Chapter

Estadísticas monetarias y financieras

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Las estadísticas monetarias y financieras constituyen un conjunto integral de datos sobre saldos y flujos de activos y pasivos financieros y no financieros del sector de las sociedades financieras de una economía. El sector de las sociedades financieras cumple una función importante al conectar a unidades que tienen superávits de préstamo neto con aquéllas que tienen necesidades de financiamiento. Los diferentes tipos de sociedades financieras cumplen funciones específicas, y existe una amplia variedad de instrumentos financieros que satisfacen las complejas necesidades de las unidades que son partícipes activos de los mercados financieros. Para mostrar los flujos financieros entre las unidades y sectores de una economía y las correspondientes posiciones de activos y pasivos financieros, los especialistas han creado formatos estadísticos que permiten organizar y presentar las estadísticas monetarias y financieras.

Primordialmente, las estadísticas monetarias y financieras brindan información importante sobre las mediciones del dinero, el crédito a los diversos sectores y los activos y pasivos financieros externos; además, proporcionan útiles vínculos con las estadísticas de las finanzas públicas y de balanza de pagos. A menudo están disponibles en forma más oportuna y frecuente que otros conjuntos de datos macroeconómicos. Aun para los países que aplican un sistema de metas de inflación y no establecen objetivos de crecimiento del dinero o el crédito las estadísticas monetarias y financieras pueden servir como una útil fuente de información sobre las relaciones financieras intersectoriales y vinculaciones con el resto del mundo. Los datos monetarios y financieros son importantes para formular e implementar la política monetaria y políticas macroeconómicas de alcance más amplio.

El Manual de estadísticas monetarias y financieras (MEMF) (FMI, 2000c) presenta una metodología para compilar estadísticas monetarias y financieras que respondan a estas necesidades permanentes. Al redactar el MEMF, los expertos lo armonizaron en la mayor medida posible con el SCN 1993 y otros sistemas estadísticos macroeconómicos. En particular, el MEMF incorpora los mismos criterios que los otros sistemas en cuanto a residencia, definición de los sectores institucionales y normas contables para la identificación, el momento de registro y la valoración de flujos y saldos. A semejanza de las demás estadísticas macroeconómicas, el MEMF abarca transacciones, otros flujos económicos y posiciones de saldos. Así:

  • El balance de apertura
    • más las transacciones de activos y pasivos financieros
    • más los otros flujos económicos
  • es igual al balance de cierre.

El lector debe tener en cuenta que, a diferencia de los otros sistemas, las estadísticas monetarias y financieras no miden directamente las transacciones en cuenta corriente. Las transacciones de bienes y servicios, renta y transferencias se reflejan en los activos, pasivos y el patrimonio neto de las unidades que se miden. De acuerdo con el MEMF, las principales transacciones y posiciones medidas se refieren a los activos y pasivos financieros, aunque también se reflejan transacciones y posiciones en activos no financieros.

Los otros flujos económicos incluyen las ganancias y pérdidas por tenencia resultantes de variaciones de los precios de mercado y los tipos de cambio, particularmente importantes en las estadísticas monetarias y financieras, y ciertas otras variaciones de volumen, particularmente las cancelaciones contables de deuda, que pueden ser importantes en unidades o sectores específicos. El MEMF cubre las posiciones de saldos y los flujos, pero actualmente muchos países siguen concentrándose en la recolección y el análisis de datos sobre saldos.

El marco que proporciona el MEMF para las estadísticas monetarias comprende dos niveles de compilación y análisis de datos. En el primer nivel se agregan los datos de saldos y flujos, declarados individualmente por las unidades institucionales, en balances sectoriales. Los balances contienen datos integrales respecto de cada subsector de las sociedades financieras: el banco central, otras sociedades de depósitos y otras sociedades financieras. En el segundo nivel se consolidan los datos de los balances sectoriales en panoramas. Los países también usan los datos de los balances sectoriales para compilar estadísticas financieras.

Además, a los fines de la supervisión del sector financiero los países pueden usar los datos del marco del MEMF como base para construir la matriz de balances sectoriales. Por ejemplo, para sustentar el análisis macroprudencial, los expertos han desarrollado nuevas herramientas analíticas denominadas indicadores de solidez financiera (ISF; recuadro 14).

Recuadro 14.Indicadores de solidez financiera

Los indicadores de solidez financiera (ISF) miden el nivel vigente de salud y solidez de la totalidad de los sectores de instituciones financieras, así como del sector empresarial y de los hogares, que son las contrapartes de las instituciones financieras. Los países compilan los indicadores a partir de datos sectoriales en los que se agregan y consolidan los datos de cada institución. Los ISF también incluyen indicadores acerca de los mercados en los que actúan dichas instituciones. Destinados a respaldar el análisis macroprudencial, los ISF deben usarse en forma conjunta con otras herramientas analíticas.

Los conceptos y definiciones, así como las fuentes y técnicas de compilación de los ISF, están contenidos en la publicación del FMI Guía de compilación de indicadores de solidez financiera (FMI, 2006). Para desarrollar esta metodología nueva y coherente en lo tocante al marco conceptual, el FMI tomó determinados elementos de los marcos prudenciales y de contabilidad comercial (para observar individualmente las entidades), así como de los marcos de estadísticas macroeconómicas (para observar la actividad agregada de la economía). En la Guía se distingue entre dos conjuntos de ISF: básicos y recomendados. Los ISF básicos, considerados como sumamente relevantes para una gran variedad de países, abarcan indicadores respecto del sector de las instituciones de depósito. Los ISF recomendados, que probablemente resulten relevantes para algunos países, abarcan los sectores financieros y no financieros e incluyen además indicadores de la liquidez del mercado y los mercados inmobiliarios.

Conocer los conceptos de agregación, consolidación y registro neto de las estadísticas macroeconómicas es especialmente útil para comprender las estadísticas monetarias y financieras. En el recuadro 15 se explican estos conceptos en cuanto atañen a la recolección y compilación de estadísticas financieras, como las cuentas de flujo de fondos, dentro del marco del SCN 1993. Aunque con respecto a estos agregados más amplios los expertos no recomiendan la consolidación entre sectores y subsectores y el registro neto de activos compensados con pasivos, sí consideran que cierto grado de consolidación y neteo de posiciones y flujos es considerablemente valioso en el análisis de las estadísticas monetarias tradicionales.

En las siguientes secciones de este capítulo se describen: 1) la cobertura de las estadísticas monetarias y financieras, 2) los activos y pasivos financieros, 3) los agregados monetarios y las sociedades de depósito, 4) el panorama de las sociedades de depósito (PSD), 5) el panorama de las sociedades financieras (PSF) y 6) las estadísticas de flujo de fondos.

Cobertura de las estadísticas monetarias y financieras

En lo tocante a la cobertura de las estadísticas monetarias y financieras, en el MEMF se identifican tres tipos de sociedades financieras: el banco central, otras sociedades de depósito y otras sociedades financieras. El banco central y las otras sociedades de depósito (en conjunto, las sociedades de depósito) constituyen el foco institucional de las estadísticas monetarias; las otras sociedades financieras incluyen las sociedades de seguros y los fondos de pensiones, otros intermediarios financieros y los auxiliares financieros.

El banco central es la institución financiera nacional que ejerce control sobre aspectos clave del sistema financiero y desempeña actividades tales como la emisión de moneda, gestión de las reservas internacionales, transacciones con el FMI y concesión de crédito a otras sociedades de depósito.

Las otras sociedades de depósito son todas las unidades residentes que se dedican primordialmente a la intermediación financiera y emiten pasivos incluidos en la definición nacional de dinero en sentido amplio. La medición del dinero en un país dado dependerá de los instrumentos financieros disponibles, las instituciones financieras y la estructura y el comportamiento de los mercados financieros. Por ello, no es posible especificar una definición precisa de dinero que se aplique a todos los países. Por esa razón, tampoco es posible definir las otras sociedades de depósito por la denominación de las instituciones. Normalmente se incluye entre las sociedades de depósito a todas las unidades que aceptan depósitos (a la vista, a plazo, de ahorro), como los bancos comerciales, las cajas de ahorro, las sociedades de crédito inmobiliario y demás. No obstante, una unidad que se financia exclusivamente mediante la emisión de valores se clasificaría como una sociedad de depósito si esos instrumentos estuvieran incluidos en la definición nacional de dinero en sentido amplio de un país determinado.

El sector de las otras sociedades financieras comprende las sociedades de seguros y los fondos de pensiones, otros intermediarios financieros y los auxiliares financieros. Los auxiliares financieros prestan servicios a los intermediarios y mercados financieros pero no contraen pasivos con fines de intermediación financiera. Por ejemplo, los corredores bursátiles actúan como agentes entre compradores y vendedores de valores pero no adquieren la titularidad de esos instrumentos. Otros ejemplos de auxiliares financieros son las bolsas de valores, las casas de cambio y las sociedades de garantía financiera.

Recuadro 15.Agregación, consolidación y registro neto en el marco del SCN 1993

Agregación se refiere al proceso de sumar datos de saldos o flujos entre todas las unidades institucionales que integran un sector o subsector o entre todos los activos o pasivos dentro de una categoría particular. Cuando se agregan los datos entre las unidades institucionales de un sector o subsector se preservan los datos sobre activos y pasivos entre las unidades que lo componen.

Respecto de los sectores y subsectores, los compiladores de datos nacionales agregan los datos sobre activos y pasivos financieros en grandes categorías, por ejemplo, los préstamos clasificados por sectores deudores y los depósitos clasificados por sectores acreedores. Los compiladores vuelven a agregar los datos para combinar las categorías principales de activos o pasivos financieros, por ejemplo, al combinar las grandes categorías de activos monetarios para formar los agregados monetarios o al sumar las categorías principales de activos frente a los diversos sectores para compilar los agregados de crédito.

Consolidación se refiere a la eliminación de los saldos y flujos que se suscitan entre unidades institucionales de un mismo grupo. A nivel individual, las unidades institucionales deben compilar flujos financieros y posiciones de saldos entre unidades institucionales pero no dentro de una misma unidad institucional. En particular, una unidad institucional compuesta por una oficina matriz y sucursales debe compilar datos de saldos y flujos consolidados entre todas las oficinas de la unidad institucional. Con respecto a los sectores y subsectores, las unidades no deben consolidar, en principio, los flujos entre unidades institucionales al nivel elemental de declaración y compilación de datos.

Registro neto se refiere a algunas instancias recomendadas específicas; por ejemplo, las unidades deben registrar las transacciones deduciendo las compras de las ventas (es decir, registrando la adquisición neta de una categoría específica de activos o pasivos financieros). Las transacciones de depósitos de una categoría particular deben registrarse como el monto de nuevos depósitos menos los retiros efectuados durante el período. De la misma manera, las transacciones de valores deben definirse como el monto de los valores adquiridos menos el monto rescatado o vendido, y las transacciones de préstamos se definen como el monto de nuevos préstamos menos los reembolsos, y así sucesivamente.

En general, sin embargo, las unidades recogen y compilan los datos en cifras brutas. En particular, no deben saldar los activos frente a un determinado agente o grupo de sujetos que interviene en la transacción con los pasivos adeudados a ese agente o grupo. Por ejemplo, una sociedad de depósito podría tener un préstamo pendiente otorgado a un cliente que también es uno de sus depositantes. Los compiladores no deben compensar el activo de la sociedad financiera (es decir, el crédito por concepto del préstamo) con el pasivo (es decir, el depósito del prestatario).

En circunstancias excepcionales, para los países podría ser necesario o útil compilar y presentar los datos al valor neto de compensación entre activos y pasivos por motivos prácticos. Es de prever que la necesidad de recurrir a ese mecanismo de registro neto será relativamente infrecuente en el caso de la mayor parte de las categorías de activos y pasivos del sector de las sociedades financieras de la mayoría de los países.

Entre las otras sociedades financieras, las sociedades de seguros incluyen las unidades que ofrecen seguros de vida, de accidentes, de enfermedad, de incendio y otros ramos a unidades individuales o a grupos de unidades. Los fondos de pensiones son unidades establecidas para proporcionar prestaciones de jubilación a grupos concretos de asalariados. Clasificados como parte del gobierno general están los sistemas de la seguridad social financiados mediante impuestos y controlados por unidades del gobierno que proporcionan prestaciones de jubilación y de otro tipo a los miembros de la comunidad en su conjunto. Los otros intermediarios financieros abarcan una gama muy amplia de unidades que contraen pasivos para adquirir activos financieros pero cuyos pasivos no se incluyen en la definición de dinero en sentido amplio. Estos otros intermediarios financieros pueden conceder crédito a otras unidades en forma similar al crédito otorgado por las sociedades de depósito; por lo tanto, la clasificación debe basarse en la naturaleza de los pasivos.

Activos y pasivos financieros

Tal como se señaló en la introducción de este folleto, los activos financieros son un subconjunto de los activos económicos: entidades sobre las que las unidades institucionales ejercen derechos de propiedad, individual o colectivamente, y de las que pueden obtener beneficios económicos por su posesión o uso durante un período de tiempo. La mayoría de los activos financieros son derechos financieros resultantes de relaciones contractuales que nacen cuando una unidad institucional proporciona fondos a otra. Los activos financieros son por lo tanto derechos financieros que tienen un valor demostrable.

Esos contratos, a través de los cuales los propietarios de activos adquieren un derecho incondicional frente a otras unidades institucionales, crean relaciones entre el acreedor y el deudor (activas y pasivas) con respecto a un instrumento financiero. Las excepciones son el oro monetario y los derechos especiales de giro (DEG), que son activos financieros de carácter convencional que no tienen pasivos como contrapartida.

Conforme al esquema de clasificación del SCN 1993, el MEMF clasifica los activos financieros según dos criterios generales: la liquidez del activo y las características jurídicas que sustentan la relación entre acreedor y deudor. El concepto de liquidez abarca otras características más específicas, como la negociabilidad, la transferibilidad, la comerciabilidad y la convertibilidad.

Otros activos financieros comprendidos en el marco de las estadísticas monetarias y financieras y según se los definió en la introducción son los billetes y monedas y depósitos, los valores distintos de acciones, los préstamos, las acciones y otras participaciones de capital, las reservas técnicas de seguros, los derivados financieros y otras cuentas por cobrar/ por pagar.

El lector debe tener en cuenta que los mecanismos contractuales financieros que no crean derechos incondicionales frente a otras unidades institucionales, como las garantías de pagos de terceros o las líneas de crédito, suelen denominarse contingencias y están excluidos de las estadísticas monetarias y financieras29.

Agregados monetarios y sociedades de depósito

No hay una única definición de dinero que pueda aplicarse a todos los países. Definir qué se considera dinero supone contemplar una diversidad de aspectos, entre ellos los instrumentos financieros disponibles en un país, los tipos de instituciones financieras y el nivel de desarrollo de los mercados financieros. En el MEMF, por lo tanto, no se recomienda la adopción de una medición específica del dinero sino que se describen los aspectos que un país debe tomar en cuenta para derivar las mediciones del dinero.

El MEMF se concentra en que los países desarrollen mediciones de dinero en sentido amplio. El dinero en sentido estricto incluye los instrumentos utilizados directamente para efectuar transacciones, mientras que los agregados de dinero en sentido amplio abarcan instrumentos que pueden cumplir diversos fines, como efectuar transacciones, servir como depósito de valor, proporcionar renta en forma de intereses y demás. Pocos países se concentran únicamente en las mediciones de dinero en sentido estricto, principalmente porque los instrumentos transaccionales pueden ser reemplazados fácilmente por otros instrumentos.

Al definir las mediciones de dinero, los países especifican tres dimensiones: qué instrumentos incluir, a quiénes incluir como tenedores de dinero, y qué instituciones incluir como emisores de dinero, según se explica en los párrafos siguientes.

Primero, los instrumentos que los países pueden incluir en la definición de dinero son los billetes y monedas, los depósitos y los valores distintos de acciones. Los países siempre incluyen la moneda nacional y los depósitos transferibles en las mediciones de dinero, y la mayoría también incluye otros depósitos, a menos que estos últimos estén sometidos a tantas restricciones que no sirvan para los fines propios del dinero. Algunos países incluyen a los valores distintos de acciones en las medidas monetarias, cuando esos instrumentos son sustitutos cercanos de los depósitos. Por ejemplo, los certificados de depósito negociables emitidos por las instituciones financieras pueden reunir muchas de las características de los depósitos aceptados por esas instituciones. Otras categorías de activos financieros rara vez están incluidas en las mediciones de dinero.

Segundo, al definir una medida de dinero, los países también deben especificar a quiénes se incluirá como tenedores de los instrumentos monetarios. La mayoría de los países incluye en esa definición a todos los sectores residentes excepto las sociedades de depósito y el gobierno central. Por lo tanto, son tenedores de dinero los gobiernos estatales y locales, las sociedades no financieras, las sociedades financieras que no son sociedades de depósito, los hogares y las instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH).

Tercero, los emisores de dinero abarcan todas las sociedades financieras que tengan como pasivos instrumentos financieros a los que se atribuyen características monetarias. Este grupo de instituciones estará integrado por el banco central (generalmente el emisor de moneda), los bancos comerciales y otros que aceptan depósitos transferibles, unidades que aceptan otros tipos de depósitos (cajas de ahorro, sociedades de crédito inmobiliario, etc.), y unidades que emitan valores a corto plazo considerados por los tenedores como sustitutos cercanos de los depósitos. No es posible identificar a un emisor de dinero por el nombre de la institución. Por ejemplo, en algunos países las “empresas financieras” aceptan depósitos, mientras que en otros reciben financiamiento directamente de las instituciones controlantes.

Muchos países especifican una variedad de medidas de dinero, que van desde M1 (billetes y monedas y depósitos transferibles) a M2, M3 y así sucesivamente. Los agregados difieren según el grado de monetización de los activos incluidos. Los agregados monetarios de orden más alto incluyen una variedad más extensa de instrumentos monetarios, como los depósitos denominados en moneda extranjera y los depósitos a plazos de vencimiento más largos o sujetos a mayores restricciones para su conversión en dinero transaccional.

Por definición, las sociedades de depósito abarcan todas las sociedades financieras que emiten pasivos incluidos en la definición nacional de dinero en sentido amplio.

Panorama de las sociedades de depósito

Cuando evalúan las estadísticas monetarias, los analistas usan principalmente el panorama de las sociedades de depósito (PSD), que presenta los pasivos de las sociedades de depósito correspondientes a dinero en sentido amplio. En esta sección se esboza la forma en que los países preparan y usan ese panorama, recolectando las estadísticas monetarias y financieras, compilándolas en balances y haciendo presentaciones analíticas de los panoramas monetarios, específicamente el PSD.

Para recolectar las estadísticas monetarias y financieras, en el MEMF se recomienda que los países reúnan los datos de manera tal que en ellos se identifique los tipos de instrumentos financieros y, respecto de cada instrumento, las posiciones frente a los principales sectores y subsectores de la economía. Es decir, es preciso identificar frente a qué unidades tienen activos las sociedades financieras y qué unidades tienen activos frente a estas. Para identificar los instrumentos financieros, los países pueden emplear un esquema de clasificación en ocho categorías (recuadro 2), y para identificar las unidades, pueden usar la descripción de los sectores y subsectores institucionales que figura en el capítulo 2 del MEMF.

Para compilar los datos de las instituciones declarantes, en el MEMF se recomienda que los países usen balances sectoriales. En estos se organizan los datos por categorías de activos y pasivos, por categorías de residentes y no residentes y por el respectivo desglose de los sectores residentes, lo que permite al personal técnico preparar directamente las presentaciones para fines de política y de análisis.

Las principales presentaciones analíticas recomendadas en el MEMF son los panoramas monetarios, o sea balances sectoriales consolidados para uno o más subsectores del sector de sociedades financieras. Los panoramas cubren subsectores específicos como el banco central, otras sociedades de depósito y las otras sociedades financieras. Los panoramas también consolidan subsectores. Así, en un PSD se consolidan los panoramas correspondientes al banco central y a las otras sociedades de depósito, y el PSF (que se comenta en la siguiente sección) consolida el panorama de las sociedades de depósito y el de las otras sociedades financieras.

El principal panorama que utilizan los analistas para evaluar las estadísticas monetarias es el PSD, que vincula los pasivos de dinero en sentido amplio de las sociedades de depósito con sus activos y pasivos externos, sus activos netos frente al gobierno central y sus activos frente a otros sectores residentes. Por lo tanto, el PSD vincula las estadísticas monetarias con las de estadísticas de balanza de pagos y las estadísticas de las finanzas públicas (EFP), respectivamente, así como con otros sectores. El PSD se presenta en el siguiente formato general30: Activos

  • Activos
    • Activos externos netos
    • Activos internos
      • Activos netos frente al gobierno central
      • Activos frente a otros sectores residentes
  • Pasivos
    • Dinero en sentido amplio
      • Billetes y monedas fuera de las sociedades de depósito
      • Depósitos transferibles
      • Otros depósitos
      • Valores distintos de acciones
    • Otros pasivos (por instrumentos)
    • Otras partidas (netas)

Dentro de los activos, en el PSD se identifican los activos y pasivos frente a los no residentes, presentándose estos como activos externos netos. Se establece así un vínculo directo con las operaciones de las sociedades de depósito que afectan a la balanza de pagos. Los activos internos pueden desglosarse según la estructura específica y las necesidades analíticas del país, brindando así las medidas más útiles del crédito31. La mayoría de los países identifican en forma separada el crédito neto al gobierno central, lo que permite obtener una medida del financiamiento proporcionado al gobierno central por las sociedades de depósito. El rubro otros sectores internos puede desagregarse en gobierno estatal y local, sociedades públicas y privadas, hogares, instituciones sin fines de lucro, y cualquier otra combinación que se considere procedente. Muchos países también clasifican el crédito según este se conceda a las empresas o a los consumidores.

En el rubro pasivos del PSD se desglosa el dinero en sentido amplio según el tipo de instrumento financiero previsto en el marco general. En una presentación, los países a menudo agruparán estos instrumentos en diferentes medidas del dinero, desde billetes y monedas y depósitos transferibles (M1) hasta mediciones más amplias. Las mediciones monetarias específicas dependerán del propósito del análisis y de la fiabilidad de la relación entre aquellas y las variables de la economía tomadas como objetivos intermedios o finales.

¿Cómo facilita el análisis monetario la presentación del panorama de las sociedades de depósito?

Esta presentación del PSD facilita el uso de métodos normalizados de análisis monetario que identifican el dinero y los factores que inciden en las variaciones del dinero mediante la siguiente identidad:

siendo M la medida de dinero en sentido amplio específica del país, AEN (activos externos netos) la posición neta frente a los no residentes (el efecto de la balanza de pagos), AGC los activos netos frente al gobierno central, AOSR los activos frente a otros sectores residentes y OPN la posición neta de todas las demás partidas.

Cuadro 13.Panorama de las sociedades de depósito(Variación anual)
Activos externos netos23Dinero en sentido amplio105
Oro monetario y DEGBilletes y monedas23
Moneda extranjeraDepósitos82
DepósitosValores distintos de acciones0
Crédito neto al gobierno central16Otras partidas, netas63
Crédito al gobierno central
Depósitos del gobierno
Crédito a otros sectores residentes129

Como los panoramas monetarios se basan en datos del balance, sus componentes representan datos de saldos. A los fines del análisis, los países pueden expresar la identidad como variaciones (Δ) durante un período de tiempo, como por ejemplo un mes o un año:

En el cuadro 13 se presenta un ejemplo de las variaciones del PSD, que incluye asientos de datos hipotéticos basados en los ejemplos de datos del SCN 199332.

Los países que consideran que la base monetaria es importante como variable analítica o de política se concentran en el panorama del banco central. Presentan el panorama del banco central con el mismo formato que el panorama de las sociedades de depósito, reemplazándose el dinero en sentido amplio por la base monetaria. Las definiciones de base monetaria difieren según el país de que se trate, pero invariablemente incluyen los billetes y monedas en circulación y los depósitos de las otras sociedades de depósito en el banco central. Algunos países aplican una definición más amplia, que incluye también los depósitos de todos los otros sectores residentes, excepto el gobierno central, en el banco central. En el MEMF no se formula ninguna recomendación específica acerca de la composición de la base monetaria.

Panorama de las sociedades financieras

Muchos países consideran que, dados los cambios registrados en la estructura de los mercados financieros, el papel de las instituciones financieras y la combinación de instrumentos financieros disponibles, no resulta tan útil concentrarse en mediciones específicas del dinero. En ese caso, el panorama de las sociedades financieras (PSF) sirve para analizar las posiciones financieras del sector financiero en su totalidad. Este panorama resulta especialmente útil para analizar el crédito otorgado por todos los intermediarios financieros.

El PSF se ha vuelto más relevante como resultado de la expansión de las actividades de las otras sociedades financieras, en particular las sociedades de seguros y los fondos de pensiones. Estas instituciones pueden administrar activos financieros y tienen pasivos financieros que constituyen una proporción significativa de los activos y pasivos financieros del sector de otras sociedades de depósito.

De la misma forma en que los países construyen un PSD, pueden construir un PSF, que presenta analíticamente los activos y pasivos del sector de las sociedades financieras frente a todos los demás sectores internos y a no residentes. A diferencia del PSD, el PSF no se estructura alrededor del concepto de dinero en sentido amplio. Además, en la sección referida a los pasivos, el PSF presenta como una partida separada las reservas técnicas de seguros, a fin de destacar la importancia de ese rubro dentro de los pasivos totales.

Estadísticas de flujo de fondos

En muchos países, el desarrollo de los mercados financieros ha menguado la importancia relativa de los intermediarios financieros en la concesión de crédito y la prestación de otros servicios financieros. Por ejemplo, las empresas que tradicionalmente tomaban préstamos de los bancos ahora pueden cubrir sus necesidades emitiendo valores en el mercado financiero y obteniendo financiamiento de una combinación de prestamistas nacionales y extranjeros. Si se considera importante analizar esa evolución, el país puede desarrollar un instrumento más amplio para el análisis financiero, las cuentas financieras o flujo de fondos. El flujo de fondos mide todas las relaciones financieras importantes que tienen lugar en una economía y entre esa economía y el resto del mundo. El MEMF brinda pautas para establecer cuentas de flujo de fondos, a partir de lo establecido en el SCN 1993.

En el comentario anterior sobre las cuentas nacionales se indicó cómo la cuenta financiera de una economía describe las transacciones de préstamo neto/endeudamiento neto de esa economía con relación al resto del mundo, y los instrumentos financieros involucrados. Si la economía tiene más ahorro y transferencias de capital que formación de capital, la cuenta refleja entonces el superávit de préstamo neto frente al resto del mundo. A la inversa, si tiene menos ahorro y transferencias de capital que formación de capital, el déficit se financia con endeudamiento neto con el resto del mundo. Primordialmente, el préstamo neto/endeudamiento neto que figura en la cuenta nacional de una economía debería ser idéntico a la información presentada en la cuenta financiera de la balanza de pagos.

También se señaló que los países pueden compilar la secuencia de cuentas correspondiente a cada sector interno de la economía. El cuadro 14, que contiene la cuenta financiera del SCN 1993 por sectores, ofrece información útil sobre la manera en que cada sector interno contribuye al préstamo neto/ endeudamiento neto global de la economía.

Los datos del cuadro 14 del SCN 1993 muestran una economía que es prestamista neto frente al resto del mundo (por 38 unidades). Los datos sectoriales son bastante típicos en cuanto a que muestran que los sectores de las sociedades no financieras y del gobierno general son prestatarios netos, y los hogares son prestamistas netos. El sector de las sociedades financieras, si bien tiene un gran volumen de transacciones con activos y pasivos financieros, no suele ser ni un prestatario neto global ni un prestamista neto.

El cuadro sectorial también muestra los instrumentos financieros utilizados para efectivizar el préstamo o endeudamiento neto. Por ejemplo, el sector de las sociedades no financieras adquiere una variedad de activos financieros y contrae pasivos principalmente en forma de préstamos (71) y de acciones y otras participaciones de capital (26). En cambio, el sector de las sociedades financieras adquiere gran parte de sus activos en forma de préstamos (167) y contrae pasivos equivalentes en forma de billetes y monedas y depósitos (130) y valores distintos de acciones (53). El elevado valor de las transacciones que presenta el sector de las sociedades financieras tanto en activos como en pasivos financieros refleja la importante función de intermediación que estas cumplen.

Aunque este cuadro presenta una abundante cantidad de información útil, no responde a la pregunta acerca de quién financia a quién. Para comprender a fondo los flujos financieros y su papel en la economía, los usuarios necesitan conocer más detalles sobre las relaciones entre los sectores participantes. Por ejemplo, en el cuadro 14 los usuarios pueden ver que el gobierno ha contraído pasivos en forma de valores distintos de acciones (64) y de préstamos (94), pero no pueden determinar si el endeudamiento ha tenido lugar en el ámbito interno o en el extranjero. Pueden contestar esta pregunta solo si cuentan con más detalles acerca de la contraparte que interviene en la transacción33. La necesidad de contar con datos sectoriales más detallados es especialmente importante cuando los analistas evalúan el papel de los intermediarios financieros.

Cuadro 14.Cuentas financieras (SCN 1993) por sectores
Sociedades no

financieras
Sociedades

financieras
Gobierno

general
HogaresISFLSHEconomía

total
Adquisición neta de activos financieros7123712018132641
F.1 Oro monetario y DEG–1–1
F.2 Billetes y monedas y depósitos171576812119
F.3 Valores distintos de acciones1853262912138
F.4 Préstamos27167455244
F.5 Acciones y otras participaciones de capital236344
F.6 Reservas técnicas de seguros3636
F.7 Derivados financieros000000
F.8 Otras cuentas por cobrar7640861
Emisión neta de pasivos1402321703328603
F.2 Billetes y monedas y depósitos1302132
F.3 Valores distintos de acciones65364123
F.4 Préstamos71942824217
F.5 Acciones y otras participaciones de capital2613443
F.6 Reservas técnicas de seguros3636
F.7 Derivados financieros000000
F.8 Otras cuentas por pagar3710552
B.9 Préstamo neto (+)/ endeudamiento neto (–)–695–50148438

Esta presentación más detallada de las transacciones financieras por instrumento y sector de contrapartida se denomina cuentas detalladas de flujo de fondos. En ella se clasifican en forma cruzada los activos financieros adquiridos por cada sector, por instrumento y por contraparte sectorial deudora. También se hace una clasificación cruzada de los pasivos contraídos por cada sector, por instrumento y por contraparte sectorial acreedora. El nivel de detalle sectorial presentado depende de las necesidades del país en cuestión. No obstante, en un flujo de fondos detallado se suele presentar datos correspondientes a cada sector de la economía —desglosándose el sector de las sociedades financieras en subsectores (banco central, otras sociedades de depósito, otras sociedades financieras, auxiliares financieros, y sociedades de seguros y fondos de pensiones)— lo que permite a los analistas evaluar mejor los flujos financieros. Esta presentación también ofrece datos relativos al resto del mundo, como si este fuera un sector institucional. La condicionalidad que entrelaza las filas y columnas dentro de la matriz constituye un importante medio de comprobar la congruencia de la compilación de datos y agrega considerable utilidad analítica a los datos presentados.

Los países también pueden complementar las estadísticas detalladas de flujo de fondos con datos sobre los saldos de activos y pasivos financieros clasificados en forma cruzada por sectores e instrumentos. Según se describe en el MEMF (capítulo 8), al conjunto completo de datos sobre saldos y flujos —que incluye no solo las transacciones (flujo de fondos) sino también otros flujos— se lo denomina estadísticas financieras.

29

Aun cuando están excluidos de las estadísticas monetarias y financieras, los datos sobre contingencias deben declararse como partidas informativas.

30

Todos los panoramas siguen la misma estructura analítica básica.

31

A diferencia del sector del gobierno central, los activos frente a otros sectores internos se presentan en cifras brutas. Los depósitos del gobierno se excluyen del dinero en sentido amplio porque el criterio para administrar esos depósitos, en el que influyen consideraciones de política, es diferente del que orienta la gestión de los depósitos de otros sectores de la economía, entre ellos las sociedades no financieras públicas. Por lo tanto, los activos frente al gobierno central figuran en cifras netas.

32

No obstante, no hay un vínculo directo con los ejemplos de datos del SCN 1993 por varios motivos. Primero, en las cuentas financieras del SCN 1993 todos los sectores pueden mantener billetes y monedas y depósitos, mientras que en el PSD los emisores de dinero (el banco central y las otras sociedades de depósito) no lo hacen. Segundo, en el SCN 1993 la cuenta financiera de un sector no está consolidada, mientras que uno de los principios para construir el PSD es la consolidación de cuentas entre las unidades institucionales que integran un sector.

33

Las normas estadísticas macroeconómicas incluyen cuadros y clasificaciones que brindan una parte de esta información adicional. Por ejemplo, en la clasificación de las estadísticas monetarias y la balanza de pagos se identifica el sector interno de contrapartida, y el MEFP 2001 contiene un cuadro (cuadro 9.2) en el que se clasifican las transacciones financieras por sector.

    Other Resources Citing This Publication