Chapter

IV. Bienes

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
July 1996
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

166. Según se define en el MBP, el componente bienes de la balanza de pagos abarca las mercancías generales, los bienes para transformación, las reparaciones de bienes, los bienes adquiridos en puerto por medios de transporte y el oro no monetario. Según la definición adoptada a los efectos de la balanza de pagos, la partida mercancías generales (a la que en algunos casos se denominará mercancías) comprende (salvo unas pocas excepciones específicas) todos los bienes muebles que son objeto de un traspaso de propiedad—efectivo o imputado—entre residentes y no residentes.

167. Ciertos bienes, aunque constituyen activos reales cuya propiedad se traspasa en forma internacional, no se registran en el componente bienes y se incluyen en otros componentes normalizados de la balanza de pagos. Los principales ejemplos de bienes excluidos del componente bienes que se incluyen en otros sectores de la cuenta corriente son los siguientes:

El oro monetario, que se clasifica como parte de los activos de reserva en la cuenta financiera.

Los bienes adquiridos por viajeros y trabajadores no residentes para uso personal, que se registran en la partida de viajes (que forma parte de servicios).

Los bienes que las embajadas, consulados, misiones y organismos militares, y el personal no residente de estas entidades adquieren en los países donde están situados, los cuales se clasifican en la partida de servicios del gobierno n.i.o.p. (que forma parte de servicios).

Los diarios y publicaciones (no en grandes cantidades) enviados por suscripción directa, que se incluyen en la partida de servicios informáticos y de información (que forma parte de servicios).

Los bienes adquiridos y enajenados en el mismo período de registro sin que crucen la frontera, que se asientan en cifras netas en la partida de servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio, dentro del componente otros servicios empresariales (que forma parte de servicios).

168. Los activos que se consideren como la representación material de recursos financieros (aunque tengan forma física y sean muebles) se registran en el componente de la cuenta financiera de la balanza de pagos que corresponde por el tipo de crédito. Son ejemplos de dichos activos el papel moneda y la moneda metálica en circulación y los valores emitidos. Además, si el traspaso de propiedad de un activo real se origina en la compra de una empresa establecida por un residente de una economía distinta de aquella donde está ubicada la empresa, el traspaso de propiedad debe considerarse una transacción financiera y no debe incluirse en bienes. (Son excepciones los traspasos de propiedad que suponen efectivamente el desplazamiento físico de los bienes a través de la frontera.). Esto se debe a que se considera que la empresa es residente de la economía en la que realiza sus actividades (véase el párrafo 92) y a que la propiedad de la empresa se considera una inversión financiera.

169. Como se desprende del párrafo anterior, el componente bienes no abarca todos los traspasos de propiedad de bienes que tienen lugar entre residentes y no residentes. Los criterios para determinar los traspasos que se deben incluir o excluir en este componente no siempre son tan claros como en los casos de exclusión de los bienes que son la evidencia de activos financieros.

170. Puede explicarse la existencia de excepciones con respecto a la cobertura de todos los intercambios de activos reales en el componente bienes de la balanza de pagos recurriendo a las consideraciones (examinadas en el párrafo 143) en que se basa la determinación de los componentes normalizados de la balanza de pagos. Dos de estas consideraciones son las más importantes:

La partida debe exhibir un comportamiento característico que indique que reacciona de una manera especial ante un factor económico determinado o una combinación de factores.

Debe ser posible obtener los datos sobre la partida sin demasiada dificultad.

171. Por lo tanto, las transacciones que presentan características de comportamiento similares se agrupan, siempre y cuando puedan obtenerse datos separados sobre el grupo de transacciones seleccionadas. Por ejemplo, los factores que influyen en las compras de bienes efectuadas por viajeros no residentes son lo suficientemente distintas de los que afectan a las demás exportaciones del país por el que viajan como para que se justifique la exclusión de dichas compras del componente bienes. Además, sería difícil obtener datos sobre cada una de las compras realizadas por viajeros no residentes. Un razonamiento similar se aplica al resto de las excepciones enumeradas en el párrafo 167. Por ejemplo, los bienes adquiridos y enajenados en el mismo período de declaración sin que crucen la frontera se asientan como servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio (y no como bienes) suministrados por una economía al resto del mundo ya que, en general, la prestación de estos servicios no guarda relación con el consumo de importaciones y la producción de exportaciones de un país.

172. Si bien algunas transacciones específicas no se registran en el componente bienes, otras transacciones se incluyen aunque se consideren más afines a los servicios. Por ejemplo, el valor de las mercancías suele incluir una parte que corresponde al transporte debido a la convención adoptada en la contabilidad de balanza de pagos conforme a la cual las mercancías deben valorarse uniformemente en la frontera aduanera del país exportador. Este criterio de valoración difiere del concepto puro de transacciones de bienes, aplicado comúnmente al preparar cuadros de insumo-producto, conforme al cual el punto de valoración de las mercancías es el establecimiento del productor. En los párrafos 220 a 227 se examinan las razones por las cuales se ha elegido la frontera aduanera como punto de valoración.

173. Dentro del componente bienes, los siguientes cuatro tipos de transacciones se identifican separadamente de las mercancías generales:

  • Los bienes enviados al extranjero para su transformación y posteriormente enviados de regreso al país del exportador original. (Estos bienes forman parte de la partida de bienes para transformación.)

  • Los bienes (y servicios) utilizados en la reparación de otros bienes de propiedad de no residentes. (Estos bienes forman parte de la partida de reparaciones de bienes.)

  • Los combustibles, víveres, pertrechos y otros suministros destinados a medios de transporte. (Los productos comprados para uso comercial en buques, aeronaves y otros medios de transporte se clasifican en la partida de bienes adquiridos en puerto por medios de transporte.)

  • El oro no monetario, que se divide, a su vez, en oro mantenido como reserva de valor y otro oro.

174. Si bien en el caso de estos productos se trata claramente de bienes, las transacciones suelen realizarse por razones que no guardan relación con el nivel general de actividad económica dentro de una economía. Además, la inclusión de estas transacciones en la categoría de mercancías generales podría crear una idea errónea del volumen de transacciones de mercancías de un país. Por ejemplo, el combustible adquirido por medios de transporte para utilizarlo en sus operaciones no se registra en la categoría de mercancías generales debido a que las compras de combustible para medios de transporte guardan mayor relación con las operaciones de transporte que con la demanda de petróleo de una economía. Si estas compras de combustible se clasificaran como transacciones de mercancías generales, podrían resultar económicamente significativas para el país que vende el combustible, pero mucho menos significativas para el país que lo compra. Por similares razones de simetría, las provisiones para buques se agrupan en la partida bienes adquiridos en puerto por medios de transporte. Las transacciones relativas al oro no monetario a menudo están motivadas por consideraciones distintas del uso del oro como parte de los procesos de producción y consumo. La inclusión de dichas transacciones en la categoría de mercancías generales podría crear una impresión equívoca con respecto a la producción (en el caso de las exportaciones) o el consumo (en el caso de las importaciones) de una economía. En consecuencia, en el componente bienes, las transacciones de oro no monetario se registran separadamente de las mercancías generales. Las transacciones relativas a bienes para transformación suelen alcanzar un volumen elevado en cifras brutas, pero el impacto neto de estas transacciones en la economía es mucho menor. La inclusión de estas transacciones en la partida de mercancías generales podría crear una impresión equívoca de la magnitud global del comercio exterior de un país.

175. En resumen, el concepto de transacciones de bienes excluye ciertos intercambios de productos entre economías, pero incluye ciertos servicios de distribución. Además, si bien la mayoría de las transacciones de bienes se clasifican en la partida de mercancías generales, algunas transacciones se identifican separadamente. Esta clasificación obedece a consideraciones analíticas y a razones de conveniencia estadística.

Convención con respecto al registro del traspaso de propiedad

176. Fuera de las excepciones señaladas anteriormente, la cobertura del componente bienes se define en función de los traspasos de propiedad de todos los bienes muebles que son objeto de un intercambio entre residentes y no residentes. La regla sobre traspaso de propiedad adoptada para definir el componente bienes asegura, en principio, la concordancia de cobertura y momento de registro de este componente con otras partidas de la balanza de pagos (sobre todo con las partidas financieras). En el MBP se considera que el traspaso de propiedad de los bienes exportados ocurre generalmente en el momento en que el exportador deja de contabilizarlos como activo real y procede a efectuar el correspondiente cambio en sus partidas financieras. De este modo, se logra la concordancia entre el componente bienes y la cuenta financiera de la balanza de pagos del país compilador, así como una compilación coherente del componente bienes en el país exportador y el país importador. El ejemplo siguiente ilustra la simultaneidad, interna y entre países, de los pares de asientos:

País

exportador
País

importador
Bienescréditodébito
Cuenta financieradébitocrédito

177. Las normas internacionales relativas a las estadísticas del comercio exterior, que son una fuente utilizada frecuentemente para compilar el componente bienes de la balanza de pagos, no se basan en el traspaso de propiedad sino en el movimiento físico de los bienes a través de las fronteras nacionales (o aduaneras). Aunque, por lo general, los bienes cuya propiedad se traspasa internacionalmente son los mismos que cruzan las fronteras, el traspaso de propiedad y el desplazamiento de los bienes no se producen necesariamente en el mismo momento. Los sistemas de notificación de datos sobre las transacciones internacionales (como los sistemas basados en los registros cambiarios y en otros registros bancarios similares) constituyen otra posible fuente de información sobre el componente bienes. En estos sistemas, por lo general las transacciones de bienes no se registran en función del traspaso de propiedad. La naturaleza de estas diferencias resultará más clara en el contexto de la información que se presenta en otras secciones de este capítulo sobre los ajustes que se deben efectuar con respecto al momento de registro, para convertir los datos básicos a fin de utilizarlos en la balanza de pagos.

Excepciones a la regla de traspaso de propiedad

178. Aunque la cobertura del componente bienes se restringe a los productos cuya propiedad se traspasa entre residentes y no residentes, en el MBP se introducen algunas excepciones a la regla sobre traspaso de propiedad. En los párrafos siguientes se analizan dichas excepciones y su fundamento.

Empresas que realizan actividades en más de una economía

179. Según se explicó en el capítulo II, cuando una empresa multinacional realiza un volumen significativo de operaciones en más de una economía, se supone la existencia de una empresa residente independiente en cada una de las economías en que la empresa multinacional realiza operaciones. De hecho, la propiedad de los bienes transferidos entre las unidades que componen la empresa multinacional no se traspasa de la misma manera que entre unidades jurídicamente independientes. Las transacciones entre la empresa matriz y una sucursal no pueden, en sentido estricto, originar un traspaso de propiedad desde el punto de vista jurídico, porque ambas partes de la transacción son una misma unidad jurídica. No obstante, en el MBP se recomienda que los embarques internacionales de mercancías intercambiadas entre unidades pertenecientes a una empresa multinacional, que jurídicamente constituyen una misma unidad, se clasifiquen como traspasos de propiedad de las mercancías en cuestión. Por consiguiente, estas transacciones deben incluirse en la balanza de pagos.

180. En la situación descrita en el párrafo anterior, el traspaso de propiedad se determina en función del embarque internacional. Las circunstancias difieren muy poco de las que se presentan en un intercambio entre una empresa matriz y su filial (empresa constituida en sociedad). Como la empresa matriz y su filial son unidades jurídicas independientes, se puede aplicar estrictamente la regla del traspaso de propiedad. En este caso, el componente bienes de la balanza de pagos abarcaría mercancías que efectivamente han sido objeto de un traspaso de propiedad entre un residente (por ejemplo, la empresa matriz) y un no residente (por ejemplo, la filial). En el MBP las transacciones internacionales entre empresas filiales que jurídicamente constituyen la misma unidad se clasifican de la misma manera que las transacciones internacionales entre empresas jurídicamente independientes. Así, en el MBP se recomienda que todas las transacciones entre empresas de inversión directa y las empresas matrices u otras empresas vinculadas se registren como si hubiera ocurrido un traspaso de propiedad. Sin embargo, esta sugerencia general no se aplica a las transacciones de bienes especificadas en el párrafo 201.

Arrendamientos financieros

181. La posesión de los bienes también puede transferirse efectivamente entre un residente y un no residente sin vinculación alguna entre sí, sin que se registre en sus cuentas el traspaso de propiedad. Un medio común de transferir el control de los bienes sin que ocurra un traspaso legal de propiedad es el arrendamiento financiero, en el cual se estipula la recuperación de todo, o de casi todo, el costo de los bienes y de los costos financieros. Asimismo, en un arrendamiento financiero la mayoría, si no todos, los riesgos y derechos derivados de la propiedad se transfieren del arrendador al arrendatario. Considerando la esencia de estas transacciones y no su forma jurídica, en el MBP se recomienda que los bienes objeto de tales contratos de arrendamiento se registren en la balanza de pagos como exportaciones e importaciones cuando un arrendador residente en una economía transfiere los bienes a un arrendatario residente en otra.

182. A fin de diferenciar el arrendamiento financiero de otras formas de arrendamiento, se sugiere como regla básica considerar que todo contrato de arrendamiento que previsiblemente cubra los costos financieros y como mínimo las tres cuartas partes del costo de los bienes constituye prueba suficiente de que se trata de un arrendamiento financiero, con el mismo efecto de un traspaso de propiedad7. En el momento de iniciarse el arrendamiento financiero, se debe registrar bajo bienes el equivalente del valor de mercado de los bienes (no el total acumulado de los pagos previstos en el arrendamiento) y se debe efectuar en la cuenta financiera un asiento compensatorio para registrar el crédito concedido al arrendatario. (Véanse los párrafos 109 a 111 donde se explica con mayor detalle la metodología en que se basa el registro de las transacciones relativas a arrendamientos financieros.)

Bienes para transformación

183. Cuando no se produce un traspaso de propiedad, el tratamiento dado a los bienes enviados al exterior para su transformación y reexportación depende de que los bienes se remitan a la economía de origen o se exporten a un tercer país. En el MBP se recomienda que, cuando los bienes se embarquen en una economía con destino a otra para su transformación y luego se envíen nuevamente a la primera economía, las transacciones relativas a estos bienes se registren en el componente bienes, aunque en forma separada de las transacciones de mercancías generales, como si se hubiera producido un traspaso de propiedad. Sin embargo, cuando los bienes transformados se exportan a un tercer país, no debe imputarse un traspaso de propiedad; en este caso, sólo se registran en la balanza de pagos los traspasos legales de propiedad.

184. El tratamiento dado a los bienes enviados al extranjero para su transformación que posteriormente se devuelven a la economía desde la que se efectuó la exportación original se basa en las exigencias de las cuentas nacionales y puede explicarse más cabalmente mediante un ejemplo. Doméstica produce $100 de petróleo crudo, que envía para su procesamiento a una refinería de Ultramar, a la que paga $10 por sus servicios. Posteriormente, el petróleo vuelve a Doméstica en forma de petróleo refinado, valorado en $110. Según el método basado en el “origen y destino de los recursos” que se aplica en las cuentas nacionales, se debe imputar un traspaso de propiedad para vincular el bien producido (petróleo crudo) con el bien consumido (petróleo refinado) en las cuentas nacionales de Doméstica. Si no se efectuaran esas imputaciones, las cuentas nacionales de Doméstica reflejarían la “desaparición” del petróleo crudo; es decir, no aparecería reflejada la exportación del petróleo crudo o su uso como consumo intermedio, e inexplicablemente aparecería el petróleo refinado sin que nunca se lo hubiera producido o importado.

185. Como no ha tenido lugar un traspaso legal de propiedad, ya sea cuando se exportó el petróleo crudo o cuando se importó el refinado, es necesario efectuar asientos imputados en la cuenta financiera de la balanza de pagos para mantener el equilibrio entre los asientos de débito y de crédito. En la balanza de pagos de Doméstica aparecerían los siguientes asientos:

CréditoDébito
Bienes para transformación100110
Otra inversión
Activos
Créditos comerciales100**100*
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)10**

186. En el caso de los bienes enviados de una economía a otra para su transformación, sin que tenga lugar un traspaso legal de propiedad, y posteriormente exportados a un tercer país o adquiridos en última instancia por la economía donde se realiza la transformación, no es necesario que en las cuentas nacionales se refleje la misma vinculación ya que la producción y el consumo tienen lugar en diferentes economías. Para estos casos, en el MBP se recomienda que se aplique la regla basada en el traspaso de propiedad y que no se registre en la balanza de pagos ninguna transacción de bienes hasta que no tenga lugar efectivamente un traspaso legal de propiedad. Consiguientemente, el valor agregado a dichos bienes mediante su transformación debe considerarse un servicio prestado por un residente de una economía a un residente de otra. Por ejemplo, se embarcan en Doméstica bienes por valor de 30 unidades con destino a Longa para su transformación (sin que se produzca el traspaso de la propiedad al país donde se llevará a cabo la transformación). Realizada la transformación, Doméstica (el propietario legal) vende los bienes a un tercer país (Ultramar) por 80 unidades. En la balanza de pagos no aparecerá ninguna transacción de bienes entre Doméstica y Longa ni entre Longa y Ultramar, si bien en las estadísticas de comercio exterior de estos países aparecerán esos movimientos. Sí habría, en cambio, una transacción de bienes entre Doméstica y Ultramar, además de una transacción de servicios entre Doméstica y Longa.

187. Las transacciones entre los tres países aparecen ilustradas en el siguiente diagrama. Las líneas continuas indican el desplazamiento de los bienes originales sin procesar (valorados en 30 unidades) de Doméstica a Longa y de los bienes transformados de Longa a Ultramar. Los bienes transformados se valoran en 80 unidades (que representan el valor de los bienes originales, 30 unidades, más el costo de la transformación, 50 unidades). Sin embargo, las transacciones que deben registrarse en la balanza de pagos comprenden 1) el servicio de transformación por el cual Doméstica paga un derecho de 50 unidades a Longa y 2) la venta de los bienes procesados efectuada a Ultramar por parte de Doméstica, con un valor de 80 unidades. Estas dos transacciones se indican con líneas punteadas.

188. En la balanza de pagos de los tres países se registrarían los siguientes asientos:

DomésticaLongaUltramar
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Mercancías generales8080
Servicios5050
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)305080

Actividades de compraventa

189. Se establece otra excepción a la regla basada en el traspaso de propiedad en el caso en que se adquieran bienes de una economía y luego se los enajene a esa misma economía o a otra sin que los bienes crucen la frontera de la economía en que reside su propietario temporal. A diferencia de las tres excepciones analizadas anteriormente, en que se suponía que había ocurrido un traspaso de propiedad (aunque legalmente no hubiera tenido lugar dicho traspaso), esta excepción niega el hecho de que se haya traspasado la propiedad del bien. Según el MBP, se registran las cantidades netas de las transacciones, que se clasifican como transacciones de servicios y no como transacciones de bienes. En este caso, los servicios constituyen servicios de compraventa (o de arbitraje de productos) y se asientan en servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio.

190. El tratamiento dado a las transacciones de compraventa en la balanza de pagos concuerda con lo que puede llamarse principio de “flujos reales” según el cual la balanza de pagos incluye el valor bruto de aquellas transacciones que se consideran flujos brutos de entrada y salida de recursos reales de la economía interna. Sin embargo, en la balanza de pagos sólo se incluye el valor agregado en la economía interna por otras transacciones de bienes y servicios que no desempeñan una función importante en relación con la actividad económica de la economía declarante. Por lo general, estas transacciones representan un saldo neto pequeño en relación con el movimiento bruto. Este tratamiento es coherente con el establecido en las cuentas nacionales.

191. Si la transacción de compraventa concluye en el mismo período contable, el valor agregado es la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de los bienes. Por ejemplo, un comerciante de la economía A compra un producto por 100 unidades a un residente de la economía B y lo vende por 110 unidades en el mismo período de referencia a un importador de la economía C. La producción atribuible a la economía A es igual a 10 unidades, suma que representa el servicio producido por una entidad que actúa como intermediario en esta modalidad de comercio internacional. En este ejemplo, la propiedad de los bienes se transfiere de la economía B a la economía C. En la balanza de pagos de las tres economías se efectuarían los siguientes asientos:

Economía AEconomía BEconomía C
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Bienes100110
Servicios de compraventa y otros relacionados con el comercio10
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)10100110

192. Los asientos indicados en los rubros de bienes y servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio de las tres economías son asimétricos. La asimetría se debe a consideraciones de orden pragmático, pues se supone que es improbable (e incluso imposible) que el importador de la economía C disponga de información sobre las utilidades o pérdidas que la transacción haya representado para el intermediario de la economía A. Por otra parte, es improbable que las asimetrías resultantes del tratamiento dado a las transacciones de compraventa afecten significativamente la comparabilidad de las estadísticas internacionales de balanza de pagos.

193. El procedimiento es algo más complicado si la compraventa de bienes en el extranjero no se efectúa en el mismo período contable. En el MBP se indica que, si las mercancías se adquieren en un período de registro y se enajenan en otro posterior, en la balanza de pagos de la economía del propietario temporal deben aparecer como importaciones en el período en que fueron adquiridas y debe deducirse la misma cantidad de las importaciones en el período en que se enajenan. En este caso, las variaciones que experimenten de un período de registro a otro las existencias de mercancías en el extranjero (valoradas a su precio de compra) forman parte del componente bienes de la economía del propietario. La diferencia entre el valor de los bienes en el momento en que se adquieren y el momento en que se enajenan debe registrarse en servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio. Retomando el ejemplo del párrafo 191, si la transacción de compraventa hubiera tenido lugar durante dos períodos contables diferentes (es decir, la economía A hubiera adquirido los bienes en el período 1 y los hubiera vendido en el período 2), la transacción se registraría de la siguiente manera:

Balanza de pagos de la economía A
Período 1Período 2
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes100–100
Servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio10
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)100110

194. El asiento de débito negativo por importaciones en el segundo período se interpreta como retiro de existencias en el extranjero. Esta transacción se hubiera podido registrar igualmente como asiento de crédito (exportaciones), porque, matemáticamente, un débito negativo equivale a un crédito positivo. Sin embargo, se prefiere el tratamiento indicado en el párrafo 193, ya que permite evitar que se sumen innecesariamente en cifras brutas las transacciones de bienes realizadas por una economía a lo largo del tiempo.

Movimiento físico de bienes y el componente bienes

195. ¿Qué relación guarda el movimiento físico de bienes a través de fronteras nacionales o aduaneras con la cobertura del componente bienes de la balanza de pagos? Aunque existe una correlación significativa entre los bienes cuya propiedad se traspasa internacionalmente y los que cruzan una frontera, el traspaso de propiedad y el movimiento físico por lo general no ocurren exactamente en el mismo momento. Además, algunos bienes que no cruzan las fronteras aduaneras pueden ser objeto de traspasos de propiedad, mientras que otros pueden cruzar las fronteras sin que se traspase la propiedad. En los párrafos siguientes se examinan estas dos situaciones y sus consecuencias para la compilación de la balanza de pagos.

Bienes que no cruzan fronteras

196. Salvo en el caso de las transacciones de compraventa, el traspaso internacional de la propiedad de bienes que no cruzan fronteras debe considerarse una transacción de bienes en la balanza de pagos. A continuación se presentan ejemplos de bienes que quizá no crucen la frontera pero que, no obstante, se consideran bienes debido al traspaso de propiedad.

Buques, aeronaves, equipo de perforación y plataformas de extracción de yacimientos de gas y petróleo.

Bienes consumidos en instalaciones marinas, por ejemplo, equipo de perforación y plataformas de extracción de yacimientos de gas y petróleo.

Pescado y otros productos marinos capturados y vendidos en el extranjero directamente por buques de la economía compiladora.

Bienes perdidos o destruidos después de que el importador haya adquirido el título de propiedad pero antes de que hayan cruzado una frontera.

197. Es posible que los buques y aeronaves adquiridos por la economía declarante y utilizados por ella en servicios internacionales no crucen nunca la frontera aduanera de esa economía pero, al producirse la entrega, una empresa residente adquiere la propiedad de los buques y aeronaves y, en consecuencia, éstos se incorporan a la formación interna de capital fijo. Los buques y aeronaves constituyen un aumento de los activos de capital de la economía no originado en la producción interna, sino en la importación de bienes. Lo mismo ocurre con el equipo de perforación y las plataformas de extracción de yacimientos de gas y petróleo adquiridos en el extranjero por una empresa residente y utilizados en explotaciones marinas. También es posible que este equipo se adquiera mediante un arrendamiento financiero o pertenezca a una filial de inversión directa a la que se considera empresa residente. En ambos casos, deben registrarse como transacciones de bienes. (Véanse párrafos 103 a 106 donde se analiza el tratamiento que recibe el equipo móvil.)

198. Una vez determinada la residencia de las empresas que explotan instalaciones marinas (por ejemplo, equipo de perforación o plataformas de extracción de yacimientos de gas y petróleo) los bienes adquiridos en el extranjero y consumidos por dichas instalaciones se registran como importación de bienes de la economía donde actúa la empresa, aunque estos bienes no crucen efectivamente la frontera de dicha economía.

199. El pescado y otros productos marinos capturados en alta mar y vendidos en el extranjero directamente por buques de la economía compiladora forman parte de la producción que ésta vende en el extranjero y, desde el punto de vista económico, son semejantes a las exportaciones de mercancías que cruzan efectivamente la frontera de dicha economía.

200. Como el traspaso de propiedad es el criterio para establecer si ha tenido lugar una transacción de bienes, el componente bienes comprende los bienes perdidos o destruidos después que el importador haya adquirido su propiedad, pero antes de que hayan cruzado la frontera del país exportador o importador. Por ejemplo, un importador del país X recibe mercancías por valor de 1.000 unidades en el establecimiento del vendedor en el país Y. Estas mercancías se extravían antes de salir del país Y. Como se han perdido, su valor no aparece en las estadísticas de comercio exterior de la economía exportadora ni de la importadora. Sin embargo, para ambas economías ha habido un traspaso de propiedad de activos reales, probablemente a cambio de activos financieros. Los respectivos estados de balanza de pagos reflejan esas transacciones (como se indica más adelante) como exportaciones e importaciones de bienes, aunque éstos no hayan cruzado físicamente las fronteras nacionales. Si no se asentaran las 1.000 unidades (crédito en el país Y y débito en el país X) en el componente bienes, el estado de balanza de pagos de ambos países estaría en desequilibrio en lo que respecta a esta transacción. Los movimientos financieros (que en este caso se supone que se producen en activos de reserva) que reflejan el pago de los bienes se registran independientemente que se logre o no entregar los bienes.

País YPaís X
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes1.0001.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.0001.000

Bienes que cruzan fronteras sin traspaso de propiedad

201. Salvo algunas excepciones, no deben incluirse en el componente bienes los bienes que cruzan fronteras sin que ocurra un traspaso de propiedad. Son excepciones los bienes intercambiados entre la empresa matriz y una sucursal (o entre dos sucursales de la misma empresa matriz), los bienes obtenidos mediante contratos de arrendamiento financiero, y los bienes exportados para su transformación y reexportación al país de origen. Las categorías de bienes que se mencionan a continuación deben excluirse siempre del componente bienes, aun cuando crucen la frontera. Por lo tanto, la recomendación de que todas las transacciones entre filiales de inversión directa se registren como si hubiera ocurrido un traspaso de propiedad no se aplica a estas categorías de bienes:

  • Bienes enviados al extranjero para su transformación y posteriormente vendidos a un tercer país.

  • Bienes enviados al extranjero para su reparación.

  • Bienes enviados al extranjero para servicio y reexportación por la economía que presta el servicio y bienes a los que se añade algún valor sin que haya una transformación física (por ejemplo, almacenaje, clasificación e inspección).

  • Exportaciones e importaciones devueltas.

  • Bienes embarcados en virtud de contratos de arrendamiento de explotación (es decir, no financieros).

  • Equipo de transporte, buques pesqueros, equipo de perforación de yacimientos de gas natural y petróleo, y otro equipo móvil de propiedad de empresas no residentes.

  • Comercio de tránsito directo.

  • Embarques que una economía efectúa a sus establecimientos militares y diplomáticos situados fuera de su propio territorio.

  • Bienes perdidos o destruidos después de haber cruzado la frontera pero antes de haber sido entregados por el exportador.

  • Bienes en régimen de exportación e importación temporal, no destinados a la venta (por ejemplo, equipo destinado a ferias y exposiciones comerciales, exposiciones de arte, animales para reproducción, espectáculos o carreras, y equipo de teatro y circo).

  • Muestras sin valor comercial.

Las razones por las cuales se excluyen las categorías de bienes enumeradas se explican en los siguientes párrafos, que siguen la misma ordenación alfabética de la enumeración.

202. a) Bienes enviados al extranjero para su transformación

En los párrafos 186 a 188 se explica en forma pormenorizada el tratamiento de los bienes exportados para su transformación que no vuelven a enviarse a la economía del exportador original. Estos bienes sólo deben registrarse en el componente bienes cuando tiene lugar un traspaso efectivo de propiedad, no cuando cruzan las fronteras aduaneras.

203. b) Reparaciones de bienes

En el MBP se recomienda que las reparaciones de bienes se registren dentro del componente bienes. pero en forma separada de la partida de mercancías generales, Sin embargo, en la balanza de pagos sólo debe registrarse el valor de las reparaciones, no el valor de los bienes antes y después de las reparaciones. Por ejemplo, la Armada de Australia envía uno de sus buques a Singapur para un reacondicionamiento total. El costo de este reacondicionamiento es de US$1.000.000. En la balanza de pagos de Australia aparecerían los siguientes asientos (en dólares de EE.UU.):

CréditoDébito
Bienes Reparaciones de bienes1.000.000
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)1.000.000

La razón para clasificar las reparaciones de bienes como transacciones de bienes, y no como transacciones de servicios, en la balanza de pagos es que el valor agregado mediante dichas transacciones proviene básicamente del suministro de materiales más que de otros insumos.

204. c) Bienes enviados al extranjero para servicio y reexportación

En la balanza de pagos, los bienes enviados al extranjero para servicio (sin que haya transformación física) y reexportación se excluyen del componente bienes. En cambio, los servicios prestados en relación con los bienes se registran en la partida pertinente del componente servicios. Por ejemplo, los trabajos realizados en aeronaves se registran en transportes aéreos-otros, en tanto que los trabajos de servicio de equipo de computación se registran bajo servicios de informática y de información. El almacenamiento, embalaje y otros servicios similares se registran, en general, en la partida otros transportes-otros del componente servicios. Sin embargo, en algunos casos puede resultar difícil identificar separadamente estos bienes de aquéllos enviados al extranjero para su transformación, que sufran efectivamente una transformación física, y se reexporten al país desde el que se exportaron originalmente.

205. d) Bienes devueltos

Cuando el contrato de venta se cancela después que los productos han salido de la economía exportadora y dichos productos se devuelven ulteriormente a su propietario inicial, no tiene lugar un traspaso de propiedad. En estos casos, es casi imposible prever en el momento en que los bienes cruzan inicialmente la frontera si más adelante se procederá a su devolución. Por conveniencia estadística, en el MBP se sugiere que los compiladores efectúen todo ajuste necesario para eliminar esas transacciones del componente bienes en el período en que los bienes se devuelven, en lugar de modificar los asientos del período en que los bienes se registraron originalmente (e incorrectamente) como exportación o importación.

206. Por ejemplo, en un determinado período las estadísticas del comercio exterior de la economía declarante indican (en importaciones) que se han devuelto bienes por valor de 100 unidades. Estos bienes fueron exportados en un período anterior y el comprador no residente (cabe suponer que acogiéndose a las cláusulas del contrato de compra) decidió devolverlos al vendedor residente en la economía declarante, quien le reintegra los activos financieros que había adquirido en el momento de la venta, reduciéndose en 100 unidades las tenencias de divisas de la economía declarante. ¿Cómo debe efectuarse el contraasiento en el componente bienes? La solución más sencilla sería considerar que el vendedor inicial readquiere la propiedad de los productos devueltos, porque los vuelve a comprar del comprador. La devolución de los bienes podría registrarse en un asiento de débito que se reflejaría de la siguiente manera en la balanza de pagos:

CréditoDébito
Bienes100
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)100

207. Sin embargo, en el MBP se sugiere que la disminución de los activos de reserva se compense con un contraasiento negativo en exportaciones. Los asientos de balanza de pagos serían los siguientes:

CréditoDébito
Bienes–100
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)100

El ajuste negativo de los flujos de bienes de la economía declarante en el período corriente se efectúa para invertir el traspaso de propiedad y eliminarlo de la balanza de pagos, como si no hubiera ocurrido.

208. Si las importaciones y exportaciones se calculan partiendo de las estadísticas del comercio exterior, el valor de los bienes adquiridos y devueltos en el mismo período deberá eliminarse del total de importaciones y de exportaciones correspondiente a dicho período.

209. e) Contratos de arrendamiento de explotación

Si bien es posible que los bienes embarcados en virtud de un arrendamiento de explotación (en lugar de un arrendamiento financiero) sufran un desplazamiento físico a través de las fronteras nacionales, estos bienes quedan excluidos de la cobertura del componente bienes. Los pagos de arrendamiento de estos bienes se registran en el componente servicios, bajo otros servicios empresariales-arrendamiento de explotación.

210. f) Equipo de transporte

El equipo de transporte, buques pesqueros, equipo de perforación de yacimientos de gas natural y petróleo y otros tipos de equipo móvil que se utilicen en el territorio de un país o en sus aguas territoriales, pero que sean de propiedad de una empresa no residente, no deben incluirse en el componente bienes aunque haya habido un movimiento físico a través de las fronteras nacionales. (Véase en el capítulo II de este Libro de texto y en el capítulo IV del MBP un análisis de la residencia de los propietarios.) Sin embargo, a los efectos de la balanza de pagos se considera que ha habido un traspaso de propiedad 1) si el equipo móvil es explotado por una empresa residente en virtud de un contrato de arrendamiento financiero, o 2) si el propietario no residente del equipo móvil lleva registros separados de la explotación a largo plazo del equipo en el país donde la misma tiene lugar y las autoridades de este país reconocen dicho equipo como parte de su capital. En el primer caso, se supone que la propiedad se transfiere del arrendador al arrendatario; en el segundo, se supone que se transfiere de la empresa matriz a una sucursal residente en el país donde se realiza la explotación.

211. g) Comercio de tránsito directo

El comercio de tránsito directo se refiere a mercancías que pasan por el país declarante en el trayecto entre el país de origen y el de destino de las mismas. Por ejemplo, las exportaciones de productos de Estados Unidos a Suiza pueden enviarse a Rotterdam en los Países Bajos, en donde se cargan en barcazas que las transportan por el Rin hasta Suiza. Para los Países Bajos, los productos se consideran como comercio de tránsito directo y no aparecen en las estadísticas del comercio exterior ni en la balanza de pagos de ese país. En estos casos no tienen lugar transacciones de bienes entre no residentes y residentes del país de tránsito. Sin embargo, si los residentes de los Países Bajos prestan servicios de transporte u otros servicios con respecto a los productos en tránsito, las transacciones pertinentes se registran en el componente servicios de la balanza de pagos de los Países Bajos.

212. h) Embarques a establecimientos diplomáticos y militares

Aunque los productos crucen fronteras nacionales, los embarques que efectúe una economía a sus establecimientos diplomáticos y militares situados fuera de su territorio se consideran transacciones entre residentes, de modo que quedan excluidos de la balanza de pagos.

213. i) Bienes perdidos o destruidos antes del traspaso de propiedad

Los productos perdidos o destruidos dentro de la frontera aduanera de la economía importadora figuran en las estadísticas de comercio exterior de las economías importadora y exportadora. Debe efectuarse un ajuste en los datos de ambos países si la pérdida o destrucción de los bienes ocurre antes del traspaso de propiedad. Los productos perdidos o destruidos entre las fronteras aduaneras de las economías exportadora e importadora se registrarán en las estadísticas de comercio exterior de la economía exportadora, pero no en las de la importadora. Debe efectuarse un ajuste en las estadísticas de la economía exportadora si la pérdida o destrucción ocurre antes del traspaso de propiedad. Los productos perdidos o destruidos dentro de la frontera aduanera de la economía exportadora no figurarán en las estadísticas de comercio exterior de las economías importadora o exportadora y, por consiguiente, no es necesario ajustar dichas estadísticas si no ha habido traspaso de la propiedad.

214. j) Bienes en régimen de exportación e importación temporal

Los bienes en régimen de exportación e importación temporal no destinados a la venta (por ejemplo, equipos para ferias y exposiciones comerciales, exposiciones de arte y animales para reproducción) también se excluyen del componente bienes porque no tiene lugar un traspaso de propiedad entre residentes de diferentes economías. Aunque crucen las fronteras nacionales, se espera que los bienes embarcados con tales fines sean devueltos.

Momento de registro

215. El suministro y la adquisición de bienes por una economía deben asentarse en la balanza de pagos de la economía en cuestión en el período en que ocurre el traspaso de propiedad, el cual se considera que tiene lugar en el momento en que las dos partes registran la transacción en sus libros. En el componente bienes se aplica el criterio del traspaso de propiedad a fin de fomentar y mantener la concordancia entre el registro de este componente y otras partidas de la balanza de pagos (en especial, las financieras).

216. Ni el movimiento físico de los bienes, base principal de las estadísticas aduaneras, ni el pago de los mismos, que queda reflejado en los registros de operaciones bancarias o cambiarias, coinciden necesariamente con el momento en que se produce el traspaso de propiedad de los bienes. En los párrafos 257 a 280 se explican los ajustes cronológicos que es preciso efectuar en las estadísticas basadas en esas dos fuentes. Salvo en el caso de transacciones de envergadura, identificables individualmente (como la entrega de buques o aeronaves) suele ser difícil efectuar los ajustes necesarios porque rara vez se dispone de información sobre el momento preciso del traspaso de propiedad, de forma tal que pueda relacionarse con el momento del movimiento físico o del pago de las mercancías. No obstante, si el valor total del comercio, la estructura regional del mismo y/o las condiciones de pago varían considerablemente entre el principio y el final del período de registro, es probable que el hecho de que no se efectúen ajustes respecto del momento de registro sea una importante fuente de errores en los estados de balanza de pagos. Cuando existen diferencias en el momento de registro de los bienes en los distintos países surgen asimetrías entre los totales de la exportación y la importación mundiales.

217. Las mercancías en consignación destinadas a la venta pero que no hayan sido efectivamente vendidas en el momento de cruzar la frontera de la economía compiladora deben incluirse (en principio) en el componente bienes únicamente en el momento del traspaso de propiedad. No obstante, por conveniencia y ante la expectativa de un próximo traspaso de propiedad esas mercancías se registran a veces en el momento en que cruzan la frontera aduanera. Si se sigue esa práctica y luego no ocurre efectivamente el traspaso de propiedad previsto, los bienes se devuelven al país exportador. En este caso dichas mercancías deberán registrarse como deducción de las exportaciones y de las importaciones, aplicando el procedimiento recomendado en los párrafos 205 a 208. Si el ajuste se efectúa en un período posterior al período en que se consignaron originalmente las mercancías se producirán errores en la balanza de pagos en cuanto al momento de registro. Asimismo, en el caso de las mercancías que se vendan después de haber sido consignadas, se producirán errores en el momento de registro en la medida en que la venta tenga lugar en un período diferente del período en que se consignaron las mercancías8.

Valoración

218. El valor al que se registran las mercancías en la balanza de pagos es su valor de mercado en el lugar de valoración uniforme, es decir, en la frontera aduanera de la economía exportadora. Por lo menos dos aspectos de esta afirmación general requieren una explicación.

Valoración de mercado

219. El concepto de valor de mercado y la aplicación específica de este concepto al comercio internacional de mercancías se examinan en los capítulos V y X del MBP. En las Naciones Unidas se ha estudiado extensamente el tema de la valoración de las exportaciones e importaciones en relación con las normas sobre las estadísticas pertinentes. El Consejo de Cooperación Aduanera también se ha ocupado en gran medida de las normas aplicables para la valoración aduanera de las importaciones. En los párrafos 282 a 286 también se hace referencia a la aplicación del concepto de valor de mercado a los bienes, y a la manera de conciliar las normas de las Naciones Unidas y del Consejo de Cooperación Aduanera con las recomendadas en el MBP.

Punto de valoración

220. Las mercancías se suministran o adquieren cuando su propiedad pasa del residente de una economía al residente de otra, siendo el traspaso de propiedad sinónimo de la entrega por parte del exportador o de su agente al importador o a su agente. La entrega de las mercancías puede ocurrir en cualquier momento y lugar convenidos por el exportador y el importador. El “momento y lugar” pueden variar entre el punto en que el exportador produce o adquiere inicialmente las mercancías y el punto en que el importador las consume o suministra a terceros.

221. El valor asignado a una transacción de bienes depende del momento y del lugar en que se realice la valoración. Lo más sencillo es valorar los bienes en el momento y lugar en que se entregan. Cualquier otro punto de valoración puede 1) no cubrir el valor total de los bienes y servicios suministrados por los residentes de una economía a los de otra, o 2) no excluir el valor de otros bienes y servicios transferidos entre residentes de la misma economía.

222. Por ejemplo, un exportador de la economía A conviene en entregar mercancías a un importador de la economía B. El contrato dispone que debe entregarlas en el establecimiento del importador. El costo de las mercancías y de los servicios de distribución conexos es el siguiente:

Valor de las mercancías en el lugar de producción en la economía A2.000
Costo del transporte hasta la frontera de economía A50
Costo del transporte desde la frontera de la economía A hasta la frontera de la economía B200
Costo del transporte desde la frontera de la economía B hasta el establecimiento del importador25

Un transportista de la economía A efectúa el transporte por carretera en dicha economía. Un transportista residente en la economía C realiza el transporte marítimo. El exportador contrata el flete interno en la economía B con una empresa de ferrocarriles de esta economía. El valor de las mercancías en el lugar de entrega en la economía B es la suma de todos los componentes del costo (2.275 unidades). Si se decidiera adoptar otro punto de valoración (por ejemplo, el establecimiento del exportador, la frontera de la economía exportadora o la frontera de la economía importadora), el valor asignado a las mercancías no incluiría todos los servicios adquiridos por la economía A y suministrados a la economía B en el curso de la entrega de los bienes al importador en la economía B. Si se valoraran las transacciones en el punto de entrega se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos.

Economía AEconomía B
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes2.2752.275
Fletes22525
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.0502.250

223. En una hipótesis diferente, en el contrato podría pactarse que el importador debe recibir las mercancías en el establecimiento del exportador. Todos los costos de transporte y otros servicios de distribución conexos constituyen compras directas del importador. El valor de las mercancías en el momento y lugar de la entrega es de 2.000 unidades. Si no se eligiera este punto de valoración, el valor de los bienes incluiría servicios que, en realidad, la economía A no ha suministrado a la economía B. En este caso en particular, los servicios de distribución adquiridos por el importador son proporcionados, en parte, por la economía A, en parte por la economía C y en parte por otros residentes de la economía B. Si se valoran los bienes en el punto de entrega, los asientos de balanza de pagos serían los siguientes:

Economía AEconomía B
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes2.0002.000
Fletes50250
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.0502.250

224. Aunque la convención de valorar los bienes en el punto de entrega pueda presentar ventajas desde el punto de vista del registro de los flujos de bienes y servicios (entre residentes y no residentes), esta convención plantea graves problemas en lo que respecta a la interpretación y, posiblemente, a la obtención de los datos. Si las mercancías se valoraran de acuerdo con las diversas condiciones estipuladas en los distintos contratos, los bienes se podrían registrar libre a bordo (f.o.b.) en algún punto del interior de la economía exportadora, f.o.b. en la frontera aduanera del país exportador, costo, seguro y flete (c.i.f.) en la frontera del país importador, o c.i.f. en algún punto interior del país importador. Las tendencias estadísticas que reflejan la evolución económica podrían verse distorsionadas por variaciones de los datos causadas sencillamente por divergencias en el momento o lugar en que se registra la entrega de la mayoría de los bienes. La distorsión de otras estadísticas relacionadas con transacciones de bienes (tales como las relativas a fletes) sería proporcionalmente mucho mayor. Desde el punto de vista práctico y analítico, es conveniente establecer una división, según un criterio uniforme, entre 1) las transacciones de bienes y 2) las transacciones conexas relativas a servicios de distribución.

225. Una posibilidad sería adoptar el punto físico uniforme de valoración utilizado en la preparación de las matrices de insumo-producto. En estas matrices, el valor asignado a los bienes es el valor de mercado en el lugar donde está situado el establecimiento del productor. Los demás servicios (como los de transporte y distribución) prestados en relación con los bienes se clasifican como servicios auxiliares suministrados al consumidor intermedio o final. Mediante este enfoque se trata de establecer una diferencia entre 1) la producción de bienes y 2) la prestación de servicios. Aplicando este criterio, en el ejemplo del párrafo 222 se efectuarían los siguientes asientos en la balanza de pagos de la economía B:

CréditoDébito
Bienes2.000
Fletes250
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.250

226. La utilización de este criterio para distinguir los bienes propiamente dichos de los servicios conexos de fletes es analíticamente interesante, pero de difícil aplicación en las estadísticas, especialmente en el caso de las series de datos que se elaboran a intervalos frecuentes. Se supone que pueden utilizarse cuentas intersectoriales como marco estadístico básico en el que se integran los flujos de bienes y servicios. Salvo contadas excepciones, la mayoría de los países no elaboran matrices de insumo-producto trimestrales, o siquiera anuales. Es preciso contar con estimaciones trimestrales de la balanza de pagos para evaluar la evolución en curso y se ha de contar con datos trimestrales (o al menos anuales) procedentes de las fuentes estadísticas a partir de las cuales se calculan los totales del componente bienes.

227. Habida cuenta de la conveniencia de adoptar un punto uniforme para valorar el componente bienes, debe recomendarse otro criterio para poder elaborar datos trimestrales o anuales. Según el MBP, el valor de los bienes y de los servicios de distribución conexos en la frontera aduanera de la economía desde la cual se exportan los bienes será, en principio, el valor registrado (en el componente bienes de la balanza de pagos) para dichos bienes y servicios. Este valor incluye los costos de carga de los bienes a bordo del medio de transporte en la frontera. (Es decir, la exportación e importación de bienes deben valorarse f.o.b. en la frontera aduanera del país exportador.) Al aplicar esta regla, los almacenes y las fábricas bajo control aduanero, así como las zonas francas, se consideran dentro de la frontera aduanera de la economía que los controla o supervisa. La frontera aduanera no habrá de coincidir necesariamente con la nacional, y cabe que se sitúe en algún lugar del interior del país, por ejemplo, un aeropuerto.

228. La utilización de la regla establecida en el MBP sobre la valoración uniforme de las transacciones de bienes entraña dos conceptos teóricos: 1) el costo de los fletes, seguros y otros gastos de embarque incurridos en el transporte de las mercancías hasta el punto de valoración uniforme es siempre el resultado de transacciones entre un residente (generalmente el exportador) de la economía exportadora y el transportista o asegurador. 2) Los costos semejantes incurridos en el transporte de los bienes más allá del punto de valoración uniforme son siempre el resultado de transacciones entre el importador y el transportista o asegurador.

229. El ejemplo presentado en el párrafo 223 ilustra el conjunto de asientos que se efectúan si se utiliza la frontera aduanera de la economía exportadora como punto físico uniforme de valoración de los bienes. El exportador se encuentra en la economía A, el importador en la economía B y el transportista en la economía C. (Cualquiera que sea el lugar de entrega previsto en el contrato, la valoración de los bienes no cambia.)

Economía AEconomía BEconomía C
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Bienes2.0502.050
Fletes200200
Activos de reserva (u otra partida pertinente de la cuenta financiera)2.0502.250200

230. En el ejemplo, el importador de la economía B tomó posesión de los bienes en el establecimiento del exportador en la economía A y adquirió servicios de transporte de un transportista residente en la economía A para trasladar las mercancías hasta la frontera aduanera de esa economía. En realidad, los servicios de transporte podrían haber sido concertados entre el transportista y el importador. Sin embargo, la adopción de un punto físico uniforme de valoración de los bienes en la balanza de pagos exige que el costo de 50 unidades correspondiente al transporte interno se impute a una transacción entre residentes de la economía A (el exportador y el transportista). En este caso en particular, el total del producto interno de la economía A suministrado a la economía B comprende un solo componente, bienes, y no un conjunto, bienes y transportes. Aunque es posible que sean no residentes los que en realidad suministren los servicios de fletes dentro de la frontera de valoración, ello suele ocurrir con poca frecuencia. Habría una transacción de este tipo (ejemplificada en el párrafo siguiente) si un importador alquilara un camión de su propio país para transportar bienes desde el país exportador.

231. Supongamos que A y B son economías limítrofes. El importador, residente de la economía B, recibe mercancías por valor de 1.000 unidades en el establecimiento del exportador de la economía A y contrata con una empresa de la economía B el transporte de las mercancías a su establecimiento comercial. El costo total del transporte es de 200 unidades, de las cuales 100 unidades se estima que representan el costo de trasladar los bienes del establecimiento del exportador a la frontera de la economía A. En este caso, el pago del flete constituye una transacción entre residentes del país importador. Según la convención adoptada para distinguir los bienes de los costos de distribución conexos de manera uniforme y congruente, el costo del flete por el transporte de los bienes hasta la frontera de la economía A se incluye en el valor de los bienes cuando dicho valor se registra en el estado de balanza de pagos de ambos países. En consecuencia, es necesario efectuar asientos compensatorios en la balanza de pagos de ambos países para corregir la sobrestimación de los montos recibidos y pagados. En la balanza de pagos del país exportador se registra un débito por fletes que cancela la sobrestimación del monto recibido por exportaciones. (El elemento compensatorio representa una transacción entre no residentes.) En la balanza de pagos del país importador, el asiento compensatorio es un crédito por fletes, que representa una transacción entre residentes y cancela la sobrestimación, en la cuenta de bienes, de los pagos efectuados a no residentes.

232. El segundo concepto teórico que requiere el uso de un punto físico uniforme para valorar los bienes es más realista. Se considera que el exportador es un intermediario que efectúa los arreglos necesarios para el transporte de las mercancías más allá de las fronteras de su país. Si paga los gastos de flete, se supone que lo hace en nombre del importador no residente, quien en última instancia se los rembolsa directa o indirectamente.

233. Por ejemplo, un comprador del país B conviene en pagar al vendedor en el país A 6.600 unidades por mercancías entregadas c.i.f. en el puerto de entrada del país B. El vendedor contrata con un transportista del país B el traslado de las mercancías por 600 unidades. No obstante, el país B desea registrar sus importaciones al valor f.o.b. Considera, en consecuencia, que el precio de las mercancías es de 6.000 unidades y que las restantes 600 unidades pagadas corresponden al transporte. No hay ningún problema en registrar el valor de 6.000 unidades de la importación. Esta suma se paga al exportador en A y la transacción queda concluida. Sin embargo, las 600 unidades del transporte se pagan al exportador del país A, quien las devuelve al país B como pago al transportista. (En el diagrama que se presenta a continuación se indica con líneas continuas la trayectoria que siguen las 600 unidades.) No obstante, desde el punto de vista económico, el servicio de transporte fue prestado por un residente del país B (el transportista) a un residente del mismo país (el importador). No tiene ninguna importancia económica que el pago sea realizado directamente por un residente a otro residente o a través de un intermediario no residente (el exportador) y, a nivel global, la balanza de pagos no se ve afectada. (En el diagrama, la línea punteada y la flecha indican que el movimiento pertinente de las 600 unidades como una transacción interna del país B.)

234. Se aplicaría un razonamiento parecido si los bienes se transportaran en buques de una tercera economía. Por ejemplo, el exportador del país A paga el flete al país C y el importador del país B le rembolsa el gasto (como se indica en el diagrama siguiente). Se considera que el transportista presta el servicio al importador y no al exportador, al cual cabe considerar sólo como intermediario. De acuerdo con el principio de “flujos reales”, el movimiento de servicios de transporte que se debe tener en cuenta es el que tiene lugar del país C al país B. Los dos movimientos compensatorios en la balanza de pagos del país A (el pago de 600 unidades al país C y la misma cantidad recibida del país B) se excluyen, en consecuencia, de la balanza de pagos de A.

235. Por lo tanto, los pagos por concepto de fletes, seguros y otros servicios de distribución efectuados por residentes del país exportador a no residentes por el transporte de bienes más allá de la frontera aduanera del país exportador se omiten en la balanza de pagos del país exportador. También se omite el rembolso directo o indirecto de tales gastos por los importadores no residentes. Si bien puede considerarse que la omisión de estas transacciones no reviste importancia en la mayoría de los casos, en otros casos constituye una clara excepción al principio que exige que la transacción tenga lugar entre residentes y no residentes. Sin embargo, dado que las cantidades omitidas en el debe y el haber de la balanza de pagos son iguales, el saldo neto no se ve afectado.

236. El tratamiento dado al exportador, al considerarlo un intermediario que contrata el transporte de las mercancías más allá de la frontera de su país, parece adecuarse a la realidad cuando las mercancías se venden al importador no residente antes de efectuarse el embarque desde el país exportador. Se ajusta menos a la realidad cuando se venden en camino o al llegar al país importador, y es a todas luces no realista cuando se envían en consignación y se almacenan (por cuenta del exportador) en el país importador antes de venderlas allí.

237. Otro ejemplo ayudará a aclarar algunos de los problemas descritos en el párrafo anterior. Un exportador de Doméstica envía bienes en consignación a un agente de Ultramar para que los venda en esta economía. Al llegar, los bienes valen 10.000 unidades, de las cuales 1.000 unidades representan el costo del transporte desde Doméstica a Ultramar. Los servicios de flete han sido proporcionados por residentes de Cromania. Si los bienes se venden en el mismo período de declaración de datos, en la balanza de pagos de Doméstica y de Ultramar aparecerán los siguientes asientos (no obstante los problemas de medición):

DomésticaUltramar
CréditoDébitoCréditoDébito
Bienes9.0009.000
Fletes1.000
Activos/pasivos9.00010.000

238. El registro de los flujos de bienes y la asignación de los costos conexos de distribución se basan en el punto uniforme de valoración recomendado en el MBP. Aunque todo el flujo financiero tiene lugar desde Ultramar hacia Doméstica, los “flujos reales” se dirigen, en parte, de Doméstica a Ultramar y, en parte, de Cromania a Ultramar. Desde el punto de vista de Doméstica, se excluyen de la balanza de pagos los asientos de crédito y débito por 1.000 unidades correspondientes a los servicios de flete que el exportador de Doméstica ha contratado con un residente de Cromania. Evidentemente, en este caso el exportador no actúa como intermediario del importador ya que las mercancías no se habían vendido en el momento en que se contrataron los servicios de flete.

239. Si, en el ejemplo del párrafo 237, las mercancías se consignaran en un período de declaración pero se vendieran en un período posterior, los asientos de la balanza de pagos de las tres economías serían los siguientes (no obstante los problemas de medición):

Período 1DomésticaUltramarCromania
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Bienes
Fletes1.0001.000
Activos/pasivos financieros1.0001.000
Período 2DomésticaUltramarCromania
CréditoDébitoCréditoDébitoCréditoDébito
Bienes9.0009.000
Fletes–1.0001.000(1.000–1.000)
Activos/pasivos financieros10.00010.000

240. El asiento negativo que aparece en fletes en el segundo período indica un ajuste de los servicios adquiridos por Doméstica durante el primer período. Dado que en el MBP se especifica que el transporte de importaciones más allá de la frontera del país exportador representa una transacción entre el que presta el servicio y la economía importadora, estos flujos deben imputarse a Ultramar y Cromania, independientemente de que las mercancías no se hayan vendido hasta un período posterior al embarque.

241. La valoración apropiada del componente bienes en el segundo período podría haber sido 10.000 unidades porque éste es el valor de la producción suministrada por Doméstica a Ultramar. Sin embargo, el hecho de que en el MBP se especifique un lugar (la frontera aduanera del país exportador) para la valoración uniforme de los bienes nos impide asignar el valor de 10.000 unidades a las mercancías de este ejemplo.

242. En resumen, se consideró conveniente especificar un punto concreto de valoración uniforme de los bienes. Se habría podido elegir cualquiera de los diversos puntos posibles porque cada uno presenta ventajas analíticas comparables. Sin embargo, se presentan problemas estadísticos cualquiera sea el punto de valoración escogido. La dificultad principal estriba en la falta de uniformidad de los trámites de embarque. Los documentos generalmente utilizados por el compilador de la balanza de pagos para estimar los bienes y los fletes suelen reflejar servicios de embarque prestados a ambos lados de la frontera aduanera (o de cualquier otro punto uniforme), y no es posible efectuar un desglose de los costos totales del embarque ni relacionar estos costos con el punto de valoración. Por ejemplo, el transporte de bienes por camión puede efectuarse de puerta a puerta, o los bienes pueden ser trasladados en contenedores entre almacenes centrales, distantes de la frontera aduanera. El motivo principal por el que se especifica la frontera aduanera del país exportador (en vez de algún otro lugar) es que constituye el punto probable en que las autoridades aduaneras valorarán las exportaciones y, en un importante grupo de países, también las importaciones se valoran en la frontera aduanera. Dado que las estadísticas aduaneras son, por lo general, la fuente utilizada para los asientos de balanza de pagos relativos a bienes, es conveniente que ambas series de datos se refieran al mismo punto de valoración.

243. La aplicación de la regla de valoración uniforme puede dar lugar a que en el componente bienes se incluyan algunos flujos de servicios entre no residentes o entre residentes de la misma economía. Concretamente, el exportador puede entregar las mercancías antes de que lleguen a la frontera aduanera de la economía exportadora, y el importador puede seguidamente recurrir a un proveedor de servicios de distribución no residente en la economía exportadora para que transporte las mercancías hasta la frontera aduanera. Para mantener la valoración uniforme del componente bienes, en la balanza de pagos del país exportador debe aparecer un asiento que compense ese flujo de servicios entre no residentes. En el MBP se señala que el asiento compensatorio debe efectuarse en la partida de fletes. Análogamente, si el proveedor de los servicios es el propio importador o un residente de la economía del importador, el flujo de servicios se produce entre residentes de la misma economía, debiendo efectuarse también un asiento compensatorio en la partida de fletes de la balanza de pagos del país importador.

244. La valoración f.o.b. de las mercancías en la frontera aduanera del país exportador incluye todos los costos en que se haya incurrido para cargarlas a bordo del medio de transporte en esa frontera. No obstante, el servicio de carga a bordo del medio de transporte en la frontera aduanera, en caso de que efectivamente se realice la operación de carga, lo presta frecuentemente el transportista o un tercero por cuenta de éste. En estos casos, es probable que las estadísticas aduaneras excluyan el costo de dichos servicios, y casi con certeza los datos sobre gastos de flete lo incluirán. Por razones prácticas, en el MBP no se aconseja que se trate de reasignar dichos gastos de la partida de fletes al componente bienes. Se reconoce explícitamente que, en la práctica, la mayoría de los bienes se valoran libre al costado del buque (f.a.s.) y no f.o.b.

245. Puede ocurrir que los bienes entregados a un importador en algún lugar de la economía exportadora se transporten a la frontera aduanera de dicha economía en otro período de registro. En ese caso, deberá procederse en un período a efectuar un asiento por el valor de los bienes en el punto de entrega y en el otro período un asiento por el costo del flete desde dicho punto hasta la frontera aduanera. Ambos asientos deben figurar en el componente bienes.

246. Pueden presentarse dificultades prácticas para distinguir de forma correcta el componente correspondiente a servicios de distribución incluido en las importaciones que se valoran c.i.f. en la fuente de datos básicos. Sin embargo, sería realmente inconveniente para los usuarios de los estados de balanza de pagos que no se aplicara un criterio único. Se considera que la imposibilidad de comparar estados basados en diferentes criterios es una desventaja más importante que cualquier dificultad (o error) que pueda presentarse en la asignación de determinados flujos entre el componente bienes y la partida de fletes. Por lo tanto, debe aplicarse la regla de registro uniforme de los bienes recomendada en el MBP, aun si ello obliga a efectuar estimaciones aproximadas de los datos.

247. ¿Qué tratamiento se debe dar a los servicios prestados por agentes en relación con transacciones de bienes? En principio, los derechos y comisiones pagados por exportadores a corredores y agentes no residentes corresponden a servicios prestados por los corredores o agentes a los exportadores y deben clasificarse como tales en la balanza de pagos. Así, por ejemplo, los derechos pagados a agentes no residentes por exportadores se incluyen en el valor de los bienes (crédito), y se efectúa un asiento compensatorio (débito) en servicios de compraventa y otros servicios relacionados con el comercio. En el caso del país importador, se efectúan estos asientos en forma inversa si el agente es residente del país importador.

248. ¿Qué ocurre con los servicios prestados al importador por un agente del país exportador? ¿Deben indicarse por separado en el componente servicios o deben incluirse en el valor de los bienes? ¿Cómo deben clasificarse en la balanza de pagos los derechos pagados por el importador a un agente residente por servicios que se le han prestado en relación con importaciones? ¿Deben considerarse transacciones entre residentes, aunque se incluyan en la valoración aduanera de las importaciones? Por razones prácticas, en el MBP se recomienda que los derechos que el importador debe pagar a un agente del país exportador en relación con transacciones de bienes se incluyan en el valor asignado a los bienes en la frontera aduanera de la economía exportadora. Normalmente, estos derechos se incluyen en el valor aduanero de las importaciones; el país exportador probablemente tenga que sumar dichos derechos a los valores aduaneros de las exportaciones. Los derechos que el importador paga a un agente de su propio país o de un tercer país, no se incluyen en el valor de las importaciones y, si están incluidos en la valoración aduanera, deberán deducirse. Esta recomendación se funda en que es imposible para el país exportador conocer el valor de esos derechos y, por lo tanto, no puede incorporarlos a los valores aduaneros de sus exportaciones. En el capítulo V se analiza el tratamiento dado a los derechos de agente.

249. Los exportadores pagan a veces derechos a los consulados de los países importadores. En el MBP se establece como regla que los derechos consulares no se incluyen en la valoración de los bienes en la frontera del país exportador. Por consiguiente, se considera que los derechos consulares son costos incurridos más allá de la frontera aduanera de dicho país, es decir, en el país importador.

Ajustes de los datos básicos

Panorama general

250. Los datos básicos a partir de los cuales se calculan las estadísticas del componente bienes rara vez se compilan en una forma que se adecúa a los conceptos establecidos en el MBP. Las dos fuentes más comunes son las estadísticas del comercio exterior que, en general, se basan en las declaraciones de aduana, y los registros bancarios, como los registros de operaciones de cambio. Las estadísticas obtenidas a partir de estas dos fuentes originalmente se elaboran a efectos distintos de la compilación de la balanza de pagos. Las estadísticas de comercio exterior basadas en las declaraciones de aduana son un derivado de la tramitación aduanera, y el registro de operaciones de cambio se utiliza primordialmente como medio para controlar y seguir la evolución de las divisas. Para cumplir con las exigencias del MBP en lo que respecta a la compilación del componente bienes de la balanza de pagos, normalmente los compiladores deben ajustar los datos básicos.

251. En los párrafos siguientes se analizan los ajustes que se deben efectuar para neutralizar las diferencias conceptuales entre el componente bienes y las estadísticas de comercio exterior cuya cobertura, valoración y momento de registro han sido definidas por las Naciones Unidas9 y entre el componente bienes y las estadísticas de operaciones de cambio y otros registros bancarios similares que abarquen (en el momento de la liquidación) todas las transacciones de bienes liquidadas a través del sistema bancario.

252. No obstante, las estadísticas del comercio exterior y los registros bancarios de que disponen los compiladores de la balanza de pagos pueden no concordar exactamente con la definición establecida por las Naciones Unidas. Los compiladores no deben ajustar primero los datos básicos conforme a estas definiciones y posteriormente volver a ajustarlos para utilizarlos en la balanza de pagos. Los ajustes descritos en este Libro de texto deben efectuarse sólo en la medida en que los datos básicos se avengan ya a la definición de las Naciones Unidas y, por esa misma razón, se aparten de las definiciones de la balanza de pagos. También debe eliminarse cualquier otra discrepancia entre los datos básicos y el componente bienes.

253. A continuación se analizan los ajustes que se deben efectuar en los datos básicos para adaptarlos a las normas aplicadas para compilar el componente bienes de la balanza de pagos en lo que respecta a la cobertura, la clasificación, el momento de registro y la valoración. (Véase mayor información sobre estos ajustes en el capítulo XI de la Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos.)

Ajustes de cobertura

254. Deben efectuarse ajustes de cobertura cuando las estadísticas que se utilicen como fuente para los asientos del componente bienes de la balanza de pagos a) incluyan determinadas mercancías cuya propiedad no se haya traspasado efectivamente y b) excluyan otras que hayan sido objeto efectivamente de un traspaso internacional de la propiedad. Si las estadísticas del comercio exterior son la fuente de información sobre las transacciones de bienes, normalmente dichas estadísticas incluyen todas las mercancías que cruzan la frontera. Para ajustar las estadísticas del comercio exterior a fin de utilizarlas en la balanza de pagos, es preciso agregar los bienes que han sido objeto de un traspaso de propiedad (o que se interprete que han sido objeto de un traspaso de propiedad) sin cruzar la frontera, y deducir los que hayan cruzado la frontera sin traspaso de propiedad. Si se utilizan como fuente para las transacciones de bienes los datos de los registros de operaciones de cambio, estos datos generalmente comprenden todos los bienes pagados a través del sistema bancario. Por lo tanto, a los datos de los registros de cambio y otros registros bancarios similares deben agregarse los bienes que hayan sido objeto de un traspaso de propiedad cuando el pago no se haya efectuado a través del sistema bancario.

Ajustes de clasificación

255. En los datos utilizados como base, algunas transacciones pueden estar clasificadas incorrectamente—a los efectos de la balanza de pagos—como transacciones de bienes. Asimismo, es posible que algunas transacciones que, a los efectos de la balanza de pagos se clasifican como bienes hayan sido clasificadas en otra categoría en los datos básicos. Por lo tanto, es preciso efectuar ajustes para corregir una clasificación inadecuada.

256. Un importante ajuste que se debe efectuar para corregir errores de clasificación es la deducción de los montos correspondientes a servicios de distribución de los totales de importación obtenidos a partir de las estadísticas del comercio exterior. Cuando en dichas estadísticas se registren las importaciones según su valoración c.i.f., que incluye el flete internacional, los seguros y otros servicios de distribución, tales servicios deben eliminarse a fin de registrar el valor f.o.b de los bienes en la balanza de pagos. Si los servicios han sido prestados por no residentes, el valor que se haya deducido debe incluirse en la partida de fletes, en la partida de seguros o en otras partidas pertinentes del componente servicios. También es posible que en los registros bancarios ciertas transacciones de importación se valoren c.i.f. (o a algún otro valor que no sea el valor f.o.b.), por lo cual también será necesario efectuar en estas estadísticas similares ajustes de clasificación.

Ajustes de momento de registro

257. Deben efectuarse ajustes de momento de registro cuando en las estadísticas utilizadas como fuente el flujo de los bienes se registre en un momento que no coincida con el del traspaso de la propiedad. Por lo general, en las estadísticas del comercio exterior los bienes se registran en el momento en que cruzan la frontera. En los registros bancarios se incluyen los bienes en el momento en que se pagan a través del sistema bancario. Es posible que el traspaso de la propiedad de los bienes no coincida con el momento en que ocurre el movimiento físico a través de la frontera o con el momento del pago.

258. Por ejemplo, un exportador de la economía A envía mercancías a un importador de la economía B en diciembre de 1991. El importador de la economía B adquiere la propiedad de las mercancías en enero, cuando recibe los documentos enviados a su banco para el cobro, y acepta, por la suma a pagar, una letra de cambio a tres meses que vence en abril de 1992. El despacho aduanero de las mercancías en la economía B se efectúa en marzo de 1992.

Sucesión de los hechos
Diciembre de 1991 – La exportación se registra en las estadísticas aduaneras de la economía A.
Enero de 1992 – Traspaso de propiedad: El importador de la economía B acepta la letra de cambio por la suma a pagar.
Marzo de 1992 – La importación se registra en las estadísticas aduaneras de la economía B.
Abril de 1992 – Se paga la letra de cambio.

259. Según el principio establecido en el MBP en cuanto al momento de registro, la transacción de bienes debe asentarse en enero tanto en la balanza de pagos de la economía A como en la balanza de pagos de la economía B. De esta manera, mediante los asientos simultáneos se asegura el registro de la transacción en forma simétrica y coherente con las transacciones de la cuenta financiera de la balanza de pagos de cada país. En la balanza de pagos de la economía A, la exportación (crédito) se compensa con la adquisición de una letra de cambio (débito en instrumentos del mercado monetario). En la balanza de pagos de la economía B, la importación (débito) se compensa con el correspondiente aumento de los instrumentos del mercado monetario (crédito).

260. Si esta transacción se asentara en la balanza de pagos de ambos países tomando como base las estadísticas del comercio exterior, sólo en la economía A se tendrían que efectuar ajustes de momento de registro (se supone que la economía B compila trimestralmente sus estados de balanza de pagos). Mediante este ajuste se suprimiría el monto de la exportación de las estadísticas de 1991 y se lo añadiría a las de 1992. Dado que el traspaso de propiedad y el registro de la transacción por los funcionarios de aduana de la economía B tuvieron lugar en los primeros tres meses de 1992, no es preciso efectuar ningún ajuste de momento de registro en dicho país, a menos que el estado de balanza de pagos se recopilara mensualmente y no trimestralmente.

261. Si la transacción se asentara en la balanza de pagos tomando como base el registro de operaciones bancarias y si los estados de balanza de pagos se prepararan en forma trimestral, sería necesario realizar ajustes de momento de registro en ambos países. En los registros de operaciones bancarias se imputa la transacción de bienes al mes de abril (mes de la liquidación a través del sistema bancario), aunque el traspaso de propiedad haya tenido lugar en el mes de enero. El ajuste se realiza deduciendo el monto de la transacción de las cifras totales de abril y sumándolo a las de enero. Por lo tanto, es preciso efectuar ajustes de momento de registro en los datos básicos se trate de estadísticas del comercio exterior o de registros de operaciones bancarias.

262. En el cuadro 4.1 se resumen los ajustes que deben efectuarse cuando las estadísticas del comercio internacional constituyen la base de los asientos de balanza de pagos relativos al componente bienes.

Cuadro 4.1Ajustes de momento de registro aplicables a las estadísticas del comercio internacional utilizadas como base de los asientos relativos al componente bienes de la balanza de pagos
Período delAjuste de los datos sobre bienes en el período
Traspaso de propiedadCruce de fronteraAnteriorCorrientePosterior
Exportación
1posteriorcorrienteningunodeducciónadición
2corrienteanteriordeducciónadiciónninguno
3corrienteposteriorningunoadicióndeducción
4anteriorcorrienteadicióndeducciónninguno
Importación
5corrienteposteriorningunoadicióndeducción
6anteriorcorrienteadicióndeducciónninguno
7posteriorcorrienteningunodeducciónadición
8corrienteanteriordeducciónadiciónninguno

263. En el cuadro 4.1 se presentan las adiciones y deducciones que deben efectuarse en diversos períodos en las estadísticas del comercio exterior para compilar las exportaciones y las importaciones a los efectos de la balanza de pagos. Los ajustes efectuados en el período corriente pueden requerir ajustes compensatorios en el período anterior o el período posterior. Como puede advertirse en el renglón 1 del cuadro 4.1, si las exportaciones cruzan la frontera en el período corriente pero el traspaso de propiedad se produce en un período posterior, el monto de las transacciones de bienes debe restarse de las estadísticas del comercio exterior del período corriente y sumarse a las estadísticas del período en que se venden las mercancías. El hecho de que los bienes crucen la frontera no afecta la propiedad de los mismos. Los bienes que no son objeto de un traspaso de propiedad antes de cruzar la frontera se consideran como una adición a las tenencias en el extranjero de la economía exportadora.

264. De acuerdo con las convenciones adoptadas en el SCN de 1993 y el MBP, la formación de capital en la forma de tenencias de mercancías puede tener lugar en el extranjero. Si las mercancías enviadas al extranjero pero no vendidas durante el período corriente corresponden a la producción corriente, el producto interno del país declarante debería incluir una adición a las tenencias en vez de una exportación, como lo indicarían las estadísticas del comercio exterior del período corriente. La disminución de las tenencias y la exportación efectiva aparecen reflejadas en el período en el que se venden las mercancías (véase el renglón 2 del cuadro 4.1).

265. Si las mercancías se venden en el período corriente pero se envían al extranjero en un período posterior (véase el renglón 3 del cuadro 4.1), la economía declarante deberá sumar el monto de la transacción de bienes a las exportaciones de bienes del período corriente. El importador no residente sumará a sus tenencias las mercancías situadas en la economía compiladora. En el período en que se embarcan los bienes, estas mercancías se restan de las estadísticas del comercio exterior de la economía declarante (véase el renglón 4 del cuadro 4.1). El importador no residente habría reducido en este caso sus tenencias de mercancías en la economía declarante.

266. El renglón 5 del cuadro 4.1 ilustra los cambios producidos en las tenencias de un país en el extranjero como resultado de compras en el exterior. Los bienes adquiridos en el período corriente se embarcan con destino al país importador en un período posterior. El monto de la transacción de bienes se suma a las estadísticas del comercio exterior del período corriente y se deduce de las estadísticas correspondientes al período en que los bienes cruzan la frontera del país importador. Se produce una reducción de las tenencias en el extranjero durante el período en el cual los bienes ingresan físicamente al país (véase el renglón 6 del cuadro 4.1).

267. Cuando las mercancías llegan al país declarante sin que haya habido un traspaso de propiedad, a los efectos de la balanza de pagos se debe considerar que siguen perteneciendo a no residentes desde el momento en que arriban las mercancías hasta que se venden. Por lo tanto, se deben deducir de las estadísticas del comercio exterior de la economía compiladora las cantidades correspondientes a estas mercancías (véase el renglón 7 del cuadro 4.1). Posteriormente será necesario sumar esas cantidades a las estadísticas en el período en que las mercancías sean compradas por residentes (véase el renglón 8 del cuadro 4.1). Ambos ajustes se refieren a variaciones de existencias de mercancías mantenidas por no residentes en la economía compiladora.

268. En el cuadro 4.2 se resumen los ajustes de momento de registro que deben efectuarse cuando los datos de los registros de operaciones de cambio u operaciones bancarias similares constituyen la base de los asientos de balanza de pagos relativos al componente bienes.

Cuadro 4.2Ajustes de momento de registro aplicables a los datos de registros bancarios utilizados como base de los asientos relativos al componente bienes de la balanza de pagos
Período delAjuste de los datos del período corriente sobre créditos comerciales
Traspaso de propiedadPagoBienesActivosPasivos
Exportación
1posteriorcorrientededucciónningunoadición
2corrienteanterioradiciónningunodeducción
3corrienteposterioradiciónadiciónninguno
4anteriorcorrientededuccióndeducciónninguno
Importación
5corrienteposterioradiciónningunoadición
6anteriorcorrientededucciónningunodeducción
7posteriorcorrientededucciónningunodeducción
8corrienteanterioradicióndeducciónninguno

269. En el cuadro 4.2 se presentan las adiciones o deducciones que deben realizarse a los efectos de la balanza de pagos en los registros bancarios que contengan datos sobre importaciones y exportaciones, así como los ajustes que deben efectuarse en las transacciones relativas a créditos comerciales. Estos últimos ajustes se derivan de los ajustes de momento de registro que se efectúan al compilar las importaciones y exportaciones, y sirven para compensarlos. Como se indica en el cuadro 4.2, cuando se utilizan datos de registros bancarios, por ejemplo, registros de operaciones de cambio, para calcular el componente bienes de la balanza de pagos, los ajustes requeridos en cuanto al momento de registro se refieren a los créditos comerciales y no a las variaciones de las existencias. El crédito comercial puede referirse a pagos diferidos (cuando el pago se efectúa después del traspaso de propiedad) o anticipados (cuando se realiza antes del traspaso de propiedad).

270. El renglón 1 del cuadro 4.2 se refiere a pagos anticipados recibidos por exportaciones. Los pagos anticipados no se clasifican como ingresos de exportación sino como créditos comerciales recibidos (pasivos). Estos pagos se deducen del total de las exportaciones de bienes (que aparecen en los registros del sistema bancario) y se asienta en la balanza de pagos el correspondiente aumento en créditos comerciales-pasivos. Una vez entregadas las mercancías (véase el renglón 2), se suman las cantidades pagadas por anticipado a las cifras de las exportaciones del año en curso según aparecen en los registros bancarios y se efectúa el correspondiente asiento en la cuenta financiera de la balanza de pagos para indicar la liquidación de los pasivos.

271. Cuando el traspaso de la propiedad de los bienes exportados se produce antes del pago (véase el renglón 3), las cifras de los registros bancarios relativos a exportaciones de bienes deben ajustarse mediante una adición. El monto resultante se registra en la balanza de pagos como una reducción de activos reales (exportaciones) y un aumento de activos financieros que compensa dicha reducción (créditos comerciales). El renglón 4 se refiere a los ajustes que se efectúan en el período corriente cuando se reciben pagos por exportaciones entregadas en un período anterior.

272. Un país puede adquirir la propiedad de los bienes en el período corriente y pagar dichos bienes en un período posterior (véase el renglón 5). En el caso de este tipo de pagos diferidos, las importaciones de mercancías del período corriente (según figuran en los registros bancarios del país importador) deben ajustarse sumando una cantidad que represente esas mercancías importadas pero aún no pagadas. Debe efectuarse un contraasiento en créditos comerciales-pasivos. Cuando las mercancías se pagan al liquidarse el crédito comercial (véase el renglón 6), el total de importaciones (según surge de los registros bancarios) correspondiente al período en el cual se recibe el pago se ajusta a fin de excluir el monto liquidado. El pago liquidado se registra como transacción financiera (reducción de pasivos correspondientes a créditos comerciales).

273. Cuando se efectúan pagos anticipados con respecto a importaciones (véase el renglón 7), estos pagos se deducen de las estimaciones de bienes obtenidas a partir de los registros bancarios y se asientan en la balanza de pagos como creación de un activo financiero (activos). Cuando se reciben las importaciones (véase el renglón 8), las cantidades pagadas por anticipado se suman al monto correspondiente a bienes que surgen de los registros bancarios, y se efectúa un contraasiento que representa la correspondiente reducción de créditos comerciales–activos.

274. Si en la balanza de pagos se utilizaran estadísticas no ajustadas procedentes de registros bancarios, se producirían una serie de errores y omisiones. Un número significativo de transacciones de bienes aparecería registrado en un período que no corresponde. Se producirían omisiones graves en el registro de aumentos y disminuciones de la deuda internacional ya que el total de créditos comerciales de un país puede constituir un monto considerable que se modifica con rapidez. Las estadísticas que describen la relación económica entre el producto y el capital se verían distorsionadas, y se inferiría una relación incorrecta entre ambos.

275. Si bien es importante comprender los principios y la importancia de los ajustes de momento de registro, en la práctica no siempre es posible efectuar dichos ajustes. Cuando los datos básicos de las transacciones de bienes se obtienen de las declaraciones de aduana, se suele suponer que existe un desfase más bien constante entre el momento en que los bienes se incorporan a los registros aduaneros y el momento del traspaso de propiedad. No sería preciso efectuar ningún ajuste de momento de registro si 1) el valor del comercio y 2) el desfase entre el traspaso de propiedad y el registro por la aduana permanecieran constantes. Sin embargo, si se registrara una expansión o contracción del comercio probablemente sería necesario realizar el ajuste en cuanto al momento de registro si el desfase fuera considerable (aunque tuviera una duración constante). Si el comercio fuera constante, la variación de estos desfases también podría exigir importantes ajustes.

276. No existen evidencias claras de que el traspaso de propiedad se produzca normalmente cuando los bienes se embarcan (en cuyo caso podría requerirse un ajuste de momento de registro de las importaciones) o cuando llegan a su destino (en cuyo caso podría ser necesario ajustar el momento de registro de las exportaciones). Podría efectuarse un muestreo para obtener información sobre las prácticas concretas que se siguen en cada país y corregir, mediante ajustes de momento de registro, las estadísticas de los rubros del comercio en los que se advierta que el traspaso de propiedad de los bienes no coincide con el registro aduanero. Si las estadísticas de balanza de pagos no reflejan el registro simultáneo de las exportaciones y las importaciones, se pierde en gran medida el significado de la agregación y comparación de los datos de balanza de pagos. Estos tipos de discrepancias en el momento de registro surgen con mayor probabilidad en períodos de rápida variación de los precios, del volumen del comercio, o de la relación entre el traspaso de propiedad y el momento en que los bienes se registran en las fuentes básicas de datos.

277. En la práctica, se efectúan ajustes de momento de registro en las estadísticas aduaneras sólo cuando se sabe que los bienes aparecen en los documentos de aduana en una fecha diferente de la del traspaso de propiedad. Puede ser necesario obtener, en remplazo del registro aduanero, la documentación directa de las compras o ventas efectuadas. Se presenta esa situación, por ejemplo, en el caso del trigo que Canadá envía a Estados Unidos para su almacenamiento. Generalmente, el trigo no se vende a Estados Unidos sino a otros países y se despacha directamente desde los silos en que se halla almacenado. Los embarques de trigo para su almacenamiento se restan de las exportaciones en la balanza de pagos de Canadá, y las ventas del trigo almacenado en el exterior se suman a las exportaciones tomando como base los informes especiales obtenidos de la Junta Canadiense del Trigo. Un segundo ejemplo es el del café de Colombia. La Federación de Cafeteros de Colombia proporciona datos a los compiladores de la balanza de pagos colombiana para que efectúen los ajustes pertinentes en los registros aduaneros en lo que respecta a las existencias de café en el extranjero. En los países en que funcionan juntas de comercialización u organismos especiales encargados de la adquisición de productos existen, por lo general, datos sobre las compras y ventas efectivamente realizadas, que pueden utilizarse, de ser necesario, en lugar de los datos de aduana.

278. Otros casos en que deben efectuarse ajustes de momento de registro en los datos generados por las aduanas se refieren a compras individuales o identificables de ciertos bienes (especialmente equipo de transporte) adquiridos por un organismo oficial o una gran empresa del país declarante. Por ejemplo, Australia efectúa ajustes de momento de registro en sus estadísticas del comercio exterior para corregir el desfase entre la fecha de adquisición de ciertos bienes, por ejemplo, aeronaves, por empresas australianas, y la fecha en que se asientan estas transacciones en los registros aduaneros.

279. Cuando los datos básicos de las transacciones de bienes se obtienen a partir de registros de operaciones de cambio o de registros bancarios similares, existen razones mucho más valederas para efectuar ajustes de momento de registro. De no efectuarse los ajustes, las estadísticas sobre transacciones de bienes pueden resultar engañosas si las condiciones de pago cambian drásticamente. Por ejemplo, es posible que en un país con controles de cambio sea habitual pagar en forma anticipada y en efectivo las importaciones, o que los exportadores no residentes no quieran otorgar crédito al país por la falta de seguridad de que se suministrará a los importadores las divisas necesarias para pagar sus deudas. Si la capacidad crediticia del país mejora considerablemente, a juicio de los exportadores no residentes, o si la relación de los precios de mercado de los principales tipos de productos que importa el país pasa de favorecer a los vendedores a favorecer a los compradores, los exportadores no residentes pueden cambiar de actitud y otorgar créditos. Si este cambio de actitud es repentino, los registros bancarios no ajustados pueden indicar un valor considerablemente más bajo que el real para las importaciones realizadas durante el período de transición.

280. Los registros bancarios pueden ajustarse en función del momento de registro si los datos registrados para cada transacción incluyen la fecha del pago y la fecha en que se efectuó la transacción. Evidentemente, será imposible determinar la fecha específica del traspaso legal de la propiedad, pero esta información no es necesaria. Los ajustes de momento de registro pueden basarse en una simple regla práctica. Por ejemplo, puede suponerse que el traspaso de propiedad de las exportaciones y de las importaciones coincide con el embarque desde el país exportador. En este caso, bastará con llevar un registro de la fecha del embarque (que aparece generalmente en los documentos presentados a efectos del control cambiario) como fecha aproximada del momento del traspaso de propiedad. (Sin embargo, en el caso de los pagos diferidos, los ajustes necesarios sólo pueden efectuarse retroactivamente.) Si existiera un registro oficial de créditos de exportación concedidos o de créditos de importación recibidos, otra posibilidad sería utilizar los datos de ese registro para ajustar en función del momento de registro los totales correspondientes a las transacciones de bienes que aparecen en el registro de operaciones de cambio. Por ejemplo, el arroz, uno de los principales productos de exportación de Myanmar, se vende a través de una empresa estatal que concede créditos sobre las exportaciones. Dado que en los registros de la empresa figuran las variaciones de los créditos relacionados con las exportaciones de arroz, esta información puede utilizarse para corregir los datos sobre los ingresos de exportación del arroz, obtenidos tomando como base el pago, para que reflejen las transacciones realizadas.

Ajustes de valoración

281. Es necesario efectuar ajustes de valoración cuando los bienes se registran en las fuentes básicas de datos a un valor que no es el de mercado. Así, si los datos aduaneros sobre importaciones y exportaciones se basan en el valor de los bienes utilizado a efectos del cobro de derechos aduaneros, deben efectuarse ajustes para corregir las diferencias entre ese valor y el valor de mercado de los bienes.

282. Dado que el MBP y las normas de las Naciones Unidas sobre las estadísticas del comercio internacional adoptan el valor de mercado como criterio de valoración de los flujos de mercancías, no es necesario efectuar ajustes en este rubro. No obstante, ambos sistemas adoptan un tratamiento diferente para los derechos que deben pagarse al consulado del país importador. Como norma para las estadísticas del comercio internacional, se recomienda que los derechos consulares se incluyan en el valor f.o.b. de las exportaciones e importaciones en la frontera del país exportador, pero de acuerdo con lo recomendado en el MBP no deben incluirse en ese valor. Por lo tanto, a efectos de la balanza de pagos, es preciso ajustar el valor de los bienes que surge de las estadísticas del comercio exterior.

283. En algunos países se utilizan las normas del Consejo de Cooperación Aduanera relacionadas con la valoración de las importaciones para determinar los derechos ad valόrem. Los valores asignados a los bienes importados para este fin pueden diferir de los recomendados a los efectos de la balanza de pagos, por lo cual deberán efectuarse ajustes de las estadísticas por a) la diferencia entre el precio de mercado a que se vendieron los bienes según lo establecido en el contrato y el precio utilizado para determinar los derechos de importación y b) los descuentos especiales por cantidad.

284. A los efectos de la balanza de pagos, los bienes deben registrarse en general al precio de venta establecido en el contrato (ajustado por precios de transferencia, impuestos, subvenciones, etc.) Dado que la valoración aduanera de los bienes también se basa, en general, en el precio de compraventa correspondiente a las ventas de buena fe, en la mayoría de los casos no será necesario efectuar ajuste alguno por este concepto. En un período de fluctuaciones anormales de los precios, o en que se registre un desfase de magnitud extraordinaria entre la fecha contractual de la compra/venta y la fecha en que deben pagarse los derechos de aduana (por ejemplo, si los bienes se almacenan durante algún tiempo en un almacén bajo control aduanero), la valoración aduanera puede basarse en el precio que podría obtenerse por los productos en el momento en que vence el pago de los derechos. En tales circunstancias, el precio utilizado para valorar los bienes a los efectos de los derechos aduaneros no será el requerido para la balanza de pagos, y será necesario efectuar un ajuste.

285. En algunos casos, un solo contrato de compraventa puede abarcar mercancías que estén destinadas a la importación por parte de más de un país. En un contrato de este tipo, el comprador puede recibir un descuento por cantidad que no recibiría si la compra se efectuara por cantidades menores. El Consejo de Cooperación Aduanera recomienda que, en tal situación, las estadísticas de aduana reflejen el precio que podría obtenerse por los productos si no se efectuara el descuento especial por cantidad. Sin embargo, en la balanza de pagos las importaciones deben figurar con el precio descontado, ya que este precio representa el valor de mercado de dichas mercancías. Por ejemplo, una empresa multinacional residente en Algornia compra, mediante un solo contrato, mercancías a granel a una empresa de Ultramar. Las mercancías adquiridas por la empresa multinacional se envían a tres sucursales situadas en Cromania, Dromesia y Essendonia. Si se efectuaran tres compras por separado, el precio de mercado de los bienes sería de 100 unidades en cada caso o 300 unidades en total. Sin embargo, la empresa multinacional recibe un descuento del 20% por compra a granel y paga sólo 240 unidades. De acuerdo con las recomendaciones del Consejo de Cooperación Aduanera, Cromania, Dromesia y Essendonia deberían registrar las importaciones en sus respectivas estadísticas a un valor de 100 unidades. En la balanza de pagos, sin embargo, de acuerdo con el criterio de precio de mercado adoptado en el MBP, Cromania, Dromesia y Essendonia deberían registrar las importaciones a un valor de 80 unidades. En la balanza de pagos no deben registrarse los ajustes al alza que efectúen los funcionarios aduaneros con el fin de suprimir los descuentos especiales recibidos por el importador en razón del volumen adquirido.

286. En general, no es necesario efectuar ajustes de valoración en las estadísticas basadas en registros de operaciones de cambios y otros registros del sistema bancario que comprenden las transacciones de bienes liquidadas a través del sistema bancario, ya que en las mismas se registra el precio efectivamente pagado. Como excepción, deberían efectuarse ajustes para convertir el precio de transacción al precio de mercado en el caso de los bienes transferidos entre empresas vinculadas a precios que representen una distorsión significativa con respecto a los valores de mercado.

    Other Resources Citing This Publication