Article

Encarrilar la economía: Préstamos y condicionalidad

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI concede asistencia financiera a países miembros con problemas de balanza de pagos para apoyar sus políticas de ajuste y de reforma, incluida la asistencia en condiciones concesionarias a países de bajo ingreso. El financiamiento se destina a respaldar la balanza de pagos en general, y no a fines o proyectos concretos, como el financiamiento proporcionado por los bancos de desarrollo. El Directorio Ejecutivo del FMI tiene que aprobar toda la asistencia financiera que preste la institución.

El volumen del financiamiento del FMI ha variado mucho: a principios del decenio de 2000 brindó un acceso excepcional a sus recursos a grandes economías de mercados emergentes que registraban crisis de la cuenta de capital. Posteriormente, el favorable entorno mundial permitió a grandes prestatarios reembolsar sus obligaciones, lo cual ha reducido el total de crédito de la institución pendiente de reembolso.

En el curso de los años, el FMI ha desarrollado una serie de instrumentos de préstamo o “servicios” para atender necesidades concretas de los países miembros. Los préstamos en condiciones no concesionarias se facilitan a través de cuatro grandes servicios financieros: los Acuerdos de Derecho de Giro (Stand-By), el Servicio Ampliado del FMI, el de Complementación de Reservas y el de Financiamiento Compensatorio (véase la pág. 25). Los países de bajo ingreso, por ejemplo, pueden obtener crédito a una tasa de interés concesionaria a través del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra Pobreza (SCLP) y, en casos que escapan a su control, el Servicio para Shocks Exógenos (SSE). El SSE fue diseñado para países que no están aplicando un programa en el marco del SCLP o que se benefician del Instrumento de Apoyo a la Política Económica (IAPE) (véase la pág. 19). Un IAPE bien encaminado podría facilitar un acceso rápido al financiamiento del SSE en caso de shocks, aunque no en forma automática. Los países miembros que se recuperan de desastres naturales y conflictos armados también pueden solicitar asistencia de emergencia del FMI, quizás a tasas de interés concesionarias si son de bajo ingreso.

Un país que no tenga necesidad urgente de balanza de pagos podría tratar como precautorios los acuerdos con el FMI a fin de poder efectuar giros en caso de necesidad si ha aplicado las políticas exigidas.

En los últimos años, el mayor número de préstamos corresponde al SCLP, pero el mayor volumen de fondos corresponde a los acuerdos Stand-By. En el contexto de la estrategia a mediano plazo del FMI aprobada por el CMFI en las reuniones de abril de 2006 (véase la pág. 7) también se está estudiando un instrumento que ofrezca alto nivel de acceso a financiamiento contingente para economías de mercados emergentes con políticas macroeconómicas sólidas, deuda sostenible, e información transparente, pero aún vulnerables a shocks.

Los servicios financieros en condiciones no concesionarias están sujetos a una tasa de interés de mercado conocida como “tasa de cargos básica”, que se basa en la tasa de interés del derecho especial de giro (DEG) y se revisa semanalmente teniendo en cuenta las variaciones de las tasas de interés a corto plazo en los principales mercados internacionales. A los grandes préstamos se les aplica una prima o “sobretasa”.

El monto que un país miembro puede obtener varía según el tipo de préstamo y se expresa como un múltiplo de su cuota en el FMI. Para casos excepcionales de necesidad de financiamiento de la balanza de pagos, el FMI también puede suministrar préstamos por encima de los límites de acceso. El FMI alienta a los países a reembolsar sus préstamos por anticipado. Las obligaciones tienen un calendario normal de reembolsos, pero los países miembros deben efectuarlos antes cuando ello sea posible.

Divergencias en el crédito del FMI

El crédito proveniente de los préstamos ordinarios del FMI en condiciones no concesionarias ha disminuido …

(Miles de millones de DEG)

Citation: 35, 0; 10.5089/9781451954579.023.A008

… en tanto que han aumentado los préstamos concesionariosa los países de bajo ingreso en los últimos años.

Citation: 35, 0; 10.5089/9781451954579.023.A008

Nota: Los datos corresponden al cierre del ejercicio (30 de abril). La disminución del ejercicio de 2006 corresponde a la entrega del alivio de la deuda multilateral del 6 de enero y del 28 de abril.

1Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza.

Datos: Departamento Financiero del FMI.

Condicionalidad de los préstamos del FMI

Cuando un país recibe un préstamo del FMI, se compromete a mejorar sus políticas económicas y financieras, requisito que se denomina condicionalidad. Este compromiso asegura al FMI que el préstamo se utilizará para superar las dificultades económicas del país prestatario y que este podrá reembolsarlo puntualmente para que otros países puedan disponer de estos fondos cuando los necesiten.

En los últimos años, el FMI ha racionalizado las condiciones que conllevan sus préstamos. En septiembre de 2002, el Directorio Ejecutivo adoptó nuevas directrices al respecto, y subrayó que la condicionalidad debe centrarse en objetivos macroeconómicos e instrumentos de política clave y fomentar una mayor identificación de los países con los programas. En un examen reciente se observa que, en efecto, la condicionalidad se está centrando en objetivos más concretos y que cada vez menos programas se suspenden de forma prematura.

Las políticas que han de adoptar los usuarios no solo deben resolver el problema inmediato de balanza de pagos, sino también sentar las bases para un crecimiento económico sostenible y una estabilidad económica más amplia; por ejemplo, medidas para contener la inflación, reducir la deuda pública, o fortalecer el sistema financiero. Puede tratarse también de medidas para corregir deficiencias estructurales que impiden un crecimiento sano, como la liberalización de los precios y del comercio o las mejoras de la gestión de gobierno.

Estas medidas, que en conjunto constituyen el “programa de políticas” del país, se describen en la carta de intención o el memorando de política económica y financiera que acompaña a la solicitud de financiamiento. Los objetivos concretos del programa y las políticas adoptadas dependen de las circunstancias del país, pero en todos los casos el objetivo fundamental es restablecer o mantener la viabilidad de la balanza de pagos y la estabilidad macroeconómica, y sentar las bases para un crecimiento sostenido de alta calidad.

¿Cómo se evalúa el cumplimiento?

La mayoría de los préstamos del FMI se otorga mediante desembolsos escalonados, lo que permite verificar que el país cumple sus compromisos antes de efectuar los sucesivos desembolsos. El seguimiento se realiza a través de diversos mecanismos:

• Las acciones previas son medidas que el país acuerda adoptar antes de que el Directorio Ejecutivo apruebe el préstamo o concluya la revisión del programa (véase más adelante). Estas medidas garantizan que el programa tendrá los fundamentos necesarios para el éxito, o que se regresará al buen camino tras una desviación con respecto a las políticas acordadas. Algunas de estas acciones son el ajuste del tipo de cambio a un nivel sostenible, la eliminación de los controles de precios o la sanción de un presupuesto público compatible con el marco fiscal del programa.

• Los criterios de ejecución son condiciones específicas que deben cumplirse para que el crédito acordado se desembolse. Existen dos tipos de criterios. Los criterios cuantitativos se refieren normalmente a variables macroeconómicas como las reservas internacionales, los agregados monetarios y crediticios, los saldos fiscales y la deuda externa. Por ejemplo, se podría fijar un monto mínimo de reservas internacionales netas, un nivel máximo de activos internos netos del banco central o un tope al endeudamiento público. Los criterios estructurales se refieren a las medidas estructurales que son esenciales para el éxito del programa económico. Si bien son muy variadas, pueden incluir, por ejemplo, medidas específicas para mejorar las operaciones del sector financiero, reformar la seguridad social o reestructurar sectores clave como el energético.

• Los criterios cuantitativos pueden complementarse con metas indicativas. Estas suelen fijarse para los últimos meses de un programa y, con ciertas adaptaciones, se convierten en criterios de ejecución a medida que se afianzan las tendencias económicas.

• Los parámetros estructurales se emplean en el caso de medidas que no pueden supervisarse individualmente lo suficiente para ser utilizadas como criterios de ejecución, o para pequeños pasos en un proceso crucial de reforma que por sí solos no justificarían una suspensión del financiamiento del FMI.

• La revisión de los programas es otro mecanismo importante de seguimiento que permite al Directorio Ejecutivo realizar una evaluación general de los avances del programa. En estas revisiones se analizan las políticas y se introducen en el programa los cambios que exijan las circunstancias. En algunos casos, un país puede solicitar una dispensa para no cumplir criterios de ejecución, por ejemplo, si ya se han adoptado medidas para corregir la desviación.

Other Resources Citing This Publication