Chapter

3. Conceptos y principios

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
July 2002
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Si bien se deja librado a los compiladores nacionales el procedimiento para realizar la encuesta nacional, los conceptos y principios en que se basa la misma deberán aplicarse en forma compatible con lo establecido en la quinta edición del Manual de Balanza de Pagos (MBP5). Para ayudar a los compiladores a cumplir esa misión, el grupo de trabajo identificó los siguientes ámbitos en que se necesita orientación práctica:

  • Nomenclatura

  • Asignación por países/residencia,

  • Valoración

  • Distinción entre inversión directa y de cartera

  • Valores en que hay riesgo de una doble contabilización

I. Pautas para los compiladores

3.1 Los conceptos y principios en los que se basa la Encuesta coordinada de inversión de cartera (ECIC) son los que figuran en el MBP5. Cuando los compiladores nacionales apliquen dichos conceptos y principios pueden planteárseles algunos problemas prácticos de declaración de datos; estos aspectos prácticos se abordan en el capítulo 4. Asimismo, para orientar a los compiladores, en 1995 el FMI publicó la Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos, que describe cómo llevar a la práctica el marco conceptual del MBP5.

II. Nomenclatura

3.2 Como se señaló en el capítulo 2, la ECIC se limita a recopilar datos sobre los títulos de participación en el capital y los títulos de deuda a largo y corto plazo emitidos por no residentes y en manos de residentes. En el MBP5, la definición de estos valores aparece en el capítulo XIX, párrafos 388 y 390, y en los párrafos 395 a 408 se analiza el tratamiento metodológico de algunos instrumentos (véase también el apéndice VI de esta Guía).

3.3 No obstante, como los mercados financieros evolucionan continuamente, los compiladores nacionales se ven confrontados con cambios en la clasificación y en los métodos de valoración, así como otros problemas contables relacionados con la balanza de pagos.

3.4 A fin de proporcionar a los compiladores nacionales de la Unión Europea una herramienta de referencia y promover la aplicación de un enfoque coherente para clasificar los instrumentos financieros, el Banco de Inglaterra creó, atendiendo a una solicitud del Instituto Monetario Europeo (IME)—precursor del Banco Central Europeo (BCE)—una base de datos de terminología financiera (FTD)15. En la base de datos se explican los fundamentos económicos que justifican la inclusión de los instrumentos financieros que allí figuran y el tratamiento que reciben dichos instrumentos en la balanza de pagos. Cuando corresponde, se proporciona la referencia pertinente al MBP5; si en el MBP5P no se trata directamente el instrumento, el Banco de Inglaterra propone cierto tratamiento compatible con la metodología del FMI.

3.5 En lo que atañe a la ECIC, los compiladores nacionales deberán tratar de utilizar la metodología del MBP5 para clasificar los instrumentos financieros. No obstante, si desean orientación adicional, la FTD puede constituir una valiosa fuente de referencia ya que allí encontrarán, entre otras cosas, información sobre distintos tipos de participaciones en el capital e instrumentos de deuda a largo y corto plazo.

III. Asignación por países/residencia

3.6 Uno de los principales requisitos para participar en la ECIC consiste en declarar las inversiones de residentes en valores emitidos por no residentes clasificadas por países. Esa tarea exige determinar la residencia del emisor y del tenedor de los valores para que la información pueda intercambiarse en forma bilateral. En la presente sección se examinan problemas relacionados con ese requisito.

3.7 El concepto de residencia exigido en la ECIC se ajusta al marco utilizado en el Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (SCN 1993)16 y el MBP5. Por lo tanto, el territorio económico de un país es la base utilizada para determinar la residencia. Dicho territorio incluye el territorio geográfico administrado por el gobierno, enclaves territoriales, y zonas francas o depósitos aduaneros operados por empresas extraterritoriales bajo control aduanero. Estos principios se han aplicado a los centros financieros extraterritoriales, de modo que se consideran como residentes en el territorio económico al que pertenecen, independientemente del tratamiento que reciben en el marco de los controles cambiarios o la normativa tributaria o laboral de los países17. Además de ajustarse al concepto de residencia recomendado en el SCN 1993 y el MBP5, este tratamiento es esencial para garantizar que se aplique un principio común de residencia a todos los territorios.

3.8 Tanto el SCN 1993 como el MBP5 definen la residencia de las unidades en función del centro de interés económico. En cuanto a particulares y empresas, la aplicación de este concepto en la ECIC es la misma que en el SCN 1993 y el MBP518. En ambas publicaciones, se recomienda considerar las empresas extraterritoriales (cuyas actividades pueden concentrarse en los sectores manufacturero, comercial y de servicios financieros) como residentes de la economía en la que están ubicadas19. En el MBP5 se presta especial atención a la residencia y a la clasificación de entidades con fines especiales como empresas de inversión directa20. En general, estas entidades se dedican a la provisión de servicios financieros.

3.9 A efectos de la ECIC, es necesario aclarar más el tratamiento que se otorga a las llamadas “empresas ficticias”, las “empresas de negocios internacionales”, las “empresas fantasma”, y las “entidades con fines especiales”. Pese a que es posible que tengan una presencia física limitada en la economía en la que están ubicadas y, por lo tanto, reúnan las características de empresas extraterritoriales, pueden ser importantes cauces de inversión de cartera transfronteriza. Para garantizar la inclusión de estas empresas en la ECIC, es preferible utilizar como indicador de residencia el domicilio legal. En las pequeñas economías con centros financieros internacionales, es probable que las entidades que cumplan los requisitos de domicilio legal incluyan: i) empresas constituidas en sociedad en la jurisdicción en cuestión (incluidas las llamadas “empresas de negocios internacionales” y empresas “exentas”) aunque la dirección y administración de las mismas sea en otra jurisdicción; ii) filiales de empresas constituidas en sociedad en el extranjero (incluidas las holding financieras), y iii) empresas no constituidas en sociedad con domicilio legal, que preparan una contabilidad separada y se prevé realizarán actividades durante un período mínimo de un año. Esta prueba de residencia se ajusta al concepto empleado en el documento provisional titulado “Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios” (de próxima publicación), según el cual la emisión de deuda registrada en el balance de las entidades legalmente constituidas o domiciliadas en pequeñas economías con centros financieros internacionales se trata como deuda externa de esas economías. No obstante, aunque las empresas de negocios internacionales situadas en esas economías se consideran residentes de los países en los que se han constituido, generalmente no están reguladas ni se les exige llevar una contabilidad, a menos que se dediquen a la intermediación financiera. Por lo tanto, a efectos de la ECIC puede no ser factible recopilar datos sobre las empresas de negocios internacionales en las pequeñas economías con centros financieros internacionales.

3.10 A efectos de la ECIC, la residencia de los particulares que mantienen valores es su centro de interés económico, conforme a la interpretación del SCN 1993 y el MBP5. La residencia queda determinada por la ubicación de la residencia principal (en calidad de integrante de un hogar) o por la situación laboral de la persona. Toda persona que trabaje al menos un año en un país se considera residente de ese país. Como se explica en el MBP5, se aplican directrices específicas para establecer la residencia del personal diplomático y de asistencia técnica, pero es probable que este tema no revista gran importancia a efectos de la ECIC.

A. Asignación por países del emisor de valores

3.11 Con toda probabilidad, los valores son emitidos por entidades gubernamentales, empresas públicas o privadas (inclusive las instituciones financieras), o filiales o sucursales de empresas públicas o privadas (inclusive las instituciones financieras). Según las fuentes de datos que tengan a su disposición, es posible que los compiladores de la ECIC tengan dificultades para determinar el país de residencia de los emisores no residentes de valores que están en manos de residentes. Como se señala más adelante, para ciertas empresas multinacionales, puede ser difícil determinar la residencia del emisor y la del tenedor.

3.12 Uno de los elementos esenciales de la ECIC es la asignación correcta por países del emisor de valores. Para que los datos sean coherentes, cada declarante o compilador deberá asignar la misma emisión de valores al mismo país, independientemente de que la encuesta nacional se esté realizando instrumento por instrumento o en cifras agregadas (véase el análisis de estos enfoques en el capítulo 4).

3.13 Los sistemas de codificación utilizados por las entidades que se ocupan de los valores para identificarlos pueden facilitar a los compiladores de distintos países la asignación geográfica coherente de los valores. Por ejemplo: en la actualidad, las entidades numeradoras nacionales asignan los códigos numéricos conocidos del Sistema Internacional de Numeración para la Identificación de Valores (ISIN) a muchos valores a largo plazo negociados internacionalmente; esas entidades son las únicas autorizadas para asignar números dentro de su jurisdicción. Cada uno de los valores tiene su propio identificador. En los títulos de participación en el capital (no así en los títulos de deuda), los dos primeros dígitos pueden servir para identificar el país del emisor. Tratándose de títulos de deuda, el código ISIN puede identificar la residencia del administrador principal de los títulos, y no del emisor. Se recomienda que los compiladores nacionales, al discutir su encuesta nacional con los potenciales declarantes de la misma, evalúen la posibilidad de utilizar el sistema ISIN en su propio país, y de valerse de él para clasificar valores en su encuesta nacional. En el capítulo 4 se presenta información adicional sobre el sistema de codificación y las bases de datos de valores conexas.

3.14 Las grandes empresas multinacionales pueden tener más de un centro de interés económico; otras parecen tener más de una sede. Sin embargo, en general se trata generalmente de empresas separadas que realizan actividades dentro de una entidad más grande o bien se aplica un principio de asignación estándar en los países de residencia de los distintos propietarios, basado en la proporción del capital social que mantienen. Además, algunas empresas que cotizan en las principales bolsas de valores y que reúnen las características de los residentes de esa economía, pueden estar constituidas en sociedad en otra jurisdicción. Por otra parte, algunas de las grandes empresas multinacionales recurren a una “empresa fantasma” o a una entidad con fines especiales21, domiciliada y registrada en otro país o territorio económico—que suelen ser pequeñas economías con centros financieros internacionales—para emitir valores, generalmente instrumentos de deuda, aunque no tengan ninguna presencia física en esa economía o territorio. En ese caso, los valores deberán atribuirse al país o territorio en el que se ha constituido la entidad emisora, y no al país de la empresa matriz, independientemente de que la entidad jurídica en la economía pequeña no sea más que un cauce que utiliza la matriz para captar fondos.

3.15 Incluso en los casos en que la emisión esté garantizada por la matriz explícita o implícitamente, y los fondos son utilizados por la matriz, la residencia del emisor deberá determinarse en función del lugar en el que está registrada la entidad de financiamiento especial. Incluso en los países que utilizan un enfoque de “instrumento por instrumento” (véase el capítulo 4), deberá verificarse la base de datos porque la asignación de los emisores por países, sobre todo en el caso de estas entidades especiales de financiamiento, no siempre se efectúa correctamente.

3.16 Los valores emitidos por organismos internacionales deberán registrarse como tales, en lugar de atribuirse al país en el que esos organismos estén situados. No deberán utilizarse otras características de los valores—como la moneda de denominación, el mercado en el que se hayan emitido, registrado o negociado, o el país del garante o suscriptor de la emisión—en lugar de basarse en el país de residencia del emisor.

B. Asignación por países de los tenedores de valores

3.17 Los tenedores de valores pueden ser entidades gubernamentales, sociedades públicas o privadas (incluidas las instituciones financieras), cuasisociedades (incluidas las instituciones financieras), empresas según la definición del MBP5, instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares o particulares. A efectos de la ECIC, el compilador nacional deberá poder identificar todos los tenedores residentes de valores emitidos por no residentes. En los siguientes párrafos se examinan los problemas que se presentan cuando la residencia del tenedor no puede determinarse fácilmente a partir de las fuentes de datos disponibles (como sucede, por ejemplo, con los datos que suministran administradores de inversiones, custodios, o agentes de liquidaciones), problemas relacionados con el tratamiento de las cuentas de nominatarios; dificultades relativas al tratamiento de las reservas técnicas de compañías de seguros, fondos de pensiones, fondos comunes de inversión y proveedores de servicios fiduciarios, así como el tratamiento de las operaciones de anulación de deuda a cambio de un activo financiero (defeasance).

3.18 Determinar la residencia a partir del tenedor beneficiario es especialmente difícil cuando la información es suministrada por administradores o custodios de (fondos de) inversiones. Es posible que estas personas no sepan que el propietario registrado no es el tenedor beneficiario o que no conozcan la residencia de este tenedor si los activos están en manos de empresas interpuestas o fideicomisarios. Cuando se solicite a los administradores o custodios de inversiones que declaren el valor de los valores que mantienen en nombre de otras personas, es importante proporcionarles directrices sobre la determinación de la base de residencia de los tenedores de activos. En general, recurren al domicilio postal; sin embargo, en algunos casos, esto no es conveniente por las razones ya enumeradas.

3.19 También se plantean dificultades cuando los custodios intentan identificar la residencia del tenedor beneficiario. En ciertos casos los custodios mantienen valores en nombre de otros custodios. Los inversionistas pueden colocar sus carteras con “custodios mundiales”, los cuales, a su vez, recurren a los servicios de “custodios locales” o “subcustodios” o “custodios locales”. En ese caso, cuando sea posible, es importante que el subcustodio no incluya las tenencias que mantiene en nombre del custodio mundial, quien posteriormente deberá declarar la información en nombre de los propietarios finales de los valores. Esto es necesario porque el custodio mundial, a diferencia del subcustodio, cuenta con la información solicitada. No obstante, se reconoce que esta tarea puede exigir un alto grado de coordinación y recursos considerables, sobre todo, porque se requiere contar con información de más de un país. Asimismo, el riesgo de doble contabilización o subcontabilización es considerable22. Por consiguiente, es recomendable analizar los datos del subcustodio para recabar datos sobre el custodio mundial sólo en casos en que las respectivas entidades puedan efectuar este proceso en estrecha colaboración. En caso contrario, es preferible no intentarlo. Para garantizar que tanto el custodio mundial como los custodios locales o subcustodios efectúen la asignación por país de residencia del mismo modo es necesario proporcionarles instrucciones claras.

3.20 Cuando se utiliza como fuente la información que proporcionan corredores o custodios de inversiones para responder a la ECIC, pueden surgir problemas con respecto al tratamiento de las cuentas de nominatarios. Estas cuentas permiten a los inversionistas adquirir la propiedad de valores sin que tenga que figurar el nombre del inversionista en los registros correspondientes. Generalmente las ofrecen agentes nominativos que suelen ser sociedades interpuestas en manos de abogados, contadores, corredores de valores o instituciones financieras. En países que emplean fideicomisos, el agente nominativo suele mantener los activos en calidad de fideicomisario y puede no tener facultades discrecionales para administrarlos. Los valores adquiridos a través de un agente nominativo quedan registrados en su nombre. En ciertos casos, las cuentas de nominatarios se emplean para poder adquirir un monto inicial de participaciones de capital hasta el límite legal permitido, más allá del cual se exige su declaración, antes de proceder a efectuar una oferta pública de compra. Por lo general, los inversionistas las utilizan porque facilitan la compraventa de acciones por medio de un operador de valores (el cual recurrirá a su propia sociedad interpuesta). Aunque estén registradas a nombre del agente nominativo, las tenencias de valores en manos de estos agentes deberán atribuirse al país de residencia del propietario beneficiario. El agente nominativo siempre cuenta con esa información. Si el propietario beneficiario de los valores no es un residente de la economía compiladora, sus activos de inversión de cartera no deberán incluirse en los datos sobre tenencias de activos de inversión de cartera de esa economía. Sin embargo, si los datos se recopilan con la información que proporcionan custodios23 y no directamente del agente nominativo, al custodio le puede resultar muy difícil determinar la identidad del propietario beneficiario ya que en los registros del custodio figura sólo el nombre del propietario legal (es decir, del agente nominativo). Si el agente nominativo es residente de la economía compiladora pero no así el propietario beneficiario, es posible que la propiedad de los activos de inversión de cartera se asigne erróneamente a la economía residente. En el caso inverso, en que el agente nominativo no es un residente pero el beneficiario sí lo es, a menos que el custodio conozca la situación, las tenencias de activos de inversión de cartera se excluirán de la ECIC. Esto subestima los activos de la economía compiladora porque el declarante recibió instrucciones de incluir únicamente las tenencias de residentes.

3.21 El tratamiento dado a los fondos de pensiones en la ECIC es plenamente compatible con las directrices del SCN 1993 y el MBP5. Deben incluirse como declarantes los fondos de pensiones constituidos como unidades institucionales aparte de las unidades que las crearon. En ciertos casos, el fondo de pensiones se administra en una jurisdicción distinta de la jurisdicción de la que el fondo es residente. A efectos de la ECIC, la propiedad del fondo de pensiones debe en todos estos casos atribuirse al país del que es residente.

3.22 El tratamiento otorgado en la ECIC a los mecanismos de inversión colectiva (como los fondos comunes de inversión) es plenamente compatible con lo que se estipula en el SCN 1993 y el MBP5. Con respecto a los fondos comunes de inversión no es extraño, sobre todo en pequeñas economías con centros financieros internacionales, que estén registrados en una jurisdicción, se negocien en una segunda jurisdicción, y se administren en una tercera. “Negociar” en este caso denota la compraventa de activos y otras actividades que se realizan en la mesa de negociación, como el análisis económico y de mercado. “Administrar” en este contexto se refiere a actividades contables, de tipo jurídico y de control. Los mecanismos de inversión colectiva que estén constituidos legalmente o registrados en una economía se consideran como residentes de esa economía, aunque las operaciones de negociación o administración se realicen en otra economía. Es importante que los declarantes comprendan que, a efectos de la ECIC, los mecanismos de inversión colectiva se consideran domiciliados en la economía en la que están registrados.

3.23 Los fideicomisos son mecanismos en los que una de las partes (el fideicomisario) mantiene el título de propiedad y, en muchos casos, el control de una cartera de activos, y la otra parte (el beneficiario) mantiene el derecho a los beneficios de dicha cartera o a los ingresos que genere. Definidos de este modo, los fideicomisos son generalmente mecanismos propios de sistemas jurídicos anglosajones. El fideicomisario debe cumplir con su obligación fiduciaria de proteger los intereses del beneficiario, por ejemplo, manteniendo la propiedad en fideicomiso separada de la propiedad personal del fideicomisario. Esos activos no figuran en el balance del fideicomisario. Puesto que la característica básica es la separación de los diversos aspectos de la propiedad, los fideicomisos plantean interrogantes con respecto a la atribución de la propiedad y la residencia.

3.24 Ni el SCN 199 ni el MBP5 incluyen un tratamiento general de los fideicomisos como unidades (los fideicomisos de inversión se consideran, junto con los fondos comunes de inversión, como mecanismos de inversión colectiva). Esto se debe a que no constituyen un grupo aparte de unidades y, por lo tanto, los fideicomisos reciben el mismo tratamiento que entidades que realizan funciones económicas equivalentes bajo otra forma jurídica. Este tratamiento se basa en el principio de que sólo la función económica de la entidad es pertinente para el análisis económico, y no sus características jurídicas particulares. Los aspectos que son pertinentes para identificar la función económica de una unidad estadística son, en primer lugar, el grado de separación de la unidad de las unidades que la establecieron o que la controlan, lo cual puede apreciarse en la toma de decisiones de la unidad y en el hecho de que lleva cuentas propias, y, en segundo lugar, las características de las actividades que realiza (a saber, intermediación financiera, producción de bienes y servicios en condiciones de mercado, operaciones del gobierno general, producción sin fines de lucro o, simplemente, tenencia de activos).

3.25 Cuando los fideicomisos se utilizan para producir bienes y servicios son semejantes a empresas organizadas como sociedad y generalmente se considerarán como empresas no financieras. En virtud de las atribuciones fiduciarias del fideicomisario, el fideicomiso lleva cuentas propias y mantiene una identidad aparte del fideicomisario y del beneficiario. Análogamente, los fideicomisos utilizados para realizar operaciones de intermediación financiera (titularización, garantías prendarias o fondos colectivos, por ejemplo, en mecanismos de inversión colectiva) suelen ser unidades separadas que se asemejan a sociedades que realizan el mismo tipo de actividades. Por ejemplo, fondos de inversión colectiva que no están constituidos en sociedad y otros fondos comunes de inversión que sí están constituidos en sociedad se rigen por disposiciones jurídicas distintas pero ambos son mecanismos de inversión colectiva que desempeñan la misma función económica. Análogamente, los fondos de pensiones que siguen un régimen societario deberán recibir el mismo tratamiento en las estadísticas económicas que los que adoptan la forma de fideicomisos.

3.26 A veces los fideicomisos se utilizan únicamente para mantener los activos de un pequeño grupo de personas y, en ese caso, pueden no tener carácter público ni ser suficientemente grandes como para ser considerados mecanismos de inversión colectiva24. Estos fideicomisos son creados por uno o más integrantes de una familia en beneficio de sus parientes (y posiblemente para ellos mismos). También pueden ser utilizados por pequeños grupos de inversionistas no emparentados como mecanismos de inversión. Los fideicomisarios pueden ser parientes de los beneficiarios o fideicomisarios profesionales como, por ejemplo abogados o sociedades fiduciarias establecidas expresamente pare ese fin. En algunos casos, el fideicomisario mantiene la propiedad legal sin facultades para tomar decisiones, ya que la escritura fideicomisaria establece que éste debe seguir las instrucciones de los beneficiarios. En estos casos, que incluyen a las empresas interpuestas, el fideicomiso no es la unidad que controla la toma de las decisiones. En otros casos, sin embargo, el fideicomisario ejerce un control independiente de los activos25. Con frecuencia, los fideicomisos son administrados por sociedades que se dedican a proporcionar este tipo de servicios profesionales y pueden ser una fuente de datos. El enfoque a seguir con respecto a la recopilación de información es análogo al que se aplica a los custodios, los cuales son una buena fuente de datos en muchos países. Las normas internacionales no especifican claramente el tratamiento que deben recibir estos fideicomisos, pero apuntan hacia un tratamiento en que se considere que los activos son tenencias directas de los beneficiarios. Cuando el fideicomiso y los beneficiarios residen en el mismo país, ello no plantea problemas. En la práctica, sin embargo, los beneficiarios y el fideicomiso suelen estar en distintos países, sobre todo en el caso de los numerosos fideicomisos que realizan operaciones en pequeñas economías con centros financieros internacionales. En esos casos, es poco probable que puedan obtenerse datos del país de los beneficiarios. A efectos de la ECIC de 2001 no se propone que los declarantes deban intentar obtener información en el país en que esté ubicado el fideicomiso, independientemente de que se trate o no de una economía pequeña con un centro financiero internacional.

3.27 Hay operaciones que merecen mención especial, en las cuales el deudor establece un mecanismo (defeasance) a través del cual coloca un monto de activos cuyo valor y flujo de ingresos equivalen a un monto dado de obligaciones pendientes de pago. En ciertos países se dispone que estos activos y pasivos pueden suprimirse del balance; sin embargo, conforme a los conceptos que rigen la contabilidad nacional, la balanza de pagos y la ECIC, debe considerarse que estos activos y pasivos forman parte del balance del deudor.

C. Organismos internacionales y bancos centrales regionales

3.28 En las estadísticas de balanza de pagos y a efectos de la ECIC, se considera que los organismos internacionales no son residentes de ningún país. Aunque estén físicamente situados en un país determinado, siempre se consideran como no residentes a efectos estadísticos porque son el resultado de acuerdos entre gobiernos y no están sujetos a los regímenes de países individuales. Los activos o pasivos que mantengan no son activos o pasivos del país en el que están físicamente ubicados. No obstante, cabe subrayar que los fondos de pensiones de los organismos internacionales sí se consideran residentes del país en el que se encuentran estos fondos.

3.29 El FMI llevará a cabo una encuesta de los activos de inversión de cartera en poder de los organismos internacionales a fin de complementar los resultados de la ECIC. Estos datos se incluirán en los resultados globales de la ECIC, al igual que se hizo en la publicación de la ECIC de 199726. Los activos de inversión de cartera de los organismos internacionales no deben incluirse en los datos nacionales de la ECIC ya que hacerlo implicaría una contabilización doble. En el caso de países en los que tienen se sede los organismos internacionales, los activos inversión de cartera de estos organismos no deben incluirse en los datos nacionales. Análogamente, los valores emitidos por residentes en manos de un organismo internacional representan un pasivo del país emisor frente a un no residente. La clasificación de esta información puede ser un problema si los datos se obtienen a través de custodios; asimismo, es posible que los organismos internacionales figuren erróneamente como residentes si el criterio utilizado es la ubicación física.

3.30 En la ECIC, las tenencias de valores emitidos por organismos internacionales deben declararse en una categoría aparte utilizando el código especial reservado para los organismos internacionales (el código es “XX” y figura en los formularios modelo al final de la lista de países), y no con los datos del país en el que está ubicado el organismo internacional.

3.31 Los valores mantenidos en bancos centrales regionales pueden incluirse en las reservas en divisas y en las tenencias de activos de inversión de cartera. Por ejemplo, las tenencias de activos que constituyen inversiones de cartera de fondos de pensiones (a condición de que no sean tenencias de una unidad institucional aparte) o los valores mantenidos a efectos de la política monetaria pueden declararse como inversión de cartera y no como activos de reserva. En algunos casos, los bancos centrales regionales mantienen valores emitidos por sus países miembros. Estos valores generalmente no se incluyen en los activos de reserva de dichos bancos. En ese caso, el banco central regional deberá declarar dichos valores como derechos frente a sus países miembros en las tenencias de activos de inversión de cartera.

3.32 Pese a que actualmente el volumen de valores emitidos por los bancos centrales regionales no es sustancial, todo tenedor de un instrumento de ese tipo deben declararlo en sus tenencias de cartera en la línea designada para los “organismos internacionales” en la asignación de países. Los valores que emiten los bancos centrales regionales no deberán asignarse a los países miembros del banco y siempre deberán considerarse como emitidos por no residentes. Si el volumen de estos valores llegara a ser importante en el futuro, sería recomendable agregar una o varias líneas en los códigos y formularios de la ECIC.

IV. Valoración

3.33 En el párrafo 468 del MBP5 se recomienda valorar los activos (y pasivos) utilizando el precio de mercado27 vigente en la fecha de referencia correspondiente; también se recomienda un procedimiento para valorar los títulos:

Cuando se trate de acciones u otras participaciones de capital cotizadas en mercados organizados o que sean negociables de inmediato, el valor de las tenencias deberá basarse en los precios efectivos de dichas acciones o participaciones de capital. El valor de las acciones u otras participaciones de capital que no se coticen en la bolsa o que no se negocien regularmente deberá estimarse en base a los precios de acciones cotizadas que sean comparables en cuanto a sus utilidades y dividendos históricos, corrientes y previstos. De otra manera, podrá emplearse el valor del activo neto de las empresas a las que corresponden las acciones u otras participaciones de capital para estimar el valor de mercado si se dispone de los balances de las empresas preparados en base a valores corrientes. En el caso de los títulos de deuda cotizados en mercados organizados o los que sean negociables de inmediato, el valor de las tenencias también deberá determinarse en base a los precios corrientes de mercado. Para los títulos de deuda que no pueden negociarse de inmediato, el valor de mercado podría estimarse a partir del valor neto presente de la corriente prevista de pagos/ingresos futuros vinculados con los títulos de deuda. (El valor neto presente de cualquier ingreso futuro es igual al valor de ese ingreso descontado en base a la tasa de interés correspondiente).

3.34 Es esencial que, en la medida de lo posible, los países declaren datos que sean compatibles entre sí. Tratándose de valores negociados, que deberían constituir una amplia mayoría, los precios deberían poderse obtener sin dificultad acudiendo a bolsas de valores y entidades que negocian bonos, fuentes comerciales (por ejemplo, Reuters y Bloomberg) u organismos que mantengan bases de datos sobre valores (por ejemplo, la International Securities Market Association (ISMA) y Telekurs (véase el recuadro 4.1). Cuando se indiquen cotizaciones de venta y de compra, deberá utilizarse el precio intermedio. El valor de mercado deberá especificarse como el valor vigente al cierre de operaciones el 31 de diciembre de 200128 (o del año correspondiente de decidirse que la encuesta se realizará en forma permanente) en cada país compilador. Ello significa que puede haber diferencias de precio entre países en distintos husos horarios para los mismos valores cotizados en distintos mercados. Sin embargo, por ahora, puesto que la encuesta será utilizada para proporcionar datos a efectos de la posición de inversión internacional de los países, el precio pertinente para la economía es el precio de mercado en la fecha del cierre de operaciones en dicha economía. Por consiguiente, deberá reconocerse que esta discrepancia cronológica es una incoherencia de valoración, pero, por ahora, no es un problema que pueda resolverse.

3.35 En el MBP5 se recomienda incluir los intereses en valores devengados, pero aún no pagaderos, en el precio del título de deuda (véanse los párrafos 121 y 396 del MBP5): el denominado precio “sucio”. De conformidad con esa recomendación, en la ECIC, los títulos de deuda deberán declararse utilizando como base el precio sucio. Ello reviste especial importancia en el caso de los bonos de cupón cero y bonos con fuerte descuento y fecha de vencimiento de más de un año, en que el valor de los intereses devengados puede ser elevado en relación con el monto inicial proporcionado. Sin embargo, en muchos países, el precio de mercado de los títulos de deuda no incluye los intereses devengados pero aún no pagaderos: el denominado precio “limpio”. Cuando sea posible, los datos sobre títulos de deuda declarados utilizando como base el precio limpio, deberán convertirse a precios sucios. Sin embargo se reconoce que ello no siempre es posible, sobre todo en países en que se utiliza un enfoque agregado. Se solicita a los compiladores que proporcionen notas metodológicas en que expliquen la base de declaración utilizada, junto con los métodos empleados, cuando proceda, para ajustar los datos a una base de precios sucios.

3.36 Los encuestados pueden declarar sus tenencias de valores, sobre todo los instrumentos de deuda, utilizando diversos principios de valoración, entre los que se destacan el valor nominal, el costo de adquisición, el valor amortizado o el precio de mercado, de acuerdo con el objetivo de la inversión y las prácticas contables de la institución o economía en cuestión. Los compiladores deberán procurar que sus tenencias de valores sean declaradas a precios de mercado.

3.37 La valoración a precios de mercado es recomendable por las siguientes razones:

  • es la base recomendada en el MBP5;

  • es la única manera de utilizar la misma base para valorar los activos y pasivos;

  • es la base sobre la que se sustenta la teoría económica y de inversión de cartera: en el caso del acreedor, refleja el control que tiene sobre sus recursos, y para el deudor indica el monto de recursos que requiere para eliminar el pasivo dadas las condiciones del mercado. En la época actual en que los deudores se han convertido en dinámicos administradores de pasivos esta consideración reviste cada vez más importancia.

3.38 Por consiguiente, cuando sea posible, se deberá solicitar a los declarantes que proporcionen datos sobre sus tenencias a precios de mercado.

3.39 En algunos casos, los valores han sido emitidos con una prima considerable, ya que el cupón tiene un valor muy superior a la tasa de interés de mercado en el momento de la emisión. El instrumento deberá declararse utilizando el precio de mercado, el cual debe ser aproximadamente equivalente al valor actualizado del flujo futuro de pagos, descontado por la tasa de interés actual más apropiada.

Recuadro 3.1:Métodos utilizados para estimar precios de mercado

Cuando no se dispone de precios de mercado de los valores (por ejemplo, cuando se trata de colocaciones privadas o de bolsas organizadas en que no se comercialicen activamente), la determinación del valor puede crear dificultades para los compiladores nacionales.

Por ejemplo, en Francia—donde se aplica un enfoque de instrumento por instrumento—cuando no se dispone de un precio fácilmente observable, se indica a los custodios que declaran tenencias de valores de clientes que calculen el valor de los instrumentos no cotizados en bolsa al precio escogido para la valoración anual de la cartera de valores del declarante que cotizan en bolsa. En Australia—donde se aplica un enfoque de cifras agregadas—se brinda a los declarantes una gama de posibilidades para valorar los títulos de participación en el capital y de deuda; el orden de preferencia se basa en las recomendaciones del MBP5 incluido el método de valoración de los instrumentos emitidos con descuento, que se explica en el párrafo 396), es decir, en un orden de prelación descendente: un precio de transacción reciente, la valoración de un director o el valor neto del activo.

No es recomendable utilizar el precio de mercado de una empresa semejante (ya sea del mismo sector, de un tamaño similar, o con volumen similar de acciones emitidas) ya que son demasiados los factores imponderables (sobre todo, la administración) y ello podría distorsionar considerablemente la valoración. Al mismo tiempo, la falta de liquidez de un instrumento es, en sí, un factor que tiende a deprimir su precio.

3.40 A los declarantes de la encuesta puede serles tan difícil como a los compiladores obtener información satisfactoria sobre la valoración de mercado (recuadro 3.1). Por lo tanto, cuando los compiladores recurren a los declarantes para obtener información sobre el valor de mercado de los valores, es importante aplicar algún método de control de calidad. Cuando los declarantes de la encuesta declaren datos instrumento por instrumento, es conveniente que los compiladores soliciten información adicional: por ejemplo, el número de tenencias de participaciones de capital, clasificados por emisor, o el valor nominal del instrumento de deuda y el precio utilizado para determinar su valor. Contando con esa información, los compiladores podrán confirmar que el precio utilizado parece ser el adecuado, basándose en sus propios conocimientos o mediante la comparación de precios cotizados para valores semejantes o idénticos por otros declarantes. En el caso de valores que se negocien con poca frecuencia, los problemas pueden ser más graves29. El compilador puede utilizar un índice de precios para revalorar los instrumentos a precios de mercado si el declarante los ha proporcionado en valores nominales. El grado de complejidad de estos índices puede variar entre los que se basan en vencimientos semejantes y están denominados en la misma moneda, y los que identifican emisiones individuales con las mismas características del instrumento para el cual se desea determinar un precio. Si los compiladores nacionales se han propuesto crear su propio índice de precios a partir de la información ya disponible, tendrán que estudiar detenidamente los problemas técnicos que puedan surgir. Véanse en el recuadro 3.2 algunos de los problemas que se plantean en la valoración de un instrumento determinado: los valores respaldados por activos.

3.41 Con respecto a los declarantes que proporcionan datos en forma agregada, los compiladores tienen menos posibilidades de verificar en forma independiente que el valor determinado sea correcto. Si se están recopilando los datos dentro de un sistema integrado, el compilador podría solicitar, como en Australia, que los declarantes concilien los datos de transacciones y posiciones en el mismo formulario de la encuesta; otra posibilidad es que los compiladores, siguiendo el método utilizado en el Reino Unido, concilien por sí mismos ese tipo de datos (véanse los capítulos 5 y 6, en los que aparece información adicional sobre el control de calidad). También puede utilizarse información independiente como el balance publicado de la entidad o algún estado financiero sobre los activos administrados o en custodia. Sin embargo, al efectuarse estas comparaciones es importante tener presente que deberán compararse valores de la misma especie: por consiguiente, si el balance publicado representa las actividades globales del grupo consolidado, es poco probable que sea apropiado a efectos de esta encuesta (o para los datos de balanza de pagos y la posición de inversión internacional) si ha habido emisiones por parte de sucursales no residentes que serán incluidas en el balance consolidado. Además, en el caso de activos administrados (o mantenidos en custodia) es importante que los datos reflejen acertadamente cuáles valores son administrados en nombre de residentes y cuáles en nombre de no residentes. Si no puede efectuarse esta distinción, la comparación tendrá utilidad limitada a efectos de verificación. En todos los casos en que se realicen comparaciones, es necesario que la segunda fuente de datos incluya en las notas del balance/estado financiero correspondientes a los activos administrados la base de valoración utilizada para garantizar que las comparaciones con la ECIC se basen en el mismo principio de valoración.

Recuadro 3.2:Valores respaldados por activos

La gran mayoría de los valores respaldados por activos consisten en valores estadounidenses respaldados por fondos comunes de crédito hipotecario para la vivienda.A marzo de 2000 había aproximadamente 900.000 valores de ese género en circulación, y se estimaba que el valor de los instrumentos propiedad de no residentes ascendía a aproximadamente US$360.000 millones.

Esos valores presentan un problema especial, ya que pueden realizarse rembolsos parciales del principal en cualquier momento. Como el precio de mercado depende de las tasas de interés de mercado y de la evaluación de la solvencia, y no sólo del monto del principal pendiente de rembolso, si simplemente se revalora el valor nominal original a los precios de mercado de final de período se sobrevaloran los datos de la posición si se ha realizado un rembolso parcial. Basta que el compilador recalcule el valor nominal del monto pendiente de rembolso restante, es decir, el denominado “valor factorial”. Si el valor nominal original de un título es, por ejemplo, US$1.000.000 y se rembolsan US$700.000 del principal, el “valor factorial” es 0,300.

Se han planteado problemas—al menos en lo referente a la recopilación de datos de custodios estadounidenses—porque algunos custodios sólo llevan cuentas del valor nominal original del principal de la emisión, en tanto que otros se limitan a contabilizar el principal que queda por pagar. Por lo tanto, si se recopilan datos “instrumento por instrumento” a partir de la información que proporcionen los custodios, es conveniente que los compiladores soliciten información sobre el principal original y el remanente; si sólo se dispone de una de esas cantidades, el compilador deberá saber claramente, por lo menos, cuál ha sido declarada, para poder efectuar los reajustes apropiados. Si los datos se recopilan en cifras agregadas, es recomendable realizar consultas previas con los principales declarantes para decidir qué procedimiento deberá utilizarse.

3.42 Es aconsejable que los países que se propongan realizar una encuesta basada en datos agregados—en especial una encuesta por primera vez orientada hacia los custodios—obtengan cierta idea del valor declarado de los valores que no hayan sido revaluados a precios de mercado de final de período. Para ello puede solicitarse a los declarantes que proporcionen esa información (por ejemplo, las tenencias valoradas a precios de adquisición) en el formulario de la encuesta. Dicha información podría solicitarse para complementar la información que pide la ECIC. Por ejemplo, en los formularios modelo de la encuesta que aparecen en los apéndices I y V, esa información podría recogerse al final de los formularios sobre participaciones en el capital, títulos de deuda a corto plazo y títulos de deuda a largo plazo como renglón “del cual: valor total de todos los valores emitidos por no residentes en libros de los declarantes o en nombre de residentes no registrados a precios de mercado”. Otra opción sería registrar el valor total de participaciones en el capital y de títulos de deuda a largo y corto plazo separadamente de la información sobre emisiones de países individuales. Es posible que esas cifras sólo sirvan para cuantificar en forma aproximada la magnitud del problema; sin embargo, ayudarían a los compiladores a identificar a los declarantes de la encuesta con las mayores dificultades para revalorar instrumentos, ponerse en contacto con ellos y, quizás, brindarles asistencia directa.

V. Sectores

3.43 Para ciertos fines analíticos, puede ser conveniente conocer el sector del tenedor. En las encuestas de custodios o de administradores de activos, puede ser aconsejable ofrecer definiciones por sectores si el compilador tiene intenciones de solicitar la información de los custodios o los administradores de activos. Como existen diversos tipos de instituciones, sobre todo en el ámbito financiero, puede justificarse utilizar la clasificación sectorial más detallada del SCN 1993 en lugar de la clasificación más limitada del MBP5. Si los compiladores consideran que el desglose más detallado del SCN 1993 complica excesivamente la recopilación o el procesamiento de la información, pero aun así desean clasificar los datos por sectores, los sectores del MBP5, (o incluso una clasificación menos detallada) puede proporcionar información adicional útil. Por otra parte, dado que la categoría “otros sectores” del MBP5 abarca un gran número de sectores y subsectores diferentes en el SCN 1993, los compiladores podrían optar por proporcionar un desglose limitado (de los sectores financieros, por ejemplo) sin adoptar toda la clasificación sectorial del SCN 1993.

A. Autoridades monetarias

3.44 En el párrafo 514 del MBP5, se ofrece la siguiente descripción de las autoridades monetarias:

El sector autoridades monetarias, basado en un concepto funcional, incluye la unidad institucional del banco central (o junta monetaria, ente monetario, etc.) y ciertas operaciones de las que se encargan otras instituciones gubernamentales (o, en algunos casos, los bancos comerciales) que suelen atribuirse al banco central, como la emisión de moneda, el mantenimiento y la gestión de las reservas internacionales—incluso las que resultan de transacciones con el FMI—y la operación de fondos de estabilización de cambios. En efecto, dichas transacciones se realizan a través del banco central.[…] En el SCN, el banco central es un subsector del sector de sociedades financieras.

Como se explicó en el capítulo 2, se aconseja declarar al FMI los valores mantenidos como parte de los activos de reserva por medio de la encuesta confidencial sobre la distribución geográfica de valores que se mantienen como reservas de divisas (EVARD).

B. Gobierno general

3.45 En el párrafo 515 del MBP5, se ofrece la siguiente descripción del sector gobierno general:

El sector gobierno general, salvo la excepción arriba señalada, se define de la misma forma que en el SCN. Consta de i) unidades gubernamentales que existen a cada nivel de gobierno—central, provincial o local—de la economía nacional; ii) fondos de seguridad social que operan a cada nivel de gobierno; iii) instituciones sin fines de lucro con financiamiento y control mayoritario de las unidades gubernamentales, y iv) empresas no constituidas en sociedad, que pertenecen a unidades gubernamentales y son explotadas por éstas para producir bienes y servicios, incluidos los servicios colectivos o los bienes públicos. (Sin embargo, si fuera conveniente tratar a las empresas no constituidas en sociedad como cuasisociedades conforme a las directrices del SCN, dichas empresas deberán asignarse a los sectores de sociedades financieras o no financieras, según corresponda.)

3.46 El SCN 1993 (párrafos 4.104 y 4.105) ofrece la siguiente descripción del gobierno general:

Las unidades del gobierno pueden describirse como clases únicas de entidades jurídicas, creadas mediante procedimientos políticos y dotadas de poder legislativo, judicial o ejecutivo sobre otras unidades institucionales en un área deter-minada. Consideradas como unidades institucionales, las principales funciones de las unidades gubernamentales consisten en: asu mir la responsabilidad de la provisión de bienes y servicios a la comunidad o a los hogares individuales y financiar dicha provisión con ingresos tributarios o de otra clase; redistribuir el ingreso y la riqueza mediante transferencias, y dedicarse a la producción no de mercado. En términos generales:

a) Una unidad del gobierno cuenta normalmente con atribuciones para captar fondos de otras unidades institucionales mediante la recaudación de impuestos o de transferencias coactivas. Ha de ser asimismo capaz de tomar prestados fondos en nombre propio.

b) Las unidades del gobierno efectúan tres tipos característicos de gastos finales:

i) El primer grupo está constituido por los gastos efectivos o imputados en que incurren al prestar gratuitamente a la comunidad servicios colectivos como la administración pública, la defensa, la justicia, la salud pública, etc., que, a causa de la inoperancia del mercado, tienen que ser organizados colectivamente por el gobierno y financiados con los impuestos generales u otros ingresos.

ii) El segundo grupo está constituido por los gastos en bienes o servicios que se proporcionan gratuitamente, o a precios económicamente no significativos, a hogares individuales. El gobierno realiza esos gastos deliberadamente y los financia con ingresos tributarios o de otra clase con el fin de alcanzar sus objetivos sociales o políticos, aunque también puede cobrar eventualmente a los individuos según su uso.

iii) El tercer grupo está constituido por las transferencias pagadas a otras unidades institucionales, generalmente hogares, con el fin de redistribuir el ingreso o la riqueza.

Dentro de cada país puede haber muchas unidades gubernamentales separadas si existen distintos niveles de gobierno: central, estatal o local. Además, los fondos de seguridad social también constituyen unidades gubernamentales.

Se excluyen las entidades que son propiedad del gobierno (en las que el gobierno tiene más de 50% de las acciones con derecho a voto30) que cobran precios económicamente significativos por sus productos. Estas entidades deberán incluirse en el sector de las empresas financieras o no financieras de acuerdo con el tipo de actividad que realizan. Por ejemplo, las entidades que son propiedad del gobierno que proporcionan seguros de exportación, programas de vivienda o financiamiento para la vivienda, se excluyen del gobierno general y se incluyen en las empresas financieras si los costos de estos programas se ofrecen a precios que permiten ejercer influencia sobre la demanda. Análogamente, los sistemas de transporte o las empresas de servicios públicos que son propiedad del gobierno (como por ejemplo, el suministro de electricidad o las empresas telefónicas) deberán incluirse en las empresas no financieras si estos servicios se venden a precios que permiten recuperar al menos el 50% de los costos de explotación.

C. Bancos

3.47 En el párrafo 516 del MBP5 se ofrece la siguiente descripción del sector bancario:

El sector bancario corresponde exactamente al subsector de “otras sociedades de depósito” (excluido el banco central) del sector de sociedades financieras del SCN […] Se incluyen todas las unidades residentes que se dedican a la intermediación financiera y que tienen pasivos en forma de depósitos o instrumentos financieros (como los certificados de depósito a corto plazo) que son sustitutos muy semejantes de los depósitos. En los depósitos se incluyen los que son pagaderos a la vista y transferibles por medio de cheques o que pueden emplearse de otra manera para efectuar pagos y los que no son transferibles de inmediato pero pueden considerarse sustitutos de depósitos transferibles. Por consiguiente, este sector abarca no sólo los bancos comerciales, sino también las cajas de ahorro, asociaciones de ahorro y préstamo, cooperativas de crédito, sociedades de crédito inmobiliario y bancos de ahorro postal u otros bancos de ahorro controlados por el gobierno (siempre que se trate de unidades institucionales separadas del gobierno).

3.48 En el SCN 1993 (párrafos 4.93 y 4.94) se ofrece la siguiente definición para estas instituciones:

Sociedades monetarias de depósito… incluye las sociedades y cuasisociedades de depósito que tienen pasivos en forma de depósitos a la vista, transferibles mediante cheque o de otra manera, cuyo fin es realizar pagos. Esos depósitos se incluyen en el concepto de dinero en sentido estricto. Entre estas instituciones se cuentan los denominados “bancos de compensación”, que participan en un sistema común de compensación organizado para facilitar la transferencia de depósitos entre ellos mediante cheques u otros medios.

[Otras sociedades monetarias de depósito] …incluye todas… las sociedades y cuasisociedades de depósito residentes que tienen pasivos en forma de depósitos que pueden no ser fácilmente transferibles, o en forma de instrumentos financieros, como los certificados de depósito a corto plazo, que son sustitutivos próximos de los depósitos y que se incluyen en las medidas del dinero en sentido amplio. En los mercados financieros, estas sociedades compiten por los fondos con las sociedades monetarias de depósito, aunque no tengan capacidad ni deseen contraer pasivos en forma de depósitos transferibles. Entre ellas figuran las sociedades que reciben el nombre de cajas de ahorro (incluidas las cajas de ahorro fideicomisarias y las asociaciones de ahorro y préstamo), las cooperativas de crédito y los bancos hipotecarios o las cooperativas de crédito inmobiliario. Ha de subrayarse que esas instituciones reciben diversos nombres según los países y que sólo pueden identificarse examinando sus funciones y no sus nombres. Asimismo se pueden incluir las cajas postales de ahorro y otras cajas de ahorro controladas por el gobierno, con tal que sean unidades institucionales separadas de este último. Como consecuencia de innovaciones jurídicas, tecnológicas o institucionales, posiblemente no sea práctico establecer una distinción clara entre “sociedades monetarias de depósito” y “otras” sociedades de depósito.

D. Otros sectores en el MBP5

3.49 En el párrafo 517 del MBP5 se ofrece la siguiente descripción de “otros sectores”:

El renglón otros sectores comprende las sociedades no financieras (privadas o públicas, y las cuasisociedades), las aseguradoras, las cajas de pensiones, otros intermediarios financieros que no aceptan depósitos, las instituciones privadas sin fines de lucro y las unidades familiares.

i) Otros intermediarios financieros, excepto sociedades de seguros y cajas de pensiones (SCN 1993, párrafo 4.95)

Este subsector está constituido por todas las sociedades y cuasisociedades residentes dedicadas primordialmente a la intermediación financiera, excepto las sociedades de depósito, las sociedades de seguros y las cajas de pensiones. Las sociedades financieras incluidas en el presente epígrafe son las que captan fondos en los mercados financieros, pero no en forma de depósitos, y los utilizan para adquirir otras clases de activos financieros. Los tipos de sociedad que pueden incluirse en este epígrafe son las que se dedican a financiar la inversión o la formación de capital; por ejemplo, las sociedades de inversión, las sociedades dedicadas al arrendamiento financiero, las sociedades de venta a plazos y otras sociedades dedicadas a la concesión de crédito financiero personal o de consumo.

También se incluyen la mayoría de los fondos de inversión mutua (u otros fondos de inversión colectiva).

ii) Sociedades de seguros y cajas de pensiones (SCN 1993, párrafos 4.97 y 4.98)

Este subsector está constituido por las sociedades y cuasisociedades de seguros y las cajas de pensiones autónomas residentes. Las sociedades de seguros son empresas constituidas en sociedad, mutualidades y otras entidades, cuya función principal es ofrecer seguros de vida, de accidentes, de enfermedad, de incendio o de otros tipos, a las unidades institucionales individuales o a grupos de unidades. Los fondos de pensiones incluyen…los constituidos como unidades institucionales separadas de las unidades que los crean. Se establecen con el fin de proporcionar prestaciones de jubilación a grupos específicos de asalariados. Cuentan con activos y pasivos propios y realizan operaciones financieras en el mercado por cuenta propia. Están organizados y dirigidos por empleadores individuales, sean privados o del gobierno, o bien por empleadores individuales y sus asalariados conjuntamente; los asalariados y/o los empleadores contribuyen regularmente a dichos fondos. No cubren los planes de pensiones de los asalariados de las entidades privadas o del gobierno, que no comprendan un fondo organizado por separado, ni tampoco un plan organizado por un empleador no perteneciente al gobierno en el que las reservas del fondo se suman a las reservas propias del empleador o se invierten en valores emitidos por ese mismo empleador.

iii) Auxiliares financieros (SCN 1993, párrafos 4.96)

Este subsector está constituido por todas las sociedades y cuasisociedades dedicadas primordialmente a actividades estrechamente relacionadas con la intermediación financiera, pero que no desempeñan ellas mismas la función de intermediación. Son sociedades como los agentes de valores, los agentes de préstamos, las sociedades de colocación, los agentes de seguros, etc. Se incluyen asimismo las sociedades cuya función principal consiste en garantizar, mediante endoso, efectos u otros instrumentos análogos destinados al descuento o la refinanciación por las sociedades financieras, así como las sociedades que ofrecen instrumentos de cobertura, como las operaciones de pase, las opciones y futuros u otros instrumentos que están desarrollándose sin cesar como consecuencia de la gran innovación financiera actual.

iv) Sociedades no financieras (SCN 1993, párrafos 4.68 y 4.69)

Las sociedades y las cuasisociedades no financieras son aquellas cuya actividad principal es la producción de bienes o servicios no financieros de mercado. El sector de las sociedades no financieras se compone del siguiente conjunto de unidades institucionales residentes:

a) todas las sociedades no financieras residentes, con independencia de la residencia de sus accionistas;

b) todas las cuasisociedades no financieras residentes, incluyendo las sucursales o las agencias de empresas no financieras de propiedad extranjera que realizan una producción significativa en el territorio económico durante un período suficientemente prolongado de tiempo [más de un año];

c) todas las instituciones sin fines de lucro residentes que son productoras de bienes o servicios no financieros de mercado.

Algunas sociedades o cuasisociedades no financieras pueden desarrollar actividades financieras secundarias; por ejemplo, los productores de bienes o los comerciantes minoristas pueden ofrecer créditos de consumo directamente a sus propios clientes…No obstante, estas sociedades o cuasisociedades se clasifican como pertenecientes en su totalidad al sector de las sociedades no financieras, con tal que su actividad principal sea no financiera. Los sectores son grupos de unidades institucionales, y cada unidad institucional completa ha de clasificarse en uno u otro sector… aunque esa unidad se dedique a más de un tipo de actividad económica.

Sin perjuicio de lo anterior, si una entidad financiera de una sociedad o cuasisociedad no financiera mantiene una contabilidad aparte de su matriz, y puede adquirir activos y pasivos financieros y no financieros en nombre propio, deberá tratarse como una unidad institucional separada y clasificarse con las sociedades financieras.

v) Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH) (SCN 1993, párrafos 4.161 y 4.162)

Las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH) son entidades legales o sociales que producen bienes y servicios en condiciones distintas al mercado (es decir, proporcionan subproductos gratuitamente o a precios que no son económicamente significativos) y que no son financiadas ni controladas por el gobierno. Su estatuto jurídico no les permite generar utilidades. El sector de las ISFLSH incluye las dos principales clases que se indican a continuación:

a) Sindicatos, asociaciones profesionales o científicas, asociaciones de consumidores, partidos políticos (excepto en los Estados con partido único), iglesias o asociaciones religiosas (incluidas las financiadas por el gobierno) y clubes sociales, culturales, recreativos y deportivos;

b) Organizaciones benéficas, de asistencia y de ayuda, financiadas con transferencias voluntarias en dinero o en especie procedentes de otras unidades institucionales.

Si bien las ISFLSH son unidades institucionales independientes, en la mayoría de los sistemas estadísticos resulta sumamente difícil separarlas de otras entidades y, por ese motivo, suelen incluirse con los hogares.

vi) Hogares (SCN 1993, párrafo 4.132)

Un hogar es un pequeño grupo de personas que comparten la misma vivienda, que juntan, total o parcialmente, su ingreso y su riqueza y que consumen colectivamente ciertos tipos de bienes y servicios, sobre todo los relativos a la alimentación y el alojamiento. En general, cada miembro de un hogar deberá tener algún derecho sobre los recursos colectivos del hogar. Es preciso que al menos algunas de las decisiones que afectan al consumo u otras actividades económicas se tomen por el hogar en conjunto. Los hogares suelen coincidir con las familias, pero los miembros de un mismo hogar no tienen que pertenecer necesariamente a la misma familia, en la medida que compartan de alguna manera los recursos y el consumo.

Todo miembro de un hogar radicado en el extranjero por más de un año se considera no residente y no forma parte del hogar residente, a menos que el miembro del hogar permanezca en el extranjero o sea un paciente médico en el extranjero. En esos casos, los estudiantes y los pacientes siguen siendo residentes mientras su centro de interés económico permanezca en el hogar residente.

En ciertos casos, los hogares establecen fideicomisos. Véanse los párrafos 3.23 a 3.26 en los que se examinan los fideicomisos.

E. Sector financiero extraterritorial

3.50 Ni el SCN 1993 ni el MBP5 definen un sector financiero extraterritorial. Sin embargo, en toda economía:

a) que cuente con un sector financiero cuyos servicios se dirigen principalmente a no residentes,

b) donde las unidades institucionales de ese sector mantienen un volumen de activos y pasivos que no guarda relación con la intermediación financiera nacional que tiene por objeto financiar la economía del país,

c) donde todas o muchas de estas unidades institucionales son empresas de inversión directa,

las autoridades deberán considerar la posibilidad de distinguir entre el sector financiero “territorial” y el sector financiero “extraterritorial”, aunque todas las unidades institucionales se consideren residentes. De este modo al analizar las cuentas nacionales, la balanza de pagos, la posición de inversión internacional o la ECIC, los usuarios tendrán la opción de incluir o hacer caso omiso de este “sector”.

VI. Distinción entre inversión directa e inversión de cartera en valores

3.51 El objetivo de la ECIC consiste en recopilar datos sobre inversiones de residentes en valores emitidos por no residentes para utilizarlos en la compilación de datos de inversión de cartera. Si se entiende que esos valores han sido emitidos por una empresa que mantiene una relación de inversión directa con el tenedor, deberán excluirse. Por lo tanto, no todas las tenencias de valores emitidos por no residentes interesan a los efectos de la ECIC.

3.52 La definición de inversión directa aparece en el capítulo XVIII del MBP5 y en OECD Detailed Benchmark Definition of Foreign Direct Investment (tercera edición; París: OCDE, 1996).

3.53 En el párrafo 359 del MBP5 se ofrece la siguiente descripción de la inversión directa:

Inversión directaes la categoría de inversión internacional que refleja el objetivo, por parte de una entidad residente de una economía, de obtener una participación duradera en una empresa residente de otra economía (denominándose inversionista directo a la primera y empresa de inversión directa a la segunda). El concepto de participación duradera implica la existencia de una relación a largo plazo entre el inversionista directo y la empresa y un grado significativo de influencia del inversionista en la dirección de la empresa. La inversión directa comprende no sólo la transacción inicial que establece la relación entre el inversionista y la empresa sino también todas las transacciones que tengan lugar posteriormente entre ellos y entre empresas filiales, constituidas o no en sociedad.

3.54 Esta última explicación se desarrolla en el párrafo 362 del MBP5:

….la empresa de inversión directa se define en este Manual como toda empresa constituida o no en sociedad en la cual un inversionista directo que es residente de otra economía posee el 10% o más de las acciones ordinarias o del total de votos (en el caso de una sociedad anónima) o su equivalente (cuando se trata de una empresa no constituida en sociedad). Las empresas de inversión directa son las filiales (el inversionista no residente es propietario de más del 50%), las asociadas (el inversionista posee el 50% o menos [pero generalmente más del 20%]) y las sucursales (empresas no constituidas en sociedad de propiedad total o conjunta), sobre las que el inversionista directo tiene propiedad directa o indirecta. […]Las filiales de este tipo también pueden identificarse como filiales de propiedad mayoritaria.

3.55 En consecuencia, en la ECIC deberán excluirse las tenencias de títulos de participación en el capital que establezcan la relación de inversión directa y cualquier otra tenencia de títulos de participación en el capital o de deuda31 que hayan sido emitidos por la empresa de inversión directa o por el inversionista directo o sus filiales y que sean de propiedad de los mismos. La única excepción la constituyen las transacciones entre intermediarios financieros afiliados. Sólo aquellos valores que puedan considerarse como deuda permanente (capital en préstamo que represente un interés permanente) e inversiones de capital (en acciones) deben clasificarse como inversión directa. Las otras transacciones de valores que realicen empresas de intermediación financiera relacionadas se clasifican como inversión de cartera (véanse los párrafos 365 y 372 del MBP5). En la práctica, el método que se utilice para excluirlos bien puede depender del método general de recopilación de datos que se adopte.

3.56 En una encuesta de inversionistas finales deberá dejarse en claro, en las instrucciones de declaración de datos, qué información deberá incluirse o excluirse. Como los inversionistas finales son los que están mejor informados sobre la composición de sus inversiones, probablemente podrán distinguir los activos de inversión de cartera de los activos de inversión directa. De hecho, como lo habitual es que los datos de las propias estadísticas de la inversión directa se recopilen a través de una encuesta de inversionistas, en las instrucciones de declaración de datos puede hacerse saber claramente a los declarantes que los valores declarados como inversión directa no deberán declararse como inversión de cartera. En general, los países establecen que los datos sobre inversión directa e inversión de cartera deberán declararse por separado. Por último, el compilador puede comparar, como verificación adicional, los datos declarados sobre inversión directa y de cartera de cada declarante.

3.57 En una encuesta de custodios también deberá aclararse que deben excluirse todos los valores emitidos por empresas que mantienen una relación de inversión directa con el tenedor. No obstante, esas instrucciones bien pueden variar, en cuanto a su aplicabilidad, de un país a otro. La experiencia recogida por los miembros del grupo de trabajo muestra que en algunos mercados los inversionistas tienden a mantener en manos de custodios todos los valores, en tanto que en otros mantienen separados los valores de inversión directa y los de inversión de cartera, y que no recurren a custodios. Cabe recomendar que los compiladores nacionales que realizan una encuesta de custodios evalúen la práctica que se aplica en el mercado en su propio país y se cercioren de que los custodios comprendan la relación de inversión directa y que deberán excluirse de la encuesta todas las tenencias de valores entre empresas de inversión directa e inversionistas directos. En los mercados donde los inversionistas tienden a mantener en manos de custodios todos los valores, los compiladores que recogen datos de custodios para la ECIC tendrán que estar especialmente atentos para que se excluyan los valores que puedan clasificarse como inversión directa32. (Otra posibilidad es que, a los efectos de una comprobación de calidad, los valores de inversión directa se identifiquen por separado, como partida informativa.) Esto podría lograrse efectuando un control de las tenencias especialmente cuantiosas de valores y comparando los datos provenientes de las declaraciones de encuestas sobre inversión directa con los de la ECIC. En el recuadro 3.3 se explica cómo Austria logra que se excluyan los valores de inversión directa de su encuesta sobre inversión de cartera.

3.58 Por último, los compiladores nacionales, independientemente de que obtengan información de inversionistas finales o de custodios, deberán adoptar precauciones al clasificar los valores emitidos por entidades basadas en centros extraterritoriales. Si esos valores están en manos de la empresa matriz, o de una filial vinculada con la misma, deberán clasificarse como inversión directa. Como se indica en el párrafo 3.55, quedan exceptuadas algunas tenencias de intermediarios financieros si la entidad no residente que emitió el instrumento y el propietario residente del mismo son intermediarios financieros afiliados.

Recuadro 3.3:Experiencia de Austria en cuanto a exclusión de la inversión directa de los resultados de la encuesta nacional

En Austria, los custodios proporcionan información al Banco Nacional (Oesterreichische National Bank–ONB) sobre el valor a la par de cada instrumento. A los custodios no les es posible distinguir entre valores de inversión de cartera y valores para inversión directa, por lo que incluyen todos los valores en su informe, y el ONB deberá reajustar los datos basándose en una estimación de los valores de inversión directa en manos de custodios internos.

Al igual que en muchos otros países, en Austria, los datos sobre inversión directa en el exterior se basan en informes de los inversionistas directos del país. Utilizando esos informes, el ONB elige una muestra de compañías del país—basada en su magnitud, el sector económico al que pertenecen, la clasificación geográfica de sus inversiones en el exterior, etc.—y les solicita información sobre la custodia de sus participaciones de capital en forma de inversión directa. Los resultados, expresados en cifras aproximadas, fueron los siguientes:

Porcentaje
No emitieron títulos de participación en el capital11
Títulos de participación en el capital mantenidos en custodia en el exterior12
Títulos de participación en el capital mantenidos en custodia en bancos no residentes29
Títulos de participación en el capital mantenidos en custodia en el país20
Títulos de participación en el capital mantenidos en custodia en bancos nacionales28

Se supone que la muestra es representativa de todas las compañías del país que mantienen en su poder valores de inversión directa. En consecuencia, el 28% del capital nominal de la inversión directa en el exterior—el monto de las participaciones de capital en custodia en bancos nacionales—se deduce de las cifras declaradas por los custodios sobre las tenencias de residentes de títulos de participación en el capital emitidos por no residentes.

VII. Tratamiento de los valores cuando existe la posibilidad de una doble contabilización

3.59 En la presente sección se identifican cuatro tipos de transacciones de creciente importancia que pueden llevar a una subcontabilización o a una doble contabilización de valores entre los países que intervienen en la transacción. Esos tipos de transacciones son los siguientes: i) acuerdos de recompra; ii) acuerdos de préstamos de valores; iii) certificados de depósito de valores, y iv) valores desprovistos de cupón.

A. Acuerdos de recompra

i) Definición

3.60 Un acuerdo de recompra33 (reporto o repo) es un acuerdo relativo a la venta de valores a determinado precio, con la obligación de readquirir los mismos valores, o instrumentos similares, a determinado precio, en una determinada fecha futura o a la vista. La operación inversa se denomina reporto pasivo, y es un acuerdo en virtud del cual se adquiere un instrumento a un precio determinado con la obligación de revenderlo, o revender valores similares, a determinado precio en determinada fecha futura o a la vista. En algunos casos se exige que el valor del instrumento sea mayor que el monto proporcionado en efectivo, a fin de ofrecer una garantía inicial (margin) contra la posibilidad de incumplimiento de la parte que inicia la transacción. Si baja el valor del instrumento, puede ser necesario exigir garantías adicionales; pero si aumenta, una parte de la garantía original puede devolverse a la parte que inició la transacción de acuerdo de recompra (según la práctica establecida en el país). En otros casos se permite sustituir el instrumento proporcionado (lo cual puede ocurrir si ha sido reclasificado como “especial” o si la parte que inicia el acuerdo de recompra necesita el instrumento para efectuar una entrega en el marco de otro contrato).

3.61 Hay varios tipos de acuerdos de recompra. En algunos, el vendedor mantiene la propiedad del título básico; en otros, la propiedad del título básico permanece, en esencia, en manos de un tercero para su custodia (los llamados acuerdos de recompra tripartitos) y en otros la propiedad del título básico cambia de manos. Algunos reportos se suscriben porque una de las partes necesita valores en efectivo, es decir, inicia la transacción para adquirir valores en efectivo. En otros casos, la transacción obedece a la necesidad de una de las partes de obtener títulos, por ejemplo, en los casos en que la parte que inicia la transacción mediante un reporto pasivo requiere un determinado instrumento si el instrumento ha sido reclasificado como “especial” o si la parte que inicia la transacción de reporto pasivo necesita efectuar una entrega en el marco de un contrato. Si se produce un intercambio de valores en efectivo, e independientemente de los motivos a que obedezca la transacción, las características económicas son las mismas y ambos tipos de transacción se consideran como préstamos con garantía (véase más adelante). Sea cual fuere el tipo de reporto que se realice, los riesgos de mercado que representa la propiedad del título, así como todos los beneficios importantes del mismo, corren por cuenta del “vendedor”.

ii) Posibilidad de doble contabilización

3.62 Aunque los acuerdos de recompra se crearon principalmente como mecanismo de financiamiento de posiciones de valores y, por ende, como mecanismo de “apalancamiento financiero”34, también se han convertido en un medio a través del cual los inversionistas pueden obtener valores a crédito para cubrir “posiciones cortas”. En muchos países se aplica la práctica contable de considerar los valores a los que se refieren las transacciones con repos como asientos contables del vendedor, y registrar el efectivo recibido como préstamo con garantía. Por otra parte, hay países donde los repos cuya propiedad cambia de manos se consideran, por razones institucionales, jurídicas u otras, como transacciones en el título básico, es decir, como una venta en firme del instrumento en efectivo. La recompra ulterior se considera como una transacción en valores separada e independiente. En la reunión que celebró en 2000, el Comité del FMI aprobó una recomendación del FMI para considerar los repos como préstamos con garantía, a fin de reflejar las características económicas de la transacción.

3.63 En la práctica, en algunos países los compiladores nacionales comprueban que su única posibilidad real consiste en solicitar los datos referentes a tenencias de valores (y transacciones de valores) de acuerdo con las convenciones contables o regulatorias que se apliquen en sus países. Al parecer, la gran mayoría de países prefiere considerar los repos como préstamos con garantía (en cuyo caso es el “vendedor” y no el “comprador”quien deberá declarar la tenencia)35. Son muy pocos los países que registran los repos como transacciones de valores; sin embargo, también es probable que en muchos países las prácticas de registro no se apliquen de manera uniforme, por lo cual los compiladores deberán cerciorarse antes de realizar la encuesta de que los declarantes comprendan qué información deberán declarar y que estén en condiciones de hacerlo. Ello se aplica sobre todo a países que obtienen sus datos para la ECIC de custodios (véase la siguiente sección “Tratamiento de los repos en la ECIC”). Se alienta los compiladores a analizar con los custodios la forma de registrar estas transacciones y a estudiar en qué medida pueden identificarse y declararse sobre la base exigida en la encuesta. Reviste especial importancia que la declaración de datos sobre los repos (y los préstamos de valores) se efectúe de manera uniforme en el país.

iii) Tratamiento de los repos en la ECIC

3.64 Debido al carácter ambiguo de estas transacciones—son, en parte, transacciones de valores en las que se ha producido un traspaso legal de la propiedad, aunque al mismo tiempo, debido a sus características, se asemejan más bien a una actividad de financiamiento con lo cual se justificaría clasificarlas como préstamos con garantía—, las discrepancias en el registro estadístico de los repos pueden dar lugar a que se subestime o se cuenten dos veces las tenencias de los valores externos correspondientes. Por consiguiente, el grupo de trabajo reconoció la necesidad de adoptar un enfoque práctico y uniforme para la declaración de tenencias de valores que son objeto de acuerdos de recompra. Se recomienda que, al menos a efectos de la presente encuesta, y de conformidad con la aprobación de este enfoque por parte del Comité del FMI en su reunión en 2000, los repos se clasifiquen como préstamos con garantía. No obstante, llevar esta recomendación a la práctica no siempre es una tarea fácil, sobre todo en países donde las prácticas estadísticas y contables no se ajustan a lo recomendado en la propuesta o donde existen asimetrías en los datos declarados sobre los repos y los reportos pasivos. En países donde los custodios son una fuente importante de información se plantea otro problema, ya que los valores objeto de acuerdos de recompra no necesariamente están identificados o pueden ser identificados por los custodios (tanto del punto de vista de la parte que inicia la transacción de repo como la que inicia la transacción de reporto pasivo). En esas circunstancias, es posible que el custodio sólo pueda declarar las tenencias mantenidas en custodia en un momento determinado; por lo tanto, no podrá identificarse el instrumento objeto del acuerdo de recompra y será excluido de las tenencias del custodio (y, por consiguiente, de las tenencias de la parte que inicia la transacción de repo). Análogamente, los valores adquiridos mediante reportos pasivos posiblemente no puedan identificarse como tales en los libros del custodio y, por lo tanto, es posible que se registren erróneamente en las tenencias del custodio (y, por ende, en las tenencias de la parte que inicia la transacción de reporto pasivo).

3.65 Esta tarea tiene varios componentes. Como primer paso, los compiladores nacionales deberán hacerse una idea de la importancia que posee el mercado de acuerdos de recompra en su propia economía. Si el mercado es de cierta magnitud deberán averiguar sus características.

3.66 En segundo lugar, los compiladores deberán conocer las prácticas de registro de los declarantes y procurar lograr una coherencia interna en la economía. Si los declarantes de un país acreedor no aplican uniformemente el tratamiento establecido para las tenencias correspondientes a acuerdos de recompra, los datos sobre los títulos de crédito frente al país deudor serán erróneos. En el recuadro 3.4 se explican las razones en las que se basa esa conclusión. Sin embargo, lograr que las instrucciones sean internamente coherentes no es necesariamente una tarea fácil, sobre todo en países que realizan encuestas de custodios. Estos países tendrán, por ejemplo, que poder recopilar datos sobre las “posiciones cortas”; en caso contrario, las tenencias de valores se contabilizarían dos veces (véase el recuadro 3.4). En los recuadros 3.5 y 3.6 se presentan ejemplos de problemas que pueden surgir en la cuantificación de los repos de recompra (y de los préstamos de valores).

3.67 En países que recopilan información a través de una encuesta de inversionistas finales, los repos y los reportos pasivos deberán declararse como préstamos con garantía; en otras palabras, como si no se hubiese producido un traspaso de los valores en cuestión. Si la parte que inicia el reporto pasivo utiliza el instrumento posteriormente en un acuerdo de recompra, la transacción deberá considerarse del mismo modo, es decir, como un préstamo con garantía. Sin embargo, si el instrumento adquirido mediante un reporto pasivo se vende en firme, la parte que inició la transacción del reporto pasivo deberá declarar una posición “corta” (véase el recuadro 3.4). Si los requisitos contables y legales del país establecen que los acuerdos de recompra deben registrarse como transacciones de valores, los declarantes de encuestas de inversionistas finales deberán hacer todo lo posible para declarar esos datos como préstamos con garantía. Reviste especial importancia que haya coherencia en la economía con respecto al tratamiento de los repos de valores emitidos por no residentes para que los datos sobre la posición global de la economía con respecto a la economía emisora sean correctos. Si algunos declarantes utilizan una determinada base de registro (por ejemplo, préstamos con garantía) y otros utilizan una base distinta (por ejemplo, transacciones de valores), es posible que se sobrestimen o subestimen sustancialmente los títulos de crédito frente a la economía emisora.

Recuadro 3.4:Tratamiento estadístico de los acuerdos de recompras

Explicar los asientos estadísticos a que pueden dar lugar los acuerdos de recompra puede convertirse rápidamente en una labor enormemente complicada, sobre todo porque frecuentemente deben considerarse tres variables—las dos contrapartes de la transacción de repo y el emisor del instrumento básico (y en un acuerdo de recompra tripartito, el custodio del instrumento)

Si las contrapartes son residentes del país y asignan a los repos un tratamiento estadístico idéntico (es decir, si los compiladores nacionales se aseguran de que se impartan las mismas instrucciones a todos los declarantes), los títulos de crédito ante al país de emisión del instrumento básico no varían. Por ejemplo, utilizando el ejemplo del recuadro 3.5, si el residente X del país A celebra un acuerdo de recompra de pasivos correspondientes a 100 valores del país B con el residente Y del país A, independientemente de que X mantenga o no esta tenencia en sus libros, e Y no lo haga, o viceversa, el país A tendrá un título de crédito de 100 ante el país B; es decir, sólo una entidad del país A habrá registrado un título de crédito ante el país B.

Si, en cambio, el residente X trata a los acuerdos de recompra como un préstamo con garantía, y el residente Y los trata como una compra de valores, el título de crédito del país A ante B se medirá incorrectamente en 200; es decir, que tanto X como Y declararán un crédito ante el país B. Análogamente, si el residente X trata a los acuerdos de recompra como una venta de valores, y el residente Y los trata como un préstamo con garantía, el título de crédito del país A ante B se medirá incorrectamente como cero; es decir, ni X ni Y declararán un crédito ante el país B.

No obstante, los datos de las tenencias pueden no ser necesariamente “correctos” aun cuando X e Y traten en forma congruente a las transacciones de repos. Supóngase que X e Y tratan a los acuerdos de recompra como préstamos con garantía, pero Y vende a su vez los instrumentos a otro residente, Z, pero no como un repo. La venta del instrumento realizada por Y puede declararse con exactitud en los datos de transacciones, pero como Y ha vendido un instrumento que no figuraba en su balance, Y tiene una posición “corta” o negativa. Si el sistema de recopilación de datos del país A no permite registrar posiciones negativas, el título de crédito del país A ante el país B volverá a medirse incorrectamente como 200, porque tanto X como Y declararán créditos ante el país B, aun cuando exista un solo título de crédito.

Las posibilidades de declaración de datos se hacen más complicadas cuando una de las contrapartes no es residente (véase el recuadro 3.5). Desde el punto de vista de la ECIC, la residencia de la contraparte de la transacción de repo no influye directamente. Interesa, más bien, la residencia del emisor del instrumento que se utiliza para el acuerdo, ya que en la ECIC se miden los títulos de crédito frente a no residentes. Reviste importancia, en cambio, la residencia de la contraparte en la medida en que el tratamiento de los valores en que se basan los acuerdos de recompra varíe de un país a otro. Si los compiladores nacionales adoptan diferentes tratamientos, existe la posibilidad de que se declaren datos inferiores o superiores a los verdaderos a nivel mundial, por razones idénticas a las arriba explicadas en el contexto interno.

Las mismas consideraciones referentes a los acuerdos de recompra se aplican también a los préstamos de valores.

3.68 Los países que recopilan datos de custodios tendrán que determinar si los custodios, al declarar las tenencias de sus clientes, están en condiciones de identificar por separado los valores mantenidos en el marco de acuerdos de recompra (ello no se aplica a las tenencias que mantienen por cuenta propia, ya que en ese caso deberían poder identificar claramente los valores objeto de repos o adquiridos mediante reportos pasivos). En algunos países, el custodio de la parte que inicia el acuerdo de recompra sabrá que el instrumento ha sido objeto de una transacción de ese tipo porque dichos valores se identifican claramente en los registros para evitar que sean vendidos dos veces. Sin embargo, en esos países, es frecuente que incluso el custodio de la parte que inicia el reporto pasivo no sepa que el instrumento ha sido adquirido en el marco de un acuerdo de recompra. En muchos casos no es necesario que el custodio cuente con esa información: para los efectos del custodio, si el instrumento puede volver a venderse, para todos los propósitos y fines prácticos, los valores adquiridos no se diferencian de cualquier otra transacción de valores y pueden venderse de la misma forma. Asimismo, en muchos países el custodio no sabrá si el instrumento forma parte de un acuerdo de recompra. Por consiguiente, en todos los casos en que los custodios sean una fuente importante de información, los compiladores deberán explicarles la importancia de poder identificar los valores objeto de repos o reportos pasivos, y deberán buscarse formas de garantizar que puedan proporcionar la información solicitada en la encuesta.

3.69 Otra forma de lograr que los países apliquen un tratamiento uniforme en el registro de los acuerdos de recompra es que los compiladores nacionales consulten a sus homólogos en el país extranjero donde reside el emisor del instrumento, para así poder determinar si ambos países siguen tratamientos compatibles. El uso de enfoques distintos puede dar lugar a asimetrías en el registro de las tenencias de valores; dados la magnitud y el desarrollo del mercado de acuerdos de recompra en los años noventa, ello podría plantear problemas para la agregación de los resultados y el intercambio de datos. En algunos casos puede ser necesario un intercambio bilateral de información suplementaria para satisfacer los requisitos de ambos países.

Recuadro 3.5:Acuerdos de recompra—Ejemplos de posibilidades de declaración de datos sobre la posición internacional de la inversión de cartera

A. Acuerdos de recompra entre un residente del país A y un residente del país B de valores por un monto de 100 emitidos por un residente del país C
Método de tratamientoTítulos de crédito

del país A frente a C
Títulos de crédito del

país B frente a C
Títulos de crédito

declarados de no

residentes

frente a C
1. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como préstamos con garantía1000100
2. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores.0100100
3. El país A trata los acuerdos de recompra como préstamos con garantía; el país B como ventas y compras de valores.100100200
4. El país A trata los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores; el país B como préstamos con garantía.000
B. Acuerdos de recompra entre un residente del país A y un residente del país B de valores por un monto de 100 emitidos por un residente del país B
Método de tratamientoTítulos de crédito del país A

frente B
Títulos de crédito

declarados de no

residentes

frente a B
1. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como préstamos con garantía.100100
2. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores.00
3. El país A trata los acuerdos de recompra como préstamos con garantía; el país B como ventas y compras de valores1000
4. El país A trata los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores; el país B como préstamos con garantía.0100
C. Acuerdos de recompra entre un residente del país A y un residente del país B de valores por un monto de 100 emitidos por un residente del país A
Método de tratamientoTítulos de crédito del país B

frente a A
Títulos de crédito

declarados de no

residentes

frente a A
1. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como préstamos con garantía.00
2. Ambos países tratan los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores.100100
3. El país A trata los acuerdos de recompra como préstamos con garantía; el país B como ventas y compras de valores0100
4. El país A trata los acuerdos de recompra como ventas y compras de valores; el país B como préstamos con garantía.1000

3.70 Puesto que es sumamente común considerar los repos (y los reportos pasivos) como préstamos con garantía, y ya que el Comité del FMI ha aprobado ese tratamiento, la ECIC también lo recomienda y se emplea en los formularios modelo (apéndices I a V).

3.71 Finalmente, el FMI deberá recibir información sobre el tratamiento que los países se proponen dar a sus tenencias de acuerdos de recompra (junto con otra documentación referente a la realización de la encuesta a nivel nacional), a fin de poder controlar y, si es necesario, dar a conocer a los compiladores nacionales pertinentes, la incompatibilidad entre los enfoques de los países de que se trate36.

Recuadro 3.6:Ejemplo de un reporto pasivo seguido de una venta en firme

Cuando los acuerdos de recompra se consideran como préstamos con garantía, es posible que los pasivos externos de los países por concepto de valores se declaren incorrectamente.

Cuando un no residente utiliza un instrumento emitido por un residente a otro residente para suscribir un acuerdo de recompra y el segundo residente, a su vez, lo vende en firme a otro residente, se sobrestimarán los pasivos externos del país por concepto de valores.

En el siguiente ejemplo, un residente del país A suscribe un acuerdo de recompra por valor de 100 con un instrumento emitido por el gobierno del país B a un residente del país B. A su vez, el instrumento adquirido mediante este reporto pasivo se vende en firme a un residente del país C. En ese caso, los pasivos externos por valores del país B se contabilizarán de la siguiente forma si a efectos del registro de estos instrumentos se consideran como préstamos con garantía y, al mismo tiempo, se registrará una posición “corta”.

Pasivos frente al país A por valores (si los acuerdos de recompra se consideran como préstamos con garantía)100
Pasivos frente al país C por valores (según los registros de la venta en firme)100
Crédito de no residentes en forma de valores frente al país B200

Aunque el residente del país B que revende el instrumento adquirido mediante el reporto pasivo suscrito con el residente del país A registrará su crédito frente al emisor del instrumento (el residente del país B) como una posición “corta”, el crédito de no residentes en forma de valores se sobrestimará en 100 unidades.

La posición de inversión internacional del residente del país B no se sobrestimará, sin embargo, porque el residente del país B (la parte que inició la transacción en el marco del reporto pasivo) registrará un activo por cobrar en el rubro préstamos, correspondiente al reporto pasivo suscrito con el residente del país A, que contrarrestará el monto en que se sobrestimó el pasivo por concepto de valores.

Se produce la misma situación cuando un “prestamista” no residente otorga en préstamo el valor emitido por un residente a un “prestatario” residente, que posteriormente vende el valor en firme a otro no residente.

Existen otros casos en que también se sobrestiman los pasivos de los países en forma de préstamos de valores.

3.72 Otra complicación que puede surgir se refiere a la forma en que se recopilan los datos de los acuerdos de recompra a efectos de la balanza de pagos, lo cual puede afectar la forma en que los datos se recopilan a efectos de la posición de inversión internacional y la encuesta. Es posible que los operadores de valores y los bancos declaren los acuerdos de recompra suscritos con no residentes como transacciones de valores, pero que los compiladores reclasifiquen estos mismos valores como préstamos con garantía si utilizan, por ejemplo, un programa informático que identifica a todas las transacciones equiparándolas cuando reúnen características similares y las contrapartes coinciden; esto puede ocurrir ex post facto. Por lo tanto, si un acuerdo de recompra sigue en circulación en la fecha de referencia, no se sabrá que tiene que realizarse la operación inversa hasta el siguiente período de declaración. Si ello sucede, y si el volumen de transacciones en acuerdos de recompra en que la operación inversa sigue pendiente es elevado, se solicitará a los compiladores que proporcionen sus revisiones al FMI apenas puedan.

3.73 De lo anterior puede apreciarse la importancia que reviste declarar los acuerdos de recompra en forma coherente y, de preferencia, como préstamos con garantía.

3.74 No obstante, como se señala en el recuadro 3.6, es posible que los pasivos por títulos de deuda se sobrestimen si después de realizarse la operación inversa se efectúa una venta en firme. Si tanto el tenedor original como el comprador final son no residentes, y si el instrumento ha sido emitido por un residente, ambos tenedores del instrumento se registrarán como propietarios. Rectificar estos problemas es una tarea continua. El Comité del FMI establecerá un grupo técnico para estudiar formas de evitar que estos instrumentos se contabilicen dos veces.

B. Préstamos de valores

i) Definición

3.75 Se entiende por un préstamo de valores un acuerdo en virtud del cual se transfiere la propiedad de un instrumento a cambio de una garantía37, que en la mayoría de las veces es otro instrumento, a condición de que el título se devuelva a su propietario original en determinada fecha futura o cuando éste lo exija a la vista38. Si se produce un intercambio de valores en efectivo, la transacción tiene las mismas características económicas que un acuerdo de recompra y deberá considerarse como tal. El “prestatario” pagará un cargo al “prestamista”.

ii) Posibilidad de doble contabilización

3.76 Los préstamos de valores constituyen una actividad vinculada, en general, con la necesidad que experimentan los operadores de valores de atender obligaciones de entrega de títulos que han vendido pero que no poseen; es decir, de cubrir posiciones “cortas”. Básicamente, un préstamo de valores, cuando no existe una garantía en efectivo39, supone un canje de instrumentos: los obtenidos en préstamo a cambio de otros valores aceptables (o garantías aceptables). Dependiendo de la índole de la transacción y de los riesgos de crédito relativos de las partes que intervienen en la misma, el valor de los instrumentos recibidos como garantía puede ser igual o mayor que el valor de los instrumentos “prestados”. Tal como ocurre con los acuerdos de recompra, los riesgos de mercado que supone la propiedad de los valores afectados por un préstamo de valores (y todos los beneficios significativos respectivos) siguen corriendo por cuenta de los propietarios originales. En todos los casos, la propiedad de los valores “prestados” cambia de manos. Pero a diferencia de los acuerdos de recompra, ni el MBP5 ni el SCN 1993 ofrecen un tratamiento metodológico para los préstamos de valores.

3.77 En la mayoría de los países, la práctica estadística consiste en tratar los valores (los que se prestan y los que se dan a cambio a manera de garantía) como si siguieran figurando en los libros del propietario original. Si se revende un instrumento obtenido en préstamo (como ocurre en general), tanto el propietario original como el tercero se considerarán propietarios del instrumento, en tanto que el “prestatario” se considerará como poseedor de una tenencia negativa (una posición “corta”). En esencia, ello significa que, en lo que concierne al “empréstito”inicial, no se registra una transacción, es decir, el “empréstito” inicial reúne características similares a las de un acuerdo de recompra, sin intercambiarse valores en efectivo. Dado que las únicas transacciones de los acuerdos de recompra que se registran son las que se efectúan en valores en efectivo—se hace caso omiso de la parte correspondiente al traspaso de la propiedad—lo mismo se aplica a las operaciones de préstamo de valores. Por lo tanto, puesto que dichas operaciones no entrañan un intercambio de valores en efectivo, y para mantener una coherencia con el tratamiento otorgado a los acuerdos de recompra, no se registra una transacción para el intercambio de valores en el marco de los préstamos de valores. El Comité del FMI aprobó este tratamiento en su reunión en 2000. En algunos países, sin embargo, la práctica consiste en tratar los préstamos de valores como transacciones autónomas: el instrumento prestado pasa a ser de propiedad del “prestatario”, y la garantía pasa a propiedad del “prestamista”, incluso si existe un desequilibrio entre el valor del instrumento ofrecido y el valor del instrumento recibido. Si se revende en firme un instrumento “obtenido en préstamo”, el “prestatario” (la parte que inicia la transacción en el marco de un acuerdo de recompra) deberá registrar una posición “corta”. De lo anterior se desprende que al igual que sucede con los acuerdos de recompra, existe la posibilidad de declaraciones asimétricas dentro y entre los países participantes.

iii) Tratamiento de los préstamos de valores en la ECIC

3.78 El tratamiento preferido a efectos de la encuesta es que todas las operaciones de préstamos de valores se consideren transacciones fuera del balance, es decir, no deberán registrarse como transacciones para que los propietarios originales puedan seguir declarando que son los tenedores del instrumento. Si (o cuando) los valores se revenden, el “prestatario” deberá registra una posición “corta”.

3.79 Como puede apreciarse de lo anterior, los problemas que plantea el préstamo de valores son semejantes a los que surgen con los acuerdos de recompra, y adoptar un enfoque interno y externo coherente reviste la misma importancia en ambos casos. Por lo tanto, las recomendaciones formuladas para los acuerdos de recompra se aplican asimismo al préstamo de valores: deberá evaluarse la importancia del mercado; deberán elaborarse, en consulta con los potenciales declarantes de la encuesta, instrucciones de declaración de datos internamente coherentes; deberá investigarse la posibilidad de préstamos de valores de no residentes a no residentes; deberán establecerse contactos bilaterales con compiladores nacionales en los países pertinentes, y deberá remitirse al FMI información sobre el tratamiento que se tiene la intención de aplicar. Los problemas que surgen al intentar recopilar datos sobre los acuerdos de recompra y el préstamo de valores a partir de la información suministrada por los custodios son similares; los custodios, sobre todo del “prestatario”, no siempre pueden saber que un determinado instrumento sólo ha sido “prestado u obtenido en préstamo”, que el instrumento deberá devolverse o que deberá registrarse una posición “corta” en caso de revenderse el instrumento. Es esencial que los compiladores no escatimen esfuerzos para lograr que los custodios comprendan los requisitos y proporcionen la información sobre las bases recomendadas. Es aconsejable que todas las comunicaciones con los declarantes y, sobre todo, con los compiladores, acerca de los préstamos de valores y los acuerdos de recompra, se efectúen al mismo tiempo.

C. Certificados de depósito de valores

i) Definición

3.80 Los certificados de depósito de valores son valores que representan la propiedad de instrumentos en manos de una depositaría40. El país de residencia del emisor de los valores básicos difiere del país en que se emiten los certificados.

ii) Posibilidad de doble contabilización

3.81 La emisión de certificados de depósito de valores es cada vez más frecuente: los emisores y los intermediarios comprueban que a los inversionistas les resulta preferible adquirir valores en los mercados financieros, con cuyos sistemas de pagos y procedimientos de registro, etc., están familiarizados, en lugar de hacerlo en el mercado de origen del emisor, cuyos sistemas y procedimientos tal vez no conozcan tan a fondo, o no sean tan eficientes. La posibilidad de una doble contabilización obedece a la existencia simultánea del instrumento básico, que está en manos de la depositaría, y de los certificados de depósito de valores. En otras palabras, puede ocurrir que se declare la tenencia de dos valores aun cuando sólo exista un pasivo. Es necesario orientar claramente a los declarantes de la encuesta para evitar la doble contabilización.

iii) Tratamiento de los certificados de depósito de valores en la ECIC

3.82 En la declaración de los certificados de depósito de valores, es necesario ir más allá de la entidad financiera “emisora” de los certificados; es decir, deberá suponerse que el tenedor de dichos certificados tiene un crédito frente a la unidad en la que se basan los certificados.

3.83 La declaración de datos deberá guiarse por las pautas siguientes:

3.84 Los certificados de depósito de valores representan la propiedad de valores en manos de una depositaría. Deben asignarse al país de residencia del emisor del instrumento original (o básico), y no del país de residencia del intermediario financiero que emite los certificados. En otras palabras, los certificados americanos de depósito de acciones extranjeras (ADR) son pasivos de la empresa no estadounidense cuyos valores sirven de base para la emisión de ADR, y no de la institución financiera estadounidense que haya emitido los ADR.

3.85 Los intermediarios financieros no deberán declarar las tenencias de ningún instrumento emitido por no residentes contra el cual se hayan emitido y vendido certificados de depósito de valores. Si se ha emitido un certificado de depósito de valores antes de que la institución financiera que lleva a cabo la emisión haya adquirido los valores originales (o básicos), esa institución deberá declarar una tenencia negativa de los títulos originales (o básicos).

D. Valores desprovistos de cupón

i) Definición

3.86Los valores desprovistos de cupón (o desmantelados) son instrumentos que consistían en un monto principal y cupones de interés pagaderos periódicamente que han sido transformados en una serie de bonos de cupón cero, de modo tal que la gama de plazos de vencimiento corresponda a las fechas de pago de los cupones y a la fecha de rescate del principal. Pueden crearse de dos maneras. El propietario del instrumento original puede solicitar a la cámara de liquidación o compensación en la que esté registrado el instrumento que “cree” títulos sin cupón a partir del instrumento original, en cuyo caso estos valores desmantelados sustituyen al instrumento original y pasan a constituir la obligación directa del emisor del valor original; o bien el propietario del instrumento original emite títulos desmantelados a nombre propio, respaldados por el instrumento original, que en este supuesto representan nuevas obligaciones, y no la obligación directa de quien haya emitido el título original.

ii) Posibilidad de doble contabilización

3.87 La emisión de valores desmantelados ha pasado a ser más común: la creación, a través de los mismos, de bonos de cupón cero elimina el riesgo de reinversión inherente a los bonos dotados de cupones y concede a los inversionistas un mayor poder de multiplicación financiera; en otras palabras, se requiere menos dinero para realizar la misma inversión en el mercado que cuando se utiliza un bono equivalente con cupón. Cuando la entidad que emite los títulos desmantelados crea nuevos pasivos, no existe la posibilidad de una doble contabilización. Dicha posibilidad se presenta cuando los valores desprovistos de cupón sustituyen al instrumento original aunque este último no haya sido rescatado. En esencia, el título original permanece “en estado latente” en la cámara de liquidación o compensación hasta que es reconstituido o rescatado.

Recuadro 3.7:Tratamiento en la ECIC de 1997 de transacciones financieras que pueden dar lugar a una subestimación o a una doble contabilización

Portugal—Las instrucciones de declaración se redactaron de conformidad con la Guía (sin embargo, cabe señalar que en la encuesta portuguesa no se abordaron los valores desmantelados). Las preguntas podían dirigirse al Banco de Portugal y puesto que los principales declarantes fueron consultados, no había razones para pensar que los datos declarados presentarían problemas de contabilización doble. Asimismo, este problema se evitó porque los custodios residentes declaran al Banco de Portugal el número de los expedientes abiertos de valores extranjeros (asignados por el Banco de acuerdo con sus instrucciones técnicas); asimismo, ese número se utiliza en el informe directo que presentan los inversionistas finales. A cada uno de estos números se le asigna un número de registro de la empresa que permite al Banco identificar el cliente. Esta característica permite utilizar un sistema de control de calidad y de captura de datos. Por último, estos mecanismos son compatibles con los métodos de recopilación y producción de estadísticas de balanza de pagos, lo cual garantiza una mejor conciliación de los flujos y saldos.

Estados Unidos—Los encuestados recibieron instrucciones de declarar la información como si no existiesen transacciones de repos ni préstamos de valores. Es decir, si el custodio mantiene valores transitoriamente en acuerdos de recompra, deberá declarar dichos valores como si fuesen tenencias continuas. Además, a las contrapartes se les solicita que no declaren los valores que adquieren sólo transitoriamente. No deberán declararse las garantías recibidas en virtud de acuerdos de recompra, ni las garantías proporcionadas deberán declararse como tenencias continuas. Asimismo, los valores prestados deberán declararse como tenencias continuas, los que se obtienen en préstamo no deberán declararse y toda garantía de por medio deberá declararse como una tenencia en manos del propietario original (al igual que en el caso de los acuerdos de recompra).

iii) Tratamiento de los valores desprovistos de cupón en la ECIC

3.88 Las instrucciones de declaración deberán ajustarse a las siguientes directrices:

3.89 Si los valores desprovistos de cupón fueron emitidos por una entidad en nombre propio, la residencia del emisor es la de la entidad que los haya emitido, la cual deberá declarar sus tenencias de títulos existentes emitidos por no residentes.

3.90 Si los valores desprovistos de cupón fueron creados a partir de un título de un no residente y siguen constituyendo una obligación directa del emisor original, la residencia del emisor sigue siendo la misma que la del título original.

3.91 Los operadores de valores que soliciten a una cámara de liquidación o compensación la creación de valores desprovistos de cupón a partir de un instrumento de un no residente existente no deberán declarar sus tenencias del instrumento básico de un no residente una vez creados los valores desmantelados.

3.92 Los valores desprovistos de cupón con un plazo de vencimiento original inferior a un año son instrumentos del mercado monetario. Si pueden identificarse, deberán declararse como tales.

3.93 En el recuadro 3.7 se relata la experiencia que tuvieron dos países con la ECIC de 1997 para no subestimar ni contabilizar dos veces las tenencias resultantes de operaciones realizadas mediante acuerdos de recompra, préstamos de valores, certificados de depósito de valores extranjeros y valores desprovistos de cupón.

VIII. Instrumentos

3.94 En el apéndice V de la presente Guía se describen en detalle muchos de los instrumentos a disposición de los inversionistas. Se espera que esta información facilite para los compiladores y declarantes la clasificación de los instrumentos como títulos de participación en el capital o títulos de deuda a corto o largo plazo. En el cuadro 3.1 se presenta la lista de los instrumentos incluidos por todos los participantes en la ECIC de 1997.

Cuadro 3.1:Instrumentos incluidos por los participantes en la ECIC de 1997
InstrumentosArgentinaAustraliaAustriaBélgicaBermudaCanadáChile
Títulos de participación en el capital
Acciones y valores de renta fija (excluidas las acciones preferentes sin participación)XXXXXX
Documentos de participaciónXX2XXX
Certificados de depósito de valoresXXXXXX
Acciones en fondos comunes de inversión y sociedades de inversión mobiliariaXXXXXX
Otros345
Títulos de deuda a largo plazo
Acciones y valores de renta fija preferentes sin participaciónXXXX
Bonos no convertibles (con cupón)XXXXXX
Bonos convertibles y bonos con fechas de vencimiento optativas, la última de las cuales es de más de un año posterior a la emisiónXXXXXX
Certificados de depósito negociables con vencimientos de más de un añoXXXXX
Bonos de doble divisaXXXXXX
Bonos de cupón cero y otros bonos con gran descuentoXXXXXX
Bonos de tasa flotanteXXXXXX
Bonos indexadosXXXXXX
Valores respaldados por activos, como las obligaciones garantizadas por una hipoteca y los certificados de participaciónXXXXX
Otros346
Instrumentos del mercado monetario
Letras del TesoroXXXX
Efectos/papeles comerciales y financierosXXXX
Aceptaciones bancariasXXXX
Certificados de depósito negociables con vencimiento original de un año o menosXXXX
Pagarés a corto plazo emitidos en el marco de los servicios de emisión de pagarésXXXX
Otros34
DinamarcaFinlandiaFranciaIndonesiaIrlandaIslandiaIsrael
Títulos de participación en el capital
Acciones y valores de renta fija (excluidas las acciones preferentes sin participación)XXXXXXX
Documentos de participaciónXXXXXX
Certificados de depósito de valoresXXXXXX
Acciones en fondos comunes de inversión y sociedades de inversión mobiliariaXXXXXX
Otros
Títulos de deuda a largo plazo
Bonos no convertibles (con cupón)XXXXXXX
Acciones y valores de renta fija preferentes sin participaciónXXXXX
Bonos convertibles y bonos con fechas de vencimiento optativas, la última de las cuales es de más de un año posterior a la emisiónXXXXXXX
Certificados de depósito negociables con vencimientos de más de un añoXXXXXX
Bonos de doble divisaXXXXXX
Bonos de cupón cero y otros bonos con gran descuentoXXXXXXX
Bonos de tasa flotanteXXXXXX
Bonos indexadosXXXXXX
Valores respaldados por activos, como las obligaciones garantizadas por una hipoteca y los certificados de participaciónXXXXXX
Otros7
Instrumentos del mercado monetario
Letras del TesoroXX
Efectos/papeles comerciales y financierosXXX
Aceptaciones bancariasXX
InstrumentosDinamarcaFinlandiaFranciaIndonesiaIrlandaIslandiaIsrael
Instrumentos del mercado monetario
Certificados de depósito negociables con vencimiento original de un año o menosXXX
Pagarés a corto plazo emitidos en el marco de los servicios de emisión de pagarésXX
Otros
InstrumentosCoreaItaliaJapónMalasiaNoruegaNueva ZelandiaPaíses BajosPortugal
Títulos de participación en el capital
Acciones y valores de renta fija (excluidas las acciones preferentes sin participación)XXXXXXXX
Documentos de participaciónXXXXXXXX
Certificados de depósito de valoresXXXXXXXX
Acciones en fondos comunes de inversión y sociedades de inversión mobiliariaXX8XXXXX
Otros109X11
Títulos de deuda a largo plazo
Bonos no convertibles (con cupón)XXXXXXXX
Acciones y valores de renta fija preferentes sin participaciónXXXXXX12
Bonos convertibles y bonos con fechas de vencimiento optativas, la última de las cuales es de más de un año posterior a la emisiónXXXXXXX12
Certificados de depósito negociables con vencimientos de más de un añoXX13XXXXX
Bonos de doble divisaXXXXXXX12
Bonos de cupón cero y otros bonos con gran descuentoXXXXXXX12
Bonos de tasa flotanteXXXXXXX12
Bonos indexadosXXXXXXX12
Valores respaldados por activos, como las obligaciones garantizadas por una hipoteca y los certificados de participaciónXXXXXXXX
Otros121514
Instrumentos del mercado monetario
Letras del TesoroXXXXX
Efectos/papeles comerciales y financierosXXXXX
Aceptaciones bancariasXXXX
Certificados de depósito negociables con vencimiento original de un año o menosXX10XX
Pagarés a corto plazo emitidos en el marco de los servicios de emisión de pagarésXXXX
Otros16
InstrumentosEspañaEstados UnidosReino UnidoSingapurSueciaTailandiaVenezuela
Títulos de participación en el capital17
Acciones y valores de renta fija (excluidas las acciones preferentes sin participación)XXXXXXX
Documentos de participaciónXXXX18XX
Certificados de depósito de valoresXXXXXXX
Acciones en fondos comunes de inversión y sociedades de inversión mobiliariaXXXXXXX
Otros19
Títulos de deuda a largo plazo20
Bonos no convertibles (con cupón)XXXXXXX
Acciones y valores de renta fija preferentes sin participaciónXXXXXXX
Bonos convertibles y bonos con fechas de vencimiento optativas, la última de las cuales es de más de un año posterior a la emisiónXXXXXXX
Certificados de depósito negociables con vencimientos de más de un añoXXXXX
Bonos de doble divisaXXXXXXXX
InstrumentosEspañaEstados UnidosReino UnidoSueciaSingapurTailandiaVenezuela
Títulos de deuda a largo plazo
Bonos de tasa flotanteXXXXXXX
Bonos indexadosXXXXXXX
Valores respaldados por activos, como las obligaciones garantizadas por una hipoteca y los certificados de participaciónXXXXXXX
Otros21
Instrumentos del mercado monetario22
Letras del TesoroXXXXX
Efectos/papeles comerciales y financierosXXXXX
Aceptaciones bancariasXXX
Certificados de depósito negociables con vencimiento original de un año o menosXXXX
Pagarés a corto plazo emitidos en el marco de los servicios de emisión de pagarésXXXXX
Otros23
Nota: X = el país incluyó este instrumento en 1997;—= el país no incluyó el instrumento.

    Other Resources Citing This Publication