Article

El fomento de economías sólidas: Supervisión económica y prevención de crisis

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La principal función del FMI es promover la cooperación monetaria internacional y la estabilidad macroeconómica y financiera en los países miembros y a escala mundial, como base para un crecimiento económico sostenido, que resulta esencial para elevar el nivel de vida y reducir la pobreza. Además de evitar crisis económicas y financieras que pueden generar desempleo, reducir súbitamente los ingresos y provocar gran sufrimiento humano, esta labor también entraña impedir las grandes oscilaciones de la actividad económica, las altas tasas de inflación y la excesiva volatilidad en los mercados cambiarios y financieros. Estos tipos de inestabilidad pueden aumentar la incertidumbre y desalentar la inversión, obstaculizar el crecimiento económico y deteriorar el nivel de vida.

Una economía de mercado dinámica conlleva necesariamente cierto grado de inestabilidad, además de cambios estructurales graduales. El desafío para las autoridades es reducir al mínimo la inestabilidad sin afectar la capacidad del sistema económico para elevar el nivel de vida a través de los aumentos de productividad, eficiencia y empleo.

La experiencia demuestra que los países con las tasas más altas de crecimiento y empleo y la menor inestabilidad económica son aquellos que aplican sólidas políticas macroeconómicas (fiscales, monetarias y cambiarias); permiten el funcionamiento de los mercados, con las políticas estructurales, reglamentarias y de protección social apropiadas; crean instituciones económicas y reglamentarias sólidas; estimulan el desarrollo de sistemas financieros sólidos; compilan, cotejan y divulgan datos de alta calidad, y fomentan una buena gestión de gobierno.

El FMI promueve la estabilidad del sistema financiero internacional a través de sus tres funciones principales:

Supervisión. Al FMI le corresponde la función de vigilar el sistema monetario internacional y que cada país miembro cumpla sus obligaciones de aplicar políticas para un crecimiento ordenado y estabilidad de los precios, ayudar a promover regímenes cambiarios estables y evitar la manipulación de los tipos de cambio, y suministrar información al FMI sobre su economía. El FMI dictamina si las políticas que aplican los países miembros son apropiadas desde el punto de vista nacional e internacional y alerta a estos países acerca de los peligros inminentes, lo que permite adoptar las medidas correctivas oportunas.

Concesión de préstamos. El FMI presta recursos a países con dificultades de balanza de pagos. Los principales objetivos que se persiguen con los préstamos a los países de bajo ingreso son fomentar el crecimiento económico y reducir la pobreza.

Asistencia técnica y capacitación. El FMI ayuda a las autoridades de los países miembros a desarrollar instituciones e instrumentos de política económica sólidos.

La supervisión en la práctica

Dado que prácticamente todos los países del mundo son miembros del FMI, este se ha convertido en un foro internacional donde los países pueden analizar la evolución de sus respectivas economías y de la economía mundial. En las últimas décadas, el principal desafío para la estabilidad económica y financiera se originó en la mayor expansión y complejidad de los mercados internacionales de capital. Por muchas razones, la globalización financiera es un hecho positivo, en la medida en que brinda oportunidades para encauzar los flujos de capital privado a fin de financiar la inversión y el crecimiento en países que pueden utilizarlos de forma más productiva. En principio, la integración de los mercados de capital permite a los países ajustarse a los shocks externos sin tener que recurrir a fondos oficiales.

No obstante, los flujos de capital también pueden ser fuente de volatilidad, sobre todo en mercados emergentes. Las salidas súbitas de capital crean una nueva clase de crisis, más difícil de enfrentar que los desequilibrios en cuenta corriente que el FMI atendía tradicionalmente mediante préstamos. Para frenar esas salidas se debe restablecer la confianza de los inversionistas, lo que incluye, en algunos casos, la asistencia financiera de instituciones internacionales.

La globalización financiera también ha incrementado el riesgo de contagio al crear nuevos cauces—además de los vínculos comerciales tradicionales—por medio de los cuales los problemas de un país pueden afectar a otros e incluso propagarse al sistema económico internacional.

Las tendencias actuales llevan a pensar que la globalización económica y financiera se seguirá expandiendo y la participación de los mercados emergentes en la economía mundial será cada vez mayor. Dentro de este grupo, los gigantes del futuro—India y China—tienen una importancia sistémica especial, y el envejecimiento de la población en los países industriales, que modificará los saldos de ahorro e inversión a escala internacional, también podría incitar al aumento de los flujos de capital transfronterizos.

Para vigilar de cerca esta evolución, el FMI ha seguido reforzando su análisis y asesoramiento, con una supervisión más estricta, un examen más profundo de los temas cambiarios y un mejor estudio del sector financiero, la sostenibilidad de la deuda y las repercusiones regionales y mundiales. Asimismo ha tomado una serie de medidas para reforzar sus actividades financieras monetarias y del mercado de capital (véase el recuadro de la pág. 18), fusionándolas en un nuevo departamento que las reunirá en un centro de excelencia. Una piedra angular de la estrategia del Director Gerente a mediano plazo es el sector financiero y su mayor integración con el análisis macroeconómico del FMI (véase la pág. 7).

Tipos de supervisión

Nacional. El FMI celebra consultas, normalmente una vez al año, con cada país miembro para analizar sus políticas económicas. Las consultas, que se conocen como “consultas del Artículo IV” porque se realizan en cumplimiento de lo dispuesto en ese artículo del Convenio Constitutivo del FMI, se centran en los tipos de cambio y las políticas fiscales y monetarias del país; su balanza de pagos y deuda externa; la influencia de sus políticas en las cuentas externas del país y sus repercusiones internacionales y regionales, y el examen de posibles vulnerabilidades.

En vista de la mayor integración de los mercados financieros mundiales, la supervisión del FMI se centra cada vez más en la cuenta de capital y en el sector financiero y bancario. La independencia del banco central, la regulación del sector financiero, el gobierno de las sociedades y la transparencia y la rendición de cuentas en materia de políticas son también objetivos cada vez más importantes de la supervisión tras las crisis financieras en los países de mercados emergentes y en el contexto de la transición de una economía planificada a una economía de mercado.

Regional. Como complemento de las consultas con los países, el FMI también examina las políticas que se adoptan en acuerdos regionales, como las de la Unión Económica y Monetaria de África Central, la Unión Económica y Monetaria de África Occidental, la Unión Monetaria del Caribe Oriental y la zona del euro. Además, está prestando más atención a temas de interés común para los países de ciertas regiones (por ejemplo: África subsahariana, Centroamérica, Oriente Medio o los países insulares del Pacífico). El debate de los informes técnicos sobre estos temas permite considerar no solo las políticas adoptadas a nivel regional, sino también comparar la evolución y las políticas de las distintas regiones y analizar la transmisión regional de shocks. En los últimos años, el FMI también ha empezado a publicar los principales resultados de esta supervisión en informes titulados Perspectivas de la economía regional.

Mundial. Además de la supervisión por países y regiones, el FMI hace un seguimiento de las condiciones económicas mundiales, las políticas económicas de los países en su contexto mundial, y la evolución de los mercados internacionales de capital. También evalúa los efectos mundiales de los principales sucesos económicos y financieros, entre ellos la evolución del mercado petrolero y el comercio. Las principales conclusiones de la supervisión mundial se publican dos veces al año en Perspectivas de la economía mundial y Global Financial Stability Report (informe sobre la estabilidad financiera mundial), que sirven como documentación para los debates del CMFI.

En la edición de abril de 2006 de Perspectivas de la economía mundial se celebró la continua expansión de la economía mundial y se señaló que superaba las expectativas y se había generalizado. Por su parte, la edición de abril de 2006 de Global Financial Stability Report alude a la creciente resistencia del sistema financiero mundial, pero también indica que continúan los riesgos por el aumento de los desequilibrios mundiales y el endeudamiento, sobre todo de los hogares.

Además de estas revisiones semestrales, el Directorio Ejecutivo sostiene frecuentes debates informales sobre la evolución de la economía y los mercados mundiales. La gerencia y los altos funcionarios del FMI participan en los debates sobre las políticas y perspectivas económicas que sostienen los ministros de Hacienda, gobernadores de bancos centrales, sus delegados y otros funcionarios oficiales en diversos grupos y foros, como el Grupo de los Ocho (G-8) países industriales, el Grupo de los 24 (G-24) países en desarrollo y el Foro de Estabilidad Financiera.

Actuar cuanto antes

A veces, para evitar una crisis no basta con emitir una señal de alerta anticipada; también es necesario actuar sin demora de forma preventiva. Además, con la intensificación de la integración económica y financiera y los riesgos de contagio, la supervisión debe centrarse no solo en los países vulnerables a crisis, sino también en el conjunto del sistema. Como de voz imparcial de la comunidad internacional, el FMI está llamado a desempeñar una función muy importante en este sentido, haciendo hincapié en los principales retos económicos que tiene que enfrentar el mundo. Reconociendo esta singular función, en las Reuniones de Primavera de 2006 el CMFI hizo un llamamiento al FMI para que adoptara nuevas medidas, entre ellas consultas multilaterales, a fin de estimular la corrección de los desequilibrios mundiales. El Director Gerente dijo que ello significaba que el FMI ofrecería un marco en el que los gobiernos podrían realizar consultas sobre las consecuencias de sus acciones así como de su inacción.

Fomento de la solidez del sistema financiero

Los cauces principales que utiliza el FMI para fomentar la solidez de los sistemas financieros de sus miembros son: la continua supervisión multilateral y bilateral, el diseño de sus programas de préstamo y el suministro de asistencia técnica. En un manual publicado por el FMI y el Banco Mundial en septiembre de 2005, se ofrece información sobre temas clave y prácticas recomendables para evaluar el sector financiero y formular las medidas de política.

El FMI ha estado trabajando en la mejora de la supervisión, ampliando su cobertura de temas del sector financiero para conocer mejor las fortalezas y debilidades del mismo y por ende reducir la frecuencia e intensidad de los problemas potenciales.

Los programas respaldados por el FMI suelen incluir medidas de refuerzo del sistema financiero del país miembro. Además de prestar asistencia financiera, el FMI ayuda a sus miembros a reconocer y diagnosticar los problemas del sistema financiero, y elabora estrategias para la reforma sistémica y la reestructuración de la banca, velando por que sean compatibles con las medidas macroeconómicas y estructurales indicadas y se apoyen en ellas.

La asistencia técnica que presta el FMI ayuda a los países miembros a instrumentar determinadas medidas que fortalecerán su infraestructura financiera. Puede incluir capacitación y asesoramiento para la mejora de la gestión monetaria y fiscal; desarrollo de los mercados cambiarios y de capital; diseño de sistemas de pagos y mecanismos de garantía de depósitos; desarrollo del marco jurídico para la banca, así como reglas de prudencia y capacidades de supervisión, y estrategias para la reestructuración sistémica de la banca.

A raíz de las crisis de los años noventa, el FMI tomó importantes medidas para centrar más específicamente la supervisión en la prevención de las crisis, entre ellas reforzar la supervisión regional y mundial y recomendar a sus miembros que incluyan en sus políticas más “amortiguadores”, tales como políticas fiscales restrictivas en los tiempos de bonanza que permitan mantener un déficit mayor en tiempos difíciles, niveles de reservas adecuados, sistemas financieros eficientes y diversificados, flexibilidad cambiaria y redes de protección social más eficaces. También ha puesto en marcha varias iniciativas para reducir la vulnerabilidad de los países frente a las crisis:

• En 1999, en parte como respuesta a la crisis de Asia, el FMI y el Banco Mundial establecieron el Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF) que permite analizar por completo el sector financiero de cada país. El PESF ayuda a los países a identificar los puntos fuertes, los riesgos y los factores de vulnerabilidad de su sistema financiero y a formular medidas de política apropiadas. El FMI también evalúa los centros financieros offshore, que representan una cuantiosa proporción de los flujos financieros mundiales y por ende podrían ser importantes para la estabilidad financiera mundial. Además, participa en las iniciativas internacionales para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

• El FMI ha establecido y promueve activamente códigos y normas sobre la adopción de prácticas óptimas para la formulación de la política económica. En el ámbito de las normas de información, ha diseñado iniciativas para mejorar el suministro público de estadísticas confiables, oportunas y completas de los países miembros, lo cual ayuda a la toma de decisiones de inversión basadas en una buena información y reduce la posibilidad de que se produzcan shocks capaces de precipitar crisis.

• El FMI ha mejorado su marco analítico para conocer las vulnerabilidades de los países a las crisis, entre ellas las vulnerabilidades del balance; la sostenibilidad de la deuda y la gestión de liquidez, y el seguimiento de los indicadores de solidez financiera. Estos análisis buscan mejorar el asesoramiento del FMI sobre la forma de hacer que las economías sean más resistentes a los shocks a fin de ayudar a los países a determinar si pueden atender el servicio de su deuda externa y pública sin tener que realizar ajustes del ingreso y del gasto de más envergadura de lo que sería realista.

• El FMI ha intensificado sus esfuerzos para promover el buen gobierno, esencial para un desempeño económico sólido. Se pone un acento especial en la mejora de la eficiencia y la rendición de cuentas del sector público y de los sistemas financieros.

• El FMI está prestando más atención a la vulnerabilidad generada por el comercio, un factor muy importante para los países más pobres que llevan a cabo programas respaldados por la institución. Para ayudar a los países en desarrollo a superar los efectos a corto plazo de la liberalización multilateral comercial sobre su balanza de pagos, el nuevo Mecanismo de Integración Comercial ofrece más seguridad de acceso a países que reúnen los requisitos establecidos para obtener recursos en el marco de las facilidades actuales del FMI.

• Para ayudar a los países de bajo ingreso que no quieren, o no necesitan, asistencia financiera del FMI, se creó, en octubre de 2005, el Instrumento de Apoyo a la Política Económica (IAPE). El IAPE ayuda a los países a diseñar programas económicos efectivos y les permite demostrar su compromiso con políticas sólidas, ya sea para fines internos o para enviar señales a los acreedores y donantes internacionales.

• También se está estudiando—para atender los nuevos desafíos y necesidades de los países de mercados emergentes—un instrumento que ofrezca un alto nivel de acceso a financiamiento contingente para países con políticas macroeconómicas sólidas, deuda sostenible, e información transparente, que siguen siendo vulnerables a shocks.

La transparencia en el FMI

El FMI también ha prestado atención a la mejora de su propia rendición de cuentas al crear, en 2001, una Oficina de Evaluación Independiente (véase la página 32) y al aumentar, en el último decenio, la transparencia de sus operaciones y toma de decisiones. El FMI se ha convertido en una institución más abierta y responsable, y en una importante fuente de información para el público en general y los participantes en los mercados de capital, preservando al mismo tiempo su función de asesor confidencial de sus países miembros.

El FMI publica la mayor parte de los documentos preparados para el Directorio Ejecutivo, incluye información financiera y operativa en el sitio de la institución en Internet, y divulga más información sobre la supervisión de las políticas de los países miembros y los programas que respalda. Si bien la publicación de documentos relativos a los países miembros requiere el consentimiento del país en cuestión, en la mayoría de los casos hay presunción de publicación, y la gran mayoría de los informes del personal se publican.

Other Resources Citing This Publication