Chapter

Marco inicial

Author(s):
Anthony Boote, and Kamau Thugge
Published Date:
March 2000
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La Iniciativa tiene por objeto hacer frente de manera integral a la carga de la deuda externa de los países que reúnen determinados requisitos y reducir dicha carga general a un nivel sostenible dentro de un plazo razonable. Se consideraría que un país logra la sostenibilidad de su deuda externa si puede esperarse que cumpla plenamente sus obligaciones actuales y futuras de servicio de la deuda externa sin necesidad de recurrir a mecanismos de alivio o reprogramación de deudas ni acumulación de atrasos de pagos, y sin comprometer su crecimiento económico.

Características principales

La Iniciativa para los PPME se basa en los siguientes principios:

  • El objetivo de la Iniciativa es lograr la sostenibilidad de la deuda en cada caso concreto, proporcionando de esa manera una salida permanente del proceso de reprogramación.

  • Los acreedores considerarían un alivio de la deuda únicamente después de que el país deudor haya demostrado su capacidad de utilizar de manera prudente el alivio que ya se le haya otorgado.

  • El alivio de la deuda que se conceda sería adicional a los mecanismos existentes (tradicionales) para ese fin3

  • Las medidas de alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa se coordinarán entre todos los acreedores que participen, en un contexto de participación amplia y equitativa.

  • Las medidas que adopten los acreedores multilaterales serán acordes a su condición de acreedores privilegiados y preservarán su integridad financiera.

  • El nuevo financiamiento para los PPME se otorgará en condiciones adecuadamente concesionarias.

Requisitos para acogerse a la Iniciativa

Los criterios que se aplican para que un país pueda acogerse a la Iniciativa reflejan los principios sobre la que se sustenta y el amplio consenso entre los gobiernos de los países miembros de que el alivio de la deuda en condiciones concesionarias deberá concederse prioritariamente a los países más pobres. Concretamente, podrán recibir asistencia excepcional únicamente los países habilitados para recibir préstamos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y en el marco del servicio reforzado de ajuste estructural (SRAE), que hayan establecido un sólido historial de resultados positivos en el marco de programas respaldados por el FMI y el Banco Mundial y que no se prevé que logren una situación sostenible de la deuda externa después de agotar los mecanismos tradicionales de alivio de la deuda.

El indicador clave de la sostenibilidad de la deuda externa empleado en la Iniciativa es la razón entre el valor neto actualizado (VNA) de la deuda y las exportaciones4. En el concepto inicial de la Iniciativa, que se aplicó hasta finales de 1999, sólo se proporcionaba asistencia cuando fuese necesario reducir el VNA de la deuda —una vez agotados los mecanismos tradicionales— a un rango comprendido entre el 200% y el 250% de las exportaciones. La razón exacta que se quería lograr entre el VNA de la deuda y las exportaciones de un país, dentro de este rango, se determinaba con base en “factores de vulnerabilidad” específicos de cada país, como la concentración y la variabilidad de los ingresos de exportación, la carga fiscal que representa el servicio de la deuda externa, la relación entre la deuda externa y el PIB, el déficit de recursos, el nivel de las reservas internacionales y la carga de la deuda del sector privado.

Además, los países con economías muy abiertas (con una razón entre las exportaciones y el PIB de por lo menos 40%) y que estén realizando intensos esfuerzos para generar ingresos fiscales (con un umbral mínimo en relación con el PIB del 20%), podrían ser considerados para recibir asistencia en el marco de la Iniciativa si el VNA de la deuda excede el 280% de los ingresos fiscales.

Puesta en marcha de la Iniciativa

El país que desee acogerse a la Iniciativa deberá iniciar un programa de reforma macroeconómica y ajuste estructural respaldado por el FMI y el Banco Mundial mediante financiamiento en condiciones concesionarias. El requisito de que el país debe establecer un historial sólido tiene como fin asegurar que los países puedan utilizar eficazmente los recursos adicionales. Además, el país deudor negocia reprogramaciones de los flujos con los acreedores del Club de París, como respaldo a sus programas de ajuste, conforme a las condiciones de Nápoles (reducción del 67% del VNA) y procura un tratamiento equitativo de acreedores bilaterales oficiales y acreedores comerciales que no pertenecen al Club de París con respecto a la deuda contraída con ellos. Una vez que ha establecido un historial favorable durante tres años (primera etapa) en el marco de estos programas de ajuste y acuerdos de reprogramación con el Club de París, el país llega al punto de decisión (véase el gráfico 1). Es en el punto de decisión donde los Directorios Ejecutivos del FMI y del Banco Mundial determinan si el país reúne o no los requisitos para participar en la Iniciativa basándose en un análisis integral de la sostenibilidad de la deuda (préstamo por préstamo) que realizan conjuntamente funcionarios de ambas instituciones en colaboración con las autoridades del país. Los resultados del análisis de la sostenibilidad de la deuda permiten a los Directorios evaluar si la plena aplicación de los mecanismos tradicionales de alivio de la deuda (operación del Club de París en condiciones de Nápoles sobre el saldo de la deuda con una reducción del 67% del VNA y medidas similares o mejores por parte de los acreedores bilaterales oficiales y los acreedores comerciales) es suficiente para que el país logre los niveles de los indicadores de deuda fijados como meta, y si requieren o no asistencia al amparo de la Iniciativa.

Gráfico 1.Resumen de los requisitos de la iniciativa reforzada para los PPME: Países que sólo pueden recibir recursos de la AIF Y DEL SRAE (SCLP)

Si se juzga que un país reúne los requisitos para recibir asistencia en el marco de la Iniciativa, dicha asistencia se otorga en el punto de culminación. En el período que transcurre entre el punto de decisión y el punto de culminación (la segunda etapa o período intermedio), el país sigue aplicando políticas de reforma macroeconómica y ajuste estructural respaldadas por préstamos del FMI y el Banco Mundial en condiciones concesionarias. Al mismo tiempo, los acreedores del Club de París acuerdan reprogramaciones de los flujos en las condiciones de Lyon (reducción de hasta el 80% del VNA de la deuda) según se requiera en cada caso, y se comprometen a realizar en el punto de culminación una operación sobre el saldo de la deuda también en las condiciones de Lyon, con sujeción a la aplicación satisfactoria del programa respaldado por el FMI y el Banco Mundial. Se espera que otros acreedores bilaterales oficiales y acreedores comerciales ofrezcan condiciones equivalentes o más favorables para la reprogramación de los flujos y para la operación sobre el saldo de la deuda. Los donantes, los acreedores bilaterales oficiales y las instituciones multilaterales proporcionan asistencia financiera en forma de donaciones y préstamos en condiciones concesionarias; el Banco Mundial proporciona donaciones de la AIF y asignaciones suplementarias de la AIF durante este período. En el punto de culminación tiene efecto la operación sobre el saldo de la deuda en condiciones de Lyon a la cual se comprometieron los acreedores del Club de París cuando el país llegó al punto de decisión, y las instituciones multilaterales conceden la reducción comprometida del VNA de sus créditos en proporción al que otorga el grupo de acreedores bilaterales. El FMI otorga asistencia a un país al llegar al punto de culminación mediante una donación especial en el marco del SRAE5 que se deposita en una cuenta de fondos en custodia y se utiliza para cubrir el servicio de la deuda frente al FMI. El Banco Mundial proporciona asistencia en el punto de culminación a través del Fondo Fiduciario para los PPME.

El requisito de cumplir un período de seis años de resultados satisfactorios que impone la Iniciativa se ha aplicado con flexibilidad y teniendo en cuenta las particularidades de cada caso, y el país recibe crédito por haber establecido un historial positivo (incluidos los programas respaldados por la asistencia de emergencia a los países en etapa de posguerra6 que lo conduce al punto de decisión. El período de tres años que transcurre entre el punto de decisión y el punto de culminación se ha acortado para seis de los siete países que ya llegaron al punto de decisión y se considera que reúnen los requisitos para recibir asistencia.

Avances en la puesta en marcha de la Iniciativa

Desde la creación de la Iniciativa para los PPME hasta septiembre de 1999, los Directorios Ejecutivos del Banco Mundial y del FMI consideraron la admisión de 14 países a la misma y convinieron en otorgar asistencia a siete (indicados a continuación en orden cronológico): Uganda, Bolivia, Burkina Faso, Guyana, Côte d’Ivoire, Mozambique y Malí (véase el cuadro 1). Suponiendo que continúen obteniendo resultados favorables al aplicar la política económica, se prevé que el monto de alivio de la deuda para los siete países en el marco inicial de la Iniciativa ascienda a más de US$6.000 millones en términos nominales, lo que permitirá reducir el VNA de la deuda de esos países en más de US$3.000 millones, o una quinta parte, en promedio.

Cuadro 1.Alivio en el marco original de la Iniciativa para los PPME
PaísPunto de decisiónPunto de culminaciónAlivio total de la deuda nominal (millones de dólares de EE.UU.)Asistencia

(valor actual en el punto de culminación)
Porcentaje de la reducción de la deudaTodos los acreedores (millones de dólares de EE.UU.)FMI (millones de dólares de EE.UU.)
UgandaAbril de 1997Abril de 19986502034769
BoliviaSept. de 1997Sept. de 19987601344829
Burkina FasoSept. de 1997Abril de 20002001411510
GuyanaDie. de 1997Principios de 19994102425635
Côte d’IvoireMar. de 1998Mar. de 2001800634523
MozambiqueAbril de 1998Jun. de 19993.700631.716125
MalíSept. de 1998Die. de 19992501012814
Total6.770203.355305

Uganda fue el primer país que alcanzó el punto de culminación, en abril de 1998. El país está recibiendo asistencia equivalente a aproximadamente US$650 millones en términos nominales (20% de la deuda pendiente de reembolso). Esto redujo la razón entre el VNA de la deuda y las exportaciones a un valor inferior a 200%. El FMI aportó fondos para cubrir alrededor de US$80 millones de servicio de la deuda en los próximos nueve años7.

En septiembre de 1998 Bolivia llegó al punto de culminación. El alivio total de la deuda en términos nominales asciende a aproximadamente US$760 millones. La razón entre el VNA de la deuda y las exportaciones se redujo al 218% y el coeficiente de servicio de la deuda bajará de 26% en 1997 a alrededor de 19% en 1999. Las medidas adicionales adoptadas por un importante acreedor bilateral que concedió asistencia oficial para el desarrollo (AOD) permitieron reducir a aproximadamente 200% la razón entre el VNA de la deuda y las exportaciones. Dado el relativamente elevado coeficiente de servicio de la deuda de Bolivia, la mayor parte de esta asistencia se concentrará a principios del período: para el año 2002 el país habrá recibido el 40% del total. La contribución del FMI de US$30 millones en forma de alivio del servicio de la deuda abarcará el 20% del servicio anual de la deuda contraída con la institución en el período 1998-2002.

En mayo de 1999 Guyana llegó al punto de culminación y comenzó a recibir asistencia por un monto de US$410 millones en términos nominales. El FMI aporta unos US$40 millones de ese total, con lo que, en los próximos nueve años, cubrirá en promedio aproximadamente el 26% del servicio anual de la deuda que contrajo el país con la institución. En términos de VNA, los acreedores de Guyana suministrarán alivio por un monto de unos US$256 millones, reduciendo de esa manera a 115% la razón entre el VNA de la deuda y las exportaciones. Se consideró que Guyana reúne las condiciones para recibir asistencia a través de la ventanilla fiscal de la Iniciativa.

Mozambique llegó al punto de culminación en junio de 1999. El FMI y la AIF convinieron en incrementar la asistencia por encima de los US$2.900 millones comprometidos originalmente en abril de 1998 para que Mozambique pudiese alcanzar la meta acordada de sostenibilidad de la deuda equivalente a una razón entre el VNA de la deuda y las exportaciones de 200%. El paquete total de alivio de la deuda representa aproximadamente US$3.700 millones (US$1.700 millones en términos de VNA), de los cuales US$145 millones serán aportados por el FMI para cubrir parte de los pagos de servicio de la deuda con la institución que van venciendo. Se trata ésta de la operación más grande de alivio de la deuda realizada hasta ahora por la comunidad financiera internacional en el marco de la Iniciativa para los PPME y reduce en casi dos tercios la deuda de Mozambique. Este paquete fue resultado de los esfuerzos excepcionales emprendidos por acreedores del Club de París para brindar asistencia en forma de una reducción del 90% del VNA de la deuda reestructurable, del tratamiento especial de la deuda que ofreció Rusia —el principal acreedor de Mozambique— con posterioridad a la fecha de corte, de las contribuciones voluntarias de los donantes bilaterales y de la disposición del Banco Mundial y del FMI de conceder una mayor proporción de asistencia de la que les correspondía.

Además, tres países llegaron al punto de decisión y recibieron compromisos de asistencia en el marco de la Iniciativa para los PPME: Burkina Faso, Côte d’Ivoire y Malí. Suponiendo que sigan obteniendo resultados positivos de los programas respaldados por el FMI y el Banco Mundial y las garantías de que otros acreedores harán lo suyo en materia de alivio de la deuda, Malí podría alcanzar su punto de culminación en 1999, Burkina Faso en 2000 y Côte d’Ivoire en 2001. Se ha considerado que Côte d’Ivoire reúne las condiciones para recibir asistencia a través de la ventanilla fiscal de la Iniciativa.

Benin y Senegal llegaron al punto de decisión en julio de 1997 y en abril de 1998, respectivamente, y se determinó que en ambos casos, gracias a los mecanismos tradicionales de alivio, la carga de la deuda se redujo a niveles sostenibles, por lo que no se consideró que requerían asistencia en el marco original de la Iniciativa para los PPME. En el contexto de la Iniciativa reforzada se volverá a evaluar si estos países —y todos los demás señalados en los párrafos anteriores— reúnen o no las condiciones para recibir asistencia.

Se han sostenido conversaciones preliminares con respecto a Guinea-Bissau, Etiopía, Mauritania, Nicaragua y Tanzania. Se prevé reexaminar para finales del año 2000 la situación de otros países, entre los que posiblemente figurarán Camerún, Chad, Ghana, Guinea, Honduras, Malawi, Niger, República del Congo, Rwanda, Sierra Leona, Togo, Vietnam, Yemen y Zambia, aunque se espera que no todos necesiten asistencia.

    Other Resources Citing This Publication