Article

Transferencia de conocimientos técnicos: Asistencia técnica y capacitación

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI proporciona asistencia técnica y capacitación para mejorar el diseño y la aplicación de políticas macroeconómicas y del sector financiero en los países miembros y reforzar la capacidad institucional de sus gobiernos. La formulación y ejecución de políticas económicas acertadas requieren conocimientos técnicos e instituciones gubernamentales eficaces. Muchos países en desarrollo, en particular, necesitan ayuda para mejorar sus conocimientos en materia de gestión económica y asesoramiento con respecto a las políticas, las reformas y los mecanismos institucionales más eficaces y que han dado buenos resultados en otros países. El FMI asigna prioridad a la asistencia que complementa y refuerza sus otras actividades básicas: la supervisión y el otorgamiento de crédito.

El FMI brinda asistencia técnica en las esferas que le competen por medio del envío de misiones de funcionarios, el servicio de especialistas por períodos cortos, asesores residentes, centros regionales de asistencia técnica y capacitación práctica en los países, en Washington o en sus institutos regionales de capacitación (véase el gráfico). Dichas esferas incluyen la formulación y gestión de la política macroeconómica, política monetaria, banca central, sistema financiero, políticas y mercados cambiarios, finanzas públicas y gestión fiscal, y estadísticas macroeconómicas, externas, fiscales y financieras. Todos los países miembros pueden beneficiarse de esta asistencia en forma gratuita, salvo en el caso de los países que pueden reembolsar al FMI. Casi un tercio del total de asistencia técnica que presta el FMI se financia mediante fondos externos.

A mediados de los años noventa, ante el ingreso en el FMI de varios países en transición de economías de planificación central hacia economías de mercado, la asistencia técnica se incrementó rápidamente. En los últimos años, los esfuerzos del FMI para fortalecer la arquitectura financiera mundial a fin de reducir el riesgo de crisis y mejorar la gestión y resolución cuando estas se produzcan han generado nuevas demandas de asistencia técnica de los países que desean adoptar normas y códigos internacionales para la gestión financiera, fiscal y estadística. La mayor parte de la asistencia técnica se basa en las recomendaciones que se desprenden del Programa de Evaluación del Sector Financiero y los Informes sobre la Observancia de los Códigos y Normas. La labor del FMI sobre los centros financieros extraterritoriales y la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo también han requerido asistencia técnica.

Además, en los últimos años, en coordinación con otros proveedores bilaterales y multilaterales de asistencia técnica, el FMI se ha esforzado en brindar oportunamente asesoramiento y asistencia operativa a los países en situación de posconflicto. Al mismo tiempo, se mantiene la demanda de asistencia por parte de los países de bajo ingreso en el ámbito de los análisis de sostenibilidad de la deuda y la gestión de los programas de reducción de la misma, así como en el diseño y la ejecución de los programas para fomentar el crecimiento y reducir la pobreza. El FMI está incrementando cada vez más la asistencia técnica y la capacitación a nivel regional. Con la ayuda de donantes, se han establecido cinco centros regionales de asistencia técnica, dos en África (y un tercero proyectado), uno en el Caribe, otro en Oriente Medio y otro en el Pacífico.

El FMI comparte conocimientos técnicos

Los departamentos del FMI suministran asistencia técnica en diversas áreas de especialización económica.

(Ejercicio 2006)

Citation: 35, 0; 10.5089/9781451954579.023.A010

Nota: Porcentaje del total de recursos, en años-persona efectivos.

Datos: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica, FMI.

Al examinar un informe reciente de la Oficina de Evaluación Independiente sobre el programa de asistencia técnica del FMI, el Directorio Ejecutivo subrayó que dicha asistencia es cada vez más importante para las diversas necesidades de los países miembros, sobre todo en lo que atañe al diseño y a la implementación de políticas, y al fortalecimiento de las capacidades. El Directorio Ejecutivo observó que una rápida capacidad de reacción, un asesoramiento ajustado a las circunstancias de cada país miembro y la producción de análisis de alta calidad son factores esenciales para la eficacia de la asistencia técnica. Siguiendo las recomendaciones del informe, el FMI está procurando optimizar el orden de prelación en la asistencia técnica, lograr la participación activa de las autoridades en las etapas de diseño y seguimiento, y vigilar mejor los resultados.

Capacitación

El FMI le asigna mucha importancia al desarrollo de competencias en los países miembros a través de la capacitación. El Instituto del FMI se encarga de la mayor parte de la capacitación que ofrece la institución. A través de cursos y seminarios, capacita a funcionarios de los países miembros en los ámbitos clave de gestión de la política macroeconómica y formulación de políticas fiscales, financieras y relativas al sector externo. Los funcionarios del Instituto del FMI ofrecen dicha capacitación junto con funcionarios de otros departamentos y, en algunos casos, profesores o expertos externos. Tienen cierta preferencia las solicitudes de funcionarios provenientes de países en desarrollo y en transición.

Reforma de los sistemas de pagos de África

Como parte de una estrategia de reforma del sector financiero, Botswana, Ghana, Namibia, Sierra Leona y Swazilandia están modernizando sus sistemas de pagos y liquidación. Gracias a una donación del gobierno de Japón, el Departamento de Sistemas Monetarios y Financieros del FMI colocó un asesor en sistemas de pagos regionales en Botswana a fin de prestar asistencia a estos países en la modernización. Dicho asesor ha colaborado con las autoridades nacionales en las siguientes tareas:

  • Formular las leyes en que se basarán los nuevos sistemas de pagos.

  • Poner en funcionamiento cámaras de compensación electrónicas, transferencias electrónicas de fondos y sistemas de liquidación bruta en tiempo real (LBTR), junto con otros mecanismos y sistemas de transferencia electrónica de fondos.

  • Crear normas, reglas, reglamentos y procedimientos para la prestación de los diversos servicios de pagos.

Una característica fundamental del proyecto es su convergencia con iniciativas financieras similares de la Comunidad del Desarrollo de África meridional y la Zona Monetaria del África Occidental, dentro del objetivo general de integrar los sistemas de pagos nacionales a fin de crear una fuerte red transfronteriza regional. Se han logrado buenos avances hacia ese objetivo. Por ejemplo, como resultado del proyecto, Botswana y Swazilandia pusieron en práctica nuevos sistemas de LBTR.

Además de la capacitación que se ofrece en la sede, el FMI organiza cursos y seminarios a través de institutos y programas regionales. Actualmente hay cuatro centros regionales de capacitación: El Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina en Brasil, el Instituto Multilateral Africano en Túnez, el Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur y el Instituto Multilateral de Viena. El FMI también ha establecido programas de capacitación en colaboración con China y el Fondo Monetario Árabe.

En el ejercicio 2006, el Instituto del FMI, con la asistencia de otros departamentos, dictó 143 cursos, a los que asistieron casi 4.600 funcionarios. Gran parte de la capacitación se brindó en los institutos regionales. La capacitación en la sede sigue siendo importante; allí se dictan en general cursos más largos, que representan una tercera parte de las semanas-participante. El resto de la capacitación se llevó a cabo en el exterior, fuera de la red de centros regionales del FMI, como parte de la cooperación entre el Instituto del FMI y los programas de capacitación nacional o regional, así como en la forma de enseñanza a distancia.

Other Resources Citing This Publication