Chapter

Balanza de pagos y posición de inversión internacional

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Al igual que las ediciones previas de 1948, 1950, 1961 y 1977, la quinta edición del Manual de Balanza de Pagos (MBP5) (FMI, 1993) tiene por objeto fijar una norma internacional para establecer el marco conceptual básico de las estadísticas de balanza de pagos y de posición de inversión internacional (PII). Este marco permite a los países recolectar, organizar y comparar dichas estadísticas de manera sistemática entre ellos.

Al redactar el MBP5, los autores procuraron armonizarlo con el Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (SCN 1993). En particular, tal como se hizo en el caso de las cuentas nacionales, se amplió el marco de balanza de pagos de modo de abarcar transacciones, otros flujos económicos y los saldos de activos y pasivos financieros externos (la PII).

Las crisis internacionales de los años noventa resaltaron la importancia de contar con estadísticas fiables y oportunas, especialmente sobre datos de saldos, como elemento crítico para evaluar la vulnerabilidad externa de un país. Con miras a complementar la PII y proporcionar marcos especializados pero vinculados a aquella para analizar las posiciones de saldos, el FMI publicó la Guía de la Encuesta coordinada sobre inversión de cartera (FMI, 1996b)20, la versión provisional de Reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera: Pautas para una planilla de datos (FMI, 1999)21 y Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios (BPI et al., 2003).

En las siguientes secciones se pasa revista a la balanza de pagos y la PII. Además, se analizan varios conjuntos de datos que complementan las estadísticas de balanza de pagos y de PII: las estadísticas de deuda externa e inversión directa, inversión de cartera y reservas internacionales.

Cuadro 7.Marco de Balanza de Pagos y Posición De Inversión Internacional

Balanza de pagos

Con una estructura similar a la de las cuentas nacionales, la balanza de pagos abarca todos los hechos económicos que tienen lugar con no residentes. En esta sección se ilustran los tres tipos de cuentas de balanza de pagos: la cuenta corriente, en la que se registran las transacciones con no residentes en bienes y servicios, renta y transferencias corrientes; la cuenta de capital, en la que se registran las transacciones de transferencias de capital y activos no financieros no producidos, y la cuenta financiera, en la que se registran transacciones en activos y pasivos financieros externos. En esta sección también se explican los términos superávit y déficit, expresiones frecuentemente utilizadas en el debate público. Además, se dan ejemplos de las dos presentaciones de la balanza de pagos: normalizada y analítica.

Para observar la relación entre balanza de pagos y la PII, véase el cuadro 7. La declaración de la PII integra los saldos de apertura y de cierre de los activos y pasivos financieros externos con las transacciones, revalorizaciones y otros flujos económicos.

Cuadro 8.Cuenta corriente: Componentes normalizados
A. Bienes y servicios
1. Bienes
2. Servicios
1. Transportes
2. Viajes
3. Servicios de comunicaciones
4. Servicios de construcción
5. Servicios de seguros
6. Servicios financieros
7. Servicios de informática y de información
8. Regalías y derechos de licencia
9. Otros servicios empresariales
10. Servicios personales, culturales y recreativos
11. Servicios del gobierno, n.i.o.p.1
B. Renta
1. Remuneración de empleados
2. Renta de la inversión
2.1. Inversión directa
2.2. Inversión de cartera
2.3. Otra inversión
C. Transferencias corrientes
1. Gobierno general
2. Otros sectores
2.1. Remesas de los trabajadores
2.2. Otras transferencias

No incluidos en otras partidas.

No incluidos en otras partidas.

Cuenta corriente

Los componentes normalizados de la cuenta corriente son bienes y servicios, renta y transferencias corrientes. Esos componentes, que se analizan a continuación, también se exponen en el cuadro 8. La cuenta corriente también se vincula estrechamente con las cuentas nacionales.

Bienes y servicios

En la cuenta de bienes y servicios, los bienes comprenden principalmente las exportaciones e importaciones —según se muestran en las estadísticas del comercio exterior— ajustadas por el momento de registro, la valoración y la cobertura de acuerdo con los requisitos del sistema sobre traspaso de propiedad. Los bienes incluyen mercancías generales, bienes para transformación, reparaciones de bienes, bienes adquiridos en puerto por medios de transporte y oro no monetario. En las cuentas de bienes las exportaciones e importaciones figuran al valor franco a bordo (f.o.b.) del país exportador, disponiéndose su valoración simétrica.

En el caso de los servicios, las partidas correspondientes a transportes y servicios de seguros registran los costos de envío de los bienes entre el país exportador y el país importador, realizado por residentes para no residentes y viceversa. Los demás servicios abarcan diversas actividades, entre ellas el transporte de pasajeros, viajes, comunicaciones, construcción y otros. Para tener un panorama más amplio del comercio de servicios, se aconseja al lector consultar las estadísticas del comercio internacional de servicios (CIS), resumidas en el recuadro 10.

Renta

El segundo componente de la cuenta corriente, renta, configura una categoría separada, como en las cuentas nacionales, correspondiente a transacciones de ingreso primario. Estas transacciones comprenden las remuneraciones de empleados (renta del trabajo) y renta de la inversión, distinguiéndose dentro de esta última la renta de la inversión directa, renta de la inversión de cartera y renta de otra inversión. La diferencia entre inversión directa, inversión de cartera y otra inversión se analiza más adelante en el contexto de la cuenta financiera.

Transferencias corrientes

Dentro del tercer componente, transferencias corrientes, se distingue, como en las cuentas nacionales, entre las transferencias que corresponden al sector del gobierno general residente y las correspondientes a otros sectores residentes. En las segundas, las remesas de trabajadores constituyen un componente importante.

El saldo de la cuenta corriente en particular refleja el comportamiento de ahorro e inversión de la economía interna en las cuentas nacionales. En el capítulo sobre vinculaciones que cierra este folleto se brinda más información sobre el vínculo entre los agregados y saldos de la balanza de pagos y los de las cuentas nacionales.

Cuenta de capital

En forma similar a la cuenta de capital de las cuentas nacionales, la cuenta de capital de la balanza de pagos registra transacciones de transferencias de capital y de activos no financieros no producidos. Asimismo, cuando los registradores extraen un saldo para dar cuenta de las transacciones de la cuenta corriente y la cuenta de capital de la balanza de pagos, ese saldo es igual al préstamo neto/endeudamiento neto frente al resto del mundo.

Recuadro 10.Estadísticas del comercio internacional de servicios

Las estadísticas del comercio internacional de servicios proporcionan información comparable a nivel internacional para satisfacer las necesidades de los sectores público y privado, como los estudios sobre globalización y las negociaciones y acuerdos comerciales. Los países recopilan información sobre el comercio internacional de servicios a través de un marco conceptual coherente dentro del cual pueden organizar las estadísticas.

Las estadísticas del comercio internacional de servicios ofrecen una visión mucho más amplia y detallada de este tipo de comercio que la perspectiva convencional de la balanza de pagos esbozada en el MBP5. En particular, 1) clasifican los servicios prestados a través del comercio convencional entre residentes y no residentes con un grado de detalle mayor que el del MBP5, 2) contemplan un tratamiento de la prestación local de servicios a través de una presencia comercial extranjera y 3) establecen cierta vinculación entre los dos sistemas.

Las estadísticas del comercio internacional de servicios abarcan cuatro modos mediante los cuales pueden comercializarse los servicios en el ámbito internacional: 1) suministro transfronterizo, que tiene lugar cuando los proveedores de un país proporcionan servicios a los consumidores de otro país sin que ninguna de las partes se traslade al territorio de la otra, 2) consumo en el extranjero, que se produce cuando un consumidor se traslada a otro país para obtener un servicio, 3) presencia comercial, proceso por el cual las empresas de una economía prestan servicios a través de las actividades de sus filiales en el extranjero y 4) presencia de personas físicas, que corresponde al caso en que un individuo se traslada al país del consumidor para prestar un servicio por cuenta propia o por cuenta de su empleador.

Los usuarios podrán encontrar orientación sobre la compilación de estas estadísticas en el Manual de estadísticas del comercio internacional de servicios, publicado por un equipo de tareas internacional en 2002 (Organización de las Naciones Unidas et al., 2002).

En el cuadro 9 se presentan los componentes de alto nivel de la cuenta de capital, junto con la cuenta financiera.

Cuadro 9.Cuentas de capital y financiera: Componentes normalizados
A. Cuenta de capital
1. Transferencias de capital
1.1 Gobierno general
1.2 Otros sectores
2. Adquisición/enajenación de activos no financieros no producidos
B. Cuenta financiera
1. Inversión directa
1.1 En el extranjero
1.2 En la economía declarante
2. Inversión de cartera
2.1 Activos
2.1.1 Títulos de participación en el capital
2.1.2 Títulos de deuda
2.2 Pasivos
2.2.1 Títulos de participación en el capital
2.2.2 Títulos de deuda
3. Instrumentos financieros derivados
3.1 Activos
3.2 Pasivos
4. Otra inversión
4.1 Activos
4.1.1 Créditos comerciales
4.1.2 Préstamos
4.1.3 Moneda y depósitos
4.1.4 Otros activos
4.2 Pasivos
4.2.1 Créditos comerciales
4.2.2 Préstamos
4.2.3 Moneda y depósitos
4.2.4 Otros pasivos
5. Activos de reservas
5.1 Oro monetario
5.2 Derechos especiales de giro (DEG)
5.3 Posición de reserva en el FMI
5.4 Divisas
5.5 Otros activos

Cuenta financiera

La cuenta financiera registra todas las transacciones en activos y pasivos financieros entre residentes y no residentes22. Registra, por lo tanto, la forma en que se produce el préstamo neto/endeudamiento neto frente al resto del mundo.

Aunque la cobertura dada a las transacciones en la cuenta financiera es la misma que la de las cuentas nacionales, su clasificación difiere. Las transacciones de la cuenta financiera se clasifican según los siguientes criterios:

  • Por función (es decir, distinguiendo la finalidad de la inversión). Las categorías funcionales son inversión directa, inversión de cartera, derivados financieros, otra inversión y activos de reserva:
    • Inversión directa: Se caracteriza por el hecho de que el inversionista tiene una participación efectiva en la dirección de la empresa, definida mediante la aplicación de la regla de propiedad del 10%.
    • Inversión de cartera: Se refiere a la inversión en títulos de deuda y de participación en el capital (ambos generalmente negociados), excepto los incluidos en inversión directa y activos de reserva.
    • Instrumentos financieros derivados: Estos instrumentos están vinculados a un instrumento financiero determinado, cuyos riesgos específicos pueden entonces negociarse por sí solos en los mercados financieros23. Incluyen las opciones, los contratos de futuros y los swaps.
    • Otra inversión: Comprende los instrumentos no cubiertos por las demás categorías, como créditos comerciales, préstamos, moneda y depósitos y otros activos y pasivos.
    • Activos de reserva: Consisten en activos externos bajo el control de las autoridades monetarias, de los que estas pueden disponer de inmediato para hacer frente a desequilibrios de la balanza de pagos. Esta categoría comprende el oro monetario, los DEG, la posición de reserva en el FMI, los activos en divisas (moneda y depósitos, valores y derivados financieros) y otros activos.
  • Según el instrumento sea un activo o un pasivo.
  • Según la naturaleza del instrumento: capital, deuda, crédito comercial, préstamos, moneda y depósitos y demás.
  • Según cuál sea el sector interno (en el caso de la inversión de cartera y otras inversiones) que adquiere el activo o contrae el pasivo. Los sectores son las autoridades monetarias, el gobierno general, los bancos y otros sectores.
  • Según la inversión sea además a largo o a corto plazo (en el caso de otras inversiones y el componente títulos de deuda de la inversión de cartera) de acuerdo con el vencimiento original del instrumento.

En el cuadro 9 se presentan los componentes de alto nivel de la cuenta financiera, junto con la cuenta de capital. Se remite al lector a las páginas 43–49 del MBP5 para consultar una enumeración completa de los componentes normalizados de la balanza de pagos.

Con respecto a las tenencias de activos de reserva por las autoridades monetarias, en ellas pueden incidir otros factores además de las transacciones en esos activos. Por ejemplo, la asignación de DEG a los países miembros por parte del FMI aumenta las tenencias de activos de reserva de cada país, pero esa asignación no tiene una contrapartida en las transacciones económicas. Análogamente, otros factores que no constituyen transacciones son la monetización o desmonetización del oro por las autoridades monetarias o las variaciones de valor de los activos de reserva resultantes de fluctuaciones de los tipos de cambio. Esas variaciones no transaccionales de los activos de reserva se muestran como otros flujos económicos.

Superávit o déficit

En el debate público se usan frecuentemente las expresiones superávit o déficit de la balanza de pagos. A menudo se omite su definición, y pueden tener diferentes significados en diferentes países. En una definición amplia, superávit se refiere a un saldo positivo de un conjunto de transacciones (es decir, donde la suma de los asientos de crédito excede la suma de los asientos de débito), mientras que un déficit se refiere a un saldo negativo del conjunto de transacciones (es decir, donde la suma de los asientos de débito excede la suma de los asientos de crédito).

En cierto momento, el personal técnico del FMI procuró definir con precisión el concepto de superávit o déficit global, pero pronto se hizo evidente que este enfoque daba lugar a una serie de dificultades en los casos dudosos. Más recientemente, los países han adoptado un enfoque más flexible, reconociendo que las políticas sólidas no pueden basarse en una cifra única sino que debe analizarse la balanza de pagos como un todo, en el contexto de los hechos económicos que se producen en el país y en el extranjero. A los fines de la formulación de políticas, los países emplean ahora estados analíticos que incluyen varias balanzas, como la balanza de bienes y servicios, la balanza de cuenta corriente y la balanza de la cuenta financiera.

Cuadro 10.Presentación normalizada de la balanza de pagos
CréditoDébito
Cuenta corriente619578
Bienes y servicios540499
Bienes462392
Servicios78107
Renta6940
Transferencias corrientes1039
Cuenta de capital y financiera
Cuenta de capital14
Cuenta financiera5088
Inversión directa en el extranjero03
Inversión directa en la economía declarante20
Activos de inversión de cartera020
Pasivos de inversión de cartera50
Activos por derivados financieros00
Pasivos por derivados financieros00
Activos de otra inversión064
Pasivos de otra inversión430
Activos de reserva01

Presentación de la balanza de pagos

Dos tipos de presentación de la balanza de pagos son la presentación normalizada y la presentación analítica.

Presentación normalizada

En el cuadro 10 se muestra un ejemplo elaborado de una presentación normalizada de la balanza de pagos, que incluye en forma resumida los componentes normalizados que figuran en los cuadros 8 y 9. En el cuadro se muestran los datos en un formato convencional a dos columnas de créditos y débitos, basados en los ejemplos de datos del SCN 1993. El marco de la balanza de pagos está totalmente armonizado con las cuentas nacionales24, y el préstamo neto(+)/endeudamiento neto (–) del SCN 1993 es equivalente a la suma de las cuentas corriente y de capital de la balanza de pagos.

Cuadro 11.Presentación analítica de la balanza de pagos
A. Balanza de cuenta corriente141
Bienes: exportaciones f.o.b462
Bienes: importaciones f.o.b−392
Saldo de bienes70
Servicios: crédito78
Renta: débito−107
Saldo de bienes y servicios41
Renta: crédito69
Renta: débito−40
Saldo de bienes, servicios y renta70
Transferencias corrientes: crédito10
Transferencias corrientes: débito−39
B. Balanza de la cuenta de capital1−3
Cuenta de capital: crédito1
Cuenta de capital: débito−4
Total: grupos A y B38
C. Balanza de la cuenta financiera1−37
Inversión directa en el extranjero−3
Inversión directa en la economía declarante2
Activos de inversión de cartera−20
Pasivos de inversión de cartera5
Activos por derivados financieros0
Pasivos por derivados financieros0
Activos de otra inversión−64
Pasivos de otra inversión43
Total: grupos A hasta C inclusive1
D. Errores y omisiones0
Total: grupos A hasta D inclusive1
E. Balanza de activos de reserva y partidas conexas−1
Activos de reserva−1
Uso del crédito y préstamos del FMI0
Financiamiento excepcional0

Se excluyen los componentes que han sido clasificados en el grupo E.

Se excluyen los componentes que han sido clasificados en el grupo E.

Presentación analítica

En el cuadro 11 se ejemplifica la presentación analítica25. En los estados analíticos se reagrupan estratégicamente los componentes normalizados de la balanza de pagos para concentrarse en determinados aspectos analíticos. En este caso, en el cuadro 11 se reacomodan las partidas del cuadro 10 en un formato a una columna, mostrándose los créditos como asientos positivos y los débitos como asientos negativos.

En el cuadro se reclasifican ciertos asientos como activos de reservas y se introducen diversos saldos. Los analistas han derivado varios saldos haciendo una distinción entre los componentes por encima de la línea y aquellos por debajo de la línea e incluyendo una medición del saldo global en la que se distinguen las transacciones autónomas (es decir, total: grupos A al D inclusive del cuadro) de las transacciones acomodaticias (es decir, las incluidas en el grupo E: reservas y partidas conexas). De ese modo, el cuadro muestra los activos de reserva y pasivos seleccionados como fuentes de financiamiento del superávit o déficit global.

Los pasivos seleccionados que figuran en el cuadro son aquellos que pueden contraerse —como alternativa o en combinación con la utilización de los activos de reserva para financiar déficits de pagos— o extinguirse para absorber superávits. Consisten en el uso del crédito y de los préstamos del FMI y otros mecanismos (denotados como financiamiento excepcional) que hacen las autoridades nacionales (u otros sectores promovidos por las autoridades) para atender desequilibrios en los pagos. Las transacciones de financiamiento excepcional abarcan un amplio espectro, desde la emisión de bonos, las donaciones recibidas y la condonación de deudas hasta la acumulación temporal de atrasos de pagos.

Posición de inversión internacional

La PII es el balance general de los activos y pasivos financieros de una economía frente al resto del mundo. Brinda información sobre las tenencias de dichos activos y pasivos financieros al comienzo y al final del período; también describe las variaciones de esas tenencias debido a transacciones, revalorizaciones y otros flujos económicos. En las revalorizaciones se distingue entre las variaciones de precios del activo o pasivo y las variaciones de los tipos de cambio26. La PII neta —activos financieros externos menos pasivos financieros externos— muestra la diferencia entre lo que una economía posee y lo que adeuda. La PII neta, combinada con las tenencias de activos no financieros de una economía, constituye el patrimonio neto de esa economía27.

Cuadro 12.Posición de inversión internacional
Posición al comienzo del añoTransaccionesVariaciones de precios y tipos de cambioOtros ajustesPosición al final del año
Activos5735070630
Inversión directa en
el extranjero113230118
Inversión de cartera125540134
Derivados financieros00000
Otra inversión3354200377
Activos de reserva01001
Pasivos2978830388
Inversión directa en la economía declarante33006
Inversión de cartera77202099
Derivados financieros00000
Otra inversión2176500283

La PII se clasifica de la misma manera que la cuenta financiera de la balanza de pagos. Asimismo, los conceptos esenciales que sirven de guía para la compilación de las estadísticas de la PII —residencia, valoración y momento de registro— son los mismos que los de la balanza de pagos y las cuentas nacionales. Los activos y pasivos financieros consisten en títulos de crédito y pasivos frente a no residentes, los activos y pasivos por participaciones de capital, los instrumentos financieros derivados, el oro monetario y los DEG. Los instrumentos financieros que componen los activos y pasivos podrían agruparse de acuerdo con el tipo funcional de inversión: inversión directa, inversión de cartera, instrumentos financieros derivados, otra inversión y activos de reserva. En el cuadro 12 se presenta un ejemplo elaborado del marco de la PII, que se basa en ejemplos de datos del SCN 1993.

La PII brinda un panorama de la cartera de activos y pasivos externos de una economía en un momento determinado: esa cartera es normalmente el resultado de transacciones externas anteriores medidas en valores corrientes de mercado (precios de mercado y tipos de cambio corrientes) y otros factores (como cancelaciones contables o reclasificaciones).

Un país puede usar la PII para analizar si su cartera de activos externos es apropiada para su perfil de deuda. También puede usar un conjunto de PII con respecto a una serie de períodos para evaluar la evolución de la cartera a través del tiempo. De hecho, la PII brinda a los países una base útil para analizar la tasa de rentabilidad de sus inversiones en el exterior. A menudo se puede usar la PII neta de una economía para analizar la evolución y la tendencia de los resultados económicos de una economía en relación con el resto del mundo. La PII difiere de las mediciones de la deuda externa bruta porque incluye información sobre los activos financieros y los pasivos que no constituyen deuda (como las participaciones de capital y los derivados financieros).

Estadísticas de la deuda externa

Para medir y presentar las estadísticas de la deuda externa, en la publicación del FMI Estadísticas de la deuda externa: Guía para compiladores y usuarios (BPI et al., 2003) se procura dar una amplia y completa orientación a los usuarios, asesorándolos sobre la forma de recopilar y analizar los datos. El FMI y otros organismos internacionales desarrollaron la Guía en respuesta al deseo de los mercados y los responsables de la formulación de políticas de contar con mejores datos para evaluar las vulnerabilidades externas en momentos en que el incremento de los flujos internacionales de capital generan una mayor interdependencia de los mercados.

En una guía anterior sobre deuda externa, publicada en 1988, se empleaba una medición de la deuda conocida comúnmente como deuda desembolsada y pendiente valorada en términos nominales. En gran parte, esta medición reflejaba el enfoque tradicional sobre el crédito obtenido de los bancos y fuentes gubernamentales, a menudo por el sector público.

Para muchos países, el incremento de los flujos transfronterizos de capital privado registrado en la década de 1990 planteó la necesidad de un enfoque más amplio del tema. La Guía introdujo un marco integral basado en el SCN 1993 para medir la posición de deuda externa bruta. En este marco, la deuda externa bruta incluye todos los pasivos (excepto las participaciones de capital y los instrumentos financieros derivados) adeudados a los no residentes. El marco es coherente con la balanza de pagos y la PII.

Recuadro 11.Planilla de datos sobre reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera

La planilla de datos sobre reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera tiene por objeto integrar los conceptos de reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera dentro de un único marco. Abarca no solo los recursos en moneda extranjera que poseen a disposición de las autoridades en una fecha dada sino también las entradas y salidas de divisas durante un período futuro de un año. Se crea así un marco más amplio para evaluar la liquidez en moneda extranjera de los países, algo que se considera necesario en un momento en que esa información adquiere creciente complejidad e importancia.

La planilla presenta una exposición completa de los activos en moneda extranjera de las autoridades nacionales, así como de la pérdida de dichos recursos resultante de diversos pasivos y compromisos contraídos por las autoridades en moneda extranjera. En ella se declara el monto y la composición de las reservas oficiales y otros activos en moneda extranjera en poder de las autoridades monetarias y el gobierno central. También se declaran las obligaciones que tienen las autoridades monetarias y el gobierno central en moneda extranjera y que vencerán a corto plazo, incluidas las relativas a sus posiciones en derivados financieros y las garantías otorgadas por préstamos cuasioficiales y privados.

Para ayudar a los países a declarar de manera correcta los datos compilados en la planilla, en 2001 el FMI publicó Reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera: Pautas para una planilla de datos (Kester, 2001), que reemplazó una edición provisional publicada en 1999 (FMI, 1999).

La prioridad que cada país otorgue a la compilación de series de datos más allá de la deuda externa bruta, según se presenta en la Guía, variará de acuerdo con las circunstancias. No obstante, en la Guía se hace hincapié en la necesidad de que los países recopilen datos sobre el calendario de servicio de la deuda (la oportunidad y la magnitud de los pagos futuros) y la composición de la deuda externa por monedas (un indicador de la exposición a los movimientos del tipo de cambio). Esos datos revelan información esencial sobre las vulnerabilidades externas que enfrenta una economía.

Análogamente, en la Guía se brinda asesoramiento sobre la forma de medir la posición externa neta, es decir, la deuda externa neta menos los activos externos bajo la forma de instrumentos de deuda. En el caso de las economías cuyo sector privado tenga una participación activa en los mercados financieros, el concepto de deuda externa neta, al igual que la PII neta, resulta particularmente pertinente para evaluar la sostenibilidad de la posición externa28.

Recuadro 12.Estadísticas de la inversión extranjera directa

La inversión directa, una categoría de la inversión internacional, refleja el objetivo de una entidad residente en una economía de adquirir un interés duradero en una empresa residente en otra economía. Ese interés duradero supone la existencia de una relación a largo plazo entre el inversionista directo y la empresa y un grado significativo de influencia del inversionista en la dirección de la esta última.

Los crecientes vínculos internacionales establecidos a través de la inversión directa son una importante característica de la globalización. La integración de los mercados de capital y el rápido crecimiento consiguiente de la inversión directa han hecho que se observen con mayor atención las actividades de las empresas multinacionales. Al estudiar esas actividades, los analistas utilizan comúnmente dos conjuntos de estadísticas:

  • Las estadísticas de inversión directa, que miden las posiciones y flujos transfronterizos entre entidades que tienen una relación de inversión directa.
  • Las estadísticas que miden las operaciones de las filiales extranjeras de empresas multinacionales —como ventas, empleo y activos— y proporcionan así una medida del impacto de la inversión directa en la economía. A esas estadísticas se las suele denominar estadísticas del comercio de filiales extranjeras.

Las estadísticas de inversión directa constituyen componentes de la balanza de pagos y de la PII. Ofrecen datos para el pronóstico de la balanza de pagos, la supervisión económica y el análisis de vulnerabilidad. Para facilitar el análisis, los países a menudo amplían el alcance de las estadísticas sobre inversión directa de modo de ofrecer información geográfica sobre transacciones y posiciones por país socio y región y presentar desgloses por sector industrial. Se presentan directrices armonizadas para las estadísticas internacionales en el MBP5 y, con mayor detalle, en la definición de referencia de la OCDE de inversión extranjera directa, OECD Benchmark Definition of Foreign Direct Investment, tercera edición (OCDE, 1996).

Recuadro 13.Encuesta coordinada sobre inversión de cartera

La Encuesta coordinada sobre inversión de cartera es una encuesta internacional relativa a las tenencias de activos de inversión de cartera. En ella se presentan datos sobre las tenencias de títulos de capital y de deuda (tanto a corto como a largo plazo) desde la perspectiva de los tenedores. Reúne datos sobre el tipo de emisión, el país de residencia del emisor y el país del tenedor. También contiene alguna información sobre el sector del tenedor y la moneda de emisión.

Los países también recogen asimismo un desglose similar de los valores que componen los activos de reserva de muchas de las principales economías que mantienen este tipo de activos, y los valores de los organismos internacionales, pero esos datos se publican en forma agregada del lado del activo.

Como los países proporcionan los datos en forma bilateral, la encuesta brinda información sobre los pasivos en valores de contrapartida de los países deudores, que podrían usar esta información para estimar sus propios pasivos pendientes. También permite que otros usuarios conozcan la magnitud de la exposición transfronteriza de los países. La encuesta complementa los datos de la PII porque ofrece un cuadro más detallado de la actividad de inversión de cartera.

Para ayudar a las jurisdicciones a realizar la encuesta, el FMI publicó una Guía de la Encuesta (Guía de la encuesta coordinada sobre inversión de cartera;FMI, 1996b) y posteriormente una segunda edición de dicha publicación (FMI, 2002a).

Inversión directa, inversión de cartera y reservas internacionales

Otros tres conjuntos de datos complementan las estadísticas de balanza de pagos y de PII, ya que ofrecen una visión más detallada de las actividades comprendidas en esos marcos o vinculadas con ellos. Esos conjuntos de datos, descritos en los recuadros 11 (página 59), 12 y 13, son la planilla de datos sobre reservas internacionales y liquidez en moneda extranjera, las estadísticas de la inversión extranjera directa y la encuesta coordinada de inversión de cartera.

20

La segunda edición de la Guía fue publicada en 2002 (FMI, 2002a).

21

La versión provisional de las pautas para una planilla de reservas fue publicada en 1999. La versión definitiva se publicó en 2001 (Kester, 2001).

22

El concepto de cuenta de capital utilizado en las ediciones anteriores del Manual de balanza de pagos fue revisado y se lo denominó cuenta financiera en el MBP5.

23

En 2000 se publicó un suplemento del MBP5 dedicado a los derivados financieros.

24

Existen algunas diferencias menores de clasificación, como el tratamiento de los servicios de intermediación financiera medidos indirectamente (SIFMI).

25

Este es el formato utilizado en los estados analíticos del anuario Balance of Payments Statistics Yearbook (FMI, varias ediciones) y en International Financial Statistics (FMI, varias ediciones).

26

Cuando la moneda nacional se deprecia frente a la moneda de denominación, el valor del activo o pasivo denominado en moneda extranjera aumentará en términos de la moneda nacional, y las variaciones del tipo de cambio serán positivas. Inversamente, cuando la moneda nacional se aprecia frente a la moneda de denominación, el valor del activo o pasivo denominado en moneda extranjera disminuirá en términos de la moneda nacional, y las variaciones del tipo de cambio serán negativas.

27

MBP5, páginas 110–13.

28

Véase en los capítulos 15 y 16 de la Guía una discusión de los usos analíticos de los datos sobre deuda externa.

    Other Resources Citing This Publication