Article

Análisis nacionales del FMI: Japón: La economía se dirige hacia un aterrizaje suave

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La economía japonesa ha logrado resistir los shocks externos recientes pero aun así se está enfriando, determinó el FMI en su última evaluación del país.

El organismo concluyó que el sector bancario pudo superar lo peor de la crisis que barrió los mercados financieros internacionales durante los 12 últimos meses, y que la economía pudo adaptarse en cierta medida a la escalada de precios de las materias primas. Pese a la pérdida de confianza del mercado, la actividad se mantuvo pujante durante el primer trimestre del año gracias a la vigorosa exportación hacia mercados emergentes.

Contribuyeron también la escasa exposición del sector financiero a la crisis de las hipotecas estadounidenses de alto riesgo y las medidas que adoptó oportunamente el Banco de Japón para mantener la liquidez.

Pero últimamente la actividad se ha debilitado, en medio de la desaceleración del crecimiento mundial y del deterioro de los términos de intercambio. Según el FMI, la caída de la inversión empresarial y del consumo privado haría retroceder el crecimiento del PIB a alrededor de 1½% en 2008–09. Sin embargo, es probable que estas proyecciones se revisen a la baja debido a los datos desalentadores del segundo trimestre.

El nivel general de inflación subió en los últimos meses a 2%, pero la inflación básica (que excluye los precios de los alimentos y los combustibles) se mantiene alrededor de cero y la presión salarial es mínima.

Aterrizaje suave

Aunque se prevé un aterrizaje económico suave, las perspectivas de crecimiento siguen sujetas a gran incertidumbre, sobre todo en torno a la profundidad de la desaceleración estadounidense. La extrema volatilidad de los precios de las materias primas también complica los pronósticos de inflación. Con todo, el FMI estima que la orientación de la política económica es adecuada, teniendo en cuenta que se espera una desaceleración moderada y que la inflación sigue estando contenida.

Concretamente, convendría mantener una política monetaria acomodaticia y una política fiscal centrada en los retos a mediano plazo, además de seguir apuntalando el sector financiero y de revigorizar las reformas estructurales.

Dada la incertidumbre imperante, es natural que la política monetaria esté en un compás de espera hasta que el Banco de Japón determine si predominará el riesgo de disminución del crecimiento o de aumento de la inflación. Entonces, el proceso de normalización de las tasas de interés iniciado en 2006 podría reanudarse una vez que se disipe el riesgo para el crecimiento. Entre tanto, el Banco de Japón ha agilizado sus comunicaciones sobre las perspectivas económicas, lo cual seguramente ayudará a guiar las expectativas inflacionarias.

Perspectivas a más largo plazo

Ante la necesidad de reducir la elevada deuda pública y hacer lugar al gasto que acarrea el envejecimiento de la población, se impone pensar a más largo plazo en el ámbito fiscal. Gracias a una fuerte recaudación tributaria y a recortes en obras públicas, el déficit primario (excluida la seguridad social) bajó drásticamente en los últimos años (gráfico 1).

Gráfico 1Fuertes recortes

Gracias al volumen de recaudación y a recortes de obras públicas, el déficit presupuestario primario bajó drásticamente.

(Porcentaje del PIB, por ejercicio)

Citation: 37, 8; 10.5089/9781451943757.023.A009

Fuente: Estimaciones del personal técnico del FMI.

Además, las autoridades planean eliminar íntegramente el déficit primario para el ejercicio 2011. Sin embargo, quizá se necesite un ajuste más ambicioso a fin de reducir decisivamente el índice de deuda pública, y no será fácil lograrlo porque no queda demasiado margen para recortar el gasto. Seguramente habrá que actuar del lado de los ingresos, subiendo el impuesto sobre el consumo, por ejemplo.

El gobierno prevee aumentar su contribución a las pensiones básicas en el ejercicio 2009 y esa podría ser una buena oportunidad para incrementar la recaudación, ya que el público podría estar dispuesto a pagar un impuesto más alto sobre el consumo si se lo vincula a la necesidad de financiar la seguridad social.

Apreciación del yen

La evolución de la situación financiera durante el último año estuvo acompañada de una apreciación del yen, de aproximadamente 10% en términos reales efectivos. Según el FMI, cabría esperar una apreciación mayor a largo plazo, sobre todo si las reformas estruc turales desembocan en un aumento generalizado de la productividad.

Durante el último año, se tomaron importantes medidas para verificar y revelar públicamente la exposición a pérdidas vinculadas con la crisis hipotecaria estadounidense, imprimiendo así más transparencia a las instituciones del sector y reforzando la confianza del mercado (gráfico 2).

Gráfico 2Imagen invertida

Los bancos japoneses cobran una prima por el crédito a la banca extranjera, lo contrario de la década de 1990.

(porcentaje)

Citation: 37, 8; 10.5089/9781451943757.023.A009

Fuentes: CEIC; y cálculos del personal técnico del FMI.

1Tasa interbancaria de oferta de Londres.

2Tasa interbancaria de oferta de Tokio.

Pero aún hay margen para mejorar el control de riesgos y las reservas de capital para afianzar el sistema financiero y facilitar la intermediación financiera. En ese sentido, la privatización del Japan Post Bank el año pasado constituye una reforma histórica.

Prioridades para estimular el crecimiento

Últimamente la reforma estructural perdió impulso, en parte por temor al recrudecimiento de las desigualdades, ya que en años recientes se acentuaron las disparidades entre sectores, niveles de ingreso y regiones.

Sin embargo, Japón tendrá problemas para hacer frente a los retos a mediano plazo si no lleva a cabo reformas estructurales más vigorosas, esbozadas en la Consulta Multilateral sobre los Desequilibrios Mundiales e incorporadas en el programa de políticas básicas para el ejercicio fiscal 2008 que las autoridades dieron a conocer hace poco.

Según el análisis del FMI, las prioridades siguen siendo flexibilizar el mercado laboral, estimular la competencia en el mercado de productos y alentar la entrada de inversiones extranjeras directas. La implementación de estas reformas favorecerá las perspectivas de crecimiento a mediano plazo y contribuirá a la solución ordenada de los desequilibrios mundiales.

Other Resources Citing This Publication