Chapter

V. Servicios

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
July 1996
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

287. Según el MBP, la cuenta corriente de la balanza de pagos se divide en tres categorías generales: bienes y servicios (que se subdivide en estos dos componentes), renta y transferencias corrientes. En el capítulo IV se analiza el componente bienes. En este capítulo se consideran algunas cuestiones relativas al registro de las transacciones de servicios. Se analizan las definiciones y el tratamiento que recibe cada una de las partidas de este componente.

288. A diferencia de la producción de bienes, la producción de un servicio generalmente está relacionada con un acuerdo entre un determinado productor y un determinado consumidor. Por consiguiente, el comercio internacional de servicios está estrechamente vinculado a la producción internacional de servicios ya que en el propio proceso de producción intervienen un residente y un no residente. Sin embargo, a pesar de la diferencia conceptual, en la práctica en algunos casos no puede establecerse una distinción nítida entre los bienes y los servicios; por lo tanto, es preciso establecer convenciones para facilitar a los compiladores la tarea de clasificar en la balanza de pagos transacciones cuya naturaleza es ambigua.

289. Si bien la importancia de cada tipo de transacción de servicios varía de un país a otro, en el MBP se recomienda una clasificación uniforme de dichas transacciones por diversas razones. Entre éstas cabe citar la creciente importancia a nivel mundial que están adquiriendo numerosos tipos de transacciones de servicios, la conveniencia de vincular las clasificaciones de la balanza de pagos a las establecidas en la Clasificación Central de Productos (CCP), el valor analítico que tiene para los usuarios una clasificación uniforme, y la necesidad de contar con determinadas estadísticas en las negociaciones multilaterales sobre el comercio internacional de servicios. Al establecer el esquema de clasificación también se procuró abarcar las transacciones que previsiblemente adquirirán creciente importancia en el futuro.

Servicios de transporte

Definición

290. Según la definición del MBP, los transportes abarcan los servicios prestados por residentes de una economía a residentes de otra mediante todas las formas de transporte (marítimo, aéreo y otros, entre los que se incluyen el transporte terrestre, por vías navegables internas, espacial y por oleoducto y gasoducto). El transporte incluye el traslado de pasajeros y de mercancías (flete), así como el arrendamiento (fletamento) de equipo de transporte con tripulación. También se incluyen en la categoría de transportes los servicios conexos auxiliares y de apoyo, (por ejemplo, manipulación de cargas, derechos de navegación y mantenimiento y limpieza de equipo de transporte). Quedan excluidos de los servicios de transporte los seguros de flete (incluidos en servicios de seguros), las reparaciones de equipo de transporte (incluidas en bienes), las reparaciones de vías férreas, puertos e instalaciones aeronáuticas (incluidas en servicios de construcción) y los arrendamientos (fletamentos) de equipo de transporte sin tripulación (incluidos en otros servicios empresariales).

291. La mayoría de los servicios de transporte, tanto de cargas como de pasajeros, son suministrados por empresas mediante la explotación de equipo de transporte o equipo similar. Dado que el equipo de transporte, como los buques y aeronaves, puede explotarse en el territorio de más de una economía o fuera del territorio de cualquier economía, no siempre es sencillo determinar la residencia de la empresa que explota dicho equipo y, por consiguiente, la economía a la que deben imputarse los servicios prestados por el transportista. (Para mayor información sobre este tema véanse el capítulo IV del MBP y los párrafos 103 a 106 de este Libro de texto.)

292. En la lista de componentes normalizados que aparece en el MBP, los servicios de transporte se clasifican en función del medio utilizado (transporte marítimo, transporte aéreo y otros transportes) y según la categoría funcional de los servicios (fletes, pasajeros y otros). En la presente sección de este Libro de texto se hará hincapié en la clasificación funcional de los servicios de transporte, ya que la aplicación de la clasificación basada en el medio de transporte utilizado no suele presentar complicaciones. Al final de la sección se examinarán algunas cuestiones relacionadas con el arrendamiento de equipo de transporte, que pueden revestir importancia para más de una partida de transportes.

Fletes

293. La partida de fletes está estrechamente relacionada con el componente bienes de la balanza de pagos. Según la definición del MBP, los fletes se refieren principalmente al traslado o transporte de bienes. No incluyen los servicios de embarque del equipaje que acompaña a los pasajeros en viajes internacionales, ya que el costo de estos servicios suele incluirse en las estadísticas de servicios de pasajeros sin que sea posible desglosarlo. En casi todos los casos, los servicios de fletes se prestan en relación con la exportación e importación de bienes de una economía y, en cierto sentido, el desglose entre bienes y fletes en la balanza de pagos es artificial. Sin embargo, la distinción entre los bienes y los fletes resulta importante porque permite comparar el componente bienes en el caso de las economías que prestan un escaso volumen de servicios de fletes con el componente bienes de las economías que prestan una gran cantidad de estos servicios a escala internacional.

Fletes relacionados con la importación y exportación de bienes

294. En la mayoría de los casos, aunque no siempre, los servicios de fletes suministrados al extranjero o adquiridos del extranjero por la economía declarante se relacionan fundamentalmente con las exportaciones e importaciones de bienes de la economía en cuestión. En el momento en que se embarcan las mercancías, es posible que éstas pertenezcan al exportador o que éste haya aceptado su entrega antes de que tenga lugar el traslado internacional. En el caso de las exportaciones e importaciones de bienes de la economía declarante, generalmente el compilador de la balanza de pagos no está en condiciones de determinar con certeza (tomando como base la información sobre los bienes o los servicios de fletes que le es factible recopilar) a quién pertenecían los bienes en el momento del embarque. Este dato resulta necesario para determinar si han tenido lugar transacciones entre residentes y no residentes, ya que los servicios de fletes se prestan a favor o en representación de los propietarios legales de los bienes. La necesidad de relacionar los servicios de fletes con el traspaso de propiedad puede obviarse aplicando una convención por la que se limiten los asientos correspondientes a servicios de fletes relacionados con la importación y exportación de bienes al traslado de los bienes del país compilador más allá de la frontera aduanera del país exportador. Conforme a una convención de este tipo, ciertas categorías de transacciones que, desde un punto de vista estrictamente jurídico, tienen lugar entre residentes se registran como créditos y débitos que se compensan mutuamente, en tanto que es posible que se excluyan de la balanza de pagos ciertas transacciones entre residentes y no residentes que se compensan entre sí. Evidentemente, la aplicación de una convención de este tipo modifica la regla general conforme a la cual sólo se incluyen en la balanza de pagos los flujos brutos de servicios entre residentes y no residentes. Sin embargo, se reducen a un mínimo los problemas de recopilación de datos debido a que los asientos efectuados conforme a esta convención representan tipos identificables de servicios prestados por residentes o no residentes (independientemente de que los bienes en cuestión sean o no de propiedad de un residente o un no residente en el momento en que se prestan los servicios).

Servicios de fletes prestados por la economía compiladora

295. Los servicios de fletes relacionados con exportaciones pueden prestarse por cuenta del exportador o del importador. Estrictamente, los servicios de fletes relacionados con exportaciones prestados por cuenta del exportador por una empresa explotadora residente constituyen transacciones entre residentes. Por ejemplo, el costo del servicio de flete correspondiente a los bienes transportados desde la frontera del país exportador hasta el lugar del país importador donde se venden las mercancías se estima en 100 unidades, y las mercancías se vendieron por un precio total de 1.000 unidades que incluye todos los gastos. En lo que respecta a los flujos entre residentes y no residentes, el valor de la transacción de bienes asciende a 1.000 unidades. Sin embargo, como la convención establecida en el MBP supone el registro del valor de los bienes en la frontera aduanera del país exportador, el valor total de 1.000 unidades se desglosa en bienes (valorados en 900 unidades) y servicios de fletes (valorados en 100 unidades). El flujo de servicios se dirige 1) del productor del servicio 2) al exportador y 3) al importador, en lugar de producirse directamente entre las empresas residentes que suministran los servicios de fletes al importador. El flujo de servicios se produce de esta manera porque los bienes pueden venderse en un determinado período de declaración de datos, mientras que los servicios de fletes pueden haberse prestado al exportador en un período anterior.

296. Cuando los servicios de fletes son suministrados por una empresa de transportes residente en nombre de un importador no residente, no existe ambigüedad alguna en interpretar que se produce un flujo de servicios de un residente a un no residente en la medida en que el importador sea el propietario de los bienes. El flujo de servicios se dirige del productor (empresa residente) al importador (empresa no residente).

297. En el caso de los servicios de fletes prestados por empresas residentes en relación con importaciones del país compilador en nombre del exportador no residente, es posible que éste venda los productos sólo una vez que los mismos arriben al país compilador. Hasta ese momento, el exportador es el propietario de los productos. Por ejemplo, si los servicios de flete tienen un costo de 200 unidades, en tanto que el precio total de venta, incluidos todos los gastos, fue de 1.200 unidades, el flujo entre el residente y el no residente (desde el punto de vista del país compilador) consiste en una exportación de servicios (un crédito de 200 unidades) y una importación de bienes de (un débito de 1.200 unidades). Sin embargo, dado que los bienes, según la convención establecida en el MBP, se valoran en la frontera aduanera del país exportador, (es decir, a 1.000 unidades), el valor adicional de 200 unidades pasa a ser el componente correspondiente a los servicios prestados por un productor residente a un consumidor residente (el importador). Por consiguiente, en este caso, el flujo de servicios es el siguiente:

productor (residente) → exportador (no residente) → importador (residente)

Cuando un transportista residente presta servicios de flete en nombre del importador en relación con importaciones del país compilador, estos servicios representan indudablemente una transacción entre dos residentes y, por lo tanto, quedan excluidos de las estadísticas de balanza de pagos.

Servicios de fletes adquiridos por la economía compiladora

298. ¿Cómo se clasifican los servicios de fletes que una economía declarante adquiere del exterior con respecto a las exportaciones e importaciones de bienes? Se prestan servicios en relación con exportaciones cuando el exportador consigna bienes en el extranjero para su posterior venta. El servicio de transporte de los bienes, cuando se presta a favor de un no residente, es claramente una transacción internacional. Debido a que la valoración uniforme se realiza en la frontera aduanera, se considera que el valor agregado a través del transporte de los bienes es, en última instancia, un flujo de servicios del exportador al importador no residente. La dirección del flujo de servicios es la siguiente:

productor (no residente) → exportador (residente) → importador (no residente)

299. Los servicios de fletes que se adquieren del exterior y se relacionan con las importaciones del país compilador comprenden los servicios prestados a) por cuenta del exportador y b) por cuenta del importador. Los servicios prestados por cuenta del exportador no residente son, sin lugar a dudas, transacciones entre no residentes. Sin embargo, debido al método uniforme utilizado para valorar los bienes, estos servicios aparecen en la balanza de pagos como un flujo de servicios del exportador no residente al importador, en lugar de formar parte del valor de los bienes. En estos casos, la dirección del flujo de servicios es la siguiente:

productor (no residente) → exportador (no residente) → importador (residente)

Cuando se adquieren del exterior servicios de fletes prestados en nombre de un importador residente, se trata claramente de transacciones internacionales, y el flujo de los servicios se dirige del productor (empresa no residente) al importador residente.

Convenciones con respecto al registro de las transacciones

300. ¿En qué se diferencian estos flujos de servicios de fletes entre residentes y no residentes de los asientos de balanza de pagos efectuados siguiendo el método recomendado en el MBP para registrar las transacciones? En realidad, conforme a ese método los servicios de fletes prestados a) en relación con bienes del país compilador y b) más allá de la frontera aduanera del país exportador, se consideran servicios prestados a residentes del país importador. El tratamiento es el mismo independientemente de que el servicio de fletes sea suministrado por residentes de dicho país o por residentes de cualquier otro país. El procedimiento consiste en que el país compilador a) registre como créditos todos los servicios prestados por transportistas residentes en relación con sus exportaciones una vez que éstas hayan sido cargadas en el medio de transporte en la frontera aduanera y b) registre como débitos todos los servicios prestados por no residentes en relación con sus importaciones una vez que éstas hayan sido cargadas en el medio de transporte en la frontera aduanera del país desde el cual se exportan.

301. Por ejemplo, el exportador del país A vende dos productos a un importador del país B. Según las condiciones del contrato de compraventa, el exportador debe entregar las mercancías al importador en uno de los puertos de entrada del país B. Para el transporte de uno de los productos, el exportador contrata los servicios de un transportista residente y paga por estos servicios 200 unidades, en tanto que para el segundo producto contrata los servicios de un transportista del país C y paga por estos servicios 300 unidades. Según el método recomendado en el MBP, los servicios de transporte prestados más allá de la frontera aduanera del país exportador constituyen transacciones entre el transportista y el país importador. Por lo tanto, el costo de 200 unidades correspondiente al flete pagado por el exportador representa el suministro de un servicio por un residente (la empresa de transportes) del país A a un residente del país B (el importador). Las otras 300 unidades de costo de flete representan el valor de los servicios de transporte suministrados por un transportista residente del país C al importador domiciliado en el país B. En la balanza de pagos de cada uno de los países se efectuarían los siguientes asientos en la partida de fletes:

País APaís BPaís C
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Fletes200500300

302. El inconveniente del método recomendado en el MBP es que puede dar lugar a la exclusión de flujos entre residentes y no residentes que se compensan entre sí. Si se aplica la recomendación con respecto al registro de los fletes, los asientos de balanza de pagos no se registrarán como asientos de crédito y débito compensatorios. Cuando las transacciones tienen lugar en diferentes períodos, el asiento efectuado en el segundo período debería cancelar el efectuado en el primero, en lugar de reflejar un flujo adicional de servicios. La exclusión de asientos compensatorios se ajusta a la realidad económica ya que, en el último análisis, el costo del flete es soportado por la economía importadora, cualquiera sean los acuerdos que se hayan alcanzado con respecto al transporte de las mercancías.

303. El principal objetivo de la convención adoptada en el MBP es establecer un método para el registro de los fletes (y otros servicios de distribución) relativos a bienes que 1) sea compatible con la valoración uniforme f.o.b. del componente bienes y 2) en la práctica resulte más fácil de aplicar que el procedimiento ordinario consistente en registrar, en la cuenta corriente, las transacciones brutas entre residentes y no residentes. Cabe reconocer que el uso de dicha convención no elimina todos los problemas estadísticos que pueden presentarse en la compilación de las partidas de bienes y fletes. Cuando la información sobre estas dos partidas se obtiene de estadísticas del comercio exterior en las cuales las importaciones figuran a su valoración c.i.f., será preciso estimar por separado el monto correspondiente a los servicios de distribución prestados más allá de la frontera aduanera del país desde el cual se exportaron los bienes. Mediante este desglose simplemente se redistribuye entre bienes y servicios el componente del valor c.i.f. de las importaciones correspondiente a los servicios de distribución, de modo que los errores de estimación no afectarán a las dos partidas consideradas conjuntamente. Asimismo, si el país compilador presta cualquiera de los servicios de distribución en relación con sus propias importaciones, el monto de dichos servicios debe estimarse separadamente partiendo de un total que incluya los servicios de índole similar prestados por el país compilador con respecto a las exportaciones o a otros bienes de propiedad de no residentes. Si bien es posible que sea considerablemente más difícil efectuar este desglose que obtener información sobre el total de ingresos, todo error en que se incurra al estimar el desglose dará lugar a una sobrestimación o subestimación de igual magnitud en el debe y el haber de los componentes de fletes y otros servicios de distribución, y no afectará al monto neto de la partida.

304. Por ejemplo, el valor total c.i.f. de las importaciones es 15.000 unidades. Mediante una muestra se observa que la relación de las importaciones valoradas f.o.b. con respecto a las importaciones valoradas c.i.f. es de 0,9, es decir, que el 10% del valor c.i.f. de las importaciones constituye el costo del flete. La diferencia entre los valores c.i.f. y f.o.b. corresponde a servicios de fletes prestados por empresas no residentes. En este caso, se estimaría que el valor de los servicios de fletes prestados por no residentes asciende a 1.500 unidades, y el valor f.o.b. de las mercancías sería de 13.500 unidades. En la cuenta corriente de la balanza de pagos se efectuarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes13.500
Fletes1.500

En cambio, si el componente de transportes representa el 11% del valor c.i.f. total de las importaciones, el valor de los servicios de fletes y el valor f.o.b. de las importaciones de bienes sería de 1.650 y 13.350 unidades, respectivamente. Desde el punto de vista de la economía declarante, el valor total de los débitos en la cuenta corriente (con respecto a la suma de bienes y fletes) sigue siendo el mismo en ambos casos, aunque la distribución entre los dos componentes es diferente.

305. Algunos de los servicios de fletes relacionados con las importaciones del país declarante pueden ser suministrados por empresas residentes. Para determinar el valor de los servicios de fletes prestados por no residentes, el costo de los servicios de distribución suministrados por empresas residentes debe deducirse del costo total de transporte de los bienes importados más allá de la frontera aduanera del país exportador. Las empresas de transporte residentes normalmente pueden suministrar datos sobre el total de ingresos provenientes del movimiento internacional de mercancías y probablemente puedan proporcionar un desglose de dichos ingresos en ingresos correspondientes a importaciones, ingresos correspondientes a exportaciones y otros ingresos del exterior. Por ejemplo, dichos datos podrían indicar que el total de ingresos de las empresas nacionales que prestan servicios de transporte internacional es igual a 400 unidades y que los ingresos correspondientes a importaciones ascienden a 150 unidades. Contando con esta información, y suponiendo que el valor c.i.f. de los bienes es 15.000 unidades, el 10% del cual representa fletes internacionales, se pueden efectuar los siguientes asientos de balanza de pagos:

CréditoDébito
Bienes13.500
Fletes2501.350
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera14.600

306. Si el sistema contable de las empresas de transporte residentes no incluye información sobre los ingresos procedentes del transporte de importaciones, es posible que el compilador de la balanza de pagos tenga que recurrir a métodos indirectos de estimación, por ejemplo, a encuestas en una muestra, y es posible que efectúe un desglose incorrecto del total correspondiente a servicios de fletes entre los servicios prestados por empresas residentes y los prestados por empresas no residentes. No obstante, toda sobrestimación o subestimación de los asientos de crédito se equilibraría con una sobrestimación o subestimación de igual magnitud en los asientos de débito. Por ejemplo, si se hubiera estimado que el valor de los servicios de fletes prestados por empresas nacionales en relación con importaciones es de 150 unidades cuando en realidad fue de 200 unidades, el valor de los servicios de fletes prestados en relación con las exportaciones del país (crédito) se encontraría sobrestimado en 50 unidades. Sin embargo, el valor de los servicios de fletes imputables a no residentes, que es una cifra calculada en forma indirecta, también estaría sobrestimada en la misma suma; es decir, se calcularía que los servicios de fletes prestados por no residentes ascienden a 1.350 unidades y no a 1.300 unidades. El monto neto del componente correspondiente a fletes no se vería afectado.

307. Conforme a la regla de valoración uniforme establecida en el MBP, la prestación de servicios de distribución de bienes comienza siempre en la frontera aduanera de la economía exportadora. Para lograr la simetría entre países copartícipes en lo que respecta al registro de los distintos asientos de crédito y débito correspondientes a fletes, se establece una nueva regla para determinar el lugar en que se considera que concluyen los servicios de flete y otros servicios de distribución de los bienes, que puede ser la frontera del país importador o un punto interior de dicho país. Se requiere una regla porque el método recomendado para registrar los servicios de distribución prestados en relación con bienes del país compilador puede dar lugar a asientos expresados, en parte, en cifras netas, mientras que conforme al método utilizado para registrar otros servicios de distribución siempre se presentan las transacciones entre residentes y no residentes en cifras brutas. Según esta regla, los servicios de distribución a) prestados dentro del territorio del país importador, y b) que se encuentren comprendidos en un solo contrato (por ejemplo, un conocimiento de embarque) que también se refiera al flete de los bienes hasta la frontera del país importador, se consideran parte de los servicios de distribución prestados en relación con los bienes. Expresada en sentido inverso, la regla establece que los servicios prestados dentro del territorio del país importador (por ejemplo, el transporte de la carga desde la frontera hasta un punto interior) que hayan sido concertados conforme a un contrato independiente, han de considerarse como parte de los fletes relacionados con bienes que no son importaciones o exportaciones, y deben registrarse por su valor bruto total. Esta regla tiene por objeto simplificar la compilación de estadísticas teniendo en cuenta los datos básicos de los que se dispondrá con mayor probabilidad.

Otros servicios de fletes

308. Sólo los servicios prestados en relación con la distribución de mercancías más allá de la frontera aduanera del país desde el cual se exportan las mercancías se registran conforme a la convención adoptada para asegurar la valoración uniforme. En el caso de los demás servicios de distribución, debe seguirse la práctica habitual de registro de las partidas en la cuenta corriente; es decir, deben registrarse los flujos brutos de servicios entre residentes y no residentes. Por ejemplo, puede tener lugar el traspaso de la propiedad de un producto entre las economías A y B. Los servicios de distribución relativos al transporte del producto más allá de la frontera aduanera de la economía A hasta el punto de destino en la economía B son prestados por un residente de la economía C. Desde el punto de vista de la economía B, esta transacción representa la adquisición de servicios de fletes relacionados con la importación de bienes; desde el punto de vista de la economía C, la transacción representa la prestación de servicios de distribución consistentes en el traslado de bienes que no pertenecen al país. También puede incluirse en la categoría de fletes el transporte de mercancías que no son exportaciones ni importaciones de ningún país (como las mercancías transportadas dentro de un país mediante transporte de cabotaje o algún otro medio); el transporte de mercancías hacia o desde entidades situadas fuera del territorio del que éstas son residentes (como es el caso de las mercancías enviadas desde un país a sus dependencias (y su personal) situadas en el extranjero), y el transporte de mercancías perdidas o destruidas después de haber cruzado la frontera pero antes de ser entregadas al importador.

309. Dado que en el MBP se ha definido como punto físico para la valoración uniforme de los bienes la frontera del país exportador, todos los servicios de distribución prestados hasta dicho punto constituyen parte integrante del valor f.o.b. de los bienes. Por consiguiente, se efectúan bajo fletes asientos que compensan ciertos flujos entre residentes y no residentes que pueden incluirse en el componente bienes cuando los bienes se valoran con criterio uniforme en la frontera aduanera del país exportador. Específicamente, el país exportador registra débitos por servicios de fletes y el país importador incluye créditos por servicios de fletes en el caso de los servicios que la economía importadora presta dentro de las fronteras aduaneras del país exportador.

310. Por ejemplo, consideremos dos economías limítrofes, A y B. Un importador de la economía B acepta la entrega de un producto en el establecimiento del vendedor, situado en un punto interior de la economía A. En el establecimiento del exportador de la economía A, el valor de los bienes es de 100 unidades. El importador contrata con una empresa de la economía A el transporte en camión de los bienes hasta su domicilio comercial, y el costo del transporte de los bienes desde el establecimiento del vendedor hasta la frontera de la economía A asciende a 20 unidades. En el estado de balanza de pagos de ambas economías el valor por el que deberían figurar los bienes sería de 120 unidades. A fin de compensar la sobrestimación del valor de la exportación de bienes (crédito) de la economía A, provocada por la utilización del punto uniforme de valoración, se efectúa en fletes un contra asiento (débito). Inversamente, para compensar la sobrestimación del valor de la importación de bienes de la economía B, en el componente fletes también se efectúa un contra asiento (crédito). Estos asientos reflejan los servicios de distribución prestados por residentes de la economía B al trasladar los bienes desde un punto interior hasta la frontera de la economía A. En la balanza de pagos aparecen los siguientes asientos con respecto a los componentes bienes y fletes:

Economía AEconomía B
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes120120
Fletes2020

Tratamiento de los gastos de carga (estiba)

311. Los fletes se refieren principalmente al traslado de las mercancías. Sin embargo, según el uso que se da al término en el MBP, también incluyen todos los servicios auxiliares suministrados por un transportista en conjunción con el servicio de transporte. En particular, los fletes incluyen los servicios de carga de las mercancías en un medio de transporte y su descarga si el contrato entre el propietario de los bienes y la empresa explotadora del medio de transporte exige que esta última proporcione este servicio. Cuando este servicio es proporcionado en la frontera aduanera del país desde el cual se exportan las mercancías, y si el servicio es suministrado por el transportista o por cuenta de éste, los gastos de carga se incluyen como parte de los fletes; de lo contrario, dichos gastos se incluyen en el valor de los bienes. Por ejemplo, un importador del país Y acepta la entrega de los bienes en la frontera del país exportador. El valor de los bienes es de 1.000 unidades. El importador contrata con un transportista del país X el transporte de los bienes hasta su domicilio comercial, siendo el costo del flete de 100 unidades. Asimismo, el transportista debe contratar los servicios de estiba, a un costo de 5 unidades, que serán prestados por un residente del país X. En este caso, el precio del flete incluiría las 5 unidades correspondientes al costo de estiba. Se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos del país Y:

CréditoDébito
Bienes1.000
Fletes100
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.100

312. Si, en cambio, el transporte está a cargo de una empresa del país Y, los asientos en la balanza de pagos del país Y serían los siguientes:

CréditoDébito
Bienes1.000
Otros transportes5
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera1.005

313. Por otro lado, si el importador contrata los servicios de estiba, éstos deben incluirse en el valor de los bienes. En este caso, (suponiendo que el explotador del medio de transporte no sea un residente del país Y), en la balanza de pagos del país Y se registrarían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes1.005
Fletes95
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.100

314. Se adopta este tratamiento debido a que las estadísticas recopiladas con respecto a fletes normalmente incluyen todos los servicios prestados por los transportistas o por cuenta de éstos, sin que puedan desglosarse dichos servicios, en tanto que es improbable que las estadísticas sobre bienes incluyan los gastos de carga si ésta es realizada por el transportista o por cuenta de éste. (Véanse los párrafos 321 a 324 en los que se analiza con mayor detalle el registro de las operaciones de estiba en la balanza de pagos.)

Servicios de pasajeros

315. Según la descripción del MBP, los servicios de pasajeros son los servicios prestados por medios de transporte en relación con el transporte de pasajeros entre países y los servicios prestados a residentes, dentro de un determinado país, por un medio de transporte explotado por una empresa no residente. Los siguientes ejemplos ilustran esta definición:

Ejemplo No. 1. La aerolínea X, empresa residente de la economía A, transporta a residentes de la economía B entre aeropuertos situados en las economías A y B. Los ingresos que recibe la aerolínea X por los billetes adquiridos por estos pasajeros ascienden a 100 unidades.

Ejemplo No. 2. La aerolínea X transporta a residentes de la economía B desde un aeropuerto A1 hasta un aeropuerto A2 de la economía A. Los residentes de la economía B adquieren dentro de los límites de la economía A los pasajes para estos viajes, que no son continuación de un viaje internacional. Los ingresos que recibe la aerolínea X por la venta de estos pasajes ascienden a 50 unidades.

Ejemplo No. 3. La aerolínea X transporta a residentes de la economía B desde un aeropuerto B1 a un aeropuerto B2 de la economía B. Los viajes no son continuación de un viaje internacional, y los ingresos que recibe la aerolínea X por los billetes vendidos a estos pasajeros ascienden a 25 unidades.

La balanza de pagos de la economía A debería incluir los siguientes asientos:

CréditoDébito
Servicios de pasajeros100 (ejemplo 1)

25 (ejemplo 3)
Viajes50 (ejemplo 2)
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)175

316. En los ejemplos 1 y 3, el transporte de pasajeros no residentes por un medio de transporte interno se considera parte de los servicios de pasajeros, en tanto que en el segundo ejemplo la transacción se considera parte de viajes. Este tratamiento se basa fundamentalmente en dos razones.

317. La primera razón es que, en la práctica, resulta muy difícil obtener datos con respecto a los servicios de transporte prestados a no residentes dentro de las economías donde residen los transportistas. Cuando venden pasajes, los transportistas normalmente no reciben información sobre la residencia de los pasajeros. Los compiladores de estadísticas de balanza de pagos suelen suponer que los pasajes vendidos por transportistas nacionales en el mercado interno son adquiridos por residentes y, por lo tanto, representan transacciones que no deben incluirse en la balanza de pagos. Análogamente, se supone que los pasajes vendidos en el exterior por transportistas nacionales han sido adquiridos por no residentes y representan servicios de pasajeros que deben registrarse como otros transportes. En el segundo ejemplo presentado, desde la perspectiva de la economía A, los pasajes se venden en el mercado interno a no residentes. Probablemente no sea posible identificar los servicios de pasajeros prestados a no residentes debido a que la aerolínea X no solicita información sobre la residencia de los pasajeros. Asimismo, es probable que los gastos en que hayan incurrido los residentes de la economía B en la economía A por concepto de servicios de pasajeros prestados por la aerolínea X se encuentren incluidos en las estimaciones globales sobre gastos de viajes de visitantes no residentes, independientemente de que se estime la partida de viajes a partir de los registros de operaciones de cambio o mediante encuestas entre una muestra de viajeros no residentes.

318. La segunda razón es que todos los bienes y servicios (incluidos los servicios de pasajeros) adquiridos por no residentes en un determinado país deben registrarse en el estado de balanza de pagos como viajes (si los bienes y servicios son adquiridos por viajeros o por trabajadores no residentes) o como servicios del gobierno n.i.o.p. (si los bienes y servicios son adquiridos por personal oficial extranjero asignado a dicho país). Esta clasificación está determinada por consideraciones analíticas y prácticas.

319. Conforme al MBP, los servicios de pasajeros incluyen los pasajes pagados efectivamente a los transportistas y todos los gastos accesorios en que incurran los pasajeros en relación con el transporte o los servicios con respecto a los cuales efectúen un pago a los transportistas. Por lo tanto, los gastos que efectúan los pasajeros a bordo de un medio de transporte por concepto de comidas, regalos, recuerdos, etc., así como los cargos por exceso de equipaje o efectos personales (por ejemplo, automóviles) que lleva el pasajero en su viaje, forman parte de los servicios de pasajeros.

Otros servicios de transporte

320. La categoría servicios–transportes–otros incluye los servicios de distribución prestados durante el curso del transporte pero que son accesorios a éste. Estos servicios pueden consistir en: depósito y almacenamiento, servicios de carga y descarga (estiba) que no se consideren parte de bienes ni de fletes; embalaje y reembalaje; empaque y envase; acarreo, carretaje y halaje; expedición, manipulación y traslado; derechos de uso de puertos y aeropuertos; remolque, pilotaje y otros servicios de ayuda a la navegación para medios de transporte; mantenimiento y limpieza de equipo de transporte, y operaciones de salvamento. Se incluyen también las comisiones y derechos cobrados por los agentes en relación con el transporte de pasajeros y de cargas.

321. Por lo general, el registro de la mayoría de las transacciones relacionadas con la categoría servicios–transportes–otros no reviste complejidad. Sin embargo, el tratamiento de los servicios por la estiba requiere un mayor análisis. En los párrafos 311 a 314 se presenta información sobre la forma de registrar las transacciones relacionadas con la estiba cuando ésta es realizada en la economía exportadora. En los párrafos siguientes se consideran otros dos casos de operaciones de estiba: los servicios de estiba prestados en la economía importadora y los servicios de estiba prestados en relación con bienes que no sean exportaciones o importaciones del país de la empresa estibadora.

322. Se recomienda que las operaciones de estiba realizadas en la economía importadora se registren siguiendo estrictamente el principio de que debe tratarse de transacciones entre residentes y no residentes. Es decir, en el caso de que una empresa no residente de la economía importadora contrate servicios de estiba con una empresa estibadora residente, deberá efectuarse un asiento en servicios–transportes–otros. En todos los casos, la contrapartida de este asiento formará parte de la partida de fletes. Por ejemplo, si un importador de la economía B paga a un exportador de la economía A 1.000 unidades para que contrate el flete y 10 unidades por estiba en la economía B, se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos de la economía B (suponiendo que las mercancías sean transportadas por una empresa no residente en esta economía):

CréditoDébito
Fletes1.010
Otros transportes10
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.000

Si, en cambio, las mercancías son transportadas por un transportista residente en la economía B, el asiento de débito correspondiente a fletes sería de 10 unidades y la transacción neta en activos de reserva sería igual a cero.

323. Al registrar las transacciones en esta forma se considera que los servicios de estiba prestados en la economía importadora forman parte de los servicios de fletes y no de servicios que en última instancia deban imputarse al importador tal como ocurre con los servicios de fletes internacionales. Se adopta este tratamiento debido a que, en general, los servicios de estiba prestados en la economía importadora a no residentes formarán parte de los servicios generales de fletes sin que pueda desglosárselos.

324. Los servicios de estiba prestados en relación con mercancías que no son exportaciones ni importaciones del país que presta dichos servicios también se considerarían como otros servicios de transporte, basándose estrictamente en el hecho de que se trate de una transacción entre residentes y no residentes. Por ejemplo, si un importador del país B compra mercancías al país A y estas mercancías se descargan y cargan en el país C mientras se encuentran en tránsito, los servicios de estiba deberían aparecer en la balanza de pagos del país C como un crédito en servicios–transportes–otros, y como un débito en la misma partida en la balanza de pagos del país al que pertenece la empresa que contrató los servicios de estiba (que podría ser el país del importador, del exportador o del explotador del equipo de transporte).

Arrendamiento de equipo de transporte

325. Un tipo de servicio de transporte que suele prestarse entre distintas economías es el arrendamiento (fletamento) o locación de equipo móvil, como embarcaciones, aeronaves, camiones y vagones de ferrocarril. El arrendamiento o locación debe registrarse en la balanza de pagos cuando una empresa residente en una economía arrienda o alquila su equipo a una empresa residente en otra economía pero conserva la propiedad legal del equipo. Sin embargo, según el MBP, el equipo (incluido el equipo de transporte) arrendado conforme a un arrendamiento financiero no debe incluirse como fletamento en la balanza de pagos. En cambio, estos bienes deben sumarse al capital de la economía del arrendatario, y debe registrarse en la balanza de pagos un traspaso imputado de la propiedad de dichos bienes. En el capítulo II se analiza in extenso el tratamiento de estos casos.

326. En el caso de los arrendamientos de equipo de transporte que no son arrendamientos financieros debe efectuarse una distinción entre el arrendamiento de equipo con y sin tripulación. Cuando se arrienda equipo de transporte tripulado por un período determinado, se presta un servicio de transporte, y el valor de este servicio equivale al precio pagado por el arrendamiento. Si se arrienda equipo no tripulado, el alquiler del equipo debería registrarse como arrendamiento de explotación en la partida otros servicios empresariales. En estos casos, se considera que es el arrendatario, y no el arrendador, el que produce los servicios de transporte y el alquiler de equipo sin tripulación recibe el mismo tratamiento que el alquiler de cualquier otro tipo de equipo.

327. Por ejemplo, una empresa de Doméstica fleta una aeronave, con su tripulación, a una empresa de Ultramar por un período de dos semanas. Para este caso y otros similares, en el MBP se recomienda que el fletamento se considere como fletes o servicios de pasajeros, según el uso que se dé a la aeronave. Al suministrar la tripulación, el propietario de la aeronave sigue siendo el explotador de la misma.

Viajes

Definición

328. El componente viajes debería abarcar todos los bienes y servicios adquiridos por los viajeros, para su uso personal, durante su estancia en el país por el que viajan. Según el MBP, son viajeros las personas que permanecen menos de un año en un país del que no son residentes. Se considera que las siguientes personas no son viajeros:

  • a) Los funcionarios y empleados públicos (incluidos los diplomáticos) y el personal militar que emplea el gobierno de una economía en sus propios enclaves en el extranjero (bases militares, embajadas, etc.) y las personas a su cargo. (Estos funcionarios no se consideran viajeros desde el punto de vista de los países en los que se encuentran destacados. Por lo tanto, los gastos que efectúen estas personas en la economía extranjera deberán incluirse en servicios del gobierno n.i.o.p. y no en viajes.)

  • b) Las personas que realicen temporalmente una actividad productiva en otra economía y que reciban remuneración por su trabajo de una entidad de dicha economía. (Sin embargo, todos los gastos en bienes y servicios realizados en la economía en la que trabajan deben registrarse en la partida de viajes.)

329. La regla de un año no se aplica a los estudiantes y a las personas bajo tratamiento médico, que siguen siendo residentes de su economía de origen aunque la duración de su estancia en otra economía sea superior a un año. Por lo tanto, la economía en la que estudien o reciban tratamiento médico debe considerar a estas personas como viajeros, independientemente de la duración de su permanencia. Todos los bienes y servicios adquiridos por los estudiantes y las personas bajo tratamiento médico mientras se encuentren en la economía en la que estudien o reciban tratamiento, incluidos los servicios educativos y médicos, deben considerarse gastos de viaje y no deben registrarse en ninguna otra partida de los componentes bienes o servicios.

330. Los servicios relativos al traslado internacional de pasajeros, es decir, el traslado de pasajeros entre países, no se registran en la partida de viajes, sino que deben registrarse en la categoría de servicios de pasajeros. Por ejemplo, si un residente del país A viaja al país B y una vez allí decide emprender un viaje en ómnibus hasta el país C, que es un país limítrofe, el servicio de pasajeros proporcionado al residente de A por el transportista de B no deberá incluirse en viajes sino en la categoría de servicios de pasajeros. Sin embargo, en la práctica es posible que resulte difícil obtener los datos pertinentes del transportista del país B ya que normalmente los transportistas no recaban información sobre la residencia de los pasajeros a quienes venden billetes.

331. El alcance de la partida de viajes, según la descripción que se presenta en el MBP, es similar a la definición y cobertura de visitantes según las recomendaciones de la Organización Mundial de Turismo (OMT) relativas a las estadísticas sobre el turismo internacional. Sin embargo, existe una diferencia importante entre las definiciones incluidas en el MBP y las utilizadas por la OMT. En el MBP se incluyen los gastos realizados por trabajadores de temporada y trabajadores fronterizos mientras que, conforme a la OMT, dichos gastos quedan excluidos.

Tipos de viajes

332. En el MBP se describen dos tipos de viajes, de negocios y personales, que aparecen reflejados en la lista de componentes normalizados de la balanza de pagos. A los efectos analíticos podría resultar útil un mayor desglose, por ejemplo, mediante la identificación por separado de los gastos relacionados con educación y con el cuidado de la salud, en la categoría “personales” de la partida de viajes.

Viajes de negocios

333. Los viajeros por motivo de negocios son los que se trasladan a una economía para efectuar campañas de venta, explorar mercados o sostener negociaciones comerciales en representación de una empresa no residente por la que han sido contratados. También son viajeros por motivo de negocios los funcionarios gubernamentales en viaje oficial no asignados a la economía a la que se trasladan y los funcionarios de organismos internacionales en misión oficial. También se clasifican como viajeros por motivos de negocios a los empleados que realizan la instalación de maquinaria o equipo (si la empresa por la cual han sido contratados no es residente de la economía en la que se efectúa la instalación), así como a los integrantes de la tripulación de medios de transporte en escala o tránsito. Las personas en excursiones con fines de negocios, como la asistencia a reuniones, también deben considerarse viajeros por motivos de negocios. También se registran bajo viajes de negocios los gastos en bienes y servicios efectuados por trabajadores de temporada, trabajadores fronterizos y otros trabajadores no residentes en la economía en la que están contratados.

Viajes personales

334. En esta categoría quedan comprendidos los viajeros que se trasladan al exterior por motivos que no son de negocios (por ejemplo, vacaciones, participación en encuentros deportivos, visitas a parientes y amigos, actividades religiosas, estudios, razones de salud, etc.). En esta categoría se incluye también a los funcionarios públicos que se hallen de licencia en una economía que no sea la de su residencia ni aquélla a la que han sido destinados. Por ejemplo, los funcionarios militares de Estados Unidos destacados en Alemania que se encuentren de vacaciones en Suiza deberán considerarse viajeros mientras permanezcan en Suiza.

Servicios y bienes incluidos

335. Quedan incluidos en la partida de viajes todos los bienes y servicios adquiridos por viajeros. Es indiferente que los bienes o servicios se consuman de inmediato o posteriormente, o que el consumidor final sea el propio viajero o un tercero, siempre que hayan sido adquiridos por el viajero para su uso personal y no con fines comerciales. Por ejemplo, si un viajero adquiere un automóvil durante su estancia en un determinado país y lo embarca con destino a su país de origen para su uso personal, la transacción debe incluirse en la partida de viajes. Los bienes obtenidos por el viajero y que éste posteriormente regale también deben incluirse en dicha partida.

336. La partida de viajes también debe comprender los bienes y servicios adquiridos por los viajeros, independientemente de que el viajero los pague o los reciba sin una contraprestación. En la práctica, resulta difícil obtener información sobre los bienes y servicios recibidos en forma gratuita (por ejemplo, el alojamiento y las comidas suministradas a visitantes oficiales o la instrucción impartida a los alumnos en forma gratuita). Si se cuenta con esta información, se deberán registrar asientos compensatorios en viajes y transferencias corrientes.

337. Los bienes y servicios más comunes que adquieren los viajeros no residentes durante su estancia en un determinado país son alimentos, alojamiento, espectáculos, excursiones, regalos y artículos de recuerdo. También se recomienda que se registren en la partida de viajes los pagos por conceptos tales como los impuestos de aeropuerto o las multas por infracciones de tránsito, aunque estrictamente representen transferencias. Esta recomendación se basa en motivos de orden práctico, y es poco probable que dichas transacciones alcancen una magnitud considerable a nivel internacional.

338. Por ejemplo, un residente del país A viaja al país B donde permanece seis meses para asistir a un curso de capacitación. Durante ese lapso, el viajero gasta 850 unidades en bienes y servicios, entre los que se incluyen 500 unidades en un automóvil que posteriormente el viajero lleva consigo al país A. Además gasta 30 unidades en regalos para parientes que viven en el país B. El gobierno del país B proporciona el alojamiento que, si bien se suministra en forma gratuita, tiene un valor de 125 unidades. En la balanza de pagos del país B deberían registrarse los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes30
Viajes975
Transferencias corrientes Gobierno general125
Otras30
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)——850
1.0051.005

La partida de viajes incluye los servicios de alojamiento recibidos por el viajero sin contraprestación, así como la compra del automóvil. Los regalos que reciben los familiares del viajero aparecen como importación de bienes, compensada con una transferencia.

Otros servicios

339. En la categoría “otros servicios” se incluyen las transacciones internacionales de servicios no comprendidas en transportes o en viajes. En la lista de componentes normalizados de la balanza de pagos se identifican nueve categorías generales de otros servicios: servicios de comunicaciones, servicios de construcción, servicios de seguros, servicios financieros, servicios de informática y de información, regalías y derechos de licencia, otros servicios empresariales, servicios personales, culturales y recreativos y servicios del gobierno no incluidos en otra parte (n.i.o.p.). En el capítulo XIII del MBP se presenta una descripción pormenorizada de los tipos de transacciones incluidas en cada una de estas categorías. En este Libro de texto, el análisis se limitará a determinadas transacciones cuyo registro presenta cierta complejidad.

Servicios de construcción

340. Los servicios de construcción comprenden los trabajos relativos a proyectos de construcción e instalación realizados por empresas de construcción residentes en una economía distinta de aquella en la que tienen lugar los trabajos. Al compilador de la balanza de pagos suelen planteársele problemas para determinar la residencia de las empresas dedicadas a la actividad de construcción. Sin embargo, las reglas utilizadas para determinar la residencia de las empresas (que se analizan en el capítulo III del MBP y en el capítulo II de este Libro de texto) también deben aplicarse a las empresas de construcción. Inicialmente es preciso determinar a qué economía debe imputarse la producción. Si se considera que la producción es realizada por el país del cual es residente la empresa de construcción, el país en el que se llevan a cabo las obras debe registrar una importación de servicios de construcción. Como contrapartida, el país del que es residente la empresa de construcción debe registrar una exportación de servicios de construcción. El valor de estos servicios de construcción debería ser igual a la totalidad del valor del proyecto de construcción y no a cualquier otro monto, como la ganancia neta o el monto neto recibido en moneda extranjera por la empresa de construcción. Si se considera que la producción es realizada por la economía donde se llevan a cabo las obras, se crea una empresa de inversión directa residente en esta última economía, y no se registran los servicios de construcción en la balanza de pagos. Los dos ejemplos que se presentan a continuación ilustran el tratamiento que ha de darse a las empresas que realizan actividades de construcción en el exterior.

341. Se ha adjudicado a una empresa del país A un contrato de construcción en el país B por un valor de 8.000 unidades. El contrato se ejecuta a lo largo de un período de seis meses y la empresa incurre en los siguientes gastos:

Materiales comprados en el país B3.000
Materiales comprados en el país A1.000
Salarios pagados a residentes del país B1.000
Impuestos pagados al gobierno del país A1.000

Debido a que el proyecto tiene una duración inferior a un año, la producción debe asignarse a la empresa residente en el país A, que se considera que presta un servicio de construcción al país B. En consecuencia, en la balanza de pagos del país A deberían efectuarse los siguientes asientos:

CréditoDébito
Servicios de construcción8.000
Otros servicios empresariales3.000
Remuneración de empleados1.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)4.000

La adquisición de materiales en el país A y el pago de impuestos al gobierno de este país constituyen transacciones entre residentes y, por lo tanto, no se registran en la balanza de pagos.

342. Se ha adjudicado a una empresa del país X un contrato de construcción en el país Y por valor de 60.000 unidades, cuyo plazo de ejecución es de dos años. Debido a que se trata de un proyecto de largo plazo, la empresa instala una oficina en el país Y y lleva un conjunto completo de registros contables con respecto a las actividades que realiza en esa economía. Para ejecutar el proyecto, se traslada maquinaria por valor de 12.000 unidades del país X al país Y. Al final del primer año, el valor de la obra en curso es de 25.000 unidades, suma que paga el cliente domiciliado en el país Y. Después de pagar los gastos incurridos en Y, se remite el saldo al país X. Al final del segundo año, el cliente paga las restantes 35.000 unidades. En relación con el proyecto se incurrió en los siguientes gastos:

Primer añoSegundo año
Materiales comprados en el país Y6.00012.000
Salarios pagados a residentes del país Y7.0004.000
Salarios pagados a residentes del país X*2.0002.000
Depreciación de la maquinaria1.0001.000
Impuestos pagados al gobierno del país Y3.0005.000
Gastos totales19.00024.000
Ganancia neta6.00011.000
25.00035.000

En este ejemplo, se han cumplido los criterios para imputar la producción a un residente del país Y; por lo tanto, se crea una empresa de inversión directa que realiza la construcción. Se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos del país X:

Primer añoCréditoDébito
Bienes (maquinaria)12.000
Remuneración de empleados2.000
Renta de la inversión directa6.000
Inversión directa–suministro de maquinaria12.000
Inversión directa–depreciación1.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)9.000
Segundo añoCréditoDébito
Bienes (maquinaria)10.000
Remuneración de empleados2.000
Renta de la inversión directa11.000
Inversión directa–devolución de maquinaria10.000
Inversión directa–depreciación1.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)14.000

Dado que la empresa de inversión directa es un residente del país Y, las transacciones entre esta empresa y otros residentes del país Y obviamente no se registran en la balanza de pagos del país X.

Servicios de seguros

343. Los servicios de seguros abarcan la prestación de varias clases de servicios de seguros por parte de empresas aseguradoras residentes a no residentes, y viceversa. En esta partida quedan comprendidos muchos tipos de seguros, entre los que se incluyen los seguros de fletes, los seguros contra accidentes, los seguros marítimos, los seguros contra incendio, los reaseguros, los seguros de vida y los servicios de pensiones y rentas vitalicias suministrados en forma comercial. A fin de registrar correctamente los servicios de seguros en la balanza de pagos, corresponde efectuar una distinción entre los seguros de vida, que incluyen los servicios de pensiones y rentas vitalicias suministrados en forma comercial, y los demás seguros (contra siniestros).

Seguros, excluidos los de vida

344. Conceptualmente, es posible que el costo “normal” de los servicios que el asegurador tiene en cuenta al determinar las primas durante un determinado período no sea igual a las primas netas (primas menos indemnizaciones) pagaderas durante dicho período. Las pérdidas pueden ser mayores o menores que las previstas en el largo plazo; es posible que aún no deba efectuarse el pago de indemnizaciones correspondientes a pérdidas ya ocurridas, y también es posible que se hayan pagado anticipadamente primas correspondientes a riesgos que el asegurador aún no ha asumido. Por lo tanto, en principio, las primas netas pueden reflejar no sólo un cargo por el servicio, sino también ganancias/pérdidas de capital y pagos anticipados o diferidos. Asimismo, los aseguradores invertirán las primas no ganadas (primas pagadas con anticipación al período durante el cual deberían pagarse las indemnizaciones que puedan resultar de dichas primas), y el asegurador también tendrá en cuenta la renta obtenida por estas inversiones al determinar el cargo “normal” por el servicio. Dada la dificultad práctica de desglosar estos diversos elementos, en la balanza de pagos habitualmente se toman en cuenta las primas netas para medir los servicios de seguros desde el punto de vista del asegurador. Por lo tanto, en el MBP se recomienda este método para determinar la exportación de todo tipo de servicios de seguros y la importación de servicios de reaseguro.

345. No obstante, si se considera cada una de las transacciones individuales de seguros (o un subconjunto de las transacciones de una empresa aseguradora), la utilización del valor de las primas netas como forma de medir los servicios de seguros resulta muy poco adecuada. Cuando se paga una prima de 10.000 unidades por una póliza, el cargo por servicio representa sólo una fracción de esa suma. El resto representa el dinero transferido a la empresa aseguradora para pagar futuras indemnizaciones con respecto a esa u otras pólizas. De la misma manera, no puede considerarse que una indemnización de 50.000 unidades represente un “servicio negativo” prestado por la empresa aseguradora. Esta indemnización refleja simplemente una transferencia de fondos de la empresa aseguradora a la persona indemnizada. Por estas razones, en el MBP se recomienda que, en lo que respecta a la importación de servicios de seguros, el servicio prestado se calcule—en el caso de los seguros sobre bienes—aplicando a las primas brutas pagadas a aseguradores no residentes la razón entre los servicios de seguros y las primas brutas correspondientes a la exportación de servicios de seguros o, en el caso de otros seguros directos, aplicando a las primas brutas pagadas a aseguradores no residentes la razón entre el cargo por servicio estimado y el total de primas correspondientes a aseguradores residentes. Los demás flujos de fondos entre el asegurado residente y el asegurador no residente—es decir, las primas pagaderas menos el cargo por servicio estimado y las indemnizaciones por cobrar—se clasifican como transferencias.

346. El siguiente ejemplo ilustra el registro de los servicios de seguros en la balanza de pagos. Una compañía de seguros residente del país A asegura a residentes de los países B, C, D y E contra el riesgo de daños por huracán. Las primas recibidas de cada uno de los países ascienden a 4.000 unidades. Durante el período de registro contable de los datos, se paga una indemnización de 10.000 unidades como consecuencia de daños sufridos en el país B a causa de una tormenta. De acuerdo con las recomendaciones del MBP, los servicios de seguros prestados por el asegurador son iguales a las primas recibidas menos las indemnizaciones pagadas. Por lo tanto, en el caso del país A se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos:

CréditoDébito
Servicios de seguros6.000
Transferencias corrientes10.00010.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)6.000

Las partidas de transferencias representan, en lo que respecta a los asientos de débito, las indemnizaciones por pagar y, en lo que respecta a los asientos de crédito, las primas por cobrar menos el cargo por servicios de seguros. Si bien estos asientos se compensan cuando se consideran todas las transacciones, no ocurre lo mismo a escala regional.

347. Partiendo de la información presentada en el párrafo 346, se puede calcular que el cargo por servicios de seguros por unidad de prima correspondiente a este tipo de seguro es 6.000 unidades (primas netas) dividido por 16.000 unidades (primas brutas), ó 0,375. Por lo tanto, el valor de los servicios de seguros recibidos por los países B, C, D y E es igual a las primas que han pagado (4.000 unidades) multiplicadas por 0,375, ó 1.500 unidades cada uno. Este resultado parece lógico, ya que cada país recibió del país A exactamente la misma cobertura de seguros.

348. Se pueden establecer ahora los asientos que deberían efectuarse en la balanza de pagos de los países B, C, D y E. En el caso de los países C, D y E, los asientos son idénticos:

CréditoDébito
Servicios de seguros1.500
Transferencias corrientes*2.500
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera4.000

En el caso del país B, se deberían efectuar los siguientes asientos en la balanza de pagos:

CréditoDébito
Servicios de seguros1.500
Transferencias corrientes*10.0002.500
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera6.000

349. En lo que respecta a las transacciones internas y la exportación de servicios de seguros, dado que el estadístico cuenta con la información necesaria, es posible distribuir el cargo por servicios de seguros entre las diversas clases de tomadores de pólizas en proporción a las primas pagadas. Sin embargo, resulta difícil hacer lo mismo en el caso de la importación de servicios de seguros, ya que los importadores generalmente no están en condiciones de determinar el cargo por servicio que debe imputarse a ellos. En el caso de la importación de servicios de seguros, deben utilizarse otras mediciones sustitutivas para estimar el cargo por servicios de seguros. (Por lo tanto, en el MBP se recomienda utilizar las razones calculadas para el sector de seguros del país.) En primer lugar se recomienda que se utilice el cargo por servicios de seguros por unidad de prima, calculado para las exportaciones del mismo tipo de seguros. En caso de que no sea posible recurrir a este procedimiento (por ejemplo, si el tipo de servicios de seguros considerado no es objeto de exportación o no existe en el país actividad de seguros de un determinado tipo), podría utilizarse la relación a largo plazo entre las primas pagadas a no residentes y las indemnizaciones recibidas de no residentes para obtener un cálculo aproximado del cargo por servicio. Como otra posibilidad, podría solicitarse información con respecto al cargo por servicio a los compiladores de la balanza de pagos del país exportador.

350. Antes de concluir el análisis de los servicios de seguros, excluidos los de vida, resulta útil considerar cómo se ha de proceder si las indemnizaciones exceden de las primas en lo que respecta a la exportación de servicios de seguros o la importación de servicios de reaseguro. Si se tomara en cuenta la diferencia entre las primas y las indemnizaciones se obtendría un costo “negativo” por los servicios, concepto que carece de lógica desde el punto de vista económico. Por lo tanto, se recomienda que, para determinar el cargo por servicio durante el período considerado, el compilador utilice el cargo “normal” por servicio por unidad de prima, que se calcula utilizando la relación a largo plazo entre las primas y las indemnizaciones. Posteriormente, este valor recalculado del cargo por servicios de seguros se empleará para calcular los asientos en las partidas de servicios de seguros y las transferencias conexas.

Seguros de vida

351. Dos características fundamentales distinguen los seguros de vida de los demás seguros. En primer lugar, suele transcurrir un lapso considerable entre el pago de las primas de seguros de vida y el pago de las indemnizaciones correspondientes a dichas primas. Por ejemplo, una persona de 20 años toma una póliza de seguro de vida que vence cuando cumpla 60 años. El valor de rescate se basa en el total de pagos efectuados durante la vigencia de la póliza. Transcurrirán 40 años entre el momento en que se efectúan los pagos iniciales y la fecha de rescate efectivo de dicha póliza. La renta ganada sobre estas primas, que conceptualmente debe considerase en el cálculo del cargo por servicios de seguros, suele ser significativa. La segunda característica que distingue a los seguros de vida es la certidumbre de que deberá pagarse una indemnización. (Las pólizas de seguro conforme a las cuales sólo se paga una indemnización en caso de que el fallecimiento se produzca antes de una determinada edad no se consideran seguros de vida a los efectos de la balanza de pagos.) Debido a esta certidumbre, el asegurado puede considerar que el pago de las primas constituye un ahorro y que la indemnización constituye un retiro de ese ahorro. Asimismo, en muchas pólizas de seguro de vida, el tomador de la póliza tiene la opción de “rescate”, es decir, la posibilidad de hacer efectiva la póliza antes del vencimiento. Teniendo en cuentas estas características, se considera que el tomador de una póliza de seguro de vida tiene un crédito contra la empresa aseguradora.

352. En el MBP se recomienda que el componente de servicios incluido en los seguros de vida se calcule igual que el componente de servicios relacionados con los demás seguros. Sin embargo, se reconoce que este procedimiento puede dar lugar a resultados equívocos en la balanza de pagos, sobre todo si las transacciones internacionales relativas a seguros de vida alcanzan un volumen considerable10. En este caso, una forma más lógica de calcular el cargo por servicio relacionado con seguros de vida consistiría en dividir la suma de los costos y las utilidades de operación de las empresas de seguros de vida por el total de primas por pagar. También en este caso, como ocurre en los demás seguros, resulta más fácil efectuar el cálculo del cargo por servicio en lo que respecta a la exportación de servicios de seguros que a la importación. Para las importaciones podrían utilizarse coeficientes similares calculados para la actividad nacional de seguros de vida o proporcionados por compiladores de la balanza de pagos de otros países. Dado que las transacciones de seguros de vida entre residentes y no residentes suelen revestir relativamente poca importancia y el cargo por servicio suele ser un porcentaje relativamente pequeño de las primas, otra posibilidad es ignorar por completo el componente de servicios incluido en las transacciones de seguros de vida.

353. Debido al carácter de inversión que tienen las primas y las indemnizaciones en los seguros de vida, las primas de seguros de vida (menos todos los cargos por servicio calculados) se registran como aumentos del crédito del tomador de la póliza contra la empresa de seguros de vida (o del capital común en el caso de los fondos comunes de inversión); las indemnizaciones (y el recate de las pólizas) se registran como disminución de la inversión. La inversión en seguros de vida se registra, en la cuenta financiera y en la posición de inversión internacional, en las partidas otra inversión–otros activos/pasivos. Si bien en el MBP no se considera este tema, el compilador podría estar interesado en registrar las “bonificaciones” de las pólizas de seguro de vida. (Las bonificaciones se derivan de la inversión por las empresas aseguradoras de los fondos de los tomadores de pólizas.) Estas bonificaciones podrían registrarse como renta que las empresas aseguradoras deben pagar a los tomadores de las pólizas, compensada con un aumento de los créditos de éstos frente a las empresas aseguradoras.

354. Un ejemplo aclarará el tratamiento dado a los seguros de vida en la balanza de pagos. Residentes del país A pagan 12.000 unidades en primas a empresas de seguros de vida no residentes y reciben 22.000 unidades por concepto de indemnizaciones. Asimismo, del análisis de la actividad interna de seguros de vida del país A se desprende que la razón de los costos y utilidades de operación sobre las primas por cobrar es 0,05. Se registrarían los siguientes asientos:

Balanza de pagos del país A:
CréditoDébito
Servicios de seguros600
Cuenta financiera Otra inversión–otros activos*22.00011.400
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)10.000

La partida de servicios de seguros se calculó multiplicando las 12.000 unidades correspondientes a primas por 0,05. El aumento de la inversión (asiento de débito) se calculó como la diferencia entre las primas y el cargo por servicio estimado.

Servicios financieros

355. Los servicios financieros abarcan una variedad de transacciones de servicios relacionadas con la actividad financiera. En el capítulo XIII del MBP se presenta una descripción completa de esta partida. En este Libro de texto se considera un tipo de transacción—la compraventa de divisas—que da lugar a servicios financieros. Conforme al MBP, las transacciones denominadas en moneda extranjera deben convertirse a la unidad de cuenta utilizando el valor medio entre el tipo comprador y vendedor aplicable a la fecha de la transacción. Dado que es improbable que el tipo de cambio medio sea el tipo de cambio efectivamente utilizado en la transacción, se plantea el interrogante de cómo registrar en la balanza de pagos las transacciones que entrañan el canje de una moneda por otra. También en estos casos, debe utilizarse como regla el tipo de cambio medio. La diferencia entre el valor de una transacción que supone el canje de moneda extranjera por la unidad de cuenta utilizando un tipo de cambio medio y el valor de la transacción utilizando el tipo efectivo representa un servicio implícito, prestado normalmente por un intermediario financiero (por ejemplo, un banco u otro operador de cambios) a un cliente (por ejemplo, una empresa). En la balanza de pagos, este servicio se clasificaría como servicios financieros.

356. Por ejemplo, un banco australiano compra dólares de EE.UU. (US$) a cambio de dólares australianos (A$) a razón de A$l,39 por US$1, y vende dólares de EE.UU. a razón de A$1,41 por US$1. El tipo de cambio medio es A$l,40 por cada dólar de EE.UU. Un residente de Estados Unidos desea cambiar dólares de EE.UU por A$10.000 y depositarlos en un banco australiano. Al tipo de cambio comprador del banco australiano, el residente de Estados Unidos pagará US$7.194. Los asientos de la balanza de pagos de Australia muestran que las tenencias de dólares de EE.UU. del banco australiano aumentan US$7.194. Convertido al tipo de cambio medio, este monto aparece en la balanza de pagos de Australia como un débito por A$10.072. Los pasivos del banco (en forma de depósitos) aumentan A$10.000 (asiento de crédito). El crédito de A$72 necesario para equilibrar los asientos representa un servicio financiero prestado por el banco a un no residente.

Balanza de pagos de Australia
CréditoDébito
Servicios financieros72
Otra inversión-activos10.072
Otra inversión-pasivos10.000

357. Es improbable que el consumidor conozca el valor de los servicios que ha adquirido implícitamente y, en muchos casos, el productor no estará en condiciones de suministrar información sobre los servicios prestados a no residentes. Como valor sustitutivo, el cargo por servicio se podría calcular determinando el margen medio (diferencia) entre los tipos de cambio comprador y vendedor y multiplicando posteriormente las transacciones en moneda extranjera realizadas con no residentes por la mitad de dicha diferencia11. Sin embargo, es necesario proceder con cautela al determinar cuál es la parte que consume y cuál la que produce el servicio, sobre todo en lo relativo a las transacciones entre operadores de cambio de distintas economías. El mismo operador puede actuar en una transacción como agente que no influye en el precio (consumidor) y en otra como agente que impone el precio (productor). (En los párrafos 562 a 568 de la Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos se presenta información adicional sobre este tema.)

Servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio

358. En este Libro de texto corresponde considerar dos aspectos de esta partida: 1) las comisiones y derechos similares sobre la exportación o importación de bienes y 2) los servicios de compraventa.

Comisiones y derechos similares sobre la exportación e importación de bienes

359. Conforme al MBP, los derechos cobrados por los agentes sobre las exportaciones e importaciones deben considerarse parte del valor de los bienes si son pagados por el exportador (independientemente de que el agente sea residente del país exportador o de otro país) o si son pagados por el importador a un agente residente en el país exportador. En los casos en que los derechos sean pagados por el exportador a un agente no residente o por el importador a un agente de un país que no sea la economía importadora o exportadora, los asientos deben efectuarse en la partida “servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio” de la balanza de pagos. No deben efectuarse asientos en esta partida por los derechos pagados por el importador a agentes del país exportador. Si bien en esas transacciones intervienen residentes de diferentes economías, los derechos forman parte del valor de las transacciones de bienes con las que se relacionan los derechos pagados a los agentes.

360. El siguiente ejemplo ilustra lo explicado en el párrafo 359. En un año dado han tenido lugar las siguientes transacciones entre los países A y B:

aValor de los bienes exportados del país A al país B (excluidos los derechos de agentes)200
bDerechos cobrados sobre las exportaciones del país A (véase el punto a) por un agente del país B y pagados por el importador10
cDerechos cobrados sobre las exportaciones del país A (véase el punto a) por un agente del país A y pagados por el importador del país B20
dValor de los bienes importados por el país A del país B300
eDerechos cobrados sobre las importaciones del país A (véase el punto d) por un agente del país C y pagados por el importador40

En este caso, en la balanza de pagos del país A deberían efectuarse los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes
Exportaciones, f.o.b.220
Importaciones, f.o.b.300
Servicios de compraventa y otros relacionados con el comercio40
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)120

Por consiguiente, los asientos efectuados en la partida de exportaciones incluyen los derechos de agentes pagados por el importador del país B a un agente residente en el país A en relación con transacciones de bienes. Los derechos pagados por el importador del país B al agente de este mismo país no aparecen reflejados en el valor de las exportaciones ya que se trata estrictamente de una transacción entre dos no residentes12. El asiento de débito registrado en la partida de servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio se refiere a los derechos de agentes pagados por el importador del país a un residente de un tercer país, C. Si esos derechos se hubiesen pagado a un residente del país B se habrían incluido en el valor de los bienes que aparece en la balanza de pagos en lugar de registrarse como una transacción independiente bajo servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio.

Servicios de compraventa

361. La adquisición y posterior venta de bienes que no cruzan la frontera de la economía de la que es residente el propietario temporal de los mismos se denomina compraventa. Estas transacciones no se registran como una importación y una posterior reexportación de bienes. En el MBP se recomienda que la diferencia en el valor de los bienes se considere como un derecho pagado por un servicio prestado a no residentes y que se incluya ese derecho en servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio. También se registran en esta partida las ganancias o pérdidas especulativas resultantes de transacciones de arbitraje de productos. Sin embargo, las ganancias o pérdidas especulativas relacionadas con recursos financieros forman parte del valor de dichos recursos y, cuando se materializan, se registran en la cuenta financiera. En los párrafos 189 a 194 de este Libro de texto se presentan mayores detalles sobre el tratamiento que reciben los servicios de compraventa en la balanza de pagos.

362. Una empresa del país A compra café a un residente del país B por 300 unidades y lo vende a un residente del país C por 330 unidades. Los bienes se embarcan directamente de B a C, sin que las mercancías crucen la frontera de A. En otra transacción, la empresa del país A especula en existencias de petróleo que mantiene en el extranjero y pierde 10 unidades en esa transacción.

En la balanza de pagos del país A deberían aparecer los siguientes asientos:

CréditoDébito
Servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio30
−10
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)20

El asiento de crédito correspondiente a servicios de compraventa representa la ganancia de 30 unidades obtenida mediante la compraventa, calculada como la diferencia entre el precio de adquisición y de venta del café; por su parte, el asiento de débito efectuado en esa partida refleja la pérdida resultante de la especulación en petróleo.

Servicios del gobierno n.i.o.p.

363. Los servicios del gobierno n.i.o.p. incluyen: 1) las transacciones entre el gobierno del país compilador y otros gobiernos (u organismos internacionales); 2) las transacciones entre el gobierno del país compilador y entidades no gubernamentales no residentes; 3) las transacciones entre gobiernos extranjeros (incluidos los organismos internacionales) y las unidades no gubernamentales del país compilador, y 4) los gastos personales realizados por el personal diplomático, militar y demás personal de entidades oficiales extranjeras en la economía en la que están situadas dichas entidades. Sin embargo, no todas las transacciones que cumplen con este criterio deben registrarse como servicios del gobierno n.i.o.p. Las transacciones que puedan clasificarse en otras partidas de la balanza de pagos deben registrarse en la partida que corresponda. En los párrafos siguientes se analizan en detalle algunas de las principales transacciones que se clasifican como servicios del gobierno n.i.o.p.

Embajadas, consulados y otras entidades oficiales

364. Las transacciones de embajadas, consulados y otras entidades oficiales de gobiernos extranjeros (por ejemplo, las unidades militares, las misiones de asistencia, las oficinas de turismo e información, las bibliotecas y las oficinas de fomento de la inmigración) con residentes del país en el que están situadas dichas entidades deben registrarse en la balanza de pagos de este último país y de los países representados por las entidades. Según el MBP, estas entidades se consideran residentes del país al que representan y no del país en el que están situadas. Las adquisiciones de bienes y servicios que las entidades efectúan en la economía en la que están situadas deben considerarse transacciones correspondientes a la partida servicios del gobierno n.i.o.p. en la balanza de pagos de ambos países. En cambio, las remesas de fondos, los embarques de mercancías y toda otra transacción entre estas entidades oficiales y su país de origen deben excluirse de la balanza de pagos del país donde estén situadas dichas entidades debido a que representan transacciones entre no residentes.

365. Las transacciones realizadas por el personal no residente de entidades oficiales extranjeras (por ejemplo, las embajadas) con residentes de la economía donde están situadas dichas entidades también deben registrase en la balanza de pagos. La residencia del personal de las embajadas, consulados y demás oficinas gubernamentales no se determina conforme a la regla de un año utilizada usualmente para determinar la residencia, sino tomando como base el centro de interés. Según este criterio, se considera que el personal enviado del país de origen a entidades oficiales situadas en otro país siempre mantiene su centro de interés en el país de origen, independientemente de que la residencia en el otro país dure más o menos de un año. Por lo tanto, los funcionarios de dichas entidades siempre se considerarán no residentes del país donde cumplen funciones, y las transacciones de dichos funcionarios con residentes de este último país se incluirán en la balanza de pagos.

366. A continuación se resumen los principales tipos de transacciones realizadas por embajadas, consulados y otras entidades oficiales y su personal que se clasifican como servicios del gobierno n.i.o.p.:

Gastos realizados por embajadas, consulados, etc., en el país donde estén situados, en relación con bienes y servicios, por ejemplo, muebles y artículos de oficina, combustibles, servicios públicos, alquiler o compraventa de edificios para embajadas, automóviles oficiales, así como su uso y mantenimiento, y recepciones oficiales.

Gastos personales realizados por diplomáticos, militares y otros funcionarios de entidades oficiales extranjeras en el país al que han sido asignados.

367. Mediante varios ejemplos puede ilustrarse la forma en que deben registrarse en la balanza de pagos las transacciones relacionadas con embajadas y otras entidades oficiales situadas en el extranjero. En el primer ejemplo, la embajada del país X en el país Y compra un edificio situado en Y para destinarlo a oficinas de uso propio y paga por el mismo 500 unidades. En la balanza de pagos del país X deberán aparecer los siguientes asientos:

CréditoDébito
Servicios del gobierno n.i.o.p.500
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera500

Sin embargo, las compras y ventas de tierras por parte de embajadas extranjeras no deben registrarse como servicios del gobierno n.i.o.p. Más bien, estas transacciones deberán registrarse como adquisición/enajenación de activos no financieros no producidos en la cuenta de capital.

368. En el segundo ejemplo, durante un determinado año la embajada del país A en el país B recibe y realiza los siguientes pagos a través de bancos comerciales del país B:

Pagos recibidos
aFondos recibidos del gobierno del país A1.000
Intereses de los depósitos bancarios en el país B50
Pagos efectuados
cSalarios pagados a empleados del país B200
dSalarios pagados a empleados del país A500
eGastos efectuados en materiales de oficina en el país B50
fAlquiler de edificio para la embajada150

Estas transacciones deberán registrarse en la balanza de pagos del país B de la siguiente manera:

CréditoDébito
Servicios del gobierno n.i.o.p.50e
150f
Remuneración de empleados200c
Renta de la inversión50b
Otra inversión–activos–moneda y depósitos–bancos1.000a
Otra inversión-pasivos-moneda y depósitos–bancos*1.000a200c
50b50e
150f

369. En el tercer ejemplo, un residente del país X asignado durante tres años a la embajada de su país en el país Y recibe y efectúa los siguientes pagos a través de bancos comerciales del país Y:

Pagos recibidos
aSueldo depositado por la embajada en un banco local500
bInterés de la cuenta bancaria abierta en el país Y10
cDividendos (de las acciones de una empresa del país X) depositados en un banco local50
Pagos efectuados
dGastos en comida y vestimenta en el país Y100
eAlquiler de un apartamento en el país Y150
fCompra de un automóvil en el país X1.000*

En la balanza de pagos del país Y deberán efectuarse los siguientes asientos:

CréditoDébito
Servicios del gobierno n.i.o.p.100d
150e
Renta de la inversión–intereses10b
Otra inversión–activos–moneda y depósitos-ba neos*1.000f500a
50c
Otra inversíón–pasivos–moneda y depósitos–bancos*500a100d
10b150e
50c1.000f

En la práctica, es posible que en muchos casos resulte difícil obtener datos sobre los gastos realizados por los funcionarios no residentes de embajadas, consulados, unidades militares, etc. Por lo tanto, para estimar dichos gastos puede utilizarse como base la información que proporcionen dichas entidades sobre los sueldos y salarios pagados al personal no residente.

370. Además de las transacciones realizadas entre entidades gubernamentales extranjeras situadas en un país y los residentes de dicho país, los recursos recibidos y aportados en virtud de acuerdos militares conjuntos constituyen otro grupo de transacciones que se registra en la categoría de servicios del gobierno n.i.o.p. También se registran en esta partida los gastos administrativos de carácter general relacionados con la asistencia técnica.

    Other Resources Citing This Publication