Chapter

IX. Inversión directa

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
July 1996
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Concepto de inversión directa

509. La inversión directa es una categoría de inversión internacional en la cual una entidad residente en una economía (el inversionista directo) adquiere una participación duradera en otra economía (la empresa de inversión directa). La inversión directa supone una relación a largo plazo entre el inversionista directo y la empresa de inversión directa, así como un grado significativo de influencia del inversionista en la dirección de la empresa de inversión directa. La inversión directa comprende no sólo la transacción inicial entre las dos entidades—es decir, la transacción que establece la relación de inversión directa—sino también todas las transacciones que tienen lugar posteriormente entre ellas y entre empresas filiales, constituidas o no en sociedad.

510. Este concepto de inversión directa coincide con el adoptado en la publicación Detailed Benchmark Definition of Foreign Direct Investment de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Esta publicación es complementaria del Manual de Balanza de Pagos y tiene por objeto proporcionar una definición operativa detallada de la inversión directa que sirva como referencia o criterio frente al cual cada país pueda comparar su sistema estadístico, utilizando el concepto y la definición de inversión directa adoptada en el MBP.

511. El concepto de inversión directa es diferente del concepto de control. Para clasificar a un inversionista como inversionista directo no es necesario que tenga una participación en la propiedad de la empresa que le dé poder de control sobre la misma, o siquiera la participación mayoritaria.

Motivación de la inversión directa

512. Los inversionistas directos esperan obtener beneficios de su participación en la dirección de la empresa. Los inversionistas de cartera, que no ejercen una influencia significativa en las empresas en las que intervienen, esperan obtener beneficios de distinta índole. Desde el punto de vista de inversión directa, las empresas representan frecuentemente unidades de un complejo multinacional, cuya rentabilidad global depende de las ventajas que se obtengan utilizando los diversos recursos de cada una de las unidades de forma tal de explotar al máximo su potencial. Por ejemplo, es posible que el inversionista directo obtenga recursos o el acceso a mercados que de otro modo no estarían al alcance de la empresa. El inversionista directo también puede incrementar la rentabilidad y el valor de la empresa aportando su capacidad empresarial y otros conocimientos especializados. La inversión directa también podría permitir al inversionista directo diversificar y controlar los riesgos de manera más eficaz.

513. Por consiguiente, los inversionistas directos pueden obtener beneficios adicionales a la renta que generaría el capital invertido en una forma diferente. En cambio, al inversionista de cartera le interesa principalmente el rendimiento de su inversión y la probabilidad de que aumente su valor. En general, este tipo de inversionista evalúa separadamente las perspectivas de cada una de las unidades en las que podría invertir, y suele movilizar sus inversiones conforme se modifiquen dichas perspectivas.

Definición de la relación de inversión directa

514. El inversionista directo puede ser un particular, una empresa privada o pública constituida o no en sociedad, una asociación de particulares o empresas, un gobierno o una dependencia gubernamental que sea propietaria de una empresa de inversión directa (en los términos descritos más adelante) en una economía que no sea la de residencia del inversionista directo. Una empresa de inversión directa es una empresa constituida o no en sociedad en la cual un inversionista directo posee el 10% o más de las acciones ordinarias o del total de votos (en el caso de una empresa constituida en sociedad) o su equivalente (cuando se trate de una empresa no constituida en sociedad). La relación de inversión directa se hace extensiva a las filiales de la empresa de inversión directa, a las entidades asociadas a la misma y a las sucursales cuya propiedad corresponda directa o indirectamente al inversionista directo.

515. La empresa X es una filial de la empresa N si y sólo si:

1) la empresa N es propietaria de más de la mitad de las acciones o participaciones de capital con derecho a voto en la empresa X,

°

2) la empresa X es filial de cualquier otra empresa que sea filial de N.

La empresa K es asociada de la empresa N si y sólo si:

1) la empresa N y sus filiales poseen el 10% o más de las acciones o participaciones de capital con derecho a voto en la empresa K, y ésta última no es una filial de N,

°

2) la empresa K es una filial de cualquier otra empresa que es asociada de N.

Por lo tanto, no es necesario que el inversionista controle la empresa, o siquiera que sea el accionista mayoritario para que exista una relación de inversión directa entre la empresa y el inversionista. El concepto de inversión directa es básicamente diferente del concepto de empresas bajo control extranjero. En tanto que todas las empresas bajo control extranjero son empresas de inversión directa, es posible que haya empresas a las que no se considera bajo control extranjero pero que mantengan una relación de inversión directa con un inversionista directo no residente.

516. La regla del 10% se ha adoptado para asegurar una clasificación uniforme de las relaciones de inversión en las estadísticas de todos los países. En muchos países las autoridades reguladoras y otras autoridades consideran que la propiedad del 10% de una empresa constituye una relación que implica cierto grado de influencia del inversionista. En algunas circunstancias, un inversionista puede ser propietario del 10% o más de las acciones de una empresa y ejercer escasa o ninguna influencia en la dirección de la misma (por ejemplo, en el caso de un fondo de pensiones que no intervenga en la dirección de las empresas en las que ha efectuado una inversión considerable). En cambio, en otros casos el inversionista puede poseer menos del 10% de las acciones de una empresa y tener poder de decisión en la dirección de la misma (por ejemplo, porque tiene la facultad de designar a los miembros del directorio). Sin embargo, para facilitar la comparación de datos, es preferible aplicar la regla del 10% y no un criterio subjetivo. Por otra parte, dado que la mayoría de las empresas de inversión directa son sucursales o filiales cuya propiedad corresponde totalmente o en una proporción mayoritaria a no residentes, es probable que los casos dudosos sean relativamente pocos.

517. A continuación se ilustran las relaciones que existen con las empresas filiales y asociadas. La empresa N ha efectuado las siguientes inversiones:

Conforme a la definición de inversión directa:

A es una filial de N.

B es una filial de A y, por lo tanto, una filial de N, aunque sólo el 33% de B puede atribuirse indirectamente a N.

C es asociada de B y por lo tanto, también es asociada de N a través de la filial B de N, aunque solamente el 4% del capital de C puede atribuirse indirectamente a N.

D es asociada de N.

E es una filial de D y, por lo tanto, asociada de N, aunque solamente el 6% de E puede atribuirse indirectamente a N.

F es asociada de N.

G es asociada de F pero no de N, ya que F es sólo una empresa asociada a N.

H no es una filial de N ni una empresa asociada a N.

J es una filial de H pero no es una filial de N ni una empresa asociada a N.

K es una filial de N.

L es una sucursal de K y, por consiguiente, una sucursal de N.

Por lo tanto, las empresas A, B, C, D, E, F, K y L mantienen una relación de inversión directa con N y entre sí. Las transacciones entre la empresa E y la empresa K, por ejemplo, representan transacciones de inversión directa.

518. A los efectos de la balanza de pagos y las cuentas nacionales, las empresas que tienen un volumen significativo de operaciones a largo plazo (es decir, a más de un año) en más de una economía se dividen en entidades independientes en cada economía. Estas entidades se encuentran siempre en una relación de inversión directa; la casa matriz constituye el inversionista directo y las sucursales constituyen las empresas de inversión directa. Las tierras y las estructuras que pertenecen en forma directa a no residentes (salvo gobiernos extranjeros) se consideran, en la balanza de pagos y en las cuentas nacionales, de propiedad de unidades residentes hipotéticas que mantienen una relación de inversión directa con los propietarios legales de las tierras. Asimismo, el equipo móvil (por ejemplo, buques, aeronaves, equipo de perforación para la obtención de gas natural y petróleo, etc.) que es explotado en una economía durante por lo menos un año, con respecto al cual el explotador lleva registros independientes y que es reconocido por las autoridades impositivas y otras autoridades del país donde se lleva a cabo su explotación como parte del capital de dicho país, también se considera de propiedad de empresas residentes en dicho país que mantienen una relación de inversión directa con la empresa que explota efectivamente el equipo.

Capital de inversión directa

519. El capital de inversión directa es 1) el capital suministrado a la empresa de inversión directa por el inversionista directo—directamente o a través de otras empresas relacionadas con el mismo—o 2) el capital recibido por el inversionista directo de la empresa de inversión directa. El capital de inversión directa incluye las acciones y otras participaciones de capital, las utilidades reinvertidas y otro capital relacionado con diferentes transacciones originadas por deudas entre empresas afiliadas. El capital de inversión directa incluye solamente los montos suministrados efectivamente; no incluye, por ejemplo, los fondos con respecto a los cuales el inversionista directo se limite a efectuar la tramitación o garantizar el rembolso.

520. Las acciones y otras participaciones de capital incluyen el capital asignado a las sucursales, las acciones de las empresas filiales y asociadas (salvo las acciones preferentes sin derecho a participación) y otras aportaciones de capital (por ejemplo, el suministro de maquinaria por un inversionista directo a una empresa de inversión directa, en los casos en que la maquinaria en cuestión forme parte del capital de la empresa de inversión directa). Las acciones y otras participaciones de capital también abarcan la adquisición por parte de una empresa de inversión directa de acciones de su inversionista directo. Las utilidades reinvertidas constituyen la participación del inversionista directo (en proporción a su participación en el capital social) en las utilidades que la empresa de inversión directa no ha distribuido. Estas utilidades reinvertidas se registran como renta con una contrapartida, como transacción de capital. En el capítulo VI de este Libro de texto se analizan las razones por las cuales las utilidades reinvertidas se incluyen en la balanza de pagos.

521. La categoría “otro capital” (o las transacciones relativas a deudas entre empresas afiliadas) abarca los préstamos obtenidos y concedidos (incluidos los títulos de deuda y los créditos comerciales) entre inversionistas directos y empresas de inversión directa, y entre dos empresas de inversión directa en las que participa el mismo inversionista directo. Los títulos de crédito de la empresa de inversión directa sobre el inversionista directo también se registran como capital de inversión directa.

522. Sin embargo, en los casos de inversión entre bancos afiliados y otros intermediarios financieros, únicamente se consideran inversión directa las inversiones relacionadas con acciones y otras participaciones de capital y con deudas de carácter permanente (es decir, los préstamos de capital). Las demás inversiones que implican una deuda entre bancos afiliados y otros intermediarios financieros (como los depósitos y otros activos y pasivos relacionados con la actividad bancaria ordinaria) se clasifican como inversión de cartera o como otra inversión.

523. En la práctica, a veces resulta difícil distinguir entre el capital social y la categoría “otro capital” en el caso de las empresas de inversión directa, sobre todo cuando el 100% de la empresa es de propiedad de un inversionista directo. En estas situaciones, podría utilizarse en la balanza de pagos la misma clasificación del capital que se utilice en los registros contables del inversionista directo (o de la empresa de inversión directa). Es decir, cuando un determinado crédito del inversionista directo frente a la empresa de inversión directa se considere capital social o fondos de los accionistas en los registros del inversionista o de la empresa, también se considerará capital social en la balanza de pagos.

524. El capital suministrado a una empresa de inversión directa por unidades económicas distintas del inversionista directo y de las empresas relacionadas con éste no constituye capital de inversión directa. Por ejemplo, si una empresa de inversión directa toma dinero en préstamo de una empresa que no está afiliada con el inversionista directo, el préstamo se clasifica como otra inversión en la balanza de pagos.

525. El siguiente ejemplo ilustra el concepto de capital de inversión directa. El capital de una empresa X de Doméstica pertenece en un 50% a una empresa Z de Ultramar. El 45% de las acciones de X pertenece a residentes de Doméstica, mientras que el 5% de dichas acciones pertenece a un residente de Cromania. En un año dado, la empresa X lleva a cabo las siguientes transacciones:

1) Emite 100 unidades de nuevas participaciones de capital, que son adquiridas por los accionistas de la empresa en la misma proporción que las acciones originales.

2) La empresa Z proporciona a la empresa X maquinaria por valor de 20 unidades que se registran en los libros de X como participaciones de capital sin derecho a voto.

3) La empresa Z vende a la empresa X bienes por valor de 40 unidades. X paga 20 unidades, y las 20 unidades restantes se registran en sus libros como crédito comercial pendiente de pago.

4) La empresa Z negocia con un banco de Dromesia al que no la une relación alguna la concesión de un préstamo de 75 unidades a la empresa X, préstamo en el cual Z actúa como garante.

5) La utilidad de explotación obtenida por la empresa X durante el año, una vez deducidos los impuestos y los gastos por concepto de intereses, asciende a 10 unidades. La empresa X no paga dividendos durante el año.

526. En la balanza de pagos de Doméstica se efectuarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes20 (2)
40 (3)
Renta–renta de la inversión–inversión directa–renta procedente de acciones y otras participaciones de capital–utilidades reinvertidas5 (5)
Inversión directa en Doméstica
Acciones y otras participaciones de capital50 (1)
20 (2)
Utilidades reinvertidas5 (5)
Otro capital20 (3)
Inversión de cartera–pasivos–acciones y otras participaciones de capital5 (1)
Otra inversión–pasivos–préstamos–otros sectores75 (4)
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)20 (3)55 (1)
75 (4)

La relación de inversión directa se crea cuando un inversionista (o un grupo de inversionistas relacionados) obtiene el 10% o más de las acciones de una empresa. Si el inversionista no era propietario de acciones de la empresa antes de convertirse en inversionista directo, la totalidad de la transacción de adquisición de acciones se registra como transacción de inversión directa. En cambio, si antes de convertirse en inversionista directo el inversionista ya poseía acciones de la empresa pero en una proporción menor del 10%, sólo las acciones adquiridas en la transacción por la que el inversionista pasó a ser inversionista directo se clasifican como transacción de inversión directa. En otras palabras, la reclasificación como inversión directa de acciones que anteriormente se clasificaban como inversión de cartera no se registra en la balanza de pagos pero sí queda reflejada en la posición de inversión internacional.

527. Por ejemplo, una empresa U de Ultramar adquiere, por un precio de 8.000 unidades, el 8% de las acciones de la empresa D situada en Doméstica. Un mes después, la empresa U adquiere, a un precio de 6.000 unidades, otro 5% de las acciones de la empresa D. En la balanza de pagos de Doméstica se registrarían las siguientes transacciones:

CréditoDébito
Inversión de cartera–pasivos–acciones y otras participaciones de capital8.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)8.000
Inversión directa en Doméstica
Acciones y otras participaciones de capital6.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)6.000

528. Si la inversión de la empresa U en Doméstica se valora en 15.000 unidades al final del período, en la posición de inversión internacional de Doméstica figurarían los siguientes asientos:

Nivel al comenzar el períodoTransaccionesOtras variacionesNivel al final del período
Pasivos
Inversión directa
Acciones y otras participaciones de capital6.0009.00015.000
Inversión de cartera
Acciones y otras participaciones de capital8.000–8.000
Total14.0001.00015.000

Dirección de la inversión

529. A diferencia de otras inversiones financieras, la inversión directa no se registra en la balanza de pagos teniendo en cuenta estrictamente los activos y pasivos. En cambio, la inversión directa se registra según su dirección (inversión directa de residentes en el extranjero e inversión directa de no residentes en la economía declarante). El capital invertido por una empresa de inversión directa en su inversionista directo (inversión en sentido contrario) se considera como una compensación del capital invertido por el inversionista directo y las empresas relacionadas con el mismo en las empresa de inversión directa, es decir, como una desinversión del inversionista directo más que como un activo de la empresa de inversión directa. A fines analíticos, estas inversiones se registran en forma separada en los componentes normalizados de la balanza de pagos. Cuando una empresa de inversión directa invierte en una empresa relacionada con su inversionista directo, la inversión se registra, en la economía que efectúa la inversión, como una inversión directa efectuada en el extranjero por un residente y, en la economía de la empresa que recibe la inversión, como inversión directa en la economía declarante.

530. Puede ocurrir que dos empresas, o grupos de empresas relacionadas, posean, recíprocamente, el 10% o más de las acciones con derecho a voto de la otra. En tales casos se establecen dos relaciones de inversión directa, y las inversiones entre las dos empresas, o dos grupos de empresas, se registran en función de los activos y pasivos brutos; es decir, como inversión directa en la economía declarante y como inversión directa en el extranjero.

531. Los dos ejemplos siguientes ilustrarán el criterio basado en la dirección de la inversión para registrar las transacciones de inversión directa. En el primer ejemplo, el 100% del capital de una empresa A de Algornia pertenece a una empresa N de Nostavia, y esta última empresa posee el 100% de una empresa E de Essendonia. En un período dado, la empresa A lleva a cabo las siguientes transacciones:

La empresa N suministra maquinaria a la empresa A por valor de 50 unidades. Esta maquinaria se registra como una inversión en acciones y otras participaciones de capital en los registros contables de la empresa A.

La empresa A presta a la empresa E 100 unidades, rembolsables en un plazo de cinco años. La empresa E paga anualmente 5 unidades en concepto de intereses del préstamo.

La empresa E vende a la empresa A bienes por valor de 50 unidades, otorgando un crédito comercial por dicho monto, que al final del año se encuentra pendiente de rembolso. La empresa A paga 4 unidades en concepto de intereses del crédito comercial.

La empresa A compra bonos emitidos por la empresa N, por un precio de 80 unidades y recibe 8 unidades como renta por concepto de intereses.

Una vez deducidos los impuestos e intereses, la utilidad de explotación de la empresa A asciende a 25 unidades. Se pagan dividendos por este monto.

En la balanza de pagos de Algornia se registrarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes100
Renta
Inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital–dividendos25
Renta procedente de deudas5–4
Inversión directa en Algornia
Acciones y otras participaciones de capital
Pasivos frente al inversionista directo50
Otro capital
Pasivos frente al inversionista directo50
Activos frente al inversionista directo80
Inversión directa en el extranjero
Otro capital
Activos frente a empresas afiliadas100
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)196

532. En el segundo ejemplo, la empresa D que realiza operaciones en Doméstica pertenece en un 50% a la empresa L de Longa. En un determinado año, se llevan a cabo las siguientes transacciones, en el orden en que se presentan:

La empresa D presta 45 unidades a la empresa L.

La empresa D adquiere el 20% de las acciones de la empresa L por 1.200 unidades.

La empresa D presta a la empresa L otras 15 unidades.

La empresa D recibe 6 unidades en concepto de intereses por los fondos que prestó a la empresa L.

La utilidad de explotación de la empresa D, una vez deducidos los impuestos e intereses, asciende a 50 unidades. No se pagan dividendos.

La utilidad de explotación de la empresa L, una vez deducidos los impuestos e intereses, asciende a 80 unidades. Se pagan 40 a los accionistas en concepto de dividendos.

533. En la balanza de pagos de Doméstica se efectuarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Renta de la inversión
Inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital
Dividendos8
Utilidades reinvertidas825
Renta procedente de deudas6
Inversión directa en Doméstica
Utilidades reinvertidas
Pasivos frente al inversionista directo25
Otro capital
Activos frente al inversionista directo45
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital1.200
Utilidades reinvertidas8
Otro capital8
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.246

El primer préstamo de la empresa D a la empresa L se registra como inversión en sentido contrario dado que, en la fecha en que se efectúa el préstamo, la empresa D no tiene una participación en la empresa L que constituya una inversión directa. El segundo préstamo que se efectúa después de la fecha en que la empresa D pasa a ser inversionista directo en la empresa L, se considera inversión directa en el extranjero. Dado que todos los intereses se pagan después de que la empresa D se convierte en inversionista directo en la empresa L, el monto correspondiente se registra como crédito bajo inversión directa y no como débito correspondiente a una renta negativa de la inversión directa. En la posición de inversión internacional de Doméstica, el valor de la inversión directa en el extranjero de la empresa D al final del período reflejaría la totalidad del monto que la empresa D ha prestado a la empresa L. La reclasificación del primer préstamo se registraría como una variación de los niveles no originada por transacciones.

Valoración

534. En el MBP se recomienda que se utilicen los valores de mercado para valorar los flujos financieros correspondientes a la inversión directa, las transacciones de renta y los saldos de las tenencias. La utilización de los valores de mercado es coherente con los principios sobre valoración recomendados para el registro de otros componentes de la balanza de pagos y de la posición de inversión internacional. Se recomienda utilizar los valores de mercado para valorar la inversión directa por dos razones básicas. Primero, porque la comparación entre la inversión directa y las otras inversiones financieras que se registran en la balanza de pagos y en la posición de inversión internacional no resultaría válida si no se utilizara un principio de valoración uniforme. Segundo, porque el valor de mercado constituye la medida más significativa del valor económico de los recursos de que dispone una economía o de los recursos transferidos entre economías.

535. Sin embargo, se reconoce que, debido a la naturaleza de la relación de inversión directa, en general no se cumplirá el criterio utilizado para establecer los valores de mercado, ya que uno de los aspectos clave de dicho criterio es que las partes intervinientes en la transacción sean independientes. En lo que concierne a las transacciones, los valores registrados en la contabilidad del inversionista directo y de la empresa de inversión directa pueden utilizarse en muchos casos como sustitutos aceptables del valor de mercado. Sin embargo, en algunos casos es posible que las transacciones entre empresas unidas por una relación de inversión directa se asienten en los registros contables de las partes intervinientes a valores significativamente diferentes de los de mercado. Por ejemplo, una empresa puede aplicar precios que no guarden relación con el costo de producción o de adquisición al vender bienes a otra empresa con la que está relacionada. Puede actuarse de ese modo, por ejemplo, para transferir utilidades de un país a otro por razones impositivas, o debido a que el país donde se encuentra situada la empresa de inversión directa impone restricciones a la repatriación de las utilidades por un medio más directo. En otros casos, pueden utilizarse precios de transferencia como medio para que el inversionista directo efectúe una inversión de capital en una empresa de inversión directa.

536. En el MBP se recomienda que, cuando los precios de transacción efectivos de las transferencias de recursos reales entre empresas que mantienen una relación de inversión directa difieran del valor que cabría esperar si las empresas fueran independientes, el compilador de balanza de pagos deberá efectuar un ajuste de dichos valores en la balanza de pagos. Asimismo, en el MBP se advierte que los ajustes deberán efectuarse sólo cuando se observen distorsiones significativas.

537. Cuando se efectúen ajustes en una de las partes de una transacción de balanza de pagos, deberán efectuarse ajustes similares en la otra parte del intercambio a fin de mantener la igualdad de los asientos de crédito y débito. Los ajustes compensatorios siempre se efectúan en la renta de la inversión o en las transacciones financieras de inversión directa.

538. Los siguientes ejemplos ilustran el mecanismo de ajuste. En el primer ejemplo, una empresa de inversión directa U situada en Ultramar produce cobre. Si el cobre se vendiera a una empresa no relacionada, la empresa de inversión directa U podría obtener 50 unidades por tonelada, tomando como base el costo de producción del cobre. Sin embargo, como el gobierno de Ultramar ha impuesto restricciones a la repatriación de utilidades a no residentes, la empresa U vende (a su inversionista directo, C, de Cromania) 1.000 toneladas de cobre a sólo 10 unidades la tonelada. En este caso, la empresa U y el inversionista C utilizan el precio de transferencia para repatriar utilidades a Cromania, repatriación que de otro modo no estaría permitida. Los asientos pertinentes en la balanza de pagos de Ultramar serían los siguientes:

CréditoDébito
Bienes
Según figuran en los registros contables de las partes de la transacción10.000
Ajuste del valor de mercado40.000
Renta de la inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital40.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera10.000

539. En el segundo ejemplo, un inversionista directo A, del país X, desea incrementar su inversión en una filial, B, situada en el país Y, de la que es el único propietario. Sin embargo, la política del país Y en materia de inversiones extranjeras restringe la realización de nuevas inversiones de capital. Para eludir esta restricción, el inversionista A vende maquinaria a la filial B por 2.000 unidades cuando, en realidad, A podría haber vendido la misma maquinaria en 5.000 unidades a una empresa no relacionada. En la balanza de pagos del país X figurarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes
Según figuran en los libros de las partes de la transacción2.000
Ajuste a valores de mercado3.000
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital3.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.000

540. El concepto de valoración de mercado puede también resultar difícil de aplicar a las relaciones de inversión directa en el caso de las tenencias de acciones y otras participaciones de capital en la posición de inversión internacional. En general, las tenencias de acciones y otros títulos se valoran utilizando los precios vigentes en un mercado independiente en la fecha en que se prepara la posición de inversión internacional. Dado que suele no existir un mercado independiente en el caso de la inversión en acciones u otras participaciones de capital en empresas de inversión directa, en el MBP se recomienda utilizar sustitutos del valor de mercado. Por ejemplo, si no existe un mercado que opere regularmente, el valor de la inversión en acciones y otras participaciones de capital podría calcularse utilizando como referencia el valor neto o patrimonio de la empresa; se podrían aplicar los valores corrientes de mercado a los activos incluidos los activos intangibles, y a los pasivos de la empresa, y determinar la diferencia. Véase en el capítulo XIII la valoración de las tenencias de acciones y otras participaciones de capital que constituyen una inversión directa.

Casos especiales

541. Existen cuatro tipos de inversión directa que requieren una explicación especial: 1) las entidades con fines especiales, 2) las empresas de construcción, 3) la inversión en bienes raíces y 4) el equipo móvil asignado a una economía durante más de un año.

Empresas confines especiales

542. Las empresas con fines especiales son 1) empresas constituidas generalmente en una economía distinta de la de su matriz 2) que realizan fundamentalmente transacciones internacionales y sólo realizan un volumen reducido de operaciones en la economía en la que están situadas. Salvo una excepción, las empresas que reúnen los criterios enunciados en los párrafos 514 a 518 se incluyen entre las empresas de inversión directa. La excepción se refiere a las empresas de este tipo cuyo único objeto es actuar como intermediarias financieras; en el caso de estas empresas, las inversiones que se registran como inversión directa se limitan a la inversión en capital social y a las transacciones que representen deuda de carácter permanente.

543. A continuación se aclara mediante dos ejemplos el tratamiento que deben recibir en la balanza de pagos las empresas con fines especiales. Una empresa australiana constituye una empresa en las islas Bermudas con un capital accionario de $2. El objeto de dicha empresa es 1) adquirir y mantener como inversión de cartera acciones y otras participaciones de capital en Estados Unidos por valor de $2.000.000, 2) adquirir y mantener $1.000.000 en bonos emitidos por una empresa alemana y 3) adquirir y mantener una participación del 50% en una compañía del Reino Unido, que asciende a un monto de $5.000.000. De los $8.000.000 requeridos para efectuar las inversiones, la mitad es suministrada por el inversionista directo australiano y la otra mitad por un banco de las Antillas Neerlandesas. En la balanza de pagos de Bermudas figurarían las siguientes transacciones:

CréditoDébito
Inversión directa en Bermudas
Acciones y otras participaciones de capital2
Otro capital4.000.000
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital5.000.000
Inversión de cartera-activos
Acciones y otras participaciones de capital2.000.000
Bonos1.000.000
Otra inversión-pasivos
Préstamos-otros sectores4.000.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2

Dado que la empresa de las islas Bermudas no es meramente una intermediaria financiera, sus transacciones de balanza de pagos con empresas relacionadas se registran aplicando los mismos principios utilizados para registrar las otras transacciones de inversión directa, a pesar de que la empresa no realiza operaciones en las Bermudas.

544. Una empresa de Nueva Zelandia desea obtener fondos en préstamo en el mercado de capitales de Estados Unidos mediante la emisión de bonos por valor de $3.000.000. Conforme a las reglamentaciones de Estados Unidos, sólo las compañías residentes en el país están autorizadas a emitir ese tipo de títulos en el mercado estadounidense. En consecuencia, la compañía de Nueva Zelandia establece una filial con un capital de $2 en Delaware (estado de Estados Unidos), y esta filial emite los bonos y presta a la casa matriz los fondos obtenidos. Como la empresa con fines especiales actúa meramente como intermediario financiero, sólo el capital accionario y la deuda de carácter permanente contraída frente al inversionista directo debe clasificarse como inversión directa. En la balanza de pagos de Nueva Zelandia se registrarían las siguientes transacciones:

CréditoDébito
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital2
Inversión de cartera-pasivos
Bonos3.000.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.999.998

Empresas de construcción

545. En los capítulos II y V se ha descrito el tratamiento que debe recibir la actividad de construcción internacional. Sin embargo, dada la relativa complejidad de esta actividad desde la perspectiva de la balanza de pagos, y la repercusión que dicha actividad puede tener en las estadísticas de algunos países relativas a la inversión directa, es conveniente reiterar algunos conceptos.

546. Puede considerarse que las obras emprendidas en una economía por una empresa de construcción residente en otra economía son 1) realizadas por una empresa hipotética residente en la economía donde se lleva a cabo la construcción que mantiene una relación de inversión directa con la empresa matriz, o 2) una importación de servicios por parte de la economía donde se lleva a cabo la construcción. La cuestión fundamental es determinar a qué economía ha de imputarse la producción. Si la empresa mantiene o espera mantener una presencia de más de un año en la economía donde se realizan las obras y lleva registros contables adecuados e independientes con respecto a la actividad de construcción en dicha economía, la producción debería atribuirse a esa economía. En estos casos, se crea una empresa de inversión directa en la economía en la que se realiza la construcción. De lo contrario, no se crea ninguna relación de inversión directa y en la balanza de pagos se registraría una importación por parte de dicha economía.

547. Un ejemplo aclarará la forma en que debe registrarse la actividad de construcción en la balanza de pagos si resulta necesario crear una empresa de inversión directa. Se adjudica a una empresa U de Ultramar un contrato de construcción en Doméstica cuyo valor asciende a 100.000 unidades. La obra se concluye en dos años. Al iniciarse el proyecto, la empresa U deposita 60.000 unidades en moneda nacional en bancos de Doméstica. También envía a Doméstica maquinaria por valor de 8.000 unidades. Se recibe un pago por 40.000 unidades al final del primer año y otro por 60.000 unidades al final del segundo. Estos pagos se remiten inmediatamente a Ultramar. Se incurre en los siguientes costos en relación con el proyecto:

Primer añoSegundo año
Materiales adquiridos en Doméstica20.00015.000
Sueldos pagados a residentes de Doméstica10.00015.000
Depreciación de la maquinaria1.0001.000
Costos totales31.00031.000

548. Lo primero que debe calcularse es la utilidad que reporta el proyecto año por año. Si se supone que la razón costo/utilidad es constante, la utilidad del primero y del segundo año es igual a la mitad de la utilidad total del proyecto, ya que en cada año se incurrió en la mitad del costo total18. Dado que las remesas efectuadas en relación con este proyecto son mayores que las utilidades en ambos años, una parte de las remesas se considera como remesa de utilidades, y el resto como retiro del capital de inversión directa19.

549. Dado que se trata de un proyecto a largo plazo con respecto al cual se llevan registros independientes, se crea una empresa hipotética de inversión directa, residente en Doméstica, a la que se imputa la actividad de construcción. Por lo tanto, en la balanza de pagos de Ultramar se registrarían los siguientes asientos:

Primer añoCréditoDébito
1)Bienes8.000
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital68.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)60.000
2)Renta de la inversión
Inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital –utilidades remitidas19.000
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital21.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)40.000

La transacción 1) refleja el capital inicial suministrado a la empresa de inversión directa en forma de maquinaria y capital de explotación. La transacción 2) refleja la repatriación del pago parcial efectuado el primer año, del cual se imputa una parte a renta de la inversión y el resto se considera un retiro de capital de inversión directa.

Segundo añoCréditoDébito
Bienes6.000
Renta de la inversión
Inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital-utilidades remitidas19.000
Inversión directa en el extranjero
Acciones y otras participaciones de capital47.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera60.000

En los asientos correspondientes al segundo año, tanto la devolución de la maquinaria (registrada a su valor amortizado) como la repatriación del pago parcial que excede del monto cubierto por las utilidades del segundo año se registran como un retiro de la inversión directa en el extranjero.

Bienes raíces de propiedad de extranjeros

550. Según las convenciones establecidas en el MBP y en el SCN, las tierras, las estructuras y demás objetos inmuebles sólo pueden ser de propiedad de entidades residentes20”. Cuando un no residente adquiere legalmente la propiedad de tierras, se crea una entidad residente hipotética, de propiedad del no residente, a la que se atribuye la propiedad de las tierras a los efectos de la balanza de pagos. Entre el propietario legal de las tierras, que es un no residente, y la entidad hipotética existe una relación de inversión directa. La inversión inicial efectuada por el inversionista directo es igual al precio de adquisición de las tierras. La renta neta generada por éstas—es decir, la renta bruta menos los gastos efectuados en el país donde están situadas las tierras—se considera renta obtenida por el inversionista directo por su participación en la empresa de inversión directa. Si posteriormente las tierras se venden, se considerará que ha habido un retiro de la inversión directa, que se registra tomando como base el precio de venta. Se adopta este tratamiento para todos los tipos de bienes inmuebles, independientemente de que se usen o no para un fin productivo. Por ejemplo, si una familia posee una casa de vacaciones en un país extranjero, se aplica el mismo procedimiento.

551. El siguiente ejemplo ilustra el tratamiento de los bienes raíces de propiedad de no residentes. Un residente de Japón adquiere terrenos y edificios en Hawaii por un valor de US$250 millones. El primer año, recibe una renta bruta de US$20 millones y los impuestos sobre la propiedad y otros costos incurridos en Estados Unidos ascienden a US$5 millones. La renta neta, es decir, US$15 millones, se remite a Japón. El segundo año, se recibe el mismo monto por concepto de renta neta. Al final del segundo año, el residente japonés vende los terrenos y edificios a un inversionista de Estados Unidos por US$280 millones. En la balanza de pagos de Japón figurarían los siguientes asientos (en millones de dólares de EE.UU.):

Primer añoCréditoDébito
Renta de la inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital
–utilidades remitidas15
Inversión directa en Estados Unidos
Acciones y otras participaciones de capital250
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)235
Segundo añoCréditoDébito
Renta de la inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital
–utilidades remitidas15
Inversión directa en Estados Unidos
Acciones y otras participaciones de capital
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)295

Equipo móvil

552. Como se explicó en el capítulo II, se considera que el equipo móvil explotado en una economía durante más de un año, con respecto al cual se llevan registros independientes, y que es reconocido por las autoridades impositivas y otras autoridades como parte del capital de la economía en la que se lleva a cabo la explotación, es explotado por una empresa residente. Si tal empresa no existe en la realidad, el compilador de la balanza de pagos deberá crear una empresa hipotética. Esta empresa hipotética constituye una empresa de inversión directa cuyo inversionista directo es la empresa que explota efectivamente el equipo.

553. En estos casos, la inversión inicial en la empresa hipotética es igual al valor del equipo móvil en el momento en que ingresa en la economía en la que tiene lugar su explotación. Las utilidades netas derivadas de las operaciones realizadas en la economía en la que se explota el equipo se clasifican como renta de la inversión directa. Al calcular la utilidad neta, es importante incluir, como costo, la depreciación del equipo. Sin embargo, dado que normalmente la depreciación no supone un pago real de dinero, los fondos recibidos por el inversionista directo en general excederán de la utilidad de explotación neta una vez deducida la depreciación. Los ingresos que excedan de la renta de la inversión directa representan un retiro de capital por parte del inversionista directo. Si finalmente se retira el equipo móvil de la economía en la que se lo explota, la salida del equipo también representa un retiro de la inversión, que se registra por un monto igual al valor del equipo en ese momento. Debido a la depreciación, el valor del equipo repatriado generalmente será inferior al valor del equipo al ingresar en la economía en que se llevó a cabo la explotación.

554. El siguiente ejemplo aclara los conceptos descritos. Una empresa petrolera de Doméstica arrienda a un residente de Longa equipo de perforación para la obtención de petróleo en aguas adyacentes a la costa de Doméstica. El equipo está valorado en 500 unidades al ingresar en aguas territoriales de Doméstica. El primer año, la utilidad neta de explotación del equipo (antes de deducir la depreciación) asciende a 55 unidades, y se registra una depreciación de 10 unidades. El segundo año, la utilidad neta de explotación (antes de deducir la depreciación) y el monto de la depreciación son iguales a los del primer año. Al final del segundo año, se retira el equipo de perforación de las aguas de Doméstica y se lo envía a Longa. En la balanza de pagos de Longa se efectuarían los siguientes asientos:

Primer añoCréditoDébito
Bienes500
Renta de la inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital
–utilidades remitidas45
Inversión directa en Doméstica
Acciones y otras participaciones de capital*10500
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)55

En las estadísticas de balanza de pagos, esta partida se presenta en cifras netas. En este ejemplo se efectúan asientos en cifras brutas a fines ilustrativos.

En las estadísticas de balanza de pagos, esta partida se presenta en cifras netas. En este ejemplo se efectúan asientos en cifras brutas a fines ilustrativos.

Segundo añoCréditoDébito
Bienes480
Renta de la inversión directa
Renta procedente de acciones y otras participaciones de capital
–utilidades remitidas45
Inversión directa en Doméstica
Acciones y otras participaciones de capital490
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)55

En el ejemplo anterior, se presenta la renta procedente de acciones y otras participaciones de capital una vez deducida la depreciación, y ésta se registra como retiro de capital. Asimismo, el valor del equipo de perforación petrolera, al ser enviado de regreso a Longa, se registra a su valor amortizado de 480 unidades, es decir, 500 unidades menos la depreciación de dos años, calculada a 10 unidades por año.

    Other Resources Citing This Publication