Article

Resumenes

Author(s):
International Monetary Fund. Research Dept.
Published Date:
January 1986
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Transmisión international de la política fiscal de los grandes países industrialspaul r. masson y malcolm knight (pàginas 387–438)

La política fiscal expansiva aplicada en Estados Unidos a comienzos de la década de los ochenta y la contención fiscal ejercida en la misma época en la República Federal de Alemania y en Japón constituyeron una alteración importante en la configuración de las posiciones fiscales de las economías industriales. Los aspectos predominantes de la economía internacional en ese entonces fueron la persistencia de altos tipos de interés reales, un creciente déficit de la balanza en cuenta corriente de Estados Unidos. superàvit crecientes en Alemania y Japón y una sostenida apreciación del tipo de cambio real del dólar de EE.UU. Más recientemente, la aprobación a fines de 1985 de la Ley Gramm-Rudman-Hollings, que tiene como objetivo reducir el déficit fiscal federal de Estados Unidos, vino acompañada de descensus significativos de los tipos de interés y del dólar.

En el presente estudio se analiza la forma en que los efectos de la política fiscal se transmiten en el àmbito internacional, y se hace hincapié en que los cambios que se introdujeron en la esfera fiscal en los úiltimos añios perturbaron gravemente las corrientes de ahorro e inversión. Todo aumento del déficit fiscal de un país se corresponde con un nivel màs alto de desahorro del sector público. A menos que esta variación quede compensada completamente por un aumento en el ahorro del sector privado en relación con la inversión interna, el aumento del deficit fiscal ocasionarà una mayor entrada de ahorro del exterior, ejerciendo una presion al alza en los tipos de interés mundiales. Para que ingrese màs ahorro externo a través de la cuenta de capital, tiene que aumentar el déficit de la balanza en cuenta corriente por medio de una apreciación del tipo de cambio real. Un aumento autónomo de la inversión, como el inducido por las medidas tributarias adoptadas en Estados Unidos en 1981–82, producirá efectos cualitativamente parectdos a corto plazo.

Hemos especificado y estimado un modelo de ahorro, inversión y exportación neta para Estados Unidos, Alemania y Japón. valiéndonos de datos del período 1961–83. De acuerdo con las simulaciones, una reducción permanente en el déficit fiscal del l% del producto a nivel de capacidad en cualquiera de los tres grandes países industriales ocasiona un descenso significativo del tipo de interés real y una pronuneiada depreciación inicial de la moneda del país. La aplicación por parte de Estados Unidos de incentivos tributaries a la inversión ocasionaría un alza del alza del tipo de interes y una apreciación del dólar. De las simulaciones sobre el efeeto agregado de una mayor inversión en Estados Unidos y de los movimientos observados en déficit ajustados en función de la inflación en los tres países mencionados, en 1981–85, se deduce que una proportión sustancial de la referida variación de los tipos de interés y de los tipos de cambio obedeció a las modificaciones de politica fiscal.

Re perfusión en la inflación de las reglas de tipo de cambio real: Algunos ejemploscharles adams y daniel gros (páginas 439–76)

En los últimas añios varios países han empleado ciertas reglas para ajustar el tipu de cambio nominal con el fin de evitar la pérdida de competitividad. La forma en que se han aplicado dichas reglas ha diferido de país a país, pero los ajustes del tipo de cambio se han basado normalmente en la diferencia entre la inflación interna y la externa, con frecuencia con un desfase que refleja las demoras en la llegada de la información sobre precios.

En este estudio se argumenta que dichas reglas de tipo de cambio real provocarán probablemente una pérdida de control del proceso inflacionario ya que dificultarán a las autoridades la tarea de mantener a la inflación en la trayectoria deseada. La razón es bien sencilla: la aplicación de las reglas de tipos de cambio reales puede servir en definitiva para indizar con respecto al nivel de precios el tipo de cambio nominal y, a través de la balanza de pagos, la oferta monetaria. En semejante situación, puede que no haya una sujeción nominal exógena para mantener los precios bajos; en situaciones en que la inflación empieza a elevarse (o a descender), no puede haber ningún mecanismo eficaz que la controle, excepto a muy corto plazo. Todo intento de contiolai la inflación (o la desinflación) puede entrañar la pérdida de control de alguna otra variable económica, como por ejemplo los activos sobre el exterior o la balanza en cuenta corriente, lo que podría crear una posición externa insostenible a más largo plazo.

La conclusión de que una regis de tipo de cambio real puede traer como consecuencia la pérdida de control del proceso inflacionario se deriva del principio general de que se necesita una política monetaria o cambiaria acertada que sirva de sujeción para los precios a largo plazo; cuando existe una regla cambiaria real, los topes al crecimiento del crédito interno o de la oferta monetaria no suelcn constituir una sujeción suficiente. Como hay más desacuerdo acerca de los determinantes a corto plazo que a largo plazo, en el presente estudio se examinan varios ejemplos diferentes del comportamiento a corto plazo de las econoimías, para ilustrar la pérdida de control de la inflación ocasionada por la implantación de reglas de tipos de cambio reales.

Controles selectivos al crédito en Grecia: Comprobación de su efica cialazaros e. molho (páginas 477–508)

¿Hasta qué punto son eficaces las medidas de política destinadas a fomentar la inversión fija aumentando de forma selectiva la oferta de crédito a largo plazo y reduciendo su costo’.’ El análisis de esta interrogante está motivado aquí por la experiencia de la economía griega a mediados de la década de los setenta. Si bien las autoridades griegas ejercieron un control estricto de la asignaeión de crédito y de los tipos de interés durante ese período. existen pruebas de que el comportamiento optimizador de los prestatarios y de los prestamistas tendió a restar eficacia a la política crediticia selectiva.

En este trabajo se examinan algunas de las repercusiones de política de este comportamiento optimizador, elaborándose un modelo para representar las decisiones de inversión financieras de la empresa. Se analiza por separado la política crediticia correspondiente a los casos de exceso de demands y de exceso de oferta de préstamos. En el caso típico de exceso de demanda de préstamos, el modelo indica que una política consistente en aumentar la oferta relativa de préstamos a largo plazo alcanzará su máxima eficacia en el fomento de la inversión fija cuando la empresa considere que esta política es transitoria. En cambio, si la empresa cree que dicha política es permancnte. cambiará su estructura de financiación de los capitales fijo y de explotación, neutralizando así el incentivo para la inversión fija.

Las predicciones del modelo quedan corroboradas por las estimaciones de la ecuacón de inversión correspondientes a una sección transversal de empresas industriales griegas a lo largo del período comprendido entre 1973 y 1977. La función de inversión de las empresas parece haber cambiado entre 1973 y 1974, cuando las autoridades intentaron restringir el crédito a corto plazo de modo selectivo, y entre 1976 y 1977, cuando se abolió esta política. Las empresas tendieron a contrarrestar la contractión relativa del crédito a corto plazo durante las años 1973 y 1974, desviando una mayor parte de los fondos a largo plazo e internos para financiar el capital de explotación, y dejando una menor poreión de esos fondos para financiar el capital fijo. Desde el punto de vista de la práctica econométrica, la endogeneidad implícita del reparto de la financiación sugiere que toda evaluatión empírica de la eficacia de los controles selectivos al crédito debe contener pruebas adecuadas de estabilidad como parte integral de los mismos.

El desequilibrio del mercado de trabajo y posibilidades de coparticipación en los puestos de trabajo: Estudio del caso de los países Bajosklaus-walter riechel (pàginas 509-40)

Ante el brusco aumento y la persistencia del desempleo en el ñltimo decenio, muchos gobiernos han promovido fórmulas de coparticipación en los puestos de trabajo existentes que combinen un nivel mas alto de empleo con una jornada de trabajo màs corta. En este estudio se evalúan las condiciones y posibilidades de tal régimen considerando el desequilibrio del mercado laboral holandés.

El estudio anah’tico del mercado pone de manifiesto que la mayoría de los indicadores sobre las funciones de oferta de trabajo señalan una fuerte “preferencia por el ingreso” y el consiguiente predominio del efecto de “màs trabajadores” sobre el efecto de “trabajador desalentado” (o sea, el que ya no busca empleo). La restricción de los niveles salariales de estos últimos años y las políticas laborales oficiales han contribuido a estas preferencias. La restrictión de los niveles salariales, en particular, parece haber estimulado a la esposa y a otros miembros de la familia a emplearse, con el resultado de que las mujeres han ingresado en la fuerza laboral a una tasa excepcionalmente alta, a pesar de que también han dejado de descender las tasas de participatión de los hombres. Por otra parte, la legislatión relativa al mercado de trabajo parece haber aumentado las posibilidades de encontrar trabajo cuando se está desempleado, reduciendo así el desánimo habitual producido por un alto nivel de desempleo. Estos factores en conjunto hacen pensar que en las actuates condiciones económicas la implantatión de planes de coparticipación en el empleo, especialmente si se combinan con una reducción no compensada (en ingreso) de las horas de trabajo, puede aumentar la participatión en la oferta de trabajo. Sin embargo, el aumento de la participatión en la fuerza laboral elevará, en lugar de reducir, la tasa de desempleo si no hay suficientes puestos de trabajo.

En lo que respecta a la demanda de trabajo, la preferencia tradicional de los patronos parece ser el aumento del número medio de horas de trabajo y no del número de empleados, tendencia que es contraria al esquema de la co-participación en los puestos de trabajo. Para estudiar las preferencias de las empresas en materia de empleo, en general, y las causas de este fendmeno, en particular, el autor construye un pequeño modelo para estimar el efecto sobre la demanda de trabajo de la división màs conveniente de los insumos laborales entre número de empleados y horas de trabajo. Los resultados de esta estimación hacen pensar que todavía existen fuertes impedimentos en los Países Bajos para implantar con éxito un régimen para compartir los puestos de trabajo. Al respecto revisten especial importaneia los costos laborales no salariales fijos y otras rigideces que elevan esos y otros costos laborales, dificultando así un ajuste flexible y de bajo cos to de la fuerza laboral a las fluctuaciones del nivel de actividad. Además, las características del desempleo señalan una disminución de la productividad global y un aumento correspondiente del costo del trabajo unitario si se instituye legalmente un régimen en el que se reduzca la Jornada media de trabajo para aumentar el número de personas empleadas. Para que tengan éxito. los esquemas de coparticipación en los puestos tienen que ir acompañados de medidas que reduzcan los costos fijos de empleo y otras rigideces. Los planes de coparticipación en los empleos tendrán también que adaptarse con flexibilidad a las necesidades de cada industria y cmpresa.

Formulación de la política macroeconómics en una economía mundial interdependiente: Análisis de Ires casoswillem h. buiter (páginas 541–82)

En este estudio se emplea un pequeño modelo analítico de dos regiones (el modelo Mundell-Dornbusch. según la adaptación original de Marcus Miller), que son Estados Unidos y el resto del mundo industrial, con el fin de analizar tres cuestiones concernientes a la interdependencia económica internacional y a la coordinación de la política macroeconómica.

En primer lugar, ¿cuál sería la reacción de la política monetaria o fiscal en el resto del mundo industrial frente a una restricción de la política fiscal en Estados Unidos y cuál sería la reacción de la política monetaria de Estados Unidos? Una contracción fiscal unilateral en Estados Unidos causaría una desaceleración temporal de la actividad económica mundial y una reducción brusca de los valores nominal y real del dólar. Una expansión fiscal compensadora en el resto del mundo industrial haría más competitiva la economía de Estados Unidos sin provocar un descenso de la actividad económica global, pero sería incompatible con una reducción del tipo de interés real global. Sin embargo, si se adopta una política monetaria aeomodaticia en ambas regiones. podria mejorar la competitividad de Estados Unidos y descender el tipo de interés real mundial manteniendo al propio tiempo el pleno empleo.

En segundo lugar, ¿cómo reaccionaría la política monetaria o fiscal en Estados Unidos y en el resto del mundo industrial ante un colapso del dólar de EE.UU.? Si una caída repentina del dólar se debe a que ha reventado una burbuja especulativa, no habrá consecucncias evidentes de política monetaria o fiscal. Ahora bien, si dicha caída refleja la impresión de que han variado los aspectos fundamentales de la economía, habrá que tomar, generalmente, medidas de estabilización. Un desplazamiento de la preferencia de liquidez en abandono del dólar hará que se efectúen operaciones de venta de mercado abierto en Estados Unidos y operaciones de compra de mercado abierto en el resto del mundo industrial.

En tercer lugar, ¿cuál sería la reactión de la política macroeconómica tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo industrial frente a un comportamiento poco satisfactorio del crecimiento real? Si una desaceleración de la actividad económica mundial refleja un impacto adverse de la oferta, será reducir la demanda en ambas regiones con el fin de evitar la consiguienie estanflación. Si la culpa es de una demanda privada real deficiente. hará falta adoptar las oportunas medidas fiscales o monetarias expansivas.

En la última parte del presente estudio se analizan y puntualizan las conclusiones relativas a una política activista derivadas del análisis basado rigurosamente en el modelo. Se señala en conclusión de que todo problema de credibilidad que se plantee puede tener consecuencias graves pero, a su vez, siempre habrá soluciones políticas e institucionales, Dichos problemas de credibilidad podrían referirse, por ejemplo, a la reversibilidad de los “estimulos fiscales temporales” expansionistas o a la capacidad de comprometer a las autoridades monetarias a no tratar de servirse de sorpresas inflacionarias para estimular la producción o para amortizar la deuda pública no indizada en términos reales.

Modelo de optimizatión del comportarniento de las unidades familiares conracionamiento del créditopeter montiel (páginas 583–615)

El mecanismo de transmisión a través del cual la política monetaria incide en el producto real y en el nivel de precios depende de las características estructurales e institucionales de cada economía. En muchos países en desarrollo, entre las caractenísticas pertinentes figurarán el acceso deficiente del sector privado a las fuentes externas de financiación y el racionamiento del crédito bancario a tipos de interés inferiores a los del mercado. El vínculo entre las variaciones de las corrientes de crédito al sector privado y las variaciones de la demanda agregada en una situatión como la descrita no está todavía plenamente estudiado. La presunción habitual en este caso es que un aumento de la disponibilidad de crédito al sector privado tendrá un fuerte efecto sobre la demanda agregada a través de un mayor volumen de inversión privada.

En este estudio se analiza dicha presunción en el contexto de un modelo de optimización intertemporal del eomportamiento de las unidades familiares. Una conclusión importante del modelo es que, si bien la accumulatión de capital privado se ve afectada a corto plazo por la disponibilidad de crédito, las variaciones de la disponibilidad de crédito no suponen variatión a largo plazo de la masa de capital del sector privado. Es más, la disponibilidad de crédito también influye en la demanda de dinero y el consumo de las unidades familiares, tanto a corto como a largo plazo, planteándose así la posibilidad de que un aumento del crédito sirva para financiar un nivel más alto de consumo y de acaparamiento. Finalmente, cuando se raciona el crédito, las subidas de los tipos de interés por depósitos pueden ser causa de un aumento del consumo a corto y a largo plazo.

El modelo que produce estos resultados se basa en supuestos, como una tasa fija de preferencia cronológica y un reajuste de cartera instantáneo y sin costos, que, si bien muy generalizados, son algo restrictivos y deberían liberalizarse. Esta liberalización podría condicionar el comportamiento dinámico y la constancia a largo plazo de la masa de capital, pero los efectos sobre el consumo y la demanda de dinero analizados en este estudio, así como las consecuencias de las variaciones de los tipos de interés del mercado, probablemente será intensos en el marco de generalizaciones razonables.

In statistical matter (except in the résumés and resúmenes) throughout this issue.

Dots (…) indicate that data are not available;

A dash (—) indicates that the figure is zero or less than half the final digit shown, or that the item does not exist;

A single dot (.) indicates decimals;

A comma (,) separates thousands and millions;

“Billion” means a thousand million, and “trillion” means a thousand billion;

A short dash (–) is used between years or months (for example, 1981–83 or January–October) to indicate a total of the years or months inclusive of the beginning and ending years or months;

A stroke (/) is used between years (for example, 1981/82) to indicate a fiscal year or a crop year;

Components of tables may not add to totals shown because of rounding.

Other Resources Citing This Publication