Article

Análisis nacionales del FMI: Dos shocks mundiales debilitan las perspectivas del Reino Unido

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
September 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La economía del Reino Unido ha crecido a un ritmo notable por más de 10 años. Gracias a sólidas políticas económicas, años de reformas estructurales y, en cierta medida, un entorno externo favorable, la economía ha experimentado un largo período de crecimiento estable y baja inflación.

Pero antes de los recientes shocks mundiales ya habían tensiones macroeconómicas. La demanda interna avanzó más rápidamente que el crecimiento, el ahorro de los hogares disminuyó y el gasto de inversión repuntó.

Las expectativas de inflación aumentaron y el mercado de la vivienda se recalentó. El margen de maniobra fiscal del gobierno se redujo dados los ingentes déficits fiscales, pese a que la economía operaba casi a todo su potencial.

Debido a estos crecientes desequilibrios, el déficit en cuenta corriente alcanzó niveles sin precedentes y los pasivos externos netos han aumentado (gráfico 1).

Gráfico 1Desequilibrios crecientes

La balanza de pagos en cuenta corriente y el saldo fiscal se estaban debilitando antes de los recientes shocks mundiales.

(Porcentaje del PIB)

Citation: 37, 9; 10.5089/9781451943795.023.A009

Fuente: FMI.

1Porcentaje del PIB potencial.

2Corresponde al ejercicio fiscal, a partir de abril del año indicado hasta marzo del año siguiente.

Dos shocks mundiales

La turbulencia financiera y los altos precios de las materias primas han agravado las tensiones económicas y han creado un entorno difícil. El shock financiero mundial contrajo la liquidez a tal punto que el país sufrió el pimer pánico bancario en más de un siglo, con castigos contables y pérdidas de los bancos de aproximadamente US$50.000 millones hasta la fecha, y con un impacto visible sobre todo en el sector de las hipotecas, pero también en el aumento de los diferenciales bancarios.

Gráfico 2Bajo presión

Podría producirse un incumplimiento inminente del límite de la deuda pública, y el repunte de las expectativas de inflación es preocupante.

Citation: 37, 9; 10.5089/9781451943795.023.A009

Fuente: FMI.

1Corresponde al ejercicio fiscal, a partir de abril del año indicado hasta marzo del año siguiente.

2Inflación implícita a futuro (10 años), derivada de letras de Tesorería (gilts).

Las perspectivas han empeorado debido a la escalada de los precios mundiales de las materias primas, que incide especialmente en los precios al consumidor. Aunque la inflación básica se ha mantenido moderada, los precios de los alimentos y la energía han elevado el nivel general de inflación a casi el 4%, lo que ha reducido la rentabilidad de las empresas y los ingresos reales de los hogares. El shock de los términos de intercambio también perjudica al producto.

La preocupación de los mercados ante las perspectivas económicas se vio reflejada en la venta de libras esterlinas. Así, la libra se ha depreciado más del 10% en términos efectivos reales desde mediados de 2007, al haber aumentado las primas de riesgo.

Respuestas de política económica

El gobierno ya ha adoptado varias medidas.

Suministro de liquidez. Además de expandir sus operaciones de mercado monetario, ampliando los vencimientos y las garantías, el Banco de Inglaterra estableció en abril de 2008 un mecanismo especial de liquidez para que los bancos puedan intercambiar los valores con respaldo hipotecario por letras del Tesoro de hasta tres años.

El alivio de liquidez ha alentado a su vez a los bancos a recaudar capital. Pese a algunas dificultades, el capital agregado obtenido por los principales bancos ha superado ligeramente el total de las pérdidas y los castigos contables.

Reforma de las reglas del sector financiero. Está en curso una importante reforma del marco de estabilidad financiera. A raíz del desplome de Northern Rock, el gobierno quiere adoptar reglas para garantizar la resolución rápida y ordenada de los bancos con dificultades, aumentar la cobertura y acelerar el pago de las garantías, además de reforzar la capacidad de supervisión de la Autoridad de Servicios Financieros y conferir al Banco de Inglaterra la responsabilidad de proteger la estabilidad financiera.

Dadas las condiciones crediticias más restrictivas, la rápida caída de los precios de la vivienda, la atonía de los mercados de renta variable y dado también el débil crecimiento de los ingresos reales, la demanda interna privada podría desacelerarse fuertemente.

Política macroeconómica menos restrictiva. Las tasas de interés se han reducido un total de 75 puntos básicos desde diciembre de 2007, y el presupuesto de 2008 deja que los estabilizadores automáticos operen plenamente.

Si bien la flexibilidad de la economía y la pronta aplicación de medidas proporcionarán cierto margen para afrontar los shocks actuales, cabe prever una fuerte desaceleración de la actividad económica. Ante las condiciones crediticias más restrictivas, el desplome de los precios de la vivienda, la atonía de los mercados de renta variable y el débil crecimiento de los ingresos reales, la demanda interna privada podría desacelerarse bruscamente.

Aunque la reciente depreciación de la libra esterlina ha reforzado la competitividad, las exportaciones sentirán el debilitamiento de la demanda mundial. En general, el FMI prevé que el crecimiento se reduzca al 1,4% en 2008 y al 1,1% en 2009.

Las perspectivas de la inflación también son sombrías. Conforme los efectos del aumento de precios de las materias primas y la depreciación de la libra incidan en la economía, se prevé que el nivel general de inflación alcanzará un nivel sin precedentes de alrededor del 5% hacia finales de 2008. No obstante, es probable que la disciplina salarial y la mayor capacidad no utilizada en la economía reorienten la inflación hacia la meta del 2% en 2010.

Desafíos de cara al futuro

Las difíciles circunstancias económicas son un desafío para el aclamado marco monetario y fiscal del Reino Unido. El incumplimiento prolongado del límite de la deuda pública neta del 40% del PIB parece inminente, y la inflación ya se sitúa muy por encima de la meta y probablemente se mantendrá en su nivel actual por un largo período (gráfico 2).

En estas circunstancias, toda medida para flexibilizar las metas presupuestarias o de inflación comprometerían los marcos y las políticas, con perjuicios para la estabilidad y el crecimiento.

Con respecto a la política monetaria, la ampliación del mandato del Comité de Política Monetaria o un aumento de la meta de inflación no solucionarían las pérdidas en los términos de intercambio ni reducirían sus costos. Las autoridades deberán centrarse en evitar una espiral de precios-salarios y mantener la moderación salarial.

Un relajamiento del marco fiscal actual minaría la credibilidad de cualquier nuevo marco, y una postura acomodaticia ante una situación fiscal más débil incidiría en la política monetaria y agravaría los desequilibrios externos.

Si se rebasa el límite de la deuda, deberá salvaguardarse la credibilidad de la política fiscal con planes concretos para reducir oportunamente el nivel de deuda. Es poco probable que el ajuste fiscal total programado del 1½% del PIB en 2009–12 garantice una reducción de la deuda, y deberán adoptarse medidas en los próximos años. Además, un mayor ajuste fiscal ayudaría a equilibrar mejor las políticas económicas y a reducir los desequilibrios externos.

M. K. Tang FMI,

Departamento de Europa

Other Resources Citing This Publication