Chapter

Cuentas nacionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
January 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Muchos de los primeros estudiosos de la economía, como Adam Smith, se centraron en la riqueza nacional como indicador de la fortaleza y el desempeño económicos. Posteriormente, otros estudiosos de la teoría económica, como Keynes, Frisch y Tinbergen, concentraron la atención en los flujos económicos. Uno de los principales avances del Sistema de Cuentas Nacionales 1993 (SCN 1993; Comisión de las Comunidades Europeas et al., 1993) fue combinar eficazmente estos dos enfoques estableciendo relaciones detalladas entre las cuentas que presentan las transacciones y otros flujos económicos y los balances que presentan los saldos de riqueza.

El SCN 1993 ofrece a los lectores un marco completo y sistemático para compilar, presentar y analizar las estadísticas macroeconómicas. En una secuencia de las cuentas, el marco presenta una enorme variedad de detalles sobre cómo funciona la economía y cómo se relacionan los agentes económicos. A través de este sistema, el SCN 1993 permite a los usuarios analizar la producción y la utilización de los bienes y servicios y medir el producto interno bruto (PIB): el concepto de producción básico del SCN 1993. Brinda a los usuarios la posibilidad de analizar los ingresos generados por dicha producción, obtenidos en relación con la propiedad de los activos y redistribuidos dentro de la economía. También permite a los usuarios identificar los flujos financieros y de capital. Presenta información no solo sobre la actividad económica, sino también sobre los niveles de los activos productivos de una economía y la riqueza de sus habitantes.

Además, en el SCN 1993 se examinan otras cuestiones estrechamente relacionadas, como la metodología para compilar los índices de precios y del volumen de los flujos de bienes y servicios; los cuadros de oferta y utilización detallados que muestran cómo las economías asignan la oferta de bienes y servicios provenientes de fuentes nacionales e importadas entre los usos intermedios o finales (incluidas las exportaciones); la información sobre la forma en que los analistas definen y clasifican las partidas en las cuentas, particularmente las principales fronteras de la producción y de los activos, y los indicadores de la fuerza de trabajo.

En las secciones siguientes: 1) se resume la secuencia de las cuentas del SCN 1993, incluidas en un diagrama del marco del SCN 1993; 2) se presenta el punto de partida del marco: la medición del PIB; 3) se ilustra la gran cantidad de información adicional que figura en los detalles de la secuencia de las cuentas, y 4) se examinan diversas cuestiones relacionadas con el SCN 1993, como los indicadores del volumen y el ingreso real, los datos sobre las cuentas nacionales trimestrales, las fronteras importantes, los indicadores de la fuerza de trabajo, la productividad multifactorial, la contabilidad ambiental y económica, y el sector informal y las actividades ilícitas.

Resumen: Secuencia de las cuentas en el marco del SCN 1993

Los principales conjuntos de cuentas del marco del SCN 1993, que están organizados alrededor de una secuencia de cuentas de flujos y saldos interconectados presentados en balances, son las cuentas corrientes, las cuentas de acumulación y los balances. En estos conjuntos, cada cuenta de flujos pertenece a un tipo de actividad económica diferente, y en cada balance se registra el valor de los activos y pasivos mantenidos al principio o al final del período.

Las cuentas corrientes comprenden la cuenta de producción, que mide el PIB, y las cuentas del ingreso, de las que se derivan el ingreso nacional, el ingreso nacional disponible y el ahorro.

Las cuentas de acumulación comprenden la cuenta de capital, en la que se registran las transacciones en activos no financieros y las transferencias de capital; la cuenta financiera, en la que se registran las transacciones en activos y pasivos financieros, y las cuentas correspondientes a otros flujos económicos, en las que se registran las revalorizaciones y otras variaciones del volumen de activos. En la cuenta de capital, la partida de saldo es préstamo neto/endeudamiento neto. Si el ahorro y las transferencias de capital de una economía superan su adquisición neta de activos no financieros, entonces es un prestamista neto frente al resto del mundo. En cambio, si su adquisición neta de activos no financieros supera el ahorro y las transferencias de capital, es un prestatario neto del resto del mundo. En la cuenta financiera, las transacciones de activos y pasivos financieros reflejan el préstamo neto/endeudamiento neto.

Los balances muestran el saldo de activos y pasivos al principio y al final de cada período y están totalmente integrados con las transacciones y otros flujos económicos correspondientes a estos activos y pasivos. La partida de saldo de los balances es el valor neto.

Cuadro 1.Marco del SCN 1993

¿Cómo se presentan las cuentas en el marco del SCN 1993? La secuencia de las cuentas y los saldos puede presentarse con respecto al conjunto de una economía y/o a diferentes sectores institucionales para mostrar la contribución de cada sector a la economía. En el cuadro 1 figura el marco, y se presentan más detalles en la descripción de la secuencia de las cuentas en otras secciones de este capítulo.

Antes de presentar los detalles de la secuencia de las cuentas, en la próxima sección se explica el punto de partida del marco del SCN 1993, es decir, la medición del PIB, el concepto básico de la producción del SCN 19936.

Medición del producto interno bruto

Para medir el PIB, los analistas utilizan tres enfoques estándar: el de la producción, el del ingreso y el del gasto. En el marco del SCN 1993, el enfoque de la producción se presenta en la cuenta de producción, el del ingreso en la cuenta de generación del ingreso, y el del gasto en una reordenación de la cuenta de bienes y servicios. Antes de describir los enfoques, en el SCN 1993 se define el PIB como se indica a continuación.

Definición del PIB

El PIB es la suma del valor agregado producido por todas las unidades institucionales residentes en la economía nacional más el valor de los impuestos menos las subvenciones a los productos. En la definición, el valor agregado es igual al valor de la producción menos los valores de los bienes y servicios (consumo intermedio) utilizados para crear dicha producción. Además en la definición, los impuestos sobre los productos7 tienen un efecto directo en la medición del PIB.

Con respecto al tratamiento de los impuestos, en el SCN 1993 se hace la distinción entre los impuestos aplicados porque ocurre la producción pero que no pueden relacionarse con ningún producto específico, y los impuestos aplicados sobre el valor o el volumen de productos específicos. Los impuestos sobre los productos no específicos comprenden los derechos de importación (impuestos sobre los productos) y los impuestos sobre la nómina salarial (otros impuestos sobre la producción), mientras que el impuesto sobre las ventas es un ejemplo de un impuesto sobre un producto específico.

Aunque a veces los usuarios consideran que el PIB es igual a la suma del valor agregado de los productores residentes, deberían tener en cuenta que el valor agregado excluye los impuestos sobre los productos, mientras que el valor de los bienes y servicios los incluye. Por lo tanto, para asegurar que el valor de la oferta es igual al valor de la utilización, los analistas deben añadir los impuestos sobre los productos al valor agregado.

Además, los otros impuestos sobre la producción también tienen un efecto en la medición cuando el valor agregado se suma a los precios básicos, es decir, la valoración preferida de la producción de una unidad de producción en las cuentas nacionales. El precio básico incluye otros impuestos sobre la producción pagaderos por el productor, porque las unidades los consideran como costos de producción que deben cubrirse mediante el precio. El precio básico excluye los impuestos sobre los productos, porque la unidad considera que los impuestos representan un ingreso para el gobierno y no para el productor.

Para comprender los principios básicos para la medición del PIB, supongamos que un país produce trigo, algodón, acero, harina, pan, ropa, vestidos, cigarrillos y automóviles. ¿Cómo se registrará esta producción? Un establecimiento o una empresa pueden utilizar algunos de los bienes producidos por otros establecimientos como insumos. El trigo se utiliza para la producción de harina, el algodón para la producción de ropa, y así sucesivamente. Para evitar la duplicación contable, las personas encargadas del registro deben restar el consumo intermedio (los insumos de bienes y servicios utilizados en el proceso) del valor de la producción de todas las unidades residentes. El indicador corresponderá al valor agregado al consumo intermedio para generar la producción.

Enfoque de la producción

El enfoque anterior para la medición del PIB se denomina el enfoque de la producción y se presenta en la cuenta de producción del sistema. El PIB se denomina bruto porque no se realiza ninguna deducción por el consumo de capital fijo (depreciación) utilizado en la producción. Cabe señalar que el PIB se mide a precios de mercado8.

Enfoque del ingreso

Otro enfoque para medir el PIB es sumar los ingresos generados por el proceso productivo. El método, denominado enfoque del ingreso, implica sumar la remuneración de los asalariados, los impuestos menos las subvenciones a la producción y el excedente de explotación/ingreso mixto del productor. El ingreso mixto se refiere simplemente al excedente propiedad de los hogares como productores; los economistas lo consideran una combinación de la remuneración de los asalariados y el excedente de explotación. La remuneración de los asalariados es un término amplio que abarca no solo los sueldos y salarios pagados directamente a los asalariados sino también las diversas prestaciones indirectas del empleo, como las contribuciones de los empleadores a la seguridad social y a los fondos de pensiones. Este enfoque se presenta en la cuenta de generación del ingreso del sistema.

Cuadro 2.Cuenta de bienes y servicios
RecursosEmpleos
Producción, precios básicos3.604Consumo intermedio1.883
Impuestos menos subvenciones a los productos133Gastos de consumo final
Gobierno368
Importaciones de bienes y servicios499Hogares e ISFLSH1.031
Formación bruta de capital
Formación bruta de capital fijo376
Variaciones de existencias28
Adquisiciones menos disposiciones de objetos valiosos10
Exportaciones de bienes y servicios540
Total oferta4.236Total empleo4.236

Enfoque del gasto

Un tercer método para calcular el PIB es sumar la utilización final de la producción creada. Este método, denominado el enfoque del gasto, implica una suma y una resta: 1) sumar los valores del a) consumo final (es decir, los bienes y servicios utilizados por los hogares o la comunidad para satisfacer sus necesidades o deseos individuales o colectivos), b) la formación bruta de capital (es decir, la formación bruta de capital fijo, las variaciones de existencias y la adquisición neta de objetos valiosos), y c) las exportaciones de bienes y servicios y 2) restar las importaciones de bienes y servicios. La formación bruta de capital fijo se mide por el valor total de las adquisiciones de un productor, menos las disposiciones, de activos fijos durante el período contable más ciertas adiciones al valor de los activos no producidos realizados por la actividad productiva de las unidades institucionales.

El enfoque del gasto se basa en el hecho de que la oferta total de bienes y servicios debe asignarse a un empleo: al consumo intermedio/final de bienes y servicios, la formación de capital fijo, las existencias, los objetos valiosos y las exportaciones9. Implica una reordenación de la cuenta de bienes y servicios del SCN 1993, como en el cuadro 210.

Cuadro 3.Producto interno bruto
Enfoque de la producciónEnfoque del gasto
Producción, precios básicos3.604Gastos de consumo final
Menos consumo intermedio–1.883Gobierno (G)368
Valor agregado bruto1.721Hogares e ISFLSH (C)1.031
Formación bruta de capital (I)
Formación bruta de capital fijo376
Impuestos menos subvenciones a los productos133Variaciones de existencias28
Adquisiciones menos disposiciones de objetos valiosos10
Exportaciones de bienes y servicios (X)540
Menos importaciones de bienes y servicios (M)–499
PIB1.854PIB1.854

A partir de esta cuenta, se observa claramente una identidad muy conocida entre los recursos y los empleos de la oferta total de bienes y servicios. Es decir, los recursos totales consisten en la suma de la producción y las importaciones, y los empleos totales en la suma del consumo, la inversión y las exportaciones.

Al trasladar el consumo intermedio del lado derecho de la cuenta al izquierdo como un recurso negativo, y al desplazar las importaciones del lado izquierdo al derecho como un empleo negativo, los resultados de ambos lados suman el PIB (cuadro 3). En el cuadro 3, el lado izquierdo presenta el enfoque de la producción y el de la derecha el del gasto.

En términos algebraicos, esta relación puede presentarse utilizando la fórmula siguiente: PIB = C + I + G + (XM), donde C es el gasto de consumo final de los hogares y los ISFLSH, I es la formación bruta de capital, G es el gasto de consumo final del gobierno, X son las exportaciones de bienes y servicios, y M son las importaciones de bienes y servicios.

Aunque los analistas hacen mucho hincapié en la medición del PIB, los detalles de la secuencia de las cuentas del SCN 1993 también presentan una gran variedad de información más útil. En resumen, los usuarios pueden compilar las cuentas para cada sector institucional de la economía (por ejemplo, el gobierno general) y para el conjunto de la economía11. Estas cuentas sectoriales presentan información útil a los usuarios sobre la estructura de una economía y la evolución de dicha estructura a lo largo del tiempo.

Detalles: Secuencia de las cuentas

Como se señaló anteriormente, la secuencia principal de las cuentas es la siguiente: las cuentas corrientes, las cuentas de acumulación y los balances. Las cuentas corrientes consisten en la cuenta de producción y la del ingreso; las cuentas de acumulación consisten en la cuenta de capital, la cuenta financiera y las cuentas de otros flujos económicos, y los balances presentan información sobre los saldos.

Además, cada cuenta incluye una partida de saldo: un residual de las transacciones registradas a ambos lados de la cuenta. La partida de saldo de una cuenta se traslada como primera partida a la cuenta siguiente, lo que permite que la secuencia de cuentas sea un conjunto articulado. La principal partida de saldo de las cuentas corrientes es el ahorro, y la de la cuenta de capital es el préstamo neto/ endeudamiento neto, que también es la partida de saldo de la cuenta financiera.

Comencemos con las cuentas corrientes (cuadro 4).

Cuentas corrientes

Cuentas de producción

La cuenta de producción se centra en el valor agregado calculado en cifras brutas y netas. El valor agregado bruto se deriva como la diferencia entre el valor de la producción y el valor de los bienes y servicios (consumo intermedio) utilizados para generar esta producción. El consumo intermedio no abarca el desgaste del capital fijo, que se registra como una transacción separada (consumo de capital fijo), lo que representa la diferencia entre las otras partidas de saldo brutas y netas12. Los usuarios pueden obtener las partidas de saldo para cada sector institucional. Con respecto al conjunto de la economía, una vez incluidos los impuestos menos las subvenciones a los productos, la partida de saldo es el PIB —la suma del valor agregado bruto para cada sector— y la partida de saldo neta es el producto interno neto13.

Cuadro 4.Cuentas corrientes
EmpleosRecursos
Cuenta de producción
Consumo intermedio1.883Producto, precios básicos3.604
Producto interno, bruto (PIB)1.854Impuestos menos subvenciones
Menos consumo de capital fijo–222a los productos133
Producto interno, neto1.632
Cuenta de generación del ingreso
Remuneración de los asalariados762PIB1.854
Impuestos menos subvenciones
a la producción
Impuestos menos subvenciones
a los productos133
Otros impuestos menos sub-
venciones a la producción58
Excedente de explotación bruto/
ingreso mixto bruto901
Cuenta de asignación del ingreso primario
Renta de la propiedad por pagar391Excedente de explotación bruto/ingreso mixto bruto901
Ingreso nacional, bruto1.883Remuneración de los asalariados766
Impuestos menos subvenciones
a la producción191
Renta de la propiedad por cobrar416
Cuenta de distribución secundaria del ingreso
Impuestos corrientes sobre el ingresoIngreso nacional, bruto1.883
la riqueza, etc. por pagar212Impuestos corrientes sobre el
Contribuciones sociales por pagar322ingreso, la riqueza, etc. por cobrar213
Prestaciones sociales por pagar332Contribuciones sociales por cobrar322
Otras transferencias corrientesPrestaciones sociales por cobrar332
por pagar269Otras transferencias corrientes
Ingreso nacional disponible, bruto1.854por cobrar239
Cuenta de utilización del ingreso
Consumo final1.399Ingreso nacional disponible, bruto1.854
Ahorro, bruto455
Menos consumo de capital fijo–222
Ahorro, neto233
Nota: El sistema descrito corresponde a las transacciones entre las unidades residentes en que se registran ambas partes de la transacción: el recurso y el empleo. No obstante, dado que un lado de la transacción puede ser un empleo o un recurso de las unidades no residentes, entonces para cerrar el sistema, las cuentas nacionales incluyen un segmento correspondiente al “resto del mundo”, no incluido en este cuadro. Por ejemplo, la remuneración de los asalariados en la cuenta de generación del ingreso puede pagarse a los asalariados residentes o no residentes, pero la remuneración de los asalariados en la cuenta de asignación del ingreso es la recibida por los hogares residentes solamente, pero incluirá el ingreso recibido de las unidades no residentes.
Nota: El sistema descrito corresponde a las transacciones entre las unidades residentes en que se registran ambas partes de la transacción: el recurso y el empleo. No obstante, dado que un lado de la transacción puede ser un empleo o un recurso de las unidades no residentes, entonces para cerrar el sistema, las cuentas nacionales incluyen un segmento correspondiente al “resto del mundo”, no incluido en este cuadro. Por ejemplo, la remuneración de los asalariados en la cuenta de generación del ingreso puede pagarse a los asalariados residentes o no residentes, pero la remuneración de los asalariados en la cuenta de asignación del ingreso es la recibida por los hogares residentes solamente, pero incluirá el ingreso recibido de las unidades no residentes.

Cuentas del ingreso

Las cuentas del ingreso son la de generación del ingreso, la de asignación del ingreso primario, la de distribución secundaria del ingreso, y la de utilización del ingreso.

La cuenta de generación del ingreso muestra los ingresos primarios originados por la producción (el ingreso primario de las unidades se deriva de su participación en la producción o de la propiedad de los activos). Es decir, la cuenta muestra cómo se asigna el valor agregado desde el punto de vista de los productores. La cuenta indica los cargos —derivados del valor agregado (como un recurso)— adeudados al gobierno a través de los impuestos menos las subvenciones a la producción y a la mano de obra empleada como remuneración de los asalariados. La partida del saldo es el excedente de explotación/ingreso mixto.

La cuenta de asignación del ingreso primario se centra en los beneficiarios de los ingresos primarios derivados de la producción, así como en el registro de la distribución del ingreso derivado de la propiedad de los activos financieros, las tierras y terrenos y los activos del subsuelo (ingreso de la propiedad). Dado que los flujos internos de la renta de la propiedad son recursos para algunos sectores y empleos para otros, aparecen a ambos lados de la cuenta14. Para el conjunto de la economía, el ingreso nacional es la partida de saldo15.

La cuenta de distribución secundaria del ingreso muestra cómo el saldo de los ingresos primarios de los sectores (ingreso nacional) se transforma en el ingreso nacional disponible mediante la percepción y el pago de las transferencias corrientes. Por definición, las transferencias corrientes abarcan los impuestos sobre el ingreso, la riqueza, y así sucesivamente; las contribuciones y prestaciones sociales, y otras transferencias corrientes. Dado que estas transferencias son recursos para algunos sectores y empleos para otros, aparecen a ambos lados de la cuenta. Para calcular el consumo final y el ahorro, los analistas pueden utilizar la partida de saldo ingreso nacional disponible. Es igual al ingreso nacional más las transferencias corrientes netas del resto del mundo.

La cuenta de utilización del ingreso muestra cómo se asigna el ingreso nacional disponible entre el consumo final y el ahorro, que es la partida de saldo.

En la sección siguiente se examinan las cuentas de acumulación: las cuentas de capital y financiera (cuadro 5) y la cuenta de otros flujos económicos (cuadro 6).

Cuentas de acumulación

Cuenta de capital

En la cuenta de capital se registran las transacciones —adquisiciones/disposiciones— de activos no financieros y las transferencias de capital (cuadro 5). El lado derecho de la cuenta comprende el ahorro y las transferencias de capital netas (es decir, las variaciones del valor neto debidas al ahorro y a las transferencias de capital). El lado de la izquierda muestra las transacciones de activos no financieros.

Si, en la cuenta de capital, el agregado del ahorro y las transferencias de capital supera la adquisición neta de activos no financieros, la partida de saldo es el préstamo neto (+), que mide el superávit que una economía ha prestado al resto del mundo. Por otra parte, si el ahorro y las transferencias de capital, y así sucesivamente, son insuficientes para financiar la adquisición neta de activos no financieros, la partida de saldo es el endeudamiento neto (–), que corresponde al déficit que la economía ha tenido que financiar mediante la obtención de préstamos del resto del mundo.

Cuenta financiera

La cuenta financiera muestra cómo una economía maneja la partida préstamo neto/endeudamiento neto mediante transacciones en activos y pasivos financieros (cuadro 5). La cuenta se clasifica por instrumento financiero, y la adquisición neta de activos financieros figura en el lado izquierdo, y los pasivos netos a la derecha. Los usuarios suelen interesarse en obtener más detalles sobre los flujos financieros que tienen lugar en una economía de los que muestra el nivel agregado de la cuenta financiera del conjunto de la economía, y estos detalles se presentan en la lista de instrumentos que constituyen los activos y pasivos.

Otros flujos económicos

Los otros flujos económicos aparecen en la cuenta de otras variaciones del volumen de activos y en la cuenta de revalorización (cuadro 6).

Cuadro 5.Cuentas de capital y financiera
Variaciones de activosVariaciones de pasivos y del valor neto
Cuenta de capital
Formaciónbruta de capital fijo376Ahorro, neto233
Menos consumo de capital fijo–222Transferencias de capital, por cobrar62
Variaciones de existencias28Transferencias de capital, por pagar–65
Préstamo neto (+)/Variaciones del valor neto
endeudamiento neto (—)38debidas al ahorro y a las
transferencias de capital1230
Cuenta financiera
Adquisición neta de activos641Emisión neta de pasivos603
financierosDinero legal y depósitos132
Oro monetario y DEG–1Valores distintos de acciones123
Dinero legal y depósitos119Préstamos217
Valores distintos de acciones138Acciones y otras participaciones
Préstamos244de capital43
Acciones y otrasReservas técnicas de seguros36
participaciones de capital44Derivados financieros0
Reservas técnicas de seguros36Otras cuentas por pagar52
Derivados financieros0
Otras cuentas por cobrar61
Préstamo neto(+)/
endeudamiento neto(—)38

Esta partida no es un saldo contable sino que corresponde al total del lado derecho de la cuenta de capital.

Esta partida no es un saldo contable sino que corresponde al total del lado derecho de la cuenta de capital.

La cuenta de otras variaciones del volumen de activos incluye acontecimientos tales como el descubrimiento de nuevas reservas de petróleo, la destrucción de los activos por catástrofes nacionales y la incautación no remunerada de activos. Y la cuenta de revalorización incluye las ganancias y pérdidas por tenencia debidas a las variaciones de los precios de los activos o pasivos durante el período contable.

Balances

Los balances muestran los valores del saldo de activos y pasivos de la economía al principio y al final del período. Por lo tanto, los usuarios pueden obtener información sobre los tipos de activos que posee una economía y la estructura de su deuda y otros pasivos. La diferencia entre el saldo total de los activos y el de los pasivos constituye el valor neto de la economía.

Cuadro 6.Balance Y Cuentas De Acumulación
ActivosPasivos y valor neto
Balance de apertura
Activos no financieros9.922Activos financieros6.298
Activos financieros6.792Valor neto10.416
Variaciones del balance (cuentas de acumulación)
1. Transacciones
Adquisiciones menos disposiciones de activos no financieros192Emisión neta de pasivos603
Adquisición neta de activos financieros641Variaciones del valor neto debidas al ahorro y a las transferencias de capital230
2. Cuenta de otras variaciones del volumen de activos
Variaciones de activosVariaciones de pasivos−2
No financieros10Variaciones del valor neto debidas a otras variaciones del volumen de activos17
Financieros5
3. Cuenta de revalorización
Ganancias (+)/pérdidas (–) por tenencia nominalesGanancias (+)/pérdidas (–) por tenencia nominales76
Activos no financieros280Variaciones del valor neto debidas a las ganancias/pérdidas por tenencia nominales288
Activos financieros84
Balance de cierre
Activos no financieros10.404Pasivos6.976
Activos financieros7.522Valor neto10.951

La variación del balance entre la posición de apertura y la de cierre se explica completamente mediante las transacciones (de las cuentas de capital y financiera) y los otros flujos económicos (la cuenta de otras variaciones del volumen de activos y la cuenta de revalorización) (cuadro 6).

Otras cuestiones conexas en el SCN 1993

Estas cuestiones conexas incluyen los indicadores del volumen y el ingreso real, los datos sobre las cuentas nacionales trimestrales, las fronteras importantes (la de la producción, la de los activos y las transferencias corrientes y de capital), los indicadores de la fuerza de trabajo, la productividad multifactorial, la contabilidad ambiental y económica, y el sector informal y las actividades ilícitas. Por último, en el anexo figuran los cuadros de oferta y utilización.

Indicadores del volumen y del ingreso real

Una de las preguntas a las que los usuarios esperan que respondan las personas encargadas de las cuentas nacionales es, “¿cuánto ha variado el PIB?” Otra es, “¿qué ha ocurrido con el ingreso ‘real’ del país?” Los índices de precios y del volumen ofrecen algunas respuestas a estas preguntas. Proporcionan información mucho más amplia que no se limita a las tasas de crecimiento calculadas a partir del PIB medido a precios corrientes (nominales). Como saben los usuarios, estas tasas de crecimiento específicas no son muy útiles desde el punto de vista analítico porque incluyen las variaciones de los precios y del volumen, y solo estas últimas tienen interés en general para el usuario.

Indicadores a precios constantes y del volumen del PIB

Con los indicadores a precios constantes y del volumen, los usuarios pueden calcular las variaciones a lo largo del tiempo del valor de los bienes y servicios en dos componentes: las variaciones de los precios y las de los volúmenes. Al calcular el volumen, mientras se mantienen los precios constantes a un período base, se obtiene el valor del agregado a precios constantes. Los usuarios podrán obtener esta información deflactando el valor del período corriente con un índice de precios apropiado (deflación) o extrapolando el valor del período base con un indicador adecuado de la variación del volumen o la cantidad. Los usuarios suelen seleccionar componentes del índice de precios al productor (IPP), del índice de precios al consumidor (IPC), y de los índices de precios de exportación e importación como deflactores. Estos índices también son útiles como indicadores de las variaciones de los precios en sí mismos (recuadros 46).

Para obtener una serie del volumen del PIB a precios constantes de un año base, los usuarios pueden combinar las estimaciones del gasto a precios constantes (consumo, formación de capital y exportaciones) menos las importaciones a precios constantes. Esto implica deflactar cada componente (y subcomponente) por los índices de precios pertinentes. O implica utilizar otros métodos de extrapolación, según los datos fuente disponibles para cada componente (por ejemplo, las variaciones del volumen de la producción o de los insumos conexos como indicadores).

Para obtener las series del volumen del PIB a precios constantes a partir del enfoque de la producción, los usuarios deben sumar, para cada período, el valor agregado bruto, medido a los precios (constantes) del año base, de los productores de la economía y luego añadir el indicador “real” de los impuestos menos las subvenciones a los productos. Para calcular el valor agregado bruto de una unidad, industria o sector, a precios constantes, los usuarios pueden restar el consumo intermedio a precios constantes de la producción a precios constantes. Este método, denominado el enfoque de la doble deflación, tiene en cuenta las diferencias a lo largo del tiempo de la relación entre el consumo intermedio y la producción, así como las variaciones de precios de la producción y el consumo intermedio.

Recuadro 4.Índice de precios al productor

El índice de precios al productor (IPP) mide la tasa de variación de los precios de los bienes y los servicios comprados y vendidos por los productores. Normalmente incluye la minería, la manufactura, los servicios públicos, la agricultura, la silvicultura y la pesca pero puede abarcar la construcción y los servicios. Es un indicador estadístico esencial para la toma de decisiones económicas y empresariales y el seguimiento de la inflación. El IPP de la producción mide la tasa de variación de los precios de los productos vendidos conforme salen del productor. El IPP de insumos mide la tasa de variación de los precios de los insumos de los bienes y servicios adquiridos por el productor.

El IPP se utiliza primordialmente: 1) como indicador a corto plazo de las tendencias inflacionarias; 2) para la indexación de los contratos jurídicos en los sectores público y privado, sobre todo para los componentes más detallados del IPP; 3) para la compilación de otros indicadores de la inflación, como el índice de los precios de las exportaciones o el índice de los precios del gasto final; 4) como instrumento analítico para las empresas y los investigadores, y 5) para la deflación de las cuentas nacionales.

Recopilar datos para la elaboración del IPP no es una tarea fácil. En términos prácticos, para recopilar el IPP es necesario establecer un muestreo —a partir de una muestra representativa de establecimientos— un conjunto de productos bien definidos cuyas variaciones de los precios globales representen las de millones de transacciones realizadas. Las oficinas de estadística llevan a cabo un seguimiento periódico (normalmente con una frecuencia mensual) de los precios de estos mismos productos y ponderan las variaciones de los precios según el ingreso relativo.

En el Manual del índice de precios al productor: Teoría y práctica (OIT et al., 2004a) se presentan directrices claras y actualizadas sobre los conceptos, los usos, los métodos y la teoría económica del IPP, incluida la información sobre las clasificaciones, las fuentes, las técnicas de compilación y los usos analíticos del IPP. El marco conceptual del Manual se deriva del SCN 1993 y de la evolución reciente de la teoría de los números índice.

Recuadro 5.Índice de precios al consumidor

El índice de precios al consumidor (IPC) mide, normalmente como series mensuales, la tasa global de variación de los precios de los bienes y servicios consumidos por los hogares. Los analistas también lo utilizan en muchos casos como variable sustitutiva del índice general de la inflación del conjunto de la economía, en parte debido a la frecuencia y a la puntualidad con la que se produce este índice. Se ha convertido en un indicador estadístico esencial para la formulación de políticas económicas, especialmente la política monetaria. Con frecuencia se especifica en la legislación y en una amplia variedad de contratos como el indicador adecuado de la inflación para ajustar los pagos (como los salarios, los alquileres, los intereses y las prestaciones de la seguridad social) a fin de reconocer los efectos de la inflación. Por lo tanto, puede tener implicaciones sustanciales y de gran alcance para los gobiernos y las empresas, así como para los hogares. Otro uso es para la deflación de las cuentas nacionales.

Los precios utilizados para compilar el IPC corresponden a los de algunos artículos representativos de los diferentes grupos de productos, observados cada mes a partir de una muestra representativa de tiendas u otros establecimientos minoristas. El método utilizado normalmente para el cálculo consiste en medir las variaciones de los precios promedio de un período a otro de cada artículo seleccionado y luego ponderar estas variaciones de los precios de los artículos por los montos relativos que gastan los hogares en estos artículos. Los organismos pueden llegar a realizar un seguimiento de más de 100.000 precios cada mes. El IPC es un indicador estadístico oficial compilado normalmente por las oficinas nacionales de estadística, los ministerios de trabajo o los bancos centrales. Se publica con la mayor rapidez posible, normalmente entre 10 y 15 días después del final del mes o del trimestre más reciente.

En el Manual del índice de precios al consumidor: Teoría y práctica (OIT et al., 2004b) se presentan directrices para las oficinas de estadística y otros organismos encargados de elaborar el IPC y se explican con detalle los métodos utilizados para calcular este índice. También se examinan los conceptos económicos y estadísticos básicos y los principios necesarios para seleccionar un método eficaz y eficiente desde el punto de vista de los costos para calcular el IPC y valorar todas las implicaciones del método seleccionado.

No obstante, no siempre se dispone de datos suficientes, y un segundo método eficaz sería extrapolar el valor agregado del año base por el índice del volumen de la producción. Un tercer método sería deflactar el valor del período corriente por un índice de precios de la producción (deflación simple).

Recuadro 6.Índices de precios de exportación e importación

Los índices de precios de exportación e importación de un país miden la tasa de variación de los precios de los bienes y servicios comerciados a lo largo del tiempo. El índice de precios de exportación de un país mide la tasa de variación de los precios de los bienes y servicios vendidos a compradores extranjeros por residentes de ese país. El índice de precios de importación de un país mide la tasa de variación de los precios de los bienes y servicios adquiridos en el extranjero por residentes de ese país.

Estos índices del comercio exterior, como indicadores de las variaciones de los precios y del volumen, tienen muchos usos. Estos índices se utilizan primordialmente para la formulación de la política económica del gobierno, el análisis de la competitividad, la conclusión de contratos comerciales, la medición y proyección de la inflación, el análisis del tipo de cambio y la compilación de las cuentas nacionales.

En algunos casos se utilizan otros indicadores en sustitución de los índices de precios como los índices de valor unitario: un subproducto fácilmente disponible de la recopilación de datos sobre el comercio realizada por las autoridades aduaneras. No obstante, a este respecto, se reconoce que los índices de valor unitario tienen una tendencia al sesgo. Es preferible utilizar los índices de precios de exportación e importación basados en encuestas. No obstante, en la práctica, para calcular estos índices es necesario utilizar técnicas de muestreo, a partir de un conjunto representativo de establecimientos, un conjunto de productos básicos bien definidos cuyas variaciones de los precios globales representen las de millones de transacciones realizadas. Luego las oficinas de estadística llevan a cabo un seguimiento periódico (normalmente con una frecuencia mensual) de los precios de estos mismos productos básicos y ponderan las variaciones de los precios de estos productos según sus proporciones relativas del comercio. Como en el caso del IPC y el IPP, se trata de una tarea compleja.

En el Manual del índice de precios de exportación e importación: Teoría y práctica (FMI, de próxima publicación) se presentarán directrices claras y actualizadas sobre los conceptos, los usos, los métodos y la teoría económica de estos índices, así como información sobre la clasificación, las fuentes, las técnicas de compilación y los usos analíticos de estos índices. El marco conceptual del Manual se deriva del SCN 1993 y de la evolución reciente de la teoría de los números índice.

Al calcular las series del PIB a precios constantes del período base, los usuarios deben asegurarse de que el índice de precios utilizado para la deflación —o el índice de volumen utilizado para la extrapolación del período base— se basa en los valores relativos del ingreso/gasto del período base como ponderaciones en su agregación. No obstante, estas ponderaciones quedarán desactualizadas, y los usuarios deberán actualizarlas regularmente a fin de reflejar las variaciones de la estructura de la producción y el consumo.

Por lo tanto, los usuarios deberán actualizar el(los) períodos base frecuentemente y vincular las series resultantes. En el SCN 1993 se recomienda preferentemente el encadenamiento anual, con una nota en la que se indica que los años base deben actualizarse por lo menos cada cinco años aproximadamente. Al preparar los índices encadenados anuales (extrapolando una serie del PIB por los índices de volumen o deflactando esta serie por los índices de precios que se han beneficiado de ponderaciones actualizadas), los usuarios ya no deberán describir las series como a precios constantes del período base. La serie resultante es un indicador del volumen del PIB.

Los índices encadenados de los subcomponentes, como en el caso de las industrias, no siempre coinciden con los niveles más altos, por ejemplo, con el PIB. Sin embargo, estos índices encadenados son más adecuados desde el punto de vista conceptual que los índices de base fija, los cuales pueden coincidir con dichos niveles pero arrojan una estimación menos adecuada. No obstante, los índices encadenados presentan un sesgo cuando se utilizan para datos volátiles de alta frecuencia, por ejemplo, mensuales.

Al dividir las series del PIB a precios (corrientes) nominales por las series del PIB a precios constantes se obtendrá el deflactor del PIB (precio implícito): un indicador del costo de los bienes adquiridos por los hogares, el gobierno, la industria, y así sucesivamente16. El IPC (recuadro 5) abarca el gasto de los hogares, mientras que se ha demostrado que la cobertura del PIB es más amplia. Además, la ponderación implícita en el deflactor del PIB podría ser, según el método utilizado para el índice de volumen, bastante diferente de la ponderación del período base del IPC.

Ingreso real

Antes de considerar los indicadores del ingreso real de una economía, los usuarios deben comprender la diferencia entre el PIB a precios constantes y el ingreso interno bruto real (IIB)17. El PIB a precios constantes es un indicador del volumen de la producción. No obstante, el ingreso real que los residentes obtienen de la producción nacional depende también de las variaciones de los términos de intercambio del país. Si los precios de las exportaciones de un país aumentan más rápidamente que los de las importaciones (es decir, mejoran los términos de intercambio), entonces se necesitarán menos exportaciones para pagar un volumen determinado de importaciones. Por lo tanto, al mejorar los términos de intercambio de un país los residentes de este país podrán comprar un mayor volumen de bienes y servicios con los ingresos generados por un nivel de producción interna determinado.

De lo que se desprende que cuando los términos de intercambio varían, los movimientos del PIB a precios constantes y el IIB real pueden diferir considerablemente. Los economistas suelen describir esta diferencia como una “ganancia (o pérdida) de intercambio”. En el recuadro 7 se describe cómo calcular la ganancia (o pérdida) de intercambio.

Además de calcular el IIB real, los países consideran útil obtener los otros agregados de las cuentas nacionales en términos reales. Por ejemplo, en varios países, los ingresos de las remesas de trabajadores que viven en el exterior son esenciales para la demanda interna. Por lo tanto, centrar la atención en calcular solamente el PIB a precios constantes podría inducir a error. Concretamente, es posible que el ingreso disponible real de estos países mostrara una estructura de crecimiento muy diferente de la del crecimiento del PIB porque el flujo de remesas se ve afectado por los acontecimientos en el resto del mundo.

Los vínculos entre los agregados del ingreso real son los siguientes:

  • Volumen o PIB a precios constantes: el PIB en el año corriente a los precios del año base más la ganancia o pérdida de intercambio derivada de las variaciones de los términos de intercambio
  • Es igual al ingreso interno bruto real más los ingresos primarios reales del exterior menos los ingresos primarios reales por pagar al exterior
  • Es igual al ingreso nacional bruto real más las transferencias corrientes reales por cobrar del exterior menos las transferencias corrientes reales por pagar al exterior
  • Es igual al ingreso nacional disponible bruto real.

El deflactor utilizado para medir estos componentes del ingreso real no está claro, porque ningún deflactor puede aplicarse directamente a los ingresos primarios ni a las transferencias por pagar al exterior y por cobrar del exterior.

Recuadro 7.Cómo calcular las ganancias (pérdidas) de intercambio derivadas de las variaciones de los términos de intercambio

Las ganancias (pérdidas) de intercambio se calculan utilizando la fórmula siguiente:

donde el primer término es un indicador de la balanza de bienes y servicios (las exportaciones de bienes y servicios (X) menos las importaciones de bienes y servicios (M)) utilizando un solo deflactor, P, y el segundo término es la balanza de bienes y servicios tomando la diferencia entre un indicador del volumen (por ejemplo, el precio constante) de las exportaciones y un indicador del volumen de las importaciones; es decir, después de que X y M hayan sido deflactados por los respectivos índices de precios de las exportaciones e importaciones, PX y PM. Cabe señalar que en el segundo término, por ejemplo, como los precios de las exportaciones aumentan más lentamente que los de las importaciones, mayor será la suma deducida del primer término, y menor el efecto de los términos de intercambio. En muchas economías, las importaciones deflactadas puede superar las exportaciones deflactadas, y el segundo término es negativo. En estos casos, sería muy conveniente calcular la pérdida de intercambio, porque existe la posibilidad de que la pérdida contrarreste todo aumento positivo del PIB.

Cabe señalar asimismo que la magnitud del efecto de los términos de intercambio dependa del deflactor en el primer término. Los expertos no están de acuerdo en cuál es el mejor deflactor que debería utilizarse para este componente. Recomiendan el índice de precios de importación o el índice de precios de exportación, según si la balanza es negativa o positiva. La interpretación de la ganancia de intercambio sería en términos de ganancia en poder adquisitivo con respecto a un conjunto respectivo de estos bienes y servicios. Algunos utilizan un promedio simple de los índices de precios de exportación e importación. También existe la posibilidad, que coincide con la definición del ingreso nacional real, de utilizar el deflactor implícito para el gasto interno bruto.

No obstante, es importante que el deflactor tenga una base amplia, y los países utilizan con frecuencia el deflactor de los precios implícitos para el gasto interno bruto18.

Datos de las cuentas nacionales trimestrales

Otro aspecto conexo importante de las estadísticas macroeconómicas son los datos de las cuentas nacionales trimestrales. Estos datos deben ser oportunos para poder utilizarse en la planificación macroeconómica. Las cuentas nacionales trimestrales son una progresión natural una vez que los países han establecido las cuentas anuales. Con respecto a estas cuentas, el alcance potencial es la secuencia completa de las cuentas del SCN 1993. Aunque el PIB y sus componentes son el punto de partida importante habitual, la condición indispensable para la preparación de estas cuentas son los datos trimestrales fuente puntuales y precisos que abarcan directamente una gran proporción de los totales.

Los compiladores de datos nacionales deben mantener la coherencia entre las cuentas nacionales trimestrales y los equivalentes anuales, en parte para facilitar la tarea de los usuarios y en parte —y lo que es más importante— para el proceso de establecimiento de una base de referencia. Este proceso incorpora la información proveniente de los datos anuales en las estimaciones trimestrales. Además, los compiladores de datos deben utilizar las revisiones para poder divulgar datos puntuales e incorporar posteriormente nuevos datos.

Fronteras importantes

Cabe señalar que las economías utilizan algunas fronteras importantes para definir el alcance y el tratamiento de los acontecimientos que ocurren dentro de la economía. Estas fronteras son la frontera de la producción, que define el alcance de la actividad productiva; la frontera de los activos, que establece una distinción entre las transacciones de activos y el ingreso y el gasto, y la frontera entre las transferencias corrientes y de capital, lo que influye en el indicador del ahorro.

Frontera de la producción

La definición de la producción utilizada en las cuentas nacionales determina el alcance de las actividades incluidas y el tamaño de la economía medida en las cuentas. El sistema define la producción en términos generales como una actividad en la cual una unidad utiliza los insumos para producir bienes y servicios de un tipo que pueden proporcionarse a otras unidades, individual o colectivamente, con o sin variaciones.

La ubicación de la frontera de la producción es un acuerdo alcanzado deliberadamente que tiene en cuenta las necesidades de la mayoría de los usuarios.

La ubicación establece un equilibrio entre el deseo de los usuarios de mantener las cuentas más completas posible y la necesidad de evitar que los flujos utilizados para analizar el comportamiento del mercado y los desequilibrios estén cargados de valores no monetarios. Por lo tanto, la frontera de la producción en el SCN 1993 comprende:

  • La producción de todos los bienes por una unidad, incluidos los producidos para uso propio;
  • La producción de servicios por una unidad que son proporcionados a otras unidades;
  • La producción por cuenta propia de servicios de alojamiento por los propietarios que ocupan sus propias viviendas.
  • La producción de servicios domésticos y personales empleando personal doméstico remunerado.

Como principio general, la frontera incluye la producción de bienes para uso propio pero excluye los servicios producidos por cuenta propia. Es decir, incluye los bienes producidos para uso propio porque las unidades pueden intercambiar el uso de los bienes que puede ser de mercado o no de mercado. No obstante, excluye los servicios producidos por cuenta propia, porque las unidades los consumen conforme los producen. Por ejemplo, si la frontera restringiera la producción solamente a aquellos bienes y servicios producidos por una unidad y vendidos a otras, entonces excluiría de forma poco práctica la producción de subsistencia (producida y consumida por la misma unidad). Por otra parte, si la producción abarcara todos los bienes y servicios, entonces incluiría la producción de subsistencia pero abarcaría innecesariamente los servicios proporcionados por una unidad a la propia unidad, como la preparación de comidas, la limpieza, las reparaciones del hogar o el cuidado de los niños.

Todas estas actividades son productivas en el sentido económico. No obstante, incluirlas en el sistema no consiste simplemente en estimar los valores económicos de su producción. Si los analistas asignan valores a la producción, entonces también deberán estimar los indicadores del ingreso y del consumo correspondientes. Obviamente, el significado económico de estos flujos no monetarios difiere del de los flujos monetarios. Por ejemplo, los ingresos generados por estos flujos están automáticamente relacionados con el consumo de la producción creada, lo que tiene poca relevancia para los analistas que evalúan los desequilibrios de mercado en la economía.

Con respecto a los sectores y a la frontera, los sectores empresariales financieros y no financieros producen la mayor parte de los bienes y servicios. No obstante, el sector de los hogares también produce un gran número de bienes y servicios, en particular, aunque no exclusivamente, en los países en desarrollo.

Las sociedades financieras pueden cobrar de forma explícita por sus servicios. En estas circunstancias, los analistas pueden medir fácilmente la producción de estas sociedades. No obstante, los intermediarios financieros y las compañías de seguros también pueden cobrar indirectamente por sus servicios, y los analistas deben estimar su producción. Por ejemplo, los intermediarios financieros aplican un cargo por servicios por una parte de los intereses que pagan por los empréstitos (incluidos los depósitos) y por los intereses que obtienen por sus préstamos. Ello se denomina el cargo por los servicios de intermediación financiera medidos indirectamente (SIFMI), y los analistas deben asignarlo a los usuarios de los servicios financieros.

Además, los analistas deben ajustar los flujos de intereses corrientes a fin de tener en cuenta el cargo por servicios. Por ejemplo, las primas que reciben las compañías de seguros incluyen un cargo por servicios, que los analistas pueden estimar a nivel general restando de las primas el valor de las indemnizaciones y las variaciones de las reservas que pertenecen a los tenedores de las pólizas.

Los hogares esencialmente se dedican a obtener ingresos por los servicios laborales, y los utilizan para el consumo y el ahorro. No obstante, la producción que llevan a cabo los hogares no puede asignarse a una unidad institucional separada. Concretamente, en la agricultura, una parte de la producción suele ser consumida por el agricultor sin transferirla al mercado. Los analistas deben estimar esta producción y este consumo e incluirlo en el PIB. En los países en desarrollo, es posible que una parte de la población viva en el sector de subsistencia, y este tipo de producción por cuenta propia puede ser bastante importante.

Con respecto al gobierno general y las ISFLSH (por ejemplo, los sindicatos y las organizaciones benéficas), participan en la producción de bienes y servicios que satisfacen necesidades individuales o colectivas. Aunque estos sectores pueden proporcionar estos servicios de forma gratuita, la frontera de la producción los incluye.

Frontera de los activos

La frontera de los activos incluye los activos fijos y financieros y los activos no producidos (que ocurren de forma natural) sobre los que se ejercen derechos de propiedad efectivos, de forma privada o de otra índole. La cobertura de los activos se limita a aquellas entidades sobre las cuales se ejercen derechos de propiedad y de las que sus propietarios pueden obtener beneficios económicos por su posesión o uso en la actividad económica. Los propietarios pueden obtener estos beneficios utilizando los activos, como los edificios y la maquinaria, en la producción. Otros activos pueden proporcionar beneficios en forma de rentas de la propiedad (como los dividendos y los intereses), e incluso otros pueden mantenerse como una reserva de valor (por ejemplo, los metales preciosos).

La frontera incluye, como la adquisición de un activo, el gasto en exploración minera, sobre la base de que es probable que la información obtenida mediante la exploración permitirá a la empresa obtener beneficios económicos en el futuro.

Las grandes renovaciones, reconstrucciones y ampliaciones de los activos existentes se consideran formación de capital porque aumentan el rendimiento o la capacidad productiva del activo en cuestión. No obstante, el mantenimiento y las reparaciones periódicas se consideran como costos corrientes de producción.

La frontera de los activos es importante para ayudar a los usuarios a determinar si deben registrar una transacción como ingreso/gasto en las cuentas corrientes del sistema o como activos/pasivos en las cuentas de acumulación. Como tal, la frontera afecta directamente a la forma en que los usuarios miden los saldos de las cuentas corrientes: el PIB, el ingreso nacional y el ahorro.

Frontera entre las transferencias corrientes y de capital

Las cuentas nacionales incluyen las transferencias, es decir, las transacciones entre las unidades institucionales, en las que una unidad (por ejemplo, el gobierno) no recibe directamente nada a cambio de la otra unidad. Todas las transferencias aumentan el valor neto de la unidad beneficiaria.

En el SCN 1993 se establece una distinción importante entre las transferencias corrientes y de capital. Las transferencias corrientes contribuyen al ingreso disponible (y al ahorro), mientras que las transferencias de capital vinculan la transferencia a un activo. El pago del impuesto a la herencia sería un ejemplo de una transferencia de capital; la percepción de una prestación de la seguridad social sería una transferencia corriente. La condonación de la deuda recibida por un país beneficiará a este país. No obstante, sería engañoso indicar que su ahorro ha aumentado. En el SCN 1993 la condonación de la deuda se registra como una transferencia de capital.

Indicadores de la fuerza de trabajo

Otra característica importante de las estadísticas macroeconómicas es que permiten tener un conocimiento más detallado de la evolución del mercado de trabajo. Es decir, con los datos agregados sobre el empleo (por ejemplo, las personas empleadas, las horas trabajadas y los ingresos), los analistas tienen información esencial para evaluar el desempeño económico. En algunos casos, con estos indicadores, pueden calcular la eficacia de las políticas del mercado de trabajo, utilizando los datos sobre la demanda del mercado de trabajo (el empleo, las vacantes laborales y los costos laborales) y la oferta del mercado de trabajo (el desempleo y la participación en la fuerza laboral).

Para elaborar estadísticas del trabajo, los estadísticos se basan en las encuestas de empresas, las encuestas de los hogares y las fuentes administrativas. En las sucesivas conferencias de estadísticos del trabajo organizadas bajo los auspicios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se han establecido conceptos y definiciones de las estadísticas del trabajo (recuadro 8).

Productividad multifactorial

En macroeconomía, dos instrumentos de medición eficaces son las comparaciones de la productividad y los índices de productividad. Las comparaciones de la productividad (es decir, comparar la productividad en un período determinado entre, por ejemplo, los sectores económicos, las instituciones o las regiones) se basan en la relación entre la producción y los insumos. Para calcular la producción y los insumos, los analistas pueden utilizar términos nominales y/o cuantitativos, como el valor agregado dividido por las horas trabajadas. Los índices de productividad permiten llevar a cabo un seguimiento de las tendencias de la relación entre la producción y los insumos. Los analistas han elaborado variantes de los índices de productividad sobre la base de los indicadores de la producción neta o bruta y los indicadores de los insumos de tipos y alcance diferentes (véase más información en el recuadro 9).

Con respecto a estos instrumentos, la producción puede corresponder al volumen de la producción (el volumen de la producción bruta), o al volumen del valor agregado (el volumen de la producción neta teniendo en cuenta el consumo intermedio). Este último indicador interesa particularmente a las autoridades económicas ya que está relacionado directamente con el PIB, que, como se señaló anteriormente, es la suma del valor agregado producido por los establecimientos residentes en un territorio económico. Por esta razón, en particular, los indicadores de la productividad son importantes para una amplia gama de consideraciones de política económica. Por ejemplo, el rápido crecimiento del volumen del PIB acompañado por un aumento de la productividad causará menos presiones de la demanda sobre los insumos (y, por lo tanto, reducirá la inflación ocasionada por los costos) que el rápido crecimiento del PIB sin un aumento de la productividad.

Recuadro 8.Estadísticas del trabajo

Las estadísticas del trabajo abarcan una amplia gama de aspectos relacionados con el empleo y el desempleo desde el punto de vista económico y social.

Un concepto fundamental es la población económicamente activa, definida como todas las personas que, durante el período de referencia, constituyen la oferta de mano de obra para la producción de bienes y servicios, según la definición del SCN 1993.

La población actual económicamente activa (denominada asimismo la fuerza de trabajo) proporciona un indicador del número de personas que constituyen la oferta de mano de obra en un momento determinado. Comprende dos categorías opuestas: los empleados y los desempleados. Por razones prácticas, en el marco de las estadísticas de la fuerza de trabajo se especifica una edad mínima para calcular la actividad económica y, por lo tanto, definir la población en edad de trabajar (que puede diferir de un país a otro).

Las personas empleadas son las de edad superior a la mínima especificada que realizaban un trabajo a cambio de una remuneración, beneficio o ganancia familiar durante el período de referencia especificado o que tenían un empleo remunerado o una empresa pero se encontraban temporalmente fuera del trabajo por alguna razón específica.

En las normas internacionales se especifica asimismo que, a los efectos operativos, la noción de “un trabajo” puede interpretarse como una actividad laboral por lo menos durante una hora. Este criterio tiene por objeto cubrir todo tipo de trabajos, especialmente los que tienen características irregulares, y es un criterio necesario para que el empleo total corresponda con la producción agregada.

La definición estándar internacional de desempleo se basa en tres criterios que deberán satisfacerse simultáneamente. Las personas desempleadas son las que están:

  • Sin trabajo (que no tenían un empleo remunerado o un trabajo autónomo como se especifica en la definición del empleo).
  • Disponibles actualmente para trabajar (estaban disponibles para tener un empleo remunerado o autónomo durante el período de referencia).
  • Buscando trabajo (tomaron medidas específicas durante un período específico reciente para buscar un empleo remunerado o autónomo).

Las personas en edad de trabajar que no satisfacen los criterios de la definición del empleo ni la del desempleo se clasifican como no económicamente activas o que no forman parte de la fuerza de trabajo.

Los datos recopilados en las encuestas de la población económicamente activa se clasifican en tres categorías principales:

  • Situación en el empleo. Las personas pueden clasificarse como empleados (perciben por su trabajo una remuneración en forma de salario, sueldo, comisión, propinas, pago a destajo o pago en especie), empleador (que contrata a uno o más empleados), trabajador por cuenta propia, trabajador familiar no remunerado y otras categoría de personas no empleadas.
  • Rama de la actividad económica (industria). La industria se refiere a la actividad (tipo de bienes producidos o servicios proporcionados) de la unidad económica en la que trabaja la persona empleada.
  • Ocupación. La ocupación se refiere al tipo de trabajo realizado durante el período de referencia, independientemente de la industria o la situación de la persona en el empleo.

Puede consultarse la información completa sobre las definiciones, los conceptos y las normas de clasificación en el sitio en Internet y en las publicaciones impresas de la Oficina de Estadística de la OIT (http://www.ilo.org/public/english/bureau/stat/index.htm).

En el manual de la OCDE Measuring Productivity (2001) se presentan directrices adicionales para calcular el crecimiento de la productividad a nivel agregado y de la industria.

Contabilidad ambiental y económica

El reconocimiento cada vez mayor de la necesidad de mantener el desarrollo económico ha generado una demanda creciente de datos que subrayan la interacción entre la economía y el medio ambiente. El agotamiento de los activos del subsuelo y de las pesquerías, y los daños ambientales han suscitado gran preocupación política, lo que acrecienta la necesidad de disponer de datos y establecer marcos contables analíticos para ayudar a las autoridades a formular políticas adecuadas y supervisar su aplicación.

Recuadro 9.Índices de productividad

Los indicadores de la productividad utilizados más comúnmente se centran en la productividad del trabajo, o la producción con respecto al insumo de trabajo, donde la producción es bruta o neta:

Los indicadores de la productividad pueden calcular el insumo de trabajo como un saldo o ajustarlo teniendo en cuenta el flujo de servicios en términos de horas trabajadas, educación, ocupación, género y otros factores de este tipo. No obstante, los analistas consideran que los indicadores de la producción que tienen en cuenta la gama completa de insumos son más útiles que los que se basan en un solo insumo, como la productividad del trabajo.

El alcance de los insumos de estos índices de la productividad multifactorial (PMF) pueden definirse de dos formas según el concepto de la producción:

Los indicadores descritos dan por supuesto que la economía opera a rendimientos de escala unitarios constantes, es decir, un incremento de los insumos por un factor determinado da lugar a un aumento de la producción potencial por el mismo factor. Los economistas han señalado que los rendimientos de escala afectan a los indicadores de la productividad, de un solo factor o multifactorial. Es decir, una disminución de los rendimientos de escala reduce el impacto del crecimiento de los insumos en el denominador del índice de la productividad, y, por lo tanto, el crecimiento del insumo contrarrestará el aumento de la producción en menor medida que en el caso de los rendimientos de escala unitarios constantes. El aumento de los rendimientos de escala potencia el impacto del crecimiento de los insumos en el denominador y, por lo tanto, contrarresta el crecimiento de la producción en el numerador más que en el caso de los rendimientos de escala unitarios constantes. El concepto de los rendimientos de escala es el principal parámetro desconocido en el cálculo de los índices de productividad, aunque los economistas pueden determinarlo simplemente a partir de los precios y cantidades de los insumos y los productos calculados en el marco de los rendimientos de escala constantes o decrecientes. La mayoría de los indicadores publicados no incluyen ajustes por los rendimientos de escala, y por lo tanto, dan por supuesto que son rendimientos de escala unitarios constantes.

Al implementar los índices de la PMF, las economías utilizan números índice para agregar las variaciones relativas de muchos tipos de productos, insumos intermedios e insumos primarios utilizados comúnmente por la mayor parte de las economías e incluidos a algún nivel de detalle en los sistemas de compilación estadística. Los índices de la productividad multifactorial se basan generalmente en la denominada fórmula de Törnqvist, porque tiene propiedades de números índice excepcionales desde el punto de vista microeconómico y, por lo tanto, es el tipo de fórmula que Diewert (1976) califica de superlativas.

Estas consideraciones tienen un impacto sobre la riqueza que va más allá de las fronteras del SCN 1993, y el sistema de contabilidad ambiental y económica de las Naciones Unidas (SCAE; Naciones Unidas et al., 2003; véase asimismo Naciones Unidas, 2004) constituye un marco común para la información ambiental y económica, y permite a los analistas evaluar la contribución del medio ambiente a la economía y el impacto de esta última en el medio ambiente. Véanse las definiciones, los conceptos y las normas de clasificación de las cuentas ambientales y económicas en el sitio de las Naciones Unidas.

El sector informal y las actividades ilícitas

Una de las muchas cuestiones consideradas en la actual revisión del SCN 1993 es el tratamiento más detallado de la economía informal y las acti vidades ilícitas. El SCN 1993 no abarca adecuadamente estas actividades económicas; otros manuales se refieren a algunas de estas actividades. Por ejemplo, el SCN 1993 no presenta recomendaciones metodológicas propiamente dichas sobre el sector informal, aparte de referirse (SCN 1993, véase el párrafo 4.159) a las directrices de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el empleo en este sector. Además, esta publicación propone muy pocas recomendaciones sobre las actividades ilícitas (SCN 1993, véanse los párrafos 6.30–6.33). No obstante, el sector informal y las actividades ilícitas pueden representar una parte sustancial de la actividad económica, especialmente en los países en desarrollo y en transición.

Existen algunos borradores, manuales y directrices (véase, por ejemplo, OCDE et al., 2002) sobre este tema.

Anexo: Cuadros de oferta y utilización

La cuenta de bienes y servicios que se presenta en el cuadro 2 muestra que para el conjunto de la economía la oferta total (la producción a precios básicos más los impuestos menos las subvenciones a los productos más las importaciones) es igual a la utilización total a precios de comprador (el consumo intermedio más el consumo final más la formación de capital más las exportaciones). Los cuadros de oferta y utilización desagregan esta presentación y presentan los datos a nivel de los productos básicos y la industria.

Estos cuadros tienen la forma de matrices rectangulares. Consisten en el cuadro de oferta, donde los productos se clasifican en las filas y las industrias productoras19 en las columnas, y el cuadro de utilización, donde los mismos productos se clasifican en las filas pero el consumo intermedio (por industria) y los usos finales en las columnas.

Estos cuadros tienen dos usos: uno estadístico y otro analítico. Con respecto al uso estadístico, permiten comprobar la coherencia entre las estadísticas sobre el flujo de bienes y servicios obtenidas de fuentes estadísticas muy distintas, como las encuestas industriales, las encuestas sobre el gasto de los hogares, las encuestas de inversión y el comercio exterior. Como tales, constituyen un marco adecuado que los economistas pueden utilizar para calcular gran parte de los datos sobre la producción incluidos en las cuentas nacionales e identificar las deficiencias en los datos básicos. Con respecto al uso analítico, los economistas integran directamente estos cuadros en los modelos macroeconómicos de la economía, y los convierten en cuadros insumo-producto en forma de cuadrante para examinar el vínculo entre la demanda final y la producción industrial.

Los economistas se refieren tradicionalmente a la compilación detallada de los flujos de productos —para verificar las estimaciones del uso de los productos— como el método de las corrientes de productos. El uso de las estadísticas básicas de una economía sobre la oferta y utilización de bienes y servicios comprende cuatro pasos básicos:

  • Estimar la oferta a precios básicos de los productos (o grupos de productos).
  • Ajustar estas estimaciones a precios de comprador.
  • Estimar los usos de los productos.
  • Comparar los resultados.

Los economistas obtienen el mayor rendimiento de este método cuando estiman de forma independiente los diferentes usos del producto que luego concilian con las estimaciones de la oferta de este producto. Aunque no tengan toda la información completa (como cuando estiman un uso en forma residual), este método permite comprobar eficazmente si los datos son “razonables” y puede ayudar a identificar deficiencias importantes.

Cuanto mayor sea el nivel de detalle aplicado a las matrices, más clara será la presentación de la economía. No obstante, la utilidad de estos cuadros en un entorno de flujos de productos es evidente aunque los niveles de agregación sean relativamente elevados.

6

En algunos países se utiliza otro indicador denominado producto nacional bruto (PNB). Es igual al PIB más los flujos de ingreso primario neto frente al resto del mundo. En el SCN 1993, el PNB se denomina más correctamente ingreso nacional bruto (INB).

7

El debate se ha enfocado en términos de los impuestos sobre la producción pero se aplica igualmente a las subvenciones a la producción. De hecho, las subvenciones son un impuesto negativo.

8

El PIB al costo de los factores no es un concepto utilizado explícitamente en el sistema.

9

La tercera categoría de la formación de capital, la adquisición neta (es decir, las adquisiciones menos las disposiciones) de objetos valiosos se introdujo en el SCN 1993. Los objetos valiosos (como las piedras preciosas y los metales, y las pinturas) se utilizan como “reservas de valor” y no para el consumo o la producción.

10

En los cuadros 2 a 6 de este capítulo figuran las partidas de datos basadas en los ejemplos estadísticos utilizados en el SCN 1993.

11

La secuencia de las cuentas también puede aplicarse al nivel de cada unidad institucional, lo que la convierte en un marco de compilación y verificación muy eficaz.

12

El registro del consumo de capital fijo en cualquier cuenta de esta secuencia dará lugar a un indicador neto para la partida de saldo.

13

Los usuarios también podrían estar interesados en obtener información sobre el PIB desglosado por industria y sus componentes. Esta información figura en los cuadros de oferta y utilización, analizados en el anexo de este capítulo.

14

La remuneración de los asalariados se registra en las cuentas de generación y de asignación del ingreso. En el primer caso, será la remuneración pagada a los hogares residentes y no residentes, mientras que en el segundo será la remuneración recibida por el sector residente de los hogares.

15

El ingreso nacional se define comúnmente como el PIB más el ingreso primario neto por cobrar del resto del mundo.

16

El deflactor de precios implícitos de un agregado, por ejemplo, el PIB, se obtiene dividiendo el valor a precios corrientes por el valor a precios constantes y multiplicando el resultado por 100.

17

El término PIB real debería evitarse. El interés debe centrarse en el indicador del volumen del PIB o el ingreso real.

18

El gasto interno bruto es el PIB calculado mediante el enfoque del gasto.

19

Las unidades institucionales pueden realizar varios tipos de actividades productivas simultáneamente. Por lo tanto, con respecto al análisis detallado de la producción, en el SCN 1993 se recomienda que los economistas las dividan en establecimientos separados, de los cuales cada uno realiza un único tipo de actividad económica en una sola ubicación. Las industrias se definen entonces como grupos de establecimientos que participan en el mismo tipo de actividades productivas.

    Other Resources Citing This Publication