Estadísticas de la deuda externa
Chapter

13. Valores negociados

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
April 2004
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

13.1 La deuda externa consistente en valores negociados corresponde a instrumentos de deuda que forman parte del componente de inversiones de cartera internas de la balanza de pagos y de la PII. En los últimos años la flexibilización de las restricciones a las inversiones externas de los bancos y otros inversionistas institucionales, a la que se agrega un continuo proceso de innovación financiera, ha dado lugar al aumento de las inversiones externas en bonos (y participaciones de capital), hecho que ha incrementado el interés de los responsables de la política económica en la obtención de datos sobre esta actividad.

13.2 No obstante, lograr una cobertura completa de los valores negociados es una de las tareas más difíciles en materia de estadísticas de la balanza de pagos y de la deuda externa. Es frecuente, en especial, que el emisor residente no esté en condiciones de identificar al usufructuario de sus valores, lo que le impide saber si el acreedor es un residente o un no residente. Por lo tanto, casi inevitablemente, para compilar datos de posiciones—cuando no se trata simplemente de agregar flujos a una posición anterior—el compilador tiene que acudir a diversas fuentes para obtener información sobre el volumen de los valores negociados de residentes y sobre los propietarios de esos valores. La obtención de datos sobre pasivos de deuda no negociados es relativamente directa, aunque no simple; en cambio es más difícil, por las siguientes razones, identificar al propietario de un valor negociado.

  • La liberalización ha facilitado la creación de nuevos canales a través de los cuales pueden fluir las inversiones. En otras palabras, los compiladores ya no pueden basarse exclusivamente en las fuentes tradicionales de datos internos, como los bancos y los agentes de valores, porque los inversionistas utilizan cada vez en mayor medida intermediarios externos, y los emisores de valores pueden obtener acceso directo a los mercados externos.

  • A diferencia de los bancos, que tradicionalmente declaran datos a los bancos centrales, como se señaló en el capítulo anterior, los agentes económicos del sector no bancario pueden mostrarse reacios a proporcionar información a las autoridades sobre los valores negociados que poseen, temiendo, entre otras cosas, que los datos enviados a la entidad encargada de las estadísticas puedan ser dados a conocer a otros organismos. Ello pone de manifiesto una vez más la necesidad de promover la integridad de las estadísticas dentro del país1. El incumplimiento por parte de los encuestados hace que la cobertura sea insuficiente en períodos de creciente actividad.

  • La participación de diversos intermediarios financieros en transacciones internacionales, y la práctica de registrar la inversión a nombre de empresas interpuestas y en fideicomisos pueden dificultar la identificación del propietario usufructuario del instrumento.

  • Los mercados internacionales de ciertos instrumentos “nuevos” han crecido rápidamente en la última década, lo que dificulta la determinación del “verdadero” propietario del instrumento. Un ejemplo es la utilización de valores en operaciones de reporto pasivo.

  • Es muy raro que un gobierno esté jurídicamente facultado para exigir a los inversionistas no residentes que declaren sus tenencias de valores emitidos por residentes internos.

A continuación se examinan las formas en que pueden solucionarse esas dificultades2.

Observaciones generales

13.3 Al examinar las formas de captar información sobre transacciones en valores a los efectos de la deuda externa, los países deberán tener en cuenta los sistemas que ya hayan establecido para recopilar datos sobre inversiones de cartera y, en forma más general, sobre la balanza de pagos y quizá también, sobre las cuentas nacionales. Los encuestados conocerán el sistema existente y habrán invertido en él considerable capital humano en el organismo encargado de la compilación. Los interesados en las estadísticas de la deuda externa deben aprovechar ese conocimiento y experiencia técnica, entre otras razones porque la aplicación de un sistema detallado de recopilación de datos sobre inversiones de valores, en el país y en el exterior, puede requerir cuantiosos recursos.

13.4 Además, existe una estrecha vinculación entre las operaciones en valores externos y otras series de datos, como los relativos a la inversión directa. Lo que es más importante, la actividad interna influye directamente sobre las inversiones de cartera en el país y en el exterior. En tanto que la inversión directa generalmente supone el establecimiento de una relación a más largo plazo entre las empresas matrices y sus filiales en el exterior, las inversiones en valores involucran instrumentos—internos y externos—que pueden ser negociados entre residentes y no residentes. La propiedad de los valores nacionales y extranjeros puede cambiar de manos rápidamente en la medida en que lo admitan las regulaciones y los sistemas institucionales en vigor. De hecho, a medida que se eliminan los controles de cambios, las transacciones en valores de residentes y no residentes pueden suscitar entradas o salidas de capital. Por lo tanto, si bien la Guía se ocupa principalmente de la inversión extranjera en valores emitidos por residentes, al considerar la manera de medir esa actividad debe tenerse presente la necesidad de medir adecuadamente las inversiones de residentes en valores emitidos por residentes y por no residentes.

13.5 Esta estrecha relación entre los datos de los instrumentos negociados de deuda externa, balanza de pagos y cuentas nacionales pone de manifiesto la importancia de la colaboración entre las diversas instituciones, sin la cual podría no utilizarse información potencialmente útil, y en el peor de los casos podría suceder que los encuestados proporcionaran información esencialmente idéntica a dos organismos de estadísticas diferentes. La colaboración no tiene por qué limitarse a las entidades encargadas de las estadísticas, ya que en otros organismos públicos habrá usuarios potenciales de los datos recopilados. Es probable, por ejemplo, que la información sobre valores públicos de propiedad de no residentes revista interés para los ministerios de Hacienda a los efectos de la elaboración de la política sobre deuda pública. Los ministerios encargados de la política económica pueden ayudar al compilador a elaborar formularios de declaración de datos, promover el envío de las respuestas y evaluar los datos (agregados).

13.6 Por último, es inevitable que toda modificación del sistema de datos tendiente a captar las inversiones de no residentes en valores internos plantee interrogantes sobre el sistema informático en que se almacenan y manipulan los datos. Es evidente que los sistemas informáticos facilitan una operación estadística más eficiente, pero antes de instalar un sistema de ese género es necesario examinar las modalidades de captación y manipulación de datos, la producción de datos necesaria en forma final y obtenida a través de consultas al sistema, así como la necesidad de que sean compatibles con datos almacenados en otros sistemas.

Consideraciones clave

13.7 Un importante punto de partida para determinar la manera de medir las posiciones (y los flujos) de valores negociados consiste en establecer de qué modo y a través de qué canales ingresan y salen del país los flujos de inversiones en valores. Para ello es necesario conversar con los participantes del mercado y en general conocer los mercados internos de valores. Es preciso dar respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo invierten los no residentes en valores internos?

  • ¿A través de qué instituciones lo hacen?

  • ¿De qué sistemas de custodia de sus valores internos se valen los no residentes? ¿Cómo se mantienen los registros?

  • ¿Dónde se liquidan las operaciones?

  • ¿Se utilizan códigos de seguridad para realizar el seguimiento de las posiciones en valores?

  • ¿Los residentes emiten valores en forma directa en el exterior? ¿Invierten en esos valores?

13.8 No puede sobreestimarse la importancia de las investigaciones preliminares, porque una vez completadas, el compilador puede determinar en qué punto o puntos de la “cadena” de actividad es más apropiado recopilar información. No existe una respuesta obvia para todos los compiladores. Por razones jurídicas, institucionales e históricas, los diferentes países tienen diferentes estructuras y prácticas de mercado; en consecuencia, lo que es apropiado para un país puede no serlo para otro. No obstante, es posible indicar—como se hace en el cuadro 13.1—las ventajas y los inconvenientes que implica recopilar información de diferentes tipos de participantes del mercado. En lo pertinente, la importancia de las diversas ventajas e inconvenientes dependerá de las circunstancias de cada economía. Puede ser conveniente aplicar diferentes métodos de recopilación para diferentes instrumentos y mercados.

Cuadro 13.1.Inversiones en valores en el país: Ventajas e inconvenientes en relación con los posibles encuestados de los datos sobre saldos y transacciones
Posibles encuestadosVentajasInconvenientes
Emisor del instrumentoConocerá los valores emitidos.Es improbable que conozca al propietario usufructuario del instrumento en la fecha de emisión o durante la negociación del instrumento en el mercado secundario.
Intermediario financieroBancos (recibos/pagos)Las transacciones en moneda nacional deben liquidarse a través de bancos residentes. Las transacciones registradas pueden acumularse a una posición anterior y proporcionar nuevos datos, sobre posiciones, previa realización de ajustes por valoración.Puede ser difícil determinar la naturaleza de la transacción. Pueden tener dificultades para identificar las transacciones de inversión directa. Aunque a corto plazo puede ser un método útil para compilar datos de posiciones, a mediano plazo puede requerirse una medición más directa de volúmenes, lo que dependerá de la complejidad del sistema de información. Además, solo comprende inversiones en valores emitidos en el mercado interno.
Entidad emisora (casa de valores o banco)Conocerá los valores emitidos.Posiblemente no conozca a los propietarios beneficiarios en el momento de la emisión, y a menos que sea un agente, no poseerá información sobre las transacciones secundarias.
Agente (casa de valores o banco)Dispondrá de información sobre ventas y compras de valores. Como sucede con los bancos, los datos sobre transacciones pueden utilizarse para compilar datos de posiciones.Puede no abarcar todas las compras de valores de residentes realizadas por no residentes. Las empresas interpuestas pueden plantear dificultades, y puede ser difícil identificar las transacciones de inversión directa.
Administrados de fondosDispondrá de información sobre propietarios beneficiarios.Es improbable que cubra todas las compras y tenencias de valores de residentes realizadas por no residentes.
Bolsa organizadaTendrá un registro de las transacciones que en ella se realizan y quizá de posiciones. También es posible que cuente con datos sobre posiciones a través de empresas miembros.Puede no abarcar todas las compras y tenencias de valores de residentes realizadas por no residentes. Las cuentas de empresas interpuestas pueden plantear un problema.
Agencia de liquidacionesDispondrá de un registro de transacciones.Puede no abarcar todas las compras y tenencias de valores de residentes realizadas por no residentes. Pueden representar un problema las cuentas de empresas interpuestas, así. como la identificación de transacciones y posiciones de inversión directa. Quizá no se mantengan registros en forma apropiada a los efectos de la deuda externa y la balanza de pagos.
Oficina de registroConocerá la identidad del propietario de cada instrumento.El uso de los valores al portador va en detrimento de la utilización de un registro de valores. Las cuentas de empresas interpuestas pueden plantear dificultades. Puede no abarcar las transacciones en forma especialmente adecuada.
CustodioDispondrá de información sobre la propiedad. El número es menor que el de los inversionistas. Previsiblemente se conocerá la información sobre el valor pendiente de reembolso de las tenencias.No se tiene certeza sobre las compras y tenencias de valores de residentes realizadas por no residentes. Puede tener problemas para identificar a los no residentes, aunque puede ser útil considerar su situación tributaria y las transacciones de inversión directa. Puede no conocer los detalles precisos de las transacciones o tener dificultades para extraer datos conforme a la metodología de la balanza de pagos. Si se utilizan subcustodios la doble contabilización puede representar un problema.

Recuadro 13.1.Bases de datos de valores

A los efectos de medir posiciones en valores negociados se puede obtener información sobre encuestados a nivel de instrumentos individuales, método que puede ofrecer gran flexibilidad para cumplir los requisitos de las estadísticas de la deuda externa. No obstante, para aprovecharlo plenamente es conveniente que el recopilador establezca o adquiera una base de datos que contenga información detallada sobre cada instrumento—precio, país y sector de la economía a los que pertenece el emisor, etc.—y en que cada instrumento esté identificado con un código de identificación exclusivo1. De ese modo, los valores declarados con un código de identificación podrán ser ubicados en la base de datos, y podrá extraerse la información conexa para compilar información, no solo sobre posiciones en valores en circulación, sino, en función del alcance de la información conexa que contenga la base de datos, estadísticas sobre el programa de pagos del servicio de la deuda, la composición de monedas de la deuda externa, etc. Además, ese enfoque puede suscitar datos de mayor calidad, pues permite al compilador verificar la exactitud de los datos presentados y resolver el problema de las contradicciones entre diferentes informes.

Fuentes de información

Para obtener información sobre cada valor puede acudirse a fuentes comerciales, organismos internacionales y entidades numeradoras de valores.

Sin lugar a dudas, las bases de datos más generales y completas son las que ofrecen las fuentes comerciales, generalmente a un precio comercial. Las mejores de esas fuentes proporcionan datos de alta calidad, actualizados y exhaustivos a la comunidad financiera internacional, como respaldo de las operaciones de inversión. A la fecha de la preparación de la Guía, algunas de las principales empresas vendedoras comerciales son, en orden alfa-bético, Bloomberg, Euromoney Bondware, Interactive Data, International Financing Review, International Securities Market Association, Reuters y Telekurs2.

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) mantiene una base de datos de instrumentos de deuda externa que está a disposición de los bancos centrales de los países miembros y quizá de otros organismos públicos, y que se describe en el capítulo 17.

La Asociación de Entidades Numeradoras Nacionales tiene una base de datos de valores individuales a la que se puede obtener acceso en condiciones comerciales. Vinculando las bases de datos de las entidades numeradoras nacionales (ENN)—las que asignan el número internacional de identificación de valores (ISIN) en sus propias jurisdicciones—esta base de datos proporciona información descriptiva clave sobre cada instrumento. La cobertura de cada valor varía de una ENN a otra, y no incluye información sobre precios de mercado. Para conocer mejor la información disponible en esa base de datos es conveniente que el compilador acuda a la ENN que asigna los códigos ISIN a los valores emitidos dentro de la economía interna.

Papel de los códigos de identificación de valores

Como ya se señaló, en un método de compilación en que se utilice una base de datos de valores individuales reviste capital importancia el código de identificación de valor, pues el encuestado tiene que proporcionar un código para que la base de datos pueda identificar el instrumento. No obstante, diferentes encuestados pueden presentar diferentes códigos para el mismo instrumento, pues cabe la posibilidad de que a un instrumento ampliamente negociado se le asigne un código de identificación nacional y además un código internacional. En Estados Unidos, por ejemplo, un instrumento interno recibe un código interno (conocido como CUSIP). En consecuencia, los inversionistas privados han adoptado diversos sistemas de identificación de valores como mecanismos de identificación primarios. Es conveniente que los compiladores nacionales analicen con encuestados potenciales de las encuestas el sistema de identificadores de valores que ha de utilizarse. Si los compiladores nacionales pueden confiar en que los encuestados van a utilizar principalmente un sistema de codificación—por ejemplo, el ISIN—el procedimiento de compilación será más eficiente. En caso contrario, es conveniente que la entidad adquiera una o más bases de datos que contengan todos los códigos de identificación que los diferentes sistemas de codificación han asignado a deter-minado instrumento. Es muy posible que las empresas comerciales arriba mencionadas ofrezcan estas bases de datos de referencias cruzadas.

1 En la segunda edición de la Guía de la Encuesta coordinada sobre inversión de cartera (FMI, 2002), disponible en http://www.imf.org/ external/pubs/FT/cpis/2002/index.htm. aparece información más detallada sobre bases de datos de valores.2 Estos nombres se proporcionan con fines puramente informativos y el hecho que se citen no constituye ningún tipo de recomendación implícita; el compilador que acuda a una empresa que comercialice bases de datos tendrá que evaluar por sí mismo si el producto que se le ofrece satisface sus necesidades.

13.9 Antes de analizar las ventajas e inconvenientes de recurrir a diferentes tipos de encuestados, debe considerarse la relación que existe entre la recopilación de datos sobre transacciones y posiciones. Las transacciones y las posiciones se interrelacionan de diversas maneras: 1) pueden compilarse separadamente los datos de unas y otras, e introducir comprobaciones cruzadas para validar ambos conjuntos de datos3; 2) pueden agregarse los datos de transacciones a una posición anterior y, mediante revaluaciones apropiadas y otros ajustes, estimarse una nueva posición (aunque es esencial realizar encuestas independientes de posiciones de referencia a intervalos regulares para comprobar y mejorar la calidad de los datos sobre datos estimados de posiciones)—véase el apéndice del capítulo 12—, o bien 3) pueden compilarse datos de posiciones para cada valor, con el respaldo de una base de datos que contenga información sobre los diferentes valores emitidos por residentes internos (recuadro 13.1), utilizando datos de transacciones individuales para actualizar las diferentes tenencias de valores (incluso en ese caso se recomienda la verificación periódica de los datos de posiciones derivadas utilizando preguntas alternativas o adicionales). Sea cual fuere el método que se utilice, el método adoptado para recopilar datos de transacciones influye sobre las decisiones referentes a la persona a la que ha de acudirse y a los datos de posiciones solicitados. Esto nos lleva a examinar datos de transacciones y de posiciones.

Inversiones de no residentes en valores emitidos en el país: Posibles encuestados

13.10 Un método obvio para los compiladores consiste en recopilar información de intermediarios financieros internos, sobre inversiones de no residentes en valores emitidos internamente por residentes. Ese enfoque supone que el concepto de no residente será aplicable a esos intermediarios cuando llevan a cabo transacciones en el mercado interno. Por ejemplo, tratándose de transacciones y posiciones en valores públicos, el gobierno podría considerar la posibilidad de hacer de la creación de ese sistema de información una condición para aprobar las licencias que pueda necesitar la entidad financiera interna para mantener cuentas de liquidación en valores públicos internos.

13.11 Habitualmente se acude a los bancos, dada la función que cumplen en el sistema de pagos, para obtener datos sobre transacciones y posiciones externas; si la liquidación de las transacciones se efectúa en moneda nacional es probable que participe un banco residente. No obstante, el dinero se canaliza a través de los bancos por diversas razones, y a los bancos puede resultarles difícil determinar específicamente si se trata de una transacción en valores. También es importante captar las transacciones que involucran a no residentes no solo cuando el dinero ingresa en el país sino también cuando los no residentes efectúan transacciones en moneda nacional por ejemplo cuando un no residente gira contra una cuenta establecida en un banco nacional para adquirir un título de un residente. El aspecto clave consiste en establecer si los bancos pueden identificar y declarar en forma general inversiones de no residentes en valores internos. A continuación se examina la posibilidad de utilizar datos de los bancos en su carácter de custodios.

13.12 Otro método utilizado consiste en recopilar datos sobre valores de los agentes de inversiones, incluidos los bancos que realizan operaciones de inversión de cartera en nombre de no residentes. En otras palabras, consiste en acudir a quienes organizan y llevan a cabo las transacciones, ya que en general mantienen registros de las transacciones de sus clientes y pueden estar en mejores condiciones que los bancos para identificar las transacciones de cartera a través de la actividad de su sistema de pagos. Invariablemente, el número de intermediarios financieros tiende a ser menor que el de inversionistas y, si el contexto jurídico lo permite, debería ser posible recurrir a ellos. Este método depende, naturalmente, de que los no residentes utilicen intermediarios internos. Además, esas instituciones deberán estar en condiciones de identificar a los residentes y no residentes y mantener registros que puedan utilizarse para compilar datos sobre la deuda externa y sobre la balanza de pagos y la PII.

13.13 Canadá ha adoptado un método de captación de datos de inversiones extranjeras en valores a través de informes de agentes; este método se describe en el capítulo 14. Los agentes declaran las transacciones individuales en que participan no residentes, incluyendo el valor de la transacción y el código exclusivo del instrumento (creado a los efectos de la liquidación)4. La información mantenida en una base de datos de valores individuales se utiliza para confirmar la residencia del emisor de cada instrumento y proporcionar información adicional. El detallado y complicado sistema estadístico de Canadá también genera datos de ingresos en valores devengados.

13.14 Algunos países realizan encuestas especiales dirigidas a administradores de fondos (de inversiones) residentes y solicitan información sobre inversiones por cuenta propia y por cuenta de clientes en valores de residentes y de no residentes, realizadas por inversionistas residentes y no residentes, obteniendo así los datos necesarios sobre pasivos de deuda de residentes frente a no residentes. También pueden solicitarse datos sobre la distribución de la propiedad por países y sectores institucionales. La información puede proporcionar adecuada cobertura sobre los activos de cartera del sector de hogares, siempre que éstos se valgan de administradores de fondos residentes. Sin embargo, esa encuesta no permite obtener información completa sobre la propiedad de valores de residentes en manos de no residentes, a menos que estos últimos hagan un amplio uso de los servicios de administradores de fondos internos.

13.15 Otro método consiste en captar las inversiones de no residentes en valores internos en el punto de realización de la transacción o liquidación, por ejemplo, utilizando información sobre transacciones proveniente del mercado de valores. En general, la bolsa de valores debe mantener, como mínimo, un registro de las diferentes transacciones, y en el caso óptimo puede actuar como entidad liquidadora y verificar el transpaso de efectivo. Cabe la posibilidad de proporcionar esa información a la entidad compiladora. En algunos casos puede existir un mecanismo de mercado separado pero similar para las transacciones en bonos. A través de estos mercados es posible obtener datos de transacciones y tenencias de inversiones de no residentes. La bolsa posiblemente esté facultada para solicitar información sobre el propietario de determinados valores, tarea que podría realizarse no solo con fines estadísticos, sino también con propósitos regulatorios y de política económica.

13.16 No obstante, la bolsa de valores o la entidad liquidadora puede mostrarse reacia a dar a conocer la información requerida por la entidad compiladora, y la prevalencia de cuentas de personas interpuestas puede provocar la identificación errónea del inversionista verdadero (problema común cuando informan “intermediarios”). Otros posibles problemas consisten en establecer si es fácil utilizar los registros que se mantienen a los efectos de las estadísticas de la deuda externa y de la balanza de pagos, y si la cobertura de las inversiones de no residentes en valores de residentes es suficientemente amplia.

13.17 Puede ser importante que el compilador mantenga estrechos vínculos con la bolsa de valores por otros motivos. La bolsa es una fuente de información sobre la evolución del mercado; es totalmente factible que las entidades que en ella cotizan estén obligadas a informar sobre nuevas emisiones de valores, lo que ayuda a obtener información sobre emisiones de valores realizadas por residentes en mercados externos (y emisiones de valores internos realizadas por no residentes); puede ser la entidad que asigna códigos numéricos a los diferentes valores emitidos en el mercado interno; y cabe la posibilidad de que los inversionistas individuales tengan que declarar a la bolsa de valores las tenencias de acciones de gran volumen, ayudando así al compilador a identificar posiciones y transacciones de inversión directa.

13.18 Otra estrategia consiste en acudir a las oficinas de registro, que mantienen información sobre los propietarios de los valores (por ejemplo, para efectuar pagos de cupones). Es frecuente, por ejemplo, que los detalles de la propiedad de instrumentos de deuda emitidos por el sector público en mercados internos se mantengan en un registro de asientos contables informatizados, documentándose el cambio de propietario a través de un asiento en el registro y no mediante la transferencia de un certificado físico. Habitualmente esos registros contienen información útil, tal como el saldo pendiente, por instrumento y por inversionista, y el monto de los intereses devengados. También se pueden valorar los instrumentos de deuda a precios de mercado y en términos nominales, y es posible clasificarlos por su plazo de vencimiento original o residual. Sin embargo, resulta difícil identificar al propietario, dada la frecuente utilización de cuentas de personas interpuestas, por razones de eficiencia administrativa y otras razones.

13.19 Otro método de medición de las inversiones de no residentes en valores emitidos por residentes internos consiste en recopilar datos de custodios. Muchos países utilizan distintos tipos de encuestas de custodios, por lo cual es preciso encontrar un método de compilación de datos, por lo menos parciales, sobre valores negociados propiedad de no residentes. Los valores internos de propiedad de no residentes pueden depositarse en manos de entidades locales con fines de custodia, lo que permite recurrir a esas instituciones, principalmente bancos, a través de encuestas de declaración de transacciones y valores internos que sean propiedad de no residentes. Esas encuestas pueden proporcionar una cobertura adecuada de los valores de residentes denominados en moneda nacional negociados en mercados nacionales organizados.

13.20 Sin embargo, es improbable que esas encuestas permitan obtener información sobre valores de residentes denominados en moneda extranjera, emitidos y generalmente negociados en mercados organizados del exterior (como los bonos internacionales). El compilador debe tener en cuenta, además, otros posibles inconvenientes.

13.21 Al custodio puede resultarle difícil distinguir entre residentes y no residentes, aunque un posible tratamiento tributario distinto del que se aplica a los residentes podría facilitar esa distinción.

13.22 Un custodio local puede actuar siguiendo instrucciones de un custodio “mundial” establecido en otra economía, y por lo tanto ignorar el nombre del propietario usufructuario del instrumento, quizá registrado a nombre de un custodio “mundial” externo. Es probable que los custodios residentes registren las tenencias de valores a nombre del custodio mundial como tenencias de no residentes, pero ulteriormente los inversionistas residentes podrían adquirir los valores pero dejarlos en manos del custodio mundial, lo que daría lugar a errores de medición de la propiedad de no residentes. Podría justificarse la realización de encuestas periódicas que confirmen la identidad del propietario usufructuario de los valores.

13.23 Otro problema que podrían plantear todas las transacciones y posiciones declarados a través de intermediarios financieros es la dificultad de distinguir entre valores relacionados con actividades de inversión directa y relacionados con transacciones externas de valores, con la consiguiente posibilidad de doble contabilización de las transacciones relacionadas con inversiones cuando se recopilan separadamente datos sobre inversiones directas, como generalmente ocurre.

13.24 Los datos sobre valores emanados de los custodios pueden declararse en forma individual o agregada. Como ya se señaló, la mejor manera de respaldar los datos declarados en forma individual consiste en utilizar una base de datos en que se registren los distintos valores emitidos por residentes internos. Puede así reducirse la carga que recae sobre el encuestado y confirmarse los datos declarados. Este método es utilizado con éxito por Austria, pero, al igual que el sistema canadiense, puede representar un considerable costo de recursos para la entidad compiladora.

13.25 Otra posibilidad consiste en solicitar datos agregados. Como siempre, es preciso efectuar comprobaciones: por ejemplo, tratándose de datos agregados, el custodio podría declarar el número, y no el valor, de los instrumentos de cuya propiedad se trate. El problema debería tenerse en cuenta también al solicitar información agregada que quizá no figure en los registros de los custodios sobre valores internos de los que sean titulares no residentes, a los efectos de declaración de la deuda externa. Por lo tanto, es esencial mantener un diálogo preliminar para determinar cuáles datos son de fácil obtención.

Emisión de valores por parte de residentes en mercados externos

13.26 Puede resultar difícil medir las inversiones extranjeras en valores emitidos en el exterior por residentes. Los intermediarios extranjeros no efectúan declaraciones a la entidad compiladora nacional. Cabe la posibilidad de intercambiar datos con compiladores externos, pero éste es un método de difícil aplicación, porque el compilador tendría que conocer a todos los compiladores a los que deba dirigirse, y el compilador no residente tendría que poseer los datos necesarios. Un método más promisorio consiste en obtener información en cifras brutas sobre las emisiones y el rescate de emisiones internacionales, ya sea de los propios emisores o de otras fuentes, incluida la bolsa de valores nacional u otras entidades oficiales que deban recibir información sobre nuevas emisiones de empresas que cotizan en bolsa. También podría resultar útil acudir a fuentes internacionales de información, como la base de datos internacional de valores del BPI, a la que se hace referencia en el capítulo 17.

13.27 Si se mantiene una base de datos de valores individuales—o los emisores residentes declaran información agregada sobre las emisiones de valores externos—de modo de registrar las nuevas emisiones netas realizadas en mercados externos—emisiones brutas y rescates brutos—y puede calcularse el monto en circulación de los valores emitidos por residentes en mercados externos, un supuesto razonable podría ser que esos valores son adquiridos por no residentes, excluidos los que se sabe que son adquiridos por residentes. En otras palabras, la deuda externa en forma de inversiones de no residentes en instrumentos de deuda emitidos en mercados externos por residentes, incluido el sector público, podría calcularse, en igualdad de circunstancias, excluyendo del total de los instrumentos en circulación la propiedad interna de instrumentos de deuda de residentes emitidos en mercados externos. La información relativa a las tenencias de residentes de esos pasivos de deuda podría provenir de encuestados internos, ya sean los propios inversionistas o instituciones financieras que tomen parte en esa actividad. Además de ser un método de cálculo de un componente de la deuda externa, la información resultante sobre propiedad de instrumentos de deuda de residentes y no residentes emitidos en mercados externos reviste interés en sí misma, como se explica en el capítulo 7.

13.28 Este enfoque constituye una técnica de compilación perfectamente aceptable, y para aplicarlo el compilador tendría que mantener un enlace con el organismo que haya compilado datos sobre inversiones internas en valores internos en relación con las cuentas financieras. De hecho, algunos países aplican esta técnica para medir las inversiones internas en todos los valores negociados del sector privado.

Información sobre valores utilizados en operaciones de reporto pasivo

13.29 Si se utiliza el método de préstamos garantizados para registrar las operaciones de reporto pasivo (como los acuerdos de recompra), puede utilizarse un cuadro informativo del capítulo 4 (cuadro 4.5) para registrar datos sobre valores emitidos por residentes que éstos adquieran de no residentes, o suministren a no residentes en el marco de esos acuerdos. Se prevé que la mayor parte de esas transacciones tengan lugar en el mercado interno, muy probablemente en el mercado de valores públicos. El caso más común es que los acuerdos de recompra se celebren entre instituciones financieras, incluidos los bancos centrales. Cabe prever que en la mayor parte de las operaciones de este género las instituciones financieras internas estén obligadas a declarar los valores internos y de no residentes vendidos a no residentes, o comprados a éstos, en el marco de transacciones de reporto pasivo, quizás en los balances que presentan a los bancos centrales, y/o a entidades estadísticas. Otras entidades, como las empresas no financieras y el sector público, pueden tomar parte en operaciones de reporto pasivo, quizá incluso en mercados externos con valores emitidos en el país. Por lo tanto, es aconsejable que el compilador investigue también la importancia de la información proveniente de esos sectores institucionales.

13.30 No obstante, al compilar datos sobre valores emitidos por residentes y negociados en el marco de transacciones de reporto pasivo llevadas a cabo por residentes con no residentes, es necesario evitar la doble contabilización. La experiencia indica que en los casos en que se utilizan registros de valores para identificar la propiedad de no residentes, y/o cuando declaran los custodios, no siempre es posible identificar los valores que son objeto de acuerdos de recompra. Por lo tanto, si el custodio proporciona información sobre valores de residentes propiedad de no residentes, ella puede incluir valores adquiridos y vendidos en el marco de transacciones de recompra de valores, es decir, la información podría incluir valores de residentes adquiridos por no residentes a residentes en el marco de transacciones de reporto pasivo, contrariamente a lo que sucede cuando se aplica el método de los préstamos garantizados. Es muy importante que el compilador conozca el procedimiento de registro de los valores objeto de operaciones de reporto pasivo en la información proporcionada sobre saldos.

Posibles errores de medición

13.31 Evidentemente, cuanto más se concentren en la economía interna las transacciones en valores internos, mayor será la probabilidad de que los intermediarios financieros internos puedan proporcionar una cobertura adecuada, y tanto menor será, por lo tanto, la probabilidad de que las cifras computadas sean inferiores a las reales. La dificultad consiste, en consecuencia, en identificar claramente a los propietarios residentes y no residentes y aplicar las nociones presentadas en la Guía.

13.32 Por otro lado, es mayor la posibilidad de que las cifras computadas sean más elevadas que las reales cuando se utilizan varios métodos de recopilación de datos. Aunque puede requerirse más de un método para lograr una cobertura completa—por ejemplo la medición de las inversiones externas en valores públicos puede diferir de la de los valores privados—el compilador debe tener en cuenta que la aplicación de más de un método aumenta la posibilidad de doble contabilización de transacciones.

13.33 Para reducir los posibles errores de medición, es necesario tener especial cuidado al seleccionar la población encuestada; como se señaló en el capítulo anterior, es esencial disponer de un registro de declarantes y mantenerlo al día; el mismo podría extraerse de un registro nacional centralizado de entidades declarantes, creado como fuente de información para preparar las cuentas nacionales.

Encuestas periódicas sobre saldos

13.34 Como ya se señaló, a corto plazo algunas economías podrían compilar datos de posiciones acumulando transacciones a las posiciones anteriores. No obstante, es importante realizar periódicamente—quizás una vez por año—encuestas de posiciones de referencia. Las fuentes de datos de posiciones podrían no coincidir con las fuentes de los datos de transacciones. Éstas, por ejemplo, podrían compilarse a partir de la información proporcionada por agentes o bolsas de valores organizadas, en tanto que podría utilizarse la información de custodios en el caso de los datos sobre saldos. Los resultados de la encuesta de posiciones pueden ser cotejados luego con los datos acumulativos sobre transacciones; en otras palabras, podría efectuarse una conciliación, lo que es especialmente importante cuando los intermediarios financieros declaran transacciones, ya que puede revelar incoherencias y errores de declaración que de lo contrario podrían no haberse detectado. En cierto sentido, la verificación independiente de los datos contribuye a dar robustez al sistema de compilación. Otra posibilidad es recurrir a las mismas instituciones para obtener datos sobre transacciones y posiciones, para poder rectificar eventuales discrepancias y lograr mejoras para futuros ejercicios.

Información emanada de contrapartes

13.35 Dada la necesidad de mejorar la cobertura mundial de activos de inversiones de cartera, y teniendo en cuenta asimismo la dificultad de identificar los valores de residentes de los que son propiedad de no residentes, el FMI, en colaboración con otros organismos internacionales, ha promovido la realización de una Encuesta coordinada sobre inversión de cartera (ECIC). La misma se realizó por primera vez con fecha de referencia de fines de diciembre de 1997, y a través de ella se procuró recopilar información general, distribuida por países, de las tenencias de valores de no residentes—títulos de participación en el capital e instrumentos de deuda a largo plazo—por parte de residentes. Abarcó 29 países que utilizan definiciones y conceptos armonizados basados en el MBP5. El intercambio bilateral de datos mejoró también la cobertura y la calidad de los pasivos de deuda de cartera. Los resultados de la primera encuesta se publicaron en 19995.

13.36 A la fecha de la preparación de la Guía, la ECIC está a punto de iniciar su segunda encuesta, con fecha de referencia de fines de diciembre de 2001; esta labor podría convertirse ulteriormente en una actividad regular. A medida que mejore la cobertura (posiblemente a través de una mayor participación de países que efectúen grandes inversiones) y se refuerce la medición en los aspectos en que es imperfecta (por ejemplo, en cuanto a la cobertura de inversiones de los hogares), esos datos basados en los acreedores podrían adquirir mayor importancia como fuente de información para los compiladores de datos sobre la deuda externa.

La integridad de los datos divulgados es una de las cuatro dimensiones de las Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD) y del Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD) del FMI. Entre los mecanismos previstos en las NEDD y en el SGDD para promover la integridad cabe mencionar la divulgación de las condiciones en que se elaboran las estadísticas oficiales, incluidas las relacionadas con el carácter confidencial de la información individualmente identificable.

Aunque esta sección ofrece orientación práctica sobre la medición de activos, una fuente útil para la compilación de datos de posiciones correspondientes a valores negociados es la Encuesta coordinada sobre inversión de cartera: Guía de la Encuesta (FMI, 1996) y la segunda edición (FMI, 2002), que puede consultarse en el sitio del FMI en Internet, http://www.imf.org/external/pubs/FT/cpis/2002/index.htm

Véase el apéndice VIII de la Encuesta coordinada sobre inversión de cartera: Guía de la Encuesta (FMI, 1996) en que se explica cómo conciliar los datos sobre posiciones con los de transacciones y, a partir de los primeros, cómo estimar el ingreso.

Si bien las entidades numeradoras nacionales (ENN) suelen utilizar su propio código para los valores emitidos en su jurisdicción, también asignan a cada instrumento el código numérico exclusivo del sistema internacional de numeración para la identificación de valores (ISIN). En FMI (2002), apéndice VII, págs. 166–68 figura más información sobre los códigos ISIN.

Véanse FMI (1999), Results of the 1997 Coordinated Portfolio Investment Survey, y FMI (2000a), Analysis of the 1997 Coordinated Portfolio Investment Survey Results and Plans for the 2001 Survey.

    Other Resources Citing This Publication