residentes austríacos.

14.28 El ONB somete la información a verificaciones y exámenes rigurosos para que los datos obtenidos de fuentes externas sean compatibles con los procesos de compilación de la posición de inversión internacional y de los datos de balanza de pagos. Estos procedimientos de verificación comprenden controles formales (sobre el alcance de la información) así como verificaciones de credibilidad. No se requieren verificaciones detalladas de la calidad, en gran parte porque las entidades numeradoras nacionales mantienen bases de datos para sus clientes (bancos), cuyas necesidades de información comercial difieren de las de los compiladores estadísticos. Por consiguiente, las categorías de datos que revisten especial importancia desde el punto de vista estadístico (por ejemplo, los montos pendientes) no siempre son de la calidad deseada.

Compilación de la PII

14.29 Salvo algunas excepciones, el estado anual de la PII se prepara de conformidad con las recomendaciones del MBP5. En gran medida es factible efectuar una asignación geográfica distinguiendo entre los países de la zona del euro y los países que no pertenecen a dicha zona. En esta sección se explica el procedimiento utilizado para compilar las categorías funcionales individuales de la PII.

Inversión directa

14.30 En el caso de la inversión directa, Austria sigue las recomendaciones de las normas internacionales, incluidas las que se refieren a la aplicación del denominado principio direccional (en que los activos y pasivos se declaran de conformidad con la dirección de la relación de inversión directa), y la inclusión de las utilidades reinvertidas. La encuesta anual sobre la inversión directa proporciona datos finales sobre los saldos unos 18 meses después del cierre del período de referencia (tiempo t). Los datos provisionales sobre saldos, que se divulgan dentro de un plazo de 6 a 9 meses después del cierre del período de referencia (t), se calculan sumando los flujos acumulados (incluidas las utilidades reinvertidas) al saldo en la fecha de cierre correspondiente al período de referencia anterior (t–1).

14.31 Los datos sobre los bienes raíces son una excepción, ya que dichos datos se compilan utilizando flujos acumulados (aproximadamente 7% del lado de los activos y 2% del lado de los pasivos, respectivamente, de los activos y pasivos globales correspondientes a saldos de inversión directa).

14.32 Puesto que los datos de la encuesta anual se expresan en valores contables, la conciliación con las transacciones registradas (valoradas a precios de mercado) presenta dificultades. Aunque los ajustes de los precios y otros (en el sentido de las reclasificaciones) pueden en cierta medida identificarse, los “otros ajustes” (correspondientes a ajustes residuales entre las variaciones de los saldos y las transacciones) pueden ser muy considerables. Los ajustes del tipo de cambio se calculan sobre la base del tipo de cambio promedio mensual cuando los saldos de la PII se derivan a partir de la acumulación de flujos, y sobre la base de los tipos de cambio de final de mes cuando el saldo de la PII se mide directamente.

14.33 La valoración de mercado también puede establecerse por medio de una “estimación basada en las utilidades” (es decir, descontando las posibles utilidades futuras en efectivo).

Inversión de cartera

14.34 Los datos de inversión de cartera se compilan de conformidad con las recomendaciones del MBP5, incluidas las asignaciones por instrumento y por sector. Como se explicó anteriormente, la compilación de estos datos se basa fundamentalmente en el sistema de declaración “título por título” y en la base de datos de títulos, tanto para los saldos y las transacciones como para la inversión en el exterior y la inversión proveniente del exterior. Por el lado de los activos, los informes mensuales de los bancos y los informes anuales de las entidades no bancarias proporcionan datos fiables sobre los tenedores de activos en el sector interno.

14.35 Debido a que se utiliza el enfoque “título por título”, los saldos, las transacciones, el tipo de cambio y los ajustes de precios se concilian rigurosamente, y las diferencias restantes se calculan por residuos; los otros ajustes correspondientes a sectores e instrumentos específicos pueden identificarse, y los saldos se valoran a precios de mercado, incluidos los gastos devengados por intereses. La información sobre los activos puede asignarse por países sobre la base del país de residencia del emisor, pero no se dispone de información sobre los países de residencia de los propietarios de pasivos de deuda internos.

Instrumentos financieros derivados

14.36 Los datos sobre la PII son una combinación de saldos (aproximadamente un 20% de los datos totales) y transacciones acumuladas (aproximadamente un 80% de los datos totales). En general, estos datos abarcan instrumentos financieros derivados que se negocian al margen de la bolsa de valores (en forma extrabursátil). Los datos sobre saldos, que se declaran con sus correspondientes códigos ISIN, son sumamente fiables y se calculan en base a los precios de mercado; en el caso de los demás datos declarados, no puede identificarse definitivamente el principio de valoración utilizado, pero en general se supone que se basa en valores de mercado. Los datos sobre saldos se expresan en valores netos; no se dispone de datos en valores brutos que sean totalmente fiables.

Otra inversión

14.37 Los datos sobre otra inversión se compilan en gran medida de conformidad con las recomendaciones del MBP5, con la excepción de los que se refieren al crédito comercial entre empresas afiliadas, los cuales se registran, sin distinción, en la partida de “otra inversión”, en lugar de registrarse en inversión directa. Para calcular estos datos se utiliza una combinación de saldos (aproximadamente un 90% de los datos totales) y de flujos acumulados (aproximadamente un 10%). Los datos sobre saldos se derivan principalmente del sistema de pagos, con la excepción del crédito comercial que se mide directamente a partir de encuestas trimestrales y anuales. En el caso de los préstamos y otros activos/pasivos cuyos saldos son inferiores al umbral a partir del cual los organismos notificadores están obligados a declarar la información directamente, los saldos se calculan utilizando los flujos de acumulación.

14.38 Los organismos notificadores deben conciliar, en el mismo informe, los saldos y los flujos correspondientes a las cuentas de “otra inversión”. Los ajustes de precios (que se refieren principalmente a la compraventa de activos), los otros ajustes (por reclasificaciones) y los ajustes residuales (para tener en cuenta errores o correcciones de los saldos) pueden consultarse directamente en los informes divulgados. Los ajustes cambiarios se calculan utilizando los promedios de los tipos de cambio mensuales en el caso de las transacciones y los ajustes declarados, y utilizando los tipos de cambio de fin de mes en el caso de los saldos. Los datos sobre otros activos y pasivos de inversión se basan en valores nominales.

Activos de reserva

14.39 El Departamento de Contabilidad del ONB declara el saldo de los activos de reserva directamente en informes trimestrales especiales. Estos informes contienen datos sobre saldos, transacciones y todo tipo de ajustes. Los datos se obtienen directamente de la base de datos contable. No se incluyen los saldos ni las transacciones en moneda y depósitos en estos informes trimestrales porque esa información figura en los informes mensuales regulares que presenta el ONB (véase el punto iv anterior bajo “Organismos notificadores”). Se considera que las discrepancias entre los principios contables y los conceptos del MBP5 son insignificantes. Los datos sobre saldos se expresan en valores de mercado, y los precios del oro y de los tipos de cambio sobre la base de las cotizaciones de mercado de cierre de mediodía.

Relación entre la PII y la deuda externa y las cuentas financieras

Deuda externa bruta

14.40 El saldo de la deuda externa bruta de Austria puede calcularse a partir de la PII. Actualmente, los datos sobre deuda externa se compilan a precios de mercado, desglosados por sectores. En el caso de títulos de deuda se dispone de datos expresados sobre la base del vencimiento residual.

Cuentas financieras

14.41 Las cuentas financieras que el ONB mantiene de conformidad con el Sistema Europeo de Cuentas: SEC 95 (Eurostat, 1996) abarcan, en la forma de estados de activos y pasivos, los títulos de crédito y los pasivos de todos los sectores institucionales. En el caso de las cuentas financieras, el balance del sector correspondiente al “resto del mundo” se basa en gran medida en los datos de la PII. Por lo tanto, el saldo de activos financieros netos de no residentes (cuentas financieras) corresponde a pasivos netos frente al resto del mundo (PII) de los sectores internos. Esta última partida denota una PII neta de saldo negativo, es decir, “Crédito (neto) del sector del resto del mundo frente a residentes austríacos”.

Canadá

Medición de la inversión extranjera de cartera en bonos canadienses5

14.42 El valor de la inversión en bonos canadienses correspondiente a no residentes ha aumentado pronunciadamente desde los años ochenta. De un valor de $Can 56.500 millones en 1980, la inversión de extranjeros alcanzó a $Can 393.000 millones en 1999, monto que representa más del 40% del valor del volumen total de bonos canadienses en circulación. Los intereses sobre estas obligaciones de deuda ($Can 27.500 millones en 1999) son un componente importante del déficit de ingresos de inversión en la cuenta corriente de Canadá. Dadas la magnitud y la gran diversidad de bonos en manos de no residentes, Canadá ha establecido un sistema estadístico detallado y complejo para poder contar con estadísticas fiables y coherentes.

14.43 En gran medida, los datos sobre la inversión de no residentes en bonos canadienses se declaran en base a un enfoque de “título por título” por: 1) los principales corredores de inversión, bancos, compañías de seguros, fondos de pensiones y de inversión colectiva, en forma mensual y 2) las entidades emisoras de deuda más grandes. Estos datos se declaran mensualmente, en su mayor parte por medio de cintas electrónicas que proporcionan empresas de servicios de información. Se utiliza un formato específico en que se indican las características de los instrumentos. Todos los meses, se recopila información sobre más de 500.000 transacciones en títulos, de las cuales unas 10.000 corresponden a bonos canadienses. Los datos de los saldos a fin de año se obtienen a partir de una encuesta anual en que los saldos se calculan utilizando cuatro métodos de valoración diferentes.

14.44 El sistema canadiense está organizado en torno a una base de datos que mantiene un registro detallado de las características de cada bono emitido. De hecho, cada emisión de bonos canadienses queda identificada por emisor, sector (gobierno federal, sector privado etc.) y clasificación industrial; para cada bono en manos de un no residente se identifican las fechas de emisión y vencimiento, la moneda en que se denomina la emisión, la tasa de interés, el calendario de los pagos de intereses, etc., y los tenedores no residentes se identifican sobre la base de sus respectivos países de residencia, cuando se dispone de esa información, o como mínimo, sobre una base geográfica amplia, e independientemente de que estos tenedores estén relacionados con emisores canadienses.

14.45 A partir de datos detallados sobre bonos específicos, en el presente estudio de caso se analiza el proceso mediante el cual se generan las estadísticas sobre las transacciones y los saldos, y se describen los diversos precios empleados para valorar los bonos6.

Transacciones y saldos financieros

14.46 Cuatro tipos de transacciones financieras afectan los datos sobre saldos: las emisiones nuevas, la compraventa de títulos ya emitidos, los intereses devengados y los rescates.

Emisiones nuevas

14.47 En el sistema canadiense, los únicos bonos nuevos que pueden venderse a no residentes son los bonos canadienses de reciente emisión colocados en el extranjero directamente (es decir, emisiones extranjeras y la parte de la emisión global que se coloca en los mercados extranjeros). Las compras de nuevos bonos canadienses colocados en el mercado interno adquiridos por no residentes, incluida la proporción interna de los bonos globales, se clasifican como compraventas de emisiones existentes. Las transacciones correspondientes a nuevas emisiones denominadas en moneda extranjera se ingresan en el sistema utilizando la moneda original en que están expresadas y se convierten a dólares canadienses utilizando el tipo de cambio promedio de mediodía correspondiente al mes en que se efectuó la transacción. Cuando se dispone de información sobre el valor en dólares canadienses de los ingresos generados por las nuevas emisiones, esa información se emplea directamente para valorar la transacción.

Compraventa de títulos ya emitidos

14.48 La compraventa de bonos canadienses entre residentes y no residentes corresponde en gran medida a emisiones internas, sobre todo de bonos del Gobierno de Canadá. En el caso de los bonos colocados en el mismo mes y año en que fueron emitidos, el sistema considera que la compraventa ocurrió en la fecha de la nueva emisión; en los demás casos, se considera que la transacción correspondiente ocurrió en el decimoquinto día del mes en que se efectuó la compraventa.

14.49 Los bonos negociados en el marco de acuerdos de recompra (repos) constituyen préstamos en que los bonos se utilizan como garantía. Ya que los declarantes los incluyen en sus operaciones mensuales, estas transacciones se reclasifican como préstamos en lugar de inversión de cartera. Ello no presenta mayores problemas en el caso de los intermediarios financieros que identifican por separado las operaciones que realizan en el marco de acuerdos de recompra. En los casos en que los intermediarios financieros no identifican por separado los títulos que son objeto de repos, el sistema equipara las ventas y las compras de los mismos títulos en un solo mes y calcula una tasa de rendimiento para que puedan identificarse las transacciones que serán clasificadas como repos.

14.50 Las transacciones de títulos desmantelados, es decir, en los que los pagos de cupones no se negocian junto con el monto del principal, se procesan como si fuesen transacciones de bonos emitidos por el emisor original, pero sin establecer una correspondencia con la emisión específica emitida en forma desmantelada. Las emisiones desmanteladas se registran como bonos de cupón cero, y el ingreso se calcula como la diferencia entre el precio de transacción y el valor de rescate.

14.51 Por diversas razones, algunos corredores de valores no identifican las transacciones que efectúan con bonos ya emitidos, utilizando el enfoque de “título por título”. Estos bonos se reagrupan por sector del emisor y se consideran como un componente de una emisión única sintética del sector (por ejemplo, los bonos que emiten los gobiernos provinciales). Una vez efectuados los ajustes para excluir los bonos objeto de acuerdos de recompra y emisiones desmanteladas, el sistema verifica que cada bono negociado haya sido registrado en el sistema como bono emitido. En caso contrario, se efectúa un ajuste en el inventario para que el bono quede registrado como una emisión nueva.

Intereses devengados

14.52 En el sistema canadiense, la diferencia entre el precio de emisión y el precio de rescate se devenga en forma de intereses durante la vida del bono. Además, el sistema computa el valor devengado de los pagos de cupón de cada bono en circulación. Hasta que no se efectúen los pagos correspondientes, estos dos componentes incrementan continuamente el valor del bono y el volumen total de deuda externa del país en bonos.

Rescates

14.53 El rescate representa el pago del principal que efectúa el emisor en la fecha de vencimiento del bono. El sistema genera automáticamente los montos del rescate en la fecha de vencimiento. Si bien generalmente hay una sola fecha de vencimiento, algunos bonos pueden tener varias fechas de vencimiento porque el rescate se distribuye a lo largo del tiempo (por ejemplo, los bonos de fondos de amortización). En el caso de los bonos emitidos en tramos, el sistema prorratea el rescate en función de los montos de cada tramo. Los rescates de bonos denominados en moneda extranjera se convierten a dólares canadienses utilizando el tipo de cambio promedio de mediodía correspondiente al mes del rescate. Como se indicó anteriormente, cuando se conoce el valor del producto de la venta en dólares canadienses, esa información se utiliza para calcular el valor del rescate.

Valoración de las transacciones y saldos financieros

14.54 Durante el período que media entre el momento en que se emite el bono y el momento en que se rescata, el precio del bono variará principalmente como consecuencia de las fluctuaciones de la tasa de interés en el mercado. En el sistema estadístico de Canadá se mantienen datos sobre cuatro precios: el precio de emisión, el valor en libros, el precio de mercado de fin de año y el precio de rescate. A su vez, cada uno de estos precios se utiliza para elaborar distintos tipos de estadísticas. Por ejemplo, los precios de las emisiones nuevas se utilizan para obtener datos sobre los flujos de capital que generan dichas emisiones, en tanto que los precios de rescate permiten obtener datos sobre esas operaciones de rescate. Las transacciones correspondientes a las ventas y a las adquisiciones efectuadas en un mes determinado se registran en valores de mercado. El saldo de bonos pendientes de reembolso se expresa actualmente en valores en libros—valores nominales—y en valores de mercado.

Precios de emisión

14.55 En el momento de emitirse, los bonos se cotizan generalmente de acuerdo con el precio vigente en el mercado. Este precio de mercado es, a su vez, equivalente al valor presente del flujo de pagos futuros, descontado utilizando la tasa de interés de mercado. Si la tasa del cupón se fija en un nivel equivalente a la tasa de interés vigente, el precio de emisión será igual al precio de rescate. Si la tasa del cupón difiere de la tasa de interés vigente, el precio de emisión será superior o inferior al precio de rescate.

14.56 En general, los bonos se emiten en una fecha específica y, en consecuencia, tienen un solo precio de emisión. Sin embargo, existen bonos, sobre todo los del Gobierno de Canadá, que se emiten en tramos a lo largo de un cierto período. Cada tramo tiene la misma fecha de vencimiento y tasa de cupón que una emisión existente, pero el precio de emisión de cada tramo varía de acuerdo con la tasa de interés vigente en el momento en que se emite el tramo. Por lo tanto, es posible que en estos bonos cada tramo tenga distintos precios de emisión.

Valor en libros

14.57 El valor en libros puede calcularse de distintas formas. Desde el punto de vista del emisor del bono, el valor en libros es el precio de emisión más el costo de los intereses devengados aún no pagados. Desde el punto de vista del tenedor del bono, el valor en libros equivale al precio de adquisición más los ingresos generados pero aún no recibidos. Puesto que los bonos pueden adquirirse a distintos precios, puede haber muchos valores en libros.

14.58 En el sistema estadístico canadiense, se registra únicamente el valor en libros del emisor. Este valor equivale al precio de emisión más los costos por intereses devengados aún no pagados por el emisor. Los intereses se calculan como el valor devengado del cupón más la diferencia devengada entre el precio de emisión y el precio de rescate. Por lo tanto, en cualquier momento determinado, el valor en libros—el valor nominal según la terminología de la Guía—del emisor consta de tres partes: el precio de emisión, el valor devengado del cupón que aún no ha sido pagado y la amortización del descuento/prima, si procede, entre el precio de emisión y el precio de rescate.

Precios de mercado

14.59Descripción. En cualquier momento dado, el precio corriente de mercado de los bonos generalmente se calcula a partir de una muestra de transacciones de compraventa efectuadas recientemente en el mercado financiero. Durante la vida del bono, éste tendrá muchos precios de mercado, dependiendo de la fecha utilizada para valorarlo. Por ejemplo, en la mayoría de los casos, el precio de emisión equivale al precio de mercado vigente en la fecha en que se emite el bono, y el precio de rescate equivale al precio de mercado vigente en el momento en que vence.

14.60Derivación del precio de mercado. En el sistema canadiense, los datos sobre los precios de mercado proceden de la encuesta sobre las operaciones de compraventa de bonos efectuadas en el mes anterior a la valoración, o se calculan. En la medida en que los bonos se negocien con no residentes en el mes anterior al período de valoración, por ejemplo, como transacciones de diciembre cuando la valoración se realiza al 31 de diciembre, para calcular el valor de las transacciones se utiliza la cotización media como sustituto de los precios de mercado. En el caso de que no se disponga de cotizaciones de mercado, el sistema estima el valor actual del flujo futuro de pagos correspondientes al bono utilizando una matriz del rendimiento de mercado. Esa matriz permite generar precios de mercado para una amplia gama de bonos canadienses (por sector, moneda y años restantes hasta el vencimiento) y se actualiza regularmente en el sistema.

Precios de rescate

14.61 El precio de rescate es el monto que el emisor debe pagar al tenedor del bono en la fecha de vencimiento; equivale al valor futuro del principal una vez efectuado el pago de los cupones. El precio de rescate de un bono es igual al precio de mercado que tendrá el bono en la fecha de vencimiento.

Características del sistema

14.62 El grado de detalle y la flexibilidad del sistema canadiense permiten generar una serie de datos sobre las tenencias de bonos canadienses de propiedad de no residentes. Los bonos canadienses pueden valorarse de acuerdo con cuatro métodos diferentes: el precio de emisión, el precio de vencimiento, el valor en libros (valor nominal) y el valor de mercado. El valor de mercado se publica en la PII de Canadá.

14.63 Las funciones se integran en el sistema para calcular los saldos, transacciones, intereses (pagados, devengados o pagaderos) y las comisiones correspondientes a un período específico, en la moneda original o en dólares canadienses. También puede calcularse el efecto del tipo de cambio sobre los saldos. Además, Statistics Canada puede calcular los fondos con que tendrá que contar para poder atender el servicio de la deuda en el futuro, teniendo en cuenta los cupones por pagar y los retiros de bonos. Por último, pueden calcularse los vencimientos restantes, por tipo y sector.

Chile

Conciliación de las estadísticas de la deuda externa con las estadísticas bancarias internacionales del BPI7

14.64 Para que los mercados internacionales de capital puedan funcionar adecuadamente, deben contar con estadísticas sobre los pasivos externos de los países deudores. Pero cuando las cifras que publican los países, desde la perspectiva de los deudores, difieren de las publicadas por los organismos internacionales desde la perspectiva de los acreedores, la experiencia demuestra que la credibilidad de estadísticas de los países se ve directamente afectada, lo cual genera incertidumbre con respecto al nivel efectivo de endeudamiento y, por ende, ineficiencia en los mercados de capital.

14.65 Al igual que varios otros países, las estadísticas de la deuda externa de Chile, que son divulgadas mensualmente por el Banco Central de Chile (BCCH), no coinciden con las estadísticas bancarias internacionales que publica el BPI. Para conciliar las cifras de estas dos instituciones, en agosto de 1998 la Gerencia de la División Internacional del BCCH destinó recursos para que se realizara una investigación de gran alcance, y se establecieran los contactos necesarios con el BPI y las autoridades monetarias de diversos países, con el propósito de descubrir las razones de estas discrepancias. Esta labor culminó con una visita de funcionarios del BCCH al BPI en Basilea, Suiza, a fines de 1999. Una de las conclusiones de la investigación fue que las estadísticas del BPI corresponden a un concepto de la deuda externa que es más amplio que el que emplea el BCCH. Si bien este último publica estadísticas sobre la deuda externa, los datos del BPI abarcan los créditos frente al país, y partidas como los créditos nacionales denominados en moneda extranjera frente a residentes en Chile, así como otros pasivos que en Chile no se incluyen en la definición estricta de la deuda externa.

14.66 Sobre la base de esta labor, y utilizando datos correspondientes a fines de junio de 1999, en el presente estudio de caso se analizan los factores que dan lugar a diferencias entre las cifras del BCCH y las que publica el BPI sobre los pasivos externos.

14.67 Como se explica en el capítulo 17, el BPI publica estadísticas bancarias internacionales a nivel consolidado y por localización geográfica. En la primera parte del presente estudio, los datos del BCCH se comparan con los datos por localización geográfica del BPI, posteriormente se comparan con los datos consolidados de esa institución y finalmente se presentan algunas conclusiones.

Comparación con los datos por localización geográfica del BPI

14.68 Los datos por localización geográfica del BPI proporcionan información sobre los activos y pasivos externos de todos los bancos—las instituciones declarantes del BPI—ubicados en lo que se denomina la zona declarante del BPI8. En la categoría de activos externos, el valor de los préstamos externos pendientes de reembolso figura por separado, indicándose la asignación por moneda, por sector institucional y por país del deudor. Las investigaciones del BCCH han descubierto que las estadísticas del BCCH sobre la deuda frente a instituciones financieras extranjeras se ajustan más a los datos del BPI sobre los préstamos externos que a los datos del BPI sobre los activos externos.

14.69 En el cuadro 14.1 se presentan las cifras del BCCH y del BPI sobre los créditos pendientes de reembolso de las instituciones declarantes del BPI correspondientes a préstamos externos frente a Chile a fines de junio de 1999. Como puede apreciarse, la cifra total del BPI es mayor que la cifra del BCCH en US$2.783 millones.

Cuadro 14.1.Créditos frente a Chile de las instituciones declarantes del BPI por préstamos externos, a fines de junio de 1999
En millones de

dólares de

EE.UU.
1) Datos declarados por el BCCH15.901
2) Datos declarados por el BPI (en base a la localización geográfica)18.684
3) Discrepancias entre las fuentes ((1) – (2))−2.783

14.70 Un examen más detenido indica que en gran medida la diferencia es atribuible a tres partidas que el BCCH no clasifica como préstamos externos de las instituciones declarantes del BPI.

14.71 En primer lugar, parecería que el BPI incluye en sus cifras los préstamos externos utilizados para financiar el comercio exterior mediante instrumentos que el deudor emite al proveedor externo o a terceros, que posteriormente son descontados por los bancos (con lo cual constituyen una forma de descuento de pagarés). En Chile estos instrumentos se denominan cobranzas. En cambio, en la fecha en que se redactó el presente estudio, las cifras publicadas por Chile incluían únicamente las cobranzas con vencimientos a mediano y largo plazo, y se clasificaban como deuda frente a proveedores9. Según las estimaciones del BCCH, a fines de junio de 1999, las cobranzas totales (a corto, mediano y largo plazo) ascendían a unos US$5.425 millones, de los cuales US$1.900 millones podrían constituir títulos de crédito en manos de las instituciones declarantes del BPI, con vencimientos residuales de hasta un año10 y, por lo tanto, es posible que en las estadísticas del BPI se hayan declarado como títulos de crédito a corto plazo.

14.72 En segundo lugar, en los datos que publica el BCCH se incluye el crédito que conceden a Chile las instituciones financieras de gobiernos extranjeros para proyectos específicos a las entidades gubernamentales. Por otra parte, aunque estas instituciones financieras gubernamentales no son declarantes del BPI, parte de esos créditos se incluyen en las estadísticas bancarias por localización geográfica (y consolidadas) del BPI. Por ejemplo, el crédito concedido por el Kreditanstalt für Wiederaufbau (KFW) se incluye en los informes que Alemania envía al BPI, en tanto que el crédito de la Export Development Corporation of Canada (EDC), que tampoco es un declarante del BPI, se incluye en los informes de las instituciones financieras con las que la EDC realiza operaciones. En los datos correspondientes a fines de junio de 1999, US$721 millones de la diferencia entre los datos del BPI y del BCCH podían atribuirse a estas dos entidades.

14.73 En tercer lugar, los préstamos contraídos por empresas chilenas destinados a financiar inversiones directas en el extranjero no se registran en los datos del BCCH, pero sí figuran en las estadísticas bancarias consolidadas y por localización geográfica del BPI. A fines de junio de 1999, estos préstamos ascendían a US$500 millones, de los cuales un 20% tenían vencimientos residuales a corto plazo.

14.74 Como se indica en el cuadro 14.2, estos tres factores explican con creces la diferencia entre los datos declarados por el BPI y el BCCH.

Cuadro 14.2.Datos ajustados sobre créditos frente a Chile de las instituciones declarantes del BPI por préstamos externos, a fines de junio de 1999
En millones de

dólares de

EE.UU.
Datos declarados
1) Datos declarados por el BCCH15.901
2) Datos declarados por el BPI (en base a la localización geográfica)18.684
3) Discrepancias entre las fuentes ((1) – (2))−2.783
Factores que explican la discrepancia entre las fuentes1
4) Cobranzas (operaciones de descuento de pagarés)1.900
5) Deuda con instituciones financieras gubernamentales721
6) Préstamos para financiar operaciones en el exterior500
7) Ajuste total ((4) + (5) + (6))3.121
Diferencia ajustada (discrepancia (3) más ajuste total (7))338

Comparación con los datos consolidados del BPI

14.75 Los datos bancarios internacionales consolidados del BPI proporcionan información sobre los activos externos de bancos con sede en la zona declarante, excluidos los bancos con sede en ciertos centros extraterritoriales (incluidos en los datos por localización geográfica). La consolidación significa que se declaran todos los créditos de cada banco, incluidos los de todas las sucursales a escala mundial, con excepción de los créditos intrabancarios que se excluyen. Las sucursales y las filiales de bancos ubicados en la zona declarante, pero cuya sede no está en dicha zona, solo proporcionan información sobre sus propios créditos y pasivos (es decir, en forma no consolidada). Los datos consolidados del BPI incluyen un desglose por sector del deudor y por vencimiento residual a corto y largo plazo, e indican las posiciones deudoras de cada país con respecto a los países acreedores. Los préstamos no se presentan por separado. Teniendo todas estas consideraciones en cuenta, es evidente que los datos sobre activos por localización geográfica difieren significativamente de los datos consolidados.

14.76 Como sucede con los datos por localización geográfica, del cuadro 14.3 se desprende que los datos del BPI sobre los créditos externos frente a Chile pendientes de reembolso de las instituciones declarantes del BPI a fines de junio de 1999 son superiores a los datos declarados por el BCCH (US$23.491 millones y US$15.850 millones, respectivamente)11.

Cuadro 14.3.Créditos externos frente a Chile de las instituciones declarantes del BPI, a fines de junio de 1999(Millones de dólares de EE.UU.)
TotalA corto plazo1A mediano y

largo plazo
Datos declarados
1) Datos declarados por el BCCH15.8503.91111.939
2) Datos declarados por el BPI (en base a la localización geográfica)23.4919.34714.1442
3) Discrepancias entre las fuentes ((1) – (2))−7.641−5.436−2.205
Factores que explican la discrepancia entre las fuentes3
4) Activos en moneda extranjera de oficinas de bancos extranjeros3.3432.454889
5) Bonos823253637
6) Cobranzas (operaciones de descuento de pagarés)1.9001.9000
7) Deuda con instituciones financieras gubernamentales72184570
8) Préstamos para financiar inversiones en el extranjero500100400
9) Ajuste total ((4) + (5) + (6)) + (7) + (8))7.2874.7912.496
Diferencia ajustada (discrepancia (3) más ajuste total (9))−354−645291

14.77 Además de las tres partidas ya señaladas, una de las razones de la diferencia se debe a que el BPI considera los saldos nacionales en moneda extranjera de las oficinas de bancos extranjeros residentes en Chile como pasivos externos del país, en tanto que excluye los pasivos de los residentes frente a otros residentes a efectos de medir la deuda externa. Estos saldos ascendían a US$3.343 millones12 a fines de junio de 1999, y en gran medida fueron financiados con fondos captados en el mercado nacional.

14.78 Los datos sobre los activos en forma de bonos de las instituciones declarantes del BPI son otro factor que posiblemente explique la discrepancia. Sin embargo, no está claro el valor de dichos activos de las instituciones declarantes del BPI, ya que ni los datos del BPI ni los del BCCH los identifican por separado. El BCCH incluye los pasivos en forma de bonos frente a no residentes en las estadísticas de la deuda externa de Chile, pero no se identifican grupos individuales de acreedores. A fines de junio de 1999, los pasivos totales en forma de bonos ascendían a US$4.116 millones y se estima que un 20% de ese monto (US$823 millones) correspondía a créditos de las instituciones declarantes del BPI, sobre una base consolidada. De este total, se estimaba que US$253 millones representaban títulos con vencimientos a corto plazo. Se ha podido determinar que muchos de estos pasivos chilenos están en manos de instituciones financieras de Estados Unidos como fondos de inversión y holdings bancarios. Estas instituciones están obligadas a declarar esas tenencias a la Reserva Federal para su inclusión en un informe sobre la concentración crediticia de los países (“Country Exposure Lending Survey”), de donde proceden las estadísticas que las autoridades de Estados Unidos declaran al BPI.

Conclusiones

14.79 De las investigaciones realizadas por el BCCH se desprenden las siguientes conclusiones:

  • A fin de garantizar que los datos se utilicen correctamente, y para poder comparar cifras que miden el mismo concepto, las entidades de divulgación deben explicar claramente el marco metodológico que emplean para compilar los datos publicados.

  • Las fuentes básicas de datos (los deudores en el caso del BCCH y los acreedores en el caso del BPI) generan diferencias significativas, sobre todo en el caso de deudas transferidas a otros acreedores. En particular, ciertos títulos de crédito declarados por el BPI, como los bonos, si bien se incluyen en las estadísticas de la deuda externa de Chile que publica el BCCH, no pueden asignarse a acreedores específicos.

  • Es necesario aclarar las características de las partidas declaradas al BPI. Por ejemplo, el BPI considera los saldos nacionales en moneda extranjera de las oficinas de bancos extranjeros en Chile como pasivos externos, aunque representan créditos de residentes frente a otros residentes. Evidentemente, es discutible si ciertos créditos deben considerarse como pasivos externos (no lo son en la presente Guía), ya que el saldo se financia con recursos nacionales y, por lo tanto, no representa endeudamiento neto en el exterior.

  • El control de la calidad es esencial e incide significativamente en la medida en que las estadísticas de las distintas instituciones puedan compararse entre sí. Por lo tanto, es preciso asegurar la aplicación correcta de la metodología establecida.

  • Para proporcionar estadísticas más completas sobre la deuda externa, las autoridades de Chile están actualmente examinando la compilación de datos sobre instrumentos como las cobranzas y los préstamos destinados a financiar inversiones en el extranjero. Aunque dichos datos pertenecen a la categoría de la deuda externa, no se incluyen en las estadísticas de deuda del país porque no se cuenta con la información necesaria. Para resolver ese problema, están realizándose encuestas y adoptándose otros métodos de recopilación.

Filipinas

Sistema de seguimiento de la deuda externa del sector privado13

14.80 Filipinas depende en gran medida de los fondos externos para satisfacer sus considerables necesidades de financiamiento con fines de desarrollo. Conscientes de la necesidad de adoptar un enfoque sistemático para llevar la gestión de los empréstitos externos, a mediados de los años sesenta las autoridades promulgaron una Ley sobre los empréstitos externos, en virtud de la cual se adoptaron políticas y salvaguardias generales con respecto al crédito del exterior. Posteriormente, se establecieron límites sobre el endeudamiento y se facultó al banco central para controlar el cumplimiento de la ley desde el punto de vista de las divisas.

14.81 A principios de los años setenta se establecieron mecanismos administrativos para poner en práctica las disposiciones de esta ley y racionalizar el proceso de gestión de la deuda. El sistema de control abarca tanto los empréstitos externos del sector público como los del sector privado. El gobierno siempre ha reconocido la importante función que desempeña el sector privado en el fomento del crecimiento y el desarrollo económico y, por consiguiente, la necesidad de llevar un control de los empréstitos externos de dicho sector. Con los controles cambiarios vigentes en esos años, no fue difícil implementar el sistema y garantizar el cumplimiento. Desde entonces el sistema ha ido evolucionando en función de acontecimientos como la eliminación progresiva de las barreras a los movimientos de capital. En los años noventa se puso de relieve la importancia de efectuar un seguimiento de los empréstitos externos a medida que las empresas privadas fueron contrayendo un volumen sustancial de deuda externa para financiar proyectos de desarrollo y otros proyectos de gran alcance, como los mecanismos de construcción, operación y transferencia, y acuerdos similares.

14.82 En la gestión de la deuda externa del país participan en forma concertada diversas entidades públicas, incluidos el órgano central de planificación socioeconómica—un comité interdepartamental de alto nivel—y el Departamento de Hacienda. El Bangko Sentral ng Pilipinas (el Banco Central de Filipinas, y también el “Banco” de aquí en adelante)14 ejerce un papel fundamental en estas actividades dado su cometido de velar por que se apliquen las disposiciones de la ley en materia de divisas. El Banco lleva un registro del volumen de la deuda, mantiene los pasivos pendientes en niveles controlables y vela por que el crédito se obtenga en las mejores condiciones posibles. Actualmente realiza estas actividades por medio de la Junta Monetaria (su órgano máximo en materia de formulación de políticas) y el Departamento de Operaciones Internacionales15 (que se encarga de las operaciones diarias de gestión de la deuda).

Mecanismos de gestión de la deuda

14.83 Actualmente el Banco emplea una serie de mecanismos de gestión de la deuda creados y perfeccionados a lo largo de las tres últimas décadas. Estos incluyen las publicaciones de política del Bangko Sentral ng Pilipinas, en que se establecen las reglas, normas, directrices y procedimientos que rigen los empréstitos externos (dichas publicaciones se divulgan puntualmente y se complementan con comunicados de prensa y, cuando corresponde, con sesiones informativas sobre temas específicos), y mecanismos administrativos, incluidos un proceso de autorización y registro así como un sistema de control de la deuda que abarca los pasivos de todos los sectores de la economía.

Autorización y registro de los préstamos

14.84 Para obtener préstamos, las empresas del sector privado presentan una propuesta que debe estar autorizada por el Bangko Sentral ng Pilipinas antes de que pueda formalizarse el proceso de solicitud y desembolsarse los fondos. La evaluación del Banco incluye un examen completo de la propuesta para determinar, entre otras cosas, la medida en que el objetivo del préstamo se ajusta a la política global de desarrollo del país, los beneficios que se esperan del proyecto, si las condiciones financieras son razonables, y el efecto del préstamo sobre la carga del servicio de la deuda del país en relación con la capacidad de la economía para cumplir las obligaciones a medida que vayan venciendo.

14.85 A fin de garantizar que se cumplan las condiciones a que se supedita la aprobación del Bangko Sentral ng Pilipinas, las empresas deben registrar los empréstitos externos después de recibirse los fondos correspondientes. El prestatario debe presentar una copia de los documentos de préstamo, pruebas de que fue desembolsado y documentación sobre la utilización de los fondos. Una vez que se determina que los documentos están en orden, se emite el documento de registro del Bangko Sentral (BSRD), que autoriza al prestatario a adquirir moneda extranjera de los bancos locales para atender el servicio de la deuda en las fechas establecidas en el plan de amortización. Sin embargo, toda adquisición de moneda extranjera llevada a cabo por los bancos para efectuar pagos no contemplados en las condiciones estipuladas en el BSRD está sujeta a la autorización del Bangko Sentral ng Pilipinas.

14.86 Antes de los años noventa, y de conformidad con los controles vigentes sobre las entradas y salidas de moneda extranjera, toda solicitud de empréstito externo debía ser aprobada y registrada por el antiguo banco central. Las adquisiciones de moneda extranjera del sistema bancario para efectuar pagos del servicio de la deuda también estaban sujetas a la autorización del banco central. A partir de principios de los años noventa, sin embargo, la normativa fue modificándose a medida que fueron liberalizándose las normas cambiarias, de modo que los prestatarios privados16 podían en general ejercer la opción de no someterse al proceso de autorización y registro, a condición de no adquirir moneda extranjera del sistema bancario para efectuar pagos del servicio de la deuda17. Este enfoque es congruente con la libertad de que actualmente gozan los residentes con respecto al uso de ingresos en divisas anteriormente sujeto a los requisitos de cesión de divisas.

14.87 Sin embargo, pese a la adopción de normas cambiarias menos estrictas, la mayoría de los prestatarios (sobre todo los que tienen necesidades sustanciales de financiamiento) optan por obtener la autorización del Bangko Sentral para poder tener acceso a los recursos del sistema bancario cuando necesiten esos fondos para cumplir con los vencimientos. Muchos acreedores internacionales también exigen que las empresas filipinas obtengan autorización crediticia del Bangko Sentral ng Pilipinas y registren en el propio Bangko Sentral sus préstamos para reducir la posibilidad de incumplimiento en el servicio de las obligaciones correspondientes.

Sistema de seguimiento de la deuda externa

14.88 El sistema actual (septiembre de 2000) de seguimiento de la deuda externa abarca todas las obligaciones externas, independientemente de la categoría de vencimiento (corto, mediano o largo plazo), el tipo de crédito (préstamos, anticipos, depósitos, bonos, etc.) de todos los sectores de la economía (autoridades monetarias, gobierno central, empresas bancarias y no bancarias, tanto públicas como privadas) frente a todas las categorías de acreedores (multilaterales y bilaterales, bancos e instituciones financieras no bancarias en el exterior, proveedores y compradores externos, tenedores de bonos/pagarés y otros acreedores).

14.89 Este sistema, que depende de la información que declaran diversas fuentes, permite procesar y almacenar la información en una base de datos central y generar informes a partir de los programas creados por el Bangko Sentral. Los bancos transmiten la información electrónicamente, pero otras entidades presentan sus informes en forma impresa. Se está procurando adoptar gradualmente un sistema de registro electrónico, por lo menos para las principales entidades no bancarias.

Sistema de declaración

14.90 Los formularios de declaración han sido diseñados teniendo en cuenta el tipo de datos solicitados (los datos que se obtienen se utilizan tanto para fines regulatorios como estadísticos) y la fuente de la información. A continuación se indican las cuatro principales fuentes de datos que declaran información regularmente al Bangko Sentral:

  • Prestatarios: Los prestatarios (bancarios y no bancarios) son una fuente importante de datos porque cuentan con información directa sobre las transacciones y los saldos de los préstamos externos. La familiaridad con el sistema de declaración, creado durante la época de los controles cambiarios, facilita el cumplimiento por parte de los prestatarios, ya que los sistemas y procedimientos internos que deben utilizarse fueron establecidos hace bastante tiempo. Como resultado de la liberalización de las normas cambiarias, el Bangko Sentral ha asumido un papel más activo en la divulgación de información y en la tarea de garantizar que se cumplan los requisitos de declaración. El enfoque del Banco es dinámico y procura establecer un contacto directo con los prestatarios (sobre todo los prestatarios nuevos con sustanciales necesidades de financiamiento), proporcionar asesoramiento acerca de los requisitos de declaración, explicar por qué se requieren los datos y los usos a que se destinan, y ejercer presión moral para que los prestatarios colaboren con el Banco. Pese a la adopción de un marco regulatorio menos exigente, el Bangko Sentral sigue ejerciendo gran influencia y goza de una alta credibilidad a nivel nacional, la cual le permite conseguir la cooperación de los proveedores de datos.

  • Principales acreedores externos: Los informes de los acreedores permiten validar los datos sobre saldos (y, en algunos casos, flujos) que proporcionan los prestatarios sobre la deuda externa, y complementan los datos que se obtienen de otras fuentes.

  • Bancos nacionales (incluidas las filiales/sucursales de bancos extranjeros que operan en Filipinas): Los informes bancarios proporcionan datos sobre las transacciones externas individuales correspondientes a compras y ventas de divisas relacionadas con la deuda externa, especialmente las transacciones que ya no están sujetas a aprobación/registro. La imposición de multas y otras sanciones contribuyen a que se cumplan los requisitos de declaración.

  • Principales inversionistas institucionales del país (como las instituciones financieras no bancarias): A fin de obtener una medición más exacta de la deuda externa, el volumen de la deuda externa se ajusta utilizando información sobre las tenencias de instrumentos de deuda de Filipinas que estas instituciones colocan en el extranjero, porque dichas tenencias corresponden a transacciones realizadas por residentes.

14.91 En general, los datos deben declararse en valores absolutos y expresarse en la moneda original de denominación. No obstante, en los informes bancarios se exigen equivalentes en dólares de EE.UU. para facilitar las comparaciones y verificaciones con los datos agregados que se declaran a otros departamentos/unidades del Bangko Sentral en pesos y equivalentes en dólares.

14.92 Los datos declarados sobre cuentas del sector privado que recibe el Bangko Sentral son estrictamente confidenciales; por lo tanto, las cifras se divulgan solo en valores agregados. La divulgación de datos sobre cuentas o transacciones individuales debe ser autorizada al más alto nivel (por la Junta Monetaria), y normalmente se procura obtener el consentimiento de la parte en cuestión o la dispensa del derecho de confidencialidad.

Base de datos sobre la deuda externa

14.93 La base de datos sobre la deuda externa se diseñó para permitir un seguimiento de las cuentas individuales correspondientes a préstamos externos en todas las etapas, desde la autorización del préstamo, hasta que se desembolsa, registra y reembolsa.

14.94 Cada cuenta se contabiliza en un registro central que se actualiza cada vez que cambia la información básica sobre el préstamo. La base de datos incluye información pormenorizada sobre cada cuenta, en que se indican los nombres de las partes contractuales (deudor, acreedor y garantes), y las condiciones del crédito (vencimiento, plazo de reembolsos, tasa de interés y comisiones).

14.95 Las transacciones correspondientes a préstamos (desembolsos, pagos de principal e intereses) se ingresan en el sistema una vez verificadas la coherencia y exactitud de los informes recibidos. Los datos sobre las transacciones quedan reflejados en los informes sobre la deuda externa y la balanza de pagos.

14.96 Los datos se expresan en la moneda original de denominación, pero pueden convertirse fácilmente en dólares de EE.UU. o en otras monedas. El sistema se apoya en conjuntos de datos sobre los tipos de cambio de las principales monedas, los países y las instituciones (deudores, acreedores y garantes).

Informes estadísticos

14.97 El sistema genera informes consolidados o detallados, como los datos y transacciones básicas de los préstamos; informes sobre las características específicas del saldo de la deuda (por ejemplo, por vencimiento—original o residual—, sector del prestatario, moneda, o por país del acreedor sobre la base de la residencia o de la oficina central/ciudadanía), así como resúmenes de las transacciones y la carga proyectada del servicio de la deuda. En el cuadro 14.4 se presenta un ejemplo de un cuadro generado por el sistema. La estructura de la base de datos permite preparar estados resumidos correspondientes a cualquier elemento, como el saldo pendiente, los préstamos desembolsados y los pagos de principal.

Cuadro 14.4.Deuda externa total de Filipinas1(Millones de dólares de EE.UU. al final del período)
1990199119921993199419951996199719981999Marzo 2000Junio 2000
Por prestatarios29.9553.39232.08935.53538.72339.3674.87545.43347.81752.21052.41552.164
Sector público24.45825.55225.66629.71830.88330.11627.38526.95830.31034.80035.44134.932
Bancos6.2025.9373.2612.7773.1633.4523.2524.6865.8055.7465.6025.654
Entidades no bancarias18.25619.61422.40626.94127.72126.66424.13222.27124.50629.05429.83929.278
Sector privado25.4975.8406.4235.8177.8399.25114.49018.47517.50717.41016.97317.232
Bancos1.7111.8021.4485219802.0005.3795.9785.4104.1593.8973.680
Sucursales de bancos extranjeros9961.055603422376259348609494423383394
Bancos nacionales715747845996041.7415.0315.3694.9163.7353.5143.286
Entidades no bancarias3.7864.0384.9755.2966.8597.2519.11212.49712.09613.25113.07613.552
Por vencimientos29.9553.39232.08935.53538.72339.3674.87545.43347.81752.21052.41552.164
Corto plazo4.3764.8275.2565.0355.1975.2797.2078.4397.1855.7456.0095.932
Mediano y largo plazo25.57926.56526.83330.50033.52634.08834.66836.99440.63246.46546.40646.232
Por tipo de acreedor29.9553.39232.08935.53538.72339.3674.87545.43347.81752.21052.41552.164
Multilateral7.4117.9358.3239.2029.8599.6178.6348.63810.05810.2459.9349.864
Bilateral8.5479.57211.32813.36915.03314.39313.43913.30714.92616.42916.11615.983
Bancos y otras instituciones financieras10.81510.2275.6925.1775.5306.3458.37310.1769.67210.34010.20610.284
Tenedores de bonos/pagarés8658513.7544.5674.7276.2068.72510.63311.20912.95113.86513.396
Proveedores/exportadores2.3122.8022.9633.2133.5492.5872.5882.3591.5621.6901.6971.882
Otros5529725219116320390555598755
Por países29.9553.39232.08935.53538.72339.3674.87545.43347.81752.21052.41552.164
Japón8.6279.5469.21011.11212.68212.16911.10910.29311.88714.20514.18414.031
Estados Unidos5.8085.5527.1567.0643.8123.7714.1904.5694.5665.3144.7044.993
Reino Unido1.1411.1086411.297363611511445399438537481
Francia1.4471.0858507257129611.5791.8991.7431.6211.4331.287
Alemania6206937007428859671.2981.6352.1222.4352.6203.109
Otros4.0364.6221.4558265.6825.0655.8297.3215.8325.0015.1385.003
Organismos multilaterales7.4117.9358.3239.2029.8599.6178.6348.63810.05810.2459.9349.864
Tenedores de bonos/pagarés8658513.7544.5674.7276.2068.72510.63311.20912.95113.86513.396
Por moneda29.9553.39232.08935.53538.72339.3674.87545.43347.81752.21052.41552.164
Dólar de EE.UU.13.01612.93113.47114.24714.95316.57321.66025.94625.60027.38128.20628.069
Préstamos en monedas múltiples5.8886.1646.2646.9317.5297.5436.7185.9656.3335.9395.6475.547
Yen7.1938.2738.53010.60512.26311.63510.60010.26011.87814.48014.39214.340
Derechos especiales de giro1.2581.5541.6831.9101.8241.5761.1921.6802.4252.7002.6542.644
Otras2.6002.4702.1411.8432.1542.0391.7061.5821.5811.7101.5151.563
MarzoJunio
19941995199619971998199920002000
1) Cuentas entre empresas (valor bruto “adeudado a la casa matriz/sucursales”) de sucursales filipinas de bancos extranjeros
5198612.6943.0743.0602.9062.4732.369
2) Préstamos del sector privado sin aprobación/registro del BSP1004555629251.4041.3311.3371.316
3) Obligaciones del sector privado en el marco de acuerdos de arrendamiento de capital3961.2961.2281.5971.5861.574

Revisión de las estadísticas de la deuda

14.98 Las estadísticas sobre el volumen de la deuda que se obtienen del sistema se comparan, por ejemplo, con el examen trimestral del BPI (Quarterly Review) y con el informe del Banco Mundial sobre los flujos mundiales de financiamiento para el desarrollo (Global Development Finance).

Perspectivas

14.99 El sistema nacional de seguimiento de la deuda externa sigue siendo eficaz y permite al Bangko Sentral satisfacer las necesidades esenciales de los usuarios. Sin embargo, podrían surgir deficiencias de declaración en el nuevo entorno de liberalización cambiaria. Por lo tanto, el sistema es objeto de constantes revisiones y ajustes, y se están estudiando otras fuentes de información y mecanismos para obtener datos. El objetivo es fortalecer aún más la capacidad del Bangko Sentral para producir datos sobre la deuda que sean completos, fiables y actualizados y que permitan a la institución cumplir con su mandato normativo, formular políticas y satisfacer las necesidades de otros usuarios de datos.

India

Utilización de sistemas de información en la gestión de la deuda externa18

14.100 Un seguimiento efectivo es un requisito previo para una buena gestión de la deuda. En efecto, la información sobre la situación y composición de la deuda externa, y sobre los pagos del servicio de la deuda, constituye un insumo básico en las decisiones sobre gestión de la deuda. Ante el enorme crecimiento del volumen y la complejidad de los registros de los préstamos, las decisiones sobre gestión de la deuda exigen poder acceder fácilmente a la información, y capacidad para efectuar análisis y elaborar marcos hipotéticos, como el examen del impacto de estrategias alternativas de gestión de la deuda. En este contexto, un registro manual ya no es suficiente, sino que debe contarse con una base informatizada de datos que facilite tanto el acceso a la información como la elaboración de marcos hipotéticos.

14.101 En India, la amplia cobertura de los datos, la forma activa en que se realiza el seguimiento y la informatización de los datos de la deuda externa explican en gran medida las continuas mejoras que se han logrado respecto a la situación de la deuda externa del país (cuadro 14.5). La amplia cobertura de los datos y la posibilidad de contar con datos actualizados han permitido un control eficaz del volumen y los pagos del servicio de la deuda. Por ejemplo, los datos sobre los pagos proyectados del servicio de la deuda—es decir, los pasivos contractuales en años futuros—han proporcionado a los responsables de las políticas económicas alertas anticipadas de la concentración excesiva de los reembolsos, lo que ha permitido adoptar las medidas correctivas necesarias. Asimismo, la base de datos informatizada ha facilitado el análisis de los distintos efectos que pueden tener las estrategias de financiamiento. La eficacia del seguimiento a través de la informatización, por lo tanto, se ha transformado en un componente esencial de la gestión de la deuda del país.

Cuadro 14.5.India: Deuda externa y algunos indicadores clave
Al 31 de marzo
19911992199519961997199819992000P1
(Miles de millones de dólares de EE.UU., fin de período)
1) Deuda a largo plazo75,378,294,788,786,788,593,394,4
2) Deuda a corto plazo8,57,14,35,06,75,04,44,0
3) Deuda externa total83,885,399,093,793,593,597,798,4
(Razones porcentuales)
4) Deuda externa/PIB30,441,030,927,124,724,423,522,0
5) Servicio de la deuda/ingresos corrientes35,330,225,926,223,019,519,016,0
6) Deuda a corto plazo/deuda total10,28,34,35,47,25,44,54,1
7) Deuda a corto plazo/reservas de divisas382,1125,620,529,530,119,414,910,6

Ventajas de contar con un sistema de información de buena calidad

14.102 A continuación se describen las ventajas de un buen sistema de información en base a la experiencia de India.

Gestión de la deuda externa

14.103 Una de las características destacables de la gestión de la deuda externa en India ha sido el máximo anual, o tope, impuesto sobre los empréstitos comerciales externos (EComBs). La definición de estos empréstitos incluye los préstamos de bancos comerciales, el crédito para la exportación y los bonos emitidos en los mercados internacionales de capital. Los prestatarios incluyen el sector público, las instituciones financieras y las entidades del sector privado. Como entidad soberana, el Gobierno de India no recurre al financiamiento que ofrecen los mercados internacionales de capital.

14.104 Todos los años se fija un tope sobre el número de empréstitos comerciales externos que serán aprobados, teniendo en cuenta las necesidades de financiamiento comercial de los distintos sectores de la economía y las proyecciones a mediano plazo de la balanza de pagos. El objetivo final es mantener el coeficiente del servicio de la deuda dentro de los límites que exige una gestión prudente de la deuda. En esta labor se recurre a marcos hipotéticos informatizados construidos a partir de datos sobre: 1) los pagos proyectados del servicio de la deuda correspondientes a montos desembolsados pendientes de reembolso; 2) los desembolsos de la deuda en tramitación y los pagos proyectados del servicio de las obligaciones; 3) los futuros empréstitos comerciales externos que serán aprobados y su impacto sobre las entradas y el servicio de la deuda en base a una evaluación de la situación en los mercados internacionales de capital.

Gestión de la deuda externa soberana

14.105 India no recurre a los mercados internacionales de capital en calidad de entidad soberana. No obstante, ha surgido la necesidad de la gestión de la deuda externa soberana ya que el Banco Mundial ahora exige que los prestatarios tomen decisiones propias con respecto a las posibilidades en cuanto a la moneda, los intereses y la composición de los vencimientos de los préstamos del Banco. Algunas otras instituciones multilaterales también están considerando adoptar un enfoque similar. Asimismo, puesto que dentro de poco el Banco Mundial empezará a ofrecer instrumentos independientes de cobertura del riesgo (instrumentos financieros derivados), como swaps de intereses y de moneda, topes sobre la tasa de interés, contratos de garantía de tasa máxima y mínima, etc., será necesaria una activa gestión de la deuda externa soberana.

14.106 Para hacer frente a las nuevas circunstancias, India está elaborando un nuevo modelo sobre la deuda externa soberana. El objetivo de ese ejercicio es formular parámetros de referencia que puedan conducir a una combinación óptima de monedas, intereses y vencimientos a fin de reducir al mínimo los costos del endeudamiento público para un nivel de riesgo determinado. Estos parámetros permitirían orientar las decisiones que se adopten con respecto a empréstitos y gestión de la deuda en el futuro. Como los datos sobre la deuda registrada en las cuentas del gobierno están totalmente informatizados, se dispone de datos históricos y pueden proyectarse fácilmente los montos de los pagos futuros para realizar análisis y ejercicios basados en marcos hipotéticos.

14.107 También se está estudiando la posibilidad de reembolsar por anticipado los préstamos de tasa fija del Banco Mundial, cuyas tasas de interés son significativamente superiores a las tasas vigentes en el mercado.

Pasivos contingentes

14.108 El Gobierno de India garantiza en forma selectiva los empréstitos que las empresas del sector público, las instituciones financieras de desarrollo y, en algunos casos, las empresas del sector privado obtienen en el exterior. Puesto que se mantienen registros de estos pasivos contingentes y de los datos de la deuda externa en el sistema informatizado, se los puede someter a un seguimiento regular. Como el Gobierno está actualmente desalentando la emisión de nuevas garantías, salvo en casos de extrema necesidad (como para ciertos proyectos de infraestructura), las garantías totales ya constituidas están siguiendo una trayectoria a la baja: la proporción entre la deuda con garantía pública y la deuda total no gubernamental pasó de 33,1% a fines de marzo de 1994 a 14,4% a fines de diciembre de 1999. Estos datos se presentan en el cuadro 14.6, junto con un desglose de las garantías por sector institucional (financiero, público y privado).

Cuadro 14.6.India: Deuda externa con garantía del gobierno central
Al 31 de marzoAl 31 de diciembre
19941995199619971998199919991
(Miles de millones de dólares de EE.UU., fin de período)
1) Deuda pública55,959,553,149,146,546,146,9
2) Deuda no pública36,839,540,744,447,051,552,1
3) De la cual: con garantía del gobierno (a) + (b) + (c)212,212,310,28,27,37,17,5
a) Sector financiero3,33,32,72,32,32,42,6
b) Sector público8,68,77,15,64,64,34,6
c) Sector privado0,30,40,40,40,30,30.3
4) Deuda externa total (1) + (2)92,799,093,793,593,597,799,0
5) Deuda pública y con garantía del gobierno (1) + (3)68,171,863,257,353,853,254,4
(Razones porcentuales)
6) Deuda pública y con garantía del gobierno/deuda externa total (5)/(4)73,572,567,461,357,554,555,0
7) Deuda con garantía del gobierno/deuda no pública (3)/(2)33,131,225,018,515,513,714,4

Informatización y redes

14.109 Casi el 80% de los datos de la deuda externa han sido informatizados por medio de un sistema de gestión y registro de la deuda (Commonwealth Secretariat’s Debt Recording and Management System (CS-DRMS))19. La adopción de este sistema, a fines de los años ochenta, constituyó un gran paso hacia adelante que inició el uso de datos sobre la deuda externa como insumo de las decisiones sobre la gestión de la deuda. Actualmente se está procurando ampliar la informatización a los datos restantes que, por ahora, siguen registrándose manualmente.

Participación interinstitucional

14.110 Las principales entidades que compilan datos sobre la deuda externa son el Ministerio de Hacienda, el Banco de Reserva de la India y el Ministerio de Defensa. La base de datos informatizada con todos los datos que declaran las distintas entidades está almacenada en el servidor central de la Unidad de Gestión de la Deuda Externa (EDMU) del Ministerio de Hacienda. Esta centralización de la información en la base de datos permite efectuar análisis y ejercicios basados en marcos hipotéticos. Asimismo, diversos usuarios del Ministerio de Hacienda pueden, a través de una red local, consultar la base de datos como insumo de las decisiones de política.

14.111 Los datos de la deuda externa se actualizan trimestralmente. Se ha establecido una política de plena transparencia en la declaración de información, en virtud de la cual las estadísticas se publican en la Encuesta Económica del Ministerio de Hacienda y el Informe Anual del Banco de Reserva de la India. Además, desde 1993, el Ministerio de Hacienda publica un informe anual sobre la situación de la deuda externa, que se distribuye al Parlamento. Dicho informe, que proporciona un análisis exhaustivo de los datos de la deuda externa, ha permitido aumentar la conciencia del público acerca de los temas relacionados con la deuda externa.

14.112 Además, esta política de transparencia y concienciación da lugar a una mayor participación por parte del público, que sirve de sistema de alerta anticipada, sobre todo en situaciones en que los indicadores clave de la deuda empiezan a asumir trayectorias no deseadas. Asimismo, la transparencia y el estricto seguimiento aseguran la declaración de todos los componentes de la deuda. Ello, junto con los bajos niveles de deuda a corto plazo del país, explica en parte por qué India pudo resistir los efectos de las crisis financieras de 1997/98.

14.113 Periódicamente, funcionarios de alto nivel de las entidades gubernamentales clave examinan los procedimientos de medición de la deuda externa para asegurar que se estén utilizando prácticas óptimas y que sigan mejorando la calidad y la cobertura de los datos. En 1992, el informe sobre las estadísticas de la deuda externa del Grupo de Trabajo/Grupo de Políticas recomendó que se adoptaran clasificaciones y definiciones de aceptación internacional, y subrayó la necesidad de que los datos fuesen transparentes, lo cual era una recomendación bastante insólita en esa época tratándose de una economía emergente. De conformidad con las recomendaciones de dicho informe, en el Ministerio de Hacienda se creó la EDMU, encargada de coordinar las actividades de control de la deuda y proporcionar los datos necesarios para las decisiones en materia de gestión de la deuda. Una donación del Fondo de Desarrollo Institucional del Banco Mundial, por US$475.000, proporcionó respaldo financiero esencial a las diversas actividades de control y gestión de la deuda a cargo de la EDMU. En el informe del Grupo Técnico sobre la Deuda Externa, que apareció en 1998, se analizaron los cambios que se habían producido a escala internacional en materia de control y registro de los datos sobre la deuda.

14.114 Actualmente se están realizando esfuerzos por seguir mejorando la calidad de los datos e incrementar el grado de informatización. Por lo tanto, en vista de la importancia que reviste la deuda a corto plazo en la gestión global de la deuda externa, se ha creado un grupo de estudio encargado de estudiar formas para lograr un seguimiento y una cobertura más eficaces. Se prevé que el grupo recomendará la creación de una base de datos informatizada de la deuda a corto plazo que se preste al análisis y a la elaboración de marcos hipotéticos. Dadas la volatilidad de los flujos de deuda a corto plazo y la posibilidad de que no se renueven en momentos de crisis, dichos flujos ya son objeto de un control riguroso y se autorizan únicamente con fines de comercio exterior. También se ha creado otro grupo de estudio para examinar formas de lograr un control y una informatización más eficaces de los datos sobre los depósitos en manos de ciudadanos no residentes (véase la siguiente sección). Al respecto, puesto que los flujos de la deuda externa deben considerarse en el contexto global de la balanza de pagos, es importante tener en cuenta los otros componentes de la balanza de pagos que puedan incidir en los flujos de la deuda externa. En consecuencia, se ha establecido otro grupo de estudio para racionalizar el control y la informatización de los flujos de capital que no generan deuda.

14.115 Por último, se están realizando esfuerzos para convertir a India en un “centro de recursos” y un “centro de excelencia” en materia de gestión de la deuda externa que permita a todos los países interesados compartir sus experiencias.

Control y seguimiento de los depósitos de ciudadanos no residentes en India20

14.116 En los años setenta, debido al aumento del déficit en cuenta corriente, India decidió estudiar la posibilidad de obtener financiamiento externo sin recurrir a la fuente tradicional del crédito en condiciones concesionarias. En consecuencia, el país obtuvo crédito de fuentes comerciales y creó mecanismos especiales de depósito para ciudadanos no residentes (“Non Resident Indians”, NRI). Dichos mecanismos se ofrecieron con distintas modalidades para poder atender las distintas preferencias de activos de los no residentes. En esta sección se describen las características de estos mecanismos, los métodos de recopilación de datos y su evolución durante los años noventa, así como algunas enseñanzas que se desprenden de la experiencia india.

Mecanismos de depósito para no residentes

14.117 Los mecanismos de depósito para no residentes abarcan básicamente dos categorías: los que están denominados en moneda nacional y los denominados en moneda extranjera. El primer mecanismo para no residentes, creado en febrero de 1970, era una cuenta en moneda nacional denominada “Cuenta Externa en Rupias de no Residentes” [NR(E)RA]. Conforme a este mecanismo, tanto el principal como los intereses podían repatriarse sin restricciones, y los depositantes asumían el riesgo cambiario. Inicialmente, las tasas de interés las fijaba el Banco de Reserva de la India (RBI), pero en septiembre de 1997 dejaron de estar sujetas a control oficial. El primer mecanismo en moneda extranjera se estableció en noviembre de 1975 bajo la denominación “Cuenta en Moneda Extranjera de no Residentes” [FCNR(A)]. Los fondos en esta cuenta eran repatriables, y las tasas de interés las fijaba el RBI teniendo en cuenta las fluctuaciones de la tasa de interés internacional. Aunque los pasivos por depósitos eran mantenidos por bancos comerciales, el riesgo cambiario lo asumía el RBI y el mecanismo funcionaba por medio de compras y ventas de moneda extranjera que el RBI realizaba con los bancos utilizando tipos de cambio hipotéticos. El mecanismo se abandonó en agosto de 1994 en vista de sus costos cuasifiscales y repercusiones sobre el balance del banco central.

14.118 Desde entonces, se han adoptado y abandonado otros mecanismos en la medida en que las circunstancias lo han justificado. En particular, a principios de los años noventa, se crearon mecanismos de depósitos no repatriables. En la fecha en que se redactó el presente estudio, la última cuenta creada en rupias para no residentes era la “Cuenta Especial en Rupias para no Residentes” [NR(S)RA] establecida en abril de 1999, y, en el caso de las cuentas en moneda extranjera, la “Cuenta en Moneda Extranjera para no Residentes (bancos) [FCNR(B)]. En el caso de este último mecanismo, el riesgo cambiario lo administraban los bancos comerciales en lugar del RBI. Asimismo, una gran proporción de los depósitos en el marco del FCNR(B)—más del 90% al fines de marzo de 2000—están respaldados por activos en moneda extranjera, lo cual facilita la gestión activos-pasivos por parte de los bancos participantes.

14.119 En ciertas ocasiones, el Banco Estatal de la India (un banco comercial) también ha emitido bonos para no residentes. Por último, los ciudadanos no residentes y las entidades comerciales extranjeras pueden canalizar fondos al país a través de la inversión direca, el mecanismo de depósitos ordinarios para no residentes (NRO), las remesas privadas, y un régimen que establece disposiciones especiales para los ciudadanos repatriados que desean importar oro y plata.

Seguimiento

14.120 Como parte de su labor global de gestión del sector financiero, el RBI efectúa el seguimiento de todos los depósitos de ciudadanos no residentes, que abarca tanto saldos como flujos, y ajusta su política de depósitos en la medida en que las circunstancias nacionales e internacionales lo justifiquen. Los bancos deben proporcionar datos sobre los depósitos de los ciudadanos no residentes por medio de varios estados e informes que presentan regularmente al RBI, incluido un informe quincenal. Los informes están específicamente diseñados para captar los datos sobre saldos y flujos correspondientes a los diversos depósitos de los ciudadanos no residentes. Además, un grupo de estudio financiado por el Fondo para el Desarrollo Institucional, del Banco Mundial, está examinando los procedimientos que rigen la declaración de los depósitos de los ciudadanos no residentes.

14.121 Las estadísticas sobre los depósitos de los ciudadanos no residentes proceden de un gran número de sucursales de bancos comerciales distribuidas en todo el país, muchas de las cuales no cuentan con la infraestructura de comunicaciones necesaria para presentar datos en formato electrónico. Es posible que estas limitaciones no sean graves puesto que los datos sobre los flujos correspondientes a estas sucursales no varían significativamente a lo largo de períodos cortos. De hecho, se estima que en India unas 500 sucursales de bancos comerciales realizan el 85% del volumen total de transacciones en moneda extranjera, incluidos los depósitos de ciudadanos no residentes. No obstante, esta deficiencia en la cobertura podría corregirse exigiendo que las sucursales más alejadas declarasen datos a sus sedes regionales y zonales que, a su vez, podrían transmitir la información consolidada en forma electrónica al RBI a través de las sedes de estos bancos. Este nuevo sistema de declaración permitiría contar con datos al final de cada trimestre sobre los saldos de los depósitos de los ciudadanos no residentes, desglosados por tipo de cuenta, país del acreedor, vencimiento (tanto residual como original), y por tipo de moneda, en el caso del principal, y por separado, los costos por intereses devengados.

Evolución

14.122 En el cuadro 14.7 se presenta información sobre la evolución de las diversas cuentas de depósito para no residentes creadas durante los años noventa. Los saldos pendientes de los depósitos de los ciudadanos no residentes ascendían a fines de marzo de 2000 a US$23.000 millones, frente a US$14.000 millones a fines de marzo de 1991. Durante la década, los depósitos de los ciudadanos no residentes como porcentaje de la deuda externa de India se mantuvieron por lo general invariables. No obstante, la composición por monedas de estos depósitos varió notablemente, observándose una disminución de los depósitos en moneda extranjera (de un 74% del total en 1991 a alrededor de un 40% en 2000) y un aumento de los depósitos denominados en moneda nacional (a un 60% en 2000, frente a un 26% en 1991), así como una significativa disminución de los depósitos a corto plazo. De hecho, el volumen de depósitos denominados en moneda extranjera se redujo durante la década. Este cambio coincidió con la decisión de las autoridades de dejar de ofrecer garantías cambiarias a los depósitos denominados en moneda extranjera, para reducir las pérdidas que habían surgido, y de liberalizar las tasas de interés. Hasta entonces, la tasa de interés que se aplicaba a estos depósitos era significativamente más alta que la tasa de interés vigente en el mercado internacional. Por último, aunque no se indica en el cuadro, los depósitos no repatriables en rupias habían aumentado a más del 30% de los depósitos totales de los ciudadanos no residentes a fines de marzo de 2000. Del volumen total de depósitos repatriables de ciudadanos no residentes, la proporción de depósitos a corto plazo repatriables disminuyó a alrededor de un 9% a fines de marzo de 2000, en comparación con aproximadamente un 27% a fines de marzo de 1991.

Cuadro 14.7.India: Indicadores de los depósitos de ciudadanos no residentes (NRI)(Millones de dólares de EE.UU.)
PartidaA finesde marzo
199119931995199719992000
FCNR (A)110.10310.6177.0512.30600
FCNR (B)2003.0637.4968.3239.069
FC (B&O)D32651.0370000
FCON40010400 6.992
NR (E)RA53.6182.7404.5564.9836.220
NR (NR)RD606212.4865.6046.7587.037
NR (S)RA7000000
Depósitos totales de los NRI13.98615.01517.16620.39321.30123.098
Depósitos de ciudadanos no residentes en moneda nacional3.61833617.04210.58712.97814.029
(porcentaje de los depósitos totales de los NRI)(25,9)(22,4)(41,0)(51,9)(60,9)(60,7)
Depósitos de ciudadanos no residentes en moneda extranjera10.3681165410.1249.8068.3239.069
(porcentaje de los depósitos totales de los NRI)(74,1)(77,6)(59,0)(48,1)(39,1)(39,3)
Deuda externa total883.80190.02399.00893.47097.66698.435
A largo plazo75.25783.68394.73986.74493,27994.392
A corto plazo8.5446.3404.2696.7264.3874.043
Proporción de los depósitos de los NRI en la deuda externa de India916,7%16,0%14,8%15,8%14,9%16,3%
Proporción de los depósitos de los NRI a largo plazo en la deuda externa a largo plazo913,6%13,2%13,1%12,7%12,6%15,4%
Proporción de los depósitos a corto plazo de los NRI en la deuda externa a corto plazo43,8%53,3%53,4%56,1%50,1%36,6%
Proporción de los depósitos a largo plazo repatriables de los NRI en los depósitos totales repatriables de los NRI73,2%76,7%84,5%74,5%84,9%90,8%
Proporción de los depósitos a corto plazo repatriables de los NRI en los depósitos totales repatriables de los NRI26,8%23,3%15,5%25,5%15,1%9,2%
Nota: No se incluyen en el cuadro los montos movilizados por ciudadanos no residentes mediante la emisión ocasional de bonos.

Enseñanzas de la experiencia de India

14.123 De la experiencia acumulada por India con los mecanismos de depósito para no residentes se desprende una serie de enseñanzas.

14.124 En primer lugar, a efectos de la formulación de políticas, se requiere información de buena calidad. En particular, como parte de la gestión de la deuda externa, debe efectuarse un seguimiento detenido de la cartera por monedas, sobre todo, la moneda en que están denominados los depósitos, y también de la estructura de vencimientos, en términos del vencimiento original y el vencimiento residual. Estos últimos datos permiten detectar una concentración excesiva de los pagos y, por lo tanto, son útiles en la programación de los sistemas informáticos de registro de la deuda que generan datos sobre la base del vencimiento residual.

14.125 En segundo lugar, desde el punto de vista de la formulación de políticas, el banco central o el gobierno deben abstenerse de ofrecer garantías cambiarias a los depositantes, ya que estas garantías constituyen pasivos externos contingentes y podrían generar un riesgo sistémico si las reservas son bajas y el tipo de cambio se deprecia marcadamente. La atención debe centrarse en los depósitos en moneda nacional con vencimientos más largos. Es preferible un calendario de reembolsos uniformes porque ello permite a los bancos comerciales reducir la posibilidad de graves asimetrías entre los activos y los pasivos.

14.126 En tercer lugar, al diseñarse estos mecanismos, las tasas de interés de los depósitos deben alinearse con las tasas nacionales e internacionales para que puedan atraerse depósitos pero en forma eficiente desde el punto de vista de los costos. Asimismo, es necesario evaluar el grado de sustitución entre los depósitos de los ciudadanos no residentes y los flujos normales provenientes de no residentes por concepto de transferencias privadas, remesas de trabajadores y otros flujos que no generan deuda.

14.127 Por último, de conformidad con el criterio de residencia, deben contabilizarse en la deuda externa todos los depósitos de no residentes. Sin embargo, India no incluye en sus estadísticas de la deuda externa los depósitos no repatriables de no residentes porque no generan un pasivo externo—puesto que el principal no es repatriable—y porque los fondos permanecen en la economía del país.

Israel

Medición de la deuda externa21

14.128 El Departamento de Operativa Cambiaria (Foreign Exchange Activity Department, o FEAD) del Banco de Israel cuantifica el saldo de la deuda externa del país a partir de los datos detallados sobre cada préstamo que proporciona el Gobierno israelí y el sector privado no bancario. Los datos sobre la deuda externa de los bancos se compilan a partir de la información que declaran en sus balances. Los datos de la deuda externa se publican trimestralmente y, junto con los activos externos de propiedad de residentes, se incluyen en la PII de Israel. En el presente estudio de caso se examinan el sistema “préstamo por préstamo” que emplea el FEAD así como los resultados que obtiene con esa información.

Declaración de datos “préstamo por préstamo”

14.129 La mayoría de los datos sobre la deuda externa del sector público se obtienen regularmente del Ministerio de Hacienda. Estos datos abarcan todos los préstamos que el gobierno recibe de acreedores externos, incluidas las emisiones de bonos del gobierno en los mercados internacionales. El sector privado no bancario (particulares y empresas) debe declarar todo préstamo recibido del exterior dentro de un plazo de 15 días si el valor del mismo equivale a US$100.000 o más. Estos datos abarcan todos los préstamos que las empresas y los particulares reciben de acreedores externos, incluidas las emisiones de bonos que las empresas israelíes colocan en los mercados internacionales así como los préstamos en forma de participaciones de capital.

14.130 Para cada préstamo declarado (véase el gráfico 14.1) que se ingrese en el sistema del FEAD, debe brindarse la siguiente información:

Gráfico 14.1.Israel: Declaración de préstamos recibidos por residentes locales de residentes en el extranjero1

1 La obligación de declarar corresponde al residente local—un particular o una sociedad—que recibe un préstamo de por lo menos US$100.000; la declaración debe presentarse dentro de los 15 días de haberse recibido el préstamo.

  • Información general: Fecha de recibo del préstamo, el monto y la moneda de denominación.

  • Prestatario: Nombre y tipo de prestatario (por ejemplo: gobierno, banco central, empresa o particular).

  • Prestamista: Nombre, país de residencia y tipo de prestamista (por ejemplo, banco extranjero, sucursal de un banco israelí en el exterior, gobierno extranjero, FMI, Banco Mundial, emisión de bonos negociables, empresa extranjera, residente externo individual o préstamo correspondiente a una participación en el capital).

  • Tipo de tasa de interés: Fija o variable.

  • Tasa de interés (porcentaje): Tasa fija o diferencial por encima de la tasa variable.

  • Calendario de pagos del principal: Incluida la fecha del pago final.

  • Calendario de pagos de intereses.

14.131 Asimismo, al ingresarse esta información en la base de datos, se calculan automáticamente los siguientes datos:

  • Plazo del crédito (meses): Definido como el número de meses desde la fecha de recibo del préstamo hasta la fecha del último pago; estos datos pueden utilizarse para clasificar la deuda en función de los plazos: deuda a corto, mediano y largo plazo.

  • Período de gracia (meses): Número de meses entre la fecha de recibo del préstamo y la fecha del primer reembolso del principal.

  • Intereses calculados (en la fecha de recibo del préstamo): Para los préstamos de tasa fija, corresponden a la tasa de interés; en el caso de los préstamos de tasa variable, equivalen al valor de la tasa variable básica más el diferencial.

  • Diferencial por encima de la tasa LIBOR (en la fecha de recibo del préstamo): Para los préstamos de tasa fija, el diferencial calculado por encima de la tasa LIBOR (tasa interbancaria de oferta de Londres).

Compilación de datos agregados22

14.132 Además de las cifras agregadas calculadas para los préstamos y los bonos, y los datos del balance de los bancos comerciales, el FEAD mantiene datos agregados sobre la deuda externa correspondientes a los bonos emitidos internamente de propiedad de no residentes, y también al saldo del crédito de proveedores recibido por importadores israelíes (y concedido por exportadores israelíes), en base a una encuesta trimestral del FEAD sobre las empresas que realizan operaciones de comercio exterior. En este sistema también se recopilan cifras sobre los activos externos de propiedad de residentes, incluidas las participaciones de capital, bonos, préstamos, depósitos e inversiones directas (préstamos por participaciones de capital).

14.133 Los datos se someten a verificaciones de calidad a nivel de préstamos individuales y también mediante la comparación de los datos “préstamo por préstamo” con la información sobre las transacciones, que se basa en gran medida en los informes de los bancos, y con los datos del balance de las grandes empresas. La base de datos abarca todos los préstamos del sector público y del sector bancario y más del 90% de los préstamos del sector privado no bancario.

Resultados

14.134 A partir de la información de la base de datos, el Banco de Israel publica trimestralmente cuadros sobre la deuda externa que incluyen datos expresados en dólares de EE.UU. En el caso del sector público, el sector privado no bancario y el sector bancario, se presentan datos desglosados por fuente de deuda externa sobre el volumen de la deuda externa pendiente de reembolso; el plazo de vencimiento original; la composición por monedas del principal, y los ingresos relacionados con la deuda externa y los pagos del principal. También se proporciona información por sectores sobre la deuda neta, es decir, sobre los pasivos de deuda en valores brutos deducidos los pasivos de deuda externa de propiedad de residentes israelíes, así como calendarios de reembolsos del principal e intereses.

México

Registro de la deuda privada23

14.135 El sistema mexicano para cuantificar la deuda externa del sector privado se fue desarrollando a lo largo de las dos últimas décadas. Empezó a evolucionar como consecuencia de las dificultades de deuda externa que se presentaron a principios de los años ochenta, y a medida que fueron eliminándose los controles cambiarios y produciéndose cambios en la situación económica. En el presente estudio de caso se pasa revista a esa evolución y a la situación actual.

14.136 El 5 de agosto de 1982, México declaró una moratoria sobre los pagos del principal correspondientes a la deuda externa. El 1 de septiembre de 1982, se impusieron controles cambiarios de gran alcance que tres meses más tarde fueron reemplazados por un régimen cambiario simple basado en dos mercados de divisas simultáneos: uno sujeto a controles y el otro exento de controles.

Métodos de recopilación durante el período de los controles cambiarios

14.137 Cuando se adoptaron los controles cambiarios en 1982, el Gobierno mexicano no contaba con datos oficiales sobre el volumen de la deuda externa pendiente del sector privado. Por lo tanto, fue necesario crear un sistema de registro de la deuda cuyo principal objetivo fue facilitar las operaciones de control cambiario. De conformidad con la comunicación del 5 de agosto de 1982 en que se anunció la moratoria sobre los pagos y, posteriormente, en virtud del decreto sobre controles cambiarios emitido el 13 de diciembre de 1982, toda empresa privada que solicitaba moneda extranjera para atender el servicio de su deuda estaba obligada a registrar el financiamiento en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). A fin de empezar a llevar un control de la deuda externa privada, se creó una unidad especial en la SHCP que estableció un registro de préstamos pagaderos en moneda extranjera a las instituciones financieras en el extranjero y un formulario de declaración denominado “constancia de registro” para recopilar datos. Las empresas privadas debían completar dicho formulario para poder ser autorizadas a recibir moneda extranjera de los bancos nacionales.

14.138 En el formulario de declaración se identificaban las principales características del crédito en moneda extranjera que las instituciones financieras extranjeras habían concedido a las empresas del sector privado. Esa información abarcaba el tipo de financiamiento, el saldo del crédito, el método de pago, el calendario de pagos con indicación de la fecha de vencimiento de todos los pagos pendientes, y los montos de principal e intereses. Cuando se estableció este requisito de registro, las empresas se apresuraron en registrar su deuda externa porque, de lo contrario, no podrían obtener moneda extranjera para atender el servicio de sus deudas.

14.139 Además del registro de los préstamos en la SHCP, en octubre de 1982 se creó un registro en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (SECOFI) para la deuda frente a proveedores externos no bancarios, cuyo objetivo era idéntico al del registro de los préstamos en moneda extranjera. En otras palabras, los datos de este registro proporcionaban información a las autoridades sobre el servicio de la deuda, y constituían un requisito que los residentes tenían que cumplir para poder obtener divisas de los bancos nacionales. El registro se eliminó en enero de 1983 y los proveedores refinanciaron los saldos pendientes en el marco de un mecanismo a más largo plazo.

14.140 Asimismo, el banco central estableció en 1983 un fondo mediante el cual los deudores del sector privado podían reembolsar a sus acreedores externos, que contribuyó a mejorar el registro de la deuda del sector privado. Este fondo se creó en el marco del programa denominado FICORCA (Fideicomiso para la Cobertura de Riesgos Cambiarios) y se mantuvo en vigencia entre abril y octubre de 1983. Conforme a este programa, las empresas del sector privado debían reprogramar su deuda externa, por ejemplo, en vencimientos a ocho años con un período de gracia de cuatro años, o en vencimientos a seis años con un período de gracia de tres años. Si la empresa efectuaba el pago en moneda nacional, el FICORCA se encargaba de efectuar los pagos correspondientes a principal e intereses en moneda extranjera a nombre de la empresa, para que la empresa atendiera el servicio de sus deudas reprogramadas frente a los bancos extranjeros. Durante un breve período en 1987 y 1988 volvió a ofrecerse un programa similar al FICORCA.

14.141 Una vez que las empresas privadas recuperaron el acceso al financiamiento externo en 1984, debieron registrar las nuevas deudas en la SHCP. De hecho, las autoridades decidieron que, además de registrar sus nuevas deudas en el momento de contraerse, las empresas privadas tendrían que declarar su deuda pendiente de reembolso dos veces al año como condición para seguir teniendo acceso a divisas. Esta práctica se mantuvo hasta 1991. En consecuencia, dos veces al año las autoridades anunciaban públicamente a todas las empresas del sector privado, y divulgaban en los diarios de mayor circulación del país, el número de registro de los préstamos que debían declararse entre el 1 de enero y el 31 de marzo y entre el 1 de julio y el 30 de septiembre de cada año. A las empresas se les exigía proporcionar documentación autorizada del empréstito original y de los pagos posteriores por el servicio de la deuda.

14.142 Además de registrarse los préstamos en la SHCP, se creó en la SECOFI un registro de la deuda frente a proveedores externos no bancarios. Por lo tanto, en octubre de 1982 se estableció el registro de montos adeudados a acreedores externos, cuyo objetivo era idéntico al del registro de préstamos en moneda extranjera. En otras palabras, los datos de este registro proporcionaban información sobre el servicio de la deuda, y permitían a los deudores adquirir moneda extranjera de los bancos nacionales. El registro se eliminó en enero de 1983 y los proveedores refinanciaron los saldos pendientes en el marco de un mecanismo a largo plazo.

14.143 Los montos pendientes de pago del sistema bancario mexicano, nacionalizado en septiembre de 1982, nunca fueron sujetos a un registro. Lo único que exigía el banco central era completar una encuesta, que sigue utilizándose y muestra el saldo de las cuentas de los bancos pero no los pagos futuros.

Métodos de recopilación después de la eliminación de los controles cambiarios

14.144 El 10 de noviembre de 1991, los controles cambiarios fueron eliminados por decreto oficial porque ya no había motivos para mantener el mercado cambiario doble con tasas controladas y tasas de mercado. Asimismo, se suprimieron el registro de préstamos externos en moneda extranjera pagaderos a instituciones financieras y la Constancia de Registro. De hecho, desde que se suprimió el régimen de controles cambiarios, las empresas privadas ya no están obligadas por ley a declarar a la SHCP la situación de sus pasivos externos. No obstante, la SHCP ha determinado que es necesario seguir controlando y publicando datos sobre la deuda externa del sector privado. Para ello fue necesario reestablecer un método de recopilación que abarcara las principales características del crédito concedido por las instituciones financieras extranjeras a empresas del sector privado.

14.145 Tras eliminarse los controles cambiarios, en un principio los datos se recopilaron periódicamente mediante cuestionarios de encuesta que se enviaban a las principales empresas cuyo nivel de endeudamiento con respecto al volumen total de la deuda externa privada se consideraba representativo. En colaboración con unos 100 grupos industriales endeudados, se diseñó una base de datos para procesar los datos recopilados. Esta base de datos se utilizó para preparar un boletín estadístico sobre la deuda externa del sector privado en que figuraba una serie de cuadros estadísticos que presentaba una visión clara del nivel de endeudamiento externo. Al principio, la tasa de participación de los deudores fue excelente.

14.146 Sin embargo, tras la crisis de mediados de los años noventa, una vez más fue necesario crear un sistema para que las empresas privadas proporcionaran información en forma permanente y no sobre una base periódica. Se formuló una solicitud oficial, similar a los anuncios públicos ya mencionados, en que se exigía a las empresas privadas declarar estimaciones de los pagos de principal correspondientes al crédito reciente y a montos anteriores pendientes de reembolso. También empezaron a obtenerse datos de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para complementar las estadísticas sobre la deuda externa privada; la BMV divulga un informe financiero trimestral sobre los préstamos otorgados a las empresas industriales.

14.147 Más recientemente, el sistema ha evolucionado en el sentido de que los datos sobre la deuda externa del sector privado se recopilan a partir de una serie de fuentes para asegurar que la información publicada sea fiable, se recopile sin demoras y sea pertinente.

14.148 Actualmente, la principal fuente de información es la BMV que recopila datos trimestrales sobre los pasivos de las empresas mexicanas. El formulario de declaración de la BMV incluye un desglose de la deuda externa por tipo de crédito, basado en el siguiente sistema de clasificación: bancos comerciales, bonos y crédito con fines de comercio exterior. Asimismo, en el formulario deben indicarse el nombre del acreedor, el monto del financiamiento, la moneda de denominación de la emisión, la fecha en que se obtuvo el crédito, la fecha de vencimiento y los pagos estimados de los próximos cuatro años, así como los saldos pendientes, el calendario de vencimiento de los cuatro años siguientes y una clasificación por tipo de préstamo.

14.149 Entre las otras fuentes de datos externos se cuentan las agencias extranjeras de calificación crediticia como Duff and Phelps, Moody’s y Standard & Poor’s. Las publicaciones de estas entidades incluyen información sobre la calificación de deudas, la cual es consultada por la SHCP. Asimismo, la Unidad de deuda consulta frecuentemente a la Subsecretaría de la SHCP para obtener información sobre los datos que las empresas privadas presentan cuando éstas retienen impuestos por intereses pagaderos en el extranjero.

14.150 Con esta información, la SHCP examina cada crédito y somete las distintas fuentes a una verificación cruzada para evitar la duplicación de información.

14.151 Las empresas que no cotizan en la BMV, cuyas deudas no han sido calificadas y que no preparan una declaración de impuestos, deben colaborar completando un cuestionario en que indican a la SHCP información sobre las características de sus pasivos, y proporcionando trimestralmente información actualizada sobre sus balances.

14.152 La información recopilada se archiva en una base de datos, que es objeto de una verificación detenida para garantizar que la deuda de las empresas no se ingrese y declare dos veces. De esta base de datos puede derivarse una serie de indicadores, incluidos el nivel de endeudamiento y la clasificación de la deuda por empresas, acreedores, tipo de moneda y vencimiento.

Verificaciones de las cifras

14.153 Cuando se establecieron los controles cambiarios, una vez registrada la deuda de la mayoría de los grupos industriales, la base de datos se utilizaba para preparar informes sobre la deuda clasificada por acreedores en que figuraba un desglose con detalles de cada financiamiento. Esta información se sometía a una verificación cruzada utilizando datos proporcionados por las sucursales de los principales bancos acreedores extranjeros en México. Los saldos globales por banco acreedor se verificaban consultando a la unidad que había recibido el formulario de declaración del banco acreedor. Actualmente no se efectúa este tipo de verificación, puesto que los bancos acreedores están obligados a declarar al banco central, de conformidad con las normas que los autorizan a conceder préstamos en México. El informe abarca hoy en día la deuda externa del sector público y del sector privado. Se están realizando esfuerzos para que el formulario incluya no solo la información habitual sobre los saldos pendientes, sino también el calendario de reembolso de la deuda pendiente en cada trimestre durante el primer año, y anualmente durante los tres años posteriores24.

Divulgación

14.154 Los datos sobre la deuda externa total de México, incluida la deuda privada, se publican en los cuadros estadísticos del informe semestral de la SHCP sobre las estadísticas económicas y financieras de México. Este informe se distribuye a los bancos extranjeros en el examen trimestral de la SHCP titulado Estadísticas oportunas de finanzas públicas y deuda pública, que publica la Dirección General de Planificación Financiera. Asimismo, los datos se divulgan trimestralmente en el sitio de la SHCP en Internet.

14.155 Por último, se presenta información sobre la deuda de los bancos comerciales y del sector privado no bancario, indicándose las fuentes de financiamiento: bancos comerciales y otros pasivos en el caso de deudores de bancos comerciales; y el mercado de capital, bancos comerciales y deuda relacionada con el comercio exterior en el caso de deudores del sector privado no bancario. Se divulga el calendario de reembolso de la deuda externa del sector privado no bancario pagadera durante el resto del ejercicio y los tres años siguientes.

Nueva Zelandia

Experiencia acumulada en la recopilación de datos sobre las operaciones de cobertura del riesgo cambiario25

14.156 En 1998, los principales usuarios de las estadísticas de la deuda externa de Nueva Zelandia manifestaron su preocupación de que, al no tomarse en cuenta la actividad de cobertura del riesgo cambiario, las estadísticas de la deuda externa estaban sobrestimando la exposición de la economía a las fluctuaciones cambiarias. En consecuencia, en junio de 1999 la Dirección de Estadística de Nueva Zelandia (SNZ) empezó a publicar, a título indicativo, información sobre las operaciones realizadas para reducir el riesgo cambiario en la deuda externa denominada en moneda extranjera, al 31 de marzo de 1998 y 1999, junto con—y para complementar—las estadísticas sobre la deuda externa del país en la publicación titulada “Overseas Debt Statistics”26. Estos datos complementarios, desglosados por moneda y clasificados en dos sectores institucionales, incluían estimaciones de la magnitud de las operaciones efectuadas para reducir dicho riesgo por medio de instrumentos financieros derivados y los mecanismos habituales de cobertura del riesgo. Estos datos también incluían estimaciones de la deuda externa sin cobertura de riesgo cambiario. Además, se publicaron estimaciones del valor neto de mercado de los contratos de instrumentos financieros derivados así como un desglose sectorial. La SNZ sigue publicando anualmente datos complementarios sobre las operaciones de cobertura del riesgo. En el presente estudio de caso se examinan la experiencia acumulada por la SNZ en la preparación de la encuesta y su puesta en práctica en los primeros años, y las enseñanzas recogidas.

14.157 En la presentación de las estadísticas de la deuda externa, la deuda denominada en moneda extranjera se convierte a dólares de Nueva Zelandia al tipo de cambio vigente en la fecha de la encuesta (31 de marzo). Sobre la base de esa metodología, y puesto que la deuda externa denominada en moneda extranjera representaba alrededor de la mitad de la deuda externa bruta del país en esa época, se estimó que la depreciación del dólar de Nueva Zelandia entre el 31 de marzo de 1997 y el 31 de marzo de 1998 había dado lugar a un aumento del 38% en el valor de la deuda externa durante ese período. En vista del considerable interés que se preveía suscitarían estas estimaciones cuando se publicaran las estadísticas de la deuda externa correspondientes a marzo de 1998, la SNZ asignó gran importancia a estas estimaciones y a la metodología de recopilación utilizada. No obstante, algunos de los usuarios más importantes cuestionaron su pertinencia, considerando que las estadísticas sobre la deuda externa total sobrestimaban el verdadero riesgo externo de la economía, ya que era probable que una proporción considerable de la deuda estuviera protegida contra fluctuaciones del tipo de cambio.

El proyecto

14.158 Puesto que las estadísticas sobre los saldos de los activos y pasivos netos en instrumentos financieros derivados no tenían que recopilarse o publicarse hasta 2001, en 1998 la SNZ consideró que era necesario contar de inmediato con información sobre las operaciones de cobertura del riesgo para que los datos publicados sobre la deuda externa pudiesen interpretarse en un contexto de gestión del riesgo. Por consiguiente, la SNZ puso en marcha un proyecto para recopilar datos sobre:

  • La magnitud de la cobertura del riesgo cambiario en la deuda externa de Nueva Zelandia.

  • La estimación del valor neto de mercado de los contratos de instrumentos financieros derivados.

14.159 Se decidió recopilar datos de las empresas residentes que representaban aproximadamente un 80% de la deuda externa denominada en moneda extranjera. En vista de la limitada cobertura de la información suplementaria sobre las actividades de cobertura, el objetivo era proporcionar estimaciones indicativas a partir de dichos datos.

14.160 El proyecto se inició en octubre de 1998 con la intención de recopilar, para el 31 de diciembre de 1998, datos retrospectivos al 31 de marzo de 1998. Posteriormente se decidiría si se seguirían recopilando datos al 31 de marzo de 1999. Se preveía que los datos complementarios dejarían de ser necesarios en 2001, una vez concluido el proyecto para implementar en forma integral las recomendaciones del MBP5.

14.161 El proyecto estuvo a cargo del personal de la División de Balanza de Pagos (DBP) de la SNZ. En las etapas iniciales, el proyecto se caracterizó por la estrecha colaboración entre el personal de la DBP y el Banco de Reserva de Nueva Zelandia (RBNZ) y un banco del sector privado con que el personal de la División de Balanza de Pagos había anteriormente mantenido discusiones sobre el efecto de los instrumentos financieros derivados sobre las estadísticas de balanza de pagos. En varias ocasiones, el RBNZ prestó asesoramiento y consultas. El banco del sector privado prestó asesoramiento desde el punto de vista de los usuarios de las estadísticas publicadas, y desde su perspectiva como participante del mercado y proveedor de datos. La colaboración y el asesoramiento de ambas organizaciones fueron sumamente valiosos para el éxito del proyecto.

14.162 La labor de desarrollo inicial emprendida en la SNZ consistió en establecer un conjunto preliminar de requisitos sobre los datos, e identificar las empresas de la población que participarían en la Encuesta sobre la Deuda Externa Total. Se seleccionaron 20 empresas (más el sector oficial), de las cuales todas salvo una habían declarado datos en la encuesta de 1998. Si bien otra empresa no pudo proporcionar datos para las encuestas de 1999 y 2000, la muestra efectiva de los datos complementarios sobre las actividades de cobertura abarcó entre el 75% y el 81% de la deuda externa denominada en moneda extranjera en las encuestas de 1998, 1999 y 2000. Aunque inicialmente se presumió que la mayoría de estas empresas serían bancos, nueve de las empresas seleccionadas resultaron ser sociedades no bancarias. A efectos de la encuesta, se utilizó una clasificación de dos sectores: bancos y el sector “empresarial y oficial”.

Consultas

14.163 El conjunto inicial de requisitos sobre los datos se analizó con el banco del sector privado y, en forma separada, con el RBNZ. A partir de esa primera ronda de consultas se logró establecer que era necesario:

  • Establecer una división entre deuda a corto plazo/largo plazo basada en el vencimiento original, ya que se preveía que a algunos de los declarantes les resultaría demasiado difícil proporcionar datos sobre las operaciones de cobertura de instrumentos a corto plazo en vista de que los mismos se refinancian y se cotizan diariamente.

  • Solicitar dos tipos de datos para las transacciones correspondientes a “operaciones de cobertura por medio de contratos de instrumentos financieros derivados” y “operaciones convencionales de cobertura”.

  • Solicitar que los declarantes proporcionasen datos sobre las operaciones de cobertura realizadas con residentes y no residentes. De exigirse cifras sobre todas las posiciones de los declarantes, se reduciría el riesgo de doble contabilización.

14.164 Tras modificarse el cuestionario preliminar de datos complementarios sobre las actividades de cobertura, se realizó una segunda ronda de consultas que resultó ser esencial. Estas consultas se realizaron por medio de visitas del personal de la DBP a diez de las empresas seleccionadas, en las cuales se analizaron los objetivos del cuestionario y los requisitos de divulgación, lo que permitió que el personal de la DBP recabara comentarios de los declarantes. Los declarantes que no fueron visitados personalmente fueron contactados por teléfono, y se les envió un ejemplar del cuestionario provisional para que lo comentaran; en casi todos estos casos se obtuvieron comentarios con respecto al cuestionario. Prácticamente todos los declarantes, visitados o contactados por teléfono, se mostraron dispuestos a colaborar con el personal de la SNZ, sobre todo cuando se les explicaron los objetivos que perseguían los datos complementarios sobre las actividades de cobertura de riesgo.

14.165 De la información que se obtuvo de estas consultas, la cual fue examinada con el RBNZ, se desprendió claramente que era necesario adaptar el cuestionario teniendo en cuenta tanto el sector del declarante como los declarantes individuales de cada sector. En el caso de las sociedades no bancarias, se decidió dividir la pregunta sobre las operaciones convencionales de cobertura en dos partes: una sobre las “operaciones de cobertura por medio de activos del balance” y otra sobre las “otras operaciones de cobertura, por ejemplo, por medio de entradas de divisas provenientes de las exportaciones”. Ello permitió aclarar a los declarantes el alcance de la encuesta, e incrementó la utilidad de los datos para análisis del riesgo ya que podían distinguirse las operaciones de cobertura por medio de activos del balance de las que se realizaban por otros medios. La recopilación de los datos retrospectivos al 31 de marzo de 1998 se hallaba en una etapa demasiado avanzada como para poder incluir esa distinción en la encuesta de ese año, aunque dicha distinción se incorporó en la encuesta de 1999.

14.166 A continuación se presentan otras conclusiones especialmente relevantes que se desprendieron de la segunda ronda de consultas:

  • Independientemente del vencimiento del pasivo subyacente, los contratos de instrumentos derivados suelen tener vencimientos más cortos y renovarse (o renegociarse) durante la vida del pasivo subyacente. En consecuencia, cada vez que el contrato se renueva, el emisor contabilizará las ganancias y pérdidas generadas por los contratos de derivados. Puesto que la encuesta proporciona un indicador del valor de mercado de los contratos vigentes al 31 de marzo, las cifras del valor de mercado no tienen en cuenta las pérdidas y las ganancias resultantes de los contratos celebrados antes de esa fecha.

  • En general, los bancos, y algunas de las entidades no bancarias que realizan operaciones financieras complejas, tuvieron dificultades para obtener la información pertinente sobre el valor de mercado. Puesto que las operaciones bancarias se caracterizaban por frecuentes renovaciones de deuda, y por la constitución de fondos comunes de activos y pasivos a efectos de la gestión del riesgo, no siempre fue posible establecer una correspondencia directa entre los pasivos externos y una determinada operación de cobertura y, por lo tanto, se establecieron otras modalidades para proporcionar información en función de las circunstancias de cada caso. En consecuencia, los resultados sobre el valor de mercado correspondientes a los bancos solo se consideraron estimaciones indicativas. En general, se consideró que las estimaciones del valor de mercado de las entidades no bancarias menos complejas eran de mejor calidad, ya que solía tratarse de empresas con un número reducido de pasivos externos denominados en moneda extranjera, los cuales estaban vinculados a contratos de instrumentos financieros derivados específicos.

  • Para algunos declarantes resultó problemático determinar la residencia de las contrapartes de los contratos de derivados. Las sociedades no bancarias que realizaban operaciones directamente con contrapartes no residentes no tuvieron ninguna dificultad en este sentido; las otras sociedades no bancarias que realizaban sus operaciones a través de intermediarios residentes, sin embargo, indicaron que en general trataban con bancos residentes. Los bancos indicaron que habían establecido como práctica tratar con contrapartes no residentes.

Cuestionario de los datos complementarios sobre actividades de cobertura

14.167 Incorporando las conclusiones que surgieron de las consultas, se prepararon dos tipos de cuestionarios para satisfacer las necesidades de datos: uno diseñado para los bancos, y el otro dirigido a las sociedades no bancarias (gráfico 14.2). Además, el formato básico de ambos cuestionarios se adaptó para poder crear distintas versiones ajustadas a las necesidades específicas de los declarantes. Con frecuencia, el formato de la versión especialmente diseñada para el declarante se establecía durante la reunión de consulta y una vez efectuadas las modificaciones por el personal de la DBP, se lo volvía a presentar al declarante para que diera su visto bueno y lo completase. Por último, a cada declarante se le proporcionó un conjunto de definiciones de términos empleados en el cuestionario, así como una guía con ejemplos prácticos.

Gráfico 14.2.Nueva Zelandia: Pasivos en moneda extranjera; cuestionario para bancos y para empresas

14.168 Cada uno de estos dos cuestionarios estaba dividido en dos partes. En la primera se solicitaban datos sobre la deuda externa en moneda extranjera y se determinaban la magnitud y el tipo de operaciones realizadas para cubrir el riesgo. En la segunda parte se solicitaba información sobre valores de mercado. En los cuadros que figuraban por separado se solicitaban datos sobre la clasificación a largo plazo y a corto plazo (sobre la base del vencimiento original).

14.169 En la sección sobre la magnitud y el tipo de actividades de cobertura del riesgo, los declarantes deberían dar información sobre:

  • La moneda en que estaban denominados los pasivos contractuales originales en el exterior en la fecha de la encuesta, el 31 de marzo.

  • Los montos en moneda extranjera de los pasivos contractuales en el exterior en la fecha de la encuesta, el 31 de marzo (esta cifra debía coincidir con la cifra declarada en la Encuesta sobre la Deuda Externa).

  • El porcentaje de estos pasivos en el exterior que, en la fecha de la encuesta, habían sido objeto de:

    • – Operaciones de cobertura utilizando instrumentos financieros derivados.

    • – Operaciones de cobertura convencional por medio de los activos del balance.

    • – Operaciones de cobertura convencional por medio de otras entradas (sociedades no bancarias únicamente).

    • – Pasivos no protegidos.

14.170 En la sección del cuestionario sobre el valor de mercado, los declarantes debían indicar el valor de mercado, en la fecha de la encuesta, de los contratos de instrumentos financieros derivados utilizados para cubrir el riesgo de los pasivos externos. Los saldos sobre activos y pasivos netos se declaraban por separado, junto con el desglose por tipo de contraparte: residente o no residente.

Implementación

14.171 Después de la primera encuesta, se determinó que la calidad y la importancia de los resultados eran suficientes como para justificar que se siguiera adelante con el proyecto. Por lo tanto, se recopilaron datos correspondientes al 31 de marzo de 1999, y los resultados de 1998 y 1999 se publicaron como información complementaria junto con los datos de la Encuesta sobre la Deuda Externa Total de 1999. De conformidad con las intenciones manifestadas al inicio del proyecto, la información complementaria sobre las actividades de cobertura del riesgo se publicó con carácter de “estimaciones indicativas” (y no como “estadísticas oficiales”), debido a la cobertura limitada de la encuesta y el carácter indicativo de los datos sobre el valor neto de mercado de los instrumentos financieros derivados proporcionados por los bancos y ciertas entidades no bancarias. No obstante, cuando los datos se divulgaron, los usuarios reaccionaron en forma positiva y se logró infundir mayor confianza en la calidad de las estadísticas de la deuda externa.

14.172 Por consiguiente, volvieron a prepararse datos complementarios en 2000 utilizando una muestra de empresas declarantes que se actualizó con los datos más recientes de la Encuesta sobre la Deuda Externa Total y la Encuesta sobre la Cuenta de Capital (anual).

Enseñanzas recogidas

14.173 Es importante tener en cuenta las necesidades de los usuarios y de los declarantes de las estadísticas publicadas. El proyecto de datos complementarios sobre las actividades de cobertura del riesgo surgió como resultado de inquietudes planteadas por los usuarios, en tanto que las adaptaciones efectuadas para tener en cuenta las circunstancias de los declarantes contribuyeron a la utilidad de los resultados publicados. Por ejemplo, la preparación de versiones del cuestionario específicamente adaptadas a cada sector, y a las entidades individuales que los integran, permitió lograr una calidad estadística superior a la que se habría alcanzado utilizando un cuestionario estándar. Además, debido al hecho de que se analizaron otras posibilidades con los declarantes cuando éstos no podían proporcionar datos sobre el valor de mercado de los instrumentos financieros derivados, tal como se había solicitado originalmente, el personal de la DBP pudo preparar estimaciones que en otras circunstancias no habrían sido posibles.

14.174 Las consultas fueron esenciales por las siguientes razones:

  • Con respecto a los declarantes, las visitas personales resultaron ser sumamente valiosas porque posibilitaron el intercambio de información, fomentaron una mejor comprensión de los objetivos de la encuesta y el apoyo a la misma por parte de los declarantes, y permitieron que el personal de la DBP ampliara sus conocimientos de las prácticas de mercado. Estos factores se tradujeron en un cuestionario mejor diseñado, datos de mayor calidad y una mejor comprensión de los datos proporcionados.

  • Resultó muy útil reunir a los declarantes (las personas que completan el formulario) y los usuarios de las estadísticas publicadas del mismo organismo; en algunos casos, los dos grupos contaban con solo escasa información acerca de la posición del otro. Reunirlos con el personal de la DBP ofreció una oportunidad para que todos los interesados apreciaran en mayor medida la función que desempeñaba cada parte.

  • La integración de los conocimientos resultó fundamental. Las consultas y los contactos entre la SNZ y el banco privado, y con la oficina de estadística y el banco central, fueron componentes esenciales del proyecto. El banco privado aportó la perspectiva de un usuario del producto estadístico, de un participante del mercado y de un proveedor de los datos, en tanto que el banco central ofreció asesoramiento teórico y técnico así como su visión global de las operaciones del mercado financiero. Además, las consultas entre la SNZ y los declarantes de la encuesta aportaron información adicional con respecto a las operaciones de mercado. Esta síntesis de la información resultó especialmente beneficiosa ya que la cuantificación de las operaciones de cobertura del riesgo era una tarea nueva y sumamente técnica, y para la oficina estadística nacional representaba aventurarse en un ámbito nuevo.

Futuro de los datos complementarios

14.175 La intención original fue, siempre que los resultados lo justificasen, seguir preparando datos complementarios hasta 2001, fecha en que se habría finalizado el proyecto de implementar por completo el MBP5. Sin embargo, en vista de la reacción positiva de los usuarios, se ha decidido seguir publicándolos, pero en una versión modificada. Los datos sobre el valor neto de mercado serán recopilados en la nueva Encuesta Trimestral de la Inversión Internacional (un formulario de balanza de pagos que actualmente se está armonizando con los requisitos del MBP5) que, conforme al plan original, abarcará tanto las posiciones negociadas como las que se asumen para reducir el riesgo implícito en los instrumentos financieros derivados. Los datos complementarios sobre las actividades de cobertura del riesgo seguirán preparándose anualmente, utilizando como fecha de referencia el 31 de marzo, pero abarcarán únicamente los datos sobre el alcance de dichas actividades, por tipo, sector y moneda. Es decir, estos datos seguirán complementando las estadísticas sobre la deuda externa.

Turquía

Medición de la deuda externa a corto plazo27

14.176 En Turquía, dos instituciones diferentes se encargan de recopilar las estadísticas de la deuda externa: la Subsecretaría del Tesoro y el banco central (CBRT). El Tesoro elabora datos sobre la deuda a mediano y largo plazo, que comprenden principalmente el financiamiento para proyectos y programas, créditos de los mercados monetarios internacionales, bonos y crédito al sector privado, en tanto que el CBRT se encarga de preparar datos sobre la deuda a corto plazo, incluidas la deuda del CBRT, la de los bancos y la de otras instituciones privadas y públicas no bancarias (otros sectores). El CBRT divulga mensualmente datos sobre la deuda a corto plazo, indicando la deuda a corto plazo contraída por la institución, los bancos y otros sectores; el crédito comercial correspondiente a los otros sectores se presenta por separado.

Marco jurídico

14.177 La legislación actualmente en vigor permite a los residentes turcos obtener crédito externo sin restricción. Los bancos pueden actuar como intermediarios de dichos créditos sin la obligación de tener que garantizarlos. En el caso de los empréstitos externos a corto plazo, los bancos deben declarar datos sobre sus propias actividades en un formulario sobre el crédito obtenido, y recopilar y declarar información pormenorizada sobre las transacciones que realizan sus clientes.

Definición de los sectores institucionales

14.178 La clasificación de los sectores institucionales que utiliza el CBRT para recopilar datos sobre la deuda externa a corto plazo se ajusta a las recomendaciones del MBP5.

Cobertura

14.179 La deuda externa a corto plazo del banco central abarca: 1) las cuentas de depósito en moneda extranjera, 2) los sobregiros y 3) los atrasos comerciales no garantizados. Al 31 de diciembre de 1999, las cuentas en moneda extranjera representaban aproximadamente un 99% del volumen total de la deuda externa a corto plazo del CBRT. Estas cuentas las pueden abrir ciudadanos turcos, de más de 18 años de edad, residentes en el extranjero o autorizados para trabajar en el extranjero provistos de un pasaporte turco válido. También pueden abrir estas cuentas los particulares de entidades públicas autorizados para trabajar en el exterior por períodos prolongados, y personas empleadas en las oficinas y entidades representativas de organismos públicos y privados en el extranjero.

14.180 Los empréstitos a corto plazo de los bancos incluyen: 1) el crédito externo en moneda extranjera, 2) las cuentas de depósito en moneda extranjera de no residentes y 3) las cuentas de depósito en moneda extranjera de bancos no residentes.

14.181 La deuda a corto plazo de las entidades no bancarias privadas y públicas (otros sectores) se divide en el crédito comercial y otros créditos. El crédito comercial exterior incluye la deuda a corto plazo relacionada con las importaciones y el refinanciamiento de las exportaciones. A fines de 1999, dichos créditos representaban aproximadamente un 80% de la deuda externa a corto plazo atribuible a otros sectores. La deuda relacionada con las importaciones, que representa la mayor parte del crédito con fines de exportación, abarca el crédito de aceptación, cartas de crédito (que reflejan las cuentas por pagar de las importaciones, y no el monto de la obligación efectiva) y los pagos diferidos por importaciones, que son esencialmente crédito de los proveedores. Los otros créditos incluyen el crédito en moneda extranjera concedido por bancos no residentes o sociedades extranjeras.

Métodos de recopilación de datos

14.182 Los datos de balanza de pagos son recopilados por el CBRT utilizando el marco conceptual y los principios de declaración del MBP5. Los datos sobre la deuda externa a corto plazo se elaboran principal-mente a partir de los registros de divisas de los bancos. La excepción son los datos sobre la deuda a corto plazo correspondiente a las importaciones, que se obtienen de las cifras que prepara el Instituto Estatal de Estadística sobre la creación de deuda, y a partir de un método de estimación de los reembolsos.

14.183 El sistema de declaración de los bancos proporciona datos sobre el crédito a corto plazo en moneda extranjera que los bancos y los otros sectores obtienen de no residentes, y sobre las cuentas en moneda extranjera de personas y bancos no residentes en los bancos nacionales. Asimismo, los bancos declaran datos sobre el crédito comercial financiado por medio de aceptaciones, y sobre el crédito para el financiamiento previo de las exportaciones.

14.184 Con respecto a los datos sobre el crédito en forma de pagos diferidos por importaciones, en 1997 el banco central empezó a recurrir a los datos del Instituto Estatal de Estadística sobre la concesión de crédito, y a datos de los registros bancarios sobre el reembolso de estos créditos, calculando la variación del saldo de la deuda como la diferencia entre ambos. Este método de contabilización de la deuda a corto plazo dio lugar a un pronunciado aumento anual del volumen estimado del crédito comercial, que fue especialmente notable en 1999 cuando se registró un fuerte aumento pese a una significativa disminución de las importaciones. A partir de una encuesta de bancos, pudo establecerse que este tipo de transacciones tiene vencimientos cortos. Asimismo, se descubrió que los datos de los bancos no captaban todos los reembolsos, con lo cual se estaba sobreestimando el volumen del crédito comercial. Por consiguiente, el CBRT aplicó una nueva metodología para cuantificar los reembolsos, utilizando como supuesto que este tipo de crédito comercial se reembolsa, en la mayoría de los casos, en un plazo de tres meses. Se revisaron los datos correspondientes al período 1996–99. El resultado fue una significativa revisión a la baja del volumen de la deuda externa a corto plazo.

14.185 Los bancos proporcionan datos sobre los préstamos a corto plazo en base a las transacciones cuando reciben la información y el vencimiento es superior a 180 días, y cuando los otros sectores reciben la información y los bancos nacionales actúan como intermediarios o garantes, independientemente del vencimiento. Los datos pormenorizados que se declaran incluyen el nombre del acreedor, el país de procedencia del crédito, el sector prestatario (público/privado), el calendario de reembolsos, la fecha del contrato, la fecha del último pago, la tasa de interés, el monto del préstamo y la moneda de denominación. El valor pendiente de estos préstamos a corto plazo se calcula agregando los datos mensuales sobre los flujos, expresados en dólares de EE.UU., aplicando las tasas cruzadas vigentes en la fecha de la transacción, y sumando estas transacciones acumuladas a los datos sobre los saldos de fin de período del mes anterior, valorados a los tipos de cambio de fin de mes.

Uganda

Requisitos de datos en el marco de la Iniciativa para los PPME28

14.186 En 1998, Uganda se transformó en el primer país que recibió alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa del FMI para los países pobres muy endeudados (PPME), y en 2000, fue el primer país que recibió asistencia financiera en el marco de la Iniciativa reforzada para los PPME. Para Uganda, el objetivo de esta Iniciativa es reducir la carga de la deuda externa a un nivel sostenible de modo que el ahorro pueda destinarse al desarrollo social. Cada vez que el país solicitó asistencia financiera, las autoridades tuvieron que proporcionar estadísticas exactas sobre la deuda externa. En el presente estudio de caso se explica cómo Uganda elaboró los datos exigidos y qué tipo de datos externos tuvo que proporcionar.

14.187 Incluso antes de crearse la Iniciativa para los PPME, Uganda había adoptado medidas para reducir la carga de su deuda externa y, por ende, ya había iniciado la labor de elaborar datos de buena calidad sobre la deuda externa:

  • Negociaciones para reprogramar la deuda con los acreedores del Club de París. La deuda fue reprogramada de acuerdo con las condiciones de Toronto (1989), las condiciones ampliadas de Toronto (1992) y las condiciones de Nápoles (1995) que permitieron a Uganda firmar un acuerdo definitivo con respecto a las reprogramaciones en el marco del Club de París. No obstante, la reprogramación se aplicó a los préstamos contraídos antes de la fecha límite, los cuales representaban un 4% del volumen total de la deuda sobre la base de junio de 1981, mes en que se fijó la fecha límite de Uganda.

  • En 1991, las autoridades pusieron en marcha la primera estrategia sobre la deuda. Entre otras restricciones, esta estrategia impuso límites rigurosos sobre los empréstitos: solo podían contraerse préstamos para financiar proyectos prioritarios. Asimismo, Uganda recompró una proporción considerable de su deuda comercial utilizando una donación de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y de otros donantes bilaterales por un valor total de US$153 millones.

  • Una vez concluido el estudio de una empresa consultora realizado en colaboración con los funcionarios de Uganda en 1995, se adoptó una estrategia reforzada con respecto a la deuda. La conclusión de dicho estudio fue que la deuda multilateral era la que imponía la carga más onerosa y que dicha carga seguiría aumentando a partir de 1998 a medida que vencieran las obligaciones a largo plazo. En consecuencia, se creó el Fondo para la Deuda Multilateral. A este fondo aportaron recursos por un monto total de US$135 millones los Países Bajos, Suecia, Suiza, Dinamarca, Noruega y Austria para que pudieran cumplirse las obligaciones de deuda frente a los cuatros principales acreedores multilaterales: la AIF, el Banco Africano de Desarrollo, el Fondo Africano de Desarrollo y el FMI.

  • Uganda siguió en situación de incumplimiento frente a los acreedores ajenos al Club de París hasta que éstos no aceptaron condiciones comparables al Club de París. Ello es compatible con la estrategia de la deuda de 1991 y la estrategia reforzada de la deuda de 1995, pero no incluye a los acreedores que siguen efectuando desembolsos para financiar proyectos nuevos.

  • Uganda mantuvo su política de obtener crédito en condiciones altamente concesionarias (condiciones de la AIF) y de solicitar donaciones.

14.188 Pese a los esfuerzos recién descritos, Uganda se encontró con que la deuda seguía siendo insostenible y, por lo tanto, el país solicitó asistencia financiera en el marco de la Iniciativa para los PPME, que exige proporcionar datos de buena calidad sobre la deuda externa.

Mecanismos institucionales

14.189 En virtud de una ley del Parlamento (“Loans and Guarantee Act”), el Ministerio de Hacienda ejerce las atribuciones correspondientes a la deuda externa pública. El ministro firma todos los acuerdos de préstamo de deuda pública o designa a un funcionario de alto nivel para que firme en su nombre. El Ministerio de Hacienda, por lo tanto, realiza las funciones de negociación, y de preparar los contratos de préstamo, autorizar y supervisar los desembolsos, aprobar los reembolsos y registrar el saldo de la deuda externa. También se encarga de otros aspectos de los flujos financieros que recibe el país, incluidas las donaciones y la asistencia financiera que proporcionan los organismos no gubernamentales.

14.190 A principios de los años ochenta, el Ministerio delegó parte de la función de registrar, supervisar y efectuar los pagos al Banco de Uganda (banco central), porque los registros sobre los documentos de préstamo del Ministerio habían sido destruidos durante la guerra de 1979. Una vez que asumió esa responsabilidad, el banco central creó la Oficina de Gestión de la Deuda Externa (EDMO), que posteriormente se fusionó con el entonces Departamento de Control Cambiario para crear el Departamento de Comercio y Deuda Externa (TEDD) dentro de la función de estudios.

14.191 En el momento en que se transfirieron esas atribuciones, los registros sobre la deuda presentaban deficiencias, ya que no se conocían todos los acreedores y, por lo tanto, no podía verificarse fácilmente lo que el país debía. En consecuencia, la tendencia fue recurrir a la facturación que proporcionaban los acreedores, que en algunos casos sobreestimaba el valor de las obligaciones. Posteriormente, en 1991, a fin de determinar el volumen de la deuda del país y simplificar los registros de la deuda, se contrató a una empresa consultora (S.G. Warburg) para que preparara un informe completo de auditoría sobre los datos de la deuda externa. El ministro de Hacienda se comunicó por correo con todos los acreedores identificados a fin de obtener información sobre los créditos pendientes, y la información recibida fue verificada por consultores con los registros de otras instituciones internacionales, y con los datos nacionales.

14.192 Como parte de este proceso, el consultor, conjuntamente con el personal del banco central, creó un nuevo sistema de registro de los préstamos, que sigue en vigor. Se adoptó el sistema de gestión de la deuda y análisis financiero de la UNCTAD (DMFAS)29, en virtud del cual se asignó a cada préstamo un número único, almacenándose los detalles correspondientes en una base de datos informatizada. Los datos recopilados son similares a los que se presentan en el cuadro 11.1 del capítulo 11, y abarcan para cada instrumento información pormenorizada sobre el tipo de instrumento los desembolsos, las condiciones de los empréstitos, los pagos por el servicio la deuda, las tasas de interés y el tipo de cambio y, si procede, información sobre las reprogramaciones de la deuda. Por último, se adquirieron archivadores para que cada préstamo pudiera ingresarse, con su acuerdo de préstamo y toda la información correspondiente, en un expediente que se mantiene en forma manual.

14.193 Cuando el ministerio contrae una deuda y firma el acuerdo correspondiente, se transmite un ejemplar del acuerdo de préstamo al banco central para que la información sobre las condiciones del préstamo pueda ingresarse en la base de datos. A medida que el préstamo se va desembolsando, se reciben del acreedor diversos datos sobre los desembolsos y éstos se ingresan en el computador y se archivan manualmente. Para procesar los pagos, el banco central y el ministerio se reúnen quincenalmente para examinar los montos proyectados del servicio de la deuda generados por el sistema DMFAS. Estas proyecciones se verifican contra las facturas que envían los acreedores y, de conformidad con la estrategia de la deuda, se decide qué acreedor será pagado.

14.194 Uganda emplea actualmente la versión 5.1.1. de DMFAS, que incorpora el módulo del Banco Mundial sobre la viabilidad de la deuda (“DSM Plus”), para calcular el valor presente (neto) de la deuda, de conformidad con lo exigido en la Iniciativa para los PPME.

Volumen de la deuda de Uganda

14.195 En el cuadro 14.8 se presentan datos sobre el volumen de la deuda al 30 de junio de 2000. La deuda total ascendía a US$3.570 millones. La deuda se desglosa en las tres siguientes categorías: deuda multilateral, deuda bilateral y deuda comercial.

Cuadro 14.8.Obligaciones de Uganda por concepto de la deuda externa, por acreedor, al 30 de junio de 2000(Millones de dólares de EE.UU.)
AcreedorDeuda totalPorcentaje

del total
Multilateral2.927,981,9
Bilateral592,416,6
Club de París (CP)259,07,2
Obligaciones anteriores a la fecha límite del CP110,13,1
Obligaciones posteriores a la fecha límite del CP148,94,2
Acreedores ajenos a la OCDE (al margen del Club de París)333,59,3
Comercial/otros53,81,5
Total3.574,0100
Fuente: Departamento de Comercio y Deuda Externa, Banco de Uganda.

Requisitos de datos de la Iniciativa para los PPME

14.196 En el marco de la Iniciativa para los PPME, se exigió a Uganda realizar un ejercicio de conciliación de la deuda con todos los acreedores del país a fines de junio de 1997 para el primer acuerdo, y a fines de junio de 1999 en virtud del acuerdo reforzado.

Actividades preliminares relacionadas con la Iniciativa para los PPME

14.197 Durante los preparativos del primer acuerdo celebrado en el marco de la Iniciativa fue necesario capacitar al personal del TEDD y del ministerio con respecto a los requisitos de dicha Iniciativa. Por consiguiente, External Finance for Africa (actualmente denominado “Debt Relief International”), el Instituto de Gestión Macroeconómica y Financiera de África Oriental y Meridional (MEFMI), el Banco Mundial y la UNCTAD, en colaboración con el Organismo Sueco de Desarrollo Internacional, el Banco de Uganda y el Ministerio de Hacienda, organizaron un taller de trabajo sobre el análisis de la viabilidad de la deuda, que se llevó a cabo antes de participar en la Iniciativa para los PPME, a fin de fortalecer la capacidad para elaborar los datos de la deuda externa que se exigirían en el marco de dicha Iniciativa.

14.198 Después de alcanzarse el objetivo de la primera Iniciativa para los PPME, en enero de 1999 se realizó un taller de trabajo sobre el análisis de viabilidad de la deuda, después de haber participado en la Iniciativa, que fue auspiciado por el MEFMI, Debt Relief International, la UNCTAD, el Banco de Uganda y el Ministerio de Hacienda. En este taller se descubrió que la deuda de Uganda no era sostenible y que era necesario contar con un mayor alivio. Además de los talleres antes señalados, las mismas entidades organizaron talleres regionales para fomentar la toma de conciencia en Uganda sobre los temas relacionados con la Iniciativa. De hecho, Uganda siempre estará agradecida a estos organismos por la generosa labor que realizaron permitiendo que los funcionarios de Uganda participasen plenamente en las negociaciones tripartitas con el FMI, el Banco Mundial y otros donantes bilaterales.

Cobertura de los datos de la deuda

14.199 La deuda externa que puede reducirse en el marco de Iniciativa para los PPME siempre se limita a las obligaciones adeudadas o garantizadas por el sector público. En el caso de Uganda, incluye todos los empréstitos a mediano y largo plazo del gobierno central, el banco central y las empresas paraestatales frente a los organismos multilaterales (incluido el FMI), las entidades gubernamentales bilaterales (el Club de París y ajenos a la OCDE), así como el crédito comercial de bancos, entidades que garantizan las exportaciones y créditos de proveedores, con o sin garantía pública. Por lo tanto, se incluyen todos los acreedores que figuran en el cuadro 14.8.

Validación de los datos

14.200 Uganda tuvo que conciliar los datos de deuda con todos sus acreedores, ya que en el marco de la Iniciativa para los PPME normalmente se prevé que un 95% del valor de la deuda externa será conciliada con los acreedores en el punto de decisión, permitiéndose un cierto plazo adicional para conciliar deudas en litigio y tener en cuenta a acreedores que no responden. Para poder realizar esa tarea eficazmente, el Ministerio envió cartas a todos los acreedores solicitándoles que proporcionen datos sobre la deuda externa pendiente y desembolsada a fines de junio de 1997 para el primer acuerdo en el marco de la Iniciativa y, más adelante, a fines de junio de 1999 a efectos de la Iniciativa reforzada. Todas estas cartas fueron firmadas por el ministro de Hacienda y enviadas a la última dirección que se conocía, pero cuando no se dispuso de esa información, las cartas se enviaron a las embajadas de los acreedores en Uganda o Nairobi para su posterior transmisión.

14.201 Se solicitó la siguiente información pormenorizada:

  • Nombre del acreedor

  • Monto de préstamo

  • Fecha en que se firmó

  • Fecha de disponibilidad

  • Monto desembolsado

  • Monto no desembolsado

  • Monto del principal pagado

  • Monto de los intereses pagados

  • Monto de los atrasos en los pagos del principal

  • Monto de los atrasos en los pagos de intereses

  • Monto cancelado

14.202 Se estableció un archivo central en el ministerio y el banco central para almacenar toda la correspondencia recibida, y se archivó un ejemplar de cada respuesta en el expediente individual de los acreedores. Posteriormente se comparó el saldo de la deuda en el sistema DMFAS con las cifras declaradas por los acreedores. Se identificaron diferencias y, si procedía, se consultaron a los acreedores por correo para aclarar las causas de dichas diferencias. En algunos casos, las autoridades se dieron cuenta de que algunos desembolsos no habían sido captados en el DMFAS o que se habían efectuado pagos que los acreedores habían aplicado a distintos vencimientos (es decir, los acreedores habían aplicado los pagos de los vencimientos corrientes a los atrasos en los pagos), o que se habían utilizado distintos tipos de cambio. Otros acreedores, como Egipto, señalaron que no tenían reclamos pendientes frente a Uganda y, en consecuencia, esos préstamos se eliminaron de la base de datos. Una vez que se resolvieron las diferencias, los datos se corrigieron si procedía.

14.203 No obstante, surgieron problemas complejos y controversiales con respecto a:

  • El reconocimiento de deudas impugnadas, como las deudas militares que habían surgido de guerras pasadas. Ello sucedió en el caso de un préstamo de Tanzanía que deberá ser objeto de un ejercicio de verificación, aunque, en principio, el monto adeudado fue aceptado por Uganda.

  • El tipo de cambio utilizado para convertir las deudas a la moneda de denominación del reembolso. Por ejemplo, algunas deudas en francos de Burundi, moneda en que estaban expresadas las cotizaciones de las mercancías.

  • La “propiedad” de deudas que habían sido negociadas directamente o en el mercado secundario. Por ejemplo, el préstamo que supuestamente representaba un crédito de COFACE (Francia) había sido enajenado al Banco de Desarrollo Rural Centenario.

  • El nivel de los atrasos de préstamos “antiguos”, en particular si se habían devengado cargos por intereses en mora (por ejemplo en el caso de Libia y deudas comerciales).

14.204 Asimismo, si bien los acreedores estaban recibiendo sus pagos programados a tiempo—como los acreedores multilaterales y los acreedores bilaterales del Club de París—y los acreedores del Club de París recién habían suscrito acuerdos bilaterales, algunos acreedores bilaterales de países ajenos a la OCDE se mostraron reacios a contestar. Se enviaron varias cartas recordatorias. Por otra parte, algunos de estos acreedores no tardaron en contestar con la esperanza de ser reembolsados. La mayoría de los acreedores comerciales nunca contestaron.

14.205 En el caso de los acreedores que contestaron, los datos conciliados se enviaron al FMI y al Banco Mundial, conforme a lo solicitado, para ser objeto de verificaciones cruzadas con los datos recibidos de los acreedores. En el caso de los acreedores multilaterales, y cuando el ejercicio de conciliación indicó que se habían acumulado atrasos, éstos tuvieron que reembolsarse antes de que Uganda pudiera considerarse habilitada para participar en la Iniciativa para los PPME. En el caso de los acreedores para los cuales no se recibió información, se utilizaron las cifras del FMI y el Banco Mundial y se conciliaron con información de la base de datos, de conformidad con las conclusiones del informe de auditoría realizado por S.G. Warburg.

Datos necesarios para preparar indicadores de la carga de la deuda y recibir alivio de la deuda

14.206 Conforme a la experiencia acumulada por Uganda, los países deben preparar supuestos realistas cuando efectúan proyecciones de los datos de nuevos desembolsos, los indicadores macroeconómicos, las transacciones de balanza de pagos, y de los ingresos y gastos presupuestarios, porque la precisión de estas proyecciones afectará los coeficientes de sostenibilidad. Por ejemplo, el efecto de las lluvias por el fenómeno de El Niño sobre las proyecciones de las exportaciones fue uno de los factores por el que la deuda externa de Uganda se consideró insostenible, incluso después de recibirse alivio en el marco de la Iniciativa para los PPME. Además, incluso después de prepararse supuestos realistas y calcularse las proyecciones pertinentes de balanza de pagos y presupuesto, debe considerarse cómo se corregirán las deficiencias de financiamiento, ya sea en la balanza de pagos o el presupuesto.

14.207 Es importante someter los distintos marcos hipotéticos macroeconómicos a pruebas por medio de los análisis de sensibilidad, y proporcionar a las autoridades una visión de lo que podría suceder en caso de modificarse los supuestos fundamentales. Uganda utiliza los modelos creados por el Banco Mundial (basados en el programa DSM plus) y el sector privado (“Debt Pro”) para calcular la viabilidad de la deuda a efectos de la Iniciativa para los PPME.

Preparado por la Oficina de Estadísticas de Australia.

Estos grupos abarcan sedes de empresas en Australia que declaran datos en nombre de todas las subsidiarias, filiales y empresas asociadas consolidadas, pero no incluyen todas las entidades jurídicas que posiblemente tengan un componente de inversión o deuda en el exterior. Este enfoque por grupos limita el número de entidades declarantes a las que están en mejores condiciones de divulgar información.

Es decir, la diferencia entre los saldos de apertura y de cierre puede “explicarse” en función de las transacciones, variaciones de valoración y “otros ajustes”.

Preparado por el Banco Nacional de Austria. Para más referencias, véanse Banco Nacional de Austria (2000); Banco Central Europeo (1999); Banco Nacional de Austria (1995), Reports and Summaries, enero de 1995; y Banco Nacional de Austria (1999), Focus on Austria, enero de 1999.

Preparado por Statistics Canada.

Véase el sitio del FMI en Internet, en que se presenta una reseña más completa del sistema canadiense:http://www.imf.org/ external/bopage/stindex.htm.

Preparado por el Banco Central de Chile.

Cuando se redactó el presente estudio, la zona declarante abarcaba los países del G–10 y otros ocho países: Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza. Los informes trimestrales abarcan, además, los centros “extraterritoriales”: Antillas Neerlandesas, Las Bahamas, Bahrein, Islas Caimán, Hong Kong y Singapur.

Puesto que esta información la proporcionan los deudores, estos préstamos se clasifican como deuda frente a proveedores, pese a que los bancos de la zona declarante del BPI los descuentan posteriormente (utilizando la forma de descuento de pagarés).

Las estimaciones de los títulos a corto plazo proceden de datos consolidados del BPI en que los títulos se desglosan según el vencimiento restante a corto plazo.

En los datos declarados por el BCCH que figuran en el cuadro 14.3, los préstamos de las instituciones declarantes del BPI en la zona declarante han sido convertidos a valores consolidados para que los datos sean comparables con los del BPI.

Fuente: Información financiera de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

Preparado por el Bangko Sentral ng Pilipinas (Banco Central de Filipinas).

El antiguo Banco Central de Filipinas se transformó en el Bangko Sentral ng Pilipinas el 3 de julio de 1993. Como nueva autoridad monetaria establecida en la Constitución de Filipinas, el Bangko Sentral goza de autonomía fiscal y administrativa.

Anteriormente, Departamento de Gestión de la Deuda Externa (MEDD), que se denominaba Dirección de Seguimiento de la Deuda Externa cuando se creó en 1970. El MEDD pasó a llamarse Departamento de Operaciones Internacionales en octubre de 1999 al ampliarse sus atribuciones incluyendo el comercio exterior y la inversión.

La política con respecto a los empréstitos del sector público no se modificó ya que dicha política deriva de las disposiciones de la Constitución de Filipinas y otras leyes.

No incluye los préstamos que representan o dan lugar a pasivos, reales o contingentes, de las empresas del sector público o los bancos nacionales frente a no residentes (por ejemplo, como resultado de una garantía), ya que dichos pasivos siguen estando sujetos al proceso de autorización y registro.

Preparado por el Ministerio de Hacienda de India.

Véase el capítulo 18, en que se exponen las características de este sistema.

Preparado por la División de Finanzas Internacionales del Departamento de Políticas y Análisis Económicos del Banco de Reserva de la India en Mumbai.

Preparado por el Banco de Israel.

Además de datos relacionados con la deuda, el sistema contiene datos sobre la inversión de cartera de no residentes en títulos israelíes y la inversión directa de no residentes en Israel.

Preparado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México.

Si bien la compilación de datos de los bancos acreedores es exclusiva responsabilidad del banco central, la obligación de divulgar a las autoridades y al público datos sobre la situación de la deuda externa privada recae en la Secretaría de Hacienda. Además, la Secretaría de Hacienda está encargada de establecer directrices para la autorización de las operaciones que realizan las instituciones financieras extranjeras en México y, en colaboración con el banco central, lleva un control de las actividades de los bancos extranjeros.

Preparado por la Dirección de Estadística de Nueva Zelandia

La expresión “overseas debt” (deuda con el exterior) designa tanto a la encuesta de la SNZ sobre la deuda externa como a las estadísticas publicadas. En la encuesta, que incluye entidades privadas y públicas, las cifras totales sobre la deuda externa corresponden al saldo al 31 de marzo de cada año.

Preparado por el Banco Central de Turquía.

Preparado por el Banco de Uganda.

Véase el capítulo 18, en el que se presenta un análisis completo de dicho sistema.

    Other Resources Citing This Publication