Article

Entrevista A Antoinette Sayeh: África se esfuerza por proteger el terreno ganado

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
September 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Debido a la carestía de los alimentos y los combustibles podrían deshacerse los avances logrados por algunos países africanos en los últimos años, dice Antoinette Sayeh.

Pero con políticas adecuadas, los gobiernos podrían limitar el impacto de los precios en las poblaciones pobres y abordar simultáneamente problemas estructurales a largo plazo, añade Sayeh, que acaba de asumir la dirección del Departamento de África del FMI tras desempeñarse como Ministra de Hacienda de Liberia. El FMI puede aportar asesoramiento, asistencia técnica y crédito en condiciones concesionarias, agrega.

Boletín del FMI: Las economías africanas progresaron mucho en los cinco últimos años. Según el FMI, ¿cuáles son las perspectivas económicas inmediatas?

Sayeh: África tuvo un desempeño muy sólido. Entre 1995 y 2007, el crecimiento promedio fue del 5% gracias a las buenas políticas adoptadas por la mayoría de los países. Ahora hay que sustentar esos logros para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Entrevista a Sayeh

Prevemos que el crecimiento global de África subsahariana bajará a 6% en 2008 y repuntará a 6½% en 2009, con una diferencia algo mayor entre los exportadores y los importadores de petróleo. En cuanto a la inflación, obviamente observamos una aceleración este año. Creemos que llegará a los dos dígitos en el curso de 2008, pero si se adoptan políticas adecuadas, disminuiría a menos de 10% en 2009.

Boletín del FMI: La escalada de precios de los alimentos y los combustibles podría desbaratar los avances de los últimos años. ¿Cómo está respondiendo el FMI?

Sayeh: Las condiciones externas se complicaron para todo el mundo. Algunos países africanos corren el peligro de perder el terreno ganado y el ímpetu adquirido en estos años. Naturalmente, los pobres se ven especialmente afectados por la carestía de los alimentos, ya que la mayoría emplea alrededor del 50% de su presupuesto para alimentarse. Por eso es tan importante para nosotros que los gobiernos puedan conservar lo que ganaron y no cedan a la tentación tan común de recurrir a medidas populistas. El FMI se ha volcado de lleno a asesorar a los países miembros sobre las políticas que pueden suavizar a corto plazo el impacto en los pobres sin sacrificar soluciones a los problemas estructurales a largo plazo que aún persisten en la mayoría de los países africanos. Proporcionamos financiamiento y asesoramiento, y seguiremos brindando asistencia técnica para que África pueda hacer frente a una situación muy difícil.

Boletín del FMI: Muchos países africanos piensan que uno de los principales obstáculos es la falta de infraestructura adecuada. ¿Qué les aconseja el FMI a los países interesados en obtener financiamiento mediante endeudamiento y recibir apoyo de acreedores emergentes como China?

Sayeh: Estamos de acuerdo en que hay que encontrar la manera de financiar la infraestructura. Se trata de una limitación grave y muy importante en muchos países. Es una satisfacción comprobar que hay nuevos socios y nuevos proveedores de ayuda como China. Deseamos colaborar con los países africanos y con China, y con otros nuevos proveedores de ayuda, para que el financiamiento ofrecido a los países africanos sea mayoritariamente en términos concesionarios y nos ayude a todos a preservar los frutos de la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados, dirigida a la deuda insostenible que soportaba la mayor parte de África. Deseamos examinar, caso por caso, los diferentes proyectos de infraestructura para ver cómo promueven el crecimiento y cómo encajan con el marco macroeconómico general, y luego comprobar que el financiamiento sea sostenible.

Boletín del FMI: Usted fue Ministra de Hacienda de un país que vivió una contienda civil. ¿Qué influencia tendrá esa experiencia en su visión de las prioridades del FMI con respecto a los Estados frágiles?

Sayeh: Creo que algunas de las características críticas de estos Estados es la fragilidad de la paz, la falta de capacidades y la necesidad de resultados rápidos, algo en lo que puede ayudarlos mucho el FMI. La falta de capacidades se puede remediar con asistencia técnica, lo cual incluye asesoramiento sobre la formulación de una estrategia de reforma a mediano plazo que permita responder a los retos que encierra una situación de posconflicto, de modo que los gobiernos puedan reaccionar ágilmente y mostrar resultados concretos al ciudadano medio, algo importante en este tipo de contexto. La modalidad de colaboración del FMI con los gobiernos y otros socios para acelerar el crecimiento y facilitar la reanudación de actividades basadas en el sector privado es sumamente trascendental. Y, por supuesto, respecto de la deuda que heredaron muchos Estados frágiles, también es un gran reto encontrar una manera más coordinada de lidiar con las dificultades de saldar impagos de larga data y obtener alivio. El FMI continuará evaluando los instrumentos que tiene para ayudar a dichos Estados a enfrentar estos retos.

Boletín del FMI: El FMI sigue proporcionando mucha asistencia técnica a África. ¿Qué eficacia tiene esa labor?

Sayeh: La institución proporciona asistencia técnica sustancial, y alrededor del 38% del total está destinado a África. No cabe duda de que dicha asistencia es productiva únicamente cuando satisface una demanda vigorosa y cuando existe una firme voluntad de aprovechar sus resultados. Por eso el FMI está analizando el programa de asistencia técnica para asegurarse de que el factor determinante no sea la oferta —como ha sucedido a veces— y de que los países estén realmente dispuestos a llevar a la práctica el asesoramiento que ofrecemos. La asistencia técnica es sumamente valiosa en varios contextos: por un lado, en un Estado frágil que acaba de salir de un conflicto armado con muy pocas capacidades propias y necesita asistencia del FMI para poder administrar las finanzas públicas y solucionar el problema de la deuda heredada; por el otro, en un país reformista más maduro que ya es un mercado emergente de frontera y precisa otro tipo de asistencia a fin de familiarizarse con los vínculos entre las corrientes de capital y el sector financiero y aprender a manejar esta nueva situación.

Boletín del FMI: ¿Qué es lo más importante que desea transmitirles a los miembros africanos en las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial que se celebrarán en octubre?

Sayeh: Estoy muy ansiosa por participar en mis primeras Reuniones Anuales como Directora del Departamento de África. Estaré desempeñando el papel opuesto, ciertamente conozco muchas de las inquietudes que expresarán nuestros gobernadores africanos. En primer plano estará el impacto de la crisis de los precios de los combustibles y los alimentos, y la manera en que respondieron las autoridades y en que el FMI las ayudó a responder. Vale la pena reiterar el asesoramiento que les proporcionamos a los países africanos sobre las medidas a corto plazo para proteger a los pobres del impacto del shock de precios, y recalcar la necesidad de que las políticas adoptadas al respecto sean sostenibles y de que los países suavicen las repercusiones inflacionarias mediante políticas monetarias adecuadas. Con algunos países dialogaremos sobre la posibilidad de un financiamiento adicional, y con otros, sobre el asesoramiento que podemos brindarles para responder a la crisis.

Segundo, evaluaremos cómo reducir el riesgo que plantea —desde el punto de vista de la sostenibilidad de la deuda— tomar préstamos para financiar infraestructura, y esperamos poder abordar algunos de los temas en torno a la gestión de la deuda y las dificultades del financiamiento de la infraestructura.

Por último, queremos hablar de cómo estamos posicionando el FMI para atender las necesidades de los Estados frágiles y cómo estamos examinando la reforma de los diferentes instrumentos de crédito para ayudar a los países a enfrentar diversos shocks. Por eso estamos proponiendo reformas del Servicio para Shocks Exógenos y, a nivel más general, reevaluando nuestros instrumentos. Así que tenemos mucho de qué hablar en las Reuniones Anuales y es una oportunidad que aguardo con mucho interés.

África necesita gastar más en la atención de la salud, según el FMI

Es preciso que África aumente significativamente el gasto en salud, declaró el 2 de septiembre Murilo Portugal, Subdirector Gerente del FMI, durante el Tercer Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo, celebrado en Accra, Ghana.

Portugal señaló que en África esta partida de gasto “apenas subió” de un promedio de 1,6% del PIB en 2000 a 1,8% en 2007.

“El FMI está a favor de aumentar el gasto en sectores prioritarios como la atención de la salud”, dijo el Subdirector Gerente en referencia a su importancia para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), tres de los cuales tienen que ver con la salud.

Asimismo explicó que el gasto público en salud es escaso en los países de bajo ingreso, sobre todo en África, y que los totales a menudo no reflejan la suma de los desembolsos efectivos, ya que gran parte del gasto en dicha área ocurre fuera del presupuesto.

Crear un espacio fiscal sostenible para el gasto prioritario es uno de los componentes clave del asesoramiento que ha brindado el FMI en los últimos años. Existen varias alternativas para lograrlo:

  • Aumento de la recaudación interna.

  • Reorientación de los recursos actualmente dedicados a ámbitos menos productivos, como subsidios indiscriminados o actividades improductivas del sector público.

  • Obtención de crédito adicional.

  • Aumento de la asistencia financiera externa, razón por la cual la previsibilidad de la ayuda es tan importante.

Portugal precisó que no basta con aumentar el gasto en salud para mejorar los resultados. Entran en juego también factores complejos como la educación de la mujer, que influye en la mortalidad infantil y la tasa de fecundidad, y otros como el acceso al agua potable y la sanidad.

“Por lo tanto, al recomendar el aumento del gasto en salud tenemos que defender también el financiamiento adecuado para estos sectores complementarios, sin los cuales quizá no se logren los resultados esperados”, puntualizó Portugal.

Plan de acción

En Accra se dieron cita ministros de más de 100 naciones, directivos de instituciones financieras internacionales, organizaciones de donantes y organizaciones de la sociedad civil (OSC).

Durante los meses previos, el personal del FMI colaboró para forjar un consenso sobre el temario de la reunión, haciendo hincapié en la previsibilidad de la ayuda.

Al cabo de tres jornadas, se adoptó el Programa de Acción de Accra (PAA), que recalca la importancia de profundizar la identificación de los países con los programas, la formación de asociaciones más eficaces e inclusivas para el desarrollo, y el logro de resultados y la rendición de cuentas. El foro coincidió en la necesidad de fortalecer los sistemas nacionales y aprovecharlos al máximo, reducir la fragmentación de la asistencia, y desligar más la ayuda e imprimirle más transparencia.

Los participantes se comprometieron a modificar con el tiempo la naturaleza de la condicionalidad de los donantes para promover la identificación, mejorar la previsibilidad de la ayuda a mediano plazo y afianzar la capacidad de los países en desarrollo para dirigir y gestionar estrategias de desarrollo.

Asimismo, reconocieron que las políticas de ayuda deben estar adaptadas a las necesidades concretas de los Estados frágiles, y prometieron colaborar más de cerca con parlamentos, OSC y otras partes interesadas.

“El FMI avala de lleno el PAA y continuará respaldando a los países miembros y a los donantes en el logro de sus objetivos”, declaró Portugal. “Es esencial mejorar la eficacia de la ayuda y ampliar la asistencia para que los países de bajo ingreso puedan alcanzar los ODM”.

La reunión de Accra tuvo lugar a mitad de camino hacia 2010, fecha que la Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo puso como meta —en 2005— para el logro de sus 11 objetivos.

Other Resources Citing This Publication