Article

Ayuda a Islandia para superar la crisis

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
December 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La crisis financiera que tiene cercado al mundo cuenta entre sus primeras víctimas con Islandia y sus 300.000 habitantes.

El país respondió con un plan exhaustivo y solicitó asistencia del FMI, que el 24 de octubre anunció un programa por un total de US$2.100 millones estructurado a través del mecanismo de financiamiento para emergencias.

El 19 de noviembre, el Directorio Ejecutivo aprobó un préstamo stand-by de dos años, desembolsando de inmediato US$827 millones y escalonando el resto en ocho cuotas iguales sujetas a revisiones trimestrales. Según el programa económico oficial, este préstamo cubrirá alrededor del 42% de la brecha de financiamiento de 2008–10; de la diferencia se ocuparán acreedores bilaterales oficiales.

Poul Thomsen, jefe de la misión a Islandia y Subdirector del Departamento de Europa del FMI, habló de la crisis y de los planes para enfrentar sus repercusiones.

Boletín del FMI: ¿Qué ocurrió en Islandia?

Thomsen: Islandia permitió que el sistema bancario creciera a tal punto que terminó superando considerablemente la capacidad de las autoridades para actuar como prestamista de última instancia en caso de problemas. Hace apenas unos años, el sistema bancario era de tamaño normal; pero, cuando finalizó la privatización en 2003, el valor de sus activos pasó de poco más de 100% del PIB a casi 1.000% del PIB.

Cuando en estos últimos meses empeoraron los problemas de confianza, Islandia fue una de las primeras víctimas porque el mercado se dio cuenta de que el sistema bancario era demasiado grande en relación con el tamaño de la economía. Cuando los inversionistas se batieron en retirada, la moneda se vio rápidamente en dificultades. En el plazo de una semana se desmoronaron tres bancos, la corona islandesa perdió más del 70% de su valor, y la bolsa, más del 80%. Para una economía pequeña que depende totalmente de las importaciones, la crisis fue gigantesca.

Boletín del FMI: ¿Cuál es la meta del programa respaldado por el FMI?

Thomsen: A corto plazo, nada más que estabilizar la corona. La economía nacional sigue sumamente apalancada. La deuda está denominada mayormente en moneda extranjera o indexada a la inflación, así que la depreciación de la moneda encarece mucho el servicio de la deuda. Si no frenamos la caída de la corona, probablemente haya una ola de morosidad en el sector de las empresas y los hogares, lo cual resentiría aún más la economía.

Por eso, el programa respaldado por el FMI propone utilizar la política monetaria y cambiaria para restablecer la confianza en la corona en dos o tres meses. A corto plazo, esto significa tasas de interés más altas. Islandia también impondrá restricciones a la circulación de capitales. Le recomendamos al gobierno que no las levante hasta que el mercado cambiario no se estabilice.

Boletín del FMI: ¿No es extraño que el FMI esté de acuerdo con controles de capital?

Thomsen: En la práctica hay controles de capital desde el colapso de los tres bancos en octubre, ya que están permitidos únicamente los pagos de importaciones prioritarias y otras transacciones en cuenta corriente. Una de las prioridades del programa del FMI es eliminar todas las restricciones de la cuenta corriente y de capital para que Islandia pueda recuperar la moneda libremente convertible que supo tener durante tantos años. De hecho, como un primer paso importante hacia la normalización, ya se han levantado todas las restricciones a la cuenta corriente.

Pero, para impedir que una fuerte salida de capitales empuje aún más abajo la corona, se mantendrán las restricciones de la cuenta de capital en el futuro próximo. Esto es lo que llevó a las autoridades a formalizar legalmente este régimen de facto en la última semana de noviembre, para que sea más eficaz y transparente y funcione en base a reglas. Pero quiero reiterar que la meta es eliminar todos los controles de capital durante la vigencia del programa, a medida que vuelva la confianza.

Boletín del FMI: ¿Está el FMI solicitando recortes del gasto?

Thomsen: No le estamos diciendo a Islandia que se apriete el cinturón en medio de una recesión. Durante el primer año del programa entrarán en acción los estabilizadores fiscales automáticos. Esto significa que el déficit fiscal primario subirá de alrededor de ½% del PIB en 2008 a un 8½% del PIB en 2009. El FMI no se opone; nos parece mal iniciar una consolidación fiscal cuando hay por delante una recesión grave.

Ahora bien, Islandia tendrá que sanear sus finanzas una vez que la recesión haya tocado fondo. Por culpa de la crisis bancaria, de la noche a la mañana pasó de ser uno de los países menos endeudados de Europa a contarse entre las economías avanzadas más endeudadas de la región. Solucionar los problemas del sector bancario probablemente le cueste al sector público alrededor del 80% del PIB. La manera de lograr esa consolidación —ya sea recortando el gasto o incrementando el ingreso, o por ambas vías— es algo que deberán decidir las autoridades islandesas.

Boletín del FMI: ¿Qué papel tendrá el FMI en la reestructuración de los bancos?

Thomsen: No olvidemos que Islandia se comprometió a reconocer sus obligaciones respecto de los depósitos garantizados, y también a realizar una reestructuración bancaria justa y equitativa. La estrategia del gobierno es dividir a los bancos en “nuevos” y “viejos”; los nuevos se ocuparán de las necesidades bancarias internas, y a los viejos les tocará la difícil tarea de saldar la mayor parte de las obligaciones externas.

El FMI colaborará con la reestructuración bancaria dentro de este marco general. Parte de la estrategia consiste en valorar los activos de los bancos nuevos y viejos de acuerdo con prácticas óptimas internacionales; asegurar que los bancos nuevos compensen a los viejos por toda discrepancia del valor razonable de los activos y pasivos que asuman; recapitalizar los bancos nuevos con miras a privatizarlos, y lograr el máximo de recuperación de activos en los bancos viejos. Asimismo, también se reformarán la supervisión y regulación bancarias para que nunca ocurra otra crisis de esta magnitud.

Boletín del FMI: ¿Qué encierra el futuro para Islandia?

Thomsen: No cabe duda de que los dos o tres próximos años serán duros. La profundidad de este shock no tiene precedentes. Podría resultar la reestructuración bancaria más costosa que haya visto jamás el mundo, en relación con el tamaño de la economía. Aun si logramos estabilizar la corona, el PIB podría caer un 10% el año que viene, e incluso podría haber otra disminución pequeña en el año 2010.

Lo alentador es que la economía islandesa es muy flexible. Como depende de la pesca y del aluminio, Islandia sufrió perturbaciones bastantes fuertes en el pasado, pero siempre logró ajustarse muy bien. Por eso, me imagino que después de esta desaceleración relativamente marcada la economía podría recuperarse bastante rápido.

Las posibilidades de éxito son muy buenas gracias a que la economía es tan flexible. Mi expectativa es que hacia el final de los dos años del programa la economía islandesa estará creciendo nuevamente.

—Poul Thomsen

Boletín del FMI: ¿Cómo sabremos si el programa ha dado resultado?

Thomsen: En dos o tres meses el gobierno tendría que haber estabilizado la corona y normalizado las operaciones cambiarias, de modo que todas las empresas que importan y exportan tengan acceso al mercado de divisas.

Una vez estabilizada la moneda, el gobierno podrá recortar poco a poco las tasas de interés en 2009, levantar paulatinamente los controles de capital y comenzar a enfrentar los problemas fiscales.

Las posibilidades de éxito son muy buenas gracias a que la economía es tan flexible. Mi expectativa es que hacia el final de los dos años del programa la economía islandesa estará creciendo nuevamente.

Boletín del FMI: ¿Qué habría pasado si el FMI no hubiera suministrado financiamiento?

Thomsen: Estoy seguro de que el valor de la corona habría vuelto a sufrir pérdidas considerables. Eso habría generado una presión significativa para los hogares con hipotecas en moneda extranjera, una ola de morosidad en empresas con préstamos en moneda extranjera, un aumento mucho más grande del desempleo y una caída del PIB mucho peor que el 10% previsto actualmente.

Síntesis del programa concertado con Islandia

Las perspectivas a largo plazo de Islandia resultan alentadoras, ya que los fundamentos económicos son muy sólidos, la fuerza laboral está muy preparada, el clima de inversión es propicio y los recursos naturales abundan. El programa suscrito con el FMI gira en torno a los retos más apremiantes:

  • Evitar otra fuerte depreciación de la corona, manteniendo una política monetaria debidamente restrictiva y una política cambiaria flexible. A corto plazo se mantendrán las restricciones a las salidas de capital.

  • Elaborar una estrategia exhaustiva y cooperativa para la reestructuración bancaria, que incluya: i) establecer una estructura eficiente que facilite el proceso, ii) proceder de inmediato a la valoración de los activos, iii) recuperar al máximo los activos de los bancos viejos, iv) brindar un trato justo y equitativo a los depositantes y acreedores de las instituciones intervenidas y v) afianzar las prácticas de supervisión y el marco de insolvencia.

  • Lograr la sostenibilidad fiscal a mediano plazo. Aunque los estabilizadores fiscales automáticos funcionarán a pleno en 2009, el programa contempla un plan firme de consolidación fiscal a mediano plazo a partir de 2010. El plan es necesario para lidiar con el sustancial aumento de la deuda del sector público que probablemente haya que asumir como costo presupuestario de la recapitalización bancaria y ejecución de la garantía de los depósitos en sucursales extranjeras de bancos islandeses.

Para más detalles, diríjase a www.imf.org/external/np/sec/pr/2008/pr08296.htm.

Camilla Andersen

Departamento de Relaciones Externas del FMI

Jeremy Clift

Redactor Jefe

Maureen Burke

Redactora a cargo de la Producción

Camilla Andersen

Archana Kumar

James Rowe

Simon Willson

Redactores

Natalie Ramírez-Djumena

Lijun Li

Kelley McCollum

Niccole Braynen-Kimani

Ayudantes de Redacción

Luisa Menjivar

Directora de Artes Gráficas

Andy Sylvester

Diseñador Gráfico

Michael Spilotro

Fotógrafo

Edición en español

Departamento de Tecnología y Servicios Generales

Marcelo Mareque

Traducción

Patricia Fernández-Ostolaza

Corrección de pruebas

Fernando Solé

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 12 números en español, francés e inglés. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas se publican para orientar a los lectores; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras.

El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones, que no pueden reproducirse en forma alguna.

La correspondencia debe dirigirse a la siguiente dirección:

Current Communications Division

Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU.

Tel.: (202) 623-8585

Correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

Esta es la última edición impresa del Boletín del FMI, que en el futuro se publicará (en inglés) exclusivamente en línea. En el sitio web del FMI en español podrá seguir leyendo noticias y artículos de interés sobre el FMI.

Visite la nueva librería del FMI en Internet: www.imfbookstore.org

Other Resources Citing This Publication